Sei sulla pagina 1di 419

JORGE HURTADO HERVAS

1

ASÍ NACIÓ BOLIVIA

2

JORGE HURTADO HERVAS

Así nació Bolivia

El difícil proceso de transición de la Colonia a la República

Jorge Hurtado Hervas

2011

HERVAS Así nació Bolivia El difícil proceso de transición de la Colonia a la República Jorge

3

ASÍ NACIÓ BOLIVIA

Así nació Bolivia

Jorge Hurtado Hervas

Derechos reservados de los autores. Prohibida su reproducción total o parcial por cualquier medio.

Depósito legal:

ISBN:

Primera edición: 2011

Fotografías:

Cubierta: Campana de la Libertad, frontis de la Basílica de San Francisco en el Bicentenario de la Gesta Libertaria del 25 de Mayo de 1809, Sucre, Chuquisaca, 2009. Contracubierta: Casa de la Libertad, Sucre, Chuquisaca.

Redacción de texto Fundación Nova, servicio editorial, fotografía y diseño de cubierta: Mónica Odelón Sáenz

ATENEA marketing y publicidad Cel. 79491128 C. Jaimes Freire Nº 7, Equipetrol, telf. 3352948 Santa Cruz, Bolivia www.ateneamarketingypublicidad.com

4

JORGE HURTADO HERVAS

JORGE HURTADO HERVAS Frontis de la Basílica de San Francisco, calle Ravelo esquinaAnicetoArce, Sucre, Chuquisaca, 2009

Frontis de la Basílica de San Francisco, calle Ravelo esquinaAnicetoArce, Sucre, Chuquisaca, 2009 - en el Bicentenario de la Gesta Libertaria del 25 de Mayo de 1809.

5

ASÍ NACIÓ BOLIVIA

Civilización o cultura es esa totalidad compleja que incluye conocimiento, creencias, arte, derecho, costumbres y cualesquiera otras actitudes o hábitos adquiridos por el ser humano como miembro de la sociedad.

E.B. Tylor

La capacidad inherente al humano es la de adaptación, lo que crea la diversificación de la cultura o la conversión en “culturas”.

Las diferentes sociedades, sistemas socioculturales, son adaptaciones a la naturaleza y a otros sistemas socioculturales.

Un sistema sociocultural distingue tres aspectos adaptativos:

La ecología. Es decir que el este sistema se adapta con su medio ambiente.

La estructura social. Existe cierto tipo de ordenamiento institucional que asegura el funcionamiento del sistema.

La ideología. Son las características de pensamiento que le permiten al ser adaptarse a la condiciones ecológicas y a la estructura social en que se desarrolla.

6

JORGE HURTADO HERVAS

Presentación

Es imperante la necesidad de documentos que pongan en palestra conocimientos y estudios que creen inquietud, o por lo menos la curiosidad, en los lectores para conocer la historia de la sociedad en la que se desarrollan.

Actualmente los textos con los que se cuenta en los sistemas educativos derivan de investigaciones, conclusiones y criterios de autores que aunque no han sido pocos, según menciona el historiador nortaméricano Herbert Klein, en su ensayo bibliográfico de su importante obra Historia de Bolivia (Ed. Juventud, La Paz, 1982, p. 296), en su mayoria tenían una formación clásica basada en valores culturales de origen greco-latino, además de contar con pocos recursos. Este tema está bien indicado por el historiador español José María Garcia en su obra Análisis de una Sociedad de Frontera. Santa Cruz de la Sierra en los siglos XVI y XVII (Publicaciones de la Excma. Diputación Provincial de Sevilla, España, 1988, p.18).

A la hora de presentar nuestro trabajo, hemos de hacer hincapié,

además, en el problema metodológico que él comporta y que ha llevado, en muchas ocasiones, a obviar su tratamiento, tomando como pretexto

la marginalidad de áreas como la que estudiamos. Probablemente,

sin embargo, a estas alturas serían pocos los historiadores capaces

de afirmar que los grupos humanos vinculados a los núcleos de poder político, zonas de mayor potencia económica, más densamente pobladas o con una estructura social más compleja, sean los únicos dignos de merecer nuestro esfuerzo y atención. Es, sin embargo, indudable que

su propia marginalidad les hizo poco acreedores de la atención de los

poderes centrales, y la falta de una papel importante dentro del sistema de poder político, de las actividades económicas o de los intereses estratégicos, las relegó a un olvido que se ha traducido en la ausencia de una documentación abundante que posibilite estudios detallados y brillantes análisis monográficos. Por otro lado las propias características

del grupo humano, carente en ocasiones incluso escribanos, y con un relativo desinterés por la conservación de los documentos, así como los caracteres climáticos del área, que han destruido o deteriorado los existentes, han contribuido a privarnos de la fuentes documentales de carácter protocolar o local (el subrayado es nuestro).

7

ASÍ NACIÓ BOLIVIA

Por tal razón, algunas veces se encuentran conceptos de autores con una valoración subjetiva y no objetiva de los sistemas socioculturales de indígenas que, adaptados a su ambiente ecológico, trataban de sobrevivir en una sociedad colonial extractivista dominante.Vemos también conclusiones acerca de hechos que pueden ser tergiversaciones fortuitas y que por falta de mayor cantidad de especialistas, o por lo menos interesados en el área, no se ha profundizado su estudio.

El desconocimiento de nuestra historia y del sincretismo cultural existente tiene consecuencias fatales, porque reduce nuestra capacidad de decisión y criterio cuando, por ejemplo, no sabemos cuan ancestrales o verídicos son algunos hechos que se defienden en el siglo XXI a través de organismos internacionales, proclamando una diferenciación ante un mundo globalizado, sin tener certeza si estas diferencias son efectivamente reales.

Por lo tanto, la Fundación Nova propone y aporta en la producción de material intelectual para que nuestra sociedad actual sea incentivada hacia el análisis de su propia historia, y que tenga fundamentos teóricos para el debate y cuestionamiento de hechos, algunos contados parcialmente, que podrían haber cambiado nuestro presente; pero no con una mirada retrógrada, excusadora, victimizadora y autocompasiva, sino para que a partir del autoconocimiento, que es la base de la autonomía del individuo, se pueda replantear el futuro que queremos.

Santa Cruz de la Sierra, julio de 2011

Fundación Nova

8

JORGE HURTADO HERVAS

Presentación

Índice

Prólogo 2 Resumen y conclusiones 2 Introducción General 7

7

Capítulo 1:

Antecedentes de la Lucha Por La Independencia En El Alto Perú

Introducción al Capítulo

1. Los Principales Gritos Libertarios: Chuquisaca, La Paz, Cochabamba y Santa Cruz

1.1. Chuquisaca abre el camino: el primer grito libertario de América

1.1.1. Cómo se desencadenan los acontecimientos

1.1.2. El papel de Goyeneche como detonante de la insurrección

1.1.3. El contexto externo y el levantamiento: los sucesos en España

1.1.4. Las abdicaciones sucesivas de los reyes Carlos IV y Fernando VII

1.1.4.1 España nos enseña a pelear por su libertad

1.1.4.2 Las Juntas Provinciales, la Junta Central y las Cortes de Cádiz

1.1.4.3 La primera Constituyente española

1.2. El sustrato ideológico y los actores

1.2.1. ¿Cuál fue la importancia y qué rol cumplió la Academia Carolina?

1.2.2. Principales actores de la insurrección

1.2.2.1. Paceños salidos de las aulas de Chuquisaca

1.2.2.2. Actores en Buenos Aires. Argentinos y Uruguayos

1.2.2.3. En la insurrección de Charcas

1.2.3. La logia de las dos caras

2. Levantamientos indígenas peruanos y altoperuanos

2.1. ¿La sublevación de Oruro fue la primogénita?

2.2. También en Santa Cruz hubo sublevaciones indígenas

2.3. La conspiración de los negros y mulatos en agosto de 1809

3. El sentido de lucha de los patriotas vs. el proyecto colonial

Capítulo 2: Tres ideólogos de la revolución

2.1. Importancia del pensamiento de Bernardo Monteagudo Cáceres

2.2. Aporte intelectual de Mariano Moreno Valle a la causa de la Independencia

2.2.1 Representación de los hacendados

2.2.2 Opinión del representante del Real Consulado de Cádiz

2.2.3 El Plan de Operaciones: Programa de la Revolución de Mayo

2.2.4 Valoración histórica de Mariano Moreno

9

ASÍ NACIÓ BOLIVIA

2.3. Aporte ideológico de Jaime de Zudáñez Ramírez de la Torre 2.3.1 El catecismo político cristiano: su contenido

2.3.1.1 Pedro Godoy adultera el texto del Catecismo

2.3.1.2 Las primeras dudas sobre la paternidad del Catecismo

2.3.1.3 El Dr. Jaime de Zudáñez autor del Catecismo Político Cristiano

Capítulo 3:

Enfrentamiento entre realistas: La Guerra Doméstica

3.1. Antecedentes y posible origen del conflicto

3.2. Rebelión de Pedro Antonio Olañeta en El Alto Perú

3.2.1. Desarrollo de la campaña y enfrentamiento armado entre realistas

3.2.2. Cómo se financiaba la Guerra: Sustracción de zurrones de plata

3.2.3. La Guerra Doméstica en Santa Cruz y Moxos

3.3. Fin de la Guerra Doméstica y reinicio de hostilidades contra los libertadores

Capítulo 4:

Batallas finales y decisivas: Triunfo de los Patriotas en el Alto Perú 73

A modo de Introducción 73

4.1 El Inicio del fin: La Batalla de Junín derrumba la moral de los Colonialistas

4.2 Derrota en la Batalla de Ayacucho sepulta a los Realistas 74

4.2.1 Acciones militares 76

4.2.2 Histórica Capitulación de Ayacucho 77

4.3 Le llega el turno al Alto Perú: Batalla de Tumusla cambia su suerte 79

4.3.1 Hechos registrados en el campo de batalla

4.3.2 Las deslealtades y defecciones de oficiales realistas precipitaron la derrota

4.3.3 Firma de la capitulación de Tumusla 88

4.3.4 Consecuencias de Tumusla: evacuación y

abandono del país de jefes y oficiales

4.3.5 Carlos Medinaceli Lizarazu, ¿un patriota olvidado? 92

Capítulo 5:

La Gobernación de Santa Cruz al mando de Aguilera

5.1. Vallegrande: sede de la gobernación desde 1822 5.2. El clero cruceño en la guerra de la Independencia

10

JORGE HURTADO HERVAS

5.2.1. Imposición de tributo forzoso

5.2.2. Reposición de dos curas a Cordillera

5.3. Periodo confuso entre diciembre 1824 y febrero 1825

5.3.1. El cruceño Juan Manuel Arias gobernador interino

5.3.2. ¿Fue Tomás Aguilera Gobernador de Santa Cruz?

Capítulo 6:

Actos Definitivos De Proclamación De Independencia

6.1 Las sucesivas proclamaciones, fruto de un plan y de un acuerdo

6.2 El Pronunciamiento en Vallegrande, Al Fin ¿Cuándo fue?

6.2.1. Informe del Gral. Sucre y sus intentos por

atraer a Aguilera a la causa patriota 107

6.2.2. Informe de un importante testigo del bando de Aguilera 110

6.2.3.- Testimonio del principal actor Cnl. Pedro José Antelo 110 6.2.4.- Apuntes de un cura realista 112 6.2.5.- Lo que dice el Gral. O`Connor y la fuga de Aguilera 113

6.2.6. Versión del historiador vallense y cura Melgar i Montaño 115

6.2.7 Los datos de Charles Arnade 116

6.2.8.- Versión de Sanabria Fernández y de Plácido Molina 116

6.3 Posterior sublevación de las tropas de Aguilera

en Vallegrande [3 de abril 1825)

6.3.1 Penas impuestas a los amotinados 123

6.3.2 Origen del error de fecha: 26 de enero 124

6.4 Definitivo: el pronunciamiento en Santa

Cruz fue el 15 de febrero de 1825

6.4.1 Importante documento histórico 126

6.5 Proclamación de la independencia en Moxos

6.5.1 Respuesta de Villegas al Gobernador de Santa Cruz 128

6.6

en chiquitos primero se proclamó y después se dio un paso atrás

6.7

La Terqued1ad Y El Infausto Final De Aguilera 130

Capítulo 7:

Construyendo La Nueva Republica: Convocatoria A La Asamblea Deliberante De 1825 131

11

ASÍ NACIÓ BOLIVIA

Introducción 131

7.1 La Convocatoria A La Primera Asamblea 131

7.2 Contenido Del Decreto Del 9 De Febrero De 1825 132

7.2.1 El Origen Del Decreto De La Paz Del 9 De Febrero 133

7.2.2 El Proyecto De Puno O Borrador Del Mariscal Sucre 133

7.2.3 La Mano De Casimiro Olañeta En El Nuevo

Texto Del Decreto Del 9 De Febrero 136

7.2.4 La Fuente En Que Se Inspiraron Para

Redactar La Parte Dispositiva 137

7.3 Desacuerdo Y Disgusto De Bolívar 141

7.3.1 La Ley Argentina Era Innecesaria, Según Historiador 145

7.4 Instalación De La Asamblea Deliberante Y Anexión [Adhesión) De Santa Cruz 147

7.4.1 Motivos De La Inclusión De Santa Cruz Con Diputados Propios 149

7.5 Elección De Diputados Por Santa Cruz 150

7.5.1

Acta De Elección Del Diputado Por Moxos 151

7.5.2

Veto De Videla Al Diputado De Moxos 152

7.5.3

Instrucciones Del Cabildo A Los Diputados Cruceños 153

7.6 Opciones Discutidas En El Congreso Para

Decidir El Destino Del Alto Perú 155

7.7 ¿Fueron Correctas Las Decisiones De 1825? 157

7.8 Soberanía Y Nueva República 159

7.9 Así Nació Bolivia: Territorio Y Población 160

Apendices Biograficos 164

1.

Perfil Biográfico de Francisco Xavier Aguilera Vargas

2.

Perfil del Cnel. Manuel Fernando de Aramburú y Frías 165

3.

Perfil Biográfico de Monteagudo Cáceres 167

4.

Perfil Biográfico de Mariano Moreno 169

6.

Perfil Biográfico de José Videla del Castillo 174

7.

Perfil Biográfico de Jaime de Zudañez Ramírez de la Torrre 178

Anexo Documental 183

Y bajo el Número 1.605, fechado en LA PLATA el 8 de Marzo

12

JORGE HURTADO HERVAS

de 1809, en el Estante 122—Cajón 6 —Legajo 24 se halla un Testimonio de las diligencias practicadas en la Audiencia de Charcas, para recoger los impresos y papeles que la Infanta D.a Carlota Joaquina había enviado á las Autoridades y Corporaciones de aquel distrito. (De algunos documentos hay papeleta.) 186

Carta del Vicario Foráneo de Vallegrande Dr. José Rafael Salvatierra al Cabildo Eclesiástico 200

Bibliografía Básica 202

13

ASÍ NACIÓ BOLIVIA

Lista de Gráficos

Gráfico No. 1. Las rebeliones de Chayanta y Cusco. Fuente: http://www.

kalipedia.com/historia-bolivia/tema/proceso-independencia/causas-

rebeliones-indigenas.html?x=20080804klphishbo_5.Kes&ap=0

Gráfico No. 2. Mapa de Audiencia de Charcas 1756. Fuente: Atlas de Bolivia, Instituto Geográfico Militar, Ediciones GEOMUNDO, España,1985. (N. del editor)

Mapa

http:www.google.com.bo/

de

ubicación

de

Ayacucho.

Fuente:

imgres?imgurl=http://www.perurally.com/docs/cdi05/mapa4_Ayacucho_

Talavera.jpg

Gráfico No.3. Acciones militares. Fuente:http:fotosimagenesdibujosfotogra

fias.blogspot.com/2008/11/dibujos-de-la-batalla-de-ayacucho.html]

Gráfico No. 4. Mapa de Potosí. Fuente: http://www.boliviaenlared.com/html/ potosi.html Fuente: http://www.boliviaenlared.com/html/potosi.html

Fuente:http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/4/41/Juan_

Alvarez_de_Arenales.jpg]

Gráfico No. 5. Juan Antonio Alvarez de Arenales Fuente: http://upload.

wikimedia.org/wikipedia/commons/4/41/Juan_Alvarez_de_Arenales.jpg

Gráfico No. 6. Ubicación de Tumusla Fuente:http://www.mirabolivia.com/

foro_total.php?id_foro_ini=10881

Gráfico No. 7. Cnel. Carlos Medinaceli Retrato encontrado por Julio Ortíz Linares

Gráfico No. 8. Parte del Acta de Sesión Reservada. Fuente: Libro Menor de Sesiones Secretas de los Sres. Diputados que componen la Asamblea Gral. del Alto Perú instalada el 10 de Julio de 1825

Gráfico No. 9. Mapa de Bolivia en 1825 Fuente: Eduardo Gómez-Martínez

14

JORGE HURTADO HERVAS

Gráfico No. 10. Bernardo de Monteagudo, presidente de la Sociedad Patriótica. Fuente: El primer debate doctrinario del Perú. http://

corrientelibertadoradelsur.blogspot.com/2009_01_01_archive.html

Gráfico No. 11. Foto de Mariano Moreno. Fuente: Diario Clarín 30/3/2010

Gráfico No. 12. Foto de Jaime de Zudáñez.

15

ASÍ NACIÓ BOLIVIA

16

JORGE HURTADO HERVAS

Prefacio

El conocimiento histórico, por sus características propias, está siempre en proceso de enriquecimiento y de revisión. Tomando en cuenta este hecho, se entiende que el revisionismo forma parte de la práctica misma del historiador. A su vez, esta tarea se basa en dos componentes principales.

El primer componente del revisionismo histórico consiste en el análisis crítico del conjunto de la historiografía dedicada a un tema, periodo o lugar. Aquí, lo que se busca comprobar es la solidez de los documentos y testimonios que condujeron a establecer fechas y hechos del pasado, así como el origen y difusión ulterior de los textos que los expresan. Este aspecto de la investigación permite generalmente evidenciar vacíos e imprecisiones en la información, eventuales tentativas de manipulación de los datos y/o simples errores que, a fuerza de repetirse, toman todas las apariencias de la verdad.

El segundo componente consiste, una vez identificadas las zonas problemáticas del relato histórico anterior, en aportar nuevos datos basados en documentos y testimonios correctamente interpretados. De tal modo la tarea rectificadora se asocia con la elaboración de nuevas perspectivas, más sólidas, que contribuyen al empeño inacabable de generar un conocimiento verídico del pasado.

En el caso de la historia de Bolivia en general, y de la historia cruceña en particular, queda mucho por hacer en materia de revisionismo, y esto es notorio en lo que se refiere al proceso de emancipación y de creación del Estado “nacional” boliviano (1809-1825).

Es que, con escasos centros de investigación y de formación de profesionales especializados, gran parte de la historia boliviana adolece de una tendencia a la repetición de supuestas verdades en base a trabajos que, por diversos motivos, carecen del rigor indispensable en materia de crítica histórica. A lo cual se añade, en el caso del proceso de emancipación, un

17

ASÍ NACIÓ BOLIVIA

sesgo ideológico que conduce a muchos autores a asumir, a destiempo, una militancia “patriota” y un tono propagandístico que, si bien es entendible en el contexto mismo de los hechos, después de dos siglos carece absolutamente de pertinencia. Estas mismas observaciones se aplican, con mucha más razón, a la historia cruceña de este periodo, cuya revisión crítica esta actualmente iniciándose.

Con estos antecedentes es posible ponderar el interés de este trabajo de Jorge Hurtado Hervas, que apoyándose en una abundante documentación, parcialmente inédita, propone una visión renovada del caótico nacimiento de Bolivia. Tratándose de una obra de investigación, es natural que provoque la discusión y una oportuna confrontación de fuentes, porque sólo mediante el debate serio y documentado, lograremos aproximarnos cada vez más a la verdad de los hechos.

Sólo queda, pues, invitar a una lectura cuidadosa de este libro que dejará, sin duda, una profunda huella en el sendero de la reflexión sobre los antecedentes y consecuencias de la creación de un país tan improbable como Bolivia.

Dr. Daniel Dory

18

JORGE HURTADO HERVAS

Resumen y Conclusiones

I. Resumen

I.1. Antecedentes

I.1.1. Los levantamientos indígenas

Mucho antes de las sublevaciones de 1809, todo el altiplano en lo que hoy es Bolivia, se hallaba convulsionado con sublevaciones indígenas contra tantos años de abusos españoles. En las principales ciudades como Potosí, Charcas y La Paz sonaban los pututus anunciando el levantamiento indígena. Las sublevaciones indígenas fueron precursoras de la lucha por la independencia altoperuana pues tuvieron una fuerte influencia en ella. Por tanto, entre las principales se debe citar:

La sublevación de Chayanta –provincia de Potosí, agosto de 1780– encabezada por los Katari;

• la de Tinta (Cusco, Perú) iniciada en noviembre por el Inca José Gabriel Túpac Amaru,

la de la Villa de Oruro del 10 de Febrero de 1781

la de La Paz, por Julián Apaza (Túpac Katari) y su mujer Bartolina Sisa de 1781.

La vida en los pueblos de la colonia era cada vez mas insoportable para los naturales, motivo por el cual los indígenas se sublevaban. El corregidor de Chayanta, Joaquín Alos y Bru, inició una verdadera expoliación a los indígenas de aquella provincia, aumentando el tributo que debían pagar. El cacique de Macha, Tomas Katari, fue a Potosí y a Chuquisaca a reclamar por el aumento del tributo real, pero sus reclamos fueron inútiles.

José Gabriel Condorcanqui o Túpac Amaru II fue una figura que sobresalió entre todos los caudillos indígenas. En 1780 convocó a los americanos a sumarse a su lucha contra la usurpación europea. Su revolución tenía como objetivos acabar con la mita, con el tributo indigenal, con el reparto mercantil y con toda pensión a la que estaban sometidos los indígenas. Para

19

ASÍ NACIÓ BOLIVIA

ello, era necesario cambiar de gobierno y restaurar el Incario, convocando a 100.000 americanos originarios en contra del poder español y proclamando

la

independencia de América. Su rebelión fue el golpe más fuerte, sufrido por

el

imperio español, desde la invasión a América, pues este territorio estuvo

a

punto de ser perdido. La sublevación del Cusco se extendió por todo el

territorio de los Andes, convirtiéndose en una rebelión general.

