Sei sulla pagina 1di 154
PROYECTO FINAL DE MÁSTER EVOLUCIÓN DE LAS RELACIONES DE LA UNIÓN EUROPEA CON LOS PAÍSES
PROYECTO FINAL DE MÁSTER EVOLUCIÓN DE LAS RELACIONES DE LA UNIÓN EUROPEA CON LOS PAÍSES

PROYECTO FINAL DE MÁSTER

EVOLUCIÓN DE LAS RELACIONES DE LA UNIÓN EUROPEA CON LOS PAÍSES DEL SUR DEL MEDITERRÁNEO

SERGIO CASTAÑO RIAÑO

Director: Dr. Alberto Herrero de la Fuente

Valladolid 2010

SUMARIO

EVOLUCIÓN DE LAS RELACIONES DE LA UNIÓN EUROPEA CON LOS PAÍSES DEL SUR DEL MEDITERRÁNEO

INTRODUCCIÓN·························································································· 9

CAPÍTULO I:

ANÁLISIS GEOPOLÍTICO DEL SUR DEL MEDITERRÁNEO

1- RELACIONES HISTÓRICAS DE EUROPA CON LOS PAISES MEDITERRÁNEOS·························································································· 13

1.1 El Sur del Mediterráneo: Magreb y Mashrek ················································· 15

1.1.1 El Magreb ··································································································· 15

1.1.2 El Mashrek·································································································· 17

1.2 Panorama General·························································································· 19

2- MOTIVOS QUE LLEVAN A LA UNIÓN EUROPEA A BUSCAR LA ALIANZA MEDITERRÁNEA ········································································· 19

2.1 Económicos ··································································································· 19

2.2 Estratégicos···································································································· 21

2.3 Seguridad······································································································· 23

3- QUIENES SON LOS PAÍSES TERCEROS MEDITERRÁNEOS············ 25

3.1 Características de los PTM ············································································ 25

3.2 Marruecos ······································································································ 26

3.3 Argelia ··········································································································· 27

3.4 Túnez ············································································································· 29

3.5 Egipto ············································································································ 30

3.6

Jordania·········································································································· 31

3.7 Líbano············································································································ 32

3.8 Siria ··············································································································· 34

3.9 Israel ·············································································································· 35

3.10 Turquía ········································································································ 37

3.11 Autoridad Nacional Palestina······································································· 38

3.12 Libia············································································································· 39

4- CONTRASTES ENTRE UNIÓN EUROPEA Y LOS PAÍSES TERCEROS MEDITERRÁNEOS·························································································· 41

5- POSIBLES PUNTOS DE ENCUENTRO ···················································· 44

CAPÍTULO II PAÍSES TERCEROS MEDITERRÁNEOS:

1- REALIDAD SOCIAL EN LOS PAÍSES DEL MAGREB Y DEL MASHREK ····························································································································· 49

2- INESTABILIDAD EN EL MEDITERRÁNO: PRINCIPALES CONFLICTOS ····························································································································· 52

2.1 Oriente Próximo: Conflicto árabe israelí························································ 52

2.1.1 El conflicto étnico-religioso········································································ 53

2.1.2 La posición de la UE en el conflicto ··························································· 56

2.2 Conflicto del Sahara Occidental····································································· 58

2.3 Situación de la isla de Chipre········································································· 59

2.4 Inestabilidad social y política en Argelia ······················································· 62

2.5 Libia como un nuevo socio Euromediterráneo··············································· 64

2.6 Enfrentamientos en el Líbano ········································································ 65

3- DEMOCRATIZACIÓN DEL SUR DEL MEDITERRÁNEO ··················· 67

3.1 La irrupción de los partidos políticos islamistas en Marruecos ······················ 69

3.2

Postura de la UE frente a la aparición de partidos islamistas ························· 71

3.3 Influencia del Islam en los Países Terceros Mediterráneos ···························· 72

4- SITUACIÓN ECONÓMICA DE LOS PAISES TERCEROS MEDITERRÁNEOS·························································································· 75

CAPÍTULO III INICIATIVAS EUROPEAS EN EL MEDITERRÁNEO

1- PUNTO DE PARTIDA. RELACIONES CON LOS PAÍSES TERCEROS MEDITERRÁNEOS TRAS SU INDEPENDENCIA COLONIAL················ 81

1.1 Periodo de Posguerra y creación de la Comunidad Económica Europea········ 81

1.2 Años Sesenta. Inicio de los contactos con los PTM ······································· 83

2- INICIO DE LA APROXIMACIÓN GLOBAL AL MEDITERRÁNEO ·· 84

2.1 Política Global Mediterránea ········································································· 85

2.2 Contexto internacional en los años Setenta ···················································· 87

3. HACIA UNA POLÍTICA MEDITERRÁNEA RENOVADA····················· 90

3.1 Años Ochenta. Expansión de la CEE hacia el Sur·········································· 90

3.2 Política Mediterránea Renovada ···································································· 91

3.3 La respuesta de los Doce al nuevo reto Euromediterráneo····························· 94

3.4 El nuevo panorama mundial tras el final de la Guerra Fría ···························· 95

4- EVOLUCIÓN DEL PROCESO DE BARCELONA “LA ASOCIACIÓN EUROMEDITERRÁNEA”··············································································· 98

4.1 Apartado Político ························································································· 100

4.2 Cuestiones económicas y financieras. Programa MEDA ····························· 101

4.3 Programa social y cultural············································································ 104

4.4 Conferencias para reforzar el Partenariado Mediterráneo ···························· 105

4.5 Resultados del Proceso de Barcelona··························································· 106

5.

POLÍTICA EUROPEA DE VECINDAD (PEV) ······································· 107

5.1 Orígenes de la PEV······················································································ 107

5.2 Presentación oficial por parte de la Comisión Europea································ 108

5.3 Documento Estratégico 2004 ······································································· 110

5.4 Vinculación con el Proceso de Barcelona ···················································· 112

5.5 Nuevas aportaciones de la PEV ··································································· 112

5.6 Respuesta del Parlamento Europeo ······························································ 113

5.7 Balance de la Política Europea de Vecindad················································ 113

5.8 Posibilidades de aplicación y apuesta de futuro ··········································· 115

5.9 Financiación································································································· 117

6. UNIÓN PARA EL MEDITERRÁNEO 2008 ············································· 118

6.1 La Unión Mediterránea del Presidente Sarkozy ··········································· 118

6.2 Reacción de la Unión Europea: Unión por el Mediterráneo ························· 119

6.3 Retos de futuro····························································································· 122

CAPÍTULO IV ELEMENTOS QUE DIFICULTAN EL AVANCE DE LA POLÍTICA MEDITERRÁNEA

1- DIFERENCIAS CULTURALES································································ 125

2- INMIGRACIÓN ·························································································· 129

3- FUNDAMENTALISMO ISLÁMICO························································ 133

4- ENFRENTAMIENTOS HISTÓRICOS····················································· 135 5- PREFERENCIAS EUROPEAS TRAS LA DESMEMBRACIÓN DEL BLOQUE COMUNISTA DE EUROPA DEL ESTE ······················································ 138

CONCLUSIONES ······················································································ 141

BIBLIOGRAFÍA ························································································ 149

RESUMEN

El estudio se centra en las relaciones de la Unión Europea con los países del Sur del Mediterráneo, atendiendo a la evolución política y a los elementos económicos, sociales y culturales que condicionan la consecución de las propuestas lanzadas desde los órganos de gobiernos tanto de la UE como de los diferentes Estados. El objetivo de este análisis es demostrar como para llevar a cabo políticas de integración, no basta con que las autoridades las propongan, sino que es necesario que se den una serie de circunstancias favorables para que dichos proyectos puedan evolucionar de modo positivo.

La primera parte del trabajo se centrará en definir la situación general de los países de la costa mediterránea y en encontrar los motivos que llevan al acercamiento entre países con grandes diferencias en todos sus ámbitos. Para ello realizaremos un análisis global de los territorios de la ribera sur del “Mare Nostrum”.

Una vez definido el área de acción, profundizaremos en la evolución de las relaciones de la Unión Europea con los Estados del Sur del Mediterráneo, prestando especial atención a las iniciativas globales planteadas por la Comunidad desde el año 1972. Han pasado treinta y ocho años desde que Europa iniciara su política en la zona y ésta todavía no ha logrado consolidarse, por ello el último apartado del estudio, lo dedicaremos a analizar los motivos que dificultan el avance en los acuerdos euromediterráneos.

ABSTRACT

The study focuses on the European Union's relations with Southern Mediterranean countries, based on political developments related to economic, social and cultural factors that influence the achievement of the proposals submitted from the governing bodies of both the EU as the different states. The objective of this analysis is to demonstrate how to implement integration policies, is not sufficient that the authorities intend to, it is necessary to give a series of favourable circumstances to ensure that these projects can evolve in a positive manner.

The first part of the work will focus on defining the overall situation of the countries of the Mediterranean coast and finding the reasons that lead to closer ties between countries with large differences in all areas. This will make a comprehensive analysis of the territories of the southern shore of the "Mare Nostrum".

Having defined the action area, delve into the evolution of the European Union's relations with southern Mediterranean states, with particular attention to global initiatives raised by the Community since 1972. They spent thirty-eight years since Europe began its policy in the area and it has not yet been consolidated, so the last part of the study will be devoted to analyzing the reasons that hinder progress in Euro- Mediterranean agreements.

EVOLUCIÓN DE LAS RELACIONES DE LA UNIÓN EUROPEA CON LOS PAÍSES DEL SUR DEL MEDITERRÁNEO

INTRODUCCIÓN

A lo largo de la historia, y ya desde la época Clásica con Alejandro Magno y

más tarde con la expansión del Imperio Romano, los países europeos han jugado un papel dominante sobre el resto de los pueblos del mundo que se ha reflejado en la influencia de su cultura sobre civilizaciones que se encontraban en un nivel de desarrollo inferior. Una hegemonía tan solo amenazada durante los siglos de expansión del Islam, y la posterior aparición del Imperio Otomano, si bien en ninguno de los dos casos la influencia de estas civilizaciones logró llegar al centro del viejo continente, ya que la expansión islámica no pudo pasar los límites de la Península Ibérica y el Imperio Otomano, avanzó por el Este pero tampoco pudo alcanzar los territorios históricos más poderosos del occidente europeo.

Tras un periodo de depresión general en Europa durante la edad media, el inicio de la era moderna y el Renacimiento hizo surgir entre los europeos un afán aventurero que llevó al descubrimiento y a la conquista de nuevos territorios haciendo que el poderío de los diferentes países europeos se extendiera por todo el planeta. Desde el

descubrimiento de América, asistimos a una lucha continua entre los países del viejo continente por repartirse el mundo, cuyo momento culminante llega a finales del siglo

XIX con el colonialismo y el consiguiente sometimiento de gran parte de los países

africanos y de Oriente Próximo a las voluntades de sus colonos, que implantarán sus costumbres y su hegemonía hasta el final de la Segunda Guerra Mundial, momento en el que debido a la crítica situación en la que el conflicto dejó a los Estados europeos beligerantes, la mayoría de estos países consiguieron su independencia.

A pesar del fin de los protectorados en muchas naciones los vínculos con la

metrópoli han persistido hasta nuestros días, debido a la dependencia creada durante los

años de dominación en los que los países europeos dirigieron los destinos de cada uno

de estos territorios, hasta el punto de poder afirmar que actualmente nos encontramos en un proceso de neocolonialismo, en el que los países desarrollados tratan de imponer sus criterios, en esta ocasión no por la vía militar sino por la del diálogo.

Si nos centramos en los países mediterráneos, podremos comprobar que la influencia de los pueblos del norte sobre los del sur ha sido constante, en este sentido podríamos decir que en concreto Francia, ha sido el país que ha dominado gran parte del sur del Mediterráneo durante varios siglos, sin olvidarnos de Gran Bretaña, Italia y España. La mayoría de los Estados ribereños tanto de la zona del Magreb como del Mashrek no consiguieron su independencia hasta mediados del siglo XX, dando paso a periodos de inestabilidad política, social y económica que han impedido romper de forma definitiva con las metrópolis, creándose una nueva situación en la que la dependencia política pasa a un segundo plano, adquiriendo un papel protagonista la dependencia económica.

Con el nacimiento de la Unión Europea y el avance hacia su integración, la política de los Estados miembros en el Mediterráneo ha evolucionado desde las primeras relaciones bilaterales, hacia una política europea común en la zona. Sin embargo, las bases para este objetivo general no se establecieron hasta 1995 en la Conferencia de Barcelona con la elaboración de un proyecto integrador que pretendía avanzar en las relaciones con los vecinos mediterráneos más allá de las cuestiones meramente económicas, tratando de abordar temas sociales, políticos y culturales. Se trataba de un programa muy ambicioso, difícil de plasmar en la realidad en la que nos encontrábamos en el año noventa y cinco y que todavía hoy quince años después sigue encontrando los mismos escollos que en sus orígenes. Recientemente en el año 2008 se ha retomado este plan, planteándose nuevas metas, en teoría alcanzables, que solo el tiempo podrá determinar su grado de consecución.

Nuestra intención en este estudio es analizar la evolución de las relaciones de la Comunidad Europea con los países de la cuenca sur del Mediterráneo desde la creación de esta en 1957 hasta nuestros días, examinando la consecución de los diferentes acuerdos adoptados y sus consecuencias en el plano internacional. Para ello, nos detendremos en los aspectos políticos, económicos, sociales y culturales que conforman las relaciones entre dos realidades tradicionalmente opuestas que debido a la

configuración del mundo actual, se ven en la obligación de encontrar un camino para el diálogo y el entendimiento, vía que por causa de las peculiaridades propias de cada una de estas regiones, no va a resultar fácil de conseguir.

Por lo tanto las cuestiones que planteamos a la hora de iniciar la exposición son las siguientes: ¿Cuáles son los elementos que dificultan la consolidación de la Asociación Euromediterránea? ¿Es posible la asociación de la Unión Europea con los países del Sur del Mediterráneo? y ¿Hasta que grado de integración podrán llegar los socios mediterráneos? A lo largo de nuestro estudio trataremos de ir dando respuestas a estos interrogantes y a otros que puedan ir surgiendo durante su desarrollo.

CAPÍTULO I:

ANÁLISIS GEOPOLÍTICO DEL SUR DEL MEDITERRÁNEO

1- RELACIONES HISTÓRICAS DE EUROPA CON LOS PAISES MEDITERRÁNEOS

La Segunda Guerra Mundial supuso un punto de inflexión en la política exterior que hasta aquel momento habían llevado los países europeos, debido a la delicada situación en la que quedó el continente una vez finalizadas las hostilidades. Las

potencias Europeas no estaban en disposición de afrontar cuestiones más allá de sus fronteras, cuando las estructuras internas necesitaban un esfuerzo adicional para volver

a sentar las bases que permitieran a los Estados del viejo continente recuperar su

hegemonía en el concierto internacional, ensombrecida en estos momentos por el papel ejercido por los Estados Unidos durante la guerra y en la posterior reconstrucción. Esta situación, unida a la presión nacionalista ejercida desde los países colonizados en el Mediterráneo que aprovechando el devenir de los acontecimientos comienza a ser cada vez más fuerte, llevó a los Estados Europeos a perder el control de estos territorios en favor de la población autóctona que trató de configurar nuevos Estados alejándose de la influencia de sus antiguas metrópolis, intento que en la práctica resultó imposible debido a los vínculos creados y a la escasa capacidad productiva de estos países.

La Europa de posguerra se encuentra en un periodo de reconstrucción; durante los años de ofensiva militar, países como Alemania habían quedado totalmente devastados, otros como Francia habían visto como sus capacidades se veían reducidas, se hacía necesario encontrar una vía común que permitiera aunar esfuerzos para tratar de superar esta trágica situación. De este modo, tímidamente van surgiendo los primeros acercamientos entre los diferentes Estados con el fin de conseguir levantar entre todos esta dura situación que había dejado la guerra y de sentar las bases para que

la comunidad internacional pudiera impedir que se repitieran en un futuro situaciones

que pudieran dar lugar a un nuevo enfrentamiento bélico de estas características. En este contexto surgen las primeras organizaciones internacionales europeas. Es el caso del

Consejo de Europa que en materia de derechos humanos, elabora la carta europea de derechos humanos y crea un tribunal con capacidad para aplicar sus decisiones. También de la OTAN, como elemento de defensa, bajo el amparo de los Estados Unidos con el objetivo de impedir una ofensiva de la Unión Soviética sobre los debilitados Estados Europeos. Y en el ámbito económico se crea la CECA, que constituye el primer acercamiento entre los futuros miembros fundadores de la Comunidad Económica Europea.

Durante estos años Europa se encontraba más preocupada por recuperar su deteriorada situación que de su política exterior. A pesar de todo, los contactos con sus antiguas colonias continúan, la dependencia comercial que los países del Magreb y del Mashrek habían tenido con sus metrópolis marcaron una continuidad y en este sentido podemos comprobar cómo Francia continuaba teniendo un peso muy importante en el comercio exterior de los países del norte de África.

En estas condiciones nace en 1957 la Comunidad Económica Europea. En un principio su orientación fue exclusivamente económica y su política exterior se limitó a indicar como debían ser las relaciones comerciales con los países que no habían participado en el proceso de creación de la CEE. Los acuerdos con los países mediterráneos quedaban limitados a acuerdos comerciales bilaterales con cada uno de los Estados miembros, aunque si se perfila una política comercial común para intensificar las relaciones con las antiguas colonias, a las que se concede un trato arancelario preferente que permitirá mantener los flujos comerciales que países como Francia o Italia, habían mantenido con los países del norte de África.

Por su parte los países árabes viven una situación de inestabilidad. Durante la década de los cincuenta se van sucediendo las diferentes proclamaciones de independencia y las sucesivas creaciones de nuevos Estados soberanos bajo diferentes formas de gobierno, adoptando regimenes republicanos en algunos casos y monárquicos en otros, pero todos con un denominador común crecer al margen de sus antiguos colonos, algo inviable desde el punto de vista económico, pues la dependencia financiera con las metrópolis resultaba imposible de obviar debido a que los flujos comerciales se basaban en la exportación de materias primas desde los países árabes y la importación desde Europa de productos manufacturados, y el desarrollo industrial de

estos países se encontraba en un estadio muy básico como para autoabastecerse de productos elaborados. Por ello y a pesar de los intentos por evitarlo, las relaciones con sus antiguos colonos continuaron e incluso se incrementaron.

