Sei sulla pagina 1di 7

CÓMO SELECCIONAR LAS BUENAS PONEDORAS

En diferentes momentos del año el avicultor debe seleccionar las


mejores aves , para ello debe eliminar aquellas de baja postura,
estén enfermas o sean débiles.

También debe eliminar las que carezcan de las aptitudes


genéticas necesarias para ser buenas ponedoras, ya que
transmitirán esa característica indeseable a sus crías.

Una buena gallina ponedora, presenta varias características


físicas por las cuales debe guiarse el avicultor para elegirla de
aquellas de baja postura.

Un ejemplo clásico para, observar es la pigmentación de patas y


pico en razas de piel amarilla.

Cuando el ave no ha iniciado la postura tanto las patas como el


pico poseen una firme coloración amarilla.

En la buena ponedora ésta coloración amarilla comienza a


perderse gradualmente cuando empieza a poner, hasta que
desaparece por completo según adelanta en la postura.

NO ALIMENTE AVES IMPRODUCTIVAS

Lo importante en la selección es eliminar toda ave que consume


alimento sin producir beneficio.

Su negocio tendrá mayores ganancias si el consumo de alimento


disminuye y la cantidad de huevos a recoger aumenta en relación
a la cantidad de aves.

La cría de aves es productiva, siempre y cuando se haga la


selección como es debido.

Las aves son animales excesivamente delicados y les afectan


fácilmente los cambios bruscos y el mal trato.

Siga, por lo tanto, las recomendaciones que damos en el


presente artículo.

Para escoger sus aves, tenga a mano el equipo adecuado.


Provéase de varias jaulas, de una red o un gancho apropiado;
estos elementos le facilitarán el trabajo y sobre todo no
estropearán las aves.

Usando alambre N° 9, se hace un gancho para tomarlas de las


patas sin lastimarlas.

Cada jaula tendrá capacidad para 15 a 20 aves.

Saquelas una a una para examinarlas.

Suelte en el galpón a las que están poniendo.

Separe a las otras en jaulas, engórdelas y véndalas para carne.

Saque la gallina de la jaula con cuidado.

Tómela por las patas, mas arriba de la coyuntura (codo).

Introduzca la mano de manera que la quilla (esternón) descanse


sobre una de sus manos con la cabeza hacia usted.

El dedo índice debe quedar entre los muslos y éstos deben ser
rodeados, uno con el pulgar y el otro con el dedo mayor.

Así puede manipularla y examinarla detenidamente con su otra


mano.

SELECCIONE PARA LA CRÍA AVES SALUDABLES

El avicultor conciente debe observar sus lotes diariamente,


eliminando toda ave débil o con síntomas de enfermedad para
reducir las posibilidades de contagio en cada galpón.

Separe inmediatamente todo animal soñoliento, con poco apetito,


poco peso, cresta achicada y pálida.

Si no se recupera rápidamente se la debe matar y quemar.

Muchas veces al escoger las aves se elimina cerca del 25 % de


ellas entre el verano y el otoño.

La eliminacion de pollas es poca si éstas se han incubado


temprano, se han alimentado bien y se han puesto en sus corrales
de producción, durante la primavera y el verano.
Cuando las pollas tienen de 5 a 7 meses de edad están preparadas
para empezar a poner.

Tendrán buen plumaje y buen peso, la cresta y barbillas, rojas y


bien desarrolladas, y el abdomen suave bien blando y fácil de
palpar.

La estación ideal para seleccionar las gallinas es durante el


verano.

Las que no estén poniendo tendrán el abdomen encogido y


sumamente duro.

El ano o cloaca será pequeño y completamente seco.

Además presentará un anillo amarillento a su alrededor, si el ave


tiene piel amarilla.

La cresta y barbillas comienzan a encogerse y plumas del cuello y


de las alas se le caen.

Las gallinas y pollas que fueron escogidas durante el otoño, o sea,


en los meses de marzo, abril y mayo, generalmente no necesitan
seleccionarse de nuevo hasta diciembre, enero y principios de
febrero.

Éstas, muchas veces dejan de poner durante los primeros días de


calor.

Pocas aves aparecerán deficientes en producción durante el


invierno y la primavera, esto es, en las meses de junio a
noviembre.

Éstas se ven fácilmente y pueden tomarse con el gancho


adecuado. Marzo y abril (final del verano y principios del otoño),
son ideales para seleccionar la gallina ponedora.

Conserve para el próximo año todas aquellas que tengan buen


peso sin estar excesivamente gordas, que tengan las patas y el
pico sin el pigmento amarillo característico de sus razas, no
importa si están mudando o nó.

Aquellas que hayan mudado en diciembre o Enero habrán sido


descartadas con anterioridad, a menos que sean animales
debidamente probados.