En territorio cruceño, en 1778 surge en Mazavi (Cordillera) un “dios

fingido”, y un llamado “rey Inga”, que incitaba a la recuperación de sus propios “caudales”. Esa invocación mesiánica nacía del malestar del pueblo guaraní y chané. Posteriormente por los años de 1799, en la zona de Isosog, la contienda se volvió acérrima. Después de haber destruido las misiones, Saypurú y su fuerte fue atacado por los kereimba. Al año siguiente el gobernador Viedma entraba con un ejército de 2000 vallegrandinos y cruceños. Después de una corta victoria, Viedma retiró las tropas y los insurgentes aprovecharon para declarar la suya, mostrando las cabezas de los dos capitanes: José Buceta

y Manuel Terrazas.

Guaricaya –otro caudillo indígena guaraní– formó parte de la resistencia

a la dominación colonial, y fue encarcelado en los Sauces. Por último, otro

cacique indígena, el capitán Cumbay se incorporó a la lucha de liberación en Potosí, adhiriéndose a las tropas del general Belgrano, a quien le ofreció el apoyo de 2000 indios para pelear contra los españoles. En 1814, Cumbay se halla combatiendo al lado de los guerrilleros Padilla y Cárdenas. Esta fue la inquietud que mostraban los indígenas de la provincia cruceña, ante la presencia del colonizador español, sumando su aporte a los esfuerzos de emancipación del territorio que hoy es Bolivia.

I.1.2. La conspiración de los negros y mulatos

Por su parte, los negros esclavos y los indios tributarios de Santa Cruz tenían como plan asaltar la ciudad el 20 de agosto de 1809, pasando a degüello a “toda persona de cara blanca”. Causa: ocultamiento, por parte las autoridades españolas, de una orden real mediante la cual los esclavos debían quedar libres de servidumbre y los indígenas tributarios libres de

20

JORGE HURTADO HERVAS

tributo. El mulato Franciscote, esclavo de José Salvatierra, era el jefe y comandante de los negros fugados de Brasil. Este sentimiento de rebeldía se agravó poco antes de la celebración de San Lorenzo al haber sido azotado el indígena Antonio públicamente. Este suceso impactó a las capas oprimidas que habían presenciado la condena, por lo que un reducido grupo de negros esclavos e indios, hizo causa común y repudiaron estos hechos.

Al parecer, esto ocurrió el 15 de agosto de 1809, cuando se descubrió en

Santa Cruz una conspiración para establecer un plan de gobierno semejante

a los de Chuquisaca y La Paz. El movimiento fue sofocado y once negros

remitidos a la Audiencia de Charcas. Los alcances del plan incluía ejecutar al

Ministro de la Caja Real, a los alcaldes, al Comandante Militar, al Subdelegado

y a todo súbdito español. Después de ocupar la plaza se apoderarían de la

ciudad. Antonio Vicente Seoane figura como testigo en la sumaria secreta que levantó la Audiencia. Al parecer, lo sucedido el 24 de septiembre de 1810 fue una consecuencia de este intento subversivo, que perseguía abolir la esclavitud y eliminar los tributos indígenas.

I.1.3. El contexto externo: Los problemas internos en España

La invasión de Napoleón a España, es un dato fundamental que debe tenerse en cuenta en el análisis de los acontecimientos en hispanoamérica. Las abdicaciones de Carlos IV y Fernando VII a favor de Napoleón Bonaparte,

y la entrega del trono español de éste a su hermano José, tuvieron repercusión en las colonias. La promulgación de la Constitución de 1808, que reconocía

la autonomía de las provincias americanas y las pretensiones de Napoleón

de reinar sobre aquellos territorios, son también elementos básicos para entender los orígenes de los movimientos de emancipación. Napoleón se equivocó al creer que la debilidad de la monarquía española, le facilitaría sus planes, ya que el pueblo español no estaba dispuesto a aceptar la presencia francesa en su suelo.

I.1.3.1 Las abdicaciones sucesivas de los reyes Carlos IV y Fernando VII

Al producirse las sucesivas abdicaciones de los reyes a favor de Napoleón, la corona española entró en un período de crisis de poder. En 1808, la familia real pretendió embarcarse hacia América, como ya lo habían

21

ASÍ NACIÓ BOLIVIA

hecho la familia real de los Braganza de Portugal. El 19 de marzo de 1808 Carlos IV abdica en su hijo Fernando convirtiéndolo en el rey Fernando VII.

El

23 de marzo, entraban a Madrid las tropas de Napoleón para ocupar

la

península ibérica. Esta entrada creó un denso clima de inquietud en la

población. Napoleón llamó a Bayona a los dos reyes con el pretexto de mediar en la resolución del conflicto que se había producido entre el padre y el hijo. En Bayona, Napoleón obligó a que Fernando VII renunciase a la Corona y reconociese a su padre como rey legítimo, sin saber que éste había ya cedido sus derechos al emperador de Francia. De esta forma, Napoleón quedaba dueño de ese país, nombrando a su hermano José, rey de España.

Napoleón no había previsto la reacción del pueblo español. El 2 de mayo, en Madrid, el pueblo se levantó en armas contra las tropas francesas. Aquella jornada fue el comienzo de una guerra de resistencia que ocasionaría quebrantos a Napoleón.

I. 2. Los gritos emancipatorios

Chuquisaca

La Paz, el 16 de julio de 1809

La Real Audiencia de Quito, el 10 de agosto de 1809;

Buenos Aires, se revela el 25 de Mayo de 1810

Cochabamba el 14 de septiembre de 1810,

Santa Cruz el 24 de septiembre de 1810.

I. 3. Causas, ideología, actores: El sustrato ideológico

Las fuentes de inspiración de los ideólogos de la revolución americana fueron variadas. Entre las principales tenemos: la independencia de Estados

Unidos, la Revolución Francesa, la filosofía escolástica de Tomás de Aquino y la corriente liberal de pensadores españoles. Unos dan gran importancia

a la revolución norteamericana como fuente de inspiración ideológica,

señalando que la revolución francesa fue consecuencia inmediata de la

22

JORGE HURTADO HERVAS

revolución norteamericana. Para otros autores, el impacto ideológico de la Revolución Francesa fue importante y, en menor grado, el de la independencia norteamericana. Las ideas que alimentaron estos procesos y germinadas sobre la base de las tesis escolásticas españolas sobre soberanía popular fueron un estímulo en la gestación de la idea de independencia.

En cambio, Gandía afirmaba que “la filosofía francesa no tuvo, en

sus libros llegaban y eran leídos

por contadísimas personas, todas de una indiscutible fidelidad al imperio ”

hispanoamericano, era por curiosidad o pasatiempo

que fueron las ideas liberales las que dieron origen a la independencia de Estados Unidos, a la Revolución Francesa y a la guerra civil hispanoamericana. Vicente Sierra también ha señalado a las tesis escolásticas españolas sobre la soberanía popular, enseñadas en las universidades americanas, como fuentes de la revolución americana. Halperín Donghi trata de la influencia de la tradición política española en la ideología revolucionaria de Mayo. Menciona en ella como primordiales las interpretaciones de los historiadores Ricardo Levene y Manuel Giménez Fernández, quien sostiene que la revolución hispanoamericana es una resurrección de concepciones políticas de la Castilla medieval, persistentes en América cuando ya habían sido derrotadas en España.

Gandía afirma luego

América, la más insignificante influencia”

“Si

Inspirados en algunas o en muchas de estas fuentes circularon en

Charcas, en forma subrepticia, documentos elaborados por los intelectuales de esa época, entre los que se destacaron Monteagudo y Jaime Zudáñez con

su “Diálogo entre Atahualpa y Fernando VII Político, el segundo.

I. 4. La lucha armada: principales batallas finales y decisivas

La lucha armada contra la dominación española fue larga y dolorosa. Fueron muchas las batallas que se registraron, pero sólo nos referimos a las tres últimas, por ser las más importantes y decisivas: Junín, Ayacucho y Tumusla. Esas batallas se produjeron en la fase final de la guerra en las que salieron triunfantes las armas patriotas y fueron decisivas para sellar la

el primero, y su Catecismo

”,

23

ASÍ NACIÓ BOLIVIA

anhelada emancipación del Alto Perú. Dos de ellas tuvieron por escenario el Bajo Perú: La primera de éstas fue la batalla de Junín, comandada por Bolívar. La de Tumusla –la última– se registró el 1 de abril de 1825, chocando las tropas del Gral. Olañeta contra el contingente que se defeccionó de su ejército, al mando del Cnel. Medinaceli, y que culminó con la muerte de Olañeta, quedando su tropa completamente deshecha. Como consecuencia del triunfo de los independentistas en esta batalla, el territorio de la Audiencia de Charcas quedó definitivamente liberado del dominio español. Su sobrino –Casimiro Olañeta– jugó un importante papel en el ámbito político y Medinaceli fue un actor decisivo en el campo militar.

I. 5. La guerra doméstica

En la etapa avanzada de la lucha emancipatoria, surge la denominada “guerra doméstica” que consistió en un enfrentamiento en territorio altoperuano entre los realistas que se hallaban divididos en dos bandos: los constitucionalistas y los absolutistas. Este enfrentamiento armado debilitó a las fuerzas adictas al rey y facilitó el triunfo de los patriotas en las batallas antes mencionadas. La escisión entre los realistas de Perú fue consecuencia de que España estaba dividida en dos grandes fracciones políticas: el liberal y el absolutista.

Pedro Antonio Olañeta, jefe absolutista del Alto Perú terminó enfrentándose con el virrey del Perú y se sublevó con su ejército, declarándose defensor del trono español, pero en franca desobediencia al gobierno “constitucional” de ese Virreinato. Como consecuencia de la guerra doméstica los realistas perdieron la mitad de su ejército, lo que significó el descalabro de las armas del rey y el fin de la dominación española.

I. 6. Deserción masiva de los realistas

A fines de diciembre de 1824, los seguidores de Olañeta habían concertado el rol de proclamas y Medinaceli se encarga de anunciar al mariscal Sucre que proclamará la Independencia en varios lugares, entre ellos Valle Grande, el 26 de enero, y Cotagaita, el 1 de febrero. El 26 de

24

JORGE HURTADO HERVAS

enero fue la fecha tomada por Urcullo y repetida por los historiadores, como

si

hubiese ocurrido en la realidad. La ciudad de Santa Cruz se pronunció por

la

independencia el 15 de febrero y Chuquisaca el día 22, del mismo mes. Al

plegarse los desertores realistas al ejército libertador, proceden a proclamar

la independencia en los centros más importantes.

I. 7. Formación de la nueva República llamada Bolivia

I. 7.1. Convocatoria a la asamblea de diputados

El 9 de febrero, el mariscal Sucre dictó el decreto de convocatoria a la asamblea deliberante, y establecía la forma en que serían elegidos los 54 diputados de las cinco provincias. Cada diputado debía tener mayoría absoluta de votos. Debían ser mayores de veinticinco años, residentes del

partido (provincia) por 4 años, adictos a la causa de la independencia y con un ingreso anual de 800 pesos. Además, debían poseer un buen concepto público y de moralidad probada. Fueron 48 los representantes que asistieron

a la asamblea, habiendo perdido Santa Cruz tres de los cinco curules a que tenía derecho.

Bolívar, receloso por las actitudes que asumirían tanto en Buenos Aires como en Perú, ante la decisión de Sucre, inicialmente se pronunció en contra de la instalación de la Asamblea. Sin embargo, el Congreso argentino, el 9 de mayo, emite una ley que deja en plena libertad a las provincias altas para que dispongan de su suerte. Como consecuencia de esta ley, el Libertador refrenda la convocatoria a la Asamblea.

I. 7. 2. Temas de deliberación o decisión

Las posiciones que se debatieron en la asamblea fundacional del Alto Perú, fueron las siguientes:

• la independencia absoluta,

• la anexión a la Argentina y

• la independencia con respecto al poder español y anexión al Perú.

25

ASÍ NACIÓ BOLIVIA

Los diputados votaron en tres etapas, en el siguiente orden: primero se consideró la incorporación a Perú, en segundo lugar, la incorporación a las provincias del Río de La Plata, y finalmente, se votó para convertirse en Estado soberano. Aprobada la independencia y formación de un nuevo Estado por unanimidad, se procedió a la aprobación del Acta de Independencia la cual expresaba el anhelo de los asambleístas.

I. 8. Participación de Santa Cruz en la formación de la bolivianidad

La provincia de Santa Cruz solamente eligió tres diputados: uno por el Cercado o capital (Antonio Vicente Seoane), otro por Vallegrande (Vicente Caballero) y un tercero en representación de Moxos (el cura Felipe Santiago Cortéz), quien fue impugnado por el prefecto Videla y finalmente vetado por la Asamblea. Chiquitos no pudo elegir, por cuanto su territorio estaba ocupado por fuerzas portuguesas. Cordillera tampoco lo hizo al no existir en ese partido gente suficiente que reuniera los requisitos de electores y elegidos, pues la gran mayoría eran neófitos. La municipalidad de Santa Cruz emitió una instrucción a los diputados electos de esta ciudad y de Vallegrande, disponiendo que soliciten en el Congreso lo que fuera más conveniente y beneficioso para esta provincia. El diputado Seoane recién se integró a la Asamblea el 6 de agosto, pronunciándose por la independencia de Charcas. Vicente Caballero se incorporó el 9 y firmó el acta de independencia con fecha 6 del mismo mes. Caballero también se pronunció a favor de la resolución tomada sobre la independencia soberana de las provincias del Alto Perú.

Enrique de Gandía sostiene que la anexión de Santa Cruz a Bolivia se hizo sin contar con la voluntad del pueblo cruceño, como resultado de un verdadero fraude. El Gobierno de Chiquitos –añade– tampoco debió formar parte de Bolivia, puesto que no sólo no se halló representado en el Congreso de Chuquisaca, sino que en abril de 1825 se anexó al Imperio del Brasil.

II. Conclusiones

Los esfuerzos de los pueblos peruanos y altoperuanos para emanciparse de la metrópoli española y dejar de ser colonias resultaron arduos, sangrientos y prolongados en el tiempo. Sin embargo, esa lucha no fue un producto del azar, sino el resultado de un plan elaborado por la intelectualidad de

26

JORGE HURTADO HERVAS

Charcas, que luego se propagó por el resto de Hispanoamérica. Fueron los doctores de Chuquisaca quienes aportaron los fundamentos ideológicos y los argumentos jurídicos-legales en los que se sustentó la reivindicación y sobre cuyos cimientos se erigieron los nuevos Estados soberanos. Esos doctores, inspirados en las corrientes revolucionarias de Estados Unidos y Europa, concibieron y llevaron a cabo el plan de emanciparse de España y dar por terminadas las relaciones coloniales imperantes en la época. Tales ideas libertarias se extendieron rápidamente por casi todo el territorio de América. “El mundo sabe que el Alto-Perú ha sido, en el continente de América, el ara adonde se vertió la primera sangre de los libres, y la tierra donde ecsiste la tumba del último de los tiranos”, tal cual reza el magno documento denominado Acta de la Independencia.

Las causas que dieron motivo a dicho movimiento fueron diversas, pudiendo mencionarse entre las principales el trato discriminatorio y despótico y los abusos cometidos por los peninsulares contra los originarios y criollos de América. A ello hay que añadir la formación de una clase criolla de comerciantes y una casta detentadora de los recursos naturales que le confirieron poder económico y que vino a contraponerse al poder político ejercido por los españoles.

Otro factor detonante de la insurrección fue el vacío de poder que se suscitó en España como consecuencia de la abdicación de los reyes, tras la invasión napoleónica y la imposición de José Bonaparte como monarca. La formación de guerrillas en suelo español, en defensa de su soberanía, con el propósito de expulsar al invasor, resultó ser una eficaz forma de lucha que fue replicada en América, método que condujo finalmente al triunfo de las armas patriotas, no obstante la gran desventaja material en que se encontraban los guerrilleros de la independencia.

Finalmente, la división en dos partidos políticos –liberal y absolutista– producida en España provocó también la división entre los realistas de Perú, hecho que repercutió con mayor intensidad en el Alto Perú y que facilitó la conclusión de la guerra. Fue así que el caudillo militar Pedro Antonio Olañeta,

27

ASÍ NACIÓ BOLIVIA

incitado por sus asesores y ayudantes, desconoció la autoridad del Virrey del Perú, lo cual provocó un enfrentamiento armado que socavó el poderío de las tropas realistas e hizo posible los triunfos de los patriotas en las batallas decisivas de Junín y Ayacucho.

Durante los meses finales del conflicto, la intensidad y frecuencia de las batallas entre patriotas y realistas mostró una sustancial disminución, incrementándose más bien los enfrentamientos armados en las propias filas antagónicas del Rey. Además, jefes y oficiales adictos a la monarquía se fueron sumando al ejército patriota.

Una vez que se impusieron las fuerzas de los independentistas, obligando a los partidarios del Rey a abandonar el territorio peruano y sepultado el regimen colonial, el Alto Perú se vio enfrentado a una importante disyuntiva: formar un nuevo Estado libre y soberano o anexarse a uno de los nuevos Estados: Argentina o Perú. Ya sabemos cuál fue el desenlace y la decisión que tomaron los diputados reunidos en Chuquisaca en 1825.

El objetivo del presente trabajo es determinar si el nacimiento del nuevo Estado o República que lleva hoy por nombre Bolivia fue acertado y si la decisión de los padres de la Patria fue correcta. Como objetivo derivado se averigua también si la formación u organización del nuevo Estado como unitario, centralista y concentrado fue correcta o si se debió adoptar otra forma.

En ambos casos la conclusión es positiva, es decir, la decisión adoptada

por los diputados o representantes de las cinco provincias altoperuanas fue

la más acertada.

Una tercera pregunta –al parecer también derivada de las dos

anteriores, pero con otras connotaciones– se refiere a si la posición adoptada por los diputados cruceños elegidos en sus respectivos partidos fue acertada

o si debían haber planteado la formación de un Estado propio, también

independiente, o anexarse a otro. Lamentablemente, la información utilizada en este análisis no permite emitir una opinión concluyente sobre tan delicado

tema.

28

JORGE HURTADO HERVAS

Introducción

Uno de los períodos más oscuros y controvertidos, dentro de la lucha por la independencia emprendida por los pueblos que hoy forman parte de Bolivia y en cuyo seno está incluida la vasta extensión de los territorios de Santa Cruz, Moxos y Chiquitos, es el referido a la etapa final de esa gesta liberadora y a la dramática transición de Estado “colonial” a republicano. En este documento centramos la atención en la etapa comprendida entre enero de 1824 y agosto de 1825, periodo que es tratado con detalle. En la literatura oficial existen muchos vacíos de información, contradicciones y zonas nada claras en lo atinente a este crítico período. A ello hay que añadir que muchos de los datos que manejan los historiadores y que tantas veces son repetidos sin ninguna revisión o compulsa, resultan ser erróneos, lo que hace distorsionar los hechos históricos. Por tanto, previo a cualquier análisis es necesario depurar y rectificar la información, pues de lo contrario es difícil arribar a conclusiones acertadas.

Este trabajo tiene el propósito de responder a tres preguntas con respecto al surgimiento de Bolivia como nación soberana:

¿Fue correcta la decisión tomada en 1825 por los diputados de las cinco provincias altoperuanas, de declarar la independencia y formar un nuevo Estado libre?

¿Fue acertado asumir la forma centralizada y unitaria de Gobierno?

¿Santa Cruz actuó correctamente al adherirse a la nueva República?

Con respecto a la primera pregunta, se concluye que la decisión de formar un nuevo Estado independiente de Lima y Buenos Aires fue acertada. La respuesta o conclusión a que se llega para la segunda cuestión también es positiva. Es decir, dadas las circunstancias de la época fue necesario adoptar un modelo centralizado para dar inicio al funcionamiento del nuevo Estado, pero ello no quiere decir que esa modalidad hubiera de ser aplicada sin modificación por un periodo demasiado prolongado, peor indefinido.

Con relación a la tercera pregunta, consideramos que para responder

29

ASÍ NACIÓ BOLIVIA

correctamente es necesario un análisis más detenido y una amplia discusión, a fin de no caer en el terreno de la especulación subjetiva. La información que se ofrece en este texto no es suficiente para llegar a una conclusión definitiva. Por tanto, desde nuestro punto de vista, la anexión o adhesión de Santa Cruz

a la nueva República es una asignatura pendiente de análisis.

Con miras a dar respuesta a esas interrogantes, hemos querido revisar los hechos históricos con sentido crítico y en forma paralela introducir correcciones y rectificaciones a los hechos erróneamente tratados hasta ahora, basándonos en cada caso y de manera rigurosa en la compulsa documental y

su cita precisa. Para ello, hemos dividido el presente trabajo en siete capítulos:

el Capítulo I se refiere a los antecedentes de la lucha por la independencia del

Alto Perú; trata las causas que motivaron la ruptura de Hispanoamérica con la metrópoli, sondea el pensamiento filosófico desentrañando la ideología que guiaba el proceso de emancipación, identifica a los actores que encabezaron la lucha y analiza los intentos de la princesa Carlota Joaquina de asumir el control y el mando de las colonias en sustitución de su padre el rey Carlos IV y de su hermano Fernando VII para anexionarlas al imperio portugués, sucesos éstos que fueron el detonante que hizo estallar la insurrección en la ciudad de la Plata.

En este primer capítulo se analiza también la actuación de Manuel José de Goyeneche en su triple papel:

a) a favor de los franceses invasores de España,

b) como acreditado de la monarquía española y

c) como gestor de los intereses de la princesa Carlota Joaquina.

Seguidamente se relatan los hechos ocurridos el 25 de mayo de 1809, fecha memorable en que se comenzó a escribir con sangre la nueva historia del continente americano, al darse el primer grito de emancipación. Dicho grito fue secundado por varias ciudades: La Paz, Caracas, Buenos Aires, Cochabamba y Santa Cruz de la Sierra.

Además de resumirse las principales causas o factores que dieron origen a tan trascendental gesta, se destaca la intervención de Bonaparte

30

JORGE HURTADO HERVAS

en España ocurrida en marzo de 1808, que generó un vacío de poder a raíz de la abdicación de los reyes y la asunción de José I en reemplazo de ambos. Esta ausencia de autoridad y el hecho de que la corona española se concentrara en su problema interno, hizo que se descuidase a las colonias. Frente a esta coyuntura, en Charcas se esgrimió el argumento de que las colonias americanas no pertenecían a España sino al Rey, y encontrándose éste imposibilitado de gobernar quedaba roto el vínculo de dependencia. Con ello los americanos quedaban libres de elegir su propio gobierno. Este fue el argumento conocido luego como el “Silogismo Altoperuano de Charcas”, que como todo silogismo estaba constituido de dos premisas y una conclusión:

Premisa mayor: el vasallaje colonial no es atributo debido a España sino a la persona del legítimo Rey borbónico de España.

Premisa menor: nuestro legítimo y recién jurado rey Fernando VII abdicó junto con toda su familia borbónica de España.

