Sei sulla pagina 1di 18

El INSTRUMENTO D.A.S.L.

“DESARROLLO AUDITIVO EN SECUENCIA LÓGICA”

El D.A.S.L. es un programa para la nivelación de habilidades auditivas enfocado hacia tres distintas áreas muy importantes: Conciencia del Sonido, Escucha Fonética y Comprensión Auditiva. Cada sección del currículo posee una lista jerárquica de subhabilidades auditivas que permiten un progreso auditivo ordenado en cada una de las áreas. El programa está estructurado, de tal manera que la sección uno, Conciencia del Sonido, se encuentra enfocado en el cuidado y uso del audífono que tiene el niño y al desarrollo de la Conciencia del Sonido a través de la amplificación. La sección dos, Escucha Fonética, comprende las habilidades auditivas para ayudar a los niños a aprender a escuchar su propia habla y las características de su voz. Así, también, abarca la identificación entre sonidos de distinta duración, hasta la identificación del sonido de vocales y consonantes y la combinación de consonantes. La sección 3, Comprensión Auditiva, contiene subhabilidades relacionadas con el conocimiento y evaluación del sonido a través de la audición. Esta sección contiene discriminación entre dos mensajes estereotipados que varían en longitud y además incorpora la conversación por medio de la audición, dando claves auditivas en los cambios de tema. El entrenamiento se trabaja en relación con el nivel de lenguaje de cada niño. El propósito de este programa, es que el niño produzca patrones de habla, sonidos, palabras y lenguaje de acuerdo con su nivel de habilidades a medida que se desarrollan sus destrezas auditivas. El D.A.S.L. es aplicable a personas con deficiencia auditiva de todas las edades. Además se puede utilizar en personas que presentan pérdidas auditivas leves, moderadas, severas y profundas y sin dejar de lado a los niños, jóvenes y adultos mayores que han sido implantados mono canal o múltiple canal. Sin embargo, para el éxito del programa existen factores que inciden. Es así que, es necesario tomar en cuenta la edad cronológica del niño, es decir, determinar en qué momento ha adquirido la hipoacusia, ya que si es adquirida

antes de los 5 años, es muy probable que se altere el desarrollo normal del lenguaje, y si por el contrario fuese después de dicha edad, se pueden producir problemas en la estabilización y mantención del lenguaje que ya se ha adquirido. Por otro lado, si bien es cierto que el diagnóstico temprano es de vital importancia para no alterar el desarrollo del lenguaje, es de igual importancia para la elección del programa terapéutico y por consiguiente de su exito.

El grado de pérdida auditiva que presente el niño, influye en las capacidades que tiene éste de captar aspectos suprasegmentales y segmentales del habla y por consiguiente, en las capacidades de percibir el mundo que lo rodea. Sin embargo, esto es considerado en nuestro país, en los niños que son candidatos a implantes cocleares; o en menores que aún no han sido implementados protésicamente. A pesar de ello, en esta metodología de habilitación y rehabilitación, es imprescindible que el niño se encuentre implementado auditivamente, así mejorarán sus capacidades auditivas. Otro gran factor que es importante considerar, es la edad en que el menor recibe implementación, ya que, esto le proporciona experiencias auditivas favorables para el desarrollo del lenguaje, pero no es menor considerar desde cuándo está usando consistentemente, ya que afecta directamente en la experiencia auditiva que tiene el niño. Por lo tanto, mientras más temprana sea la edad en que recibe la amplificación el niño, mayor será el rendimiento y beneficio que obtenga de ellos. Puesto que de ello dependerá un buen dasarrollo social y por consiguiente, favorecerá el desarrollo normal del lenguaje, ya que las primeras etapas son fundamentalmente sociales. Y de esta manera desarrollará a más temprana edad la experiencia auditiva, factor muy importante para la relación del niño con el mundo auditivo que le rodea. Este tiempo de entrenamiento y rehabilitación auditiva facilita que el niño se forme los engranajes auditivos necesarios para el desarrollo del lenguaje y habla. Además, también es necesario que esto se sistematice. El nivel de inteligencia del menor, influye en las habilidades que el niño posee de una perspectiva apriori en cuanto a los logros que pueda alcanzar dentro de las habilidades auditivas que se van desarrollando y, por otro lado,

