Sei sulla pagina 1di 113
lem lard pe ah: Como solucionar los problemas de comportami y corregir los malos habitos El comportamiento del perro ~ 4 a . *, | Sie) aa i Hl EDITORIAL HISPANO EUROPEA S. A. Fotografias por Beverly Walter con fotografiasadicionales por Mary Bloom, Paulette Braun, Bernd Brinkmann, Ia- belle Francais, Carol Ann Johnson, Nancy Liguori, Anto= nio Philipe, Alice Roche, Nikki Sussman, Michael Trafford y Alice van Kempen AGRADECIMIENTOS Los libros son el producto de muchas mentes, manos y corazones que trabajan juntos para {que se conviertan en realidades. Este libro es un perfecto ejemplo de ello, Las fotografias fueron tomadas por Beverly Walter, fotografa experta y ganadora de varios galardones, que pasa horas investigando sus te- mas y dandoles vueltas para captar la idea co- rrecta en cada f otografia. Gracias Beverly, ha sido para mi un prvilegio trabajar contigo. Mieditor, Andrew DePrisco, que es un re- nombrado autor, es un buen consejero para los escritores que tratan de transmitir sus ideas en letra impresa. Es muy perspicaz, comprensivo y paciente y todo un profesional en el domi- nio de la palabra escrita. Hace que mi trabajo parezca mejor que lo que nunca pensé que pu- diera ser! Como autora, he usado mi cabeza, mis manos y mi corazén para enfocar y solucionar muchos problemas del comportamiento de nuestros amigos caninos. Cada perro con el que he vivido y cada perro al que he adiestra- do han hecho que creciera mi bagaje de cono- cimientos y experiencia, de donde obtengo la ayuda que les ofr ezco en este libro. Ha sido para mi una recompensa compilar esta guia y ofrecerlaa los propietarios de perros de todo el mundo. Los perros han hecho que mi vida sea una enorme maravila: espero que su perro también haga que la suya sea maravillosa. TITULO DE LA EDICION ORIGINAL: BETTER DOG BEHAVIOR ISBN: 84-255-1620-x tpg ai ‘leaked i or rr ei a pee SA Pig of an ot Seo a eget arin eta des thee pe i es Tuer ie peared aprateee pie ‘one reo een mn a [pipes lesa wept epatamdrrs er enh ‘ets bind Prefacio Agresividad La agresividad es un problema que puede darse en perros de cualquier raza, y tiene distin- tas formas y causas. Conozca cada tipo de agresividad y los métodos para solucionarla que los propitarios pueden intentar en casa. 24 Ladridos iAlgunos perros tienen mucho que decir! Aprenda la diferencia entre el ladrido instintivo (que es adecuado) los ladridos molestos y excesivos, y cémo corregiréstos. 34 Mareos en el coche ‘Acostumbre a su perro air en coche, para que asi puedan viajar juntos con seguridad y feliz- mente. 39 Persecuciones Aprenda sobre el instinto de perseguir a la presa, el de caza y otros factores que hacen que los perros persigan alas personas, otros animales, vehiculos, etc, y cémo desalentar este comportamiento potencialmente peligroso. 4B Mordisquear ‘Averigiie cémo dirigr as necesidades y la energia propia de mordisquear de su perro hacia objetos adecuados y desaliente el mordisqueo destructivo. 5 Coprofagia El comerse las heces es un habito canino considerado de lo mas desagradable por las perso- nasy puede controlarse con medidas preventivas sencilla 56 Escarbar tA qué perro no le gusta ensuciarse las patas de ver en cuando? Tanto si su perro es un ex- cavador compulsivo como si lo hace por diversién, aprenda cémo hacer que este compor- 60 Miedo a los truenos y a otros ruidos Si supero tiene miedo de ciertos ruidos, la técnica de desensibilzacién que le presentamos aqui cs efectiva para acostumbratle alos rudos que suelen hacer que escape y se esconda, n para hacer sus necesidades 64 Piense en un método de adiestramiento (para hacer sus necesidades) que implica el uso de tuna jaula para ensefar a su perro unos buenos habitos higiénicos y aprenda como tratar con el comportamiento del marcaje territorial (con orina). Conducta inapropiada durante el juego B Dirja la exuberancia juguetona de su perro hacia actividades constructivas y evite aquellas que alimenten las tendencias agresivas, bruscas e indeseables. Saltar 78 Saltar sobre las personas para decir shola, para mirar por una ventana, para pasar por enci- ‘ma de una valla y por mas causas: los perros saltan por muchas razones y los propietarios pueden adiestrar asus perros para que controlen este comportamiento. Escapar 92 Ensefiar a su perro a que venga siempre que le llame es la solucién para evitar que escape de usted y se ponga en peligro. Ansiedad por separa‘ LL perros viven esperando su compafia, y pueden sufrir sino se les presta suficiente aten- ion. Aprenda cémo adaptar su atareada vida para hacer que su perro tenga la seguridad de pertenecer a la «manada» familiar. Timidez 109 ‘Tanto si es de origen genét sociabilizacion y rehabi Robar comida no La mayoria de los perros son comilones toda su vida, y daran con laforma de alcanzar alimentos prohibidos, ano ser que les enseitemos lo contraro. iAVerigie cOmo detener aun ladronzuelo! ico como ambiental, la timidez puede reducirse con un método de jr los miedos de su perro por confianza. 6 Délamano aun perro educado, bien adiestrado y EL COMPORTAMIENTO DEL PERRO EL COMPORTAMIENTO DEL PERRO Prefacio De vez en cuando, hemos ofdo ha- blar de propietarios de perros que se quejan de los malos habitos de sus ani- males: cosas como los ladridos incesan- tos, que escarben en los parterres, que salten sobre las personas, que roben la comida de la mesa, que muestren agresi vidad hacia las personas 0 hacia otros perros, que se escapen, etc. Probable- mente hay tantos problemas del com- portamiento entre los perros como entre las personas, as{ que no es sorprendente que los propietarios de perros se frus- tren al intentar solucionar el comporta- miento no deseable de su perro. Este libro le ayudaré a corregir y solucionar estos problemas. «{Mi perro es incontrolable!» «{Mi perro me vuelve loco con sus incesantes ladridos!» «Cada vez que abro la puerta de ca- sa el perro se escapa y me lleva horas volverle a coger.» «No puedo dejar nada de comida en Ja mesa, porque mi perro salta y la roba.» «Mi perro persigue al gato constan- temente.» Si observa cualquiera de estos pro- blemas en su perro, o si siente que debe- ria corregir algin otro hébito molesto que muestre su animal, siga leyendo. Es- te libro trata muchos problemas que se dan en los perros. Algunos de estos pro- blemas irritan 0 molestan a las personas, mientras que otros tipos de comporta- miento pueden ser peligrosos o amena- zadores para el bienestar de las personas co de otras mascotas. Algunos de estos problemas y sus soluciones son sencillos y otros son complejos. Si se enfrenta a un problema de comportamiento que esté afectando a su perro, este libro le guiard a través de los pasos necesarios para corregir el pro- blema y restablecer la sana relacién que espera tener con su amigo canino, Des- pués de todo, su perro deberia ser su compafiero, y no un quebradero de ca- beza. La agresividad canina, el perseguir a los coches, saltar sobre los mucbles, robar comida de la mesa y el mordis- queo destructivo son s6lo algunos de los comportamientos sobre los que tra- ta este libro. No obstante, antes de mo- dificar comportamientos que no nos gustan, debemos comprender los c6- mos y los porqués de los problemas comportamentales. Por ejemplo: ,por qué un perro escoge perseguir a los co- ches y las bicicletas y otro los ignora?, {por qué un perro levanta la pata y ori- na en la silla favorita de su amo mien- tras otros nunca hacen estas cosas? Un educado cuarteto que posa para la foto y esta bien Entendiendo qué es exactamente lo que provoca estos problemas del com- portamiento y sabiendo cémo modifi- carlos o cambiarlos, podemos evitar que muchisimos perros acaben en las perre- ras municipales debido a que los pro- pietarios no puedan hacerse cargo de sus mascotas por muy queridas que sean pero que se comportan mal. A veces, la solucién es fécil y puede consistir en un ligero cambio en el entorno, la agen- dao las actividades del perro. En otros casos, la causa y el tratamionto de un problema del comportamiento requeri rén mucho trabajo para su correccién 0 modificacién. Sélo en un pequefio ni- mero de casos resultard imposible mo- dificar el comportamiento. En tales casos, cabe sospechar que, con toda pro- MPORTAMIENTO DEL PERRO babilidad, el propietario fue incapaz de iciar un cambio en el perro. Sea cual sea el problema de su perro, este libro le ayudara como si se tratara de un guarda forestal que le guia a través de un bosque de problemas y solucion Siga leyendo y descubra los métodos po- sitivos que pueden modificar el compor- tamiento de su perro de por vida, pro- porciondndoles asf a los dos una relacién renovada y gratificante. Preste especial atencién al hecho de que, en la mayoria de los casos en los que se tienen que so- lucionar problemas, el refuerzo negative no es necesario. Sélo mediante las medi- das positivas que reconozcan y valoren Jos comportamientos deseables del perro empezara éste a comprender qué es y qué no es un comportamiento aceptable. EL COMPORTAMIENTO DEL PERRO INTRODUCCION Qué es exactamente un problema de comportamiento canino? Lo que para un propietario puede suponer un pro- blema del comportamiento, puede que no lo sea para otro. Tomemos, por ejem- plo, el caso en el que el perto salta sobre su_propietario. Un propietario puede alentar que su perro le salte encima, mientras que otro intentard ensefiar al perro a no hacerlo. El segundo propicta- rio razona que si el perro le salta encima, también saltard sobre otras personas. Es- to se puede solucionar facilmente ense- fiando al perro a no saltar sobre nadie, sino s6lo sobre el propietario y los miembros de la familia. La gente a veces se sorprende al ver que los perros pue- den comprender la diferencia entre su familia y los invitados. Es fascinante ver lo astutos que son los perros a la hora de averiguar quién les permitird, y quién no, que les salte encima. Asi pues, volviendo a nuestra pre- gunta sobre qué es un problema del comportamiento, la respuesta es cual- quier comportamiento que el propietario considere inaceptable y no deseable. Po- dria tratarse de un problema relativa- mente sencillo, como el habito del perro a saltar sobre las personas, o de un com- portamiento més complicado, como que el perro destruya las pertenencias de su propietario cuando le dejan solo. T odo se basa en que un problema seré cual- quier cosa que haga su perro y que a us- ted no le guste, por lo que querria cam- biarlo on algo 0 eliminarlo por completo Debe quedar totalmente claro que ningiin libro puede tratar y resolver to- dos los problemas del comportamiento que se dan en los perros, ya que esto da- ria para escribir muchos libros, depen- diendo de lo complicados que sean los problemas. Puede, por tanto, existir una infinidad de soluciones dependiendo de su complejidad. ‘Tomemos, como ejemplo, el proble- ma de saltar sobre las personas. ;Quiere castigar al perro por saltar sobre las per sonas?, y gqué hay sobre saltar y encara- marso a los muebles prohibidos? T am- bién tenemos el problema de saltar por encima de las vallas y las barreras. ;Se trata de un comportamiento que quiera detener porque es una molestia tener que ir a buscar a su perro cuando se es- capa para vagabundear por el vecinda- rio? Ademés, éste es un asunto serio, ya que el perro corre el riesgo de ser atrope- llado por un coche por escaparse de la seguridad que tiene al estar en su jardin. Puede ver que algunos comportamientos tienen muchos aspectos a tener en cuen- ta, mientras que otros, como los mareos 10 Una verun perro se sienta cémodo fensu entomo y cesté bien adiestrado, podra, verdaderamente, surgirsu personalidad. EL COMPORTAMIENTO DEL PERRO durante los viajes, son menos compli dos. En este caso, el perro no se mar en ningtin otro lugar, sino s6lo cuando viaja en coche. Bste problema es, por tanto, més fécil de enfocar y corregir. He tomado los problemas més co- munes con los que se enfrentan los propietarios de perros, los he listado y oftezco posibles soluciones. Se trata de problemas con los que trato a diario. Los perros implicados van desde San Bernardos a Shetland Sheepdogs y Chihuahuas, con todo el espectro de razas que encontramos por el camino. Todas las razas y sus cruces pueden te- ner, y de hecho tienen, problemas que molestan a sus propietarios. Quizé le sorprenda saber que una buena parte de las causas de los proble- mas de comportamiento de los perros son creados por los propietarios. Bs de- cir: frecuentemente, el problema de comportamiento de un perro es creado por su entorno. La relacién de un perro con su propietario y con los miembros de su familia forma parte de dicho en- torno. Asf pues, puede desarrollarse un problema como resultado de cierta ac- cin o respuesta que muestre el propie- tario sin ni siquiera ser consciente del efecto que tiene en el perro. Por ejemplo, el propietario se incli- na para acariciar a su cachorro. Este se sienta enfrente del propiotario y pierde el control de su vejiga, lo que provoca que orine a los pies del propietario que, al ver el charco, reprende al cachorro por mojar el suelo. El cachorro oye el to- no de desaprobacién en la voz de su amo y se aleja acobardado. Desgraciada- mente, el cachorro pasa a creer que ol hecho de que su amo se incline delante de él dard como resultado una repri- menda, por lo que aprende, répidamen- te, a evitar a su propietario. Este comportamiento, a su vez, enfu- rece al propietario, que cree que el ca- chorro no quiere estar con él. Esto hace que se frustre, por lo que gritard todavia OTRAS CAUSAS Elestrés puede ser un factor importante ala hora de provocar problemas del comporta- miento en los perros. Las enfermedades, los ‘traumas emocionales, los factores heredita- rios (componentes genéticos), las condiciones del entomo, las experiencias del aprendizaje e incluso los factores propios del des arollo pueden provocar 0 contrbuira los problemas ‘comportamentales. El temperamento basico del perro, como la dominancia ola sumision, también pueden tener algo que ver con un més al pobre cachorro. Este circulo vi- cioso prosigue hasta que el perro acaba por orinarse cada vez que su amo se acerca, por lo que el propietario empieza a disgustarse con el cachorro, ya que lo considera un perro sucio y desobediente. Para tener éxito en la solucién del problema y asi modificarlo o eliminarlo, debemos determinar la relacin que existe entre el perro, su entorno y su comportamiento. Asf pues, la relacién que tenga un perro con su propietario se convertiré en un elemento importante a la hora de modificar el problema com- portamental del perro. Empecemos ex- plorando los varios problemas junto con sus causas y sus posibles soluciones. 12 Los nos deben tener cuidado cuando se trata de perros que estén al otro lado de una valla, de modo que no deben, incordiarles ni potenciar, de algin otro modo, un comportamiento territorial. COMPORTAMIENTO DE SU PERRO EL COMPORTAMIENTO DEL PERRO AGRESIVIDAD Hay dos tipos bésicos de agresivi- dad en los perros: la ditigida hacia las personas y la dirigida hacia otros pe- ros u otros animales. En ambos casos, las razones del comportamiento agre- sivo son tan distintas come los propios perros. Por ejemplo, la agresividad d origen genético tiene una causa here- ditaria y requiere de ayuda profesio- nal. La falta de sociabilizacién con otros perros y con las personas cuando el perro era muy joven suele conside- rarse un factor contribuyente de la agresividad canina, Cuando el perro carece de una sociabilizacién tempra- na correcta, no desarrolla una buena UN ASUNTO SERIO La agresividad canina es un asunt o serio. Dehecho, es tan serio que hay libros dedi- ‘cados tinicamente a este tera, Se impar- ten clases y cursos sobre la agresividad canina. Hay adiestradores caninos y etolo- 0s especializados en esta materia y licen- cciados en veterinaria que dedican toda su ‘carrera al estudio de este tipo de compor- ‘tamiento, En pocas palabras la agresividad ‘canina es una gr an preocupacién para aquellos que la s oportan, ya sea anivel profesional o personal, en su hogar. confianza en si mismo. Eso, a su vez, provoca timidez, que puede dar lugar a un comportamiento defensivo y/o a mordiscos provocados por el miedo. La agresividad tépica es la provoca- da por algo que se encuentra en el entor- no del perro. A veces, la agresividad es el resultado de ciertas circunstancias en Ja vida del animal que hacen que sus instintos basicos den lugar a una res- puesta inadecuada. (A esto se le conoce a_veces con el nombre de conducta aprendida,) Digamos, por ejemplo, que cuando el perro era un cachorro joven fue maltratado por una persona. El perro crece creyendo que los hombres son crueles, asf que, para protegerse, se muestra agresivo con todos los hombres. ELperro marrén adoptauna postura de defensa de su tertitorio contra los avances del perro blanco, incluso aunque hhaya una valla que les separa, Ademés, y por supuesto, siempre hay casos de agresividad en los que la causa es dificil de determinar y, en el mejor de los casos, la solucién es incierta. La agresividad es dividida, por mu- chos etdlogos, en clasificaciones gene- rales, Cada clasificacion indica la causa de la agrosividad, lo que, a su vez, ayu- daa determinar qué camino debe seguir el tratamiento correctivo. La agresivi- dad territorial se da cuando un perro defiende algo, como su casa, su jardin, sus juguetes, su alimento y, en algunos casos, su propietario. La agresividad predatoria incluye la persecucién de objetos en movimiento, como otros ani- males, nifjos, bicicletas, coches, etc. La agresividad sexual suele darse entre dos machos que se disputan el privile- gio de aparearse con una cierta hembra. La agresividad maternal se da cuando una hembra pare su camada de cacho- ros y siente la necesidad de proteger- los. También existe una categoria conocida con el nombre de agresividad irritable: un ejemplo de ella es el del perro anciano que no quiere ser moles- tado por los nifios bulliciosos y ruido- 808, asf que ladra siempre que se acercan al lugar donde descansa. Del mismo modo, algunas hembras en celo se vuelven irritables y gruflonas duran- te su periodo de estro. Finalmente, la agresividad por miedo es un problema comtin que se observa durante las visi- tas a la consulta del veterinario. Generalmente, la agresividad de ti- po territorial, sexual e irritable suelen verse en los perros de tipo dominante, mientras que la agresividad por miedo IENTO DEL PERRO suole darse en los sumisos. Cualquiora que sea el objetivo o la causa de la agre- sividad canina, deben preocuparnos sus consecuencias sobre otros. Un mor- disco es un mordisco, y las excusas son inaceptables cuando se trata del mor- disco de un perro. Algunos habitos de morder pueden ser corregidos, y otros no. En ocasiones vemos casos graves que pueden ser corregidos bajo la su- pervisién de un etélogo y de un veteri- nario que receten faérmacos para reducir ol nivel de agresividad del perro. Exa- minemos algunos tipos de agresividad con los que pueden tratar los propieta~ rios para corregir el problema. TIPOS DE AGRESIVIDAD AGRESIVIDAD HACIA LAS PERSONAS: En primer lugar , estudiaremos la agresividad hacia las personas. A veces, un perro tiene miedo de las personas porque no las conoce y se siente ame- nazado por ellas. Es muy probable que, cuando era cachorro, no fuera expuesto a otras personas en variedad de situa- ciones y entornos; o quizés alguien le maltrato, y esas experiencias negativas le han ensefiado a evitar a todas las per- sonas para asi protegerse. Lo que debe hacer, como propieta- rio, es crear una experiencia alegre y gratificante para el perro, para asi dar la vuelta a la tortilla. Trabaje levando al perro sujeto siempre por la correa, para tenerlo controlado en todo momento. Exponga gradualmente al perro a sélo una o dos personas cada vez en condi- ciones tranquilas. Empiece con el perro sentado a su lado en el centro de la habitaci6n. Nunca se coloque con el perro en una esquina, ya que esto reforzaré el miedo del perro a verse acorralado. Un amigo (que sea un desconocido para el perro y al que haya proporcionado algunas golosinas) deberia acercarse despreo- cupadamente a los dos sin establecer contacto ocular con el perro. Esta per- sona deberia Hevar una golosina (como un trozo de pollo o de buey cocido) en la mano. Mientras se acerque, deberfa hablar con usted con un tono de voz suave y alegre, como si se hubiera en- contrado con un viejo amigo, al tiem- po que ignora al perro. Esta persona deberia detenerse en- frente de los dos y auna distancia que resulte aceptable para el perro. Sila persona se acerca demasiado, probable- mente el perro se levantard. Hagamos que la persona se detenga antes de que el animal se sienta intranquilo e intente retirarse. La persona deberfa llevar la CON LOS NINOS Quizé la persona en cuestién sea un nifio y el perro nunca haya sido expuesto a los ni- fos. Asi pues, enc ontrara su c omporta~ miento erratico y su voz chillona bastante molestos. Les advertira para que se man- ‘engan alejados y grufira. Si el nito hac e caso omiso de esta adv ertencia, el perro podria morderle. También puede que los nifos incordiaran al perro en el pas ado, por lo que haya aprendido a desconfiar de ellos. Cuando se vea incapaz de evitarlos uiza recurra a morderles. golosina en la mano y deberfa tenerla extendida hacia abajo, para que el perro pueda