Sei sulla pagina 1di 11

Dos modos de entender la práctica periodística:

la construcción de la noticia frente al principio de objetividad

Lic. Cecilia Sozzi

Cuando el lector abre un periódico o revista probablemente hace un recorrido rápido por las páginas, omite algunas secciones, y se detiene en otras; en un pantallazo visual capta los títulos y, gracias a su indicación, se demora en las noticias o artículos que le interesan. Pocas veces se cuestiona, por ejemplo, por qué aparecen esas noticias y no otras: acepta lo que le propone el medio gráfico. Quizás nos digamos que, al fin y al cabo, los hechos que suceden son únicos y tienen su importancia

Al respecto y para comenzar, le proponemos una actividad:

-Seleccione tres diarios o periódicos del mismo día (si es posible, uno de su localidad, uno de distribución provincial y otro nacional. Por ejemplo: El Puntal de Río Cuarto, La Voz del Interior de Córdoba, La Nación o Página 12 como nacionales). -Elija una misma información y vea cómo es tratada por los distintos medios. A partir de su experiencia en la lectura de diarios, señale las similitudes y diferencias que observe, dentro de los textos y títulos, y en los aspectos de diseño, imágenes, ubicación de la información en el cuerpo del diario y en la página, etc. --- Cuerpo de la publicación: se denomina así a la publicación considerada en su totalidad.-----

¿Todos los medios trataron el mismo hecho de igual manera? Seguramente no. Veamos, entonces, las razones.

1. La información

En poblaciones de reducidas dimensiones, la persona posee un contacto directo con ciertos hechos de la comunidad, físicos o sociales:

un incendio, un nacimiento, la llegada del primer tren. En cambio, en esta época pos-industrial los hechos llegan a través de la información difundida por los medios masivos, que “hacen posible a individuos geográficamente dispersos saber algo unos de otros” 1 , incluso de lugares y culturas a los que no hubiera soñado con acceder. Esa información mediada, no refleja todos los hechos ocurridos en una localidad. Ello debido a la complejidad de la vida moderna, que haría ímproba la tarea de recoger toda la información. Pero, además, porque ésa no es la intención del periodismo, sino transmitir hechos “noticiables”, que cumplan ciertos requisitos como los de ser actuales, inéditos, responder al interés público, entre otros. Existe una selección

1 Tuchman, Gaye: “La producción de la noticia. Estudio sobre la construcción de la realidad”, Ed. G.Gili, Barcelona, 1993, pág 16.

entre los sucesos ocurridos, aunque en el trato cotidiano y continuo con los mensajes de los medios, parecería que la información “es” el hecho mismo.

Un HECHO es un fenómeno de la naturaleza o de carácter social. Posee existencia externa al sujeto y, según Martínez Albertos, es objetivo, comprobable y verdadero 2 . Constituyen hechos, por ejemplo, que el río Suquía traiga agua en invierno, que todos los viernes se instale una feria en el barrio San José, que se produzca un temblor de 4,5º según la escala de Richter en el noroeste sanjuanino, que haya aumentado este año la matrícula de alumnos de Nivel Medio de toda la provincia.

En cambio, un ACONTECIMIENTO se genera mediante un fenómeno o hecho externo al sujeto, pero se transforma en tal cuando la persona lo conoce y le atribuye un sentido. El periodista es uno de los actores sociales “creadores” de acontecimientos para una comunidad, ya que continuamente en su profesión recoge, interpreta y valora los hechos.

El periodista, para completar su tarea, difunde información sobre los acontecimientos, pero nunca podrá transmitir un hecho: es imposible transmitir un terremoto y sus consecuencias, las incidencias de un partido de fútbol, o una huelga de hambre. La INFORMACION consiste en mensajes que contienen datos sobre hechos de la realidad. Se denomina información a “la acción y efecto de enterar, de instruir, de enseñar en todos los dominios del pensamiento y la actividad humana” 3 , pero el término de información periodística abarca un entorno mucho más específico. En su forma más pura, la INFORMACIÓN PERIODÍSTICA se refiere al relato de un “hecho actual, desconocido, inédito, de interés general y con determinado valor político ideológico.” 4

Las distinciones entre los conceptos recién señaladas nos anticipan algunas de las dificultades del periodismo, que analizaremos en el punto siguiente: no es posible transmitir el hecho; la materia prima se transforma en un relato o mensaje con su producto, el texto.

