Sei sulla pagina 1di 4

http://www.md-tuc.blogspot.

com/
EXAMENES IMAGENOLÓGICOS EN UROLOGÍA

UROGRAMA EXCRETOR:
El urograma excretor o pielografía endovenosa es un estudio radiológico muy frecuentemente
utilizado para la evaluación de diferentes problemas urológicos.
El estudio comienza con la obtención de una radiografía simple del aparato urinario, una vez
obtenida la misma se le administra al paciente una sustancia de contraste por vía endovenosa.
En general y salvo condiciones particulares, el estudio se realiza con el paciente recostado a la par
del equipo generador de rayos X.
Luego de administrada, esta sustancia de contraste es captada y eliminada por los riñones a través
de la orina hacia la vía urinaria (uréteres, vejiga, etc.). Por medio de la obtención de varias placas
radiográficas en diferentes períodos de tiempo, la sustancia de contraste permitirá evidenciar la
anatomía del aparato urinario y sus eventuales alteraciones anatómicas o funcionales.

El estudio tiene puede tener una duración variable, la cual estará dada por el número de placas o
imágenes que se realicen y esto último dependerá del motivo por el cual se realiza el mismo.

El urograma excretor es un estudio seguro que trae aparejado un limitado número de


complicaciones que en general se asocia a la utilización de medios o sustancias de contraste.
Dichas sustancias, que habitualmente se utilizan para la realización del urograma excretor
contienen yodo, motivo por el cual en algunos pacientes con antecedentes de alergia a dicho
compuesto se les desaconseja la realización de este tipo de estudios.

En un pequeño grupo de pacientes, sin antecedentes de alergia al yodo, pueden desarrollarse


reacciones alérgicas menores que pueden incluir: sensación de calor en todo el cuerpo, náuseas,
enrojecimiento del rostro, picazón y palpitaciones (generalmente desaparecen en pocos minutos y
no requieren tratamiento). Las reacciones alérgicas graves se dan con muy poca frecuencia aunque
la causa de estas reacciones no ha sido determinada con exactitud.

Entre las causas o sospechas diagnósticas que habitualmente justifican la realización de este
estudio se encuentran: litiasis urinaria, dilataciones de la vía urinaria (uronefrosis), sangre en la
orina (hematuria), tumores de la vejiga o de la vía urinaria entre otras.

URETROCISTOGRAFÍA:
La uretrocistografía es un estudio radiológico muy frecuentemente utilizado en urología. Para su
realización se aplican rayos X y material de contraste, habitualmente a través de la uretra, para
poder evidenciar la anatomía y función de la vía urinaria baja, uretra y vejiga.
Luego de realizada la higiene de los genitales con una solución antiséptica, se introduce un catéter
a través de la uretra, eventualmente hasta la vejiga, según la indicación del médico. A través de
este catéter se aplica el medio de contraste y luego se realiza la toma de imágenes (placas
radiográficas) de la vía urinaria. El procedimiento es habitualmente guiado a través de un monitor
(radioscopia).
Es posible que durante la realización del estudio el paciente experimente cierto grado de molestia,
ardor o ganas de orinar, situación que puede persistir una vez finalizado el estudio, también puede
originarse cierto grado de sangrado a través de la uretra que en general se auto-limita y no genera
mayores inconvenientes.

Es un estudio que se indica generalmente para la evaluación de diferentes alteraciones como por
ejemplo estrechez o afinamiento de la uretra, reflujo de orina e infecciones urinarias reiteradas
entre otras entidades.