1.1 El Sur del Mediterráneo: Magreb y Mashrek

Antes de iniciar el estudio las relaciones del la UE con los países mediterráneos, debemos diferenciar las dos zonas geográficas del sur del Mediterráneo, analizando por un lado la región del el Magreb y por otro, el Mashrek cuyas características propias de la zona, hace que debamos abordar ambos temas por separado.

1.1.1 El Magreb

Para el análisis de la región del Magreb, nos hemos basado la publicación de Carlos Echevarría 1 en la que relata como después de un primer momento de lucha común frente al imperialismo, pronto comienzan a surgir conflictos internos. Tras el colonialismo las fronteras no quedaron bien definidas y esto provocó tensiones entre los diferentes nuevos Estados, en este sentido asistimos al conflicto entre Marruecos y Argelia, las tensiones entre Libia y Argelia por la región de Tassili o los recelos entre Tunez y Libia. A pesar de los tímidos intentos por crear un proyecto común de cooperación en el Magreb con la Conferencia de Tánger durante los años 60, los nacionalismos imperantes en cada Estado frenaron este proyecto que quedó tan solo en un intento de cooperación económica que se plasmó en 1964 con el Consejo Consultivo Permanente del Magreb firmado por Argelia, Marruecos, Túnez y Libia, pero las tensiones existentes en la zona no permitieron afianzar este acuerdo de integración económica. Además, a pesar de sus pretensiones antiimperialistas y de su intención de crear un mercado interno en el Magreb, la realidad económica les obligaba a continuar sus relaciones comerciales con Europa. La inestabilidad que vivían estos países tras su independencia les impedía iniciar un crecimiento económico al margen de las grandes potencias, sus exportaciones basadas en materias primas, eran absorbidas por los países más desarrollados, mientras que ellos eran incapaces de producir los bienes

1 Vid. ECHEVARRÍA JESÚS, C., La cooperación de la Comunidad Europea con los países del Magreb, Servicio de Publicaciones de la Universidad Complutense de Madrid, Madrid 1993, pp. 75 y ss.

manufacturados que llegaban desde Europa. Por esto la vinculación con sus antiguas metrópolis era inevitable.

En este marco, surgen los primeros acuerdos entre los países del Magreb y la Comunidad Europea, a pesar de los ideales políticos de ruptura con sus antiguas metrópolis, la realidad les lleva a continuar con la dependencia económica, en principio con acuerdos bilaterales principalmente con Francia y más tarde se comenzarán a establecer acuerdos globales.

La situación de los tres principales países del Magreb fue diferente, Marruecos y Túnez, ya habían conseguido su independencia en el momento de creación de la Comunidad Europea, Argelia, todavía era territorio francés y por lo tanto se beneficiaba a la hora de introducir sus productos en Europa, vía Francia, su independencia no llegó hasta 1962, aunque en el aspecto comercial seguía manteniendo ciertos privilegios con su antigua metrópoli, debido a las dificultades para conseguir sacar adelante el país en solitario. Mientras los otros dos Estados mantenían acuerdos bilaterales con Francia, sin embargo los contactos con los nuevos socios europeos de los franceses encontraron ciertos impedimentos debido a que gran parte de las exportaciones de los países del norte de África, competían directamente con productos de países europeos, en concreto con Italia. Nada contribuyó a fomentar estas relaciones comerciales la creación de la Política Agraria Común, que impedía la entrada de gran parte de los productos agrícolas producidos por los países del Magreb en territorio europeo. A pesar de todo, a finales de los años 60, surgen los primeros acuerdos bilaterales entre los países magrebíes y la CEE, fundamentados en aspectos económicos.

Por su parte Mauritania, un país en el que durante estos años la población nómada constituía un porcentaje muy elevado de sus habitantes, fue reconocido como Estado y pronto inició aproximaciones con la UE con el objetivo de continuar con sus exportaciones de hierro, básicas para la economía del país.

Libia, tras la Segunda Guerra Mundial, se convirtió en un Estado atractivo para las grandes potencias mundiales debido a la proliferación de pozos petrolíferos en su territorio. A pesar de los intentos de diferentes Estados europeos y de Estados Unidos por hacerse con el control de esta zona, Libia fue reconocida como Estado

independiente por la ONU en 1951. Pronto su longevo presidente Ghadaffi se hizo con el poder e inició una política exterior controlada directamente por el gobierno. Dentro de su acción interior, nacionalizó las principales empresas del país, ejerciendo un control férreo sobre la producción del petróleo, para evitar de este modo la llegada de inversiones extranjeras. Libia es un país rico en hidrocarburos, productos indispensables para el desarrollo energético de los países europeos, por lo que el coronel Ghadaffi no encontró ningún beneficio en las ventajas que podía ofrecerle un acuerdo comercial con la CEE, pues sus productos tenían suficiente demanda internacional. Esta postura, unida al carácter revolucionario de su máximo mandatario, llevó a Libia al enfrentamiento con Estados Unidos y como consecuencia de ello, con el resto de países miembros de la OTAN.

1.1.2 Mashrek

La situación en el Mashrek no difiere mucho de la que nos encontramos en la zona occidental del sur del Mediterráneo en el aspecto económico, pero sí en el político. Hay que resaltar que tras la Segunda Guerra Mundial con la división del mundo en dos bloques, los países de la CEE se alinean con Estados Unidos, que será quien durante estos años marque las pautas en la política exterior. Los intereses en esta zona eran sobretodo británicos y franceses. Siria, Líbano y Jordania consiguieron su independencia 2 a mediados de los años 40, Egipto había conseguido liberarse del protectorado británico durante el periodo de entreguerras. El conflicto en la zona surge con la decisión de la ONU en 1947, una vez que los británicos habían abandonado los territorios palestinos, de dividir el país para crear el Estado de Israel. Como relata Ferrán Izquierdo 3 en su artículo “detrás de las declaraciones oficiales se escondían otros intereses e intenciones que no coincidían con lo manifestado en el debate sobre el plan de partición aprobado por la Asamblea General de Naciones Unidas. La Agencia Judía

2 Vid. DELGADO DE CANTÚ, G., El mundo moderno y contemporáneo en El siglo XX, Pearson Educación, México 1999, pp. 235 y ss.

3 IZQUIERDO BRICHS. F., “El movimiento sionista ante la Partición de Palestina”, Scripta Nova, Universidad de Barcelona, julio de 2003.

http://www.ub.es/geocrit/sn/sn-227.htm

aceptó el plan de partición de palestina, a pesar del rechazo que suscitaba en algunos sectores del sionismo y del Yishuv. Entre los palestinos la posición mayoritaria era contraria a la partición. Los Estados árabes estaban divididos en sus intenciones e intereses ante los sionistas y también ante los árabes de Palestina”.

La llegada de judíos a la zona durante el dominio británico había ido creciendo, generando un conflicto social al que urgía dar una solución. La solución lo que provocó fue un enfrentamiento en la zona entre el mundo árabe y el judío al que todavía hoy no se ha conseguido dar una salida.

Al igual que sucede con el Magreb, en Oriente Próximo la CEE no establece una política de actuación común. A pesar del abandono de británicos y franceses de la zona, las oligarquías presentes en estos países continúan sus contactos con la metrópoli, generando un clima de malestar entre las capas sociales más desfavorecidas, y creando un ambiente tenso que sumado al movimiento social iniciado por Nasser en Egipto de corte socialista, establece las condiciones para que en el resto de países surjan movimientos similares para derrocar a dichas oligarquías conservadoras. Si bien en esta zona del Mediterráneo encontramos un panorama religioso algo más variado que en los países de la región del Magreb, la influencia islámica tras la independencia se hace latente, influyendo de forma directa en la formación de todos los regímenes políticos.

Egipto adoptó un sistema político más próximo a la URSS, por lo que su política exterior y sus intercambios comerciales se orientaron más en este sentido. Además en 1956 Nasser decidió nacionalizar el Canal de Suez, de gran importancia para los flujos comerciales de Europa con los países asiáticos, que durante años había sido administrado por británicos y franceses que ven amenazados sus intereses en la zona llegando a plantear una ofensiva contra el país africano, que gracias a la protección de la Unión Soviética consiguió que esta intervención bélica no llegara a producirse. Fue éste uno de los principales motivos que retrasaron el inicio de las relaciones diplomáticas de Egipto con la CEE hasta 1966.

Siria y Egipto se unieron durante los años 1958 a 1961 formando la República Árabe Unida, por lo tanto las relaciones de la Comunidad Europea con Siria también fueron tardías debido a esta alianza.

1.2

Panorama General

En conclusión, podemos afirmar que si bien el Mediterráneo había constituido un área de interés para las potencias Europeas hasta el advenimiento de las guerras mundiales, al constituirse estos países como receptores naturales de los excedentes de producción europea, en estos momentos en los que Europa atraviesa por una situación delicada, se olvidan de sus antiguas colonias y se centran en la recuperación interna, manteniendo una relación comercial consecuencia de los años de dominación, pero sin ninguna intención de profundizar en las relaciones. No será hasta la década de los setenta cuando La Comunidad Europea entienda la necesidad de estrechar lazos con los Países Terceros Mediterráneos e inicie sus políticas de aproximación común cuyos resultados como veremos más adelante están lejos de las expectativas creadas.

2- MOTIVOS QUE LLEVAN A LA UE A BUSCAR LA ALIANZA MEDITERRÁNEA

2.1 Económicos

Para entender el acercamiento de la UE a cada uno de los países mediterráneos, debemos atender principalmente a motivaciones económicas, los mercados tienden a expandirse y a conquistar nuevas zonas, el mercado interior europeo, necesita áreas de influencia donde vender sus productos. En un primer momento se pensó en una relación basada tan solo en aspectos comerciales con estos países, pero pronto se dieron cuenta que para conseguir un intercambio fluido con sus países vecinos, estos debían tener un desarrollo mínimo para ser capaces de absorber los productos elaborados por la industria europea. Es muy difícil vender libros a quien no sabe leer, o electrodomésticos en lugares donde no hay electricidad. En principio el papel de los países mediterráneos fue el de exportar materias primas a Europa, pero el comercio necesita un retorno y los productos europeos cada vez más sofisticados, no eran demandados en estos países, debido a su escaso nivel de desarrollo.

Ante esta situación Europa ve necesaria cambiar su política de acercamiento al Mediterráneo, que hasta ahora había consistido en acuerdos bilaterales entre la CEE y

cada uno de los países del Magreb y del Mashrek, avanzando en mayor grado con unos que con otros, pero siempre dentro del marco comercial. Progresivamente, comienza a plantearse una política global que no se base únicamente en aspectos económicos sino que integre elementos sociales, políticos y culturales que permitan a los diferentes países desarrollarse y dotarse de capacidad para competir en los mercados. En este sentido debemos llamar la atención de las políticas que reclama Iván Martín 4 a las autoridades de aplicar un modelo de integración profunda para el Mediterráneo, similar al que se ha aplicado con los países del Este, y evitar que los acuerdos como ha sucedido hasta ahora, se limiten a permitir que los mercados funcionen sin trabas.

De este modo Europa inicia una política global que trata de acercar a las sociedades árabes de los países del sur del Mediterráneo a las formas de vida de occidente, presentando un modelo integrador en estos países con un desarrollo económico muy inferior al de sus vecinos Europeos. La Comunidad Europea con esta estrategia pretende ofrecer una oportunidad de progreso a una región anclada en sus tradiciones con una gradual apertura de los mercados. Para ello es necesario crear un clima de prosperidad que permita un equilibrio en los intercambios y es por ello que en los acuerdos que se han ido adoptando entre la Comunidad y los Países Terceros Mediterráneos 5 (PTM), se han incorporado otros aspectos con el fin de dotar a estos países de la solidez necesaria para competir en los mercados. Sin embargo, las diferencias entre ambos mundos hoy por hoy son abismales y en este sentido la UE tiene un largo trabajo por delante para conseguir sus objetivos. Debemos ser conscientes de la configuración del comercio internacional y de la realidad de la región que estamos analizando cuyo desarrollo industrial y tecnológico es escaso, que añadido al clima de inseguridad general de la zona, dificulta en gran medida la llegada de capitales que permitan elevar la capacidad productiva de los diferentes Estados Mediterráneos. A ello debemos añadir la política proteccionista europea para los productos agrícolas, en los que muchos de estos países son competitivos y que ven como a pesar de los acuerdos que se han ido cerrando desde la creación de la Comunidad Económica Europea, siguen

4 Vid. MARTÍN MARTÍN, I., “Asociación Euromediterránea, zonas de libre comercio y desarrollo en los países del sur del Mediterráneo”, Anuario jurídico y económico escurialense, Universidad Carlos III, Madrid 2003, pp. 345-392.

5 En posteriores capítulos, algunos autores podrán referirse a ellos como PAM, Países Asociados Mediterráneos, llamados así tras la creación de la Asociación Euromediterránea.

teniendo dificultades para que sus productos traspasen las fronteras comunitarias, reduciendo las posibilidades de exportación de algunos de estos países.

A pesar de los esfuerzos de la Unión Europea por presentar proyectos de

asociación con los países mediterráneos como proyectos de cooperación en todos los ámbitos, estos en la mayoría de los casos responden a intereses económicos que, para llevarlos a cabo, es necesario dotar estos países de un determinado nivel de desarrollo del que actualmente carecen.

2.2 Estratégicos

El Mediterráneo desde tiempos de los fenicios ha constituido un área estratégica

de gran importancia, y ya en la época contemporánea, desde la apertura del Canal de Suez en 1869, se ha convertido en el principal eje de intercambios de mercancías entre Asia y Europa. Por ello conseguir la estabilidad en esta zona siempre ha constituido un objetivo preferente para las principales potencias europeas. Debemos considerar esta cuestión como uno de los motivos fundamentales que han llevado a los países europeos a buscar desde el inicio de los intercambios comerciales internacionales a tratar de controlar la zona, bien a través del sometimiento de los diferentes países que configuran la ribera mediterránea o bien, como es el caso actual, buscando asociaciones que permitan que los intereses de la Unión Europea puedan encontrar en el Mediterráneo una zona estable que les permita circular sin restricciones. En este sentido para conseguir la seguridad de este territorio, Europa ha optado por la vía de la cooperación y la ayuda al desarrollo, fomentando la consolidación de los regimenes democráticos en los países árabes, una cuestión complicada, si partimos de la idiosincrasia de estas sociedades donde el componente religioso y cultural sigue marcando la evolución de los diferentes Estados que ocupan la cuenca sur del mediterráneo. Así los acercamientos en los últimos años han buscado sin demasiado éxito, que las alianzas fueran más allá de lo económico y lo político, buscando la cooperación en diferentes ámbitos como la seguridad, el desarrollo sostenible, la fusión cultural y social.

Desde principios de los años ochenta la Comunidad Europea ha ido incrementando su presencia en el Mediterráneo, primero con la adhesión de Grecia,

seguida de la de España y Portugal, reforzando años más tarde su posición con la incorporación a la UE en 2004 de Malta, Chipre y Eslovenia, situación que ha permitido tener un control cada vez mayor en la zona, que deberíamos considerar insuficiente si no se cuenta con la colaboración de los vecinos del norte de África y de Oriente Próximo. La inestabilidad de la región sur, con conflictos internos en diferentes áreas que dificultan el avance en las relaciones entre ambas orillas e impiden el desarrollo de los objetivos de la UE, creando un clima de inseguridad en el Mediterráneo, constituye otro de los motivos que han llevado a la UE a buscar la asociación global en el Mediterráneo.

Debemos destacar una de las mayores preocupaciones que lleva a Europa a buscar mejorar las relaciones con los países del norte de África y de Oriente Medio, que es su dependencia energética. Mantener una relación fluida con países como Argelia, Libia, o los países productores asiáticos, ha constituido una prioridad para la Comunidad Europea desde la crisis del petróleo 6 de 1973, donde las potencias europeas comprobaron el poder que podían alcanzar las regiones ricas en recursos energéticos sobre los países industrializados. Fue precisamente a principios de los setenta, coincidiendo con la crisis del petróleo y con el endurecimiento del conflicto árabe- israelí, cuando la Comunidad comenzó a elaborar programas de acercamiento global hacia los países árabes con el fin de garantizar el suministro y con el objetivo de presentarse como una potencia mediadora en el conflicto de Oriente Medio.

Si en el plano comercial y energético el Mediterráneo, constituye una vía fundamental de comunicación, no podemos olvidar el plano militar, ya que debido a su configuración, el acceso marítimo a los países Mediterráneos ha de hacerse a través de zonas de fácil control como son el Canal de Suez y el Estrecho de Gibraltar, lugares que durante siglos han sido disputados por las diferentes potencias. Es precisamente el Estrecho de Gibraltar el paso fronterizo más utilizado por ciudadanos magrebies y subsaharianos como puerta de acceso a Europa, por lo que la UE debe realizar un

6 Según N. Mihajlovic, la crisis del petróleo obligó a adoptar una política común para asegurar el abastecimiento. Uno de los principales objetivos de la Cumbre de París de 1972 fue el de garantizar la estabilidad de la vía marítima y asegurar el abastecimiento de materias primas. Como contraprestación Europa se comprometía a prestar ayuda al desarrollo económico de los PTM. Vid. MIHAJLOVIC, N., “La Agenda económica Euromediterránea. Percepciones y distorsiones” en V. García Rebolledo y J.M. López Bueno (Coords.), La Unión Europea y el Mediterráneo: desarrollo, comercio y política euromediterránea, Universidad Francisco de Vitoria, Madrid 2008, pp 151 y ss.

esfuerzo adicional en esta zona para controlar la llegada de inmigrantes a territorio comunitario, no solo estableciendo una férrea vigilancia militar y policial, sino también llegando a acuerdos con Marruecos y con el resto de países africanos para tratar de reducir las avalanchas de población que entran cada día de forma ilegal en Europa. Para ello es necesario que tanto Marruecos como el resto de países limítrofes, alcancen un nivel de desarrollo suficiente como para ser capaces de retener a sus ciudadanos en su propio entorno, con una calidad de vida aceptable, que evite la búsqueda del sueño europeo.

