Sei sulla pagina 1di 213

ORGANIZACiÓN METEOROLÓGICA MUNDIAL

,.

GUIA

DEL SISTEMA MUNDIAL DE PROCESO DE DATOS

Edición de 1993

OMM-N° 30S

Secretaría de la Organización Meteorológica Mundial - Ginebra - Suiza

2000

(

© 2000, Organización Meteorológica Mundial

ISBN 92-63-333ÜS-X

NOTA

Las denominaciones empleadas en esta publicación y la forma en que aparecen presentados los datos que contiene no implican, de parte de la Secretaría de la Organización Meteorológica Mundial, juicio alguno sobre la condición jurídica de ninguno de los países, territorios, ciudades o zonas citados o de sus autoridades, ni respecto de la delimitación de sus fronteras o límites.

(

(

(

REGISTRO DE SUPLEMENTOS RECIBIDOS

Suplemento NQ

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12

13

14

15

16

17

18

19

20

21

22

23

24

25

Fecha

Insertado en la publicación

por

fecha

Octubre de 1999

Incluido en la edición

Septiembre de 2000

Incluido en la edición

Juwo loO/

A90Jto 2001

J·])·S

j.]).J

ó/7/0/

S/q/Ol

ORGANIZACIÓN METEOROLÓGICA MUNDIAL

5 -

S8p.

2001

GUÍA DEL SISTEMA MUNDIAL DE PROCESO DE DATOS

Suplemento N° 4

OMM-N° 305

Agosto de 2001

Este suplemento contiene enmiendas al Capítulo 3, Métodos utiliza- dos en el proceso automático de datos para el análisis y la predicción, párrafo 3.1.2 y el nuevo Anexo 3.A correspondiente, aprobados por la CSB-XII.

Índice:

Reemplazar las páginas v a xi por las nuevas páginas v a xi.

Capítulo 3: Reemplazar las páginas IlI.1 y III.2 por las nuevas páginas IlLl y III.2.

Reemplazar la página HI.31 por las nuevas páginas III.31 a HI.34

5 -

Sep.

2001

ORGANIZACIÓN METEOROLÓGICA MUNDIAL

GUíA DEL SISTEMA MUNDIAL DE PROCESO DE DATOS

Suplemento N' 3

OMM-N° 305

Junio de 2001

Este suplemento contiene enmiendas al Capítulo 6, Procedimientos de control de calidad, aprobadas por la CSB-XII.

Índice:

Reemplazar las páginas ix a xi por las nuevas páginas ix a xi.

Capítulo 6: Reemplazar las páginas VI.21 a VI.26 por las nuevas páginas VI.21 a VI.28.

"

INDICE

Página

Prefacio

xiii

Glosario

xv

Capítulo 1

FINALIDAD Y ÁMBITO DE APLICACIÓN DEL SISTEMA MUNDIAL DE PROCESO

PRINCIPALES FUNCIONES EN TIEMPO REAL DE LOS CMM y DE LOS CMRE,

 

Capítulo 2

DE DATOS (SMPD)

INCLUIDA LA FUNCIÓN DE LOS CMN

 

u

IU

2.1

Centros Meteorológicos Mundiales

(CMM)

.

11.1

2.2

Centros Meteorológicos Regionales Especializados (CMRE)

11.1

2.3

Centros Meteorológicos Nacionales (CMN)

 

11.1

2.3.1

Función de los CMN

11.1

2.3.2

Adquisición de datos en los CMN

11.2

2.3.3

Proceso de datos en los CMN

11.2

2.3.4

Sistema de proceso de datos y telecomunicación en los CMN

 

11.3

Capítulo 3

MÉTODOS UTILIZADOS EN EL PROCESO AUTOMÁTICO DE DATOS PARA EL ANÁLISIS

Y LA PREDICCIÓN

 

.

m.1

3.1

Generalidades

.

IIU

3.1.1

Prescripciones relativas a los de datos de observación

m.1

3.1.2

Fuentes de datos

 

.

111.2

3.1.3

Análisis

y

predicción meteorológicos:

métodos numéricos y medios convencionales

,

m.2

3.1.4

Lógica de la automatización

 

111.2

3.1.5

El ordenador y el hombre

 

.

m.2

3.1.6

Funciones principales de un sistema automático de análisis y predicción

.

III.3

3.1.7

Equipo necesario para efectuar importantes funciones en un centro automatizado de análisis y predicción

.

III.3

3.2

Organización y procedimientos de recopilación de datos

m.4

3.2.1

Finalidades de un sistema de recopilación de datos

m.4

3.2.2

Tipos fundamentales de sistemas de recopilación de datos

m.4

3.2.3

Ámbito de aplicación y funcionamiento de un sistema de recopilación de datos

.

m.4

3.3

Procedimientos automáticos de reconocimiento, decodificación y corrección de datos (preproceso de datos)

m.4

3.3.1

Reconocimiento de mensajes meteorológicos

m.5

3.3.2

Decodificación de boletines meteorológicos

 

.

111.5

3.3.3

Control de calidad de los datos de mensajes decodificados y procedimientos de verificadón adicionales

.

m.5

3.3.4

Selección y

formatado de la información decodificada

III.5

3.4

Métodos de análisis meteorológicos numéricos

.

I1I.6

3.4.1

Finalidad

111.6

3.4.2

Estructura general de un método de análisis meteorológico numérico

 

m.6

3.4.3

Técnica de interpolación óptima

'"

III.7

3.4.3.1

Análisis variacional tridimensional

 

.

111.9

3.4.4

Interpolación estadística espectral

.

m.9

3.4.5

Métodos de análisis basados en correcciones sucesivas

m.9

3.4.6

Métodos de análisis basados en la representación funcional

m.10

3.4.7

Tratamiento de los datos asinópticos (técnica de asimilación tetradimensional de datos)

.

m.10

3.4.8

Inicialización

 

.

m.12

Edición de 1993, SupL N~ 4 (VIlL2001)

vi

GUÍA DEL SISTEMA MUNDIAL DE PROCESO DE DATOS

Página

3.4.8.1

Inicialización estática

 

.

III.12

3.4.8.2

Inicialización con modos normales

.

III.12

3.4.8.3

Inicialización dinámica

 

.

III.13

3.4.8.4

Inicialización diabática

.

III.13

3.4.8.5

Técnicas mixtas de inicialización

.

III.14

3.5

Métodos de predicción numérica del tiempo (PNT)

III.14

3.5.1

Características generales de los modelos de PNT actuales

.

III.14

3.5.2

Técnicas numéricas

 

III.15

3.5.2.1

Técnicas de coordenadas verticales

III.15

3.5.2.2

Técnicas de parametrización

 

.

III.16

3.5.2.3

Técnicas de integración

.

III.21

3.6

Métodos

para obtener y presentar productos

III.23

3.6.1

Producción automática de datos numéricos

III.23

3.6.2

Requisitos y aspectos técnicos de la conversión de información en forma alfanumérica (clave GRID/GRAF) y binaria (clave GRIB, BUFR)

III.23

3.6.2.1

Configuración del sistema

 

.

III.23

3.6.2.2

Programa informático (software)

.

III.24

3.7

Utilización de productos numéricos

III.25

3.7.1

Utilización de productos numéricos para la predicción estadística de parámetros meteorológicos

.

III.25

3.7.2

Utilización de productos numéricos para la predicción dinámica de parámetros meteorológicos

.

III.26

3.8

Fuentes de errores en las predicciones numéricas

.

III.26

Anexo 3.A

Directrices que requieren adopción de medidas para minimizar los efectos de la

pérdida de

observaciones

sobre el funcionamiento del SMPD

III.32

Capítulo 4

MÉTODOS UTILIZADOS EN EL MANUAL DE PROCESO DE DATOS PARA EL ANÁLISIS Y LA PREDICCIÓN

.

IV.

1

4.1

Utilización de análisis y predicciones codificados

 

IV.1

4.1.1

Claves de análisis de la OMM

IV.

1

4.1.2

Utilización de claves de análisis de la OMM en las actividades de proceso de datos

.

IV. 1

4.1.2.1

Operaciones manuales

.

IV.1

4.1.2.2

Operaciones automatizadas

IV.1

4.2

Análisis manual de la estructura vertical de la atmósfera

.

IV.1

4.2.1

Generalidades

IV.1

4.2.2

Trazado de diagramas termodinámicos

.

IV. 1

4.2.3

Utilización de diagramas termodinámicos en la predicción

.

IY.2

4.2.4

Hodógrafos de la cizalla dura del viento

IV.

2

4.2.5

Secciones transversales verticales

.

IV.Z

4.2.5.1

Generalidades

.

IV.Z

4.2.5.2

Secciones transversales temporales

.

IV.Z

4.2.5.3

Secciones transversales espaciales

.

IV.2

4.2.6

Representación de las masas de aire

IV.3

4.2.7

Representación de atmosféricos

IV.3

4.2.7.1

Modelo de representación

IV.3

4.2.7.2

Reglas para representar distintos elementos

IV.3

4.2.8

Representación y análisis del estado de las olas

IV.3

4.2.8.1

Modelo de representación

IV.3

4.2.8.2

Isopletas de la altura de las olas

IV.3

4.2.8.3

Movimiento de trenes de olas dominantes

IV.3

4.2.9

Mapas

de variación de la presión

.

IV.4

4.2.10

Mapas de la tropopausa

IV.4

4.3

Métodos de análisis y predicción manuales en latitudes extratropicales

.

IV.4

4.3.1

Técnicas manuales aplicadas en el análisis

IV.4

4.3.1.1

Requisitos para los análisis manuales

IV.4

4.3.1.1.1

Control de los análisis realizados objetivamente

IV.5

4.3.1.1.2

Utilización de análisis manuales en relación con técnicas de predicción numérica del tiempo

IV.5

Edición de 1993, Sup!. NQ 4 (VIII.2001)

(

(

(

ÍNDICE

vii

Página

4.3.1.1.3

Rapidez de los análisis

.

IV.S

4.3.1.1.4

Control de la calidad mediante la elaboración de análisis manual

.

IV.S

4.3.1.1.5

Características menores

.

IV.S

4.3.1.1.6

Comprensión del comportamiento de la atmósfera

.

IV.5

4.3.1.2

Técnicas de análisis

.

IV.6

4.3.1.2.1

Tipos de análisis

.

IV,6

4.3.1.2.1.1

Análisis isobárico

.

IV. 6

4.3.1.2.1.2

Análisis de discontinuidades

 

.