2. El problema de la objetividad periodística

Objetivo: Relativo al objeto. //Dícese de lo que existe realmente fuera del sujeto que lo conoce. //Exento de parcialidad.

El tema de la objetividad se ha considerado como inherente al periodismo desde la aparición del denominado periodismo informativo, lo que ha llevado a preguntar cómo informar sobre hechos, y a indagar

2 Martínez Albertos, José Luis, “El mensaje informativo”, Ed. A.T.E., Barcelona, 1977, pág.

36.

3 Marín, Carlos y Leñero, Vicente: “Manual de Periodismo”, Ed. Pablo de la Torriente, La

Habana, 1990, pág. 39.
4

Marín y Leñero, ídem, pág. 39.

si es responsabilidad del periodista reflejar la realidad por fuera de sí mismo sin contaminarla con su subjetividad, es decir, la posibilidad de reflejar los hechos “tal cual son”.

Dos líneas teóricas se han seguido con mayor énfasis: la primera sostiene que la objetividad es posible y por ello habla del reflejo fiel de la realidad, a la manera de un espejo; la segunda expone que la objetividad no existe, es una utopía que tiene el valor de ser perseguida pero nunca alcanzada. En este último caso se considera a la noticia como una construcción que puede acercarse en mayor o en menor medida a los hechos.

2.1. El principio de la objetividad periodística: La noticia como espejo de la realidad

Tradicionalmente se ha insistido, y aún hoy es un latiguillo frecuente, en que el periodista debe desarrollar su tarea con total objetividad, a efectos de transmitir a los lectores un fiel reflejo de los hechos que son de interés público. Así, el periodista es un mediador neutral entre los hechos y el receptor. Esta caracterización también plantea un modo de legitimación de la tarea periodística: es la garantía de la seriedad y del tratamiento de los hechos a la manera del científico, es decir, utilizando procedimientos como la observación en campo, la recopilación de datos, la separación de la información y la opinión, etc. Así, según analiza G. Tuchman, “los periodistas se protegen de las críticas y reivindican el carácter objetivo de su profesión.” 5

2.1.1. Los cuestionamientos

La idea del periodismo objetivo es puesta en tela de juicio por los propios periodistas. A mediados de la década del 50, el periodista argentino Rodolfo Walsh, visionario y apasionado defensor del periodismo comprometido con la sociedad, utiliza nuevos procedimientos para su investigación sobre el fusilamiento de varios civiles inocentes en José León Suárez (provincia de Buenos Aires), bajo el gobierno de facto de la “Revolución Libertadora”, que darían lugar al relato periodístico publicado luego como Operación Masacre. Estos procedimientos se alejan de los habituales en el periodismo tradicional (como es el caso de la introducción del periodista como un testigo que relata en primera persona, o el uso de recursos literarios, entre otros). Esta nueva forma de hacer periodismo gana adeptos en Estados Unidos, donde a fines de los 60 comienza una revolución de los conceptos y prácticas sobre la tarea de informar que se dio en llamar “Nuevo Periodismo”. Comienza también una revisión de la idea de objetividad.

5 Gaye Tuchman, citada por Rodrigo Alsina, Miguel: “La construcción de la noticia”, Paidós, Barcelona, 2ª edición, 1993, pág. 170.

Limitaciones y condicionamientos 6

Los condicionamientos con los que se enfrenta el periodista en su tarea diaria son numerosos y de diferente tenor, y necesariamente inciden en el resultado. Es fundamental que el periodista sea consciente de ello y tenga como guía procurar la objetividad.

Veamos una situación típica:

1. Se produce un acontecimiento de interés para la localidad, y el

dueño-director del periódico local envía al cronista para que obtenga datos en el lugar de los hechos. La selección de un hecho entre tantos otros de la realidad constituye el nivel más general de valoración. Habitualmente interesa lo singular, la referencia a lo personal, lo privado y lo íntimo, la violencia y la agresividad, el éxito, las crisis de diferente tipo. Algunos hechos serán noticia para todos los medios de una región:

la renuncia de un intendente, el incendio de varios autos durante una

competencia de rally; otros dependen de decisiones de tipo político o ideológico: la historia de vida particular de una mujer trabajadora, que actúa como modelo ejemplar. Aquí cabe un paréntesis: ¿cubrir incendios no es ideológico? Lo es

cuando se privilegia ese tipo de información frente a otras posibilidades, o cuando el medio lo transforma en su carta de presentación y su línea editorial, como es el caso del diario porteño Crónica, que decide centrarse en hechos policiales y catástrofes.

