Sei sulla pagina 1di 20
El andlisis politico de coyuntura, En torno a El dieciocbo brumario de Luis Bonaparte Miguel Gonz4lez Madrid Presentacién nla primavera de 1992, la primera edicién de El dieciocho bruma- rio de Luis Bonaparte de Karl Marx habra cumplido su cx. ani- versario. Marx se habia interesado por estudiar la coyuntura politica fran- cesa de 1848 a 1851, que tuvo como resultado el golpe de Estado de Luis Bonaparte, sobrino de Napole6n Bonaparte. Al aplicar en forma magis- tral su concepcién materialista de 1a historia, que habia esbozado en escritos como La ideologia alemana, demuestra “cémo fa lucha de clases creé en Francia las circunstancias y las condiciones que permitie- rona un personaje mediocre y grotesco representar el papel de héroe”. Sobre esa misma coyuntura, pero de 1848 a 1850, Marx habia escrito una serie de articulos bajo el titulo comin de De 1848 a 1849, para su publicaci6n en la revista por él editada, La Nueva Gaceta Renana, en sus ndmeros 1, 2y 3. Unarticulos mds, que extendia el anilisis a los acon- tecimientos de 1850, se publicé posteriormente en la revista. F. Engels se encargar4, en 1895, de publicar en un solo folleto esa serie de arti- culos bajo el titulo de Las luchas de clases en Francia de 1848 a 1850. Los articulos publicados en La Nueva Gaceta Renana seguramente sirvieron como borrador a Marx para escribir El dieciocho brumario de Luis Bonaparte, agregando otros materiales por él producidos en 1851. El interés de Marx por estudiar esa coyuntura estaba asociado al curso que por entonces estaban tomando las revoluciones burguesas en Europa. Aunque entre 1843 y 1848 Marx habia insistido en su propuesta de colocar al proletariado como la unica clase verdaderamente “revo- 229 lucionaria”, capaz de romper las cadenas de la dominacién burguesa, en realidad las condiciones materiales de existencia del proletariado no habian madurado, solamente en Francia esta clase mostraba un grado mis elevado de desarrollo politico. En condiciones materiales, politi- cas, histéricas y nacionales, Marx encontraria poco a poco limitaciones asu concepcion filos6fica sobre la revoluci6n proletaria. Porelio, Marx comprendié que este proyecto no podia erigirse sobre un acto de volun- tarismo politico, y que entonces hacia falta explicar y entender los fundamentos materiales de la dominacién burguesa (cfr. El Capital. Por muchos motivos Ei dieciocho brumario de Luts Bonapartepuede ser releido (0 leido, por quienes no fo conocen) hoy en dia, a la luz de acontecimientos mundiales que han hecho estremecer y derrumbarse estructuras de poder, formatos de representacién, movimientos politi- cos, etc., tanto del lado del capitalismo como det socialismo “real”. No es nuestro objetivo presentar enseguida un estudio sobre estas cuestio- nes, sino abordar un aspecto de esa obra que, en cierto modo hasta ahora, no ha sido reconocido suficientemente en las ciencias sociales: et anilisis politico de coyuntura. Muy lejos esté esa obra de pasar como un escrito mas del marxismo. Y precisamente en esta etapa crucial, yno. s6lo por el CXL aniversario, es que El dieciocho brumario de Luts Bona- parte debe ser revalorado como una obra con una aportacién especifica a las ciencias sociales de nuestro tiempo. Ademis de constituir una aportaci6n tedrica sobre Ja explicaci6n de algunos de los elementos especificos del Estado capitalista, El dieciocho brumario de Luis Bonaparte (pb, en adelante), que Marx escribiera en 1852 siguiendo previamente los acontecimientos hist6rico-politicos de Francia, en la coyuntura de 1848 a 1851, también es considerada como una obra que contribuye de manera implicita a la configuracién det esquema de anilisis politico de coyuntura. Mas particularmente, se en- contraria ahi esbozado, a grandes rasgos, el método marxista de andlisis politico de coyuntura. Marxistas como Lenin, Gramsci, Mao Tsetung y Poulantzas, posterior- mente hicieron aportaciones relevantes en la definici6n de un método de Bl lector podré encontrar referencias suficientes acerca de la