Sei sulla pagina 1di 564

Título de la obra:

EL TEOREMA DE CATEGORÍA DE BAIRE Y APLICACIONES

Autor: Wilman Brito

Editado por el Consejo de Publicaciones de la Universidad de Los Andes Av. Andrés Bello, antiguo CALA. La Parroquia Mérida, estado Mérida. Venezuela Telefax (+58274) 2713210, 2712034, 2711955 e-mail cpula@ula.ve http://www.ula.ve/cp

1 a edición en CD-Rom. 2011 Reservados todos los derechos © Wilman Brito

Diseño de portada: INNOVA. Diseño y Tecnología C.A.

Mérida, Venezuela, 2011

El Teorema de Categoría de Baire y Aplicaciones Wilman Brito

El Teorema de Categoría de Baire

y

Aplicaciones

El Teorema de Categoría de Baire y Aplicaciones Wilman Brito

Wilman Brito

DEDICATORIA

A Claudia, mi esposa.

A mis hijos:

Sebastian, Rubén, Noelia, Diego, Andrea y Fabiola,

y a la memoria de mi amigo

Diómedes Bárcenas.

II

PRÓLOGO

Una trivialidad profunda. Así califica T. W. Körner [270] al Teorema de Categoría de Baire. Uno está inclinado a pensar que la razón fundamental para tal declaración es que, aparte de su simple y elegante demostración, pocos resultados comparten, como lo hace el Teorema de Categoría de Baire, el privilegio de intervenir, directa o indirectamente, en la demostración de una cantidad elevadísima de resultados muchos de los cuales son no triviales, algunos son un verdadero reto a la propia imaginación y muchos otros son, simplemente, espléndidos, hermosos. El contenido de estas notas muestran algunas de las formidables y, a veces, inimaginables aplicaciones que se apoyan en dicho teorema. Como se puede entrever, el título de este libro indica una declaración de intenciones. A pesar de la in- mensa gama de aplicaciones que se sustentan sobre el Teorema de Categoría de Baire, existe un sorprendente vacío de un texto que se dedique exclusivamente a recoger gran parte de esas aplicaciones. Ese vacío no se llena con esta modesta contribución, pero es un paso hacia adelante. Por consiguiente, el primer objetivo de estas notas es presentar, con un tratamiento absolutamente informal, algunas de esas aplicaciones. Es impor- tante observar que en casi todos los textos de Análisis Funcional, del Análisis Real o la Topología cuando desarrollan algunas de las aplicaciones del Teorema de Categoría de Baire muestran, por su interés particu- lar, casi siempre los mismos resultados entre los que se encuentran, en el caso del Análisis Funcional, de los Teoremas de Acotación Uniforme, de la Aplicación Abierta o del Gráfico Cerrado y, en algunos casos, demostrar la existencia de un conjunto “abundante” de funciones continuas que poseen una serie de Fourier que diverge en un punto. Cuando se trata de la Topología o el Análisis, el ejemplo más emblemático es la demostración de la abundancia de las funciones continuas a valores reales definidas, digamos, sobre [0, 1] que no poseen derivada finita en ningún punto de su dominio, mientras que en otros casos se dedican a demostrar la imposibilidad de expresar a Q, el conjunto de números racionales, como un G -denso, o una demostración de que el conjunto ternario de Cantor es no numerable, etc. Esos ejemplos son enteramente comprensibles y justificables, pero pueden sustentar la idea de que el ámbito de aplicaciones del menciona- do teorema se reduce a los ejemplos ya descritos y, tal vez, a otras pocas aplicaciones. Estas notas intenta convencer al lector de lo contrario al ofrecer un abanico muchísimo más amplio de aplicaciones que, por lo general, no son fáciles de encontrar en casi ningún otro texto donde se aplica el Teorema de Categoría de Baire. Por supuesto, muchas otras aplicaciones, además de los “resultados clásicos”, son incorporadas en estas notas mostrándose, por supuesto, otras de data más reciente pero dejando, aun por fuera, muchísimas otras aplicaciones. En su tesis doctoral “Sur les fonctions des variables réelles” [28], escrita en 1899, René Baire, después