2. El cronista recoge aquellos datos que estima de interés noticioso,

desechando otros que no considera relevantes. Lo hace desde su propia concepción ideológica y conociendo la orientación política del órgano de

comunicación para el que trabaja. En su tratamiento, la información sufre un recorte debido a la valoración subjetiva del periodista –por más involuntaria que ella sea-. Incluso deben considerarse las posibilidades de percepción (visual, auditiva), el razonamiento que lleva a establecer causas y consecuencias, etc. Este filtro se produce en los casos en que el cronista es testigo directo de los hechos, y es aún mayor cuando debe recurrir a fuentes de información que darán versiones de los hechos y datos de acuerdo a sus propios sesgos, intereses y percepciones.

3. En el diálogo con el director (o con el jefe de sección o editor, si

se trata de un medio de mayores dimensiones) se producen nuevos recortes, ya que se valora la información concreta que se ha obtenido. Se mensura el hecho bajo ciertos parámetros sociales, políticos, culturales, a través de los cuales se organizan “tiras” (cortes arbitrarios) del mundo cotidiano, que enmarcan –ubican- al hecho. Tuchman 7 da el siguiente ejemplo:

“Considérese el siguiente intercambio presentado como tira:

¿Cómo fue? No demasiado. ¿Seis párrafos? De acuerdo. Por sí solo, este intercambio carece de significado. Sin embargo, al proporcionársele un marco bajo la forma de información adicional, la tira queda transformada:

6 Parte de este punto se basa en Rodrigo Alsina y Tuchman, op. Cit. 7 Tuchman G., op. cit., pág. 206.

Un reportero retorna a la redacción desde el escenario de un incendio. Se aproxima a su jefe de página, quien levanta la mirada de su trabajo y le pregunta al reportero: “¿Cómo fue?” Refiriéndose al incendio, el reportero responde: “No demasiado”. El jefe pregunta:

“¿Seis párrafos?” (¿Seis párrafos llegarán a ser espacio suficiente para contar el relato del incendio?) El reportero responde: “De acuerdo”, y se dirige a su escritorio, donde escribe seis párrafos acerca del incendio.”

En principio, los periodistas continuamente buscan marcos donde situar los acontecimientos, para definir su importancia y su consecuente tratamiento periodístico.

El filtro en la sala de redacción del periódico o diario se completa con la negociación de espacios con otras noticias producidas en el día, que jerarquizará o no al acontecimiento, junto con la titulación, el uso de fotografías, gráficos, recuadros, etc.

2.1.2. Aspectos que ocasionan la pérdida de objetividad

ASPECTOS IDEOLÓGICOS:

1. Subjetividad, sesgo ideológico, creencias y valores propios del periodista como sujeto: como señala Mitchell Charnley 8 “los periodistas son humanos, y los seres humanos nunca podrán liberarse completamente de la influencia de sus opiniones y sus emociones”.

2. Línea editorial del medio en el que trabaja el periodista: es la que guía la interpretación del acontecimiento, asignándole valores y determinando su prioridad y la cantidad y cualidad de la cobertura 9 . En este contexto, la posición que se tiene frente a la noticia condiciona fuertemente el tratamiento de la información, ya que es muy diferente considerarla como una mercancía, que como un bien social. 10

3. Fuentes de la información: la selección de voces que relatarán, interpretarán o darán su opinión sobre los acontecimientos presupone una posición tomada por el periodista.

