Sei sulla pagina 1di 348
incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 1 20/03/2012 11:58:44 a.m.

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 1 20/03/2012 11:58:44 a.m.
incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 1 20/03/2012 11:58:44 a.m.
incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 1 20/03/2012 11:58:44 a.m.
incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 1 20/03/2012 11:58:44 a.m.
incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 1 20/03/2012 11:58:44 a.m.

1

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 1 20/03/2012 11:58:44 a.m.
incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 1 20/03/2012 11:58:44 a.m.

20/03/2012

11:58:44 a.m.
11:58:44 a.m.
incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 2 20/03/2012 11:58:44 a.m.

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 2 20/03/2012 11:58:44 a.m.
incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 2 20/03/2012 11:58:44 a.m.
incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 2 20/03/2012 11:58:44 a.m.
incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 2 20/03/2012 11:58:44 a.m.
incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 2 20/03/2012 11:58:44 a.m.
2
2
incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 2 20/03/2012 11:58:44 a.m.
incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 2 20/03/2012 11:58:44 a.m.

20/03/2012

11:58:44 a.m.
11:58:44 a.m.

El incidente del trasatlántico Cuba

Una historia del exilio republicano español en la sociedad dominicana, 1938-1944

republicano español en la sociedad dominicana, 1938-1944 incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 3 20/03/2012

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

español en la sociedad dominicana, 1938-1944 incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 3 20/03/2012 11:58:44 a.m.
español en la sociedad dominicana, 1938-1944 incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 3 20/03/2012 11:58:44 a.m.
español en la sociedad dominicana, 1938-1944 incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 3 20/03/2012 11:58:44 a.m.
español en la sociedad dominicana, 1938-1944 incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 3 20/03/2012 11:58:44 a.m.
español en la sociedad dominicana, 1938-1944 incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 3 20/03/2012 11:58:44 a.m.
3
3
español en la sociedad dominicana, 1938-1944 incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 3 20/03/2012 11:58:44 a.m.
español en la sociedad dominicana, 1938-1944 incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 3 20/03/2012 11:58:44 a.m.

20/03/2012

11:58:44 a.m.
11:58:44 a.m.
incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 4 20/03/2012 11:58:44 a.m.

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 4 20/03/2012 11:58:44 a.m.
incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 4 20/03/2012 11:58:44 a.m.
incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 4 20/03/2012 11:58:44 a.m.
incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 4 20/03/2012 11:58:44 a.m.
incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 4 20/03/2012 11:58:44 a.m.
4
4
incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 4 20/03/2012 11:58:44 a.m.
incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 4 20/03/2012 11:58:44 a.m.

20/03/2012

11:58:44 a.m.
11:58:44 a.m.

Archivo General de la Nación Volumen CLXII

El incidente del trasatlántico Cuba

Una historia del exilio republicano español en la sociedad dominicana, 1938-1944

Juan B. Alfonseca Giner de los Ríos

dominicana, 1938-1944 Juan B. Alfonseca Giner de los Ríos incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 5 Santo Domingo

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

B. Alfonseca Giner de los Ríos incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 5 Santo Domingo 2012 20/03/2012 11:58:44
B. Alfonseca Giner de los Ríos incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 5 Santo Domingo 2012 20/03/2012 11:58:44
B. Alfonseca Giner de los Ríos incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 5 Santo Domingo 2012 20/03/2012 11:58:44
B. Alfonseca Giner de los Ríos incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 5 Santo Domingo 2012 20/03/2012 11:58:44
B. Alfonseca Giner de los Ríos incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 5 Santo Domingo 2012 20/03/2012 11:58:44
5
5

Santo Domingo

2012

B. Alfonseca Giner de los Ríos incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 5 Santo Domingo 2012 20/03/2012 11:58:44
B. Alfonseca Giner de los Ríos incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 5 Santo Domingo 2012 20/03/2012 11:58:44

20/03/2012

11:58:44 a.m.
11:58:44 a.m.

Archivo General de la Nación, volumen CLXII Título: El incidente del trasatlántico Cuba. Una historia del exilio republicano español en la sociedad dominicana, 1938-1944 Autor: Juan B. Alfonseca Giner de los Ríos

1ra. edición: abril, 2012

Cuidado de edición: Tomás Castro Burdiez (editor externo del AGN) Diagramación y diseño de cubierta: Fundación Educarte Ilustración de portada: Área de Fotografía Miguel A. Holguín-Veras Roulet del Archivo General de la Nación (AGN)

De esta edición:

© Archivo General de la Nación, 2012 Departamento de Investigación y Divulgación Área de Publicaciones Calle Modesto Díaz Núm. 2, Zona Universitaria Santo Domingo, Distrito Nacional Tel. 809-362-1111, Fax. 809-362-1110 www.agn.gov.do

ISBN: 978-9945-

-

Impresión:

Impreso en República Dominicana / Printed in Dominican Republic

en República Dominicana / Printed in Dominican Republic incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 6 20/03/2012

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

República Dominicana / Printed in Dominican Republic incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 6 20/03/2012 11:58:44 a.m.
República Dominicana / Printed in Dominican Republic incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 6 20/03/2012 11:58:44 a.m.
República Dominicana / Printed in Dominican Republic incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 6 20/03/2012 11:58:44 a.m.
República Dominicana / Printed in Dominican Republic incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 6 20/03/2012 11:58:44 a.m.
República Dominicana / Printed in Dominican Republic incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 6 20/03/2012 11:58:44 a.m.
6
6
República Dominicana / Printed in Dominican Republic incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 6 20/03/2012 11:58:44 a.m.
República Dominicana / Printed in Dominican Republic incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 6 20/03/2012 11:58:44 a.m.

20/03/2012

11:58:44 a.m.
11:58:44 a.m.

Introducción

Índice

9

CAPÍTULo PRIMERo

El incidEntE dEl trasatlántico cuba o los oscuros móvilEs dE una política dE inmigración En la Era dE trujillo

1. Los análisis sobre la política de inmigración y asilo

del dictador Trujillo hacia el exilio español

28

CAPÍTULo SEGUNDo

la guErra civil Española En la política ExtErior dE trujillo

1. La Guerra de España como telón de representaciones

políticas

39

2.

Las negociaciones para la inmigración de los

refugiados de la Guerra Civil

58

 

CAPÍTULo TERCERo

El arribo dE los rEfugiados y El procEso dE implEmEntación dE la política inmigratoria

1.

De Francia a la República Dominicana: el proceso

consular de la emigración

70

2. La llegada de los refugiados al país

76

3. Los refugiados

105

los refugiados al país 76 3. Los refugiados 105 incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 7 20/03/2012

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

al país 76 3. Los refugiados 105 incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 7 20/03/2012 11:58:44 a.m.
al país 76 3. Los refugiados 105 incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 7 20/03/2012 11:58:44 a.m.
al país 76 3. Los refugiados 105 incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 7 20/03/2012 11:58:44 a.m.
al país 76 3. Los refugiados 105 incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 7 20/03/2012 11:58:44 a.m.
al país 76 3. Los refugiados 105 incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 7 20/03/2012 11:58:44 a.m.
7
7
al país 76 3. Los refugiados 105 incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 7 20/03/2012 11:58:44 a.m.
al país 76 3. Los refugiados 105 incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 7 20/03/2012 11:58:44 a.m.

20/03/2012

11:58:44 a.m.
11:58:44 a.m.

CAPÍTULo CUARTo

El incidEntE: una valoración dE la política inmigratoria trujillista hacia El Exilio rEpublicano

. . . . . . . . . . . . . . .
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.123
CAPÍTULo qUINTo
la saga dEl incidEntE. aspEctos En pos dE una historia
social dEl dEl Exilio Español En la sociEdad dominicana
1. La reemigración
151
2. El proceso dominicano como historia del
exilio español en América
160
CAPÍTULo SEXTo
El Exilio Español y su influjo En
la vida política y cultural dominicana
1.
El arribo de nuevas corrientes intelectuales,
la coyuntura política del régimen y la inserción de
los exiliados en los proyectos culturales
del Gobierno dominicano
202
2.
Presencia del exilio español en la vida cultural
dominicana
225
Epílogo
Bibliografía y fuentes
Anexos 1 al 4
Índice onomástico
285
295
305
327
Anexos 1 al 4 Índice onomástico 285 295 305 327 incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 8 20/03/2012

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

1 al 4 Índice onomástico 285 295 305 327 incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 8 20/03/2012 11:58:45
1 al 4 Índice onomástico 285 295 305 327 incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 8 20/03/2012 11:58:45
1 al 4 Índice onomástico 285 295 305 327 incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 8 20/03/2012 11:58:45
1 al 4 Índice onomástico 285 295 305 327 incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 8 20/03/2012 11:58:45
1 al 4 Índice onomástico 285 295 305 327 incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 8 20/03/2012 11:58:45
8
8
1 al 4 Índice onomástico 285 295 305 327 incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 8 20/03/2012 11:58:45
1 al 4 Índice onomástico 285 295 305 327 incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 8 20/03/2012 11:58:45

20/03/2012

11:58:45 a.m.
11:58:45 a.m.

Introducción

La aparición del libro del profesor Vicente Llorens Castillo Memorias de una emigración, en 1975, puso ante los ojos de la sociedad dominicana el relato más comprehensivo de lo que en el país había sido la historia del exilio republicano español de 1939, desencadenando un prolongado proceso de toma de conciencia, apropiación y conmemoración cultural, en cuyo presente se ubica la impresión de este libro por parte del Archivo General de la Nación. En ese año, la historia escrita del paso por nuestro territorio de alrededor de 4,500 refugiados españoles, que entraron y casi totalmente salieron de él en el curso de unos pocos años, parecía reducirse a discursivas de invectiva ideológica here- dadas del régimen trujillista. Aunque el recuerdo de los refu- giados residía como acto cotidiano en muchos hogares de la República, conmemorándosele con hondo aprecio en planos que iban desde el anécdota remoto del otro cultural a la me- moria entrañada de un intenso contacto intelectual y humano y familiar –dado que no pocos aquí casaron y arraigaron, o se fueron y regresaron–, lo cierto es que, por entonces, las fuen- tes escritas sobre el exilio español se reducían, digamos, a la historiografía trujilloniana plasmada en obras como La políti- ca exterior de Trujillo, el Libro blanco del comunismo en la República

Trujillo , el Libro blanco del comunismo en la República incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 9 9

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

, el Libro blanco del comunismo en la República incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 9 9 20/03/2012
, el Libro blanco del comunismo en la República incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 9 9 20/03/2012
, el Libro blanco del comunismo en la República incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 9 9 20/03/2012
, el Libro blanco del comunismo en la República incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 9 9 20/03/2012
, el Libro blanco del comunismo en la República incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 9 9 20/03/2012
9
9

9

, el Libro blanco del comunismo en la República incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 9 9 20/03/2012
, el Libro blanco del comunismo en la República incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 9 9 20/03/2012

20/03/2012

11:58:45 a.m.
11:58:45 a.m.

10

juan b. alfonsEca ginEr dE los ríos

Dominicana o Trujillo, prócer del anticomunismo. 1 Aunque la me- moria viva de los dominicanos registraba mucho sobre la his- toria de los republicanos españoles, nada existía más allá del conjunto de artículos monográficos sobre personalidades in- telectuales, artísticas y políticas de ese exilio (entre las cuales, por supuesto las de Jesús de Galíndez y José Almoina) apareci- dos en la prensa escrita nacional durante los años sesenta y los primeros setenta. Tampoco era mucho lo que se había publicado en el ex- terior sobre el caso dominicano como capítulo dentro de la historia general del exilio español en el continente americano, que comenzaría apenas a ser tratado en el marco de las obras generales de José Luis Abellán y Javier Rubio. 2 De allí el enorme poder de evocación y el deslumbrado in- terés que produjo la lectura de Memorias de una emigración, con sus bien documentados capítulos sobre la obra del exilio en el plano de la cultura dominicana y con su minucioso recuen- to de las identidades de la España peregrina arribadas al país. Las Memorias de Llorens dieron a la sociedad dominicana, en suma, las coordenadas precisas por las que comenzaría a tran- sitar el largo ciclo de introspección y toma de conciencia que alcanza el tema del exilio republicano español hoy, particu- larmente tras la serie de actividades conmemorativas que ha venido desplegando el Archivo General de la Nación en los últimos dos años. Poco tardó la sociedad dominicana en comenzar a recu- perar la memoria colectiva que Llorens se había dedicado a

1 Virgilio Díaz ordóñez. La política exterior de Trujillo, Impresora Domini- cana, Ciudad Trujillo, 1955; Secretaría de Estado de lo Interior. Libro blanco del comunismo en la República Dominicana, Ciudad Trujillo, Editora del Caribe, 1956; Pedro Vergés, Trujillo, prócer del anticomunismo, Editora El Caribe, Ciudad Trujillo, 1958.

2 José Luis Abellán, El exilio español de 1939, 6 vols., Madrid, Taurus, 1976- 1978; Javier Rubio, La emigración de la Guerra Civil de 1936-1939. Historia del éxodo que se produce con el fin de la II República española, vol. 3, Madrid, Librería Editorial San Martín, 1977.

, vol. 3, Madrid, Librería Editorial San Martín, 1977. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 10 20/03/2012

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

3, Madrid, Librería Editorial San Martín, 1977. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 10 20/03/2012 11:58:45 a.m.
3, Madrid, Librería Editorial San Martín, 1977. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 10 20/03/2012 11:58:45 a.m.
3, Madrid, Librería Editorial San Martín, 1977. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 10 20/03/2012 11:58:45 a.m.
3, Madrid, Librería Editorial San Martín, 1977. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 10 20/03/2012 11:58:45 a.m.
3, Madrid, Librería Editorial San Martín, 1977. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 10 20/03/2012 11:58:45 a.m.

10

3, Madrid, Librería Editorial San Martín, 1977. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 10 20/03/2012 11:58:45 a.m.
3, Madrid, Librería Editorial San Martín, 1977. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 10 20/03/2012 11:58:45 a.m.

20/03/2012

11:58:45 a.m.
11:58:45 a.m.

El incidente del trasatlántico Cuba. Una historia

11

sistematizar, tomando inicio un proceso de rememoración his- toriográfica que, de modo disperso, en diarios y revistas, fue devolviéndonos la semblanza de muchos de los llegados en su

paso por las artes plásticas, la Universidad, el teatro, la música, el periodismo o la política dominicanas. A la vuelta de unos años, hechos como la gran exposición retrospectiva Los Inmigrantes (celebrada en la Galería de Arte Moderno en mayo de 1989)

o el Primer Congreso sobre la Emigración Española hacia el

área del Caribe, fueron muestra de ese esfuerzo introspectivo. Este libro surgió por los mismos días en que los dos even- tos citados conmemoraban el cincuentenario de la llegada de

los exilados. En los hechos, esta versión constituye la puesta al día de un escrito inédito presentado en 1989 al Instituto de Cooperación Iberoamericana (ICI), organismo que apoyó su confección con una pequeña ayuda de investigación. 3 Surgió bajo el influjo definido de la reseña cultural que nos había entregado Vicente Llorens, cuyo deslumbrante recuento

se quiso profundizar bajo la premisa advertida por el propio au-

tor de que las bases de su relato enfrentaban límites originados tanto en la capacidad de la memoria en cuanto en la imposibili- dad de consultar fuentes y acervos dominicanos. Y surgió también del definido propósito de descentrar el análisis historiográfico lle- vándolo más hacia el estudio de la historia de carácter colectivo (y menos al del proceso vivido por las élites intelectuales) y a la reflexión del impacto que la presencia de los inmigrantes había tenido en la vida dominicana. En otras palabras, el libro al que ahora introducimos nació del interés por reconstruir la historia colectiva de los exiliados en el país y aquilatar el impacto que su presencia tuvo sobre la sociedad dominicana. Mucho ha ganado aquél manuscrito con la espera de estos años.

3 Juan, Alfonseca, El exilio español en la República Dominicana (1939-1945), Informe final de investigación a la Comisión Nacional quinto Centena- rio, México, 1989.

a la Comisión Nacional quinto Centena- rio, México, 1989. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 11 20/03/2012

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

Nacional quinto Centena- rio, México, 1989. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 11 20/03/2012 11:58:45 a.m.
Nacional quinto Centena- rio, México, 1989. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 11 20/03/2012 11:58:45 a.m.
Nacional quinto Centena- rio, México, 1989. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 11 20/03/2012 11:58:45 a.m.
Nacional quinto Centena- rio, México, 1989. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 11 20/03/2012 11:58:45 a.m.
Nacional quinto Centena- rio, México, 1989. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 11 20/03/2012 11:58:45 a.m.

11

Nacional quinto Centena- rio, México, 1989. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 11 20/03/2012 11:58:45 a.m.
Nacional quinto Centena- rio, México, 1989. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 11 20/03/2012 11:58:45 a.m.

20/03/2012

11:58:45 a.m.
11:58:45 a.m.

12

juan b. alfonsEca ginEr dE los ríos

Por un lado, ha venido sumándose un creciente número de trabajos de investigación generados por académicos dominica- nos y españoles, que le aúnan el conocimiento de nuevas fuen- tes y enfoques. Asimismo, ha emergido un acervo importante de fuentes testimoniales, tanto de refugiados residentes en la República Dominicana como de reemigrados a otros países, particularmente útiles para la reconstrucción de cierto tipo de procesos. Por otra parte, han sido puestos a consulta del público acer- vos documentales enteramente relevantes para la reconstruc- ción histórica de este segmento del exilio español. En primer término, los de la Junta de Auxilio a los Refugiados Españoles (JARE), que hoy se encuentran en la red digital y que contie- nen una crónica detallada de los vínculos que ese organismo de la emigración española tuvo, desde México, con los que lle- garon refugiados al país. También ha sido clasificada y puesta a consulta por la Fundación Sabino Arana, de Vizcaya, parte de la documentación del Servicio de Emigración de Republica- nos Españoles (SERE), organismo con el que acordó el gobier- no dominicano la inmigración de los refugiados. Del mismo modo, el Ateneo Español de México organizó y dispuso para su consulta la documentación relativa a la delegación de la Unión de Profesores Universitarios Españoles en el Extranjero (UPUEE) en Santo Domingo. También han contribuido los avances de la era digital, que hoy hacen posible rastrear con facilidad fuentes distantes, tan- to a través de búsquedas en la red como en los recursos puestos en medio electrónico a disposición de quienes realizan inves- tigación en el (Archivo General de la Nación) AGN, como lo son, entre otros, colecciones digitalizadas de diarios y prensa periódica de la época, los testimonios orales y la fotografía. Debe remarcarse que pocos acervos ofrecen hoy recursos como los que pone a disposición del investigador el Archivo, y cómo esto facilita la labor del que, como en mi caso, investiga desde fuera.

la labor del que, como en mi caso, investiga desde fuera. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 12

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

del que, como en mi caso, investiga desde fuera. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 12 20/03/2012 11:58:45
del que, como en mi caso, investiga desde fuera. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 12 20/03/2012 11:58:45
del que, como en mi caso, investiga desde fuera. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 12 20/03/2012 11:58:45
del que, como en mi caso, investiga desde fuera. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 12 20/03/2012 11:58:45
del que, como en mi caso, investiga desde fuera. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 12 20/03/2012 11:58:45

12

del que, como en mi caso, investiga desde fuera. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 12 20/03/2012 11:58:45
del que, como en mi caso, investiga desde fuera. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 12 20/03/2012 11:58:45

20/03/2012

11:58:45 a.m.
11:58:45 a.m.

