Sei sulla pagina 1di 3

LA PRODUCCION Y EL EQUILIBRIO ECONÓMICO

Para el padre del liberalismo económico Adam Smith, el equilibrio económico


es una situación que se produce cuando, en el mercado, la oferta es igual a la
demanda; el mercado llega al equilibrio por sí mismo, sin necesidad de que el
Estado intervenga. Y que el Estado no debe intervenir en la economía salvo
para garantizar la existencia del mercado.

El equilibrio económico, alude a una condición del mercado, caracterizada


porque tiende a mantenerse una vez se ha alcanzado. Desde la perspectiva de
la economía, esto ocurre cuando la cantidad demandada de un artículo o bien,
es igual a la cantidad que de él se ofrece en el mercado, durante un período de
tiempo determinado.

El Equilibrio Económico Individual:

Explica la conducta del sujeto económico, que teniendo necesidades múltiples


y bienes escasos, debe elegir entre la utilidad y desutilidad, lo que implica su
preferencia, ya que al aplicar un bien a la satisfacción de una necesidad, lo
excluye de otra aplicación en el mismo instante que satisface esta, y de tal
forma, al estar limitada la capacidad de trabajo o la cantidad de dinero y bienes
disponibles, el hombre no puede producir todo lo que necesita ni adquirir todo
lo que requiere.

Tanto en una economía cerrada, o sea, aquella en que se dispone solo de la


capacidad de trabajo para producir bienes para su consumo, como en una
economía abierta (o economía de cambio), en la que se obtienen bienes
mediante el trueque y la compraventa, la capacidad de satisfacer las
necesidades es limitada, y en definitiva, sin importar si la economía es cerrada
o abierta, siempre se debe decidir cuanto y que consumir. Las respuestas a
estas interrogantes se denominan equilibrio económico individual.

La utilidad corresponde a la satisfacción de las necesidades y la desutilidad al


costo de desutilidad, que es psicológico e involucra el costo de la especie y el
costo monetario, en tanto que el ahorro es considerado como consumo diferido
en el tiempo o satisfacción postergada

Por lo mismo, el individuo el sujeto debe decidir ¿Qué Consumir? y ¿Cuánto


Consumir?, y es la forma en que el sujeto responde a estas preguntas, lo que
determina el equilibrio económico individual.

La respuesta a la pregunta de ¿Cuánto Consumir?, implica que el sujeto


económico lograra el equilibrio económico de su consumo, cuando disfrute de
la utilidad total máxima dentro de la desutilidad aceptada, esto es, cuando la
utilidad marginal sea igual a 1 y el costo aceptado sea inferior a dicha utilidad
marginal, considerando, en su conjunto, algunas variables, como pasa, por
ejemplo, con el ahorro, o sea “la parte del ingreso que no se destina al
consumo actual”, lo que destaca que económicamente el ahorro no es otra
cosa que consumo diferido, ya que inevitablemente las cantidades que se
ahorran se destinarán al consumo en un momento posterior al del ahorro.
La respuesta al ¿Qué Consumir? esta dada por que el individuo logre el
equilibrio interno del consumo, que se expresa en la utilidad total máxima (que
recordemos se alcanza cuando la utilidad marginal es igual a cero), frente a la
desutilidad aceptada, también llamada limite de costos consentidos.

Equilibrio entre Consumo Total y Costos:

En virtud de la utilidad y la desutilidad el sujeto económico fija limites a su


consumo, sin embargo este limite no esta supeditado al limite de las
necesidades ni al limite de los medios de satisfacción, sino que dicho limite
esta en lograr el equilibrio económico individual entre utilidad y desutilidad, ya
que toda persona busca lograr la mayor utilidad total al menor costo posible.
Como el individuo, en todo caso, no puede satisfacer integramente sus
necesidades, ya que ni sus bienes, ni su trabajo, aun llevados a su máximo,
podrán brindarle dicha satisfacción, y así, el limite esta dado por el equilibrio
antes señalado, ya que en dicho momento logra satisfacer sus necesidades,
con un costo menor que a la utilidad alcanzada, esto es, la diferencia entre
utilidad total y destutilidad total es positiva.

