Sei sulla pagina 1di 283

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

Tiempos difíciles

Hard Times

Blayne Cooper (2007)

Traducido por: Julieta “Meltryth” (2015-2016)

Nota de traducción: No empiecen con el “ah, pero está influenciado por ‘Orange Is The New Black’” (OITNB) porque no es así. Incluso el libro ese salió en 2010 y este es del 2007. Denle un poco de crédito a mi querida Blayne, puede que en realidad sea al revés.

Insultos a montones. Si ven palabras en cursiva, una de dos opciones: o están en su idioma original o en el texto original ya estaban en español.

La verdad que en el final tuve que adivinar (y no miento) algunos párrafos (2 o 3). Es lo que hay habidas cuentas de cómo iba la historia y en una parte en el último capítulo es como si faltase toda una parte, pero bueno, taaaanto no puedo adivinar, quejas a la editora real del libro en inglés. Disfruten que va gratis. Julieta “Meltryth”.

inglés. Disfruten que va gratis. Julieta “Meltryth”. Lorna 1986 "Vamos, nena, sólo un poco más, ¿por
inglés. Disfruten que va gratis. Julieta “Meltryth”. Lorna 1986 "Vamos, nena, sólo un poco más, ¿por

Lorna

1986

"Vamos, nena, sólo un poco más, ¿por favor?" Se acercó sus manos sólo un poco más debajo de la blusa.

Hacía frío afuera en el porche y los dedos se sentían calientes y reconfortantes contra la suave piel de su vientre. Había sido un día triste de invierno nublado y casi a las siete estaba bien oscuro.

Lorna Malachi se rió y puso su mano sobre la de Nathan, dividida entre animarlo y dándole un empujón.

"Ah, vamos, ¿por favor?" Le suplicó en voz baja, con el rostro cerca del suyo. Las palabras le hicieron cosquillas en sus tímpanos y Lorna se sintió apoyarse en su toque, la respuesta natural de su cuerpo bloqueando todo lo demás.

"Nathan", se quejó en voz baja, acariciando su cuello. Ella suspiró cuando sus dedos se hundieron profundamente en su espeso cabello castaño e inclinó la cabeza hacia atrás

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

para que sus labios pudieran encontrar los suyos. "Mmm "Nath, yo-"

"

Ella se apartó ligeramente.

Las luces del porche se encendieron. "Lorna, ¿eres tú?"

Al sonido de la voz de su hermana pequeña, Lorna se apartó de su novio. "Papá dice que es hora de entrar y comer." La voz de la chica tenía una nota de súplica que Lorna entiende demasiado bien.

"Voy, Meg", respondió ella en una respiración irregular. Ella miró la niña de diez años de edad temblando, cuyas manos estaban metidas en los bolsillos de un par de jeans andrajosos. Tal vez podría pasar bastantes horas extra para comprarle otro par la próxima semana. "Vuelve dentro, cariño, hace frío".

Con una mente propia, Meg se aventuró un poco más lejos al porche y tímidamente miró a Nathan. Nathan era el chico más guapo en el Burger Palace, donde él y Lorna trabajaban después de la escuela.

Él dejó escapar un suspiro de frustración, una corriente nebulosa saliendo de su nariz y girando alrededor de su cabeza mientras le daba una pequeña Meg, un saludo con buen carácter. "Hey, chica".

Meg volvió los ojos azules grandes, un rasgo familiar Malachi, a en su hermana. "Lo siento," ella murmuró.

"¿Está papá loco?" Lorna se adelantó y pasó los dedos por el cabello oscuro y rizado de su hermana, con el ceño fruncido por su desorden. ¿Su madre la habría peinado hoy tal vez?

encontraron

"¿No lo está siempre?", Como ella miró hacia atrás dentro de la casa. "Apúrate".

Meg

asintió

y

sus

ojos

se

con

Lorna.

Ella

respondió

en

voz

baja,

"Todo estará bien". Lorna dio Meg un pellizco juguetón, con la esperanza de ver su sonrisa. No funcionó. Ella habló sin apartarse de su hermana. "Me tengo que ir, Nathan. Yo--"

"Lo sé". Nathan entornó los ojos y saltó del porche, con sus zapatillas crujiendo en la nieve costra de hielo. "Lo sé".