Conclusión: la monarquía está legal y definitivamente acéfala por vacancia del trono. Debe ser desobedecido el rey Bonaparte o cualquier otro que en España quiera darse. Deben cesar en sus funciones los actuales delegados y mandatarios de la extinta autoridad soberana, y deben en este caso proveer por sí mismas las Provincias Altas a su propio gobierno supremo.

Estos importantes acontecimientos registrados en Chuquisaca fueron precedidos por reiterados actos de protesta y demostraciones de descontento en la población indígena, tanto en la zona andina del Alto Perú como en el Oriente. Túpac Amaru proclamó la independencia de América y su rebelión fue el golpe más fuerte sufrido por el imperio español desde la invasión. En el Cusco, La Paz y otras ciudades del Alto Perú se sucedieron sublevaciones encabezadas por los Amaru y los Katari; asimismo, las rebeliones de los guaraníes se extendieron desde Santa Cruz hasta Tarija. El cacique indígena Cumbay se incorporó a la lucha de liberación adhiriéndose a las tropas argentinas, aportando más de dos mil indios para que ayudasen a pelear contra los españoles. Esta fue, pues, la inquietud que mostraban los indígenas de la provincia cruceña ante la presencia del colonizador español.

31

ASÍ NACIÓ BOLIVIA

Los negros esclavos y los indios tributarios de Santa Cruz tenían también como plan asaltar la ciudad entre el 15 y el 20 de agosto de 1809, para pasar a degüello a “toda persona de cara blanca”, conspiración que no se concretó al ser develada.

El segundo capítulo se detiene a analizar el aporte de tres importantes ideólogos, cuyo pensamiento tuvo gran influencia en los acontecimientos relacionados con la lucha por la independencia: Bernardo Monteagudo, quien escribió varios documentos planteando la liberación del yugo colonial. Su

Diálogo entre Atahualpa y Fernando VII en los Campos Elíseos (1809) inspiró

a los chuquisaqueños a iniciar la lucha, ya que este importante documento

habría de aportar ideas que contribuyeron a crear el clima insurreccional que desembocó en las revueltas de Charcas y La Paz, en mayo y julio de 1809. Los

temas acerca de los cuales versa el diálogo son el carácter de la conquista, sus causas políticas y religiosas y la independencia de las colonias. El centro de

la argumentación lo constituyen las nociones de tiranía y obediencia forzada,

frente a la de soberanía entendida como “la libre, espontánea y deliberada voluntad de los pueblos en la cesión de sus derechos”.

El segundo ideólogo que se aborda en este capítulo es el rioplatense Mariano Moreno, con expresa referencia a sus aportes denominados Representación de los hacendados y labradores y Plan de operaciones, este último documento constituye el verdadero programa de la Revolución.

El primer documento menciona que la libertad de comercio era una

necesidad sentida por los criollos, ya que los españoles europeos mantenían

el monopolio comercial con el consiguiente perjuicio para los americanos, ya

que todas las mercaderías que llegaban al puerto de Buenos Aires debían provenir de España. Moreno escribió entonces este célebre documento donde defiende la libertad de comercio.

Éste formulaba tres pedidos fundamentales:

facultar a cualquier persona para el comercio, estuviera o no inscrita en la matrícula;

que no rigiesen los derechos de comisión impuestos por los comerciantes monopolistas sino los que se pactaren libremente; y

32

JORGE HURTADO HERVAS

cobrar un 6% en concepto de derecho aduanero en lugar del 15% al 20% que estaba en vigencia.

Ese escrito puede ser tomado también como un alegato teórico acerca de la libertad de comercio en forma general, constituyendo un ejemplo del pensamiento de las mentes más esclarecidas del Río de la Plata, pues es considerado el informe económico más completo de la época del virreinato.

Poco después, Moreno redacta el Plan de Operaciones en el que ratifica

el

proyecto latinoamericano, plantea la destrucción del absolutismo enAmérica

y

formula una iniciativa insólita para la época: que el Estado reemplace a

una burguesía nacional inexistente para promover el desarrollo económico. ¿A través de qué capitales? Por medio de los recursos que se lograran expropiando a los grandes mineros del Alto Perú, tal como afirma Moreno con argumentos actuales: “las fortunas agigantadas en pocos individuos”. En el Plan de Operaciones Moreno propuso promover una insurrección en la Banda Oriental y en el sur del Brasil, seguir fingiendo lealtad a Fernando VII para ganar tiempo, garantizar la neutralidad o el apoyo de Inglaterra y Portugal, expropiar las riquezas de los españoles y destinar esos fondos a crear ingenios y fábricas, además de fortalecer la navegación.

El tercer ideólogo importante de la revolución, al que luego nos referimos, es el chuquisaqueño Jaime Zudáñez, autor del Catecismo Político Cristiano, panfleto escrito y difundido en Chile, considerado el primer documento de la historia de nuestras ideas políticas. Surgió en un momento de ansiedad

y transición, y sus propósitos eran de claridad meridiana: se esforzaba por

difundir las doctrinas de la soberanía popular y caracterizar con los más sombríos rasgos al régimen colonial, y hacía un llamado a la altivez de los chilenos para constituir una Junta Nacional de Gobierno.

Analiza los inconvenientes del gobierno monárquico y traza algunas reminiscencias históricas; combate la doctrina del derecho divino de los reyes e insiste en que, cualquiera sea la forma de gobierno, toda la soberanía reside en el pueblo. “Disuelto el vínculo que unía a estas regiones con la España –agregaba el documento– ha llegado el momento de constituir una Junta Provisional”. Desconocía la autoridad del Consejo de Regencia de España e Indias creado en enero de 1810 y hacía un llamado para convocar

33

ASÍ NACIÓ BOLIVIA

a un Cabildo abierto con el objeto de hablar, acordar y decidir los destinos de

Chile, una vez que habían desaparecido el inepto gobernador y sus satélites. Por su forma literaria, por el vigor y la claridad del pensamiento, por la manera

concreta con que ha formulado las quejas de las colonias contra la dominación española y expresado los principios de libertad que inspiraron el movimiento revolucionario, el Catecismo Político Cristiano puede considerarse una obra maestra.

El Tercer Capítulo aborda el conflicto suscitado dentro de las filas del ejército realista, conocido como la “guerra doméstica”, generado a raíz del desconocimiento que hace el Gral. Pedro Antonio de Olañeta a la autoridad del virrey Laserna, movimiento al que se sumó el gobernador de Santa Cruz, Gral. Aguilera.

El estudio analiza los sucesos derivados de este enfrentamiento entre realistas, confrontación que provocó la división en dos partes iguales de los ejércitos realistas, lo cual hizo que se debiliten en forma considerable dichas fuerzas, a tal punto que facilitó el triunfo del ejército patriota o libertador.

El Cuarto Capítulo se refiere a las tres últimas batallas decisivas que ponen fin a la dominación española y sellan la independencia: Junín,Ayacucho y Tumusla sin dejar de mencionar la defección de los oficiales realistas. Las dos primeras batallas se registraron en suelo peruano y la última en tierras altoperuanas, cerca de Potosí.

La contundente victoria lograda por Antonio José de Sucre en la batalla de Ayacucho obligó a los españoles a capitular y comprometerse por escrito

a cesar la lucha y reconocer la independencia de Perú. A raíz de esta derrota,

La Serna y sus oficiales abandonaron el país emprendiendo su retorno a España, poniéndose fin a la guerra por la independencia. Mientras que la batalla de Tumusla, librada en territorio altoperuano y que puso punto final a

la dominación española en nuestro territorio, se produjo el 1 de abril de 1825

y consistió en el choque de las tropas del Gral. Olañeta contra el contingente que defeccionó de su ejército, al mando del Cnel. Carlos Medinaceli. Se trabó la reñida acción que acabó con los días de Olañeta al recibir una herida de muerte en la quebrada de Tumusla. La tropa del citado general quedó deshecha y la emancipación de la América meridional definitivamente decidida.

34

JORGE HURTADO HERVAS

Como consecuencia del triunfo patriota en Ayacucho, se produjo en territorio altoperuano la defección de numerosos jefes realistas, quienes se pasaron al ejército patriota. Es así que a fines de diciembre, entre los oficiales que se suman al bando de los independentistas está el jefe de Estado Mayor Realista, Francisco María del Valle, quien posteriormente suministró valiosa información al mariscal Sucre acerca de las fuerzas y el plan de campaña del general Olañeta.

Otro caso de defección fue el del regimiento Dragones Americanos, al mando del coronel José Martínez que se sublevó en Cochabamba. Otros realistas que se sumaron al ejército patriota fueron el Tte. Cnel. Pedro Arraya, Cnel. Pedro José Antelo, Cnel. Francisco López y Cnel. Anselmo de las Ribas, entre otros.

El Quinto Capítulo trata sobre la gobernación de Santa Cruz a finales de la guerra de la independencia, a cargo de Aguilera. Refiere los atropellos cometidos por éste a la vida e integridad física de sus adversarios y las confiscaciones de bienes de propiedad de los patriotas. Aguilera jugó un papel importante en la guerra doméstica al ser el lugarteniente de Olañeta, el último baluarte del realismo, motivo por el cual ponemos mayor atención a su accionar durante el periodo comprendido entre 1824-25.

En 1816 el Gral. Aguilera asumió la gobernación de Santa Cruz y estableció en 1822 su cuartel general en Vallegrande. Posteriormente, en 1824, abrazó la causa absolutista del Gral. Olañeta. Durante el tiempo que permanecía en Vallegrande, Aguilera nombraba a sus lugartenientes como gobernadores intendentes de Santa Cruz. Entre ellos figuran Anselmo de las Ribas, Gaspar Frontaura, José Llanos, el Dr. Manuel José Justiniano Jiménez y Manuel Fernando de Aramburú, nombrado por Aguilera como gobernador entre el 10 y el 13 de agosto 1824. Este coronel Argentino fue al parecer el último gobernador realista en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra.

El gobernador Aramburú exigía muy a menudo, por medio del obispo de Santa Cruz, contribuciones forzosas al clero de su rey para el sustento de la tropa. Igualmente, la población en general era sometida de manera continua a este tipo de exacciones.

35

ASÍ NACIÓ BOLIVIA

Cuando se declaró la independencia en Santa Cruz, el 15 de febrero de 1825, Juan Manuel Arias ejercía el cargo de gobernador de la provincia y fue el primero de los jefes patriotas que no sólo presidió el pronunciamiento, sino que además lo hizo secundar en Cordillera, Chiquitos y Moxos. Luego, cuando comenzó a regularizarse la situación, a fines de marzo, el Coronel José Videla lo sustituyó, enviado por el Gral. Sucre con el título de presidente del Departamento.

Se aclara en el texto que el Cnel. Tomás Aguilera, hermano de Francisco Xavier, fue nombrado en enero de 1825 comandante de una guarnición de Santa Cruz y no gobernador de la provincia.

El Sexto Capítulo está dedicado al análisis del proceso de formación misma del nuevo Estado libre y soberano, comenzando con los diferentes pronunciamientos de independencia que culminaron en Charcas en agosto de 1825, con la firma del acta de independencia que dio nacimiento a la República. Se ve cómo paulatinamente los desertores fueron plegándose al ejército libertador y proclamando la independencia en los distintos partidos. Primero fue en Cochabamba el 16 de enero de 1825, con la sublevación del escuadrón de caballería. Después el Tcnel. Pedro Arraya se encargó de que Chayanta [norte de Potosí) jure por la independencia.

El 24 de enero Sucre rechazó un intento de armisticio ofrecido por Olañeta y le propuso que una Asamblea decidiera el futuro de las provincias. Cinco días después, el 29 de enero, el guerrillero José Miguel Lanza tomó la ciudad de La Paz y declaró la independencia de las provincias del Alto Perú. El 1 de febrero, Medinaceli proclama la independencia del Alto Perú en Cotagaita y cinco días después el mariscal Sucre a la cabeza del ejército libertador cruza el río Desaguadero (límite con el Perú) e ingresa en La Paz al día siguiente.

En Vallegrande, el 12 de febrero de 1825 tropas desplazadas desde la ciudad de Santa Cruz gestaron el pronunciamiento en adhesión a la independencia. El Batallón “Fernando VII” se sublevó y depuso a Aguilera. Esta operación fue un movimiento estrictamente militar, sin participación popular y estaba preparada para ser ejecutada aplicando la fuerza, pero resultó incruenta. El error de fecha de la proclamación de la independencia

36

JORGE HURTADO HERVAS

en Vallegrande, al tomarse el 26 de enero en lugar del 12 de febrero, tuvo su origen en Urcullo, quien en 1855 da la siguiente versión: “El segundo batallón de Fernandinos, deponiendo del mando a su jefe Aguilera en el Vallegrande, hizo el propio pronunciamiento el día 26, que fue seguido por el coronel Mercado en la ciudad de Santa Cruz…”.

El golpe de mano ejecutado por milicias al mando de Antelo y del Cap. José Reyes Oliva sorprendió a Aguilera, quien fue obligado a dimitir. Dos meses después de esa acción, el 3 de abril se rebelan en Vallegrande las

tropas que pertenecían antes a Aguilera, con la intención de asesinar a jefes y oficiales patriotas. Los insurrectos fueron ajusticiados por un Consejo de Guerra que emite su sentencia condenando a los reos a penas de muerte,

a ser degradados otros y a ser apaleados varios más. A la pena de muerte fueron condenados cinco oficiales aprehendidos, así como otros cinco prófugos de igual delito.

Finalmente, el 14 de octubre de 1828 –en plena vigencia de la república– Aguilera encabeza un alzamiento en Vallegrande pero es vencido por uno de sus ex-aliados, Anselmo de las Ribas. Es apresado y fusilado el 23 de noviembre en las cercanías de Vallegrande. Este hecho ocurre después de tres años de que Aguilera no daba señales de vida, apoderándose de la ciudad y exigiendo la rendición del prefecto de las Ribas. Después de un breve combate logró fugar ileso, pero fue delatado y fusilado. Fue enterrado “en el cementerio de la iglesia matriz”.

En el Séptimo Capítulo nos referimos al decreto de convocatoria a

la Asamblea Constitutiva del 9 de febrero de 1825, lanzado por el Mariscal

Sucre; se analiza la importancia que tuvo ese decreto y la posterior confusión

de los historiadores al existir dos textos; se pasa revista a la elección de los diputados cruceños, el mandato conferido por el Cabildo a esos representantes

y la suscripción del Acta de Fundación de Bolivia.

El documento pone énfasis en los acontecimientos ocurridos en Santa Cruz, siendo uno de los propósitos aclarar temas como el pronunciamiento cruceño de independencia y la participación en la formación de la república. En anexo se insertan sendos perfiles biográficos de algunos personajes que actuaron en tales acontecimientos y textos de documentos básicos que ayudan a comprender mejor el proceso vivido en este periodo.

37

ASÍ NACIÓ BOLIVIA

Justificación de la importancia del presente trabajo

Sin lugar a dudas, el nacimiento de Bolivia como República fue un hecho que adquirió trascendencia, no sólo en el ámbito interno, dentro de los límites del antiguo territorio de la Audiencia de Charcas, sino también en el concierto de las naciones americanas. Sin embargo, este hecho de tanta importancia ha sido objeto de un defectuoso tratamiento por parte de los historiadores. Asimismo, ha sido poco investigado y en muchos casos los escritos se basan en datos e información errónea o deficiente. Si eso es válido a nivel nacional, resulta aún peor en el departamento de Santa Cruz. La escasez de fuentes serias y confiables, la mala lectura de documentos coetáneos y la escasa difusión o poco conocimiento de literatura histórica y papeles atinentes a estos temas, hace que se vengan copiando y repitiendo porfiadamente durante muchos años los mismos errores.

Un hecho paradigmático que ilustra muy bien esta situación es el referido a la convocatoria a la Asamblea de Diputados de 1825. Han tenido que pasar más de 140 años para que se aclaren los entretelones y alcances del decreto dictado por el mariscal Sucre. Y han tenido que ser dos historiadores extranjeros, uno argentino y el otro español, quienes se encarguen de desenredar los hilos que envolvían dicho enigma. Téngase presente que en lo tocante a tan importante asunto, previamente participaron en su tratamiento los más connotados historiadores nacionales, de la talla de Gabriel René Moreno, Vázquez Machicado y Alcides Arguedas, sin excluir al connotado Charles Arnade, profundo conocedor de nuestra historia y otros de no menor estatura.

Rectificar algunos de los tantos errores persistentes en nuestra historiografía, aclarar y aportar luces que permitan un mejor entendimiento de los hechos ocurridos en la historia de la heroica guerra de la independencia del Alto Perú, han sido tareas que nos propusimos con el emprendimiento de esta obra, para así poder juzgar la actuación de los diputados del 25 y concluir si actuaron acertadamente o no. En la medida en que sea valorado nuestro esfuerzo y comprobados los aportes que intentamos hacer, se aquilatará y justificará la importancia del presente trabajo.

38

JORGE HURTADO HERVAS

Enfoque metodológico

El enfoque o método de investigación empleado en el presente trabajo es el deductivo o no inductivo, ya que nos basamos en datos recogidos de fuentes secundarias, como libros, tesis, folletos, manuscritos, actas y otros documentos, sin hacer ningún trabajo de campo o efectuar trabajos de observación.

Sin embargo, se ha tenido el cuidado de usar fuentes altamente confiables, documentos inéditos en algunos casos o pocos difundidos en otros. Además, nos hemos esforzado en leer los documentos utilizados por otros autores con distinta óptica, tratando de encontrar nuevas situaciones con espíritu y ánimo revisionista.

Este escrito puede ser considerado como un ensayo expositivo con algunos rasgos argumentativos, pero más que todo debe tomárselo como ha sido la intención del autor: un reportaje periodístico o narración de hechos históricos, simulando a los autores [historiadores o actores) como entrevistados por el autor. Tiene traza de ensayo por cuanto está formado por los tres principales componentes de este género: introducción, en la cual se plantea la hipótesis, desarrollo del tema aportando argumentación y finalmente conclusiones.

Santa Cruz, febrero de 2011

Jorge Hurtado Hervas

39

ASÍ NACIÓ BOLIVIA

40

JORGE HURTADO HERVAS

������������������������

����

����

����������������������

���������������������������������������������������

���� �����������������������������������
����
�����������������������������������
����
����
�����������������������������������������������
����
�����������������������������������������
�������������������������������
�����������������������������������������������������
����
�����������������������������������������������
����������������������������������
������������������������������������������������
����
������������������������������������������������
������������������������������������������������
����
���������������������������������������������
����
���������������������������������������������������������
����
��������������������������������
������������������������������������������������
����
�����������������������������������
������������������������������������������������������������
����
��������������������������������������������
�������������������������������������������
����
������������������������������
������������������������������������

���������������������������������������������������

���������������������������������

���������������������������������������������

������������������������������

������������������������������������������������

�������
�������
������� ������ 41

������

41

ASÍ NACIÓ BOLIVIA

42

JORGE HURTADO HERVAS

Capítulo 1

JORGE HURTADO HERVAS Capítulo 1 Fuente: Correo del Sur , Sucre, 25 de mayo de 2009.

Fuente: Correo del Sur, Sucre, 25 de mayo de 2009. Mural de Walter Solón Romero “Mariano y los doctores de Charcas” Salón de Honor de la Universidad San Francisco Javier.

ANTECEDENTES DE LA LUCHA POR LA INDEPENDENCIA EN EL ALTO PERÚ

SUMARIO

1. Los Principales Gritos Libertarios: Chuquisaca, La Paz, Cochabamba y Santa Cruz

1.1. Chuquisaca abre el camino: el primer grito libertario de América

1.1.1. Cómo se desencadenan los acontecimientos

1.1.2. El papel de Goyeneche como detonante de la insurrección

1.1.3. El contexto externo y el levantamiento: los sucesos en España

1.1.4. Las abdicaciones sucesivas de los reyes Carlos IV y Fernando VII

1.1.4.1 España nos enseña a pelear por su libertad

1.1.4.2 Las Juntas Provinciales, la Junta Central y las Cortes de Cádiz

1.1.4.3 La primera Constituyente española

1.2. El sustrato ideológico y los actores

1.2.1. ¿Cuál fue la importancia y qué rol cumplió la Academia Carolina?

1.2.2. Principales actores de la insurrección

1.2.2.1. Paceños salidos de las aulas de Chuquisaca

1.2.2.2. Actores en Buenos Aires. Argentinos y Uruguayos

1.2.2.3. En la insurrección de Charcas

1.2.3. La logia de las dos caras

la insurrección de Charcas 1.2.3. La logia de las dos caras 2. Levantamientos indígenas peruanos y

2. Levantamientos indígenas peruanos y altoperuanos

2.1. ¿La sublevación de Oruro fue la primogénita?

2.2. También en Santa Cruz hubo sublevaciones indígenas

2.3. La conspiración de los negros y mulatos en agosto de 1809

3. El sentido de lucha de los patriotas vs. el proyecto colonial

43

ASÍ NACIÓ BOLIVIA

44

JORGE HURTADO HERVAS

Introducción

Este capítulo trata del inicio de la insurgencia o gritos libertarios en contra de la dominación de España en América. El primero de esos gritos se produjo en Chuquisaca y luego se extendió paulatinamente al resto de la América hispánica. Las causas de la insurgencia, la ideología que la sustentaba y los actores individuales o grupales son tratados en este capítulo. La trascendencia que tuvo este prolongado esfuerzo, que abarca un período de casi dieciséis años, se puede apreciar a lo largo de esta exposición.

Para el jurista, político y escritor tucumano Juan Bautista Alberdi, la Revolución de Mayo va a ser “un detalle de la Revolución de América, como ésta es un detalle de la Revolución de España, como ésta lo es de la Revolución Francesa y europea”. Se trataría, en todos los casos, no de revoluciones separatistas, independentistas, sino de revoluciones de carácter democrático en pos de la libertad, los derechos del hombre y la división de poderes, dirigidas contra el absolutismo, la monarquía, la esclavitud, la Inquisición y la imposición de los tributos serviles.

Así, el movimiento del Río de la Plata y la insurrección de Charcas formarían parte del proceso de cambio que va a recorrer toda Hispanoamérica, sin dejar de considerar por supuesto la influencia de la revolución española de 1808 y de la francesa de 1789.