ver y oler el premio sin tener que mirar hacia arriba. Mientras el perro se acerque para in- vestigar qué es lo que lleva la persona en la mano, quiza intente quitarle la go- losina. Su amigo deberfa llevar la golo- sina con la palma de la mano abierta, para que el perro pueda obtener fécil- mente el trozo de comida. T an pronto como el perro coja el premio, los dos (el propietario y el amigo) deberfan elogiar al perro, Su amigo colocaré otra golosi na en su mano, y todos volverdn a repe- tir el proceso: su amigo tendré la mano situada por delante de él y Ievard la palma abierta, el perro cogeré el premio xy ambos le elogiarén. Pronto, el perro comenzaré a captar laidea de que el que esta nueva persona esté cerca es algo muy agradable, ya que le habla amablemente y le da premios. Bajo la atenta supervision de un adutto, el acercarse cuidadosamente con una golosina enlamano es a mejor forma de hacer las presentaciones entre un nite y un perro. ‘Arriba: Dos perros se concen, ‘Abajo:El perro de la derecha eset dominante, mientras que el della inquierda dice, con su Cuando su amigo pueda acercarse a usted y a su perro en varios lugares y en distintas condiciones (en su jar- din, en un camino por donde pasen cerca otras personas, en lugares donde haya adultos y nifios ocupados en sus asuntos), el perro estaré preparado para ser presentado a otra persona descono- cida. Llegados a este punto, la primera persona ya se habré convertido en un conocido buen amigo para el perro, ast que seré el momento de que conozca nuevas caras. Bs aconsejable que la pre- sentacién del perro a la nueva persona se haga en compaiifa de la primera per- sona a la que hizo entrar en contacto >ORTAMIENTO DEL PERRO con el perro. Todo esto deberia suceder en un lugar tranquilo, donde el perro no se sienta nervioso. (Recuerde modificar un solo factor cada vez, para que asi el perro no se ponga tan nervioso como para reaccionar de forma inapropiada.) ‘A medida que el perro se acostum- bre a que se acerquen a él y a usted (su propictario) personas desconocidas de forma amistosa, empezaré a relajarse. Mientras lo vaya haciendo, probable- mente empezaré a acercarse a sus nue- vos «amigos» por su cuenta, sencilla- mente porque espera un premio y la agradable experiencia de verles. Poco a poco, los nuevos amigos podrén incli- narse y dar la mano al perro a modo de saludo. Al principio, la gente deberia acariciarle slo la parte lateral del cue- Ilo o la cabeza, o debajo de la barbilla. Nunca deberfan intentar acariciarle la parte superior de la cabeza, ya que este gesto puede ser interpretado como un comportamiento amenazador. Deje que sea el perro el que inicie las aperturas propias de la amistad. Lo tinico que tie- nen que hacer sus amigos es estar ah{ para animarle cuando muestre la volun- tad de hacer progresos. -AGRESIVIDAD HACIA LOS NINOS Generalmente, los perros que mu tran agresividad hacia los nifios lo ha- cen por una de dos razones. La primera es que el nifio o los nifios han molesta- do al perro en el pasado, Frecuente- mente, un perro que pase tiempo solo en un jardin vallado seré incordiado por niflas que se encuentren del otro la- do de la valla. Pueden hacer cosas como HACIENDO NUEVOS AMIGOS He conocido a muchos perros que han supe- rado su miedo a los desconocidos mediante el uso deeste método. Ha lle vado algin tiempo, pero el esfuerzo siempre ha valido la pena, ya que, finalmente, el perro acaba relajandose, a pesar de su anterior trauma, y aprende a aceptar alas personas que mues- tran una actitud amistosa. Como propietario del perro, los elementos importantes en es- te proceso de rehabilitacién son su actitud positiva hacia el perr o, su paciencia y su comprensién, ademés de su v oluntad para que el perro se convierta en una parte im- portante de su vida proporcionndole ls ya olvidadas experiencias que c ontribuyen a que tenga confianza en si mismo y que s ea amistoso con los demas. tirarle objetos, golpear algo contra la va- Mla para hacer ruido o gritar y chillar ca- da vez que el perro se acerca a la valla para verles. Resumiendo: muestran un comportamiento antisocial hacia el pe- ro, y éste responde de acuerdo con ello porque se siente amenazado por los ni- fos. La segunda razén por la que los pe- ros pueden, a veces, actuar de modo agresivo hacia los niios es que nunca hayan sido expuestos a los nifios 0 los bebés. En este caso, cuando un perro ast se encuentra con nifios, se sorprende y preocupa, ya que los nifios son peque- fios, suelen ser ruidosos y , muy fre- cuentemente, son muy activos mientras corren y juegan. Los nifios que lloran suelen incitar el instinto de persecu- cién en algunos perros ya que, equivo- cadamente, consideran al nifio quejum- broso como una presa. Esto es més fre- cuente que suceda en el caso de algu- nas de las razas de trabajo de mayor tamafio, pero también puede darse en el caso de perros pequefios que confun- dan a los nifios con una alimatia que debe ser capturada. Independientemente de la raz6n, la exposicién planeada y controlada alos nifios durante un periodo de tiempo prolongado puede, frecuentemente, ha- cer que se supere este problema. Al igual que antes, empiece en un entorno tranquilo y con un nifio que lleve en la mano un bocado apetitoso. No permita que el nifio establezca contacto ocular con el perro, ya que esto serfa interpre- tado por el perro como un signo de do- minancia. Deberfa estar usted de pie al lado del nifio y sujetar su mano, de mo- do que la extienda y abra la palma. El perro podré acercarse al nitio y tomar el premio. Asegiirese de que el nifio no se mueva mientras el perro explore la golosina. Hable al perro tranquilamen- te, asoguréndole que todo va bien y que esta siendo muy bueno. Cuando coja el premio, usted y el niflo debe- rian elogiar verbalmente al perro, pero no acariciarle. Vaya progresando hasta que pueda presentar al perro a otros nifios de este mismo modo, y permita que el perro empiece a investigar a los nifios y se comporte con alegrfa cuando los vea. Recuerde que esta ensefiando al perro que el que los nifios se acerquen para verle es genial, ya que le elogian y le dan golosinas especiales. ‘Muchos perros son, pornaturaleza, protectores de los nitiosyvigilan a estas preciosas personitas ‘que tienen a su cargo. Independientemente de que esta fotografia sea de lo mas adorable, no es tuna buena idea dejar solosaun (cualquiera que sea suedad) y aun perro, Prepare unas experiencias agrada- bles para el perro que acaben borrando de su memoria los encuentros desagra- dables con los nifios. Por iltimo, asegt- rese de ensefiar a los nifios c6mo. comportarse cuando estén con perros Ensefiarles cémo interaccionar con ellos es tan importante como ensefiar a los perros a interaccionar con los niiios. AGRESIVIDAD HACIA OTROS PERROS Y OTROS ANIMALES La ovariohisterectom{fa de la hem- bra o la castraci6n del macho suponen el primer paso necesario para corregir la agresividad hacia otros perros u otros animales. Se ha demostrado cientifica- mente que los perros esterilizados son, como mascotas, mas tranquilos y ama- bles, y tienden a permanecer més en casa y cerca de sus propietarios, en lu- gar de vagabundear por las calles en busca de otros compatieros caninos. RTAMIENTO DEL PERRO Ademés, los perros esterilizados mos trardn una menor probabilidad de pel ar con otros perros o de perseguir y amenazar a otras mascotas, como gatos, conejos, jerbos, pajaros, etc. Como el comportamiento agresivo puede convertirse en un hébito apren- dido a lo largo de un periodo prolonga- do de tiempo, lo mas efectivo es esterilizar al animal lo antes posible. Adem, la castraci6n de los machos y la ovariohisterectomfa de las hembras ovita el nacimiento de camadas no de- seadas. Su veterinario le aconsejaré la edad Gptima a la que esterilizar a su mascota. Cualquiera que sea la re mendacién, no posponga la esteriliza- cién de un perro de la edad adecuada si muestra signos obvios de estar vol dose agresivo. A continuaci6n, elimine cualquier posibilidad de que el perro pueda mor- ins MEDIDAS PREVENTIVAS Por cierto, nunca deje a su perro en el inte rior de un jardin vallado, ano ser que esté con él para controlar cualquier situacion que pueda darse cuando los niffos y los adultos pasen cerca del jardin y de su perro. La prevencion de las situaciones problemné- ticas es mucho mas facil que lac orreccién de los dafios después de que se hayan pro- ducido. Otro aspecto importante es que nunca debe dejara un nifio ( 0 nifos) solo ‘con un perro. La supervisién por parte de un adulto es esencial para controlar las interac- ciones entre los dos y para crear toda una vi dallena de experiencias pesitivas tanto para el perro como para el dor. Tenga al perro sujeto por su correa y nunea le dé la oportunidad de actuar de forma amenazadora con ningin ani- mal. Finalmente, empiece con un pro- grama de desensibilizacién del perro para que los otros animales le gusten, en lugar de desagradarle. Por ejemplo, si su perro se comporta de forma agresi- vacon el perro del vecino, pida a su ve- cino que lleve a su perro sujeto por la correa para asf conocerles a usted y a su perro en la acera, enfrente de sus casas. Lleve consigo un puftado de golosinas y tiselas para crear una experiencia agra- dable para su perro siempre que vea al otro perro. Prucbe a hacer esto cuando su perro esté hambriento y disponga de algunas golosinas que ofrecerle. Mientras estén de pie en la acera, esperando a que apa- rezca su vecino con su perro, capte la atencién de su perro con un bocado en su mano y elégiele por mirarle. Dele el premio y pida a su vecino que se deten- ga, quedando a unos 5 0 7 metros en- frente de usted. Cuando lo haga, asogiirese de que el perro le sigue mi- rando a usted. Dé al perro otra golosina y eldgiele por estar sentado y tranquilo a su lado sin amenazar ni tratar de mor- der al perro del vecino. ‘A medida que la distancia entre us ted y su perro y su vecino y su perro disminuyan, debe soguir recompensan- do a su perro por su comportamiento no agresivo. El objetivo consiste en en- sefiar a su perro que ver al perro del ve- cino es algo muy bueno, ya que siempre que le vea seré recompensado. Final- mente, su perro esperaré con ilusién MANTENGA LAS DISTANCIAS Sila agresividad de su perro es tan exage- rada que se altera enormemente en cuan- to veal otro perro, pida a su vecino que se detenga, haga que su perr o se calme,y cuando se siente y le mire, elégiele mu- cho. No intente acelerar el proceso de acercamiento del vecino y el perro hasta ue su perro se controle cuando se en- cuentren a una distancia considerable. que el otro perro esté cerca de él, ya que eso es algo beneficioso. Suele resultar tentador corregir el comportamiento agresivo de su p tirando de la correa, gritarle «jNo!» 0 incluso pegarle. No obstante, los estu- dios han mostrado, una y otra vez, que cl castigo de un comportamiento agresi- vo suele dar como resultado todavia més agresividad. Un plan de rehabilita- cién lento, decidido y bien razonado puede resultar exitoso en muchos casos de comportamiento agresivo. Sin em- bargo, en los casos de agresividad extre- ma, serfa bueno consultar a un etélogo canino para que le oriente respecto a un adiestra veniente la ayuda veterinaria, el etdlogo se lo hard saber. En cuanto a la agresividad hacia otros animales, los gatos suelen ser los mas afectados como objetivo de las persecuciones por parte de los perros, De lo que mucha gente no se da cuenta es que los gatos suclen instigar estas persecuciones incordiando al perro. Si ro FRENESi FELINO Enla mayoria de los casos, sus preocupacio- res por las juguetonas persecuciones entre ‘uperro y su gato son infundadas. Al gato le gusta el perro y disfruta con sus pequefios juegos de persecucion. El perro ve un esti- mulo en el gato y espera con ilusion la inte- raccién y la emocién resuttantes. Es usted el Linico que considera todo esto como algo exasperante y av eces traumatico cuando os muebles son golpeados y movidos de su sitio 0 cuando los objetos que estén sobre tuna mesa van a parar al suelo, etc. su perro persigue a su gato, observe el comportamiento de cada uno de ellos respecto al otro durante un rato. Fijese en que el gato puede saltar sobre una mosa o tarima y sentarse ahi adoptan- do una postura lista para saltar, espe- rando captar la atencién del perro. Puede que el gato pasee lenta y provo- cativamente por delante del perro mientras éste esta descansando y ocu- pandose de sus asuntos. También tene- TAMIENTO DEL PERRO mos al gato que eleva la cola, se frota contra el perro con el dorso arqueado e incluso ronronea invitadoramente pa- ra despertar el interés del perro. 1Es, por tanto, sorprendente, que el perro acabe respondiendo y devuelva al gato sus atenciones persiguiéndole? Lo normal seré que declare una persecu- cién a toda velocidad por toda la casa, aderezada con ladridos y maullidos. Mientras el gato salte por encima de los muebles y por las esquinas, el perro se- guiré con su persecucién, al tiempo que usted lo observa todo sin poder hacer nada, viendo como se desarrolla este juego por entre sus muebles y los obje- tos que se pueden romper. Podré ver que durante estos «ata- ques» nadie resulta dafiado, pero fre- cuentemente se preguntaré si un dia el perro herird o mataré al gato. Ademés, por supuesto, le preocupa que el dia ‘menos pensado puedan provocar dafios sobre los objetos de su hogar. Si al gato se le han extirpado las ufias, su preocu- pacién seré mayor, ya que sabré que no podré protegerse de un perro que le ata- que. Siempre que no haya derramamien- to de sangre durante estos episodios, puede trabajar con el perro para desen- sibilizarle ante los avances del gato. Proporcionar juguetes més interesantes al gato serd, goneralmente, de ayuda pa- ra reducir el deseo de éste para incitar al perro a jugar. Una vez més, usard golosinas espe- ciales para desviar la atencién de su perro del gato y para que se la preste a usted y a alguna actividad aceptable. También debe estar atento y observar al gato, de modo que cuando empiece a incitar al perro, pueda desviar la atencién del gato hacia un juguete nuevo y divertido. Respecto al perro, en cuanto vea que el gato le empieza a incitar, lame la atencién del perro y recompénsele con una golosina por acercarse a usted. A continuacién dele répidamente un juguete que le guste mucho y haga muchos dfas que no ve, 0 incluso un juguete nuevo, y empiece a jugar con él. Al tiempo que el perro concentra su atencidn en usted y en el juguete, elégiele por prestarle atencién y dele varios premios durante los si- guientes minutos. Llegados a este punto, la atenci del gato deberia haberse desviado de la incitacion al perro para que le persiga. Por tanto, la inminente amenaza de una loca persecucién habré pasado y podré dejar que los animales se tranquilicen ¢ inicien, una vez mds, su rutina normal. Al principio, deberé estar muy atento a las incitaciones potenciales y las conse- cuentes persecuciones, asf que esté lis- to para pasar algiin tiempo vigilando a sus mascotas. Eventualmente, los animales em- pezardn a asociar la necesidad de jugar y perseguirse con juegos divertidos, ju- guetes e interacciones con usted. En ‘ese momento les verd acerearse y mi- rarle fijamente como diciendo «Oye, juguemos!». Cuando esto suceda, deje de hacer lo que esté haciendo y atién- dales pero, cada vez que lo haga, vaya reduciendo un poco el tiempo durante el cual juega con ellos. De este modo los iré «destetando» de su deponden- cia de usted para entretenerse y as{ ha- ré que se diviertan por su cuenta con sus juguetes. En el caso de un perro que se com- porte de forma agresiva con otras mas- cotas, como conejos o péjaros, resulta esoncial la supervisi6n por parte de un adulto. Tenga al perro sujeto con su co- rrea para asi poder controlarle en todo momento. Recompense al perro cuan- do le preste atenci6n y la desvie de la otra mascota. No doje al perro solo en presencia del otro animal. Si insiste en mostrarse agresivo con la otra mas- cota digale severamente «jNo!», y re- cuerde decirle «Mirame» a medida que Je esté entrenando para ignorar al otro animal. Poner un especial énfasis en EL UNICO EN EL MUNDO» Hace muchos afios, tenia una Airedale Te- trier que no queria ono podiat olerar a otras mascotas. Atacé a otros perros de ca- sae hizo que la vida de un gto y un canario fuera completamente miserable. Finalmen- te, tras muchos intentos para reeducarla a lo largo de un periodo de dos aitos, me ren- di. La puse a vivir en la perrera que tenia en el jardin y nunca entré en contacto directo con otros animales. Varias veces por sema- ra, ella y yo ibamos a un gran campo valla- do donde la adiestraba en sus ejercicios de cobediencia y jugaba con ella a juegos en los que le lanzaba un objeto para que lo fueraa recoger y me lo trajera. Le hice hacer mu- ccho ejercicio y le dedique atenciones. Vivid de esta forma otros ocho afios, y parecia sa- tisfecha de ser «el Unico perro del mundo». ie EL ESTABLECIMIENTO DE LA DOMINANCIA Hacer que el perro practique varias veces al dia eercicios de «Tumbater en los que se que- de en esa posicién durante cinco minutos par ra que asi quede claro que las personas son las figuras dominantes en el mundo del can. Ha~ cer que setumbe antes de salir a dar un paseo, antes de que se le sirva la comida y antes de permite saltar sobre el sofa en caso de que usted se lo tenga permitido) son otros ejem- plos sobre la puesta en practica de lat eoria dela dominancia del hombre sobre el perro. que le mire puede proporcionarle el éxito a largo plazo. Sin embargo, debe- 14 dedicarle mucho tiempo y pacien- ci Desgraciadamente, hay ciertos po- ros que nunca dejardn de querer perse- ORTAMIENTO DEL PERRO guir a otros animales. En el caso de ta- les perros, la respuesta se encuentra en el control, por parte de usted, de toda la situacién. Deberd resignarse al hecho de que su perro debe ser apartado del contacto con otros animales. Deberé proporcionar al perro tareas que llevar a cabo en casa, como que vaya a buscar su correa cuando sea la hora de salir a pasear. Le adiestraré en obediencia bé- sica para asf poder comunicarse con él. Asf le podré hacer saber que a pesar de que no muestre agrado por otros anima- no toleraré su comportamiento agresivo. Por tiltimo, dos 0 tres veces al dfa, practicard ejercicios para que se tumbe, lo que servird para reforzar su papel de lider con respecto al perro. Un ejercicio matutino de quedarse tumba- do durante 10 minutos y otro que dure 20 0 30 minutos mientras esté usted co- miendo o cenando en la mesa le harén captar, alto y claro, el mensaje. ENFRENTANDOSE ALA AGRESIVIDAD CANINA Al enfrentarse a cualquier forma de agresividad en un perro, debe recordar- se que la seguridad de todos los impli- cados es de la maxima importancia. E] perro debe estar sujeto en todo momen- to para que as{ no tenga, en absoluto, la oportunidad de morder. Es imperativo que el propietario sea, en todo momen- to, responsable de la seguridad de las otras personas y animales. Es de vital importancia no permitir nunca que el perro se haga con el con- trol. El perro deberia estar sujeto con su collar y su correa siempre que esté cer- ca de otras personas y animales. En al- gunos casos esto implicaré que el perro deba llevar puesto un bozal, para que su propiotario pueda controlarle y para que no pueda morder a nadie. Ensefiar al perro a mostrarse sumiso ante sus propietarios y ante otras perso- nas es la forma més efectiva para que el perro acepte su papel en la manada hu- mana. Los perros y los lobos que viven en estado salvaje no muerden a sus su- periores, ya que han aprendido que sus lideres no toleran el comportamiento agresivo. Esta misma teorfa se aplica cuando el perro considera a su familia y 4 otras personas como seres superiores. La tinica excepcidn a esta norma es la del perro que muerde debido al mie- do. Como estos perros son agresivos, a pesar de tener miedo, deben ser trata- dos con cuidado y con halagos, tal y co- Agresividad mo se ha descrito anteriormente. Los tranquilizantes, administrados bajo la supervisién de un etélogo y veterinario profesional pueden ayudar a que el pe- rro que muerde debido al miedo se re- laje y desarrolle confianza en s{ mismo mientras interactiia con las personas. Finalmente, el adiestramiento de obediencia deberfa considerarse como esencial para el buen manejo de todos los perros. Se deberfa ensefar al perro a sentarse, tumbarse, andar al pie (heel) justo por detrés de su propi tirar y acudir al ser llamado. Este adies- tramiento es el elemento més importan- te para el desarrollo de una relacién gratificante entre un perro y las perso- nas. El precio suele ser razonable y las clases suelen tener una duracién de ocho semanas de duracién, aunque los resultados durardn toda la vida. 23 Adiestramiento, con ‘una manga acolchada, de un Dogo Argentino. Esta raza tiene un instinto protector muy desarrollado ‘que puede enfocarse de modo positive o negativo, dependiendo del adiestramiento. Este tipo de adiestramiento sélo deberiallevarse a ‘abo conun profesional, EL COMPORTAMIENTO DEL PERRO LADRIDOS Hay muchas razones por las que un perro ladra, Aunque las causas pueden ser distintas entre los distintos perros, el efecto que tiene sobre las personas que oyen este ruido es el mismo. Un ladrido breve y resuelto puede lamar nuestra atencidn, pero los ladridos constantes