CISTOSCOPÍA:
La cistoscopia también denominada uretrocistoscopía, es un estudio frecuentemente utilizado en la
práctica urológica. Para la realización de la misma se utiliza un aparato llamado cistoscopio, rígido o
flexible, que se introduce a través de la uretra hasta la vejiga. De esta manera se puede realizar
una visualización directa de estas estructuras. Es un estudio que puede realizarse con anestesia
local y de manera ambulatoria o bien bajo anestesia general según el caso.
Con la cistoscopia se obtiene una imagen de toda la extensión de la uretra, la próstata en los
hombres, y la vejiga, lo que nos podrá ayudar a identificar diferentes patologías relacionadas con la
vía urinaria inferior. Para la realización de la cistoscopia, se coloca al paciente en una camilla
especial donde permanecerá acostado sobre la espalda y con las rodillas flexionadas y separadas.
Luego de aplicar un anestésico local, se introduce lentamente el cistoscopio para ir observando
http://www.md-tuc.blogspot.com/
todas las estructuras anteriormente mencionadas. Se utiliza suero fisiológico para realizar el
llenado de la vejiga a través del cistoscopio y con esta distendida o llena poder realizar su
evaluación.

Durante la realización del procedimiento se pueden sentir algunas molestias durante el pasaje del
cistoscopio por la uretra. Además el paciente tendrá sensación similar al deseo de orinar en
ocasiones intenso e incómodo cuando el líquido haya llenado la vejiga.

Son diversos los motivos que puedan llevar a la realización de una cistoscopia. Entre estos, se
incluyen la evaluación de enfermedades de la uretra, la próstata y la vejiga, evaluación de la
hematuria (sangre en la orina) y la investigación de causas de ardor al orinar o infecciones urinarias
reiteradas entre otros ejemplos.

ECOGRAFÍA:
La ecografía también denominada ultrasonografía es un método de diagnóstico por imágenes en el
cual se utiliza el ultrasonido (ondas sonoras de alta frecuencia) para obtener estas imágenes de las
diferentes partes del cuerpo. A través de un equipamiento especial y por medio de un instrumento
denominado transductor se emiten y reciben las ondas ultrasónicas procesadas en tiempo real
(instantáneamente) para la generación de imágenes. Estas últimas son visualizadas en un monitor
y pueden ser grabadas o impresas en papel. El profesional que realiza el estudio evalúa las
imágenes obtenidas y envía un informe al médico que solicita el estudio.

La ecografía es un elemento que se utiliza para realizar el análisis de diferentes órganos del
aparato urinario masculino y femenino como así también del sistema reproductor masculino. Es un
método de diagnóstico de gran utilidad para la evaluación de los riñones, la vejiga, la próstata, y los
testículos entre otros órganos.

Existe una variante de la ecografía denominada doppler que permite evaluar las características del
flujo sanguíneo de los diferentes órganos además de la evaluación de la forma y características de
los mismos.

Durante la realización del estudio el paciente se ubica en una camilla y previo a la utilización del
transductor se aplica un gel en la zona a evaluar, ya que la presencia del mismo entre la piel y el
transductor evita la presencia de aire entre los mismos, lo que mejora la calidad de las imágenes
que se obtienen. También pueden utilizarse transductores endo-cavitarios, que se utilizan dentro
de cavidades, como por ejemplo los transductores trans-rectales (aplicados dentro del recto), trans-
vaginales (aplicados dentro de la vagina) o trans-esofágicos (aplicados dentro del esófago) entre
otros. Los transductores de este tipo permiten una mejor visualización de estructuras u órganos
que no pueden ser evaluados adecuadamente a través de la piel.

La ecografía es una alternativa comúnmente utilizada para la realización de tomas de muestras de


tejido para su análisis por el médico patólogo (biopsia) en busca de alteraciones de diferentes
órganos. Sirve como guía para ubicar adecuadamente el instrumento (aguja) con el cual se realizan
las tomas para dicha biopsia como por ejemplo durante la realización de una biopsia de próstata.
La ecografía es un método de diagnóstico por imágenes indoloro e inocuo que habitualmente no
requiere grandes preparativos previos y en el cual casi no existen contraindicaciones. Para su
realización por causas urológicas es frecuente que se solicite al paciente cierto tiempo de retención
de orina ya que la presencia de contenido líquido en el interior de la vejiga mejora la visualización
de la misma o de la próstata y permite además realizar pruebas miccionales como por ejemplo la
medición de la cantidad de orina que queda en la vejiga después de orinar denominado residuo
post -miccional.