IV, 6

4.3.1.2.1.3

Análisis de intestabilidad vertical

.

IV,6

4.3.1.2.1.4

Análisis de sección transversal vertical

.

IV.?

4.3.1.2.1.5

Análisis especializados de distintos elementos

 

IV.?

4.3.1.2.1.6

Análisis de datos obtenidos

IV.?

4.3.1.2.2

Análisis de las características de superficie

 

.

IV.?

4.3.1.2.2.1

Análisis frontológico

.

IV,?

4.3.1.2.2.2

El campo de presión

.

IV,8

4.3.1.2.2.3

Utilización de productos de predicción numérica en la preparación de análisis

IV.8

4.3.1.2.2.4

Análisis de otras características

 

.

IV.9

4.3.1.2.3

Técnicas de análisis en altitud

.

IV,9

4.3.1.2.3.1

Consideraciones generales

 

IV.9

4.3.1.2.3.2

Principios de análisis

IV.

lO

4.3.1.2.3.3

Otros tipos de análisis en altitud

 

.

IV.12

4.3.1.2.4

Análisis de la información obtenida por satélite

 

IV.

13

4.3.1.2.4.1

Tipos de satélites e imágenes disponibles

IV.

13

4.3.1.2.4.2

Utilización de datos obtenidos por satélite

 

.

IV.13

4.3.1.2.4.3

Datos

obtenidos por satélite y análisis en altitud

 

IV.

14

4.3.1.2.4.4

Datos obtenidos por satélite en zonas en que escasean los datos

 

IV.15

4.3.1.2.5

Análisis de la información obtenida por radar

 

IV.15

4.3.1.2.5.1

Consideraciones generales

 

.

IV.15

4.3.1.2.5.2

Radares no coherentes

.

IV.16

4.3.1.2.5.3

Radares coherentes

(Doppler)

.

IV.

20

4.3.1.2.5.4

Análisis de los rayos

.

IV.21

4.3.1.2.6

Otras técnicas para el análisis de datos

IV.21

4.3.2

La función humana en las técnicas de predicción modernas

.

IV.23

4.3.2.1

Intervención del analista o predictor en un sistema automatizado de predicción

 

meteorológica

.

IV.

23

4.3.2.2

Manipulación de la predicciones realizadas numéricamente

IV.

24

4.3.2.3

Elaboración de pronósticos en caso de avería de los ordenadores

IV.25

4.3.2.4

Técnicas manuales para elaborar predicciones a muy corto plazo

 

(períodos de varias horas)

.

IV.

25

4.3.3

Utilización de estaciones de trabajo para la predicción

.

IV.25

4.3.3.1

Generalidades

IV.25

4.3.3.2

Tecnología

IV.26

4.3.3.3

Aplicaciones de las estaciones de trabajo

IV.

26

4.3.3.4

Consideraciones al establecer un sistema basado en estaciones de trabajo

.

IV.38

4.3.3.5

Otras consideraciones

.

IV.38

4.3.3.6

Evolución de la tecnología de soporte físico y software en las estaciones de trabajo

.

IV.39

4.3.3.?

Evolución de las aplicaciones de las estaciones de trabajo

.

IV.39

Capítulo S

MÉTODOS DE ANÁLISIS Y DE PREDICCIÓN

EN LOS TRÓPICOS

.

V.1

5.1

Introducción

.

V.1

5.2

Estructura y circulación medias del cinturón tropical

.

V.1

5.2.1

La zona de convergencia intertropical (ZCIT)

 

.

V.2

5.2.2

La circulación monzónica

 

V.4

5.2.3

Energía de los sistemas de circulación tropical

 

.

V,6

5.2.4

Origen de las perturbaciones tropicales

.

V,6

5.2.4.1

Inestabilidad barotrópica

 

V,?

5.2.4.2

Inestabilidad condicional de segundo orden (CISK)

 

V,?

5.3

Base de datos de observación para el análisis y la predicción en los trópicos

V.?

Edición de 1993, Sup!. Nº 4 (VIII.2001)

viii

GUÍA DEL SISTEMA MUNDIAL DE PROCESO DE DATOS

Página

5.3.1

Algunos problemas especiales de análisis en los trópicos en relación con los datos de observación

.

V.8

5.4

Perturbaciones ondulatorias en los trópicos

V.9

5.4.1

Principales características de las perturbaciones de ondas tropicales

V.10

5.4.1.1

Ondas en gran escala (sinópticas) de cuatro a cinco días en la troposfera baja y media

V.10

5.4.1.2

Ondas a escala planetaria de cuatro a cinco días de la presión de superficie

V.lO

5.4.1.3

Ondas ecuatoriales a escala planetaria en la troposfera alta y en la estratosfera baja

.

V.10

5.4.1.3.1

Ondas

mixtas de Rossby y gravitatorias

.

V.10

5.4.1.3.2

Ondas de Kelvin

 

V.ll

5.4.1.4

Modos en baja frecuencia de la oscilación de 30 a 50 días en la troposfera tropical

 

V.12

5.4.1.5

Ondas en la escala interanual:

oscilación casi bienal

V.13

5.4.2

Masas frías del monzón de invierno asiático

 

V.13

5.5

Modelos sinópticos tropicales

 

.

V.14

5.5.1

Ondas

.

V.15

5.5.1.1

Perturbaciones ondulatorias a escala sinóptica en el Caribe

.

V.15

5.5.1.2

Perturbaciones ondulatorias a escala sinóptica en el Pacífico

.

V.17

5.5.1.3

Ondas africanas

 

V.18

5.5.2

Torbellinos

 

.

V.19

5.5.2.1

Ciclones tropicales

 

V.19

5.5.2.1.1

Modelo de ciclón tropical

V.20

5.5.2.1.1.1

Campo de viento

V.20

5.5.2.1.1.2

Distribución de la presión de superficie

.

V.21

5.5.2.1.1.3

Campo de temperatura

 

V.21

5.5.2.1.1.4

Sistemas de nubes

 

.

V.22

5.5.2.1.1.5

Dinámica del núcleo interno y de la región exterior

V.22

5.5.2.2

Depresiones monzónicas

 

V.23

5.5.2.2.1

Depresiones monzónicas en la región india

.

V.24

5.5.2.2.1.1

Características de las depresiones monzónicas

V.24

5.5.2.2.1.2

Características sinópticas que preceden a la formación de depresiones monzónicas

.

V.26

5.5.2.2.2

Depresiones monzónicas en la región australiana

.

V.26

5.5.2.3

Ciclones de la troposfera media

 

.

V.26

5.5.2.3.1

Ciclones subtropicales

.

V.26

5.5.2.3.2

Ciclones del Mar Arábigo

.

V.28

5.5.2.4

Ciclones de la troposfera alta

 

V.29

5.5.2.4.1

Pacífico Norte

V.29

5.5.2.4.2

Atlántico Norte

 

.

V.30

5.5.2.4.3

Temporales de América Central

 

V.32

5.5.2.4.4

Hemisferio sur

 

.

V.32

5.5.2.5

Anticiclones de la troposfera baja

 

V.32

5.5.3

Perturbaciones lineales

V.33

5.5.3.1

Líneas de cizalladura

 

.

V.33

5.5.3.2

Asíntotas

.

V.34

5.6

Técnicas de análisis sinóptico en las regiones tropicales

V.35

5.6.1

Técnicas de análisis manuales

 

.

V.35

5.6.1.1

Mapas convencionales

.

V.36

5.6.1.2

Mapas auxiliares

.

V.38

5.6.2

Técnicas de análisis automáticas

 

V.38

5.7

Métodos de predicción en las regiones tropicales

 

V.39

5.7.1

Enfoques de la predicción meteorológica operativa

V.39

5.7.2

Técnicas de predicción a corto plazo

 

V.39

5.7.2.1

Modelos

.

V.40

5.7.2.2

Extrapolación

e interpolación

 

.

V.41

5.7.2.3

Análogos

V.41

5.7.2.4

Climatología

 

.

V.41

5.7.3

Predicción numérica del tiempo en las regiones tropicales

V.41

5.7.3.1

Posibilidad de predecir las condiciones meteorológicas en las regiones tropicales

VAl

5.7.3.2

Sistemas y modelos de predicción numérica del tiempo operativa

VA2

5.7.3.3

Predicciones prolongadas

 

.

V.43

Edición de 1993, Supl. Nº 4 (VIII.2001)

(

(

(

(

ÍNDICE

ix

Página

5.7.304

Interpretación estadística de productos de PNT para la predicción de elementos meteorológicos

.

VA4

5.8

Predicción de ciclones tropicales

 

.

VAS

5.8.1

Formación de

ciclones tropicales

.

VAS

5.8.1.1

Génesis

.

VAS

5.8.1.1.1

Características climatológicas

 

.

VAS

5.8.1.1.2

Características sinópticas

.

VA6

5.8.1.1.2.1

Vorticidad ciclónica en capas bajas

 

VA6

5.8.1.1.2.2

Cizalladura vertical del viento

 

.

VA7

5.8.1.1.2.3

Divergencia en capas altas

.

VA7

5.8.1.1.204

Características de las imágenes obtenidas por satélite

 

.

VA7

5.8.1.2

Variaciones de intensidad

 

.

VA7

5.8.1.2.1

Función de la convección húmeda

 

.

VA7

5.8.1.2.2

Función de

la vorticidad

 

VA8

5.8.1.2.3

Interacciones con el medio ambiente

 

.

VA8

5.8.1.204

Configuración del flujo centrífugo en capas altas asociada a las variaciones de intensidad de los ciclones tropicales

VA9

5.8.1.2.5

Características de las imágenes obtenidas por satélite

 

V.50

5.8.1.2.6

Variación de la intensidad y de la estructura debido a la llegada a tierra

 

.

V.51

5.8.1.2.7

Paso a sistemas extratropicales

 

V.51

5.8.1.2.8

Relación entre las variaciones de intensidad del núcleo interno y la región exterior

.

V.51

5.8.2

Métodos para predecir las trayectorias

 

.

V.52

5.8.2.1

Aspectos teóricos del desplazamiento de los ciclones tropicales

 

V.52

5.8.2.2

Consideraciones sinópticas

 

.

V.52

. 5.8.2.3

Modelos de análogos

.

V.56

5.8.2.3.1

Elipses de probabilidad

.

V.57

5.8.204

Modelos estadísticos

.

V.57

5.8.204.1

Modelos de análogos simulados

.