pueden, rdpidamente, convertirse en una pura molestia. Ademés, como el so- nido de los ladridos no sélo los oye el propietario, sino todos aquellos que es- tan en un radio cercano, los ladridos pueden convortirse en una molestia pi- blica. No obstante, hay ciertos momentos y circunstancias en los que el ladrido de un perro es de agradecer y da con- fianza, como cuando advierte de que se acerca un peligro, el humo de un fue- go, la presencia de un desconocido o el loro de un nifio enfermo. Estas son ocasiones en las que el ladrido de un perro puede advertirnos de un posible desastre. Asi pues, serfa muy mala idea castigar a un perro por ladrar sin antes saber por qué lo hace. Los ladridos se engloban en una de entre cuatro categorfas basicas: para aler- tar, para conseguir que le presten aten- cién, para comunicarse y debido ala emocién. Observémoslos en mayor deta- Ile para determinar las medidas adecua- das que debe tomar un propietario como respuesta a cada tipo de ladrido. {POR QUE LADRA UN PERRO? PARA ALERTAR Las causas de que el perro ladre para alertar pueden ser para llamar la aten- ci6n sobre una persona, animal, objeto, sonido, olor o algo que vea que sean des- conocidos. Los ladridos pueden ser la antesala a una retirada por miedo oa.un ataque. Caso A:En caso de que su perro esté intentando alertarle sobre algo nuevo y extrafio, permita que el animal investi- gue la fuente. Vaya con él para saber a qué le esté ladrando. En ese momento, no le acaricie, abrace ni dé mimos y no prolongue la investigacién. Cuando haya podido determinar que la fuente de pre- ocupacién del perro es algo inofensivo, distraiga répidamente su atencidn hacia cierta actividad que le guste, como un juego en que le lance algo para que él lo vaya a buscar y se lo traiga o una sesién de juegos con un juguete que le guste mucho. Sea consecuente y céntrese en la inocuidad de la fuente que provocé que el perro ladrara, actuando con naturali- dad. Sonrfa, ria, muéstrese contento y to- que ala persona o al objeto en cuestion para que el perro vea que no representa una amenaza. Cuanto mas despreocupa- do se muestre ante circunstancias simi- lares, més répidamente aprendera su perro a no preocuparse. Caso B:En el caso de que se trate de un desconocido, elogie a su perro por alertarle de la presencia de esa persona. Muchos perros, por ejemplo, reaccionan de forma agresiva con los repartidores. Cuando un repartidor se acerque a su puerta, actie alegremente y tranquilicé al porro haciéndole ver que esa persona es amiga, Tenga al perro sujeto con la corre ndo se dirija a la puerta y ha- ga que se siente a su lado mientras salu- da a la persona. Dele al repartidor una galleta y pidale que se la dé al perro tan pronto como se lo indique. tad Muéstrese firme con el perro y haga que se siente tranquilamente a su lado sin ladrar ni intentar morder a la per- sona. Tan pronto como tenga al perro bajo control, cambie su tono de voz y haga que ésta sea amable, e indique al perro que la persona en cuestin es al- guien agradable, Una vez el perro mues tre signos de estar tranquilizindose y de aceptar la presencia de la persona que se encuentra en la puerta, haga que di- cha persona dé al perro una galleta. No permita todavia que la persona acaricie al perro. Sencillamente elégiele por portarse bien y por comportarse educa- damente. Después de unos pocos encuentros como ese, veré un cambio en la forma en que su perro acepta al repartidor una Elladrido de advertencia de este perro dice alto y claro: ‘Mantente alejado». 26 Elperro blanco ‘esta comunicando, con su ladrido, que quiere entrar en el jardin, EL COMPORTAMIENTO DEL PERRO vez le dé la sefial de «OK», indicéndole que esa persona es amiga. Cuando suce- da esto, puede empezar a dejar que la persona acaricie al perro mientras éste estd sentado educadamente al lado de usted. No obstante, cuando Ilegue a esta fase del adiestramiento, muéstrese firme con el perro para que asf comprenda claramente que la aceptacién educada es el tinico comportamiento que seré to- lerado. Eldgiele abundantemente cuan- do se comporte de este modo, Caso C: En el caso de que el desc nocido no sea bienvenido a su puerta ni en su propiedad, elogie al perro por ad- vertirle de su presencia y luego octipese del desconocido de modo adecuado. No espere que el perro se muestre cortés con alguien que no es bienvenido en su hogar, pero asegirese de tener al perro controlado en todo momento, ya que el que un perro amenace a las personas y/o las muerda es algo no aceptable. Caso D:En el caso de un perro mie- doso que ladre antes de retirarse de una cierta situacién, siempre podré predecir esta situacién debido al comportamien- to dol animal. No sé do dando ladridos breves, agudos y quejumbrosos, sino que, ademas, segu- ramente esconderé la cola entre las pa- tas_y mantendré las orejas planas pegadas a la cabeza. Quizé también se aleje y mire de lado aquello que percibe como Ja fuente de su miedo Cuando un perro esté asustado, no es buena idea, ademéds de ser peligroso, perseguirle o intentar acariciarle. Si el ilo advertira su mie- perro va sujeto por su correa, puede usarla para alejarle de la escena que pro- voca su preocupacién. No le abrace ni le consuele. En lugar de ello, hablele sua- ve y despreocupadamente, para que asf empiece a relajarse y preste atencién a otra cosa. Puede potenciar que se fije a usando palabras y frases fa- miliares que él reconozca como cosas con las que disfruta, como dar un paseo © jugar con su juguete favorito. En el caso de un perro que muestre miedo mientras no va sujeto por su co- rrea, tendré un menor control sobre él para alejarle y dirigirle hacia una situa- cién menos estresante. Puede que la tinica solucién consista en alejarle de aquello que provoca su miedo y dirigir- le hacia algo que sepa que conoce y que le gusta. Tan pronto como el perro esté lejos de la fuente de su miedo, in- tente ponerle la correa para asf tener un mayor control sobre él. Caso E: El ladrido de aviso previo a un ataque suele ser alto y grave (y no agudo, como el ladrido debido al mie- do). El perro estaré de pie y adoptar una postura en la que el peso del cuerpo se asentard sobre sus extremidades de- lanteras y so inclinard hacia delante. Sus orejas estardn erectas, portard la co- la erguida y tiesa y mostrard los dientes en cada ladrido. Si ve aun perro detré advirtiendo a un desconocido que se mantenga lejos, todo su cuerpo estaré diciendo: «Vote de aqui ya mismo!». Ese mensaje quedaré muy claro para cualquiera que vea al perro. Nunca in- tente acercarse a un perro que muestre de una valla, este comportamiento, ya que lo més pro- bable es que le muerda si pasa por alto sus advertencias. Girese y sittiese de la- do con respecto al perro, no establezca contacto ocular con él y aléjese lenta- mente. Salir corriendo no har sino inci- tarle a mostrarse més agresivo. Las seftales de amenaza de un perro deben ser respetadas y no ser tomadas a broma. OBTENCION DE ATENCION Cuando un propietario malcria deli- boradamente a un perro o, inadvertida- Los ladridos fuera de casa podrian ser para alertar al propietario de ‘que alguien pasa cerca, 0 podrian suponer una advertencia para que la persona que pasa siga su camin mente, le premia por ladrar , el perro aprende rapidamente cémo obtener atenciones. Es, por ejemplo, el caso de un perro que ladra porque se ha asusta~ do y el propietario se agacha y le acari- cia para asegurarle que no pasa nada. El perro percibe las caricias y el consuelo como una recompensa por ladrar . Asi pues, vuelve a ladrar cuando quiere que le presten atencién. ANSIEDAD POR SEPARACION La ansiedad por s eparacion es la principal ‘causa de los ladridos del perro, Cuando deja- ‘mos un perto solo, éste puede experimentar un nivel de frustracién debido a la separacion desu propietario (su manada), que ladra para aliviar la ansiedad que siente por quedarse so- lo, su ver, este comportamiento hace que el propietario preste atencién y, aunque pueda ‘tratarse de una atencidn no del todo satisfac- toria, es mejor que nada. ITAMIENTO DEL PERRO Los ladridos para obtener atencién pueden corregirse, siempre que el pro- pietario tenga el firme propésito de adesmalcriar» al perro. Creemos una si- tuacién ficticia y la solucién al proble ma a la que da lugar . Este problema es comtin en los perros pequeifios y sus propietarios. Cuando era cachorro, el perro solia ladrar y saltar encima del propietario pa- ra obtener su atencién. El propietario se agachaba y cogia al cachorro en brazos. Pronto, el cachorro aprendié que siem- pre que querfa obtener atenciones por parte de su propietario, todo lo que tenfa que hacer era ladrar y saltar sobre él. Para cuando el cachorro sea ya adul- to, el hébito ya estard asentado y el perro pedird constantemente que el propieta- rio le coja y le lleve en brazos. El propie- tario_verd esto como algo irritante, aunque quiera mucho al perrito, por lo que vacilard entre reprenderle o no. En lugar de ello, el propietario intenta gritar al perro, pero sin conseguir resultados. El perro sigue saltando y el propietario sigue intentando varias tacticas para co- rregir el problema, aunque no obtiene resultados positivos con sus intentos. La solucién a este problema consi te en dejar que el perro sepa que esta bien que pida que le presten atencién, pero que lo debe hacer de forma acepta- ble. El perro debe aprender que, al igual que sucede con la mayor parte de las co- sas en la vida, hay que pagar un precio para que le presten atencién a uno. En lugar de responder inmediatamente a la demanda de su perro para que le lleve en brazos, el propietario hard que el pe- rro deba hacer algo para ganarse sus atenciones. Una vez que el perro empie- ce a darse cuenta de que la atencién ya no os gratis, se le puede adiestrar para que siga estando en el suelo y acepte las atenciones desde esa posicién, y no en los brazos de su propietario. Si experimenta un problema similar, ensefie al perro a sentarse cuando se lo ordene. Mas adelante, cuando se acer- quea usted para pedirle atenciones, ha- ga que se siente delante de usted antes de responder a sus peticiones. Cuando obedezca la orden de «siéntate (sit)», podré dedicarle algunas atenciones. Al principio, puede cogerle, acariciarle y clogiarle brevemente, y volver a dejarle enel suelo. Si vuelve a ladrar y a saltar sobre usted, haga que vuelva a sentarse, pero esta vez no le coja. En lugar de ello, agdchese y acariciele cuando se quede sentado delante de usted. El perro pronto aprenderé que debe- 1 hacer algo antes de recibir sus aten- ciones. En otras palabras: ignorar el comportamiento que no le guste y apre- ciar el que le guste daré lugar a unos re- sultados positivos. Su respuesta a un comportamiento que no le gusta es per- cibida por el perro como una aceptacién, continuaré comporténdose siempre de ‘ese modo. Sin embargo, cuando aprenda que sélo le prestard atencién por su buen comportamiento, lo llevaré a cabo para asf recibir sus atenciones. INTENTOS POR COMUNICARSE El perro, como animal social que es, necesita comunicarse con su manada (las personas u otros perros). Usa los la- dridos como medio para obtener alimen- to, agua, refugio y comodidades. Muchos perros, por ejemplo, emitirén unos ladri- dos agudos a sus propietarios unos po- cos minutos antes de la hora normal de la comida. Un perro frecuentemente emitiré varios ladridos cortos y agudos como invitacién al juego a otros perros 0 personas. Cuando deje aun perro fuera de casa en una zona vallada y los miem- bros de su manada (su familia) estén dentro de casa, frecuentemente se que- dard sentado a la puerta y ladraré para comunicar su deseo de que quiere que le dejen entrar para estar con ellos. A veces, no obstante, tal como he- mos mencionado anteriormente, el pro- pietario reacciona de forma inadecuada ante los ladridos y el perro interpreta las acciones del propietario como algo posi- tivo y que le gustarfa que se repitiera. Digamos que el perro le trae un juguete y lo suelta a sus pies. A continuacién se queda de pie delante de usted ladrando y miréndole. Sin pensarlo, coge usted el juguete y lo lanza, Ese comportamiento Este tipo de lenguaje corporal suele verse ladridos,y esto s6lo significa una cosa: «Quiero jugar». PORTAMIENTO DEL PERRO El perrono puede verqué pasa al | otro lado de esta valla maciza, pero orsupuesto que puede oir y ole, porlo que ladrara para vocalizar que sabe que esta pasando algo ahi fuera. le indica al perro que usted quiere jugar con él siempre que é! se lo pida. Por su- puesto que no siempre le iré bien jugar, poro usted ha ensefiado al perro que si éste se queda de pie delante de usted y ladra conseguiré que juegue con él inde- pendientemente de lo que esté haciendo en ese momento. Este comportamiento suele darse en los perros Ilenos de energfa que estén aburridos y no tienen nada que hacer . En este momento, la primera opcién consiste en responder a la poticién del perro lanzando el juguete. Esta respues- ta normalmente daré como resultado una langa serie de lanzamientos y que el perro vaya a buscar y le devuelva el ju- guete. {Un nico lanzamiento no suele ser suficiente! La segunda opcién consiste en reco- nocer el aburrimiento del perro y, antes de lanzarle el juguete, hacer que el perro haga algo por usted. Un «siéntate» oun «timbate/quieto» pueden ser adecua- dos. Una vez el perro obedezca su or- den, eldgicle y luego léncele el juguete. Sise lo devuelve y empieza a ladrar otra vez, repita el procedimiento, con lo que, cada vez que le solicite su atencién, de- ba ganérsela haciendo algo antes. En po- co tiempo decidir que no quiere molestarse en hacer algo simplemente para que usted le lance el juguete. Pron- to encontraré alguna otra cosa que hacer y se distraeré por su cuenta. Para ser justo con el perro, si le gus- ta ir a coger cosas que le lance para de- volvérselas, se le deberfan proporcionar muchas oportunidades para jugar a este juego en momentos que a usted le resul- %QUE NECESITA? ‘Cuando su perro trata de comunicarse con usted mediante ladridos, préstele atencién. Probableriente estéintentando decirle algo importante para él. Por ejemplo que tiene hambre, que tiene sed y su cuenco para el agua esta vacio, que tiene demasiado frio 0 calor, que esta intentando hacer algo para lo que necesita su ayuda (salir la calle pa- ra hacer sus necesidades, coger un juguete que esta fuera de su alcance, decrle que un miembro de su familia esta a punto de en- ‘aren casa, etc), Siempre que sus necesida- des se consideren legitimas, sus ladrido s deberian considerarse como aceptables. Si satisface sus necesidades dejara de ladrar al momento. ten convenientes. Una vez que él en- tienda que usted jugaré al juego de lan- zar y devolver con él, tendré muchas menos probabilidades de que le moleste cuando no le vaya bien jugar con él. Disfrute de los periodos de ‘ranquilidad de su ‘achorro, ya que pronto emperara a tadrar. Los Pinscher Miniatura tienen bastantes cosas que decitt COMPORTAMIENTO En el caso de un perro muy obstina- do que no doje de molestar , siempre puede dejarle un rato en su perrera en el digamos cinco o diez minutos clégiele jardit Una vez le saque de la perrera, un poco y vuelva a lo que estaba hacien- do antes en cuanto deje de hacer caso al perro, Antes o después aprenderé que conseguir que usted haga algo que él quiere no le saldré gratis. T endré que obedocer sus érdenes o se encontraré ei cerrado en la perrera, y ninguna de estas le entusiasmara ‘A medida que el tiempo pasa y con as adecuadas a sus com- dos unas respue: DEL PERRO CHARLA CANINA Hay cientos de razones por las que un pe- rro ladra, Usa su capacidad par a ladrar del mismo modo que las palabr as: para comunicarse. A medida que crece el vin- culo entre el propietario y el perro, am- bos aprenderan ac omunicarse ya entender lo que dice el otro observando su comportamiento y escuchando los so- riidos que emite cada uno de ellos. Tanto si se trata de una palabra como de un la- drido, el ruido es un elemento importan- ‘te en esta sinf onia que consiste en dos especies viviendo en armonia. portamientos, desarrollaré unos habitos que se adaptardn a usted y también le satisfardn a él. Jugar al juego de lanzarle tun juguete para que nos lo traiga es di- vertido cuando es usted quien inicia el juego o cuando el perro le trae el juguete y se sienta tranquilamente a su lado has- ta que pueda usted jugar con él. Lo que aprenderé es que los ladridos inneces rios no le reportarn nada. EMOCION/ENTUSIASMO_ Los balizan sus de modo muy parecido a cémo lo hacen Jas personas. Suelen ladrar, por ejemplo, mientras juegan y se emocionan, T am- bién ladran cuando estén esperando algo que les entusiasma, como el juego en que usted lanza un juguete para que el perro vaya a cogerlo y se lo traiga, cuando le da una golosina, o cuando sale a pasear con su propietario. La frustracién también puede hacer que un perro ladre. Diga- mos que el perro quiere jugar con su ju- guote favorito y que éste esté a su vista, pero no a su alcance. Quizés intente co- ger el juguete pero, cuando esos esfuer- zos resulten infructuosos, puede que se quede ahi de pie, mirando fijamente el juguete al tiempo que ladra incesante- mente hasta que alguien venga a coger el juguete y se lo dé. ‘Si puede determinar la causa de los ladridos, deberia permitirlos durante un periodo de tiempo razonable. Reducir el nivel de excitaci6n suele reducir el refle- jo de ladrar, y generalmente podré usted controlarlo. Cuando quiera tranquilizar al perro, cambie la causa de su emocién y desviela hacia una actividad mas tran- quilizadora. Tan pronto como se reduz- can los ladridos elogie al perro con un «Buen chico». En caso de que se deban a la frustracién, reduzca sus ladridos apar- tdndole de aquello que la ocasiona. Es beneficioso, tanto para los perros como para las personas, que los propie- tarios comprendan las causas y las res- puestas humanas adecuadas ante los la- dridos. Frecuentemente, cuando los perros pequefios ladran hacen sonar una alarma. Por otro lado, cuando un. perro grande ladra lo hace para advertir y/o amenazar. Cuando la gente respon- de adecuadamente a dichos ladridos, suelen determinar un patron para que los ladridos cesen, aunque el perro vol- ver a ladrar cuando sea necesario. Por el contrario, una respuesta inadecuada generalmente haré que los ladridos au- menten y, por tanto, provocaré que el perro ladre con més frecuencia. En resumen, con los ladridos 0 con cualquier otro comportamiento de sus perros, los propietarios deberfan elogiar el comportamiento positivo e ignorar 0 desviar el negativo. Recuerde que los comportamientos que dan lugar a resul- tados_positivos tienden a repetirse, mientras que los que producen resulta- dos negativos tienden a no repetirse. Pa- ra un perro, ser ignorado es algo de lo més desagradable, por lo que el animal aprende répidamente que para obtener atenciones agradables deberé repetir ciertos comportamientos (como no la- drar innecesariamente) y abstenerse de otros. iESTOY EMOCIONADO! Ladrar es una manifestacion sana y natural del entusiasmo, Puede compararse, vaga~ ‘mente, ala vocalizacion humana en el ca~ 0 deo s juegos, la anticipacion a un suceso y la frustracién. Se sabe que ciertas razas tienen un umbral de su rflejo de a- dar mas bajo que otr as. Muchos perros Pequetios tienen una ma yor tendencia a ladrar ya hacerlo durante mas tiempo que algunos perros grandes. EL COMPORTAMIENTO DEL PERRO MAREOS EN EL COCHE Es muy probable que los perros s mareen mientras viajan en coche cuando son cachorros. Con el tiempo suficiente yendo en coche, pronto su- perarén este problema y acabarn en- cantandoles ir de paseo en coche. Un error que suelen cometer los propieta- rios de cachorros jovenes es llevar al perro en coche sélo cuando tiene que ir ala consulta del veterinario para que le vacunen o le sometan a una revisién. El cachorro pronto asociaré la visita al ve- terinario con el viaje en coche y pronto aprenderé a odiar esta experiencia. Para cuando el cachorro sea adulto no sdlo aborreceré al veterinario, sino también iren el coche. Para evitar esta situacién, adiestre a su cachorro para que le gusten los paseos en coche y también las visitas al veterinario. En primer lugar, empie- ce ensefando al cachorro a disfrutar del paseo en coche. Coléquele, en su transportin, en el asiento trasero, y dé una vuelta a la manzana, No intente ir més lejos, y asegtirese de tomar las es- quinas suavemente, para que asi el ca- chorro no se vea zarandeado de un lugar a otro en el interior de su trans- portin. Mientras esté conduciendo, ha- ble alegremente al cachorro y digale que es un buen chico. Esto haré que se concentre en usted y no en el movi- miento del coche. T an pronto como acabe el viaje, apague el motor y dé al cachorro una golosina al tiempo que le ologia por haberse portado bien duran- te el trayecto. Repita este proceso durante varios dfas. Més adelante, a medida que el cachorro vaya relajéndose durante los viajes, alargue el paseo y dé la vuelta a dos manzanas. En unos pocos dias més, deberfa poder dar paseos muy cortos por la ciudad. A medida que el cachorro encuentre placenteros estos trayectos, aftada una breve detencién y luego vuelva a casa. De este modo haré que el cachorro esté listo para disfrutar de los viajes que incluyan una parada o dos. Una vez que el cachorro tolere los trayectos cortos, podré hacer una para- da, salir del coche y dejar al perrito so- lo enel vehiculo (sélo durante uno 0 dos minutos). Cuando vuelva, asegire- se de elogiarle y de premiarle con una golosina. Al principio, haga que las paradas sean muy breves y no preste mucha atencién al perro. Sencillamen- te digale: «Espera,» y salga del coche y algjese. Es su retorno el que deberia proporcionarle unas palabras amables yuna golosina. Mareos en el coche 35 Hladiestramiento de jaula proporciona muchas ventajas. Una ver el perro esté acostumbrado aestaren sujaula en casa, le resultara comodo estar en tuna jaula cuando sur la necesidad de tenerle encerrado para que no corra peligro. 