Sei sulla pagina 1di 24

Global Environmental Operations, Inc. Lilburn, Georgia

Global Environmental Operations, Inc. Lilburn, Georgia Barcelona · Bogotá · Buenos Aires · Caracas · México
Global Environmental Operations, Inc. Lilburn, Georgia Barcelona · Bogotá · Buenos Aires · Caracas · México

Barcelona · Bogotá · Buenos Aires · Caracas · México

ÍNDICE DE CONTENIDOS

PREFACIO

XIII

INTRODUCCIÓN

1

Introducción 2

Composición del agua 2

Agua dulce 2

Iones y sales presentes en el agua 7

Principales contaminantes e iones presentes en el agua y métodos de medida 7

Recursos hídricos 8

Calidad del agua 11

Reglamentos de la calidad del agua – estructura legal 12

Normas y regulaciones para el control de la calidad del agua 12

Aplicaciones 26

Problema ejemplo 28

Solución 28

Estándares de calidad del agua potable: estándares en EE.UU. e internacionales 28

EFECTOS DE LA CONTAMINACIÓN

37

Ensayos de toxicidad del efluente 38

Agotamiento del oxígeno – demanda bioquímica de oxígeno 40

Consumo de oxígeno en una corriente de agua – ecuación del balance neto de oxígeno 42

Biología del agua contaminada 43

VIII ÍNDICE DE CONTENIDOS

MEDIDA DEL CAUDAL

47

Revisión de la hidráulica de canales abiertos 48 Determinación de caudales normales y gradualmente variables 52 Tipos de medidores de caudal 54 Placas de azud 56

MUESTREO Y CONSIDERACIONES ESTADÍSTICAS

59

Errores en las medidas de proceso 60 Distribuciones estadísticas 62 Distribuciones logarítmicas normales 62 Distribuciones de Weibull 63 Error probable 65 Repetición de medidas 66 Muestreo 67

CONCEPTOS IMPORTANTES DE LA QUÍMICA ACUÁTICA

69

Especies iónicas comunes 70 Compuestos químicos más importantes en el medio acuático 70 Química de los carbonatos 71 Ablandamiento químico del agua 77 Tratamiento con exceso de cal 78 Eliminación de metales por precipitación 80 Metales pesados 80 Reducción del cromo y precipitación de metales 83 Silicatos en los sistemas de tratamiento 84 Nitrógeno 85 Azufre 85 Fósforo 85

ELEMENTOS DEL TRATAMIENTO BIOLÓGICO

87

Introducción 88 Sólidos DBO y DQO 88 Sólidos en suspensión 89 Ecuación de crecimiento biológico 90

ÍNDICE DE CONTENIDOS

IX

Crecimiento biológico y la ecuación de Monod 92 Principios de los sistemas de tratamiento biológico 95 Fangos activos y sus variaciones 98 Tratamiento biológico de residuos difíciles 106 Modelización de los procesos biológicos 107 STEADY 108 JASS 108 SCILAB/SeTS 110 Herramientas de modelización disponibles comercialmente 110 Guía para la modelización 114 Los modelos IWA para fangos activos 117

PRECIPITACIÓN Y SEDIMENTACIÓN

121

Teoría de la sedimentación 122 Los clarificadores y su diseño 123 Los decantadores lamelares y aparatos especializados 127

TEORÍA Y PRÁCTICA DE LA FILTRACIÓN

133

Diseño de filtros de profundidad:

teoría y práctica 134 Hidráulica de la filtración 135 Hidráulica del lavado de filtros 137 Filtros de membrana 138 Elementos de los filtros y diseño 141

DESINFECCIÓN

147

General 148 Velocidad de muerte – parámetros de desinfección 148 Situación del agua potable en EE.UU. 151 Cloro 154 Ozono 160 Luz ultravioleta 161 Otros compuestos desinfectantes 163

ELIMINACIÓN DEL NITRÓGENO

169

La química del nitrógeno y de los compuestos nitrogenados 170 Toxicidad del amoníaco y concentración de nitrógeno 171

X ÍNDICE DE CONTENIDOS

Nitrato 172 Eliminación del nitrógeno 172 Medios mezclados y sus correspondientes sistemas de crecimiento 185 Conclusiones 185

ELIMINACIÓN DEL FÓSFORO

187

Generalidades 188 Eliminación biológica del fósforo 189 Eliminación química del fósforo 194

TRATAMIENTO ANAERÓBICO

199

Procesos anaeróbicos básicos 200 Pretratamiento anaeróbico 202 Digestión de fangos 204 Tratamiento de fangos 206 Modelo de digestión anaeróbico ADM1 206

MICRO/ULTRAFILTRACIÓN

209

Introducción a la separación con membranas y microfiltración 210 Valores de diseño 213 Selección del proceso 214

ÓSMOSIS INVERSA

219

Introducción 220 Teoría de transferencia de masa 220 Selección de la membrana 221 Materiales de la membrana 221 Configuraciones de la membrana 222 Consideraciones en el diseño de la OI 222 Parámetros de diseño 223

ADSORCIÓN CON CARBONO

229

Curvas de ruptura 230 Las ecuaciones de Freundlich y de Langmuir 230 Economía y coeficientes de adsorción física con carbono 231 Proceso PACT TM 232

ÍNDICE DE CONTENIDOS

XI

INTERCAMBIO IÓNICO

235

Introducción 236 Resinas 236 Selectividad 237 Coeficiente de selectividad 237 Consideraciones de diseño 238

FLOTACIÓN CON AIRE DISUELTO Y TÉCNICAS

241

Diseños básicos para la flotación con aire disuelto 242 Parámetros de funcionamiento 243 Electroflotación 245 Electrocoagulación 248

COAGULACIÓN, FLOCULACIÓN Y TRATAMIENTO QUÍMICO

251

Introducción 252 Floculación y mezcla 254 Práctica 254 Modelado 255

CASOS SOBRE RESIDUOS

257

Aguas residuales oleosas 258 Sangre y proteínas 258 Residuos lácteos 259 Residuos de refinerías 259 Residuos de recubrimientos metálicos 260 Residuos de almidón 260 Fenoles y residuos de plantas químicas 260 Corrientes residuales menores 260 Consideraciones finales 260

