Sei sulla pagina 1di 77

CCAALLIIBBRRAACCIIÓÓNN DDEE LLOO FFAACCTTOORREESS DDEE EERROOSSIIOONN UUTTIILLIIZZAANNDDOO LLAA EECCUUAACCIIÓÓNN UUNNIIVVEERRSSAALL DDEE PPEERRFFIILLEESS DDEE SSUUEELLOO,, RREEVVIISSAADDOO RRUUSSLLEEEENN SSIISSTTEEMMAASS DDEE PPRROODDUUCCIIOONN AAGGRRÍÍCCOOLLAA DDEE LLAA CCUUEENNCCAA TTAAQQUUIIÑÑAA

CONTENIDO

 

Pag.

I.

INTRODUCCIÓN

 

1

 

1.1. ANTECEDENTES

6

1.2. JUSTIFICACIÓN

7

1.3. PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA

7

1.4. HIPÓTESIS

 

8

1.5. OBJETIVOS

8

1.6. PREGUNTA CENTRAL

8

1.7. SUBPREGUNTAS

 

8

II. MARCO CONCEPTUAL

8

 

2.1. LA EROSIÓN: DEFINICIÓN, CLASES Y AGENTES

8

2.2. PRINCIPALES FORMAS DE EROSIÓN

9

2.2.1. Erosión

hídrica

9

2.2.2. Erosión

eólica

11

2.3. EFECTO DE LA EROSIÓN EN LA AGRICULTURA

11

2.4. LOS AGENTES DE EROSIÓN EN LA CUENCA TAQUIÑA

11

2.4.1. El

agua

 

11

2.4.2. El

viento

11

2.4.3. Pisoteo por pastoreo

12

2.4.4. Prácticas agrícolas inadecuadas

12

2.5.

MODELOS UTILIZADOS EN LA DETERMINACIÓN DE LA EROSIÓN

12

2.5.1. Nivel medio-bajo de necesidad de datos

12

2.5.2. Modelos que requieren gran disponibilidad de datos (orientados hacia el proceso)

13

2.6.

MODELO DE LA ECUACIÓN UNIVERSAL DE PERDIDA DE SUELOS REVISADO (RUSLE)

14

2.6.1. Erosividad de la lluvia (Factor R)

15

2.6.2. Erodabilidad del suelo (Factor K)

17

2.6.3. Factor de longitud y pendiente (LS)

18

 

2.6.3.1. Longitud de pendiente (L)

19

2.6.3.2. Inclinación de la pendiente (S)

19

 

2.6.4.

Factor de manejo de cobertura (C)

20

 

2.6.4.1. Subfactor de uso previo (PLU)

21

2.6.4.2. Subfactor de cobertura de dosel (CC)

21

2.6.4.3. Subfactor de cobertura superficial (SC)

22

2.6.4.4. Subfactor de rugosidad de la superficie (SR)

22

2.6.4.5.

Subfactor de agotamiento de la humedad del suelo (SM)

23

 

2.6.5.

Prácticas de control de la erosión (Factor P)

23

2.6.5.1.

Prácticas agronómicas y mecánicas de conservación de suelos

24

2.7.

INFLUENCIA DE LA ESCALA ESPACIAL EN LA EVALUACIÓN DE LAS CUENCAS

27

2.7.1.

Superficies intermedias (de decenas a centenares de km 2 )

27

2.8.

SISTEMA DE INFORMACIÓN GEOGRÁFICA (SIG)

28

III.

AREA DE ESTUDIO

28

3.1. UBICACIÓN

28

3.2. ASPECTOS SOCIOECONÓMICOS

29

3.3. CLIMA

30

3.4. INFORMACIÓN METEOROLÓGICA

30

3.5. GEOLOGÍA

31

3.6. GEOMORFOLOGÍA

31

3.7. COBERTURA VEGETAL Y/O USO DE LA TIERRA

32

IV.

MATERIALES Y MÉTODOS

34

4.1. MATERIALES

34

4.2. METODOLOGIA

34

 

4.2.1. Primera etapa.- Recolección y complementación de información básica

35

4.2.2. Segunda etapa.- Supervisión de campo

35

4.2.3. Tercera etapa.- Determinación y calibración de los factores de la Ecuación Universal de Pérdida de suelo (RUSLE)

35

4.2.3.1. Determinación del factor R

35

4.2.3.2. Determinación del factor K

36

4.2.3.3. Determinación del factor LS

37

4.2.3.4. Determinación del factor C

39

4.2.3.5. Determinación del factor P

40

4.2.3.6. Determinación de la pérdida de suelo (A)

41

V. RESULTADOS Y DISCUSION

41

5.1. EROSIVIDAD DE LA LLUVIA (FACTOR R)

41

5.2. ERODABILIDAD DEL SUELO (FACTOR K)

42

5.3. LONGITUD E INCLINACIÓN DE LA PENDIENTE (FACTOR LS)

44

5.4. PRÁCTICAS DE CULTIVO (FACTOR C)

45

5.5. PRÁCTICAS DE CONTROL DE EROSIÓN (FACTOR P)

46

5.6. TASAS DE EROSIÓN

47

VI. CONCLUSIONES

48

VII. BIBLIOGRAFIA

49

ANEXOS…………………………………………………………………………………

47

LISTA DE FIGURAS

 

Pag.

Figura 1. Nomograma de Erodabilidad del suelo

18

Figura 2. Flujograma para la obtención del mapa de erosividad de la lluvia

36

Figura 3. Flujograma para la obtención del mapa de erodabilidad del suelo

37

Figura 4. Flujograma para obtener el mapa de longitud de pendiente

39

Figura 5. Flujograma para obtener el mapa de manejo de cobertura

40

Figura 6. Flujograma para obtener el mapa de prácticas de conservación

41

Figura 7. Flujograma para obtener el mapa de pérdida de suelo

41

LISTA DE CUADROS

 

Pag.

Cuadro 1. Influencia de la cobertura vegetal sobre la pérdida de suelo por erosión hídrica

11

Cuadro 2. Clasificación de rangos típicos de R anual en diferentes sistemas de unidades

17

Cuadro 3 .Códigos de permeabilidad y estructura del suelo en función de su textura

18

Cuadro 4. Valores de P mínimos para prácticas de contorno

24

Cuadro 5. Valores de P para terrazas en función a su grado de pendiente

24

Cuadro 6. Medidas de conservación utilizadas en la cuenca Taquiña

25

Cuadro 7. Ventajas y desventajas de los SIG

28

Cuadro 8. Rango de pendientes y superficie de la cuenca Taquiña

29

Cuadro 9. Ubicación de las estaciones meteorológicas manejadas por el convenio LHUMSS-PROMIC

31

Cuadro 10. Leyenda de cobertura vegetal y/o uso de la tierra en la cuenca Taquiña

34

Cuadro 11. Valores de R anual obtenidos en las estaciones pluviométricas

42

Cuadro 12. Valores de K para las clases texturales presentes en la cuenca Taquiña

42

Cuadro 13. Valores de K obtenidos con el programa RUSLE (en unidades US)

43

Cuadro 14. Valores de LS obtenidos con el programa RUSLE

45

Cuadro 15 Valores de C obtenidos con el programa RUSLE

46

Cuadro 16. Valores de P obtenidos con el programa RUSLE

47

Cuadro 17. Valores de tasas de erosión obtenidos con el programa RUSLE

47

RREESSUUMMEENN

Durante muchos años y en diversos países se lleva a cabo el manejo de cuencas, como una alternativa de protección a las partes bajas donde están ubicadas las zonas agrícolas, industriales y zonas urbanas como fuente de recursos, principalmente el agua.

Para tal fin se hace uso de diferentes modelos, con el propósito de ver los cambios que se están dando o que podrían darse si se aplica un determinado plan de manejo de suelos. Es por este motivo, que en la cuenca Taquiña se realizaron diversos estudios, utilizando para ello diferentes modelos.

