Sei sulla pagina 1di 12
Gestión del Estado Venezolano ante la Propiedad Intelectual Autor: Dorela Carrasquel C.I.: 17.747.569 PNF:
Gestión del Estado
Venezolano ante la
Propiedad Intelectual
Autor:
Dorela Carrasquel
C.I.: 17.747.569
PNF: Informática
Ciudad Bolívar, Julio de 2012

Propiedad Intelectual.

La propiedad intelectual es una serie de derechos garantizados por las

legislaciones, a los autores y autoras de obras del intelecto humano, es decir, pinturas, esculturas, obras musicales, teatrales, literarias y cinematográficas, dibujos, modelos industriales, de aplicación, entre otros.

La innovación es un aspecto que las empresas del siglo XXI deben

conocer, manejar y saber gerenciar. Para la mayoría de éstas supone un enorme reto, impulsado por la necesidad diaria de responder a un creciente mercado globalizado y en todo caso extraordinariamente competitivo. La propiedad intelectual se refiere a la protección de los productos creaciones de la mente humana, vale decir, del intelecto humano. Internalizar que el ser humano es el “sujeto”, elemento básico y fundamental del proceso innovador es realmente comprender la efectiva relación entre ambas: Innovación y Propiedad Intelectual.

A tal efecto, la creatividad legalmente protegida, por las leyes

nacionales e internacionales, permite retribuir a los actores, que intervienen en el proceso innovador, con una posible protección y/o beneficios por la actividad económica relacionada.

Cuando en una organización se plantean y/o se obtienen innovaciones determinadas, el conocimiento que el recurso humano pueda tener sobre el cómo gerenciar la propiedad intelectual juega un papel fundamental en las estrategias competitivas de la misma. La propiedad intelectual no solamente valoriza a una empresa, sino también hace crecer las economías. Hoy en día el

capital intelectual de una empresa, de un país, vale más que las materias primas y el parque industrial.

La propiedad intelectual se divide en dos grandes categorías: la propiedad industrial, que incluye las invenciones, patentes, marcas, dibujos y modelos industriales e indicaciones geográficas de origen; y el derecho de autor, comprende la protección de los derechos morales, que respectan al reconocimiento de la autoría sobre la obra, abarcando las obras literarias y artísticas, tales como las novelas, los poemas, las obras de teatro, las películas, las obras musicales, las obras de arte, los dibujos, pinturas, fotografías y esculturas, y los diseños arquitectónicos.

Es un conjunto de derechos que puede poseer una persona física o jurídica sobre una
Es un conjunto de derechos que puede poseer una
persona física o jurídica sobre una invención (patente,
modelo de utilidad, topografía de productos
semiconductores, certificados complementarios de
protección de medicamentos y productos
fitosanitarios), un diseño industrial, un signo distintivo
(marca o nombre comercial), etc. Otorga dos tipos de
derechos: en primer lugar el derecho a utilizar la
invención, diseño o signo distintivo, y en segundo
lugar el derecho a prohibir que un tercero lo haga.
Derecho de propiedad que se genera de forma
automática por la creación de diversos tipos de obras
y que protege los derechos e intereses de los
creadores de trabajos literarios, dramáticos, musicales
y artísticos, grabaciones musicales, películas, emisiones
radiadas o televisadas, programas por cable o satélite
y las adaptaciones tipográficas de los libros, folletos,
impresos, escritos y cualesquiera otras obras de la
misma naturaleza, asimismo esculturas y los diseños
arquitectónicos.

Día Mundial de la Propiedad Intelectual.

En el año 2000, la Asamblea General de las Naciones Unidas estableció el 26 de abril como Día Mundial de la Propiedad Intelectual. La fecha tiene como objetivo rendir tributo a la innovación y la creatividad, así como al impulso

e incentivo que les proporciona la propiedad

intelectual, además de difundir el conocimiento sobre la misma.

además de difundir el conocimiento sobre la misma. El Día Mundial de la Propiedad Intelectual ofrece

El Día Mundial de la Propiedad Intelectual ofrece cada año una

excepcional oportunidad para el encuentro de todos cuantos tienen interés en

el tema, con el fin de señalar, discutir y demostrar cómo el sistema que rige los

derechos de propiedad intelectual contribuye al florecimiento de la música y

las artes, así como a fomentar la innovación tecnológica con el propósito de mejorar nuestro mundo.

La propiedad intelectual es un concepto que también genera controversias. En este sentido, diversas organizaciones aprovechan el Día Mundial de la Propiedad Intelectual para llamar la atención sobre los efectos sociales negativos de promover una celebración de esta naturaleza. La necesidad de modificar las leyes, flexibilizarlas y promover más limitaciones y excepciones al sistema de derechos de autor forma parte de la agenda de quienes proponen discutir la celebración de esta jornada. A este respecto, la discusión ética es siempre válida, por cuanto el plagio intelectual es un delito, y se debe fomentar, estimular y proteger la producción de los creadores en beneficio de la humanidad. Pero, al mismo tiempo, conviene propiciar el acceso de los bienes culturales a los más desposeídos.