La ecografía es un estudio que no genera riesgos para el paciente y constituye en muchos casos un
estudio básico o inicial para muchas patologías urológicas que según la consideración del
profesional puede ser complementada con otros métodos para completar la evaluación de un
determinado paciente.

TOMOGRAFIA AXIAL COMPUTADA (TAC):


http://www.md-tuc.blogspot.com/
La Tomografía Computada comúnmente conocida como TC o TAC (Tomografía Axial Computada) es
un procedimiento de diagnóstico radiológico en el que se utiliza una combinación de aplicación de
rayos X y diferentes programas informáticos para la generación de las imágenes.

Durante la realización del estudio el equipo empleado realiza un análisis de los diferentes sectores,
órganos o estructuras del organismo y se generan señales que luego son procesadas para la
generación de las imágenes. Una vez generadas, cada una de estas imágenes son impresas en una
placa o grabadas en discos compactos para su visualización, interpretación y confección del
informe correspondiente por el médico especialista.
Durante el procedimiento el paciente es recostado sobre una tabla o camilla incorporada al equipo
(tomógrafo) que se desliza dentro de una especie de aro que rodea al paciente y desde donde se
emiten las radiaciones. La realización de la TC es guiada por un técnico quien comanda el equipo
desde una sala contigua.
La duración del estudio es variable y depende de la finalidad del mismo, de la afección en estudio y
del modelo (no helicoidal o helicoidal) del equipo que se utilice.

La administración de diferentes medios de contraste es una condición de uso frecuente al momento


de la realización de una tomografía computada. Estos medios se pueden administrar por vía oral o
por vía endovenosa y permiten en muchos casos diferenciar mejor las estructuras anatómicas y
obtener datos acerca de la funcionalidad de los diferentes órganos, como por ejemplo la función de
los riñones.

Es un procedimiento indoloro que no debiera generar ningún tipo de molestias teniendo un escaso
riesgo de complicaciones y cuando estas se presentan en realidad se asocian a la utilización de los
medios de contraste que contienen yodo, más aún los administrados por la vía endovenosa. Entre
estos riesgos se incluyen sensación de calor en todo el cuerpo, náuseas, enrojecimiento del rostro,
picazón y palpitaciones que en general desaparecen en pocos minutos y no requieren tratamiento.
Las reacciones alérgicas graves se dan con muy poca frecuencia.

El efecto nocivo de las radiaciones que puede presentarse en los pacientes que se realizan este
estudio es mínimo, excepto en mujeres embarazadas, en cuyo caso no es recomendada la
exposición del feto a dichas radiaciones ya que pueden afectarlo.

La TC se utiliza con mucha frecuencia para el estudio de diferentes afecciones urológicas. Tumores,
quistes, litiasis, procesos infecciosos, inflamatorios o diferentes alteraciones anatómicas pueden ser
identificados mediante la realización de la misma. También se puede utilizar para guiar diferentes
métodos diagnósticos o terapéuticos por punción.

RESONANCIA MAGNÉTICA NUCLEAR (RNM):


La Resonancia Magnética Nuclear (RMN) o resonancia magnética (RM) propiamente dicha es un
método de diagnóstico radiológico que utiliza una combinación de magnetismo y diferentes
programas informáticos para la generación de las imágenes del cuerpo humano. El generador de
dichas imágenes es un tubo rodeado por un magneto circular o aro magnético. El paciente se
recuesta en una camilla móvil que se desliza dentro del aro. La computadora procesa la
información generada en el campo magnético y produce una imagen.
Durante la realización del estudio el equipo empleado realiza un análisis de los diferentes sectores,
órganos o estructuras del organismo y se generan señales que luego son procesadas para la
generación de las imágenes. Una vez generadas, cada una de estas imágenes son impresas en una
placa o grabadas en discos compactos para su visualización, interpretación y confección del
informe correspondiente por el médico especialista.