El objetivo del presente estudio, es determinar tasas de erosión utilizando el programa RUSLE, y comparar que bondades ofrece con respecto a otros modelos similares, puesto que el programa RUSLE requiere una menor cantidad de variables para su utilización.

En base a dichas comparaciones se podrá determinar además, si el modelo se adecua o no a las condiciones de la zona. Por tanto, el análisis comparativo que se haga de las tasas de erosión en la cuenca Taquiña, permitirá validar la utilidad de la investigación.

Para la realización del presente estudio, se hicieron visitas de campo, con el propósito de:

levantar datos de las condiciones topográficas de la zona, obtener muestras de suelo, saber que tipo de prácticas de manejo y uso del suelo se tiene en la zona, y tener una idea cabal de la manera como están distribuidas las parcelas agrícolas en toda la superficie de la cuenca Taquiña.

Una vez realizada esta primera actividad, se procedió al trabajo de gabinete, que consistió en introducir los datos al programa RUSLE, y obtener de esta manera las tasas de erosión.

Posteriormente se procedió a realizar los mapas, correspondientes a los cinco factores de erosión (Erosividad, Erodabilidad, Longitud y pendiente, Prácticas de cobertura y prácticas de control de erosión), conjuncionándose los cinco mapas en uno de tasas de pérdida de suelo (A).

Los resultados del estudio demuestra, que las labores agrícolas deben de estar asociadas a prácticas de control de la erosión, puesto que los suelos al estar sometidos a una determinada actividad, están más propensos a sufrir los efectos de la erosión eólica. Al margen de ello, las condiciones de erodabilidad se hacen más latentes, y el efecto de la gravedad cobra su importancia, cuando el suelo posee una determinada pendiente.

AAGGRRAADDEECCIIMMIIEENNTTOO

AAll SSuupprreemmoo CCrreeaaddoorr,, ppoorr bbrriinnddaarrmmee llaa ooppoorrttuunniiddaadd ddee vveerr rreeaalliizzaarr mmiiss ssuueeññooss

AAll CCeennttrroo ddee LLeevvaannttaammiieennttooss AAeerrooeessppaacciiaalleess yy AApplliiccaacciioonneess SSIIGG ppaarraa eell DDeessaarrrroolllloo SSoosstteenniibbllee ddee llooss RReeccuurrssooss NNaattuurraalleess ((CCLLAASS)),, ddeeppeennddiieennttee ddee llaa UUnniivveerrssiiddaadd MMaayyoorr ddee SSaann SSiimmoonn,, aa llaa qquuee ddeebboo mmii ffoorrmmaacciióónn pprrooffeessiioonnaall

AAll PPrrooggrraammaa MMaanneejjoo IInntteeggrraall ddee CCuueennccaass ((PPRROOMMIICC)),, ppoorr eell aappooyyoo bbrriinnddaaddoo,, ppaarraa llaa eejjeeccuucciióónn ddeell pprreesseennttee eessttuuddiioo

AA mmiiss aasseessoorreess::

ÿÿ IInngg MM SScc CCaarrllooss PPeeddrroo SSaaaavveeddrraa ÿÿ IInngg MM SScc TTaattiiaannaa ZZeehhll ÿÿ IInngg MM SScc OOmmaarr VVaarrggaass

PPoorr llooss ccoonnsseejjooss yy ssuujjeerreenncciiaass ddaaddaass,, ppaarraa llaa eellaabboorraacciióónn yy rreevviissiióónn ddeell pprreesseennttee ttrraabbaajjoo

II IINNTTRROODDUUCCCCIIÓÓNN

Durante muchos años y en diversos países se lleva a cabo el manejo de cuencas, como una alternativa de protección a las partes bajas donde están ubicadas las zonas agrícolas, industriales y zonas urbanas como fuente de recursos, principalmente el agua.

Los diferentes procesos de degradación de suelos en Bolivia alcanzan una gran extensión territorial con grados avanzados de deterioro.

Bolivia cuenta con extensas áreas cubiertas con bosques y pastizales naturales en ambientes frágiles y de manejo poco conocido (alrededor del 82%), estando afectada por erosión

eólica (35%) e hídrica (45%). En la llanura Chaco-Beniana, como en el altiplano sur, la causa principal de erosión es el viento. En el resto del territorio predomina la erosión hídrica. Este impacto causa problemas en las zonas donde se producen sedimentos y que luego afectan la fertilidad de los suelos.

Una gran parte de la erosión que se encuentra en Bolivia es debida al sobrepastoreo por el ganado caprino y bovino. Este tipo de erosión es muy difícil de cuantificar económicamente, dado que la mayor parte de los pastos no tiene valor para una producción alternativa. Se nota una disminución de la selva por la explotación intensiva del bosque. Esta disminución de la productividad es más difícil de medir. Raramente se hace una reposición y si se hace, el crecimiento de las especies exóticas es muy lento.

Una vez que los sedimentos salen de las zonas erosionadas causan daños aguas abajo. Estas zonas de acumulación de sedimentos causan varios problemas como desborde de los ríos, disminución de las posibilidades de navegabilidad y en las represas se experimenta una pérdida de su vida útil.

Si bien el impacto de la degradación de los suelos en la economía boliviana no es fácilmente cuantificable, es evidente que tiene consecuencias socioeconómicas muy importantes como migración, incremento de costos en la agricultura y obras de infraestructura, empobrecimiento sistemático del productor rural, etc.

En la cordillera del Tunari, específicamente en la cuenca Taquiña, a partir de 1992 se efectuaron medidas de emergencia a fin de controlar crecidas y violentos escurrimientos que llevan consigo gran cantidad de sedimentos y que en conjunto demandan gran inversión de recursos económicos y humanos, todo ello sin tener claro el tipo de intervención adecuado.

Dentro de este marco es que el Programa Manejo Integral de Cuencas “PROMIC” en 1993, determinó a partir de un diagnóstico a nivel de semi-detalle, las zonas de alto y moderadamente alto riesgo de procesos erosivos intensos, además de calibrar el modelo para su extrapolación a otras cuencas de la cordillera del Tunari, tomando en cuenta para ello elementos de priorización e intervención desde el punto de vista de la degradación y los riesgos naturales.

11 11

AANNTTEECCEEDDEENNTTEESS

Ya son varios los estudios realizados en la cuenca Taquiña con el fin de determinar las tasas de erosión que se producen. Zehl y Montenegro (1996), dan cuenta que el aporte de sedimentos de la cuenca Taquiña llega a 8238 t/año, correspondiendo a una tasa de 5.6 t/ha/año. Dicha estimación fue determinada con el modelo USLE.

Por su parte, en el trabajo de investigación realizado por Zarate y Montenegro (1999), da cuenta que en la cuenca Taquiña, se produce una pérdida anual de sedimentos de 4746.8 t, algo así como 4.1 t/ha/año. Dicho valor fue determinado con el modelo MUSLE.

De igual manera, Arteaga (1999), determinó tres tasas de erosión en la microcuenca Q’opa Corral: una erosión baja (<300 m 3 /ha/año) en la zona alta; una erosión media (300-1200 m 3 /ha/año); y una erosión alta (>1200 m3/ha/año). Cabe aclarar que dichas tasas fueron relacionados con el porcentaje y superficie de suelo donde se da esta pérdida, según el tipo de uso y cobertura de las unidades de estudio. Este estudio fue realizado en la microcuenca “Q’opa Corral”, perteneciente a la cuenca Taquiña, utilizando para ello el modelo de DJOROVIC.

La diferencia en cuanto al uso del modelo RUSLE, con respecto a los otros modelos antes mencionados, radica principalmente en que este modelo es una versión revisada del USLE. Con respecto a las diferencias que se tiene con el modelo de DJOROVIC, el modelo RUSLE es más práctico, por cuanto no requiere de muchas variables para su uso, además da a conocer cifras de pérdida de erosión, situación que no se da con el modelo de DJOROVIC, ya que este trabaja con rangos de erosión que suelen ser sobre o sub estimativos al momento de realizar las comparaciones de erosión.