IV

de introducir los conceptos de primera y segunda categoría al final del capítulo 2 escribe: el continuum cons- tituye un conjunto de segunda categoría, resultado que más tarde se conocerá como el Teorema de Categoría de Baire y por el cual Baire es famoso en la comunidad matemática. Poco tiempo antes, George Cantor había demostrado que ningún conjunto numerable podía llenar totalmente un intervalo abierto; es decir, la totali- dad de los puntos de cualquier intervalo abierto es no numerable. Baire extiende este principio al demostrar que ningún conjunto de primera categoría en R (de los cuales, los subconjuntos numerables de R constituyen un caso particular) puede cubrir totalmente un intervalo abierto, es decir, el Teorema de Categoría de Baire es una generalización de mayor alcance que la no numerabilidad del conjunto de los números reales. El obje- tivo fundamental en la tesis de Baire era caracterizar aquellas funciones de dos variables que eran continuas en cada variable separadamente pero que podían ser o no continuas simultáneamente en ambas variables. Cauchy había afirmado en su famoso libro “Cours d’Analyse” (una afirmación falsa) que “si una función de dos variables es continua respecto a cada una de ellas, entonces dicha función es continua como función de ambas variables”. Casi al final de las primeras 27 páginas de su tesis, Baire había demostrado que esas funciones (las funciones de dos variables que eran continuas en cada variable separadamente pero no con- tinuas simultáneamente en ambas variables) eran puntualmente discontinuas sobre cada conjunto perfecto. (Una función f es puntualmente discontinua con respecto a un conjunto cerrado F, si el conjunto de puntos de continuidad de f | F es denso en F). De hecho, Baire mostró que dichas funciones se pueden representar como límites puntuales de sucesiones convergentes de funciones continuas. Tales funciones serán conocidas posteriormente como funciones de la primera clase de Baire, término acuñado por Ch. J. de la Vallée Poussin (1866-1962) y denotadas por B 1 . Seguidamente Baire prueba que el conjunto de puntos de discontinuidad de cualquier función f B 1 es de primera categoría y extiende dicho resultado mostrando que las familias de las funciones derivadas, las semicontinuas y las de variación acotada están contenidas en B 1 . De esta manera, para todas esas clases de funciones, el conjunto de sus puntos de discontinuidad es “pequeño”. Una elegante y agradable exposición histórica del trabajo de R. Baire la desarrolla Gilles Godefroy en [184].

Existen varias maneras de describir o determinar el tamaño de los conjuntos. Por ejemplo, en la Teoría de Conjuntos ellos se miden en términos de su cardinalidad y, por consiguiente, tanto los conjuntos finitos así como los infinitos numerables son considerados pequeños, mientras que los conjuntos no numerables son pensados como muy grandes. Esa manera de clasificar a tales conjuntos fue usado por primera vez por Cantor para demostrar la existencia de los números trascendentes. En efecto, en primer lugar Cantor de- mostró que R, el conjunto de los números reales, era no numerable y, posteriormente, que el conjunto de los números algebraicos era numerable. Esos dos ingredientes le permitieron, finalmente, concluir que los números trascendente existen (sin mostrar ninguno de ellos) y que tales números, en comparación con los números algebraicos, son más numerosos. Similarmente, en la Teoría de la Medida e Integración, se usa la noción de longitud o medida para describir el tamaño de los conjuntos. Los conjuntos de medida cero, así como uniones numerables de tales conjuntos, se piensan como conjuntos pequeños, mientras que los de medida positiva se consideran grandes. Observe que si es la medida de Lebesgue sobre [0, 1], entonces cualquier subconjunto finito o infinito numerable de [0, 1] tiene medida cero por lo que la noción de “con- junto pequeño” coincide en ambas teorías para los conjuntos finitos y los infinitos numerables. Sin embargo, existen en [0, 1] conjuntos no numerables que poseen medida de Lebesgue cero como es el caso del conjunto ternario de Cantor. Esta distinción establece que la manera de cómo se mide el tamaño de los conjuntos en ambas teorías, al menos desde el punto de vista de los conjuntos no numerables, son distintos. Por otro lado, la noción de categoría de Baire ofrece otra perspectiva de medición de conjuntos pero desde la óptica topológica. En este ambiente, los conjuntos nunca densos son considerados conjuntos pequeños. Cualquier conjunto que es unión numerable de estos conjuntos pequeños es llamado un conjunto de primera categoría o magro y, en consecuencia, también se le considera pequeño. Un conjunto que no es de primera categoría se le suele llamar de segunda categoría o no-magro. Intuitivamente, los conjuntos de segunda categoría son