45

ASÍ NACIÓ BOLIVIA

1. Los Principales Gritos Libertarios: Chuquisaca, La Paz, Cochabamba y Santa Cruz

Chuquisaca en aquellos tiempos era uno de los centros más intelectuales del Continente hispanoamericano y su Universidad de San Xavier, célebre en los países del contorno, ejercía poderosa atracción en los estudiantes de Lima, Cuzco, Córdova o Buenos Aires de donde iban a cursar humanidades acogiéndose al seno de las familias acaudaladas, como pupilos, y donde aprendían a discutir en todos los tonos y sobre todos los temas, porque la ocupación favorita de estudiantes y doctores era engolfarse en apasionadas disquisiciones sobre temas políticos de preferencia y con los argumentos que les suministraban los libros de Montesquieu, Raynal, D’Agneseau y otros, devorados a ocultas de los profesores. Era, puede decirse, un laboratorio de ideas libertarias dados los tiempos y la clase de hombres dominantes.

Alcides Arguedas

En 1809 se comenzó a escribir con sangre la nueva historia del continente. El 25 de mayo de ese año, los pueblos americanos trazaron el

camino hacia la libre determinación y el Alto Perú emprendió su lucha hacia

la soberanía, al lanzarse en Chuquisaca el primer grito libertario, dando inicio

a la revolución emancipadora. Dicho grito fue seguido por:

La Paz, el 16 de julio,

La Real Audiencia de Quito, con su levantamiento autonomista del 10 de agosto de 1809 1 ,

1 Acta de la independencia de Quito (1809). El 10 de agosto de 1809 se considera como la fecha de inicio de la independencia de lo que hoy es Ecuador. En Quito, cuando los criollos se rebelaron contra el presidente conde Ruiz de Castilla, declararon insubsistente el gobierno de la Audiencia

y crearon una Junta de Gobierno. Los diputados barriales que participaron en esos sucesos

suscribieron un acta en la que confirmaban la rebelión y organizaban de manera diferente la administración. En este documento se insinúa también una invitación a otras ciudades para aliarse voluntariamente con el fin de conformar un Gobierno Supremo Interino que represente a Fernando VII, mientras se recupere su libertad. Una parte del acta dice así:

Nos, los infrascritos diputados del pueblo, atendidas las presentes críticas circunstancias de

la nación, declaramos solemnemente haber cesado en sus funciones los magistrados actuales

de esta capital y sus provincias; en su virtud, los del barrio del centro o Catedral, elegimos

y nombramos por representantes de el a los Marqueses de Selva Alegre y Solanda, y lo firmamos.

46

JORGE HURTADO HERVAS

• Caracas lanza su grito de Independencia el jueves santo, 19 de abril de 1810, al destituir a Vicente Emparán de su cargo de gobernador y capitán general,

Buenos Aires se rebela el 25 de mayo del mismo año,

Bogotá hace lo propio el 20 de julio,

Cochabamba, el 14 de septiembre de 1810,

México el 16 de septiembre,

Santiago de Chile, el 18 del mismo mes,

Santa Cruz, el 24 de septiembre,

Potosí, el 10 de noviembre de 1810.

1.1 Chuquisaca abre el camino: el primer grito libertario de América

Por ser la gesta más importante nos referiremos con algún detalle al primero de estos pronunciamientos, ocurrido en Charcas, recordando que a comienzos de 1809 el claustro de la Universidad de San Francisco Xavier se vio conmovido por un serio suceso. Se le había pedido que emitiera juicio sobre las aspiraciones de la Infanta Carlota Joaquina 2 que pretendía asumir los poderes del reino español como hermana de Fernando VII, quien se hallaba envuelto en un conflicto con el emperador francés. La Infanta reclama las posesiones españolas en América, encomendándole a José Manuel de Goyeneche su proyecto para que lo entregue en Chuquisaca a Ramón García Pizarro, presidente de la Audiencia de Charcas, diligencia que al ser cumplida desató los sucesos de ese glorioso día de mayo. La actuación del militar arequipeño está tratada más adelante en el apartado 1.1.2.

Frente a tan grave amenaza, los “doctores” de la Universidad de Charcas se reúnen en Claustro los días 12 y 19 de enero de 1809 en número aproximado de 90 y se ponen en alerta, pues temen que la antigua ambición portuguesa podría echar por tierra los planes largamente preparados por los doctos en búsqueda de la libertad. En el Anexo documental No. 1 del presente libro se inserta el texto íntegro del acta del 12 de enero. A la universidad charquina

2 Vid., “Los afanes de la infanta Carlota en Charcas”, en La Academia Carolina, La Razón, La Paz, 25 de mayo 2005. Sitio Web: http://www.bolivia.com/noticias/autonoticias/DetalleNoticia26719.asp.

47

ASÍ NACIÓ BOLIVIA

el escrito de la Infanta le pareció subversivo y su dictamen pasó a manos del virrey en Buenos Aires, quien ordenó que la corporación destruyera los documentos relacionados con esta consulta, orden que diligentemente hizo efectiva el Presidente de la Real Audiencia de Charcas, don Ramón García de León y Pizarro, quien ejercía el doble cargo desde el 28 de Octubre de 1796, fecha en que el Rey le nombra Gobernador e Intendente General de la Plata y Presidente de la Real Audiencia de Charcas. Cuatro meses después de haberse reunido los doctores y cinco días antes de la insurrección, el 20 de mayo, Manuel de Zudáñez tuvo noticias de la destrucción de las actas en que constaba la resolución del Claustro contra las pretensiones de Carlota y denunció de inmediato la actitud del Presidente.

La estrategia chuquisaqueña, entonces, era evitar que prosperen tales ambiciones, para lo cual se simuló respaldar a Fernando VII. Se pidió el arresto de Goyeneche y la destitución, por complicidad, de García Pizarro. El patriota Jaime Zudáñez redacta un acta de lealtad al rey, conocida como el “Acta de los Doctores” que se hizo memorable, en cuyo texto sostiene que:

El pacto de los pueblos americanos es exclusivamente personal con el Monarca y no a sus reinos metropolitanos. Si el legítimo Rey ha abdicado 3 , aquel pacto ha dejado de existir y, por tanto, el intruso (José Bonaparte) no merece obediencia; sus autoridades deben cesar en sus funciones, y las provincias deben proveer su gobierno.

3 Gabriel René Moreno,, Últimos Días Coloniales en el Alto Perú, p

329. Cf. “La Revolución que

cambió la historia. El ABC del 25 de mayo de 1809”, Biblioteca del Bicentenario. Primer grito Libertario. CAF www.bolivia.org.bo

El rey Carlos IV había abdicado un año antes, en marzo de 1808, y luego hizo lo propio su hijo Fernando VII, tal como veremos en el apartado 1.1.4. Por lo tanto, ni Carlos IV ni Fernando VII gobernaban España. Encontrándose ambos presos, se esgrime el argumento de que las colonias americanas no pertenecen a España sino al rey y estando éste imposibilitado de gobernar, quedaba roto el vínculo de dependencia. Con ello los americanos quedaban libres de elegir su propio gobierno. Este fue el argumento conocido luego como el Silogismo Altoperuano de Charcas.

48

JORGE HURTADO HERVAS

Este notable documento deja claras las intenciones de los académicos de Charcas 4 . Para considerar tan delicado asunto, el Claustro universitario se reunió en dos oportunidades: 12 y 19 de enero de 1809. En la reunión del 12 se aprobó el documento titulado Respuesta del Claustro de la Universidad Mayor Real y Pontificia San Francisco Xavier de Chuquisaca a la consulta del presidente de la Real Audiencia de Chuquisaca Ramón García de León y Pizarro acerca de las pretensiones de la infanta Carlota Joaquina de Borbón. El texto íntegro se encuentra en el Anexo Documental No. 1 del presente trabajo, donde no consta el silogismo altoperuano, lo cual sugiere que está contenido en otro informe. El referido Claustro se llevó a cabo con la asistencia de 48 doctores, pero terminaron suscribiendo el acta 88. El texto del “Acta de los Doctores” no ha sido encontrado y no nos queda claro si se trata de otro documento aprobado el 19 de enero, o si es el dictamen emitido por el Dr. Manuel Zudáñez, síndico de la universidad, que sirvió de base para el pronunciamiento del Claustro, puesto que, previo al verificativo de la asamblea:

mandó al síndico Procurador General de esta Real Universidad,

Doctor Don Manuel de Zudáñez, Catedrático de Prima, Propietario de sagrados Cánones, expusiese su dictamen, y meditadas por el Claustro las prudentes reflexiones que propuso sobre las intenciones y miras irregulares e injustas de la Corte de Portugal contra los sagrados e inviolables derechos de nuestro Augusto Amo y Señor Natural, Fernando Séptimo se pronunció sobre el tema.

)Se (

Según Gabriel René Moreno, el levantamiento de mayo de 1809 estaba asentado en sólidos argumentos filosófico-jurídicos, resumidos en el llamado Silogismo Altoperuano cuya autoría es atribuida por Moreno a Jaime

4 Vid., Respuesta del Claustro de la Universidad Mayor Real y Pontificia San Francisco Xavier…

El 19 de enero de 1809, el claustro de doctores fue convocado para contestar el manifiesto de la princesa que solicitaba la anexión de Charcas a la corona del Brasil. Entonces, Jaime de Zudáñez, conocido como el “abogado de los pobres”, redactó el acta con la que se protestaba contra dichas pretensiones.

49

ASÍ NACIÓ BOLIVIA

Zudáñez y que, como todo silogismo, estaba constituido de dos premisas y una conclusión:

Premisa mayor: el vasallaje colonial es atributo debido no a España sino a la persona del legítimo rey borbónico de España.

Premisa menor: nuestro legítimo y recién jurado rey Fernando VII abdicó junto con toda su familia borbónica de España.

Conclusión: la monarquía está legal y definitivamente acéfala por vacancia del trono. Debe ser desobedecido el rey Bonaparte o cualquier otro que España quiera darse. Deben cesar en sus funciones los actuales delegados y mandatarios de la extinta autoridad soberana, y deben en este caso proveer por sí mismas las Provincias Altas a su propio gobierno supremo 5 .

El Silogismo Altoperuano fue la doctrina que cimentó legalmente la emancipación americana y es un auténtico honor de Charcas. Como comenta Roberto Prudencio, si la gloria de Chuquisaca es haber concebido dicho silogismo, la del historiador Gabriel René Moreno fue haberlo dado a conocer al continente mediante su libro Ultimos días coloniales en el Alto Perú y Mariano Alejo Álvarez con la obra El Silogismo altoperuano, los cuales “se convierten en un alegato y en una probanza de que no sólo el primer Grito de Independencia surgió en el Alto Perú, sino también la doctrina jurídica que le sirvió de base”.

Otros autores, especialmente argentinos, apuntan a Bernardo Monteagudo como su autor. En su Diálogo entre Atahualpa…, escrito a fines de 1808, Monteagudo formuló el famoso silogismo de la siguiente manera:

¿Debe seguirse la suerte de España o resistir en América? Las Indias

5 Prudencio Lizón, “La revolución del 25 de mayo”, La Razón, Martes, 24 de Mayo, 2005. Otra versión similar dice:

Premisa Mayor: Estas Colonias le deben fidelidad al Rey que tiene en reciprocidad obligaciones con sus súbditos. Premisa Menor: El Rey ha sido depuesto y se encuentra prisionero de los franceses. Conclusión: Luego, ya no hay compromiso que nos ate al Soberano, el contrato social que nos subordinaba ha fenecido.

50

JORGE HURTADO HERVAS

son un dominio personal del rey de España; el rey está impedido de reinar; luego las Indias deben gobernarse a sí mismas.

Para tales autores, Pigna entre ellos, este escrito circuló de manera clandestina y fue uno de los que inspiraron las sublevaciones independentistas de Chuquisaca, La Paz y Buenos Aires.

García Pizarro pensó que con la adopción de algunas medidas de

fuerza podría controlar la situación, disponiendo el arresto de los oidores de

la Audiencia, medida que no tuvo éxito por cuanto éstos ya se habían puesto

a buen recaudo o se habían ocultado debidamente. Pizarro, desesperado,

manda aprehender a Zudáñez. Tal hecho provocó un intenso malestar y la

reacción contra ese proceder no se hizo esperar, pues el claustro universitario y

el pueblo de Chuquisaca se pronunciaron por el alzamiento contra la autoridad

de García Pizarro. La gente enardecida se da cita y sale entonces en forma tumultuosa a las calles. El 25 de mayo estalla la revuelta que, disfrazada de amor y obediencia a la corona, comenzará a socavar su poder. Del mismo modo, un año después, los patriotas de Buenos Aires formaron su Junta en 1810, declarando su lealtad a Fernando VII pero rechazando reconocer al Consejo de Regencia y las Cortes de España. Consecuentemente, el conflicto acerca de la soberanía en España se reflejó en la presencia de un problema similar sobre el reconocimiento de aquella soberanía en Buenos Aires.

1.1.1. Cómo se desencadenan los acontecimientos

A todo esto, los alzados habían reunido una apreciable cantidad de pobladores que –con los ánimos cada vez más exaltados– se hallaban a la

espera del resultado de las negociaciones que el arzobispo Benito María Moxó

y Francolí encaraba con García Pizarro para obtener la libertad de Zudáñez.

Como la gestión demoraba, irrumpió en el palacio una delegación compuesta por el teniente coronel Juan Antonio Alvarez de Arenales, el alcalde provincial

Juan Antonio Paredes 6 y Fray Mariano Polanco, quienes demandaron

6 Juan Antonio Paredes, alcalde provincial del Cusco, se vio envuelto en la fracasada insurrección de 1805, liderada por José Gabriel Aguilar y Manuel Ubalde. Sobrevivió a la represión de sus líderes, al igual que muchos involucrados en el movimiento de esa población y La Paz.

Paredes tenía importantes relaciones en Chuquisaca, donde era íntimo amigo del fiscal Miguel López Andreu y del oidor decano José de la Iglesia. El 25 de mayo se convirtió en uno de los principales líderes de la revuelta. Con su sirviente Francisco Ríos, mulato conocido como el “Quitacapas”, repartía dinero y aguardiente a la plebe para enardecerla.

51

ASÍ NACIÓ BOLIVIA

enérgicamente a García Pizarro y al arzobispo que, para mantener la calma ya bastante alterada y dar satisfacciones por las medidas que había tomado el gobernador, éste debía ordenar que se replegara la artillería mandada a ocupar posición, y que todas las piezas sean resguardadas en el edificio del Ayuntamiento.

García Pizarro, al ver que la situación se le escapaba de las manos por no poder dominar el tumulto, dio muestras de sus intenciones de ceder a las exigencias de los complotados, pero los tozudos oficiales leales a la colonia se negaron a entregar las armas y la guardia que acompañaba al presidente de la Audiencia procedió a abrir fuego sobre la multitud. Cerca de la medianoche, García Pizarro recibió una carta de una comisión del Tribunal nombrada para pedir su renuncia. La respuesta inicial fue negativa. El presidente alegaba que la detención de Zudáñez fue justa. Dos nuevos oficios arrinconaron a la autoridad y le obligaron a abdicar “a fin de evitar funestos sucesos”, según fundamentó en su carta de dimisión. A las tres de la madrugada del 26 de mayo, el presidente García Pizarro finalmente cedió ante esa exigencia para dar tranquilidad al pueblo, siendo aceptada su dimisión de inmediato, asumiendo la Audiencia el mando político y militar desde ese instante.

El atentado contra la multitud produjo algunas víctimas, por lo que el furor popular creció y se hizo inmanejable. En pocos minutos el pueblo se apoderó de la artillería y la emplazó en las esquinas aledañas al palacio presidencial, en tanto que otros revoltosos se hicieron con la pólvora y la munición. El fuego entablado por ambas partes sólo cesó al saberse que el Presidente de la Real Audiencia de Charcas consentía en dimitir.

La primera medida tomada por el nuevo órgano fue el nombramiento de comandante general y gobernador de armas de la provincia de Charcas a favor del militar español Alvarez de Arenales, quien se apresuró a restablecer el orden público muy alterado y a preparar la defensa de la ciudad, amenazada por la actitud del gobernador de Potosí Francisco de Paula Sanz (hermano ilegítimo de Fernando VII), que marchaba sobre Chuquisaca.

Se destacaron delegados a varias provincias desde Chuquisaca para incitar a pronunciamientos similares. A Santa Cruz fue enviado Juan Manuel

52

JORGE HURTADO HERVAS

Lemoine, el más radical de todos. De esta manera se incendió la chispa que envolvió en llamas a toda América y que después de 16 años de cruenta lucha culminaría en la conquista de la libertad.

1.1.2 El papel de Goyeneche como detonante de la insurrección

“Fue bonapartista en Madrid, federalista en Sevilla, en Montevideo aristócrata, en Buenos Aires realista puro y en el Perú tirano”.

Deán Gregorio Funes

El militar arequipeño José Manuel de Goyeneche y Barreda 7 jugó un triple papel antes del brote de insurrección de las colonias americanas, al traer credenciales y pliegos del emperador José Bonaparte, de la Junta de Sevilla y de la princesa Carlota Joaquina. En Chuquisaca fue el detonante de la insurrección de mayo. Veamos como se desarrolló la actividad de Goyeneche y el triste papel que le cupo jugar:

Cuando las fuerzas francesas al mando de Joaquín Murat ocupaban la ciudad de Madrid, el 23 de marzo de 1808, el capitán de milicias José Manuel de Goyeneche se hallaba de servicio en esa ciudad. Había sido enviado por su padre, que era realista, a educarse en la península, donde destacó en parte por su natural locuacidad y su evidente talento para la intriga, y otro tanto por sus contactos personales.

Goyeneche logró ganarse la confianza del general francés y consejero de José Bonaparte. Francia deseaba extender su control a la América

7 El capitán de milicias y posterior mariscal de los ejércitos reales José Manuel de Goyeneche

y Barreda era de origen americano, natural de Arequipa, Bajo Perú, y descendiente de una

acomodada familia de origen europeo. Hijo del Capitán de Caballería Don Juan de Goyeneche

y Aguerrebere, se trasladó muy joven a la península para terminar sus estudios, como cadete

de las Milicias Disciplinadas. Posteriormente, fue nombrado Capitán General y Presidente de la Real Audiencia del Cuzco. En 1809 asumió el mando de los Ejércitos Realistas peruanos en el Alto Perú, derrotando a las fuerzas revolucionarias rioplatenses en las célebres batallas de La Paz, Guaqui, Cochabamba, Sipe-Sipe, Chuquisaca y otras. Su victoria en la decisiva batalla de Guaqui (o del Desaguadero) en 1811 le valió la concesión del título de Conde de Guaqui, al que después se le concedería la Grandeza de España de Primera clase. Murió en Madrid en 1846.

53

ASÍ NACIÓ BOLIVIA

española, pero sin recursos navales para asegurarlo dependía por completo de atraer hacia ella las lealtades de los americanos, ya fuese por el expediente de mantener la obediencia al monarca o, de ser necesario, alentando el partido de la independencia. Cuenta Muñoz Cabrera que Murat comisionó entonces a Goyeneche ante los gobiernos y pueblos de América del Sur para que lograse su sometimiento a la nueva dinastía, expidiéndole las correspondientes credenciales 8 .

En esa primavera de 1808 9 , luego de producirse las abdicaciones de Bayona y recién trasladados los reyes y la corte a Aranjuez, hallándose Goyeneche ya en Cádiz, se produjo en Sevilla el levantamiento del 27 de mayo y la consiguiente formación de la Junta Suprema de Gobierno de España e Indias en esa misma fecha. En vista de ello y cuando estaba listo el buque de bandera francesa que lo debía conducir a América, Goyeneche se dirigió a Sevilla donde se presentó ante la nueva junta como un fiel vasallo, víctima de su fidelidad a la causa realista. Dadas las difíciles circunstancias imperantes no le costó convencer a la junta, especialmente cuando uno de los vocales –y uno de los más intrigantes–, el padre Gilito, era amigo cercano de un tío suyo.

El 17 de junio de 1808, la Junta de Sevilla lo nombró como su comisionado especial y representante plenipotenciario del Gobierno legítimo de España en América. Además, dispuso el ascenso del capitán de milicias al rango de brigadier del ejército real, con instrucciones de asegurar la proclamación del rey Fernando VII en el del Río de la Plata y en el Virreinato del Perú, más el reconocimiento de gobernar en el nombre del monarca, para lo que carecía –sin embargo– de todo título y derecho.

En poder de sus dos pliegos, Goyeneche volvió a Cádiz y se embarcó a América. Al pasar por Río de Janeiro rumbo a Buenos Aires, el 19 de agosto de ese año, procuró y logró entrevistarse con la infanta Carlota Joaquina de Borbón, hermana de Fernando VII y reina regente de Portugal

8

Ramón Muñoz Cabrera, La guerra de los 15 años en el Alto Perú, Santiago, 1867, pp. 35-36.

9

La primavera en España comienza el 21 de marzo.

54

JORGE HURTADO HERVAS

en el Brasil, quien tenía ambiciones de asumir los títulos de su hermano en tierras americanas. Carlota le dio a Goyeneche cartas con sus pretensiones dirigidas a las autoridades coloniales que él iba a visitar, reclamando las posesiones españolas en América, aprovechándose de los problemas por los que atravesaba España ante el avance de Napoleón. El oficio principal de Carlota afirmaba entre otras cosas:

Hago saber á los leales y fieles vasallos del Rey catolico de las

Españas é Indias, (

hermanos y demas individuos de mi real familia de España privados de

su natural libertad sin poder ejercer su autoridad ni menos atender á la

por tanto considerándome

suficientemente autorizada y obligada á ejercer las veces de mi augusto Padre y real familia de España como la mas procsima representante suya en este continente de América para con sus fíeles y amados vasallos, me

ha parecido conveniente y oportuno dirijiros este mi manifiesto por el cual declaro nula la abdicacion ó renuncia que mi Señor Padre el Rey Don Carlos IV y demas individuos de mi real familia de España tienen hecha

en favor del Emperador ó Jefe de los franceces; (

y encargo con el mayor encarecimiento que prosigais como hasta aquí en la recta administración de justicia con arreglo á las leyes, las que cuidareis y celareis se mantengan ilesas y en su vigor y observancia, cuidando muí particularmente de la tranquilidad pública y defensa de estos dominios, hasta que mi amado primo el infante D. Pedro Carlos ú otra persona llegue entre vosotros para arreglar los asuntos del gobierno de estos dominios durante la desgraciada situacion de mis mui amados Padres, hermanos y tio, sin que mis nuevas providencias alteren en lo mas mínimo lo dispuesto y prevenido por mis augustos antecesores”. (Carta de Carlota Joaquina de Borbón de 19 de agosto de 1808) 10 .

Igualmente os ruego

defensa y conservacion de sus derechos (

)

Estando de esta suerte mis muy amados Padres,

)

)

Al llegar Goyeneche a Buenos Aires hace entrega a las autoridades

10 Esteban De Gori, “La Universidad de Charcas: teoría y acción política “, en Rhela (Revista Historia de la Educación Latinoamericana). Universidad de Buenos Aires, Argentina, Vol. 14, 2010, p. 181.