ÍNDICE

263

PREFACIO

A lo largo de los años, he tenido la suerte de conocer gente muy interesante y de tener algunas experiencias fantásticas en el campo ambiental. En 1998, Nina Webber, entonces Directora de Educación en el Instituto Americano de Ingenie- ros Químicos (AIChE) me propuso dar un curso de tratamiento de aguas residua- les, debido a que el profesor responsable de dicha enseñanza se marchaba a enseñar a México. Este libro se desarrolló a partir de aquel encargo lectivo. Por ello, esta obra constituye una herramienta de aprendizaje para los profe- sionales de la ingeniería química y ambiental. No está diseñada para ser un libro de texto ni un libro de introducción para aquellos que empiezan en la profesión, ya que carece del desarrollo adecuado de la correspondiente teoría y se basa en la experiencia en planta y en un dominio de los fundamentos de la ingeniería, que resultan esenciales para muchos de los temas. Este libro es más bien un cruce entre un manual de ingeniería química y un libro de repaso para el ingeniero de planta que, en un momento dado, necesita aprender de forma autodidacta sobre el agua y el tratamiento de las aguas residuales y no sabe por dónde empezar. Espero que sirva para esta finalidad. El desarrollo teórico tiende generalmente a ser escaso excepto en el área del tratamiento biológico de aguas residuales y en algunos temas de hidráulica. He puesto además mucho énfasis en el desarrollo del modelado de las plantas de tra- tamiento biológico de aguas residuales, debido a que creo firmemente que es la mejor manera de diseñar instalaciones, y es a lo que se tiende en el futuro. Me he dado cuenta, a través de mi propio trabajo, que la mayoría de las plantas de trata- miento de aguas residuales diseñadas en base a códigos municipales están sobre- dimensionadas entre un 30% y un 50%, y entonces cuando el consultor aplica una estimación estándar de ampliación, con frecuencia resulta una planta que está sobredimensionada un 100% o más, y se han derrochado recursos y dinero muni- cipales. El diseño de un sistema con tanta capacidad adicional da lugar a que el funcionamiento sea tosco y el control pobre. También conduce a la percepción de que los operadores de la planta de aguas residuales no necesitan comprender los procesos biológicos, y que son meramente mecánicos de planta.

XIV

Finalmente, he incluido algunas sugerencias de diseño y experiencias prácticas donde pueden resultar útiles. El objetivo ha sido proporcionar un marco de trabajo con sugerencias y herramientas útiles, incluyendo direcciones de páginas web y refe- rencias de diversos libros de texto que tratan temas específicos. He reunido en un disco compacto diversas fuentes y referencias de Internet, que incluyen artículos y publicaciones útiles, e incluso programas de ordenador, que se suministraron como suplemento del curso. El disco lo tengo disponible a un precio muy asequible. Las preguntas, comentarios, críticas y otras cuestiones se deberán enviar a mi atención vía mi dirección de correo electrónico: dlr@mindspring.com

DAVE RUSSELL Marzo 2006

1

INTRODUCCIÓN

Introducción

2

Composición del agua

2

Agua dulce

2

Iones y sales presentes en el agua

7

Principales contaminantes e iones presentes en el agua y métodos de medida

7

Recursos hídricos

8

Calidad del agua

11

Reglamentos de la calidad del agua – estructura legal

12

Normas y regulaciones para el control de la calidad del agua

12

Aplicaciones

26

Problema ejemplo

28

Solución

28

Estándares de calidad del agua potable: estándares en EE.UU. e internacionales

28

2

Introducción

INTRODUCCIÓN

Este curso está dedicado casi en su totalidad al agua y su tratamiento. En él vamos a tratar todos los aspectos relacionados con el agua: tipos, características y contami- nantes. Así mismo, se aportan algunas nociones de hidrología e hidráulica, pero ana- lizando sólo los aspectos necesarios para permitir familiarizarse con cada tema e identificar algunas dificultades y errores comunes que los ingenieros químicos come- ten en aspectos relacionados con el agua. Vamos a estudiar también diversos aspectos del tratamiento biológico con cierta profundidad debido a que es importante conocer cuáles son los límites de los sistemas biológicos y, principalmente, dónde se pueden aplicar y dónde no. Por último, se abor- dan algunas dificultades inherentes a los sistemas de medida más habituales e incluso se dan algunas pinceladas sobre la precisión de las medidas con la finalidad de poder caracterizar adecuadamente los desechos de acuerdo con la legislación vigente.

COMPOSICIÓN DEL AGUA

El agua se compone de dos partes de hidrógeno y una de oxígeno. Pero más impor- tante que sus componentes son los contaminantes que contiene. En una reacción quí- mica, estaríamos satisfechos con un rendimiento que nos asegure un 99,95% de pureza. Sin embargo, en el caso del agua este nivel de impurezas es inaceptable. Para esta sustancia, niveles de contaminantes que normalmente se consideran insignifican- tes pueden echar a perder la calidad del producto y su posible uso. Ejemplos de este rechazo son aspectos como la salinidad o NaCl disuelto, ya que si se hallan presentes a una concentración de 500 ppm o superior, el agua no será potable. Otro ejemplo claro: la presencia de cantidades tan pequeñas como 1 ppm de plomo, 10 ppm de nitrato, 10 ppm de sólidos residuales, ó 5 ppm de detergentes harían el agua inservible.

AGUA DULCE

Características:

Fórmula: H 2 O Gases disueltos: el más importante es el oxígeno seguido del nitrógeno. Solubilidad de los gases en el agua: véase Tabla 1.1. La concentración de oxígeno en agua a cualquier presión viene dada por:

Ln C

= – 139,34411

+

Chl

1,243800

3,1929

+

10

1,575701

10 /T

5 /T

8,621949

10

10

2

1,9428

10

6,642308

1

10

/T

11 /T 4

+

3,8673

10 /T 2

7

10 /T 2

3

donde Chl es la clorinidad en gramos/kilogramo y se define como:

Clorinidad = Salinidad / 1,80655 La salinidad es aproximadamente igual a los sólidos totales en el agua después de que los carbonatos se hayan convertido en óxidos, y los bromuros y los ioduros hayan sido sustituidos por cloruros. 1

1. Véase Standard Methods Oxygen Disolved Method 4500-O/Azide Modification.

INTRODUCCIÓN

3

Tabla 1.1

humedad a presión atmosférica (101,3 kPa)1

Solubilidad del oxígeno en el agua en contacto con aire saturado de

 

