Sei sulla pagina 1di 8

ORACIÓN POR LA MISIÓN PARROQUIAL

Nuestra Señora de Itatí, ponemos bajo tu protección, nuestra Parroquia en misión, para que sea un fecundo encuentro ecle- sial. Necesitamos que nos bendigas y acompa- ñes, para llegar a cada familia con respeto, y palabras llenas de fe, esperanza y amor. Que el Espíritu Santo, renueve cada día, nuestro fervor apostólico, fortalezca y acre- ciente nuestra fe. Que tengamos un corazón humilde, para lle- var a la mente y al corazón de cada perso- na, el anuncio gozoso del Evangelio. Y así, con la participación de todos, haga- mos de nuestra Parroquia, un recinto de verdad, de amor, de libertad, de justicia y de paz, así nos acercaremos más a Dios, y se- remos más hermanos, como nos lo pide Jesús en su Evangelio. Amén

16

PARROQUIA NUESTRA SEÑORA DE ITATÍ

CAPILLA STELLA MARIS

OCTUBRE MES DEL ROSARIO Y DE LA MISIÓN

SANTO ROSARIO MISIONERO

ITATÍ CAPILLA STELLA MARIS OCTUBRE MES DEL ROSARIO Y DE LA MISIÓN SANTO ROSARIO MISIONERO AÑO
ITATÍ CAPILLA STELLA MARIS OCTUBRE MES DEL ROSARIO Y DE LA MISIÓN SANTO ROSARIO MISIONERO AÑO

AÑO DE GRACIA DEL SEÑOR 2011

EL SANTO ROSARIO MISIONERO

El Rosario Misionero fue ideado por Monseñor Fulton Sheen, arzobispo norteamericano, a mediados del siglo XX. Su Santi- dad el Papa Juan XXIII rezaba el Rosario Misionero todos los días por el mundo entero, dedicando una decena a cada conti- nente: “Como Papa debo orar por la humanidad entera y lo hago al rezar el Santo Rosario Misionero: la primera decena por África, la segunda por América, la tercera por Europa, la cuarta por Oceanía y la quinta por Asia”.

Simbología de los Colores

El color verde, nos recuerda las verdes selvas habitadas por nuestros hermanos africanos.

El color rojo, simboliza la sangre derramada por los mártires que dieron su vida durante la evangelización de América.

El color blanco, nos recuerda a la raza aria, originaria de Euro- pa y al color de las vestiduras del Papa, que también tiene en él su sede.

El color azul nos habla de Oceanía, con sus miles de islas es- parcidas en las azules aguas del Océano Pacífico.

El color amarillo nos trae a la memoria el Asia, poblado e gran parte por razas de este color.

MODO DE REZAR ESTE SANTO ROSARIO

1. Señal de los cristianos: Por la Señal de la Santa Cruz

ORACIÓN POR LOS MISIONEROS

(BEATO JUAN XXIII) Protege, Señor, a tus misioneros, sacerdotes, reli- giosos, religiosas y laicos, que dejan todo para dar testimonio de tu palabra y de tu amor.

En los momentos difíciles, sostenlos, consuela sus corazones, y corona su trabajo de frutos espiritua- les. Y que tu imagen del crucifijo que les acompaña siempre, hable a ellos de heroísmo, de generosidad, de amor y de paz. Amén



que les acompaña siempre, hable a ellos de heroísmo, de generosidad, de amor y de paz.

dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Ángelus

Elevemos al Señor 1 Padre Nuestro, 3 Avemaría y 1 Gloria, por las intenciones del Santo Padre, por las intenciones que cada uno de nosotros hemos traído, por la unidad de la Iglesia Católica, por las Vocaciones y Misiones sacerdotales y por nuestra Misión parroquial.

1 Padre Nuestro - 3 Avemaría - 1 Gloria

V/ Oremos

Concede Señor tu gracia a nuestras almas, para que los que hemos conocido por el anuncio del Ángel, la encarnación de Cristo tu Hijo, por los méritos de su pa- sión y cruz seamos llevados a la gloria de la resurrección por el mismo Jesucris- to Señor Nuestro.

R/ Amén.

