Sei sulla pagina 1di 2

IGLESIA CENTRO PARA LAS NACIONES

“EL SHADDAI”

ENSEÑANZA PARA CÉLULAS PASTORA:


IVETH MITROVICHS GÓMEZ
SEMANA: 14 AL 20 DE FEBRERO DE 2011 LÍDER:
________________________________
TEMA:”¿QUIÉNES SOMOS?”
TEXTO: 1ª. Pedro 2:9

La identidad es lo más importante en la vida de un ser humano. Nuestra identidad es algo


muy valioso. Cuando uno no tiene identidad no se tiene claro lo que uno hace, lo que es, ni
por qué estamos aquí. Los que estamos aquí sabemos nuestro nombre, apellido, dirección
etc.; pero, ¿Cuántos conocemos nuestra identidad como cristianos?

¿Quiénes somos?:
1. Somos Linaje Escogido. Cuando la Biblia habla de que muchos son los llamados y pocos
los escogidos no habla de los que se salvarán. Hay personas que van a salvarse sin ir a un
templo. Habla de los escogidos de Dios, de los que Él ha llamado, los que estamos aquí
tenemos un gran privilegio y es que nos eligieron. En Juan 15:16 dice “no os elegisteis
vosotros…”. Somos un linaje, es decir algo especial, algo excelente, nosotros tenemos
privilegios, somos descendencia de gente especial. Si la Iglesia vive atemorizada jamás
podrá tomarse a este mundo, pues a este mundo sólo lo puede impactar una Iglesia que
sirva sin temor. Somos los valientes de Dios.

2. Somos Real Sacerdocio. En el A. Testamento, los sacerdotes presentaban los sacrificios


del pueblo ante Dios, intercedían por el pueblo y transmitían al pueblo las palabras y leyes
de Dios. En el Templo en Jerusalén, la presencia de Dios se simbolizaba por el "lugar
santísimo", que fue cubierto con un velo. Solo el sumo sacerdote podía entrar allí. Cuando
Jesús murió, este velo en el Templo se rasgó Mateo 27:51, una señal visible de Dios de
que el acceso directo a su presencia quedaba abierto para los que le buscan. Somos un real
sacerdocio porque ofrecemos sacrificios espirituales y anunciamos las virtudes de Dios, su
obra y gloria. Los sacerdotes estaban consagrados al servicio del Rey de Reyes y nosotros
debemos de entregarnos también a obedecerlo y servirle. Y debemos como sacerdotes
cuidar nuestra vida personal, espiritual y moral para agradar a Dios.

3. Somos Nación Santa. La palabra santa es: apartada, consagrada, dedicada para Él. ¿Por
qué somos santos? Porque somos una célula del cuerpo de Cristo, porque tenemos al
Espíritu Santo. La santidad es un asunto de Dios con nuestro ser humano. En Romanos
6:14 dice que “el pecado no podrá enseñorearse en nosotros”. Somos una nación santa
porque tenemos que vivir separados del pecado del mundo, pero no aislarnos de los que no
conocen a Cristo, sino anunciarles las virtudes del Padre Celestial. Por lo tanto tienen que
conocernos, observarnos y oírnos. Estamos en contacto con los hombres del mundo pero no
nos contaminamos con sus valores y su mala conducta. Todo esto estaba programado para
ti en tu vida.

4. Somos Pueblo Adquirido por Dios. Adquirido es comprado. El Señor nos compró a
precio de sangre de su hijo y somos de él. Él pagó un precio por nosotros. Nadie nos podrá
arrebatar de su mano. Jesús vino a salvar al mundo, no a condenarlo.

CONCLUSIÓN. Conociendo ya nuestra identidad como hijos de Dios venimos aquí a


celebrar; no hemos venido a buscar porque ya lo encontramos y ahora celebramos la victoria
de la salvación de nuestras almas. Celebramos la victoria de haber sido escogidos para estar
aquí. Somos gente grande y de excelencia. El evangelio que predicamos es la esencia del
cambio y eso es lo que nos hace diferentes.
CITA PARA OFRENDAS
Marcos 12:41-44