2.3 Seguridad

Son varios los elementos relacionados con la seguridad, algunos ya comentados en el apartado anterior y que han llevado a la Unión Europea a iniciar los contactos con sus vecinos de la ribera sur del Mediterráneo, para tratar de atajarlos. Entre ellos deberíamos destacar el terrorismo, los conflictos internos de la zona que impiden avanzar en el proyecto mediterráneo, la inmigración ilegal o el tráfico de drogas.

Como afirma Esther Barbé 7 “los cambios en la sociedad internacional han llevado a una multidimensionalidad de la seguridad englobando aspectos militares, económicos, humanitarios, de derechos humanos y ecológicos. Por lo tanto en la seguridad encontramos una dimensión militar, otra política donde se busca la estabilidad del Estado y de su sistema de gobierno, una tercera económica con la capacidad de acceder a los recursos para mantener niveles aceptables de bienestar y de poder del Estado, más las dimensiones sociales y medioambientales, todas ellas entralazadas”.

En los últimos años hemos asistido a una amenaza cada vez mayor de los grupos fundamentalistas islámicos contra la sociedad occidental, que hemos podido sufrir directamente con los diferentes atentados llevados a cabo en Madrid o Londres o más recientemente en el metro de Moscú, perpetrado por integristas musulmanes chechenios. Muchos de estos grupos que han actuado en Europa, tienen su origen en los países del

7 Vid BARBÉ IZUEL, E., “La seguridad en el Mediterráneo: Agenda global y aproximación Regional” en A. Blanc Altemir (Coord.), El Mediterráneo: espacio común para la cooperación, el desarrollo y el diálogo intercultural., Tecnos, Madrid, 1999. pp. 127 y ss.

Magreb, situación que ha llevado a la UE a plantearse dentro de su política exterior, el objetivo de controlar el surgimiento de los focos extremistas que puedan aparecer en sus países vecinos y su posterior expansión, así como los que tras su ramificación puedan prepararse para actuar en Europa, con terroristas que habitan dentro de los Estados miembros.

La conflictividad general de la región sur del Mediterráneo, ha dificultado su desarrollo desde que se establecieron las bases para una cooperación global. El conflicto árabe-israelí, la inestabilidad de países como Argelia o Libia, las tensiones que mantienen Marruecos y Argelia por los territorios ocupados del Sahara o la ocupación turca en Chipre. La falta de un clima propicio para poder promover el desarrollo integral de cada uno de los países, constituye una barrera insalvable a la hora de promover la inversión extranjera en la zona, los empresarios europeos, prefieren trasladar parte de sus actividades a lugares más estables como los lejanos países asiáticos, antes que arriesgar su capital en estados donde la inseguridad social y política es una constante que les caracteriza. Por ello uno de los objetivos que se propone la UE con los acuerdos euromediterráneos, es alcanzar la estabilidad en estos países, como punto de partida para poder llegar a acuerdos más avanzados con los Estados de la cuenca sur.

Junto a esto debemos analizar los movimientos migratorios que están llevando a multitud de personas procedentes de los países del sur del mediterráneo a buscar un futuro más estable del que pueden alcanzar en sus países, instalándose en la UE. Generalmente estos grupos no llegan a integrarse en las sociedades occidentales y en numerosas ocasiones forman grupos marginales en los que el fundamentalismo islámico cala con fuerza llegando a constituir una amenaza para sus vecinos. Es una realidad en la que nos detendremos más adelante, pero baste adelantar que los conflictos sociales que está generando la llegada masiva de inmigrantes ilegales a Europa, suponen una grave alteración para las estructuras sociales de los países de acogida, pues al carecer estas personas de los derechos básicos de ciudadanía, permanecen como habitantes de segunda clase, condenados a una continua marginación. Ante esta situación la UE tiene que tomar medidas regulando los movimientos migratorios, algo que solo puede hacer llegando a acuerdos de cooperación con los países mediterráneos.

En definitiva la UE, se ha dado cuenta de que para avanzar en su objetivo de convertirse en la primera potencia mundial, necesita contar con el apoyo de sus vecinos. En muchos casos, sobretodo desde los países árabes, estos acercamientos se ven como una forma de neocolonialismo y de tratar de imponer la forma de vida occidental en las sociedades islámicas. Esta apreciación en muchas ocasiones genera rechazo desde diferentes sectores de la sociedad más cercanos a la doctrina islámica. Del mismo modo gran parte de la sociedad europea es contraria a negociar con los países árabes al entender el Islam como una amenaza para Europa. La distancia que separa hoy por hoy al norte y al sur del Mediterráneo, a todos los niveles, es abismal, y estas reticencias desde ambos mundos, no permiten que se den las mejores condiciones para buscar una alianza. Además la caída de los regímenes comunistas de los países de Europa del Este hizo que la UE a principios de la década de los noventa se volcara en ayudar a los Países de Europa Central y Oriental (PECOs) 8 , más cercanos por cultura y posibilidades de desarrollo a las posturas comunitarias que los países mediterráneos haciendo que progresivamente se fueran debilitando las propuestas elaboradas en los diferentes acuerdos de asociación. Una vez que estos Estados se han integrado en la UE y poco a poco, se van acercando a los objetivos de desarrollo, ha llegado el momento de volver la mirada hacia el Mediterráneo y tratar de conseguir un equilibrio en la zona que permita extender la influencia de la UE y dotar a los países del Magreb y del Mashrek de los elementos esenciales para lograr su desarrollo.

3- QUIENES SON LOS PAÍSES TERCEROS MEDITERRÁNEOS (PTM)

3.1 Características de los PTM

Al referirnos a los países terceros mediterráneos, debemos centrarnos en los Estados que ocupan la ribera sur, que engloba tanto a los países del Magreb; Marruecos, Argelia, Túnez y Libia - país que ha iniciado recientemente los contactos con la Unión Europea, pero que por cuestiones políticas ha permanecido al margen durante los acuerdos que se han desarrollado en los años noventa- como a los del Mashrek; Egipto, Líbano, Jordania, Siria, Israel, Turquía y el caso especial de la Autoridad Nacional

8 En los años noventa se le presenta a la UE una nueva oportunidad de expansión hacia el Este, los países que habían estado bajo la influencia soviética durante los años de Guerra Fría, tras la caída del bloque comunista, se convirtieron en una prioridad para la UE, hasta conseguir la plena adhesión de la mayoría de ellos en el año 2004.

Palestina. Dos zonas donde las sociedades islámicas son predominantes, pero a las que no debemos englobar en un único concepto. Si bien en los países del norte de África podemos encontrar cierta similitud en sus comportamientos socioeconómicos, en los países de Oriente Próximo encontramos una mayor diversidad étnica y cultural que lo convierte en un territorio más complejo de analizar y donde el conflicto con Israel, marca las relaciones exteriores de todos estos Estados.

Debemos puntualizar el caso de Libia, el país más fuerte en términos económicos de la zona, pero al que las sanciones internacionales por actos de terrorismo, en los que se consideró que el gobierno de Ghadaffi podría haber estado relacionado y las tensiones con Estados Unidos durante la década de los 80, han impedido su inclusión en la política global de la UE en la región mediterránea. No obstante, actualmente se están buscando nuevas vías de colaboración tendentes a lograr la integración del país norteafricano en la Asociación Euromediterránea.

3.2 Marruecos

3.2.1 Situación Geopolítica

Marruecos surge como país independiente en 1956. Se encuentra situado en el extremo occidental del norte de África, posee una superficie de más de 710.000 kilómetros cuadrados, incluyendo los territorios del Sahara Occidental, y una población que supera los 30 millones de habitantes 9 .

El Estado marroquí se define como una monarquía constitucional con el rey Mohamed VI a la cabeza y un Parlamento bicameral cuyos miembros son elegidos por sufragio universal.

La población está compuesta principalmente por dos etnias beréberes y árabes. El Islam es la religión oficial del Estado, practicada por la mayoría de la población y su

9 Datos obtenidos del informe elaborado por el MINISTERIO DE ASUNTOS EXTERIORES en junio de 2008. Publicado en:

http://www.maec.es/es/MenuPpal/Paises/ArbolPaises/Marruecos/Monografia/Documents/Marruecos.pdf

máximo representante es el monarca. La lengua oficial del país es el árabe, aunque el francés es hablado por la mayoría de los marroquíes.

3.2.2 Situación Económica

El sector agrícola es el más importante en la economía de Marruecos, junto con la producción de fosfatos, situación que les hace vulnerables a las condiciones climáticas y a los precios de los fosfatos en los mercados internacionales. Una fuente de ingresos importante para el país son las remesas que llegan desde Europa enviadas por los trabajadores emigrantes junto a ello el turismo muy potenciado en los últimos años, constituyen los principales recursos económicos del país africano.

La industria no es un sector relevante en la economía; no obstante, el gobierno impulsa la inversión extranjera y la iniciativa privada para que la dependencia de los sectores agrario y minero sea cada vez menor. Dentro de la industria destacar la textil, la alimentaria y la de derivados de fosfatos.

La balanza de pagos marroquí es negativa, su política arancelaria poco a poco se va desmantelando gracias a los acuerdos alcanzados con la UE y con países de su entorno ya que Marruecos pertenece a la Unión del Magreb Árabe, al Acuerdo de Agadir y a la Unión Aduanera Marroquí Tunecina.

3.3 Argelia

3.3.1 Situación Geopolítica

La República Argelina Democrática y Popular 10 se funda en 1962 tras conseguir la independencia de Francia. Se encuentra situada al norte de África, limitando en el norte con el mar Mediterráneo, al Este con Túnez y Libia, al Oeste con Marruecos y Mauritania y al Sur con Malí y Níger. Su superficie es de 2.381.740 km² y su población

10 Datos obtenidos del informe elaborado por el MINISTERIO DE ASUNTOS EXTERIORES de 2008. Publicado en:

http://www.maec.es/es/MenuPpal/Paises/ArbolPaises/Argelia/Monografia/Documents/Argelia.pdf

supera los 32 millones de habitantes. Como en el caso marroquí, la mayoría de la población está constituida por árabes y beréberes., siendo el Islam la religión más extendida entre sus habitantes con un 95%. El árabe es la lengua oficial, pero por los años de dominación francesa, esta lengua también es hablada por la mayoría de los argelinos.

Hasta 1989 no se instauró el multipartidismo en el parlamento, que actualmente está constituido por dos cámaras y sus miembros son elegidos por sufragio universal.

3.3.2 Situación Económica

El Estado domina la mayor parte de la economía, si bien desde los años 90 se ha apreciado una gradual liberalización hacia la iniciativa privada y la inversión extranjera. El motor de la economía en Argelia lo constituyen los hidrocarburos, sus exportaciones se basan en el gas natural y el petróleo. Pero la dependencia de estos sectores impide el crecimiento económico, al no diversificar la producción del país: exportan materias primas e importan productos manufacturados. Esta situación lleva a elevados niveles de paro de la población. A pesar de que sus números son buenos, pues los productos que exportan les producen grandes beneficios, la industrialización es muy escasa; esto obliga a que las importaciones de productos manufacturados superen a las exportaciones con el consiguiente aumento del paro.

Los atentados terroristas de los últimos años han hecho perder la confianza de las empresas europeas a la hora de invertir en Argelia. A ello debemos añadir sus consecuencias sobre el turismo, que había constituido una importante fuente de ingresos, que en los últimos años ha caído de forma alarmante ante la imposibilidad de garantizar la seguridad de los viajeros.

3.4 Túnez

3.4.1 Situación Geopolítica

Túnez fue protectorado francés hasta 1956, lo que hace que el francés haya permanecido como lengua oficiosa para los negocios. Limita al norte con el mar Mediterráneo y el resto del país linda con Libia y con Argelia. Su población es de 10,2 millones de habitantes y su superficie de 162.000 kilómetros cuadrados 11 . Se le considera el país más occidentalizado de la zona y el más urbanizado; esto se refleja en un grado de cultura y educación mayor del de sus vecinos.

El régimen político por el que se rige el Estado es la República proclamada tras su independencia. El Jefe de Gobierno es a la vez Jefe del Estado, el poder legislativo es ejercido por la Cámara de Diputados. La Constitución define Túnez como un Estado libre, soberano y con el Islam como religión, el árabe como lengua y el Islam también como sistema político.

3.4.2 Situación Económica

La economía tunecina se basa en la agricultura y la pesca y en los últimos años se están potenciando la industria y el turismo, constituyéndose como uno de los principales atractivos turísticos del Mediterráneo. Entre sus principales exportaciones destacamos productos textiles, aceite de oliva, petróleo. Entre sus importaciones, derivados del petróleo y productos manufacturados. Gracias a los acuerdos alcanzados con la UE, la política arancelaria se va suavizando hasta llegar al libre comercio

Uno de los factores negativos que encontramos en el sistema productivo tunecino es su elevada tasa de paro que impide un crecimiento continuado.

50

11 Datos obtenidos del informe elaborado por el MINISTERIO DE ASUNTOS EXTERIORES en noviembre de 2009. Publicado en:

http://www.maec.es/es/MenuPpal/Paises/ArbolPaises/Tunez/Monografia/Documents/Tunez.pdf

3.5 Egipto

3.5.1 Situación Geopolítica

La República Árabe de Egipto tiene una superficie cercana a un millón de kilómetros cuadrados, donde la gran mayoría de sus zonas son desérticas. La población y los cultivos se sitúan entorno al Nilo. Limita al norte con el Mediterráneo, al este con el mar Rojo e Israel, al sur con Sudán y al oeste con Libia. Dispone de ciertos recursos agrarios y pesqueros, pero insuficientes para el nivel de explotación del país 12 . Junto a recursos de petróleo y gas que contribuyen a las exportaciones. Pero sus principales ingresos llegan del turismo y por su situación geográfica gracias al tráfico marítimo del Canal de Suez.

La población de Egipto supera los 70 millones de habitantes de los cuales el 40% no supera los 25 años.

Tras la independencia, el Coronel Naser se situó al frente del país, nacionalizando la economía y situándose próximo a los intereses de la URSS. Con la llegada al poder del Presidente Sadat en los años 70 se inició un proceso de desvinculación de la URSS, acercando su política a Occidente y buscando la paz con Israel.

Egipto es una república presidencial con un régimen político socialista democrático, su constitución fue aprobada en 1971. La jefatura del estado corresponde al presidente de la república que es elegido por sufragio universal. Desde el año 1981 Egipto ha tenido como presidente a Hosni Mubarak. A pesar de contar con un sistema político multipartidista, la oposición no ha tenido gran influencia en los últimos años, gracias a los apoyos con los que cuenta el presidente

3.5.2 Situación Económica

12 Datos obtenidos del informe elaborado por el MINISTERIO DE ASUNTOS EXTERIORES en julio de 2008. Publicado en:

http://www.maec.es/es/MenuPpal/Paises/ArbolPaises/Egipto/Monografia/Documents/Egipto.pdf

La economía egipcia se basa en la exportación de hidrocarburos y productos derivados y su industria está creciendo con la llegada de empresas extranjeras, concretamente en el sector de la automoción. La agricultura no ocupa un lugar importante en la economía debido a la escasez de tierras fértiles en el país al igual que la ganadería, es uno de los países con mayor índice de importación de alimentos. Uno de las principales fuentes de ingresos la constituye el turismo, que cada año aumenta a pesar de las amenazas terroristas. Junto a esto el Canal de Suez, también representa un elemento económico de gran relevancia.

3.6 Jordania

3.6.1 Situación Geopolítica

País ubicado en Oriente Medio, limita al norte con Siria, al nordeste con Irak, al sur y al sudeste con Arabia Saudita y al oeste con Israel y Palestina-Cisjordania. El país tiene una extensión de 89.544 Km2 y cuenta con cerca de 6 millones de habitantes. La mayoría de la población es árabe proveniente de diferentes orígenes 13 . La inmigración es elevada al constituir uno de los pocos países estables de la zona. La confesión principal de país es la musulmana en su variante sunní (90% de la población). Sin embargo, Jordania se declara como un estado laico con libertad de culto al contar con minorías chiíes y cristianas. A pesar de que sus fronteras no lindan con el mar Mediterráneo, desde los primeros años ha entrado en los acuerdos globales por el Mediterráneo.

La tasa de alfabetización de Jordania supera el 90% y la esperanza de vida de sus habitantes es elevada. El idioma oficial del país es el árabe, aunque gran parte de la población domina el inglés.

13 Datos obtenidos del informe elaborado por el MINISTERIO DE ASUNTOS EXTERIORES en septiembre de 2008. Publicado en:

http://www.maec.es/es/MenuPpal/Paises/ArbolPaises/Jordania/Monografia/Documents/Jordania.pdf

Jordania consiguió la independencia de Gran Bretaña en 1946. Su constitución fue aprobada en 1952 adoptando un sistema político monárquico constitucional y acogiendo la denominación de Reino Hachemita de Jordania. El rey ostenta el poder legislativo, apoyado en una Asamblea bicameral. En Jordania no hay competencia entre partidos políticos, incluso en determinados periodos de la historia jordana han sido prohibidos.

3.6.2 Situación Económica

Jordania carece de recursos naturales. Aunque encontramos una incipiente actividad industrial, su principal fuente de ingresos la constituye el turismo. El sector agrícola tiene escaso peso en la economía al ser escasas las zonas cultivables. Depende del exterior para satisfacer la mayoría de sus necesidades energéticas.

3.7 Líbano

3.7.1 Situación Geopolítica

La República del Líbano limita al sur con Israel y los territorios autónomos Palestinos, al norte y al este con Siria y al Oeste está bañado por el Mar Mediterráneo. Tiene una superficie de 10.452 Km2 con una población de 4,8 millones de habitantes 14 . La lengua oficial es el árabe, aunque también se hablan inglés y francés. No hay una religión oficial del Estado, aunque hay un predominio de la población musulmana que alcanza el 60 por ciento, repartidos entre chiítas y sunnitas. Sin embargo en el país conviven hasta dieciocho confesiones distintas. El nivel de alfabetización está cercano al 90%.

Líbano vivió en un clima de estabilidad y prosperidad hasta los años 70. El poder estaba repartido entre los diversos grupos religiosos, situación que se mantiene en la actualidad, pero la llegada de los guerrilleros palestinos expulsados de Jordania, llevó

14 Datos obtenidos del informe elaborado por el MINISTERIO DE ASUNTOS EXTERIORES en septiembre de 2008. Publicado en:

http://www.maec.es/es/MenuPpal/Paises/ArbolPaises/Libano/Monografia/Documents/L%C3%ADbano.p

df

a la desestabilización del país que terminó en una guerra civil que se extendió hasta 1990. Debido a las tensiones generales que dominan la zona, no se ha conseguido restaurar la estabilidad.

