Sei sulla pagina 1di 2

c c  

c 
  

REGION: SAN LUIS REY DE FRANC IA.

FORMACION

Jesús es el pastor de los pastores, y el único maestro que nos enseña con
sus palabras y con su ejemplo. Todo pastor es pastoreado por el, nunca
debemos perder esta primera relación de dependencia
¡¡ Iniciemos, hermanos porque hasta ahora, poco o nada hemos hecho!!

Para ser un buen Predicador (formador), primero hay que ser buen discípulo, Jesucristo
dejo un buen Testamento Pastoral para ser Discípulo.

.- Tomo Pan

.-Lo bendijo

.-Lo partió

.-Lo repartió

.- Dijo: \Esto es mi Cuerpo[

.-\Coman todos de el[

.-\Hagan esto en memoria mía[


.-Lo primero ð   las manos traspasadas nos toman e y nos moldean. Esto pide de
nosotros una completa disponibilidad, nadie puede ser instrumento de liberación, si antes
no ha experimentado la libertad. Nuestra actitud debe ser Desprogramarnos.


 
Si estamos bendecidos desde nuestro bautismo, nuestra actitud debe ser
escuchar, bendecir y alabar en todo momento.


, este tercer aspecto es la etapa de purificación. Frecuentemente pensamos que
si tuviéramos más posibilidades, mejores materiales o mejores instalaciones, nuestro
trabajo seria mejor.

Sin embargo esto no es lo que nos impide dar un fruto permanente y abundante. No es lo
que nos falta, sino lo que nos sobra: Egoísmo, materialismo, competencia con otros
hermanos, orgullo y soberbia. Además de las heridas emocionales que arrastramos como
sombra.

Debemos tener: Pureza de Intención, que lo exterior corresponda a lo interior, no solo


cumplir, sino realizar adecuadamente nuestra función. Por ejemplo los fariseos. Una sola
motivación: El Reino de Dios. Para lograr esto Dios nos PURIFICA porque lo necesitamos,
por medio de persecuciones, el fracaso, los problemas, las calumnias, el pecado, perder
ventajas o derechos que otorga tal o cual cargo o ministerio. Aquí nuestra actitud debe ser
ABANDONARNOS: si la entrega no s incondicional, no sirve para nada.

.-
  .-Nosotros vamos a ser pan multiplicado que alimentara y vino nuevo que
alegrara el corazón.

 
    
 la Formación no termina, hasta que Cristo Jesús vive en el y se
manifiesta en el. Dios quiere que todos juntos formemos el cuerpo de su hijo.

(1a de Cor 1,10-13 ;3-3, 3,7-8) Nuestra actitud e Formar un solo cuerpo el de Cristo.
Constructor de la unidad y enemigo de la división.


 

 Es morirse y dar fruto, no consiste en mandar u organizar, dejar de
centrarnos en nuestros privilegios, no ver que merezco sino que hago a favor de los demás,
dejarse comer no significa Ser Servido, sino servir.

   
  
!La más grande felicidad no consiste en ser Discípulo, sino
en hacer discípulos. Por lo que nuestra actitud debe ser Formar Discípulos.

" #
 $%  

  &   ' (