55

ASÍ NACIÓ BOLIVIA

del virreinato del Río de la Plata 11 las acreditaciones de la Junta de Sevilla y los documentos que ésta le había confiado. Les informó, asimismo, de la declaración de guerra a Francia y la firma de la paz con Inglaterra. Varios patriotas argentinos se vieron seducidos por la posibilidad de establecer una monarquía moderada, donde los criollos tuvieran participación en el gobierno. Mientras en Charcas repudiaron la actitud de la princesa Carlota Joaquina, en Buenos Aires hubo quienes la apoyaron. Entre los simpatizantes del proyecto carlotista se encontraban nada menos que Belgrano, Castelli, Nicolás Rodríguez Peña, Vieytes, Berutti y otros, todos los cuales tuvieron una destacada actuación en la Revolución de 1810.

En Buenos Aires Goyeneche trató de hacer uso de las instrucciones que llevaba del rey José, pero desconcertado por la fidelidad del virrey Santiago de Liniers –nacido francés– empezó a proclamarse realista puro y partidario acérrimo de la causa de Fernando 12 Buena parte de la población, al recibir noticias de que en España subsistía un gobierno, lo hizo suyo y propio más allá de su ilegitimidad 13 .

El 22 de septiembre sale hacía Lima para hacer lo propio en el Virreinato

11 Por su lado, Napoleón Bonaparte y José I enviaron al marqués de Sassenay al Río de la Plata con

el fin de hacer jurar lealtad al nuevo monarca impuesto en España por la ocupación francesa y dar

a conocer la abdicación de los reyes españoles. El marqués de Sassenay llegó a Buenos Aires en

julio de 1808, el virrey Liniers realizó consultas con la Real Audiencia y con el Cabildo de Buenos Aires para decidir qué posición tomar, pero tanto el Cabildo como la Audiencia rechazaron las exigencias francesas y quemaron los pliegos que les había presentado el enviado de Napoleón,

a quien otorgaron un breve plazo para abandonar la ciudad. El marqués de Sassenay se dirigió

a Montevideo pero allí fue apresado por el gobernador De Elío. El 21 de agosto se realizó en

Buenos Aires la proclamación y jura de Fernando VII como soberano español. En septiembre de 1808 Liniers declaró la guerra a Napoleón y a José I y reconoció la Junta Central de Sevilla. Como se tiene dicho, ésta envió a Goyeneche como delegado para hacer jurar en el Perú y el Río de la Plata lealtad a la Junta de Sevilla.

12 Ramón Muñoz, La guerra de los 15 años en el Alto Perú.

13 En ese momento, ni siquiera se habían organizado las diferentes juntas bajo un mando único. La de Sevilla era una más aunque se arrogase la autoridad sobre “las Indias”. De hecho, la Junta de Galicia envió a Pascual Ruiz Huidobro como virrey al Río de la Plata, sólo que al tomar conocimiento de la realidad en el Plata optó por no intentar reivindicar sus supuestos derechos, reconociendo la endeble autoridad de que emanaban.

56

JORGE HURTADO HERVAS

del Perú. Luego, pasa de Lima al Alto Perú, llegando a Chuquisaca los últimos días del año 1808. Según Ricardo Donoso, Goyeneche llegó a Chuquisaca

el

11 de noviembre de 1808 14 con el manuscrito firmado por Carlota Joaquina

y

lo insinúa ante Ramón García Pizarro, presidente de la Audiencia de

Charcas. Las pretensiones de anexionar Charcas al Brasil que tenía Carlota de Braganza y las gestiones del militar hispano-peruano no tuvieron éxito. Sin embargo, de acuerdo a documentos custodiados en el Archivo Histórico Nacional (Bs. As.) y en el Archivo General de Indias, Goyeneche mantuvo siempre informada a la Junta Suprema de Sevilla de todos los pliegos y cartas intercambiadas con la Infanta. Estos mismos documentos ponen en duda su complicidad con los invasores franceses 15 .

La personalidad multifacética del conde de Guaqui se refleja en la expresión del Dean Gregorio Funes, cuando dice en su Ensayo histórico de la revolución de América: “Fué bonapartista en Madrid, federalista en Sevilla, en Montevideo aristócrata, en Buenos Aires realista puro y en el Perú tirano”. Contrariamente, su hermano el obispo de Arequipa, José Sebastián de Goyeneche y Barreda, abrazó la causa de la Patria.

1.1.3 El contexto externo y el levantamiento: los sucesos en España

La intervención primero y luego la abierta invasión de Napoleón en

España, es un dato fundamental que debe tenerse en cuenta en el análisis de

la precipitación de los acontecimientos de esa época en Hispanoamérica 16 .

14 Crispín Díez de Medina en su Diario sobre la Revolución del 16 de julio, informa que “el Sr. Brigadier D. José Manuel de Goyeneche, enviado por la Suprema Junta de Sevilla llegó a la ciudad de La Paz el 3 de diciembre y que fue recibido con el mayor júbilo, saliéndole al encuentro todos los magistrados, a los que seguía el inmenso pueblo”. Permaneció en ella sólo tres días. Si se asume que el viaje de La Plata a La Paz demoró alrededor de 12 días, quiere decir que Goyeneche salió de esa ciudad el 21 de noviembre, lo que hace deducir que permaneció en la Plata alrededor de 10 días.

15 Walter Rela, Proyectos monárquicos en el Río de la Plata, 1808 – 1816.

16 Sin embargo, dice Manuel José Cortéz en su Ensayo sobre la Historia de Bolivia que “El conflicto de la España habría sido indiferente para la América, si otras causas no hubieran preparado los acontecimientos que tuvieron lugar en aquella época. Entre la invasión de Bonaparte en la Península i la revolución hispano-americana, no hai mas que una relación de sucesión, i no un enlaze de causa i efecto”.

57

ASÍ NACIÓ BOLIVIA

Las abdicaciones de Carlos IV y Fernando VII a favor de Napoleón Bonaparte y la entrega del trono español de éste a su hermano José Bonaparte, marcan hechos que tuvieron repercusión en las colonias. La promulgación de la Constitución de Bayona el 8 de julio de 1808, que reconocía la autonomía de las provincias americanas bajo el dominio español y las pretensiones del general corso de reinar sobre aquellos territorios, son también elementos básicos para entender los orígenes de los movimientos de emancipación.

Los antecedentes de estos sucesos –invasión a España– se remontan a 1796, cuando la monarquía de Carlos IV firmó una alianza con Francia. En ese entonces, el Directorio francés se hallaba interesado principalmente por las riquezas de las colonias españolas de América y secundariamente por la producción de lana en la península. Napoleón, que llegó al poder en Francia en 1799 y fue proclamado emperador en 1804, consideraba que España era una pieza esencial para el dominio del Mediterráneo, pero además se veía apremiado por la petición de los fabricantes de paños franceses, que deseaban que los españoles les suministrasen toda su producción de lana merina y las variedades de algodón que necesitaban. Por otro lado, la destrucción de la flota española en Trafalgar, ocurrida en octubre de 1805, hizo perder a Napoleón el deseo de mantener una relación equilibrada con su socio español, pues España sin barcos de nada podía servirle ya para hacer frente al poderío naval inglés.

Así es cómo el emperador fue cambiando sus propósitos con respecto a España, para pasar de un plan de intervención a otro de sustitución de la monarquía de los Borbones por un miembro de su familia. Sin embargo, Napoleón erró al creer que la debilidad de la monarquía española, debido al enfrentamiento por el trono entre Carlos IV y su hijo, le facilitaría sus planes, puesto que el corso confundía la debilidad de la monarquía con la actitud del pueblo español, que no estaba dispuesto a aceptar la presencia francesa en su suelo.

El articulador de las alianzas con Francia, Manuel Godoy –primer ministro español–, se vio cada vez más arrastrado por la política expansionista de Francia. Al darse cuenta de los planes de Napoleón, Godoy intentó salvarse proponiéndole al emperador un reparto de Portugal, para lo cual un ejército

58

JORGE HURTADO HERVAS

franco-español penetraría en ese país y permitiría el engrandecimiento territorial de España, y de paso se establecería en el sur un pequeño principado para el propio Godoy. El tratado se puso en marcha y un ejército francés atravesó la península y ocupó Portugal sin grandes dificultades. La familia real de los Braganza –entre ella la esposa del rey Juan VI, la princesa Carlota Joaquina– se vio obligada a huir a Brasil. La necesaria utilización de las rutas españolas por parte del ejército napoleónico para ocupar Portugal fue una buena ocasión para convertir la intervención en ocupación.

1.1.4 Las abdicaciones sucesivas de los reyes Carlos IV y Fernando VII

La corona española entró en un período de crisis de poder, al producirse las sucesivas abdicaciones primero del rey Carlos IV, después la de su hijo Fernando VII y luego nuevamente la de Carlos IV a favor de Napoleón.

De este modo, a fines de 1807 se produjo la Conjura de El Escorial, conspiración encabezada por Fernando, príncipe de Asturias, que pretendía la sustitución del primer ministro Godoy y el destronamiento de su propio padre. Pero el intento fue frustrado y Fernando terminó delatando a sus colaboradores.

El Motín de Aranjuez, un levantamiento popular ocurrido el 18 de marzo de 1808 en las calles de esta localidad madrileña, se desencadenó debido a varias causas, entre ellas las consecuencias de la derrota de Trafalgar, el descontento popular y las intrigas de la Corte, donde se iba creando un núcleo opositor en torno al príncipe Fernando de Asturias. Este grupo estaba formado por aristócratas recelosos del poder absoluto de Godoy y escandalizados ante el conocimiento que se tenía de sus relaciones con la reina María Luisa de Parma.

A principios de ese mes de marzo, temiéndose lo peor, la familia real se retiró a Aranjuez –aconsejada por Godoy– para, en caso de necesidad, seguir camino hacia el sur y embarcarse desde Sevilla hacia América, como ya lo había hecho la familia real de los Braganza a la cabeza de Juan VI de Portugal.

Tras correr el rumor del viaje o huída de los reyes españoles, la multitud

59

ASÍ NACIÓ BOLIVIA

se agolpa frente al Palacio Real y asalta el palacio de Godoy, quemando todos sus enseres. El 19 de marzo Godoy es encontrado escondido en su palacio y sacado en medio de una lluvia de golpes. Ante esta situación y el temor de un linchamiento, interviene el príncipe Fernando 17 .

Al mediodía del 19, Carlos IV abdica en su hijo Fernando 18 , convirtiéndolo en el rey Fernando VII. Poco tiempo después, Carlos IV afirma que su renuncia al trono producida tras el motín de Aranjuez es nula y exige la devolución de sus derechos.

Luego de que se produjo la primera abdicación de Carlos IV y cuando el nuevo monarca se disponía a entrar en Madrid, las tropas del general Joachim Murat dejaban cada vez más claras sus intenciones de ocupar el territorio español. El 23 de marzo de 1808, el general Murat entraba en Madrid al frente de las tropas que había enviado Napoleón para ocupar la península ibérica. La entrada a la ciudad de un fuerte contingente del ejército más poderoso de Europa creó un denso clima de inquietud en la población. Al día siguiente,

17 Red de universidades. Sitio Web: http://www.universia.es/portada/actualidad/noticia_actualidad.

jsp?noticia=105396

18 En una de las partes de la Abdicación de Aranjuez (19 de marzo de 1808), Carlos IV expresa:

(

)

y me sea preciso para reparar mi salud gozar en clima más templado de la tranquilidad de

la

vida privada; he determinado, después de la más seria deliberación, abdicar mi corona en

mi

heredero y mi mui caro hijo el Príncipe de Asturias. Por tanto es mi real voluntad que sea

reconocido y obedecido como Rei y Señor natural de todos mis reinos y dominios.

Ver: (Gaceta de Madrid, 25 de marzo de 1808.). Sitio Web: http://www.profes.net/rep_documentos/ Propuestas_Bachillerato/BA_Comentario_abdicacion_carlos.pdf

Sin embargo, cuatro días después, en una intrigante carta difundida por los franceses se informa que Carlos IV había expresado el 23 de marzo de 1808: “Yo no he renunciado a favor de mi hijo sino por la fuerza de las circunstancias, cuando el estruendo de las armas y los clamores de una guardia sublevada me hacían conocer bastante la necesidad de escoger la vida o la muerte

La mencionada carta de Carlos IV dice:

Señor mi hermano: V. M. sabrá sin duda con pena los sucesos de Aranjuez y sus resultas; y no verá con indiferencia á un rey, que forzado á renunciar la corona, acude á ponerse en los brazos de un grande monarca aliado suyo, subordinándose totalmente á la disposición del único que puede darle su felicidad, la de toda su familia y la de sus fieles vasallos. Yo no he renunciado en favor de mi hijo sino por la fuerza de las circunstancias, cuando el estruendo de las armas y los clamores de una guardia sublevada me hacían conocer bastante la necesidad de escoger la vida ó la muerte, pues esta última se hubiera seguido después de la de la reina.

60

JORGE HURTADO HERVAS

el recién proclamado rey de España, Fernando VII, trató de afianzarse en la capital y de que los franceses lo reconocieran como monarca, pero Napoleón no lo hizo, pues seguía tratándolo como príncipe de Asturias.

Aprovechando la confusión creada por el Motín de Aranjuez, Napoleón llamó a Bayona a los dos reyes con el pretexto de mediar en la resolución del conflicto que se había producido entre el padre y el hijo. El 10 de abril Fernando fue conducido a la localidad francesa de Bayona, en calidad de cautivo. En esa ciudad, Napoleón actuó con gran habilidad y obligó a que Fernando VII renunciase a la Corona y reconociera a su padre como rey legítimo, sin saber que éste había ya cedido sus derechos al emperador de Francia a comienzos de mayo de 1808. De esta forma, Napoleón quedaba dueño de los destinos de España, nombrando rey a su hermano José (Pepe Botella). Y para darle la mayor apariencia de legalidad convocó para el 15 de junio a unas Cortes a reunirse en Bayona, para que refrendasen su decisión. A la ciudad fronteriza acudieron sólo unos cuantos de los 150 convocados, que no tuvieron más opción que aprobar una Constitución redactada por Napoleón.

Carlos IV había cedido sus derechos a Napoleón a cambio de asilo en Francia para él, su mujer y el favorito Godoy, así como la otorgación de una sustancial pensión (30 millones de reales anual). Fernando, por su parte, acepta esa disposición a cambio de un castillo y de una pensión anual de cuatro millones de reales. Es el 5 de mayo de 1808 19 .

Pero Napoleón no había previsto la reacción del pueblo español. El

Yo fui forzado á renunciar; pero asegurado ahora con plena confianza en la magnanimidad y el genio del grande hombre que siempre ha mostrado ser amigo mío, yo he tomado la resolución de conformarme con todo lo que este mismo grande hombre quiera disponer de nosotros y de mi suerte, la de la reina y la del príncipe de la Paz.

Dirijo á V. M. I. y R. una protesta contra los sucesos de Aranjuez y contra mi abdicación. Me entrego y enteramente confío en el corazón y amistad de V. M., con lo cual ruego á Dios que os conserve en su santa y digna guarda. De V. M. I. y R. su muy afecto hermano y amigo. Carlos».

Ver: Documentos de Historia de España: Guerra de la Independencia. Carta de Carlos IV a Napoleón, informando de su abdicación forzada (23-03-08)) http://elgranerocomun.net/Carta-de- Carlos-IV-a-Napoleon.html

19 Sitio Web: http://www.fotolog.com/efemerides_log/29718964. Ver también. http://es.wikipedia.

org/wiki/Abdicaciones%20de%20Bayona

61

ASÍ NACIÓ BOLIVIA

2 de mayo, la población de Madrid se levantó en armas contra las tropas francesas al sentirse traicionada por los presuntos aliados, cuando se dio cuenta que sus intenciones eran las de ocupar por la fuerza toda la península. Aquella jornada fue el comienzo de una guerra de resistencia que ocasionaría la preocupación de Napoleón, como para dedicarle parte importante de sus fuerzas a la campaña de España. En principio, Napoleón situó en España 92.000 hombres repartidos en cuatro cuerpos de ejército, pero la derrota sufrida en julio, así como las dificultades con las que tropezó sucesivamente, le obligaron a tomarse más en serio los asuntos de la península.

Aquí cerramos el episodio de las abdicaciones reales, considerando que con esta breve exposición se puede tener una idea de la situación que atravesaba la península en los meses inmediatamente anteriores a la insurrección de Charcas.

1.1.4.1 España nos enseña a pelear por su libertad

La insurrección que estalló en las calles de Madrid, en mayo, fue una demostración de que el pueblo español no aceptaba la ocupación de su país por parte de las tropas napoleónicas, ni al emperador francés. Aunque la insurrección fue ahogada en sangre por los soldados del Gral. Murat, se produjo un acontecimiento que a la larga tendría funestas consecuencias para los planes de dominación francesa. Este suceso consistió en que las tropas españolas, al principio neutrales, se pusieron de parte del pueblo, lo cual entorpeció los planes de dominación del emperador francés.

El emperador llegó a concentrar en España unos 300.000 soldados. Pero cuando se dirigía a Galicia en persecución de los ingleses, Napoleón recibió noticias sobre los preparativos bélicos de Austria y algunas intrigas cortesanas. El 4 de enero de 1809, decidió volver a Francia y dejó a Nicolás Jean de Dieu Soult como comandante de las tropas, que para ese entonces ya se hallaban disminuidas en número.

Ese mismo año hizo su aparición la “guerrilla”, forma peculiar de hacer la guerra al no tener ninguna posibilidad de actuar por los medios convencionales. La guerrilla es un fenómeno de participación popular en la Guerra de la Independencia española, que refleja la actitud decidida de toda

62

JORGE HURTADO HERVAS

una nación en armas para liberar al país de la ocupación extranjera. Aparte de la eficacia de esta forma de hacer la guerra, Napoleón tenía ante sí la preocupación por la presencia en la península de tropas inglesas.

En 1812, Napoleón se vio obligado a sacar tropas de España para formar la Gran Armada que había de emprender la campaña de Rusia. La disminución en un tercio de la presencia militar francesa en suelo ibérico, al quedar reducida a 200.000 soldados, inclinó definitivamente la guerra en favor de los españoles.

Carlos permaneció prisionero de Napoleón hasta la derrota final de éste en 1814, pero en ese mismo año Fernando VII fue repuesto en el Trono español, manteniendo a su padre desterrado por temor a que le disputara el poder. Carlos y su esposa murieron exiliados en la corte papal 20 .

1.1.4.2 Las Juntas Provinciales, la Junta Central y las Cortes de Cádiz

Las Abdicaciones de Bayona de principios de mayo de 1808 habían creado un vacío de autoridad o crisis de la soberanía en la España ocupada. Pese a que los Borbones habían ordenado que se obedeciera al nuevo rey José I, muchos españoles se negaron a obedecer a una autoridad que se veía como ilegítima. Este vacío de poder desencadenó en la formación de unas instituciones inéditas, surgidas de abajo hacia arriba, capaces de satisfacer las aspiraciones populares que se habían visto defraudadas por la actitud contemporizadora de las autoridades del régimen con respecto a los franceses, determinando que dichas instituciones asumieran el poder y ejercieran la soberanía.

Para encarar la espontánea insurrección contra los franceses se organizaron Juntas Provinciales. El proceso comenzó con el nombramiento de una Junta de Gobierno por parte de Fernando VII cuando éste tuvo que

20 Sitio Web: http://www.artehistoria.jcyl.es/historia/contextos/2465.htm

63

ASÍ NACIÓ BOLIVIA

acudir a Bayona para atender a la convocatoria de Napoleón 21 . Dicha Junta –en la que quedaba depositada la soberanía– estaba presidida por su tío e integrada por cuatro ministros de su gobierno.

Las Juntas Provinciales sintieron desde un principio la necesidad de coordinarse. Así, en septiembre de 1808 22 se constituyó la Junta Central, que en ausencia del rey legítimo debía asumir la totalidad de los poderes soberanos y se estableció como máximo órgano de gobierno.

La Junta Suprema Central y Gubernativa del Reino fue creada a instancias de la Junta de Sevilla, según circular emitida el 3 de agosto de 1808, en la que arguye:

El Reino se halló repentinamente sin Rey y sin gobierno, situación verdaderamente desconocida en nuestra historia y en nuestras leyes. El pueblo reasumió legalmente el poder de crear un Gobierno, y esta verdad la confiesan abiertamente varias Juntas Supremas. Creó estas y no se acordó de las ciudades de voto en Cortes. El poder, pues, legítimo ha quedado en las Juntas Supremas, y por este poder han quedado gobernadas y gobiernan con verdadera autoridad, y han sido y son reconocidas y obedecidas por todos los vasallos y por todas las ciudades

21 El 10 de abril de 1808, el rey, deseoso de contar con el beneplácito de Napoleón, partió cautivo de Madrid con su comitiva y dispuso que en su ausencia rigiera el gobierno una Junta Suprema de Gobierno presidida por su tío, el infante Antonio Pascual de Borbón, Junta que no funcionó por cuanto el Infante viajó con Fernando.

22 El 27 de mayo de 1808 se eligió en Sevilla la Junta Suprema de España e Indias, que gobernaba en nombre de Fernando VII y que fue la impulsora del texto considerado como la declaración de guerra formal, emitida el 6 de junio. Ese mismo día, un ejército compuesto por militares y milicias campesinas logra impedir la marcha de las columnas imperiales a su paso por el puerto del Bruch, causando la primera derrota relevante del ejército francés. Esta Junta tuvo apenas 4 meses de existencia, siendo reemplazada por la Junta Suprema Central y Gubernativa del Reino. Fue formada inicialmente por los representantes de las Juntas Provinciales y estuvo presidida por el conde de Floridablanca, con 35 miembros en total. La Junta asumió el poder del Estado durante la ausencia del rey, Fernando VII. Esta Junta fue reconocida y jurada en Buenos Aires el 8 de enero de 1809, a pesar de que su legitimidad era muy discutible, ya que no había sido elegida por asambleas populares ni ejercía su autoridad por delegación del rey, de modo que su autoridad estaba en duda.

64

JORGE HURTADO HERVAS

de voto en Cortes que se hallan en sus respectivos distritos. La situación no ha mudado, el peligro dura, ninguna autoridad nueva ha sobrevenido. Reside, pues, toda la autoridad legítima en las Juntas que creó el pueblo, y a quienes la entregó.

Es, por tanto, incontestable que es propio y privativo de las Juntas Supremas elegir las personas que han de componer el Gobierno Supremo, como medio único para atender y conservar el Reino cuya defensa le confió el pueblo, y que no podrá conseguirse sino por este Gobierno Supremo” 23 .