del nivel social en que se encuentre inmerso, ya que presentará mayor o menor estimulación. Para que este proceso de rehabilitación sea llevado a cabo es imprescindible la colaboración y participación de la familia, no sólo en la asistencia a las terapias, sino que también sean partícipes en el hogar poniendo en práctica las recomendaciones y actividades dadas por el terapeuta, ya que es ahí, en el hogar, donde el menor se desenvuelve con mayor frecuencia y con más cotidianeidad, por lo que el trabajo en casa, la participación de los padres y la estimulación constante influirán notablemente en los avances que presente el menor y así se expondrá a la experiencia auditiva necesaria para que la audición sea parte de su vida. Un aspecto muy importante por parte, de la familia del menor, del terapeuta y a su vez del paciente, es la motivación que ellos tienen en la realización de las terapias, ya que si ellos no se encuentran alentados a continuar o si sólo participan pasivamente, esto influirá notoriamente en el desempeño que presente el menor. A su vez, es de relevancia que el terapeuta encargado de llevar a cabo las terapias esté siempre motivado, implementando estrategias nuevas y creativas para el paciente, para que así esté logre estar motivado a participar constantemente. Otra situación de relevancia es la que compete propiamente al terapeuta encargado de llevar a cabo las terapias de rehabilitación, es decir, éste debe cumplir ciertos requisitos y además ser perseverante en su quehacer diario, actualizarse en los conocimientos e implementar estrategias adecuadas para cada niño en particular. Además debe tener un amplio conocimiento del desarrollo normal del lenguaje, habla y audición, así también, de los trastornos que pudiesen presentar, estableciendo una correlación con la normalidad y la situación de cada niño.

En la Escuela de Houston para Niños Sordos los consejeros de padres- infantes comienzan estimulando a que los bebés respondan a la Conciencia del Sonido cuando tienen entre doce y dieciocho meses. Desde el tiempo en que la pérdida de audición es descubierta en el bebé, es importante que comience el aprendizaje de las habilidades auditivas. Entre más pequeño es el bebé y una

vez que se ha cumplido por ejemplo, con la utilización de audifonos en un 100%, entonces podremos esperar mejores resultados.

La prueba D.A.S.L. tiene pruebas de nivelación que tienen como objetivo, que terapeutas que trabajan con niños impedidos auditivos puedan encontrar el nivel adecuado dentro del currículo. Esta prueba también está dividida en tres secciones: Conciencia del Sonido, Escucha Fonética y Comprensión Auditiva. La prueba de nivelación fue diseñada de tal forma que el evaluador que administra la prueba, pueda establecer el nivel en que se encuentra el niño en cada una de ellas.

Prueba de Nivelación de Conciencia del Sonido

A.- Responde a la presencia de un sonido ambiental fuerte de frecuencia grave. Solamente auditivo. Materiales. Un tambor fuerte. Ejemplo de actividad. La profesora golpea el tambor por detrás del alumno. Él responde levantando la mano cuando oye el tambor. Suena el tambor y el niño responde. Esta actividad se repite cinco veces, sin errores, es decir, cinco respuestas consecutivas correctas. Ubicación en el currículo. La falla en este punto de la prueba coloca al alumno en la subhabilidad número 1 de Conciencia del Sonido.

B.- Responde a la presencia de una sílaba fuerte. Solamente auditivo. Materiales. Un tablero de clavijas (puede reemplazarlo un juego de bloques de construcción). Ejemplo de actividad. La profesora dice “/pa/” fuerte por detrás del alumno o con la boca tapada. El alumno coloca una clavija en el tablero cuando oye el sonido del habla. El procedimiento se repite cinco veces consecutivas sin errores. Ubicación en el currículo. La falla en este punto de la prueba coloca al alumno en la subhabilidad número 2 de Conciencia del Sonido.

C.- Responde a la presencia de varios sonidos ambientales. Solamente auditivo. Materiales. Cinco objetos sonoros fuertes de frecuencia baja, o sonidos ambientales. Algunos ejemplos son: un pito fuerte de baja frecuencia, una campana, un golpe sobre la mesa (en que el niño no esté apoyado), una corneta, un sonajero. Ejemplo de actividad. Con anticipación la profesora presenta al alumno cada uno de los objetos sonoros y le permite escucharlos de modo que se familiarice con el sonido. El alumno levanta la mano cuando oye el sonido. Cada objeto sonoro debe ser utilizado una sola vez. La profesora debe estar segura de que el objeto produce un sonido fuerte y no es de frecuencia alta. El audiograma del alumno deberá indicar que él es capaz de escuchar los objetos sonoros que se utilizan. Ubicación en el currículo. La falla en la respuesta correcta de este punto de la prueba coloca al alumno en la subhabilidad número 3 de Conciencia del Sonido.