Solubilidad del oxígeno en mg/l

 
 

Temperatura

Clorinidad

0

5

10

15

20

25

0

14,621

13,728

12,888

12,097

11,355

10,657

1

14,216

13,356

12,545

11,783

11,066

10,392

2

13,829

13,000

12,218

11,483

10,790

10,139

3

13,460

12,660

11,906

11,195

10,526

9,897

4

13,107

12,335

11,607

10,920

10,273

9,664

5

12,770

12,024

11,320

10,656

10,031

9,441

6

12,447

11,727

11,046

10,404

9,799

9,228

7

12,139

11,442

10,783

10,162

9,576

9,023

8

11,843

11,169

10,531

9,930

9,362

8,826

9

11,559

10,907

10,290

9,707

9,156

8,636

10

11,288

10,656

10,058

9,493

8,959

8,454

11

11,027

10,415

9,835

9,287

8,769

8,279

12

10,777

10,183

9,621

9,089

8,586

8,111

13

10,537

9,961

9,416

8,899

8,411

7,949

14

10,306

9,747

9,218

8,716

8,242

7,792

15

10,084

9,541

9,027

8,540

8,079

7,642

16

9,870

9,344

8,844

8,370

7,922

7,496

17

9,665

9,153

8,667

8,207

7,770

7,356

18

9,467

8,969

8,497

8,049

7,624

7,221

19

9,276

8,792

8,333

7,896

7,483

7,090

20

9,092

8,621

8,174

7,749

7,346

6,964

21

8,915

8,456

8,021

7,607

7,214

6,842

22

8,743

8,297

7,873

7,470

7,087

6,723

23

8,578

8,143

7,730

7,337

6,963

6,609

24

8,418

7,994

7,591

7,208

6,844

6,498

25

8,263

7,850

7,457

7,083

6,728

6,390

26

8,113

7,711

7,327

6,962

6,615

6,285

27

7,968

7,575

7,201

6,845

6,506

6,184

28

7,827

7,444

7,079

6,731

6,400

6,085

29

7,691

7,317

6,961

6,621

6,297

5,990

30

7,559

7,194

6,845

6,513

6,197

5,896

31

7,430

7,073

6,733

6,409

6,100

5,806

32

7,305

6,957

6,624

6,307

6,005

5,717

33

7,183

6,843

6,518

6,208

5,912

5,631

34

7,065

6,732

6,415

6,111

5,822

5,546

35

6,950

6,624

6,314

6,017

5,734

5,464

36

6,837

6,519

6,215

5,925

5,648

5,384

37

6,727

6,416

6,119

5,835

5,564

5,305

38

6,620

6,316

6,025

5,747

5,481

5,228

39

6,515

6,217

5,932

5,660

5,400

5,152

40

6,412

6,121

5,842

5,576

5,321

5,078

41

6,312

6,026

5,753

5,493

5,243

5,005

42

6,213

5,934

5,667

5,411

5,167

4,933

4 Agua dulce

Tabla 1.1

(Continuación)

 

Solubilidad del oxígeno en mg/l

 
 

Temperatura

Clorinidad

0

5

10

15

20

25

 

43 6,116

5,843

5,581

5,331

5,091

4,862

44 6,021

5,753

5,497

5,252

5,017

4,793

45 5,927

5,665

5,414

5,174

4,944

4,724

46 5,835

5,578

5,333

5,097

4,872

4,656

47 5,744

5,493

5,252

5,021

4,801

4,589

48 5,654

5,408

5,172

4,947

4,730

4,523

49 5,565

5,324

5,094

4,872

4,660

4,457

50 5,477

5,242

5,016

4,799

4,591

4,392

El nitrógeno también es soluble en agua, pero la presencia de nitrógeno en forma gaseosa o N 2 disuelto es esencialmente inerte. Las principales formas de nitrógeno en el agua son amoníaco, nitratos y nitritos. Sólo hay que preocuparse por la solubilidad del nitrógeno u otros gases en el agua cuando se está diseñando un sistema de flota- ción a presión. La ley de Henry da una idea de la solubilidad de otros gases. Presentando la razón presión–concentración como una ecuación y usando el sím- bolo moderno habitual para la constante de la ley de Henry en función de la concen- tración, se obtiene la ley de Henry en la siguiente forma:

p

=

K

c

c

En esta ecuación p es la presión parcial del gas, c es la concentración molar y K es la constante de la ley de Henry en concentración molar. Cuando las concentracio- nes y presiones parciales son relativamente bajas, la ley de Henry describe con exac- titud el comportamiento de los gases disueltos en líquidos. A medida que las concentraciones y las presiones parciales aumentan, las desviaciones a la ley de Henry se acentúan. Este comportamiento es muy similar al comportamiento de los gases, los cuales se desvían de la ley de los gases ideales a medida que la presión aumenta y la temperatura disminuye. Por esta razón, las disoluciones que cumplen la ley de Henry se llaman a veces disoluciones diluidas ideales. Ya se dispone de valores experimentales de la constante de la ley de Henry para un elevado numero de gases en diferentes disolventes. La Tabla 1.2 ofrece una pequeña selección de los valores de esta constante para algunos gases disueltos en agua. Los valores de dicha tabla se han calculado a partir de tablas de propiedades ter- modinámicas molares de sustancias puras y solutos acuosos. La inversa de la constante de la ley de Henry, multiplicada por la presión parcial del gas en contacto con la disolución, es igual a la solubilidad molar del gas. Por consi- guiente, el oxígeno a una atmósfera tendría una solubilidad molar de (1/756,7) mol/dm 3 ó 1,32 mmol/dm 3 .

c

INTRODUCCIÓN

5

Tabla 1.2

molar para disoluciones acuosas a 25 ºC

Constantes de la ley de Henry

 

Gas

Constante (Pa/(mol/dm 3 ))

Constante (atm/(mol/dm 3 ))

He

282,7 10 6

2865,0

O

2

74,68 10 6

756,7

N

2

155 10 6

1600,0

H

2

121,2 10 6 2,937 10 6 5,69 10 6

1228,0

CO 2

29,76

NH 2

56,9

Los siguientes ejemplos ayudarán a comprender mejor este concepto.