V

conjuntos grandes o muy abundantes. Similar a la observación anterior existen conjuntos que son grandes desde el punto de vista de la categoría de Baire pero que resultan ser pequeños en la Teoría de la Medida e Integración y viceversa. Como veremos más adelante, el Teorema de Categoría de Baire resulta ser, en conse- cuencia, un resultado acerca del tamaño de los subconjuntos de un espacio métrico completo u otro espacio apropiado pero siempre sustentado sobre la noción de densidad. Existen en la literatura otras variedades de conjuntos pequeños que han sido estudiados con cierta profundidad como son, por ejemplo, los conjuntos -porosos o los conjuntos Gamma-nulos, también están los conjuntos de Gauss nulo y los Haar nulo, que son de especial interés, particularmente, en la Teoría de Probabilidades, etc.

El Teorema de Categoría de Baire constituye, sin lugar a dudas, una herramienta poderosa. Dicho teorema ofrece un método no constructivo para demostrar la existencia, pero sin exhibir ningún ejemplo concreto, de ciertos objetos que por lo general son muy difíciles de visualizar y, por supuesto, de construir. Una formulación equivalente de dicho teorema en espacios topológicos es la siguiente: Un espacio topológico X es llamado un espacio de Baire si cualquier colección numerable de subconjuntos abiertos densos en X posee intersección densa. ¿Cómo se aplica el método de categoría de Baire? Pues bien, supongamos que queremos demostrar la existencia de un objeto matemático x satisfaciendo alguna propiedad P(x). El método de categoría consiste, esencialmente, en encontrar un espacio métrico completo adecuado X (o algún otro espacio de Baire “suficientemente bueno”) y mostrar que el conjunto {x X : P(x)} es abundante en X ; o de modo equivalente, que el conjunto {x X : P(x) no se cumple } es de primera categoría en X . Esto no sólamente muestra que existe un x tal que P(x) se cumple, sino que en el espacio X casi todos” los elementos x tienen, desde el punto de vista topológico, la propiedad P(x). Ahora explicaremos cómo hemos organizado la presentación de estas notas. En el capítulo 1 se intro- ducen algunos pre-requisitos necesarios, pero insuficientes, para darle cierta coherencia, armonía e indepen- dencia a los resultados objeto de estudios. Posteriormente se introducen las nociones de conjuntos de primera y segunda categoría y se prueban algunos resultados relacionados con esas nociones, entre los cuales se en- cuentra, por supuesto, el trivialmente profundo Teorema de Categoría de Baire para varios clases importantes de espacios de Baire tales como los espacios métricos completos, los localmente compactos y, en general,

