Sei sulla pagina 1di 5

ABRIENDO LOS OJOS A LA ESCI EN PUERTO VALLARTA:

El comienzo de un trabajo entre gobierno y sociedad

Laura Alicia Aguilar González

entre gobierno y sociedad Laura Alicia Aguilar González Introducción P rocurando viajar hacia el pasado y

Introducción

P rocurando viajar hacia el pasado y con ello recrear un análisis retrospectivo

de cómo nació una nueva conciencia colectiva en Puerto Vallarta intenta-

ré dar forma a la cronología de sucesos que dieron cauce a una forma de

intervención comunitaria que sólo se puede entender a través de la coordinación entre el gobierno y la sociedad civil organizada. La hoy extinta Fundación Por Nuestros Niños A.C., junto con académicos, em- presarios, profesionales del turismo, religiosos, políticos y organizaciones civiles,

12 trazó la ruta que años más tarde se convertiría en la intervención directa del go- bierno local en su lucha contra la Explotación Sexual Comercial Infantil. El análisis retrospectivo está basado en sucesos publicados en diferentes medios, testimonios de la sociedad civil, historias de vida de víctimas de la ESCI, reuniones de la socie- dad con gobernantes, información de la primer campaña preventiva y mi trabajo de intervención comunitaria en calle desde el verano de 1999 al año 2004 fecha en que la Fundación Por Nuestros Niños A.C., dejó de operar.

La identificación del problema

El concepto de turismo sexual infantil empieza a identificarse a nivel global en los años 80´s, sin embargo es hasta 1999 que en Puerto Vallarta, la sociedad lo iden- tifica como tal a pesar de que en 1996, se había realizado el Congreso Mundial de Estocolmo que reunió por primera vez a representantes de 122 países para analizar el fenómeno. En los congresos mundiales se dimensionó el concepto de Explota- ción Sexual Comercial Infantil (ESCI) dejando a un lado el tema del “sexo turismo infantil” por considerarse inapropiado para definir el flagelo. La ESCI se identifica con cuatro vertientes: la pornografía infantil, prostitu- ción de niños y niñas, turismo sexual que afecta a la niñez y tráfico de niños con fines sexuales. De ésta manera, el turismo sexual contra niños pasa a ser sólo una

manera, el turismo sexual contra niños pasa a ser sólo una Licenciada en Turismo por la

Licenciada en Turismo por la Universidad de Guadalajara con Maestría en Cooperación y Bienestar Social por la Universidad de Oviedo, España. Socia fundadora de Por Nuestros Niños A.C. (2000), movimiento de prevención ante la Explotación Sexual Comercial Infantil en Puerto Vallarta. Invitada por la Organización Mundial del Turismo (2003) para aplicar el primer modelo educativo de prevención ante la ESCI para niños y jóvenes. Académica de la Universidad de Guadalajara, actualmente realiza su tesis doctoral: “Implicaciones de la ESCI en la imagen de destino turístico, el caso Puerto Vallarta”.

realiza su tesis doctoral: “Implicaciones de la ESCI en la imagen de destino turístico, el caso

Revista Iberoaméricana

parte de la fotografía completa del fenómeno. Cabe aclarar, que el turismo como actividad socioeconómica y cultural, no es el responsable de la ESCI, pero sí un vehículo para que los pederastas se desplacen libremente por el mundo, con la complacencia de autoridades corruptas y mafias organizadas.

El destino turístico enciende sus focos rojos

Puerto Vallarta, tiene en su hermoso malecón junto al mar, el lugar preferido por turistas y locales para dar un paseo a cualquier hora del día. Se observan estampas diferentes, desde la imagen de personas conversando, comiendo frutas, viendo el atardecer o escuchando a un músico urbano, hasta el retumbar de la vida noctur- na. Es ahí donde empieza a escribirse la historia de decenas de niños que sobrevi- viendo en las calles se convirtieron en blanco perfecto de pederastas extranjeros y cómplices nacionales que posiblemente desde hacía más de 10 años, fomentaban la práctica de la prostitución de niños y niñas encubiertos bajo una imagen de filántropos sin que la comunidad local ni el gobierno reaccionaran. Sin embargo el caso que atrajo la atención de los medios y la comunidad (ju- nio 1999) fue acerca de dos niños locales hijos de familia – un niño de origen ex- tranjero y el otro mexicano – que fueron abusados sexualmente por un residente estadounidense que les enganchó con la oferta de un videojuego de moda . El pederasta y su cómplice fueron puestos en libertad bajo fianza días después con el apoyo de un abogado y una Juez local generando una gran indignación en la sociedad y los medios de comunicación, quienes publicaron por primera vez en la historia de la ciudad, un caso de abuso sexual infantil perpetrado por un resi- dente extranjero de quien se sospechaba que utilizaba niños para comercializar la pornografía infantil, delito identificado hasta ese momento como corrupción de menores de edad y considerado no grave en el código penal.