Toda gallina que esta poniendo abundantemente tiene la piel de


la cabeza suave debido a que la grasa que contenia ha
desaparecido, al tocarse la piel se siente blanda y palpable.
La cresta y barbillas están desarrolladas y rojas.

Cuando la buena ponedora deja de poner, la cresta y las barbillas


pueden encogerse, resecarse, ponerse pálidas y rara vez con
escamas.

Por lo tanto, no debe uno fijarse solamente en éstas


características para eliminar un ave.

Una buena ponedora tiene la cara pálida al terminar un año de


producción, debido a la pérdida de pigmentación.

Todos éstos factores deben ser bien estudiados por el avicultor,


especialmente cuando no tiene experiencia en este trabajo.

LAS RAZAS DE PIEL AMARILLA SUFREN CAMBIO

Hay razas de aves que tienen la piel amarilla tales como las rojas
de Rodhe Island, Leghorn blancas, Plymouth Rock, etc.

Esto se debe a un pigmento que está distribuido por todo el


cuerpo.

Cuando el ave no está poniendo, este color amarillo se deposita


en la grasa del animal.

Sin embargo, tan pronto empieza a producir ocurre una


decoloración gradual hasta que el pigmento amarillo desaparece
completamente cuando la gallina llega a su más alta producción.

Primero el ano, pierde el color, luego se decoloran los párpados


y el pico, empezándole a éste por la parte inferior de la
mandíbula, y terminando en la punta.

Después de algunos meses de buena producción, las escamas de


las patas y el cuerpo pierden gradualmente todo el color amarillo.

Si las aves han tenido buen desarrollo y han recibido una buena
ración de alimento con abundante maíz, aquellas cuyo cuerpo ha
perdido completamente el pigmento amarillo han estado poniendo
durante mucho tiempo.

Tan pronto dejan de poner, el color amarillo vuelve a aparecer en


el mismo orden en que se perdió anteriormente.
Hay muchos casos de aves alimentadas con grandes cantidades
de maíz y que no pierden tan rápidamente el color amarillo
como las que han recibido pequeñas cantidades de éstos
alimentos.

Sin embargo, bajo condiciones normales, la pérdida completa


del pigmento tarda de 20 a 24 semanas de producción continua
para realizarse.

Después de cesar la producción, transcurren de seis a siete


semanas antes de que la pigmentación completa reaparezca.

Tanto la buena como la mala ponedora pueden tener un cuerpo


bien desarrollado, ancho y bien formado.

Generalmente un ave pequeña y mal desarrollada es mala


ponedora.

El ano de la gallina que no está poniendo es pequeño y aparece


siempre seco.

La que está poniendo lo tiene bien desarrollado y bien húmedo.

OTRAS CARACTERÍSTICAS DE LAS PONEDORAS

El abdomen de la gallina que no está poniendo es duro,


encogido, lleno de grasa y poco flexible, mientras que el de la
que esta poniendo esta desarrollado, suave, blando y elástico.

Tan pronto el ave deja de poner pierde estas cualidades.

Los huesos pélvicos de la gallina que no está poniendo tienen


muy poca separación.

Al palparse se nota muchas veces que están cubiertos de grasa.

La buena ponedora los tiene completamente separados de tal


manera que se pueden poner tres o más dedos en ellos.

Al palpar estos huesos, notará usted que son % completamente


finos, flexibles y que no contienen grasa alguna alrededor.
Cuando la gallina deja de poner vuelve a acumular grasa en la
punta de los huesos pélvicos, haciéndolos más gruesos y
acercándolos más al encogerse el abdomen.

La piel de la mala ponedora se despega fácilmente cuando el


ave esta flaca o en malas condiciones.

Si tiene el peso normal, generalmente se nota firme, dura y


estirada, debido a que las células de la piel están llenas de
grasa.

La piel de las gallinas y pollas en buena producción se notará


suave, suelta y flexible, y la gallina o polla estaré en peso
normal.

Esta blandura y flexibilidad es causada por la desaparición de la


grasa.

LA MUDA Y SUS EFECTOS EN LA POSTURA

El emplume o cambio anual de plumaje es cosa natural en aves


adultas.

Éstas cambian de plumas en verano u otoño, después de completar


un año de producción.

Las aves de poca producción empiezan a cambiar la pluma


generalmente en diciembre, enero y febrero(verano).

Aquellas de excelente producción continúan poniendo durante


marzo, abril y mayo, antes de empezar a mudar.

La mala ponedora se toma de 140 a 215 días para reemplazar las


plumas viejas y echar las nuevas.

La buena ponedora solo gasta de 80 a 140 días.

Por lo tanto, podemos asegurar que las que empluman tarde, pero
rápidamente, son mejores ponedoras que aquellas que empiezan a
emplumar temprano y lentamente.

CARLOS P. BOCALANDRO

Perito Avicultor