11 22

JJUUSSTTIIFFIICCAACCIIÓÓNN

El tema de investigación tiene una gran relevancia, puesto que con la información que se obtenga se podrá determinar los factores de erosión regionales que influyen en la pérdida anual por concepto de la erosión hídrica que sufren dichos suelos.

Será posible también, comparar los resultados que arroje este modelo con aquellos modelos utilizados en la cuenca Taquiña y/o en sus subcuencas. Determinándose además, si el modelo se adecua o no a las condiciones de la zona. Por tanto, el análisis comparativo que se haga de las tasas de erosión en la cuenca Taquiña, permitirá validar la utilidad de la investigación.

Los resultados que se obtengan podrán ser extrapolados a otras áreas con similares condiciones de suelo, clima y vegetación. Para tener de esta manera, datos de erosión con los cuales se pueda trabajar posteriormente.

Finalmente, con los parámetros que se obtenga en la cuenca Taquiña, se tendrá una idea más real acerca del grado de degradación que se ha estado dando en los suelos productivos y de cómo esta situación a sido revertida con el uso de sistemas de protección y/o producción de los suelos. Es así que sabiendo el tipo de manejo que requieren los suelos, se podrá reducir la sedimentación de tierras aguas abajo y además, se podrán bajar los riesgos de inundación en dichas tierras.

11 33

PPLLAANNTTEEAAMMIIEENNTTOO DDEELL PPRROOBBLLEEMMAA

No se cuenta con información detallada en la cuenca Taquiña acerca de los factores de erosividad, erodabilidad, longitud de pendiente, manejo de cobertura y prácticas de conservación que se da en el transcurso del año, que permita la determinación de la erosión utilizando el programa RUSLE en condiciones de alta montaña.

11

44

HHIIPPÓÓTTEESSIISS

El programa RUSLE realiza una buena estimación de las tasas de erosión en la cuenca Taquiña, a partir del uso adecuado de los factores de erosión.

11

55

OOBBJJEETTIIVVOOSS

Objetivo general

ÿ Determinar y calibrar los factores de erosividad, erodabilidad, longitud de pendiente, manejo de cobertura y practicas de conservación, a las condiciones físicas de las cuenca Taquiña, utilizando el programa RUSLE.

Objetivos específicos

ÿ Cuantificar los factores de erosividad, erodabilidad, longitud de pendiente, manejo de cobertura y practicas de conservación que se dá en la cuenca Taquiña.

ÿ Determinar índices de erosión para un tiempo de retorno de 10 años.

ÿ Sugerir métodos de control de acuerdo a las características socioeconómicas y biofísicas del área de estudio, en base al tipo de erosión identificado en campo.

11

66

PPRREEGGUUNNTTAA CCEENNTTRRAALL

 

ÿ

¿La Ecuación Universal de Pérdida de Suelo Revisada (RUSLE), se aplica a las condiciones físicas y medioambientales de la cuenca Taquiña?

11

77

SSUUBBPPRREEGGUUNNTTAASS

 

ÿ ¿Que criterios deberán tomarse para la parametrización de los factores que se utilizan en la estimación de la erosión en la cuenca Taquiña?.

ÿ ¿Cual es la variabilidad de los factores de erosión en diferentes lugares de la cuenca Taquiña?.

ÿ ¿Cuan importante es tomar en cuenta las prácticas de rotación de cultivos y las prácticas de conservación de suelos, al momento de utilizar el modelo RUSLE para la estimación de la erosión?.

 

IIII MMAARRCCOO CCOONNCCEEPPTTUUAALL

22

11

LLAA EERROOSSIIÓÓNN:: DDEEFFIINNIICCIIÓÓNN,, CCLLAASSEESS YY AAGGEENNTTEESS

Según Miranda (1992), la erosión es aquel proceso de desprendimiento y arrastre de partículas del suelo provocado por la acción del agua, o del viento, o su remoción en masa.

Hay dos clases de erosión:

A. La erosión geológica o natural, que se produce por la dinámica del medio ambiente, como el agua de las lluvias, la corriente de los ríos, el viento, el clima, la topografía. Esta erosión es imperceptible y tiende a buscar la estabilidad en la superficie del suelo y equilibrio entre el proceso de desgaste de la costra terrestre y la formación nueva del suelo.

B. La erosión acelerada, es propiciada por el hombre al romper el equilíbrio entre los suelos, la vegetación, el agua y los animales. Esta erosión se da cuando el ecosistema natural es transformado por la práctica productiva del hombre en un agroecosistema, en este proceso se altera el ciclo básico del ecosistema natural, es decir, de los diferentes flujos de la relación suelo-planta-agua. En consecuencia se produce un empobrecimiento químico del suelo, se reduce las poblaciones de microorganismos y empeoran las características físicas del suelo.

Los agentes erosivos más importantes que actúan en la erosión acelerada son:

22 22

ÿ La lluvia

ÿ El viento

ÿ Los ríos

ÿ La temperatura

ÿ Los animales

ÿ El laboreo agrícola

PPRRIINNCCIIPPAALLEESS FFOORRMMAASS DDEE EERROOSSIIÓÓNN

Miranda (1992), identifica dos formas de erosión principales:

2.2.1. Erosión hídrica

Es producido principalmente por efecto de la lluvia. El impacto de las gotas de agua en el suelo descubierto, ocasiona el desprendimiento de sus partículas y su remoción por agua de escorrentía. Los factores que intervienen en este proceso son:

ÿ La intensidad y frecuencia de las lluvias

ÿ El relieve del terreno

ÿ La longitud de la pendiente

ÿ La cobertura vegetal

ÿ El tipo de suelo

ÿ El manejo del suelo

Hay tres formas de erosión hídrica:

A. Erosión laminar

Es el arrastre uniforme y casi imperceptible de delgadas capas de suelo por el agua de escurrimiento. Es la forma de erosión menos notable y al mismo tiempo la más peligrosa:

Bajo este proceso erosivo, la capa superficial del suelo comienza a mostrar manchas en las

pendientes debido a la pérdida de nutrientes minerales y materia orgánica. Es así que se ha estimado que la erosión laminar de 1 cm de suelo superficial representa la pérdida de 100

m 3 /ha.

B. Erosión en surcos

Es la erosión que se presenta como consecuencia de una fuerte erosión laminar y el mal uso de herramientas de labranza. Ocurre cuando el agua de escurrimiento se concentra en lugares del terreno, hasta adquirir volúmenes y velocidades capaces de hacer cortes en el suelo y formar canales o surcos que se destacan.

Esta erosión se facilita en terrenos cultivados en el sentido de la pendiente. En pendientes menores al 20%, estos surcos pueden ser borrados con herramientas de labranza evitando que aumente su tamaño hasta formas cárcavas. Los daños de esta forma de erosión revisten también gravedad, sin embargo, por ser más visibles que la erosión laminar el agricultor le presta atención más oportuna.

C. Erosión en cárcavas

Se produce después de la erosión laminar y en surco. Se forman cuando el agua de escurrimiento es mayor, produciendo surcos que se unen y forman zanjas de gran tamaño, conocidas como cárcavas generalmente ramificados

Estas zanjas no permiten el empleo de yuntas o maquinarias en la preparación del terreno, ni otros trabajos de campo, tienen en general su origen en las siguientes causas:

ÿ Las depresiones e irregularidades naturales del terreno

ÿ Mayor intensidad y frecuencia de las lluvias

ÿ Falta de corrección oportuna de la erosión en surcos

ÿ Labranza a favor de la pendiente

ÿ Pisoteo continuo del ganado en praderas sobrepastoreadas.

Bergsma (1998), indica que los procesos de erosión depende de la precipitación, del material, de la posición relativa en el paisaje (sobreflujo y humedad antecedente), de la forma de la pendiente, del uso y manejo del suelo.