La imagen y resolución producidas por la RM son detalladas y pueden detectar pequeños cambios
de estructura en el cuerpo. En algunos casos se puede utilizar agentes de contraste endovenosos
(no yodados) tales como el gadolinio para aumentar la exactitud de las imágenes.
La resonancia magnética ofrece, entre otras cosas, información valiosa sobre las glándulas y los
órganos del abdomen, el retroperitoneo y la pelvis, que son las regiones anatómicas donde se
alojan la mayor parte de los órganos que estudia y trata la urología.
La RM es un estudio que no produce dolor al realizarse y que posee la ventaja de evitar la
exposición a los rayos X. No se conocen efectos secundarios para este examen.
Los pacientes que posean materiales metálicos en el cuerpo deberán notificar a su médico antes de
realizar el examen o incluso informar al personal que realice la RM.
http://www.md-tuc.blogspot.com/

No se recomienda la realización de RM en pacientes que posean marcapasos del corazón, astillas,


implantes o grampas de metal dentro o alrededor del globo ocular, por riesgo a que el magnetismo
pueda mover el metal en dichas zonas. De la misma manera, los pacientes con válvulas cardiacas
artificiales, implantes auditivos metálicos y fragmentos de bala, entre otros, tampoco deben
someterse a un dicho examen.

Durante el estudio de RM, los pacientes están recostados en un entorno cerrado, razón por la que
algunos pacientes pueden ocasionalmente sufrir una sensación de claustrofobia durante el proceso.
Por lo tanto, se recomienda que los pacientes con antecedentes de claustrofobia notifiquen al
médico que ordena el examen así como también al personal de radiología ya que existen aparatos
modernos denominados resonadores abiertos que disminuyen este efecto. Se puede también
administrar un sedante suave antes de realizar el examen para ayudar a aliviar esa sensación. El
tiempo de duración de la RM depende de la zona exacta del cuerpo que este siendo estudiada, pero
puede variar media hora u hora y media.

ESTUDIO URODINÁMICO
Es un estudio funcional que permite obtener datos relacionados con los fenómenos que ocurren
durante la micción en sus dos fases o etapas, el llenado y el vaciado de la vejiga, estableciendo
criterios de normalidad y anormalidad de dichos fenómenos.

Es un estudio que intenta reproducir durante su realización los síntomas o anormalidades relatadas
por el paciente permitiendo efectuar un tratamiento eficaz en base a los datos obtenidos.

Para la realización de este estudio se colocan 2 pequeños catéteres en la vejiga a través de la


uretra, a través de uno de ellos se infunde solución salina estéril en la vejiga de manera de simular
el llenado fisiológico de la misma y el catéter restante se utiliza como un sensor de presión con el
cual se miden las presiones en vejiga. Por otro lado se realiza la medición de la presión dentro del
abdomen a través de la utilización de un sensor de presión del abdomen intrarrectal (un pequeño
balón dentro del recto). Estos datos se registran y se grafican en un equipo de urodinamia. Cuando
se alcanza la capacidad vesical máxima se indica al paciente que orine, obteniéndose en el equipo
de urodinamia un trazado o registro simultaneo de las presiones de evacuación y una curva del
flujo urinario.

Entre los datos que se evalúan se encuentran, la capacidad de la vejiga en volumen, su poder de
acomodación al llenarse, la sensibilidad y la continencia de orina. Durante el vaciado se evalúa la
capacidad de contracción de la vejiga y el flujo urinario entre otros parámetros.

El estudio urodinámico permite evaluar alteraciones en el funcionamiento de la vía urinaria baja


como por ejemplo la incontinencia de orina, los trastornos de la sensibilidad durante el llenado
vesical (en pacientes que presentan aumento de la frecuencia miccional), obstrucción urinaria e
imposibilidad o dificultad para evacuar la vejiga en pacientes con patología neurológica que
involucre el funcionamiento del aparato urinario inferior, entre otras patologías.