D.- Indica cuando un sonido ambiental se detiene. Solamente auditivo. Materiales. Grabadora o tocadiscos. Disco o cinta grabada de sonidos ambientales continuos o música. Ejemplo de actividad. La profesora demostrará al alumno cómo debe levantar su mano y permanecer con ella en alto mientras escuche el sonido. Cuando el sonido lo deje de escuchar el niño bajará la mano. El sonido ambiental deberá ser presentado durante cinco a treinta segundos y deberá variar la longitud cada vez. Advertencia: Su utilización puede confundir al alumno. La música o los sonidos ambientales se deben presentar cinco veces. Ubicación en el currículo. El alumno que falle este tema de la prueba será nivelado en la subhabilidad número 4 de Conciencia del Sonido.

E.- Indica cuando una sílaba continua se detiene. Solamente auditivo. Materiales. Un payaso “Yo Oigo”. Ejemplo de actividad. El alumno levanta el payaso “Yo Oigo” durante todo el tiempo que escuche a la profesora producir la sílaba “/pa/” sostenida. Cuando

la profesora suspende la vocalización el niño baja el payaso. Este procedimiento se repite cinco veces. Ubicación en el currículo. El alumno que falle este en este punto de la prueba será remitido a la subhabilidad número 5 de Conciencia del Sonido.

F.- Indica cuando la profesora o uno de los padres enciende o apaga uno a ambos audífonos. Materiales. Ninguno. Ejemplo de actividad. La profesora “juega” con la amplificación del estudiante. No le permite ver si ella deja el audífono encendido o apagado. Ella vocaliza y anima al niño a vocalizar también. El alumno le dice a la profesora si el audífono está prendido o apagado. Este procedimiento se repite cinco veces. Ubicación en el currículo. La falla en este punto de la prueba coloca al alumno en la subhabilidad número 6 de Conciencia del Sonido. Deberá ser examinado en las secciones de Escucha Fonética y Comprensión Auditiva del currículo.

G.- Discrimina entre una variedad de sonidos ambientales dentro de un conjunto de cuatro opciones. Materiales. Cuatro sonidos ambientales que el alumno pueda observar y escuchar. Por ejemplo un tambor, una campana, un pito y un sonajero. Ejemplo de actividad. La profesora muestra al alumno los cuatro instrumentos que va a usar. Le demuestra como suena cada instrumento. Luego lo pone de espaldas a la fuente sonora. Después de producir el sonido, el alumno le señala que instrumento fue el que sonó. El alumno debe responder en forma satisfactoria o correcta cinco veces consecutivas. Ubicación en el currículo. El alumno que no responda correctamente será colocado en la subhabilidad número 8 de Conciencia del Sonido. Luego, deberá se examinan las habilidades correspondientes a Escucha Fonética y Comprensión Auditiva para determinar el lugar más adecuado en la jerarquía de cada ítem de la prueba D.A.S.L.

H.- Si el estudiante tiene amplificación binaural, localiza la dirección del sonido en diferentes planos. Materiales. Una caja de música, una venda para los ojos. Ejemplo de actividad. La profesora muestra al alumno la caja de música y le cuenta que le va a vendar los ojos para que él señale la ubicación de la caja de música. Ella pone a funcionar la caja de música y hace que el niño la señale mientras ella la mueve sobre su cabeza a la derecha y luego a la izquierda. Luego, le venda los ojos al niño. Si él no quiere dejarse tapar los ojos, puede cerrarlos. La profesora mueve la caja de música alrededor del niño. Coloca la caja cerca del niño a la derecha, luego prende la música. Él señala hacia donde está localizada la caja. Después la profesora la pone detrás del alumno y hace sonar la música. El niño señala la dirección por la cual escucha. Luego ella sostiene la caja sobre la cabeza del estudiante y hace sonar la música. El niño señala la ubicación de la caja. La profesora sostiene la caja cerca del oído izquierdo del niño. Él debe localizar la caja. Finalmente ella coloca la caja a una pulgada del pecho del alumno y enciende la música. Él debe localizarla. Ubicación en el currículo. El alumno que localice erradamente el sonido deberá ejercitarse a partir de la subhabilidad número 11 de Conciencia del Sonido. El alumno que no pueda localizar el sonido (dos respuestas correctas o menos) no deberá trabajar la sección del currículo que se refiere a localización del sonido. La profesora procederá a aplicar los numerales I y J de la Prueba de Nivelación. Estos alumnos realizarán la prueba en Escucha Fonética y Comprensión Auditiva.