La Propiedad Intelectual en Venezuela.

La Propiedad Intelectual en Venezuela es regulada por el Servicio Autónomo de la Propiedad Intelectual (SAPI), ente adscrito al Ministerio del Poder Popular para el Comercio, que ejerce la competencia que sobre la propiedad intelectual le corresponde al Estado Venezolano, en materia de Derecho de Autor, Marcas y Patentes. Los derechos de propiedad intelectual son derechos absolutos o de exclusión que requieren, para su válida constitución, la inscripción en un registro especial, relativo a la propiedad en cuestión.

Por otra parte, el interés general exige que las concesiones exclusivas de propiedad intelectual no sean perpetuas, y ello determina que las leyes concedan a los derechos citados un tiempo de duración distinto según las distintas modalidades que discriminen esta propiedad especial y temporal. Transcurrido el tiempo de existencia legal, caducan los derechos. La caducidad puede resultar por efecto de otros motivos, como la falta de pago de las anualidades o cuotas correspondientes, el no uso por el plazo que la ley determine en cada caso, y la voluntad, por ende, de los interesados.

La protección que el Gobierno Venezolano reconoce a la propiedad intelectual, no solo es la recogida en las leyes, sino también en los Tratados y Acuerdos Internacionales, así como en las normas de integración. La propiedad intelectual está garantizada en el Artículo 124 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela: "Se garantiza y protege la propiedad intelectual colectiva de los conocimientos, tecnologías e innovaciones de los pueblos indígenas. Toda actividad relacionada con los recursos genéticos y los conocimientos asociados a los mismos perseguirán beneficios colectivos. Se

prohíbe

ancestrales".

el

registro

de

patentes

sobre

estos

recursos

y

conocimientos

Las normas de propiedad intelectual en Venezuela protegen las obras literarias, artísticas y científicas que cumplan los requisitos de originalidad y creatividad, no siendo objeto de protección las ideas, fórmulas matemáticas, obras no originales y en general todo aquello que no cumpla con los requisitos establecidos en la Ley.

Entre las leyes que regulan la Propiedad Intelectual y los Derechos de Autor(a) en Venezuela, se encuentran:

Constitución de la República Bolivariana de Venezuela
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela
Ley Sobre el Derecho de Autor
Ley Sobre el Derecho de Autor
Convención Universal sobre Derechos de Autor
Convención Universal sobre Derechos de Autor
Decreto Nº 1769 mediante el cual se dicta la reforma Parcial del Reglamento de la
Decreto Nº 1769 mediante el cual se dicta la reforma Parcial del Reglamento de la
Ley sobre el Derecho de Autor y de la Decisión 351 de la Comisión del Acuerdo
de Cartagena que contiene el Régimen Común Sobre Derecho de Autor y
Derechos Conexos. Gaceta Oficial Nº 5.155.
Ley de Registro Público y del Notariado
Ley de Registro Público y del Notariado
Ley del Libro
Ley del Libro
Reglamento de Ley sobre Depósito Legal
Reglamento de Ley sobre Depósito Legal

La Propiedad Intelectual y las Empresas Venezolanas.

Legal La Propiedad Intelectual y las Empresas Venezolanas. Existe un mecanismo en la Ley Sobre el

Existe un mecanismo en la Ley Sobre el Derecho de Autor venezolana (promulgada en 1993) de acuerdo con el cual, en determinados cas os, los derechos pasan de una manera prácticamente automática de los autores a otras personas (naturales y/o jurídicas). Es decir, que los creadores que no conozcan este importante detalle de nuestra ley, pueden verse despojados totalmente de sus derechos sin ni siquiera enterarse de ello.

Se trata del mecanismo establecido en uno de los artículos más nombrados de la Ley Sobre el Derecho de Autor: el artículo 59. En esta norma se prevén dos supuestos de transmisión automática de derechos: uno, a favor del Patrono, y otro, a favor de quien encarga una obra, quien se conoce como

Comitente. El mecanismo utilizado es el de la presunción de cesión de derechos. En otras palabras, de acuerdo con la regla del artículo 59, se presume que el autor ha cedido sus derechos, de manera absoluta y por toda su duración, a su patrono, cuando la obra ha sido realizada bajo relación de trabajo.

La Ley Sobre el Derecho de Autor venezolana le impone al Autor la carga de llegar a un pacto expreso con su Patrono o con la persona que él encarga la obra, por el cual se deje claro que no cede sus derechos de forma absoluta. Es decir, el Autor, si está interesado en conservar sus derechos, o al menos, parte de los mismos, tiene que proponerle a su Patrono o Comitente un acuerdo que diga lo contrario a lo que dice la Ley.

Todo el marco legal establecido por el Gobierno Venezolano, protege a los autores y supuestos inventores para promover el desarrollo de su obra y así el avance de la humanidad. A pesar de esto, las legislaciones de propiedad intelectual sirven a los intereses de las grandes industrias para proteger sus intereses económicos y modelos de negocio.

