Sei sulla pagina 1di 2

INVOCACIÓN AL ESPÍRITU SANTO

que boca Y rei nado todos los la tierra.
que
boca Y
rei nado
todos
los
la
tierra.

"Dios nuestro,

Padre de la luz, Tú has enviado al mundo tu

Palabra,

a b i d u r í a sale de tu

que ha

s o b r e

pueblos De

S

(Eclo. 24, 6-8). Tú has querido que ella haga su morada en Israel Y, que a través de Moisés, los Profetas Y los Salmos, (Lc.

24,44)

ella manifieste tu voluntad y hable

a tu pueblo de Jesús, el Mesías es-

perado. Finalmente, has querido que tu pro- pio Hijo, Palabra eterna que de ti procede (Jn 1,1-14) Se hiciese carne Y plantase su tien- da en medio de nosotros. Él, nació de la Virgen María Y fue concebido por el Espíritu Santo (Lc. 1,35)

Envía ahora tu Espíritu sobre mí: Que

Él me dé un corazón capaz de es-

cuchar

(1 Reyes 3,9), me permita encontrarte en tus San- tas Escrituras y engendre tu Verbo en mí. Que el Espíritu Santo levante el velo de mis ojos (2 Cor 3, 12-16).

que Él me conduzca a la Verdad Completa (Jn. 16,13)

y me dé inteligencia y perseveran-

cia. Te lo pido por Jesucristo, nuestro

Señor,

Que sea bendito por los siglos de los siglos. Amén".

PARÁBOLAS

Parábola de los Talentos (Mateo 25, 14-30) Parábola del Juez Injusto (Lucas 18, 1-8) Parábola del Buen Samaritano (Lucas 10, 30-37) Parábola de la Oveja Perdida (Lucas 15, 3-7)

10, 30-37) Parábola de la Oveja Perdida (Lucas 15, 3-7) CANTO Más Cálido que el sol

CANTO

Más Cálido que el sol de la mañana Más dulce que la miel de los panales Más fresco que el olor a hierba nueva Más tierno que la luna y más hermoso

¡Que bien, todos unidos a tu mesa! ¡Que suave compartir con los hermanos! Es como ungüento fino que resbala Incienso que se eleva a tu presencia.

Las ramas de este árbol siempre joven Los miembros de Jesús resucitado Un signo de tu Amor hacia los Hombres Un sacramento vivo que es tu cuerpo

siempre joven Los miembros de Jesús resucitado Un signo de tu Amor hacia los Hombres Un
MOVIMIENTO JUVENIL CRISTIANO Lectio Divina Padre bueno, te damos gracias porque has querido revelarte a

MOVIMIENTO JUVENIL CRISTIANO

Lectio Divina

MOVIMIENTO JUVENIL CRISTIANO Lectio Divina Padre bueno, te damos gracias porque has querido revelarte a nosotros

Padre bueno, te damos gracias porque has querido revelarte a nosotros dándonos a conocer quién eres y descubriéndonos tú voluntad sobre la humanidad entera. Gracias, porque en la Biblia podemos conocer tu Palabra de generación en genera- ción. Envíanos tu Espíritu Santo para que al escuchar y estudiar tu Palabra descubramos más y más a Jesucristo, Palabra de vida eterna, de modo que crezca nuestra fe en Ti y en El; al creer aumente nuestra esperanza en Ti y al confiar más en Ti te ame- mos y amemos más a nuestros hermanos poniendo así en práctica todo lo que Tú nos des a conocer. Te lo pedimos por Jesucristo, tu Palabra hecha carne, que con- tigo y, con nosotros vive para siempre. Amén.