Según dicta la Constitución, el Presidente de la República del Líbano debe ser Cristiano maronista, el Primer Ministro, musulmán suní, y el Presidente de la Cámara Legislativa, musulmán chií. Los escaños parlamentarios, el Gobierno y los Altos Cargos de la Administración Pública también deben estar repartidos equitativamente, situación que dificulta los acuerdos para dirigir el país. Políticamente, Líbano es una democracia parlamentaria basada en la Constitución de 1926, con las Enmiendas introducidas en 1943, 1990 y 2003.

3.7.2 Situación Económica

La

situación

económica

del

progresiva degradación.

Líbano

tras

la

guerra

ha

experimentado

una

El sector agrícola tiene escasa importancia, al igual que la ganadería y la pesca. La producción agrícola no satisface las necesidades internas y se ven obligados a importar frutas, legumbres, cereales, carnes o productos lácteos. Destacar las exportaciones de madera de cedro, verdadero símbolo del país, que podemos ver reflejado en su bandera.

La industria libanesa tiene cierta relevancia en la economía al representar cerca de un 20% del PIB, destacando la industria de la joyería con buena acogida en Europa y Oriente Medio. El porcentaje más alto del PIB lo constituye el sector servicios llegando al 75%, destacando el turismo, aunque en los últimos años las situaciones tensas vividas no hayan contribuido a su desarrollo.

3.8 Siria

3.8.1 Situación Geopolítica

La República Árabe de Siria limita al norte con Turquía, al este con Irak, al sur con Jordania y al oeste con Líbano, Israel y el mar Mediterráneo. Posee una superficie de 185.180 km² y su población está cercana a los 20 millones de habitantes 15 . El idioma oficial es el árabe. En algunas zonas del norte también se habla el kurdo. El armenio y el turco se hablan en algunas zonas concretas siendo el inglés y el francés, las lenguas utilizadas para los negocios. El 90 % de la población es musulmana, el resto de la población es cristiana, divididos en católicos y ortodoxos.

Consiguió su independencia de Francia al finalizar la segunda Guerra Mundial. Tras la independencia vivió un periodo de inestabilidad en el que se sucedieron diversas dictaduras con periodos en los que se trató de implantar la democracia. Desde 1963, tras el fracaso de la unión con Egipto (1958-1961), se inició el protagonismo del Baaz, un partido nacionalista árabe y socialista, que busca la laicidad del Estado, con el fin de superar los enfrentamientos entre las distintas comunidades religiosas del país.

La actual Constitución, aprobada por referéndum en marzo de 1973, define a Siria como una República Democrática, Popular y Socialista, basada, entre otros, en los principios de igualdad ante la ley, libertad religiosa y propiedad privada

3.8.2 Situación Económica

El sector primario en Siria constituye el 20% del PIB y emplea al mismo porcentaje de la población activa. Su producción le permite autoabastecerse de estos productos, a pesar de que gran parte de la superficie del país no es cultivable. Sus exportaciones agrícolas no suelen ser grandes

15 Datos obtenidos del informe elaborado por el MINISTERIO DE ASUNTOS EXTERIORES en septiembre de 2008. Publicado en:

http://www.maec.es/es/MenuPpal/Paises/ArbolPaises/Siria/Monografia/Documents/Siria.pdf

Actualmente es el petróleo el elemento que significa la mayor parte de la riqueza siria; la mitad del crudo extraído se dedica a la exportación, convirtiendo al petróleo en una fuente fundamental de divisas. Pero es bien sabido que el petróleo es un recurso agotable y actualmente el gobierno sirio se está esforzando por encontrar nuevos yacimientos, ya que de lo contrario, se verán obligados a convertirse en importador de crudo. Las explotaciones petrolíferas son realizadas por empresas mixtas sirias y extranjeras. El gas y los fosfatos son otros de los recursos naturales del país.

Un

alto

porcentaje

de

la

industria

es

propiedad

del

Estado,

electricidad, la automoción o la industria textil.

destacar

la

El sector terciario está basado en el comercio, el transporte, las comunicaciones y el turismo.

3.9 Israel

3.9.1 Situación Geopolítica

El Estado de Israel está situado en el litoral sudeste del Mediterráneo con una superficie de 20.770 km², limita al norte con Líbano, al nordeste con Siria, al este con Jordania y al sur con Egipto. Las fronteras abiertas al turismo están al sur, con Egipto, y al este, con Jordania. La población ronda los 7 millones de habitantes 16 . Las lenguas oficiales son el hebreo y el árabe. La confesión religiosa es de mayoría judía con una importante minoría musulmana y un reducido porcentaje cristiano.

En 1917 Gran Bretaña influenciada por las tesis sionistas mediante la Declaración Balfour, que propugnaba el establecimiento en Palestina de un hogar nacional judío, permitió la creación de un sindicato judío en sus territorios administrados de Oriente Próximo. A pesar de los intentos árabes por impedir la inmigración de judíos, la amenaza nazi provocó una afluencia masiva de judíos a esta

16 Datos obtenidos del informe elaborado por el MINISTERIO DE ASUNTOS EXTERIORES en septiembre de 2008. Publicado en:

http://www.maec.es/es/MenuPpal/Paises/ArbolPaises/Israel/Monografia/Documents/Israel.pdf

zona. El movimiento sionista organizó redes de inmigración clandestina, e incluso surgieron grupos terroristas judíos. Ante la imposibilidad de llegar a un acuerdo, la ONU dictaminó la división del territorio de Palestina en dos Estados independientes, uno árabe y otro judío. Los árabes se negaron a reconocer al Estado Judío y así comenzaron las disputas que todavía a fecha de hoy nadie ha conseguido frenar.

Los judíos consiguieron crear un país con un desarrollo superior al de sus vecinos, configurando un sistema económico eficiente capaz de autoabastecerse y de generar importantes flujos comerciales con las principales potencias mundiales.

Israel no tiene una Constitución escrita, sino un compendio de normas, leyes fundamentales con las que la Knesset, denominación que recibe el Parlamento judío, articula su política. Este es elegido por sufragio universal. La Knesset es el órgano encargado de designar al presidente del Estado. El primer Ministro es elegido por los ciudadanos y éste elige a los miembros del Gobierno.

3.9.2 Situación Económica

Podemos considerar a Israel como un país de primer nivel, los índices de crecimiento desde la creación del país han sido constantes.

La agricultura israelí ha alcanzado un alto nivel de producción gracias a la introducción de técnicas que han conseguido rentabilizar tierras con escaso potencial permitiendo un superávit en su producción con el que comercia principalmente con países europeos

El sector industrial es dinámico y diversificado. A pesar de carecer de materias primas, su potencial de trabajo es elevado y se ha especializado en la producción de elementos de innovación tecnológica, que le sitúan en un lugar importante en materia de investigación y desarrollo.

Comercia con países de de todo el mundo, con especial focalización en la UE y Estados Unidos, debido al acuerdo de libre comercio firmado en 1975 con la UE y en 1985 con el país norteamericano.

El turismo supone una fuente importante de ingresos para Israel, debido a su riqueza arqueológica y sus innumerables playas.

3.10 Turquía

3.10.1 Situación Geopolítica

Turquía se encuentra en un lugar estratégico entre los continentes de Europa y de Asia. La superficie de Turquía incluyendo sus lagos y ríos es de 814.578 km2, de los que 790.200 están en Asia y 24.378 en Europa, se extiende por toda la península de Anatolia y Tracia. Limita al noreste con Georgia, al este con Armenia y Azerbaiyán, al sureste con Irán, al norte con el mar Negro, al oeste con Grecia, el mar Egeo y Bulgaria y al sur con Irak, Siria y el mar Mediterráneo. La población turca supera los 75 millones de habitantes 17 con una densidad de población de 92,6 habitantes por km2. El idioma oficial es el turco, y la religión mayoritaria el Islam.

Tras la caída del Imperio Otomano Turquía se constituyó en una república en 1923, fundando el estado turco que se asentó en los valores e instituciones contemporáneas y occidentales. Desde sus inicios Turquía ha buscado aproximarse a las diferentes iniciativas de los Estados europeos, OTAN, de la OSCE y del Consejo de Europa, buscando acercarse a los criterios impuestos por la Unión Europea y tratando de consolidar su democracia y el Estado de Derecho. Realizó su primera solicitud de adhesión a lo que entonces era la Comunidad Económica Europea (CEE), en julio de 1959, sin embargo el desarrollo de la política internacional sumado a sus estructuras internas, han impedido que Turquía haya podido pasar a engrosar el número de Estados miembros de la Unión.

Su régimen político es una república parlamentaria aconfesional. El poder legislativo reside en la Gran Asamblea Nacional de Turquía, compuesta por 550 diputados elegidos para una legislatura de cinco años con los votos de los ciudadanos turcos mayores de 18 años. Su constitución actual fue adoptada el 7 de noviembre de

17 Datos obtenidos del informe elaborado por el MINISTERIO DE ASUNTOS EXTERIORES en octubre de 2008. Publicado en:

http://www.maec.es/es/MenuPpal/Paises/ArbolPaises/Turquia/Monografia/Documents/TURQUIA.pdf

1982. El poder ejecutivo reside en el presidente y el legislativo en los 550 escaños que componen la Gran Asamblea Nacional de Turquía

3.10.2 Situación Económica

Turquía ha conseguido dinamizar su economía en los últimos años, tomando mayor protagonismo la industria y el sector servicios sobre la agricultura. En la zona occidental del país, encontramos mayor desarrollo que en la parte asiática. Destacar dentro del sector servicios el turismo, que en los últimos años ha conseguido generar importantes beneficios para el Estado turco. Otros sectores clave de la economía turca son la banca, la construcción, el automóvil, los electrodomésticos, la electrónica, la industria textil, la refinación de petróleo, los productos petroquímicos, los alimentos, la minería, el hierro y el acero y la maquinaria.

Gracias a la nueva política monetaria iniciada en 2005, han conseguido detener la inflación y bajar su tasa de desempleo en porcentajes considerables. Destacar como Turquía ha sido capaz de aprovechar la unión aduanera con la Unión Europea, aumentando sus exportaciones desde su firma en 1995, a la vez que ha conseguido atraer grandes inversiones provenientes de la Unión Europea.

3.11 Autoridad Nacional Palestina (Tratamiento especial en la Asociación

Euromediterránea)

3.11.1 Situación Geopolítica

La Autoridad Nacional Palestina, posee un estatus especial, al no ser reconocida como Estado por la totalidad de la comunidad internacional. Está constituida por los territorios de Gaza y Cisjordania, su extensión total es de 6165 Km2 con una población 18 cercana a los 4 millones. La lengua oficial es el árabe y la religión mayoritaria la musulmana, con minorías judías y cristiana. Limita, al norte Siria y

18 Datos obtenidos del informe elaborado por el MINISTERIO DE ASUNTOS EXTERIORES en enero de 2009. Publicado en:

http://www.maec.es/es/MenuPpal/Paises/ArbolPaises/TerritoriosPalestinos/Monografia/Documents/Palest

ina.pdf

Líbano, al sur el Golfo de Aqaba y la Península del Sinaí, al este Jordania y al oeste el Mar Mediterráneo.

Tras la caída del Imperio Otomano, los británicos crearon un protectorado en la zona; la llegada progresiva de judíos obligó a la ONU a intervenir en el año 1948, dividiendo el país en dos Estados, uno árabe y otro judío, y obligando a los británicos a retirar sus tropas. Los territorios árabes desde el fin del protectorado británico hasta la ocupación judía tras la guerra de los seis días fueron administrados por Egipto y Jordania. En 1967 con la llegada de los hebreos a territorio árabe comienza a surgir el sentimiento nacional palestino. Hasta 1993 con los Acuerdos de Oslo, Israel no inició la retirada de Gaza y Cisjordania, y en 1994 se le concede a la Autoridad Nacional Palestina la administración de estos territorios.

La Autoridad Nacional Palestina goza de cierto reconocimiento a nivel mundial, pero la victoria electoral de Hamas ha bloqueado las ayudas que estaba recibiendo por parte de la UE y de Estados Unidos.

3.12.2 Situación Económica

Su economía está basada en la agricultura con una industria incipiente, pero la inestabilidad de este territorio, y los continuos ataques que sufren por parte de Israel, impiden que podamos hablar de una economía capaz de competir en los mercados internacionales.

3.12 Libia

3.12.1 Situación Geopolítica

Libia, en árabe Al-Libia, nación del norte de África, que limita al norte con el Mar Mediterráneo, al este con Egipto, al sureste con Sudán, al sur con Chad y Nigeria, al oeste con Argelia y al noroeste con Túnez, conformada por las antiguas regiones históricas de Tripolitania, Cirenaica y Fezán. Libia es uno de los países más grandes de África, el cuarto más grande con 1.759.540 Km2. Su población se encuentra ubicada en

la franja costera en su mayoría. La densidad de población apenas supera los 3,1 habitantes por kilómetro cuadrado, con un total de 6.173.579, debido a las grandes extensiones de desierto que conforman el país 19 .

En 1939 Libia fue incorporada al Reino de Italia, lo que no supuso modificaciones en las estructuras económicas y contribuyó a crear infraestructuras, carreteras y suministro de agua a las ciudades. Tras la expulsión de las tropas italianas, en 1.943, el control del territorio fue asumido por Francia y Gran Bretaña. El 24 de Diciembre de 1951 Idris I proclamó la Independencia de Libia, convocando elecciones tres meses después para la configuración del Parlamento.

Muammar al-Ghaddafi, en 1969 inició en Sebba una insurrección que derrocó a la monarquía. Eliminó las bases militares norteamericanas e inglesas e impuso limitaciones a las aproximadamente sesenta empresas multinacionales que estaban instaladas en el país asumiendo el control de la producción de petróleo sin romper con las compañías extranjeras. En el Libro Verde, Ghaddafi expone sus fundamentos éticos

y

políticos y crea una estructura de participación popular a través de comités populares

y

del Congreso General del Pueblo.

En 1977 Libia pasó a llamarse Yamahiriya Árabe Popular Socialista, Yamahiriya significa "Estado de masas". En la política exterior el gobierno de Ghadaffi pronto quedó excluido en el panorama internacional, al relacionársele con diferentes atentados terroristas, que le llevaron al enfrentamiento con Estados Unidos y, como consecuencia de ello, a la exclusión de los diferentes acuerdos internacionales que se llevaron a cabo en la época.

La revolución ha dado una atención muy especial a la calidad de vida de la población. El gobierno de Libia invierte una gran parte de su ingreso petrolero, para los diferentes planes de desarrollo social, haciendo un énfasis muy especial en lo concerniente a salud y educación.

El idioma oficial en Libia es el árabe.

19 Datos obtenidos del informe elaborado por el MINISTERIO DE ASUNTOS EXTERIORES en enero de 2009. Publicado en:

http://www.maec.es/es/MenuPpal/Paises/ArbolPaises/Libia/Monografia/Documents/Libia.pdf

3.12.2 Situación Económica

La economía Libia es distinta a la del resto de los países del norte de África. Mientras en Argelia, Marruecos y Túnez nos encontramos con altos índices demográficos y un gran peso de la agricultura, Libia carece de dichas características. Sin embargo posee abundantes recursos petrolíferos que le proporcionan ingresos muy importantes que, combinados con su escasa población, lo han convertido en el país más rico de África. Para Libia la industria de los hidrocarburos representa alrededor de la mitad de su Producto Interior Bruto, y a pesar de los esfuerzos del gobierno por diversificar la economía, las circunstancias externas y la falta de recursos e infraestructuras han impedido cambiar la tendencia.

La agricultura que representa el 7% de la economía emplea a una quinta parte de la población. Los principales cultivos son la cebada, el trigo, el tabaco y las aceitunas en el norte; dátiles e higos en los oasis; y la vid en las lomas de las colinas. El 8% de las tierras están dedicadas a la actividad ganadera, principalmente a los ovinos y caprinos y en menor escala al ganado vacuno, camellos y aves de corral. Solamente el 1% de la tierra es cultivable.

4- CONTRASTES ENTRE LA UNIÓN EUROPEA Y LOS PAÍSES TERCEROS MEDITERRÁNEOS

A pesar de los esfuerzos realizados por parte de la UE buscando reducir las diferencias entre ambas orillas del Mediterráneo, nos enfrentamos a un proceso arduo y complicado, debido al eterno enfrentamiento que ha separado a ambas realidades a lo largo de la historia. Algo que todavía hoy nos muestra un panorama de claro distanciamiento entre el mundo árabe y el occidental. Por un lado nos encontramos con una Europa moderna, que progresa a velocidades inalcanzables para los países árabes. Las cifras nos muestran cómo el nivel de desarrollo de la UE en estos momentos es diez veces superior al de sus socios mediterráneos, con clara tendencia a incrementar esta distancia en los próximos años si no se consigue que los países del sur del mediterráneo avancen en sus objetivos de crecimiento. Por otro lado, tenemos a los países árabes, anclados en sus costumbres del pasado, que muy tímidamente comienzan a mostrar signos de acercamiento a las formas de vida occidental, sin que ello signifique una

aceptación de los valores que llegan desde sus vecinos europeos. Sus estructuras necesitan renovarse a todos los niveles y esto requiere un gran esfuerzo por parte de todos los interesados, tanto los países del sur de la cuenca mediterránea como los Estados miembros de la Unión europea, necesitados de unos vecinos competitivos que les permitan extender la influencia de sus mercados.

La globalización y el acceso a la información instantánea desde cualquier parte del mundo ha permitido a estos países ver la realidad internacional y comprobar que la vida más allá de sus fronteras proporciona unas comodidades de las que ellos carecen. Esto ha llevado a un deseo generalizado por parte de la población más joven de estos países de emigrar a Europa en busca de un futuro próspero. Los niveles de paro y las pocas expectativas de futuro que ofrecen sus países les llevan a pensar que la alternativa está en Europa, territorio que en muchos casos tienen a pocas millas de distancia desde sus costas.

Por otro lado, se puede comprobar que en los países africanos el crecimiento de la población supone uno de los principales problemas que impiden el desarrollo, con

una numerosa población joven a la que el país carece de recursos para satisfacer; frente

a la situación europea, con una población envejecida que genera problemas a medio

plazo pues Europa puede llegar a contar con más de un tercio de su población en edad de jubilarse y sin nuevas generaciones que cubran sus necesidades. La solución parece fácil: si en unos países hay excedentes de población y en otros necesidad de

regeneración, la inmigración de jóvenes desde los países mediterráneos, debería resolver

el problema.

