Sei sulla pagina 1di 3
02 de Diciembre del 2012 Año 3 N° 143 Proclamando la Buena Nueva El Kérux
02 de Diciembre del 2012 Año 3 N° 143
02 de
Diciembre del
2012
Año 3 N° 143
02 de Diciembre del 2012 Año 3 N° 143 Proclamando la Buena Nueva El Kérux de

Proclamando la Buena Nueva

El Kérux de Dios

Comentarios y Sugerencias al Email: orlandocarmona77@yahoo.es

LECTIO DIVINA

I DOMINGO DE ADVIENTO (CICLO C)

Lecturas Bíblicas: Jer 33,14-16; Sal 24; 1 Tes 3,12-4,2; Lc 21,25-28.34-36

† Lectura del Santo Evangelio según San Lucas 21,25 - 28.34 -36

del Santo Evangelio según San Lucas 21,25 - 28.34 -36 “ Habrá señales en el sol,

Habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas; y en la tierra, los pueblos serán presa de la angustia ante el rugido del mar y la violencia de las olas. Los hombres desfallecerán de miedo por lo que sobrevendrá al mundo, por- que los astros se conmoverán. Entonces se verá al Hijo del hombre venir sobre una nube, lleno de poder y de gloria. Cuando comience a suceder esto, ten- gan ánimo y levanten la cabeza, porque está por llegarles la liberación". Tengan cuidado de no dejarse aturdir por los excesos, la embriaguez y las preocupaciones de la vida, para que ese día no caiga de improviso sobre ustedes como una trampa, porque sobrevendrá a todos los hombres en toda la tierra. Estén prevenidos y oren incesantemente, para quedar a salvo de todo lo que ha de ocurrir. Así podrán comparecer seguros ante el Hijo del hombre".

Elaborado y diseñado por el Licdo. Orlando Carmona. Ministro de la Palabra.

Publicación Bíblica Semanal. Páginas Web: Nuestro Blog visítanos: http://orlandocarmona75.blogspot.com/; http://es.catholic.net/ ; http://sanjeronimo.org.ve

1 LECTURA ¿Qué dice el texto?
1
LECTURA ¿Qué dice el texto?

En este primer domingo de Adviento la palabra de Dios nos exhorta a estar atentos y vigilantes y a orar.

El Evangelista quiere mostrarnos hoy, la responsabilidad que tenemos cada uno de nosotros por nuestro

futuro. Hoy y ahora, transcurre nuestra vida y optamos por vivir un cristianismo en serio, vigilando

nuestra vida, permaneciendo unidos a Dios en oración Si hoy y ahora permanecemos atentos y en ora-

ción, nuestra esperanza de encuentro futuro con el Señor es una esperanza confiada.

2 MEDITACIÓN ¿Qué me dice el texto?
2
MEDITACIÓN ¿Qué me dice el texto?

Los cristianos fuimos llamados en Cristo a participar de la vida nueva, como hombres conscien- tes, libres y responsables. Por eso en cada hombre que nace, en cada época y en cada lugar, el cristiano debe actualizar, modernizar, ampliar, corregir y superar el proyecto de ser humano. Ningún hombre puede darle plenitud a ese proyecto por sí solo, es en Cristo en quien le halla plenitud. Este tiempo de Navidad, no debe ser sólo para recordar el nacimiento histórico de Jesús en Belén, porque Jesús pudo haber nacido en otro lugar y en otra época, este tiempo tiene que servirnos para trabajar en nuestro propio nacimiento como hombres nuevos. Por eso el Evangelio nos invita a la vigilancia y a la oración.

3 ORACIÓN: ¿Qué le digo?
3
ORACIÓN: ¿Qué le digo?

Derrama Señor, tu gracia sobre cada uno de nosotros, que, por el anuncio del ángel, hemos co-

nocido la encarnación de tu Hijo, para que lleguemos por su pasión y su cruz a la gloria de la

resurrección. Por nuestro Señor Jesucristo. Quiero estar despierto y vigilante, porque tú traes la

luz más clara, la paz más profunda y la alegría más verdadera. ¡Ven, Señor Jesús!. ¡Ven, Señor

Jesús!