LECTIO DIVINA La expresión Lectio Divina quiere decir “lectura de Dios”, e indica la práctica de la “lectura orante” de la Biblia. Tiene 5 escalones

LECTURA MEDITACIÓN ORACIÓN CONTEMPLACIÓN - AC- CIÓN

La lectura es el estudio asiduo de las Escrituras, hecho con espíritu atento. La meditación es una actividad diligente de la mente que, con ayuda de la propia razón, busca el conocimiento de la verdad oculta. La oración es el impulso ferviente del corazón hacia Dios, pidiendo que aleje los males y conceda cosas buenas. La contem- plación es una elevación de la mente sobre sí misma que, pendien- te de Dios, saborea las alegrías de la dulzura eterna y la acción es actuar para hacer vida la palabra en nosotros.

acción es actuar para hacer vida la palabra en nosotros. PASOS PARA LA LECTIO DIVINA 

PASOS PARA LA LECTIO DIVINA

Lectura/ La Palabra escuchada

¿Qué dice el texto? 1- Hacemos una lectura reposada, sin prisas. Nos paramos en cada rincón, observamos los detalles, la

leemos varias veces, nos familiarizamos con ella. 2- Algunas preguntas elementales del textos deberían ser: ¿qué dice el texto?, ¿quiénes son los protagonistas?, ¿a quién habla?, ¿qué cosas me parecen fundamentales?

No en-

Dato para leer: Hago un signo de interrogación ( ?) cuando

tiendo algo. Subrayo (_) cuando considero algo como el mensaje

central del texto

Meditación

/

La

Palabra

comprendida

¿Qué nos dice el texto?

1-

Recojo las palabras que más me han llamado la atención: ¿qué signi- fican para mí? ¿Por qué me impor- tan?

¿qué signi- fican para mí? ¿Por qué me impor- tan? 2- Interiorizo estas palabras, haciendo que

2- Interiorizo estas palabras, haciendo que de la mente pasen al corazón y tomen morada en él; ¿qué siento yo?, ¿cómo me siento yo?

3- Veo mi vida y la vida, mi historia y la historia a la luz de esa Pala- bra ¿qué me sugiere?, ¿qué me pide? Qué me exige?

Al-

Dato para meditar: Hago un signo de exclamación (¡) Cuando go cuestiona mi vida, mi familia, etc.

Oración / Mi palabra responde a la Palabra

 Oración / Mi palabra responde a la Palabra ¿Qué le digo al Señor sobre…? En

¿Qué le digo al Señor sobre…?

En este paso de la oración cada uno, a partir del texto leído, meditado y contemplado le pide, o le agradece al Señor por lo que crea más conveniente. Es actualizar esa Palabra en

nuestra vida actual. Con sencillez desde tu forma de ser y expresar deja que la Palabra brote,

que la respuesta se de. “Señor, ante la tu palabra yo

Dato para orar: hago un asterisco (*) Cuando

algo me ayudan a orar

Contemplación

/

La

Palabra

Encarnada

 Contemplación / La Palabra Encarnada ¿Qué me hace decirle al Señor? La contemplación es en

¿Qué me hace decirle al Señor? La contemplación es en sí misma la oración más profunda y personal. Allí ya no entra solo el saber y el conocer cosas de la Biblia, sino que es el encuentro personal y directo con el Señor. Ahí ya no cuenta la información que se posea, sino cómo se utiliza todo eso que se sabe de Dios, ya no para hablar del Señor sino con Él. Escojo una frase de la lectura que buscaré recordar y repetirla para recordarme de la presencia de Dios en mi vida.

Actio / Actuo / La Palabra en Acción

¿Qué va a cambiar…? Siempre es bueno recordar que la Palabra del Señor no es solo para ser conocida, sino que ella debe ser hecha vida (Mt 7,21), y debe ser el fundamento de nuestras actitudes y de nuestros gestos (Mt 7,24-27), porque son bienaventurados: “…lo que escuchan la Palabra y la ponen en práctica…” (Lc 11,28). Esto es el fundamento del quinto paso de la Lectio Divina, el actuar, el vivir, el hacer vida aquello que fue reflexionado y rezado. Si de verdad hubo encuentro de corazón a corazón con el Señor, no se puede seguir siendo el mismo, algo debe cambiar, de alguna manera se debe vislumbrar aquello que fue conocido.

Dato para Actuar: al margen del texto escribo una palabra cuando indique el camino a seguir

Me