Sei sulla pagina 1di 8

OBERTURA

La red es el mensaje

Internet es el tejido de nuestras vidas. Si la tecnología de información es el equivalente histórico de lo que supuso la electricidad en la era indus- trial, en nuestra era podríamos comparar a 'Internet con la red eléctrica y _el motor eléctrico. dada su capacidad para distribuir el poder de la infor- mación por todos los ámbitos de la actividad humana. Es más, al igual que las nuevas tecnologías de generación y distribución de energía pcrmitic- ron que la fábrica y la gran empresa se establecieran como las bases 0[- ganizativas de la sociedad industrial. Internet constituye actualmente 1,la base tecnológica de la forma organizativa que caracteriza a la era de la información: la red. Una red es un conjunto de nodos interconectados. Las redes son for- mas muy antiguas de la actividad humana, pero actualmente dichas redes han cobrado nueva vida, al convertirse en redes de información. impulsa- das por Internet. Las redes tienen extraordinarias ventajas como herra- mientas organizativas debido a su flexibilidad y adaptabilidad. caracterís- ticas fundamentales para sobrevivir y prosperar en un enlomo que cambia a toda velocidad. Por eso se desarrollan las redes en todos los sectores económicos y sociales, funcionando mejor que las grandes empresas or- ~izadas verticalmente y que las burocracias centralizadas. y compitiendo favorablemente con ellas. Sin embargo y a pesar de su mayor flexibilidad. las-redes han tenido que enfrentarse tradicionalmente a un problema fun- damental. Se encontraban con serias dificultades para coordinar sus funciones, concentrar sus recursos en objetivos concretos y llevar a cabo una determinada tarea, a partir de un cierto grado de complejidad y de di- mensión de la red. A lo largo de gran parte de la historia humana, a dife- rencia de lo que ocurre en la evolución biológica, las redes se vieron su- petadas como sistemas instrumentales por organizaciones capaces de concentrar sus recursos en torno a proyectos definidos. de manera centra-

15

[izada, y llevados a cabo mediante la ejecución de tareas en cadenas.ver- ticales de control y mando. Las redes estaban circunscritas básicamente

al

entorno de [a vida privada, mientras que las jerarquías centralizadas eran

el

feudo del poder y la producción. Sin embargo, actualmente la introduc-

ción de tecnologías de información y comunicación de base informática,

y en especial de Internet, permite que las redes desplieguen su flexibili-

dad y adaptabilidad, afirmando así su naturaleza evolutiva. Así, estas tec-

nologias permiten la coordinación de tareas y la gestión de la comple- jidad. De todo cllo se deriva una combinación sin precedentes de flexibi- lidad y eficacia en la realización de tareas, de toma de decisiones coordi- nada y ejecución descentralizada, de expresión individualizada y comu- nicación global y horizontal. Lo que permite el desarrollo de una forma organizativa superior de la actividad humana. En el último cuarto del siglo xx coincidieron tres procesos indepen- dientes, que han derivado en una nueva estructura social basada predomi- nantemente en las redes. Las necesidades de la economía de flexibilidad en la gestión y de globalización del capital, la producción y el comercio. Las demandas de una sociedad cn la que los valores de la libertad indi- vidual y [a comunicación abierta se convirtieron en fundamentales. Y, en fin, los extraordinarios avances que experimentaron la informática y las telecomunicaciones, y que han sido posibles gracias a la revolución de la microelectrónica. En estas condiciones, Internet, una oscura tecnologia que tenía poca aplicación más allá de los mundos aislados de los cientí- ficos informáticos, los hackers" y las comunidades contraculturales, se convirtió en la palanca de la transición hacia una nueva forma de socie- dad: la sociedad red -y con ella, hacia una nueva economía. Internet es un medio de comunicación que permite, por primera vez,

la comunicación de muchos a muchos en tiempo escogido y a una escala

global. Del mismo modo que la difusión de la imprenta en Occidente dio lugar a lo que McLuhan denominó la Galaxia Gutenberg, hemos entrado ahora en un nuevo mundo de [a comunicación: la Galaxia Internet. El uso de Internet como sistema de comunicaciones y como forma organizativa, hizo eclosión en los postreros años del segundo milenio. A fmales de 1995,

* Persona que goza alcanzando un conocimiento profundo sobre el funcionamiento interno de un sistema, de un ordenador o de una red de ordenadores. Este término se suele utilizar indebidamente como peyorativo, cuando en este último sentido seria mucho más correcto utilizar el término cracker (Rafael Fernández Calvo). (N. del T.j