Sin embargo, en este punto chocamos con otro de los contrastes; el cultural. Generalmente la población árabe que llega a Europa tiene problemas de integración,

tanto por el rechazo de algunos sectores de la sociedad europea como por sus problemas

a la hora de continuar sus tradiciones culturales en los países de acogida. Un claro

ejemplo del choque lo encontramos en los derechos de las mujeres, prácticamente inexistentes en algunos países árabes, y que está suponiendo un impedimento para su integración en las sociedades europeas. A esto debemos añadir que el progreso europeo ha llevado a crear una sociedad preparada intelectualmente para afrontar los retos que nos plantea el nuevo orden económico mundial, mientras que los niveles de desarrollo

de la educación en las regiones del sur y más concretamente en el Magreb están muy por debajo. Ello dificulta la inserción laboral de la población que llega a Europa desde los países árabes, debido a que normalmente la persona que emigra lo hace porque la situación en su país es precaria y esto afecta a los sectores más desfavorecidos de la población, cuyo nivel cultural es menor.

El concepto que se tiene del Islam en Europa es un factor que no favorece para la integración, de forma especial desde los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York, que crearon un clima de inseguridad generalizado en el mundo occidental, incrementado con los atentados de Madrid de 2004 y los de Londres de 2005. Esta amenaza ha hecho tomar muchas precauciones desde todos los ámbitos de la sociedad europea, tanto por parte de los ciudadanos como de las instituciones, que analizan detenidamente los movimientos de los grupos políticos islamistas en todos los países mediterráneos a la hora de avanzar en sus negociaciones.

Mientras en Europa vivimos en un clima de estabilidad democrática desde hace varias décadas, la inestabilidad política generalizada de los Estados del sur del mediterráneo no contribuye a poder crear un entorno de desarrollo que permita avanzar en los objetivos planteados por la Asociación Euromediterránea. Como hemos podido comprobar en el apartado anterior, al analizar los diferentes regímenes políticos de la zona, las influencias de monarcas o de sectores religiosos en algunos regímenes, no permiten la posibilidad de avanzar hacia procesos democráticos similares a los que funcionan en los países de la UE.

En el aspecto económico, es evidente la distancia que separa al norte del sur del Mediterráneo. Mientras en Europa asistimos al desarrollo de economías poderosas, a pesar de la crisis financiera de los últimos años, los países árabes ostentan economías en desarrollo, en su mayoría basadas en la exportación de materias primas, en otros casos, más diversificadas, pero no por ello competitivas, que les sitúan con unos niveles de renta per cápita muy inferiores a los que podemos apreciar en los Estados fundadores de las Comunidades Europeas, con diferencias que oscilan entre los 3.200 € de países como Marruecos, frente a los 40.000 € que podemos hallar en países como Francia o Alemania.

En definitiva nos encontramos con dos mundos distantes y en ocasiones opuestos que por motivos económicos y políticos, que interesan a ambos, se ven obligados a buscar vías de entendimiento. De este modo tenemos una Unión Europea a primer nivel mundial cuyo crecimiento continúa en aumento, frente a una región árabe, donde el desarrollo humano está por debajo incluso del de América Latina, con un crecimiento demográfico elevado, con carencias en los niveles educativos, escaso desarrollo de sus comunicaciones y con economías basadas en las producciones primarias.

La Asociación Euromediterránea tiene un duro reto por delante que deberá sortear numerosos obstáculos hasta conseguir sus objetivos, por ello no debemos ver estos acuerdos como un proyecto a corto o medio plazo, sino que si se pretende llegar a las metas planteadas, tendremos que esperar muchos años hasta ver a los países sureños en unos niveles de desarrollo que les permitan la integración en condiciones igualitarias con los mercados europeos.

5- POSIBLES PUNTOS DE ENCUENTRO

Aunque queramos encontrar otro tipo de lazos que puedan unir ambos mundos, no debemos olvidar que el elemento económico es el que ha llevado a buscar la colaboración entre estas dos realidades, si bien es cierto que, partiendo de este componente económico, podemos encontrar multitud de puntos de encuentro que llevan tanto a la UE como al resto de países que conforman la ribera del Mediterráneo a establecer una política de colaboración.

Los países del sur necesitan vender sus productos, generalmente materias primas, con las que los países de la UE fabrican sus bienes de consumo o energéticos. Al mismo tiempo, Europa precisa expandir sus mercados y crear un área de influencia en sus países vecinos, ya que la historia nos ha demostrado, por razones obvias, cómo las relaciones comerciales siempre han sido más intensas entre países cercanos. En la actualidad los recursos más demandados por la Unión Europea de los países del Magreb y del Mashrek son los productos energéticos, un tema que preocupa sobremanera a la Unión, ya que en materia energética depende de países terceros y no le queda otra

opción

abastecimiento.

que

buscar

alianzas

con

los

países

suministradores

para

garantizar

su

Si atendemos a la realidad económica mundial, podemos comprobar que existen tres focos económicos en el mundo, Estados Unidos, Japón y Europa, cada uno trata de extender sus mercados en su área de influencia. En concreto la UE, ha centrado sus prioridades, primero en la adhesión de los países del antiguo bloque comunista, ya integrados en la UE, dejando en un segundo plano la alianza con los países del mediterráneo, más distantes en todos los sentidos y cuyo acercamiento plantea más problemas, pero no por ello debemos considerarlo menos importante, puesto que el progreso en las relaciones mediterráneas constituye una necesidad mutua.

En el aspecto social, podemos apreciar una cierta aproximación de algunos sectores de los países árabes a la cultura occidental, sobretodo en aquellos países donde la influencia europea en la etapa colonial caló más hondo. Pero por lo general la adopción de tipos de vida occidental es vista desde los sectores más conservadores y cercanos al fanatismo islámico como una imposición que rompe con sus tradiciones y en muchos casos se percibe como un neocolonialismo. Sin embargo, en los últimos años los avances en materia educativa y el incremento de los porcentajes de alfabetización, nos permiten albergar esperanzas para que las sociedades de los países implicados adquieran un mayor nivel cultural, que les permita tener una visión más amplia del mundo y despertar sus inquietudes de acercarse a lo desconocido y entenderlo como una diferencia y no como una oposición. Actualmente la distancia que separa a los países europeos de los PTM desde un punto de vista social es abismal, mientras en la UE se han desarrollado múltiples mecanismos para garantizar los Derechos Humanos, en los países árabes, seguimos encontrando grandes discriminaciones sobretodo en lo que se refiere a los derechos de la mujer o los derechos del niño, a pesar de ello, se está trabajando para que dentro de los Estados que componen la Asociación Euromediterránea se puedan garantizar los Derechos Humanos.

Un área en el que la Unión Europea lleva tiempo trabajando y que progresivamente se va trasladando a los socios mediterráneos, es el del medio ambiente. Una inquietud que en los últimos años se ha extendido por todo el planeta, pero que como es evidente no se puede comparar la normativa que está desarrollando la Unión

Europea en este sentido, con la que están aplicando países con un nivel de desarrollo inferior, aunque no por eso debemos considerar que tengan menos capacidad para degradar el medio ambiente, pues estamos ante una materia que nos afecta a todos. Por lo tanto también en este apartado, se hace necesaria la colaboración entre los diferentes Estados socios del Mediterráneo.

Si nos centramos en la política, podemos comprobar que en todos los países se están produciendo acercamientos hacia regímenes democráticos que tratan de asemejarse lo más posible a los europeos. Pero todo debemos entenderlo como una estrategia desde las altas esferas para conseguir la aprobación de los países de la UE y sumarse al proceso de desarrollo llevado por esta. En realidad, las democracias en los PTM, distan mucho de los modelos europeos, en gran parte de estos países, encontramos una corrupción creciente, un control férreo de las oligarquías y una creciente presencia de grupos políticos islámicos que amenazan con romper el equilibrio establecido y los avances alcanzados entre los Estados del sur y la Unión Europea.

Para los dirigentes de los Estados del sur del Mediterráneo, la adopción de formas de gobierno occidentales, supone la integración en un mundo de progreso para ellos desconocido. Han podido comprobar como países europeos con un desarrollo inferior en los años 80 al resto de sus socios, han conseguido en un periodo de tiempo relativamente corto acercarse a las economías más fuertes de la Unión, gracias al apoyo de sus instituciones y a la incorporación al mercado común. Esto es algo que interesa a los políticos y a los sectores intelectualmente más formados de la sociedad, pero no debemos olvidar que la influencia religiosa en los sectores más desfavorecidos es constante e impide ver con buenos ojos las aproximaciones al mundo occidental.

Por último hay que resaltar la colaboración que en los últimos años se está dando en materia de terrorismo, de inmigración y de lucha contra el tráfico de drogas, temas que preocupan tanto a los países del norte como a los del sur y que para combatirlos, es necesaria la cooperación de los diferentes Estados, ya que debido a la globalización, las amenazas en este sentido, pueden llegar desde cualquier lugar del mundo.

En resumen, podemos afirmar que la distancia que separa a ambos mundos en estos momentos es enorme. Sin embargo, debemos ser conscientes de que para

continuar con su desarrollo, ambos se necesitan, pues se ha demostrado que los países terceros mediterráneos, han sido incapaces de crecer con las políticas antárticas que trataron de implantar tras el colonialismo, y pronto tuvieron que recurrir a sus antiguas metrópolis. Por su parte, la Unión europea necesita de sus socios mediterráneos, tanto para expandir sus mercados como para garantizarse el suministro de determinadas materias primas imposibles de conseguir en Europa. Esta dependencia económica con el paso del tiempo, se ha ido adaptando, buscando los diferentes puntos de interés comunes que configuran actualmente la Política Euromediterránea y que marcarán en los próximos años las relaciones entre dos realidades opuestas en teoría, pero complementarias en la práctica.

CAPÍTULO II PAÍSES TERCEROS MEDITERRÁNEOS:

1- REALIDAD SOCIAL EN LOS PAÍSES DEL MAGREB Y DEL MASHREK

A la hora de estudiar las sociedades de los países del sur del mediterráneo, no debemos entender estas como un bloque homogéneo, cada país tiene sus propias vivencias y sus propias tradiciones, así como diferentes niveles de desarrollo, pero sin embargo, existen elementos comunes que son en los que nos vamos a detener.

Para entender la realidad social en estos países tradicionalmente islámicos, primero debemos analizar su historia reciente y la influencia dejada por sus colonias que todavía hoy podemos apreciar en la mayoría de las grandes ciudades. Si viajamos a alguna de las capitales de los países de la ribera sur del Mediterráneo, podremos apreciar como en sus zonas más adineradas el francés o el inglés, sigue siendo la lengua utilizada por la mayoría de los ciudadanos incluso las estructuras de los edificios siguen conservando el sabor de sus antiguas metrópolis. Este atisbo de mundo occidental que se corresponde con los niveles más altos de sus sociedades, contrasta con la realidad social, un mundo influenciado por el Islam, donde en muchos casos los niveles de alfabetización no superan el 60 por ciento, situación que se acentúa en el mundo rural. Las expectativas de desarrollo para este sector de la sociedad son limitadas, los niveles de paro elevados y el acceso a la vivienda y las rentas por el trabajo, en pocas ocasiones permiten alcanzar los niveles de supervivencia. En este contexto, debemos entender que la religión se presente como el único elemento de esperanza para algunos de los habitantes de estos países. El componente religioso es algo que se repite en la mayoría de las naciones con niveles de desarrollo más bajos. Si nos fijamos en los países latinoamericanos, podremos comprobar como sus sociedades buscan el amparo de la religión para huir de sus realidades, en este caso son religiones de confesión cristiana, por lo que no deberíamos de ver el Islam como la causa de algunas de estas situaciones, sino como el efecto, ante situaciones de penuria, la sociedad busca el refugio en elementos sobrehumanos. El peligro que nos encontramos aquí es que las religiones se prestan a una libre interpretación, en ocasiones desde puntos de vista radicales que

fomentan la creación de focos de grupos violentos que ven en el mundo Occidental una agresión a sus creencias y dirigen contra estos países sus ataques.

Sin embargo, a nivel general, como afirma María Angels Roque 20 , en los últimos años asistimos a la “inmersión de estas sociedades en el proceso mundial de la globalización, ganando un protagonismo la sociedad civil que ha comportado mutaciones en los valores tradicionales que se concretan en aspiraciones crecientes de democracia, libertad, justicia social, demandas que necesitan de nuevos canales de expresión”

Otro de los elementos comunes que encontramos en las sociedades de estos Estados es el problema demográfico, los niveles de crecimiento de la población impiden que el crecimiento económico pueda absorber este incremento en el número de habitantes. La población crece más rápido que los recursos y esta situación lleva a incrementar las carencias de la sociedad 21 . Al no poder sus Estados garantizar las necesidades básicas, el crecimiento demográfico lleva a otro fenómeno, el de las migraciones. La falta de expectativas en sus países de origen lleva a una gran parte de los habitantes de estos pueblos a buscar el sueño europeo, y aquí chocan con uno de los grandes problemas del proceso de acercamiento del mediterráneo, ya que a pesar de la voluntada de la Unión Europea de crear una zona de libre intercambio con sus socios mediterráneos, todavía son muchas las trabas que pone para la libre circulación de trabajadores extracomunitarios.

Si hablamos de educación, aquí hallamos grandes diferencias entre los países del Magreb y los del Mashrek; los niveles de alfabetización en Jordania o el Líbano son muy superiores a los que podemos encontrar en Marruecos o en Túnez. Gracias a las presiones internacionales, los niveles de escolarización han ido aumentando en los

20 ROQUE ALONSO, M., “Claves sociológicas y políticas de la sociedad civil mediterránea” en A. Blanc Altemir (Coord.), El Mediterráneo: espacio común para la cooperación, el desarrollo y el diálogo intercultural, Tecnos, Madrid 1999, pp. 219 y ss.

21 Según Esther Barbé, la elevada natalidad les lleva a índices de rejuvenecimiento de la población, lo que supone un problema para la creación de puestos de trabajo. La falta de futuro, puede degenerar en otro tipo de problemas: radicalismo político con grupos islamistas y migraciones masivas. (BARBÉ IZUEL, E., “La seguridad en el Mediterráneo: Agenda global y aproximación regional” en A. Blanc Altemir (Coord.), El Mediterráneo: espacio común para la cooperación, el desarrollo y el diálogo intercultural, Tecnos, Madrid 1999. pp. 127 y ss.)

últimos años y en concreto el acceso a la enseñanza de la mujer que todavía a estas alturas ocupa un papel marginal en las sociedades de los países árabes.

Un tema en el que nos debemos detener es la escasa participación de la mujer en las sociedades islámicas. Una cuestión que tradicionalmente se ha achacado la religión islámica. Sin embargo, no necesitamos ir muy lejos para analizar la situación que vivían las mujeres en España hace cuarenta años, en un país cuya religión oficial era la católica, en claro contraste con los países del sur del Mediterráneo y donde la mujer no tenía derechos propios si no era con el consentimiento de su padre o de su marido. Si comparamos, su realidad no difería mucho de la que viven las mujeres árabes en la actualidad, con las particularidades propias de cada cultura y sin tener en cuenta algunas de las aberraciones que todavía hoy se siguen realizando en el mundo musulmán contra las mujeres, como la ablación, o la condena del adulterio, elementos que constituyen casos extremos contra los que la sociedad internacional lucha de forma incesante.

Dentro de la situación de las mujeres en los países árabes, una cuestión que impacta a las sociedades occidentales, es la de la poligamia, entendida como la libertad para todos los varones musulmanes de contraer matrimonio con tantas mujeres como deseen, algo que en realidad se da en casos excepcionales, pues aunque la sharia islámica atiende a este tipo de comportamientos, estos se pueden apreciar en casos muy concretos. Por otra parte, no debemos considerar la poligamia como una incorporación hecha desde el Islam, pues se trata de una costumbre que venían realizando los diferentes pueblos árabes antes de la expansión del mensaje de Mahoma y por lo tanto el Islam lo único que hizo fue regular esta práctica, situando en cuatro el número máximo de esposas que puede tener un hombre.

Como hemos podido apreciar, la discriminación de la mujer, debemos buscarla más en aspectos sociales que en los religiosos, en los que encontramos una interpretación interesada de las creencias para someter a diferentes sectores de la sociedad. Sin embargo, más allá de interpretaciones subjetivas, lo que resulta evidente es que gran parte de la población de estos países es apartada de los procesos de desarrollo lo que supone una dificultad añadida en sus objetivos de progreso económico, social y político. Poco a poco la mujer árabe está buscando su sitio, pero las barreras

culturales todavía hoy impiden una integración de las mujeres en la vida activa de sus países.

Tanto desde los gobiernos de los diferentes Estados que conforman la ribera sur del Mediterráneo, como desde los socios Europeos, preocupados por impulsar el crecimiento de la zona, se está luchando por lograr un clima de seguridad en la región. Si bien en el Magreb, la homogeneidad étnica representa uno de los elementos de cohesión, en los países de Oriente Próximo, conviven diferentes creencias y grupos étnicos, que dificultan las relaciones a todos los niveles. Esta situación ha llevado a que los enfrentamientos en la zona se hayan sucedido a lo largo de la historia, alcanzando su punto de mayor crispación con la creación del Estado de Israel. Estos conflictos a nivel político, tienen su reflejo en las relaciones sociales de los ciudadanos de cada uno de los Estados, creando una inestabilidad generalizada en la mayoría de los países del Mashrek.

La inseguridad ciudadana es otro de los signos que define a las sociedades de gran parte de los socios mediterráneos, sobretodo en aquellos países más conflictivos en donde podemos encontrar numerosos grupos rebeldes dedicados al crimen organizado, y unos sistemas policiales y judiciales muy poco eficaces para combatirlos, marcados en muchos casos por la corrupción como principal causa de su deficiente funcionamiento.

Digamos, que a pesar de lo heterogéneo de las sociedades que pueblan la cuenca sur del mar Mediterráneo, encontramos elementos comunes que las caracterizan, destacando la influencia que ejerce la religión en su desarrollo, que hace que, a día de hoy, la integración pretendida desde el Partenariado de las sociedades que habitan la totalidad de las costas mediterráneas se presente como una tarea de gran dificultad.