V.57

5.8.204.2

Modelos estadísticos sinópticos

.

V.58

. 5.8.204.3

Modelos estadísticos dinámicos

.

V.59

5.8.3

Predicción de ciclones mediante modelos numéricos

.

V.59

5.8.3.1

Resultados de la predicción de ciclones tropicales y experimentos de simulación con modelos numéricos

.

V.60

5.8.3.2

Modelo de un solo nivel:

el modelo barotrópico SANBAR

V.62

5.8.3.3

Modelos de PNT operativas para la predicción de ciclones tropicales:

el problema

de la falta de vórtice en los campos iniciales

 

V.63

5.8.3.3.1

Centro meteorológico nacional de Washington

 

.

V.63

5.8.3.3.2

Centro europeo de predicción meteorológica a medio plazo (CEPMMP), Reino Unido

V.64

5.8.3.3.3

Oficina Meteorológica del Reino Unido (OMRU)

 

.

V.65

5.8.3.304

Servicio Meteorológico Japonés aMA)

.

V.65

5.804

Predicciones de probabilidad de ciclones tropicales

.

V.65

5.8.5

Verificación de predicciones de ciclones tropicales

.

V.66

5.8.5.1

Mediciones de errores en las predicciones de trayectorias

.

V.66

5.8.5.2

Comparación de varios medios de predicción objetiva

 

V.66

5.8.6

Predicción de las mareas de tempestad

 

.

V.68

5.8.6.1

Predicción de las mareas mediante modelos matemáticos

 

V.68

5.8.6.1.1

Nivel de referencia

 

.

V.69

5.8.6.1.2

Inicialización

 

.

V.69

5.8.6.1.3

Modelización de las tempestades

 

V.69

5.8.6.1.4

Modelización de las mareas de tempestad

 

.

V.69

5.8.6.1.5

Interacciones de las mareas astronómicas y las mareas de tempestad

 

.

V.70

5.8.6.1.6

Predicción de las mareas

 

.

V.70

5.8.6.2

Predicción

de

las

mareas con ayuda de nomo gramas

,

V.70

5.9

Fenómenos mesoescalares en las regiones tropicales

 

.

V.71

5.9.1

Influencia del terreno en los sistemas mesoescalares

.

V.72

5.9.1.1

Brisas de tierra y de mar en terreno llano

 

V.72

5.9.1.2

Vientos de montaña y de valle

V.72

5.9.1.3

Circulación de aire forzado sobre terreno accidentado y en torno al mismo

.

V.72

Edición de 1993, Sup!. N° 4 (VIII.2üü1)

x

GUíA DEL SISTEMA MUNDIAL DE PROCESO DE DATOS

Página

5.9.2

Fenómenos meso escalares de origen

sinóptico

V.73

5.9.2.1

Tempestades convectivas

'"

.

V.73

5.9.2.1.1

Tempestades unicelulares de corta duración

'"

V.73

5.9.2.1.2

V.73

Tempestades supercelulares

.

5.9.2.1.3

Tempestades pluricelulares

.

V.74

5.9.2.2

Condiciones ambientales favorables para las tempestades convectivas

V.75

5.9.2.2.1

Utilización de un hodógrafo para diagnosticar la cizalladura vertical del viento

.

V.76

5.9.3

Instrumentos de predicción operativa mesoescalar

V.76

5.9.4

Métodos de predicción mesoescalar

.

V.??

5.9.4.1

Extrapolación lineal

.

V.??

5.9.4.2

Modelos conceptuales

.

V.??

5.9.4.3

Reglas empíricas

.

V.??

5.9.4.4

Climatología mesoescalar

.

V.78

5.9.4.5

Modelos unidimensionales con fines especiales

V.78

5.9.4.6

Predicción numérica del tiempo mesoescalar

.

V.78

Anexo 5.A

Directrices para determinar el tipo de ciclones tropicales y el origen de los ciclones

 

tropicales

.

V.90

Anexo 5.B

Directrices para estimar la intensidad de los ciclones subtropicales

V.90

Anexo 5.C

Analogías y diferencias entre la técnica de Dvorak para los ciclones tropicales (T)

 

y la técnica para los ciclones subtropicales (ST)

.

V.90

Capítulo 6

PROCEDIMIENTOS DE CONTROL DE CALIDAD

 

VI.1

6.1

Descripción general

 

.

VI.1

6.1.1

Verificaciones de preproceso

 

.

VI.1

6.1.2

Elementos físicos

 

.

VI.1

6.1.3

Establecimiento de un sistema de control de calidad

VI.1

6.1.4

Señalización

 

VI.1

6.2

Verificaciones de preproceso

 

VI.2

6.2.1

Verificaciones en el sector telecomunicación

 

.

VI.2

6.2.1.1

Verificaciones de encabezamiento

 

.

VI.2

6.2.1.2

Verificación

de

informes E E E

 

VI.2

6.2.1.3

Verificación de la sintaxis y los grupos de cinco caracteres

 

VI.2

6.2.2

Control de la parte de clave OMM

 

.

VI.3

6.2.2.1

Verificación de la fecha y la hora

 

VI.3

6.2.2.2

Verificación del número de bloque/estación y de la posición

 

VI.3

6.2.2.3

Verificaciones durante el procedimiento de decodificación

.

VI.3

6.2.2.4

Verificación de duplicados

 

.

VI.4

6.3

Técnicas de control de calidad

.

VI.4

6.3.1

Verificaciones de los límites para detectar errores graves

.

VI.5

6.3.1.1

Verificaciones de los datos de superficie en relación con los límites

VI.5

6.3.1.2

Verificaciones de los datos en altitud en relación con los límites (TEMP, PILOT, TEMP SHIP, PILOT SHIP)

.

VI.8

6.3.1.3

Verificaciones de los datos de la temperatura y el viento en un solo nivel (aeronaves, SATOB) en relación con los límites

VI.9

6.3.1.4

Verificaciones de los datos obtenidos por satélite (SATEM) en relación con los límites

VI.9

6.3.2

Verificaciones de la coherencia interna

 

.

VI.10

6.3.2.1

Verificaciones de la coherencia de los datos de observaciones en superficie

VI.10

6.3.2.1.1

En el caso de que el indicador i x = 1-4

 

VI.10

6.3.2.1.2

En

el

caso

de

que

el

indicador i x = 5-7

VI.13

6.3.2.2

Verificaciones de la coherencia de los datos de observaciones en altitud

 

VI.15

6.3.2.2.1

Verificación del régimen de descenso de los perfiles verticales de la temperatura

VI.15

6.3.2.2.2

Verificación de la coherencia entre los datos del nivel significativo y los datos del nivel normalizado

.

VI.16

6.3.2.2.3

Verificación del equilibrio hidrostático entre los datos de la altura y la temperatura a nivel normalizado

.

VI.17

6.3.2.2.4

Verificación de la cizalladura vertical del viento

 

VI.21

6.3.3

Verificaciones de la coherencia en relación con el tiempo

 

VI.21

Edición de 1993, Sup!. N° 4 (VIlI.2001)

(

(

(

ÍNDICE

xi

Página

6.3.3.1

Verificación de los datos de observaciones en superficie

 

.

VI.21

6.3.3.2

Procedimientos del CMCP para el control de la calidad de los datos de las precipitaciones

.

VI.22

6.3.3.2.1

Tratamiento de errores

 

VI.22

6.3.3.3

Verificación de las posiciones en informes consecutivos

VI.23

6.3.3.4

Verificación en

relación con predicciones numéricas

VI.24

6.3.4

Verificaciones de la coherencia en relación con el espacio y el tiempo

 

VI.25

6.3.4.1

Coherencia espacial o prueba de contigüidad

 

.

VI.

25

6.3.4.2

Comparación con análisis

.

VI.

25

6.4

Indicadores de control de calidad y concepción de programas informáticos

VI.26

6.4.1

Ejemplo de un sistema de indicadores de control de calidad

 

VI.26

6.4.2

Concepción de programas informáticos

 

.

VI.26

6.5

Control de calidad combinado

.

VI.27

Capítulo 7

FUNCIONES EN TIEMPO NO REAL DE LOS CMM, LOS CMRE y

LOS CMN

.

VII.

1

7.1

Principales funciones en tiempo no real de los CMM, los CMRE y los CMN

VII.

1

7.2

Recopilación, control de calidad, almacenamiento y recuperación de datos en el SMPD

VII.

1

7.2.1

Recopilación de datos que se almacenan

 

.

VII.

1

7.2.2

Control de calidad de los datos que se almacenan

 

VII.1

7.3

Datos que se almacenan en cada nivel del SMPD

VII.

1

7.4

Medios y formatos para el almacenamiento y el intercambio

 

.

VII.

1

7.5

Clasificación, catalogación e intercambio de datos

 

VII.

2

Capítulo 8

INTERCAMBIO DE PERSONAL DEDICADO A ACTIVIDADES DE PROCESO DE DATOS

.

VIII. 1

Edición de 1993, Sup!. N° 4 (VII!.200l)

PREFACIO

En su reunión extraordinaria (Londres, septiembre-octubre de 1990), la Comisión de Sistemas Básicos (CSB) convino en la necesidad de actualizar la Guía del Sistema Mundial de Proceso de Datos y aprobó el índice propues- to para la nueva versión de la Guía. La Comisión de Sistemas Básicos consideró y aprobó en su décima reunión (Ginebra, noviembre de 1992) los textos de los nuevos Capítulos 1, 2, 3, 4 (Secciones 4.3.1.2.5 y 4.3.3) Y S, Y pidió al Secretario General que tomara las disposiciones pertinentes para la publicación de una nueva edición de la Guía lo antes posible. La Guía del SMPD es un volumen de referencia que contiene breves descripciones de numerosos métodos y técnicas utilizados en el proceso de datos en latitudes medias y tropicales. Como no sería posible tratar a fondo los métodos y técnicas actuales, en los Capítulos 3 y 5 se han incluido listas de referencias completas para que el usuario de la Guía pueda consultar estudios más detallados. En la preparación de la nueva edición, la Secretaría ha contado con la ayuda del Dr. N.E Veltischev (Federación de Rusia), autor del Capítulo 3 sobre los métodos utilizados en el proceso automático de datos para el análisis y la predicción, y el Capítulo 4, Sección 4.3.1.2.5, sobre el análisis de la información obtenida por radar, sección a la que ha contribuido el Sr. D. Katsimardos (Grecia). El Sr. H. Allard (Canadá) ha redactado el texto de la Sección 4.3.3 sobre la utilización de estaciones de trabajo para la predicción, y el Sr. K. Prasad (India) ha redactado el texto del Capítulo 5 sobre los métodos de análisis y de predicción en los trópicos. La Secretaría ha examinado el proyecto de Guía, y el Dr. P. Julian (Estados Unidos), el Dr. P. Francis (Reino Unido), el Sr. T. Hart (Australia) y el Sr. S. Cheng (Hong Kong) ha hecho contribuciones detalladas. En el Capítulo 4, sobre los métodos utilizados en el proceso manual de datos para el análisis y la predic- ción, y en los Capítulos 6, 7 Y 8, sólo se han introducido ligeros cambios de forma. El Grupo de trabajo de la CSB sobre el SMPD examina constantemente la nueva versión. Periódicamente se publicarán suplementos para mantener actualizada la Guía, a medida que evolucionen las técnicas de procesos de datos. En nombre de la OMM, deseo expresar mi sincero agradecimiento a cuantos han contribuido a la redac- ción y edición de esta edición de la Guía.

