Sei sulla pagina 1di 4

Lenguaje humano y comunicación animal

Olivia Schroeder Pacheco

2008-1

¿A qué se refiere el lenguaje? Partiré de la definición poco apropiada que me

concede el diccionario electrónico: “Lenguaje: Conjunto de sonidos articulados

. Helena Beristáin en su

Diccionario de retórica y poética nos dice: “La función central del lenguaje es,

precisamente, la comunicación.” Entonces ya entendemos que la finalidad del lenguaje es producir un éxito comunicativo, pero lo que me es necesario resaltar es que se le adjudica sólo al humano. Paz nos refiere que: “el hombre es un ser de palabras”, “la palabra es el hombre mismo” 2 , y así sucesivamente. Wellek y Warren refieren: “El lenguaje es, dicho al pie de la letra, el material del artista literario; se podría afirmar que toda obra literaria es simplemente selección hecha en alguna lengua.” 3 Esta afirmación nos señala el primer problema: esta “selección de lengua” nos refiere al código. No hay éxito comunicativo si no se emplea el mismo código entre el emisor y receptor. El siguiente es el modelo de comunicación según Helena Beristain; este, recordemos, esta sujeto a una interlocución entre humanos 4 :

con que el hombre manifiesta lo que piensa o siente”

1

Señal Emisor Receptor Repertorio de signos del emisor Repertorio de signos del receptor
Señal
Emisor
Receptor
Repertorio
de signos del
emisor
Repertorio
de signos del
receptor

≠Φ: lo que refiere a la traslación de los usos de signos donde se integran al modelo los que se tienen en común y por tanto logran el éxito comunicativo.

Entonces podríamos pensar que pudiera existir un lenguaje animal. Paz refiere a que: “la esencia del lenguaje es la representación, Darstellung, de un

1 Microsoft® Encarta® 2006. © 1993-2005 Microsoft Corporation.

2 Paz, Octavio, El arco y La Lira, “El lenguaje”, p. 31.

3 Warren, Austin y René Wellek, Teoría Literaria, “Estilo y estilística”, p. 207.

4 Beristáin, Helena, Diccionario de retórica poética, p. 102.

elemento de experiencia por medio de otro” 5 y puesto que en el “lenguaje animal” no existe este proceso de representación que tiene como peculiaridad la palabra, Paz concluye diciendo que: “entre el lenguaje animal y humano hay una ruptura”. Por lo tanto el lenguaje es: “algo exclusivo del hombre” 6 . Pero la comunicación no solo se vale de lenguaje para tener éxito, se vale de la relación del emisor y receptor para enviar y recibir un mensaje según su función. Beristáin misma nos habla de otro criterio que aunque no parece aceptable es posible, donde el emisor puede ser no-humano; este entonces se valdrá no del signo sino de la señal. En donde la significación quedaría de la siguiente manera, sustituyendo al signo y significante por la señal :

7

Animal – Animal Significado: Hambre, peligro, seducción Aullido Señal:
Animal – Animal
Significado:
Hambre, peligro,
seducción
Aullido
Señal:

En estos tres casos nos damos cuenta de que el hombre entra en el modelo como otro animal

Animal – Hombre

Significado:

Posible ataque, peligro Gruñido
Posible ataque,
peligro
Gruñido

Señal:

5 Paz, Octavio, Ibídem, p. 32.

6 Paz, Octavio, Ibídem, p. 33.

7 Op. Cit.

Hombre – animal 8 Significado: Siéntate, quieto Chasquido de Señal: dedos
Hombre – animal 8
Significado:
Siéntate,
quieto
Chasquido de
Señal:
dedos

En este esquema aparecen como dice Paz: “las dos notas distintivas del habla: el significado – reducido, es cierto, al nivel más elemental y rudimentario – y la comunicación.” 9 Entonces, sí hay un éxito comunicativo. También Paz refiere a que las diferencias entre el lenguaje humano y la comunicación animal son de orden “cualitativo y no cuantitativo”, 10 esto quiere decir que tanto el hombre como el animal tiene un acceso infinito a usos de signos –aclaro, no lingüísticos- que en este caso son señales. Mas el uso de las mismas y su función en el lenguaje como designación- objeto es la ruptura entre ambas. Marshall Urban, referido en el Arco y la Lira, nos habla de que: “la significación es: indicativa, emotiva y representativa” y cada una de sus cualidades depende de las otras. Así pues, sí es verdad que por más que se le quiera enseñar el uso de las palabras a un animal, jamás obtendrá más significación que la de señal – significado, descrita anteriormente; por tanto el sueño de hacer hablar a Yzur 11 es una mera utopía. En este punto la única modificación que habría que hacerse del modelo original de comunicación es que el receptor de signos es uno de señales y el emisor emite señales que son también “≠Φ”. En donde existirá una función referencial: donde el animal interpretará la señal; una sintomática que indique según el tono o gesticulación el estado en el que se refiere la señal, y una apelativa que se vale de la conjunción de dos o mas señales para influir en el receptor (como gritar y señalar, o acariciar y sonreír). El lenguaje humano evoluciona (se transforma) y la comunicación animal no. A pesar de que existan animales que no entiendan signos en otros idiomas mas que en el que fueron criados, no implica un entendimiento de palabra sino de señal.

8 Esquema tomado de La lengua y los hablantes, p. 21.

9 Op. Cit. P. 32.

10 Op. Cit.

11 Lugones, Leopoldo, Yzur, tomado de Internet, Google.

Bibliografía

ÁVILA, RAÚL. 2007. La lengua y los hablantes, Trillas: México. BERISTÁIN, HELENA. 2006. Diccionario de retórica y poética, Porrúa: México. PAZ, OCTAVIO. 1967. El arco y la lira, Fondo de Cultura Económica: México. WARREN, AUSTIN y RENÉ WELLEK. 1996. Teoría Literaria, Gredos: Madrid.