preparaci6n y publicacién de Eldieciocho brumariode Luis Bonaparte, en la secci6n de notas propotcionadas sobre todo enlas Ediciones en Lenguas Extranjerasoen la edicién de Progreso. En el prélogoa la segunda edicién Marx dice que su amigo José Weydemeyer “proponiase editar en Nueva York, a partir del 1 de enero de 1852, un semanario politico [y] me invit6 a mandarle para dicho semanario Ia historia del coupd'etat”. Marx escribi6, en efecto, un articulo cada semana, “hasta mediados de febrero”, bajo el titulo "El dieciocho brumario de Luis Bonaparte", pero que no fueron publicados en ese semanario, pues nunca apareci6, sinoen la revista Die Revolution cuyo primer nGmero estuvo formado por ese trabajo. 230 anilisis politico, sin circunscribirse al solo Ambito de la explicacion de coyuntura. Lenin, por ejemplo, en varios de sus escritos busca explicar elcontexto histérico y politico de !a Rusia de su tiempo, apuntando, por otra parte, hacia la bisqueda de las condiciones necesarias para efectuar Ja revolucin proletaria.? Gramsci, a su vez, llega a proponer algunos elementos para el “andlisis de las situaciones, correlaciones de fuerza”, proporcionando ademas anilisis politicos de coyuntura sobre el fascis- mo, de gran valor sobre todo por la percepcién de la relacién compleja y desigual del Estado con los intereses de las diversas fracciones de la burguesia fascista, y por la determinaci6n de pautas en la lucha contra el fascismo.’ De Mao Tsetung se cuenta con algunos escritos que simpli- fican la idea de la multiplicidad de aspectos de la que él llama “ley de la contradicci6n”, como “ley fundamental de la dialéctica materialista”, aplicéndola en su comprensién de los problemas del prreblo chinto (los problemas de la cooperaci6n agricola, de los intelectuales, de la indus- trializacion, de las minorias nacionales, etc.),‘ y admitiendo Ia particu- laridad nacional ¢ histérica de éste. Finalmente, Poulantzas elabora, en 1968, una serie de propuestas teéricas sobre el Estado capitalista, cuyo circulo légico cierra con la diferenciacién y relacién “de las estructuras con el campo de las practicas de clase, [...y] la relacién particular del Estado y de la coyuntura, que a su vez constituye el lugar donde se descifra laquélla]’.’ En 1975, Poulantzas publica una muestra de anilisis de coyuntura en torno de las dictaduras militares en Espafia, Portugal y Grecia, concentrandose en el balance de la correlacién de fuerzas que, en un primer momento, sustentaron esas dictaduras y, en un segundo momento, provocaron su crisis.® 2 Enel Québacer?, Lenin explora la necesidad de establecerla organizacién ya direceién de las masas.a partir de la fundacién de un partido politico, para hacer la revolucion proletaria en condiciones adversas de restricci6n politica impuestas por el regimen politico. Luego, en El desarrollo del capitalismo en Rusia analiza mas a fondo las condiciones de formacién econémica del proletariado que, de acuerdo con su interpretacién teérica de la obra de Marx, debia constituir el sustrato social de la revolucién y de la actividad del partido. En cierto modo, Lenin timitaba su anélisis politico por una concepcién determinista de la historia, que le impedia, por ende, ponderar el verdadero grado de maduraci6n social y politica de la clase obrera rusa. Es de suponer que, por el impulso politico de las luchas de clases, Lenin estaba convencido de hacer avanzarel proyecto de revolucién proletaria, dando por cumplida la etapa de pleno desarrollo capitalista y de revolucién burguesa > De Gramsci pueden ser citados diferentes ediciones de sus escritos (principalmente dela cArcel), pero en especial citamos aqui la edicién que ERA (México) hizo de sus notas sobre el fascismoen 1979 (traduccién a su vez de la edicién italiana en 1974). ‘Mao Tsetung, Cinco tesis iloséficas, Beijing, Ediciones en Lenguas Extranjeras, 1975. > Poder politico y clases sociales en el Estado capitalista, México, Siglo XX, 1969, pp. 44-45, * fr. La crisis de las dictaduras, México, Siglo XXI, 1976 (Francia, 1975). 231