(G.O.P. Obasi)

Secretario General

~-'

NOTA

DE

LA

SECRETARÍA

Conforme a la decisión del Octavo Congreso (Informe Abreviado y Resoluciones, Resumen General, párrafo 3.1.2.15), se ha adoptado la unidad hectopascal (hPa) como unidad de la presión atmosférica en los traba- jos operativos y de investigación de la Organización. Por consiguiente, en todas las partes en que aparecía la ( unidad milibar (mb) en la versión anterior de la Guía del Sistema Mundial de Proceso de Datos ha sido sustituida por hectopascal (hPa).

(

GLOSARIO

Análisis numérico (objetivo o automático) - puede aplicarse indistintamente en cualesquiera de un sinnúmero de planes de análisis ejecutados por un programa (software) realizado para un ordenador electrónico. Bicuadrado - función de segundo orden en dos dimensiones. Bílíneal - función de primer orden en dos dimensiones. Diferencia residual- diferencia entre el valor calculado (p. ej., primera hipótesis) y el valor realmente observado de una cantidad meteorológica. La tensión de Reynolds es un caso especial en que se presentan diferendas residuales. Escalar - cualquier cantidad física cuyo campo se puede describir mediante un valor numérico de una sola cifra en cada punto del espacio. Una cantidad escalar se diferencia de una cantidad vectorial por tener únicamente magnitud en lugar de magnitud y dirección; p. ej., la presión constituye un escalar y la velocidad un vector. Fluido isotrópico - líquido cuyas propiedades locales son independientes de los ejes de referencia. Función correlativa - promedio global del producto de las desviaciones del valor medio de las cantidades. Función propia - en matemáticas, una solución perteneciente al valor característico de una ecuación diferencial o integral. Homogeneidad - usada para describir un líquido, sólido o gas, cuyas propiedades físicas permanecen inalterables. Impulso (cantidad de movimiento) - el producto de la masa de una partícula m y su velocidad v. Inestabílídad condicional de segundo orden (CISK) - señala la poderosa acción recíproca entre un vórtice de gran esca- la y un sistema de nubes que se transforma de centro cálido en tempestad tropical desarrollada (p. ej., huracán) durante la expansión del vórtice de una tempestad pretropical. Las nubes suministran la energía térmica nece- saria para propulsar el vórtice, el cual organiza y sostiene el sistema de nubes permitiendo así la convergencia de la humedad atmosférica de bajo nivel. Invíscido - sin efectos de fricdón. Lineal- relación de primer orden entre variables; p. ej., ax + ay + Masa - medida física de la principal propiedad inercial de una partícula de su resistencia al cambio de movimien- to. La masa gravitadonal de una partícula es proporcional a la fuerza gravitacional que actúa sobre ella desde la Tierra, constituyendo así una medida de su peso. Modo normal - funciones propias de una serie de ecuaciones diferenciales linealizadas. Monotónico - una función es monotónica en un margen dado de una variable independiente x si la derivada ar;ax tiene el mismo signo en todo el ámbito. No lineal- todas las relaciones de mayor orden (a saber, no lineales), entre variables; p. ej., aXIYl + aX2Y2 + Ordenador o computador - cualquier máquina que puede recibir datos en determinada forma, elaborarlos y sumi- nistrar los resultados en un formato prescrito. Las tres principales categorías de ordenadores son: digitales, analógicos e híbridos. Los hay de diferentes tamaños, según la capacidad; complejidad y grado de miniaturi- zación. Por regla general, los ordenadores más pequeños se designan con los prefijos "mini" o "micro", a fin de indicar su tamaño global. Parametrización - aplicación de cantidades medias según el espacio para establecer la evolución de procesos atmos- féricos a escala subreticular en un modelo numérico. Parámetro - cantidad que puede constar de varios valores, cada uno de los cuales es fijo dentro de los límites de un caso determinado, o cantidad que representa una población estadística. En meteorología, se emplea este término para hacer referencia a datos meteorológicos observados o derivados (p. ej., temperatura, altura de la presión, vorticidad, etc.), o a constantes o cantidades que representan procesos atmosféricos de menor escala (p. ej., fricción). Planes de diferenciación - hay tres formas de planes de diferenciación cronológica distintos para resolver un sistema de varias ecuaciones diferenciales en un modelo atmosférico que describen tanto ondas de gravedad rápidas como ondas Rossby lentas: a) implícito - requiere una inversión de la matriz para obtener una solución; b) semiímplícito - en parte explícito y en parte implícito; c) explícito dividido - las soluciones explícitas inde- pendientes se dividen normalmente en ondas de gravedad rápidas y ondas Rossby. Proceso iterativo - proceso en que se repite exactamente el mismo procedimiento hasta producirse una convergen- cia de criterios. Retícula - matriz equiespaciada o red puntillada (p. ej., puntos reticulares), o posiciones de espacios bidimensiona- les o tridimensionales en los que se inscriben determinados datos meteorológicos, o en los que se realizan operaciones matemáticas para efectuar un análisis o predecir parámetros meteorológicos (p. ej., con la aplica- ción de un modelo numérico). Seudonimización - proceso mediante el cual la estructura de una onda se distorsiona por una resolución inadecua- da en una matriz reticular.

XVI

GUÍA DEL SISTEMA MUNDIAL DE PROCESO DE DATOS

Seudoobservación - indica generalmente una observadón ilinventada il que sirve de apoyo en un plan de análisis objetivo (p. ej., una seudoobservación TEMP). Singularidad polar - en sistemas de coordenadas esféricas, el punto polar no se define, ya que 1/cos 90° = 00, o indefinido. Tecnología actual - estado o grado de avance del conocimiento o aplicadón de la tecnología en determinados sectores o temas concretos como, por ejemplo, el progreso en la predicción numérica del tiempo. Truncamiento - error que se produce por la aproximación de diferenciales exactos a diferendas finitas (p. ej., trun- car una serie de Taylor).

(

(

(

CAPÍTULO 1

FINALIDAD Y ÁMBITO DE APLICACIÓN DEL SISTEMA MUNDIAL DE PROCESO DE DATOS (SMPD)

El Sistema Mundial de Proceso de Datos tiene por objeto poner a disposición de todos los Miembros los datos procesados básicos que requieran, tanto para utilizarlos en tiempo real como en tiempo no real. Los usos en tiempo real son operaciones en las que la información debe obtenerse y utilizarse o procesarse, corno mínimo, unas horas después de generada. Tales operaciones corresponden principalmente al proceso diario de datos de ob- servación básica para efectuar análisis y pronósticos con fines operativos. Los usos en tiempo no real son aquellas operaciones que pueden ejecutarse en un período más prolongado. En este caso, es necesario establecer procedi- mientos normalizados para el almacenamiento y la recuperación de todo tipo de datos de observación y procesados. El SMPD funciona a través de un sistema integrado de Centros Meteorológicos Mundiales (CMM), Centros Meteorológicos Regionales Especializados (CMRE) y Centros Meteorológicos Nacionales (CMN) provistos en el mayor grado posible de instalaciones modernas, incluidos ordenadores de gran velocidad. El SMPD es un sistema mundial integrado por servicios nacionales y otros medios de proceso facilitados por distintos Miembros y coordinados bajo la dirección de la Comisión de Sistemas Básicos de la OMM y su Grupo de trabajo sobre el Sistema Mundial de Proceso de Datos. La coordinación a través de este Grupo de trabajo se limita a los aspectos mundiales y regionales. Las Asociaciones Regionales se ocupan de otros detalles a nivel regional y nacional. Los pormenores sobre la organización del SMPD figuran en el Anexo IV al Reglamento Técnico de la OMM, Volumen 1 (OMM-N2 49).

CAPÍTULO 2

PRINCIPALES FUNCIONES EN TIEMPO REAL DE LOS CMM y DE LOS CMRE, INCLUIDA LA FUNCIÓN DE LOS CMN

2.1 Centros Meteorológicos Mundiales (CMM)

Los CMM deben ocuparse de los tipos de productos de carácter mundial que describan principalmente fenómenos meteorológicos en gran escala o escala planetaria. Están destinados a desempeñar la función de centros de servicio cuyos productos podrán utilizar todos los Miembros para sus predicciones y aplicaciones a largo plazo. Las funciones en tiempo real de los CMM figuran en el Volumen 1 del Manual del SMPD (OMM-Nº 485). Los CMM deben estar preparados para facilitar productos en formas que puedan transmitirse rápidamen- te, con una gran cantidad de información útil. En vista de las ventajas de la transmisión de datos en forma digital con respecto a la forma gráfica (desde el punto de vista de la eficiencia en el SMT y en centros dotados de dispositivos automáticos de proceso de datos), los CMM deben ser capaces de realizar la conversión de una forma a otra. Es posible que algunos Miembros necesiten tipos de productos especiales, como los datos sobre condi- ciones en los límites para intervalos de tiempo, que utilizarán los CMRE/CMN en sus análisis y pronósticos numéricos de área limitada. Al principio, el intercambio de tales datos debe efectuarse sobre la base de acuerdos bilaterales o multilaterales. La principal responsabilidad del control en tiempo real de la calidad de todos los datos de observación incumbe al Servicio Meteorológico Nacional de donde proceden las observaciones. Los CMM deben controlar la cali- dad de los datos de observación que reciben, para garantizar la buena calidad de sus análisis y prognosis. Las citadas funciones de los CMM no modifican los compromisos internacionales contraídos por los Miembros en lo que respecta al apoyo a la navegación marítima y a la aviación, ni determinan la manera en que los Miembros asumen esas responsabilidades. Por el contrario, los resultados de la aplicación de la VMM han mostrado que el SMPD ayuda a los Miembros a cumplir esos compromisos internacionales poniendo a su disposición productos

más variados

y de mej or calidad.

