Sei sulla pagina 1di 7

Importancia de la presencia de la Identidad Corporativa

en los Portales Web Institucionales de las Universidades

(ensayo)

Portales Web Institucionales de las Universidades (ensayo ) Asignatura: Proyecto II UFT - Maestría en Comunicación

Asignatura: Proyecto II

UFT - Maestría en Comunicación Corporativa

Lcda. Lenny A. Mendoza C

Facilitadora: Dra. Lisbeth Campins

C.I. : 12848505

-

Importancia de la presencia de la Identidad Corporativa en los Portales Web Institucionales de las Universidades

El presente estudio tiene como propósito el análisis de la identidad corporativa en la página inicial del Portal web de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado y en la de sus decanatos, para lo cual es necesaria una revisión sobre las diferentes posturas que plantean algunos autores sobre la estructuración de la identidad institucional y su necesaria comunicación en los medios digitales. Una de las principales funciones de una empresa o institución es lograr el reconocimiento de sus públicos, para ello es indispensable contar con una definición adecuada de su personalidad. La identidad institucional es el resultado de la cultura interna de la organización educativa, producto de sus principios, metas funcionales, normas y valores. Según Manes (2004), una institución educativa crea su propia cultura a partir del concepto de pertenencia de todos sus miembros, de la relación y motivaciones de los mismos, del cumplimiento de las normas internas. Este autor plantea que desarrollar una imagen institucional positiva no es una tarea sencilla, y más difícil aun es mantenerla en el tiempo. Es por ello que la calidad del servicio y la gestión de la institución resultan una pieza clave para definir la imagen institucional y para su desenvolvimiento en la comunidad a la que pertenece. Según Manes (2004), existen diversas estrategias para manejar una buena imagen institucional para que se pueda interactuar con el público, con el fin de alcanzar un nivel de posicionamiento en el mercado, esto dependerá del prestigio con que cuente y la calidad del servicio que ofrece. Estos elementos dependen de la confianza que se refleje, del clima organizacional, de la actitud de sus empleados, la infraestructura, todos los elementos que forma parte del valor intangible de la institución.

La imagen y el prestigio para una institución educativa es el resultado de su comportamiento y de la estricta relación con su entorno. Con base a esta relación se pueden establecer lazos de confianza y credibilidad con los diferentes públicos que le permite a la institución fortalecer su presencia en el mercado donde se desenvuelve. La identidad que posee una organización o institución, no constituye un tipo de comunicación concreta, sino una dimensión de todo el acto de comunicacional, es por ello, que se debe dar especial interés al desarrollo e implementación de este aspecto ya que este elemento está presente en todas las formas de comunicación que realiza la institución, incluso en aquellas que son involuntarias. Al respecto, Chaves (2003) comenta que “en todo acto de comunicación - cualquiera que sea su contenido referencial explicito- existe una capa de comunicación identificadora, o sea alusiva a la identidad del emisor (p.25). La identidad se convierte así para el receptor o emisor, en un mensaje predominantemente connotado, es por ello, que resulta necesario definir claramente lo que es identidad corporativa y cuáles son las diferentes posturas que plantean los autores acerca de este tema. La identidad Corporativa de una organización tiene una influencia decisiva en todos los aspectos de la gestión, al respecto Collins y Porras (1995) plantean que la Identidad Corporativa orienta las decisiones, políticas, estrategias y acciones de la organización, y refleja los principios, valores y creencias fundamentales de la organización. En esta definición estos autores le dan una importancia a la identidad como herramienta de gestión estratégica en la organización, ya que a través de la declaración de los elementos básicos de identificación se sientan las bases para cualquier proceso comunicacional interno y externo. Por su parte, Chaves (2003) define la identidad corporativa como una “serie de atributos intrínsecos de la institución y a un conjunto o sistema de signos identificadores” (p20). Este autor a su vez manifiesta que “la identidad constituye

un sistema de mensajes complejos que se manifiestan en todos los componentes de la organización para connotar y exponer rasgos y valores de la misma”. (p.41). Este autor señala tres grupos de identificadores instituciones; el primero de ellos son signos identificadores básicos, entre los que se encuentran el nombre, el siguiente lo constituyen los logotipos, los cuales son el segundo plano de la individualización institucional y la define como “la versión gráfica estable del nombre de marca” (p.43) y el tercero de este grupo son los imagotipos, estas se tratan de imágenes estables muy pregnantes que permiten la identificación, se requiere que sean memorables y que tengan capacidad de diferenciación en relación a otros imagotipos. La identidad corporativa según Costa (2004) es “un sistema de signos visuales que tiene por objeto distinguir, facilitar el reconocimiento y la recordación, a una empresa u organización de las demás” (p.15 ). Su misión es pues, diferenciar, asociar, ciertos signos con determinada organización y significar, es decir, transmitir elementos de sentido, connotaciones positivas; en otras palabras aumentar la notoriedad de la empresa. Como se puede observar en estos planteamientos la identidad vienen ligada a la identificación, sin embargo es importante señalar que no son equivalentes una de la otra, ya que pueden existir en contextos diferentes por lo es necesario definir concretamente en que área se encuentra la identidad y en que otra la identificación. Mientras que la identidad es aquello que existe, es lo que es o lo que puede existir de la organización, la identificación son aquellos rasgos y valores percibidos y atribuidos a la misma. Así pues la identificación es la acción de reconocer la identidad, es decir, registrar memorizar las características de la organización por medio de la percepción. Al respecto Costa (2004) menciona que la “identidad tiene dos funciones: una función inmediata (hacer conocer, reconocer y memorizar; lo cual está ligado al acto de localizar fácilmente a la empresa, sus servicios y producciones; y a los actos de preferencia), y una función acumulativa, la cual contribuye en gran