Los niños de la playa

13

En esa época, los promotores infantiles del DIF Municipal, reportaron a la institu- ción lo que a todas luces serían los primeros casos de prostitución de niños y niñas conocidos en Puerto Vallarta. Se trataba de niños y niñas entre los 7 y 14 años que habían migrado de diferentes lugares como León Guanajuato, Guadalajara, y varios poblados Nayaritas huyendo de sus familias desintegradas e inmersas en la pobreza extrema. A esos niños se les sumaron otros más que vivían en la ciudad, pero sobre- vivían la mayor parte del tiempo en la calle pasando a formar el grupo denominado

por ellos mismos “los niños de la playa” ó “los niños del rosita” en referencia al nombre del hotel ubicado frente a las lanchas pesqueras donde ellos solían dormir. El número de niños era superior a los 25, nunca se tuvo un registro exacto de ellos ya que en ocasiones se identificaban a sólo 10, posteriormente a más de

25 y en ocasiones a más de 40. Narraba un niño de León Guanajuato que en su

ciudad de origen donde sobrevivía lavando coches y pidiendo comida en la calle, conoció a dos personas que pasaron en un vehículo invitándole a conocer Puerto Vallarta. Fue así como decidió cambiar las calles de la ciudad por una playa donde todas las noches había gente a quien podían pedir dinero o comida, y unas lan- chas donde los pescadores le permitían dormir en ocasiones. Cada uno de esos niños compartía sus historias de abandono paterno, abusos sexuales anteriores, desprotección de la familia y expulsión de hogar. Sumado a ésa estancia desprotegida en la calle, la utilización de drogas los convirtieron en blanco fácil de explotadores sexuales y los intermediarios proxenetas.

Video testimonial

La relación constante de una promotora de calle del DIF con los niños , hizo que sus experiencias se fueran transmitiendo y llegaran a oídos de un comunicólogo académico del Centro Universitario de la Costa de la Universidad de Guadalajara (CU- COSTA) quien sensible al tema, realizó un video testimonial con esos niños en

de la Universidad de Guadalajara (CU- COSTA) quien sensible al tema, realizó un video testimonial con

Revista Iberoaméricana

el que narraban el modo de operar de otro pederasta estadounidense que años

anteriores había llegado a vivir a Puerto Vallarta, identificándose como un filán- tropo e inversionista conocido por muchas personas de la comunidad. El Centro Universitario de la Costa a través de su Rector, manifestó públicamente el rechazo al fenómeno de la prostitución de niños y niñas en los medios impresos locales mientras de manera casi simultánea se presentaba el video testimonial a los regi- dores y presidente municipal de la ciudad, quienes a pesar de mostrar asombro por lo ahí narrado, no tomaron decisiones de ninguna índole. El presunto pederasta de alta posición económica acudía con frecuencia a la zona turística del malecón en altas horas de la noche contando con la complici- dad de otro jovencito que hacía el papel de intermediario acostumbrando llevar

a los niños a comer a restaurantes. Aquí cabe resaltar que dentro del perfil del

pederasta, la Declaración del Congreso Mundial contra la Explotación Sexual Comercial de los Niños plantea que éstos delincuentes, utilizan a niños para su satisfacción sexual a cambio de una remuneración en dinero o en especie al niño y racionaliza su comportamiento basándose en la incorrecta suposición de que está ayudando al niño salvándole del hambre o la pobreza.

La sociedad se organiza, el gobierno lo niega

Fue en Octubre de ese mismo año que una representante de la FIASEET (Fede-

ración Internacional de Asociaciones y Ejecutivas en Empresas Turísticas) es invitada por CONFETUR A.C (Convivencia Femenina de Turismo) a impartir una conferencia con el tema del Sexo Turismo Infantil, causando una fuerte impresión en la audien- cia formada por tomadores de decisiones de la ciudad, entre los que destacaban presidentes de asociaciones, empresarios, hoteleros, organizaciones civiles, repre- sentantes de iglesias, comunicadores, universitarios, diputados, funcionarios de gobierno y sociedad civil. Históricamente hablando, fue un momento importante en la vida de la so-