El incidente del trasatlántico Cuba. Una historia

13

Pero, sobre todo, a diferencia de 1989: hoy es posible consul- tar el llamado fondo Presidencia de la República, gigantesco acervo en proceso de reorganización en el Archivo General de la Nación, contentivo de información cardinalmente impor- tante sobre el actor menos documentado y de mayor interés para la comprensión de este exilio: el régimen de Trujillo, las motivaciones de su política inmigratoria y el carácter de sus relaciones con los refugiados. La historia general sobre el exilio español en la sociedad do- minicana que aquí se presenta se ha beneficiado de la consulta de esos nuevos acervos, especial y decisivamente del último, en el cual pude indagar recientemente gracias al apoyo del Archivo General de la Nación. Acceder a ese acervo permitió despejar dudas, iluminar as- pectos, percibir procesos que, por el momento, resultaban ig- notos; así como contrastar afirmaciones propias y de otros in- vestigadores. Los ¿Por qué, quiénes, dónde y cómo del origen de una política, cuyas motivaciones, en mucho, sólo hemos in- ferido? ¿Cuántos fueron, quiénes eran, dónde y cómo vivieron los refugiados? ¿Cómo se fueron? ¿qué dejaron? Como se irá señalando en el relato, la documentación de ese fondo arroja nueva luz a nuestro conocimiento de la historia del exilio re- publicano español en la sociedad dominicana. 4 Resultando ser éste, en gran medida, un nuevo escrito y no sólo el producto de una labor de corrección y aumento sobre aquél manuscrito: ¿Por qué insistir en sus orígenes? Ante todo, porque sigo considerando que constituye una suerte de conclusión preliminar sobre la política inmigratoria del régimen hacia los refugiados, sobre la historia de su llega- da, permanencia y salida de la isla, sobre sus posibles influjos culturales, y sobre algunos otros aspectos más que bien pue-

4 En el curso de este escrito se citan numerosos documentos hallados en el Fondo de Presidencia de la República. Por hallarse éste actualmente en proceso de organización, no es posible brindar aquí las debidas referen- cias archivísticas.

brindar aquí las debidas referen- cias archivísticas. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 13 20/03/2012

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

aquí las debidas referen- cias archivísticas. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 13 20/03/2012 11:58:45 a.m.
aquí las debidas referen- cias archivísticas. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 13 20/03/2012 11:58:45 a.m.
aquí las debidas referen- cias archivísticas. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 13 20/03/2012 11:58:45 a.m.
aquí las debidas referen- cias archivísticas. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 13 20/03/2012 11:58:45 a.m.
aquí las debidas referen- cias archivísticas. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 13 20/03/2012 11:58:45 a.m.
13
13
aquí las debidas referen- cias archivísticas. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 13 20/03/2012 11:58:45 a.m.
aquí las debidas referen- cias archivísticas. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 13 20/03/2012 11:58:45 a.m.

20/03/2012

11:58:45 a.m.
11:58:45 a.m.

14

juan b. alfonsEca ginEr dE los ríos

den dar pie a una nueva labor de investigación. Si bien esta versión resulta mucho mejor documentada en aspectos como la política del régimen hacia la España republicana, la emer- gencia de la política de inmigración hacia los derrotados de la Guerra Civil, la política de colonización agrícola seguida con ellos, o el uso pragmático que hizo de todo ello el sistema polí- tico, no puedo dejar de declarar que esta nueva inmersión en los acervos dominicanos me produce el mismo asombro que me produjo hace veinte y tantos años en materia, por ejem- plo, la presencia intelectual de los exilados en la vida cultural dominicana. Más afinada hoy la búsqueda y el recuento de los distintos campos de la vida cultural en que se hicieron pre- sentes, considero simplemente aunar nuevos elementos a la labor de ubicación y rescate de documentos necesaria para el desarrollo de una futura historia cultural e intelectual, materia que constituye la descripción estricta que contiene el capítulo final, donde bien podrán hallar fuentes quienes se interesen en indagaciones temáticas más profundas. 5 Los hallazgos del fondo Presidencia confirman, de modo general, la hipótesis de que la política de inmigración hacia los republicanos españoles obedecía esencialmente a objetivos de política exterior vinculados con el descrédito internacional provocado por la matanza de haitianos de 1937 y que debía- mos excluir del marco de su interpretación los presuntos fi- nes de orden racial, demográfico y cultural que se entreveran eclécticamente tanto en el orden del conocimiento académico como en las representaciones ciudadanas de sentido común. 6

5 La edición de diversos volúmenes de compilación de la contribución intelectual de los llegados emprendida por el Archivo General de la Na- ción resulta una obra encomiable, que sienta bases para futuros estudios temáticos en materia de historia de la cultura dominicana.

6 He desarrollado esa idea en los escritos: «El exilio español en la Repúbli- ca Dominicana, 1939-1945», Memorias del Primer Congreso sobre la Emigra- ción Española hacia el Área del Caribe desde finales del siglo XIX, Santo Domin- go, Fundación García Arévalo, 2002, pp. 315-326; «El influjo cultural del exilio español en la República Dominicana», en: Alicia Alted y Manuel

en la República Dominicana», en: Alicia Alted y Manuel incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 14 20/03/2012

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

República Dominicana», en: Alicia Alted y Manuel incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 14 20/03/2012 11:58:45 a.m.
República Dominicana», en: Alicia Alted y Manuel incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 14 20/03/2012 11:58:45 a.m.
República Dominicana», en: Alicia Alted y Manuel incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 14 20/03/2012 11:58:45 a.m.
República Dominicana», en: Alicia Alted y Manuel incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 14 20/03/2012 11:58:45 a.m.
República Dominicana», en: Alicia Alted y Manuel incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 14 20/03/2012 11:58:45 a.m.

14

República Dominicana», en: Alicia Alted y Manuel incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 14 20/03/2012 11:58:45 a.m.
República Dominicana», en: Alicia Alted y Manuel incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 14 20/03/2012 11:58:45 a.m.

20/03/2012

11:58:45 a.m.
11:58:45 a.m.

El incidente del trasatlántico Cuba. Una historia

15

Al tiempo que refuerza argumentos en contra de vincular la política trujillista con propósitos de orden demográfico y cultural, la nueva documentación disponible permite arribar

a una explicación más compleja y dinámica de la propia po-

lítica exterior, permitiéndonos captarla como un proceso de objetivos cambiantes dentro del cual el asunto mismo de la matanza de 1937 se revela como una racionalidad vigente, a lo más, durante la fase que preludia la decisión de admitir masivamente en el país a los exiliados, que arribaron ya en el marco de nuevos objetivos de política internacional. Pre- eminencia de la política exterior, aunque en el marco de un manejo estratégico de la política inmigratoria para adaptarla

a objetivos cambiantes. Esa es la visión que permite sostener la

documentación de la política interior y exterior del régimen que podemos consultar ahora. Finalmente, quiero agradecer de nuevo el apoyo recibido de parte del Archivo General de la Nación, de su director Ge- neral, el doctor Roberto Cassá Bernaldo de quirós (con quien tuve el privilegio de iniciar, hace muchos años, la indagación sobre este exilio) y de todas las personas que me brindaron su hospitalidad y apoyo durante la breve estancia de investigación que realicé en la institución.

Llusia, directores, La cultura del exilio republicano español de 1939, Madrid, UNED Ediciones, 2003, pp. 359-368 y «El exilio español en la República Dominicana, 1939-1945», en Dolores Plà Brugat (coord), Pan, trabajo y hogar. El exilio republicano español en América Latina, INAH, México, 2008, pp. 129-226.

en América Latina , INAH, México, 2008, pp. 129-226. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 15 20/03/2012

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

América Latina , INAH, México, 2008, pp. 129-226. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 15 20/03/2012 11:58:45 a.m.
América Latina , INAH, México, 2008, pp. 129-226. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 15 20/03/2012 11:58:45 a.m.
América Latina , INAH, México, 2008, pp. 129-226. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 15 20/03/2012 11:58:45 a.m.
América Latina , INAH, México, 2008, pp. 129-226. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 15 20/03/2012 11:58:45 a.m.
América Latina , INAH, México, 2008, pp. 129-226. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 15 20/03/2012 11:58:45 a.m.
15
15
América Latina , INAH, México, 2008, pp. 129-226. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 15 20/03/2012 11:58:45 a.m.
América Latina , INAH, México, 2008, pp. 129-226. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 15 20/03/2012 11:58:45 a.m.

20/03/2012

11:58:45 a.m.
11:58:45 a.m.
incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 16 20/03/2012 11:58:45 a.m.

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 16 20/03/2012 11:58:45 a.m.
incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 16 20/03/2012 11:58:45 a.m.
incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 16 20/03/2012 11:58:45 a.m.
incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 16 20/03/2012 11:58:45 a.m.
incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 16 20/03/2012 11:58:45 a.m.
16
16
incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 16 20/03/2012 11:58:45 a.m.
incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 16 20/03/2012 11:58:45 a.m.

20/03/2012

11:58:45 a.m.
11:58:45 a.m.

capítulo primEro

El incidente del trasatlántico Cuba o los oscuros móviles de una política de inmigración en la Era de Trujillo

El sábado 6 de julio de 1940, arribó al puerto del viejo Santo Domingo de Guzmán el trasatlántico francés Cuba, transportando poco más de 600 refugiados de la Guerra Civil española destinados al país en arreglo a los tratos migratorios establecidos entre el Gobierno dominicano y el Servicio de Emigración para Republicanos Españoles (SERE). Reclutado mayormente en los campos de concentración franceses de Ver- net y Colliure, el nuevo contingente hubiese elevado a cerca de 3,600 el número de los que por ese mecanismo habían lle- gado al país, pero no se produjo porque, sorpresivamente, el Gobierno desautorizó el desembarco, dando lugar a un poco claro incidente que canceló de facto la apertura inmigratoria del régimen de Rafael Leonidas Trujillo hacia los vencidos. Llegado en la madrugada, al barco se le ordenó permanecer en el antepuerto, en tanto los representantes de los organis- mos de evacuación españoles buscaban una solución al delica- do impasse en que se hallaba el contingente, carente desde ese momento de un destino cierto en América y ya bajo la juris- dicción formal del gobierno pro-alemán de Vichy, a cuyas ór- denes quedaría el barco si la tripulación desertaba del bando aliado. De ocurrir esto, el contingente de refugiados enfren- taba el terrible acecho de ser enviado de vuelta a la Francia ocupada una vez el Cuba arribase a La Martinica, escala final de su travesía. 1

1 Dentro del contingente a bordo del Cuba se hallaban personalidades, cuya aprensión resultaba desde todo punto de vista interesante a las autoridades franquistas, como las de Ramón González Peña (dirigente

franquistas, como las de Ramón González Peña (dirigente incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 17 17 20/03/2012

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

como las de Ramón González Peña (dirigente incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 17 17 20/03/2012 11:58:45 a.m.
como las de Ramón González Peña (dirigente incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 17 17 20/03/2012 11:58:45 a.m.
como las de Ramón González Peña (dirigente incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 17 17 20/03/2012 11:58:45 a.m.
como las de Ramón González Peña (dirigente incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 17 17 20/03/2012 11:58:45 a.m.
como las de Ramón González Peña (dirigente incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 17 17 20/03/2012 11:58:45 a.m.
17
17

17

como las de Ramón González Peña (dirigente incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 17 17 20/03/2012 11:58:45 a.m.
como las de Ramón González Peña (dirigente incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 17 17 20/03/2012 11:58:45 a.m.

20/03/2012

11:58:45 a.m.
11:58:45 a.m.

18

juan b. alfonsEca ginEr dE los ríos

18 j uan b. a lfonsEca g inEr dE los r íos El trasatlántico francés Cuba
18 j uan b. a lfonsEca g inEr dE los r íos El trasatlántico francés Cuba

El trasatlántico francés Cuba anclado frente al Placer de los Estudios, en la boca del río ozama. Fuente: diario La Nación, AGN.

en la boca del río ozama. Fuente: diario La Nación, AGN. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 18

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

del río ozama. Fuente: diario La Nación, AGN. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 18 20/03/2012 11:58:47 a.m.
del río ozama. Fuente: diario La Nación, AGN. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 18 20/03/2012 11:58:47 a.m.
del río ozama. Fuente: diario La Nación, AGN. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 18 20/03/2012 11:58:47 a.m.
del río ozama. Fuente: diario La Nación, AGN. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 18 20/03/2012 11:58:47 a.m.
del río ozama. Fuente: diario La Nación, AGN. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 18 20/03/2012 11:58:47 a.m.
18
18
del río ozama. Fuente: diario La Nación, AGN. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 18 20/03/2012 11:58:47 a.m.
del río ozama. Fuente: diario La Nación, AGN. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 18 20/03/2012 11:58:47 a.m.

20/03/2012

11:58:47 a.m.
11:58:47 a.m.

El incidente del trasatlántico Cuba. Una historia

19

Al día siguiente, la prensa dominicana filtraba versiones de los motivos del Gobierno dominicano para prohibir el ingreso de los refugiados al territorio nacional. Según el diario La Na- ción, la premura impuesta por el avance alemán había hecho que la mayoría de los pasajeros lo abordase careciendo de la documentación consular necesaria, aventurándose «a salir de Francia en cualquier forma» y entrando en el barco de modo intempestivo. Añadía, además, que el contingente no se había sujetado a la reciente disposición oficial de que los refugiados europeos llegasen al país por medio de la Asociación para el Establecimiento de Colonos Europeos en la República Domi- nicana, con sede en Nueva York. 2 Durante tres días, el asunto se mantuvo envuelto en una aureola de misterio. Anclado frente al viejo Alcázar de Diego Colón, en la desembocadura del río ozama, la prohibición ab- soluta de subir o bajar del barco llenó de expectación la vida de quienes esperaban en el muelle. La prensa del día 8, por ejemplo, describe con tonos dramáticos el incesante viajar de pequeñas embarcaciones repletas de personas que se acercan al trasatlántico tratando de encontrar entre los de abordo a algún pariente o amigo. 3 Fue hasta el martes 9 cuando, al fin, se produjo una declara- ción en torno al Cuba. Citando fuentes oficiales, La Nación de esa mañana publica una extensa explicación sobre las razones

de la Unión General de Trabajadores y ministro de Justicia durante el segundo gobierno de Negrín), Demófilo de Buen (jurisconsulto del Tri- bunal Supremo) o Matilde de la Torre (periodista y política, cercana a Juan Negrín y a Julián Zugazagoitia, quien fue fusilado por Franco en 1940 tras su aprehensión en territorio francés).

2 En lo sucesivo, DoRSA, siglas en inglés de la Dominican Republic Settle- ment Association. Véase: «La mayoría salió de Burdeos sin llenar los re- quisitos establecidos para entrar en el país», La Nación, Ciudad Trujillo, 7 de julio de 1940.

3 «Se ignora el destino que seguirán los pasajeros del trasatlántico francés, Cuba, anclado en el antepuerto de esta ciudad». La Nación, Ciudad Tru- jillo, 8 de julio de 1940.

La Nación , Ciudad Tru- jillo, 8 de julio de 1940. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 19

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

La Nación , Ciudad Tru- jillo, 8 de julio de 1940. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 19
La Nación , Ciudad Tru- jillo, 8 de julio de 1940. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 19
La Nación , Ciudad Tru- jillo, 8 de julio de 1940. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 19
La Nación , Ciudad Tru- jillo, 8 de julio de 1940. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 19
La Nación , Ciudad Tru- jillo, 8 de julio de 1940. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 19
19
19
La Nación , Ciudad Tru- jillo, 8 de julio de 1940. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 19
La Nación , Ciudad Tru- jillo, 8 de julio de 1940. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 19

20/03/2012

11:58:47 a.m.
11:58:47 a.m.

20

juan b. alfonsEca ginEr dE los ríos

de la negativa dominicana. En ella, acusa a la Compañía Ge- neral Trasatlántica Francesa de haber aceptado, movida por el lucro, a todo el que le pudo pagar el pasaje, desentendiéndose de observar los requisitos sobre visado consular. También se señala que dos meses atrás el Gobierno dominicano había co- municado a los comités de evacuación la decisión de no seguir aceptando inmigrantes españoles pues no se había cumplido con el precepto de que un 50 por ciento de éstos se integrase por agricultores. Dice La Nación:

El Gobierno dominicano fue sorprendido al encontrar- se con que entre los miles de españoles enviados por los

comités citados, no se encontraba ningún agricultor pro- piamente dicho, y que en cambio, de manera sistemática, era enviada a nuestro país una cantidad de inmigrantes francamente indeseables –con muy pocas excepciones– ya que no se trataba meramente de personas cuyas ideas o

sino

de gente de profesión desconocida aún en su propio país, y cuya historia prácticamente comienza con la guerra [ ] con títulos y cargos equívocos, que sólo justifican –en algu- nos casos– papeles de dudosa garantía. A esto se añade que las susodichas organizaciones sólo le entregaron cincuenta dólares a cada refugiado. Con suma tan pequeña, apenas podía vivir una persona dos meses en el país. Después, sin un organismo que se dedicara al estudio de las posibilida- des de nuestro territorio para crear fuentes de trabajo [ ] quedaron abandonados a su suerte, sin recursos para sub-

filiación política les obligaron a salir de España [

]

sistir y sin preparación para realizar trabajos agrícolas, por ser gente que evidentemente no ha trabajado en la mayor

parte de su vida [

Así pues, la actitud de una gran ma-

yoría de los refugiados, ha sido y sigue siendo desde todo

punto de vista censurable. Algunos, en vez de olvidar aquí

sus rencillas [

y deponer sus pasiones, continúan tratan-

do de formar grupos políticos, comités, organizaciones,

]

]

de formar grupos políticos, comités, organizaciones, ] ] incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 20 20/03/2012

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

grupos políticos, comités, organizaciones, ] ] incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 20 20/03/2012 11:58:47 a.m.
grupos políticos, comités, organizaciones, ] ] incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 20 20/03/2012 11:58:47 a.m.
grupos políticos, comités, organizaciones, ] ] incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 20 20/03/2012 11:58:47 a.m.
grupos políticos, comités, organizaciones, ] ] incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 20 20/03/2012 11:58:47 a.m.
grupos políticos, comités, organizaciones, ] ] incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 20 20/03/2012 11:58:47 a.m.

20

grupos políticos, comités, organizaciones, ] ] incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 20 20/03/2012 11:58:47 a.m.
grupos políticos, comités, organizaciones, ] ] incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 20 20/03/2012 11:58:47 a.m.

20/03/2012

11:58:47 a.m.
11:58:47 a.m.

El incidente del trasatlántico Cuba. Una historia

21

realizando así actividades incompatibles con su condición de refugiados; y lo que resulta aún peor es que con esto diseminan prejuicios e ideas perjudiciales para el país que les ha acogido, en el disfrute de una era de paz y trabajo. 4

Por lo anterior, el Gobierno decidía no aceptar a los refugia- dos del Cuba, reiterando que todo aquel que, en lo sucesivo, llegara, debía hacerlo por conducto de la DoRSA. El trasatlán- tico permaneció en el antepuerto de Santo Domingo dos días más y zarpó el día 11 de julio hacia La Martinica, donde los emigrantes trasbordaron al vapor Saint Domingue que los con- dujo a México, país que los había admitido por las gestiones de la Junta de Auxilio a los Republicanos Españoles (JARE) ante el general Lázaro Cárdenas. 5 Como nota final y con los rasgos de una clara política de producción de sentido, La Nación sellaba la trama histórica del Cuba con el relato de un incidente en que se había envuelto el celador de puerto, Miguel A. Herrera, dominicano, quien puso en peligro la vida al lanzarse en aguas del río ozama por la inflexible actitud del capitán francés de zarpar sin demora, levando anclas sin escuchar su ruego de hacer sonar el silbato para que una lancha de la Administración del puerto lo re- cogiese y negándose, incluso, a proporcionarle un salvavidas cuando le dio a conocer su decisión de saltar. En la escena cruel del diálogo entre el dominicano y el francés, los refugia- dos españoles entran del siguiente modo:

Los refugiados que habían recibido algo de tierra y habían calmado su hambre, le insultaron. A esto, se habían arremolinado alre-

4 «Los refugiados del trasatlántico francés «Cuba», en situación muy difícil para poder desembarcar en el país», La Nación, 9 de julio de 1940.

5 El acuerdo aparece en el folleto que reúne la correspondencia suscitada por el incidente: Documentos relativos a la entrada en México de los pasajeros españoles del Trasatlántico Cuba, no admitidos en la República Dominicana, México, versión mimeografiada, 1940.

Dominicana , México, versión mimeografiada, 1940. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 21 20/03/2012

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

Dominicana , México, versión mimeografiada, 1940. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 21 20/03/2012 11:58:47 a.m.
Dominicana , México, versión mimeografiada, 1940. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 21 20/03/2012 11:58:47 a.m.
Dominicana , México, versión mimeografiada, 1940. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 21 20/03/2012 11:58:47 a.m.
Dominicana , México, versión mimeografiada, 1940. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 21 20/03/2012 11:58:47 a.m.
Dominicana , México, versión mimeografiada, 1940. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 21 20/03/2012 11:58:47 a.m.