Ejemplo 1

La cantidad disuelta de oxígeno en agua saturada de aire a condiciones atmosféricas normales de 25 ºC se puede calcular de la siguiente forma. Normalmente, la atmósfera contiene un 20,948% de moléculas de oxígeno, lo que corresponde a una presión parcial de oxígeno de 0,20948 atm ó 20,67 kPa. Usando la constante de ley de Henry (Tabla 1.2), se calcula que la concentración de oxígeno es de 0,20948 atm/(756,7 atm/(mol/dm 3 )), que es igual a 2,768 10 -4 mol/dm 3 ó 0,2768 mmol/dm 3 , que con la masa molecular del oxígeno de 32 g/mol equivale a 0,0088587 g/dm 3 ó alrededor de 8,86 mg/l, valor similar a los 10,657 mg/l de la Tabla 1.1.

Ejemplo 2

Si se quiere trabajar con un sistema de flotación mediante aire disuelto a 50 psig (115,23 ft de presión de agua ó 3,4473785 bar) de presión, ¿qué cantidad de nitrógeno y oxígeno disueltos se liberará del agua cuando la presión vuelva a ser la atmosférica? La densidad del agua es de alrededor de 1 kg/dm 3 ó 1000 kg/m 3 . La presión es aproxima- damente igual a una columna de agua de 35,15344 m de altura. Una columna de agua de 35,15344 m de altura y 1 m 2 de base, corresponde a un volumen de agua que, de acuerdo con su densidad de 1000 kg/m 3 , ejercería una presión de 35153,44 kg/m 2 sobre su base, lo que se traduce en 344,7375 kPa de presión. La presión total del sistema es la presión atmosférica más la compresión, o sea, 101,325 kPa + 344,7375 kPa, lo que suma 446,0625 kPa. (Esto equivale a 446,0625/101,325 = 4,4023 atm). La descompresión de 3,4023 atm (4,4023 atm – 1 atm) producirá un cambio de concentración de nitrógeno de 3,4023/1600 = 0,002126375 mol/dm 3 . (Utilizando la constante de la ley de Henry en Pa/(mol/dm 3 ) de la Tabla 1.2, calcu- lamos que el cambio de presión de 344,738 kPa producirá un cambio de concentración de 2,12644 mmol/dm 3 ) 2 . Por cada galón de agua, la cantidad de nitrógeno generado es de 3,785 dm 3 /gal 2,12644 mmol/dm 3 = 8,418 mmol/gal ó 0,00666 ft 3 /gal, lo que equivale a unos 189 ml/ft 3 . Resolviendo para el oxígeno de forma análoga, calculamos que el oxígeno liberado es alrededor de 4,496 mmol/dm 3 ó 100,7 ml/l ó 382 ml/ft 3 . Por tanto, el volumen total de gas liberado es de alrededor de 571 ml/ft 3 .

2. Obsérvese que las diferencias entre los valores de las constantes de la Tabla 1.2 (no se correlacionan exactamente con la conversión de 101325 Pa = 1 atm) causa discrepancias, a partir de la segunda o ter- cera cifra significativa, en los valores de volumen y concentración obtenidos.

6 Agua dulce

El valor de la constante de la ley de Henry depende de la temperatura. Dicho valor generalmente aumenta con la temperatura. Como consecuencia, la solubilidad de los gases generalmente disminuye con el aumento de la temperatura. Un ejemplo de este hecho se observa al calentar agua en la cocina. Las burbujas de gas que aparecen en las paredes de la cacerola estando aún a temperaturas claramente inferiores al punto de ebullición del agua son burbujas de aire, que se forman debido a su menor solubi- lidad en agua caliente. Un pez moriría por asfixia en una pecera llena de agua previa- mente hervida o destilada, debido a la falta de oxígeno disuelto, a menos que el agua se haya aireado antes de introducir el pez. Se puede obtener un listado muy completo de constantes de la ley de Henry en http://www.henrys-law.org, Compilation of Henry's Law Constants for Inorganic and Organic Species of Potential Importance in Environmental Chemistry, Version 3. (R. Sander, 1999). El archivo está en formato PDF y en formato PostScript, ambos en formato comprimido ZIP. Por otro lado, diversas bases de datos de propiedades físi- cas incluyen las constantes de la ley de Henry; por ejemplo, se puede acceder al pro- grama de cálculo de la PHYSPROP, desarrollado por SCR, en la siguiente dirección web: http://www.syrres.com/what-we-do/product.aspx?id=133. En cualquier caso, los valores del coeficiente de Henry determinados experimentalmente por diferentes investigadores pueden diferir en un orden de magnitud. Si se dispone de un valor para el coeficiente de Henry a unas condiciones deter- minadas (atm m 3 /mol), puede obtenerse el valor del coeficiente para otras condicio- nes mediante la siguiente ecuación:

H TS

=

H R

exp

H

V TS

/R

c

1/T S

1/T R

donde H TS es el coeficiente a la temperatura T S , y T R es la temperatura de referencia en grados kelvin. El término H V,TS es la entalpía de vaporización a T S en unidades de cal/mol, y R c es la constante de los gases ideales, que para las unidades utilizadas es 1,9872 cal/mol K. Existen tablas que recogen el valor de la entalpía de vaporización para el vapor del agua y para cualquier fluido en diversos manuales de ingeniería quí- mica (p.ej., Perry's chemical engineers' handbook). Como alternativa se pueden encontrar en Internet, por ejemplo en la web de USEPA: http://www.epa.gov/air/

oaqps/eog/bces/module4/enthalpy/enthalpy.htm#table2

El estudio de la ley de Henry ha interesado a los ingenieros químicos desde hace mucho tiempo. Sin embargo, cuando se detectó la preocupante presencia de benceno, tolueno y MTBE en las aguas subterráneas, el tema fue recuperado con renovado interés por los especialistas en medio ambiente, dada la importancia de la ley de Henry en los separadores diseñados para eliminar el benceno, tolueno, etilbenceno, xileno y MTBE resultantes de derrames o escapes de depósitos de gasolina. El MTBE no se puede eliminar de forma efectiva sólo con un separador. Los coeficientes de Henry en realidad no son constantes, ya que dependen de la temperatura y la presión.

INTRODUCCIÓN

7

IONES Y SALES PRESENTES EN EL AGUA

Existe una gran variedad de sales solubles en agua. La sal más común en el agua es el cloruro de sodio (NaCl). La Tabla 1.3 muestra la concentración aproximada de los principales elementos disueltos en el agua de mar.