La Junta Suprema Central y Gubernativa del Reino, que tuvo su sede en Aranjuez, fue el órgano que acumuló los poderes ejecutivo y legislativo durante una parte del período de ocupación napoleónica de España. Se constituyó el 25 de septiembre de 1808 después de que el Consejo de Castilla declarase nulas las abdicaciones de Bayona 24 y estuvo vigente hasta el 30 de enero de 1810, cuando cedió el poder a una Regencia.

Al disolverse la Junta, fue creado en la Real Isla de León el Consejo de Regencia de España e Indias (31/01/1810), a partir del cual, tras la recuperación casi completa del territorio peninsular durante la guerra de Independencia española, se instalan las Cortes de Cádiz, que acabaron redactando la Constitución española de 1812.

23 Circular de la Junta de Sevilla solicitando la formación de la Junta Central (3 de agosto de 1808) Sitio Web: http://www.cervantesvirtual.com/servlet/SirveObras/12482621998024850754624/

p0000001.htm#I_1_

24 Sitio Web: http://www.cervantesvirtual.com/servlet/SirveObras/01383842088137628423802/ Una parte del Acta del Consejo de Castilla que declara nulas las renuncias de Bayona (Madrid, 11 de agosto de 1808) expresa: “Se declaran nulos, de ningún valor ni efecto los Decretos de abdicación y cesión de la Corona de España, firmados en Francia por los Señores Reyes Don Fernando VII y Don Carlos IV, los dados a su consecuencia por este Monarca, por el Emperador de los Franceses y por su hermano José, inclusa la Constitución formada para esta Monarquía en Bayona con fecha de 7 de julio próximo, la que se recogerá por los Tribunales, Corregidores y Justicias del Reino, remitiendo sus ejemplares al Consejo para las demás providencias correspondientes. Igualmente se declaran nulos los tratados que se enuncia en dichos Decretos haberse celebrado en Francia por los Señores Don Carlos IV y Don Fernando VII, los Serenísimos Señores Infantes Don Carlos y Don Antonio, y cuanto se ha ejecutado por el Gobierno intruso en estos Reinos, así por la violencia con que en todo se ha procedido, como por falta de autoridad legítima para disponerlo”.

65

ASÍ NACIÓ BOLIVIA

Esta dispersión de órganos de gobierno muestra el vacío de poder en la península, situación que fue aprovechada por los intelectuales chuquisaqueños que planearon la emancipación del Alto Perú de la monarquía ibérica.

1.1.4.3 La primera Constituyente española

La Corte de Cádiz es el nombre que recibe –durante la guerra de la Independencia– la Asamblea Constituyente española, convocada en principio para mayo de 1809 pero instalada recién en septiembre de 1810. Las sesiones de las Cortes de Cádiz 25 comenzaron el 24 de septiembre de ese año en la isla de León y funcionaron hasta 1814. Muy pronto se formaron grupos de diputados enfrentados, que desde un plano político-ideológico se pueden diferenciar en tres grandes tendencias:

los realistas o absolutistas, que abogaban por el retorno de la Casa de Borbón sin modificar el sistema político precedente. También se les denominó “serviles”, partidarios del mantenimiento del Antiguo Régimen (monarquía absoluta, sociedad estamental, economía mercantilista);

los jovellanistas (seguidores del pensamiento político de Gaspar Melchor de Jovellanos), impregnados del espíritu de la Ilustración y convencidos de las necesarias reformas pero reticentes a las prácticas revolucionarias; y

los liberales, que propugnaban por la incorporación de reformas al estilo de las ejecutadas por la Revolución Francesa.

A la sesión asistieron representantes de las Juntas Provinciales y también de los territorios de América y de Filipinas. Las Cortes de Cádiz, constituidas en asamblea parlamentaria única, se abocaron a una intensa tarea legislativa para estructurar un nuevo sistema político basado en los criterios del liberalismo radical, y construir un nuevo modelo social desmantelando la

25 La ciudad de Cádiz es un municipio español situado en la provincia de Cádiz, en la comunidad autónoma de Andalucía, en el extremo sur de la Europa continental. Es la capital de la provincia homónima y una de las dos ciudades principales del área metropolitana de la Bahía de Cádiz-Jerez, tercer núcleo poblacional de Andalucía y uno de los más activos económica e industrialmente.

66

JORGE HURTADO HERVAS

sociedad estamental 26 . El 19 de marzo de 1812 las Cortes promulgaron la Constitución conocida como “la Pepa”, por haber sido aprobada el día de San José. Este sería el punto de partida de la historia constitucional española.

Todas las medidas aprobadas por esta instancia quedaron truncadas por el Decreto de Valencia del 4 de mayo de 1814, mediante el cual el rey Fernando VII declaraba “nulos y de ningún valor ni efecto” la Constitución de 1812 y los demás decretos de dichas Cortes 27 .

1.2 El sustrato ideológico y los actores

Se puede afirmar que las fuentes de inspiración en que se basaron los ideólogos de la revolución americana fueron variadas. Entre las principales que cabe citar, tenemos: la independencia de Estados Unidos, la Revolución Francesa, la filosofía escolástica de Tomás de Aquino y la corriente liberal de pensadores españoles.

En sus Ensayos históricos, Bartolomé Mitre da gran importancia a la revolución norteamericana como fuente de inspiración ideológica, al señalar que “la revolución francesa de 1789 fue consecuencia inmediata de la revolución norteamericana, cuyos principios inmortalizó y los hizo penetrar en la América del Sur por medio de los grandes publicistas franceses del

siglo XVIII, que eran conocidos y estudiados por los criollos ilustrados de las colonias o que viajaban a Europa, y cuyas máximas revolucionarias

Por ello España, temerosa de esta expansión

ideológica, prohibió y persiguió incluso la introducción de los símbolos de la libertad norteamericana en sus colonias. Según otros autores, fue importante el impacto ideológico de la Revolución Francesa de 1789 y, en menor grado, el de la independencia norteamericana de 1776. Las ideas que alimentaron estos procesos revolucionarios, difundidas entre los criollos del Río de la Plata y germinadas sobre la base de las tesis escolásticas españolas de soberanía popular, que habían sido enseñadas en las universidades americanas encabezadas por la de Chuquisaca durante el período colonial, fueron un

circulaban secretamente

”.

estímulo decisivo en la gestación de la idea de independencia del vínculo español, cuando éste comenzó a sentirse como opresivo.

26 Microsoft ® Encarta ® 2007.

27 Sitio Web:http://www.historiasiglo20.org/HE/texto-decretovalenciafernandoVII.htm- y MSN Encarta

67

ASÍ NACIÓ BOLIVIA

Por su parte, Enrique de Gandía en su obra Conspiraciones y revoluciones de la independencia americana afirma que la filosofía francesa “no tuvo, en América, la más insignificante influencia. Si sus libros llegaban

y

(p. 10).

También sostiene que Locke fue ignorado de un modo general en América española (ibid.). Sin embargo, unas páginas más adelante Gandía sostiene

que “a cada instante se descubría una casa donde alguien leía tranquilamente

a Voltaire, a Rousseau u otro de aquellos hombres”, lo que en su opinión no

debe extrañar porque “América no era una China rodeada de una muralla”. (p. 17) Según su óptica, la revolución de 1810 de Buenos Aires no fue tal, sino una guerra civil que dividió a los partidarios de las Juntas y a los del Consejo. No cree posible tampoco encontrar en ella la más mínima influencia norteamericana (p. 13) No obstante, afirma luego que fueron las ideas liberales las que dieron origen a la independencia de Estados Unidos, a la Revolución Francesa y a la guerra civil hispanoamericana.

El mencionado historiógrafo argentino sostiene que se trataría de acontecimientos que habrían respondido a causas completamente distintas

al imperio hispanoamericano, era por curiosidad o pasatiempo

eran leídos por contadísimas personas todas de una indiscutible fidelidad ”

pero que tuvieron una base ideológica común: el liberalismo político, entendido como los principios que reconocen al pueblo como fuente de poder, con facultad de otorgar y retirar el poder al gobernante, con derecho a la rebelión

si el gobierno traiciona los mandatos del pueblo (p. 16). De Gandía señala que

“los filósofos franceses fueron leídos con suma naturalidad; pero no fueron

ellos quienes crearon los principios liberales que dieron una conciencia nueva

a

la mayoría de los habitantes del continente hispano: fueron Santo Tomás

y

los teólogos de la escuela de Salamanca” (p. 17) 28 . Por último, este autor

28 La escuela de Salamanca se desarrolló en Europa durante el siglo XVI, a raíz de los problemas económicos generados en España tras el descubrimiento de América, cuando un grupo de teólogos de esa Universidad se dedicó a analizar los nuevos acontecimientos y sus efectos, principalmente sobre la economía interna española, y lo hicieron con gran rigurosidad y genialidad. Durante la Edad Media, el desarrollo intelectual había estado al amparo de la Iglesia y fundamentalmente se regía por las ideas de Santo Tomás de Aquino. En materia económica, ya no importaba determinar si una ganancia era legítima o si un precio era justo. Lo que valía ahora, para un sector creciente de la sociedad, eran las opiniones de aquellos que fomentaban el comercio.

68

JORGE HURTADO HERVAS

aclara que lo que se buscaba en 1810 no era la formación de una nueva nación sino una autonomía local de gobierno (p.307). Recuérdese que los estudiantes en La Plata leían a Santo Tomás de Aquino y sus ideas sobre la resistencia a la tiranía y al desconocimiento de las leyes injustas.

Por su parte, Vicente Sierra también ha señalado como fuentes de la revolución americana las tesis escolásticas españolas sobre la soberanía popular, enseñadas durante años en las universidades americanas. En años recientes, Halperín Donghi dedica un pequeño libro a la influencia de la tradición política española en la ideología revolucionaria de Mayo. Menciona en ella como primordiales las interpretaciones de dos historiadores:

La del argentino Ricardo Levene en su Ensayo sobre la Revolución de Mayo y Mariano Moreno, que descubre una tradición jurídica cuyos criterios humanísticos eran conocidos en época de la colonia; tradición que incluye a Solórzano y Pinelo y llega, a través de (Victorian) Villava, hasta Moreno (p. 13).

La obra del jurista español Manuel Giménez Fernández, que sostiene que la revolución hispanoamericana es una resurrección de concepciones políticas de la Castilla medieval, persistentes en América cuando ya habían sido derrotadas en España.

Se trata de concepciones que ponen límites al poder político, considerando a la vez su origen y su fin. (pp. 13-14) Donghi sostiene que es necesario buscar una imagen de esa quebrada continuidad entre tradición española y revolución hispanoamericana que respete mejor la complejidad y ambigüedad de los hechos, y eso es lo que se propone en su libro(p. 15) 29 .

La Escuela de Salamanca surgió, por lo tanto, en una Europa nueva con las viejas ideas de Santo Tomás. Fue la continuación de las ideas escolásticas en una Europa renacentista, donde lo que interesaba era incrementar la riqueza de los nuevos Estados nacionales. Fue fundada por Francisco de Vitoria y tuvo como principales exponentes a Domingo de Soto, Luis de Molina, Juan de Mariana y Martín de Azpilcueta.

Se destacó por su respaldo a la propiedad privada. Estos escolásticos –haciendo suyo lo que había expresado Tomás de Aquino varios siglos antes– consideraron que la propiedad privada era algo legítimo y muy necesario para el desarrollo del comercio.

29 Tulio Halperín Donghi, Tradición política española e ideología revolucionaria de Mayo.

69

ASÍ NACIÓ BOLIVIA

El historiador socialista argentino José Luis Romero planteaba que “el caudal de pensamiento político en que abrevaron los hombres de la Emancipación se constituyó a lo largo de toda la Edad Moderna pero adquirió consistencia y sistematización en la segunda mitad del siglo XVIII” (p. XI) Incluye en él a Hobbes y a Locke, a Montesquieu, Voltaire y Rousseau, a la Encyclopédie, como inspiradores de dos modelos: el inglés de la democracia parlamentaria y el igualitario y republicano de los pensadores franceses. (p. XII-XIII) Estos modelos influyeron a los insurrectos colonos de América en 1776 y a su vez el modelo igualitario-republicano inspiró la acción política en las primeras etapas de la Revolución Francesa de 1789. (pp. XIII-XIV) Según Romero, los hispanoamericanos accedieron a las ideas de los pensadores franceses a través de sus divulgadores españoles (p. XIV) en algunos casos, y leyendo directamente las obras, con lo que corrían el riesgo de ser perseguidos o encarcelados 30 .

Para el historiador, hispanista y americanista británico John Lynch, la mayoría de los criollos tenían muchos motivos para estar en contra del régimen colonial, pero éstos eran más pragmáticos que ideológicos; en última instancia, afirma que “la gran amenaza contra el imperio español procedía de los intereses americanos más que de las ideas europeas”. Considerar que el pensamiento de la Ilustración hizo revolucionarios a los hispanoamericanos es, en su opinión, confundir causa y efecto. Algunos eran ya disidentes y buscaban en la nueva filosofía más inspiración para sus ideales y justificación intelectual para la futura revolución. El papel de la Ilustración en Hispanoamérica, si bien importante, no fue para Lynch una “causa” originaria de la independencia (p. 39). En cambio, para este autor, fue más benéfica y duradera la influencia de Estados Unidos (p. 40) 31 .

Inspirados en algunas o en muchas de estas fuentes que acabamos de mencionar, concretamente en Charcas circularon en forma subrepticia documentos elaborados por los intelectuales de esa época, entre los que se destacaron Monteagudo y Jaime Zudáñez con su Diálogo… el primero y

30 José Luis Romero, Pensamiento político de la emancipación, Buenos Aires, 1985.

31 John Lynch, Las revoluciones hispanoamericanas, 1808-1826.

70

JORGE HURTADO HERVAS

su Catecismo Político… el segundo. Nos referiremos a estos dos patriotas y además a Mariano Moreno como ideólogo en Buenos Aires, en el Capítulo 2 del presente trabajo.

1.2.1 ¿Cuál fue la importancia y qué rol cumplió la Academia Carolina?

Esta Academia había sido el taller de la revolución. Allí acudieron en procura de la luz de la inteligencia el prominente miembro de la Primera Junta de gobierno de Buenos Aires Juan José Castelli, y los líderes de la Revolución argentina Mariano Moreno y Juan José Passo. De allí salieron los propagandistas de la libertad José Bernardo Monteagudo, Mariano Michel, Juan Manuel Mercado y cien más que quebrantaron las cadenas del coloniaje.

La instalación de la Academia Carolina en la Universidad de Chuquisaca vino a dar impulso poderoso a los estudios jurídicos, que se efectuaban bajo la dirección de un oidor, un presidente, vice, secretario y dos censores. Cuando se produjeron los sucesos de mayo ejercía la presidencia el Dr. Teodoro Sánchez de Bustamante, argentino avecindado posteriormente en Santa Cruz, que dio origen a una larga familia. El Rector de la Universidad era el famoso cura argentino doctor Felipe Antonio de Iriarte 32 , provisor del arzobispado que primero militó en las filas del rey, actuando el 2 de agosto de 1814 como jefe de la caballería realista en el combate de las Carretas (a 2 leguas de Tarabuco) bajo las órdenes del Gral. Miguel Tacón y que después tuvo destacada actuación en el bando patriota.

32 En el AGN. Sala VII. Colección Andrés Lamas, legajo Nº 2636 (33). Año 1800, se halla el Sermón de Concepción predicado por el Cura Felipe Antonio Martinez Iriarte. Marina Mansilla, miembro del GERE, hizo la transcripción de esta fuente documental. El 9 de julio de 1816 se firmó en Tucumán el acta de independencia de las provincias unidas del Rio de la Plata. Por Charcas participó el presbítero Felipe Antonio de Iriarte, que no firmó el acta de la independencia por haberse incorporado al Congreso sólo el 6 de septiembre de 1816. Participaron también Mariano Sánchez de Loria, abogado entonces y sacerdote después, José Mariano Serrano y José Severo Feliciano Malabia. Iriarte fue padrino de Evaristo de Uriburu y Hoyos nacido en la ciudad de Salta, “a las seis de la mañana”, el 26-X-1796 (día de San Evaristo, Papa y mártir). Cuatro días más tarde, en la Iglesia matriz lugareña, el párvulo fue bautizado –con los nombres de “José Evaristo”– por el clérigo Domingo de Hoyos, su tío carnal, actuando como padrinos el Maestro Felipe Antonio Martínez de Iriarte y de la Cámara y doña Gerónima Martínez de Iriarte Diez Gómez Castellanos de Ruiz Gallo, tatarabuela casi centenaria de la criatura.

71

ASÍ NACIÓ BOLIVIA

Iniciado en Charcas el movimiento revolucionario de mayo se comprende que el gremio universitario, donde se discutían las doctrinas más adelantadas en esa época y que había sido la almáciga donde se educaron los intelectuales venidos de las otras provincias desde el siglo XVIII, jugó importante papel en el sacudimiento de tan poderoso yugo. Ese gremio fue el

difusor y eje de trasmisión de la revolución americana. Años antes, a raíz de

la

expulsión de los jesuitas en 1767 se había condenado la doctrina de éstos

y

se habían impuesto la tomística y la escolástica, siendo el estudio de la

Suma de Santo Tomás el libro predilecto, cuyas doctrinas eran consideradas avanzadas.

En Santo Tomás aprendían sin duda ninguna, los estudiantes de

Chuquisaca, sobre el derecho de resistencia al poder tiránico, sobre nulidad de las leyes injustas, sobre formas de gobierno, sobre el pretendido derecho de conquista, doctrinas jurídicas abstractas que contenían oculto el gérmen de opiniones que acabaron por concretarse en contra del yugo español. 33

) (

La juventud que se nutría en estas doctrinas, así como en los demás libros que a hurtadillas se importaban a la ciudad letrada del Alto Perú, no pudieron menos que preparar el terreno para la difusión de las ideas de la emancipación.

Es indudable que había bibliotecas más o menos copiosas y escogidas, donde el afán de saber pudo dar sin esfuerzo con la luz medio oculta de

doctrinas nuevas y seductoras”. Mariano Moreno, el célebre secretario de

la junta revolucionaria que se estableció el 25 de mayo de 1810 en Buenos

Aires, habíase saturado en esta ciudad de las ideas que encontró en el libro

33 Gabriel René Moreno, Últimos Días Coloniales en el Alto-Perú, Editorial Juventud, Santiago de Chile, 1896

72

JORGE HURTADO HERVAS

de Guillaume-Thomas Raynal 34 sobre los establecimientos ultramarinos de las naciones europeas.

Estas páginas de historia filosófica –al decir de Gabriel René Moreno– cayeron como un golpe subitáneo de luz sobre su espíritu. Un horizonte de libertad se abrió delante de sus ojos, al contemplar en el docto relato el prodigioso desarrollo de las colonias inglesas emancipadas, adquirido a

34 Guillaume Thomas Raynal (1713, + París 1796). Historiador francés de ideas enciclopedistas, atacó al clero y fue perseguido por publicar Historia filosófica de las dos Indias. Exiliado, regresó a su país al estallar la revolución y más tarde apoyó al Directorio. Entre las obras cuya circulación estaba prohibida en América ocupaban un lugar prominente aquellas dedicadas al Nuevo Mundo, en especial los seis volúmenes de l’Histoire philosophique et politique des établissements et du commerce des Européens dans les deux indes, de Raynal, publicados en Ámsterdam en 1770. En esta obra se presenta la conquista de los españoles desprovista de la grandeza que se le asignaba. Haciendo mezquino el escenario de la gesta se lograba empequeñecer la figura de sus protagonistas: tanto españoles como aborígenes.

Así, al despojar de gloria a la hazaña minimizando la entidad del sometido y de la empresa, al cuestionar sus dificultades reduciendo el valor de las decisiones y las energías empleadas, se lograba desautorizar la conquista y la colonización, y todo ello partiendo de un supuesto punto de vista “racional” de los hechos y de una autocomplacida concepción «ilustrada» en el enjuiciamiento de los comportamientos.

La enorme nombradía que alcanzó su autor vino determinada, en gran parte, por el hábil lanzamiento del libro, sobre todo a partir de 1780, cuando la obra, tras haber sido condenada, conoció su máxima difusión y Raynal, siendo objeto de persecución y exilio, logró tanto prestigio –como «el más audaz promotor de las nuevas ideas»– cuanto beneficio mediante una estudiada serie de reimpresiones, traducciones y compendios fragmentarios del libro.

El libro era conocido abreviadamente, como Historia de las Dos Indias, publicado de forma anónima en Ámsterdam en 1770 y reimpreso en 1780 con su tercera y definitiva edición, firmada por Guillaume-Thomas Raynal. La condena de la obra por los tribunales civiles y eclesiásticos fomentó su difusión. Se estima que fue traducida a cinco o seis idiomas, con un total de 55 ediciones. Desde el punto de vista científico, la Historia de las Dos Indias suponía un resumen actualizado de los conocimientos existentes sobre los territorios coloniales –producciones, tráfico mercantil, y formas de vida de sus pobladores– habiendo recibido para su redacción la colaboración de un grupo de enciclopedistas, filósofos y literatos radicales como Denis Diderot, Jean de Pechméja, Paul Henry Thiry von D’Holbach, Valadier y Deleyre.

A pesar de las prohibiciones, este libro circuló desde México hasta el Río de la Plata, ya en su original en francés o bien en la adaptación castellana de 1784.

73

ASÍ NACIÓ BOLIVIA

impulsos de un sistema de gobierno y administración que admitía como base la soberanía popular 35 .

1.2.2 Principales actores de la insurrección

En cuanto a los actores de estos episodios históricos, se puede citar tanto a los hombres que participaron en el grito de insurgencia de La Paz como a los de la insurrección de Buenos Aires, así como a los concurrentes al Congreso de Tucumán. Sobre esto último, téngase presente que de los 28 diputados que el 9 de julio de 1816 declararon la independencia de las Provincias Unidas del Rio de la Plata, 14 se habían educado en Chuquisaca. Sin embargo, los que más se destacan son aquellos que actuaron en los sucesos de Charcas.

1.2.2.1. Paceños salidos de las aulas de Chuquisaca

Es así que Juan Basilio Catacora, Juan Bautista Sagárnaga, Juan de la Cruz Monje, José Manuel Ortiz de Ozza, José Manuel de Aliaga, Bartolomé Andrade, Gerónimo e Indalecio Calderón, Melchor León de la Barra, Melchor Tellería, Baltazar Alquiza, José Astete, Gregorio García Lanza 36 , Crispín Diez de Medina y muchos otros revolucionarios paceños, se educaron en la Universidad de Chuquisaca.

