Sei sulla pagina 1di 7

Los
 Vasos
de
la
Casa
Grande 


2Ti 2:20 Pero en una casa grande, no solamente hay utensilios de oro y de plata, sino también de madera y de barro; y unos son para usos honrosos, y otros para usos viles. 2Ti 2:21 Así que, si alguno se limpia de estas cosas, será instrumento para honra, santificado, útil al Señor, y dispuesto para toda buena obra.

Introducción:

a) Dios todo lo que ha creado es perfecto y bueno; la naturaleza, los animales y su obra maestra, la humanidad son de calidad única. Nosotros como personas fuimos hechas también útiles en todo el sentido de la palabra.

b) Todo lo que es por lo general bueno es algo también útil, es un utensilio para alguna necesidad. Es decir que como creación somos buenos y esto significa que somos también útiles. Algo que esta bueno se guarda porque puede servir.

c) Teniendo claro esto, Dios nos creo para su sirviéramos, somos instrumentos útiles para su servicio. Como los vasos en la casa grande, así es el mundo donde

vivimos como utensilios

que Dios desea usar para su obra.

d) Ahora según la biblia existen varios tipos de vasos pero que siempre serán útiles

en sus manos. Tanto los de oro, los de plata como los de madera y barro. Pero todo radica en que tipo de vasos seamos delante de Dios, y esto lo determina la manera en que nosotros mantengamos nuestro vaso que es nuestra vida.

e) De esto surgirían varias preguntas ¿Que calidad de vaso somos? ¿para que nos podrá usar Dios como sus vasos? ¿ podre cambiar como vaso y ser usado de otra manera?. Todas estas preguntas más que sacar nuestras propias conclusiones o escoger la calidad de uso, mejor revisemos la escritura y algunos pasajes relacionados a “Los vasos de la Casa Grande”.

Vasos de Tesoro

2Co 4:7 Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros,

Debemos absorber mentalmente y creer en nuestro corazón que los vasos a que se refiere el apóstol es nuestra vida, nosotros somos los vasos de la casa grande que Dios utilizara.

Imagínenos ahora un vaso que es utilizado para contener dentro del un tesoro, se sentiría una gran felicidad y satisfacción saber que nosotros pudiéramos ser este tipo de vaso.

Según la calidad del vaso así será su contenido, si nosotros somos los vasos debemos anhelar que Dios nos use dentro de todos los vasos de la casa grande como vasos que llevemos dentro de nosotros algún tipo de tesoro

El tesoro puede ser una riqueza algo de gran valoro sin precio alguno.

Tesoro de la Predicación

2Co 4:5 Porque no nos predicamos a nosotros mismos, sino a Jesucristo como Señor, y a nosotros como vuestros siervos por amor de Jesús.

El tesoro que lleva este vaso dentro de sí es “ la predicación de Jesucristo como el Señor” . ( según el contexto) Creo que este tipo de vaso que está dentro de la casa grande su función es de las más importantes necesarias para Dios.

Son aquellas personas que tiempo atrás vivieron en el mundo como cualquier otra, llenas de cosas no buenas ( delitos y pecados), pero luego reconocen al Señor Jesús como su Salvador. Pero siguen su crecimiento como vasos, amando la palabra amando las almas para luego ser llenos de la palabra de Dios.

Son aquellos que anuncian las buenas nuevas de Salvación, el perdón de pecados, y la sangre de Cristo como regalo para la vida eterna. Las cosas que Dios les llama riquezas o tesoros son aquellos hombres y mujeres que llevan el mensaje por medio de la predicación.

Tesoro de Pedro

Act 3:6 Mas Pedro dijo: No tengo plata ni oro, pero lo que tengo te doy; en el nombre de Jesucristo de Nazaret, levántate y anda. Act 3:7 Y tomándole por la mano derecha le levantó; y al momento se le afirmaron los pies y tobillos; Act 3:8 y saltando, se puso en pie y anduvo; y entró con ellos en el templo, andando, y saltando, y alabando a Dios.