4. Complejidad de la realidad: la mayoría de los hechos no se presentan aislados, e incluso cuando intentamos relacionarlos no siempre podemos “ofrecer el cuadro total o una comprensión cabal de la complejidad de la vida moderna”; al periodista siempre “le será imposible desenredar el cúmulo de hechos y fuerzas y frustraciones, sin ningún tipo de información interpretativa de fondo que lo guíe”. 11

8 Mitchell Charnley “Periodismo informativo”, Troquel, Bs. As., 1976, pág. 53.

9 Línea editorial: perfil u orientación general de un medio de comunicación. Se conforma con las definiciones políticas (por ejemplo, de tendencia centro-izquierda, liberal, etc.), los posicionamientos frente a temas y hechos (por ejemplo, estar en contra del aborto, dar prioridad a la educación), y el estilo del medio. 10 Karl Marx sostenía que ésta era la principal contradicción del periodismo. La información es un bien intercambiable con un valor monetario y por lo tanto su producción sigue un interés económico; y al mismo tiempo es un bien de carácter social, que asegura que los ciudadanos estén informados y puedan así ejercer sus derechos democráticos.--

1. 11 Charnley, Mitchell, op.cit, pág. 55.

5. Presiones e intereses de grupos de poder: en la mayoría de los casos, el sustento de los medio gráficos depende de la venta de publicidad. Una cuenta grande que se cierra porque la empresa que publicita no comparte la difusión de ciertas informaciones o el punto de vista del medio, puede incidir en el funcionamiento de la publicación. En muchas oportunidades, intereses creados dificultan el acceso al hecho en toda su dimensión. Un ejemplo del ámbito internacional fue la prohibición de obtener imágenes de la Guerra del Golfo no autorizadas por Estados Unidos.

ASPECTOS TÉCNICOS:

1. La información como relato: el periodista no transmite hechos, sino que debe transcribirlos mediante la palabra escrita (en el caso de la prensa gráfica). Lorenzo Gomis, citado por Martínez Albertos 12 explica que “convertir un hecho en noticia es básicamente una operación lingüística. Sólo los procedimientos del lenguaje permiten aislar y comunicar un hecho. Como escribe el lingüista Bertil Malmberg, cualquier percepción implica la interpretación de un continuum que puede ser transformado en unidades discretas –esto es, separadas, distintas- sólo gracias a un procedimiento lingüístico. El lenguaje es el modo de captación de la realidad que permite darle forma, aislar dentro de ella unos hechos a los que, por un procedimiento de redacción, se convierte en noticia”.

2. Espacio: la escasez de espacio en la página y en el conjunto de páginas de una publicación dificulta el tratamiento en profundidad de los acontecimientos. Al mismo tiempo, la información se presenta en forma fragmentada, dividida en textos diferentes, lo que produce una visión focalizada de la realidad.

3. La ubicación de la información junto con otras en el plano de la página, superpone y contrasta gran cantidad de textos periodísticos. Coexisten asuntos de trascendencia social con otros superfluos, lo que produce una trivialización de los contenidos que son significativos.

4. Tiempo: la urgencia de publicar lo que es noticia muchas veces genera un tratamiento pobre o descuidado de la información. Pueden, incluso, producirse errores en el manejo de datos.

5. Posibilidades técnicas: el uso de tecnología incidirá en las posibilidades de compaginación y diseño.

En el análisis crítico de lo que producen los medios, es importante observar tanto lo que se dice como lo que se calla o silencia. Lo “no dicho” implica selecciones deliberadas e intenciones comunicativas concretas. Hay procedimientos para dar por supuestos

acontecimientos y sus relaciones en vez de explicarlos, para oscurecer los hechos en lugar de revelarlos:

a) Ocultar la fuente de la que se obtuvo la información, a través de:

- el uso del “impersonal con se”: “Aunque al principio se creyó que habían tomado por la ruta costanera, esto se descartó

porque

”;

¿quién creyó y descartó?

- la omisión de quien ejecuta la acción, a través del sujeto tácito: “Niegan que el crimen haya tenido móviles personales”; ¿quién niega?.

b) El uso de la “voz pasiva”, donde el sujeto no se corresponde con el agente de la acción del verbo, produce omisiones cuando no se transcriben todos los elementos de la oración original: “La agenda con las llamadas efectuadas y recibidas por Emir Yoma fue presentada ante el juez Urso”. Con esta redacción, es imposible saber quién presentó la agenda (el agente de la acción ‘presentar’), lo que se solucionaría agregando la frase “por la secretaria del imputado”. En este ejemplo, la oración activa es:

“La ex secretaria de Emir Yoma, Lourdes Di Natale, presentó ante el juez Urso su agenda con las llamadas efectuadas y recibidas por el ex cuñado de Menem”.

c) Otro recurso que oculta aspectos de un acontecimiento es presentar el hecho aislado, sin consignar sus antecedentes, otros hechos conexos, etc.