2- INESTABILIDAD EN EL MEDITERRÁNO: PRINCIPALES CONFLICTOS

2.1 Oriente Próximo: Conflicto árabe israelí

Uno de los asuntos que más preocupan a la hora de hacer del Mediterráneo una zona de paz y estabilidad es el conflicto árabe-israelí. Un enfrentamiento que a pesar de

existir desde hace más de sesenta años, todavía a estas alturas no presenta visos de solución.

Para entender el conflicto debemos remontarnos a los orígenes del pueblo judío en la zona donde actualmente se ha establecido el Estado de Israel. A lo largo de la historia, los judíos han constituido un grupo étnico repartido por todo el mundo y en continuo conflicto con las sociedades de los países en los que han asentado sus comunidades.

2.1.1 El Conflicto étnico-religioso

Asistimos a un conflicto, donde la comunidad judía expulsada de otros países poco a poco se fue asentando en el territorio que consideraban originario del pueblo judío. La sociedad hebrea en el antiguo protectorado británico de Palestina fue tomando cada vez más peso, hasta el punto de resultar imposible la convivencia con las comunidades árabes predominantes en la zona. Un momento clave en este proceso fue la llegada de los judíos supervivientes del holocausto tras la segunda guerra mundial que dio el impulso demográfico definitivo, unido al abandono del protectorado por parte de los británicos para que la ONU viera la necesidad de dividir en 1948 el territorio en dos Estados, uno judío, Israel, y otro árabe, administrado en principio por Jordania en Cisjordania y por Egipto en la franja de Gaza.

Los conflictos bélicos no tardaron en llegar 22 desde la creación del Estado de Israel comenzaron los enfrentamientos. La primera guerra tuvo como vencedor al Estado de Israel que de este modo consiguió asentarse en la zona. Durante estos años de continuas luchas, debemos destacar algunos acontecimientos significativos que han marcado la evolución del conflicto.

En primer lugar es preciso resaltar la política de nacionalización de recursos llevada a cabo por el presidente egipcio Nasser cuyo punto álgido llegó con la

22 Vid. Monográfico elaborado por el periódico El Mundo donde se detalla la evolución cronológica del conflicto, desde la decisión del la ONU de 1947 de dividir el antiguo Protectorado Británico de Palestina. En especial QUILEZ. R.,“Oriente Próximo seis décadas en guerra”, El Mundo.es

http://www.elmundo.es/especiales/internacional/oriente_proximo/cronologia/03.html

nacionalización del Canal de Suez en 1956. Esta situación hizo que Francia y Reino Unido que habían venido gestionando el Canal, junto con Israel organizaran una ofensiva contra Egipto, pero la presión internacional por parte de Estados Unidos y de la ONU, frustraron las intenciones de estos países, marcando las pautas de cómo se iba a desarrollar la política exterior en la zona durante los próximos años 23 .

La protección a Egipto por parte de la comunidad internacional, no impidió que los enfrentamientos con Israel continuaran. Así, en 1967 tuvo lugar la Guerra de los Seis Días, con el ataque de Israel a Egipto, Siria y Jordania, donde los hebreos se hacen con el poder de los territorios de Gaza y Cisjordania, con el Alto del Golán y la península del Sinaí y dan lugar al inicio del eterno enfrentamiento entre colonos israelíes y palestinos hoy todavía sin resolver.

Al mismo tiempo, los palestinos comenzaron a organizarse con la creación en 1964 la Organización para la Liberación de Palestina (OLP). Según Isaías Barreñada 24 , “la OLP supone el principal referente del movimiento palestino moderno y su papel ha sido determinante en la historia reciente de Palestina. Para la organización, esta representa a la totalidad del pueblo palestino, allá donde se encuentre, en Israel, bajo ocupación o en la diáspora”.

La respuesta árabe a la Guerra de los Seis Días tuvo lugar en 1973 con la guerra del Yom Kippur, donde Egipto y Siria, aprovechando la festividad judía, atacaron a Israel que durante los años de posguerra se había negado a abandonar los territorios conquistados.

23 “La situación internacional se complicó en cuestión de días, ante el ofrecimiento de la Unión Soviética y de la República Popular China de enviar voluntarios para combatir junto a las tropas egipcias, la interrupción por parte de Siria del flujo de petróleo que circulaba por el oleoducto trazado entre Irak e Israel y el veto a las propuestas de resolución en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Pese a los obstáculos, la Asamblea General de las Naciones Unidas se reunió en sesión de emergencia y se pronunció por un inmediato cese del fuego y la retirada de las tropas inglesas, francesas e israelíes del territorio egipcio” (DAVIDI, E., “La crisis del Canal de Suez en 1956: El fin de una época en el Medio Oriente y el comienzo de otra”. Revista HAOL(Historia Actual On line), Núm. 10 (Primavera, 2006), pp. 145-153 http://historia-actual.org/Publicaciones/index.php/haol/article/viewFile/158/146)

24 Vid. BARREÑADA BAJO, I., Identidad nacional y ciudadanía en el conflicto israleo palestino. Los palestinos con ciudadanía israelí, parte del conflicto y excluidos del proceso de paz. Servicio de Publicaciones Universidad Complutense de Madrid, Madrid 2005 pp. 385 y ss.

Los países árabes iban tomando cada vez más fuerza en el conflicto, hasta que en 1978 asistimos a un episodio que marcará el avance del conflicto. Egipto, desligándose del resto de los países árabes firmó con Israel y Estados Unidos los acuerdos de Camp David, con los que se llega a un compromiso de paz en el que el Estado de Israel en contrapartida se comprometía a devolver la península del Sinaí. Las consecuencias de estos acuerdos son relatadas por Frade 25 , destacando la expulsión de Egipto de la Liga Árabe como hecho más relevante.

Sin embargo, lo más relevante de este acuerdo debemos verlo no en las consecuencias directas sino en las indirectas, con la demostración una vez más del peso de las grandes potencias en las relaciones internacionales durante los años de la guerra fría.

Las hostilidades entre judíos y palestinos, continuaron durante la década de los 80, destacando la invasión del Líbano en 1982 y la primera intifada de 1987. En los años 90 se abre un periodo para la esperanza, tras la creación del “Estado Palestino” con Yasir Arafat a la cabeza y las posteriores reuniones entre los Estados implicados en busca de una solución al conflicto: primero la Conferencia de paz de Madrid en 1991 y más tarde los Acuerdos de Oslo de 1993. Dichos acercamientos dejaban entrever la posibilidad de encontrar una vía para acabar con este episodio negro para Oriente Próximo, con repercusiones para el conjunto de la población mundial, Israel se comprometió a reconocer a la OLP como representante del pueblo palestino, concediéndoles mayor autonomía en los territorios ocupados, los avances en las negociaciones se plasmarán un año después en la Cumbre de El Cairo, con el compromiso de la retirada progresiva de las tropas israelíes y la cesión del control Administrativo a los palestinos.

Sin embargo, las esperanzas que habían esbozado los acuerdos de Oslo pronto se vinieron abajo, los elementos claves para esta vuelta atrás fueron la muerte de Hussein de Jordania, uno de los impulsores de la paz en la zona y la Cumbre de Camp David del año 2000 en la que Bill Clinton trató de llegar a un acuerdo sin mucho éxito en la

25 Vid. FRADE MERINO, F., “El problema árabe-israelí en su conjunto tras los acuerdos de Camp David”, Revista de Política Internacional, Número 160, Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, 1978, pp. 113 y ss.

administración de la ciudad de Jerusalén. La tensión fue creciendo y esta se desató con la Segunda Intifada en septiembre del año 2000.

La comunidad internacional ha continuado buscando la paz en la zona, en este sentido la intensificación de la violencia en el año 2000, llevó a las grandes potencias mundiales a buscar una solución pacifica al conflicto, después de que se hubieran resquebrajado los compromisos acordados en Oslo. Así en 2003 Estados Unidos, la Unión Europea, Rusia y Naciones Unidas buscaron a través de la Hoja de Ruta encontrar el camino para la pacificación de la zona, un plan ambicioso sobre el papel, pero inviable en la práctica.

Una situación que puso freno a este proceso esperanzador fue el triunfo en las elecciones palestinas de Hamas, considerada por muchos países Occidentales como una organización terrorista y que llevó al bloqueo económico de la comunidad internacional sobre el pueblo palestino.

Sesenta años después de que se iniciaran los enfrentamientos, el conflicto sigue latente y la solución parece no vislumbrarse a corto plazo. Las tensiones más allá de suavizarse con los años, han ido en aumento, a pesar de los esfuerzos internacionales por buscar una solución al problema.

2.1.2 La posición de la Unión Europea en el conflicto

Para la Unión Europea, en su Política Mediterránea, conseguir la paz en la zona es uno de sus objetivos prioritarios, no podemos crear un área mediterránea fuerte y sólida, mientras sigan existiendo tensiones entre países de la zona que impidan un desarrollo común y un incremento de las relaciones entre Estados. Como afirma Jesús Núñez a pesar de los intentos realizados por la Comunidad desde principios de los setenta por ocupar un papel relevante 26 , la hegemonía de los Estados Unidos en las negociaciones ha sido una constante, como hemos podido comprobar en cada una de las

26 NÚÑEZ VILLAVERDE, J., “El papel de la Unión Europea en el conflicto árabe-israelí” en V. García Rebolledo y J.M. López Bueno (Coords.), La Unión Europea y el Mediterráneo: desarrollo, comercio y política euromediterránea, Universidad Francisco de Vitoria, Madrid 2008, pp. 91 y ss.

situaciones conflictivas que han tenido lugar en los últimos años, donde la postura de los americanos nunca ha encontrado oposición por parte de los países europeos. Sin embargo, la UE, necesita adoptar una posición más activa en el conflicto para defender sus intereses, tomando acciones económicas y políticas.

En el plano económico, desde la Unión Europea, se considera que uno de los objetivos claves para tratar de encontrar una resolución del conflicto, está en conseguir incrementar el bienestar económico de la población palestina, buscando la aproximación de forma indirecta con la esperanza de que esta mejora en las condiciones de vida haga ver a los palestinos las ventajas de conseguir la paz. Sin embargo el trabajo realizado por la UE ha resultado baldío, debido a la ineficiencia por parte de las autoridades palestinas y las presiones ejercidas por Israel, que han impedido avanzar en este objetivo y como consecuencia en la última década la situación ha ido empeorando sucesivamente, hasta llegar al punto de retirar la ayuda económica y centrar la cooperación en la ayuda humanitaria.

En el aspecto político la UE ha tratado de mantener una postura coherente, pese a las dificultades por la disparidad de posturas de los Estados miembros. Su posición ha sido la de estar al quite cuando los Estados Unidos han bajado la guardia en las relaciones con los países en conflicto, presentándose como una fuerza complementaria y no rival de los americanos.

Destacar que en los últimos días hemos recibido la noticia de la suspensión por causa de este conflicto, de la Conferencia Euromediterránea que iba a tener lugar en Barcelona en el mes de junio de 2010, encuadrada en uno de los actos de la presidencia española de la Unión Europea. Podemos afirmar que el enfrentamiento árabe-israelí es uno de los elementos que más están dificultando el avance en la cooperación entre los diferentes Estados mediterráneos, y mientras la comunidad internacional no consiga encontrar una solución al problema, los objetivos planteados en el Proceso de Barcelona resultarán cada día más difíciles de conseguir.

2.2 Conflicto del Sahara Occidental

Es evidente que la posición geográfica del Sahara Occidental está lejos del Mediterráneo, sin embargo nos detenemos en este conflicto, por las consecuencias que ha generado a nivel internacional con la implicación de países miembros de la Asociación Euromediterránea como Marruecos y Argelia. Como ha puesto de relieve Ahmed Boukhari, 27 han pasado ya treinta y cinco años desde que España a instancias de la ONU, iniciara la descolonización del Sahara Occidental, en un momento en el que la situación interna de nuestro país, dos meses antes de la muerte de Franco, llevaba a la sociedad y a los dirigentes políticos a estar más pendientes de la situación interna que del control de su colonia, circunstancia que aprovechó Marruecos para iniciar la marcha verde y hacerse con el control del territorio antes de que pudiera celebrarse el referéndum que habían acordado el Estado Español y la ONU. España ante su debilidad interna decidió no hacer frente al ejército marroquí y abandonar la zona. La retirada de España ofreció también a Mauritania la oportunidad de probar suerte con la intención de ampliar su territorio, pero su falta de recursos, pronto obligó a Mauritania a acabar con sus intenciones expansionistas y firmar la paz con el frente Polisario.

Ante la invasión marroquí, gran parte de la población saharaui, huyó al desierto, donde más de tres décadas después continúan viviendo en condiciones infrahumanas a la espera de la resolución un conflicto cuya salida no parece vislumbrarse a corto plazo. El porcentaje de la población que no pudo huir hacia el desierto, convive en situación marginal en la zona norte con la población marroquí, padeciendo continuas violaciones de sus derechos, situación que ya ha sido denunciada por diferentes organizaciones humanitarias.

Progresivamente, Marruecos ha ido extendiendo su poder en el Sahara Occidental, ante la pasividad de la mayoría de países influyentes en el concierto internacional. Nos estamos refiriendo a una zona donde los intereses económicos para los países occidentales son muy reducidos y las repercusiones del conflicto para los Estados del denominado primer mundo son escasas. Tan solo la presión de la ONU, que

27 BOUKHARI, A., “Las dimensiones internacionales del conflicto del Sahara occidental y sus repercusiones para una alternativa marroquí”, Mediterráneo y Mundo Árabe, Real Instituto El Cano de Estudios Internacionales y Estratégicos.– DT Nº 16/2004 19/4/2004

durante todos estos años se ha mantenido firme en su posición de considerar el Sahara Occidental como una región pendiente de descolonizar, permitió en 1991 convocar un referéndum para aprobar la autodeterminación del Sahara, sin embargo, las alegaciones presentadas por Marruecos han ido retrasando la celebración de esta consulta y todavía hoy en el año 2010 el pueblo saharaui continúa esperando la celebración de esta votación. El Reino Alauita exige para la celebración del referéndum la participación del total de la población que habita el Sahara Occidental, donde actualmente el porcentaje de colonos marroquíes supera a la población saharaui, garantizándose de este modo el control del territorio.

A simple vista podríamos considerar el desierto del Sahara como una región de escaso potencial económico, sin embargo estamos ante un territorio rico en recursos naturales como los fosfatos, una de las principales materias primas exportadas por Marruecos, el petróleo y el gas. Este aliciente económico es el que ha llevado al país norteafricano a no renunciar a una zona que le permite incrementar sus recursos naturales y potenciar sus intercambios con los países occidentales.

Como podemos comprobar el Estado marroquí se encuentra cada vez más asentado en la zona, ha conseguido aislar a la población saharaui, y las opciones de encontrar una solución al conflicto, cada vez son más favorables para Marruecos, pese a las continuas denuncias que desde la ONU llegan para defender los derechos de los saharauis. Pasan los años y el referéndum no llega, pero hemos comprobado que en caso de celebrarse, la balanza cada día se inclina más hacia los intereses marroquíes. La comunidad internacional debe buscar una solución, debido a que el problema está impidiendo la construcción de un clima favorable para el desarrollo en el Magreb, por las tensiones que está generando entre Marruecos y Argelia, con el apoyo del país vecino al Frente Polisario. Urge encontrar una solución pacífica que permita reforzar las relaciones entre los países del Magreb y de estos con sus socios europeos.

2.3 Situación de la isla de Chipre

Antes de adentrarnos en las tensiones que se han desencadenado entre griegos y turcos en la isla de Chipre, debemos previamente analizar su situación estratégica en el

Mediterráneo, cuyas conclusiones nos permitirán entender el interés que ha suscitado a lo largo de la historia el control de la isla, al constituir un enclave privilegiado para el control de las diferentes rutas de navegación internacionales, lo que ha llevado a las diferentes civilizaciones que han dominado el litoral a lo largo de la historia a luchar por establecer su hegemonía en Chipre. De este modo tanto griegos, como fenicios, asirios, persas, romanos, bizantinos, venecianos y por último otomanos con su llegada a la isla a finales del siglo XVI dejaron su impronta en la evolución cultural de la isla, donde la influencia griega siempre fue determinante. El imperio Otomano administró la isla durante más de tres siglos, hasta que en 1878 los acuerdos a los que llegaron Turquía y Gran Bretaña en la Convención de Estambul, permitieron incorporar Chipre al Imperio Británico, muy interesado en controlar la zona ante la reciente apertura del Canal de Suez.

Centrándonos en lo que nos ocupa, y siguiendo las teorías de Isabel de Cabo 28 , la situación actual de Chipre y sus consecuencias para la política Euromediterránea, tenemos que remontarnos a mediados del siglo XX, cuando la isla se encontraba en los últimos años de control del debilitado Imperio Británico y surge el movimiento guerrillero de la EOKA (Organización por la Lucha de la Libertad de Chipre), cuyo objetivo era conseguir la enosis con Grecia en una auténtica revolución cultural contra todo lo que representaba el dominio británico y turco que había sufrido la isla en los últimos siglos, en una clara apuesta de su población por recuperar sus orígenes.

Lo que podría significar un conflicto interno en la isla, se convirtió en un conflicto de dimensión internacional al chocar los intereses griegos, turcos y británicos; los tres, miembros de la OTAN, en un momento presidido por la guerra fría, donde tanto Grecia como Turquía constituían dos enclaves estratégicos para la Organización del Tratado Atlántico Norte, al situarse como únicos Estados aliados en el Este de Europa. Los griegos pretendían incorporar la isla a su Estado, algo a lo que se oponían los turcos; por otro lado estaban los intereses británicos, con bases militares en el territorio chipriota que eran utilizadas por el ejército estadounidense. La suma de tantos intereses condujo a la Conferencia Tripartita de Londres en 1959, en la que los tres

28 CABO RAMÓN, I., Turquía, Grecia, Chipre: Historia del Mediterráneo Oriental, Servicio de Publicaciones de la Universidad de Barcelona, Barcelona 2005, pp. 191 y ss.

Estados implicados tomaron la decisión de acordar la independencia de Chipre, al considerarla como la única alternativa viable. Dicha independencia se haría efectiva el 16 de agosto de 1960. De este modo se esfumaban las aspiraciones griegas de anexión, cuya población en la isla superaba el 80 por ciento frente al 17,8 turco y el 2 por ciento británico. En los acuerdos se establecía la creación de un gobierno greco-turco con mayor representación de la comunidad greco-chipriota mayoritaria en la isla presidido por el arzobispo Makarios.

