Sei sulla pagina 1di 2

PERSONAJES REPUBLICANOS DE VÉLEZ‐MÁLAGA 

Francisco Miguel González López 
 

FERNANDO BUSTAMANTE DURÁN, primer alcalde de la II República en Vélez‐Málaga 

  Fernando  Bustamante  Durán  nació  en  un  pueblo  de  Extremadura  llamado  Trujillo 
(Cáceres). Muy joven se vino a Vélez‐Málaga a vivir con su familia y aquí contrajo nupciales con 
Elvira Ramos Segovia, con la cual tendría cuatro hijos: Fernando, Elvira, Manuel y Victoria.  

  Ya una vez casado, comenzó a trabajar como mancebo en la farmacia de Enrique Laza 
Palacios,  ubicado  junto  al  actual  Camerino  de  la  Piedad.  En  la  botica  del    establecimiento,  
entre  1910‐1920,  tenían  sus  reuniones  los  republicanos  más  activistas  de  Vélez,  por  lo  cual 
Fernando comenzará a tomar conciencia de los problemas sociales y económicos de la Ciudad. 
Se hace, pues, fiel seguidor de Hermenegildo Giner de los Ríos, concejal y Diputado a Cortes 
presentado en este distrito. Más tarde, se afiliará al Partido Radical de Lerroux.  

  Entonces, Enrique Laza Palacios le ofrece la oportunidad de quedarse con el negocio, 
pero  para  ello  debía  sacarse  la  titulación  académica.  Así  es  como,  pese  a  no  ser  ya  un 
jovenzuelo,  aprobará  la  carrera  de  Farmacia,  y  el  establecimiento  se  llamará  “Farmacia 
Bustamante” en honor a su apellido. 

  Con  el  advenimiento  de  la  II  República  se  presentó  a  las  elecciones  por  el  Partido 
Radical en Vélez‐Málaga y obtuvo el triunfo, siendo elegido primer Alcalde del nuevo régimen.  
Con  ayuda  de  los  socialistas  de  Antonio  Jiménez  Puertas  se  impulsaron  grandes  cambios:  la 
Reforma Agraria y los cambios en materia laboral (Junta Mixta, Bolsas de Trabajo, etc.) 

Pese a ello,  el primer problema al que se tuvo que enfrentar fue la quiebra económica 
que sufría el Ayuntamiento, a consecuencia de la nefasta administración que se había llevado 
durante la Dictadura de Primo de Ribera y, como no, debido a la crisis mundial. Así es como el 

  1
PERSONAJES REPUBLICANOS DE VÉLEZ‐MÁLAGA 
Francisco Miguel González López 
 

nuevo Consistorio se enfrentó a un embargo del 15% en Hacienda y Pósitos. Al mismo tiempo, 
el  malestar  económico  afecta  también  a  los  propios  funcionarios,  los  cuales  van  a  estar  sin 
cobrar  su  sueldo  durante  un  año.  Como  consecuencia  de  ello,  se  produce  tal  tensión  que 
Fernando  Bustamante  intenta  dimitir  en  varias  ocasiones,  pero,  al  final,  desiste  influenciado 
por sus propios compañeros de partido. 

  En  las  elecciones  de  1933  sale  elegido  Alcalde  Enrique  Montoro  Martín,  también  del 
Partido Radical, mientras que Fernando seguirá de concejal al mismo tiempo que comparte su 
tiempo con las tareas de la Farmacia. En el siguiente bienio los Radicales van a pactar con la 
Unión  de  Derechas  de  Vélez,  a  cuya  cabeza  estaba  Manuel  Martel  Gallardo,  el  cual  será 
durante breve tiempo también Edil del Consistorio. Dos años más tarde, para las elecciones de 
febrero de 1936, Fernando Bustamante se retira de la actividad política, cansado por la edad y 
la radicalización de los partidos políticos, pues, así pensaría, aquel contexto era muy diferente 
al que él había vivido muchos años atrás.  

Cuando estalla la guerra civil se produce una oleada de encarcelamientos de personas 
de  derechas  durante  los  primeros  días.  Fernando,  por  haber  apoyado  el  pacto  entre  Partida 
Radical y la derecha de Vélez en el año 34‐35, va a ser un objetivo. El 29 de julio del 36 ingresa 
en la Cárcel Municipal junto a Cayetano Pascual, Trinidad Salto Bellido y José López Fuentes. 
No obstante, un día después miembros del Ayuntamiento y del Comité de Enlace lo protegen y 
lo  ponen  bajo  prisión  atenuada  (parte  alta  de  la  prisión,  antes  Cuartel),  junto  a  siete 
sospechosos más.   

Tras  la  entrada  de  las  tropas  Nacionales  en  Vélez  el  8  de  febrero  de  1936,  Fernando 
Bustamante  no  es  procesado,  pero  tiene  que  renunciar  a  su  ideología  republicana  como 
muchos hicieron para poder sobrevivir.  

  2