I.- El estudiante identifica sonidos ambientales comunes. La profesora puede usar sonidos tomados de un juego de Lotería del Sonido. El niño escucha la grabación y luego le dice a la profesora cual sonido ambiental oyó. La profesora puede pasar diez sonidos ambientales. Deberá estar segura de que sean sonidos que el niño pueda identificar fácilmente. Si el alumno identifica todos los sonidos puede pasar este punto de la prueba. No

necesita trabajar ninguna de las subhabilidades de Conciencia del Sonido relacionadas con ruidos ambientales. Si el alumno falla en uno, dos o más sonidos, puede realizar la prueba con sonidos ambientales utilizando las láminas de la lotería. Si el alumno puede discriminar todos los sonidos en la lotería pero no puede identificarlos sin las láminas, la profesora puede tratar de enseñarle a identificar los sonidos ambientales sin claves visuales. Este alumno será remitido a la subhabilidad número 13. Si el alumno no puede discriminar todos los sonidos con las láminas de la Lotería, deberá ser colocado en discriminación de sonidos ambientales del currículo para practicar una serie lo suficientemente extensa como para exigirles pero no tanto como para frustrarlo. Cuando supere esta meta puede pasar a otra en la que aprende a discriminar sonidos ambientales en una serie un poco más extensa. La profesora puede continuar con estas metas hasta que considere que ya no son adecuadas para este alumno.

J.- Si el estudiante tiene amplificación binaural, detecta cuando un audífono está encendido y cuando los dos audífonos están encendidos en una situación estructurada. Materiales. Ninguno. Ejemplo de actividad. La profesora “juega” con los dos auxiliares auditivos simultáneamente. Deja uno encendido y apaga el otro. El alumno debe decir si uno de los audífonos está apagado y cuál es. Si puede hacer este ejercicio en forma correcta por cinco veces, la profesora puede intentar la misma actividad dejando ambos auxiliares encendidos, pero cambiando la sintonía de uno de ellos.El estudiante debe decir si alguno de los audífonos está mal sintonizado. Ubicación en el currículo. El alumno que no pueda identificar correctamente cinco veces consecutivas cuál audífono está encendido o apagado deberá ser colocado en la subhabilidad 14 de Conciencia del Sonido. Se tomará la prueba de Nivelación en Escucha Fonética y Comprensión Auditiva.

Prueba de Nivelación para Escucha Fonética

Si el alumno supera los temas A, B, C, D y E de la prueba de Conciencia del Sonido, la profesora le aplicará la prueba de Escucha Fonética. Si el niño falla en una de las cinco respuestas, no pasa este tema de la prueba. La profesora colocará al estudiante en la subhabilidad de Escucha Fonética que está recomendada para el primer tema de la prueba en el que falló. Luego, el alumno será examinado con la prueba de Nivelación en Comprensión Auditiva. Si falla en un tema de la prueba de Escucha Fonética pero responde correctamente el siguiente tema, necesitará trabajar en dos subhabilidades de Escucha Fonética en forma simultánea.

Materiales necesarios para la prueba de nivelación en Escucha Fonética:

La terapeuta debería laminar los dibujos, lo mismo que el payaso “Yo Oigo” para uso prolongado.