ˇ

para una categoría más amplia conocida como los espacios Cech-completos. Similarmente, se prueba que el método de categoría de Baire también es aplicable a los espacios Oxtoby-completos, etc. Ya en éste capítulo se comienzan a dibujar algunas de las extraordinarias consecuencias que se obtienen por medio el Teore- ma de Categoría de Baire al mostrarnos algunos hechos aparentemente excepcionales e insospechados. El capítulo 2 es, por su amplitud y variedad, el más interesante. Las aplicaciones del Teorema de Categoría de Baire comienzan, en primer lugar, con una galería de monstruos, es decir, examinando ciertos objetos que en principio se consideran como excepcionalmente raros y, a veces, extravagantes pero que tales objetos consti- tuyen, de hecho, la regla y no la excepción. Algunos de esos resultados generaron, en sus comienzos, ciertas reacciones adversas que les permitieron a algunos matemáticos “alejarse con horror y temor de esas plagas lamentables”, pero a otros les causó una especie de alegría contagiosa en busca de otros monstruos ocul- tos. En todo caso, lo que esos resultados muestran es el triunfo del método de categoría de Baire en revelar abundantes objetos ocultos con apariencia insólita y, a veces, inimaginables. La mayoría de esas aplicaciones abarcan áreas fundamentalmente del Análisis Real y Complejo incluyendo Teoría de la Medida, así como en la Teoría de los Espacios de Banach y de los Operadores Lineales Acotados entre ellos. Por ejemplo, en el transcurso de estas notas tratamos de mostrar cómo el Teorema de Categoría de Baire aparece como una herramienta importante en la demostración de resultados vinculados con: Principios Variacionales, Análisis Diferencial en Espacios de Banach, Dentabilidad, Fragmentabilidad, Juegos Topológicos, Funciones Analíti- cas, Series Trigonométricas y de Fourier, etc. El último capítulo es una breve incursión al hermoso, sutil y delicado resultado conocido con el nombre de El Teorema Grande de Baire. En dicho capítulo se tratan ciertos aspectos de las funciones de la primera clase de Baire, la caracterización clásica de tales funciones,

VI

así como algunas (muy pocas) aplicaciones en el ámbito de los espacios de Banach. Tangencialmente nos involucramos con ciertos índices y sus relaciones con las funciones de la primera clase de Baire. Finalmente queremos hacer notar, en primer lugar, que lo extenso de estas notas se debe fundamental- mente al esfuerzo que se ha hecho para que dicha exposición sea lo más autocontenida posible tratando, en lo posible, de demostrar gran parte de los resultados enunciados y utilizados, aunque en algunos casos, muy pocos, se provee sólo un bosquejo de la demostración y, en consecuencia, se hace imprescindible pedirle al lector que en la bibliografía recomendada al final del libro consulte los resultados no demostrados en estas notas. Por otro lado, existe una sección marcada con dos asteriscos, la última del Capítulo 2, que no presenta ninguna demostración. El único interés en incluirlas es el de informar brevemente al lector sobre

ciertos resultados actuales e importantes vinculados en, cierta medida, con el Teorema de Categoría de Baire

y que tratan sobre ciertos conjuntos que sin poseer una estructura lineal, contienen subespacios lineales que

a veces resultan ser muy grandes. En segundo lugar, muchos otros aspectos que tienen que ver, directa o indirectamente, con el Teorema de Categoría de Baire no han sido incluidos por diversas razones. Por ejem- plo, los relacionados con las versiones computables del Teorema de Categoría de Baire, así como la noción de porosidad en la Teoría de los Espacios Métricos, la noción de prevalencia en espacios de Banach y su relación con otras nociones en la Teoría de la Medida e Integración y otros campos del quehacer matemático no aparecen en estas notas. Los libros de John C. Oxtoby [345] (el clásico por excelencia en este tema), R. P. Boas [56], N. L. Carothers [84], A. B. Kharazishvili [253] , A. M. Bruckner [76], B. S. Thomson, J. B. Bruckner y A. M. Bruckner [426], así como la tesis de Sara H. Jones [241], el artículo de Haworth-McCoy [208], y algunos otros que no mencionamos, tratan temas que no hemos incluidos en estas notas. Las tesis de Ivan Bergman [49] y fundamentalmente la de Johan Thim [424] también son ampliamente recomendadas. Quiero expresar mis más profundas gracias al profesor y amigo Diómedes Bárcenas quien se nos fue así, de improviso, dejándonos con una tristeza que uno no sabe dónde ubicarla y un profundo dolor. En la primera versión de estas notas, el Dr. Bárcenas las leyó completamente haciéndome llegar sus observaciones que me parecieron muy pertinentes y que, por supuesto, incorporé con sumo entusiasmo. La versión casi final de las mismas, la que ahora tenemos a mano, fueron sometidas a un riguroso y meticuloso escrutinio por parte del Dr. Dick van Dulst convirtiendo su lectura en algo más comprensible y agradable. Tenemos la firme convicción que su intervención ha sido determinante en la fase final de la misma y de un enorme beneficio en su presentación. Muchos resultados fueron corregidos, otros desincorporados y algunos vueltos