21

Dominicana , México, versión mimeografiada, 1940. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 21 20/03/2012 11:58:47 a.m.
Dominicana , México, versión mimeografiada, 1940. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 21 20/03/2012 11:58:47 a.m.

20/03/2012

11:58:47 a.m.
11:58:47 a.m.

22

juan b. alfonsEca ginEr dE los ríos

dedor del celador varios refugiados que no pudieron des- embarcar en ésta por razones ya ampliamente informadas por la prensa. Todavía disfrutaban de algunos comestibles que les fueren enviados de regalo desde esta tierra, por personas caritativas de esta ciudad, entre las que se cuen- tan –según informes de gente del puerto– el general Rafael Leonidas Trujillo Martínez (Ramfis), don Alejandro Ibarra y otras. Muchos comenzaron a burlarse de Herrera al verle en tan apurada situación, y otros pasaron directamente a los insultos, de la manera más injusta e inesperada… En medio de gente que le era francamente hostil, prefirió co- rrer el albur de lanzarse al agua, a pesar de que por allí abundan los tiburones… 6

El tono del enfoque dado por La Nación al tema de los re- fugiados contrasta vivamente con el trato que ese diario, en particular, había dispensado a los desembarcos iniciados ocho meses atrás con la llegada del Flandre, el 7 de noviembre de 1939 y con la versión general sostenida por los medios de co- municación sobre la solvencia moral e intelectual del colectivo refugiado en el país, sobre su esfuerzo por adaptarse a una nueva vida y sobre los beneficios que derivaba de todo ello la sociedad dominicana. Viniendo de La Nación, diario propie- dad del dictador, lo publicado era signo de que, profunda y amenazadoramente, las relaciones del régimen de Trujillo con los refugiados habían cambiado. La negativa a dar refugio al contingente del Cuba dejaba definitivamente atrás los días en que la Guerra Civil Española motivaba de parte del régimen dictatorial sonadas declaracio- nes humanitaristas en defensa del derecho de asilo, para abrir paso a una etapa de confrontación política con el colectivo re- fugiado en el país. Curiosamente, no sería La Nación el medio por el que los refugiados y la sociedad dominicana en general

6 La Nación, 11 de julio de 1940, p. 9.

en general 6 La Nación , 11 de julio de 1940, p. 9. incidente cuba- alfonseca

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

general 6 La Nación , 11 de julio de 1940, p. 9. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd
general 6 La Nación , 11 de julio de 1940, p. 9. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd
general 6 La Nación , 11 de julio de 1940, p. 9. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd
general 6 La Nación , 11 de julio de 1940, p. 9. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd
general 6 La Nación , 11 de julio de 1940, p. 9. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

22

general 6 La Nación , 11 de julio de 1940, p. 9. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd
general 6 La Nación , 11 de julio de 1940, p. 9. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

20/03/2012

11:58:47 a.m.
11:58:47 a.m.

El incidente del trasatlántico Cuba. Una historia

23

seguirían percibiendo los contornos del cambio de actitud del régimen. Poco más de ese tenor aparecería en las páginas del diario, que, justo en la víspera, había dedicado dos notas edi- toriales dedicadas a destacar la vigencia de los principios hu- manitarios proclamados por Trujillo y el interés y el deber de practicarlos, incluso, por sobre los peligros de infiltración del enemigo extranjero. 7 A poco de partir el Cuba, el diario La Tribuna publicaba una caricatura alusiva al tema de los refugiados extranjeros en cuyo cintillo, en una suerte de metáfora inversa de la del celador, podían leerse algunas de las ideas con que comenzaría a re- presentarse en círculos oficiales la presencia de los refugiados españoles: la decepción inmigratoria y la peligrosidad política. Puesto al calce de la escena donde un hombre levanta en vilo a otro con la intención de lanzarlo al mar, el cintillo decía:

¡Extranjero ingrato! … te abrimos nuestros brazos hospita- larios y nos pagas con ingratitudes, haciendo propagandas subversivas de empresas que merecen todo crédito. Vinis- tes en barco de tu país, de donde te arrojaron por algo mal hecho que hicistes… pero ahora vas a tener que regresar nadando. Como estoy haciendo a ti se le debe hacer a to- dos aquellos que en vez de regar nuestros campos con agua extraída de la fuente de la gratitud, se complacen en hacer todo lo contrario…. ¡PERRo INDESEABLE!… 8

Días después, era el diario La Opinión el que volvía sobre es- tas representaciones. Comentando la «Apelación a Trujillo», 9

7 Véase «La cariñosa espera a los huérfanos de la guerra europea» «Un problema de defensa y un deber de humanidad», La Nación, editorial, 8 de julio de 1940.

8 Diario La Tribuna, Ciudad Trujillo, 30 de julio de 1940. Negritas en el original.

9 «Apelación a Trujillo», La Opinión, Ciudad Trujillo, 12 de agosto de

1940.

La Opinión , Ciudad Trujillo, 12 de agosto de 1940. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 23 20/03/2012

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

La Opinión , Ciudad Trujillo, 12 de agosto de 1940. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 23 20/03/2012
La Opinión , Ciudad Trujillo, 12 de agosto de 1940. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 23 20/03/2012
La Opinión , Ciudad Trujillo, 12 de agosto de 1940. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 23 20/03/2012
La Opinión , Ciudad Trujillo, 12 de agosto de 1940. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 23 20/03/2012
La Opinión , Ciudad Trujillo, 12 de agosto de 1940. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 23 20/03/2012
23
23
La Opinión , Ciudad Trujillo, 12 de agosto de 1940. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 23 20/03/2012
La Opinión , Ciudad Trujillo, 12 de agosto de 1940. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 23 20/03/2012

20/03/2012

11:58:47 a.m.
11:58:47 a.m.

24

juan b. alfonsEca ginEr dE los ríos

una carta abierta donde una fracción de los exilados le solici- taba intervenir en defensa de los principios del derecho asilo violados en Francia por la GESTAPo, que había entregado al régimen franquista a Julián Zugazagoitia, Cruz Salido y otros líderes, próximos a ser ejecutados, La Opinión afirmaba:

Hay muchos de estos refugiados que observan una con- ducta discreta y agradecida, pero la mayor parte de ellos, con una tozudez digna de haber sido aplicada en mejor ocasión, no piensan en otra cosa que en la política de España, aprovechando las garantías condicionales de que disfrutan para desahogar sus odios y para hablar en el país de doctrinas que jamás podrán aclimatarse, ni si- quiera superficialmente, entre nosotros… Porque ya lo hemos dicho muchas veces… lo que aquí deseamos y ne- cesitamos en materia de emigración es la llegada de gente trabajadora e inclinada a arraigar entre nosotros DEFINI- TIVAMENTE y no a los que carecen de todo sentimiento de gratitud y se expresan o se conducen de una forma censurable o desdeñosa. 10

Semanas más tarde, cuando visitaba el país el señor José Tomás y Piera, enviado por la JARE para conocer sobre la an- gustiosa situación en que vivía la mayoría de los exilados, la pizarra pública del Nuevo Diario sentenciaba lo siguiente:

Están de pláceme los refugiados españoles con la llegada al país del exministro don José Tomás y Piera, que a ma- nera de Mesías viene a resolver la situación económica de los mismos y a prepararles la maleta a cuantos deseen tras- ladarse a México. Es una buena oportunidad que se nos presenta a los dominicanos de que nos saquen de aquí a

10 «A propósito de una apelación», La Opinión, Ciudad Trujillo, 14 de agos- to de 1940.

La Opinión , Ciudad Trujillo, 14 de agos- to de 1940. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 24

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

Opinión , Ciudad Trujillo, 14 de agos- to de 1940. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 24 20/03/2012
Opinión , Ciudad Trujillo, 14 de agos- to de 1940. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 24 20/03/2012
Opinión , Ciudad Trujillo, 14 de agos- to de 1940. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 24 20/03/2012
Opinión , Ciudad Trujillo, 14 de agos- to de 1940. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 24 20/03/2012
Opinión , Ciudad Trujillo, 14 de agos- to de 1940. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 24 20/03/2012

24

Opinión , Ciudad Trujillo, 14 de agos- to de 1940. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 24 20/03/2012
Opinión , Ciudad Trujillo, 14 de agos- to de 1940. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 24 20/03/2012

20/03/2012

11:58:47 a.m.
11:58:47 a.m.

El incidente del trasatlántico Cuba. Una historia

25

muchos elementos que se han hecho acreedores a nuestro desprecio. ¡que se vayan de aquí los que no desean vivir aquí! 11

En suma, la explicación que comenzó a configurarse oficio- samente sobre la política de inmigración de refugiados espa- ñoles desarrollada desde mediados de 1939 tendió a construir imágenes que hacían aparecer, por un lado, al Gobierno do- minicano como parte defraudada en los arreglos migratorios establecidos con los organismos de evacuación republicanos, mientras, por el otro, presentaba a los llegados como una co- lectividad que no había correspondido la hospitalidad domini- cana. ¿En qué medida reflejaban esas imágenes las realidades del proceso de incorporación a la sociedad dominicana segui- do por los refugiados en los meses previos? En relación con los presuntos fines agrícolas de la política del régimen había existido, ciertamente, una gran desorgani- zación. A la hora del incidente, la gran mayoría de las colonias agrícolas pobladas con refugiados ostentaba un perfil produc- tivo muy bajo, por no decir que inexistente. Iniciados muchos de los asentamientos hacia finales del mes de febrero de 1940 (apenas cuatro meses antes del arribo del Cuba), la situación imperante en la mayoría de ellos era humana y productiva- mente deplorable. Poseyendo, generalmente, profesiones de base urbana, una gran mayoría de los llegados no era apta para el trabajo agrícola y presentaba graves problemas de adapta- ción climática al medio rural dominicano, lo que aunado a la ausencia de apoyos productivos y técnicos que facilitasen su esfuerzo de adaptación a la vida de las colonias intervino de modo relevante en los magros resultados que registraban hacia julio de 1940. La fallida campesinización y el éxodo hacia las ciudades presionaba en tal modo los espacios urbanos que pronto, muy

11 Nuevo Diario, Ciudad Trujillo, 16 de octubre de 1940.

1 Nuevo Diario , Ciudad Trujillo, 16 de octubre de 1940. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 25

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

Diario , Ciudad Trujillo, 16 de octubre de 1940. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 25 20/03/2012 11:58:47
Diario , Ciudad Trujillo, 16 de octubre de 1940. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 25 20/03/2012 11:58:47
Diario , Ciudad Trujillo, 16 de octubre de 1940. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 25 20/03/2012 11:58:47
Diario , Ciudad Trujillo, 16 de octubre de 1940. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 25 20/03/2012 11:58:47
Diario , Ciudad Trujillo, 16 de octubre de 1940. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 25 20/03/2012 11:58:47
25
25
Diario , Ciudad Trujillo, 16 de octubre de 1940. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 25 20/03/2012 11:58:47
Diario , Ciudad Trujillo, 16 de octubre de 1940. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 25 20/03/2012 11:58:47

20/03/2012

11:58:47 a.m.
11:58:47 a.m.

26

juan b. alfonsEca ginEr dE los ríos

pronto, el exilio español comenzó a ser considerado como un fenómeno problemático. Justo en los días en que el régimen se empeñaba en interesar a Roosevelt en la capacidad de la Repú- blica Dominicana para absorber refugiados europeos, cientos de españoles desocupados se amontonaban en las ciudades, re- clamando ayuda de sus organismos para ser evacuados del país. Sin embargo, el Gobierno dominicano no podía, en rigor, declararse defraudado por el fracaso agrícola de la inmigración. Como veremos, ese fracaso no obedecía, estrictamente, a la ca- pacidad organizativa y financiera del SERE en cuanto a cumplir con la proporción de agricultores establecida y dotar los recur- sos adecuados para su establecimiento productivo, sino que tuvo también mucho que ver con la propia capacidad –o interés– del Gobierno para impulsar los fines que decía perseguir. De hecho, más de un lector tuvo que sentirse confundido al leer en La Nación que al contingente del Cuba se le negaba la entrada por el envío sistemático de población no agriculto- ra. No sólo porque los fines de fomento agrícola se hallaron relativamente ausentes como marco explicativo en la llegada de los tres contingentes que arribaron durante 1939, sino por- que el propio diario se había encargado de difundir imágenes triunfalistas y promisorias sobre los alcances de la colonización agrícola. Entre abril y junio de 1940, el diario publicó repor- tajes y notas editoriales que proyectaban una visión exitosa del proceso de colonización; sus títulos son suficientemente expresivos: «Colonización progresiva y eficaz», «Un nuevo as- pecto de la colonización agrícola dominicana», «Españoles en la agricultura», «Los colaboradores de Trujillo. Hombres de España en El Seibo», además de un extenso reportaje a doble página dedicado a la colonia de Pedro Sánchez. 12

12 «Refugiados españoles en Pedro Sánchez», La Nación, 6 de abril de 1940; «Españoles en la agricultura», La Opinión, 12 de abril de 1940; «Coloni- zación progresiva y eficaz», La Nación, 22 de abril de 1940; «Un nuevo aspecto de la colonización agrícola dominicana», La Nación, 17 de mayo de 1940; «Los colaboradores de Trujillo. Hombres de España en El Sei- bo», La Nación, 9 de junio de 1940.

España en El Sei- bo», La Nación , 9 de junio de 1940. incidente cuba- alfonseca

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

en El Sei- bo», La Nación , 9 de junio de 1940. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd
en El Sei- bo», La Nación , 9 de junio de 1940. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd
en El Sei- bo», La Nación , 9 de junio de 1940. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd
en El Sei- bo», La Nación , 9 de junio de 1940. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd
en El Sei- bo», La Nación , 9 de junio de 1940. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd
26
26
en El Sei- bo», La Nación , 9 de junio de 1940. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd
en El Sei- bo», La Nación , 9 de junio de 1940. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

20/03/2012

11:58:47 a.m.
11:58:47 a.m.

El incidente del trasatlántico Cuba. Una historia

27

Pero si las imágenes vertidas por la prensa en los meses pre- vios al arribo del Cuba contradecían la versión de la decepción agricultora, en mucho mayor medida contradecían la idea de un colectivo inmigrado integrado por personas «francamente indeseables» –con muy pocas excepciones. Muchos eran los técnicos y profesionales que en esos días, «títulos equívocos» o no, elevaban el nivel de desempeño de las políticas públicas del régimen, según podía leerse en las propias páginas del dia- rio, que se constituyó en foro sistemático de la acción cultural del exilio en los distintos ámbitos en que este incidía. 13 La «diseminación de prejuicios e ideas», –aspecto que, sin eufemismos, debe entenderse como la difusión de ideologías anarquistas, socialistas o comunistas– no dejaba de ser, a lo más, un fenómeno de carácter informal y cotidiano, pues las distintas configuraciones políticas del exilio evitaron preme- ditadamente la manifestación pública de sus representaciones políticas, o al menos lo hicieron hasta los días del incidente. 14 En principio, la inquietud política por el posicionamiento crítico que los exilados asumían colectivamente frente al es- cenario de la guerra mundial, los avances del totalitarismo y el problema de la democracia, resulta ser el único elemento

13 Memorias de una emigración, de Vicente Llorens [Barcelona, Ariel, 1975] proporciona un extenso, aunque ciertamente parcial, recuento del in- flujo cultural que ejerció el exilio español en la sociedad dominicana. He intentado profundizar ese recuento desde una perspectiva menos centrada en glosar la labor cultural de la élite intelectual de este exilio en el escrito «El exilio español en la República Dominicana, 1939-1945», que forma parte de la obra coordinada por Dolores Plà Brugat, Pan, tra- bajo y hogar. El exilio republicano español en América Latina, México, Instituto Nacional de Antropología e Historia; Instituto Nacional de Inmigración,

2007.

14 En la circular no. 1 de la delegación de Acción Republicana Española en el país (julio de 1940) se decía: «Como quiera que las circunstan- cias especiales de nuestra situación en esta República no aconsejan la celebración de una Asamblea», cosa que expresa la referida alusión de manifestaciones públicas. Archivo Personal de Bernardo Giner de los Ríos (APBGR en lo sucesivo).

de Bernardo Giner de los Ríos (APBGR en lo sucesivo). incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 27 20/03/2012

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

Bernardo Giner de los Ríos (APBGR en lo sucesivo). incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 27 20/03/2012 11:58:48
Bernardo Giner de los Ríos (APBGR en lo sucesivo). incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 27 20/03/2012 11:58:48
Bernardo Giner de los Ríos (APBGR en lo sucesivo). incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 27 20/03/2012 11:58:48
Bernardo Giner de los Ríos (APBGR en lo sucesivo). incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 27 20/03/2012 11:58:48
Bernardo Giner de los Ríos (APBGR en lo sucesivo). incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 27 20/03/2012 11:58:48
27
27
Bernardo Giner de los Ríos (APBGR en lo sucesivo). incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 27 20/03/2012 11:58:48
Bernardo Giner de los Ríos (APBGR en lo sucesivo). incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 27 20/03/2012 11:58:48

20/03/2012

11:58:48 a.m.
11:58:48 a.m.

28

juan b. alfonsEca ginEr dE los ríos

que podría explicarnos la sorpresiva dureza de lo expresado por La Nación, cosa que obliga a resolver analíticamente la paradójica apertura de un régimen totalitario a la inmigra- ción de un exilio liberal, de izquierdas en todos sus matices posibles. ¿Por qué facilitó el dictador la inmigración de una co- lectividad que había librado una guerra por principios e ideologías sociales por su inspiración proscritos en la ley dominicana? 15 ¿qué cambió –en adición a esto– en la ma- nera de pensar del decisor supremo de un régimen político que, sólo tres años atrás, pareció desestimar la inmigración al país de un reducido núcleo de judíos agricultores a partir de lo que le aconsejaba su Canciller, que era que «los únicos judíos en el mundo que se dedican a la agricultura son los judíos polacos, y los judíos polacos son comunistas», 16 qué lo hizo considerar que no ofrecía peligro para el país la lle- gada de numerosos contingentes de comunistas, socialistas y anarquistas españoles?

1. Los análisis sobre la política de inmigración y asilo del dictador Trujillo hacia el exilio español

El hecho de que la política que hizo llegar a la República Dominicana alrededor de cuatro mil refugiados españoles tuviese un carácter informal, carente de bases institucionales claras e inmerso en el secreto y esquivo mundo de los procesos de política pública durante la tiranía, traslada una apreciable carga de ambigüedad a las interpretaciones esbozadas por los

15 En octubre de 1936 Trujillo envió al Congreso la primera ley antico- munista que conoció la legislación dominicana (con excepción de una orden Ejecutiva de 1921), la número 1203, que penaba severamente las actividades de propagación de ideas anarquistas y comunistas.

16 Ernesto Bonetti Burgos (Secretario de Relaciones Exteriores) a Rafael L. Trujillo, Ciudad Trujillo, 26 de octubre de 1936.

Rafael L. Trujillo, Ciudad Trujillo, 26 de octubre de 1936. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 28 20/03/2012

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

L. Trujillo, Ciudad Trujillo, 26 de octubre de 1936. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 28 20/03/2012 11:58:48
L. Trujillo, Ciudad Trujillo, 26 de octubre de 1936. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 28 20/03/2012 11:58:48
L. Trujillo, Ciudad Trujillo, 26 de octubre de 1936. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 28 20/03/2012 11:58:48
L. Trujillo, Ciudad Trujillo, 26 de octubre de 1936. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 28 20/03/2012 11:58:48
L. Trujillo, Ciudad Trujillo, 26 de octubre de 1936. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 28 20/03/2012 11:58:48
28
28
L. Trujillo, Ciudad Trujillo, 26 de octubre de 1936. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 28 20/03/2012 11:58:48
L. Trujillo, Ciudad Trujillo, 26 de octubre de 1936. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 28 20/03/2012 11:58:48

20/03/2012

11:58:48 a.m.
11:58:48 a.m.