"Lo siento". Lorna apresuró a Meg para que entrara, pero ella dudó en la puerta, con los dedos bien envueltos alrededor de la perilla de la puerta fría.

Nathan ladeó la cabeza mientras tiraba las llaves del coche de su bolsillo de la chaqueta. "Hey, ¿está todo bien?"

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

No. "Claro". Ella tomó una respiración profunda y se estabilizó su mano temblorosa. "¿Te veré mañana en clase?"

"Ya lo creo", dijo él alegremente, ya sobre su frustración antes. "¿Y Lorna?"

"¿Mmm?" Ella finalmente miró por encima del hombro y levantó las cejas en cuestión.

"Sólo por unos meses más hasta que nos graduemos. Entonces podemos conseguir en

mi coche y sólo ir conduciendo". Le dio una patada en un montón de nieve, enviando una

lluvia de polvo sobre el porche. "Nosotros nunca vamos a ver la nieve de nuevo".

Ella sonrió, deseando cosas eran realmente así de simple. "Hasta mañana".

"Hasta luego". Nathan se fue corriendo hacia su coche.

Así que la cena el momento había sido tensa y tranquila. Viendo a su madre luciendo un ojo negro reciente y a su padre con un labio partido no había ayudado a su estado de ánimo.

Lorna recogió sin descansar su cena, deseando estar en cualquier lugar, salvo en casa. El comedor estaba tan caliente que era asfixiante, y aunque ella había puesto un par de pantalones cortos ligeros y una remera, una fina capa de sudor cubría su cuerpo.

"Entonces". Su padre dejó su taza de café, y miró directamente a Lorna, que luchó duro

no encogerse bajo su mirada penetrante. "¿Cómo fue tu turno en el emocionante Palace Burger?"

Oh, Dios, aquí vamos. Su estómago se retorció pero ella no apartó la mirada. "Bien".

George balanceó su taza, enviando salpicaduras de café por los lados. "No fuiste acosada de nuevo, ¿verdad?"

Lorna cerró los ojos para no rodar ellos. "No eso otra vez".

Su padre resopló. "No puede decirme que tú y que maricón del chico Lindstrom no lo hicieron en el congelador o trastero o en alguna parte". Él metió el dedo en la cara de Lorna. "No pienses que voy a cargar con cualquier pequeño bastardo porque no puedes evitar abrir las piernas".

Al final de la mesa Meg comenzó a llorisquear.

La cara de Lorna se convirtió en piedra. "No estoy embara--".

Su padre hizo un gesto con la mano desdeñoso hacia ella. "Cállate. No espero putitas como tú me digan la verdad de todos modos. Naomi, ¿dónde está mi puto café?"

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

Con movimientos bruscos, Naomi Malachi comenzó rellenar la taza de su marido, con su boca dibujada en una delgada línea. "Si Nathan Lindstrom es un maricón, ¿entonces cómo podría Lorna quedar embarazada? ¿Inmaculada concepción? Además, si ella se embarazó, ella nunca te diría de todos modos. Yo sé que yo no", agregó en voz baja.

Los ojos de George se estrecharon y su rostro rubicundo se oscureció un tono, haciendo que sus cejas rubias destacaran vívidamente. "Cuando quiera tu maldito opinión, voy a sacártela a golpes, perra".

En una explosión de movimiento, él dio un golpe de revés a su taza de café sobre la mesa del comedor. El café voló por todas partes y la taza barata se hizo añicos contra el plato de Meg, enviando una lluvia de astillas de cerámica y quemándola con el líquido sobre la cara y remera.

Su corazón latía con fuerza, Lorna se puso de pie y trepó alrededor de la mesa. "¡Meg!"

"¡Maldita

sea,

George!"

La

señora

Malachi

empujó

a

su

marido

con

fuerza

y

él

respondió con una bofetada viciosa que la envió tambaleándose a su silla.

"¿Lorna?" Meg gimió, sosteniendo su remera fuera de su cuerpo con los dedos. El café goteaba por su barbilla.

"Shh

No le hagas caso a ellos". Ella empezó a limpiar tiernamente el rostro de Meg con

una servilleta. "Tal vez nos hagan un favor y se maten entre sí".

"Te oí, putita", George rugió, defendiéndose de otro de los golpes de su esposa mientras ella se inclinó sobre la mesa para él.