1.2.2.2. Actores en Buenos Aires. Argentinos y Uruguayos

Asimismo, lo hicieron los argentinos Juan José Castelli, Esteban Agustín Gascón, José Eugenio de Elías, Juan José Passo, Teodoro Sánchez Bustamante, Mariano Moreno, Antonio Saenz, Pedro Aldao, Valentín Gómez, Tomás Manuel de Anchorena, Mariano Boedo, José Darreguira, José Ignacio Gorriti, Pedro Miguel Araoz, Félix Ignacio Frías, Pedro José Agrelo, Manuel Moreno, José Antonio Medina y otros. Al respecto, Vicente Osvaldo Cutolo añade el siguiente comentario:

35 Moreno, Últimos Días Coloniales…, op.cit.

36 Los revolucionarios paceños Pedro D. Murillo, Basilio Catacora, Buenaventura Bueno, Melchor Jiménez, Mariano Graneros, Juan Antonio Figueroa, Apolinar Jaén, Gregorio Lanza y Juan Bautista Sagárnaga, fueron vencidos y ahorcados el 29 de enero de 1810.

74

JORGE HURTADO HERVAS

En la célebre Universidad de Chuquisaca adquirieron también buena parte de su formación cultural los uruguayos Nicolás Herrera (1795), José Amézaga (1796) y Manuel Herrera y Obes, condiscípulos de Mariano Moreno, Gorriti, Paso, Castelli, López y Agrelo, quienes alentaron la Revolución de 1810, levantaron el pensamiento de América e ilustraron sus primeros gobiernos. Les siguieron Lucas Obes y Mateo Lucas Vidal, ambos graduados en 1802, José Daniel Echauren en 1803, José de Ellauri (1808) y Julián Álvarez. A estos nombres preclaros se debe agregar el de otro uruguayo:

Juan María Pérez, patriota que se doctoró en aquella Universidad en 1810, poco después de estallar en Buenos Aires la Revolución de Mayo.

Los años vividos en Chuquisaca –sigue comentando Cutolo– resultaron

decisivos para la formación intelectual de estos jóvenes, que se vincularon con los argentinos. Se estudió el Derecho a través de los clásicos autores de la doctrina española leyéndose en latín, idioma que más de uno llegó a dominar, y tomaron experiencia con la práctica constante en los estrados de

la Academia Carolina. Difundieron ideas políticas que estaban de acuerdo

a las corrientes filosóficas y jurídicas de la época. Los pensadores de la insurrección hispanoamericana se abrevaron en dos fuentes: el Iluminismo y el sistema filosófico de los teólogos-juristas españoles de los siglos XVI y

XVII. Las minorías ilustradas –sacerdotes, magistrados, y juristas– conocían perfectamente el pensamiento racionalista del siglo XVII y el de los neotomistas

y estaban resueltos a terminar con el absolutismo borbónico mediante la

práctica de la teoría de la división de poderes, tomada de Montesquieu, el concepto de soberanía popular según el pensamiento de Rosseau y la de los derechos naturales, siguiendo al jesuita Francisco Suárez.

1.2.2.3. En la insurrección de Charcas

Entre los líderes de la asonada charquina del 25 de mayo, al lado de José Bernardo Monteagudo figuran el alcalde Paredes, Juan Manuel Lemoine, Fernández, Juan Manuel Mercado, José Benito Alzérraca, Pulido, los hermanos Manuel y Jaime Zudáñez 37 y otros magistrados y estudiantes, como

37 El capitán Manuel Ignacio de Zudáñez, padre de ambos, se hallaba de subdelegado de gobierno y capitanía general e intendencia del partido de Chiquitos en julio de 1786. En 1788 asumió el cargo de gobernador sustituto de Chiquitos

75

ASÍ NACIÓ BOLIVIA

Mariano Michel 38 , Pedro Ignacio Rivera, Salvador Matos, Mariano Sánchez Loría, Pedro Buitrago, José Mariano Serrano, Juan Bautista Villegas, Andrés Pacheco y Melo y muchos otros patriotas que sucesivamente surgieron de la Real Academia Carolina.

1.2.3 La Logia de las dos caras

La logia masónica denominada Sociedad Patriótica, que funcionaba en Charcas antes de lanzarse el grito libertario –así como la Lautaro en Buenos Aires 39 y Chile– jugó un papel muy importante en la lucha por la independencia del Alto Perú. Esta organización secreta era más conocida por su apelativo de “las dos caras” que le pusieron los argentinos desde Salta.

¿Quiénes formaban la “logia masónica de las dos caras”? Pertenecían a ella los Olañeta (Pedro Antonio y Casimiro), Urcullo, Uzín, Antequera, Alvarado, Serrano, Alvarez de Arenales, Urdininea, Rodríguez y Sánchez de Velasco, entre los más conocidos. Se dice que el patriota cruceño Antonio Vicente Seoane también militó en esas filas. Así como también se afirma que tanto José Manuel Mercado como Francisco Xavier Aguilera eran masones.

Es conveniente aclarar que el origen del apelativo de “dos caras” se

38 Michel fue destacado a La Paz para encender la mecha de la insurrección, habiendo llegado a esa ciudad el 8 de junio. Crispin Díaz de Medina relata que a su arribo “los complotados paceños seguían con empeño en sus juntas y se fermentaron con la llegada del Emisario Dr. Mariano Michel, mandado por la Audiencia de Chuquisaca con una Real Provisión para prender a varios que se habían escapado en la noche del 25. Fácilmente se deja ver que aquella Audiencia lo mandó para que encendiera en este pueblo el fuego en que él ardía, pues para prender a algunos prófugos, bastaba la remisión de una requisitoria, como se tiene de costumbre en estos casos, de la cual se tienen repetidos testimonios de los efectos que han producido en su uso. El Emisario desempeñó bien su encargo: desde el 8 de junio que se presentó aquí, no cesó de visitar a los de las juntas y asistir en ellas, para instruirlos en lo que debían hacer, y los principales individuos de ellas venían con frecuencia a pagarle la visita al tambo o posada donde se había alojado”.

39 En 1812 se constituyó en Buenos Aires la Logia Lautaro, una sociedad secreta que se proponía luchar por la emancipación americana. Pertenecieron a ella, entre otros, José de San Martín y Juan Martín de Pueyrredón. Luego de la invasión a Chile se constituyó en Santiago una filial a la que perteneció O`Higgins y posteriormente se creó otra en Lima. En todos los casos, la Logia tuvo una gravitación política fundamental. Entre los papeles de O`Higgins se encontró, copiado por él, el texto de los Estatutos. La Logia Lautaro de Santiago es instalada el 12 de marzo de 1817, después del triunfo de los patriotas en la Batalla de Chacabuco. Tuvo filiales en el Perú, Bolivia y Uruguay.

76

JORGE HURTADO HERVAS

remonta a las Logias de San Juan que festejan tradicionalmente a los dos santos Juanes, uno en cada solsticio. Si se tiene en cuenta que San Juan Bautista y San Juan Evangelista no son otra cosa que las dos caras del dios Jano cristianizado, se puede concluir la importancia que este dios conserva aún en nuestros días.

Así, los masones de la Gran Logia de Francia con ocasión de la celebración del rito solsticial, cuando afirman festejar a San Juan Bautista están honrando en realidad al Principio que rige el tiempo. Ellos sostienen que de este modo vienen a perpetuar las tradiciones romanas que se encargaban del culto a Jano 40 , el dios de las dos caras, la una mirando al futuro, la otra mirando al pasado. Para que la Tradición pueda revestirse de una forma cristiana, esta única persona –Jano– se convierte en los dos santos Juanes y así el antiguo simbolismo permanece invariable.

La mayoría de los historiadores, cuando se refieren a los iniciadores de la guerra de independencia o a los fundadores de la República, toman la expresión de dos caras como sinónimo de hipocresía o actitud doble. Es el caso de los Olañeta, a los incluyen “en la misma bolsa” (al tío y al sobrino), siendo que el general Pedro Antonio tuvo una conducta rectilínea, sin dobleces. Se enroló en las filas de la causa del rey desde el inicio de la lucha y murió defendiendo su causa.

Componentes de la logia chuquisaqueña

A la cabeza de Casimiro Olañeta, la integraban José María Urcullo, Mariano Enrique Calvo, Leandro Usin, Mariano Calvimonte, Mariano Ballejo, José Antequera, José Santos Cavero, los cuatro hermanos Moscoso, Ángel Mariano, José Eustaquio, José Antonio y Rudencio y otros varios, todos graduados en la Academia Carolina y oficiales criollos de la Audiencia. Posteriormente, con la unión aceptada por Mariano Serrano, y la incorporación de los miembros de Salta, la logia llegó a tener más de treinta cofrades. Luego entraron otros criollos que estuvieran con títulos profesionales como José María Linares y Tomás Frías, los tarijeños Aniceto Arce y Narciso Campero.

40 Casimiro Olañeta le puso Jano por nombre al hijo que tuvo con la tarijeña Manuela Rojas. Ello muestra la simpatía que tenía hacia el dios de las dos caras.

77

ASÍ NACIÓ BOLIVIA

Hubo necesidad de incorporar militares y entraron José Miguel de Velasco de Santa Cruz y Carlos Medinacelli de Potosí y los coroneles Mariano Armaza, Manuel Vera y José Ballivián de La Paz, todos de ascendencia hispánica directa y racistas 41 . 2 Levantamientos indígenas peruanos y altoperuanos 2.1 ¿La sublevación de Oruro fue la primogénita? Historiadores orureños reivindican que la primera rebelión libertaria se produjo en la Villa de Oruro en 1781. Veamos sus argumentos: Oruro destaca por ser la primera y la única ciudad en el siglo XVIII –sostienen– que reconoció la autoridad del Inca con todas las consecuencias que ello significaba; por tanto, mucho antes de las sublevaciones de 1809, la Villa de Oruro se rebeló encabezada por Sebastián Pagador. Nuevas investigaciones historiográficas cuestionan y tratan de establecer cuándo empezó la guerra de la independencia: ¿en 1780 o en 1809? Para Marcos Beltrán Ávila, no fue Pagador el caudillo sino el teniente coronel Jacinto Rodríguez de Herrera, quien había sido el promotor, jefe, director y hacedor de todas las cosas y casos de la sublevación del 10 de febrero de 1781. Sin lugar a duda, no se puede analizar el proceso de la independencia altoperuana sin comprender las sublevaciones indígenas. Por tanto, entre las principales se debe citar:

Gráfico 1 Las rebeliones en Chayanta y Cusco

se debe citar: Gráfico 1 Las rebeliones en Chayanta y Cusco Fuente: Kalipedia, Santillana. Sitio Web:

Fuente: Kalipedia, Santillana. Sitio Web: http://www.kalipedia.

com/historia-bolivia/tema/proceso-independencia/causas-

rebeliones-indigenas.html?x=20080804klphishbo_5.Kes&ap=0

41 Hugo Roberts Barragán, Relación histórica. Primera parte: la logia chuquisaqueña

78

JORGE HURTADO HERVAS

La de Chayanta 42 de agosto de 1780, encabezada por los Katari 43 ;

• la de Tinta (Cusco, Perú) iniciada en noviembre por el Inca José Gabriel Túpac Amaru, y

la de La Paz, acaudillada por Túpac Katari y Bartolina Sisa 44 , que duró de marzo a noviembre de 1781. Y no se puede entender la sublevación orureña del 10 de febrero de 1781 sin estudiar las sublevaciones

42 En la región de Chayanta, al norte de Potosí, el aimara Tomás Katari inició en 1777 un reclamo legal para que se reconociera su título de curaca, desconocido por las autoridades de Charcas. Esto le hubiera permitido protestar de forma oficial contra el cobro excesivo de tributos. Con este objetivo, Katari incluso viajó a pie hasta Buenos Aires, donde a fines de 1778 logró cierto apoyo del virrey, que prometió revisar el caso.

Sin embargo, Katari fue detenido al retornar a su ayllu, lo que fue aprovechado por el corregidor de Chayanta, Joaquín de Alós, para realizar los repartos de mercancías. Los seguidores del curaca lograron capturar a Alós. Así se inició una extendida rebelión; los indígenas llegaron a sitiar la ciudad de La Plata en dos ocasiones, exigiendo la libertad de su curaca. Katari fue liberado y posteriormente recapturado. Finalmente, el 15 de enero de 1781 fue lanzado por un barranco cuando era trasladado por sus captores hacia La Plata.

A consecuencia de su asesinato, en otras localidades vecinas como Challapata (Oruro) se produjeron hechos de violencia en contra de las autoridades. Los hermanos de Tomás, Dámaso y Nicolás Katari, tomaron el mando de los rebeldes en Chayanta.

43 El 26 de agosto de 1780, encontrándose cautivo Tomás Katari, se inicia la Rebelión India en Pocoata (norte de Potosí), cuando su compañero de viaje Tomás Achu reclama su libertad que fue prometida por el funcionario Joaquín de Alós. Como respuesta a la exigencia del cumplimiento de su promesa, recibe un pistoletazo que lo mata y el pueblo inicia la justicia comunitaria, destrozando a las fuerzas colonizadoras y llevándose preso al corregidor hasta Macha.

El movimiento fue liderado por los hermanos Dámaso y Nicolás Katari quienes mandaron emisarios a la audiencia de Characas exigiendo la libertad de Tomás, levantamiento que fue creciendo por todas partes.

44 Rebelión de Túpac Katari.- Julián Apaza había sido sacristán y panadero antes de convertirse en Túpac Katari. Junto a su mujer, Bartolina Sisa, organizó un ejército de cuarenta mil indios que tuvo en jaque a las tropas enviadas desde Buenos Aires. Se proclamó virrey de estas tierras que todavía no se llamaban Bolivia y nombró virreina a su mujer. Instaló su corte en las alturas que dominan la ciudad de La Paz, y le puso sitio. Decapitaba a los curas sospechosos de celebrar misas de maldición y cortaba los brazos de espías y traidores.

79

ASÍ NACIÓ BOLIVIA

indígenas de sus provincias aledañas: Paria y Carangas, donde murieron los corregidores 45 .

Entre todos ellos hubo una figura que sobresalió nítidamente: José Gabriel Condorcanqui o Túpac Amaru II, quien el 4 de noviembre de 1780 convocó a criollos, negros, mestizos, indios y a todos los americanos a sumarse a su lucha contra la usurpación europea. Su revolución –con más contenido social– tenía como objetivos acabar con la mita, el tributo indigenal, el reparto mercantil y con toda pensión a la que estaban sometidos los indígenas. Para ello, era necesario cambiar de gobierno y restaurar el Incario bajo las condiciones emergentes de dos siglos y medio de presencia española.

Túpac Amaru II organizó y armó a 100.000 americanos originarios contra el poder colonial, proclamando la independencia de América. Su rebelión fue el golpe más fuerte sufrido por el imperio español desde la invasión a América en 1492. El jefe del gabinete de Carlos IV, el “favorito” de la reina Manuel Godoy, exclamaría unos años más tarde: “Nadie ignora cuánto se halló cerca de ser perdido, por los años de 1781 y 1782, todo el virreynato del Perú y una parte del de la Plata cuando alzó el estandarte de la insurrección el famoso Condorcanqui, más conocido por el nombre de Túpac Amaru” 46 . Mencionamos aquí la sublevación de Amaru no obstante haberse producido en el Cusco, debido a que se extendió por todo el territorio de los Andes, tal

El mesianismo de Túpac Katari y su discurso milenarista fue mucho más sincrético que el de Túpac Amaru, al asegurar que su mensaje era transmitido por Dios y declararse Virrey de los territorios liberados, en un intento infructuoso de separarse de la rebelión del sur andino.

Desde el 13 de marzo de 1781, los rebeldes asediaron la ciudad de La Paz durante 109 días sin éxito, debido a la resistencia y al apoyo de tropas mandadas desde Buenos Aires. En ese contexto el virrey Agustín de Jáuregui aprovechó la baja moral de los rebeldes para ofrecer amnistía a los que se rindieran, lo cual dio muchos frutos. Túpac Katari, que no había aceptado la amnistía y se dirigió a Achacachi para reorganizar sus fuerzas dispersas, fue apresado la noche del 9 de noviembre de 1781 y fue descuartizado seis días después en la plaza del pueblo de Peñas (Cajamarca).

45 Publicado en La Razón, La Paz, 10 de Febrero, 2006. Sitio Web: http://www.bolivia.com/noticias/

AutoNoticias/DetalleNoticia31321.asp

46 Felipe Pigna, Los Mitos de la Historia argentina. Tomo I, Norma. 2004, p.151.

80

JORGE HURTADO HERVAS

como se muestra en el mapa que se inserta, convirtiéndose en una rebelión general 47 .

El líder indígena Túpac Amaru II fue descuartizado por el imperio en el Cusco el 18 de mayo de 1781, por la “osadía” de haber liderado la sublevación indígena contra la colonia española.

En suma, se puede afirmar que a todos estos movimientos de insurgencia se los debe tomar como importantes intentos o prolegómenos de la gesta libertaria, máxime si se admite que todas las rebeliones anteriores a 1780 fueron de carácter local y de objetivos limitados, mientras que la acción de Chuquisaca –inspirada por los doctores de Charcas– fue un serio inicio de una guerra prolongada, que se extendió no sólo en el territorio del Perú sino en toda América, persiguiendo tanto la reivindicación de los derechos humanos como la abolición del régimen colonial.

2.2 También en Santa Cruz hubo sublevaciones indígenas

El anterior cuadro del movimiento insurreccional indígena no estaría completo si no mencionamos los levantamientos ocurridos en la provincia de Santa Cruz. En el periodo comprendido entre 1778 y 1782 –como hemos visto– se sucedieron las sublevaciones en el Cusco, La Paz y otros lugares del Alto Perú, encabezadas principalmente por los Amaru y los Katari. Asimismo, las sublevaciones de los guaraníes se extendieron desde Santa Cruz hasta Tarija, a partir de 1790 y hasta después de 1803. Sin embargo, no existe una identidad de propósitos entre ambas luchas, si bien cercanas en el tiempo, ya que mientras las de los Amaru y Katari querían revertir a su favor las

47 Además de los hermanos Katari, que peleaban en Carangas, los partidos de Paria y Carangas, en Oruro, reconocieron al cacique de Tungasuca (Cusco) como su líder. En Oruro una rebelión de criollos, mestizos e indígenas tomó la ciudad el 10 de febrero de 1781. En Cochabamba se levantaron los partidos de Arque y Tapacarí; en Potosí los de Chichas, Porco, Lípez y Atacama. Estos levantamientos correspondieron a una organización centralizada, que cubría gran parte de los Andes.

81

ASÍ NACIÓ BOLIVIA

estructuras del poder, las otras resurgían del ethos 48 en la búsqueda de la “tierra sin mal”.

En el marco de estos acontecimientos, cabe evocar que en 1778 surge en Mazavi (Cordillera) un “dios fingido” predicando el fin del mundo. Con él se movía también un personaje llamado “rey Inga”, que incitaba a la recuperación de sus propios “caudales”. Esa invocación mesiánica nacía del malestar del pueblo guaraní y chané: las divisiones estaban dadas entre neófitos e infieles, y entre población reduccional y de “monte”. Tales fronteras quedaban inciertas y alternaban momentos de desconcierto y de coordinación general. Parece que para su interpretación debe aceptarse una estrategia de esparcimiento de “focos”, que nacían allí donde las circunstancias del acoso colonial rompían pactos tradicionales. Un primer foco se daba en Itaú, por hambre, enfermedades y por la ruptura de alianzas interétnicas.

Posteriormente, hacia 1799, la contienda se volvió acérrima en la región del Isosog. Después de haber destruido las misiones, 5000 kereimbas se reunieron en Tapuitá y atacaron Saypurú y su fuerte. Los soldados pudieron resistir, y en 1801 el gobernador de Santa Cruz, Francisco Viedma, entraba con un ejército de 2000 vallegrandinos y cruceños. El mismo Viedma pretendió dirigir las operaciones militares. Después de una corta victoria retiró las tropas y los insurgentes aprovecharon para declarar la suya, mostrando las cabezas de los dos capitanes: José Buceta y Manuel Terrazas 49 .

48 Sitio Web: http://my-ethos.tumblr.com/post/778069133/ethos, consultado el 16/05/2011.

Ethos significaba inicialmente “morada o lugar donde habitan los hombres y los animales”. Aristóteles le otorgó un segundo sentido a este término, entendiéndolo como “Hábito, carácter o modo de ser” que se va incorporando en el hombre a lo largo de su existencia.

El ethos, al entenderse como un hábito, como un modo de ser, constituye para la tradición griega una segunda naturaleza. Se trata de una creación genuina y necesaria del hombre, pues éste desde el momento en que se organiza en sociedad, siente la necesidad imperiosa de crear reglas para regular su comportamiento y permitir modelar así su carácter.

En sociología se ha generalizado el uso como el de un punto de partida de las ideas que conforman el carácter de determinado sistema o escuela de pensamiento. Es el lugar o ámbito intelectual desde donde se conforma una unidad teórica.

49 H. Vázquez M. sostiene que Buceta murió en junio de 1800. A este respecto cabe mencionar en abono de Vázquez una actuación de Petrona Ramos Saucedo del 2 de agosto de 1800, en la cual declara ser viuda de Buceta.

82

JORGE HURTADO HERVAS

Un hecho sorprendente se realizó ante los ojos de Viedma en la Cordillera. Maruama, capitán infiel, permaneció “contumaz y rebelde”. Éste, figura emblemática, no atacó al orden misionero y se mantuvo más bien separado de él, pero defendió las razones de los conversores contra los soldados de Saypurú. Viedma fue recibido “con flechas en las manos por orden de su jefe” Maruama.

Guaricaya –otro caudillo indígena– desde 1767 hasta 1805, formó parte de la resistencia a toda conexión colonial 50 . Guaricaya –quien se opuso al proyecto del cura Francisco del Pilar– fue encarcelado en los Sauces por intervención de la Audiencia de Charcas. Con mediación de sus hijos, se decidió su liberación a cambio de la supervivencia cristiana del pueblo de Iti.

Siguiendo con esta serie de sublevaciones indígenas en el Oriente, otro cacique, el capitán Cumbay, que participaba de la resistencia a la colonia, se incorporó en 1810 a la lucha de liberación en Potosí, adhiriéndose a las tropas del general Belgrano, a quien le ofreció el apoyo de “dos mil indios para que lo ayudasen a pelear contra los españoles”. De hecho, en 1814 se señala a Cumbay combatiendo al lado de los guerrilleros Padilla, Cárdenas y otros. En forma breve esta fue la inquietud que mostraban los indígenas de la provincia cruceña, ante la presencia del colonizador español, demostrando el aporte a los esfuerzos de emancipación del territorio que hoy es Bolivia.