Según el mismo autor, el efecto de la cobertura influye en la erosión de la siguiente manera:

 

Densidad

Escorrentía de

Transporte

Pérdida de

Vegetación

aparente

la precipitación

de suelo

suelo

(g/cc)

(%)

(mm/año)

(t/ha/año)

Bosque

1.2

0.8

0.01

0.1

Pradera

1.8

4

0.05

0.5

Suelo desboscado

1.5

8

0.1

1.5

Barbecho

1

49

24.5

336

Suelo arado

Perpendicular a la pendiente

1.3 47

11

159

Paralelo a la pendiente

1.4 58

30

447

Cuadro 1. Influencia de la cobertura vegetal sobre la pérdida de suelo por erosión hídrica

2.2.2. Erosión eólica

Causado por el viento en terrenos sueltos, localizado en regiones con variaciones altas de temperatura, poca precipitación y predominio de vientos fuertes.

La acción que el viento ejerce sobre la superficie del suelo depende de la fuerza y velocidad con que sopla. Sin embargo, son otros los factores que facilitan esta forma de erosión:

ÿ Velocidad del viento

ÿ Excesivo laboreo del suelo

ÿ Uso de herramientas inadecuadas

ÿ Sobre pastoreo de la cubierta vegetal

ÿ Suelo suelto, seco y desestructurado

ÿ Superficies extensas sin barreras vivas o cortinas rompevientos

22 33

EEFFEECCTTOO DDEE LLAA EERROOSSIIÓÓNN EENN LLAA AAGGRRIICCUULLTTUURRAA

La erosión representa también un costo neto para la agricultura en cuanto que significa una pérdida de tierra productiva, así como de nutrientes y materia orgánica que deben sustituirse con fertilizantes, lo que obliga al agricultor a efectuar considerables desembolsos si desea mantener la productividad del suelo, donde se analizan con detalle las consecuencias sociales, económicas y físicas de la erosión de la tierra agrícola, y las medidas que deberán adoptarse para combatir la erosión en diferentes tipos de aprovechamiento de la tierra, especialmente en los países en desarrollo. (Página Web:

http://www.fao.org/docrep/W2598S/w2598s05.htm)

22 44

LLOOSS AAGGEENNTTEESS DDEE EERROOSSIIÓÓNN EENN LLAA CCUUEENNCCAA TTAAQQUUIIÑÑAA

Según Vargas (1994), los principales agentes de la erosión en la cuenca Taquiña son: el agua, el viento, cambios de temperatura, el pisoteo por sobrepastoreo y las prácticas agrícolas inadecuadas. El agua, el sobrepastoreo y las prácticas agrícolas son los agentes que aportan en mayor grado en el avance acelerado de los procesos erosivos de la cuenca.

2.4.1. El agua

Agente de mayor importancia en la cuenca, siendo en este caso la erosión hídrica el resultado de la energía producida por el agua al precipitarse sobre la tierra y al fluir sobre la superficie de los terrenos desprotegidos de cobertura vegetal.

2.4.2. El viento

Es un agente físico que influye en la erosión y formación de los suelos al causar el desprendimiento, transporte y deposición de partículas finas de suelo, observándose este fenómeno en la parte alta del flanco Oeste de la cuenca.

2.4.3. Pisoteo por pastoreo

El proceso erosivo también está influido por los organísmos vivos en forma directa e indirecta. En forma directa, el pisoteo disgrega las rocas y el suelo, haciendo que el material suelto sea más facilmente transportable por el agua y el viento. En forma indirecta, al comer total o parcialmente la vegetación que lo protege, con lo que aumenta la susceptibilidad del suelo a la erosión.

2.4.4. Prácticas agrícolas inadecuadas

La agricultura tradicional en la cuenca, sin un adecuado manejo y conservación de suelos

resulta ser peligroso, debido a que acelera el rápido avance de los procesos erosivos que implica un aporte considerable de sedimentos al cauce principal.

El acelerado avance de degradación es influencia directa de la agricultura tradicional que se

practica en algunas zonas de la cuenca Taquiña.

La margen de ello, las prácticas de conservación recomendados por el PROMIC, van dando

excelentes resultados, minimizando el arrastre de sedimentos y por consiguiente la degradación de los suelos.

22 55

MMOODDEELLOOSS UUTTIILLIIZZAADDOOSS EENN LLAA DDEETTEERRMMIINNAACCIIÓÓNN DDEE LLAA EERROOSSIIÓÓNN

La erosión por su distribución espacial y por que las mismas están condicionadas por muchos factores interactuantes, es un proceso que no puede ser medido en forma exacta y

de manera sencilla. La estimación de las tasas de erosión se realizan con base a pruebas de

campo y modelos que consideran al mundo real como un sistema.

A continuación se muestran los modelos más conocidos para la determinación de la

erosión: (Página Web: http://www.fao.org/docrep/W2598S/w2598s05.htm)

2.5.1. Nivel medio-bajo de necesidad de datos

ÿ Cargas por superficie unitaria (predicción estadística)

Aplicación: Pérdida de sedimentos, pérdida de nutrientes

Escala de tiempo: Promedios a largo plazo Escala espacial: Decenas a centenares de km 2

Los modelos estadísticos utilizan datos agregados para situaciones comparables. La capacidad de predicción es baja, pero puede ser útil como medio de detección o en los

casos en que no se dispone de datos sobre los campos de cultivo o la escala espacial es tan grande que resulta antieconómico obtenerlos.

ÿ USLE (Ecuación universal de pérdida de suelo)

Aplicación: Pérdida media de suelo en relación con cultivos específicos, etc.

Escala de tiempo: Anual Escala espacial: Parcela/finca

ÿ RUSLE/MUSLE (USLE revisada/modificada)

Aplicación: Pérdida media de suelo en relación con cultivos específicos, etc. Escala de tiempo: Anual Escala espacial: Parcela/finca

Los modelos empíricos semejantes al USLE se aplican en el análisis de grandes superficies, utilizando, por ejemplo, datos obtenidos con sistemas de teledetección, para elaborar estimaciones regionales de las pérdidas de suelos (por ejemplo, en el Brasil). Estos modelos se incorporan muchas veces en los modelos hidrológicos más detallados que se indican a continuación.

2.5.2. Modelos que requieren gran disponibilidad de datos (orientados hacia el proceso)

ÿ ACTMO (modelo de transporte de productos químicos agrícolas)

Aplicación: Procesos hidrológicos Calidad del agua Escala de tiempo: Suceso aislado, continuada

Escala espacial: Finca

ÿ AGNPS (contaminación de fuentes agrícolas no localizadas)

Aplicación: Hidrología, erosión, N, P y plaguicidas Escala de tiempo: Suceso aislado, diariamente, continuada Escala espacial: Cuadrícula, finca

ÿ ANSWERS (simulación de respuestas ambientales en cuencas hidrográficas de fuentes zonales no localizadas)

Aplicación: Hidrología, erosión, N, P y plaguicidas Escala de tiempo: Una tormenta Escala espacial: Cuadrícula

ÿ CREAMS (erosión química y escorrentía de los sistemas de ordenación agrícola)

Aplicación: Hidrología, erosión, N, P y plaguicidas Escala de tiempo: Diaria, continuada Escala espacial: Finca

ÿ EPIC (calculador del efecto erosión-productividad)

Aplicación: Hidrología, erosión, ciclo de los nutrientes, ordenación de cosechas y suelos y

economía Escala de tiempo: Suceso aislado, diaria, continuada Escala espacial: Finca

ÿ HPSF (Programa Fortran de simulación hidrológica)

Aplicación: Hidrología, calidad del agua en relación con contaminantes orgánicos tóxicos y

convencionales Escala de tiempo: Suceso aislado, diaria, continuada Escala espacial: Cuenca hidrográfica

ÿ SHE (Sistema hidrológico europeo)