El incidente del trasatlántico Cuba. Una historia

29

historiadores sobre los determinantes y la naturaleza de la po- lítica seguida hacia el exilio republicano. Las hipótesis sobre esta inmigración han tendido a producir un marco explicativo caracterizado por el empleo de múltiples variables presentes en la sociedad dominicana de la por enton- ces ya decenaria dictadura. El análisis ha sido, por ello, multí- voco y, podría decirse, en cierto modo ecléctico y confuso. Procesos de política exterior e interior, por supuesto (aná- lisis de la política-política en la apertura al exilio: relaciones internacionales, propaganda, control interno), aunque tam- bién como mandato derivada de otras políticas del Estado (en materia de demografía, fomento agrícola, etc.) o con procesos informales presentes en el Estado dominicano como la corrup- ción y el despotismo burocrático. Las propias cifras del número de exiliados llegado a la Re- pública Dominicana han admitido también falta de uniformi- dad, lo que es igualmente expresión del carácter informal de la política. Voces autorizadas dentro del exilio, como Jesús de Galíndez y José Almoina Mateos, dieron, en su momento, cál- culos divergentes sobre el número de refugiados que llegaron a la isla a partir de 1939. Galíndez consideraba que esa cifra de- bía situarse entre las cuatro y las cinco mil personas, cantidad que rebasaba la estimación del segundo, para quien definida- mente más de cinco mil personas llegaron a la isla entre 1939 y 1941. 17 Hacia finales de la década del cincuenta, un apologista de la dictadura publicó, por ejemplo, que los refugiados ha- bían sido aproximadamente siete mil. 18

17 Jesús de Galíndez, La Era de Trujillo, Santiago de Chile, Pacífico, 1956, p. 382. Puede verse también: Gregorio Bustamante, Una satrapía en el Caribe. Historia puntual de la mala vida del déspota Rafael Leonidas Trujillo, ciudad de Guatemala, Ediciones del Caribe, 1949, p. 104. Este libro se atribuye a José Almoina Mateos, quien lo habría dado a publicar bajo seudónimo al gobierno de Guatemala, entonces enfrentado al dictador, y a causa del cual, según se dice, sería eventualmente asesinado el autor en la ciudad de México por sicarios del régimen trujillista.

18 Pedro Vergés, Trujillo, prócer del anticomunismo, Ciudad Trujillo, Editora El Caribe, 1958.

anticomunismo , Ciudad Trujillo, Editora El Caribe, 1958. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 29 20/03/2012

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

, Ciudad Trujillo, Editora El Caribe, 1958. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 29 20/03/2012 11:58:48 a.m.
, Ciudad Trujillo, Editora El Caribe, 1958. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 29 20/03/2012 11:58:48 a.m.
, Ciudad Trujillo, Editora El Caribe, 1958. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 29 20/03/2012 11:58:48 a.m.
, Ciudad Trujillo, Editora El Caribe, 1958. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 29 20/03/2012 11:58:48 a.m.
, Ciudad Trujillo, Editora El Caribe, 1958. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 29 20/03/2012 11:58:48 a.m.
29
29
, Ciudad Trujillo, Editora El Caribe, 1958. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 29 20/03/2012 11:58:48 a.m.
, Ciudad Trujillo, Editora El Caribe, 1958. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 29 20/03/2012 11:58:48 a.m.

20/03/2012

11:58:48 a.m.
11:58:48 a.m.

30

juan b. alfonsEca ginEr dE los ríos

Las estimaciones que han hecho estudiosos contemporáneos presentan también ciertas divergencias. Javier Rubio 19 habla de «más de tres mil», lo mismo que Bernardo Vega 20 y Consuelo Naranjo; 21 Charles Gardiner, por su parte, asume que la Repú- blica Dominicana «recibió aproximadamente 3 mil refugiados españoles, una cifra que muchos elevarían a 4 mil, 5 mil y aun

a 6 mil», agregando que el número exacto de los llegados no

puede ser determinado en razón «del desorden del tiempo de

guerra y por la retención inadecuada de los registros por parte tanto del SERE como del Gobierno Dominicano». 22 Generalmente, los historiadores basan sus cálculos en las ci- fras reportadas por los desembarcos masivos de exilados llega- dos a puertos dominicanos entre 1939 y 1940, sin aventurarse

a contabilizar las llegadas que se produjeron fuera de ellos,

bajo la forma de arribos individuales o de pequeños grupos familiares. Este procedimiento es también el que informa las estimaciones dadas en estudios recientemente aparecidos, como son los que figuran en las obras colectivas Historia general de la emigración española a Iberoamérica 23 y El último exilio español a América, 24 donde se asume que fueron alrededor de tres mil. 25

19 Javier Rubio, La emigración de la Guerra Civil de 1936-1939. Historia del éxo- do que se produce con el fin de la II República española, vol. 1, Madrid, Librería Editorial San Martín, 1977.

20 Bernardo Vega, La migración española de 1939 y los inicios del marxismo- le- ninismo en la República Dominicana, Santo Domingo, Fundación Cultural Dominicana, 1984.

21 Consuelo Naranjo orovio, «Transterrados españoles en las Antillas: un acercamiento a su vida cotidiana», Anuario de Estudios Americanos, XLIV, Sevilla, 1987.

22 Charles Gardiner, La política de inmigración del dictador Trujillo, Santo Do- mingo, UNPHU, 1979.

23 Historia general de la emigración española a Iberoamérica, 2 vols., Madrid, quinto Centenario-Historia 16-CEDEAL, 1992.

24 Luis de Llera Esteban (coord.), El último exilio español en América, Madrid, Mapfre, 1996.

25 Debe refutarse lo que se afirma en una de esas contribuciones en relación con la llegada a la isla de cinco mil refugiados vascos entre 1939 y 1940, dato seguramente debido a un error. Véase: José Azcona, «La participación

debido a un error. Véase: José Azcona, «La participación incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 30 20/03/2012

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

un error. Véase: José Azcona, «La participación incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 30 20/03/2012 11:58:48 a.m.
un error. Véase: José Azcona, «La participación incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 30 20/03/2012 11:58:48 a.m.
un error. Véase: José Azcona, «La participación incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 30 20/03/2012 11:58:48 a.m.
un error. Véase: José Azcona, «La participación incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 30 20/03/2012 11:58:48 a.m.
un error. Véase: José Azcona, «La participación incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 30 20/03/2012 11:58:48 a.m.
30
30
un error. Véase: José Azcona, «La participación incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 30 20/03/2012 11:58:48 a.m.
un error. Véase: José Azcona, «La participación incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 30 20/03/2012 11:58:48 a.m.

20/03/2012

11:58:48 a.m.
11:58:48 a.m.

El incidente del trasatlántico Cuba. Una historia

31

Como los registros migratorios dominicanos no distinguie- ron la condición política de los españoles llegados al país entre 1939 y 1945, el único dato cierto para estimar la magnitud del exilio lo constituyen los poco más de tres mil llegados en los embarques masivos. Sin embargo, constituyen una hipótesis mínima pues no registran el movimiento menos perceptible de las llegadas aisladas. Según las fuentes migratorias domi- nicanas, el número de los inmigrantes que arribaron a la Re- pública Dominicana entre 1939 y 1945 fue el que se muestra en el Cuadro 1: los registrados como llegados al país en ese lapso suman 4739 personas, poco más del 50 por ciento de la cifra de tres mil en que coinciden los historiadores contem- poráneos. Sin duda, los 1739 españoles llegados fuera de los grandes desembarcos no fueron todos refugiados, muchos for- marían parte del movimiento usual de ciudadanos españoles que viajaba a Santo Domingo por sus vínculos con la vieja colo- nia residente. Puede, sin embargo, pensarse que la mayoría de este grupo sí lo era, de una u otra manera, pues el monto de la vieja colonia apenas ascendía a 1,500 personas y es de dudarse que se duplicase en el transcurso de tan solo cinco años.

Cuadro 1

Inmigración y emigración de españoles en la República Dominicana 1939-1945

Año

Entradas

Salidas

Balance acumulado

1939

1,602

1,001

601

1940

2,256

1,052

1,805

1941

400

925

1,280

1942

93

442

931

1943

71

208

794

1944

112

570

336

1945

205

605

-34

Total

4,739

4,803

-64

Fuente: Anuario Estadístico de la República Dominicana 1939-1945.

vasca en la empresa migratoria americana», en Historia general de la emigra- ción española a Iberoamérica, vol. 2, Madrid, quinto Centenario-Historia 16- CEDEAL, 1992, p. 495.

quinto Centenario-Historia 16- CEDEAL, 1992, p. 495 . incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 31 20/03/2012

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

Centenario-Historia 16- CEDEAL, 1992, p. 495 . incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 31 20/03/2012 11:58:48 a.m.
Centenario-Historia 16- CEDEAL, 1992, p. 495 . incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 31 20/03/2012 11:58:48 a.m.
Centenario-Historia 16- CEDEAL, 1992, p. 495 . incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 31 20/03/2012 11:58:48 a.m.
Centenario-Historia 16- CEDEAL, 1992, p. 495 . incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 31 20/03/2012 11:58:48 a.m.
Centenario-Historia 16- CEDEAL, 1992, p. 495 . incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 31 20/03/2012 11:58:48 a.m.
31
31
Centenario-Historia 16- CEDEAL, 1992, p. 495 . incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 31 20/03/2012 11:58:48 a.m.
Centenario-Historia 16- CEDEAL, 1992, p. 495 . incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 31 20/03/2012 11:58:48 a.m.

20/03/2012

11:58:48 a.m.
11:58:48 a.m.

32

juan b. alfonsEca ginEr dE los ríos

Aunque resulta una tarea que más adelante se enfrentará, precisar las divergencias puede no tener gran valor historio- gráfico ya que, como señala Rubio, la política de inmigración dominicana constituyó generalmente para los refugiados un episodio para la reemigración hacia otras repúblicas ameri- canas. De mayor importancia resulta, empero, tratar de com- prender la propia política inmigratoria y el papel que ella jugó en relación con el régimen trujillista. En ausencia de bases documentales firmes, las interpreta- ciones sobre la paradójica política de inmigración del régimen dictatorial han hecho jugar diversos factores. Por una parte, los historiadores han tendido generalmente a convalidar los propios argumentos esgrimidos por el régimen como motivo para negar el ingreso a los pasajeros del Cuba y cancelar la apertura a la inmigración masiva de refugiados españoles, esto es, se ha admitido que los intereses de colonización agrícola realmente estimularon los contactos con el SERE. La tesis del trujillismo sobre el fracaso del proyecto inmigratorio por in- cumplimiento de la contraparte española en cuanto al envío de agricultores –tesis que siguió figurando en explicaciones oficiales posteriores–, 26 ha sido aceptada sin crítica por los aca- démicos a la hora de explicar la hechura de la política. El interés colonizador del régimen dominicano se asume bajo el doble aspecto de política para el incremento de la pro- ducción agrícola y de política con objetivos de carácter demo- gráfico. Según Naranjo, Trujillo inscribía la llegada de los re- fugiados españoles dentro de los «deseos de poblar el país con mano de obra blanca y fomentar el desarrollo de la agricultura mediante la creación de colonias», interés que lo habría llevado a ofrecer –en la Conferencia de Evian de 1938– la recepción de

26 Por ejemplo, la que el Gobierno dominicano daba hacia mediados de la década del cincuenta al explicar el origen y la presencia de actividades comunistas en el país. Ver: República Dominicana, Secretaría de Estado de lo Interior (SEI), Libro blanco del comunismo en la República Dominicana, Ciudad Trujillo, Editora del Caribe, 1956.

Dominicana , Ciudad Trujillo, Editora del Caribe, 1956. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 32 20/03/2012

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

, Ciudad Trujillo, Editora del Caribe, 1956. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 32 20/03/2012 11:58:48 a.m.
, Ciudad Trujillo, Editora del Caribe, 1956. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 32 20/03/2012 11:58:48 a.m.
, Ciudad Trujillo, Editora del Caribe, 1956. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 32 20/03/2012 11:58:48 a.m.
, Ciudad Trujillo, Editora del Caribe, 1956. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 32 20/03/2012 11:58:48 a.m.
, Ciudad Trujillo, Editora del Caribe, 1956. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 32 20/03/2012 11:58:48 a.m.
32
32
, Ciudad Trujillo, Editora del Caribe, 1956. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 32 20/03/2012 11:58:48 a.m.
, Ciudad Trujillo, Editora del Caribe, 1956. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 32 20/03/2012 11:58:48 a.m.

20/03/2012

11:58:48 a.m.
11:58:48 a.m.

El incidente del trasatlántico Cuba. Una historia

33

hasta cien mil refugiados europeos, con el requisito de que éstos fuesen agricultores de raza blanca. 27 El interés por fo- mentar la producción agrícola nacional es recogido también por De Llera, para quien «la política inmigratoria de Trujillo tenía como objetivo fundamental atraer colonos para explotar las zonas fértiles todavía incultas, especialmente en la región

fronteriza con Haití». 28 Los objetivos demográficos de la política han formado parte de la interpretación historiográfica, aunque en esto los histo- riadores se han distanciado del discurso oficial para poner en juego otros elementos históricos como la política de domini- canización de la frontera y la matanza de ciudadanos haitianos de 1937. Rubio, por ejemplo, señala que el ofrecimiento de

sino

por los ambiciosos, y un tanto utópicos, planes de desarrollo

demográfico [

y es, un país esencialmente agrícola, con un problema de in- suficiencia demográfica especialmente agudo ante el relativa- mente superpoblado Haití». 29 Esta idea es argüida por Azcona en un estudio reciente, al afirmar que «la República Dominica- na de Trujillo procedió –siguiendo una política de ambicioso desarrollo demográfico– a hacer pública la oferta de acoger entre 50 mil y 100 mil exiliados españoles que desearan pros- perar en los trabajos agrícolas, el comercio, la industria y aun el ejercicio de las profesiones liberales», afirmación que yerra al señalar que el régimen ofreció aceptar esos fabulosos con- tingentes de exiliados españoles, confundiéndolos con el caso de los judíos centroeuropeos tratado durante la conferencia de Evian. 30

Al fin y al cabo la República Dominicana era,

Trujillo «no estaba motivado por afinidades políticas [

]

]

27 C. Naranjo, Transterrados españoles… pp. 521-524.

28 E. de Llera, El último exilio español en América…, p. 76.

29 Javier Rubio, La emigración de la Guerra Civil de 1936-1939…, pp. 188-189.

30 José Azcona, «Actitudes ante la guerra civil española en las sociedades receptoras», en Historia general de la emigración española a Iberoamérica, vol. 1, Madrid, quinto Centenario-Historia 16-CEDEAL, 1992, p. 545.

Madrid, quinto Centenario-Historia 16-CEDEAL, 1992, p. 545. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 33 20/03/2012

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

quinto Centenario-Historia 16-CEDEAL, 1992, p. 545. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 33 20/03/2012 11:58:48 a.m.
quinto Centenario-Historia 16-CEDEAL, 1992, p. 545. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 33 20/03/2012 11:58:48 a.m.
quinto Centenario-Historia 16-CEDEAL, 1992, p. 545. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 33 20/03/2012 11:58:48 a.m.
quinto Centenario-Historia 16-CEDEAL, 1992, p. 545. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 33 20/03/2012 11:58:48 a.m.
quinto Centenario-Historia 16-CEDEAL, 1992, p. 545. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 33 20/03/2012 11:58:48 a.m.
33
33
quinto Centenario-Historia 16-CEDEAL, 1992, p. 545. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 33 20/03/2012 11:58:48 a.m.
quinto Centenario-Historia 16-CEDEAL, 1992, p. 545. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 33 20/03/2012 11:58:48 a.m.

20/03/2012

11:58:48 a.m.
11:58:48 a.m.

34

juan b. alfonsEca ginEr dE los ríos

Lo racial pesa más en la explicación de Vega, para quien el interés del tirano se vio, además, mediado por «su deseo de mejorar la raza» y acentuar el carácter hispánico de la cultura dominicana, concibiendo la llegada de los refugiados dentro del proyecto de dominicanización de la frontera con Haití, re- gión en la que crearían un «cordón humano de grupos hispa- nos» asentados en colonias que fungiría como barrera demo- gráfica y cultural a la penetración negra. 31 Esta noción de una estrategia demográfica relacionada con la soberanía nacional es también puesta en juego por De Llera, quien afirma que «esta colonización serviría además de freno a la presión cre- ciente de la población haitiana». 32 otro aspecto definitorio en la hechura de la política lo han sido las relaciones exteriores y el status del régimen de Trujillo en el orden político internacional. Vega, por ejemplo, destaca la ingente necesidad del dictador por hacerse aparecer ante la opinión internacional como «el gran demócrata que reci- be a los refugiados y desposeídos de la humanidad», política de imagen que perseguía contrarrestar la adversa propaganda desatada contra el régimen a raíz de la matanza de quince mil nacionales haitianos en octubre de 1937. En lo esencial, esta hipótesis sobre la política inmigratoria recupera el plantea- miento de Galíndez 33 en relación con la política exterior del trujillismo, luego desarrollada profunda y convincentemente por Gardiner. 34

Como se verá más adelante, Azcona confunde la cifra comprometida por el Gobierno en la Conferencia de Evian de 1938 en cuanto al número de refugiados europeos que podría recibir la República Dominicana, con las negociaciones que puntualmente sostuvo con el SERE, mismas que permanecen desconocidas hasta el presente.

31 B. Vega, La migración española de 1939 y los inicios…, p. 45.

32 E. de Llera, El último exilio español en América

33 J. Galíndez, La Era de Trujillo…, pp. 381-388.

34 Gardiner parece subsumir todos los proyectos de inmigración materiali- zados por el régimen entre 1938 y 1958 a la lógica del impacto de la ma- tanza de haitianos. A nuestro juicio, las de españoles y judíos –realizadas

, p. 76.

juicio, las de españoles y judíos –realizadas , p. 76. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 34 20/03/2012

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

las de españoles y judíos –realizadas , p. 76. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 34 20/03/2012 11:58:48
las de españoles y judíos –realizadas , p. 76. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 34 20/03/2012 11:58:48
las de españoles y judíos –realizadas , p. 76. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 34 20/03/2012 11:58:48
las de españoles y judíos –realizadas , p. 76. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 34 20/03/2012 11:58:48
las de españoles y judíos –realizadas , p. 76. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 34 20/03/2012 11:58:48
34
34
las de españoles y judíos –realizadas , p. 76. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 34 20/03/2012 11:58:48
las de españoles y judíos –realizadas , p. 76. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 34 20/03/2012 11:58:48

20/03/2012

11:58:48 a.m.
11:58:48 a.m.

El incidente del trasatlántico Cuba. Una historia

35

El factor corrupción también ha sido esgrimido como hi- pótesis del desarrollo de la política. Fue Almoina quien abrió esta vertiente interpretativa al denunciar, bajo el seudónimo de Gregorio Bustamante, los circuitos corruptos que desde el origen atravesaron la política de asilo, circunstancia que, inclu- so, podría hacerse extensiva a la política global de inmigración planteada por el Gobierno dominicano en la conferencia de Evian. 35 Vega también abunda en esta perspectiva, señalando el cobro de fuertes sumas a cambio del visado consular, parti- cularmente en el caso de las solicitudes individuales. 36 Los factores enunciados constituyen una suerte de supues- tos de conocimiento comúnmente aceptados entre quienes han estudiado el exilio español en la República Dominicana. Cierto eclecticismo en cuanto al origen de la política subyace a la gran mayoría de los estudios, con excepción del de Gardi- ner, que asume que el proyecto de recibir en el país a los refu- giados españoles se vinculó esencialmente con la proyección de imágenes que contrarrestasen la percepción negativa que dejó en la comunidad internacional la matanza de haitianos de 1937. De modo quizás ya naturalizado, distintos estudios del presente recuperan esa tradición ecléctica de explicación de la política trujillista, como es palpable en los trabajos de Barbé, Cañete y Lilón, formando además parte frecuente en la explicación que dan de su paso por la isla muchos de los refugiados entrevistados. 37

en 1939-1940– tuvieron evidente vinculación con ella y con la necesidad del régimen de allegarse favorablemente a la administración Roosevelt, con el fin ulterior de obtener apoyo en las negociaciones sobre el control norteamericano de las aduanas del país. Las migraciones posteriores, en las que Trujillo cuenta ya con el respaldo norteamericano, obedecen a la necesidad de proyectar la imagen de demócrata y anticomunista.

p. 204. C. Naranjo, “Transterrados

españoles en las

37 Ver Elisenda Barbé, «Els camins de l’exili: L’exili oblidat de la República Dominicana», Journal of Catalan Studies, 2008, pp. 93-108; Carmen Cañete,

35 G. Bustamante, Una satrapía en el Caribe

,

36 Véase C. Gardiner, La política de inmigración

;

,

y B. Vega, La migración española de 1939 y los inicios

, y B. Vega, La migración española de 1939 y los inicios incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

Vega, La migración española de 1939 y los inicios incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 35 20/03/2012 11:58:48
Vega, La migración española de 1939 y los inicios incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 35 20/03/2012 11:58:48
Vega, La migración española de 1939 y los inicios incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 35 20/03/2012 11:58:48
Vega, La migración española de 1939 y los inicios incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 35 20/03/2012 11:58:48
Vega, La migración española de 1939 y los inicios incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 35 20/03/2012 11:58:48
35
35
Vega, La migración española de 1939 y los inicios incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 35 20/03/2012 11:58:48
Vega, La migración española de 1939 y los inicios incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 35 20/03/2012 11:58:48

20/03/2012

11:58:48 a.m.
11:58:48 a.m.