36 iAlgunos perros prefieren medios alternatives de transporte! EL COMPORTAMIENTO DEL PERRO Ahora sera el momento de llevar al cachorro a la consulta del vetorinario. Lleve consigo algunos premios y pida al veterinario que se los dé mientras le examina, Esto hard que el cachorro se acostumbre a ser manipulado por el ve- terinario. Si debe administrarle una in- yeccién haga que, tras ella, dé al cacho- 1ro un premio de inmediato. Quiere que el cachorro olvide cualquier molestia asociada con el veterinario y que més bien le considere como alguien amable y que siempre tiene una golosina para 61. Unos pocos minutos extra dedica- dos a ensefiar al cachorro, cuando éste sea muy joven, a no temer al veterina- rio le proporcionarén grandes benefi- os cuando el perro sea adulto. En el caso de un perro adulto que se maree en el coche, el mismo proce- dimiento de adiestramiento descrito para acostumbrar al cachorro puede ser efectivo. También existen unas pas- ALERTA DURANTE LOS VIAJES Se debe puntualizar un asunt o importante ue hace referencia alos perros y los co- ches: nunca deje solo a un perro en un co- che! Incluso aunque las v entanillas estén bajadas en un dia célido (18 ‘Co més), la temperatura puede elevarse en el interior de un coche hasta mas de 38 Cen cues- tion de minutos, y el perro se ahogara. Bajar las ventanllas es igualmente peligroso, ya que el perro podria intentar escapar y ha- cerse daft. Enalguno s lugares, dejar a un perro solo en el coche es ilegal. iTanto si es legal como sino, es peligroso, sin més! tillas antimareo que le podré propor- cionar el veterinario: éstas pueden ayudar a que el perro tolere ir en co- che. Estos medicamentos no deberfan ser proporcionados a un perro sin su- pervisién veterinaria. Si los usamos para evitar los mareos, deberfan dejar de usarse tan pronto como se pueda. No querré que el perro dependa de la medicacién cuando quiera viajar en coche. Mediante el uso de un proceso, lento y constante, de acostumbrar al perro a ir en coche porque se trata de una experiencia agradable, lograremos que le gusten los viajes durante toda su vida. Las jaulas resistentes de fibra de vidrio son muy adecuadas durante {os viajes y pueden servir también ‘como transportines enel caso de los perros de menor tamafo. 38 COMPORTAMIENTO DE SU PERRO Los lebreles, como los Whippet y los Rhodesian Ridgeback, tienen ‘un fuerte instinto de persecucion de la presa,yes facil incitarl. Enlas carreras de perros se hace correr alos animales por una pista detras de un sefuelo que consiste en una liebre mecénica o una presa» similar. EL COMPORTAMIENTO DEL PERRO PERSECUCIONES PERSEGUIR A LOS NINOS Los perros persiguen cosas impulsa- dos por su instinto hereditario para la caza, Los perros son carnfvoros y, como talos, deben aprender a cazar desde jé- venes. El hecho de que hayamos domes- ticado a los perros y les proporcionemos alimento no borra su instinto innato que forma parte de ellos desde hace miles de afios, Ademés, algunas razas muestran una mayor predisposicién a la caza/persecu- cién que otras. Los terrier, por ejemplo, fueron criados para perseguir , incluso bajo tierra, a los topos, ratones y otras alimafias. Consecuentemente, cuando un terrier ve algo que se mueve répida- mente, piensa de inmediato: «cazar y INSTINTO DE PERSECUCION DELOS TERRIER Cuando el objetivo de la persecucién es un nifo, el instinto de terrier se pone en mar- cha antes de que su adiestramiento y comu- nicacién le indiquen “f alsa alarma: presa incorrecta’ Asi, frecuentemente, el terrier mordisqueara los tobillos de los nifios que corren y gritan mientras juegan a juegos in- fantiles. Aunque todo esto no es amenaza- dor para la vida, provoca dolor. Después de todo, un mordisco es un mordisco, y no de- bemos permitir que suceda. climinar», jy se d cucién! Algunas razas caninas de gran tama- fio, como el Pastor Alemén, el Rottwei- Jer, el Dobermann, el Boyero de Flandes y el Schnauzer Gigante fueron criados para ser perros de guarda. El rasgo de perseguir y atrapar a intrusos, delin- cuentes, etc., que huyen es un instinto natural en ellos. Ademés, son lo sufi- cientemente grandes y fuertes como pa- ra detener a una persona que intente huir, En el caso de la persecucién de ni- flos, las razas grandes de guarda consi- deran a un nifio que corre y chilla como una presa. En primer lugar, el ruido de los gritos de un nifio mientras juega 0 se queja por algo llama la atencién del pe- rro de guarda, Este buscaré la fuente de dicho ruido y, cuando la encuentre y observe que est corriendo, se desenca- denaré su instinto de perseguir y captu- dena la per Hay algo mas divertido que perseguira un compaiiero de camada? Alobservara un perro corriendo porel jardin, a veces es dificil decir ue capta su interés y desencadena su instinto de persecucién, rar a su «presa». Esto es algo extrema- damente peligroso y nunca debemos permitir que suceda. Si es propietario de un perro de trabajo de gran tamaio con un fuerte instinto de persecucién, es responsabilidad suya tener controla- do, en todo momento, al animal. Este nunca debe tener la oportunidad de perseguir, capturar y, finalmente, mor- der a un nifio. En algunos casos de persecucién de un nifio, se puede hacer que el perro lleve a cabo una actividad alternativa, como ir a coger y traer algo, morder un hueso o cualquier otra cosa cuando el nifio en cuestién se comporte de forma activa y ruidosa. En las familias con ni- jios pequefios, es bueno adquirir al pe- rro cuando todavia es un cachorro [y no un adulto), y dejar que éste juegue con y se acostumbre al nifio, al tiempo que crecen juntos. Los perros en los cuales el método de proporcionar una actividad alternativa tiene éxito suelen ser de razas que no son de guarda, in- dependientemente de su tamafio, y que fueron criados, en sus origenes, para ser perros de compafifa, de caza o para tra- MRTAMIENTO DEL PERRO dantes de sus amos. Se bajar como ay pueden encontrar perros de este tipo en el grupo de perros miniatura, de ca- za, de no caza y de rastreo En el caso de un leve sindrome de persecucién, la modificacién de la con- ducta deberfa consistir en tener al pe- 1ro bajo control y exponerle a varias situaciones en las que un nifio corra y juegue ruidosamente. Haga que el pe- ro le mire cada vez que un nifio se acerque y prémiele con golosinas por prestarle atencidn. Después de dar al perro un premio, haga que lleve a cabo una actividad divertida para desviar su atencién del nifio y para que la centre en algo con lo que disfrute, como por ejemplo ir a buscar una pelota y traér- sela. Repita este adiestramiento con fre- cuencia y esté atento a aquellas sefiales de que el perro estd empezando a aso- ciar al nifio que juega con recompensas y actividades divertidas. Llegado aun cierto punto, hasta puede hacer que el nifio lance la pelota al perro. De este modo, el animal empezaré a captar la idea de que el nifio que juega también es algo divertido para él, en lugar de tra- tarse de algo que deberia perseguir. PERSECUCION DE VEHICULOS EN MOVIMIENTO Hay dos posibles razones por las que algunos perros persiguen a los vehicu- los. La primera implica el instinto natu- ral de persecucién, como se ha descrito anteriormente. La segunda implica la necesidad que tiene el perro de hacer huir aquello que perciba como un intru- so en su hogar y su propiedad. En otras palabra El adiestramiento para evitar que un perro persiga vehiculos puede tener éxi- to en el caso de algunos animales, pero no en otros. Depende del grado de deseo de persecucién del perro y del tipo y la cantidad de adiestramiento que utilice el propietario. Sia su perro le gusta perseguir a los coches, llévele sujeto con su correa y sé- quele al jardin. Cuando vea que se acer- ca.un coche, camine con el perro hacia la calle. Cuando estén aproximadamen- te a un metro de la acera, dé la vuelta bruscamente, grite algiin tipo de comen- tario ruidoso, como «{Cuidado!» y aléje- se corriendo del coche que se acerca. Cuando se encuentren a una distancia segura de la calle, elogie al perro y dele una golosina. Repita esta maniobra hasta que lle- gue el momento en que, instintivamen- te, su perro empiece a darse la vuelta y alejarse de los veh{culos que se aproxi- man. Elogie siempre a su perro y recom- pénsele con un premio, para que asi aprenda que el evitar un vehiculo que se acerca (en lugar de perseguirlo) es al- go que le proporciona beneficios. Conozco a varias personas que han adquirido pistolas de agua y las evan enel coche, y las disparan en la cara de los perros que persiguen su vehiculo. Esto s6lo deberia llevarse a cabo mien- tras el propietario controle al perro y el conductor pase muy lentamente al la- do del animal. Nunca deberia intentar- se en el caso de un conductor que no sepa lo que intenta conseguir el propie- icttia de forma defensiva. PELIGROSO E ILEGAL Las consecuencias de perseguir un vehicu- lo pueden ser desastrosas, Como la mayo- ria de las poblaciones cuentan ¢ on leyes ‘que obligan a que los perros vayan sujetos por su correa, no se debe permitir que los perros paseen libremente. Incluso sin tales leyes, no es buena idea permitir que su pe- tro esté fuera de casa sin algtn tipo de restriccién de mo vimientos. Si quiere ‘que el perro disfrute de una mayor liber- tad que la que pr oporciona unacorrea normal, puede adquirir una cuerda de unos 15 metros y usarla siempre que quiera que ‘el perro haga ejercicio al tiempo que lo tiene controlado. tario. Conducir demasiado cerca del perro, hacerlo a demasiada velocidad, 0 orréticamente, etc., podrfan dar por resultado que el perro acabe herido o muerto, as{ que deberén tomarse todas Jas medidas de seguridad antes de in- tentarlo. Nunca use el método de la pistola de agua desde una bicicleta o una moto, ya que el perro podré ver to- do el cuerpo del conductor y aprender a aborrecer a esa persona. El conductor de un coche suele estar lo suficionte- mente oculto como para que el perro no le asocie con el chorro de agua en su cara. ‘Tenga en cuenta que no todos los pe- rros pueden ser adiestrados para evitar que persigan a los objetos en movimien- to. Tener al perro bajo control fisico en todo momento, es la forma més efectiva de manojar estas situaciones y evitar ac- cidentes. ENTO DE SU PERRO Todo esta dispuesto para EL COMPORTAMIENTO DEL PERRO Mordisquear Hay dos razones basicas por las que los perros mordisquean. Es interesante ver que se trata de las mismas razones por las que mordisquean las personas: fisicas y emocionales. En todos los ca- sos, la raz6n por la que el perro muerde deberia determinarse antes de empezar a solucionar el problema. Reprender al perro no suele ser el camino correcto para la solucién del problema. La reac- cién ante el castigo suele dar lugar a que el perro mordisquee todavia més 0 a que Ileve a cabo otros comportamien- tos no deseables. Asi, la eliminacién de la causa solucionaré el problema, ade- més de aliviar las frustraciones del pe- 110. Por ejemplo, cuando un cachorro le mordisquea las manos hay dos formas féciles de detener este comportamiento sin dar lugar a més problemas. En pri- mer lugar, mantenga sus manos aleja- das de la cara del cachorro. T eniendo las manos apartadas del campo de vi- sién del perro, éste no intentaré mor- disquodrselas. Acariciele en la zona de los hombros y mantenga alejado de su boca cualquier estimulo para mordis- quear. En segundo lugar si, de cualquier forma, busca sus manos para mordis- quearlas, rocfeselas con un producto a base de manzana amarga o un disuaso- rio similar. Este tipo de producto esté disefiado para hacer que el objeto prohi- bido tenga un sabor desagradable y, por tanto, hacer que mordisquearlo no sea deseable. Los cachorros mordisquean cuando les estan saliendo los dientes. Sus man- dfbulas les duelen cuando los dientes nuevos atraviesan el hueso o la carne. Esto suele darse antes de las 16 semanas de vida y puede prolongerse hasta las 20 semanas. Cuando salen los molares, alrededor de los ocho meses de edad, el cachorro volveré a mordisquear , pero esta vez lo hard sobre objetos duros (co- mo las patas de una silla) con la parte posterior de la boca. Una vez se haya completado la den- tici6n, este comportamiento de mordis- quear rara vez se repetird. Sin embargo, ¢s beneficioso tanto para el cachorro co- mo para el propietario saber exactamen- te qué objetos prefiere morder el animal durante estas etapas de mordisqueos. Durante la denticién, a los cachorros les proporciona alivio mordisquear cubitos de hielo. El cachorro de mayor edad ne- cesitaré objetos duros que morder , ya que le estardn saliendo los molares y tendré las encfas doloridas. Morder huesos 0 juguetes duros hechos de ny- Jon ayudaré a aliviar, en parte, este do- Podra encontrar los dientes de un eachorro pricticamente en ‘cualquier lugar, asi que no se sorprenda de quello que su perro pueda considerar masticable. IPORTAMIENTO lor. En el caso del cachorro joven que esté perdiendo sus dientes de leche de la parte delantera de la boca, seran ne- cesarios objetos blandos, como juguetes de peluche, una toalla vieja atada for- mando nudos o cualquier material blan- do y seguro en el que pueda hundir los dientes de leche para aliviarse. Lo més frecuente es que el cacho- 170 se trague los dientes de leche mien- tras come, o que se le caigan mientras muerde un juguete. Raramente seré ne- cesaria la intervencién humana para extraer un diente de leche. Esto puede suceder cuando los caninos de leche no quieran caer a pesar de que los ca- ninos permanentes estén empujando y atravesando las encfas. En tal caso, el veterinario podré extraer los de leche durante una visita rutinaria. Es impor- tante que los caninos de leche caigan, para permitir que los permanentes sal- gan rectos y de forma adecuada, asi que examine frecuentemente la boca DEL PERRO EL RATONCITO PEREZ La caida de los dientes de leche se da alre- dedor de las 16 semanas de vida, pero esto puede variar entre las distintas razas y en cada ejemplar de una cierta raza. La mejor forma de saber cudndo esté perdiendo un cachorro los dientes de leche es mirando- le regularmente la boca. Quizas vea dien- tes sueltos a punt o de caer, o dient es todavia en su sitio pero que se mueven al. tocarlos. de su cachorro una vez haya cumplido los cuatro meses. El mordisqueo por asuntos emocio- nales es un tema totalmente distinto. Una vez més, y al igual que sucede con las personas, los perros suelen mordis- quear debido a problemas emocionales que son tan numerosos como perros hay. Si pensamos en los ejemplos de preocupaciones y frustraciones de las personas y c6mo reaccionamos ante ellos, nos daremos cuenta de que usa- mos la boca para aliviar la ansiedad que sentimos. Fumamos, comemos, masca- mos chicle, hablamos sin parar , nos mordemos las ufias, los nifios se chu- pan el pulgar, etc. Estas son las cosas que hacen las personas para aliviar su estrés. En el caso de los perros, el morder se convierte en la manifestacién de an- siedades provocadas por situaciones en su entorno. Estas situaciones pue- den ser cualquier cosa: desde la frus- tracién por aislamiento (en los casos en que se deja solo al perro y éste se siente muy inseguro en esta situacién), hasta el mordisqueo provocado por la emocién o los nervios. He conocido a cachorros jévenes que se emocionaban tanto cuando venfan invitados que co- gian cualquier cosa que tenfan a su al- cance y empezaban a morderla: almo- hadas, cualquier prenda de ropa que colgara de una silla, zapatos o zapati- llas, revistas, diarios. No parecen preo- cuparse por el objeto: su tinica preocu- pacién consiste en conseguir meterse on la boca algo que morder. Generalmente, este «mordisqueo por emocién» cuando el perro es joven suele desaparecer cuando el animal cumple los ocho meses. En algunas ra- zas pequefias, desaparecerd a los sei meses. Independientemente de ello, tenga paciencia con el cachorro. Man- téngale ocupado con objetos que le esté permitido morder y dirija su energia pa- ra que manifieste su emocién de forma inocua, y no sobre abjetos prohibidos. MORDISQUEO ACEPTABLE Sé de un Golden Retrie ver que, al oir el timbre de cas a, corre ac oger un viejo guante de ardinero que le dio su propie- tario. Lo lleva orgulloso hasta la puerta, para que el invitado vea su «tesoro, y lle- va hacigndolo desde que era un cachorto. De hecho, cuando esté muy emocionado, incluso sacaré el guante fuera de casa al ir a dar un paseo. Este es un comportamien- to inofensivo, aunque satisfactorio, que lleva haciendo toda su vida, y resulta ser un comportamiento que su pr opietario acepta complacido. Si, sencillamente, coge un objeto prohi- bido y lo pone fuera del alcance del pe rro sin proporcionarle una alternativa aceptable, probablemente se frustraré tanto que mordisquearé algo mas inade- cuado 0 peligroso que el objeto que es- cogié en primer lugar. Otra situacién es aquella en la que el perro mordisquea para llamar su aten- cién, y la forma de solucionar el proble- ma es mediante la redireccién. A veces, el perro se mostrar celoso porque le presta atencién a otra mascota o a un fa- miliar, Se frustraré e, incapaz de expre- sar su ansiedad, empezard a morder algin objeto prohibido. Al darse cuenta de este comportamiento y hacer escan- dalo sobre ello, estaré ensefiando al pe- rro que morder un cierto objeto haré que le preste atencién, incluso aunque sea una atencién negativa. Tal y como hemos mencionado, para un perro, cualquier tipo de atencién es preferible a que no le hagan caso en absoluto. ‘Algunos perros tienen un mayor instinto oral que ‘otros, y los perros de cobro estan en las primeras posiciones dela lista. Alas razas de cobro les encanta jugar a juegosen que les lance cosas para que vayan a buscarlasy selastraigan,y suelen tener juguetes favoritos (que llevan siempre consigo de un lado a otro. los cachorros les encanta clavar sus doloridas enciasen juguetes blandos paraaliviar el dolor que sienten cuando les salen los dientes. Los juguetes blandos también son para ellos ‘unos amigos smimosos alos que pueden abrazarse, En lugar de regafiar al perro, haga que tenga que hacer algo por usted. Df- gale que vaya a coger su juguete favor to o dele la orden de timbate/quieto 0 siéntate/quieto. Cuando obedezca, eld- giele por ser un buen perro. Mientras él sienta que le aprecia, estaré satisfecho y seguro, y esperaré mientras usted se da la vuelta y dirige su atenci6n a otra per- sona u otra cosa. Una vez mas, sepa qué comportamiento quiere en su perro y re- dirija su energia hacia algo positivo, no negativo. Ahora, centrémonos en la frustra~ into, que es un proble- omtin en los perros y que puede controlarse si se enfoca correcta- mente. Si intenta modificar el compor- tamiento de forma incorrecta, lo mas slam! MPORTAMIENTO DEL PERRO seguro es que se den resultados desas- trosos. Una vez més, comprender la causa del problema del mordisqueo es la clave para su solucién. Al ser un animal social, el perro ne- cesita y quiere vivir en una manada. No esta hecho para vivir solo en la naturale- za. Simplomente, piense en los lobos y en qué hacen para sobrevivir. Cazan en manada y confian en la ayuda y la coo- peracién de otros miembros de la mana- da para tener éxito y sobrevivir_. Los porros han portado estos genes, desde los tiempos en que eran lobos, hasta la ‘a de la domesti én. Sigue ido que no medran si se los aparta de la manada, tanto si dicha manada esté formada por otros perros 0 por personas. animales sociales Mordisquear 47 ‘Aunque ls perros dirian que se trata de objetos muy sabrosos las ramas y los palos no son juguetes para morder adecuados. Lasastillas son demasiado peligrosas. dDONDE ESTAS? Cuando sale de casa por la mafana para al trabajo y deja a su perr o solo en suhogar ppara que vaya de aqui a alla sin un objetivo durante todo el dia, el perro se preocupa, se vuelve ansioso yse frustra. Se pregunta: ‘«{Dénde esta mi manada?, {por qué me han abandonado?, cuando volveran, si es que vuelven?», Por otro lado, el us 0 de una jaula hace que el perro se sienta segu- ro al tiempo que le impide destr ozar co- ‘sas con sus mordiscos y llevar a cabo otros ‘comportamientos inadecuados provoca- dos por la ansiedad por separacién. Al igual que sucede con las perso- nas, las preocupaciones dan lugar a es- trés, y eso, a su vez, provoca la necesi- dad de que el perro alivie este estrés con algin tipo de actividad fisica. El perro esta preocupado porque su ma- nada le ha abandonado, por lo que em- TAMIENTO DEL PERRO pieza a mordisquear para aliviar la an- siedad que siente. Desgraciadamente, lo que escoja morder seré lo de menos para 6]. Mientras esté a su alcance lo morderé. Digamos, por ejemplo, que el perro esté descansando en el sofa en el mo- mento en que le asalta la necesidad de