Aplicación: Hidrología, con módulos de calidad del agua

Escala de tiempo: Suceso aislado, diaria, continuada Escala espacial: Cuenca hidrográfica

ÿ SWAM (modelo de cuencas hidrográficas pequeñas)

Aplicación: Procesos hidrológicos, sedimentos, nutrientes y plaguicidas Escala de tiempo: Diaria, continuada Escala espacial: Cuenca hidrográfica

ÿ SWAT (instrumento de evaluación de suelos y aguas)

Aplicación: Procesos hidrológicos, sedimentos, nutrientes y plaguicidas Escala de tiempo: Suceso aislado, diaria, continuada Escala espacial: Simulación simultánea para centenares de subcuencas

ÿ SWRRB (simulador para recursos hídricos en cuencas rurales)

Aplicación: Balance hídrico y procesos hidrológicos y sedimentación Escala de tiempo: Suceso aislado, diaria, continuada

Escala espacial: Cuenca hidrográfica

ÿ WEPP (proyecto de predicción de la erosión hídrica)

Aplicación: Procesos hidrológicos, procesos de sedimentación

Escala de tiempo: Tormenta, diaria, continuada Escala espacial: Ladera, cuenca hidrográfica, cuadricula

22 66

MMOODDEELLOO DDEE LLAA EECCUUAACCIIÓÓNN UUNNIIVVEERRSSAALL DDEE PPEERRDDIIDDAA DDEE SSUUEELLOOSS RREEVVIISSAADDOO ((RRUUSSLLEE))

Como fue descrito por Mannaerts (1999), el RUSLE puede ser usado apropiadamente para:

ÿ Predecir pérdida de suelo promedio a largo plazo de condiciones de campo específicas, usando un sistema específico de manejo.

ÿ Para predecir erosión entre surcos y en surcos, en pasturas, cultivos y sitios en construcción.

ÿ La pérdida de suelo calculado por el modelo, es la cantidad de sedimento perdido por el perfil, no la cantidad de sedimento que deja la cuenca o el terreno.

ÿ El perfil del paisaje es definido por una longitud de la pendiente, la cual es la longitud del origen del flujo superficial hasta el punto donde el flujo alcanza una mayor concentración o una mayor área de deposición como en las pendientes cóncavas y cerca de los límites del terreno.

ÿ Para estimar las tasas de erosión que son removidas del suelo, de partes críticas del paisaje y que guían a la elección de las prácticas de control de la erosión hasta un nivel de pérdida de suelo tolerable.

El RUSLE tiene la siguiente expresión matemática: (Mannaerts,1999)

Donde:

A = R*K*LS*C*P

(Ec. 1)

A

= Pérdida de suelo promedio anual en [t/ha/año]

R

= Factor erosividad de las lluvias en [MJ/ha*mm/hr]

K

= Factor erodabilidad del suelo en [t/ha.MJ*ha/mm*hr]

LS = Factor topográfico (función de longitud-inclinación-forma de la pendiente), adimensional

C

= Factor ordenación de los cultivos (cubierta vegetal), adimensional

P

= Factor de practicas de conservación (conservación de la estructura del suelo), adimensional

2.6.1. Erosividad de la lluvia (Factor R)

Es el potencial erosivo de la lluvia que afecta el proceso de erosión del suelo. La erosión por gotas de lluvia incrementa con la intensidad de la lluvia. Una suave y prolongada lluvia puede tener la misma energía total que una lluvia de corta duración y más intensa.

Cuando la energía se combina con la intensidad de la lluvia, el resultado es un buen predictor del potencial erosivo (EI: energía/intensidad). “EI” es el valor de la tormenta total por el máximo de intensidad de la tormenta en 30 minutos. El término indica como el desprendimiento de las partículas es combinado con la capacidad de transporte.

La suma de los promedios anuales de “EI” para una localidad en particular es el “Indice de Erosividad de la lluvia” R, es así que:

R = SS(EI 30 ) i /N

Ec .(2)

Donde:

R = Erosividad anual (tal como las unidades de EI 30 )

(EI 30 ) i = EI 30 para tormenta I

N = Tormentas erosivas (ej. P> 10 mm ó 0,5 in) en un periodo de N años.

Por tanto, la energía de la tormenta (EI o R) indica el volumen de lluvia y escurrimiento, pero una larga y suave lluvia puede tener el mismo valor de E que una lluvia de corta y más alta intensidad. (Mannaerts,1999)

Se calcula en base a la formula de Brown y Foster citados por Mannaerts (1999)

E = 0.29*(1-0.72*exp(-0.05(I))

Donde:

Ec. (3)

E = Energía cinética de 1 mm de lluvia [MJ/ha*mm]

I = Intensidad de lluvia en [mm/hr]

La determinación de la intensidad de precipitación, se realiza con base a la distribución de Gumbel (valores extremos tipo I), para cada una de las estaciones metereológicas, de acuerdo a las fórmulas que se detallan a continuación:

aa

= ÖÖ6 * S/pp

mm

= Xm - 0.5772 * aa

Yt = -ln(ln(T/(T-1))) Xt = mm + aa * Yt

Donde:

a = coeficiente

m = moda de la distribución

T = Tiempo de retorno (años)

Ec. (4)

Ec. (5)

Ec (6)

Ec. (7)

Xt = Precipitación máxima diaria para diferentes periodos de retorno Xm = Media aritmética

S = Desviación estandar

En el siguiente cuadro se presenta rangos para clasificar el grado de erosividad del factor R

Clase

R (100 ft.tf/acre*inch/hr)

R (MJ/ha*mm/hr)

Muy baja

<30

<500

Baja

30-60

500-1000

Mediana

60-180

1000-3000

Alta

180-350

3000-6000

Muy alta

>350

>6000

Cuadro 2. Clasificación de rangos típicos de R anual en diferentes sistemas de unidades

2.6.2. Erodabilidad del suelo (Factor K)

Es una compleja propiedad que se la entiende como la facilidad con la cual el suelo es

desprendido por el salpicamiento, durante una lluvia o por flujo superficial. Esta propiedad

del suelo está relacionada al efecto integrado de la lluvia, escurrimiento e infiltración.

Los suelos generalmente llegan a ser menos erosivos con una reducción en la fracción de limo a pesar del correspondiente incremento de la fracción de arcilla o arena.

El factor K representa el efecto de las propiedades del suelo y de las características del

perfil del suelo en la pérdida de suelo. Los valores de K son asignados usando el Nomograma de erodabilidad del suelo, que combina el efecto del tamaño de las partículas, %MO, código de la estructura del suelo y la clase de permeabilidad del perfil.

Suelos de textura fina con alto contenido de arcilla tienen bajos valores de K (0.05-0.15), porque ellos son resistentes al desprendimiento.

Suelos de textura gruesa tales como suelos arenosos, tiene valores bajos de K 0.05-0.2), debido al bajo escurrimiento, aunque estos suelos son fácilmente desprendibles.

Suelos de textura mediana (franco limoso) tienen valores de K moderados (0.25-0.4),

porque son moderadamente susceptibles al escurrimientos. (Mannaerts,1999)

desprendimiento y producen moderados

El factor de erodabilidad del suelo se calcula con la ecuación del nomograma de Wischmeier citado por Mannaerts (1999)

K=(1/7.594)*[(2.1*10 -4 *(12-OM)*M 1.14 +3.25(s-2)+2.5(p-3)]/100

Donde:

K = Factor de erodabilidad del suelo [t./ha.MJ*ha/mm*hr] OM = Materia orgánica [%]

S

= Código de la estructura del suelo

P

= Código de permeabilidad

Ec. (8)

M = Producto de las fracciones del tamaño de las partículas primarias ó (%limo+%arena

muy fina)*(100-%arcilla)

A continuación se presenta la tabla con los datos de agua del suelo para las clases

principales de textura de suelo: (Mannaerts,1999)

 

Textura

 

Conductividad hidráulica saturada [mm/hr]

SCS Grupo

clase

Permeabilidad

código

Hidrológico de

suelo

Arcilla, franco arcilloso

6

<1

D

Arcillo

arenoso,

franco

5

1-2

C-D

arcillo limoso

Franco

arcillo

arenoso,

4

2-5

C

franco arcilloso

Franco limoso, franco

3

5-10

B

Areno

francoso,

franco

2

10-60

A

arenoso

Arena

1

>60

A

Cuadro 3 .Códigos de permeabilidad y estructura del suelo en función de su textura

y estructura del suelo en función de su textura Figura 1. Nomograma de Erodabilidad del suelo

Figura 1. Nomograma de Erodabilidad del suelo

2.6.3. Factor de longitud y pendiente (LS)

Es el efecto de la topografía en la erosión.

