Sei sulla pagina 1di 5

Estructura del Teatro Actual

Reynaldo Padilla Teruel

Se considera Teatro Actual o Moderno a todo aquel teatro que en su estructura y

ejecución rompa con las características y conceptos estructurales del Teatro Clásico. Este, el

Teatro Clásico, está directamente vinculado o en gran parte al Teatro Griego, que consta de

ciertas particularidades especificas en su estructura. Ejemplo de esto pueden ser la escenografía,

la estructura textual, el uso e intervención de los coros, etc., Mientras que el Teatro Actual

adquiere influencias de otros géneros artísticos y los coloca en escena, haciendo de este una

experiencia multisensorial trascendente a la interpretación. Estas nuevas incorporaciones pueden

ser de carácter técnico y ejemplo de ellas son técnicas cinematográficas, técnicas musicales,

incorporación de tecnología digital, obras al aire libre entre otras. La interpretación de la obra

puede pasar a un segundo plano, ya que hay más elementos incluidos en escena y en la ejecución

de los personajes y textos. Tanto en la dirección teatral como en la estructura textual también

surgen modificaciones e innovaciones. En vez de ser patrones a seguir al pie de la letra, surgen

como ayuda o como complemento a la ejecución del actor o actriz en su personaje.

Podemos ver entonces como la estructura del Teatro Actual no solo es la representación

de algún hecho o acontecimiento dentro de una realidad dada o en común, como sucede con el

Teatro Clásico, sino que puede ser percibido como la implementación de una amplia gama de

elementos todos creadores de una “realidad” presentada en escena al mismo tiempo. Esto le da

un carácter diferente en comparación con el Teatro Clásico, que depende en su mayoría del texto

teatral. Sin embargo, la textualidad del Teatro Actual no es el centro o la raíz de la obra, sino que

es parte de un todo compuesto por múltiples elementos más.

1
Teniendo esto presente se puede hablar entonces de la existencia de una nueva estructura

teatral, que su punto de partida o tesis principal podría ser la fusión de todas las partes o

elementos que crean la realidad escénica del Teatro Actual. Esta realidad no es en términos de

credibilidad o no, a lo que es posible o no, sino una realidad en términos de que existe solo en sí

misma como algo pragmático o tangible a la realidad humana del espectador. Por esta razón

puede ser que el fin primordial del Teatro Actual no sea conseguir una interpretación de la obra

por parte del espectador. Por su parte, el Teatro Actual persigue la identificación con el personaje

y se debe a que el carácter del personaje está ubicado socialmente en algún contexto y en algunos

casos puede afrontar problemas personales, que a su vez, se reflejaran ante los ojos del

espectador como problemas sociales reales de su vida, mientras que el personaje podría ser

percibido como cualquier miembro de la sociedad o el espectador identificarse en su carácter

personal. También puede pasar que el espectador no sienta nada. Cualquiera que fuera el caso no

es una interpretación, dado que no está levantando ningún juicio valorativo sobre lo que esta

presenciado en escena, sino que lo adscribe como algo que no solo es aplicable a las

circunstancias dadas.

La estructura del Teatro Actual es una muy flexible no solo en la organización textual,

también en la esencia de sus elementos configurativos. Si bien ya mencionamos que los

elementos integrados de otros géneros artísticos enriquecen al Teatro Actual, la manera en que se

emplean y las sensaciones que pueden causar no solo pueden ser consideradas como novedades.

Estas también podrían ser vistas como modificaciones del Teatro Clásico en alguna medida pero

a manera de reconfiguración, ya que se pueden alternar características, añadir o eliminar. De

cualquier manera existen más diferencias que similitudes entre ambas estructuras teatrales y su

presentación en escena.

2
Una de las diferencias más notables y quizás de las más importantes entre el Teatro

Clásico o Tradicional y el Teatro Actual es el hecho de que en el Teatro Actual se le da mayor

importancia a lo “real”, un teatro de lo cotidiano, donde el actor carga más energía e importancia

en su personaje que el texto teatral en sí. Esto se debe a sus caracteres reales humanos. Como

mencionáramos anteriormente, el personaje se sumerge en contextos sociales humanos y

podríamos decir que de esta manera vemos y vivimos la “realidad” a través de ese personaje

echando un poco al lado la textualidad de la obra. De esta manera se desvirtúa el texto teatral y la

atención principal recae en el personaje, y dado que el mismo tiene características reales, se

ejemplifica en la vida real humana mediante la identificación con el personaje y la dimensión tan

amplia de su contexto.