36

juan b. alfonsEca ginEr dE los ríos

Aunque muchos dominicanos, de cualquier condición inte- lectual, leyeron desde ópticas racistas e hispanistas la política que traía a los refugiados españoles, es difícil sostener que el régimen efectivamente se hallase interesado en asentarlos en el país. Analizado como proceso de implementación, desde el reclutamiento en los consulados de París y Burdeos la política del Estado dominicano deja ver un débil interés por lograr la efectiva inserción de los llegados en la agricultura. Basta ob- servar, en ese sentido, la dinámica posterior a su llegada para comprender que ni la recepción, ni el asentamiento ni las me- didas de sostén de los refugiados en las colonias agrícolas del Estado dominicano parecieron enmarcarse en la lógica de una política que persiguiera ese tipo de fines. 38 En este trabajo interesa examinar las bases históricas de esas versiones sobre la política trujillista. En abono de una supera- ción del eclecticismo en que se encuentran los estudios sobre el tema, trataré de mostrar cómo fueron esencialmente intereses situados en la esfera de las relaciones internacionales los que dominaron la historia del exilio en el país. Esta hipótesis ex- ploratoria no excluye la presencia de ideas sobre demografía,

«Aspectos sobre raza y nación en dos obras del exilio español en la Repú- blica Dominicana: Blanquito (1942) y Medina del Mar Caribe (1965)», Migraciones y Exilios. Cuadernos de AEMIC, 2008, pp. 31-48; Domingo Li- lón, «Propaganda y política migratoria dominicana durante la Era de

Trujillo (1930-1961)», Historia y Comunicación Social, (4), 1999, pp. 47-71.

A medida que el tema de los exilios españoles adquiere interés, surgen

nuevas hipótesis, como la de Teresa Pámies para quien el propósito de Trujillo fue el de «someter a los republicanos más significativos de los partidos de izquierda a condiciones humillantes y aniquiladoras». Véase Teledebat ozama, Dossier de Treball: Vicenç Riera Llorca, en http://www. xtec.es. consultado el 24 agosto 2011.

38 Además de requerir desembolsos financieros, un interés de tal tipo pre- cisaba de ciertos aspectos colaterales que, aunque no eran garantía de

éxito, creaban un clima social que le era favorable, como la extensión de

la ciudadanía, como se ofrecía, por esos mismos días, a los refugiados ju-

díos que proyectaba traer la DoRSA. Volveremos posteriormente sobre

el trato diferenciado que daba –o estaba dispuesto a dar– el régimen a

uno y otro grupo de refugiados.

a dar– el régimen a uno y otro grupo de refugiados. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 36

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

dar– el régimen a uno y otro grupo de refugiados. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 36 20/03/2012
dar– el régimen a uno y otro grupo de refugiados. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 36 20/03/2012
dar– el régimen a uno y otro grupo de refugiados. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 36 20/03/2012
dar– el régimen a uno y otro grupo de refugiados. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 36 20/03/2012
dar– el régimen a uno y otro grupo de refugiados. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 36 20/03/2012
36
36
dar– el régimen a uno y otro grupo de refugiados. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 36 20/03/2012
dar– el régimen a uno y otro grupo de refugiados. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 36 20/03/2012

20/03/2012

11:58:49 a.m.
11:58:49 a.m.

El incidente del trasatlántico Cuba. Una historia

37

fomento agrícola, cultura y corrupción, aspectos que emergie- ron como procesos de apropiación e interpretación cultural puestos en juego por la llegada de los exiliados, e independien- tes de un núcleo de decisión política cuya racionalidad se orien- tó por intereses esencialmente centrados en la producción de una imagen internacional favorable al régimen. Tras la matanza de haitianos, Trujillo intentó por varios me- dios contrarrestar la imagen negativa que había quedado en el concierto de naciones, particularmente en Estados Unidos, cuyo apoyo le resultaba cardinal. Para tal efecto, el régimen gestionó la edición de artículos publicitarios sobre el clima de libertades que vivía el país, activó las relaciones públicas de sus embajadas en las principales capitales occidentales y se abocó a la proyección de un supuesto interés humanitario personal sobre el ascenso bélico en Europa. En este sentido, una situa- ción inmejorable se le presentó al régimen en ocasión de la conferencia convocada por el presidente Roosevelt para tratar el problema de los refugiados judíos que generaba la expan- sión del nazismo. Celebrada en el mes de julio de 1938 en Evian-les-Bains, poblado situado en la orilla francesa del lago Leman, la conferencia brindó la ocasión para hacer notar al mundo el rango descomunal del compromiso de su régimen con los ideales democráticos y humanitarios. En momentos en que gobiernos realmente preocupados por el problema judío mantenían cautela en cuanto a comprometer cuotas inmigra- torias, el delegado dominicano hizo la oferta de acoger en el país hasta 100 mil refugiados europeos, oferta que tenía evi- dentes fines propagandísticos. 39

39 Es interesante reproducir la impresión que tuvieron los asistentes al escu- char la oferta dominicana: «Fue entonces cuando el representante de la República Dominicana sugirió a una asombrada reunión la posibilidad

Esta oferta, generosa hasta

el punto de parecer casi irreal, estaba en contraste tal con las precavi-

otros gobiernos que resultaba sobresalir de la conferencia en

conjunto». «El establecimiento de refugiados en la República Dominica-

de establecer finalmente 100 mil refugiados

das

de

na», La Nación, Ciudad Trujillo, 12 de abril de 1940.

de na», La Nación , Ciudad Trujillo, 12 de abril de 1940. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

La Nación , Ciudad Trujillo, 12 de abril de 1940. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 37 20/03/2012
La Nación , Ciudad Trujillo, 12 de abril de 1940. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 37 20/03/2012
La Nación , Ciudad Trujillo, 12 de abril de 1940. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 37 20/03/2012
La Nación , Ciudad Trujillo, 12 de abril de 1940. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 37 20/03/2012
La Nación , Ciudad Trujillo, 12 de abril de 1940. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 37 20/03/2012
37
37
La Nación , Ciudad Trujillo, 12 de abril de 1940. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 37 20/03/2012
La Nación , Ciudad Trujillo, 12 de abril de 1940. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 37 20/03/2012

20/03/2012

11:58:49 a.m.
11:58:49 a.m.

38

juan b. alfonsEca ginEr dE los ríos

En ese contexto de política de propaganda orientada a lavar la imagen del régimen por la masacre y a insertarlo en los vien- tos democráticos que comenzaron a correr en el mundo ame- nazado por el totalitarismo, es que se sitúa pragmáticamente la apertura al exilio español. Como argumentaremos, una vez cumplidos los fines propagandísticos esperados, el régimen dejó de preocuparse del aspecto migratorio mismo e hizo a un lado la creación de condiciones para su asimilación en la socie- dad dominicana. Logrado cierto impacto publicitario, el ab- surdo de una inmigración liberal fomentada por un régimen dictatorial, tendió a aflorar de manera evidente, dando paso a relaciones de oposición que, inauguradas con el incidente del Cuba, tenderían a acentuarse paulatinamente.

incidente del Cuba, tenderían a acentuarse paulatinamente. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 38 20/03/2012

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

del Cuba, tenderían a acentuarse paulatinamente. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 38 20/03/2012 11:58:49 a.m.
del Cuba, tenderían a acentuarse paulatinamente. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 38 20/03/2012 11:58:49 a.m.
del Cuba, tenderían a acentuarse paulatinamente. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 38 20/03/2012 11:58:49 a.m.
del Cuba, tenderían a acentuarse paulatinamente. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 38 20/03/2012 11:58:49 a.m.
del Cuba, tenderían a acentuarse paulatinamente. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 38 20/03/2012 11:58:49 a.m.
38
38
del Cuba, tenderían a acentuarse paulatinamente. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 38 20/03/2012 11:58:49 a.m.
del Cuba, tenderían a acentuarse paulatinamente. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 38 20/03/2012 11:58:49 a.m.

20/03/2012

11:58:49 a.m.
11:58:49 a.m.

capítulo sEgundo

La Guerra Civil española en la política exterior de Trujillo

1. La Guerra de España como telón de representaciones políticas

Poseemos descripciones aproximadas de la lógica y la prag- mática de la política exterior de Trujillo en torno a la Guerra Civil Española, pobladas de imágenes inexactas, como la que destaca Vega, citando a la oposición dominicana en voz de Germán E. ornes, sobre la presunta ambivalencia del hecho de que el Gobierno mantuviese relaciones diplomáticas con la Repú- blica mientras reprimía a sus simpatizantes locales y permitía la organización local de Falange Española. o la de un pragmatismo mercantilista, que destaca que esa ambivalencia obedecía al inte- rés de mantener los negocios de exportación de bienes alimen- ticios al bando republicano y al de sostener la lucrativa venta de visas con fines de apropiación patrimonialista corrupta. 1 La política de Trujillo no era ambigua. Pensar que por eso lo era deriva en una descripción sólo aparente, donde son pues- tos fuera de consideración los delicados equilibrios internacio- nales que se fueron sucediendo a lo largo de los años treinta, donde no sólo se produjeron radicales cambios geopolíticos del mundo en ascenso bélico sino igualmente recomposicio- nes en las relaciones hemisféricas en que se desempeñaba el régimen dictatorial dominicano. En lo general, la política hacia la guerra española fue obe- diente del principio de No Intervención sostenido por el

1 Bernardo, Vega. Nazismo, fascismo y falangismo en República Dominicana , Santo Domingo, Fundación Cultural Dominicana, 1986, p. 356. En su momento, circularon versiones que implicaban al representante domini- cano en Madrid en hechos de corrupción relacionados con la venta de

visados para viajar al país. Véase B. Vega, La migración española

viajar al país. Véase B. Vega, La migración española incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 39 39 ,

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

B. Vega, La migración española incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 39 39 , p. 94. 20/03/2012 11:58:49
B. Vega, La migración española incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 39 39 , p. 94. 20/03/2012 11:58:49
B. Vega, La migración española incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 39 39 , p. 94. 20/03/2012 11:58:49
B. Vega, La migración española incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 39 39 , p. 94. 20/03/2012 11:58:49
B. Vega, La migración española incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 39 39 , p. 94. 20/03/2012 11:58:49
39
39

39

, p. 94.

B. Vega, La migración española incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 39 39 , p. 94. 20/03/2012 11:58:49
B. Vega, La migración española incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 39 39 , p. 94. 20/03/2012 11:58:49

20/03/2012

11:58:49 a.m.
11:58:49 a.m.

40

juan b. alfonsEca ginEr dE los ríos

40 j uan b. a lfonsEca g inEr dE los r íos “La República Dominicana no

“La República Dominicana no olvida que fue la “Isla Española” de Colón

y da hospitalidad a 200 niños huérfanos de nuestra guerra. Un chiquillo

nacido en la Legación, mientras el padre combatía. Ha sido apadrinado por

el Presidente de aquella República”. Fuente: Cintillo del reportaje aparecido

en el semanario Mundo Gráfico de Madrid, año XXVII, no 1336. Foto: tomada del semanario Mundo Gráfico, Madrid, 9 de junio de 1937).

semanario Mundo Gráfico , Madrid, 9 de junio de 1937) . incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 40

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

Mundo Gráfico , Madrid, 9 de junio de 1937) . incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 40 20/03/2012
Mundo Gráfico , Madrid, 9 de junio de 1937) . incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 40 20/03/2012
Mundo Gráfico , Madrid, 9 de junio de 1937) . incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 40 20/03/2012
Mundo Gráfico , Madrid, 9 de junio de 1937) . incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 40 20/03/2012
Mundo Gráfico , Madrid, 9 de junio de 1937) . incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 40 20/03/2012

40

Mundo Gráfico , Madrid, 9 de junio de 1937) . incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 40 20/03/2012
Mundo Gráfico , Madrid, 9 de junio de 1937) . incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 40 20/03/2012

20/03/2012

11:58:49 a.m.
11:58:49 a.m.

El incidente del trasatlántico Cuba. Una historia

41

Departamento de Estado norteamericano y por las potencias eventualmente aliadas, principio que se esmeró formalmente en cumplir y sobre el que fue capaz de construir una repre- sentación propagandística e imaginaria que logró capitalizar políticamente en el plano de las relaciones internacionales. Una política de vistosa obediencia de los mandatos hemisfé- ricos del Departamento de Estado a la par que una política de proyección de imagen internacional orientada a legitimar a un régimen que temía se lo asimilase –como de más en más se ha- cía– con el ascenso totalitario. Una política que, por supuesto, fue cambiando los objetos que subsidiariamente perseguía ob- tener, ora en materia de proyección del hispanismo del pueblo –y el Jefe– dominicanos, ora para la proyección humanitaria del estadista, ora para la ejemplificación de la modernización democrática nacional presuntamente en curso. Una política, por último, que tomó lugar desde el inicio mismo de la con- tienda española y que transitó con relativa estabilidad hasta su fin, adaptándose a circunstancias que fueron luego emergien- do, como El Corte en la frontera domínico-haitiana de octubre de 1937, suceso que, en efecto, pudo ejercer un claro principio ordenador en la eventual llegada de los refugiados españoles en 1939, pero en el que no se agotan todos los procesos que conllevó la implementación de la política inmigratoria. El interés del régimen trujillista en los asuntos de la guerra de España se hizo público en noviembre de 1936, cuando el secretario de Relaciones Exteriores, Ernesto Bonetti Burgos, instruyó a su Legación en Madrid brindar asilo a los huérfanos de guerra con el objeto de formar un contingente que sería luego enviado a la capital dominicana, donde se les proporcio- naría hogar, pan y escuela. El cable decía:

Presidente Trujillo, en conmovedora expresión de sus mag- nánimos sentimientos raciales españolistas, ha dispuesto que usted aloje y conserve en la Legación a los niños huér- fanos de ambos sexos para enviarlos en primera ocasión

fanos de ambos sexos para enviarlos en primera ocasión incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 41 20/03/2012

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

de ambos sexos para enviarlos en primera ocasión incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 41 20/03/2012 11:58:49 a.m.
de ambos sexos para enviarlos en primera ocasión incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 41 20/03/2012 11:58:49 a.m.
de ambos sexos para enviarlos en primera ocasión incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 41 20/03/2012 11:58:49 a.m.
de ambos sexos para enviarlos en primera ocasión incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 41 20/03/2012 11:58:49 a.m.
de ambos sexos para enviarlos en primera ocasión incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 41 20/03/2012 11:58:49 a.m.

41

de ambos sexos para enviarlos en primera ocasión incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 41 20/03/2012 11:58:49 a.m.
de ambos sexos para enviarlos en primera ocasión incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 41 20/03/2012 11:58:49 a.m.

20/03/2012

11:58:49 a.m.
11:58:49 a.m.

42

juan b. alfonsEca ginEr dE los ríos

a esta capital, donde el Presidente Trujillo, de su propio peculio, costeará su mantenimiento y educación. 2

En aquellos cruentos días del sitio de Madrid, el mensaje del secretario Bonetti fue ampliamente difundido por la prensa, que elogió aquel gesto como el debido al jefe de un pueblo «que pudo conciliar su independencia con su españolidad», como llegaría a decirse tiempo después en alguno de los nu- merosos reportajes que dedicaría la prensa republicana al es- tablecimiento y desarrollo de la Guardería Infantil Presidente Trujillo en la Legación diplomática dominicana. 3 El tema de los asilados de la Legación dominicana en Ma- drid –que llevó a la Cancillería dominicana a insinuar la ruptu- ra de relaciones con la República Española cuando las autori- dades republicanas amagaron con regularlo en el invierno de 1936– dio pie al desarrollo de una recurrente propaganda en la prensa española sobre el clima de modernización y libertad que vivía la sociedad dominicana bajo el régimen de Trujillo, destacándose particularmente ideas sobre el acendrado hispa- nismo del Jefe del Estado y del pueblo dominicano, los avances democráticos del país y el sentido social de las políticas del Gobierno hacia sus nacionales. Meses más tarde, en julio de 1937, el auditorio del pregón humanitarista de la política de asilo y protección de huérfanos desbordaría el marco español para proyectarse al plano inter-

nacional, al declarar Trujillo a la Associated Press su preocupa- ción por la lucha que desgarraba a la Madre Patria, ante la cual entendía era un deber mantenerse neutral, vanagloriándose de

«haber sido [ auxilio de los [

] el sagrado de-

por nuestra Legación en Madrid al defender [

el primer Jefe de Estado que ha acudido en huérfanos» y destacando «la actitud asumida

]

]

2 «República Dominicana amparará y educará a los huérfanos de guerra españoles», La Libertad, Madrid, 28 de noviembre de 1936.

3 «Generoso ofrecimiento de la República Dominicana», ABC, Madrid, 30 de noviembre de 1936.

Dominicana», ABC , Madrid, 30 de noviembre de 1936. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 42 20/03/2012

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

ABC , Madrid, 30 de noviembre de 1936. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 42 20/03/2012 11:58:50 a.m.
ABC , Madrid, 30 de noviembre de 1936. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 42 20/03/2012 11:58:50 a.m.
ABC , Madrid, 30 de noviembre de 1936. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 42 20/03/2012 11:58:50 a.m.
ABC , Madrid, 30 de noviembre de 1936. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 42 20/03/2012 11:58:50 a.m.
ABC , Madrid, 30 de noviembre de 1936. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 42 20/03/2012 11:58:50 a.m.

42

ABC , Madrid, 30 de noviembre de 1936. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 42 20/03/2012 11:58:50 a.m.
ABC , Madrid, 30 de noviembre de 1936. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 42 20/03/2012 11:58:50 a.m.

20/03/2012

11:58:50 a.m.
11:58:50 a.m.

El incidente del trasatlántico Cuba. Una historia

43

recho de asilo [

sin distinción de tendencias políticas, atendiendo sólo a indecli- nables deberes de humanidad». 4 La actuación de la Legación dominicana en Madrid durante

la guerra, –que, efectivamente, dio asilo a un número no deter-

minado de huérfanos, ancianos y perseguidos políticos de am- bos bandos–, se convertiría en uno de los mitos del humanismo

trujillista. En el corto plazo, esas declaraciones se convertirían en pieza de oratoria epistolar en las comunicaciones con que

la Secretaria de Relaciones Exteriores dominicana respondió

a las distintas iniciativas diplomáticas latinoamericanas en

relación con la Guerra Civil Española, como la de Reconoci- miento de Beligerancia a los bandos en pugna promovido por

el Gobierno uruguayo en octubre de 1937, o la iniciativa de

mediación por el cese de hostilidades impulsada por Cuba a inicios de 1938. Interesadas originalmente en replicar fideli- dad al principio de No Intervención, cada ocasión sirvió para que la Cancillería dominicana insertase in extenso las afamadas

declaraciones, valiéndose de ellas para negar tanto la solicitud uruguaya como la cubana. 5 Justo en los días en que el inci- dente de la matanza comenzaba a alarmar a la comunidad in- ternacional, el régimen ratificaba no sólo su neutralidad ante

el conflicto sino que se valía contingentemente de éste para

proyectar la imagen de un régimen humanitario. Pieza prosís- tica de uso diplomático, las declaraciones a Prensa Asociada del verano de 1937 circularon igualmente en periódicos del continente por instancia de la Cancillería dominicana, que da

al abrir sus puertas a todos los perseguidos,

]

4 Declaraciones del 19 de julio de 1937 al corresponsal de Prensa Aso- ciada. Tomado de Virgilio Díaz ordóñez, La política exterior de Trujillo, Ciudad Trujillo, Impresora Dominicana, 1955.

5 Joaquín Balaguer, subsecretario en funciones de secretario de Estado de Relaciones Exteriores a Excelentísimo Presidente de la República, Ciu- dad Trujillo, 21 de octubre de 1937; Julio ortega Frier, secretario de Relaciones Exteriores a Roberto Despradel, ministro plenipotenciario de la República Dominicana en La Habana. AGN, fondo Presidencia de la República, expediente sin clasificar.