2.6.3.1.

Longitud de pendiente (L)

La longitud de pendiente es definida como la distancia horizontal desde el origen de un flujo hasta el punto, donde:

ÿ La gradiente de la pendiente reduce lo suficiente que la deposición comienza

ÿ El escurrimiento llega a ser concentrado en un canal definido.

Para su cálculo se utiliza la fórmula: (Mannaerts,1999)

Donde:

L = (ll/72.6) m

L

= Factor de longitud de pendiente

l

= Longitud de la pendiente [pies]

m = Exponente de la longitud de la pendiente 72.6 = Longitud de parcela unitaria RUSLE

Ec. (9)

La longitud de pendiente ll, es la proyección horizontal, no la distancia paralela a la superficie del suelo.

El exponente de longitud de pendiente m, determina la relación entre erosión en surcos (causada por flujo) y erosión entresurcos (causado por impacto de gotas de lluvia), puede ser calculado con la siguiente ecuación:

m = 0.1342*LN(qq)+0.192

Donde:

m

= Exponente de la longitud de la pendiente

q

= Angulo de pendiente [%]

2.6.3.2. Inclinación de la pendiente (S)

Ec. (10)

El factor de inclinación de la pendiente refleja la influencia de la gradiente de la pendiente en la erosión. El potencial de erosión se incrementa con la inclinación de la pendiente.

Para pendientes con longitudes mayores a 5 m se debe usar las siguientes ecuaciones:

S

= 10.8*senqq + 0.03

Cuando S <9%

Ec. (11)

S

= 16.8*senqq - 0.5

Cuando S ³9%

Ec. (12)

Donde:

S = Factor de inclinación de pendiente S = Inclinación de pendiente [%]

q = Angulo de pendiente [ o ]

La pendiente y la longitud de la pendiente son medidos perpendicular a las curvas de nivel.

El factor LS combinado en RUSLE representa la proporción de pérdida de suelo de una longitud e inclinación dada. Valores más que 1 representan condiciones más erosivas que la condición de referencia.

Básicamente el RUSLE toma en cuenta:

ÿ Las diferencias entre pendientes muy cortas (< 5 m) y pendientes más largas.

ÿ Susceptibilidad a la erosión en surcos Vs entresurcos y pendiente (3 clases).

ÿ Efecto de las temperaturas mínimas de invierno y congelamiento/deshielo de suelos.

ÿ Forma de la pendiente como perfiles de suelo complejos. (Mannaerts,1999)

2.6.4. Factor de manejo de cobertura (C)

El factor C es usado para reflejar el efecto de la cultivación y prácticas de manejo en las tasas de erosión. Este factor mide como el potencial de pérdida de suelo será distribuido en el tiempo durante la construcción de actividades, rotación de cultivos, y otros esquemas de manejo.

El factor C está basado en el concepto de desviación standard, siendo el standard un área bajo condiciones de barbecho con cultivo limpio. El valor de C para condiciones standard es 1.

En el RUSLE existen dos opciones para evaluar el factor C:

ÿ No variables en el tiempo (valores promedio anual)

ÿ Dependientes del tiempo (intervalos de 15 días y valores ponderados de evaluación).

La opción no variable en el tiempo es un método rápido que usa un juego de datos mínimos para la evaluación del factor C.

La relación de pérdida de suelo por vegetación y manejo de residuos de cultivo se calcula en base de 5 subfactores (es decir prácticas parcelarias), como:

SLR = PLU.CC.SC.SR.SM

Ec. (13)

Donde:

SLR = Relación de pérdida de suelo debido a la vegetación, cultivos y prácticas de arado de suelo. PLU = Subfactor de uso de suelo previo.

CC

= Subfactor de cobertura de dosel.

SC

= Subfactor de cobertura de la superficie.

SR = Subfactor de rugosidad de la superficie.

SM = Subfactor de humedad del suelo

Los subfactores individuales calculados por el programa RUSLE, están expresados en función a una o más variables, incluyendo cobertura de residuos, cobertura de dosel, altura de dosel, rugosidad de la superficie, biomasa del subsuelo (masa de raíz más residuos incorporados), cultivación previa, humedad del suelo y tiempo. (Mannaerts,1999)

A continuación se describen los subfactores de la relación de pérdida de suelo:

2.6.4.1. Subfactor de uso previo (PLU)

Expresa la influencia de la erosión de suelo de los efectos residuales de la subsuperficie de previos cultivos y el efecto de las prácticas de labrado en la consolidación del suelo.

RUSLE evalúa el efecto de la biomasa subsupeficial (raíces y residuos enterrados en la superficie a 4 pulgadas) para resistir la erosión. Además localiza la descomposición de la biomasa en la superficie y en la subsuperficie, los cuales son calculados para cada periodo semimensual. PLU se refiere a:

ÿ Disturbios a la superficie del suelo anterior, y

ÿ Residuos orgánicos del suelo.

Su cálculo se la realiza de la siguiente manera:

PLU = C f *0.951exp(-C ur *B ur )+C us *B us /C f 0.5

Ec. (14)

Donde:

PLU = Subfactor de uso anterior del suelo (rango 0-1) C f = Factor de consolidación del suelo (1-0.45) C ur, us = Coeficientes dependiente en la efectividad de la cobertura del suelo para reducir erosión B ur = Densidad de masa de raíces vivas y residuos enterrados (incluye raíces muertas) en la capa superior del suelo [lb/acre. in] B us = Residuo orgánico incorporado por operación de arado del cultivo actual en [lb/acre.in]

2.6.4.2. Subfactor de cobertura de dosel (CC)

Expresa la efectividad de la cobertura del dosel para reducir la energía de la lluvia que golpea la superficie del suelo.

Aunque la mayor parte de la lluvia eventualmente alcanza la superficie del suelo, la lluvia interceptada por el dosel alcanza la superficie del suelo con menor energía.

RUSLE usa una base de datos de cultivo que monitorea constantemente el crecimiento de los cultivos para calcular el % de cobertura del dosel y el promedio de la altura de caída desde la hoja del cultivo.

Usa la siguiente expresión:

CC = 1-F c *exp(-0.1*H)

Ec. (15)

Donde:

CC = Subfactor de cobertura de dosel F c = Fracción de la superficie terresetre cubierta por dosel H = Distancia de caída de las gotas de lluvia después de ser interceptados por el dosel [pies]

2.6.4.3. Subfactor de cobertura superficial (SC)

RUSLE asigna tasas de descomposición específicas a los residuos basado en la proporción de C:N para el residuo. Además monitorea cuanto residuo es enterrado por cada tipo de labranza y luego ajusta la proporción de descomposición por encima y por debajo del residuo superficial. Este subfactor usa la siguiente expresión:

SC = exp [-bS p *(0.24/R u ) 0.08 ]

Ec. (16)

Donde:

SC = Subfactor de cobertura superficial b = Coeficiente valor b que describe la efectividad de la cobertura superficial S p = Area de tierra cubierta por cobertura superficial [%] R u = Rugosidad de la superficie antes de ser disturbada y rugosidad de la porción no disturbada de la superficie.