Otro elemento importante para la identificación lo es la temática o los temas que se

utilizan. Los mismos, al ser de un carácter más cotidiano y querer apear a eso mismo, cierta

informalidad, no son presentados de una manera idealizada, sino que son presentados como “lo

que son”. Estos temas pueden ser en cierta medida tabúes sociales. Los mismos pueden variar

entre temas como el aborto, suicidio, homosexualidad, política, corrupción, rebeldía política,

nacionalismo, violencia, racismo, discrimen, odio, drogadicción, prostitución, alcoholismo,

locuras, dogmas religiosos, pobreza, infidelidad, bigamia, entre otros. También pueden utilizarse

hechos históricos y ser presentados quizás desde otra perspectiva, como por ejemplo las guerras,

revoluciones, genocidios, militarismo, esclavitud, colonialismo, etc. En cierta manera se puede

decir que la estructura del Teatro Actual al tocar temas como estos trata o logra dislocar un poco

la moralidad del espectador, ya que este apruebe o desapruebe alguna de dichas conductas

incluidas en los temas, las reconoce como suyas en su sociedad y las internaliza porque después

de todo es su naturaleza y así lo reconoce.

3
Esta estructura del Teatro Actual permite que el espectador fraccione la obra como

fracciona su vida real. Lo hace dividiendo conceptos en diferentes ámbitos o categorías que

pueden ser jerárquicos. Según este puede pautar prioridades en su vida, lo puede hacer en el

teatro a través de lo “vivido” en escena. Puede ver como el personaje interacciona en su realidad

y partiendo de la premisa que existe una internalización, el espectador puede conocer las

prioridades del personaje, lo que siente y hasta como reaccionaria.

Se podría decir que esta estructura crea una relación intima entre el personaje y el

espectador donde uno puede pensar por el otro. El medio que limitaría esta relación seria el texto

teatral porque dentro de este se encuentra el “mensaje” a enviar y si el espectador no es capaz de

percibirlo o interpretarlo el mensaje se pierde o no llega. Al igual que si el actor no es capaz de

interpretar el personaje, el “mensaje” nunca tomara importancia. Es por eso quizás que en el

contexto de la estructura del Teatro Actual el texto teatral no es el centro gravitacional de la obra,

sino que dentro de su fusión de elementos, todos toman partida por igual en la encarnación de la

obra sin demorarse a plasmar algún mensaje que puede ser que llegue o no. Tampoco debemos

olvidar que como la estructura del Teatro Actual incluye multiplicidad de elementos estos

pueden servir como sugerencia a un posible “mensaje” pero a medida que el personaje se

proyecta en escena con todas las características que ya he mencionado, estos elementos van

bajando su intensidad y el personaje prevalece.

Aun así, la estructura del Teatro Actual por más independiente y flexible que sea, no se

aleja del todo del texto teatral. Uno de los elementos que utiliza del mismo es la persistencia e

importancia del discurso pero se rompe con el esquema tradicional en el lenguaje empleado. Este

es de un carácter más coloquial, más urbano y más popular. Esto se debe a que dentro de la

realidad creada por el personaje tiene que representar y apelar a algún grupo que pertenezca,

4
entre otras cosas. En cuanto al discurso, es uno consistente y también uno apelante al grupo de

pertenencia del personaje. Con el discurso el personaje se manifiesta dentro de su realidad teatral

pero es el eslabón que lo une con el espectador. Esta combinación entre el lenguaje y el discurso

puede ser la razón principal por la cual el espectador se sienta identificado con el personaje o no.

Es importante mencionar que el lenguaje y el discurso por separados no crean un sentimiento tan

fiel y fuerte como para la internalización del mismo y es la combinación la que crea dicha pasión

transmitida por el personaje y recibida por el espectador.

Otra característica del discurso dentro de la estructura del Teatro Actual es que no

necesariamente busca la interpretación, más bien lo utiliza para la construcción de un entorno

social que ayude a su identificación con el espectador como ya mencionamos. También es

utilizado como un foro para hacer denuncias de diversa índole. Esto le da más carga social a la

estructura del Teatro a la vez que humaniza aun más la posición del personaje con problemas y

cuestionamientos que parecen prudentes para el espectador.

Hemos visto como la estructura del Teatro Actual logra crear unos lazos tan fuertes y al

parecer tan reales entre espectador y personaje. Dicha identificación va más allá de la

representación teatral a la vez que rechaza la interpretación y se sumerge en toda una psicología

de clases para lograr tan necesaria conexión entre ambos. También como la implementación de

nuevos elementos, antes ajenos al Teatro han ayudado a canalizar esta relación de identificación

personaje/espectador sin ser tan pretenciosos de recurrir a la interpretación para que ocurra

entonces. Podríamos decir que la estructura del Teatro Actual es una que se anticipa a la

interpretación por medios múltiples, rechazando de esta manera una única posibilidad de

dirección de comunicación. Lo que hace es que permite que el espectador sea parte de la trama a

medida que se identifica con ese personaje puesto en escena.