La solución acordada, más allá de acabar con el conflicto, lo que produjo es que este se retomara con más fuerza, debido a la desaparición del poder británico que, durante años, había conseguido la convivencia pacífica entre griegos y turcos. En 1963 cuando se trató de elaborar una constitución unitaria para ambas comunidades estalló de nuevo el conflicto, generándose una situación que obligó a intervenir a la OTAN, quien llegó a proponer la división de la isla, con el objetivo de evitar una guerra entre Grecia y Turquía. Las tensiones fueron aumentando, Makarios emprendió una política exterior peligrosa para los intereses de la OTAN, iniciando acercamientos con la Unión Soviética y abandonando la idea de unión con Grecia. Pronto la EOKA volvió a actuar. Ante el peligro que suponía Makarios para los intereses occidentales, se organizó un golpe de Estado llevado a cabo por la Guardia Nacional Chipriota y organizado desde el gobierno dictatorial griego, con el apoyo de Estados Unidos. Sin embargo, coincidiendo con la expulsión del poder de Makarios, las tropas turcas desembarcaron en la isla, iniciándose una batalla en la que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas tuvo que imponer el alto el fuego y buscar una solución al conflicto. Tras este conflicto se adoptó la decisión de dividir la isla en dos, dejando la zona norte en manos de los turco- chipriotas y el resto bajo dominio greco-chipriota, donde Makarios de nuevo fue elegido presidente.

La nueva configuración de la isla, a pesar de las continuos esfuerzos de Naciones Unidas por buscar una solución, ha permanecido debido en parte a los intereses estratégicos de Estados Unidos, favorables a mantener la isla dividida, al permitirles contar con dos de sus aliados para controlar el Mediterráneo. Fue imposible que ambas comunidades llegaran a un acuerdo, y así en 1984 se creó la República Turca del Norte de Chipre, solo reconocida por Turquía y Bangla Desh. Por su parte la zona

griega de la isla, pronto inició su aproximación a la Unión Europea, hasta conseguir su adhesión como Estado miembro en el año 2004.

Desde el año 1974, se han sucedido sin éxito los intentos de reunificación, donde se ha podido ver plasmada la rivalidad histórica entre griegos y turcos que ha impedido sistemáticamente avanzar en las negociaciones.

La situación de la UE ante este conflicto es comprometida, al encontrarse por un lado con un Estado miembro, la República de Chipre, considerado como gobierno legitimo de la isla, y por otro con un Estado asociado, Turquía, eterno aspirante a la adhesión como Estado de pleno derecho a la UE, defendiendo una situación en la isla no favorable a los intereses de la Unión. El escenario actual de la isla de Chipre deberá irse clarificando, si Turquía continua con sus intenciones de incorporarse a la UE, pues en la Europa Comunitaria donde no existen las fronteras, no se puede concebir una división como la que actualmente ostenta Chipre. Por lo tanto para avanzar en las negociaciones con la UE, Turquía se verá obligada a renunciar a sus intereses en la isla para favorecer la integración comunitaria.

2.4 Inestabilidad social y política en Argelia

La estabilidad política que caracterizó al país durante las dos primeras décadas de independencia, con el control establecido por el Frente de Liberación Nacional (FLN), acabó a finales de los años ochenta con el estallido de diversas revueltas populares reivindicando una apertura política y el establecimiento de un sistema democrático pluripartidista. Yahia Zoubir 29 nos ha aportado los datos básicos que nos permiten afrontar la problemática argelina. Entre 1989 y 1992, tuvieron lugar importantes reformas para el país a nivel político y económico, con la liberalización de determinados sectores que hasta el momento habían permanecido en bajo el control del Estado. Esta apertura del país hacia posturas occidentales provocó la emergencia de diferentes grupos islamistas radicales que permitieron la creación del Frente Islámico de Salvación (FIS) que pronto caló en la sociedad argelina, consiguiendo hacerse con el

29 ZOUBIR, Y., “La República Democrática y Popular de Argelia”, Anuario Internacional Cidob. Nº 1 2006, pp. 481-488

triunfo en las elecciones municipales del año 1990, circunstancia que le permitió gobernar en las principales ciudades del país y conseguir un porcentaje de votos preocupante para el poder establecido en la primera vuelta de las legislativas de diciembre de 1991, situación que hizo ponerse en guardia a las autoridades que ostentaban el poder en aquel momento, que determinaron la ilegalización del Frente Islámico de Salvación y anularon el proceso electoral, argumentando que el triunfo de los radicales islámicos, acabaría con la democracia. Los líderes del FIS fueron encarcelados, escenario que desencadenó en un incremento de la violencia por parte de los partidarios del FIS, y en un aislamiento del gobierno argelino en el panorama internacional, incapaz de argumentar los motivos que le habían llevado a anular el proceso democrático. La Comunidad internacional no se posicionó en el conflicto, al considerarlo una cuestión interna, un panorama que de repetirse en la actualidad, habría hecho reaccionar de modo muy diferente a las diferentes potencias mundiales ante la amenaza que representa en nuestros días el terrorismo islámico. Sin embargo en aquellos años se consideraba que los problemas internos de los países árabes no tenían porque repercutir en los intereses de otras zonas del planeta y tanto la UE como Estados Unidos se encontraban inmersos en otros asuntos como la primera Guerra del Golfo, donde los intereses económicos estaban en juego, y la caída del comunismo, con la Guerra de los Balcanes como principal consecuencia, temas que en aquel momento se consideraron prioritarios, sin pararse a pensar que la principal amenaza para la seguridad mundial una década después vendría de los grupos terroristas islámicos. A pesar de los intentos por parte de las autoridades argelinas por mostrar el peligro que podía suponer la expansión de estos grupos radicales para la comunidad internacional, sus instrucciones no fueron tenidas en cuenta y el gobierno permaneció aislado ante el conflicto. Incluso el ejercito oficial sufrió un embargo armamentístico, con lo que ante la falta de ayuda internacional y la escasez de recursos, se veían incapaces de hacer frente a los ataques provenientes de los grupos radicales. Durante los años noventa, la violencia se extendió por todo el país, constituyendo uno de los periodos más negros de la historia de Argelia.

Desde finales de los noventa, con la victoria en las elecciones de Abdelaziz Bouteflika se consiguió cierta estabilidad en el país y se buscó una nueva imagen para Argelia de cara al exterior que favoreciera la llegada de capitales extranjeros. La Unión Europea finalmente se decidió a intervenir en la zona y se logró recuperar cierta

estabilidad para el país. Sin embargo, no se ha conseguido erradicar totalmente a los grupos islámicos radicales que continúan actuando, apoyados por Al Qaeda y sembrando el pánico en el país, impidiendo la llegada de inversiones extranjeras y el desarrollo de un país que carece de instrumentos productivos y sobrevive gracias a las exportaciones de hidrocarburos de las que los países del sur de Europa como España o Italia dependen para su suministro energético, por lo que la UE, debe favorecer la creación de un clima de estabilidad en el Estado argelino.

2.5 Libia como un nuevo socio Euromediterráneo

La llegada de Ghaddafi al poder en Libia en el año 1969, y la posterior creación del gobierno de la Yamahiriyya supusieron un cambio radical en las relaciones exteriores del país que le ha llevado durante varios años al aislamiento internacional debido a su implicación en diferentes atentados terroristas y a su enfrentamiento con Estados Unidos durante los años ochenta. Posteriormente, ya en los años noventa, el país norteafricano inició un programa nuclear secreto, que alarmó si cabe aún más a la comunidad internacional.

Sin embargo, con la entrada del nuevo milenio, algo cambió en la manera de ver el mundo por parte del Coronel Ghaddafi, y el hasta ahora rebelde dirigente libio, inició una acelerada carrera diplomática con el objetivo de retomar las relaciones con los principales Estados. En este sentido en el año 2001 un primer paso hacia el diálogo fue la condena de los atentados del 11 de septiembre en Nueva York. En el 2004, retomó las relaciones con la UE con una visita a Bruselas en la que se reunió con representantes de la Comunidad. Tras esta reunión los ministros de asuntos exteriores de la Unión decidieron levantar el embargo de armas impuesto en los años ochenta.

Este cambio de actitud de Ghaddafi, dejó desconcertados a gran parte de los líderes mundiales, al desconfiar de las verdaderas intenciones que pudiera tener el dirigente libio con esta nueva estrategia. Sin embargo, los hechos han demostrado que la colaboración es posible y se ha comenzado a trabajar en esta línea, iniciándose en 2008 las negociaciones para redactar un Acuerdo Marco que defina los mecanismos de

diálogo político y cooperación en el ámbito de la política exterior y de seguridad de la UE.

Como consecuencia de estos enfrentamientos con Estados Unidos y la implicación con los diferentes atentados terroristas, Libia ha permanecido al margen durante estos años de las iniciativas de asociación mediterránea, debido a la postura adoptada por la UE siguiendo los preceptos del resto de organismos internacionales, al considerar que el país africano constituía una amenaza para la seguridad internacional.

Una vez resueltos los asuntos que impedían a la Unión iniciar los contactos con Libia, el interés de la UE se ha centrado en restablecer las relaciones con el país, que gracias a la riqueza de sus recursos naturales, se ha convertido en el económicamente más poderoso del Magreb. Este cambio en la política exterior de Libia, ha permitido que la Asociación Euromediterránea, comience a contar con el país norteafricano para elaborar su política de cooperación regional. Sin embargo, a pesar de la aproximación, como afirma Haizam Amirah Fernández 30 la relación sigue siendo anómala existen numerosos asuntos de interés mutuo y a pesar de que la UE hasta la iniciativa Unión por el Mediterráneo, no ha iniciado contactos directos con Libia, los Estados miembros en los últimos años han ido profundizando en sus compromisos con el país norteafricano.

2.6 Enfrentamientos en el Líbano

Hasta los años setenta Líbano constituía uno de los enclaves más prósperos de Oriente Próximo, considerado como el centro financiero de la zona; el esplendor de la sociedad libanesa era palpable, hasta que en 1975 comenzaron los enfrentamientos entre diferentes sectores civiles del país, donde la diversidad religiosa que durante siglos había vivido en armonía, por causa de los acontecimientos que se estaban desarrollando en los países vecinos, se vieron implicados y desencadenaron en enfrentamientos

30 Vid. FERNÁNDEZ AMIRAH, H., “El regreso de Libia: entre el cambio y el continuismo” en Mediterráneo y Mundo Árabe - ARI Nº 58/2006, Real Instituto Elcano 17/05/2006

http://www.realinstitutoelcano.org/wps/wcm/connect/ef8686804f01874bbcaffc3170baead1/976_

AmirahFdez.pdf?MOD=AJPERES&CACHEID=ef8686804f01874bbcaffc3170baead1

internos 31 . La guerra enfrentó a cristianos y musulmanes pero de diferente procedencia lo que llevó a que se dieran intereses enfrentados entre musulmanes que apoyaron a la Falanges Libanesas y cristianos que apoyaron a los palestinos.

La guerra implicó a los Estados vecinos con intereses en la zona, de modo que tanto Siria, como Israel, fueron actores del conflicto que se prolongó hasta 1990. Tras varios años de estabilidad en los que se recuperó el esplendor del país logrando captar de nuevo las inversiones extranjeras, en el año 2006 volvemos a asistir a un episodio violento que ha marcado la evolución del Líbano en los últimos años, la guerra entre Israel y Hezbolá que se inició con el ataque de miembros de Hezbolá a una patrulla israelí en la que ocho efectivos del ejercito hebreo resultaron muertos y otros dos fueron secuestrados por el grupo islamista. La acción fue considerada por Israel como un ataque contra sus intereses e inició una ofensiva contra el Líbano. La desproporcionada reacción de Israel, solo puede entenderse si la intención de atacar el país vecino se hubiese estado preparando previamente, y este ataque hubiera supuesto el motivo que permitiera iniciar la ofensiva.

La actuación por parte del Consejo de Seguridad de la ONU y el posterior envío de tropas para pacificar la zona consiguió restablecer la paz. Nasralá, líder de Hezbolá, considera la retirada del ejército israelí como un triunfo para su organización, por su parte desde Israel llovieron las críticas contra la actuación de su gobierno al considerar un fracaso esta intervención.

En definitiva los hechos relatados no hacen más que confirmar el clima de inestabilidad que se respira en Oriente Próximo, en el que no solo están implicados los socios Euromediterráneos, sino que el conflicto va más allá entrando en juego países como Irán cuyas relaciones con los países occidentales son cada día más tensas. Paulatinamente se va creando en un territorio donde durante siglos han convivido diferentes culturas una situación de enfrentamiento que se extiende al resto del mundo y que amenaza con convertirse en el gran conflicto internacional de los próximos años.

31 Vid. ARROYO MEDINA, M., Tiempo, historia y violencia social el caso del Líbano, Servicio de Publicaciones Universidad Complutense de Madrid, Madrid 2004, pp. 162 y ss.

3- DEMOCRATIZACIÓN DEL SUR DEL MEDITERRÁNEO

Un elemento esencial para avanzar en la integración de los países mediterráneos, es la democratización. Ninguno de los objetivos planteados podrá llevarse a cabo si en cada uno de los países de la Asociación no se vive un verdadero clima de libertad política que garantice el funcionamiento de las instituciones y el respeto de los derechos humanos. Dentro de los regímenes de los socios mediterráneos nos encontramos con diferentes formas de gobierno, en teoría prácticamente todas democráticas; pero en realidad estas democracias esconden grandes lagunas que las hacen estar lejos de los regimenes democráticos consolidados de los países occidentales. De este modo podemos encontrar regímenes donde el peso de los monarcas limita el poder de decisión de los políticos, como son los casos de Marruecos y de Jordania. Hay que destacar además que en Jordania el papel de los partidos es testimonial. En el Líbano las diferencias religiosas determinan la composición del gobierno, repartiendo los cargos de máxima responsabilidad entre las diferentes creencias, situación que aunque se presente como un modo de representación de todos los sectores de la sociedad, no deja de limitar la voluntad popular, si partimos de la base de que un régimen democrático debe estar por encima de las creencias religiosas de cada sector de la población. Por último, no hay que olvidar que el considerado país más avanzado de Oriente Próximo, Israel, carece de Constitución escrita, situación que no impide el desarrollo de sus instituciones.

Partiendo de esta situación, la UE en su proceso de asociación con los países de la cuenca mediterránea se plantea la necesidad de fortalecer estos regímenes democráticos dotándolos de unos valores que calen en el conjunto de la sociedad. Es evidente que si hablamos de principios democráticos, lo último que puede hacer la UE es imponer la forma de gobierno de cada país, pero si fomentar y colaborar con las instituciones para conseguir su objetivo. La democracia debe surgir en cada Estado y no se puede imponer desde fuera, lo que la UE debe buscar son compromisos por parte de sus socios y perseguir su cumplimiento, de forma que las políticas de cada uno de los países vayan encaminadas hacia el objetivo común. Según Martín Jerch 32 la UE debe

32 JERCH, M., “La promoción de la democracia en el Mediterráneo. Consideraciones sobre los cambios políticos en los países árabes” en V. García Rebolledo y J.M. López Bueno (Coords.), La Unión Europea y el Mediterráneo: desarrollo, comercio y política euromediterránea, Universidad Francisco de Vitoria, Madrid 2008 pp. 167 y ss.

seguir una doble estrategia para promocionar la democracia, con un enfoque económico que favorezca el surgimiento de una clase media que demande más participación política y un enfoque político con medidas directas e indirectas.

Para ello la UE debe entender la idiosincrasia de cada uno de los pueblos y no tratar de imitar el proceso de integración europea, sino buscar las vías adecuadas para conectar con la realidad de los países árabes cuyas preocupaciones distan mucho de las de los países europeos. En este sentido la Unión debe procurar que la sociedad árabe no perciba este proceso como una adopción de los sistemas de gobierno occidentales, sino como una evolución de sus propios sistemas hacia posturas más flexibles.

Un asunto que plantea debates generalizados es el concepto de democracia. Es obvio que con la adopción de esta forma de gobierno, la humanidad ha conseguido los avances más significativos desde su existencia, pero el debate que se plantea, es, ¿Puede funcionar este sistema democrático en todas las sociedades? ¿Cabe la existencia de sistemas de gobierno alternativos? ¿Deben imponer los países occidentales sus formas de gobierno en los países árabes? Para responder a la primera pregunta, debemos considerar que el sistema democrático, no es un sistema perfecto, contiene fallos, que en múltiples ocasiones se manifiestan en las democracias consolidadas europeas, con continuos casos de corrupción o incumplimientos de compromisos por parte de los políticos. Debemos considerar si, países con un nivel de desarrollo inferior, están preparados para adoptar democracias plenas o si la adopción de sistemas democráticos puede dar paso a que grupos fanáticos religiosos se alcen con el poder con el con siguiente conflicto que podrían crear a nivel internacional. El sistema democrático está funcionando en los países más desarrollados del mundo y es difícil plantearse formas alternativas de gobierno, pero debemos entender que nos enfrentamos ante una realidad social distinta, con una cultura muy arraigada, a la que debemos atender desde un punto de vista diferente, atendiendo sus peculiaridades. La adaptación democrática debe ser progresiva y paralela al resto de avances que se vayan consiguiendo en cada uno de los países en aspectos económicos, sociales y culturales. La UE no puede pretender crear, de un día para otro, países competitivos con regímenes políticos sólidos en una zona donde el atraso con respecto a la UE todavía es considerable. Por lo tanto respondiendo a las preguntas antes planteadas, la UE debe realizar un duro esfuerzo para lograr la estabilidad en estos países, y solo una vez conseguida cierta estabilidad económica y

social podrá pensarse en la estabilidad política. De momento deben seguir colaborando con los regimenes que actualmente ostentan el poder y tratar de llegar a acuerdos que conduzcan a una adaptación progresiva de sus formas de gobierno aproximándolas a las occidentales, pero respetando sus tradiciones.