Presidencia de la República, expediente sin clasificar. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 43 20/03/2012

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

de la República, expediente sin clasificar. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 43 20/03/2012 11:58:50 a.m.
de la República, expediente sin clasificar. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 43 20/03/2012 11:58:50 a.m.
de la República, expediente sin clasificar. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 43 20/03/2012 11:58:50 a.m.
de la República, expediente sin clasificar. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 43 20/03/2012 11:58:50 a.m.
de la República, expediente sin clasificar. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 43 20/03/2012 11:58:50 a.m.
43
43
de la República, expediente sin clasificar. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 43 20/03/2012 11:58:50 a.m.
de la República, expediente sin clasificar. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 43 20/03/2012 11:58:50 a.m.

20/03/2012

11:58:50 a.m.
11:58:50 a.m.

44

juan b. alfonsEca ginEr dE los ríos

muestra de haber solicitado a sus ministros en las capitales del hemisferio americano un papel de activa vigilancia sobre su difusión. 6 Hasta ese momento, la Guerra Civil había dado lugar esen- cialmente a una política de imagen en torno a un régimen crecientemente identificado con el autoritarismo y a un de- nodado respeto a la política de No Intervención. Del cable de Bonetti (noviembre de 1936) a las declaraciones a Prensa Asociada (julio de 1937), nada permitiría vincular el acerca- miento del régimen con la República Española con el espec- tro futuro de la matanza de haitianos, salvo que imaginásemos una paciente, premeditada y maquiavélica acción en pos de decisiones que tenía previsto tomar. Una nueva ocasión para mostrar las preocupaciones huma- nitarias por la guerra de España se presentó en octubre de 1938, cuando visitó el país el prestigiado intelectual y político Fernando de los Ríos, embajador de la República Española en Washington, con el objeto de dictar una conferencia en la con- memoración del cuarto centenario de la Universidad de Santo Domingo. Trujillo tuvo un primer encuentro con De los Ríos en la visita que éste le giró a la Hacienda Fundación donde conversaron sobre el problema de la guerra civil por espacio de varias horas, según comentó la prensa. Sobre la conversa- ción con Trujillo, el embajador De los Ríos reportó luego a su superior, el ministro Álvarez del Vayo:

6 En el mediano plazo, el tema de los huérfanos de la Legación domi- nicana en Madrid daría pie a una verdadera exégesis jurídica, que en 1941 pugnó –con el aval de académicos norteamericanos como Gordon Ireland– por hacer del gesto trujillista materia de hito en la historia del Derecho de Asilo. Véanse los artículos del abogado Benigno del Castillo aparecidos en la Revista Jurídica Dominicana («El asilo diplomático y la genial concepción del Presidente Trujillo en el caso de la contienda civil española» y «Asilo Diplomático», no. 2, 1939 y no. 3, 1941) y el firmado por Constancio Bernaldo de quirós, exiliado ya en el país, («El asilo diplomático de los imbeles», no. 1, 1942), quien, discretamente, sitúa la importancia real del gesto.

quien, discretamente, sitúa la importancia real del gesto. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 44 20/03/2012

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

discretamente, sitúa la importancia real del gesto. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 44 20/03/2012 11:58:50 a.m.
discretamente, sitúa la importancia real del gesto. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 44 20/03/2012 11:58:50 a.m.
discretamente, sitúa la importancia real del gesto. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 44 20/03/2012 11:58:50 a.m.
discretamente, sitúa la importancia real del gesto. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 44 20/03/2012 11:58:50 a.m.
discretamente, sitúa la importancia real del gesto. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 44 20/03/2012 11:58:50 a.m.

44

discretamente, sitúa la importancia real del gesto. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 44 20/03/2012 11:58:50 a.m.
discretamente, sitúa la importancia real del gesto. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 44 20/03/2012 11:58:50 a.m.

20/03/2012

11:58:50 a.m.
11:58:50 a.m.

El incidente del trasatlántico Cuba. Una historia

45

El General Trujillo, que continúa siendo virtualmente el director de la política de Santo Domingo, me invitó a almorzar y durante tres horas charlamos de España y sus problemas. Me dijo si podía preguntarme con entera liber- tad y como le respondiese que incluso le rogaba que así lo hiciera, fue, con gran interés y mucha atención preguntán- dome por los orígenes de nuestra lucha, valor supuesto del comunismo del Gobierno español, valor real de la invasión, etc., etc. Este aspecto, el de la invasión de fuerzas extran- jeras llamadas por un General español al verse desasistido por su pueblo lo impresionó tanto, que lo consideró tan incomprensible como reprobable. Los rebeldes lo han pre- sionado mil veces, pero él que no deja de ser inteligente, ha rechazado las solicitudes de ellos y creo que está ganado para nuestra causa. Me prometió que enviarían con cierta periodicidad, yo le insinué que cada tres meses y lo acep- taron, dos mil quinientas a tres mil toneladas de azúcar y lo que puedan de cacao, café y tabaco. Ayer he recibido en carta de la que le incluyo copia, un donativo de 5,000 dólares. 7

La prensa dominicana dio una inusitada cobertura a las acti- vidades desarrolladas por el embajador De los Rios, reflejando particularmente su entrevista con Trujillo y los mensajes de salutación que ambos continuaron cruzando tras su partida. 8 Aunque las demostraciones humanitaristas a De los Ríos ocurrían ya en el contexto de opinión internacional posterior a la matanza de 1937, es posible argumentar que no obedecían entera y necesariamente sólo al interés de seguir divulgando una imagen humanista del régimen genocida ya que, poco tiempo atrás, tras la conferencia de Evian del mes de julio, el

7 Archivo de La Residencia de Estudiantes, Fondo Fernando de Los Ríos, Embajada de España en Washington, Fólder 21.9.

8 Varios reportes parecen tanto en el Lístin Diario como en La Opinión de los días 29 y 30 de octubre de 1938.

en La Opinión de los días 29 y 30 de octubre de 1938. incidente cuba- alfonseca

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

Opinión de los días 29 y 30 de octubre de 1938. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 45
Opinión de los días 29 y 30 de octubre de 1938. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 45
Opinión de los días 29 y 30 de octubre de 1938. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 45
Opinión de los días 29 y 30 de octubre de 1938. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 45
Opinión de los días 29 y 30 de octubre de 1938. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 45
45
45
Opinión de los días 29 y 30 de octubre de 1938. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 45
Opinión de los días 29 y 30 de octubre de 1938. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 45

20/03/2012

11:58:50 a.m.
11:58:50 a.m.

46

juan b. alfonsEca ginEr dE los ríos

46 j uan b. a lfonsEca g inEr dE los r íos El Embajador de la

El Embajador de la República Española, don Fernando de los Ríos. Fuente:

fotografía tomada del libro de Fernando de los Ríos, Ciencia y Conciencia, Universidad de La Habana, La Habana, 1956.

y Conciencia, Universidad de La Habana, La Habana, 1956. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 46 20/03/2012

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

Universidad de La Habana, La Habana, 1956. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 46 20/03/2012 11:58:51 a.m.
Universidad de La Habana, La Habana, 1956. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 46 20/03/2012 11:58:51 a.m.
Universidad de La Habana, La Habana, 1956. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 46 20/03/2012 11:58:51 a.m.
Universidad de La Habana, La Habana, 1956. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 46 20/03/2012 11:58:51 a.m.
Universidad de La Habana, La Habana, 1956. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 46 20/03/2012 11:58:51 a.m.
46
46
Universidad de La Habana, La Habana, 1956. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 46 20/03/2012 11:58:51 a.m.
Universidad de La Habana, La Habana, 1956. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 46 20/03/2012 11:58:51 a.m.

20/03/2012

11:58:51 a.m.
11:58:51 a.m.

El incidente del trasatlántico Cuba. Una historia

47

humanismo trujillista había resonado ampliamente con la es- trepitosa oferta hecha por el representante dominicano de re- cibir entre 50 y 100 mil judíos desplazados por los avances del nacional-socialismo. Además de producir un marco propicio al nuevo refrendo del tema humanitario, otros motivos tornaban al Embajador Fernando de los Ríos en persona de particular interés para el Gobierno dominicano. Por un lado, su cercanía con el Departamento de Estado norteamericano, que tenía en alta estima su opinión y consejo sobre las actitudes políticas de los gobiernos latinoamericanos, por otro, el ascendente que tenía su figura en el cuerpo diplomático internacional acredi- tado en Washington. Poco después de su entrevista con Trujillo en la Hacienda Fundación, De los Ríos describía a su superior, el ministro Ál- varez del Vayo lo siguiente:

La agresividad de Alemania e Italia en Centro y Sud Amé- rica les ha hecho comprender [a los EE.UU. J.A.] cuan verdad es la tesis que desde mi llegada había venido soste- niendo. Ahora, con gran nobleza no sólo reconocen que tenía razón, sino que en mi conferencia con Mr. Hull el 25, me preguntó con insistencia cuáles pueblos creía yo que se situarían frente al punto de vista de ellos y le dije que estarían más o menos cerca de E.U. [sic] en la misma medida en que lo estuvieran cerca de nosotros: Argentina, Uruguay, Perú, Guatemala, Nicaragua, Honduras y El Sal- vador serían las más difíciles para ellos, como lo son para nosotros. Aproveché la ocasión para explicarle ese ángulo trascendental de nuestra actitud política, que estaba respal- dada por mis conversaciones con Trujillo y Batista, hechas públicas en la prensa:

no hay opción hoy para los pueblos hispanoamerica- nos: o conciertan con lealtad una cooperación internacio- nal con los Estados Unidos asegurando su independencia y libertad, o abren la brecha por donde irrumpa en América

y libertad, o abren la brecha por donde irrumpa en América incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 47

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

o abren la brecha por donde irrumpa en América incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 47 20/03/2012 11:58:51
o abren la brecha por donde irrumpa en América incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 47 20/03/2012 11:58:51
o abren la brecha por donde irrumpa en América incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 47 20/03/2012 11:58:51
o abren la brecha por donde irrumpa en América incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 47 20/03/2012 11:58:51
o abren la brecha por donde irrumpa en América incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 47 20/03/2012 11:58:51
47
47
o abren la brecha por donde irrumpa en América incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 47 20/03/2012 11:58:51
o abren la brecha por donde irrumpa en América incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 47 20/03/2012 11:58:51

20/03/2012

11:58:51 a.m.
11:58:51 a.m.

48

juan b. alfonsEca ginEr dE los ríos

el fascismo iniciando una etapa pretoriana de vasallaje co- lonial. Esta coincidencia en la necesidad de que América este unida ante la contienda fuertísima que se inicia de- terminó en Mr. Welles estas palabras: «No podía haberme proporcionado usted una mayor alegría en mi vida; por ser usted quien es y por ser el Embajador de España». 9

La alegría del secretario Summer Welles por las opiniones recibidas de Fernando de los Ríos sobre América Latina posi- blemente alegrase también al régimen dominicano, por aquél entonces requerido de dar muestra permanente de lealtad al campo democrático internacional y de diluir lo que, para mu- chos, eran inclinaciones secretas filonazistas. De la visita del embajador republicano en octubre de 1938 a la derrota final de la República Española en marzo-abril de 1939, no se produjo ningún nuevo gesto de vocación humani- taria a propósito de la contienda española, reactivándose dis- cursivamente de nuevo esa política cuando la realidad de los refugiados españoles en Francia comenzó a activar las preocu- paciones humanitarias de quienes eventualmente integrarían el campo aliado. Hasta entonces, el régimen dictatorial mantuvo claramente su obediencia a la No Intervención, no sólo mediante su ac- cionar frente a las cancillerías del área latinoamericana sino, incluso, en su reconocimiento final al gobierno nacionalista de Francisco Franco, que procedió sólo hasta que los Estados Uni- dos lo hicieron. 10 Sin embargo, la adhesión al principio formal de la No Inter- vención y el mantenimiento de relaciones diplomáticas con el Gobierno legalmente constituido de la República Española no excluyó, por supuesto, el ejercicio de una política de verdadero

9 Archivo de La Residencia de Estudiantes, Fondo Fernando de Los Ríos, Embajada de España en Washington, Fólder 21.9.

10 Cordell Hull a ministro Andrés Pastoriza, Washington, 11 de abril de

1939.

ministro Andrés Pastoriza, Washington, 11 de abril de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 48 20/03/2012

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

Andrés Pastoriza, Washington, 11 de abril de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 48 20/03/2012 11:58:51 a.m.
Andrés Pastoriza, Washington, 11 de abril de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 48 20/03/2012 11:58:51 a.m.
Andrés Pastoriza, Washington, 11 de abril de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 48 20/03/2012 11:58:51 a.m.
Andrés Pastoriza, Washington, 11 de abril de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 48 20/03/2012 11:58:51 a.m.
Andrés Pastoriza, Washington, 11 de abril de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 48 20/03/2012 11:58:51 a.m.
48
48
Andrés Pastoriza, Washington, 11 de abril de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 48 20/03/2012 11:58:51 a.m.
Andrés Pastoriza, Washington, 11 de abril de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 48 20/03/2012 11:58:51 a.m.

20/03/2012

11:58:51 a.m.
11:58:51 a.m.

El incidente del trasatlántico Cuba. Una historia

49

acercamiento estratégico con el movimiento nacionalista, de lo que da testimonio la abundante documentación oficial referida al tema de los asilados en la Legación Dominicana en Madrid. Cuántas y cuál tipo de personas se asilaron en la Legación que presidía en Madrid el ministro César Tolentino es algo sobre lo que existen, igualmente, versiones sólo relativamente aproximadas, tanto en lo relativo a sus cifras como a su cali- dad política y civil. Una de las escasas afirmaciones al respecto la hace Vega, al señalar que la prensa puertorriqueña había reconocido en 1939 la figura del ministro en Madrid, César Tolentino,

por su actitud… pues la Legación ofreció refugio a 2,796 personas, y allí nacieron niños y murieron viejos, al tiempo que Tolentino ayudaba para que pudieran salir hacia Santo Domingo. 11

Tal estimación parece exagerada, juzgándola a partir de la reconstrucción del orden cotidiano de la Legación reportado tanto en la documentación oficial dominicana como en las des- cripciones in situ que reflejó, en su día, la prensa madrileña. La actividad de asilo y refugio de la Legación hubo de tomar inicio poco antes del telegrama de Bonetti de noviembre de 1936, incrementándose posiblemente a medida que el com- bate por la defensa de Madrid fue recrudeciéndose y radicali- zándose el clima político interior en la ciudad. En septiembre de 1937, un reportaje del diario ABC señalaba que alrededor de 400 personas se encontraban albergadas en la Legación y en instalaciones anexas que ésta arrendó con el propósito de darles cabida. 12 Sin embargo, un informe elaborado pocos días antes por el subsecretario de Relaciones Exteriores, Joaquín

11 B. Vega, Nazismo, fascismo y falangismo

12 «El Presidente Trujillo, demócrata verdadero, ha hecho una gran obra de transformación de su país», Madrid, ABC, 9 de septiembre de 1937, pp. 8-9.

, p. 356.

Madrid, ABC , 9 de septiembre de 1937, pp. 8-9. , p. 356. incidente cuba- alfonseca

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

ABC , 9 de septiembre de 1937, pp. 8-9. , p. 356. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd
ABC , 9 de septiembre de 1937, pp. 8-9. , p. 356. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd
ABC , 9 de septiembre de 1937, pp. 8-9. , p. 356. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd
ABC , 9 de septiembre de 1937, pp. 8-9. , p. 356. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd
ABC , 9 de septiembre de 1937, pp. 8-9. , p. 356. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd
49
49
ABC , 9 de septiembre de 1937, pp. 8-9. , p. 356. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd
ABC , 9 de septiembre de 1937, pp. 8-9. , p. 356. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

20/03/2012

11:58:51 a.m.
11:58:51 a.m.

50

juan b. alfonsEca ginEr dE los ríos

Balaguer, a propósito de la inminente evacuación de los asi- lados en Legaciones extranjeras a Valencia, donde se había desplazado el Gobierno republicano, decía:

Aprovecho la oportunidad para informar al Excelentísimo Señor Presidente que en nuestra Legación en Madrid hay 63 asilados [52 varones y 21 hembras] [sic] y 8 refugiados dominicanos, de los cuales últimamente han salido algu- nos, y 62 refugiados españoles, de los cuales han salido ya 16. Entiéndese por asilados las personas que hallándose perseguidas están bajo el amparo de nuestro pabellón, y por refugiados, las que no estando en ese caso, han busca- do refugio al lado de sus familiares asilados, o porque se han visto obligados a evacuar sus hogares destruidos en la zona de la ciudad batida. 13

Un mes más tarde, el ministro César Tolentino afirmaba que en la Legación permanecían «cuarenta y dos albergados, inclu- yendo tres dominicanos y familiares Viuda Parra». 14 ¿Crecería en gran medida las personas asiladas en la Legación durante el resto de la guerra? Todo parece indicar que no, pues poco rastro deja en la documentación oficial posterior resguarda- da el asunto de los asilados y refugiados bajo la jurisdicción dominicana. Incluso los míticos 200 niños que integrarían la expedición que hallaría albergue en suelo dominicano bajo la protección personal del dictador pareció esfumarse, no lle- gando a concretarse jamás ningún traslado de esa naturaleza. 15

13 Joaquín Balaguer, subsecretario en funciones de Secretario de Estado a Presidente de la República, Ciudad Trujillo, 1º de septiembre de 1937.

14 Ministro César Tolentino a secretario de Estado Ernesto Bonetti Burgos, Madrid, 21 de octubre de 1937.

15 B. Vega indica que el plan de asilo a huérfanos de guerra contempla- ba dar amparo a 5 mil infantes. Sin embargo, las versiones del Ministro dominicano en Madrid apenas especularon, en un primer momen- to, con el proyecto de trasladar a la capital dominicana un total de 100 niños, cifra que luego se aumentó hasta 200. El propio secretario Bonetti Burgos destacaba en tono quejoso cómo «En distintas oportuni-

destacaba en tono quejoso cómo «En distintas oportuni- incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 50 20/03/2012

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

en tono quejoso cómo «En distintas oportuni- incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 50 20/03/2012 11:58:51 a.m.
en tono quejoso cómo «En distintas oportuni- incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 50 20/03/2012 11:58:51 a.m.
en tono quejoso cómo «En distintas oportuni- incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 50 20/03/2012 11:58:51 a.m.
en tono quejoso cómo «En distintas oportuni- incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 50 20/03/2012 11:58:51 a.m.
en tono quejoso cómo «En distintas oportuni- incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 50 20/03/2012 11:58:51 a.m.
50
50
en tono quejoso cómo «En distintas oportuni- incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 50 20/03/2012 11:58:51 a.m.
en tono quejoso cómo «En distintas oportuni- incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 50 20/03/2012 11:58:51 a.m.

20/03/2012

11:58:51 a.m.
11:58:51 a.m.

El incidente del trasatlántico Cuba. Una historia

51

En julio de 1937, el diario bonaerense La Nación publicaba cables desde Madrid donde se afirmaba que, hasta entonces, la Legación dominicana en Madrid había dado refugio a un total de 578 personas, de las cuales 63 se hallaban en condición de asilados políticos. 16 quiénes eran, políticamente, los asilados y refugiados de la Legación en Madrid. Muchos de los huérfanos eran, en efecto, hijos de milicianos del bando republicano, como el bautiza- do por el ministro Tolentino bajo el padrinazgo de Rafael L. Trujillo ante el cuerpo extranjero acreditado en Madrid. 17 Sin embargo, quienes eran considerados propiamente asilados pa- recen haber sido personas perseguidas políticamente por el Gobierno republicano, a juzgar por los frecuentes agradeci- mientos recibidos en esos días por el Gobierno dominicano. Por ejemplo, el que dirigió el Comandante de Regulares de Tetuán, señor Francisco Cubeiro, agradeciendo el papel des- empeñado por el cónsul dominicano en Madrid, señor Juan de olózaga quien vino «favoreciendo la vida de muchos seres desgraciados residentes en la Zona Roja y transmitiendo noti- cias de su estado de salud a sus familiares y amigos que están en la del Generalísimo Franco», o la que también dirigió a Trujillo el señor José Núñez Alegría, director del diario sal- mantino El Adelanto, expresando también su reconocimiento a la labor del cónsul dominicano pues «dicho Sr. olózaga ha contribuido para poner a salvo… a cientos de desgraciados, principalmente niños y mujeres, que estaban en poder de las furias marxistas». 18

dades… se le ha requerido al Ministro Tolentino definir la situación de los niños que componen la Guardería «Presidente Trujillo», y gestionar su embarque a esta ciudad, sin que hasta ahora esta cuestión haya sido diafanizada satisfactoriamente». Secretario Bonetti Burgos a Presidente de la República, Ciudad Trujillo, 11 de mayo de 1937.