A.- Repite el número correcto de sílabas que escucha. Materiales: Ninguno. Ejemplo de actividad: La profesora demostrará al alumno como él puede repetir el mismo número de sílabas que ella dice. Ella dice “ba” y deja que el niño diga “ba”. Ella dice “ba, ba, ba” y el alumno repite “ba, ba, ba”. Ella dice “ba, ba” y él dice “ba, ba” Esta prueba no requiere que el niño repita la sílaba correctamente. Sólo que repita el número de silabas. La profesora nunca debe pedir al niño que repita más de cuatro sílabas. La profesora debe taparse la boca y ver si el estudiante puede repetir el número de silabas que ella dijo. Este procedimiento se repite cinco veces. Ubicación en el currículo. Si el alumno no puede repetir el número correcto de sílabas en cada uno de los cinco ejemplos, debe comenzar en la sección de Escucha Fonética del currículo en la subhabilidad número 1 de Escucha Fonética.

B.- Discrimina entre patrones de sonido que varían en duración que contengan cuatro elementos. Conjunto de tres opciones. Materiales. Láminas.

Ejemplo de actividad. Con la sílaba /ba/ la profesora produce el patrón de duración representado en cada pedazo de papel mientras el alumno observa y escucha. Luego ella coloca en frente del niño las tarjetas que representan tres diferentes patrones de sonido. Se sienta detrás del alumno y vocaliza el patrón dibujado en una de las hojas de papel. Él debe reconocer y luego escoger el patrón de sonido que lo represente o que represente lo que escuchó. Ubicación en el currículo. Si no responde correctamente el alumno debe pasar a la subhabilidad número 7 de Escucha Fonética.

C.- Discrimina entre sílabas repetidas rápidamente y a sílabas repetidas lentamente. Materiales. Láminas. Ejemplo de actividad. Mientras señala el dibujo adecuado la profesora pronuncia la sílaba /ba/ y la repite a un ritmo rápido y luego lento. La profesora se sienta detrás del niño y repite la misma sílaba a ritmo rápido o lento. El alumno debe señalar la lámina que corresponda. Ubicación en el currículo. La falla en la respuesta ubica al alumno en la subhabilidad número 9 de Escucha Fonética.

D.- Discrimina entre susurro, habla suave y habla fuerte. Materiales: Láminas. Ejemplo de actividad. La profesora hace la demostración de habla fuerte diciendo /ba/ en voz fuerte mientras señala el gorro grande. Luego dice /ba/ con voz suave y señala el gorro mediano. Después susurra /ba/ y señala el gorro pequeño. En seguida se coloca detrás del alumno y hace que él señale la lámina correcta cuando ella produce voz susurrada, suave y fuerte. La profesora presenta la sílaba en diferentes niveles de intensidad por cinco veces consecutivas. Ubicación en el currículo. El alumno que falle es ubicado en la subhabilidad número 11 de la sección de Escucha Fonética.

E.- Discrimina entre un sonido continuo que varía de tono agudo a tono grave y de tono grave a tono agudo.

Materiales: Dibujos (uno representa sonidos que cambian de agudo a grave y otro representa sonidos que varían de grave a agudo). Ejemplo de actividad. La profesora muestra al alumno que el primer dibujo representa una vocalización que comienza con una nota de frecuencia grave y continúa subiendo de frecuencia cada vez aguda, a medida que la vocalización se prolonga. La segunda lámina representa la vocalización continua de un sonido que va de frecuencia aguda a frecuencia grave. El alumno escucha a la profesora que produce la sílaba /ba/ aguda o grave sin clave visual y señala la lámina correspondiente. Esta actividad debe lograrla correctamente a los cinco estímulos consecutivos. Ubicación en el currículo. La falla en la respuesta correcta a este tema de la prueba coloca al alumno en la subhabilidad número 16 de Escucha Fonética.

F.- El alumno repite sonidos vocálicos. Materiales: Sonidos Humanos. Ejemplo de actividad: La profesora pide al alumno que repita cada sonido tal como ella lo dice. Se tapa la boca y produce estos sonidos en forma aislada. La profesora se cubre la boca y dice la vocal “a” como en papá, el niño repite lo que oye. Ella dice /i/ como en sí. El alumno repite lo que oye. Ella dice /u/ como en bus. El alumno repite lo que oye. Ella dice /e/ como en mes. El alumno repite lo que oye. Ella dice /o/ como en sol. El alumno repite lo que oye. Ella dice /a/ como en pan. El alumno repite lo que oye. Ubicación en el currículo. Si el alumno puede producir todas las vocales correctamente puede empezar el curriculum en la subhabilidad número 24 de Escucha Fonética (Discriminación de secuencias vocálicas). Si no puede imitar todas las vocales correctamente, deberá iniciar el curriculum en el número 21 de Escucha Fonética.