Si existe más de un tipo de residuo

S p = [1-exp(-aa i *B si )]*100

Ec. (17)

Donde:

a i = Relación de área cubierta y masa de ese residuo para cada tipo encontrado

2.6.4.4. Subfactor de rugosidad de la superficie (SR)

Una superficie rugosa tiene muchas depresiones y barreras. Durante un evento de lluvia, estas trampas de sedimento y agua causan superficies rugosas a erodar a bajas tasas que las superficies lisas bajo condiciones similares.

La SR está definida por condiciones base por unidad de parcela que está limpio de cultivos, suave y expuesta a lluvia de moderada intensidad.

Se expresa de la siguiente manera:

SR

= exp [-0.66(R u -0.24)]

Ec. (18)

R u = 0.24[D r (R i -0.24)]

Ec. (19)

Dr = exp (-0.14P t )

Ec. (20)

R i = 0.24+[(R n -0.24)/D e ]

Ec. (21)

Donde:

SR = Subfactor de rugosidad de superficie R u = Rugosidad de la superficie anterior y rugosidad de la porción de la superficie no disturbada [in] D r = Coeficiente de disminución de la rugosidad R i = Rugosidad inicial calculada inmediatamente después de la operación de parcela previa. P t = Precipitación total desde la más reciente operación de parcela [in]. R n = Rugosidad aleatoria D e = Coeficiente de disminución de rugosidad equivalente.

2.6.4.5. Subfactor de agotamiento de la humedad del suelo (SM)

La humedad antecedente del suelo tiene una influencia substancial en la infiltración y el escurrimiento y así de este modo en la erosión del suelo.

La humedad del suelo es usualmente alta durante el estadio de cultivos susceptibles en primavera y al principio del verano cuando la mayor parte de la erosión ocurre.

Un factor de agotamiento de la humedad del suelo, esta incluido en el RUSLE, que toma en cuenta el efecto de la humedad del suelo en la erosión, por tanto:

ÿ Perfil del suelo cerca de capacidad de campo, SM = 1 ( parcela continua-tierra de barbecho).

ÿ Perfil del suelo cerca de punto de marchitez permanente ( a 6 ft de profundidad), SM = 0 (no se espera escurrimiento ni erosión).

2.6.5. Prácticas de control de la erosión (Factor P)

Es la relación de pérdida de suelo con prácticas de soporte a la pérdida correspondiente con labranza en pendiente, la cual tiene un valor de 1.

Estas prácticas de control (soporte) combate la erosión, puesto que modifica los patrones de flujo y el grado o dirección de superficie de escurrimiento. Para las prácticas de soporte de tierras cultivadas, generalmente incluye contorno, cultivos en faja, terraceo y drenaje subsuperficial.

RUSLE calcula el factor P basado en porcentajes de pendiente, longitud de pendiente, rugosidad, altura de bordes, distribución del “EI”, grupo de suelos hidrológicos y el efecto de terrazas contra la pendiente.

Las prácticas de apoyo con las que trabaja el RUSLE son: (Mannaerts,1999)

AA

SSuurrccooss eenn ccoonnttoorrnnoo

ÿ

Camellones

ÿ Contornos a desnivel

ÿ Longitud de pendiente crítica, gradiente

BB

TTeerrrraazzaass

ÿ

Terraceo en gradas

ÿ

Deposición

CC

CCuullttiivvooss eenn ffaajjaass

ÿ Fajas de amortiguación

ÿ Fajas perpendiculares a la pendiente

DD

DDrreennaajjee ssuubbssuuppeerrffiicciiaall

ÿ

Drenes

EE

MMeeddiiddaass ddee ccoonnsseerrvvaacciióónn eenn ttiieerrrraass ssiillvvooppaassttoorriilleess

ÿ Prácticas de manejo silvopastoril.

La guía del usuario del RUSLE (1993), sugiere las siguientes prácticas mínimas de conservación de suelos, poniendo a consideración los valores del factor P para diferentes condiciones:

Altura entre surcos

Factor P mínimo

Muy baja

0.5

Baja

0.3

Moderado

0.15

Alto

0.08

Muy alto

0.05

Cuadro 4. Valores de P mínimos para prácticas de contorno

Grado de la terraza (%)

Subfactor de entrega de sedimentos

Al final de la salida

0.05

Nivel Cero

0.1

0.1

0.13

0.2

0.17

0.4

0.29

0.6

0.49

0.8

0.83

0.9

0.9

>1

1

Cuadro 5. Valores de P para terrazas en función a su grado de pendiente

2.6.5.1. Prácticas agronómicas y mecánicas de conservación de suelos

En cuanto a prácticas de control de la erosión, el PROMIC ha tomado una serie de medidas en la cuenca Taquiña, tanto mecánicas como agronómicas, pudiendo distinguirse las siguientes: (Prado, 1995)

Medidas agronómicas

Medidas mecánicas

Barreras vivas*

Terrazas de formación lenta *

Labranza mínima*

Terrazas de banco

Siembra en curvas a nivel

Zanjas de infiltración

Cultivos de cobertura

 

Rotación de cultivos

 

Cuadro 6. Medidas de conservación utilizadas en la cuenca Taquiña

Según Miranda (1992), la conservación de suelos es un conjunto de esfuerzos técnicos y agronómicos dirigidos primordialmente a incrementar la productividad de la tierra. En efecto, la conservación de suelos es la base para un sistema racional de explotación agrícola sostenible, especialmente en las zonas altas donde los campesinos tienen que roturar tierras en pendientes escarpadas, con suelos de baja fertilidad y lluvias irregulares. A continuación se mencionan algunas prácticas más comunmente utilizadas:

A. Siembra en curvas a nivel

Denominada también como siembra en fajas o surcos en contorno, es una práctica utilizada en terrenos con pendientes de 5% o menos. Su principal efecto es la reducción del flujo de agua de lluvia que escurre, por consiguiente reduce la erosión, evitando que la escurrentía arrastre la tierra y dando lugar a una favorable retención del agua en el suelo.

Esta práctica permite trabajar surcos perpendiculares a la pendiente, es decir cortando la pendiente para que las siembras tengan la misma altura en la inclinación, vale decir, un mismo nivel siguiendo las curvas de nivel del terreno.

En zonas con precipitación abundante y suelo de textura arcillosa, se deben realizar zanjas de drenaje laterales para que pueda escurrir el agua sobrante. De igual forma se debe realizar lo mencionado en suelos con capas subsuperficiales compactas que pueden provocar encharcamiento en las parcelas.

B. Barreras vivas

Son cordones de plantas perennes, de crecimiento vegetativo denso y precoz que se siembra en curva a nivel como barreras protectoras de los cultivos. Una barrera viva reduce la velocidad del agua de escurrimiento, además detiene las partículas de suelo que arrastra

Las características de las plantas para este propósito son: resistencia a la sequía, sistema radicular profundo y fuerte, rápido crecimiento, troncos rectos, vigorosos, rústicos y longevos.

* Corresponde a aquella medida de mayor aceptación por los comunarios de la cuenca Taquiña.

Las denominadas barreras muertas, pircas o muros, son formaciones de piedra o estructuras con troncos, establecidas en curvas a nivel para la contención de agua de escorrentía y el escurrimiento laminar del suelo. Dependiendo de la eficiencia de construcción de estas obras (compactación, altura, distancia, resistencia, material, etc.) se cumplirá el propósito de control y retención de la erosión y del agua de lluvia.

C. Zanjas de infiltración

Denominada también acequia de ladera, se establece en pendientes mayores a 5%. Como regla se tiene que a mayor pendiente la separación entre zanjas debe ser menor.

En zonas donde llueve poco se recomienda 40 cm de profundidad por 40 cm de ancho; dependiendo de la pendiente, intensidad y frecuencia de las precipitaciones las dimensiones del canal pueden ser mayores. Respecto al largo del canal , no hay restricción alguna, sin embargo se debe tener tabiques semiacanalados cada 4 o 5 m con el propósito de retener el agua y la distribución del flujo.