morder. Es improbable que salte del sofa y se vaya a buscar su hueso para roerlo. En lugar de eso, empezaré a mordisquear el cojin que hay en el so- fé, 0 el brazo del mismo. Antes de que se dé cuenta habré hecho un gran agu- jero en el sofa y el relleno estaré empe- zando a salirse. En ese momento, el relleno se convertiré en un material nuevo e interesante que captaré un po- co més su curiosidad, y seguiré sacan- do relleno por el agujero. Para cuando vuelva usted a casa por la tarde, su sala de estar pareceré un lugar donde se ha producido un ca- taclismo, y su sofa estaré tan destroza- do que dificilmente podré repararlo. Verd que el responsable de este desas- tre es el perro, y le empezard a regatt Le chillard y le gritaré y puede que hasta le pegue: mostraré su desaproba- cién de varias formas. Cualquiera que sea su reaccién ante el destrozo, el pe- rro interpretaré que su furia es conse- cuencia de su retorno a casa. Asf, aprenderé répidamente que su vuelta, al final del dia, significard que le va a regafiar. Como mordié el sofé mucho antes, nunca asociaré el destrozo con el castigo y la reprimenda. Como no puede quedarse en casa para evitar que el perro mordisquee ob- Mordisquear 49 Bviteel aburrimiento y la conducta destructiva que puede acompafarle pasando tiempo ‘on su perro, hhaciendo que juegue de forma activa con sus juguetes. PERROS OCIOSOS Sin duda, el factor mas importante para que un perro mordisquee es el hecho de que tie~ ne la capacidad de hac erlo. Disponen del tiempo, la energia, los objetos , en la mente de él, la razén. Un propietario inteligente se dara cuenta de est o y manejaré al perro y enfocara sus actividades de forma creativa para asi prevenir comportamientos no de- seables y aportar cosas convenientes ala convivencia entre él y su perro. jetos prohibidos, debe prevenir estos mordiscos destructivos antes de que empiecen. El adiestramiento de jaula es la forma més obvia y segura de conse- guirlo, Recuerde que su perro es un ani- mal social y que necesita sentirse seguro en el seno de su manada, Disponer de una pequefia zona confinada o «madri- guera» en la que descansar le proporcio- naré esa seguridad. Aportarle un lugar poqueiio y seguro en el que acomodarse y esperar a su vuelta evitard que daiie TAMIENTO DEL PERRO sus posesiones y a si mismo. Si, por ejemplo, mordiera un cabe eléctrico, po- drfa electrocutarse y/o provocar un in- cendio en casa. El capitulo sobre la educacién para hacer sus necesidades incluye instrucciones para ensefiar al perro a orinar y defecar en lugares ade- cuados y para acostumbrarle a estar en la jaula, tanto para los cachorros como para los perros adultos. Ademés, contie- ne una explicaci6n sobre cémo percibe el perro esta zona confinada y por qué necesita su propio espacio. Los mordiscos pueden estar provo- cados por un infinito nimero de razo- nes. No obstante, la solucién para corregir el mordisqueo no deseado se basa en dilucidar la razén por la que el perro lo lleva a cabo. Quiz se haya mu- dado hace poco a una nueva casa y el perro no tenga muy claro dénde se en- cuentra y por qué no le llevan de vuelta al hogar al que estaba acostumbrado. Quizé uno de los miembros de su fami- lia se haya ido durante bastante tiempo y el perro siga esperando la vuelta de esa persona. Quizé haya adquirido otra mascota, como un gato o un péjaro, 0 incluso otro perro. Puede que haya un nueva bebé en casa y que el perro ocupe ahora un lugar secundario mientras esta nueva «cosa» extrafia es el centro de las atenciones en el hogar. Sin importar cual sea la raz6n del estrés y/o la preocupacién del perro, se deben redirigir sus problemas de m or- disqueo hacia una solucién aceptable, yno tanto a un mordisqueo al azar que suele resultar inaceptable. Ademas, otras actividades deberdn sustituir parte de su anterior comportamiento de mor- disqueo. En este caso (y también en el de algunos otros comportamientos no deseables), usted, como propietario, de- be usar su imaginacién para dar con formas de aliviar el trauma del perro antes de que su comportamiento de mordisqueo inaceptable se convierta en un hébito tal que dure toda la vida y se convierta en una amenaza grave para usted y para el perro. Un perro ocupado dispondré de po- co tiempo para dedicar a actividades Mordisquear destructivas. Un perro que haga ejercicio de forma regular tendré menos probabi- lidades de emplear su energfa en mor- disquear y en otros comportamientos inaceptables. El ejercicio diario consis- tente en correr, ir al trote o caminar su- pone una forma saludable de que usted y su perro eviten el aburrimiento. Las acti- vidades abundantes evitan que el tiempo de ocio provoque que el aburrimiento y frustracién dominen la vida de su perro. ‘Asogiirese también de que disponga de variedad de juguetes que pueda morder. 51 Ensefie a su perroa jugar con juguetes adecuados para rmorder hasta que capte la idea, ya que es inevitable que, al principio, encuentre objetos prohibidos mas interesantesen los que hundir los dientes, EL COMPORTAMIENTO DEL PERRO VS. Ly 7 6 i» Si empieza a mordisquear un objeto prohibido, redirfjale hacia sus juguetes para morder. Un perro que reciba demasiadas atenciones de su amo por un mordis-~ queo inadecuado interpretaré que eso significa que todo lo que tiene que hacer para llamar la atencién de su propieta- rio es morder algin objeto prohibido, Asf pues, no mime a su perro. Nunca le dedique atenciones por una conducta inadecuada, o lo tinico que obtendré es una mayor cantidad de esa conducta no deseada, Haga que el perro comprenda que debe ganarse su afecto, y no simple- mente pedirlo. Un perro que participe en algiin tipo de competicién deportiva, como las pruebas de obediencia, el ras- treo, las exposiciones caninas de belle- za, la agility, el salir de excursi6n lle- vando el perro un peso a la espalda (backpacking), etc., tendré pocas razo- nes para buscarse una actividad alterna- tiva como el mordisquear objetos. Otro aspecto importante en la edu- cacién exitosa de su perro consiste en ser siempre generoso con los elogios. Alabe sus buenos rasgos y comporta- mientos. Cuando le complazca, hagase- lo saber. Las cosas sencillas, como docirle: «jBuen chico!» y acariciarle ha- rén mucho por recompensar un buen comportamiento. Recuerde que una conducta que dé como resultado algo placentero tenderé a ser repetida, asf que elogie a su perro frecuentemente y, al mismo tiempo, haga que su compor- tamiento no deseado se extinga me- diante el hecho de no prestarle la més minima atencién. ‘Los juguetes para rmorder que consisten enuna soga tienen ventajas dentales para los perros, ya ‘que actian a modo de ilo dental mientras son rmordidos y tam ayudan a que caigan los dientes de leche. 54 EL COMPORTAMIENTO DEL PERRO 50 implica reco- ser siempre las heces. No querra que su perro descubra porquerias mien- trasolisquea. rr aeinens EL COMPORTAMIENTO DEL PERRO. COPROFAGIA No es infrecuente que los cachorros y los perros adultos coman heces, aunque resulte de lo més desagradable para las, personas. Las perras se comen las heces de sus cachorros antes do que éstos puedan caminar y hacer sus necesidades por su cuenta, Los perros vagabundos frecuente- mente consumiran las heces de otros pe- ros y animales, ademas de las suyas propias. Los perros tenidos como masco- tas suelen comerse las heces de los gatos con los que viven. Esa es la razén por la que se pide a los propietarios de gatos que tengan las bandejas o cajas donde sus feli- nos hacen sus necesidades fuera del al- cance de sus perros. Si la dieta no es el problema, hay va- rios pasos que dar para evitar que el perro se coma las heces. En primer lugar, asegii- rese de que la dieta del perro sea constan- te on cuanto a la cantidad y la calidad. En segundo lugar, asegirese de alimentar al perro dos veces al dia, y no una sola. Esto evitard que el perro se sienta excesivamen- te hambriento y, por tanto, no tendra la ne- cosidad de consumir heces. Por diltimo, no rogafie al perro por comer heces. Cuando vea una hez en el suelo, recdjala de inme- diato. Distraiga al perro para que no pien- se en la hez iniciando una actividad placentera, como un juego de lanzar y re- coger un objeto o salir a dar un paseo. Mantenga libre de heces el jardin y la zona donde su perro hace sus necesidades, yno le proporcione la oportunidad de con- sumir las heces de otros animales. Deberé limpiar inmediatamente la zona en la que su perro defeque, pero no permita que le vvoa recogiendo las heces. Si le ve prestan- do atencién a las heces, podria confundir esto como una sefial de que usted también quiere que él les preste més atencién. La mayorfa de los casos de coprotagia pueden corregirse a lo largo de un poriodo de varios meses. A algunos perros puede Ile- varles més tiempo corregir este habito, y en algunos casos nunca podré corregirse. Si no puede evitar que su perro lo haga, deberd es- tar muy atento a la prevencién durante el resto de su vida. Sin embango, es de esperar que su perro responda ante su correccién del problema. Independientemente de ello, tenga claro que la coprofugia no es algo raro y que su perro es perfectamente normal. ih, los misterios dela caja de la are- nna del gato que im- pulsan aun perroa cexplorar! hhora de ocultar sus malos habitos. ee EL COMPORTAMIENTO DEL PERRO ESCARBAR El hecho de que un perro escarbe en el suelo puede ser destructivo, inofensi- vo, molesto, divertido, un verdadero in- cordio 0 nada de ello o todas esas cosas. Todo depende de la perspectiva del pro- pietario y del tipo de excavacién. Escar- bar en el suelo es una cosa, pero hacerlo en un parterre de rosas muy apreciadas es otra bien distinta. Hay una cosa segura cuando de trata de un perro que escarba: al igual que con otros comportamientos, en- tender la raz6n por la cual escarba el perro es la clave para controlar y/o mo- dificar 1a conducta. De entrada, debe comprenderse que eliminar un compor- tamiento no deseado puede hacer que el perro sustituya dicha conducta por otra igualmente inadecuada Lo que todavia es més importante es que la eliminacién de un comporta- miento no deseado con el castigo rara vez suele suponer una respuesta correc- tay exitosa del problema. El castigo sue- le provocar que el perro se frustre, con lo que, una vez més, dicho comportamien- to aumentard en lugar de decrecer. ‘No obstante, hay dos posibilidades que pueden modificar el curso de las acciones del perro y, al mismo tiempo, satisfacer la necesidad del propietario do eliminar el comportamiento. En pri- mer lugar, el propietario puede reem- plazar e] comportamiento no deseado con uno deseable. En segundo lugar, el propietario puede modificar el com- portamiento lo suficiente como para que las excavaciones se vuelvan acep- tables. jPOR QUE ESCARBAN LOS PERROS? ‘Ahora observemos algunas de las ra- zones por las que los perros escarban y las soluciones a estos problemas. E BAR PARA RECUPERAR ‘UN OBJETO ENTERRADO Si no le molesta que sea asf, permita que el perro entierre el objeto. Normal- mente, un perro enterrard huesos, jugue- tes y objetos que desee esconder. Natu- ralmente, y sies posible, los enterraré en un terreno blando, y no en uno duro, Luego, un dia, cuando menos se lo espe- re, entraré en casa con un objeto lleno de tierra que usted hace ya tiempo que ha- bia olvidado. Si existe una razén por la que no deba permitir que el perro recupere el objeto enterrado, deberia apartar al pe- rro de esa zona y redirigir su atencién hacia otra cosa més positiva, como ju- gar o hacer ejercicio. ESCARBAR PARA MANTENERSE FRESCO Los perros suelen excavar agujeros en el suelo cuando se encuentran fuera de casa y hace calor. La temperatura de la tierra unos pocos centimetros por de- bajo de la superficie es considerable- mente més fresca, y el perro intentaré reducir su temperatura corporal tum- bandose sobre un suelo més fresco. En este caso, la solucién consiste en propor- cionar un lugar més fresco para que el perro descanse, o permitir que el animal escarbe para disponer de un lugar fresco. ABURRIMIENTO ¥/0 FRUSTRACION El aburrimiento y la frustracién son, CORRECCION CUIDADOSA Las causasy la solucién al problema de es- carbar son sencillas y faciles de compren- der y solucionar. Lo mas importante que se debe recordar sobre el habito de escar- bar es que intentar evitar que el perro es- carbe sin reemplazar ese comportamiento on un habito menos molesto provocaré una neurosis al perro. El comportamiento neurotico puede resultar ser peor que el problema de escarbar, por lo que los pro- pietarios deberan ser cuidadosos al inten- tar corregir un problema relacionado con el comportamiento de escarbar. probablemente, las razones mas comu- nes para que un perro escarbe debido a lo que parece una razon desconocida. Muchos perros alojados fuera de casa y atados @ una correa larga escarbardn por- que no tienen nada que hacer . Los pe- ros que corren libremente en un jardin CAUSA Y EFECTO La frustracin genera tensién, y ésta suele aliviarse escarbando. Asi, intentar detener las excavaciones puede no tener sentido, a no ser que examinemos su causa real y que nos ocupemos de s olucionarla. E50 nos lleva de vuelta a la na turaleza basica del perro como animal social que necesita vi- vir en una manada para sobrevivir. vallado suelen escarbar si no se les pro- porcionan estimulos interesantes y ade- cuados. Los juguetes resistentes para ir arrastrando de un lugar a otro y los hue- sos grandes y seguros que se puedan ro- er mantienen a los perros ocupados durante horas. Los perros de Los ejemplos anteriores suelen ser dejados solos durante perio- dos de tiempo prolongados sin la com- pafifa de personas ni actividades en la que participar con sus propietarios. Los juguetes y los huesos pueden, con toda MIENTO DEL PERRO seguridad, ayudar a aliviar el aburri- miento durante periodos de tiempo cor- tos. Sin embargo, esta situacién con pe- riodos largos es indicativa de que se debe implantar un plan més permanente para prevenir la necesidad de escarbar. Las actividades supervisadas pueden ser Ja solucién. Instalar una perrera grande con el suelo de cemento y en la que el perro pueda caminar evitaré que escarbe. Mu- chos perros viven en perreras durante toda su vida sin desarrollar un compor- tamiento neurético, ya que sus propieta~ rios les proporcionan estfmulos regular- mente. El trabajo con un perro en compoticiones de caza, obediencia, tra- bajo, agility, rastreo o en algiin otro tipo de actividad, incluso hacer que el pe- ro le acompaiie mientras trabaja en el jardin, son actividades saludables y con un propésito que proporcionan al perro un objetivo en la vida, con lo que no se frustrard. Para cuando vuelva a su pe- rrera al final de esta sesién de activida- des, estard satisfecho jugando con sus juguetes por su cuenta o, simplemente, disfrutando de su cena y descansando. ‘Al tratar con un problema de frus- tracién de un perro que vive en casa, solemos interpretar varias formas de comportamiento destructivo, como la manifestacién de la ansiedad generada por la separacién de los miembros de su manada humana. Es fombra 0 en los cojines de los muebles son sélo algunas de las manifestacio- nes. Los perros son animales sociales. Cuando el propietario de un perro se va al trabajo y deja al perro solo en ca- sa durante 8 0 10 horas al dia, el ani- mal empieza a experimentar ansiedad por separacién. Asf, ya se ha plantado Ja semilla para la frustracién, la ten- sién y, en tiltimo lugar, surge el com- portamento de escarbar. Bl adiostramiento de jaula del perro es una forma ideal de prevenir la ansie- dad por separacién y, al mismo tiempo, mantener al perro y a la casa a salvo de los destrozos. El perro aprenderé a con- siderar su jaula como su refugio priva- do, en el que se sentira seguro y cémodo, a pesar del hecho de estar se- parado de los miembros de su manada. Un perro que viva en estado salvaje, por ejemplo, buscaré la seguridad que le proporciona un agujero en un terreno arenoso, al pie de un arbol viejo o deba- jo de un porche o de una tarima de ma- dera. Allf descansaré hasta que esté listo para volver a reunirse con su manada. Esta misma reaccién se da en el caso del perro doméstico, que necesita un lugar seguro y cémodo en el que estar mien- tras se queda solo y espera el regraso de su familia (manada). Al igual que el perro que vive fuera de casa necesita estimulos fisicos y mentales, lo mismo sucede con el perro que vive dentro de casa. La mayorfa de los perros no nacen para ser animales holgazanes. Necesitan un propésito pa- ra asf llevar una vida ordenada y ser miembros felices en su familia. Un pe- tro que viva dentro de casa y que espere durante bastantes horas durante la jor- nada laboral de su propietario deberfa esperar con ilusién alguna forma de ac- tividad fisica y mental cuando su pro- pietario vuelva. Si su perro pasa todo el dia solo den- tro de casa mientras usted estd en el tra- bajo, salir fuera de casa con el perro los fines de semana y los dfas libres sord una forma excelente de proporcionarle un jer aludable. Jugar a juegos con el perro dentro de casa mientras el clima sea inclemente, y por las tardes, cuando esté en casa, proporcionaré los tan nece- sarios estimulos mentales. Los juegos en los que lance cosas a su perro para que Jas vaya a buscar y se las traiga y enseftar al animal a hacer trucos son ejemplos ex- colentes de actividades que se pueden realizar dentro del hogar. Mantener al perro ocupado y pasar tiompo con 6] cuando esté on casa, ade- més de proporcionarle un refugio seguro cuando no esté, le garantizaran que ten- dré un compaiiero mental y fisicamente sano durante muchos afios. Lo mejor de todo es que su hogar y su jardin estarén asalvo de la destruccién provocada por las excavaciones. ‘Aalgunos perros les encanta es- carbar para ha cerse un ido, de modo parecido a como lo hacian susantepasados. Nunca se sabe qué slo que puede desencadenar la reaccion de miedo ‘enn perro, pero muchos de ellos se ‘esconden para evitar sus miedos imaginarios. EL COMPORTAMIENTO DEL PERRO. MIEDO A LOS TRUENOS Y A OTROS RUIDOS Si ha visto alguna vez a un perro sufriendo de miedo ante los ruidos propios de una tormenta, seguro que sufrié por el animal. El perro tirita y tiembla, se agacha como intentando capar, se esconde en lugares pequi y oscuros y, en gen frente a las acti’ Hace muchos afios tenia una encan- tadora Caniche Mediana Hamada Jean- nie. Tenfa miedo alos truenos y , en cuanto ofa el ruido de una tormenta que se acercaba, hu‘a al cuarto de bafio y se escondia en la bafiera, No habfa forma de sacarla de allf, sin importar cudntos mimos le dedicara, hasta que la tormon- ta pasaba y todo volvfa a la tranquili- dad. Una vez finalizaba la torment: estaba bien y alegre, lista para continuar con su vida, como siet portamiento siguié as hasta que un dfa conocf a un criador de Miedo a los truenos y a ¢ perros ya mayor que me dio una idea para ayudar a Jeannie. Grabé una cinta con variedad de sonidos. Incluia los ruidos de una ca- rrera de coches, portazos, ollas y sarte- nes que cafan sobre un suelo de gres, timbres sonando, claxones, redobles de tambor que sonaban como truenos, etc. Grabé suficientes sonidos como para hacer que la cinta durara unos 10 minutos. EI criador me dijo: «Haz que sea una experiencia alegre para la perra, y no un suftimiento». Comprendi lo que queria decirme y me ocupé de crear un entorno agradable para Jeannie. Daria con una forma de sustituir su miedo a los truenos creando una aso- ciacién positiva con el ruido, Eso me levé a pensar en comida, ya que una de las cosas favoritas de Jeannie era comer. Tras una breve consulta con mi amigo el criador, organicé el plan de adiestramiento para desensibilizar a Jeannie de los sonidos que temia. No pod{a luchar contra los elementos de la naturaleza, pero podfa reemplazar su ansiedad por placer. A continua- cién les explico cémo lo hice: Cada dfa, a la hora de comer, ponfa la cinta sobre la mesa de la cocina. Cuando le ponia la comida, reprodu- cia la grabacién y ponfa el volumen al minimo. Dejaba que la cinta sonara durante todo el rato durante el que la perra comfa, Bs decir: estaba empe- zando a crear una asociacién entre el placer de la comida con los ruidos que ella temia. DESEN: IZACION CANINA Lahorade la comida es el momento mas po- pular en el adiestramiento para la desensibi- lizacién. Sin embargo, algunos perros adoran tanto ira buscar un objeto para devolverto, que los propietarios pueden reproducir las cintas cuando el perro participe en esta acti- vidad, Sencillamente encuentre un lugar y un momento en el que su perro esté centrado enalgo que le guste. Durante esos ratos, pon- gael volumen a un nivel escasamente audi- ble y vaya aumentando el volumen un poco cada dia durante estos momentos de «diver- ‘sién», Piense en usar este adiestramiento de desensibilizacion durante, por lo menos, un ‘mes, para que asi el perro se acostumbre y ‘establezca una asociacion permanente de fe- licidad con los sonidos. Poco a poco, fui aumentando el vo- lumen de la grabacién mientras Jeannie tomaba su comida. Como estaba total- mente concentrada en su alimento, ig- noraba los sonidos que, pasadas unas semanas, eran ya bastante ruidosos. Orinar dentro de casa puede ser una reaccion debida al miedo. Después de un mes usando una ex- posicién gradual a los ruidos que le preocupaban, Jeannie ya no salfa co- riendo para esconderse en la baitera