Prueba de Nivelación para Comprensión Auditiva

Si el alumno aprobó los puntos A, B, C, D y E de la prueba en Conciencia del Sonido, la profesora le aplicará la prueba de Comprensión Auditiva. Cada punto de la prueba requiere cinco respuestas correctas consecutivas. Si el niño falla, no aprueba esta habilidad. Cuando el alumno falla en dos temas consecutivos de la prueba se suspende la sección de Comprensión Auditiva de la prueba de Nivelación. La profesora colocará al alumno en la subhabilidad de Comprensión Auditiva que está recomendada para el primer tema en el que falló. Si falla en uno de los temas de Comprensión Auditiva pero responde correctamente el siguiente punto de la prueba, deberá seguir trabajando en dos subhabilidades de Comprensión Auditiva simultáneamente. El estudiante también iniciará el programa D.A.S.L. II en las subhabilidades adecuadas de Escucha Fonética y Comprensión Auditiva. El niño puede o no estar trabajando en subhabilidades de Conciencia del Sonido, eso depende de si hay o no una destreza que satisfaga sus necesidades de desarrollo auditivo en el momento de aplicación de la prueba.

A.- Discrimina entre una palabra bisílaba grave como “cama” y una palabra monosílaba como “sol”. Materiales. Dibujos de “cama” y “sol”. Ejemplo de actividad. La profesora muestra al niño la lámina del sol y dice “sol”. Muestra el dibujo de la palabra cama y dice “cama”. Luego se coloca detrás del niño y dice cualquiera de las palabras “sol” o “cama”. El alumno señala la lámina correcta. Ubicación en el currículo. El niño que falle en este punto de la prueba será colocado en la subhabilidad número 1 de Comprensión Auditiva.

B.- Discrimina habla de ruido ambiental usando grabadora y láminas. (Ejemplo: Discriminar voz grabada versus ruido grabado de una aspiradora).

Materiales. La profesora puede usar una de las grabaciones de sonidos ambientales que utilizó en la sección de Conciencia del Sonido de la Prueba de Nivelación y luego debe grabar una frase de longitud igual a la del ruido ambiental. Deberá usar la lámina de sonido ambiental y dependiendo del género de la profesora usar la figura de hombre o mujer. Ejemplo de actividad. La profesora pone la grabación del ruido ambiental y muestra al niño la figura de identificación de ese sonido. Luego pone la cinta magnética de la frase que él o ella grabó y le muestra al alumno la figura del hombre o la mujer. Luego la profesora hace sonar una de las grabaciones y el niño debe identificarla señalando la figura correcta. Este procedimiento se repetirá cinco veces. Ubicación en el currículo. El alumno que falle en este tema de la prueba será colocado en la subhabilidad número 10 de Comprensión Auditiva.

C.- Discrimina entre su nombre y otros dos nombres con la misma acentuación. (Ejemplo: “Pedro” versus “Carlos”, versus “Marta”). Materiales. Dos tarjetas con los nombres o fotografías de personas que rodean al niño cuyos nombres tengan la misma acentuación del nombre del alumno: Si el nombre del niño es Juan, la prueba puede ser: Juan versus Luis versus Paz. Ejemplo de actividad. La profesora presenta al niño los tres nombres o las tres fotografías. El nombre del alumno y los otros dos nombres con el mismo patrón de acentuación. Ella lee los nombres. Luego se coloca detrás del alumno y dice uno de los nombres. El niño señala el nombre correcto. Este procedimiento se repite cinco veces. Ubicación en el currículo. El estudiante que falle en este punto de la prueba será colocado en la subhabilidad número 13 de Comprensión Auditiva.

D.- Discrimina entre tres expresiones que varían en longitud: Ejemplo “Te quiero mucho”, “Come”, “Feliz cumpleaños María”. Materiales. Tres dibujos al final de este manual: El corazón rojo, la galleta y la torta de cumpleaños. Ejemplo de actividad. La profesora toma el corazón y dice al alumno: “Te quiero mucho”. Después levanta la galleta y dice “Come”. Por último levanta la torta y dice “Feliz cumpleaños María”. Cuando está segura de que el niño

entendió cual lámina representa a cada frase, se coloca detrás de él y dice una de las frases. El alumno deberá señalar la lámina correcta. Este procedimiento, utilizando una de las tres frases se repetirá cinco veces. Ubicación en el currículo. El alumno que falle este punto de la prueba será colocado en la subhabilidad número 15 de Comprensión Auditiva.