Los autores de obras culturales, así como aquellos que generan aportes a la ciencia, se ven obligados a vender dichos derechos a las grandes empresas para su propio sostenimiento. No existe nada original, no hay invenciones provenientes puramente de la iluminación, toda obra, científica o cultural, está basada o inspirada en un conocimiento anterior, que estaba públicamente disponible, ya que las protecciones, victimizan al autor, cuando el verdadero beneficiario son las empresas.

Las empresas venden a las masas la idea de que la propiedad intelectual hará a los creadores personas adineradas de manera honrada, cuando la realidad es que la gran mayoría de los creadores viven de su trabajo, de vender sus pinturas, de interpretar sus canciones en público, de dar clases, mítines. La industria de Hollywood, las cadenas de medios, la industria editorial y del software utilizan actualmente la internet para imponer su hegemonía, y en su mayoría llevan sus productos a las masas, en vez de compartir obras alternativas y abiertas.

Es en esta situación cuando debemos preguntarnos si los nuevos medios para socializar el conocimiento deberían estar al servicio de las masas o del capital, una vez que el uso de la Internet se masificó, las compañías buscaron hacer crecer sus viejos modelos de negocio, a través de leyes y tratados internacionales.

Servicio Autónomo de Propiedad Intelectual (SAPI)

El Servicio Autónomo de la Propiedad Intelectual (SAPI) es un ente adscrito al Ministerio de Industria y Comercio, creado según el Decreto Presidencial número 1768, el 25 de marzo de 1997, publicado en la Gaceta Oficial de la República de Venezuela No. 36.192 de fecha 24-04-97; entra en funcionamiento en el 01 de mayo del 1998 según Resolución Ministerial Nº 054 del 07 de abril de 1998, publicada en la Gaceta Oficial Nº 36.433 del 15 de abril de 1998. Asimismo, funciona como Oficina Receptora de Fondos Nacionales a los efectos de la recaudación de tasas generadas por el servicio que preste.

La creación del SAPI, ha permitido unir bajo una misma organización la Propiedad Industrial y el Derecho de Autor. Esta fusión ha hecho posible agilizar y optimizar el proceso de registro, protección y difusión de las creaciones del intelecto humano bajo los diversos esquemas que operan actualmente en el Sistema Venezolano de Propiedad Intelectual.

La transformación de la estructura organizativa del Sistema de Propiedad Intelectual nacional, ha sido concebida en respuesta a los dinámicos cambios del entorno y al surgimiento de nuevas estructuras y modelos económicos y comerciales.

El SAPI cuenta con dos direcciones operativas principales: la Dirección de Registro de la Propiedad Industrial, encargada de administrar la concesión efectiva de derechos a los inventores sobre sus creaciones, a través de las patentes de invención, modelos de utilidad, diseños industriales, certificados de obtentor, certificados de circuitos integrados; a los comerciantes sobre signos que utilizan para distinguir sus productos y servicios en el mercado, mediante las marcas, nombres comerciales, lemas comerciales, denominaciones de origen; y la Dirección Nacional de Derecho de Autor, encargada de ejercer funciones de registro, vigilancia e inspección sobre los derechos de autor y los derechos conexos, en el ámbito administrativo.

Objetivos del SAPI.

Crear un registro público de comerciantes y actividades comerciales.

Elaborar un censo comercial permanente.

Dar valor agregado a casi la totalidad de los bienes materiales y servicios que utilizamos.

Promover el sistema de la propiedad intelectual como parte del desarrollo socio económico y sostenible.

Coordinar con su Ministerio la ejecución de políticas.

Misión del SAPI. Brindar servicios especializados de excelencia para el uso estratégico de la Propiedad Intelectual, que contribuyan al desarrollo cultural, económico y social de forma sustentable.

Visión del SAPI. Contribuir al logro del bienestar del pueblo venezolano a través del impulso del desarrollo científico-técnico, facilitando el acceso de todas las personas a los bienes y servicios, apoyando la creación de sistemas de protección que amparen e incentiven a los creadores e investigadores, protegiendo sus invenciones y garantizado la difusión del conocimiento contenido en ellas, así como el uso adecuado de signos distintivos que faciliten el acceso a los bienes y servicios requeridos para satisfacer las necesidades del colectivo.

Políticas del SAPI.

Proporcionar seguridad jurídica a través de la tutela de la Propiedad Intelectual sobre obras artísticas, científicas, patentes, marcas y otros distintivos.

Desarrollar un proceso de modernización de la plataforma tecnológica de información y comunicación diseñada a la medida del SAPI, con capacidad para responder a la demanda del sector industrial automatizando todo su proceso.

Promoción del desarrollo de la sociedad del conocimiento mediante la difusión de la información sobre la Propiedad Intelectual, con el objeto de facilitar la transferencia tecnológica a los sectores productivos y de innovación.

Defender la propiedad intelectual colectiva de los conocimientos, tecnologías e innovaciones de los pueblos indígenas y locales.

Incentivar la creación intelectual protegiendo el derecho de autor sobre las obras.