16

OBERTURA

el primer año de uso generalizado del world wide web, había unos 16millones de usuarios de las redes de comunicación informática en todo el mundo. A principios de 2001, había más de 400 millones, las predic- ciones más fiables apuntan a 1.000 millones de usuarios para 2005 y es probable que, hacia el año 2010, rondemos la cifra de 2.000 millones, in- cluso teniendo en cuenta la ralentización de la difusión de Internet cuan- do entre en el mundo de la pobreza y el retraso tecnológico. Pero la in- fluencia de Internet trasciende al número de usuarios, ya que lo que importa es la calidad de los usos de la red. Actualmente, las principales actividades económicas, sociales, políticas y culturales de todo el plane- ta se están estructurando por medio de Internet. De hecho, quedar al mar- gende dichas redes es la forma de exclusión más grave que se puede sufrir en nuestra economía y en nuestra cultura. Pero a pesar de su amplia propagación, no suele entenderse bien la lógica, el lenguaje y [os límites de Internet, más allá de los datos tecno- lógicos. Dada la velocidad de la transformación, el mundo de la investi- gación académica no ha conseguido ponerse al día de los «cómos», los «qués: y los «porqués» de la sociedad y la economía basadas en Internet, con una adecuada producción de estudios empíricos. Aprovechando este relativo vacío de investigaciones fiables, la ideología y el chismorreo han sesgado nuestra comprensión de esta dimensión fundamental de nuestras vidas, como suele ocurrir en los períodos de rápidos cambios sociales. Amenudo se ha manifestado esta tergiversación en forma de profecías so- bre el futuro, extrapolando de manera simplista las consecuencias socia- les de las maravillas tecnológicas producidas por la ciencia y la ingenie- ría y, en otros casos, en forma de distopías críticas, denunciando los posibles efectos alienantes de Internet, antes incluso de conocerlo. Los me- dios de comunicación, en su afán por informar a un público ansioso y careciendo de la capacidad intelectual autónoma para evaluar las tenden- cias sociales de manera rigurosa, oscilan entre ofrecernos la imagen de un futuro extraordinario o seguir el principio fundamental del periodismo, según el cual sólo las malas noticias son noticia. La volatilidad del mercado de valores contribuye a este sentimiento ambivalente hacia Internet. Érase una vez, hasta abril de 2000, cuando cualquier empresa relacionada con Internet recibía una altísima valoración, independientemente de su rendimiento real. A finales de 2000, la mayor parte de los yalores tecnológicos .sufrieron la estampida de los inversores,

17

lA (iALAXIA INTI'RNI'T

que tampoco en este caso fueron capaces de calibrar la buena o mala ges- tión de los proyectos y su potencial de desarrollo. Los nuevos mercados financieros están muy influidos por la psicología de masas y las turbulen- cias informativas, en lugar de por una evaluación prudente de las aguas relativamente inexploradas por las que navega hoy en día el mundo de la empresa. El resultado de estos procesos es que estamos entrando a toda velo- cidad en la Galaxia Internet, en medio de una perplejidad informada. y sin embargo, aunque no sepamos lo suficiente sobre las dimensjo- nes sociales y económicas de Internet, algo sí sabemos. Este libro pretende transmitir parte de estos conocimientos y reflexionar sobre el significado de lo que ya conocemos. En las páginas que siguen, el lector no encon- trará ninguna predicción sobre el futuro, porque pienso que ya es bastan- te complicado comprender nuestro presente y no me tia en absoluto de la metodología utilizada para este tipo de predicciones. Tampoco encontra- rán monsergas morales -c-n¡ desde luego, recomendaciones de políticas o consejos para las empresas-c-. Mi propósito en esta obra es estrictamen- te analítico, porque creo que el conocimiento debe preceder a la acción y que la acción siempre debe ir ligada a un contexto y un propósito concre- tos. Pero espero que, al basar mis reflexiones en observaciones concer- nientes a varios aspectos de la práctica de Internet, pueda contribuir a arrojar algo de luz sobre la interacción entre Internet, empresa y sociedad. Asimismo, espero contribuir con este trabajo a iluminar el camino que nos conduzca a una sociedad más humana y una economía más estable, ya que la volatilidad, la inseguridad, la desigualdad y la exclusión social se dan la mano con la creatividad, la innovación, la productividad y la crea- ción de riqueza en los albores de este nuevo mundo basado en Internet. La mejora de nuestra condición actual dependerá de lo que la gente haga, usted y yo incluidos. Pero en este libro, como investigador académico que soy, la tarea que tengo, y mi responsabilidad, es facilitarle a usted las mejores herramientas intelectuales que pueda, dentro de los límites de mis conocimientos y mi experiencia, para que sea usted quien juzgue. El punto de partida de mi análisis es el hecho de que la gente, las ins- tituciones, las empresas y la sociedad en general, transforman la tecnolo- gía, cualquier tecnología, apropiándosela, modificándola y experimentan- do con ella ~lo cual ocurre especialmente en el caso de Internet, al ser esta una tecnología de la comunicación-o La comunicación consciente (el