E.- Discrimina entre una voz masculina y una voz femenina que producen la misma frase. (Ejemplo: Discrimina entre la voz de la mamá que dice:

“es hora de bañarse” versus la voz del papá que dice “Es hora de bañarse”). Materiales. Cinta grabada de una voz de mujer que diga una frase y de un hombre que dice la misma frase. La profesora puede escribir la frase grabada. Se pueden utilizar las láminas de hombre y mujer. Ejemplo de actividad. La profesora lee primero la frase al niño y explica “Juanito vas u oír a alguien que dice:”Come tu almuerzo”. Podría ser una mujer. Luego la profesora pone la grabación de la voz femenina que dice “Come tu almuerzo”. Sonará así: “Come tu almuerzo” (Voz femenina). Puede ser un hombre. Sonará así: “Come tu almuerzo” (Voz masculina). Luego la profesora pone la grabación del hombre que dice “Come tu almuerzo”. “escucha y señala la lámina de la persona que oigas”. Entonces la profesora pone la grabación o bien de la mujer que dice “Come tu almuerzo” o del hombre que dice “come tu almuerzo”. El alumno señalará el dibujo adecuado. La profesora repetirá cinco veces este procedimiento. Ubicación en el currículo. El alumno que falle en este punto de la prueba será colocado en la subhabilidad número 17 de Comprensión Auditiva.

F.- Sigue instrucciones que contengan un elemento dentro de un conjunto cerrado de cuatro opciones. El que habla utiliza una velocidad normal y una inflexión natural. Materiales. La profesora tomará cuatro dibujos de objetos. Cada pregunta de la prueba utilizará cuatro dibujos. Ejemplo de actividad. La profesora muestra al niño los cuatro dibujos de los objetos. Ella y el alumno nombran cada objeto. Sin usar claves visuales, le pide

al niño que le entregue una de las láminas. Este procedimiento se repetirá cuatro veces más con diferentes láminas. Ubicación en el currículo. El alumno que no puede pasar este punto de la prueba será colocado en la subhabilidad número 21 de Comprensión Auditiva.

G.- En un conjunto cerrado de cuatro opciones sigue instrucciones que contengan dos elementos destacados en un mensaje. Materiales. Por lo menos cuatro objetos. Ejemplo de actividad. La profesora y el alumno repasan los nombres de los cuatro dibujos de objetos a medida que ella los coloca sobre la mesa. Luego se tapa la boca y pide al alumno que le dé dos de los cuatro objetos. Este procedimiento se repite cinco veces. Ubicación en el currículo. El alumno que falle en este punto de la prueba será colocado en la subhabilidad número 24 de Comprensión Auditiva.

H.- Sigue instrucciones que contengan cuatro elementos destacados dentro de un conjunto cerrado de seis opciones. El que habla utiliza una velocidad normal con inflexión natural. Materiales. Los dibujos de pelota, manzana, torta, árbol de navidad, casa y cepillo (de dientes). Ejemplo de actividad. La profesora repasará los nombres de los seis dibujos. Luego se tapa la boca y pide cuatro de los seis objetos. Este procedimiento se repetirá cinco veces con los mismos seis dibujos variando el orden en cada pedido. Ubicación en el currículo. El alumno que falle en este punto de la prueba será colocado en la subhabilidad número 26 de Comprensión Auditiva.

I.- Coloca en orden de secuencia tres elementos destacados en un mensaje, dentro de un conjunto cerrado de cuatro opciones. Materiales. Cuatro dibujos que se encuentran al final del manual. Ejemplo de actividad. La profesora explica al alumno que debe darle una lámina en primer lugar, una en segundo lugar y una en tercer lugar. Ella pone las cuatro láminas sobre la mesa y demuestra en que consistirá la tarea del alumno. La profesora dice, “Primero me vas a dar la pelota, en segundo lugar la

manzana, y en tercer lugar la casa”. Luego le demuestra como entregar los objetos en el orden correcto. Después se cubre la boca y da al niño instrucciones que implican colocar en orden de secuencia tres elementos destacados en un mensaje. Este procedimiento se realiza cinco veces con los mismos cuatro dibujos, pero variando el orden de los objetos pedidos. Ubicación en el currículo. El alumno que falle en este tema de la prueba será colocado en la subhabilidad número 30 de Comprensión Auditiva.