Tabla 1.3 agua de mar.

Concentración aproximada de los principales elementos disueltos en el

Elemento

Coeficiente de

Exponente

Elemento

Coeficiente de

Exponente

concentración

(10)

concentración

(10)

(mg/l)

(mg/l)

Oxígeno

8,57

5

Potasio

3,8

2

Hidrógeno

1,08

5

Bromo

2,8

1

Cloro

1,9

4

Estroncio

8,1

0

Sodio

1,05

4

Boro

4,6

0

Magnesio

1,35

3

Silicio

3

0

Azufre

8,85

2

Flúor

3

0

Calcio

4

2

Argón

6

–1

Fuente: Handbook of Chemistry and Physics - 66 ed.

En los capítulos siguientes, se constatará que las sales de sodio son las sales más importantes en el agua de mar, mientras que las sales de calcio y magnesio son las más abundantes en agua dulce; también veremos que las interacciones entre el dióxi- do de carbono y la piedra caliza (formaciones de carbonato de calcio y carbonato de magnesio) juegan un papel significativo en el agua y en su tratamiento.

PRINCIPALES CONTAMINANTES E IONES PRESENTES EN EL AGUA Y MÉTODOS DE MEDIDA

Antes de poder valorar las concentraciones de los productos químicos en agua, debe- mos conocer cómo se miden. No pretendemos abordarlo con la profundidad de un tratado en química analítica sino simplemente mencionar algunos métodos para detectar los compuestos que se hallan comúnmente disueltos en el agua. En la industria analítica existen dos referencias fundamentales que recogen los métodos de medida. La primera y más antigua es Standard Methods for the Examina- tion of Water and Wastewater publicada por la Asociación Americana del Estudio del Agua, la Federación Medioambiental del Agua, y la Asociación Americana de la Salud Pública. La segunda es SW-846, Test Methods for Evaluating Solid Waste, Physical/ Chemical Methods, cuya importancia radica no sólo en el prestigio de quien la publicó, la Agencia para la Protección Medioambiental de los Estados Unidos (USEPA) en la Oficina de Investigación sobre Residuos Sólidos, sino también en su contenido, ya que, además de centrarse en residuos peligrosos, incluye muchos de los métodos aplicables en acuíferos y aguas residuales. Este último se ha convertido en el principal manual de

8 Recursos hídricos

Tabla 1.4

Métodos analíticos utilizados para los compuestos presentes en el agua

Elemento

Método de medida

Elemento n

Método de medida

Aluminio

Cromatografía de gases Cromatografía de gases Cromatografía de gases Cromatografía de gases Cromatografía de gases Cromatografía de gases pH Cromatografía de gases Cromatografía de gases Cromatografía de gases Cromatografía de gases Cromatografía de gases Cromatografía de gases Cromatografía de gases Cromatografía de gases

Carbonato (CO 3 ) Cloro (Cl) Cianuro (CN) Flúor (F) Hidroxilo (OH) Hipoclorito (HClO 2 ) Hipocloroso (ClO 2 ) Nitrato (NO 3 ) Nitrito (NO 2 ) Sulfato (SO 4 ) Sulfito (S) OTROS Alcalinidad Carbono org. total O 2 disuelto

Cálculo

Antimonio

Gravimétrico

Arsénico

Colorimétrico

Calcio

Gravimétrico

Cromo

pH

Cobre

pH

Hidrógeno

pH

Hierro

Colorimétrico

Plomo

Colorimétrico

Magnesio

Colorimétrico

Manganeso

Colorimétrico

Mercurio

Potasio

Colorimétrico Gravimétrico Valoracion con azida o test Kjelldahl Digestión/valoración Diferencia en la cantidad consumida de oxígeno

Silicio

Plata

Sodio

Cromatografía de gases Cromatografía de gases Kjelldahl o Nesslerización

Nitrógeno orgánico DQO DBO

Zinc

Amoniaco

Bicarbonato (HCO 3 )

Cálculo

   

referencia en los Estados Unidos y en el resto del mundo debido a las numerosas citas del manual en los permisos publicados por la EPA. Dicho manual puede ser consultado y descargado de http://www.epa.gov/epaoswer/hazwaste/test/main.htm. Sin embargo, en muchos casos este manual carece de una explicación detallada y precisa de los méto- dos y procedimientos, a diferencia de los Standard Methods, por lo que un laboratorio bien equipado dispondrá de ambas obras de referencia. Los métodos de ensayo son ligeramente diferentes, y muchas veces el SW-846 no los nombra, especialmente cuando se trabaja con los parámetros más convencionales.

RECURSOS HÍDRICOS

Acuíferos

Existen diferentes tipos de recursos hídricos. Los acuíferos abastecen a la mayoría de las pequeñas comunidades de los Estados Unidos, y del resto del mundo, proporcio- nando agua potable. Los acuíferos se caracterizan por contener minerales naturales a concentraciones de moderadas a bajas. Vamos a estudiar los acuíferos en primer lugar debido a que son habitualmente ignorados (al no estar a la vista) y porque fre- cuentemente se olvida la necesidad de protegerlos. Los regímenes de circulación del agua subterránea son lineares, y el flujo a través de un medio poroso es análogo a la transferencia de calor a través de un medio sólido.

INTRODUCCIÓN

9

Q

Arcilla h h a r h w Arena b r w
Arcilla
h
h a
r
h w
Arena
b
r w

r w = Radio del pozo

K = Coeficiente de permeabilidad

h w = Altura del agua en el pozo siendo bien bombeada

b = Grosor del acuífero

h a = Cabeza hidráulica en condiciones de no bombeo

Q = Caudal de bombeo

Q = Z rbK

dh

dr

h h w =

Q

2 Kb

In

r

r

w

o

h h w =

Q

2 T

In

r

r

w

Figura 1.1 Ecuaciones básicas de circulación de las aguas subterráneas.

Las ecuaciones globales utilizadas en el cálculo de dichos regímenes de circulación son las ecuaciones de Darcy, las cuales asumen que el flujo es laminar.

A continuación, se presenta la ecuación básica del flujo de agua en un acuífero.

La ecuación se expresa en unidades del SI.