"No te muevas, Meg". Lorna recogió cuidadosamente un trozo de cristal fuera del brazo de su hermana, dejando una pequeña mancha de sangre como estela. Ella trató de bloquear los sonidos de sus padres golpeándose unos a otros y gritando obscenidades. "¿No te quemaste, verdad?"

Meg miró a un punto de color rosa en su brazo y lo frotó, haciendo una mueca. "Yono creo".

Las cejas de Lorna se juntaron como ella agarró suavemente la barbilla de Meg y volvió la cabeza hacia un lado. Lo que vio hizo que su corazón se apretara con tanta fuerza que se sentía débil.

Un moretón fresco.

De repente sintió como si no pudiera respirar. ¿Cómo pude no ver eso? "¿De dónde sacaste eso?" Su voz era inusualmente dura y ella inmediatamente vio el miedo reflejado nuevamente en los ojos de su hermana.

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

"Yoyoyo" Meg no parecía saber qué decir. Sus padres de repente dejaron de gritar y pelear y la estaban mirando directamente, sus miradas hicieron un agujero a través de ella. "Me caí", dijo suavemente, entonces su rostro se arrugó y se echó a llorar de nuevo.

Aturdida, Lorna se quedó allí. Había oído a su madre usar esa misma excusa un centenar de veces. Para los vecinos. Para la familia. A la policía. Recordaba con claridad enfermiza la primera vez que había dicho la misma cosa y la vergüenza que había acompañado eso mismo. Pero al escuchar las palabras de los labios de su hermana de diez años de edad, hizo que se le helara la sangre como nada nunca lo había hecho.

"Cierra tu puta boca, niña". El hermoso rostro de George retorció en algo grotesco que era todos los ángulos agudos y sombras. "Cualquier cosa que tengas, la viste venir". La señaló a ella. "Sólo recuerda eso".

Lorna se dio la vuelta, con los ojos brillantes. "¿Quién de ustedes hizo esto?"

Su madre culpablemente apartó la mirada, pero su padre la miró de frente, desafiante. Una oleada de odio cristalina envolvió a Lorna.

"¿Le pegaste?"

La señora Malaquías siempre se había llevado la peor parte de los abusos de su marido, aunque la cicatriz que dividía en dos la ceja derecha de Lorna testificaba ante el hecho de que ella no se había escapado en su infancia completamente ilesa. Pero George había nunca, nunca había tocado a Meg.

El vello en la nuca de Lorna puso rígido y una cólera pulsante bullía a través de su sangre, haciendo cosquillear sus extremidades con anticipación. "¿Y bien?", preguntó, todavía mirando a su padre.

"¡Lorna, no lo hagas!" Meg estaba llorando tan fuertemente que era difícil entenderla. Ella se aferró a la mano de su hermana y la sostuvo como si de ello dependiera su vida. "Se me cayó leche. Fue mmi culpa. ¡Fui yo!"

Lorna abrió a la fuerza la mano de Meg y retrocedió alrededor de la pequeña mesa hasta que estuvo de pie, frente a frente con su padre. Él no era mucho más alto que ella, pero el peligro emanaba de sus poros. Su voz se convirtió en su registro más bajo y Lorna habló lentamente para hacerse dolorosamente clara. "Si alguna vez la tocas otra vez voy a llamar a la policía y te lanzarán de vuelta a la cárcel".

***

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

Por un instante su rostro permaneció inmóvil, entonces, para sorpresa de todos, se echó a reír.

Los ojos de Lorna se estrecharon.

George se acercó más a su hija mayor. "¿Crees que puedes detenerme de hacer lo que quiero en mi propia casa? ¡Bah!" Él hizo una mueca como si oliera algo rancio. "Eres tan estúpida como tu madre".

Lorna tragó, y luego asintió con la cabeza. Su voz estaba tan tranquila que sonaba extraña a sus propios oídos. "Supongo que tienes razón". Y él la tenía. "La policía no hará nada". Una corta vida de experiencia ya le había enseñado eso.

Una sonrisa de suficiencia se plantó firmemente en el rostro de su padre. "Parece que por fin entiendes las cosas".

"Te diré lo que entiendo. Entiendo que si esto sucede otra vez, te voy a detener por mí misma". Los ojos azules tormentosos de Lorna brillaban de rabia no utilizada. "Yo te mataré".

La señora Malaquías comenzó ahogarse con su café.