medida a la construcción de la imagen de la empresa en una comunidad determinada” (p.26). Otro teórico de la identidad es Mark Rowder, quien afirma que los elementos de la identidad se componen: cultura, nombre, marca, estructura, logo, color y dimensión. Rowder (2003) dicen que la cultura afecta y tiene efecto sobre cualquier persona; esta crea percepción y dicha percepción al ser evocada por diversos tipos de personas, no puede definirse de manera sencilla. La cultura entonces es el conjunto de las características propias de la empresa y la percepción del público. De esta manera “ la cultura juzga, presta, roba y recicla selectivamente las experiencias combinadas de todas alas gente y de las otras culturas que encuentra, Se construye sobre la afirmación y la reflexión. Los individuos y su historia compartida crean estas afirmaciones por oportunidad, elección y necesidad” (Rowden , 2003). Para este autor el centro de la identidad la constituye el nombre de marca quien se concibe como elemento de garantía de calidad. Manifiesta que el logotipo proporciona reconocimiento, a través de la comunicación potente e inmediata, promueve al mismo tiempo valores particulares y es un apoyo para quien lo porta. Los colores pueden ser usados para definir una identidad, por lo que deben tener una razón, un propósito y empatía con los objetivos de la empresa u organización. Por otro lado, el autor señala las formas adecuadas e inadecuadas al colocar el nombre, la marca, el logo y el color en una estructura. Un punto fundamental en el diseño de la identidad corporativa en los medios es la estructura; al igual que Chaves, plantea la necesidad de tener sistemas estables de representación para la empresa, con el fin de reconocer los elementos visuales en cualquiera de los medios comunicacionales que se implementen. El hecho de tomar en consideración la ubicación de los elementos en el espacio, va a repercutir en el planteamiento del discurso visual que la institución maneje a través de sus diferentes medios, impresos o digitales, evitando incongruencias comunicacionales. Este aspecto es de suma importancia ya que

para el presente estudio es fundamental demostrar que el manejo estratégico de las estructura de los medios comunicacionales basado en una concepción adecuada de la identidad es la clave para garantizar la difusión de la imagen institucional. Hoy en día con la llegada de las tecnologías de la información y la comunicación, se producen cambios fundamentales en el manejo de la imagen institucional, y en la concepción estratégica de los nuevos medios, donde es cada vez más necesario e imperativo una definición clara de los elementos de identificación institucional para garantizar una adecuada proyección de la organización. Medios como en el caso de Internet, plantea nuevas formas de trabajo, metodología y perfiles profesionales. El esquema digital de la comunicación, según Nuñez (2009) pretende reordenar los elementos y procesos de comunicación e incluso interacción persona – sistema, en un arreglo interpersonal- masivo, persona –persona(s), vectorial, no lineal –multimedia. Para Nuñez (2009), los medios son productos y servicios, resultado no de caprichos impulsivos, sino de planificación y organización. A la hora de diseñar o poner a andar un medio digital, el comunicador deberá elegir cuidadosamente hasta donde quiere o puede llegar, para ello es indispensable iniciar con un planteamiento estratégico de la identidad institucional. El autor señala cuatro aspectos claves en el diseño de un medio digital (Sitio Web): Estrategia de diseño de información: comprende el diseño estructural y funcional del sitio web, lo que muchos llaman la arquitectura de información. Diseño de Interfaz: prevé la producción del sitio web desde el aspecto visual y funcional, con la interfaz como concepto central. Contenido: expone criterios y pautas de trabajo para producir los tipos más comunes de contenido: textual, grafico, multimedia. Tecnología: Hace un recorrido concreto por las funcionalidades mínimas que dan valor agregado al diseño web .

De esta forma vemos como el diseño de información busca la organización de los datos de forma coherente y lógicamente funcional. El diseño de interfaz aspira un diseño gráfico y sensorial de calidad basada en elos elementos (es decir de alta usabilidad). El diseño de contenido pone a disposición del usuario la información final más pertinente y oportuna. El diseño de tecnología se asegura que todo evento del usuario en la interfaz se vea respondido por una acción eficiente del sistema. Todos estos elementos deben obedecer a un sistema donde se involucren los elementos de identidad e identificación institucional. Es precisamente esta condición sistemática en el uso de los signos y elementos de identidad la que consigue un efecto de constancia en la memoria del mercado, por consiguiente, esta constancia en la repetición logra una mayor presencia y aumenta la notoriedad de la empresa en la memoria del público Concluyo señalando, que la identidad corporativa es un instrumento fundamental de la estrategia de una Institución Educativa, de su competitividad. La elaboración y la gestión de este instrumento operativo en sus medios digitales, en especial en los portales web, no es solamente cuestión de diseño, sino que constituye un ejercicio esencialmente pluridisciplinar donde deben tomarse en consideración todos los aspectos que envuelven la personalidad de la institución