14 ciedad Vallartense ya que se hablaba abiertamente de ese fenómeno, del perfil del pederasta, de estadística, de destinos turísticos con prostitución de niños y niñas, del trabajo de la Organización Mundial del Turismo (OMT) y de las leyes del código penal que consideraba el delito como no grave. Es ahí donde nace ahí el movimiento Por Nuestros Niños A.C., liderado por el trabajo de académicos de la Universidad de Guadalajara y ejecutivas de CONFETUR A.C., quienes desde la ópti- ca del turismo, enfrentaron el problema del turismo sexual en Puerto Vallarta. Durante las primeras reuniones la participación del DIF Municipal fue notoria, sin embargo el Alcalde en turno, evitó sumarse a la causa pues consideraba que el tema de la prostitución de niños y niñas era un rumor que alarmaba a la sociedad

y generaba una imagen negativa del destino turístico. Meses más tarde, durante el

año 2000 se tuvo en claro el porqué de la indiferencia del Alcalde: conocía al pre- sunto pederasta que prostituía a los “niños del rosita” ya que ese mismo año pro- yectaba la construcción de un albergue para niños de la calle y un hotel adjunto

en la zona turística de Mismaloya. (Ambas instalaciones eran conectadas por un puente). Una manera en que el pederasta podía darle confiabilidad al proyecto del albergue era creando su propia asociación civil llamada Los Niños de Vallarta A.C., que se constituyó legalmente con el objeto social de dar apoyo a los niños de la calle con un modelo de intervención comunitaria , algo que definitivamente estaba lejos de creerse.

Cambio de gobierno, reacción favorable

Finalizado el gobierno municipal que negaba la existencia del fenómeno, en ene- ro del 2001 inicia una nueva gestión a quien Por Nuestros Niños A.C., presenta la información de los casos conocidos como prostitución de niños y niñas en Puerto Vallarta. La reacción del DIF y el Alcalde fue positiva reconociendo por primera vez que existía la Explotación Sexual Infantil en Puerto Vallarta y apoyando el tra- bajo colectivo de Por Nuestros Niños A.C., en la tarea de prevención ante la ESCI,

Puerto Vallarta y apoyando el tra- bajo colectivo de Por Nuestros Niños A.C ., en la

Revista Iberoaméricana

creando una campaña de concientización y coordinando esfuerzos con el DIF, Se- guridad Pública y muchas otras organizaciones que se integraron a las reuniones de trabajo dirigidas por el propio alcalde. Hasta ese momento, no se sabía de la denuncia contra el pederasta que estaba interponiendo la organización civil Frente Pro Derechos Humanos A.C., quien la pre- sentó en febrero del 2001, prácticamente a la par de que se hiciera una visita de inspección por parte del Alcalde, el DIF, Regidores y miembros de la asociación

Por Nuestros Niños A.C., al albergue Los Niños de Vallarta. Para su gran asombro, fue- ron recibidos por el presunto pederasta quien les mostró las instalaciones y el pro- yecto. Era interesante observar que hasta ese momento, ningún medio periodís- tico había conocido personalmente al presunto pederasta, mucho menos habían publicado una fotografía suya. De alguna manera, por la forma en que las cosas iban sucediendo, el caso del estadounidense parecía ser parte de un mito urbano

o incluso había quienes deseaban que todo siguiera en la cultura del rumor.

El reportaje escándalo

Los rumores llegaron a oídos de la televisora más influyente del país quien a través de un reconocido periodista local, establecieron contacto con Por Nuestros Niños A.C., para informarles que producirían un reportaje sobre el caso del pederasta estadounidense. Realizaron una serie de entrevistas a la persona que interpuso la denuncia, a las víctimas de prostitución, al proxeneta que enganchaba a los niños,

a empresarios de turismo y a gente local; sin embargo el matiz amarillista que se le

dio a la serie de tres reportajes arrojó una reacción negativa por parte de la comu- nidad turística ya que la imagen del destino turístico no era la que deseaban trans- mitir sino la de un destino turístico que se ocupa de un problema social. Cuando un problema como la ESCI en el turismo se reconoce y atiende, los destinos tu-

rísticos ganan el respeto de la comunidad internacional y del turista que los visita. Pero si ese problema se ve exaltado en una nota sensacionalista, impacta de manera negativa a su imagen y genera una confrontación entre los empresarios,

el gobierno y la sociedad civil. El pederasta estadounidense fue apresado en el

año 2002 en Tailandia y extraditado a México donde actualmente cumple su con- dena en el penal de Puerto Vallarta. Desde ese tiempo hasta la fecha, más de 10 pederastas extranjeros han sido detenidos, algunos de ellos juzgados y otros han salido libres bajo fianza.

15

Modelo de intervención de Por Nuestros Niños A.C.