George se cruzó de brazos frente a su pecho y levantó una ceja. "De repente, tan valerosa y…" Su ceja se fue aún mayor, "… fanfarrona, la chica. No sabía que eras así". Él le sonrió a su esposa. "Tal vez ella es mía, después de todo".

La ira de Lorna finalmente desbordó. "¡No, Meg!" Ella golpeó su puño sobre la mesa, enviando a un cenicero lleno estrepitosamente al suelo. "Ella es sólo una niña y nunca te ha hecho nada. ¡No-la-toques!"

La diversión del hombre nervioso rápidamente se fundió en ira. "No tienes las agallas para matar a nadie. No-eres-nada", se burló. Su rostro estaba tan cerca de Lorna que ella podía saborear el fuerte café irlandés y los cigarrillos BelAir rancios. "¿Crees que sólo porque traes a casa un par de dólares del Burger Palace puedes decirme qué hacer? ¿A mí?" Rugió él, con la saliva volando de sus labios, su voz era tan fuerte que los oídos de Lorna resonaron.

"Lorna, por favor, vamos a ir a mi habitación, ¿sí?" La cara de Meg, a excepción de una raya roja espeluznante sobre su pómulo derecho, era tan blanca como la nieve. "Solo vámonos".

Envalentonada por la ira y el miedo, Lorna tragó saliva. "No tienes que tener miedo nunca más, Meggy. Papá no va a hacerlo de nuevo, ¿verdad? "Ella le clavó su mirada,

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

deseando que, por una vez en su vida, actuara como Nathan, o cualquier otra persona, un padre 1 .

George extendió las manos y suavemente dijo: "Por supuesto que no lo haré".

Aturdida, Lorna dejó escapar una bocanada de aire fuertemente. Ella parpadeó un par de veces. "¿No vas a pegarle?", aclaró con cautela.

"Déjame ver tu cara, Meggy". George caminó alrededor de Lorna y tomó la cara de Meg con una mano tierna. Después de darle al hematoma una inspección cuidadosa, él miró a Lorna, dejando su mano en su lugar y acariciando la piel suave con el pulgar. "Se ve bien para mí".

Lorna negó con la cabeza. "No está bien. ¡Ella no se merece ser golpeada por un accidente!"

"Estoy bien. No me duele mucho", Meg juró, lanzando una mirada nerviosa a su hermana. "Gracias, papá". Vacilante, ella se apoyó en su toque, cerrando los ojos con deleite mientras él acariciaba la mejilla.

"¿No duele?" George sonrió dulcemente a Lorna, entonces azotó la mano en la mejilla de Meg con un golpe tan impresionante que la envió a través del suelo de la cocina como una muñeca de trapo. "Entonces supongo que no te pegué bastante fuerte la primera vez". Él resopló. "Eso me enseñará".

Durante muchos segundos todo el mundo se congeló en el horror.

George comenzó a reír, su voz triturando el silencio. "¿No vas a matarme, Lorna?" Él se señaló a sí mismo con los dedos burlándose. "Aquí estoy. ¡Aquí estoy! ¡Aquí estoy!"

Un velo de color rojo sangre cubría la visión de Lorna. Los gritos renacidos de Meg sonaban lejanos y apenas se registraron en sus oídos.

"Bastardo", dijo entre dientes mientras agarraba un cuchillo de carne de la mesa, y, con un swing velocidad del rayo, lo enterró hasta la empuñadura en el cuello sin afeitar de su padre.

Fue una mirada de sorpresa en el rostro de George como la sangre brotó de su garganta en una constante ducha carmesí caliente que era casi cómica. Con un sentido surrealista de desconexión, Lorna lo observó con impotencia agarrar el cuchillo, y luego tambalearse como unos bolos bamboleantes.

¿Yo hice eso?

1 Nota: Bien, la editora de esto fue Katherine V. Forrest, aun así, hay partes que me gustaría pegarles a los yankees de lo mal que escriben, ésta es una de esas.

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

La señora Malaquías comenzó a gritar el nombre de George y otra vez, y Meg miró a su hermana con ojos de amplios de pánico. "¿LLorna?", le gritó salvajemente, demasiado petrificada como para mover un músculo.