2.2

Centros Meteorológicos Regionales Especializados (CMRE)

Los CMRE se dividen en dos categorías: Centros Meteorológicos Regionales Especializados con espe- cialización geográfica y Centros Regionales Meteorológicos Especializados con especialización por actividades. La principal tarea de los CMRE con especialización geográfica es atender las necesidades de los CMN,

que corresponden a su esfera de competencia -análisis y predicciones regionales- y coordinar sus funciones operativas mediante los órganos regionales apropiados y la Comisión de Sistemas Básicos. Las funciones en tiem- po real de los CMRE con especialización geográfica, y la lista de esos centros, figuran en el Volumen 1 del Manual del SMPD.

La principal tarea de los CMRE con especialización por actividades es proporcionar a los Miembros productos especializados para atender las necesidades mundiales y/o regionales en las siguientes esferas de aplica- ción: meteorología marina, ciclones tropicales, riesgos meteorológicos/ambientales, vigilancia de sequías y diag- nósticos sobre el clima. Las funciones de los CMRE con especialización por actividades, y la lista de esos centros, figuran en el Volumen 1 del Manual del SMPD. En vista de las ventajas que ofrecen la transmisión en forma digital con respecto a la forma gráfica (desde el punto de vista de la eficacia en el SMT yen los centros dotados de dispositivos automáticos de proceso de datos), los CMRE deben poder realizar la conversión de un sistema a otro para difundir los datos en sus respectivas regiones.

La principal responsabilidad del control de la calidad en tiempo real de todos los datos de observación incumbe al Servicio Meteorológico Nacional de que proceden las observaciones. Los CMRE deben realizar también un control de calidad apropiado de los datos de observación que reciben, para garantizar la buena calidad de sus análisis y pronósticos.

2.3

Centros Meteorológicos Nacionales (CMN)

2.3.1

Función de los CMN

La principal tarea de un CMN es facilitar análisis meteorológicos, predicciones y demás información meteorológica para la zona del país correspondiente. Los Miembros son responsables de las funciones de sus CMN. Éstos pueden realizar actividades muy variadas, según los factores que se mencionan a continuación:

a)

la zona de que es responsable el CMNj

b)

las actividades económicas y sociales del país en cuestiónj

e)

las posibilidades de utilizar para fines nacionales productos de los CMM y los CMRE;

d)

las posibilidades de cooperación con otros CMN;

e)

el papel que desempeña el CMN, en el sistema meteorológico nacional de determinado país, en la prestación de servicios ciertos usuarios (en los países grandes, esos servicios son proporcionados

Il.2

GUíA DEL SISTEMA MUNDIAL DE PROCESO DE DATOS

normalmente por organismos especializados, mientras en países más pequeños los CMN pueden ser los encargados de proporcionar una amplia gama de productos especiales);

f) algunos de los CMN pueden funcionar también como C:!vIM y CMRE, además de cumplir su papel de Centro Meteorológico Nacional. Los CMRE y los CMM normalmente no difunden predicciones meteorológicas para el público ni tie- nen contacto directo con los usuarios. Las lagunas existentes entre productos y necesidades de los usuarios del CMM y del CMRE en determinado país deben colmarse mediante las actividades del CMN correspondiente. Las tareas específicas de los CMN (funciones en tiempo real de los CMN) figuran en el Volumen 1 del Manual del SMPD. Además de las actividades que se consideran tareas de los CMM y de los CMRE, pero que en ciertos países pueden corresponder a los CMN, los centros meteorológicos nacionales pueden ser también los encargados de garantizar:

a) que existe un sistema para el control del intercambio de datos meteorológicos a escala nacional e internacional (véase también el plan de control del funcionamiento de la Vigilancia Meteorológica Mundial, que figura en el Volumen J, Suplemento Il.14, del Manual del SMPD);

b) que los productos de los CMM y de los CMRE se utilizan en la mayor medida posible y que, por consiguiente, se evitan gastos y esfuerzos innecesarios;

c) que los productos en gran escala de los CMM y de los CMRE se afinan según las necesidades sobre la base de cálculos adicionales realizados con modelos de malla fina;

d) que los productos de los CMM, de los CMRE y de los CMN, de que se dispone en diversas esca- las, se interpretan correctamente y se transcriben en forma adecuada para el público o para usuarios especializados; y

e) que la información mencionada se distribuye eficazmente al público y a determinados usuarios, creando y manteniendo un sistema de servicios adecuado, que puede comprender oficinas locales de información, instalaciones automáticas de bancos de datos o dispositivos más sencillos, de acuerdo con las necesidades operativas.

(

(

2.3.2

Adquisición de datos en los CMN

Los datos que han de adquirir los CMN se dividen en tres grupos:

a)

el primer grupo comprende los informes de las estaciones meteorológicas situadas en un país determinado. Según acuerdos internacionales, algunos de estos datos deben transmitirse a otros centros a través del Sistema Mundial de Telecomunicación (SMT). Todos los tipos de datos que han de intercambiarse internacionalmente por el SMT se mencionan en el Manual del Sistema Mundial de Telecomunicación (OMM-N2 386);

b)

el segundo grupo comprende los informes procedentes de estaciones de observación situadas fuera del país. Esos datos, recibidos por medio del Sistema Mundial de Telecomunicación, no sue- len tener la cobertura necesaria para utilizarlos en modelos de malla fina. Por consiguiente, tal vez haya que concertar acuerdos especiales para obtener los datos necesarios;

c)

el tercer grupo comprende los productos (análisis y predicciones) de los CMN, los CMRE y otros CMN que se reciben en forma alfanumérica (clave GRIB/GRAF), en forma binaria (clave GRIB, BUFR) o en forma gráfica. Algunos CMN que realizan predicciones meteorológicas numéricas han expre- sado el deseo de recibir datos sobre las condiciones en los límites establecidos mediante la aplicación de modelos a escala mundial o hemisférica en los CMM o en algunos CMRE. Estos ( datos se consideran necesarios para la aplicación de modelos de malla fina en zonas limitadas. La necesidad podría satisfacerse también intercambiando datos de valores límite mediante acuerdos bilaterales o multilaterales especiales.

2.3.3

Proceso de datos en los CMN

Las actividades de proceso de datos se dividen en dos categorías: en tiempo real o en tiempo no real. Las actividades en tiempo real abarcan todas las tareas relacionadas con análisis y predicciones meteorológicos, así como con la presentación gráfica y alfanumérica de las observaciones y de la información procesada. Las activida- des en tiempo no real consisten en diversas tareas relacionadas con la climatología, la predicción a largo plazo, la investigación y las actividades de almacenamiento y recuperación de los datos. Un aspecto importante del proceso de datos en tiempo real es la predicción numérica del tiempo (PNT). Sin embargo, debe señalarse que no es la única tarea que debe desempeñar el centro informático en un CMN. Además, las operaciones que debe realizar un CMN requieren detenido examen, debido a la disponibilidad de productos de PNT por los CMM, los CMRE Ylos grandes CMN. Las principales razones que pueden inducir a un CMN a realizar operaciones de PNT son:

a) la necesidad de efectuar predicciones más detalladas, teniendo en cuenta influencias locales;

b) el deseo de disponer de mapas importantes con mayor rapidez que por los circuitos regionales o

mundiales de telecomunicaciones. Según estos dos casos se requieren instalaciones muy distintas. Los modelos de malla fina aplicados en zonas limitadas para producir mapas de predicciones suficientemente detallados requieren, en general, ordena- dores de bastante potencia, de los que no siempre se dispone en CMN pequeños.

CAPiTULO 2

I1.3

Ahora bien} los ordenadores personales y las estaciones de trabajo cuya potencia crece constantemen- te permiten hallar soluciones a la mayoría de los problemas de proceso de datos en los CMN pequeños} incluido el proceso de productos de PNT procedente de los principales centros del SMPD para derivar nuevos productos (por ejemplo} trayectorias de partículas de aire) y preparar predicciones meteorológicas locales utilizando métodos de interpretación objetiva de PNT. Estas instalaciones permiten asimismo resolver el problema de la visualización del producto.

2.3.4 Sistemas de proceso de datos y telecomunicación en los CMN

El nivel de las actividades de proceso de datos en los CMN puede variar sustancialmente} según las necesidades nacionales de los Miembros} por lo que es dificil especificar, en forma detallada} las necesidades míni- mas de instalaciones de proceso de datos en los CMN. No obstante} es posible identificar en términos generales los componentes del sistema de proceso de datos apropiado para atender las necesidades de un CMN en un pequeño servicio meteorológico. Tal vez haya que automatizar un CMN para realizar funciones como:

a)

la

verificación en tiempo real de observaciones con capacidad interactiva para fines de control de

 

calidad;

b)

la

preparación y difusión de boletines escritos;

e) la manipulación de campos de datos procedentes de centros principales para preparar una serie de productos derivados;

el) la utilización de modelos estadísticos sencillos utilizando observaciones locales y datos importa- dos;

e)

el

proceso interactivo de campos en tiempo real y climatológicos para apoyar la predicción a corto

y

a medio plazo;

f) la preparación de boletines de predicción en forma automatizada o semiautomatizada} utilizando observaciones locales y datos importados;

g) el desarrollo de técnicas de predicción meteorológica local;

h) la preparación de salidas gráficas en copia impresa de gran calidad, incluido el archivado de una

limitada serie de parámetros y de campos. Según la lista de funciones que han de realizarse en un CMN, y teniendo en cuenta la necesidad de minimizar el tamaño y la complejidad del sistema de proceso de datos} pueden adoptarse las siguientes caracterís- ticas para que un sistema satisfaga las necesidades del proceso de datos y de telecomunicaciones. El sistema debe basarse en dos microordenadores. Éstos deben contar con sistemas de explotación Unix, y estar conectados con una red local. Uno de esos microordenadores debe utilizar un sistema de comunicación y conmutación de mensajes, en tanto que el otro deberá disponer de un conjunto de aplicaciones y gráficos. Esta separación no supone, necesa- riamente, una separación lógica. En el plano técnico} no hay duda de que la fusión de las dos tareas generales en una sola operación de unidad de proceso central daría como resultado una complejidad inaceptable. He aquí los componentes esenciales del sistema y su funcionalidad.