16 Tulio M. Cestero, ministro dominicano en Buenos Aires a Secretario de Estado de Relaciones Exteriores, Buenos Aires, 2 de junio de 1937.

17 «El Presidente Trujillo…», Loc. cit., p. 9.

18 Comandante Francisco Cubeiro a Secretario de Relaciones Exteriores de la República Dominicana, Vigo, 17 de noviembre de 1937; José Núñez

Dominicana, Vigo, 17 de noviembre de 1937; José Núñez incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 51 20/03/2012

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

Vigo, 17 de noviembre de 1937; José Núñez incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 51 20/03/2012 11:58:51 a.m.
Vigo, 17 de noviembre de 1937; José Núñez incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 51 20/03/2012 11:58:51 a.m.
Vigo, 17 de noviembre de 1937; José Núñez incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 51 20/03/2012 11:58:51 a.m.
Vigo, 17 de noviembre de 1937; José Núñez incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 51 20/03/2012 11:58:51 a.m.
Vigo, 17 de noviembre de 1937; José Núñez incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 51 20/03/2012 11:58:51 a.m.
51
51
Vigo, 17 de noviembre de 1937; José Núñez incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 51 20/03/2012 11:58:51 a.m.
Vigo, 17 de noviembre de 1937; José Núñez incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 51 20/03/2012 11:58:51 a.m.

20/03/2012

11:58:51 a.m.
11:58:51 a.m.

52

juan b. alfonsEca ginEr dE los ríos

J u a n olózaga Rafael Leonidas Trujillo Molina “¡Viva San Domingo¡ Por haber re-
J u a n
olózaga
Rafael
Leonidas
Trujillo
Molina
“¡Viva San Domingo¡ Por haber re-
conocido España Nacional y Gene-
ral Franco. Con voto respetuoso de
Año Nuevo”. Postal de Felicitación
enviada espontáneamente a Trujillo
desde Leipzig por M.C. Schulze.
Fuente: (AGN, fondo Presidencia
de la República).
Fuente: (AGN, fondo Presidencia de la República). incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 52 20/03/2012

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

Fuente: (AGN, fondo Presidencia de la República). incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 52 20/03/2012 11:58:53 a.m.
Fuente: (AGN, fondo Presidencia de la República). incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 52 20/03/2012 11:58:53 a.m.
Fuente: (AGN, fondo Presidencia de la República). incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 52 20/03/2012 11:58:53 a.m.
Fuente: (AGN, fondo Presidencia de la República). incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 52 20/03/2012 11:58:53 a.m.
Fuente: (AGN, fondo Presidencia de la República). incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 52 20/03/2012 11:58:53 a.m.
52
52
Fuente: (AGN, fondo Presidencia de la República). incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 52 20/03/2012 11:58:53 a.m.
Fuente: (AGN, fondo Presidencia de la República). incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 52 20/03/2012 11:58:53 a.m.

20/03/2012

11:58:53 a.m.
11:58:53 a.m.

El incidente del trasatlántico Cuba. Una historia

53

Asilar o dar refugio a personas de ambos bandos podría re- sultar coherente con el principio de neutralidad suscrito por el Gobierno dominicano: una neutralidad que, por razones humanitarias, se ejercería tanto en favor de los simpatizantes del movimiento nacionalista cuanto en de los del bando repu- blicano. Sin embargo, tras la defensa aparente del principio de No Intervención, la diplomacia dictada por el Presidente do- minicano fue activa en cuanto a procurar un cierto equilibrio estratégico, dando muestras de confluencia con las posiciones de cada uno de los bandos. Así, mientras se emitían gestos de lealtad al gobierno republicano legalmente constituido (firma de un nuevo tratado comercial en 1936, establecimiento de un Comité de Aproximación Hispano-Dominicano, control de las organizaciones falangistas en la isla, ofrecimientos de ayu- da como los hechos al embajador De los Ríos, entre otros), el régimen daba también muestra de solidaridad con el campo político que suscribía el movimiento nacionalista. Por ejemplo, el cable que el propio presidente Trujillo envío en agosto de 1936 al Papa Pío XI expresándole «el sincero pe- sar y el gran dolor con que contemplamos las graves desgracias que en España están sufriendo la Iglesia Católica, el Clero, las Órdenes religiosas y en especial las abnegadas Hermanitas de la Caridad», 19 el tenue control efectivamente ejercido sobre la organización pública local del bando nacionalista y, en suma, el concurso puesto al aislamiento político y militar de la Repú- blica con la defensa diplomática del principio de neutralidad. Pocas demostraciones humanitarias más siguieron a la visita del embajador De los Ríos hasta finalizar la Guerra Civil. En enero de 1939, el ministro Tolentino enviaba a la Cancillería una cobertura del modo en que la prensa local había recibido el nuevo donativo hecho por Trujillo en auxilio de las viudas

Alegría a Excelentísimo Presidente de la República Dominicana, Sala- manca, 5 de noviembre de 1937.

19 Rafael L. Trujillo a Su Santidad Pío XI, Ciudad Trujillo, 13 de agosto de

1936.

Su Santidad Pío XI, Ciudad Trujillo, 13 de agosto de 1936. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 53

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

Pío XI, Ciudad Trujillo, 13 de agosto de 1936. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 53 20/03/2012 11:58:53
Pío XI, Ciudad Trujillo, 13 de agosto de 1936. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 53 20/03/2012 11:58:53
Pío XI, Ciudad Trujillo, 13 de agosto de 1936. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 53 20/03/2012 11:58:53
Pío XI, Ciudad Trujillo, 13 de agosto de 1936. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 53 20/03/2012 11:58:53
Pío XI, Ciudad Trujillo, 13 de agosto de 1936. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 53 20/03/2012 11:58:53
53
53
Pío XI, Ciudad Trujillo, 13 de agosto de 1936. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 53 20/03/2012 11:58:53
Pío XI, Ciudad Trujillo, 13 de agosto de 1936. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 53 20/03/2012 11:58:53

20/03/2012

11:58:53 a.m.
11:58:53 a.m.

54

juan b. alfonsEca ginEr dE los ríos

y huérfanos refugiados en la Legación, noticia sobre la que también reportaban otras Legaciones dominicanas. En marzo, cuando el derrumbe de la República era ya inminente, el pro- pio Tolentino aconsejaba, vía cable desde Madrid,

retardar reconocimiento hasta ocupar Madrid Generalísi- mo Franco evitarme situación personal conflictiva y peligro a personas e intereses protegidos Legación como ocurrido otras Misiones saqueadas y asilados desamparados y encar- celados… para dejar felizmente concluida labor humanita- ria y neutral nuestro gobierno. 20

Declarado por el bando nacionalista el fin de la guerra a inicios de abril, el mismo día 4, la edición sevillana del diario ABC anunciaba que el nuevo Gobierno había sido reconocido de jure por la República Dominicana, decisión que sobrevino, como estaba convenido, sólo después de que el Departamen- to de Estado norteamericano hizo lo propio el día 1º de ese mes. 21 Como es conocido, las realidades del exilio masivo de re- fugiados republicanos iniciado por la frontera catalana desde febrero de 1939 pronto plantearon graves preocupaciones hu- manitarias. Interesantemente, nada en torno de ellas pareció razón suficiente para motivar nuevas expresiones humanitaris- tas de parte del régimen trujillista. Por el contrario, un claro y cauteloso proceder caracterizó la relación del Gobierno domi- nicano con el problema desde inicios de 1939. En febrero de ese año, por ejemplo, vigente todavía el Go- bierno republicano en la península, el Ministro dominicano en Washington informaba a su Canciller que el embajador Fernando de los Ríos había celebrado una reunión con el cuerpo

20 Secretario de Relaciones Exteriores a Presidente de la República, Ciudad Trujillo, 6 de marzo de 1939.

21 ABC, Sevilla, 4 de abril de 1939.

de marzo de 1939. 2 1 ABC , Sevilla, 4 de abril de 1939. incidente cuba-

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

de 1939. 2 1 ABC , Sevilla, 4 de abril de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd
de 1939. 2 1 ABC , Sevilla, 4 de abril de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd
de 1939. 2 1 ABC , Sevilla, 4 de abril de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd
de 1939. 2 1 ABC , Sevilla, 4 de abril de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd
de 1939. 2 1 ABC , Sevilla, 4 de abril de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd
54
54
de 1939. 2 1 ABC , Sevilla, 4 de abril de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd
de 1939. 2 1 ABC , Sevilla, 4 de abril de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

20/03/2012

11:58:53 a.m.
11:58:53 a.m.

El incidente del trasatlántico Cuba. Una historia

55

diplomático latinoamericano para poner en su conocimiento la situación que atravesaban en Francia las 60 mil familias es- pañolas refugiadas y solicitarles realizar gestiones para que sus

gobiernos diesen acogida a un número de ellas en el continen- te. 22 A poco de ello, llegaba a la Cancillería una consulta oficial de parte del Encargado de Negocios de la República Española indagando sobre la posición oficial acerca de la solicitud expre- sada al representante dominicano en Washington. A pesar de tratarse de una solicitud del embajador De los Ríos –figura que la prensa se esforzó en presentar como fuen- te de inspirador agrado en las meditaciones hispanófilas del Benefactor–, el Gobierno dominicano procedió con cautela

y no emitió la respuesta con la celeridad que el caso permitía

imaginar. El secretario de Relaciones Exteriores, Arturo Despradel, puso el asunto de la solicitud del embajador De los Ríos en conocimiento del despacho del presidente (ya por entonces Jacinto B. Peynado) y consultó simultáneamente la opinión de las carteras de Interior y Policía (general José García) y de Agricultura, Industria y Trabajo (licenciado Raúl Carbuccia), quienes, en pocos días, emitieron una opinión favorable a la posibilidad de hacer inmigrar al país refugiados españoles. Sin mencionar cifras, Carbuccia recomendaba que debería tratarse, preferentemente, de personas dedicadas a la agri-

cultura, destacando la importancia de «observar las reservas necesarias en cuanto a la ideología política de esos inmigrantes

y que no obstante la afinidad de los pueblos dominicano y espa-

ñol, pueda en algún sentido influir de manera extraña en nuestra idiosincrasia». 23 Conforme con el juicio del secretario Carbuccia,

22 Andrés Pastoriza, ministro de la República Dominicana en Washington a Secretario de Estado de Relaciones Exteriores, Washington, 18 de febre- ro de 1939.

23 Raúl Carbuccia, secretario de Estado de Agricultura, Industria y Trabajo a Secretario de Estado de lo Interior, Ciudad Trujillo, 4 de marzo de

1939.

Estado de lo Interior, Ciudad Trujillo, 4 de marzo de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 55

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

de lo Interior, Ciudad Trujillo, 4 de marzo de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 55 20/03/2012
de lo Interior, Ciudad Trujillo, 4 de marzo de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 55 20/03/2012
de lo Interior, Ciudad Trujillo, 4 de marzo de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 55 20/03/2012
de lo Interior, Ciudad Trujillo, 4 de marzo de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 55 20/03/2012
de lo Interior, Ciudad Trujillo, 4 de marzo de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 55 20/03/2012
55
55
de lo Interior, Ciudad Trujillo, 4 de marzo de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 55 20/03/2012
de lo Interior, Ciudad Trujillo, 4 de marzo de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 55 20/03/2012

20/03/2012

11:58:53 a.m.
11:58:53 a.m.

56

juan b. alfonsEca ginEr dE los ríos

el general García resolvió autorizar la idea dejando en manos del Ejecutivo la decisión final. Días más tarde, el secretario del Despacho presidencial trans- mitió a la Cancillería la respuesta indicada por el presidente Peynado, consistente en considerar que «posiblemente esos refugiados son de una ideología cuya propagación en nuestro país sería fuente de serios trastornos» indicándole «contestar al Encargado de Negocios de España de una forma evasiva, diciéndole que los asuntos… están siendo objeto de estudio por parte del Gobierno». En el mes de mayo, en lo que podría haberse tomado como una nueva ocasión propicia al desplante humanitarista, el se- cretario de la Presidencia, Arturo Logroño, instruía al Canci- ller proceder del siguiente modo respecto de una solicitud de ayuda hecha llegar al Gobierno dominicano un mes antes por la Comisión Internacional de Auxilio para los Niños Refugia- dos de España:

(el) Honorable Señor Presidente de la República… me encarga significarle su pesar por el hecho de que el Go- bierno no está en condiciones de atender… la solicitud de ayuda… y, en consecuencia, le instruye dar una respuesta discreta, en este sentido, a los firmantes de la instancia, cuando no sea posible dejarla sin contestación. 24

Aparentemente, la consulta de Fernando de los Ríos nunca tuvo respuesta. No sólo porque, al poco tiempo, éste dejaría su Embajada en Washington para dar paso al representante del nuevo gobierno existente en la península, sino porque las sim- patías humanitarias por el pueblo español habían satisfecho los objetivos que con ellas se perseguían, pasando a ocupar un segundo plano en relación con lo que ya, de hecho, constituía

24 Secretario de la Presidencia a Secretario de Relaciones Exteriores, Ciu- dad Trujillo, 5 de mayo de 1939.

Relaciones Exteriores, Ciu- dad Trujillo, 5 de mayo de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 56 20/03/2012

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

Exteriores, Ciu- dad Trujillo, 5 de mayo de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 56 20/03/2012 11:58:53
Exteriores, Ciu- dad Trujillo, 5 de mayo de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 56 20/03/2012 11:58:53
Exteriores, Ciu- dad Trujillo, 5 de mayo de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 56 20/03/2012 11:58:53
Exteriores, Ciu- dad Trujillo, 5 de mayo de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 56 20/03/2012 11:58:53
Exteriores, Ciu- dad Trujillo, 5 de mayo de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 56 20/03/2012 11:58:53
56
56
Exteriores, Ciu- dad Trujillo, 5 de mayo de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 56 20/03/2012 11:58:53
Exteriores, Ciu- dad Trujillo, 5 de mayo de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 56 20/03/2012 11:58:53

20/03/2012

11:58:53 a.m.
11:58:53 a.m.

El incidente del trasatlántico Cuba. Una historia

57

el nuevo objeto humanitario del régimen: la inmigración judía ofrecida en la Conferencia de Evian. Es interesante notar el modo en que la solicitud del emba- jador republicano en Washington derivó en una negativa mo- mentáneamente fundada en conceptos de seguridad interna («propagación de ideologías extrañas al país». ¿Era Peynado el que pensaba de esa forma, o respondía Rafael L. Trujillo por interpósita persona? Lo es porque nos deja ver que, de modo conciente, algunas fracciones dentro del gobierno percibían que, dados sus caracteres políticos, el exilio español no era recomendable como apuesta inmigratoria y porque permite apreciar el sentido del ligero roce interior que, como veremos, se suscitó cuando la Cancillería dominicana giró instrucciones en el sentido de permitir la entrada al país de refugiados es- pañoles. En abril de 1939, el cónsul de la República Dominicana en Burdeos, señor Narciso Félix, fue amonestado por su superior, el cónsul general en El Havre, R. Comprés Pérez, por haber desatendido la indicación girada a fines del mes de febrero in- dicándole que «nuestro gobierno no desea recibir ninguna de las personas que están abandonando España, con motivo del triunfo nacionalista» y haber procedido a visar alrededor de veinte pasaportes españoles. En conexión con este asunto, el propio ministro dominicano en París, Virgilio Trujillo Molina, presentó a la Cancillería una denuncia del comportamiento del cónsul Félix. El Cónsul en Burdeos explicó su compor- tamiento al Canciller indicando que había procedido en ese modo por entender que los pasaportes visados pertenecían a españoles que se hallaban en territorio francés con anteriori- dad al derrumbe del Gobierno republicano. 25 Despradel ofreció una explicación al despacho del presi- dente, indicando haber indagado la queja del ministro Trujillo

25 Cónsul Narciso Félix a Secretario de Estado de Relaciones Exteriores, Burdeos, 25 de abril de 1939.

de Relaciones Exteriores, Burdeos, 25 de abril de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 57 20/03/2012

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

Relaciones Exteriores, Burdeos, 25 de abril de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 57 20/03/2012 11:58:53 a.m.
Relaciones Exteriores, Burdeos, 25 de abril de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 57 20/03/2012 11:58:53 a.m.
Relaciones Exteriores, Burdeos, 25 de abril de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 57 20/03/2012 11:58:53 a.m.
Relaciones Exteriores, Burdeos, 25 de abril de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 57 20/03/2012 11:58:53 a.m.
Relaciones Exteriores, Burdeos, 25 de abril de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 57 20/03/2012 11:58:53 a.m.
57
57
Relaciones Exteriores, Burdeos, 25 de abril de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 57 20/03/2012 11:58:53 a.m.
Relaciones Exteriores, Burdeos, 25 de abril de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 57 20/03/2012 11:58:53 a.m.

20/03/2012

11:58:53 a.m.
11:58:53 a.m.

58

juan b. alfonsEca ginEr dE los ríos

Molina, agregando que, en su opinión, debía autorizarse la extensión de visas a ciudadanos españoles refugiados en Fran- cia, por no ofrecer éstos «el peligro de inmigración en masa presentado por el problema hebreo en Europa». 26 ¿Existía alguna suerte de desavenencia interna respecto de la inmigración de refugiados españoles en el régimen? Al pa- recer sí, aunque debe dilucidarse si el accionar de quienes se negaban a autorizarla obraba sólo un criterio político o si se trataba de algún otro tipo de interés. El hecho es que la posición del Canciller fue la que posibi- litó el flujo persistente de traslados individuales a la isla que comienza a producirse desde el mes de abril de 1939, inaugu- rando, de ese modo, el proceso inmigratorio.

2. Las negociaciones para la inmigración de los refugiados de la Guerra Civil

La idea de una inmigración organizada, de carácter masivo, comenzaría a tomar forma meses más tarde, en el verano de 1939, cuando los organismos de ayuda a los refugiados espa- ñoles comenzaron a procurar contacto con el Gobierno domi- nicano. Las Sociedades Hispanas Confederadas de Ayuda a España, organismo que integraba a grupos hispanos asociados en distin- tas ciudades del territorio norteamericano, fueron las primeras en proponer al Gobierno dominicano un plan de evacuación e inmigración de los refugiados en Francia a través del Con- sulado dominicano en esa ciudad. 27 En el memorándum que dirigían al respecto, las Hispano Confederadas planteaban:

26 Secretario Arturo Despradel a Presidente de la República, Ciudad Truji- llo, 25 de abril de 1939.

27 Rafael Espaillat de la Mota, cónsul dominicano en Nueva York a Secre- tario de Estado de Relaciones Exteriores, Nueva York, 11 de mayo de

1939.

de Relaciones Exteriores, Nueva York, 11 de mayo de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 58 20/03/2012

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

Exteriores, Nueva York, 11 de mayo de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 58 20/03/2012 11:58:53 a.m.
Exteriores, Nueva York, 11 de mayo de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 58 20/03/2012 11:58:53 a.m.
Exteriores, Nueva York, 11 de mayo de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 58 20/03/2012 11:58:53 a.m.
Exteriores, Nueva York, 11 de mayo de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 58 20/03/2012 11:58:53 a.m.
Exteriores, Nueva York, 11 de mayo de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 58 20/03/2012 11:58:53 a.m.
58
58
Exteriores, Nueva York, 11 de mayo de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 58 20/03/2012 11:58:53 a.m.
Exteriores, Nueva York, 11 de mayo de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 58 20/03/2012 11:58:53 a.m.

20/03/2012

11:58:53 a.m.
11:58:53 a.m.

El incidente del trasatlántico Cuba. Una historia

59

1. que el Gobierno dominicano autorice el internamiento de entre mil y cinco mil refugiados, mismos que deberán esta- blecerse en colonia, en los lugares señalados para ello por el mismo Gobierno.

2. que el Gobierno dominicano conceda terrenos para el es- tablecimiento de granjas agrícolas y avícolas, así como las viviendas necesarias para el alojamiento de los refugiados.

3. que el Gobierno dominicano provea la transportación de los refugiados a sus lugares de destino.