Pedro no le ofreció oro ni plata de naturaleza terrena, que era, la que el paralitico estaba acostumbrado y había sido enseñado a buscar. El apóstol le dio el tesoro de la predicación que estaba en él como el vaso útil en las manos de Dios.

Pedro no tenia oro ni plata pero si tenía dentro de el, el tesoro mas grande, la predicación de un Cristo Resucitado que hacia caminar a los paralíticos, y es que este era el tesoro que aquel hombre verdaderamente necesitaba.

Ya nunca más este paralitico fue llevado a la puerta del templo a pedir riqueza terrena, ahora él, todos los días llegaba por sus propios pies a alabar y glorificar a Dios por el tesoro más grande que nunca había recibido “ La Predicación de la palabra” que fue la que le sano.

Nosotros los cristianos fuimos llamados a llevar el evangelio de buenas nuevas somos los vasos que contienen este tesoro donde se glorifica el nombre de Dios.

No tenemos oro ni plata, que muchas veces eso busca la gente, pero si tenemos el tesoro más grande que ellos necesitan . Nunca nos dejemos llevar por las necesidades terrenales que las personas tengan y que están nos frustren por no poder cubrirlas, nunca se las podremos cumplir, pero démosle lo que si tenemos dentro de nosotros teniendo la convicción que cubrirá aun más de lo que ellos puedan imaginar , el tesoro llamado Jesucristo el Salvador.

Vasos de Honra

Rom 9:21 ¿O no tiene potestad el alfarero sobre el barro, para hacer de la misma masa un vaso para honra y otro para deshonra?

Este pasaje tiene mucha similitud con el de 2da Timoteo dejando claro que hay varios tipos de vasos y uno de ellos es el utilizado para funciones honrosas. Recordemos que como vasos estos contienen dentro de ellos algo que manifestar mostrar o dar a las personas.

Todos debemos saber que no importando nuestra religión credo o devoción siempre seremos vasos que llevamos dentro de nosotros algo y que también lo compartimos con las demás personas. Si profesamos una fe o creencia más aun por el bien de ella deberíamos honrarla con nuestra manera de vivir.

Si digo que soy cristiano, si digo que soy católico si digo que soy testigo de Jehová, estoy diciendo que como persona dentro de mí estoy lleno de algo que servirá o ayudara a otros.

No importa tanto en que creamos importa de lo que realmente estemos llenos porque eso es lo que somos, no importa que sepamos la biblia o seamos devotos de algo o alguien, importa que es lo que tenemos adentro que lo compartimos con los demás.

La palabra honra significa: especial, preciada, valor, dignidad. Teniendo estos conceptos describamos entonces las personas que Dios utiliza como vasos de honra. Son aquellas personas que viven dignamente personas respetables, especiales en su forma de actuar hacia los demás y de gran valor por la calidad de humanidad que poseen.

Es difícil encontrar personas con estas cualidades , y es por eso que hay pocos vasos que Dios usa de esta manera. Cristianos, católicos, mormones y no creyentes todos muchas veces vivimos de manera desagradable delante de Dios, de manera indigna delante de nuestra pareja, de manera no deseable para nuestros vecinos, de manera incorrecta sin principios delante de nuestros hijos.

Creo que no podríamos ser vasos utilizados dentro de la casa grande como vasos de honra. Se necesitan hoy en día y con gran urgencia, personas que pueden ser

llenas que lleven dentro una vida diferente. La sociedad esta adoleciendo por personas que sean integras, correctas, honradas, con principios.

Un vaso de honra, una persona con honra, solo se logra si Dios primero limpia el vaso y luego lo llena de su naturaleza.

Vasos de Deshonra

Rom 9:21 ¿O no tiene potestad el alfarero sobre el barro, para hacer de la misma masa un vaso para honra y otro para deshonra?