Equilibrio Interno del Consumo:

El sujeto económico alcanzara la mayor utilidad total, si al distribuir su consumo


entre sus bienes posibles, logra igualar las utilidades marginales ponderadas,
lo que es igual a dividir la utilidad marginal por la desutilidad marginal, para lo
cual consumirá aquellos bienes que le brinden la mayor utilidad marginal, ya
que todo individuo privilegia consumir aquellos bienes que le brindan mayor
satisfacción, que aquellos que le brindaran una menor.

Para esto, consideramos el precio, en cuanto este indica los valores que se
asignan a distintos bienes, en forma homogénea, pero que nos sirve, además,
para saber cual es el costo que cada sujeto económico esta dispuesto a
soportar para satisfacer las necesidades que experimenta. Así, si tenemos
distintos bienes, sea que estén al mismo o a distintos precios, el sujeto
económico tomara las decisiones de acuerdo a los recursos de que dispone,
pudiendo preferir a unos bienes sobre otros, preferirlos en cantidades similares,
o simplemente no consumir ninguno.

Así, por ejemplo, si dispongo de $1000, y por ese precio puedo comprar 5
manzanas, o un par de calcetines, o pagar 3 pasajes de micros, se puede
consumir un bien de cada uno, si opto por las manzanas o el pasaje de micro,
pero si opto por el par de calcetines, se acabo la posibilidad de elección, y en
este último caso, la utilidad marginal es muy alta, pero la utilidad total es baja,
mientras que si elijo comprar una manzana y pagar dos pasajes de micro, la
utilidad marginal de cada dosis es mas baja, pero la utilidad total es mas alta.
Análisis de Conjunto:

En la economía libre el equilibrio económico se gesta mediante los precios,


producto de la concurrencia de consumidores y productores en el mercado.

En dicho sistema los demandantes buscan establecer los precios de los bienes
de consumo que les son ofrecidos por los oferentes, mientras que estos buscan
alcanzar su ganancia total máxima, guiados primero por los precios de los
bienes de producción que se manifiestan en los costos de producción, y el
precio fijado a el o los bienes de consumo que ofrecen a los demandantes, que
corresponden a sus ingresos.

En este proceso, los oferentes u empresarios lo son en cuanto producen bienes


destinados a ser consumidos por los demandantes, pero también tienen la
calidad de demandantes, en cuanto requieren bienes de consumo para
satisfacer sus propias necesidades, y, además, deben demandar los bienes
necesarios para la producción.

Podemos dar respuesta a la interrogante cuanto producir, determinando el


equilibrio entre producción total y costo, mientras que la pregunta de que
producir, será resuelta estableciendo el equilibrio interno de la producción.

Hay que precisar que el objetivo que guía al empresario oferente es la


ganancia que puede alcanzar de su actividad, la que depende, a su vez, de la
diferencia entre los costos y los precios de venta, esto es, la suma resultante
de considerar el precio de los bienes de producción y el precio pagado por el
oferente en la producción de dichos bienes.

Equilibrio entre Producción Total y Costos:

La ganancia total esta constituida por la suma de ganancias marginales y la


ganancia total es máxima es cuando la ganancia marginal es nula, o sea, igual
a cero, y por lo mismo, el empresario producirá siempre que sus costos
marginales estén al menos igualados con los ingresos marginales, ya que si
sus costos son mayores que los ingresos, la desutilidad marginal es superior a
la utilidad marginal, y por lo mismo, deja de haber incentivos para realizar la
actividad productiva de que se trata.

El equilibrio económico general entre producción total y costos, no


necesariamente requiere de la total utilización de los factores productivos
clásicos, esto es, naturaleza, trabajo y capital, ya que respecto del trabajo se
admite actualmente que puede haber plena producción, con una tasa de
desocupación de hasta un 5%, correspondiente a la denominada cesantía
estructural, que se produce aun en los países mas desarrollados del mundo.

Equilibrio Interno de la Producción

Se alcanza cuando la productividad marginal ponderada de todos los factores


productivos se iguala, así como cuando se igualan los precios de los bienes de
consumo y los precios de los bienes de producción.