Oración final por las misiones a Santa Teresita del Niño Jesús

Oh Santa Teresita del Niño Jesús, que has sido justamente pro- clamada Patrona de las Misiones de todo el mundo: acuérdate de los ardentísimos deseos de mostrarte, cuando vivías en la tierra, de querer plantar la Cruz de Jesucristo en todas las na- ciones, y anunciar el Evangelio hasta la consumación de los siglos. Te suplicamos que ayudes, según tu promesa, a los sa- cerdotes, a los misioneros y a toda la Iglesia. Amén. Santa Teresita del Niño Jesús ¡Ruega por nosotros!

María, Reina de las Misiones… Ruega por nosotros

Bendición final:

Que el Señor nos bendiga y nos guarda de todo mal. Amén.

En el nombre del Padre…

2. Acto de contrición: Pésame

3. Invocación al Espíritu Santo: Ven Espíritu Santo

4. Oración inicial de todos los días.

5. Rezo de los Misterios del día y sus reflexiones.

6. Agradecimiento a la Virgen María con la Salve: Dios te salve, Reina y Madre

7. Ángelus.

8. Oración por la misión.

9. Bendición final: En el Nombre del Padre

ORACIÓN INICIAL PARA TODOS LOS DÍAS

“Señor, Tú has querido que tu Iglesia sea sacra- mento de salvación para todos los hombres, a fin de que la obra redentora de Cristo persevere has- ta el final de los tiempos; mueve ahora los cora- zones de tus fieles y concédenos la gracia de cre- er que nos llamas con urgencia a trabajar por la salvación del mundo, para que, de todas las na- ciones, se forme y desarrolle un solo pueblo, una sola familia, consagrada a tu nombre. Por Cristo nuestro Señor. Amén.”

MISTERIOS

Los Misterios Gozosos

Primer Misterio Gozoso: contemplamos la anunciación del ángel a María y la encarnación del Hijo de Dios.

Ofrecemos este misterio por el continente Africano, para que pueda su- perar el sufrimiento provocado por el hambre, las continuas guerras y las desigualdades raciales.

Pidamos para que la Santísima Virgen siga acompañando la labor de to- dos los misioneros en África, para que así como el Verbo se encarnó en la humanidad, el mensaje del Evangelio siga inculturándose en tierras afri- canas y para que surjan grandes evangelizadores entre los mismos africa- nos.

1 Padrenuestro - 10 Avemarías - 1 Gloria

Jaculatoria: ¡Santa María Reina de las Misiones; ruega al Señor

Segundo Misterio Gozoso: contemplamos la visita de María a su prima Isabel y la santificación del precursor Juan Bautista en el seno de su madre.

Ofrecemos este misterio por el continente Americano. Especialmente por la Iglesia en América, para que obediente al Maestro pueda escuchar el consejo de María, que nos dice: “Hagan lo que Él les diga”.

En este misterio queremos pedir para que la Virgen María siga visitando nuestros pueblos de América para socorrer nuestras necesidades; pero sobre todo para traernos a su Hijo Jesús que es camino, verdad y vida.

1 Padrenuestro - 10 Avemarías - 1 Gloria

Jaculatoria: ¡Santa María Reina de las Misiones; ruega al Señor

su Cuerpo y su Sangre bajo las especies del pan y del vino, dando testimonio de su amor por la humanidad “hasta el extremo”

Ofrecemos este misterio por el continente Asiático.

Pidamos en este misterio a Jesucristo, que quiso entregarse como alimen- to espiritual, que también proporcione el alimento material a los millones de hombres, mujeres y niños que padecen el hambre atroz y la miseria extrema en el continente más poblado del mundo.

1 Padrenuestro - 10 Avemarías - 1 Gloria

Jaculatoria: ¡Santa María Reina de las Misiones; ruega al Señor Jesús por nosotros!

(Todos los días al finalizar los cinco misterios se rezan las tres ultimas Ave Marías que siguen)

1.- Dios te salve María, hija de Dios Padre; en Tus Manos ponemos nues- tra Fe para que la ilumines; llena eres de gracia.

2.- Dios te salve María, Madre de Dios Hijo; en Tus Manos ponemos nuestra Esperanza para que la alientes; llena eres de gracia.

3.- Dios te salve María, esposa de Dios Espíritu Santo; en Tus Manos, ponemos nuestra Caridad, para que la inflames; llena eres de gracia Dios te salve María; templo y Sagrario de la Santísima Trinidad; Virgen conce- bida sin pecado original.