Q flow *K H + /log

=

2

h 2

e D/2 / d/2

donde la nomenclatura se muestra en el esquema de la Figura 1.1.

La constante K se conoce como el coeficiente de permeabilidad y viene dado en unidades de velocidad, en galones por día por pie cuadrado o en unidades m 3 /día/m 2 .

El modelo que hemos explicado anteriormente es el más sencillo posible entre los

muchos que se podrían utilizar, debido a que el suelo no es un medio homogéneo. Es importante hacer hincapié en este punto porque una vez contaminado el acuífero, es muy difícil, si no casi imposible, descontaminarlo. Por ello, la protección de los acuí- feros debería ser considerada una prioridad.

10 Recursos hídricos

Aguas superficiales

Las aguas superficiales se originan en los acuíferos y manan directamente del suelo. Su cuantificación no está entre los objetivos de este curso, ya que implica estudiar toda una disciplina. Sin embargo, hay un par de aspectos de las aguas superficiales en relación con los vertidos que conviene mencionar ahora. El primero es que las aguas superficiales pueden contener cualquier cosa, desde sólidos en suspensión hasta bac- terias o desde nutrientes hasta troncos y partes de automóvil. El segundo es que se requiere un estudio en detalle de las aguas superficiales cuando se está planificando un vertido. Hay muchas posibilidades de que se vierta en un suministro del que, quizás, alguien esté bebiendo agua. Los permisos para las instalaciones de vertido a las aguas superficiales a menudo se registran en base a un vertido «neto» o en base a un promedio, que representa un peligro potencial para la planta de tratamiento. Los ingenieros sólo utilizan un tipo de distribución: la distribución regular o normal. Los eventos hidrológicos tales como las lluvias y las emanaciones no están distribuidos normalmente. Esto también es válido para las cargas contaminantes. Existen abundantes pruebas de que los even- tos hidrológicos, que influyen en el caudal de los ríos y la calidad de sus aguas, se pueden modelar mediante una distribución logarítmica normal o una distribución tipo Weibull III. Se analizarán algunas de estas distribuciones en capítulos posteriores. Sin embargo, el punto a remarcar es que los permisos se registran en base a prome- dios estadísticos, los cuales no se ajustan a la realidad, por lo que si no se tiene cui- dado esto puede acarrear muchos problemas.

Aguas pluviales

El agua pluvial se compone de lluvia, nieve fundida, granizo, y otros tipos de precipi- taciones atmosféricas. Limpia la atmósfera y transfiere los contaminantes del aire a la lluvia. Por ello, las aguas pluviales a menudo contienen carbonatos y sulfatos si se recogen en un área industrial de aire poluto. La lluvia ácida es realmente nociva, y puede afectar al funcionamiento de la planta de tratamiento. Hace algunos años, en Louisiana, una empresa, en la que el autor estuvo traba- jando, trató de obtener el reglamento comunitario para obtener un permiso comple- mentario para la lluvia ácida en el permiso de vertidos de la planta. La compañía había documentado que el pH del agua disminuía siempre de forma sustancial con las precipitaciones atmosféricas. Datos similares se habían obtenido en los Estados Uni- dos en el Debate de la Lluvia Ácida, ya que las calderas alimentadas con carbón en el mediooeste de los Estados Unidos emiten bastante dióxido de azufre –el cual se con- vierte en ácido sulfuroso y, a continuación, en ácido sulfúrico– capaz de modificar el pH de las precipitaciones atmosféricas y, por consiguiente, el pH de los lagos dando lugar a cambios en sus ecosistemas. En aquellos tiempos, la solicitud era razonable, pero fue rechazada. En el entorno de la planta, se debe de considerar el diseño del sistema de alcanta- rillado y el tiempo de respuesta a eventualidades pluviales. En general, si se monito- riza el sistema de alcantarillado de la planta, se detecta un aumento espectacular de la contaminación en la planta de tratamiento debido al fenómeno de «primer-lavado».

INTRODUCCIÓN

11

Mientras prosigue la tormenta, se pueden detectar vertidos inusuales debido a que alguien en la planta ha decidido «deshacerse de» aquella cisterna de producto quími- co X durante la tormenta, esperando que nadie lo notará. En ese momento también son potencialmente problemáticos los incidentes en opera- ciones de carga. Esto es debido tanto a que el equipo puede tener mayores dificultades físicas durante la lluvia, como debido a que al operario no le apetece demasiado salir o estar bajo la lluvia para supervisar el equipo de la misma manera que lo haría en clima

seco. Siempre que sea posible, sería aconsejable disponer de áreas de carga cubiertas, de modo que no se tenga que tratar el volumen de los derrames más el volumen del agua de

la tormenta en caso de que se produzca un derrame cuando hace mal tiempo.

CALIDAD DEL AGUA

A menudo el agua se clasifica por su calidad. Sin embargo, existen muchas medidas dife-

rentes de la calidad del agua, y la calidad del agua frecuentemente depende de su uso. El agua utilizada para beber tiene un gusto soso si no contiene pequeñas cantidades de mine- rales y oxígeno disueltos en ella. Sin embargo, la misma agua que es buena para beber es malísima para una caldera. Así mismo, cantidades moderadas de sulfato en el agua pota- ble provocarían diarrea osmótica en individuos sensibles así como corrosión en una cal-

dera. 3 El oxígeno disuelto corroe los tubos de las calderas, y las sales de calcio se depositarán en los tubos, reduciendo el rendimiento de la transferencia de calor.

Generalmente, el agua potable contiene una concentración total de sales de sodio por debajo de 200 mg/l. Concentraciones de sal mayores de 70 mg/l confieren al agua sabor salado, y por encima de 5000 mg/l de sodio, se considera que el agua es salobre y puede provocar problemas en los seres humanos debido a la presión osmótica. 4 Cuando

la concentración de sodio supera los 100 mg/l hay un ligero riesgo para aquellas perso-

nas más sensibles al sodio, por lo que varias agencias reguladoras han sugerido una concentración máxima de sodio para el agua potable de entre 100 y 160 mg/l. La calidad del agua, especialmente la calidad del agua dulce, a menudo se clasi- fica de acuerdo con sus uso: recreativo, para beber, para pescar, y de vertido. Es importante conocer el uso que se hace del agua corriente arriba y corriente abajo debido a que el uso del agua corriente abajo dictamina con frecuencia la calidad glo- bal del agua, lo que a su vez afectará a la gestión del vertido del agua.