2.1.3. La objetividad como apariencia o ilusión

Entre las críticas a la objetividad podemos señalar el análisis de Tuchman, 13 quien considera que la objetividad periodística es un ritual estratégico. En su trabajo el periodista debe chequear los datos y dichos de las fuentes para constatar su veracidad. Sin embargo, algunos de los hechos deben ser simplemente aceptados como “verdaderos”, porque si bien se tienen inferencias no se consigue la certeza. En estos casos el periodista aplica una serie de estrategias para sostener la objetividad de su narración y estar bien parado frente a la censura y la crítica de sus jefes y sus posibles lectores. Así, legitima su actuación profesional en su ámbito laboral y ante la sociedad.

En esta misma línea, podemos observar una serie de procedimientos o estrategias que dan la ilusión de objetividad. En general, estos procedimientos periodísticos son considerados sólo como características formales de las publicaciones:

a) Utilización de las comillas como forma de distanciamiento:

“no lo digo yo, autor de la nota, sino los testigos, protagonistas o expertos”. El uso de la cita puede apoyar las hipótesis personales del periodista, al presentarlas como sacadas de la lógica natural de los acontecimientos. 14

b) Indicación clara de las fuentes, para asegurar que el relato que se propone sea considerado “verdadero”.

c) Estructuración de la información, que indica que lo que se presenta en primer lugar son los hechos esenciales. 15

d) Separación de la información de la opinión, los hechos de los comentarios. Los procedimientos formales para distinguir y separar la opinión dentro de un periódico, la rotula como distinta de los “hechos objetivos” y refuerza la pretensión de que la mayoría de los relatos presentan hechos. 16

13 citada por Rodrigo Alsina, op. cit., pág. 169 y subsiguientes.

14 Rodrigo Alsina, op.cit.

15 Rodrigo Alsina, op.cit.

16 Tuchman, op. cit., pág. 111.

e) Distanciamiento del periodista frente a los hechos mediante recursos lingüísticos.

Es necesario aclarar que aunque los procedimientos mencionados se usen en ciertas circunstancias para afirmar que se está haciendo un periodismo objetivo, no quiere decir que sean despreciables para un buen ejercicio profesional, entre otros posibles. Estas prácticas forman parte del estilo y del tratamiento periodístico de la información, aunque no son garantía de objetividad.

2.2. La noticia como construcción de la realidad

Quienes defienden la noción de la noticia como construcción de la realidad, sostienen que la objetividad periodística no existe. La noticia no puede ser considerada un reflejo de lo que sucede, ya que, en cambio, los medios crean, construyen una cierta realidad a través de la información difundida. El punto de vista se acerca a cuestiones filosóficas: ¿la realidad existe por fuera del sujeto que conoce?; ¿es posible que se origine una realidad a través de los medios masivos?. En su libro Construir el acontecimiento, E. Verón 17 analiza el caso de un accidente producido en 1979 en la central nuclear de Three Miles Island (Estados Unidos) y estudia la cobertura del hecho en distintos medios de Francia. En su estudio plantea una posibilidad: “Supongamos

que los encargados de la central nuclear (

que ocurrió (

)

hubieran logrado ocultar lo

),

impidiendo que se filtrara cualquier información al

exterior (por otra parte, parece que esto hubiera sucedido con otros accidentes en el mundo). Algo así como ‘el desperfecto del 28 de marzo’ hubiera formado parte de la experiencia de algunas personas pertenecientes a la central, pero el acontecimiento ‘accidente nuclear de Three Miles Island’ que obligó al gobierno estadounidense a crear una comisión investigadora y en Francia llevó al primer ministro a tranquilizar a la opinión pública y al gobierno a reforzar las normas de seguridad en las centrales, ese acontecimiento no hubiera tenido lugar.” 18 Un hecho no existe para la sociedad en general, cuando la misma no tiene conocimiento sobre ese hecho.