Esta práctica tiene como función principal la retención del agua de lluvia por más tiempo en los canales, permitiendo que penetre por el perfíl del suelo, humedeciendo con este escurrimiento gravitacional y por capilaridad el perfil longitudinal subsuperficial de la parcela.

D. Terrazas de formación lenta

Es la combinación de zanjas de infiltración, barreras vivas y muros. Se recomienda construirlos en terrenos donde el suelo es profundo y tiene pendientes moderadas no mayores a 20%. Mientras más inclinado sea el terreno la distancia entre las terrazas debe ser menor. En una ladera de 20% de pendiente por ejemplo, el ancho de la terraza no debe ser mayor a 20 m.

Este trabajo es un proceso lento de algunos años, sin embargo tiene la ventaja de requerir menor esfuerzo y tiempo en su construcción. Para consolidar esta estructura física, en el borde superior es preciso establecer barreras vivas arbóreas y arbustivas, que estabilicen el futuro talud.

Para evitar encharcamientos, en los bordes laterales de cada terraza se deben abrir canales de drenaje cuyas dimensiones deben estar en relación con las características del terreno y la precipitación pluvial de la zona.

E. Terraza de banco

Llamada también terraza de absorción, andén o bancal, es la obra que requiere mayor esfuerzo tanto humano como económico, en compensación es la que promete mayor productividad por unidad de área trabajada.

Las terrazas de banco se recomiendan por lo general en laderas donde el suelo es profundo y la inclinación del terreno es mayor a 20% y menor a 40%.

Si bien la inclinación del terreno condiciona la superficie útil de la terraza, la profundidad del suelo y la remoción que se haga del mismo tiene correspondencia con la capacidad productiva de la terraza. Quiere decir que se debe asegurar que la capa arable sea quitada uniformemente y se deposite sobre la capa inmediatamente inferior previamente removida de otra área de la plataforma.

El material existente en la zona permitirá que el talud sea de piedra, tierra o de ambos. Si el suelo es muy suelto (arenosos) la piedra asegurará la firmeza del talud y su inclinación moderada. Si el talud es de tierra será conveniente protegerlo con cubierta vegetal.

22 77

IINNFFLLUUEENNCCIIAA DDEE LLAA EESSCCAALLAA EESSPPAACCIIAALL EENN LLAA EEVVAALLUUAACCIIÓÓNN DDEE LLAASS CCUUEENNCCAASS

El área de la cuenca Taquiña llega mas o menos a 20 km 2 , clasificándose esta como una superficie intermedia, cuyas características son las siguientes: (Página Web:

http://www.fao.org/docrep/W2598S/w2598s05.htm)

2.7.1. Superficies intermedias (de decenas a centenares de km 2 )

Es posible representar combinaciones de usos semejantes de la tierra y/o informaciones físicas. En esta escala las políticas sobre utilización de la tierra en relación con fuentes no localizadas pueden ser eficaces y es posible evaluar su eficacia. Los datos físico-químicos no están directamente relacionados con la erosión o la procedencia, sino más bien con lo que se transporta (problema de pérdida de información).

Esta escala no es útil para los estudios del proceso de erosión, pero se puede utilizar para evaluar la contribución general de la erosión a la química de fuentes no localizadas. Esta escala impide que en los datos sobre un lugar predomine un fenómeno concreto (por ejemplo, una cárcava determinada) y da cierta homogeneidad a los fenómenos, lo que hace posible que sus efectos se puedan reproducir en modelos mediante procesos estocásticos, más que deterministas.

Los modelos deterministas exigen un gran cúmulo de datos en esta escala. Útil para determinar el efecto de la tierra y las prácticas de aprovechamiento de la misma en la cantidad/calidad del agua, es decir, el efecto de lo que ocurre aguas arriba sobre los lugares situados aguas abajo. Los datos revelan los efectos sometidos a variaciones estacionales.

El punto fundamental es la necesidad de reconocer las escalas de tiempo y espacio al preparar planes de ordenación para combatir la erosión. Si bien es probable que los beneficios físicos a corto plazo de la lucha contra la erosión se manifiesten rápidamente en

las aguas receptoras, los sedimentos que se almacenan en la cuenca fluvial pueden tardar decenios en salir finalmente de la cuenca, a pesar de los recursos destinados a combatir la erosión aguas arriba.

22 88

SSIISSTTEEMMAA DDEE IINNFFOORRMMAACCIIÓÓNN GGEEOOGGRRÁÁFFIICCAA ((SSIIGG))

Un SIG, es un sistema informatizado de la almacenamiento, análisis y recuperación de datos, en el que los datos se hallan identificados por sus coordenadas geográficas. Además, para los datos primarios como son las características climáticas y del suelo, es posible utilizar un SIG para calcular el peligro de erosión, la clase del producto forestal o aptitud de la tierra para determinados tipos de aprovechamiento. Los datos se extraen normalmente de los mapas, mientras que los valores derivados pueden presentarse en forma de mapas (Morales y Saavedra, 1998).

Para Valenzuela (1993), el SIG es un sistema computarizado que permite la entrada, almacenamiento, representación y salida eficiente de datos espaciales (mapas) y atributos (descriptivos) de acuerdo a especificaciones y requerimientos concretos; además de considerarse como una combinación de software y hardware capaz de manipular entidades que contengan propiedades de localización y atributos.

Los SIG ofrecen una serie de ventajas y desventajas como se muestran a continuación:

Ventajas

Desventajas

 

ÿ Datos físicamente almacenados en forma completa.

ÿ Costos y problemas técnicos para convertir datos analógicos en formato digital.

ÿ El mantenimiento y recuperación de datos pueden ser realizados a costos más bajos.

ÿ Posibilita una gran variedad de modelos cartográficos con una mínima inversión de tiempo y dinero.

ÿ Necesita

de

ÿ Datos espaciales y no espaciales pueden ser analizados simultáneamente en una forma racional.

especialistas para mantener datos en forma

ÿ Los modelos conceptuales pueden ser probados rápida y repetidamente, facilitando su evaluación.

ÿ Los análisis de cambios temporales pueden ser efectuados eficientemente.

digital en computadoras.

 

ÿ Falso sentimiento de una mayor confiabilidad y precisión.

ÿ La adquisición de datos, análisis espacial y procesos de toma de decisiones son integrados en un contexto común de flujo de información.

ÿ Alto

costo

de

adquisición de equipos y programas necesarios.

Cuadro 7. Ventajas y desventajas de los SIG

IIIIII AARREEAA DDEE EESSTTUUDDIIOO

33

11

UUBBIICCAACCIIÓÓNN

La cuenca Taquiña, se halla ubicada a 4 km al Norte de la ciudad de Cochabamba, en el cantón Linde, provincia Kanata del departamento de Cochabamba. (ver Mapa 1)

La cuenca está comprendida entre las siguientes coordenadas geográficas:

66º07’36’’ – 66º11’10’’ Longitud Oeste 17º15’24’’ – 17º19’25’’ Latitud Sud

Tiene una extensión de 19.7 km 2 y es accesible por la ruta Cochabamba-Tiquipaya-Largun Mayu y por el tramo Cochabamba-Tirani (cuenca Pajcha). Dentro de la cuenca existen varias sendas de herradura que comunican a las comunidades entre sí y con otras poblaciones aledañas a la cuenca. (Vega, 2000)

Se encuentra a una altitud de 2900 a 4500 m.s.n.m., con un relieve disectado y con una amplia gama de pendientes que se describen a continuación:

Rango de pendientes (%)

Superficie

(ha)

(%)

0-20

122.16

6.24

21-30

301.72

15.51

31-40

426.6

21.8

41-50

399.8

20.4

>50

705

36.05

Total

1955.28

1000

Cuadro 8. Rango de pendientes y superficie de la cuenca Taquiña (Fuente: PROMIC, 1993)

33 22

AASSP