Sei sulla pagina 1di 2

ADMINISTRACIÓN DE CARBÓN ACTIVADO

Consideraciones previas

El carbón activado es un producto pirolizado y en polvo del carbón ordinario, capaz de absorber gran variedad de sustancias.

Los efectos beneficiosos del carbón activado son los siguientes:

Fija fármacos y toxinas presentes en el tubo digestivo evitando su absorción.

Puede incrementar la eliminación de los fármacos que se absorben en la

circulación general.

Antes de iniciar el lavado gástrico y la administración del carbón activado, monitorice al paciente con monitor cardiaco y pulsioxímetro. Establezca acceso iv.

La máxima eficacia se consigue en 1 h, pudiéndose utilizar hasta 4-6 h posteriores a la ingesta. Ampliable a 12-24 h en:

ADT

Salicilatos

Es posible su uso en dosis múltiples en: intoxicaciones por aspirina, digoxina, fenilhidantoína, fenobarbital, sotalol y teofilina; en preparados con cubierta entérica.

La administración de Carbón activado está contraindicada en:

Cáusticos (álcalis o ácidos)

Derivados del petróleo

Metales (Li, Fe y Pb), potasio y ácido bórico

Alcoholes (etanol, metanol y etilenglicol)

Íleo o hipoperistaltismo, obstrucción intestinal.

Sustancias ingeridas con poca probabilidad de ser absorbidas en tubo digestivo.

Material: guantes, gasas, sonda gástrica de tipo Levin (una sola luz) o Salem (dos luces), lubricante hidrosoluble, jeringa de cono ancho que se adapte a la sonda, recipiente o bolsa colectora, esparadrapo, fonendoscopio, equipo de aspiración, solución salina o agua.

Técnica

Coloque la sonda gástrica y realice el lavado gástrico según procedimientos al respecto, en pacientes no colaboradores, o inconscientes, previa intubación. Si utiliza una sonda de un calibre igual o superior a 36 F, realice la técnica de inserción orogástrica.

Una vez finalizado el lavado gástrico administre carbón activado: 50-100 g (1 ó 2 envases) de carbón activado disueltos en 300-400 ml de agua por sonda nasogástrica. Niños: 1 g / kg en agua [1/5 del envase / 10 kg] en menores de 5 años (el volumen máximo a introducir es de 10 ml /kg.)

Prepare la suspensión añadiendo agua hasta la raya azul del envase (400 ml aproximadamente), agite y vuelva a poner agua hasta dicha raya. Agite durante 1 minuto, y adminístrelo por SNG mediante una jeringa de 50 ml hasta 250 ml aproximadamente (5 veces). Puede administrar hasta dos envases en dosis única. No administre eméticos antes o después.

Pince la sonda para mantener el carbón activado en el estómago durante el tiempo necesario para su efecto.

Retire la sonda gástrica cuando se estime que ya no es necesaria. Para ello pince u ocluya el extremo libre para evitar la salida de contenido gástrico durante la extracción. Si no puede extraerla con facilidad, no fuerce la maniobra, ya que podría encontrarse acodada o trabada a causa de un espasmo esofágico.

Consideraciones especiales

El carbón activado interfiere con la absorción de otros fármacos, incluso de algunos antídotos orales.

Se puede usar en embarazadas.

Vigile la aparición de efectos secundarios: vómito (si se administra muy rápido) y posterior aspiración. Advierta de otros posibles efectos secundarios:

estreñimiento, heces negras, abrasiones corneales en el contacto con los ojos.

Tenga en cuenta todas las consideraciones especiales y contraindicaciones del sondaje y lavado gástrico.

Siempre, tenga perfectamente aislada la vía aérea del paciente inconsciente para la administración del carbón activado.

Si produce vómitos, administre un antiemético.

Es posible la administración vía oral sin sonda, contando con la colaboración del paciente, que deberá beber el contenido preparado, según se indica previamente, en un vaso (no deberán pasar más de 5-10 min. desde su preparación para ser administrados).