18

OBERTURA

lenguaje humano) es lo que determina la especificidad biológica de la especie humana. Como la actividad humana está basada en la comunica- ción e Internet transforma el modo en que nos comunicamos, nuestras vidas se ven profundamente afectadas por esta nueva tecnología de la comunicación. Por otro lado, al utilizar Internet para múltiples tareas va- mos transformándola. De esta interacción surge un nuevo modelo socio- técnico. Es más, Internet fue diseñada premeditadamente como una tecnología decomunicación libre por una serie de razones históricas y culturales que explicaré a lo largo del libro. De este proyecto no se deduce que todos seamos libres por fin gracias a Internet ---como espero poder demostrar; todo depende más bien del contexto y del proceso--. Lo que está claro es que Internet es una tecnología particularmente maleable, susceptible de sufrirprofundas modificaciones debidas a su uso social, que pueden pro- ducir toda una gama de consecuencias sociales que no deben ser procla-. madas de antemano, sino estudiadas a partir de su observación en la prác- tica.

Unos ejemplos pueden aclarar esta afirmación. Consideremos la nueva economía. Si entendiéramos el e-business como la comercialización de Internet por parte de las empresas puntocom, podríamos pensar que se trata de un negocio interesante, innovador e incluso lucrativo, en algunos ca- sos, pero desde luego limitado en su impacto general sobre la economía. En cambio, si como yo sostengo, pensamos que la nueva economía está basada en un potencial de crecimiento de la productividad sin preceden tes, como resultado de la extensión de los usos de Internet a toda clase de empresas y en operaciones de diversa índole, entonces podemos afirmar que estamos entrando, muy probablemente, en un nuevo mundo empre- sarial. Un mundo que no cancela los ciclos económicos ni suplanta las leyes económicas vigentes, sino que transforma sus modalidades y con- secuencias, a la vez que añade nuevas reglas al juego (tales como los ren- dimientos crecientes y los efectos de red). En la primera acepción, se podríaconsiderar la nueva economia como la economía de la industria de Internet. En la segunda perspectiva, en la que me sitúo, observamos el crecimiento de una nueva economía que emerge desde el interior de la vieja,como resultado del uso de Internet por la empresa para sus propios fines y en contextos específicos. Tomemos otro tema. Creo que Internet es un instrumento fundamen-

19

LA "ALAXIA INTERNET

tal para el desarrollo del tercer mundo, opinión en la que coincido con algunas de las personas que realmente tienen capacidad para cambiar las cosas. como Kofi Annan, Thabo Mbeki o Ricardo Lagos. Pero eso no quiere decir que a base de difundir Internet sin alterar el contexto de su utilización, conseguiremos transformar la situación actual, en la que un 50% de la humanidad sobrevive con menos de dos dólares al día y la mitad de la población no ha hecho o recibido una llamada telefónica en su vida. A no ser que integremos la difusión de Internet en una estrategia de desarrollo más amplia, nos podremos encontrar en la situación que me encontré yo un día al aterrizar en Bogotá en abril de 1999, Al llegar, quedé gratamente sorprendido por un titular del diario El Tiempo referido a los nuevos usos de Internet en Colombia, Colombia es un país por el que tengo un profundo interés, de modo que me alegró mucho poder percibir algo de luz al final del túnel de violencia por el que atraviesa. Pero a lo que se refería el reportaje es al hecho de que, ante la huida de la clase media alta de Bogotá hacia una serie de urbanizaciones atrincheradas si- tuadas en las afueras de la ciudad, los extorsionistas y los secuestradores habían recurrido a Internet para distribuir sus amenazas por centenas, a través de listas de correo electrónico y proceder posteriormente a secues- tros selectivos para poner en práctica sus amenazas, sacando provecho con ello del negocio de la extorsión a gran escala, En otras palabras, algunos sectores de la sociedad colombiana estaban apropiándose de Internet para sus propios objetivos, para sus actividades criminales, enraizadas en un contexto de injusticia social, corrupción política, economía de la droga y guerra civil. La elasticidad de Internet hace que este medio sea especial- mente apropiado para acentuar las tendencias contradictorias de nuestra sociedad, Internet no es ni una utopía ni una distopia, es el medio en que nosotros nos expresamos -mediante un código de comunicación especí- fico que debemos comprender si pretendemos cambiar nuestrarealidad. Este libro propone una serie de ideas sobre la interacción entre Ínter-c. net, la economía y la sociedad, sobre la base de una serie de observacio- nes selectivas. No pretende agotar las fuentes de información existentes, ya que no es posible abarcar todo el material disponible para la investi- gación cuando el objeto de estudio (Internet) se desarrolla y cambia mu- cho más rápido que el sujeto (el investigador que esto escribe, o para el caso, cualquier investigador), Tampoco trata todos los temas pertinentes, sencillamente porque en este momento no dispongo de la energía ni el