J.- Adquiere nueva información por medio de historietas relatadas auditivamente, sobre un tema tratado con anterioridad. Materiales. Historieta y cuatro láminas relacionadas. Ejemplo de actividad. La profesora da al alumno cuatro láminas de una historieta que ella leerá. Ella lee la historieta mientras el niño mira las láminas, no a la profesora. Luego el alumno repite la historia. Ubicación en el currículo. Si el niño no puede hacerlo, empezará el curriculum en la subhabilidad número 33 de Comprensión Auditiva.

K.- A partir de un conjunto amplio y cerrado sigue indicaciones múltiples que contengan cuatro o más elementos destacados. Materiales. Una copia del dibujo de un niño y una niña que están caminando por el bosque. Un juego de lápices de colores. Ejemplo de actividad. El alumno y la profesora analizan el dibujo. Ella le explica que él va a encerrar algunos objetos en un círculo, marcar algunos, o subrayar otros. El niño deberá usar el lápiz del color que la profesora le pida. El alumno debe mirar a la lámina mientras la profesora dice, “Con el lápiz rojo encierra en un círculo al niño”. “Con el lápiz azul subraya el búho y la niña”. Las presentaciones de la prueba deberán ser variadas en objetos, colores e instrucciones. Ubicación en el currículo. El alumno que falle en esta prueba será colocado en la subhabilidad número 37 de Comprensión Auditiva.

El alumno que logra aprobar el punto K de Comprensión Auditiva está listo para presentar la prueba de Estímulos Competitivos.

L.- Sigue instrucciones de un sólo elemento en un conjunto abierto. (Sin tema ni tarea analizada o ilustrada con anterioridad). El interlocutor usará una velocidad normal de habla e inflexión natural. Materiales. Un lápiz y cinco hojas de papel.

Ejemplo de actividad. La profesora entrega al alumno una hoja de papel y un lápiz. Ella se para detrás del niño y le da las instrucciones “dibuja una pelota”. Él le muestra el dibujo y la profesora le da otra hoja de papel. Luego le dice, “Dibuja una mujer”, etc. Ubicación e Materiales. El alumno que no pasa este punto de la prueba será colocado en la subhabilidad número 38 de Comprensión Auditiva. M.- Sigue instrucciones de tres elementos en orden de secuencia, dentro de un conjunto abierto (Sin tema ni tarea analizada o ilustrada con anterioridad). El interlocutor usará una velocidad normal de habla e inflexión natural. (Ejemplo: La profesora dice al alumno: “Primero guiña un ojo, luego sonríe y por último frunce el ceño”). Materiales. Ninguno. Ejemplo de actividad. La profesora le dice al alumno que debe escuchar las instrucciones. Le explica que ella va a pedir que haga tres cosas diferentes cada vez. Él debe escuchar y seguir las tres instrucciones en el orden en que se las dé. No debe haber dos órdenes similares, de manera que ninguna de las instrucciones pueda dar “pistas” sobre la siguiente. Por ejemplo:

1. Primero guiñas un ojo, luego sonríes y por último frunces el ceño.

2. Primero buscas el bloque azul, luego señalas el techo y después parpadeas.

3. Primero das una vuelta, luego te sientas en tu pupitre y después toma tu lápiz.

4. Primero das un grito, luego miras por la ventana, después enciendes la luz.

Ubicación en el currículo. El alumno que falle en este tema de la prueba deberá ser colocado en la subhabilidad número 43 de Comprensión Auditiva.

El alumno que pase este punto de la prueba deberá trabajar las subhabilidades 43, 44 y 45 de Comprensión auditiva como si fueran temas de la prueba. El alumno que supere todas esas habilidades puede trabajar en esta parte del curriculum con subhabilidades que impliquen estímulos competitivos.

El alumno que pase las subhabilidades 43, 44 y 45 de Comprensión Auditiva con estímulos competitivos fuertes (instrucciones a setenta decibeles y órdenes competitivas a setenta decibeles todas en la misma grabación) no necesita que se le aplique este curriculum.