Subsistema de telecomunicación

Las necesidades funcionales del subsistema de telecomunicación deben comprender la recogida de boletines de observaciones y datos de puntos reticulares procedentes del SMT (y de la RSFTA, según proceda)} el almacenamiento de mensajes en una base de datos, la transmisión de observaciones al SMT y productos por circui- tos nacionales de comunicación, y la capacidad de verificar boletines en tiempo real.

Servicio de gráficos y visualización

La finalidad de esta función es captar productos numéricos, observaciones y posiblemente transmi- siones por facsímil procedentes de la base de datos para presentarlos en unidades de representación visual y/o pasarlos al equipo de impresión. Debe haber una conexión entre el sistema de tratamiento de mensajes y el siste- ma de aplicaciones, no sólo para realizar esa captura, sino también para poder visualizar observaciones producidas localmente con fines de control de calidad. Por tanto} se requiere cierta capacidad interactiva.

Consideraciones sobre la base de datos

Para concebir un sistema de proceso de datos automático eficaz es esencial la base de datos. La base de datos del subsistema de telecomunicación ha de abarcar:

a) boletines de mensajes de entrada;

b) observaciones generadas localmente;

e) productos para difusión nacional;

d) boletines de observaciones generadas localmente para transmitirlas por el SMT.

La base de datos del subsistema de aplicaciones ha de abarcar:

a) informes derivados de boletines decodificados;

b) campos derivados de boletines decodificados;

e) productos preparados mediante proceso de informes y campos.

De ser posible} la base de datos de cada ordenador debe controlarse mediante el mismo sistema de ges- tión de base de datos (SGBD), que debe ser relativamente sencillo con el fin de reducir al mínimo los gastos de tratamiento informático y facilitar la velocidad de respuesta del sistema de proceso de datos global.

nA

GUÍA DEL SISTEMA MUNDIAL DE PROCESO DE DATOS

. Formación y mantenimiento La formación y el mantenimiento supone que los sistemas no pueden aplicarse y mantenerse sin un mantenimiento continuo del software y del soporte físico. El mantenimiento in sitll sólo puede realizarse si los ope- radores están debidamente formados en todos los aspectos del sistema. Por lo tanto, se recomienda prestar mucha atención a los requisitos de transferencia de tecnología del sistema de proceso de datos.

(

(

(

CAPÍTULO 3

MÉTODOS UTILIZADOS EN EL PROCESO AUTOMÁTICO DE DATOS PARA EL ANÁLISIS Y LA PREDICCIÓN

3.1

Generalidades

3.1.1

Prescripciones relativas a los de datos de observación

Las prescripciones relativas a los datos de observación y el ámbito de integración de un modelo de pre- dicción meteorológica numérica dependen de la escala del fenómeno meteorológico que haya de predecirse y de la gama de la predicción, es decir, corto, medio o largo plazo. Se han sugerido varias clasificaciones de escala de los fenómenos meteorológicos. Una de ellas, pro- puesta por Orlanski (1975), es la siguiente (Figura 3.1):

a) microescala (menos de dos km; por ejemplo, tornados, tolvaneras, turbulencia);

b) mesoescala (entre dos km y 2000 km; por ejemplo, tormentas, aglomeraciones de nubes, frentes, huracanes);

e) macroescala (más de 2000 km; por ejemplo, ondas baroclínicas, ondas de marea, ondas ultralar- gas).

La clasificación del Manual del SMPD es la siguiente:

a) pequeña escala (menos de 100 km; por ejemplo, tormentas, vientos catabáticos, tornados);

b) mesoescala (100-1000km, por ejemplo, frentes y aglomeraciones de nubes);

e) gran escala (1000-5000 km; por ejemplo, depresiones y anticiclones);

d) escala planetaria (más de 5000 km; por ejemplo, ondas largas de la troposfera superior).

En la Guía del Sistema Mundial de Observación (OMM-Nº 488) figuran también otras clasificaciones de

escala.

Los productos preparados por los CMM y los CMRE incorporan características de gran escala y escala planetaria. La predicción de fenómenos de mesoescala se tratan a nivel de CMN. La resolución horizontal y la fre- cuencia de las observaciones solicitadas en el Reglamento Técnico de la OMM y en el plan de la VMM están basadas en la experiencia operativa con métodos manuales de análisis y predicción. Los estudios teóricos ulteriores han mostrado que esos requisitos tienen el orden de magnitud correcto.

I ,

Ondas

Ondas

Ondas

estacionarias

ultralargas

de marea

10000

KM

2000

KM

I

I

 

I

I

 

I

 

Ondas

:

barodínicas

:

 

I

: Frentes:

 

:

y

:

I

hura- 1

I

I

200

1

canes I

KM

20

I

1 HORA (ij dzj

d~:I-

I

1 MINUTO

(9)-:1- (l)

R

ij

I

1 SEG

KM

:

Tormentas

:

I

I.G.W.

I

:

C.A.T

:

I Efectos urbanos,

2

I

I

KM

200

M

20

M

I

:

;

I

1

Tornados

Convección

profunda

Onda corta

gravitatoria

I

:

:

I

I

~o!Yaneras:

~~a~es:

1 tenmcas I : Estelas:

I

Penachos

Rugosidad

Turbulencia

Figura 3.1 - Definiciones de escala y diferentes procesos con escalas de tiempo y horizontales características (según Orlanski, L., 1975).

Edición de 1993, Supl. Nº 4 (VIII.2DD1)

m.2

GUíA DEL SISTEMA MUNDIAL DE PROCESO DE DATOS

3.1.2 Fuentes de datos

La mayor parte de los datos Lntercambiados para fines de análisis y predicción siguen procediendo de observaciones efectuadas en las horas sinópticas principales (por ejemplo, 0000, 0600, 1200 Y1800 UTC). Sin embar- go, el uso de análisis asinópticos procedentes de boyas, aeronaves y satélites, así como de datos procedentes de sistemas de teledetección en tierra (radares, perfiladores del viento, sistema de localización de descargas eléctricas) aumenta constantemente. Los procedimientos para la asimilación de datos sinópticos y asinópticos en el sistema de predicción de análisis operativo se describe en la sección 3.4. En el Anexo 3.A se dan directrices que requieren adop- ción de medidas para minimizar los efectos de la pérdida de observaciones sobre el funcionamiento del SMPD.

3.1.3 Análisis y predicción meteorológicos: métodos numéricos y medios convencionales

El análisis y la predicción meteorológicos suponen el empleo de un gran número de datos que, para fines prácticos, han de tratarse en un período relativamente breve. El volumen de datos en los centros meteoroló- gicos no ha cesado de aumentar a lo largo de los años. Los motivos de este fenómeno son la creciente demanda de infonnación más detallada acerca de las con- diciones reales del tiempo y el hecho de que la preparación de predicdones más detalladas o de predicciones válidas para períodos más prolongados exige la aportación de un gran número de datos. Sin embargo, en general no ha aumentado el tiempo disponible para la recogida, el análisis y la preparación de predicciones, y en muchos países hay tanta deman- da que ha disminuido el tiempo total de preparadón. Los medios tradicionales ya no bastan para afrontar plenamente las tareas operativas actuales de la meteorología. Si bien esto es derto por lo que respecta a la recogida y el análisis, toda- vía lo es más en lo que se refiere a la predicdón meteorológica por métodos hidrodinámicos. Aquí es indispensable el empleo de la infonnática. Por consiguiente, los sistemas operativos de análisis y predicción meteorológicos numéricos cumplen una do- ble función: aceleran el trabajo y efectúan una tarea de cálculo infonnático que va más allá del alcance de cualquier medio convencional. En la actualidad, los análisis meteorológicos numéricos temporales predominan en la mayoría de los cen- tros del SMPD. Para ciertas operaciones, empero, todavía se necesitan métodos hombre-máquina manuales o interactivos.

3.1.4 Lógica de la automatización

Cuando se planea la automatización de un centro meteorológico existe siempre la tentación de auto- matizarlo todo y con rapidez, simplemente porque el concepto de automatización es atractivo. Sin embargo, puede haber varias operaciones realizables con más eficacia manualmente (al menos, en un futuro previsible). Es preciso hacer un análisis detenido de los conocimientos actuales sobre meteorología operativa y tecnología informática para llegar a una decisión sobre las partes del sistema que se pueden o deben automatizar. También será útil un

análisis similar para decidir el tipo y el tamaño del ordenador u ordenadores que han de emplearse. Al decidir la automatización de un centro serán de utilidad los siguientes criterios:

a) automatizando el centro se realizará una mayor cantidad de trabajo útil que el que puede efec- tuar el personal del centro sin automatización. Puede programarse un ordenador para efectuar un gran número de cálculos y de operaciones matemáticas y lógicas en un período de tiempo muy breve. Sin embargo, es preciso evaluar con cuidado la importancia de esos cálculos para el funcionamiento del centro y el uso eficaz del personal del mismo (matemáticos, meteorólogos, etc.) antes de adoptar la decisión de automatizar¡

b) gracias a la automatización se elaborarán mejores productos meteorológicos; por ejemplo, más productos legibles (para la transmisión por facsímil analógica), productos más exactos (mediante el uso de modelos de predicción numérica del tiempo) o productos automatizados menos some- tidos a errores de rutina en el formato o el contenido.

3.1.5 El ordenador y el hombre

(

(

(

La automatización se considera a menudo como un medio de sustituir al hombre en las tareas de un cen- tro meteorológico. Ahora bien, la experiencia muestra que el hombre y la máquina juntos pueden dar mejores resultados, cuantitativa y cualitativamente, que el uno o la otra por separado. No pueden darse reglas generales sobre la combinación óptima del hombre y el ordenador. Los recursos (financieros y de personal) y las exigencias de la tarea varían mucho de un centro a otro. Sin embargo, en general, los trabajos de rutina efectuados por técnicos, como las transmisiones o la decodificación y representación gráfica de los datos, pueden realizarse más eficientemente por orde- nador, en tanto que es posible utilizar mejor el tiempo de los técnicos si se dedican al funcionamiento y a la programación de los ordenadores. Numerosos trabajos de rutina efectuados antes por meteorólogos pueden ser reali- zados también por ordenador. Entre ellos figuran los análisis en varios niveles de la presión, la temperatura, los vientos y la humedad. La interpretación cuantitativa de fotografías obtenidas por satélite en los análisis del nivel del mar, en los que intervienen sistemas subsinópticos, es todavía demasiado detallada, compleja y subjetiva para realizarla efi- cientemente por ordenador. Asimismo, la interpretación de los mapas de previsión de la presión, la temperatura, el viento y la humedad a partir de un modelo numérico, para obtener una predicción meteorológica, todavía puede efec- tuarla con más eficacia un meteorólogo capacitado y experimentado. A medida que se progrese en la tecnología infonnática y en la predicción numérica del tiempo, podrán automatizarse más funciones de los centros meteorológi- cos, y habrá que reevaluar los criterios indicados en la sección 3.1.4. Con la introducción de computadores personales han aumentado enormemente las posibilidades de automatizar cometidos rutinarios, sobre todo en campos como el tratamiento de datos y la visualización de pro- ductos. Este aspecto de interacción hombre-ordenador se analiza con detalle en la sección 4.3.3.