cuando empezaba una tormenta. En lugar de eso, acudia a mi al oir el rui- do de un trueno lejano. Cuando eso sucedia, ella y yo thamos a la cocina y le daba una galleta para perros y la elogiaba por ser tan valiente. De he- cho, le estaba ensefiando que los true- nos eran algo bueno, y que eran una sefial para recibir un premio. Y a no fueron un enemigo invisible al que te- PORTAMIENTO DEL PERRO mer, sino simplemente una sefial que prometia algo bueno. Mi sabio amigo me habfa dado un buen consejo y, a lo largo de los afios, ha seguido demostrando su efectividad para miles de mis estudiantes que vi- ven con perros asustados de distintos ruidos. Hoy dia puede comprar graba- ciones de sonidos en lugar de tener que prepararlas por su cuenta. Tanto si las realiza usted como si las adquiere, ase- giirese de hacer que el perro las oiga mientras esté ocupado en su actividad favorita. Miedo a los truenos y a otros ruidos 63 ELbote de las solosinas puede serel mejor amigo del propietario (y del perro) ‘cuando se trata de desensbiizar mmiedos y recompensar al perro por ser valiente, EL COMPORTAMIENTO DEL PERRO EDUCACION PARA HACER SUS NECESIDADES La mayoria de los perros son adies- trados para hacer sus necesidades fuera de casa, en zonas designadas. Algunas razas miniatura son a veces educadas para hacer sus necesidades dentro de casa, sobre papel de periddico o en al giin otro lugar idéneo. Sea cual sea el ti- po de perro que tenga y el método de educacién para hacer sus necesidades que haya escogido para su animal, es importante que los dos comprendan exactamente dénde se desea que el pe- 1ro defeque y orine, ya que lo que no querré es que el perro lo haga en cual- quier lugar Ilegado el momento en que le surja la necesidad. Los perros son, por naturaleza, ani- males limpios. A no ser que no se les dé otra opcién, no hacen sus necesidades cerca de su fuente de alimento ni cerca de los lugares donde descansan y duer- mon. Las personas tienen los mismos instintos de limpieza y orden. Este rasgo natural es una de las razones por las que los perros son excelentes compafieros para las personas. Adiestrar a un perro para que haga sus necesidades significa ensefiarle a usar una zona especifica y predetermi- nada en la que defecar y orinar siempre que sienta la necesidad de hacerlo. El marcaje territorial (con orina) es un asunto completamente distinto. Los pe- ros, en especial los enteros, marcan su territorio con orina para asf informar a otros canes de su presencia. Cuando hay una hembra en celo en el vecindario, los machos se mantendrén ocupados marcando cualquier objeto ver- tical como advertencia a cualquier otro pretendiente para que se alejen de ella. Se sabe que los machos enteros pueden es- capar del hogar de sus propietarios y pa- sar todo el periodo que dura el estro de la hembra esperando en el exterior de su vi vienda y marcando todos los arboles, ar- bustos y postes. Como las hembras estén en celo durante unos 21 dias, y dos veces al aflo, esto supone un verdadero engorro para los propietarios del macho que no deja de marcar el territorio y de la hembra en cuestién, por no hablar de la posibili- dad de una gestacién no deseada. La solucién obvia al problema es sencilla: la esterilizacién de la hembra y Ja castracién del macho. Una vez cesa la produccién de hormonas, los perros se calmaran y seré més fécil convivir con ellos, y estarén mas dedicados a sus fa- milias y sus hogares. Simplemente la posibilidad de tener unos cachorros no deseados es raz6n suficiente para que valga la pena la esterilizacién/castra- cién de su mascota, Educacion para hacer sus n COMO ADIESTRAR A SU PERRO PARA HACER SUS NECESIDADES? En primer lugar, necesitard una jaula para su perro. En el caso del perro adul- to, la jaula deberia ser lo suficientemen- te ancha y larga como para que el perro pueda tumbarse con las patas completa- mente estiradas y lo suficientemente al- ta como para que pueda ponerse de pie sin tocar la parte superior de la jaula con la cabeza. Si tiene un cachorro, de- beré adquirir una jaula adecuada para cuando sea adulto. El vendedor de la tienda de mascotas le ayudaré a escoger el tamafio qu horro cuando alcance la edad adulta, basdn- dose en la raza del perro. Si el cachorro es muy pequefio y su talla adulta va a ser muy grande, blo- quee la parte posterior de la jaula para que asi disponga de un area menor y re- sulte més adecuada para su edad y ta- ADIESTRAMIENTO PARA HACER SUS NECESIDADES Laeducacién de su perro para hacer sus nece- sidades deberia empezar el mismo dia que le traiga acasa. Enel caso de.un perro adulto que no esté bien educado, puede em- pezar desde el principio, como si hubiera ad= quirido al perro hoy. De cualquier modo, el ‘método es el mismo y el pr oceso lellevara tiempo, pero conseguir el éxito si usa un mé- todo probado en lugar de las regafinas seve ras cada ver que el perro haga sus necesidades ‘en casa en un lugar incorrecto. mafio actual erde que si dispone de demasiado espacio podria usar una seccién de la jaula como rea para hacer sus necesidades y otra como zona para descansar y dormir. Eso le enseftarfa a hacer sus necesidades en el interior de su jaula, creando asf lo que conocemos como «petro sucio», Proporcionéndole Cualquier ‘objeto vertical puede ser un objetivo paraun perro macho, para el marcaje terttorial con rina, si Cat Ban QUE TIPO DE JAULA? Los tipos basicos de jaulas son de alambre,fi- brade vidrio y de malla de tela. Quizas quie~ ra hablar de la que es cogera con el criador del cual adquirié a su perro. En el caso de las jaulas de alambre y de malla de tela el perro puede ver lo que pas a en el ext erior. Estas jaulas son adecuadas para su uso dentro de casa, aunque las de malla de t ela no son re~ ‘comendables para los perros que escarban y/o los que mordisquean. En el caso de una jaula de fibra de vidrio, el perro solo podra mirar al exterior a través de la puerta, ya que {a parte superior, la inferior y los lados son macizos. Este tipo de jaulaes ide al como transportin y jaula de viaje. ENTO DEL PERRO la cantidad suficiente de espacio para que esté cémodo, aprenderé répidamen- te a satisfacer su necesidad de orinar y defecar fuera de la jaula, con lo que su lecho y su zona de descanso permane- cerén limpios y secos Los cachorros de menos de seis me- ses no tienen un completo control de los miisculos de su vejiga, asf que es esen- cial sacarles a pasear frecuentemente a lo largo del dfa. Los perros adultos ya controlan totalmente su vejiga, por lo que pueden pormanecer on la jaula du- rante periodos de tiempo més prolonga- dos. Todos los perros suelen necesitar hacer sus necesidades después de pasar un rato jugando, después de cada comi- da y tras despertarse de su siesta. T am- bién se deberfa sacar a la calle al perro antes de que el propietario se acueste. La mayoria de los perros, incluyendo a los cachorros, pueden «aguantarse» durante la noche, aunque los perritos normal- mente despertaran a sus propietarios ha- cia las 4 0 las 5 de la madrugada para salir a la calle. Los perros adultos nor- malmente dormirén hasta que oigan a su familia despertarse por la mafiana. Cuando educo a un cachorro para hacer sus necesidades, siempre le saco a la calle cuando me indica, mediante sus quejidos o su intranquilidad, que tiene que salir. Normalmente deberé orinar, y sdlo en ocasiones defecar, durante la no- che. Cuando ha hecho sus necesidades, vuelvo con él a casa y le vuelvo a meter en su jaula sin dedicarle muchas aten- ciones. Lo que no quiero es que se emo- cione tanto que no pueda volver a dormirse durante unas pocas horas més. Educacion para (jNo entra en mis planes despertarme a las 4 de la madrugada!) Coloque la jaula en la sala de estar 0 allé donde la familia pase la mayor par- te del tiempo. Como los perros son ani- males sociales, necesitan estar cerca de los miembros de su manada (usted) y no sor dejados en un lugar aislado, como el cuarto de la lavadora o el garaje. Si tiene una cocina grande y pasa mucho tiempo nella, coloque la jaula on una esquina, donde el perro pueda verle y escucharle mientras lleva a cabo sus actividades. Recubra el suelo de la jaula con una toalla limpia y proporcione al perro s6- lo un juguete. Durante el proceso de adiestramiento para que haga sus nece- sidades, no ponga agua ni comida den- tro de la jaula. Comer y beber no haran sino activar los procesos digestivos del EL LECHO DE LA JAULA Nunca recubra el suelo dela jaula con papel de periddico, Desde su nacimiento, la mayo- ria de los cachorros son criados sobre este material, lo que les hace pensar que el papel de periddico es una zona para hacer sus ne- cesidades.Loscojines blandos,o os rellenos depluma. lanilla etc, no son un lecho ade- ‘ado para los perros. Son blandos y se pue- cden morder con faildad, por lo que slo se deberia ofrecer este tipo de lecho alos pe- ros mayores y maduros. Los cachorros con- sideran los objetos blandos y lanosos como cobjetos aptos para morder y destrozar, Las ‘oallas son el material perfecto como lecho, ya que pueden lavarse y secarse siempre que sea necesario se pueden reemplazar cuan- do sufran los estragos de los cachorros alos {que les estan saliendo los dientes. hacer perro, lo que acabaré dando lugar al fra- caso en sus intentos de educar al perro, ademés de hacer que éste se sienta muy incémodo intentando «aguantarse. Siempre que saque al perro fuera de casa, llévele a la zona asignada que haya escogido como lugar para que haga sus necesidades. Sea constante al respecto. Llévele con el collar y la correa puestos, vaya directamente a la zona olegida y deténgase alli con él durante no més de cinco minutos. Si defeca y/u orina, el6- giele y Ilévele de vuelta a casa. A conti- nuacién, se le deberfa proporcionar un tiempo para jugar en la habitaci6n. No le permita ir de aquf a allé a su antojo y sin supervisién por la casa. Controlarle en todo momento durante el periodo de educacién para hacer sus necesidades sord la clave del éxito. Lasvallas para bebés son utensilios utiles para hacer divisiones en las habitaciones y asi tener su perro fenuna zona segura y puesta a prueba contra sus travesuras, Si_no ha hecho sus necesidades mientras estaban fuera de casa, vuelva a colocarle en la jaula y espere 30 minu- tos. A continuacién vuelva a preguntar- le si quiere salir: digale «Vémonos» (o la orden que haya escogido para indicarle que van a salir ala calle). Liévele de nuevo a la zona para orinar y defecar y espere allf con 6] durante otros cinco minutos. Cuando haga sus necesidades, elégicle y vuelvan a casa para jugar un Tato. PASOS PARA EL ADIESTRAMIENTO DE JAULA A continuacién les ofrezco un pro- grama con los pasos para el adiestra- miento de jaula de un perro. Siga cada paso en orden, para que asf el perro se acostumbre gradualmente a su jaula. Pronto aprenderd a querer a su zona es- pecial y la seguridad que le aporta. Ade- més, habré aprendido cuando y dénde hacer sus necesidades. 1. Digale al perro: «;Tiempo de jau- lab» y métale dentro con una pequefia golosina (un trocito de queso o una ga- Ileta). Déjele en la jaula durante cinco minutos mientras se queda en la habita- cién con él. No le hable, poro deje que Je vea mientras usted camina o, senci- llamente, se sienta a leer, a escribir oa ver la televisién, Después de esos cinco minutos, saque al perro de la jaula y el6- giele profusamente, Nunca le saque si arma escandalo: en lugar de ello, espere hasta que se haya calmado para sacarle de la jaula, 2. Repita el paso 1 varias veces du- rante el primer dia. .MIENTO DEL PERRO 3. Al dfa siguiente, meta al perro en la jaula tal y como se describe en el pa- 50 1, pero esta vez déjele dentro duran- te diez minutos. Haga esto varias veces y note cémo se va acostumbrando el perro a estar en su jaula sin ponerse nervioso. Elogie siempre al perro cuan- do le saque de la jaula. 4, Contintie aumentando el tiempo con incrementos de cinco minutos, has- ta que el perro se quede dentro de la jaula durante 30 minutos, estando usted on la misma habitacidn. Recuerde que tras pasar un periodo prolongado en el interior de la jaula, deberfa sacarle ala calle para que haga sus necesidades tan pronto como le saque de la jaula. 5. Ahora vuelva a comenzar desde el principio. Esta vez acostumbraré al perro a quedarse en la jaula sin estar usted en la misma habitacion. Deje al perro en la jaula durante cinco minutos mientras usted se va. Elégiele profusa- mente cuando le saque. 6. Una vez més, aumente el tiempo durante el cual el perro se quedaré en la jaula con incrementos de cinco minu- tos. Cuando el perro se quede volunta- riamente en ella durante 30 minutos estando usted fuera de la habitacién (quizas hasta se quede dormido), estaré preparado para quedarse dentro de ella durante varias horas seguidas cuando doba dejarle solo. (Son muchas las fami- lias que salen de casa a diario para ir al trabajo, a la escuela, etc., y que dejan a sus perros en jaulas para evitar los da- ios sobre sus pertenencias y, sobre to- do, para proteger a sus perros de los posibles problemas.) Una vez que haya educado a su pe- mo para quedarse en su jaula, quizds no- te que en ocasiones se mete dentro por su cuenta, simplemente para dormir una siesta 0 para roer un hueso. En las ocasiones en la que haya muchos invita dos en su hogar, lo més probable es que acuda a saludarles a todos a su llegada, pero que luego vuelva a la tranquilidad y la seguridad que le aporta su refugio especial. jBso le indicaré que de verdad le encanta su espacio privado! Ser constante, sacar al perro a la ca- lle frecuentemente, darle muchos elo- gios, controlarle y supervisarle son los elementos necesarios para la educacién de cualquier perro, ya sea cachorro o adulto. Si sigue las indicaciones descri- tas, pronto usted y su perro estardn lis- tos para disfrutar de una vida plena, satisfactoria y limpia. MARCAJE TERRITORIAL El orinar con el objetivo de marcar un territorio no se da antes de los seis, meses de edad. Los perros pueden verse motivados a llevar a cabo un marcaje te- rritorial como resultado de la cercanfa 0 la aparicién de otro perro, de la amena- za de su territorio personal, de la pi sencia de una hembra en celo o por la necesidad de identificar a los miembros de su manada (en este caso usted). Los machos que no han sido castra- dos son los que probablemente marca- ran el territorio, debido simplemente a la presencia de la testosterona, Cual- quier perro que lleve a cabo un marcaje territorial lejos de su territorio lo esté ampliando, enviando una sefial que sig- nifica: «Este es ahora mi territorio y e toy dojando mi sefal para demostrarlon. Ademés, los machos marcarén territo- rialmente cuando detecten hembras en celo. En otras palabras, algunos perros marcardn en cualquier momento y lugar en el que sientan la necesidad de hacer- lo. Asf pues, la restriccién de los lugares a los que pueda ir el perro ayudard a disminuir este comportamiento. ‘Aun perro se le puede adiestrar fé- cilmente para que no Hleve a cabo el mar- Labase det adiestramiento para hacer sus necesidades es que cel perro haga uso de su agudo sentido del olfato para loca {os lugares adecuados para defecaryorinar Los perros que estan cenun lugar vallado aprenden rapidamente air por su cuenta a estos puntos concretos. 70 Als perros no les leva mucho tiempo aprender la rutina de salir para hacer sus necesidades (ly devolvera entrar en casa EL COMPORTAMIENTO DEL PERRO Educacion para hacer sus necesidades = 1 caje territorial, Mantenga al perro sujeto por la correa y alejado de los objetos ver- ticales, como los marcos de las puertas, las sillas, etc. Cuando se acerquen a cualquier objeto vertical y el perro lo olisquee prepardndose para levantar la pata, digalo: «;No!, ;déjalo!» con un tono de voz autoritario. Apdrtense del objeto y digale » que es un buen Espere unos pocos minutos y vuel- van a acercarse al objeto que despierta el interés del perro. Cuando vuelva a olis- quearlo, repita la orden de «jdgjalo!» y aléjense. Elogiele de nuevo y repitan es- te proceso hasta que acepte el hecho de que el marcaje territorial es un compor- tamiento inaceptable. Pronto aprenderé que vaciar su vejiga para hacer sus nece- sidades y para marcar su territorio son dos comportamientos distintos. El pi ico. mero es aceptable y le complace, pero el segundo es inaceptable y dard como re- sultado una severa reprimenda. El elemento mas importante para en- seflar a su perro a no marcar su territorio es su capacidad y su voluntad de prestar atencién al animal constantemente cuando esté en un lugar 0 en posicién para marcar. Un propietario que no est atento e ignore al perro no se dard cuen- ta de la frecuencia con la que su perro le- vanta la pata mientras dan un paseo. Asf pues, el perro aprenderé que levantar la pata os algo correcto, de modo que mar- caré con orina en cualquier momento y lugar en que asf se lo indique su instinto. Unos pocos meses de atenta observacién darén buenos resultados en forma de un perro que mostraré una buena educacién alla donde vay Su perro puede agradecer una cama ‘comoda, ademas de sujal, lo que le proporciona un lugar mas para acurrucarse. Sin embargo, es mejor esperar hasta, que el perro haya sido educado en lo que respecta a hacer sus necesidades, ya que entonces habra smuchisimas menos probabilidades de ‘que orine o defeque ensu cama, EL COMPORTAMIENTO DEL PERRO. CONDUCTA INAPROPIADA DURANTE EL JUEGO El cachorro era més grande cada dia. Pron- to pesaria 30 0 35 kg y seria tan alto como. el benjamin de la familia. Era un buen pe- tro: obediente, alegre, dispuesto a compla- cer y muy amistoso con todos. Disfrutaba ‘especialmente jugando a jueg os un poco salvajes con su propietario, un hombre for- nido al que también le encantaban los jue- gos de tira-soga. Sin embargo, cuando el benjamin juga- ba con el perro, el cachorto cogia el brazo del nifio y empezaba a tirar de él como si fuera una mufieca de trapo. Generalmente, los quejidos del nino eran suficientes para que el perro lo dejara, pero el propietario. se dio cuenta de que el pr oblema estaba ‘empeorando y que deberia hac er algo al respecto. No estaba s eguro sobre lo que ‘tenia que hacer, pero sabia que el compor- tamiento salvaje del perro se estaba con- Virtiendo en algo peligroso para el nfo. JUEGOS SALVAJES Ensofiando al perro a usar su boca para coger y sujetar cosas se avivan los instintos de persecucién y dar muerte, y el animal confunde estos instintos con conductas de juego. En ese momento los propietarios se dan cuenta de que tie- nen un gran problema entre manos. Quieren al perro y les encantan las inte- racciones con él, aunque no quieren los grufidos ni el comportamiento de aga- rar y tirar. En condiciones ideales, el propieta rio del cachorro se daré cuenta de que, quizé con la ayuda de unas lecciones para cachorros, las personas que forman parte de la vida del perro pueden y de- berian ensefiarle comportamientos ade cuados para jugar que sean seguros y divertidos durante toda su vida, Si esto no se ha hecho y al cachorro ya estan empezando a gustarle los juegos dema- siado salvajes, el propietario deberd vol- ver a adiestrar a la mascota para que aprenda a jugar tranquilamente. Por ejemplo, nunca juegue al tira-so- ga con un perro. Cuando se meta algo que usted esté sujetando en la boca, suelte el objeto. No se quede agarrando- Jo, ya que eso seré una invitacion para que el perro tire de él. Cualquier resis- tencia por su parte provocard que el pe- tro se resista del mismo modo. Esta rosistoncia inicia un juego de tira-soga, que enseftaré al perro a coger y tener re- tenido el objeto con los dientes. En lugar de eso, ensefie al perro a ira coger y traerle objetos. Haga que apren- daa ira buscar sus juguetes y traérselos para asi volver a lanzarselos. Dele obje- 74 Los juegos de tira-soga con el cachorro pueden dar lugara problemas a medida que el perro crec: por ejemplo juguetes yun comportamiento incontrolable mientras esté jugando. EL COMPORTAMIENTO DEL PERRO COMPORTAMIENTO APRENDIDO El comportamiento inadecuado durante el ue- gono es hereditaro, jugar a juegos salvajes con tun cachorro le ensefaré a tratar con dureza a lasppersonas. A medida que el cachorto crezca, la fuerza y el tamafio del perro resuitaran difi- ciles de controlar para los propietarios. Ade- mas, el comportamiento salvaje, que empez6 siendo un juego, suele convertirse en una for- rma grave de agresividad. tos pequefios para que pueda Ilevarlos mientras le sigue por las habitaciones 0 mientras vaya de casa al coche. Muchos perros aprenden a coger y traer el perid- dico por la mafiana, Otros van a coger la correa y se la dan a sus propietarios an- tes de salir a dar un paseo. Todos estos comportamientos son divertidos para el perro y le proporcionan un sentimiento de utilidad e importancia. LADRIDOS MOLESTOS Muchos propietarios cometen el error de ensefiar a sus cachorros a la- drar. Como los cachorros no hacen mu- cho ruido al ladrar, los propietarios se preocupan porque puede suceder que el animal no ladre cuando crezca, por lo que le ensefian a ladrar. Luego, cuando el perro crece, piensa que ladrar es un gran pasatiempo, y su ruidoso compor- tamiento pronto se convierte en una molestia para todo el vecindario. No es necesario ensefiar a un cacho- rroa ladrar. Cuando el perro crece, si es un animal bien adaptado y mentalmen- te equilibrado, ladraré s6lo en determi- nados momentos