Otro caso:

A fines de la década del ’30 Orson Welles, gran realizador de medios estadounidense, efectuó una experiencia a través de su programa de

radio. En una de sus audiciones emitió una dramatización sobre la invasión de extraterrestres a la Tierra, basada en el libro La Guerra de los Mundos, simulando que el hecho estaba ocurriendo en ese preciso momento, como una cobertura en vivo de la información. La “noticia” causó pánico y éxodos en la población, e incluso, según publicó la

prensa al día siguiente, suicidios

sobre el efecto de los medios en los receptores. El hecho no era tal, porque no había sucedido, pero cobró entidad social al transmitirse por un medio de comunicación y ser tomado como verdadero, al punto que generó reacciones en la población. Adquirió entonces carácter de realidad en un marco social concreto. 19

y

también varios estudios sociológicos

17 Verón, Eliseo, Construir el acontecimiento, Ed. Gedisa, Buenos Aires, 1987. 18 Verón E., op. cit., págs. I y II de la Introducción. 19 Cabe aquí retomar la idea de la información como bien social. El periodista tiene una gran responsabilidad en sus manos, porque trabaja con hechos y puntos de vista cuya difusión u omisión inciden en la sociedad.

Los ejemplos anteriores demuestran cómo los medios de comunicación pueden construir una determinada realidad: un accidente en una central nuclear y el relato de una supuesta invasión extraterrestre, junto a las consecuencias de su conocimiento por la sociedad, adquieren existencia, sentido, una determinada comprensión.

De esta manera, los medios masivos, debido a su alcance y lugar en la sociedad de la información, establecen en gran medida las

definiciones de la realidad. Sin embargo, no se trata de la única construcción posible. Las personas se relacionan con otras en el trabajo, en la familia, en ámbitos variados: en la vida cotidiana, según señalan Berger y Luckman 20 los individuos construyen intersubjetivamente sus nociones sobre lo real. Al mismo tiempo, la fuerte presencia de significados mediáticos sobre la realidad, característica de nuestra época, es objeto de múltiples negociaciones, de diferentes lecturas; las personas adherirán o no a esa representación y creación de la realidad, la resignificarán. Verón explica que los hechos que componen la realidad social “no existen en tanto tales (en tanto hechos sociales) antes de

que los medios los construyan. (

producido, los acontecimientos sociales empiezan a tener múltiples existencias fuera de los medios”. 21 Además, los medios no crean en forma aislada la realidad y sus significaciones, sino que son influenciados por el contexto: toman otros discursos, otras visiones de lo real que circulan socialmente. Al mismo tiempo, la construcción de la realidad que proponen los medios no es uniforme. De acuerdo a sus intereses, sus limitaciones, su concepción del mundo, el receptor al que esperan llegar, los medios tienen diferentes lecturas de los hechos y por lo tanto estructuran en su discurso distintas versiones sobre un mismo acontecimiento. En el accidente de Three Miles Island, por ejemplo, Verón observa construcciones diversas en periódicos y programas radiales y de TV franceses, debido a que existieron mediaciones de las agencias de noticias (los medios no enviaron cronistas), no se comprendieron correctamente los aspectos técnicos del problema de la central nuclear, se produjeron nuevas mediaciones entre el hecho y el mensaje final (los medios recogieron información de otros medios), se vehiculizaron distintas intenciones: mostrar una catástrofe, advertir sobre posibles problemas en centrales nucleares de similares características en Francia, etc.

De esta manera, un medio no puede presentar “la” realidad, sino los hechos vistos bajo un determinado cristal. O, como señala G. Tuchman, encuadrados en un determinado marco. Se propone así una visión de la realidad, se construye una de las tantas representaciones posibles de lo real.

)

Después que los medios los han

2.3. La honestidad ante todo

¿Qué hacer frente al mito de la objetividad? En principio, es fundamental que el periodista conozca las limitaciones del objeto con el que trabaja: los hechos, la información, el poder y los intereses que se generan a su alrededor, el tratamiento de los mismos a cargo de personas a las cuales les resulta imposible dejar de lado su propia subjetividad.