George estaba haciendo sonidos de gorgoteo y revolcándose en el linóleo como un pez en tierra, pero Lorna lo ignoró por completo y pasó por encima de su cuerpo que se retorcía para ir hacia su hermana. Meg se puso de pie y, sin hacer caso de las motas rojas que cubrían la camisa de la chica mayor y voló a los brazos de Lorna, apretándola con todas sus fuerzas. Metió la cabeza bajo la barbilla de Lorna y la sostuvo fuertemente.

Lorna cerró los ojos y apretó los labios a la cabeza de Meg. "Él no te lastimara de nuevo o alguien más", dijo en voz baja. Se preguntó por breve momento si debía sentirse triste o, al menos, un poco de pena. Pero no, su mente sólo se reconocía un alivio tan profundo que su cuerpo comenzó a temblar.

Había terminado.

Meg

parpadeó

lentamente,

¿Realmente está muerto?"

con

los

ojos

fijos

en

su

padre.

"¿Lo

ma…

mataste?

George estaba ahora en un charco de sangre espesa y oscura, con los ojos fijos y abiertos, mirando debidamente al techo manchado.

Lorna se lamió los labios secos, ante la escena, horrorizada ante su belleza y fin. Sus ojos se llenaron de lágrimas, pero no eran para George Malachi. "Sí".

Meg la apretó con más fuerza y le susurró: "Bien".

la apretó con más fuerza y le susurró: "Bien". Kellie Catorce años más Era casi medianoche
la apretó con más fuerza y le susurró: "Bien". Kellie Catorce años más Era casi medianoche

Kellie

Catorce años más

Era casi medianoche y diminutos puntos de luz salpicaban el lago justo fuera de las ventanas, del piso al techo. En su escondrijo, una casa de cinco dormitorios. Kellie Holloway se sentó sola en el medio del piso de la sala de estar, un prístino e interminable mar de sombras como cortinas blancas que la rodeaban. Alfombra blanca. Cortinas blancas. Paredes blancas. Kilómetros de la nada estéril.

Las características de Kellie se habrían descrito como clásico: una fuerte mandíbula pero femenina, la fina nariz recta, los pómulos altos. Pero hoy en día, a diferencia de la

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

mayoría de los días, ella no parecía lo mejor posible. Su ropa estaba retorcida y los pies más utilizados para zapatos de tacón alto que para zapatillas, estaban desnudos.

Ella hipó y tragó contra la quemadura del ácido estomacal y el whisky. Su hipo se hizo eco en la habitación que estaba completamente vacía, excepto por una botella de licor vacía a su derecha y una botella de píldoras a su izquierda. Su vida había terminado. Hecho. Le había tomado sólo seis meses para que se evaporara ante sus ojos, y cada segundo de eso había sido un infierno sin adulterar. Claro, ella había pasado el último mes en el fondo de una botella, tratando de olvidarse de cómo todo lo bueno en su vida había caído a través de sus dedos como granos de arena. Pero eso no hubiera detenido que este día de llegada. Ella podría estancarse muchas cosas pero al final, no pudo detener el tiempo. Simplemente lo había mantenido marcándole distancia, enloquecedoramente.

Inexorablemente.

Cada acción. Cada bono. Cada centavo. Todo por lo que había trabajado tan duro y amado, demonios, incluso las cosas que había odiado, todo se había ido. El negocio que había construido desde la base, la esencia misma de lo que era, ya no existía. Era como si los primeros treinta y siete años de su vida hubiesen sido un desperdicio total, con su propia identidad borrada.

Su socia de negocios y novia, ex-novia de nuevo incluso había robado su ropa cuando ella la había dejado hace dos días atrás.

"Perra", Kellie hervía entrecortadamente, mirando a la mano y viendo doble. Desconcertado, ella movió los dedos. "Espero que la siguiente mujer con la que caigas te de la p… p…", ella hipó, "… la patada".

Ella estaba definitivamente fuera de su vida de nuevo, para siempre.

"Bueno, no recordaste estos, ¿no, señora “Yo no puedo estar contigo así”?".

Kellie triunfalmente levantó una botella de analgésicos recetados de su ex amante y los sacudió violentamente. En adición al trabajo impresionante y completo de su ex novia de desinvertir a Kellie de sus posesiones, un equipo de mudanza había eliminado cada mueble de su casa. Pero de alguna manera, ellos habían dejado el contenido de su botiquín sin tocar. ¡Podía no tener nada de nada, pero ella estaría condenada si sus dientes no fueran blancos nacarados!

Volvió a caer en la alfombra suave y miró al techo borroso.