El apóstol conocía la diversidad de vasos de barro que se utilizaban en aquel tiempo como parte de la vida diaria . Algunos vasos estaban colocados solo como adornos por su hermosura dentro de la casa, otros eran para ser utilizados en las actividades de limpieza de pies y manos o para acarrear agua de los pozos a las casas. Pero había uno que era utilizado solo para que las personas hicieran sus necesidades fisiologías dentro de ellos. Estos estaban escondidos en las casas y luego eran enterrados fuera de la ciudad.

Estos vasos eran los de uso “Deshonroso” . Pablo la comparación que hace con las personas es de un modo sucio vergonzoso y humillante, pero ese era el uso específico de aquellos vasos por su contenido.

Nosotros estamos acostumbrados a que se nos digan las cosas a veces de una manera agradable o no ofensiva, pero es por eso que no valoramos y tomamos seriedad como cristianos de vivir de una manera digna de ser hijo de Dios.

La deshonra es todo lo contrario a la honra, es decir todo lo malo, todo lo negativo , todo lo desagradable etc., lo contiene esta persona. Que doloroso que por la manera en que vivimos seamos vasos que reflejemos todo aquello que no agrada a Dios, pareja, hijos y amistades.

Vasos Viles

2Ti 2:20 Pero en una casa grande, no solamente hay utensilios de oro y de plata, sino también de madera y de barro; y unos son para usos honrosos, y otros para usos viles.

Esta expresión esta aun más fuerte que la anterior, pero deberíamos preocuparnos por empezar a cambiar para poder ser vasos de uso positivo antes que sentirnos ofendidos.

Nosotros con nuestros actos decidimos que tipo de vaso somos y que utilidad le somos a Dios.

Por ejemplo el Diablo ya sabemos que tipo de vaso es y para que sirve, el decidió ser lo que es por lo que hace e hizo. Jesucristo sabemos que tipo de vaso fue y que llevaba dentro de su vida como contenido.

De igual manera no necesitamos nosotros saber que tipo de vaso somos si sabemos lo que hacemos, nuestro contenido dice lo que somos, lo que hacemos y muestran que tenemos dentro.

Estos vasos son utilizados para cosas viles, esta palabra significa: vulgares, ordinarios, despreciables. Ahora no podríamos dudar que el apóstol Pablo si estaba hablando de aquellos vasos que se utilizaban para defecar en ellos.

Con todo respeto pero existen muchas personas muchas vidas que hoy en día llevan dentro de ellos este tipo de cosas. Mujeres, hombres viviendo en todo tipo de desordenes, pornografía, infidelidades, fornicaciones, adulterios, Hogares donde se consume drogas no respetando a los hijos, familias hablando todo tipo de palabras vulgares y ofensivas hacia Dios sin importarles en lo mas mínimo, gente recurriendo a centros de brujería hechicería etc.

¿Acaso no serán estos los vasos viles de la casa grande? Es tan desagradable decirlo pero muchos hogares de cristianos y de gente que dice amar a Dios, que asiste todos los domingos a su iglesia viven de esta manera.

Note que no importa que tipo de vaso seamos de todos modos seremos útiles en la manos de Dios.

Reflexión:

Un padre decide un día darle una lección a su hijo de que cosas debe y no hacer, que cosas son agradables y desagradables a Dios, que cosas son sucias de hacer y que no que es honroso y que no. Llevando a su hijo a la ciudad rumbo a la casa de dos amigos le dijo : al primero que visitemos podrás ver en él y su familia todas aquellas buenas cosas que debes hacer, aprende lo mas que puedas de ellos, luego; cuando lleguemos a la segunda casa , por favor ten mucho cuidado solo salúdalos porque en él y en su familia veras todas las cosas que nunca quiero que hagas. No debes aprender nada de ellos. Estas dos familias sirvieron sin saber, como los mejores maestros de aquel hijo.