CONTEMPLACIÓN: ¿Cómo interiorizo el mensaje 4
CONTEMPLACIÓN: ¿Cómo interiorizo el mensaje
4

***** Contemplemos las señales prodigiosas que el Señor nos ha prometido. Son necesarias dos acciones para la espera de ese momento: Vigilancia y Oración.

5 ACCIÓN: ¿A que me comprometo?
5
ACCIÓN: ¿A que me comprometo?

***** Vigilar cada acción que realizo y orar con más frecuencia.

LA COLUMNA DE SAN AGUSTÍN

LA COLUMNA DE SAN AGUSTÍN La venida que el Señor realiza cada día en su Igle-

La venida que el Señor realiza cada día en su Igle- sia Y entonces verán al Hijo del hombre que viene sobre una nube en gran poder y ma- jestad (Lc 21,27). Veo que eso puede entenderse en dos sentidos. Puede venir en la Iglesia cual sobre una nube, como no cesa de venir ahora, según lo di- cho: ahora veréis al Hijo del hombre sentado a la

derecha del Poder viniendo sobre las nubes del cie- lo (Mt 26,64). Pero entonces vendrá con gran poder

y majestad, porque aparecerá más en los santos su

poder y majestad divina, porque les aumentó la for-

taleza para que no sucumbieran en la persecución. Puede entenderse también que viene en su cuerpo,

el que está sentado a la derecha del Padre, en el que

murió, resucitó y ascendió al cielo, según está escri-

to en los Hechos de los Apóstoles: Dicho esto, una nube lo recibió y lo ocultó de sus ojos. Y allí mis- mo los ángeles dijeron: Así volverá, como le habéis visto ir al cielo (Hch 1,9.11). Por eso tenemos moti- vos para creer que vendrá no sólo en su cuerpo, si- no también sobre una nube; vendrá como fue, y al irse una nube lo recibió. Es difícil juzgar cuál de los dos sentidos es el me- jor. El sentido obvio indica que al decir: Y entonces verán al Hijo del hombre venir sobre una nube con gran poder y majestad se entiende que viene por sí mismo y no por su Iglesia, cuando venga a juzgar a

a los vivos y a los muertos. Pero debemos escrutar las Escrituras y no contentarnos con ojear la superfi- cie. Para nuestro ejercicio están adaptadas de tal mo- do, que a fin de penetrarlas mejor, hemos de exami- nar lo que sigue. Primero dice: Y entonces verán al Hijo del hombre venir sobre una nube con gran po- der y majestad. Luego continúa: Cuando eso co- mience a acaecer, mirad y levantad la cabeza, por- que se acerca vuestra redención. Y les dijo esta se- mejanza: Mirad la higuera y los otros árboles; cuando producen fruto sabéis que está cerca el ve- rano. Pues del mismo modo, cuando viereis que esto se realiza, sabed que está cerca el reino de Dios (Lc 21,28-31). Al decir: Cuando viereis, ¿a qué puede referirse, sino a lo que hemos citado? Y una de las cosas citadas es: Y entonces verán al Hijo del hom- bre venir sobre una nube con gran poder y majestad. Vemos que los dos evangelistas mantienen el mismo orden. Marcos dice: Y las virtudes que están en los cielos se estremecerán. Y entonces verán al Hijo del hombre venir sobre las nubes con gran poder y glo- ria. Y lo que Lucas refería a la higuera y a todos los árboles, Marcos lo refiere a sólo la higue- ra: Aprended de la higuera esta parábola: Cuando sus ramas están tiernas y nacen las hojas, conocéis que se acerca el verano. Pues del mismo modo, cuando viereis que se realiza todo esto, sabed que está cerca, a las puertas.

Elaborado y diseñado por el Licdo. Orlando Carmona. Ministro de la Palabra

3