Saludamos a la Virgen con la Salve

Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra, Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva. A ti suspiramos, gi- miendo y llorando en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, Abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos y después de este destierro, muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. O clementísima, o piadosa, o dulce Virgen María. Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos

Jaculatoria: ¡Santa María Reina de las Misiones; ruega al Señor Jesús por nosotros!

Tercer Misterio Luminoso: contemplamos la Predica- ción con la cual Jesús anuncia la llegada del Reino de Dios e invita a la conversión.

Ofrecemos este misterio por el continente Europeo, y para que la Iglesia en Europa, recupere su vitalidad cristiana y misionera.

En este misterio pidamos a Dios que suscite en la Iglesia europea valien- tes misioneros que prediquen y anuncien el Reino de Dios, invitando a la conversión, como lo hizo Jesucristo

1 Padrenuestro - 10 Avemarías - 1 Gloria

Jaculatoria: ¡Santa María Reina de las Misiones; ruega al Señor Jesús por nosotros!

Cuarto Misterio Luminoso: contemplamos la Transfi- guración de Jesús que, según la tradición tuvo lugar en el Monte Tabor.

Ofrecemos este misterio por el continente Oceánico

Pidamos en este misterio para que a todos los hombres de Oceanía se ma- nifieste la gloria de Jesucristo para que lleguen a contemplar su rostro y a encontrarse personalmente con El y a exclamar como Pedro: ¡Señor, qué bien estamos aquí!

1 Padrenuestro - 10 Avemarías - 1 Gloria

Jaculatoria: ¡Santa María Reina de las Misiones; ruega al Señor Jesús por nosotros!

Quinto Misterio Glorioso: contemplamos la institución de la Eucaristía, en la cual Cristo se hace alimento con

Tercer Misterio Gozoso: contemplamos el nacimiento de Jesús en Belén y el anuncio de la salvación a los pastores y a los reyes magos.

Ofrecemos este misterio por el continente Europeo.

En este misterio pidamos para que la Iglesia europea, que tradicionalmen- te ha sido evangelizadora, recupere su vitalidad y para que se mantenga abierta a la generación y al intercambio con las iglesias jóvenes.

1 Padrenuestro - 10 Avemarías - 1 Gloria

Jaculatoria: ¡Santa María Reina de las Misiones; ruega al Señor

Cuarto Misterio Gozoso: contemplamos cuando María y José, al cumplir los cuarenta días del nacimiento del niño Jesús, le llevaron al templo para presentarle al Pa- dre celestial.

Ofrecemos este misterio por el continente Oceánico. Especialmente por todos los hombres y mujeres de Oceanía, para que escuchando la Palabra de Dios, se dejen transformar por ella.

En este misterio pidamos también por todos los ancianos y ancianas de Oceanía y del mundo, para que haya quien, esté cerca de ellos y los ayude en sus necesidades. Pero sobre todo le pedimos a la Santísima Virgen que ella misma los alivie en los achaques y molestias de la edad y les consiga de Dios, poder llegar a conocer a su Hijo Jesús, para su completa y eterna salvación.

1 Padrenuestro - 10 Avemarías - 1 Gloria

Jaculatoria: ¡Santa María Reina de las Misiones; ruega al Señor Jesús por nosotros!

Quinto Misterio Gozoso: contemplamos al niño perdi- do y hallado en el Templo.

Ofrecemos este misterio por el continente Asiático

Los grandes pueblos de Asia en su prudencia y sabiduría humanas quie- ren señales extraordinarias que acrediten el mensaje evangélico proclama- do por los misioneros. Por otra parte, ellos son muy respetuosos y aman- tes de la naturaleza. Pidamos para que la Madre del verdadero Dios con- ceda mucha sabiduría a los mensajeros de su Evangelio en Asia. Y en la belleza y armonía encuentren caminos que lleven a Aquel que Dios nos envió como único salvador.

1 Padrenuestro - 10 Avemarías - 1 Gloria

Jaculatoria: ¡Santa María Reina de las Misiones; ruega al Señor Jesús por nosotros!

Los Misterios Dolorosos

Primer Misterio Doloroso: contemplamos a Jesús que ora y suda sangre en el huerto de los Olivos.

Ofrecemos este misterio por el continente Africano, para que pueda su- perar el sufrimiento provocado por el hambre, las continuas guerras y las desigualdades raciales.