20

OBERTURA

tiempo suficientes para escribir otra obra enciclopédica que aborde casi todas las dimensiones de la vida social. Quisiera mencionar dos ausencias especialmente patentes. En este libro no voy a tratar los usos de Internet en la educación, especialmente en el e-leamíng." un ámbito de actividad fundamental que está transformando el mundo en el que vivo, que es el .mundo de las instituciones académicas. Y, por otro lado, debido a la com- plejidadde la cuestión, no he podido terminar la investigación que había emprendido para un capítulo sobre el tema de Internet y las relaciones de género, aunque podrán encontrar referencias al tema en varias secciones a lo largo del libro. Me he prometido a mí mismo (y le prometo al lector)

seguir trabajando sobre este tema y tenerlo listo para una eventual segunda edición del libro. En las páginas siguientes pretendo simplemente anclar el debate ac-

en observaciones documentadas, sentando así las ba-

sespara investigaciones futuras en un proceso abierto e interactivo. Esta observación está limitada en su contexto social y cultural. La mayor par-

tual sobre Internet

te de los datos y fuentes citados se refieren

gue es allí dende el uso de Internet está m-as desarrollado y en parte porqueesta es la zona de la que más información disponemos. He trata- do de compensar la parcialidad de dicha visión recopilando información sobre otros países y debatiendo sobre distintos aspectos de Internet, en- tre 1998 Y 200 1, en una variedad de contextos alejados de mi base cali- forniana: España, Inglaterra, Finlandia, Francia, Holanda, Suecia, Portu-

gal, Alemania, Irlanda, Rusia, Brasil, Argentina, Bolivia, Chile, Colombia,

No he llevado a cabo una investigación sistemática

en todos estos contextos, por lo que no tengo datos concretos que comu- nicar. Sin embargo, a base de relacionarme con investigadores, actores sociales, empresarios, tecnólogos y políticos en estos países y plantearles a ellos las preguntas que yo le remito al lector, pude recoger diversas reacciones que he tenido en cuenta a la hora de establecer mis propias con- clusiones. Internet es una red de comunicación global, pero los usos de Internet, su realidad en continua evolución es producto de la acción hu-

México, Sudáfrica

a Norteamérica, en parte por-

, mana, bajo las condiciones específicas de una historia diferencial. Es ta- rea del lector filtrar, interpretar y utilizar, según su propio entorno, la

~ Literalmente "aprendizaje electrónigo», Se refiere a la aplicación de Internet a la educación a distancia o la educación presencial con un uso activo de la red por parte del educador y el alumno. (N. del T)

21

LA l;ALAXIA INTERNET

contribución analítica que yo pueda ofrecerle sobre la base de mis propias teoría y observación. El libro está organizado siguiendo una secuencia de temas que tratan sobre algunos de tos ámbitos más importantes del uso de Internet. Co- mienzo con el proceso de creación histórica y cultural de Internet, porque proporciona las claves para comprender qué es Internet, como tecnología y también como práctica social. Después, examino el papel que desempe- ña en la aparición de la nueva economía, considerando la transformación de la gestión empresarial, los mercados de capital, el trabajo y la innova- ción tecnológica. A renglón seguido, invito al lector a trasladarse del ámbito económico al social, evaluando el surgimiento de nuevas formas de sociabilidad on Iine. basada en los datos disponibles. Esto nos condu- cirá a su vez a analizar las implicaciones políticas de Internet. En primer lugar, estudiando las nuevas formas de participación ciudadana y movi- mientos sociales. En segundo lugar, analizando las cuestiones y conflic- tos relacionados con la libertad y la privacidad en la interacción entre gobierno, empresa y comunicación basada en Internet. En el siguiente capítulo, para comprender los nuevos modelos de comunicación, evalua- ré la tan cacareada convergencia entre Internet y el multimedia, exploran- do la formación de un hipertexto multimodal. Posteriormente bajaremos de nuevo a la tierra, ya que existe una geografía de Internet. Les enseña- ré cómo es esa geografía y qué consecuencias conlleva para las ciudades, las regiones y para nuestra vida urbana. Finalmente, trataré el importan- te tema de la desigualdad y la exclusión social en la era de Internet, ana- lizando los contornos y dinámicas de la divisaría digital desde una pers- pectiva global. Emprendamos, pues, este viaje intelectual. Espero que sirva para que el lector pueda conocer mejor esta dimensión fundamental de nuestro mundo y nuestras vidas, en el momento en que comienza su transfor- mación.