2.3. La conspiración de los negros y mulatos en agosto de 1809

Los negros esclavos y los indios tributarios de Santa Cruz tenían como plan asaltar la ciudad entre el 15 y el 20 de agosto de 1809, antes del amanecer, pasando a degüello a “toda persona de cara blanca”. Así consta en los informes pasados por el Cabildo Secular a la Audiencia de Charcas. Se señala como causa el hecho de haberse recibido una real orden mediante la cual los esclavos debían quedar libres de servidumbre y los indígenas del tributo, orden que fue ocultada por las autoridades españolas. El mulato Franciscote, esclavo de don José Salvatierra, era el jefe y comandante de los negros fugados del Brasil.

50 A. Comajuncosa , Manuscrito MS-16, El Manifiesto

83

del Padre Antonio Comajuncosa, p.p. 195-201

ASÍ NACIÓ BOLIVIA

Otra versión señala una causa distinta y sostiene que “un hecho, al parecer insignificante, dio lugar a que germinara en la provincia de Santa Cruz de la Sierra un sentimiento de rebeldía popular cuando poco antes de la celebración de San Lorenzo 51 la justicia ordenó el azote público del indígena (sacristán) nombrado Antonio. Este suceso, otrora habitual y desapercibido, impactó sobremanera a las capas oprimidas que habían presenciado la condena, por lo que la tertulia secreta no tardó en ser organizada por un reducido grupo de negros esclavos e indios, quienes haciendo causa común proyectaron sus propósitos en un repudio por demás elocuente” 52 .

Hemos de vengar los azotes –murmuraban– nos hemos de juntar

todos los indios, esclavos, mulatos y negros y hemos de avanzar al pueblo, y matar a todos los señores, combidando a los de Cotoca, a los Chanes…” 53 .

El historiador argentino Enrique de Gandía, en su Historia de Santa

inserta sobre este tema la siguiente versión: “el 15 de

agosto de ese año (1809) se descubrió en Santa Cruz una conspiración para establecer un plan de gobierno semejante a los de Chuquisaca y La Paz. El movimiento fué sofocado y once negros fueron remitidos a la Audiencia de Charcas con la acusación de haber intentado matar al Reverendo Obispo y a los españoles de la ciudad”.

Cruz de la Sierra

) (

El juicio interpuesto ante la Audiencia de Charcas por la Subdelegación y el Cabildo de Santa Cruz contra los rebeldes da cuenta de la magnitud y los detalles de la conspiración:“Una casualidad ha libertado de esta República de

51 San Lorenzo se celebra el 10 de agosto, día en el cual según la tradición recibió martirio.

Según la leyenda, Lorenzo fue quemado vivo en una hoguera, concretamente en una parrilla, cerca del Campo de verano en Roma. Se dice que en medio del martirio exclamó: “asado estoy, denme vuelta y coman”.

52 Fernando Cajías de la Vega, La rebelión afro-indígena en Santa Cruz de la Sierra de 1809. Sitio Web: http://my-ethos.tumblr.com/post/778069133/ethos, consultado el 16/05/2011. http://rcci.net/

globalizacion/2009/fg898.htm

53 Expediente sobre el tumulto premeditado en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, por los negros portugueses, negros y mulatos esclavos e indios tributarios, agosto de 1809. Archivo General de Indias, sección V. Legajo 16.

84

JORGE HURTADO HERVAS

su total ruina, porque figurando los negros esclavos y libres de que abunda, y los indios y mulatos tributarios haber llegado a estos magistrados, una Real Orden para que los esclavos fueran libres de servidumbre (…) y que esta se les había ocultado, tenían meditada una general decisión (…) La determinación era degollar toda persona de cara blanca, después de los jueces y ministros” 54 .

La aparente peligrosidad de los rebeldes llevó a don Joseph Joaquín de Cuéllar, alcalde de la ciudad, a tomar decisiones radicales arguyendo las siguientes razones: “Porque los muchos negros que han transmigrado a este Reino desde Portugal y residen en esta ciudad con el abrigo de continuos desórdenes y de esclavos prófugos, con otras criminalidades propias de sus genios orgullosos, y que son unos hombres llenos de vicios y sin subordinación alguna, he meditado proceder a limpiar esta república de semejante polilla (…) acordándolo todo con vuestro ilustrísimo Cabildo y referido Subdelegado” 55 .

Otro acápite del proceso daba a conocer los alcances del plan, que incluía ejecutar al Ministro de la Caja Real, a los alcaldes, al Comandante Militar, al Subdelegado y a todo súbdito español. Después de ocupar la plaza se apoderarían de la ciudad. Harían conocer estos hechos al Gobierno Revolucionario de la Audiencia de Charcas, institución de la que esperaban su aprobación en vista de lo manifestado el 25 de mayo. Si no los apoyaban, serían también ejecutados.

Por su parte, los rebeldes se defendían indicando que habían ingresado a Santa Cruz para servir al Gobierno. “Tuvimos noticia de que nos quisieron remitir al Brasil de donde emigramos al servicio y amparo de Nuestro Monarca el Rey de España, a quien siempre hemos servido de soldados contra los bárbaros y aun contra nuestra misma Nación” 56 .

El cabildo cruceño cursó oficio a la Audiencia de Charcas, informando que la mayoría de los complotados habían fugado despavoridos, aduciendo

54 ABNB, Sobre los sucesos de Santa Cruz, EC. 1809, N.8.

55 Ibid.

56 Ibid., carta suplicatoria firmada por Antonio Gómez.

85

ASÍ NACIÓ BOLIVIA

que habían ido a presentarse ante aquel tribunal 57 . Antonio Vicente Seoane figura como testigo en la sumaria secreta que levantó la Audiencia para probar la testadura del acta de la Universidad. Al parecer, lo sucedido el 24 de septiembre de 1810 fue una consecuencia de este intento subversivo, que perseguía abolir la esclavitud y eliminar los tributos indigenales.

3. El sentido de lucha de los patriotas vs. el proyecto colonial

En el siguiente cuadro sinóptico podemos apreciar los alcances del proyecto sostenido por los patriotas y los propósitos totalmente contrapuestos de los seguidores del rey.

57 José Vázquez Machicado, “El Alzamiento de los Esclavos de Santa Cruz en Agosto de 1809”, El Diario, 24 de septiembre de 1938.

86

JORGE HURTADO HERVAS

Proyecto Patriótico

Proyecto Colonial

Independencia y Unidad Confederación.

Dependencia y regionalismo Localismos.

Democracia.

Despotismo.

República.

Monarquía.

Ciudadanía, pueblo.

Aristocracia, nobleza.

Moral y luces.

Oscurantismo, inquisición.

Justicia social.

Esclavitud, servidumbre.

Reparto de tierras.

Latifundio.

Ejército popular, pueblo en armas.

Ejército de ocupación.

Educación universal.

Educación elitista.

Proteccionismo y estímulo a la producción nativa. Modelo endógeno.

Contrabando y monoproducción. Modelo exógeno.

Libertad de expresión.

Censura y represión.

Defensa de los recursos estratégicos.

Entrega y depredación de los recursos naturales.

Igualdad ante la ley.

Privilegio, impunidad.

87

ASÍ NACIÓ BOLIVIA

Gráfico 2 La Academia Carolina

ASÍ NACIÓ BOLIVIA Gráfico 2 La Academia Carolina Fuente: Correo del Sur , Sucre, 25 de

Fuente: Correo del Sur, Sucre, 25 de mayo de 2009.

88

JORGE HURTADO HERVAS

89

ASÍ NACIÓ BOLIVIA

90

JORGE HURTADO HERVAS

Capítulo 2

JORGE HURTADO HERVAS Capítulo 2 M a r i a n o M o r e

Mariano Moreno

HERVAS Capítulo 2 M a r i a n o M o r e n o

Bernardo Monteagudo

M a r i a n o M o r e n o Bernardo Monteagudo J

Jaime Zudáñez

TRES IDEÓLOGOS DE LA REVOLUCIÓN

SUMARIO

2.1. Importancia del pensamiento de Bernardo Monteagudo Cáceres

2.2. Aporte intelectual de Mariano Moreno Valle a la causa de la Independencia

2.2.1 Representación de los hacendados

2.2.2 Opinión del representante del Real Consulado de Cádiz

2.2.3 El Plan de Operaciones: Programa de la Revolución de Mayo

2.2.4 Valoración histórica de Mariano Moreno

2.3. Aporte ideológico de Jaime de Zudáñez Ramírez de la Torre

2.3.1 El catecismo político cristiano: su contenido

2.3.1.1 Pedro Godoy adultera el texto del Catecismo

2.3.1.2 Las primeras dudas sobre la paternidad del Catecismo

2.3.1.3 El Dr. Jaime de Zudáñez autor del Catecismo Político Cristiano

91

ASÍ NACIÓ BOLIVIA

92

JORGE HURTADO HERVAS

Introducción

Los sucesos ocurridos tanto en Chuquisaca como en Buenos Aires, en mayo de 1809 y 1810 respectivamente, no fueron hechos fortuitos sino planeados con antelación. Como ideólogos de esos magnos acontecimientos se destacan nítidamente dos argentinos y un altoperuano, formados en las aulas de la benemérita Universidad de Charcas y de la Academia Carolina:

Bernardo Monteagudo, Mariano Moreno y Jaime Zudáñez. De su pensamiento y de ellos nos ocuparemos enseguida.

2.1. Importancia del pensamiento de Bernardo Monteagudo Cáceres

¡Qué tranquilos vivían los tiranos y qué contentos los pueblos con su esclavitud antes de esta época memorable! Parecía que nada era capaz de turbar la arbitraria posesión de aquellos, ni menos despertar a estos de su estúpido adormecimiento. ¿Quién se atrevía en aquel tiempo a mirar las cadenas con desdén, sin hacerse reo de un enorme atentado contra la autoridad de la ignorancia?

Bernardo Monteagudo

Monteagudo fue uno de los líderes del levantamiento de Chuquisaca de 1809. Ideólogo y ejecutor, escribió varios documentos planteando la liberación del yugo colonial. Uno de esos documentos –quizá el más importante– es el titulado Diálogo entre Atahualpa y Fernando VII en los Campos Elíseos, del cual nos ocuparemos en este capítulo.

Siendo aún estudiante de Leyes en Charcas, cuando apenas tenía 19 años (finales de 1808), Monteagudo escribe el célebre Diálogo entreAtahualpa y Fernando VII, que circuló clandestinamente en copias manuscritas en medios universitarios y revolucionarios. Tan importante documento habría de aportar ideas que contribuyeron a crear el clima insurreccional que desembocó en las revueltas de Charcas y La Paz, en mayo y julio de 1809. En varios sentidos el texto posee un carácter fundacional, al modelar discursivamente un fermento social, dotándolo de argumentos contundentes respecto de la necesidad de poner fin a la dominación colonial.

El texto consta de dos partes: el “diálogo” propiamente dicho, sostenido

93

ASÍ NACIÓ BOLIVIA

entre las sombras de Atahualpa y Fernando VII, y la “proclama” encastrada en uno de los últimos parlamentos del Inca 58 .

En el primero se despliega una extensa argumentación, que remite al pasado de la conquista y la colonia, en tanto que la proclama concentra en sus breves líneas una fuerte exhortación a la acción que en el futuro inmediato deberán emprender los altoperuanos. La escena del diálogo se desarrolla en los Campos Elíseos. Se trata de una innovación construida sobre una anacronía en la cual el Inca había muerto durante la conquista; su presencia en la región de los muertos es plausible, pero no ocurre lo mismo con el referente real de la sombra del viviente Fernando VII, lo que indica que a Monteagudo poco le interesan las cuestiones de verosimilitud en materia literaria. Su objetivo es despertar la conciencia libertaria, en momentos en que el legítimo sucesor del trono había sido depuesto y en su lugar reinaba José Bonaparte (1808-1814). El destierro de Fernando VII es trasmutado en una muerte simbólica (“piadoso mi dolor, una vida me quitó tan penosa y amarga”), con la que se trataría de destacar el vacío de poder y la consecuente carencia de soberanía. Por otra parte, la figura de este monarca no se aleja demasiado de la del Inca: tanto “El miserable Atahualpa, el infeliz soberano del Perú” como el monarca español, se identifican en su común dolor por el poder perdido.

Los temas acerca de los cuales versa esta parte del Diálogo son el carácter de la conquista, sus causas políticas y religiosas y la independencia de las colonias. El punto de partida y a la vez el centro de la argumentación, lo constituyen las nociones de tiranía y obediencia forzada, frente a la de soberanía entendida como “la libre, espontánea y deliberada voluntad de los pueblos en la cesión de sus derechos” 59 . Sobre este mutuo acuerdo, los personajes discurren acerca de la similitud de situaciones. Dice el Inca a

58 Elena Altuna, Un letrado de la emancipación: Bernardo de Monteagudo. Consejo de Investigación de la Universidad Nacional de Salta. Andes 13, 2002, p.p. 29-50.

59 Bernardo de Monteagudo, Diálogo entre Atahualpa y Fernando VII en los Campos Elíseos, en AA.VV, Pensamiento Político de la Emancipación. Tomo I. Prólogo de José Luís Romero. Selección, notas y cronología de José Luís Romero, Luís Alberto Romero, Ayacucho, Caracas, 1977. Citado por Altuna Elena, Ibid.

94

JORGE HURTADO HERVAS

Fernando VII “Pues que de injusta e inicua la conquista habéis notado de España por Bonaparte, ni te sientas ni te admires que de usurpada y furtiva igualmente yo gradué la dominación que ha tenido en América el español” 60

El tema del Diálogo es definido así por el Inca: “Tus desdichas, tierno joven, me lastiman, tanto más cuanto por propia experiencia sé que es inmenso el dolor que padeces ya que yo también fui injustamente privado de un cetro y una corona”.

Aquí se demuestra la sagacidad del autor al identificar a Fernando VII con Atahualpa, ambos monarcas destituidos y muertos por la arbitraria decisión de un invasor. En el segundo caso el villano era Napoleón y sus huestes, pero en el primero era la mismísima España, patria de uno de los interlocutores, el rey Fernando.

Es evidente que Monteagudo se identifica con el Inca y éste expresa los ideales revolucionarios del autor, quien no encubría su intencionalidad propagandística. Fundamenta así el derecho legítimo de los americanos a obtener su independencia con argumentos que por entonces eran sumamente originales, atrevidos e inspirados:

cierto, Fernando, que siendo la base yúnico firmesustentáculos

de una bien fundada soberanía la libre, espontánea y deliberada voluntad de los pueblos en la cesión de sus derechos, el que atropellando este sagrado principio consiguiese subyugar una Nación y ascender al trono sin haber subido por este sagrado escalón, sería antes que rey un tirano a quien las naciones darán siempre el epíteto y renombre de usurpador? Sin duda que confesarlo debes; porque es el poderoso comprobante de la notoria injusticia del Emperador de los franceses”.

)¿Noes (

Continúa:

Los más de los americanos viven reunidos en sociedad, tienen sus

soberanos a quienes obedecen con amor y cumplen con puntualidad sus órdenes y decretos. Saben en fin que estos monarcas descienden igualmente que tú, de infinitos reyes y que bajo de sus dominios disfrutan

) (

60

Ibid.

95

ASÍ NACIÓ BOLIVIA

perfectamente sus vasallos de una paz inalterable. Pero los estúpidos españoles, con sus ojos empañados por el ponzoñoso licor de la ambición, creen coronados de oro y plata o al menos depositados en el interior de aquellas sierras interminables tesoros, como las mismas cabañas de los rústicos e inocentes indianos les parecen repletas de preciosos metales; quieren apoderarse de todo y conseguirlo todo: protestan arruinar aquella desdichada gente y destruir a sus monarcas. Al momento, empiezan a llover por todas partes la desolación, el terror y la muerte. Acorralado, el rey argumenta sus derechos sobre las tierras americanas porque el Papa Alejandro VI (de 1492 a 1503) las había cedido a sus progenitores, y de ellos las había heredado. Es esta la oportunidad de Monteagudo para desarrollar una teoría al servicio de la revolución:

Venero al Papa como cabeza universal de la Iglesia, pero no puedo

menos que decir que debió ser de una extravagancia muy consumada, cuando cedió y donó tan francamente lo que teniendo propio dueño en ningún caso pudo ser suyo, especialmente cuando Jesucristo, de quien han recibido los Pontífices toda su autoridad, y a quien deben tener por modelo en todas sus operaciones, les dicta que no tienen potestad alguna sobre los monarcas de la tierra o cuando menos no conviene extraerle cuando dice `mi reino no es de este mundo’, cuando a sus apóstoles les enseña y les encarga que veneren a los reyes y paguen su tributo al César”.

Monteagudo embarca también a Atahualpa en una disertación sobre los derechos naturales del hombre, reflejando la influencia de Rousseau en la profundidad de su pensamiento político:

) (

) (

ha sido señor de sí mismo desde que vio la luz del mundo. Sus fuerzas y derechos en cuanto a ella han sido siempre imprescriptibles; nunca terminables o perecederos. Si obligado siempre a vivir inmerso en sociedad ha hecho el terrible sacrificio de renunciar al derecho de disponer de sus acciones y sujetarse a los preceptos y estatutos de un monarca no ha perdido el derecho de reclamar su primitivo estado; y mucho menos cuando el despotismo lo violente a la coaxión u obligado a obedecer a

El espíritu de la libertad, nacido con el hombre, libre por naturaleza,

96

JORGE HURTADO HERVAS

una autoridad que detesta y a un Señor a quien fundadamente aborrece, porque nunca se le oculta que si le dio jurisdicción sobré sí, y se avino a cumplir sus leyes y a obedecer sus preceptos ha sido precisamente bajo de la tácita y justa condición de que aquel mirara por su felicidad. Por lo consiguiente, en el mismo instante en que un monarca, piloto adormecido en el regazo del ocio, nada mira por el bien de sus vasallos, faltando él a sus deberes, ha roto también los vínculos de sujeción, y dependencia de sus pueblos. Este es el sentir de todo hombre justo y la opinión de los verdaderos sabios 61 .

Estas ideas dieron consistencia, meses más tarde, a la proclama revolucionaria de mayo en el Río de la Plata. Otro abogado egresado de la Universidad de Chuquisaca, Juan José Castelli, será el gran orador del 24 de mayo y sus argumentaciones tuvieron la misma orientación que el Diálogo de Monteagudo.

El desenlace se produce cuando el rey de España, convencido por los argumentos del Inca Atahualpa, reconoce: “Si aún viviera, yo mismo lo moviera a la libertad e independencia, más bien que a vivir sujetos a una nación extranjera”.

En la segunda parte –la proclama– Monteagudo exhorta a sus compatriotas hacia la búsqueda de la independencia:

Habitantes del Perú: si desnaturalizados e insensibles habéis mirado

hasta el día con semblante tranquilo y sereno la desolación e infortunio de vuestra desgraciada patria, despertad ya del penoso letargo en que habéis estado sumergidos. Desaparezca la penosa y funesta noche de la usurpación, y amanezca luminoso y claro el día de la libertad. Quebrantad las terribles cadenas de la esclavitud y empezad a disfrutar de los deliciosos encantos de la independencia. Vuestra causa es justa, equitativos vuestros designios. Reuníos, pues, corred a dar ripio a la grande obra de vivir independientes.

Esta proclama es muy similar al llamado que el propio Monteagudo hizo

) (

61 Altuna, op cit.

97

ASÍ NACIÓ BOLIVIA

a los paceños el 18 de agosto de 1809, cuando exclamaba:

Ya es tiempo pues de sacudir yugo tan funesto a nuestra felicidad

como favorable del orgullo nacional del español; ya es tiempo de organizar un nuevo sistema de gobierno fundado en los intereses de nuestra Patria altamente deprimida por la bastarda política de Madrid; ya es tiempo en fin de levantar el estandarte de la libertad en estas desgraciadas colonias, adquiridas sin el menor título y conservadas con la mayor injusticia y tiranía.

) (

2.2. Aporte intelectual de Mariano Moreno Valle a la causa de la Independencia

Mariano Moreno fue autor de dos documentos fundamentales en la lucha por la independencia de las provincias del Río de la Plata: el primero conocido como la Representación de los Hacendados y Labradores y el segundo el Plan de Operaciones.

Antecedentes y motivos que dieron origen a la “Representación”

Tras las invasiones inglesas (junio de 1806 y enero 1807), los grupos económicos de Buenos Aires se fueron dividiendo en dos fracciones bien marcadas y enfrentadas:

los comerciantes monopolistas (grupo en el que se encuentran los defensores del absolutismo, sector integrado por los registreros, ligados a casas matrices de España, beneficiados por el monopolio). Junto a ellos están el Virrey, los Oidores (integrantes de la Audiencia) y la burocracia estatal, es decir, el funcionariado privilegiado vinculado al poder, que cuenta además con el apoyo de la cúpula eclesiástica y de alguna fuerza armada, y

los ganaderos exportadores.

Los primeros de éstos, es decir, los comerciantes españoles, querían mantener el privilegio de ser los únicos autorizados para introducir y vender los productos extranjeros que llegaban desde España. Estos productos eran carísimos porque España a su vez los compraba a otros países, como Francia e Inglaterra, para después revenderlos en América. En cambio, los ganaderos

98

JORGE HURTADO HERVAS

querían comerciar directa y libremente con Inglaterra y otros países, que eran los más importantes clientes y proveedores de esta región. Por tanto, España se había transformado en una intermediaria cara, ineficiente e innecesaria.

Este sector de la burguesía comercial en formación, integrado fundamentalmente por comerciantes vinculados al contrabando y a la suerte

del capital inglés, concurren a la revolución para poner fin al absolutismo y establecer una libertad comercial amplia y una vinculación más estrecha con

el comercio mundial. Constituyendo esto último –según la historiografía de

Bartolomé Mitre– el principal argumento teórico del devenir revolucionario.

En virtud de las circunstancias creadas por la invasión de Napoleón

a España, en Buenos Aires (agosto de 1809) dos comerciantes ingleses

solicitaron al Virrey que permita la venta de géneros de su país, alegando que Inglaterra y España eran ahora naciones aliadas 62 . El virrey, Baltasar Hidalgo de Cisneros, consultó al consulado y al cabildo de Buenos Aires y les solicitó que emitieran dictamen acerca de la conveniencia de implementar estas medidas. Ambas instituciones aprobaron la solicitud del virrey Cisneros. El apoderado del consulado de Cádiz, Miguel Fernández de Agüero, que representaba a los comerciantes de la península, pidió información acerca del asunto y escribió un dictamen –texto del cual nos ocuparemos más adelante

(Apartado 2.2.2)– oponiéndose a la demanda. Mariano Moreno, contestando

al apoderado de Cádiz y a l