Pidamos al Señor por el pueblo africano, que hoy también sufre “suda sangre”, víctima de los conflictos raciales, de la miseria y del hambre ins- titucionalizado, para que sepa hacer de su Hoy. Nos toca a nosotros acer- carnos a Jesús que ora y suda sangre en el huerto; nos toca a nosotros pro- longar la oración de Jesús, y recoger las gotas de su sangre ofreciéndolas a Dios-Padre por el continente africano. Y nuestra oración y ofrenda tendrán más eficacia si sabremos unir nuestros sacrificios, nuestras penas y sufrimientos al sudor de sangre de Jesús para la evangelización de Áfri- ca.

Cordero, Cristo nuestro redentor.

1 Padrenuestro - 10 Avemarías - 1 Gloria

Jaculatoria: ¡Santa María Reina de las Misiones; ruega al Señor Jesús por nosotros!

Misterios Luminosos

Primer Misterio Luminoso: contemplamos el bautismo de Jesucristo en el río Jordán.

Ofrecemos este misterio por el continente Africano.

Pidamos por el pueblo africano, para que al igual que en el Jordán, escu- che la voz de Dios que también a él le dice, en medio del sufrimiento pro- vocado por el hambre, las continuas guerras y las desigualdades raciales, “Este es mi hijo muy amado”, y para que surjan grandes evangelizadores entre los mismos africanos.

1 Padrenuestro - 10 Avemarías - 1 Gloria

Jaculatoria: ¡Santa María Reina de las Misiones; ruega al Señor Jesús por nosotros!

Segundo Misterio Luminoso: contemplamos el co- mienzo de los signos milagrosos de Jesús en las bodas de Caná.

Ofrecemos este misterio por el continente Americano.

Pedimos por nuestro pueblo Americano, y por la Iglesia de América, para que Jesús se nos siga manifestando como lo hizo en las bodas de Caná, y para que nosotros sepamos obedecer el consejo de María que nos dice:

“Hagan lo que El les diga”.

1 Padrenuestro - 10 Avemarías - 1 Gloria

sión del Espíritu sobre el Papa, los obispos y toda la Iglesia de este conti- nente para que surja «una nueva primavera de vida cristiana», el viejo continente rejuvenezca bajo ese soplo del Espíritu de Pentecostés.

1 Padrenuestro - 10 Avemarías - 1 Gloria

Jaculatoria: ¡Santa María Reina de las Misiones; ruega al Señor Jesús por nosotros!

Cuarto Misterio Glorioso: contemplamos la asunción de la Santísima Virgen a los cielos.

Ofrecemos este misterio por el continente Oceánico.

Los misioneros que trabajan en Oceanía, como los que trabajaron y traba- jan en otros continentes, saben con certeza que María, la Madre de Jesús y de los cristianos, subió al cielo para poder acompañarlos y socorrerlos mejor en su labor evangelizadora. Pidamos, pues, a ella que afiance el corazón de los misioneros y misioneras con esa confianza total en su ma- ternal protección. Y pidámosle también para que nuestros hermanos de Oceanía, incluso los que habitan en las islas más pequeñas y remotas, puedan experimentar el poder de su intercesión delante de Jesús, para que llegue para todos ellos el día de la redención.

1 Padrenuestro - 10 Avemarías - 1 Gloria

Jaculatoria: ¡Santa María Reina de las Misiones; ruega al Señor Jesús por nosotros!

Quinto Misterio Glorioso: contemplamos la coronación de María como Reina y Señora de todo lo creado.

Ofrecemos este misterio por el continente Asiático

Pidamos a la Virgen María, reina del cielo y de la tierra, para que consiga con su intercesión que también para nuestros hermanos de Asia llegue el Reino de Dios y que todos ellos formen un día con nosotros el pueblo de la nueva y eterna alianza, sellada por nuestro redentor en la sangre del

1 Padrenuestro - 10 Avemarías - 1 Gloria

Jaculatoria: ¡Santa María Reina de las Misiones; ruega al Señor Jesús por nosotros!

Segundo Misterio Doloroso: contemplamos la flagela- ción de Jesús.

Ofrecemos este misterio por el continente Americano. Especialmente por la Iglesia en América, para que obediente al Maestro pueda escuchar el consejo de María, que nos dice: “Hagan lo que Él les diga”.