Desde su inicio, la Fundación Por Nuestros Niños A.C., planteó su objeto social como una organización enfocada en la concientización de la población con respecto

a la necesidad de hacer valer los Derechos Humanos de los niños y las niñas con-

tenidos en la Declaración Universal de los Derechos de los niños y establecer líneas de protección en contra de la ESCI fomentando una cultura educativa y de autopro-

tección a los niños ante éste fenómeno. Como asociación civil se organizaron bajo un esquema de un trabajo multidisciplinario con ejes centrales como:

• Concientización a los prestadores de servicios turísticos.

Prevención a través de programas educativos (dirigido a los niños y ado- lescentes).

• Difusión de campañas permanentes y vinculación con la comunidad (di- rigido a la comunidad local).

El modelo educativo creado por Cinthia Messer académica estadounidense, lla-

mado Protección de los niños contra la explotación sexual en el turismo fue aplicado por primera vez en el mundo en Puerto Vallarta a través de Por Nuestros Niños A.C. Este modelo educativo en el formato de taller, fue subvencionado por la Organización Mundial del Turismo en el año 2003 y tenía como objetivo identificar el fenómeno claramente a los adolescentes, prevenir el delito y fomentar la denuncia.

y tenía como objetivo identificar el fenómeno claramente a los adolescentes, prevenir el delito y fomentar

Revista Iberoaméricana

El taller fue aplicado a 200 adolescentes y una vez aplicado, se preparó una po- nencia para el Congreso Internacional de Costa Rica ese mismo año. Posteriormente, Por Nuestros Niños A.C., recibió una invitación para coordinar un curso - taller en San An- drés Isla, Colombia, con el objetivo de trabajar el tema de prevención para jóvenes.

Gobierno y sociedad por un bien común

Uno de los logros más relevantes de la Fundación Por Nuestros Niños A.C., fue atraer la atención del gobierno local que institucionalizó la primera campaña preventi- va contra la ESCI(2001- 2002), logrando informar y sensibilizar a la comunidad sobre la existencia del fenómeno en la ciudad. Los materiales que se distribuían a través de carteles, calcomanías, folletos y mantas centraban su atención en la frase Puerto Vallarta unido en contra de la Explotación Sexual Comercial Infantil. De manera simultánea en la Ciudad de México, iniciaba una campaña muy puntual en contra de la Prostitución y Pornografía Infantil avalada por la UNI- CEF, la PGR, Sistema DIF Federal, el Instituto Nacional de las Mujeres y la Organización Internacional del Trabajo empleando el lema: “Abre los ojos, pero no cierres la boca” que instaba a la sociedad a denunciar éste tipo de delitos antes la autoridad. A nivel internacional desde el año 2000 la campaña era liderada por el Grupo de Acción de la OMT bajo el nombre Protección a la Infancia contra la Explotación Sexual en el Turismo, misma que a su vez era financiada por la Unión Europea y diri- gida por la más grande de las organizaciones civiles luchando contra el flagelo:

ECPAT que por sus siglas en inglés significa fin a la prostitución infantil en el turismo. Esta organización civil nació a principios de los años noventas en Tailandia ante la extrema urgencia de combatir la prostitución de niños y niñas en destinos tu- rísticos de Asia. Hoy en día, su misión ha sido extendida en países de los cinco continentes. En la actualidad, Puerto Vallarta a través del Sistema DIF Municipal, cuenta con un área de atención a la ESCI de manera específica. Sus avances son lentos debido a los pocos recursos tanto humanos como materiales que se le des-

16 tinan, sin embargo, es de reconocer que una vez que las organizaciones civiles ini- cian un trabajo colectivo para confrontar problemas sociales (es éste caso como la ESCI) y el Gobierno atiende la problemática de manera institucional, se puede hablar de un gran avance.

Conclusión

La ESCI en sus cuatro vertientes: prostitución, pornografía, turismo sexual y trá- fico de niños con motivos de explotación, ha entrado en diferentes procesos de evolución legislativa, en 10 años ha habido avances pero el camino todavía es lar- go. Los pederastas al ser conscientes de que se les vigila más, se han vuelto más es- curridizos, se mueven por países donde la legislación es laxa, donde la pobreza es latente y donde el sistema político es más corrupto. Estos delincuentes sexuales van a la caza de la desigualdad social y pareciera que el monstruo de la ESCI tiene mil cabezas. Es una historia cruel, dura y difícil de entender. Sólo quienes tienen conciencia del bien superior saben que el combate será largo pero habrá valido la pena si se evita que a los niños les sea rota su inocencia y su espíritu.

el combate será largo pero habrá valido la pena si se evita que a los niños