Estas son algunas de las estrategias posibles frente al inalcanzable ideal de la objetividad:

1. Ciertos autores estiman que, si bien no es posible alcanzar la objetividad, no se debe renunciar a ella. 22 A pesar de sus deformaciones, en definitiva el periodismo siempre ha tenido “una saludable tensión hacia la verdad”. Frente a acontecimientos complejos, el periodista debe brindar al destinatario los antecedentes del caso, situar los hechos en su contexto, clarificar las relaciones que existan con otros acontecimientos. En una noticia sobre el temor por un posible ataque con armas químicas en Gran Bretaña, por ejemplo, un dato antecedente directo podría ser la mención de anteriores ataques terroristas con químicos (si los hubiera).

Según los hechos de que se trate, los antecedentes y relaciones con otros hechos cobran o no mayor relevancia. Por ejemplo: La información sobre el juicio al ex presidente Carlos Menem por enriquecimiento ilícito no puede eludir la referencia a una causa anterior en su contra, referida al tráfico ilegal de armas, ya que se trata de un antecedente de peso que ayuda a comprender el hecho en toda su magnitud.

Finalmente, es necesario considerar que los datos adicionales sobre el contexto y los antecedentes permiten situar y comprender la noticia, pero se trata de información complementaria; si elimináramos esa información, la noticia mantendría su carácter de tal.

2. Reflejar la pluralidad de fuentes (distintas voces de la sociedad, distintos puntos de vista).

3. Ser claro en el propósito periodístico. Es conveniente distinguir entre información y opinión, aunque con ello no esté garantizada la objetividad.

4. Explicitar las condiciones en que se obtienen los datos y dichos.

5. Ejercer una autocrítica permanente, considerando la relación

periodista - objeto: no sólo el observador modifica con su mirada lo observado, sino que también la mirada del investigador es modificada por el fenómeno. 23 Más allá de posturas y soluciones ante el problema de la objetividad, para el ejercicio de la profesión es indispensable la actitud honesta del periodista. Edwy Plenel, director periodístico de Le Monde, expresa al

respecto: 24

22 Es el caso de Bechelloni, citado por Rodrigo Alsina, op. cit., pág. 175.

23 E. Morin, citado por Rodrigo Alsina, op. cit., pág. 176.

24 “En periodismo no hay objetividad, sino honestidad”, entrevista publicada en Clarín,

27/6/99

primer trabajo es la presentación de la información. Tengo que

darle al lector los medios para que forme su opinión. Yo estoy contento con una edición cuando a un lector, que quiere ser un ciudadano/actor y no un mero espectador de la democracia, le resulta indispensable leer Le Monde, aún sabiendo que no está de acuerdo con el editorial. Quiero hacer el diario del ciudadano que dice: ‘No estoy de acuerdo, pero leyendo su punto de vista, viendo la diversidad de información que dan,

puedo ser un actor en el país y en el tiempo que me ha tocado vivir’

“Mi

“Albert Long, considerado el padre del periodismo de investigación, que murió en Francia en los años 30, respondía cuando le preguntaban cuál era su línea política: ‘Mi única línea es la del renglón’. Una vez hizo una gran nota que no estaba políticamente comprometida, pero que ponía en evidencia la existencia de trabajos forzados en las colonias francesas de África. Entonces todos los partidos pro coloniales

):

lo criticaron. El les respondió (

Tampoco es hacer daño. Es poner la pluma en la llaga’

‘Nuestro oficio no es complacer.

“El rol pedagógico de la prensa consiste (

)

primero en mostrar.

Es el trabajo de la información. Aquí el periodista tiene que ser lo más

frío posible, no debe mezclar la ideología o los prejuicios con la información. Segundo, hay que hacer entender (a través de

antecedentes y datos contextuales). (

través de distintos puntos de vista de pensadores y expertos, por

ejemplo)”

)

Tercero, hacer debatir (a

“No creo que el periodista tenga una verdad para dar. Sí creo que debe hacer esas tres cosas. Mostrar es su trabajo; hacer comprender es su experiencia; hacer debatir es su pluralismo. Su regla no es la

) Lo que nos

objetividad, ya que no existe. Su regla es la honestidad (

molesta también tiene que estar en nuestras columnas. También tenemos que actuar contra nosotros mismos”