Edición de 1993, Supl. 4 (VIII.2DD1)

CAPÍTULO 3

IlI.3

3.1.6 Funciones principales de un sistema automático de análisis y predicción

a) fimeión de recogida de datos, que pennite el reconocimiento del mensaje meteorológico y su almacena- miento;

b) preproceso de datos, que (dentro de cada mensaje) pennite la decodificación de un mensaje meteoro- lógico, la búsqueda de errores, el control de calidad, el fonnatado de datos para el análisis, y la preparación de bases de datos;

c) asimilación y análisis objetivo de datos tetradimensional, que comprende:

i) preparación de campos subordinados de predicción mediante asimilación de datos intennitente o continua¡

ii) ajuste en distinto niveles de una mezcla de observaciones (datos de superficie y en altitud obte-

nidos por métodos convencionales y no convencionales) para corregir el campo secundario de predicción con el fin de obtener un análisis de punto reticular o espectral en un sistema de coordenadas nonnalizadas;

d) inicialización del modelo de predicción, para suprimir las oscilaciones de inercia-gravedad en altas fre- cuencias debidas a desequilibrios en los campos iniciales;

e) integración del modelo de predicción, que puede basarse en ecuaciones filtradas o ecuaciones hidros- táticas primitivas o en ecuaciones inelásticas no hidrostáticas y plenamente compresibles, utilizando una retícula de malla ancha o fina, o una representación espectral;

f) derivación, por medio de técnicas estadístico-dinámicas de parámetros meteorológicos específicos; por ejemplo, temperatura, nubosidad y visibilidad, precipitación, etc.;

g) post-proceso, que comprende:

i) formatado de los mensajes meteorológicos digitales; por ejemplo, obserVaciones, pronósticos de viento y temperatura para la aeronáutica, fonnatado en clave GRID/GRAF o GRIB de datos meteorológicos, y conversión de digital a analógica;

ii) formatado e información gráfica obtenida por ordenador para la presentación en dispositivos de salida gráfica o para las transmisiones por facsímil.

En la Figura 3.2 se presentan las funciones y el eqUipo de un centro automatizado.

Figura 3.2 -

Funciones*

Equipo

Conmutación de mensajes (CRTy/o CMM)

Microordenador(es) u ordenador(es) central(es) de tamaño medio en CMM, CM RE

Trazado de las obselVaciones; formatado de datos; conversión en GRID/GRAF,GRIB, BUFR

Análisis y predicción meteorológicos numéricos

Post-proceso y

visualización gráfica

 

Miniordenador(es) u ordenador(es)

2

personal(es) con dispositivos vídeo y gráfico de salida

3

Sistemas de ordenador de tamaño medio o grande

4

Estaciones de trabajo

Funciones y equipo en un CMM, CMRE o CMN automatizado. grande, y hay varias combinaciones de funciones y ordenadores).

('Todas las funciones pueden realizarse en un ordenador

3.1.7 Equipo necesario para efectuar importantes funciones en un centro automatizado de análisis y predicción

nicación.

El tamaño real de un ordenador en un centro dependerá de las necesidades locales de proceso y comu- Las necesidades generales de soporte físico son las siguientes:

a) equipo especializado entre los circuitos de comunicación y los ordenadores para convertir seña- les eléctricas en información digital;

IIIA

GUÍA DEL SISTEMA MUNDIAL DE PROCESO DE DATOS

 

b)

ordenador de comunicaciones para efectuar la recogida de datos y las funciones de decodificación;

c)

para realizar las funciones de análisis y de predicción} en un período de tiempo aceptable} se utiliza habitualmente otro ordenador. Las velocidades de los ordenadores empleados actualmente en los cen- tros meteorológicos varían aproximadamente entre 10 y 1000 MFLOPS (millones de operaciones de coma flotante por segundo);

d)

se necesita equipo especial para convertir la información digital de ordenador en presentaciones apropiadas para que las utilicen los meteorólogos y otros usuarios; por ejemplo} una estación de tra- bajo de ordenador personal, impresoras en línea} dispositivos de trazado electromecánicos o electrostáticos} etc. (Figura 3.2).

Los detalles figuran en la Guía sobre la automatización de centros de proceso de datos (OMM-N2 636).

3.2

Organización y procedimientos de recopilación de datos

3.2.1

Finalidades de un sistema de recopilación de datos

(

La finalidad principal de un sistema de recopilación de datos consiste en prestar apoyo al sistema de análisis y predicción de un centro. Este sistema comprenderá la preparación de:

a) análisis y predicciones hemisféricos o mundiales en los CMM y en algunos CMRE;

b) análisis y predicciones para zonas concretas en un CMRE} y

c) análisis y predicciones para uso local y nacional en un CMN.

El sistema de recogida de datos abarca también las actividades de los centros que realizan investigaciones en apoyo de las operaciones (por ejemplo} pruebas de nuevos modelos operativos o mejoras de los existentes). En la ma- yoría de los casos, esos datos serán análogos a los requeridos para el trabajo cotidiano. Sin embargo} puede necesitarse un almacenamiento espedal o un tratamiento particular de los datos para la investigación en apoyo de las operaciones. El sistema de recogida de datos apoya también al sistema de almacenamiento y recuperación del centro} que suministra datos al propio centro o a otros Miembros de la OMM para distintos tipos de estudios (por ejemplo, cli- matológicos} hidrológicos} agrícolas} marinos).

3.2.2 Tipos fundamentales de sistemas de recopilación de datos

a) Sistemas automáticos} en los que un ordenador de comunicaciones recoge todos los mensajes meteo- rológicos del SMT y de los circuitos locales y nacionales de comunicaciones (Figura 3.2);

b) sistemas manuales, en los que todos los mensajes meteorológicos se recogen a partir de circuitos de co-

municaciones mediante equipo electromecánico y se seleccionan manualmente para un proceso ulterior. Con frecuencia se utiliza una combinación de los dos métodos (manual y automático) de recogida de datos} en particular en los centros pequeños. El sistema manual puede emplearse para proporcionar un apoyo par- cial al sistema automático} en caso de mal funcionamiento o interrupción del ordenador.

3.2.3 Ámbito de aplicación y funcionamiento de un sistema de recopilación de datos

En un centro} el funcionamiento del sistema de recogida de datos} la selección de las zonas de donde pro- ceden esos datos y los tiempos de interrupción deben considerarse conjuntamente. El volumen y la hora de recepción de los datos meteorológicos requeridos para los modelos numéricos pue- den influir también en el funcionamiento del sistema de recogida de datos. Por ejemplo:

a) un modelo integrado en una zona limitada exigirá en general mayor densidad de observaciones mete- orológicas que un modelo mundial;

b) algunos modelos pueden iniciarse tan pronto como se reciben las primeras partes de los mensajes TEMP} mientras que para el comienzo de otros modelos tal vez haya que esperar a la llegada posterior de men- sajes TEMP completos procedentes de una zona determinada. Por consiguiente, la recogida de datos es un proceso continuo con uno o más momentos de interrupción} a partir de los cuales comienza el ciclo de análisis y predicción. Los tiempos de interrupdón pueden ser generalmente los siguientes:

i) una hora temprana (por ejemplo, la hora de observación más dos horas) para un modelo inte- grado sobre una zona limitada. Esta hora de interrupción puede proporcionar datos para el modelo principal de predicción el tiempo real en un CMRE/CMN;

ii) una hora de interrupción tardía (por ejemplo, la hora de observación más cuatro o cinco horas) pa- ra un modelo regional integrado sobre una porción sustancial de un hemisferio y un modelo mundial integrado. Esta hora de interrupción puede servir de apoyo a un modelo operativo princi- pal en un CMRE o para el funcionamiento operativo preliminar en un CMM o en un CMRE grande;

iii) una hora de interrupdón demorada (por ejemplo, la hora de observación más diez a doce horas) para un análisis predicción hemisférico o mundial, que proporcionará un campo de fondo para el ciclo siguiente de análisis y predicdón. Los datos disponibles en esa hora de interrupción serán útiles en un CMN en el que no se disponga de un número importante de observaciones de ciertas zonas en la hora de fundonarniento del modelo operativo principal. Esta operación podría comprender también un ciclo de actualización cada seis horas en un sistema de asimilación tetradimensional.

3.3 Procedimientos automáticos de reconocimiento} decodificación y corrección de datos (preproceso de datos) Los procedimientos automáticos tratados en esta parte realizan varias funciones distintas.

(

(

(

CAPÍTULO 3

m.s

3.3.1 Reconocimiento de mensajes meteorológicos

Todos los datos meteorológicos entran directamente en el ordenador a partir de circuitos de comuni- cación o son introducidos en él por medio de cintas magnéticas o de papel producidas en la fase de recogida de datos. Los datos locales o para fines especiales pueden introducirse por medio de un teclado. La corriente de datos se examina y divide en mensajes inspirándose en el formato de mensaje normalizado. El examen del encabeza- miento abreviado o del número de catálogo permite reconocer y separar varias categorías generales de datos para la decodificación. Si bien pueden tolerarse los errores menores y desviaciones ligeras respecto al formato normali- zado (por ejemplo, separación errónea entre elementos) el estricto respeto del formato es la única garantía de una identificación correcta. Como regla general, si no se sigue el formato normalizado se produce el rechazo del men- saje o posiblemente la desviación del mensaje hacia una posición de edición manual. Esos mensajes se encaminan normalmente hacia un teleimpresor o una pantalla electrónica, donde se realizan las correcciones. Los mensajes corregidos vuelven entonces al ordenador.