La habitación estaba a oscuras, salvo por un suave resplandor dorado proveniente de las luces del puerto pasando a través de sus grandes ventanales. "Me quiero morir". El pensamiento la sorprendió y lo dijo otra vez, sin poder creer que ella realmente quería

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

decir esas palabras. "Guau, lo hago". Su voz se convirtió en un susurro crudo. "Realmente

sólo quiero que todo esto

acabe. Estoy tan cansada

de todo".

Dejó que el frasco de pastillas caer con los dedos sueltos y comenzó a llorar de nuevo mientras apretaba las palmas de sus manos contra sus ojos hinchados. "No quiero estar aquí". Hizo un gesto sin rumbo en la gran habitación estéril. Abrazó su botella de whisky a su pecho. "Sólo quiero irme a dormir y nunca despertar".

Bien entonces. Estaba decidido. Qué increíblemente sencillo. Dudaba que sus padres hubieran pensado mucho sobre su concepción. ¿Por qué no habría de tratar a su muerte tan caballerosamente como la habían tratado en la creación de su vida?

Cuando ella sacó las píldoras del botiquín esa misma tarde, sólo había tenido la intención de mantenerlas como un gesto desafiante porque no tenía nada más. Pero ahora, ahora, podría darles un buen uso. Eran analgésicos, después de todo. Y ella no tenía nada sino dolor.

Se sentó y parpadeó lentamente mientras miraba alrededor de la habitación de aspecto extraño. "Este es el final de mi maravillosa vida imposible". Se preguntó brevemente por qué no había banda sonora. Al cierre de cada tragedia había una fantástica banda sonora dramática que se extendía en el público a la lejanía, cuernos lamentándose, violines llorando.

La vida real era tan decepcionante.

Con un suspiro de resignación rellenó su boca de pastillas, cerró los ojos y puso la botella de whisky en sus labios. Ella pensó que su corazón debía estar golpeando. Pero el

ritmo era lento y constante. Resignado. Tres, hizo la cuenta regresiva, dos, uno respiración profunda, morir.

una

Ella inclinó la botella y una sola gota de whisky roció su boca, disolviendo una solitaria píldora, asquerosa de degustar.

"Ugh". Se atragantó. Luego vomitó el contenido de su estómago y las píldoras se dispararon desde su boca mientras ella vomitó toda su camisa y la alfombra.

"¡Oh mierda! ¡Mierda!" Se acurrucó en su lado y tosió un par de veces, le daba vueltas la cabeza. "¡Ni siquiera puedo suicidarme en paz!" Aulló.

Las babas conectaron un largo mechón de cabello de color obsidiana en su mejilla. Por el rabillo de sus ojos podía ver el cabello y se echó a reír, una risa loca que era tanto lágrimas como cualquier otra cosa.

No había llorado cuando su mundo se había derrumbado a su alrededor. Había sido valiente o estado borracha y había sido capaz de mantener cada onza de dolor que sentía

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

en su interior. Pero ahora que había empezado a sollozar, Kellie encontró con que no podía detenerse.

Un fuerte golpe en su puerta de entrada, finalmente llamó su atención.

"Señora Holloway, esta es la policía. Abra la puerta, señora".

Kellie estaba de pie en sus largas piernas temblorosas y empezó a tambalearse hacia la puerta.

claro! Claro que es la policía", gritó con voz ronca, sarcásticamente. "¡Yo sé

quiénes son, malditos idiotas! Bueno, no queda nada para que se lleven. Revisen su estúpido anotador. Ya arrastraron lejos mi vida entera".

"¡Sí

A medio camino de la puerta, Kellie se tropezó con sus propios pies y cayó de bruces en una gran extensión de alfombra, manchando con vomito todo su cuerpo que ya estaba lo largo del suelo. Su camisa empapada de vómito se sentía caliente contra su piel y ella gimió mientras trataba de quitar las fibras de la alfombra de su lengua.

firme flotaba sobre ella.

"Oh, vamos, por el amor de Dios", gimió con tristeza, girando y lanzando su brazo sobre sus ojos. "Vean por sí mismos, entonces déjenme en paz".

"Señora

Holloway,

vamos

a

entrar".

La

voz

En el borde de sus sentidos escuchó la puerta principal abrirse. "¿Ven? No queda nada para que se lleven". Nada. "Ahora váyanse".