a rehacer. A ellos un de gratitud. Eso no significa que no puedan seguir existiendo posibles errores u omisiones que, dicho sea de paso, son de mi entera responsabilidad, pero de ninguna manera imputables ni

al Dr. van Dulst ni al Dr. Bárcenas. Aunque tenemos que ceder a la tentación de las siempre necesarias y,

a veces, inagotables ampliaciones y correcciones cuando se escribe unas notas tan extensas, debemos, sin

embargo, agradecer a quien, por algún medio, me haga saber sobre omisiones o errores encontrados en el mismo para, en un futuro (si tal cosa es posible), mejorar las mismas. Gracias por adelantado. Como comentario final debemos decir que lo único que aspiramos con la publicación de estas notas es que algún lector encuentre algo de interés en ellas y pueda divertirse disfrutando de la trivialidad profunda del Teorema de Categoría de Baire paseándose por sus, a veces simples, y en ocasiones profundas, pero siempre hermosas y poderosas, aplicaciones.

W.B. E-mail: wbrito@ula.ve Universidad de Los Andes Mérida - Venezuela

ÍNDICE GENERAL

 

Prólogo

III

1.

El Teorema de Categoría de Baire

 

1

1.0. Introducción .

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

1

1.1. Conjuntos y funciones

 

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

2

1.2. El Axioma de Elección, el Lema de Zorn, el Principio del Buen-Orden, Ordinales, Cardinales

 

y la Hipótesis del Continuo

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

6

1.3. Espacios métricos

 

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

13

1.4. Espacios topológicos

 

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

17

1.5. Espacios normados y de Hilbert

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

31

1.6. Conjuntos de primera y segunda categoría

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

33

1.7. El Teorema de Categoría de Baire

 

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

38

1.8. Algunas formas equivalentes de los espacios de Baire

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

47

1.9. Primeras consecuencias del Teorema de Categoría de Baire

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

53

1.10. Conjuntos tipo-Cantor que sólo poseen números irracionales

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

59

 

ˇ

 

1.11. Espacios completamente metrizables y Cech-completos

 

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

62

1.11.1. Espacios completamente metrizables

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

62

ˇ

1.11.2. Espacios Cech-completos

 

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

65

1.11.3. Espacios Oxtoby-completos

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

71

1.11.4. Espacios topológicos con un subespacio denso completamente metrizable

 

74

1.12. Puntos de continuidad .

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

82

1.12.1. El Teorema genérico de Baire-Kuratowski

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

90

1.12.2. Funciones cuyos puntos de continuidad es nunca-denso

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

93

1.12.3. Espacios de Baire y funciones exclusivas

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

97

1.12.4. Funciones que son continuas sobre un conjunto G -denso

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

100

1.13. El Teorema de Categoría de Baire y el Axioma de Elección

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

103

1.14. El Teorema de Categoría de Baire y el Axioma de Martin

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

107

1.15. El Teorema de Categoría de Baire y conjuntos de Luzin

 

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

110

VIII

ÍNDICE GENERAL

2.

Aplicaciones del Teorema de Categoría de Baire

 

113

2.1. Galería de monstruos: funciones y otros objetos raros pero abundantes

 

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

113

 

2.1.1. Funciones continuas nunca diferenciables

 

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

115

2.1.2. Funciones continuas nunca rectificables

 

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

124

2.1.3. Convolución de funciones continuas nunca diferenciables

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

125

2.1.4. Funciones diferenciables nunca monótonas

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

130

2.1.5. Funciones continuas nunca Lipschitz

 

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

137

2.1.6. Funciones continuas nunca monótonas

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

138

2.1.7. Funciones nunca monótonas de la 2 a especie y de tipo no monótonas

.

.

.

.

.

.

140

2.1.8. Funciones que no cruzan líneas

 

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

146

2.1.9. Funciones continuas con un conjunto denso de máximos locales propios

.

.

.

.

149

2.1.10. Funciones continuas con un conjunto no numerable de ceros

 

.

.

.

.

.

.

.

.

.