Ejemplo

Se cuenta una vieja broma sobre la manera más rápida para eliminar la contaminación del agua:

construir las entradas de agua potable de los municipios corriente abajo del efluente de la planta de tratamiento de aguas residuales. El aspecto más irónico de esta broma es que hay comunidades en las que realmente cuando el agua corriente escasea, la necesidad de reciclar aumenta hasta el punto de que efluentes altamente tratados son devueltos al depósito de agua potable. Dichos efluentes devueltos poseen una mayor calidad que la del depósito, y la broma se convierte así en realidad.

3. La EPA sugiere que unos niveles de sulfato mayores a 650 mg/l en niños y mayores de 1400 mg/l en adul- tos pueden desencadenar diarrea. Para más detalles véase: http://epa.gov/safewater/standard/sfstudy.pdf.

4. Se clasifica el agua como salobre cuando la concentración de sal se halla entre 0,5% y alrededor de 1,8% (500 – 18.000 partes por mil).

12 Reglamentos de la calidad del agua – estructura legal

De acuerdo con los actuales esquemas de control de la calidad del agua vigentes en los Estados Unidos, el uso más «noble» del agua es para consumo humano. El agua para consumo humano debe cumplir dos conjuntos de estándares: los estándares en su origen (río o corriente) y los Estándares de Calidad del Agua Primaria y Secun- daria publicados por USEPA y por los diferentes Estados.

REGLAMENTOS DE LA CALIDAD DEL AGUA ESTRUCTURA LEGAL

Los estándares de calidad del agua dependen del uso al que se destine.

Ejemplo

En el caso del agua de refrigeración, lo más importante es su temperatura y, en menor medida, que no sea corrosiva.

Los Estados Unidos, las Naciones Unidas y la mayoría de los países disponen de sus

propios estándares de calidad para el agua potable. Un gran número de países disponen de estándares de calidad del agua para la pesca y la natación en función de sus usos. Cuando se trata con los Estados Unidos, es importante recordar que el objetivo de USEPA es que todas las aguas de EE.UU. sean aptas para la pesca y la natación (para la pesca y usos recreativos). Este objetivo está en vigor desde 1972, pero todavía no se ha logrado. Cabe destacar que los estándares de calidad del agua superficial difieren amplia- mente de un lugar a otro y dependen del uso del agua. Las siguientes páginas contienen extractos de los Estándares de Calidad del Agua del Estado de Georgia para el agua superficial. Se incluyen anotaciones clarificato- rias debido a que es importante comprender cómo están estructurados los reglamen- tos para proporcionar una base adecuada sobre las funciones de los entes reguladores,

y sobre sus prioridades. Su lectura permite entender con facilidad la filosofía que

marca los objetivos acerca de la calidad del agua y las limitaciones de los efluentes.

NORMAS Y REGULACIONES PARA EL CONTROL DE LA CALIDAD DEL AGUA

Capítulo 391-3-6 Revisado – julio 2000

Aportamos aquí algunos fragmentos con el fin de que el lector se pueda hacer una idea del tema y de su complejidad. Conviene tener en cuenta que el texto fue escrito por abogados, y normalmente somos nosotros los que lo interpretamos (el preámbulo

se ha omitido por carecer de importancia).

(4) Clasificaciones del uso del agua. Las clasificaciones del uso del agua según los criterios seguidos en este apartado se aplican como sigue:

(a)

Suministro de agua potable

(b)

Recreativa

(c)

Pesca, piscicultura, crustáceos, pesca extractiva y demás vida acuática

(d)

Río salvaje

INTRODUCCIÓN

13

(e)

Río pintoresco

(f)

Pesca costera

(5) Criterios generales para todo tipo de aguas. Los siguientes criterios se consideran necesarios y aplicables a todo tipo de aguas del Estado:

Obsérvese que los siguientes temas se hallan ordenados según su prioridad.

Disposiciones y reglamentos generales

(a)

Todas las aguas deben estar libres de las materias que se asocian a residuos municipales o domésticos, residuos industriales o de cualquier otra índole que sedimenten formando deposiciones de fangos que se convierten en putrefactos, antiestéticos o, en cualquier caso, inapropiados.

(b)

Todas las aguas tienen que estar libres de aceites, espumas y materia en sus- pensión que se asocien a residuos municipales o domésticos, residuos industria- les u otros vertidos en cantidades suficientes para ser antiestéticos o interferir con los usos legítimos del agua.

(c)

Todas las aguas deben estar libres de materiales relacionados con vertidos municipales, industriales o de otro tipo que produzcan turbidez, color, olor u otras condiciones inapropiadas que interfieran con los usos legítimos del agua.

(d)

Turbidez. El siguiente estándar es adjunto a la descripción del estándar de la tur- bidez en el apartado 391-3-6-.03(5)(c) de arriba:

Todas las aguas deben estar libres de la turbidez que se traduce en un aprecia- ble contraste visual en un volumen de agua como consecuencia de cierta activi- dad humana. El aspecto aguas arriba de cierto volumen de agua analizado debe observarse en un punto situado aguas arriba adyacente a la actividad humana que causa la turbidez. La apariencia de la muestra tomada aguas arriba debe compa- rarse con una muestra localizada suficientemente aguas abajo de la actividad en consideración a fin de disponer de una zona de mezcla suficiente. Para las activi- dades que afectan al terreno, el correcto diseño, instalación, y mantenimiento de acuerdo con las mejores prácticas de gestión y el cumplimiento de los permisos expedidos deben estar conformes con el apartado 391-3-6-.03(5)(d).

(e)

Todas las aguas deben estar libres de sustancias tóxicas, corrosivas, ácidas y cáusticas vertidas por municipios, industrias u otra fuentes, como focos disper- sos, en cantidades, concentraciones o combinaciones perjudiciales para personas, animales o vida acuática.

De los diferentes puntos mencionados se debe remarcar: el uso de las disposiciones generales, véase el material subrayado en las Secciones b, c, y d, y el uso de una zona de mezcla en el párrafo d. La zona de mezcla es un concepto muy interesante porque es una zona ficticia donde se permite específicamente la dilución del efluente. Generalmente, las zonas de mezcla abarcan más de un tercio del volumen de la corriente lo que implica una longitud indeterminada. El objetivo regulador de una zona de mezcla es garantizar que los estándares de calidad de la corriente no sean aplicados al efluente en su punto de vertido. Sin embargo, para una corriente pequeña, que sea discontinua, se aplican criterios más estrictos al efluente.