Un elemento que dificulta este proceso de democratización es la presencia de partidos islámicos 33 en la mayoría de países, contrarios a las influencias de Occidente, a los que la gran parte de los gobiernos occidentales rechazan al considerarlos un peligro para su seguridad. Su influencia puede endurecer la actual tensión a nivel mundial entre los países occidentales y los países islámicos. Para analizar este fenómeno, vamos a detenernos en como se está desarrollando este proceso en Marruecos y como puede llegar a afectar a las relaciones con la UE. Tomamos Marruecos como referencia, al tratarse del país más cercano a España y cuyos acontecimientos nos pueden resultar más próximos.

3.1 La irrupción de los partidos políticos islamistas en Marruecos

En Marruecos, hasta principios de los años noventa, los asuntos religiosos constituían una responsabilidad del monarca, de modo que lo que el soberano decidiera en cuestiones religiosas era acatado por el resto de la población sin que nadie pudiera rebatir tales decisiones. Es precisamente en este momento cuando los partidos políticos de corte islamista saltan a la escena política, planteando nuevas formas de interpretar los asuntos religiosos, y mezclando temas políticos con los religiosos, situación que debería evitarse en un régimen democrático. Siguiendo a Samir Amghar 34 podemos afirmar que los partidos políticos más representativos de ideología islamista son el Partido de la Justicia y del Desarrollo de Marruecos y el Partido Justicia y Caridad

33 “Las recientes tendencias en Oriente Medio sugieren que los islamistas están en buena posición para cosechar los beneficios de unas elecciones más abiertas y realmente competitivas, los grupos de oposición islamistas vienen obteniendo desde 2001 buenos resultados “ (YOUNGS, R., “Democracia y seguridad en Oriente Medio” Documento de Trabajo 21, Fundación para las Relaciones Internacionales y el Diálogo Exterior (FRIDE), Madrid, Marzo 2006)

34 AMGHAR, S., “Political Islam in Morocco”. CEPS Working Document No. 269/June 2007

http://www.ceps.eu/node/1340

Partido de la Justicia y del Desarrollo de Marruecos (PJD), formado por una fusión de grupos islamistas moderados, cercanos al monarca, contrarios a los actos vandálicos en nombre del Islam y en la actualidad se han convertido en una de las principales fuerzas políticas del país. Su posición crítica hacia el gobierno, le ha permitido establecer alianzas que le han aproximado a las clases medias. A pesar de su ideología, separan los asuntos políticos de los religiosos.

Justicia y Caridad (JC) es un grupo que trabajó desde la clandestinidad durante el reinado de Hassan II, protagonizando duros enfrentamientos con el monarca. Con la llegada al trono de Mohamed VI en 1999, el movimiento fue legalizado como partido político. Para este grupo político es necesaria la eliminación de la monarquía y establecer la república como sistema de gobierno. A pesar de sus condenas de la violencia, la asociación es vigilada de cerca por su proximidad con los grupos islamistas radicales. Para el JC las cuestiones políticas y religiosas van de la mano, y las decisiones en un sentido, siempre tienen repercusión en el otro. En ningún caso estos partidos se han mostrado favorables a un régimen de gobierno que no sea el democrático.

Las premisas de estos partidos políticos están traspasando las fronteras marroquíes. En concreto el JC se está asentando en la UE a través de sus organizaciones en Bélgica y Francia, buscando la integración democrática del Islam y denunciando la represión que están sufriendo en Marruecos y el fracaso del proceso democrático en su país. Pretenden hacer de los Estados miembros de la UE una plataforma que les permita extender su mensaje político a la vez de llamar la atención de la UE para que observe como se está llevando a cabo la evolución de la democracia en Marruecos. Por su parte el PJD, tan solo pretende encontrar en la UE votantes emigrantes que les garanticen un mayor número de votos favorables en las elecciones, su estrategia consiste en aproximarse a las asociaciones de marroquíes en Europa para tratar de ganar adeptos, pero no pretenden con esta actividad realizar propaganda política que pueda hacer despertar el interés de los países europeos por la situación política de Marruecos. Las estrategias de ambos grupos son como podemos comprobar, muy diferentes. Mientras el PJD trata de aproximarse a las instituciones europeas y a los grupos políticos, el JC centra su actividad en los foros intelectuales.

Para los partidos políticos islamistas marroquíes hay una clara diferencia entre ser prodemocráticos y ser prooccidentales; aunque ambos creen en la democracia, sin embargo denuncian el imperialismo político y cultural de las potencias europeas hacia Marruecos. Consideran que Marruecos posee los elementos necesarios para convertirse en una sociedad democrática basándose en las estructuras islámicas, sin necesidad de importar comportamientos occidentales que alteren los modos de vida musulmanes. Manifiestan su oposición al oportunismo europeo a la hora de aplicar principios democráticos y consideran que la UE se opone al triunfo de los partidos políticos en las elecciones, como ha sucedido en Palestina con el caso de Hamas.

No obstante esta crítica a la postura de la UE, no significa una ruptura en la cooperación que consideran necesaria para el desarrollo económico de Marruecos.

3.2 Postura de la UE frente a la aparición de partidos islamistas

Respecto a la posición de la UE frente a la irrupción de los diferentes partidos políticos islamistas en los países mediterráneos, se ha apreciado un cambio tras los atentados del 11 de septiembre en Nueva York, pues por muchos sectores se considera una amenaza que partidos cercanos a posturas radicales puedan hacerse con el gobierno de determinados países árabes, percibiendo estos grupos políticos como sinónimo de inestabilidad y conflicto. Desde la UE se aprecia falta de iniciativa para iniciar el diálogo con estos partidos islámicos, postura que contrasta con la adoptada por Estados Unidos quien considera que los partidos islamistas pueden convertirse en un aliado para luchar contra el terrorismo. La mayoría de contactos entre la UE y dichos partidos llega de forma individual, promovida por cada uno de los Estados miembros, o por organizaciones políticas dentro de cada país, pero no como iniciativa la propia impulsada desde la UE.

Como conclusión podríamos decir que la democratización de los países árabes se presenta como una tarea complicada, no solo por el surgimiento de grupos islamistas, sino por la configuración política de los diferentes Estados. La UE se alía con aquellos sectores que le son favorables y trata de avanzar en sus objetivos apoyándose en ellos, olvidando en muchos casos que la realidad social de la mayoría de estos países va más

allá de las oligarquías en el poder. Además como afirma Sami Naïr 35 , los gobiernos no son capaces de obtener para sus proyectos la adhesión de las principales capas de la sociedad, lo que conlleva el irremediable surgimiento de nuevos grupos políticos. Europa necesita estabilidad en la zona, y para ello debe apoyar a aquellos grupos políticos capaces de proporcionar un clima de seguridad al país que permita llegar a acuerdos más estrechos entre los diferentes Estados Asociados Mediterráneos y la UE. Sin embargo esta postura de la Unión está haciendo crecer el sentimiento antieuropeo de gran parte de los sectores marginales que ven como los intereses de occidente van marcando la evolución política de sus Estados.

3.3 Influencia del Islam en los Países Terceros Mediterráneos

Hay un elemento común que caracteriza a los Estados de la ribera sur del Mediterráneo, este es la presencia del Islam en todos los ámbitos de sus vidas, tanto en el familiar, como en el político, el cultural e incluso el económico, donde la religión también podríamos decir que ocupa una parcela importante. Esta influencia se refleja también en el ámbito de las relaciones internacionales y de los acuerdos para la cooperación al desarrollo que los países terceros mediterráneos están llevando a cabo con la Unión Europea, ya que para estos la aproximación a países occidentales implica en muchos casos la adopción de valores no contemplados por la fe islámica que tendrán que formularse según su tradición.

Como afirma Mikel Epalza, estos valores están presentes sobretodo en la vida pública 36 , en la que se ha de respetar la profesión de fe, primando siempre el interés público global de la comunidad islámica sobre el del individuo. El ciudadano de un país árabe está obligado no solo a respetar sino a cumplir con los preceptos de la religión islámica, en su vida pública. Aquel individuo que no profesa su fe, sufrirá como consecuencia el rechazo de la sociedad. Cuando aludimos a la vida pública, y no a la privada, lo hacemos porque el musulmán tiene como principio ineludible respetar la

35 NAÏR, S., “Los procesos de transición política y económica en el Mediterráneo Sur” en A. Blanc Altemir (Coord.), El Mediterráneo: espacio común para la cooperación, el desarrollo y el diálogo intercultural., Tecnos, Madrid 1999, pp. 61 y ss.

36 Vid. EPALZA FERRER, M., “El Islam y algunos elementos de sus evoluciones en el Siglo XX”. Revistas científicas de la Universidad de Murcia. Volumen 16, año 2000, pp.107-117

religión en público, postura que cambia cuando nos referimos al ámbito privado, donde

de puertas para adentro pueden adoptar comportamientos más relajados, incluso adoptar

posiciones contrarias a la fe islámica, siempre que no haga ostentación de su postura, o que no sea reprochado por otros miembros de la comunidad mahometana. Es algo evidente, que no deja de recalcar la falta de libertad que todavía hoy podemos apreciar

en los países del sur del Mediterráneo, donde la libertad de expresión queda reducida al

ámbito familiar con el añadido peligro de que alguien pueda tener conocimiento de los

hechos y denuncie la situación. En esta línea debemos resaltar que, como es obvio deducir, la ley islámica prohíbe la apostasía y que la creencia en otros ritos solo será respetada si se ajustan a ciertos requisitos exigidos desde el Islam, en ocasiones se llega

a crear un estatuto jurídico diferenciado entre musulmanes y confesos de otras religiones.

En las sociedades islámicas, a diferencia de las cristianas, religión y Estado aparecen generalmente unidos. De este modo en los pueblos musulmanes, podríamos considerar tres elementos fundamentales de referencia a la hora de definir el Estado, como son el Corán, el Profeta y la Comunidad política. El Estado aparece como servidor de la vida pública y guardián de la religión, una situación en la que no tiene cabida el modelo democrático occidental, basado en el laicismo y en las libertades

individuales, al que la UE trata de aproximar a los países ribereños del sur. La autoridad política es el instrumento con el que Alá guía a los creyentes en el mundo terrenal, por

lo tanto esta es asumida por el Estado islámico para gobernar según la doctrina, con el

objetivo de mantener el orden islámico en la vida pública. El Gobierno está obligado a defender la religión y a su pueblo. Este componente religioso en el Estado, crea una seña de identidad social para sus ciudadanos, pero la situación puede llegar a ser peligrosa, cuando se convierte en una imposición ideológica y política del poder político a la sociedad para ejercer mayor control sobre ella, escenario que estamos apreciando en diferentes países árabes.

Por lo tanto, las nuevas situaciones que se plantean en las sociedades de estos países con los acuerdos Euromediterráneos, deberán encuadrarse dentro de los valores islámicos siguiendo las tradiciones musulmanas y la profesión de fe. Siempre que estos nuevos valores importados sean positivos para el conjunto de la sociedad, encontrarán la manera de adaptarse a las peculiaridades del mundo islámico, justificando su

conveniencia e incluso encontrando un origen islámico de los mismos. Lo que nos viene a decir que la religión será la encargada de analizar con el filtro de la censura los acuerdos a los que los diferentes Estados lleguen a nivel político, debido a que en muchos de estos países no existe diferencia entre el poder político y el religioso.

No obstante, el Islam se presenta como la mejor de las formas de vida posible, y por ello no puede oponerse frontalmente a otras líneas de pensamiento, sin embargo, siempre podremos encontrar grupos que rechazan de forma sistemática todo aquello importado de occidente, refugiados en una rivalidad histórica cuyos acuerdos mediterráneos tratan de superar.

Por lo tanto a la hora de establecer acuerdos de colaboración con estos países, la UE, debe tener presentes estas características antes de avanzar en determinados aspectos, la Asociación Euromediterránea, busca la aproximación de ambas realidades en terrenos tan comprometidos como son las relaciones políticas o los intercambios culturales, ámbitos en los que debe estar presente el componente religioso. Para los países árabes va a ser difícil avanzar en su desarrollo, mientras en muchos de estos Estados continúen unidos el poder político y el religioso, bloqueando este último muchos de los progresos que puedan conseguirse en el ámbito económico, político y social. El peso que en los últimos años están teniendo los partidos políticos islámicos constata esta realidad, y la reticencia por parte de algunos Estados miembros de la Unión a negociar con ellos. Esta situación está creando un clima poco propicio en la sociedad europea al acercamiento con los países árabes, al unir islamismo con fundamentalismo, algo que en ningún momento debemos confundir, pero que los acontecimientos trágicos de los últimos años por parte del integrismo islámico, han propiciado que en muchos sectores de la sociedad Europea se mire con recelo todo aquello relacionado con el Islam.

La presencia del Islam debemos entenderla más allá de la vida política, la religión también interfiere en la economía, como en el concepto de derecho de la propiedad, ya que todos los elementos del mundo terrenal pertenecen a Alá y este los cede para el beneficio de la comunidad, luego éticamente la acumulación de riqueza no está permitida por el Islam. Cuando alguien hace un negocio, no reinvierte sus ganancias, sino que estas deben ser repartidas entre sus familiares. Lógicamente esto

queda en el ámbito teórico, y de este modo podemos encontrar en el mundo árabe hombres de negocios que comercian con fines lucrativos.

Si analizamos desde otro punto de vista esta influencia del Islam apreciada en la vida pública, ¿hasta que punto interfiere en la vida privada de los ciudadanos de los PTM?, si bien, podemos apreciar que es evidente en muchos ámbitos, también podemos comprobar como en determinados sectores de las sociedades árabes la doctrina islámica se va progresivamente haciendo más laxa. La pregunta que debemos plantearnos es si con el desarrollo económico, los países islámicos padecerán un proceso similar al acontecido en los países occidentales donde la relajación de las costumbres religiosas, el multiculturalismo y los avances científicos, han dado paso a una sociedad laica, donde la religión sigue teniendo peso en determinados ámbitos, pero estos son cada vez más reducidos. Es evidente que serán necesarios muchos años hasta que los países musulmanes alcancen el nivel de desarrollo de los Estados miembros de la UE, y cuando esto llegué será el momento de analizar la relación entre religión y nivel de desarrollo.

4- SITUACIÓN ECONÓMICA DE LOS PAISES TERCEROS MEDITERRÁNEOS

Si comparamos las dos riberas del Mediterráneo desde una perspectiva económica, podremos comprobar la gran distancia que separa al norte del sur y cómo, la dependencia de los PTM con los países europeos es cada vez mayor. Lejos de potenciar sus sistemas productivos, los PTM 37 siguen basando su comercio en la exportación de materias primas a la UE donde toman gran peso los hidrocarburos. Hay que poner de relieve que mientras las exportaciones de los países del sur hacia la UE representan más de un cincuenta por ciento de su comercio exterior, las exportaciones desde los Estados miembros de la UE a los socios mediterráneos, no superan el seis por ciento, cifras que ponen de manifiesto la dependencia que tienen los Estados de la cuenca sur del Mediterráneo de los países europeos. Para los países europeos el mercado con los países del norte de África y de Oriente Medio representa una parcela muy reducida de su

37 MARTÍN MARTÍN, I., “Asociación Euromediterránea, zonas de libre comercio y desarrollo

en

los países del sur del Mediterráneo”, Anuario jurídico y económico escurialense, Universidad Carlos

III

Madrid, Número 36, Madrid 2003, pp. 345-392

comercio exterior, lo que motiva a los diferentes Estados a no focalizar sus esfuerzos en potenciar estos mercados, orientándose hacia economías más potentes, capaces de mantener unas relaciones comerciales más intensas.

Nos encontramos ante un modelo de comercio inter-industrial 38 en el cual los PTM exportan materias primas generalmente fosfatos e hidrocarburos e importan bienes de consumo para los que hoy por hoy han sido incapaces de crear una industria competitiva. El tejido industrial de la mayoría de estos países, si exceptuamos el Estado de Israel, y se limita a la elaboración de productos artesanales, si bien es verdad que en los últimos años hemos apreciado la llegada de diversas multinacionales que han implantado centros productivos en estos países, Sin embargo, la inseguridad, que como hemos podido analizar en capítulos anteriores predomina en la región, ha impedido que las grandes empresas instalen fábricas en la ribera del Mediterráneo, optando por destinos más lejanos como los asiáticos para la deslocalización de sus procesos productivos gracias a las garantías que ofrecen estos países.

Uno de los pocos aspectos en donde los países terceros mediterráneos podrían ser competitivos con respecto a la UE, la agricultura, también resulta deficitaria en los intercambios comerciales, debido a la PAC que protege las importaciones de determinados productos agrícolas a Europa, y permite la venta de los excedentes de producción a un precio subvencionado en el mercado internacional, situación que impide a los países ribereños competir en igualdad de oportunidades con la UE. Una situación que viene siendo denunciada desde hace años por la OMC, pero a la que todavía no se ha conseguido dar solución, debido al peso político que todavía ostenta el sector agrario en las sociedades europeas. Los argumentos que plantean los agricultores europeos para que la Unión continúe con las subvenciones para la producción agrícola, son básicos, ya que consideran que una potencia mundial como la Unión Europea no puede depender de terceros países para el abastecimiento de un bien tan esencial como son los productos agrícolas, así a pesar de suponer un esfuerzo económico para el conjunto de la Unión, su población, tendrá garantizado el suministro de un elemento básico para su supervivencia y además con las garantías exigidas por la UE.

38 MARTÍNEZ ZARZOSO, I.,

“Relaciones comerciales Unión Europea países socios del

Mediterráneo”. Boletín económico ICE. Número 2757, Febrero 2003, pp. 23-32

Nos enfrentamos a una cuestión que contradice el mensaje que trata de transmitir la UE a sus socios mediterráneos, mientras se fomenta la eliminación de barreras al comercio entre los diferentes Estados miembros de la Asociación Euromediterránea, es la propia UE quien está limitando la importación de determinados productos en los que países como Marruecos son altamente competitivos, esgrimiendo unos argumentos que van contra la filosofía que ha defendido la Unión Europea desde su creación. Se prevé que la PAC vaya disminuyendo su protección progresivamente y que en los próximos años podamos llegar a un libre comercio también en productos agrícolas, situación que hará que en Europa sobrevivan aquellas explotaciones agrarias que sean realmente competitivas.

Con la exclusión de la agricultura, las zonas de libre comercio quedan reducidas para los PTM, al carecer de productos manufacturados capaces de competir en los mercados europeos. Mientras para la UE gracias a los acuerdos adoptados de reducción de aranceles se les abre la posibilidad de introducir sus bienes de consumo en los mercados de todos los países de la cuenca mediterránea sin apenas restricciones. Nos encontramo