y tendré una buena raz6n para hacerlo. El propietario solo Conducta inapropiada duran tiene que ensefiar al perro cuando y donde ladrar. El instinto del perro le di- ré cuando hacerlo, Ademés, si el pro- pietario ha creado un fuerte vinculo con su perro desde el momento en que éste era un cachorro, el perro adulto expre- sard sus sentimientos y preocupaciones mediante ladridos. Por ejemplo, el perro adulto ladraré para advertir de ruidos y cosas extrafios (incluyendo a las personas desconoci. das) presentes en su territorio. Ladraré para llamar la atencién de su propieta- rio sobre algo que quiere. Quizé sea la hora de comer y tiene hambre. Puede que sea la hora de salir a la calle para hacer sus necesidades. Quiza esté emo- cionado porque ve a su propietario pre: paréndose para llevarle a dar una vuelta en coche, que es una de sus actividades favoritas. Ladraré para invitar a otro pe- ro o gato a jugar. Incluso ladraré para pedir a uno de los miembros humanos de su manada que juegue con él. No se deberfa desalentar este tipo de comuni. cacién en un perro. JUEGOS DE PERSECUCION Los nifios suelen enseftar a los pe- ros a «jugar a pillar» sin darse cuenta de cual serd el resultado final. Si llama al perro para que se acerque a usted y luego le persigue por la habitacién o el jardin, 61 malinterpretaré esto y se cree- ré que se trata de un juego de «pillar». Tenga muy claro que incluso un cacho- rro joven puede correr mas répido que la mayorfa de las personas, as{ que hay pocas posibilidades de que usted le atrape a él. Cuando los nifios persiguen al ca- chorro, éste se uniré a la diversion de forma todavia mds animada, debido a los gritos y chillidos de los nifios mien- tras juegan. Antes de que pase mucho tiempo, cada vez que el cachorro oiga que pronuncian su nombre, se lanzaré al emocionante juego destinado a cansar incluso al mas resistente de los nifios 0 los adultos. En otras palabras: el perro gana y la gente se siente molesta, ¢ in- cluso enfadada, con el perro cuando no pueden pillarle. En realidad se trata de una situacién en la que nadie gana. La idea central es que nunca debe perseguir al perro ni permitir a los nifios que le persigan. Si quiere que el perro venga hacia usted, siéntese o esté quieto de pie, use un tono de voz alegre y sua- vey anime al perro a venir y recibir una golosina y elogios. Cuando se les ensefia la forma correcta de lamar al perro, a los nifios les encanta sentarse en el sue- lo y animar al perro a que se acerque a ellos. El premio y el afecto resultantes demuestran ser una experiencia positi- va para ambos. El comportamiento adecuado para el juego se aprende mediante las interacciones con los compatieros de camada. Estos Clumber Spaniel, que son hermanos, estén aprendiendo los aspectos basicos con una pelea amistosa. Hlinstinto protector de las raras de guarda puede potenciarse de forma postiva ‘mediante un adiestramiento especializado. Que el perro coja ‘objetos prohibidos puede iritar al propietario y ser peligroso para el animal, Los cachorros no pueden saber cuales de las cosas que hay en casa pueden provocarles datios, asi que debe mantener los ‘objetos prohibidos fuera del alcance de su curioso cachorro. COGER OBJETOS PROHIBIDOS Una vez més, los niflos suelen ser Jos que generan este comportamiento no deseable que el perro percibe como un juego y las personas consideramos ina- ceptable. La mayoria de las veces esta situacién es creada por un cachorro cu- rioso yun nifio pequefio que se deja AMIENTO DEL PERRO prendas de ropa y el calzado en el suelo. El cachorro ve un objeto en el suelo, va a investigar y se da cuenta de que huele igual que uno de los miembros de su manada (usted o algiin otro miembro de su familia). Coge el objeto y alguien le ve, con lo que se inicia una persecu- cién, Répidamente, el cachorro aprende que coger objetos que encuentra en el suelo logrard llamar la atencién de las personas, por lo que repite este compor- tamiento cada vez que tenga ocasi6n, La primera solucién (y la mas obvia) consiste en no permitir nunca que los objetos acaben en el suelo. Sino hay na- da que coger y con lo que irse corriendo, el perro no podra hacerlo. Ensefie a los nifios a colocar su ropa y su calzado en los lugares asignados y a que nunca los dojen en cualquier lugar, como invita- cién para el perro. Conducta inapropiada Si el cachorro coge algin objeto, in- tente hacer que él se acerque a usted sen- tandose en una silla o incluso en el suelo y llamandole con un tono de voz dulce. Cuando legue hacia donde esté usted di- gale: «Damelo» o «Suelta» y quitele el objeto. A continuacién, elogiele de in- mediato y sustituya el objeto por uno de los juguetes del perro. No obstante, es mejor prevenir este comportamiento no deseado en lugar de corregirlo. Ademis, debe proporcionar a su pe- rro muchos juguetes que le estimulen y despierten su interés, y mantenerle ocu- pado para que, en primer lugar , ni si- quiera se le pase por la cabeza coger objetos inadecuados. Recuerde que el EL JUGUETE FAVORITO También ensefio este truco en mis clases y he tenido a muchos Labrador Retriever y Golden Retriever a los que les encanta llevar un ju- guete que les gusta mucho cuando salen a dar un paseo. El Golden Retriever del que les he hablado ant eriormente tenia un guante de jardinero de algodén que le en- cantaba y lo llevé, durante afios,en la boca alla donde fuera aburrimiento y la falta de ejercicio y de actividades suelen sor la causa de mu- chos comportamientos no descados. Tenga también presente que algunas ra~ zas caninas tienen una mayor tendencia a coger objetos y a mordisquear cosas que otras. A los perros de cobro y a los de caza les encanta llevar cosas en la bo- ca. A los Caniches les gusta mucho mor- disquear objetos blandos. A algunas de las razas de trabajo de mayor tamafo no hay nada que les guste més que mordis- quear y roer objetos duros como huesos, madera, las patas de los muebles y obje- tos similares. Una tltima cosa: cuando me en- cuentro con un perro al que le encanta coger objetos y mordisquearlos, experi- mento con sus juguetes y doy con algo que realmente le gusta. Entonces, cuan- do le veo y tiene aspocto de estar aburri- do 0 de querer hacer algo que no me gusta, le animo a que vaya a buscar su adorado juguete y que lo lleve consigo. Suelo decirle algo como: «jVe a buscar tu juguete!, joh, qué bien estés con tu ju- guete!, jqué juguete més bonito!». ‘guns propetarios muy creativos (y muy confiados) encuentran formas verdaderamente tinicas de mantener activ asus perros. EL COMPORTAMIENTO DEL PERRO SALTAR Los perros saltan por todo tipo de razones. Saltan encima de las personas, de los muebles, sobre objetos prohibi- dos, Saltan por encima de vallas y ba- rreras. Saltan cuando se emocionan y cuando estén muy contentos. A la mayorfa de los propietarios no les preocupa especialmente que sus pe- ros salten bajo ciertas circunstancias, pero sf les importa en otros casos. Por ejemplo, un perro que salte sobre el so- fa puede estar yendo en contra de las normas de ese hogar, pero cuando salte sobre un tronco del jardin, no pasaré nada. Por otro lado, a algunos propietarios no les importa que sus perros salten so- bre la cama y los muebles, pero no quieren que salten sobre las personas. Algunos propietarios adiestran a sus perros en actividades deportivas, como el adiestramiento de obediencia, en el que los saltos son un componente im- portante. Estos mismos propietarios, no obstante, ensefian a sus perros a no sal- tar por encima de las vallas del jardin. Examinemos este asunto de los sal- tos para conocer las razones por las que los perros saltan y algunas de las cosas que puede hacer si no quiere que el pe- rro salte en alguna de esas situaciones. Al igual que sucede con la mayorfa de los comportamientos, podemos resol- ver los problemas de conducta una vez identifiquemos las causas. TIPOS DE CONDUCTAS DE SALTO SALTAR SOBRE EL. PROPIETARIO YY LOS MIEMBROS DE LA FAMILIA E] perro salta sobre usted (su pro- pietario) y sobre otros miembros de la familia a modo de reconocimiento y muestra de afecto. Es, sencillamente, su forma de decir: «jHola, estoy aqui! Quiero decirte hola y que me prestes un poco de atencién». Las reacciones negativas por su parte s6lo provocarén més problemas, as{ que debe buscar una forma de satisfacer las necesida- des del perro sin que éste salte sobre usted. Puede conseguirlo haciendo que el perro deba sentarse para que le preste atencién. Ademés, si el perro estd sentado, deberé agacharse usted para quedar a su altura, y asf no ten- dré la necesidad de saltar sobre usted para llegar a la altura de su cara. En el caso de un perro pequefio, esto impli- ca agacharse mucho. Extienda sus ma- nos hacia sus hombros y acarfciele, y sonria mientras le mira @ la cara. Dige- le qué se siente y, cuando lo haga, elé- giele por ser tan buen perro. Saltar 79 ‘Ahora esel momento de ensefarle el «fuera. Este joven Chesapeake Bay Retriever sélo llega a la altura de las rodilas de su propietario, pero crecera hasta convertirse en un animal mucho mas alto y pesado, y sera capaz detirara alguien al suelo sile salta encima, 2Quéllevas ahi Algunos perros son muy curiososy no sesentirin satisfechos hasta que dispongan de la ‘oportunidad de investigar. Tener este objeto lejos de sualeance no hace sino exacerbarsu interés. al perro. Haga que el invitado le diga al perro que es un buen chico mientras le da la golosina. A continuacién haga que su invita- do pase y se siente para charlar . Man- tenga al perro sujeto por la correa y haga que se siente tranquilamente a su lado mientras esta con su amigo. Otra galleta dada por el invitado cuando su visita haya concluido reforzaré la leccién. Si la visita de su amigo va a durar bastante tiempo, y no s6lo unos pocos minutos, espere hasta que el perro se y se acostumbre a la presencia casa antes de soltarle. calm del invitado La mayoria de los perros suelen tran- quilizarse con los invitados y suelen tratarles como si fueran miembros de la fami toso ia una vez ven que es usted amis- con el invitado. Quizé se sorprenda al ver que, des- pués de unas pocas semanas de este adiestramiento de bienvenida controla- da el perro ira corriendo hacia la puer- ta en cuanto oiga el timbre. Se sentaré autométicamente y miraré hacia atrés, para asegurarse de que viene usted a atonder el timbrazo. Seré obvio que el perro estaré emocionado por la llegada de un invitado, ya que creeré que la persona viene a verle y a traerle una go- losina, Nunca se daré cuenta de que la porsona viene a verle a usted. Sin im- portar lo que crea el perro, tenerle con- trolado ante la llegada d seré todo un placer para usted y de lo mas impresionante para invitados 1s amigos. SALTOS PARA INVESTIGAR Frecuentemente, un perro salta s Enel caso de un perro grande y de ran peso, puede ser de ayuda que use su capacidad de salto para entraren el coche por su cuenta. c6mo adiestrarles para que se queden en el suelo, Incluso a las razas que no saltan, como por ejemplo los Corgi, los Teckel y los Basset Hound, les encanta encontrar sitios blandos altos para des- cansar, como las camas y los muebles. Si el propietario no quiere que el perro se suba a los muebles, debe ser apartado de esa zona siempre que el propietario no pueda estar ahi para vi- gilarle, Una forma exitosa para ense- lar al perro a no saltar encima de los muebles os usar pequefios cepos para ratones, ‘Adgquiera unos cepos para ratones y 4rmelos, sin poner comida a modo de cebo. Caléquelos sobre los cojines de los muebles y tépelos con une toalla fi- na. Esto permitiré que los cepos salten cuando el perro los toque, pero no apri- sionardn sus pies, ya que la toalla los protegerd. Bl fuerte ruido de los cepos al saltar asustaré al perro y hard que ba- je del mueble. Usted, como propietario, deberia estar cerca cuando esto suceda. Cuan- do oiga el ruido de los cepos al saltar , vaya a la habitacién y consuele al perro diciéndole: «Pobrecito. ;El sofi intenté morderte? Bueno, quédate aqui en el suelo conmigo. Buen chico». Los cepos ocultos son una forma facil de ensefiar a los perros grandes a no subirse a los muebles. En el caso de los perros pequefios, esto llevaré un poco més de preparacién, pero tam- bién podré ensefiarles a no subirse a los muebles. Digamos que al perro le encanta su- birse al sofé. Coja varias cacerolas de UNA VENTANA AL MUNDO Elperro aprende que una silla colocada de- lante de una ventana es un lugar ideal en el que estar para observar lo que pasa en el exterior. Este problema puede soluci narse moviendo la silla, de modo que el perro no pueda mir ar por la ventana, En otras palabras: eliminando la tentacion el- mminamos el problema. metal, sartenes, tapas de olla, listines telefénicos, latas de comida, utensilios de metal (como cucharones y espatulas, pero no cuchillos ni tenedores) y cual- quier otra cosa que haga ruido y cubra con ellos la superficie de los cojines del Simplemente observe cémo salta su perro debido ala alegria cuando sabe que vaa obtener comida, iMenuda actuacion! Un perro voluntarioso saltars, literalmente, a través de aros por el propietario al que quiere. EL COMPORTAMIENTO DEL PERRO sof. A continuacién, salga de la habi- taci6n y espere a off el ruido que hard su perro dando saltitos por el sofa, in- tentando ponerse cémodo entre todo el ruido y los objetos Pronto aprender que no hay sitio para ponerse cémodo, asi que volveré al suelo, Llegado a ese punto, entre en la habitaci6n y elogie al perro por estar en el suelo diciéndole: «;Buen chico!, jestis en el suelo!, ;qué buen perro eres!>. Tanto los cepos para ratones, en el caso de las razas grandes, como la con- en el fusion de las ollas y las sartene caso de las razas pequefias son formas ofectivas de ensofiar a los perros a man- tenerse alejados de los muebles. No es necesario que se muestre negativo al respecto y que haga que el perro adop- te nuevos comportamientos no desea- bles. Simplemente enfatice su buen comportamiento e ignore aquellas con- ductas que no le gusten, ALTAR POR ENCIMA DE VALLAS/BARRERAS Para salir de un recinto, para poder correr libremente o para unirse a otros perros o personas, para ir tras un «enemigo», como un nifio que le mo- lesta o un desconocido que intenta en- trar en el jardin o en la casa, para porseguir a un gato o para ir detras un nifio que va en bicicleta: todas ellas son razones por las que algunos perros saltan. Un perro que salte por de encima de una valla para bebés dentro de casa, por ejemplo, probablemente Jo haga para estar con usted, que se en- cuentra en otra habitacién. En lugar de dejar al perro en una habitacién mien- tras usted se va a otra, Ilévelo con us- Saltar ted. El sdlo quiere estar cerca de usted, su lider de la manada. El sentido co- miin nos dice, en muchas de estas si- tuaciones, que podemos resolver el problema eliminando la tentacién que tiene el perro para saltar. 89 Tanto siusa una valla ouna jaula para hacer ejercicio, debe asegurarse de que lazona donde tenga confinado a su perro sea segura y a prueba de huidas. 90 ‘Aqui tenemos un especialsta muy listo. No subestime la ‘apacidad de su perro para averiguar como ‘repay, saltar por ‘encima, escurrirse pordebajo de algo, ete. EL COMPORTAMIENTO DEL PERRO Si un perro intenta saltar por enci- ma de la valla del jardin para perseguir a un nifio que le incordia, la solucién debe ser aplicada al nifio, y no al perro. Una vez que el perro ya no perciba al nifio como una amenaza, dejard de in- tentar saltar por encima de la valla y perseguir al nifio. Para obtener més de- talles, véase el capitulo dedicado a las persecuciones. Algunos perros saltan por encima de vallas y barreras porque, sencilla- mente, quieren correr libres. Es dificil, en el mejor de los casos, adiestrar a un perro con una fuerte necesidad de li- bertad para que se controle y se quede en el interior de una zona cerrada, co- mo su hogar o el jardin. Estos perros suelen ser ejemplares hiperactivos y nerviosos sin confianza en s{ mismos, 0 muy poca. Suelen recibir el apodo de «artistas del escapismo». Las regaftinas y/o los castigos no son recomendables en el caso de estos perros, ya que darén lugar a que el problema empeore. Sue- le recomendarse la ayuda profesional. El veterinario puede recomendar al propietario que acuda a un etélogo que tenga la formacién profesional para so- SALTOS CONTROLADOS Ensefar al perro cuando y dénde saltar sa- tisfara la necesidad que tiene el perr o de saltar. Es facil crear un obstaculo bajo con dos ladrillos y el palo de una escoba. El pe- tro no se mostrara preocupado por la altura del salt, sino que se mostrara emocionado por esta actividad. Muchos etélogos dicen ‘que: «Para ensefiar a un perro a no saltar por encima de una valla, enséfiele a saltar cuan- do selo ordene, ya que entonces sélosalta- ra cuando usted le diga que lo haga». Est 0 resulta ser cierto en la mayoria de los casos. ‘Ala mayoria de los perros les encanta saltar. ‘Solo es necesario ensefarles a convertir un | comportamiento molest en ura actividad divertida, energfa perdidos, por lo que a mf res- pecta. Soy més bien partidaria de reem- plazar el mal comportamiento con algo deseable y que suponga una recompen- sa tanto para el perro como para el pro- pietario. Después de todo, a todos nos gustan las cosas alegres y a nadie le gus- tan los castigos El método que uso con todos los pe- rros que me traen para que los adiestre, tanto si se trata de cachorros como de perros adultos, es sencillo y facil de im- plantar. En primer lugar , explico que nunca uso la orden «Ven» cuando ense- fio aun perro a que venga hacia mf. El sonido de esta palabra puede ser exce- sivamente autoritario y tan severo que los perros suelen verse motivados a es- capar corriendo, en lugar de acudir ha- cia quien les llama. Generalmente, cuando una persona lama a un perro para que venga, ésta suele tener prisa porque el perro res- ponda, ya que estaré asustada, nerviosa © preocupada de que el perro se vaya corriendo hacia la calle y le atropelle un coche. Asf, el tono de voz que usa esa persona no dard lugar a que el ani- mal responda de forma favorable. El pe- ro escucha ese tone de voz seco y furioso y reacciona con miedo. Asi, la persona ha creado una respuesta con traria a su orden en lugar de la respues- ta que busca. En lugar de hacer que el perro fra- case, creo una atmésfera positiva en la que el perro se mostraré con ganas de responder a quien le llama. ;Como?. ensefiéndole a responder a una pre- gunta. TOMA UN «BOCADITO» Uso la palabra «bocadito» para todas las recompensas en forma de comida, y el perro la relaciona con golosinas especi les. Uso trozos de pollo, salchicha, peque- fhos trozos de queso y otros alimentos blandos. Nunca uso galletas para perros, ya que quiero que el animal r eciba una gratificacién instantanea en lugar de t e- ner que esperar a que mastique su premio antes de darse cuenta de que esta siendo premiado. jSt, ha leido correctamente la ante- rior frase! Le hago al perro una pregun- ta. Asf es como funciona: ensefio a los perros y los propietarios cémo jugar al juego de «{Dénde estas?». Es divertido, répido y nos garantiza obtener la res- @DONDE HAS IDO? Lo mas probable es que cuando el perro sea llamado para que acuda a la pers ona con la que inicié el juego corra hacia la ha- bitacién donde empezaron. Al no encon- trar allia la pers ona, debera escuchar el. sonido de su v oz para encontrarla: esté preparado para recibir un saludo muy ale- gre cuando lo haga. puesta adecuada del perro sin tener que pronunciar la temida orden de «Ven». Empiece jugando al juego con el pe- ro dentro de casa, cuando éste no Lleve puesto su collar ni su correa. Haga que dos miembros de su familia cojan tres 0 cuatro golosinas apetitosas. A continua- cién, ysin decir nada al perro, estas personas deberian irse a dos habitacio- /RTAMIENTO DEL PERRO nes distintas de la casa y esperar a su turno para jugar. Ahora, el perro, sabiendo que estas personas tienen golosinas, les seguird. Asf pues, la otra persona iniciaré el jue- go. Cuando estén listos, la persona con a que no esté el perro le lamaré anima- damente diciendo cosas como «;Fido, donde estés? ;Ven a por una galletita! {Tengo una galletita! ;Dénde estas? jA ver si me encuentras! {Tengo una galle- tita para ti! Dénde estés?». Es importante prestar una especial atencién a la forma en que llama al pe- mo y la cantidad de Hamadas que hace. Al principio, su voz debe ser alegre y emocionada, provocando curiosidad sobre el ebocadito» al tiempo que pone énfasis en el «;Dénde estas?». A conti- nuacién, debe hablar continuamente al perro hasta que éste le encuentre. Recuerde que el perro no tiene ni idea de en qué lugar de la casa esté la persona que le llama. Todo lo que escu- cha es la voz de la persona. Asf pues, la llamada debe consistir en un flujo cons- tante de conversacién alegre que emo- cione al perro y haga que vaya en busca de la persona Cuando el porro encuentre a la per- sona, se iniciaré una gran celebracién. En primer lugar, el perro obtiene el pi : Los perros necesitan cosas constructivas para mmantenerse entretenidos mientras sus propietatios estén fuera u ocupados, para que asino pasen todo el tiempo esperando al pie de la puerta 108 Curioseando desde detras de la seguridad que proporciona la valla del jardin para saber qué esti pasando. EL COMPORTAMIENTO DEL PERRO EL COMPORTAMIENTO DEL PERRO TIMIDEZ La timidez puede ser de origen ge- nético o ser provocada por algo que ha sucedido en el entorno del perro y que provoca que evite a las personas, los animales, los lu des. A veces, el perro expresa su timi- res o ciertas dez hacia una combinacién de causas, como un lugar y una persona concr tos. Por ejemplo, un perro que haya si- do maltratado por su propietario mientras estaba en el jardin puede mostrar timidez siempre que esté en el jardin y aparezca el propietario. En otras situaciones en las que el perro es- té en el jardin y el propietario no esté presente, puede encontrarse bien y no tener miedo. En el caso de un perro genética mente timido, un programa de rehabili- LA SUPERVISION ES NECESARIA La rehabilitacién de un perro genéticamente ‘timido deberia llevarse a cabo bajo la super- vision y la ayuda de un etélogo experimenta- do. Sin la orientacién de una persona asi los pequetios errores durante el adiestramiento pueden dar como resultado unos dafios per- manentes en la mente del perro. La mayoria de los veterinarios podran recomendar a los propietarios un buen etdlogo para que trate la timider de su perro, tacién cuidadosamente preparado pue- de ayudarle a controlar su timidez, aunque nunca estaré completamente li- bre de ella. Los genes juegan un papel muy importante en la determinacién del comportamiento y tienen su in- fluencia desde su nacimionto hasta su muerte. El perro que es timido debido a factores hereditarios suele mostrarse timido en la mayorfa de los lug desconocidos, con la mayorfa de las personas y con la mayor parte de las ac- tividades a lo largo de su vida. Carece de confianza en s{ mismo y de la capa- cidad para hacer frente a variedad de situaciones en su entorno diario. Sin ros: Un cachorro sus primeros dias ensu nuevo hogar, pero una verempiece a sentirse cémodo surgira su verdadera personalidad. 