3.3.2 Decodificación de boletines meteorológicos

Sobre la base de la categoría general de datos identificados en la fase de reconocimiento, puede apli- carse habitualmente el programa de decodificación adecuado. Sin embargo, en algunos casos se requiere la referencia al texto del boletín. El decodificador realiza dos importantes funciones: la especificación del lugar de donde procede el informe y la conversión del mismo en el formato de la base de datos. La primera operación se realiza con referencia a una guía que da la posición geográfica de las estaciones a partir de su indicativo. Los infor- mes que contienen números de estaciones o posiciones geográficas no válidos o datos incompatibles o ilógicos - lo que puede deberse a errores de transmisión o a una codificación incorrecta - se marcan y rechazan o dirigen a una posición de edición para la corrección y posterior reintroducción en el sistema.

3.3.3 Control de calidad de los datos de mensajes decodificados y procedimientos de verificación adicionales

Ciertas fases primordiales del control de calidad deben realizarse en la estación de observación y en los

centros responsables antes de la transmisión por el SMT. La finalidad del control de calidad y de la corrección con- siste en proporcionar el nivel más alto posible de calidad de los datos meteorológicos antes de distribuirlos a los usuarios. En el Apéndice II-1, Volumen 1, del Manual del SMPD figuran las normas mínimas de control de calidad en tiempo real. Se indican por separado para las observaciones de superficie y en altitud los métodos y reglas que han de utilizar los centros responsables, que pueden abarcar lo siguiente:

a) Observaciones de superficie

i)

ü)

üi)

coherencia en el tiempo por comparación con una observación precedente; coherencia interna; pruebas en relación con límites climatológicos;

iv) pruebas en relación con límites físicos o absolutos para parámetros cuantificados;

v) cumplimiento de las normas de claves de la OMM (por ejemplo, identificación, verificaciones de clave y formato).

b) Observaciones en altirud

i) coherencia vertical;

ii) coherencia en el tiempo;

iii) pruebas en relación con límites estadísticos para parámetros cuantificados;

iv) pruebas de la coherencia física entre parámetros interdependientes;

v) pruebas en relación con límites absolutos (por ejemplo, dirección del viento entre Oy 360°);

vi) cumplimiento de las normas de claves de la OMM (por ejemplo, identificación, verificaciones

de clave y formato). Ha de hacerse lo necesario para corregir lo totalidad de los errores y validar los datos dudosos descu- biertos con los métodos indicados, tanto en el documento de origen como en el mensaje que ha de transmitirse, siempre que no se demore la transmisión. Si eso no es posible sin producir demoras, se transmitirán los datos, y la corrección se efectuará en la siguiente fase de control de calidad. Los procedimientos de control de calidad y corrección aplicados a los datos antes de utilizarlos en el proceso de datos se describen con más detalle en el Capítulo 6.

3.3.4 Selección y formatado de la información decodificada

El producto final del programa preliminar de proceso de datos es una serie de datos de observación corregidos para determinada hora sinóptica o para unas pocas horas (tres a seis) que rodean a una hora sinóptica, cuando se utilizan métodos de asimilación tetradimensionales. Esos datos se seleccionarán y formatarán conforme a la finalidad y a la escala de los análisis para los que van a utilizarse. En los procedimientos de selección puede preverse el rechazo de mensajes repetidos, así como la combinación de las partes A y e de mensajes en altitud comunicados por separado. El tamaño de la serie de datos formatados dependerá de la zona en la que se recojan los informes, del tiempo de interrupción aplicado y de la calidad de los informes. En el trabajo práctico, la serie de datos formatados se utilizan para el análisis objetivo y la compila- ción de boletines de datos tratados. Normalmente, se sigue disponiendo durante cierto tiempo de la serie de datos, que quedan almacenados en la memoria masiva del ordenador.

III.6

GUÍA DEL SISTEMA MUNDIAL DE PROCESO DE DATOS

3.4

Métodos de análisis meteorológicos numéricos

3.4.1

Finalidad

La finalidad principal del análisis meteorológico automático objetivo es la transformación de parámetros meteorológicos de redes de observación irregulares en redes reticuladas para análisis numéricos y sistemas de predic- ción. Una vez efectuado el análisis objetivo, esas magnitudes meteorológicas, de las que se dispone en las intersecciones de la retícula, o en forma de componentes espectrales o funcionales, pueden utilizarse COmo datos inidales de un mode- lo de predicción numérica o presentarse como mapas sinópticos de diversos parámetros meteorológicos. Como los métodos de análisis automáticos utilizan sistemáticamente la información disponible, pue- den incorporarse al sistema procedimientos de control de calidad y de coherencia meteorológica. Entre ellos figuran combinaciones de control manual y automático de las observaciones a medida que se dispone de ellas. La mayoría de los sistemas comprenden también observaciones ficticias en la base de datos para tratar el problema de la escasez de datos en algunas regiones, y particularmente en zonas marítimas tropicales. Se añade una fase final a los procedimientos normalizados de análisis cuando se utilizan series de datos para inicializar los modelos numéricos. Los desequilibrios entre los campos de masa y de movimiento pro- ducen oscilaciones de inercia-gravedad parásitas durante la predicción. Por consiguiente, la magnitud del desequilibrio inicial debe eliminarse o reducirse antes de comenzar las predicciones numéricas. La etapa de inicialización ha de comprender también una técnica para resolver las incompatibilidades entre el modelo numérico y el método de análisis. Un modelo sofisticado de ecuaciones primitivas desarrolla sus propias estructuras de coherencia interna, que pueden producirse en escalas más pequeñas de movimientos que se resuelven por la red de observación aproximada. Por último, el método de análisis y el procedimiento de inicialización pueden incluirse como parte de una técnica de asimilación tetradimensional para tratar los datos sinópticos. En Thiebaux y Pedder (1987) y Daley (1991) se describe con detalle el análisis objetivo.

3.4.2 Estructura general de un método de análisis meteorológico numérico

La mayoría de los métodos de análisis operativo comienzan con una primera suposición para cada pará- metro que se ha de analizar. Estas aproximaciones inidales se hallan localizadas en los puntos reticulares y se actualizan por interpoladón en el curso del análisis. El método puede ser bidimensional y utilizar los datos disponibles sobre su- perficies casi horizontales, o tridimensional y emplear los datos comprendidos en un volumen de influencia tridimensional.

. Los valores de los puntos reticulares de primera aproximación se obtienen habitualmente a partir de una predicdón numérica con una anticipación de seis a doce horas. Los valores geopotenciales se obtienen directamente de la predicción numérica de cada punto reticular en cada nivel que se ha de analizar. Las temperaturas pueden calcu- larse a partir de los valores de espesores previstos y de los gradientes verticales. Sin embargo, algunos modelos utilizan la técnica inversa cuando la variable principal es la temperatura y se deriva de ella el valor geopotencial. Los valores de los componentes del viento y de la humedad se determinan habitualmente en forma directa a partir de predicciones numéricas, y pueden obtenerse por solución de algún tipo de ecuación dinámica y termodinámica. Una vez obtenidos los valores de los puntos reticulares de primera aproximación, se determina el valor de parámetro de primera aproximación en cada emplazamiento de la observación. En esa tarea se efectúa una inter- polación bilineal simple o, casi siempre, bicuadrática. Entonces se calcula la diferencia entre el valor de primera aproximación y el valor observado:

r;=F¡-F¡

en donde fi es la diferencia (o residuo) para la ¡g observación, F i es el valor observado, y F i es el valor aproximativo correspondiente de la variable en el mismo emplazamiento (Figura 3.3). En este punto del procedimiento de análisis puede verificarse la presencia de errores importantes en los datos observados. Se asigna a cada variable una toleran- cia que cambia con la latitud y la estación. Se rechazan las observaciones cuando el valor del residuo excede de la tolerancia que se le ha asignado. Las tolerancias son muy amplias, y detectan sólo errores muy patentes, con lo que se reduce el riesgo de rechazo de informes válidos.

Figura 3.3 -

t/ = - F;

¡a obs.

Procedimiento bidimensional para obtener una diferencia (ri) entre el valor observado y el valor de aproximación corres-

pondiente en un lugar de observación (i).

aproximación (puntos reticulares) se indican con (x).

Los lugares de las observaciones se indican con (e), y los lugares de la primera

(

(

(

CAPÍTULO 3

III.?

Pueden producirse listas de todos los datos rechazados, junto con el motivo del rechazo. Cuando se rechazan datos, el analista de control puede utilizar la información existente para corregir la observación, sustituir la observación con un nuevo informe, o introducir seudoobservaciones producidas por un analista experimentado. Cuando los valores de observación y de primera aproximación han pasado las verificaciones del control de calidad, se utiliza un método de análisis numérico objetivo para actualizar los valores de primera aproximación. En el procedimiento de actualización se aplica habitualmente a los residuos una ponderación calculada con anterioridad. El modo de calcular y aplicar la ponderación difiere entre los distintos métodos de análisis. Normalmente, el proce- dimiento de actualización reduce los errores de análisis al mínimo o ajusta los valores del campo analizado a las observaciones en cada lugar en que se dispone de datos.

3.4.3 Técnica de interpolación óptima

El método de interpolación óptima propuesto por Eliassen (1954) y más tarde por Gandin (1963, 1969) implica la reducción al mínimo (en el sentido estadístico) del error cuadrático medio de análisis. El valor analizado Fg en _cada punto de la retícula g se determina añadiendo una suma lineal ponderada de los residuos ti al valor supuesto Fi

j; g

= Fg

+

n

,

L a¡f;

;=1

en donde ai es la ponderación asignada al residuo de la observación, y n es el número de observaciones que se con- sideran útiles para el análisis del punto reticular g (Figura 3.4).

.~-----i--á

f]

A

Figura 3.4 ~ Interpolaáón tridimensional en el punto retirular g, según se utiliza en el análisis de interpolaáón óptima. f1' f2 y f3 son pun- tos de datos (en la superfiáe de análisis A y por enáma y por debajo de ella) y están conectados a g por vectores de posición.

El error cuadrático medio de análisis E 2 en cada punto reticular está dado por la fórmula:

-

E 2 = (F

g

2

_

n

,

2

-F

g

)

=

[

F -F

g

- La.f.

gIl

¡=1

]

en la que Fg es el valor real del parámetro que se ha de analizar. El esquema de in~rpolación óptima estadística exige que las ponderaciones de cada punto reticular se elijan de modo que el valor de E 2 sea mínimo. Para ello se igualan a cero las derivaciones parciales con respe