4. que las autoridades consulares en Francia autoricen el visa- do de pasaportes expedidos por el gobierno republicano y que aceptasen, en caso de carecerse de él, documentación identitaria expedida por el SERE, radicado en Francia.

5. que se autorice de manera expedita el internamiento en suelo dominicano de un primer grupo de 1,000 refugiados, dada la angustiosa situación que viven en Francia.

Por su parte, las Sociedades Hispanas Confederadas de Ayu- da a España ofrecían:

1. Sufragar los costos de traslado de los primeros mil refugia- dos hasta Ciudad Trujillo.

2. Cooperar con la edificación de viviendas modestas para los llegados en esa primera expedición.

3. Proveer aperos de labranza, maquinaria y semilla para dar pronto inicio a las explotaciones agrícolas.

4. Proveer al sostenimiento de las colonias hasta que estas se hallen en condiciones de autosustentarse.

5. Enviar una comisión a entrevistarse con el Gobierno domi- nicano con el objeto de analizar el terreno y las condiciones técnicas de la futura implantación. 28

28 Daniel Alonso, secretario General de las SHCAE a Gobierno dominica- no, Nueva York, 8 de mayo de 1939.

a Gobierno dominica- no, Nueva York, 8 de mayo de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 59

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

dominica- no, Nueva York, 8 de mayo de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 59 20/03/2012 11:58:53
dominica- no, Nueva York, 8 de mayo de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 59 20/03/2012 11:58:53
dominica- no, Nueva York, 8 de mayo de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 59 20/03/2012 11:58:53
dominica- no, Nueva York, 8 de mayo de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 59 20/03/2012 11:58:53
dominica- no, Nueva York, 8 de mayo de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 59 20/03/2012 11:58:53
59
59
dominica- no, Nueva York, 8 de mayo de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 59 20/03/2012 11:58:53
dominica- no, Nueva York, 8 de mayo de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 59 20/03/2012 11:58:53

20/03/2012

11:58:53 a.m.
11:58:53 a.m.

60

juan b. alfonsEca ginEr dE los ríos

El Plan de las Hispano-Confederadas fue comentado favora- blemente al Canciller por el secretario Carbuccia, quien con-

sideró la posibilidad de establecer a los refugiados en terrenos situados en la región suroeste, como en el municipio de El Cercado, señalando que esto había sido visto con simpatía por el generalísimo Rafael L. Trujillo.

A pesar de la premura que dictaba la evolución de los acon-

tecimientos en Francia, fue hasta el mes de julio cuando se re- anudaron conversaciones sobre el Plan de las Sociedades His- panas Confederadas, al poner éstas en manos del propio Tru- jillo durante su visita a Nueva York un nuevo memorándum. 29

El plan hecho llegar entonces contenía nuevos aspectos, como que la suma inicial de que disponían las Sociedades Hispanas

Confederadas para impulsar al Plan ascendía a 100 mil dólares americanos, prestando atención al interés del Gobierno do- minicano de establecer una industria pesquera y destacando la disposición de hacerse cargo de aquellos exiliados que no lograsen adaptarse enteramente al proyecto colonizador.

A inicios del mes de agosto arribó al país el señor José Pan-

tín, representante de las Hispano-Confederadas y el proyecto comenzó a examinarse en el terreno con mayor detalle. Nueva- mente, el despacho de la presidencia instruyó a las secretarías de Agricultura, Trabajo e Industria, Interior y Policía, Sanidad y Beneficencia elaborar un dictamen sobre la propuesta, resul- tando éste favorable de modo unánime, si bien se sugería ce- ñirla a cuatro recomendaciones: que la inmigración (de hasta cinco mil refugiados) se desarrollase de manera gradual; que el número de los llegados en cada etapa nunca excediese las mil personas; que el Gobierno dominicano formase parte de la comisión seleccionadora de los futuros inmigrantes y que se seleccionasen terrenos en las secciones de Medina (común de San Cristóbal), Los Guayos (común de Sabana de la Mar) y en

la común de El Cercado. 30

29 Daniel Alonso a Rafael L. Trujillo, Nueva York, 21 de julio de 1939.

30 Mayor general José García, secretario de lo Interior y Policía a Secretario de Estado de la Presidencia. Ciudad Trujillo, 31 de agosto de 1939.

de la Presidencia. Ciudad Trujillo, 31 de agosto de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 60 20/03/2012

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

Presidencia. Ciudad Trujillo, 31 de agosto de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 60 20/03/2012 11:58:53 a.m.
Presidencia. Ciudad Trujillo, 31 de agosto de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 60 20/03/2012 11:58:53 a.m.
Presidencia. Ciudad Trujillo, 31 de agosto de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 60 20/03/2012 11:58:53 a.m.
Presidencia. Ciudad Trujillo, 31 de agosto de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 60 20/03/2012 11:58:53 a.m.
Presidencia. Ciudad Trujillo, 31 de agosto de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 60 20/03/2012 11:58:53 a.m.
60
60
Presidencia. Ciudad Trujillo, 31 de agosto de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 60 20/03/2012 11:58:53 a.m.
Presidencia. Ciudad Trujillo, 31 de agosto de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 60 20/03/2012 11:58:53 a.m.

20/03/2012

11:58:53 a.m.
11:58:53 a.m.

El incidente del trasatlántico Cuba. Una historia

61

Poco antes de que se emitiese el referido dictamen, un nú- cleo civil, mayormente integrado por refugiados que habían venido estableciéndose en el país desde los primeros meses de 1939, decidió establecer la Junta Pro-Refugiados Españoles, organismo que pocas veces ha sido citado y que quizás se haya confundido con aquél otro llamado Junta Pro-Inmigración Es- pañola (JPE) del que hablaremos más adelante. Esta Junta Pro-Refugiados Españoles se estableció el día 10 de agosto en la ciudad capital con los propósitos esenciales de:

1. «Coordinar o unificar la ayuda que, proveniente de éste u otros países, se destine a los refugiados españoles

2. «Distribuir dicha ayuda en forma que sirva para resolver, aunque sea en principio, problemas definitivos para los re- fugiados».

3. «Canalizarla con miras a que sea destinada a la creación de

nuevas fuentes de riqueza

4. «Prestar a las autoridades dominicanas cuantas ayudas y ase- soramientos estimen necesarios relacionados con la venida

y establecimiento

de núcleos de refugiados españoles».

La Junta quedaba integrada por 9 personas, tomando como base programática para su actividad el proyecto de inmigra- ción de cinco mil refugiados puesto en consideración por su vicepresidente, el periodista gallego Ramón Suárez Picallo. 31 La ponencia presentada por Suárez Picallo se titulaba «Ín- dice provisional para un plan de colocación de cinco mil refu- giados en la República Dominicana» y es, posiblemente, una de las ideas más acabadas y originales dentro de las distintas propuestas que comenzó a recibir por entonces el Gobierno

31 Los restantes ocho miembros eran: el ingeniero Antonio ocaña (presi- dente), el coronel Felipe Díaz Sandino (2º vicepresidente), el fabricante Antonio Piñeiro (tesorero), el licenciado Juan Pablo García (secretario general), el periodista Fraíz Grijalba (secretario de actas) y los señores Manuel Castillo, Juan Jiménez Rosas y Enrique Darnell Martí (vocales).

Juan Jiménez Rosas y Enrique Darnell Martí (vocales). incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 61 20/03/2012

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

Jiménez Rosas y Enrique Darnell Martí (vocales). incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 61 20/03/2012 11:58:54 a.m.
Jiménez Rosas y Enrique Darnell Martí (vocales). incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 61 20/03/2012 11:58:54 a.m.
Jiménez Rosas y Enrique Darnell Martí (vocales). incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 61 20/03/2012 11:58:54 a.m.
Jiménez Rosas y Enrique Darnell Martí (vocales). incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 61 20/03/2012 11:58:54 a.m.
Jiménez Rosas y Enrique Darnell Martí (vocales). incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 61 20/03/2012 11:58:54 a.m.
61
61
Jiménez Rosas y Enrique Darnell Martí (vocales). incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 61 20/03/2012 11:58:54 a.m.
Jiménez Rosas y Enrique Darnell Martí (vocales). incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 61 20/03/2012 11:58:54 a.m.

20/03/2012

11:58:54 a.m.
11:58:54 a.m.

62

juan b. alfonsEca ginEr dE los ríos

dominicano. Considerando de poco provecho la dinámica de llegadas individuales seguida hasta esos días,

donde los inmigrantes españoles limitan sus aspiraciones a la obtención de un empleo público improductivo, a ser dependientes de una casa de comercio o, cuando más, a poner un tenderete,

Suárez Picallo proponía realizar un serio esfuerzo de plani- ficación de los contingentes, de modo que la inmigración se orientase a la apertura de fuentes de riqueza inéditas o poco explotadas. Las fuentes de riqueza en que se interesaba el plan eran tanto agrícolas como industriales, destacando en el primer renglón la idea de impulsar una larga serie de agroindustrias. Entre las industriales, el proyecto mencionaba esencialmente 6 ramos de actividad: la producción de papel, los tejidos, la espartería, los curtidos, la pesca y las artesanías. En términos generales, todos esos desarrollos apuntaban a la idea de abrir un mercado basándose en la sustitución de importaciones y en establecer cadenas integradas de producción e industriali- zación de materias primas. Los recursos para financiar el plan de inmigración provendrían, esencialmente, de las entidades españolas de evacuación (SERE y JARE), del Gobierno domi- nicano pero, sobre todo, de la posibilidad de vincularlo con el establecimiento de un Banco Cooperativo Agropecuario. La dirección del plan quedaba reservada a un comité integrado por representantes del Gobierno dominicano y de los organis- mos de evacuación españoles. 32 En el aspecto técnico, el proyecto de esta Junta Pro-Refugia- dos preconizaba el establecimiento de explotaciones de índo-

32 Antonio ocaña, presidente de la Junta Pro-Refugiados Españoles a Secretario de Estado de Relaciones Exteriores, Ciudad Trujillo, 10 de agosto de 1939.

Exteriores, Ciudad Trujillo, 10 de agosto de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 62 20/03/2012

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

Exteriores, Ciudad Trujillo, 10 de agosto de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 62 20/03/2012 11:58:54 a.m.
Exteriores, Ciudad Trujillo, 10 de agosto de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 62 20/03/2012 11:58:54 a.m.
Exteriores, Ciudad Trujillo, 10 de agosto de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 62 20/03/2012 11:58:54 a.m.
Exteriores, Ciudad Trujillo, 10 de agosto de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 62 20/03/2012 11:58:54 a.m.
Exteriores, Ciudad Trujillo, 10 de agosto de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 62 20/03/2012 11:58:54 a.m.
62
62
Exteriores, Ciudad Trujillo, 10 de agosto de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 62 20/03/2012 11:58:54 a.m.
Exteriores, Ciudad Trujillo, 10 de agosto de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 62 20/03/2012 11:58:54 a.m.

20/03/2012

11:58:54 a.m.
11:58:54 a.m.

El incidente del trasatlántico Cuba. Una historia

63

le colectiva e individual, recomendando favorecer la pequeña propiedad individual, de carácter agrícola y/o empresarial, como forma acorde con el espíritu de posesión individual del pueblo español. El colectivismo se implantaría al modo de una

gran cooperativa de adquisición de aperos e insumos agrícolas

y artesanales, gestión colectiva de transporte y almacenamien-

to. En el social recomendaba un modelo de establecimiento aglutinado, por ejemplo, de pequeñas explotaciones agrícolas,

o pequeños campamentos de explotación de materias primas

de producción espontánea, como en la silvicultura, la pesca

y la minería. El carácter aglutinado de los asentamientos fa-

cilitaría el surgimiento de instituciones escolares abocadas

a la explotación del medio, donde españoles y dominicanos

podrían insertarse en el aprendizaje productivo. Asimismo, la presencia de contingentes de enseñantes entre los exiliados

haría posible generar procesos escolares en el medio de im- plantación dominicano circundante.

Nuevas propuestas inmigratorias emergieron en el mes de noviembre.

Por un lado, el día 9 quedó formalmente constituida la Jun- ta Pro-Inmigración Española, que posiblemente sólo fuese una

transformación de la que acaba de describirse, pues en su inte- gración figuran tanto Ramón Suárez Picallo como Juan Pablo García, a quienes se suman tres personas más: el periodista canario Elfidio Alonso, el ingeniero José de los Ríos Urruti (hermano del exembajador Fernando de los Ríos) y el tenien- te coronel Rodolfo Bosch Pearson. En principio, la creación de esta Junta respondía al interés de secretario Raúl Carbuccia por establecer un mecanismo lo- cal de enlace entre las instituciones del Gobierno dominicano

y los futuros inmigrantes, de modo que la corriente inmigra-

toria cumpliese de mejor manera su objetivo de hacer crecer

toria cumpliese de mejor manera su objetivo de hacer crecer incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 63 20/03/2012

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

de mejor manera su objetivo de hacer crecer incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 63 20/03/2012 11:58:54 a.m.
de mejor manera su objetivo de hacer crecer incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 63 20/03/2012 11:58:54 a.m.
de mejor manera su objetivo de hacer crecer incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 63 20/03/2012 11:58:54 a.m.
de mejor manera su objetivo de hacer crecer incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 63 20/03/2012 11:58:54 a.m.
de mejor manera su objetivo de hacer crecer incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 63 20/03/2012 11:58:54 a.m.
63
63
de mejor manera su objetivo de hacer crecer incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 63 20/03/2012 11:58:54 a.m.
de mejor manera su objetivo de hacer crecer incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 63 20/03/2012 11:58:54 a.m.

20/03/2012

11:58:54 a.m.
11:58:54 a.m.

64

juan b. alfonsEca ginEr dE los ríos

la riqueza nacional. Como representante de la parte domini- cana, la Junta quedaba facultada para: a) gestionar ayuda de los organismos abocados a la evacuación de los refugiados en Francia, b) clasificar a los futuros inmigrantes con el fin de adaptarlos a las tareas del desarrollo nacional, c) decidir y ges- tionar lo necesario ante las instituciones del Gobierno domi- nicanas. 33 A finales de ese mes, los diarios puertorriqueños El Mundo y El Imparcial daban aviso del paso por la isla de un grupo de doce refugiados españoles rumbo a la República Dominicana. Destacando el tránsito reciente de refugiados que, haciendo escala en Puerto Rico, se dirigen a la isla de Santo Domingo, ambos diarios dedican extensas notas a los propósitos de la visita. Preside el grupo el señor Bibiano Fernández ossorio Tafall, director general del Servicio de Evacuación de Refugiados Españoles (SERE), acompañado de colaboradores y amigos, como los señores Vicente Herrero Ayllón (catedrático), Félix de los Ríos (ingeniero hidráulico), Rafael de los Ríos y su se- ñora madre, entre otros. El señor Bibiano Fernández ossorio Tafall se dirige a la isla para entrevistarse con el presidente Tru- jillo y tratar en detalle los planes de inmigración de alrededor de 2,000 refugiados de la guerra civil. Equivocando el nombre, el periódico El Mundo destaca la idea de que existe en Ciudad Trujillo ya un Comité Pro-Refugiados Españoles llamado a co- ordinar el proceso de ayuda, brindando también el detalle de que, en ese momento, se encuentran ya en el país cerca de 600 refugiados españoles. Propiamente, el Comité que describe el diario coincide con la Junta Pro-Inmigración que acaba de ser descrita, la conformada por indicación del secretario de Esta- do de Agricultura, Industria y Trabajo, Raúl Carbuccia. 34

33 Acta de constitución de la Junta Pro-Inmigración Española. Ciudad Trujillo, 9 de noviembre de 1939.

34 «Refugiados españoles en San Juan de paso para la República Dominica- na». El Mundo, San Juan, 2 de noviembre de 1939; «Director del Servicio

, San Juan, 2 de noviembre de 1939; «Director del Servicio incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 64

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

2 de noviembre de 1939; «Director del Servicio incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 64 20/03/2012 11:58:54 a.m.
2 de noviembre de 1939; «Director del Servicio incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 64 20/03/2012 11:58:54 a.m.
2 de noviembre de 1939; «Director del Servicio incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 64 20/03/2012 11:58:54 a.m.
2 de noviembre de 1939; «Director del Servicio incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 64 20/03/2012 11:58:54 a.m.
2 de noviembre de 1939; «Director del Servicio incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 64 20/03/2012 11:58:54 a.m.
64
64
2 de noviembre de 1939; «Director del Servicio incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 64 20/03/2012 11:58:54 a.m.
2 de noviembre de 1939; «Director del Servicio incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 64 20/03/2012 11:58:54 a.m.

20/03/2012

11:58:54 a.m.
11:58:54 a.m.

El incidente del trasatlántico Cuba. Una historia

65

No existen muchas luces sobre la estancia del director del SERE en el país, ni sobre el contacto que pretendía tener con el Presidente Trujillo. Sin embargo, el organismo que repre- sentaba sería el responsable fundamental de la política inmi- gratoria. Al menos, como debe ser dicho, en su segmento de organización, reclutamiento y evacuación de los contingentes en Francia. Tampoco es muy claro cuando y cómo tomó inicio formal la colaboración emigratoria y la naturaleza del acuerdo al que se arribó con el Gobierno dominicano. Ni la documentación ofi- cial ni la del Servicio de Evacuación de Republicanos Españo- les conservada en la Fundación Sabino Arana, en Vizcaya, per- miten conocerlo con precisión pero, desde luego, el proceso sufrió un claro estímulo tras la estancia de Bibiano Fernández ossorio-Tafall, cosa que se desprende de la inclusión del señor Félix de los Ríos como miembro de la Junta Pro-Inmigración Española promovida por Carbuccia. Las ideas del SERE en torno a la inmigración no figuran en ningún documento formal, pero pueden desprenderse del Plan de Colonización que, tiempo después, se hizo llegar a las oficinas del señor Alejandro Viana, director del Servicio en París. Firmado por los ingenieros Félix de los Ríos y Au- gusto Pedrero en fecha que no precisa el documento, el Plan debe haberse elaborado en el mes de diciembre de 1939 en la misma República Dominicana. De los Ríos y Pedrero fungen entonces como representantes del SERE en el país. Esencialmente, el plan inmigratorio se centra en el estable- cimiento de los refugiados en colonias agrícolas del Estado dominicano. Aunque considera el impulso de algunos giros industriales –fabricación de tejas, tenerías, explotaciones mi- neras, etc.–, se trata ante todo de un proyecto práctico para organizar y sostener la vida de los colonos durante el primer

de Evacuación de Refugiados Españoles está en P. R.». El Imparcial , San Juan, 21 de noviembre de 1939.

P. R.». El Imparcial , San Juan, 21 de noviembre de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd

El Imparcial , San Juan, 21 de noviembre de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 65 20/03/2012
El Imparcial , San Juan, 21 de noviembre de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 65 20/03/2012
El Imparcial , San Juan, 21 de noviembre de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 65 20/03/2012
El Imparcial , San Juan, 21 de noviembre de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 65 20/03/2012
El Imparcial , San Juan, 21 de noviembre de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 65 20/03/2012
65
65
El Imparcial , San Juan, 21 de noviembre de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 65 20/03/2012
El Imparcial , San Juan, 21 de noviembre de 1939. incidente cuba- alfonseca 20-03-2012.indd 65 20/03/2012

20/03/2012

11:58:54 a.m.
11:58:54 a.m.

66

juan b. alfonsEca ginEr dE los ríos

año de estancia en el país. Cumplido ese lapso, el plan pro- yecta la creación de un organismo administrativo de carácter cooperativo que deberá llamarse Cooperativa Pro-Inmigración Española y del cual será titular el Secretario de Estado de Agri- cultura, Industria y Trabajo. La dirección técnica del mismo recaerá en personal del SERE. 35 Un último proyecto inmigratorio sería puesto en manos de las autoridades dominicanas a instancias de la Junta de Auxilio a los Republicanos Españoles (JARE) en el mes de marzo de 1940 por el señor José María Escofet, refugiado desde hacía algún tiempo en el país. El plan del delegado por JARE contemplaba la inmigración de hasta 5,000 personas, postulando el establecimiento de una sociedad anónima, de tipo mercantil e industrial, que fomen- taría distintos proyectos de desarrollo agrícola, industrial y comercial en los que encontrarían ocupación los refugiados. Los recursos financieros para dar vida a esa sociedad serían proporcionados enteramente por la JARE. La dirección de la misma integraría representantes tanto de JARE como del Go- bierno dominicano. 36

35