0 ~~ EL COMPORTAMIENTO DEL PERRO Llevarse a su perro con usted siempre que pueda esuna forma maravillosa de sociabilizarle Pronto tendré un perro viajero» que estara encantado de ver lo que pasa en el ‘mundo. embargo, se le puede ayudar mediante la exposiciGn a actividades que fomen- ten la confianza en sf mismo y a unos propietarios que quieran y sean capa- ces de dedicar el tiempo necesario para habituar al perro a un estilo de vida practicamente normal. Debe comprenderse que una vez se tenga éxito en la habitacién, el perro siempre mostraré timidez hacia cual- quier cosa que sea nueva y que no nozca. Asi, siempre que el perro se vea esto a cosas nuevas, el propietario ayudarle a habituarse a cada una as antes de que la a parte de su entorno normal. En cuanto al perro que muestra una timidez que no es de origen gené- tico, el propietario puede implantar o- de te como un programa de adiestramiento para ayudar al perro a superar el problema. Una vez més, antes de poder ayudar al perro debemos determinar la causa de su timidez ante una situacién o una persona/animal concreto. La mayoria de estas causas pueden solucionarse con paciencia, comprensién y un pro- grama sencillo de rehabilitacion ins- taurado por el propietario. La «perrerosis» es un problema no genético provocado cuando un cacho- ro no es sociabilizado a una edad temprana. Es tenido en la perrera o en el hogar del criador y no se le propor- cionan oportunidades para otras personas y perros, o para experi- mentar con variedad de actividad mocer a Sy conocer lugares. Esta es la raz6n por la que las clases para cachorros son tan buenas. En ellas, conoceran a otros ca- chorros y personas (tanto adultos co- mo nifios), se verén expuestos a varie- dad de experiencias divertidas ¢ interesantes y aprenderdn normas bé- sicas de educacién mientras descu- bren que aprender es divertido. Los casos mas frecuentes de «perre- rosis» se dan cuando un criador se que- da un perro por considerar que es un ejemplar con potencial para las exposi- ciones caninas. El criador esté ocupado ¥ no sociabiliza al perro, mientras o5- pera para ver cémo se desarrolla el ani- mal cuando tiene cinco o seis meses. Cuando el criador acaba decidiendo que el cachorro no esté a la altura de las exposiciones caninas, lo pone en venta como mascota. Una persona adquirird al cachorro (que ahora tiene seis meses) y se lo lle- varé a casa. En este entorno nuevo y extrafio, el cachorro se estresa tanto al ser apartado del tinico hogar que ha conocido que no puede actuar con normalidad. Expresa su miedo alo desconocido de muchas formas. Tiem- bla constantemente, se esconde en e: quinas oscuras, no come, es incapaz de hacer nuevos amigos entre los miembros de la familia y suele orinar por sumision. En otras palabras: actia de forma tan timida que la vida le re- sulta traumética y , obviamente, se siente muy desgraciado. El nuevo propietario acaba devol- viendo al cachorro al criador. Hay pro- babilidades de que viva el resto de su vida en la seguridad y la comodidad Puede saber suchas cosas sobre la personalidad de tun perro haciendo tunas pocas pruebas sencillas, como tocarle, buscar el contacto cculary vercon cuanta predisposicion se acercaa usted. ‘Algunos perros son mas mimosos que otros y prefieren estar cerca de sus propietarios. que le proporciona su hogar de naci- miento, donde se siente seguro. Esta triste situacién puede darse en cual- quier raza canina, incluso en los perros mestizos. Si el cachorro no es sociabili- zado entre las 8 y las 16 semanas de vida, lo més probable es que sufta da- fios irreparables en su personalidad. Sélo en ocasiones, un programa dura- dero y cuidadoso de rehabilitacién podré ayudar al perro a superar su fal- ta de confianza en s{ mismo hasta lle- gar aun punto en que pueda llevar una vida normal. Algunas razas pare- cen sufrir més que otras en lo que res- pecta ala «perrerosis», asf que si est pensando en adquirir un cachorro que sufre este problema, hable con su ve- terinario o su etdlogo antes de tomar su decisién final. NTO DEL PERRO Otra raz6n frecuente de timidez es provocada por sucesos accidentale: Por ejemplo, un cachorro joven esté ju- gando en la cocina cuando el propieta- rio entra con un paraguas cerrado. El cachorro nunca ha visto un paraguas, y va investigar este nuevo objeto. Sin pensar, el propietario, que no esté prestando atencién al cachorro, abre el paraguas para inspeccionarlo. En cuanto se abre, hace un ruido raro y desconocido y asusta al cachorro. Este pega un brinco y se aleja, y entonces el propietario intenta animar al perrito a que se acerque y venga a investigar el objeto. El cachorro, no obstante, decide que no quiere tener nada que ver con ello y se aleja acobardado. El propieta- tio, frustrado, arrastra entonces al ca- chorro para que huela el paraguas y le dice que es un buen chico mientras fuerza al cachorro durante todo el pro- ceso. El forzar al perro a acercarse al pa- raguas solo sirve para hacer aumentar su miedo. Sin embargo, la lenta exposicién al objeto y el dejar que lo investigue a su propio ritmo mientras usted le apoya con palabras dulces de énimo por ser tan valiente puede acabar ayudando al perro a superar su miedo al paraguas. Este método de exposicién lenta y cui- dadosa aun objeto amedrentador a lo largo de un periodo de tiempo prolonga- do suele dar buenos resultados. Hare: mos, sencillamente, que el objeto que provoca ol miedo forme parte natural del entorno del perro, para que asi no le preocupe y lo acepte como algo normal Mediante la manipulacién del entorno podemos cambiar el comportamiento del perro. Algunos perros temen a las perso- nas que llevan sombrero, especialmen- te si son hombres. Muchos perros se BEBES GRANDES Y MALOS No es del todo infrecuente que un perro que viva en una familia formada slo por adultos tenga miedo de los bebes y los ni- hos pequerios. Después de todo su olor es raro, y chillan y gritan, c orten deprisa y agitan las manos sin ton ni son. Peor toda- via cuando ven al perro le cogen y tran de su pelaje, le meten los dedos en la trufa y los ojos, e incluso le tiran de lac ola. En ‘otras palabras: ison totalmente impredeci- bles y, alos ojos del perro, son muy peli- grosos! asustan con las aspiradoras. Otros tie nen miedo de subir y bajar por las esca- leras, mientras que otros se espantan y se alejan de los objetos extrafios en la oscuridad. Por ejemplo, el perro y el propietario salen a dar un paseo de no- che y se encuentran con un cubo de la basura que normalmente no esta ahi. Al principio, el perro se detiene y gruite ante ese objeto extrafio. A continuacién se agacha como si fuera a atacarlo. Lue- go se pone de pie, lo més alto que pue- de, y se muestra alerta, como si se preparara ante el posible ataque de este «enemigo». Una vez més, el propietario m3 Enel caso de un perro a comida y los pensamientos positivos se dan la mano, y por ello, las recompensas tienen éxito para animar aun ‘achorro timido a salir de su burbuja yconocer a personasnuevas. SUBIR Y BAJAR POR LAS ESCALERAS El ensefiar a su perro ano tener miedo a las escaleras se consigue mediante el uso de un ‘metodo llamado encadenamiento. En lugar de intentar que el perro suba las es caleras desde la parte mis baja llévele hasta el pri ‘mer peldafio (contando desde la parte supe- rior). Déjeleenel suelo y animele a subir ese ppeldafo para asi acabar en la parte superior. Cuando lo haga elogiele yofrézcale una go- losina. A continuacin,llevele hasta el segun- do peldafio ( empezando ac ontar desde arriba) y repita el proceso. Pronto subira las escaleras corriendo desde la parte inferior esperando sus elogiosy la golosina ocasional. puede animarle extrafio mientras le hace ver que es inofensivo. Una vez que el perro vea que se trata de un objeto inanimado, el propietario deberfa elogiarle por acep- tar el cubo de la basura y considerar que se trata de algo que debe ser igno- rado, Hablaremos de los aspectos con- cretos de este adiestramiento més adelante en este mismo capitulo. -ORTAMIENTO DEL PERRO Si puede imaginar cémo se debe sentir el perro en cualquiera de estas si- tuaciones, seré més facil entender que debemos ayudar al animal a superar su timidez, al tiempo que hacemos que aumente su confianza en sf mismo. Una vez pueda ver la vida desde el punto de vista de su perro, encontrard mis facil ayudarle a hacer frente a las distintas experiencias de la vida. Tal como se ha comentado en el ca- so del perro asustado por los paraguas, la mayoria de este tipo de problemas pueden solucionarse mediante la lenta exposicién del perro al factor que pro- voca su miedo. Deje que el perro s acostumbre al objeto o a la situacién extrafla mientras acttia usted con nor- malidad y él va incrementando la con- fianza en si mismo. Sila gente que lleva sombrero asus- taa su perro, haga que los miembros de su familia leven uno, y hagan que el perro se acostumbre a ver a gente con sombrero, hasta el punto que ni le dé importancia. Ponga algunos sombreros en lugares no muy altos por la casa, donde el perro pueda investigarlos y olerlos. Cuando vea que muestra curio- sidad por ellos, coja uno, péngaselo y luego quiteselo, y a continuacién elo- gie al perro por ser tan curioso y va- liente. Luego vuelva a dejarlo donde estaba y actie despreocupadamente, al tiempo que contintia con lo que estaba haciendo antes. Recuerde: si no se comporta usted de forma espantada 0 miedosa, serd mucho menos probable que el perro se muestre también preo- cupado. La consulta det enlosentomos desconocidos yse ‘esconde todo lo que puede detras y debajo de la silla de su propietaria, Latimider y et miedo pueden hacer que algunos perrosactien ala defensiva, por lo {que poner un bozal alperroen situaciones que desencadenen su miedo, como ‘cuando se le administra una ‘yacana o inyeccién, puede ser de ayuda para controlar sus reacciones. A voces, los perros tienen miedo a la aspiradora. En tal caso, saque la aspi- radora del armario y déjela en el centro de la habitacién durante algunos dfas. El perro se acostumbraré a verla ahf du- rante todo el rato. A continuacién en- ciéndala y déjela funcionar s6lo duran- te unos pocos minutos mientras usted se dedica a sus tareas habituales. Tam- bién puede coger una golosina y sentar- se cerca de la aspiradora, mientras ofre- ce el premio al perro. De repente, la spiradora forma parte de la escena cuando funciona, el perro recibe una re- mpensa, as{ que empieza a gustar! su ruido, en lugar de tenerle miedo. Para ensefiar al perro a bajar por las escaleras, ce colocéndole en el primer peldafo. Sencillamente saltaré y asf llegar a la base, y podré elogiarle MPORTAMIENTO DEL PERRO y premiarle con una golosina. A conti- nuacién, coléquele en el segundo pel- dafio y repita el proceso. Una vez més, acabaré bajando toda la escalera sin que tenga usted que ayudarle. Asegiirese de elogiarle a medida que él va ganando confianza en su capacidad de bajar las escaleras. Para acostumbrar al perro a los obje- tos extrafios en la oscuridad, coloque, simplemente, objetos en lugares en los que el perro no esté acostumbrado a verlos. Exponga al perro a dichos obje- tos cuando haya anochecido y permita- le que los investigue, al tiempo que usted le apoya. Objetos tales como bici- cletas, cubos de la basura y cajas de car- t6n supondrén unas im: y oscuras de noche. Querré usted que el perro muestre curiosidad por estos ob- Estar debajo de tuna silla no EL COMPORTAMIENTO DEL PERRO ROBAR COMIDA «DEJALO» Algunos perros aprenden esta leccién rapi- damente, mientras que a otr os, especial- ‘mente los mas obstinados, les lleva muchas horas de practica tener éxito. La orden de idéjalol significa que quiere usted que el perro deje de hacer, de inmediato, lo que esté haciendo. Se deberia ensefar esta or- den a todos los perros desde una tempra- na edad. Cuando el perro acepte su orden y se calme al lado del plato de comida sin tocarlo, recompénsele con una galleta, Pronto aprender que la comida de usted es de usted y que sus galletas son para él cuando obedece las drdenes. Muchos perros robardn comida si la pueden coger y sus propietarios no es- tdn presentes. Los ejemplares mas te- merarios incluso intentardn robar co- mida on presencia de sus propietarios. Independientemente de ello, robar co- mida en cualquier momento y bajo cualquier circunstancia es un compor- tamiento nada deseable. De hecho, ha habido ocasiones en las que los perros han robado un alimento que casi les provoca la muerte. Recuerdo aun hermoso Labrador Retriever negro que robs y se comié una caja entera de bombones. Para cuando el propietario lo descubrié, el perro ya se sentfa muy mal y tuvo que sor Ilevado al veterinario de inmediato, ya que el chocolate es téxico para los perros. El veterinario pudo salvar al perro, pero el cachorro de Labrador se sintié muy mal durante una semana, hasta que afortunadamente se recuper6 sin més consecuencia. La solucién mas obvia para evitar que el perro robe comida cuando usted no esté presente es no dejarla nunca a la vista donde el perro pueda cogerla. Incluso la comida envuelta en papel de aluminio o pléstico no se veré a salvo do un perro si éste ha decidido que la quiere coger. Puede organizar una situacién en la que deje algo de comida en la habita- cién y usted se esconde en un lugar des- de donde pueda vigilar al perro, para ver si intenta obtener la comida. Cuan- do capte el olor del alimento y se acer- que a investigarlo, puede tirar algo cerca Robar comida dol perro para asustarle y hacer que se aloje de la comida. Una lata pequefia en la que haya metido algunas piedras pe- quefias 0 monedas y que haga bastante ruido seré ideal. Tape la parte superior de la lata con cinta aislante. No obstan- te, asegtirese de no golpear al perro con 121 Jugar a hacer el pediguerio en la mesa potencia el comportamiento de pedir comida. Aqui esté mi editor Andrew DePrisco con su ‘ravieso pero encantador Shiba, Kabuki Paraevitarla tendencia de los perrosapediry robar comida, enséfielesa comportarse ceducadamente ‘cuando haya comida cerca, ‘como, por ejemplo, cuando estén esperando a que les sirva sus cuencos de ta comida. la lata, Haga, simplemente, que la lata caiga lo suficientemente cerca de 6! co- mo para asustarle, Tan pronto como se dé la vuelta, en- tre corriendo en la habitacién y eldgicle por no haber tocado la comida. Recom- pénsele con una de sus gelletas y mu- chos elogios. No permita que le vea Robar comida nunca con la lata 0 asociard que es usted el sefior que le da miedo y que hace rui- do, Esta situacién preparada de antema- no funciona bien con algunos perros, pero no con todos. Si un perro desarrolla el habito de robar comida cuando esta usted presen- te, debe proguntarse, en primer lugar , 123 Una bolsa de plastico no es obstaculo para el sentido del olfato deun perro, ‘Afada a eso el hhecho de que puede verla ‘comida en su interior e intentaré obtenerla como sea, INDICE ALFABETICO Aburrimiento, 31, 102-104 —escarbar, 57 Actividad, 59, 91, 104 Adiestramiento de desensibi- lizacién, 61 Adiestramiento, 93, 97 Agresividad — hacia animales, 18 — hacia nifios, 16 — maternal, 14 = por miedo, 14 ~ predatoria, 14 —razones, 13 ~sexual, 14 — solucionarla, 22 — territorial, 14 —topica, 13 Alimentacién, 125 Animal de manada, 98, 100 Animales sociales, 46, 98, 100 Ansiedad, 98, 102 Ansiedad_ por separaci6n, 59, 98 Aullidos, 98 Bocadito», 94 Castigo, 56 Castracion, 64, 86 Chocolate, 120 Clases para cachorros, 110 Clima caluroso, 43, 57 Coches, 34 —persecucién, 40 — seguridad, 37 —mareos, 34 Comerse las heces, 55 Comida = recompensas, 81, 93 —robos, 120 ~ saltar para conseguirla, 84 Comportamiento destructivo, 50, 98, 100, 103 — determinacién de las cau- sas, 102 Comportamiento durante el juego, 73 Comportamiento neurdtico, 57 Confianza, 103, 109 Constancia, 69 Control, 67, 69 Coprofagia, 55 Denticion, 43. «Déjalo», 71, 120, 125 Desconocidos, 14-18, 25-26 Domesticacién, 124 Dominancia, 11, 22 Educacién para hacer sus necesidades, 45, 64, 105 — elementos, 69 = programa, 66 — pasos, 68 Ejercicio, 59 «EI Unico perro en el mun- do», 24 Elogios, 67-69, 123 Encadenamiento, 114 Escapar, 89, 92 Escarbar, 56, 98 —causas, 57 «Esperam, 34, 97 Esterilizacion, 64, 86 Frustracién, 32 — como causa de excavacio- nes, 57 Frustracion por aislamiento, 46, 91, 98, 100, 103 Golosinas, 37, 81, 93-94 Hormonas, 64 Huesos, 58 Inseguridad, 103 Instinto — de hacer su madriguera, 104 —de persecucién, 39, 124 —de supervivencia, 124 Jardin vallado, 89, 92 Jaula, 65, 100, 104 —adiestramiento, 59, 64, 105 —tipos, 66 Juego de «zddnde estas?», 94 Juegos de tira-soga — No recomendacién, 73 Juegos salvajes, 73 Juguetes, 58, 77 Ladridos, 24, 98 —causas, 24 —molestos, 74 — para obtener atenciones, 28 Lecho, 67 Liderazgo, 98, 100 Ladridos molestos, 74 Ladridos para alertar, 24 Ladridos para comunicarse, 29, 32 Ladridos por emocién, 32 Mantenerse fresco, 57 Marcaje territorial, 69 Mareos al viajar, 34 Método de las cacerolas y las sartenes, 88 Método de las cacerolas, 88 Método de los cepos para ratones, 87 Miccién, 98 Miedo, 60, 98, 103, 109 a objetos, 112-116 — ladridos, 26 —mordisqueos, 13, 23 Montas, 86 Mordisquear, 98, 103 —causas,43 Muebles, 86 Nifios, 15, 16-18, 39, 80, 95, 118 Objetos prohibidos, 76 Ordenes, 68, 71, 93, 96-97 Otros animales, 18 Peligro, 76, 92 «Perrerosis», 110-112 Persecucién de vehiculos, 40-41 Persecucién — gatos, 18 — juegos, 75 = nifios, 39 =sindrome, 40 —vehiculos, 40 Pistola de agua, uso, 41 Programa para la educacién para hacer sus necesidades, 66 «Quieto», 96, 125 Recompensa, 81, 123 Recuperar un objeto enterra- do, 57 Refuerzo positivo, 33, 81, 93 Robar comida, 120 Ruidos, 60 Saltos —al darle la orden, 90 —causas, 78 —controlados, 90 — debidos a las hormonas, 84 — para investigar, 84 —por encima de vallas, 89 — por su comida, 84 —sobre las personas, 78, 80- 81 — sobre los muebles, 86 Saltos controlados, 90 Saltos debidos a las hormo- nas, 84 Saltos para investigar, 84 Seguridad, 18, 37, 76, 104, 119,120 Siéntate», 80-81 Sociabilizaci6n, 109 Subir por las escaleras, 114 Sumision, 11 ‘Supervision, 69 Tensién, 58 Timidez genética, 109 Timidez no genética, 110 Timidez, 109 Tipos de agresividad, 14 Tormentas, 60 Truenos, 60 «Ven», 93, 96 Veterinario, 86 Viajes —mareos, 34 — seguridad,37 Vinculo perro/propietario, 32, 97 El comportamiento del perro HISPANO EUROPEA www.hispanoeuropea.com ISBN 84-255-1620-X 00007, 9 "7e8425!5 16207 | Ce me Oe ict Poe atc diarios mis comunes con ls qu se encuentran {os propietarios de perros. Como el mal com- portamiento es la raz6n que se cita con mayor frecuencia en los casos de abandon de los pe- eo to {os propietarios tanto novatos como exper rmentados, de perros. El enfoque de adiestra- Dee eet eat a) Pe eens See det aa pensasy el sentido comin se entremerlan pa- DR ee ts A comportamiento del perrotratay ofte- eee et at ey agresividad (entre perros la dirigida a las per- sonas),adrdos, mareos al viajar en coche, per- Pte te Ts miedo a los truenos y a otr 5 ruidos fuertes, problemas con la educacién para que haga sus feet ieee ee ecuada durante el juego, satay, escaparse, an- Petit om tia oe RRO Ca cue) oe voen el prefacio:«Algunos de estos problemas, Se ret Sise enfrenta aun problema de comportamien- ree aed ne ty través de los pasos nec esaros para coregir el Pee ae Cn a tee su perro debera se su compatieroy noun que- bradero de cabeza.» ste libro proporcona los, ‘conocimientos y las cla ves alos pr opietarios ee ee te eee) ‘cambiar ls comportamientos dels canes que les causan molestias mediante el refuerzo posi- nr es