En este misterio pidamos que María de Guadalupe nos alcance de su Hijo la gracia de ser caritativos con nuestros hermanos indígenas que, margi- nados en las sierras o en las ciudades, luchan todavía hoy por la vida, por la tierra, por su dignidad y por la justicia.

1 Padrenuestro - 10 Avemarías - 1 Gloria

Jaculatoria: ¡Santa María Reina de las Misiones; ruega al Señor Jesús por nosotros!

Tercer Misterio Doloroso: contemplamos a Jesús trata- do como rey de burlas y humillado con una corona de espinas y una caña por cetro

Ofrecemos este misterio por el continente Europeo, y para que la Iglesia en Europa, recupere su vitalidad cristiana y misionera.

En este misterio pidamos a Cristo, rey del universo y redentor nuestro, que por la intercesión de la Santísima Virgen de Guadalupe, reavive la Fe de los pueblos europeos, para que en Europa y en el mundo entero se ex- tienda el reino de Dios, reino de justicia, de paz y de amor.

1 Padrenuestro - 10 Avemarías - 1 Gloria

Jaculatoria: ¡Santa María Reina de las Misiones; ruega al Señor Jesús por nosotros!

Cuarto Misterio Doloroso: contemplamos a Jesús con- denado a muerte por Pilato y su viaje al Calvario lle- vando en sus hombros el madero de la cruz.

Ofrecemos este misterio por el continente Oceánico. Especialmente por todos los hombres y mujeres de Oceanía, para que escuchando la Palabra de Dios, se dejen transformar por ella.

En este misterio pidamos a Dios que nos ayude a convertirnos en «cireneos» de los misioneros, especialmente de los que trabajan en Ocea- nía, sosteniéndoles con nuestra oración y con nuestros sacrificios.

1 Padrenuestro - 10 Avemarías - 1 Gloria

Jaculatoria: ¡Santa María Reina de las Misiones; ruega al Señor Jesús por nosotros!

Quinto Misterio Doloroso: contemplamos la cruci- fixión y muerte de Jesús.

Ofrecemos este misterio por el continente Asiático

Pidamos a Dios que los pueblos de Asia, que mueren día a día por la in- justicia, la miseria, la violencia y la discriminación, se abran a la gracia de la salvación que brota de la cruz donde está clavado el Hijo de Dios, único y verdadero redentor de la humanidad.

1 Padrenuestro - 10 Avemarías - 1 Gloria

Jaculatoria: ¡Santa María Reina de las Misiones; ruega al Señor Jesús por nosotros!

Los Misterios Gloriosos

Primer Misterio Glorioso: contemplamos la triunfante resurrección de Jesús.

Ofrecemos este misterio por el continente Africano, para que pueda su- perar el sufrimiento provocado por el hambre, las continuas guerras y las desigualdades raciales.

En este misterio pidamos para el pueblo africano, que vive situaciones de muerte día a día, en la miseria, el hambre y en las continuas guerras entre las distintas etnias, experimente la resurrección de Jesucristo, y resucite también con Él a la vida de hijos de Dios.

1 Padrenuestro - 10 Avemarías - 1 Gloria

Jaculatoria: ¡Santa María Reina de las Misiones; ruega al Señor Jesús por nosotros!

Segundo Misterio Glorioso: contemplamos el mandato misionero de Jesús a los Apóstoles y la ascensión al cielo del Señor.

Ofrecemos este misterio por el continente Americano. Especialmente por la Iglesia en América, para que obediente al Maestro pueda escuchar el consejo de María, que nos dice: “Hagan lo que Él les diga”.

En este misterio pidamos por la intercesión de María, que el Señor llame a muchos jóvenes de nuestro continente americano y los envíe por el mundo entero a anunciar la Buena Nueva.

1 Padrenuestro - 10 Avemarías - 1 Gloria

Jaculatoria: ¡Santa María Reina de las Misiones; ruega al Señor Jesús por nosotros!

Tercer Misterio Glorioso: contemplamos la venida del Espíritu Santo sobre los Apóstoles en el cenáculo.

Ofrecemos este misterio por el continente Europeo, y para que la Iglesia en Europa, recupere su vitalidad cristiana y misionera.

En este misterio pidamos por la intercesión de la Virgen, una nueva efu-