Dios de la misma manera nos utiliza como vasos para enseñar a los demás , pero nosotros decidimos para que somos utilizados, si como vasos de honra, o de deshonra, si como personas dignas de imitar o personas que nadie desea ser como ellas.

Vasos de Misericordia

Rom 9:23 y para hacer notorias las riquezas de su gloria, las mostró para con los vasos de misericordia que él preparó de antemano para gloria,

Estos vasos su función es mostrar o hacer notar por medio de sus vidas la riqueza de su gloria llamada misericordia.

Este vaso es muy similar aquel que contiene dentro tesoros, estas personas cualquiera que se relacione con ellas podrán ver que dentro de su interior salen palabras de amor, paciencia, perdón, etc.

las personas de hoy en día necesitan vasos llenos de estas cualidades, que puedan recibir un buen abrazo, una palabra de aliento y esperanza; como también hoy en día casi nadie está lleno de esto como vaso, su contenido es no perdonar, odiar, guardar rencor, deseo de vengarse, negativa a ayudar etc.

Como vasos debemos anhelar ser llenos, que de nuestro interior pueda salir misericordia, que es una de las riquezas de Dios. fuimos enriquecidos con toda bendición y una de ellas es la misericordia.

Como vasos fuimos un día limpiados para después ser llenos de su misericordia pero esta riqueza de su gloria debe ser vertida en alguien más, de tal manera que todos puedan tener de su contenido en sus corazones.

Pro 25:25 Como el agua fría al alma sedienta, Así son las buenas nuevas de lejanas tierras.

Como vasos que portamos en nuestro contenido la riqueza de Dios, debemos dar a beber a todos aquellos sedientos de estas buenas nuevas llamada misericordia.

Debemos dejar que todas las almas sedientas de perdón, de amor, de libertad, vengan a la fuente de nuestra vida que esta como una vaso que rebosa de su contenido, de una de las más grandes riquezas que cualquier hombre pudo haber deseado “ Misericordia”.

Limpiando el Vaso

2Ti 2:20 Pero en una casa grande, no solamente hay utensilios de oro y de plata, sino también de madera y de barro; y unos son para usos honrosos, y otros para usos viles. 2Ti 2:21 Así que, si alguno se limpia de estas cosas, será instrumento para honra, santificado, útil al Señor, y dispuesto para toda buena obra.

De igual manera que el agua para un alma sedienta que menciona proverbios es este pasaje para nuestra vida. Podemos dejar de ser vasos de uso deshonroso de uso vil, y ser utilizados para bendición de otros.

Somos vasos de la casa grande que posiblemente el uso que habíamos tenido no es el más decoroso o halagador que exista. Pero si deseamos ser limpios de ese contenido y ser llenos de la naturaleza divina de Cristo lo podemos hacer.

Podemos volver a ser útiles pero como un buen ejemplo, podemos ser utilizados para buenas obras. Todo vaso que quiera ser cambiado , que quiera ser utilizado de manera decorosa, que quiera ser santificado, y este dispuesto para toda buena obra, Dios lo puede y quiere hacer.

Dios necesita, más mostrar su misericordia por medio de sus vasos que su ira, el Señor está más interesado en utilizar sus vasos para llevar la predicación de Jesucristo el Salvador que mostrar las cosas desagradables de nuestros pecados.

Si tu pudieras escoger en este momento que vaso quisieras ser, no dudarías en ser aquel de oro para uso decoroso, no pensarías no dos veces en ser aquel de plata para uso digno.

Dios tampoco dudaría en hacerte ese vaso, y no se limitaría a llenarte de su tesoros y riquezas , le gustaría que reflejaras la grandeza de su gloria y que vierta de tu vida el conocimiento de su gloria.

Seas lo que seas como vaso, acuérdate que el escribió” Lo necio, lo vil, y lo menospreciado del mundo escogió Dios” de igual manera también; los vasos deshonrosos, los viles, de la casa grande escogió Dios” para avergonzar a los sabios.