151

2.1.11. Funciones cuyos puntos de discontinuidad son c-densos

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

155

2.1.12. Funciones de clase C nunca analíticas

 

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

157

2.1.13. Funciones analíticas nunca prolongables

 

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

162

2.1.14. Series de Fourier siempre divergentes

 

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

168

2.1.15. Series universales

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

176

2.1.16. Series condicionalmente convergentes en R y abundantes reordenamientos

.

.

.

189

2.1.17. Series con signos alternantes

 

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

195

2.1.18. Números de Liouville

 

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

199

2.1.19. Aproximaciones diofánticas

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

203

2.2. Otras aplicaciones en espacios de Banach

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

207

 

2.2.1. Algunas aplicaciones clásicas

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

207

2.2.2. Diferenciabilidad en espacios de Banach

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

242

2.2.3. Norma LUR, compacidad débil y puntos más lejanos

 

.

.

.

.

.

.

.

.

.

257

2.2.4. Dentabilidad, la PRN y densidad de funcionales

 

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

260

2.2.5. Abundantes medidas que no poseen átomos

 

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

273

2.2.6. El Teorema de Vitali-Hahn-Saks

 

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

288

2.2.7. El Teorema de Acotación Uniforme de Nikodým

 

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

293

2.2.8. Abundantes medidas de control: Rybakov-Walsh

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

296

2.2.9. Fragmentabilidad y espacios de Asplund

 

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

300

2.2.10. Fragmentabilidad y compacidad débil

 

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

317

2.2.11. Fragmentabilidad y cuasi-continuidad

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

319

2.2.12. Fragmentabilidad y principios variacionales

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

321

2.2.13. El juego de Banach-Mazur y espacios de Baire

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

330

2.2.14. El juego de Banach-Mazur y Principios de selección

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

340

2.2.15. El juego de Banach-Mazur y límite puntual de funciones cuasi-continuas

.

.

.

.

343

2.2.16. El juego de Banach-Mazur-Oxtoby

 

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

346

2.2.17. El juego de Choquet

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

353

2.2.18. El juego de Kenderov-Moors y fragmentabilidad

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

355

2.2.19. El juego de Banach-Mazur y problemas de optimización

 

.

.

.

.

.

.

.

.

.

362

2.2.20. El Teorema Grande de Namioka

 

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

369

2.2.21. Las propiedades de Namioka y co-Namioka

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

375

2.2.22. El juego de Christensen-Saint Raymond y la propiedad de Namioka

 

386

2.2.23. El juego de Banach-Mazur y aplicaciones cuasi-continuas

 

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

392

2.2.24. Densidad de funciones con un máximo fuerte

 

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

400

ÍNDICE GENERAL

IX

 

2.2.25. Orbitas y operadores hipercíclicos .

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

402

2.2.26. Abundantes bases ortonormales

 

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

423

2.2.27. Abundantes operadores diagonales e irreducibles

 

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

428

2.2.28. Abundantes operadores que poseen un vector cíclico en común

.

.

.

.

.

.

.

.

.

451

2.2.29. Abundantes operadores unitarios

 

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

454

2.3.

Espacios vectoriales en conjuntos excepcionalmente raros

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

460

2.3.1. Funciones continuas nunca diferenciables

 

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

460

2.3.2. Funciones continuas con infinitos ceros

 

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

462

2.3.3. Funciones siempre sobreyectivas

 

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

462

2.3.4. Funciones continuas que interpolan sucesiones

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

462

2.3.5. Funciones K-lineales discontinuos

 

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

463

2.3.6. Funciones con un conjunto denso de puntos de discontinuidades removibles

.

.

463

2.3.7. Funciones que poseen un número finito de puntos de continuidad

 

.

.

.

.

.

.

.

.

463

2.3.8. Funciones cuyas derivadas son no acotadas sobre un intervalo cerrado

 

464

2.3.9. Funciones no medibles

 

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

464

2.3.10. Funciones casi-siempre continuas pero no Riemann-integrables

.

.

.

.

.

.

.

.

.

464

2.3.11. Funciones Riemann-integrables que no son Lebesgue-integrables

.

.

.

.

.

.

.

.

465

2.3.12. Funciones continuas con un único máximo

 

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

466

2.3.13. Operadores hipercíclicos y supercíclicos

 

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.