14 Normas y regulaciones para el control de la calidad del agua

Limitaciones químicas específicas (aplicables en general)

(i) Las concentraciones en un curso de agua de los siguientes compuestos químicos conside- rados como algunos de los contaminantes tóxicos que preocupan en el Estado de Georgia no deben exceder los criterios indicados más abajo en las condiciones correspondientes al menor caudal que ha transcurrido durante 7 días consecutivos en un periodo de 10 años (7Q10) o con un caudal mayor excepto cuando se establezcan zonas de mezcla:

El término «7Q10» tiene una definición extremadamente conservadora – es el menor caudal que transcurre durante 7 días consecutivos en un periodo de 10 años. Por defi- nición, esto ocurre durante el ciclo de sequía (verano), cuando la temperatura del agua es mayor y la cantidad de oxígeno disuelto menor. Este también es el valor de referen- cia para todos los estándares de calidad en corrientes de agua dulce y ríos.

Productos químicos específicos con sus concentraciones indicadas

(1)

Ácido 2,4-diclorofenoxiacético (2,4-D) 70 μg/l

(2)

Metoxicloro 0,03 μg/l*

(3)

Ácido 2,4,5-triclorofenoxipropiónico (TP Silbex) 50 μg/l

(ii)

Las concentraciones en los cursos de agua de los siguientes compuestos químicos catalogados por la Agencia de Protección Medioambiental de EE.UU. como conta- minantes tóxicos prioritarios según lo acordado en la Sección 307(a)(1) de la Ley Federal del Agua Limpia (estipulada) no deben exceder el criterio de agudo según se estipula a continuación en las condiciones correspondientes al menor caudal que ha transcurrido a lo largo de todo un día en un periodo de 10 años (1Q10) o condi- ciones de caudal mayores y no debe exceder el criterio de crónico según se estipula a continuación en las condiciones correspondientes al menor caudal que ha trans- currido a lo largo de toda una semana en un periodo de 10 años (7Q10) o condicio- nes de caudal superior excepto cuando se establecen zonas de mezclas o de acuerdo con limitaciones de efluente especificas de un sitio desarrolladas de acuerdo con los procedimientos presentados en 391-3-6-.06. Salvo que se indique lo contrario, los criterios indicados a continuación se enumeran de acuerdo a una recuperación total de contaminante. Debido a que la mayoría de los criterios numé- ricos para los metales catalogados se expresan considerando que los metales se hallan disueltos, las concentraciones totales recuperables de los metales medidas en los cursos de agua requieren que se expresen también en su forma disuelta para poder comparar los datos obtenidos del curso de agua con los criterios numéricos. Esta transformación de metales medidos a disueltos se puede realizar usando la guía documentada en: Guidance Document of Dynamic Modeling and Translators August 1993 que se encuentra en el Apéndice J de la EPA. Water Quality Standards Handbook: Segunda Edición, EPA-823-B-94-005a o usando otra guía apropiada de la EPA.

Agudo crónico

1.

Arsénico

(a)

Agua dulce 50 μg/l 50 μg/l 1 1

(b)

Aguas de los estuarios costeros y marinos 69 μg/l 36 μg/l 1 1

INTRODUCCIÓN

15

2. Cadmio

(a)

(b)

Agua dulce 1,7 μg/l 0,62 μg/l 1,2,3 1,2,3

Aguas de los estuarios costeros y marinos 43 μg/l 9,2 μg/l 1 1,2

3. Cromo III

(a)

(b)

Agua dulce 310 μg/l 100 μg/l 1,3 1,3

Aguas de los estuarios costeros y marinos - -

4. Cromo VI

(a)

(b)

Agua dulce 16 μg/l 11 μg/l 1 1

Aguas de los estuarios costeros y marinos 1100 μg/l 50 μg/l 1 1

5. Cobre

(a)

(b)

Agua dulce 8,8 μg/l 6,2 μg/l 1,2,3 1,2,3

Agua de los estuarios costeros y marinos 2,4 μg/l 2,4 μg/l 1,2 1,2

6. Plomo

(a)

Agua dulce 30 μg/l 1,2 μg/l 1,3 1,2,3

(b)

Agua de los estuarios costeros y marinos 130 μg/l 5,3 μg/l 1 1,2

7. Mercurio

(a)

Agua dulce 0,012 μg/l – 2

(b)

Agua de los estuarios costeros y marinos 0,025 μg/l – 2

8. Níquel

(a)

Agua dulce 790 μg/l 88 μg/l 1,3 1,3

(b)

Agua de los estuarios costeros y marinos 74 μg/l 8,2 μg/l 1 1,2

9. Selenio

(a)

Agua dulce – 5,0 μg/l 2

(b)

Agua de los estuarios costeros y marinos – 71 μg/l 1

10. Plata – 4 4

11. Cinc

(a)

Agua dulce 64 μg/l 58 μg/l 1,3 1,3

(b)

Agua de los estuarios costeros y marinos 90 μg/l 81 μg/l 1 1

El criterio en cauce viene expresado en función de la fracción disuelta en la columna de agua. Los factores de conversión usados para calcular los criterios de diso- lución se encuentran en 40 CFR 131.36 y el Registro Federal, Volumen 60, No. 86, jue- ves, 4 de Mayo, 1995. El criterio en cauce es menor que los límites de detección en el laboratorio EPD. Los criterios de la vida acuática para estos metales se expresan en fun- ción de la dureza total (mg/l) en el volumen de agua. Para los valores de la tabla ante- rior se asume una dureza de 50 mg/l de CaCO 3 . Para otros valores de dureza, deben utilizarse las siguientes ecuaciones de 40 CFR 131.36. Los límites de dureza entre los que son aplicables estas ecuaciones son 25 y 400 mg/l de carbonato de calcio.

Cadmio criterios de agudo = (e)(1,136672 – [(ln dureza)(0,041838)] μg/l (1,128 [ln(dureza)] – 3,828) criterios de crónico = (e)(1,101672 – [(ln dureza)(0,041838)] μg/l (0,7852 [ln(dureza)] – 3,490)