"Me temo que no podemos hacer eso, señora Holloway". Esta vez la voz estaba más cerca.

y miró a un policía corpulento.

Junto a él estaba otro oficial que lucía impaciente uniformado. Ella parpadeó con una lentitud exagerada.

Ella abrió un ojo gris pizarra, muy inyectado en sangre

"¿Quién diablos eres?"

El oficial más cercano se agachó, agarró Kellie por la muñeca y la arrastró hasta sus pies. El segundo oficial retrocedió ante el hedor de whisky y vomito.

"Kellie Holloway", anunció, tapándose la nariz con una mano y agitando la otra en frente a su cara, "está arrestada por fraude y hurto en tercer grado".

"¿De qué está hablando?" Kellie se enderezó, ignorando el dolor punzante que el movimiento le hizo a su cabeza. "Perdí mi negocio, yo no cometí ningún delito".

"Usted tiene derecho a permanecer en silencio--"

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

Los ojos salvajes se movieron de una cara apasionada a la otra y empezó a retorcerse de las garras de hierro del hombre. "¡No soy una criminal!"

El segundo oficial miró su reloj, entornó los ojos y continuó: "Cualquier cosa que diga puede y será usada en su contra".

El rostro de Kellie se contorsionó y ella le enseñó los dientes. "¡No quiero estar en callada! ¡Y estoy seguro que no quiero otro abogado chupasangre de mierda en mi vida!" Ella vio la pistola del oficial más cerca y la vio salir. Se abalanzó sobre esta con la mano libre y logró desabrochar la seguridad y desbloquear la pistola de su funda.

Dos pares de ojos se agrandaron.

"¡Jesús!" Ambos oficiales agarraron el arma al mismo tiempo que Kellie comenzó a retorcerse a la lejanía.

"¡Uff!" Un codo duro en el intestino la dejó sin aliento y ella cayó hacia adelante, hacia uno de los oficiales, luchando frenéticamente. En menos de dos segundos, las tres personas estaban en el suelo, en una masa de agitante de extremidades chocando y gritos salvajes.

"¡Suéltela!"

"¡No, usted suéltela!"

"¡No! Usted--"

¡BANG!

Capítulo 1

Dos años después

"Construido en 1972, el Centro Penitenciario de Mujeres de Blue Ridge se encuentra a treinta kilómetros de la ciudad más cercana y situado de forma segura en las montañas".

Kellie deseaba que el guardia con el gran bigote Fu Manchú 2 parara con su diario de viaje improvisado del demonio. Ella recitó su número de seguro social a una mujer grande y de piel oscura detrás de una ventana de plexiglás.

"¿Talle y largo?", Preguntó la mujer.

Kellie se limitó a mirarla. "¿Eh?"

"¿Cuál es tu talle de pantalón, cariño? No tengo todo el día".

"Yo… um. Un 10. O tal vez un 8, dependiendo del corte y donde está la cintura".

La mujer entornó los ojos oscuros. Sólo "medidas de cintura y largo. ¿Acaso esto es Bloomingdale 3 para ti?"

"Lo es para mí", gritó una mujer desde el fondo de la sala.

"¡Cierra tu puta boca!", la guardia gritó, lanzando una mirada grave en la dirección del arranque.

Los ojos de Kellie se abrieron como el miedo pasaba por ella. "¿Qué hay de treinta y

uno de la cintura, y,

tal vez treinta y dos de largo?, supongo".

La mujer de piel oscura frunció los labios y luego le entregó un par que decía 30x34. Unos minutos más y la había llenado con una bolsa de lavandería de algodón con otra ropa y se la entregó a Kellie través de un gran agujero en el cristal. Dentro de la bolsa estaba también un pequeño fajo de papeles con las palabras de ‘Blue Ridge: Reglas de Reclusos’ blasonadas en negrita en la parte superior de la primera página del paquete.

Kellie 4 frunció el ceño. Nunca había sido muy buena con las reglas.

2 Fu Manchú: Es un personaje de ficción de Sax Rohmer, creado en 1913, con el bigote separado y liso que tanto identifican a los personajes chinos.

3 Bloomingdale: por si no saben, es una cadena de tiendas de ropa.

4 Nota: Vamos por un par de páginas y ya se empezaron a comer las letras. Genial, la que me espera.

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

"Cámbiese la ropa cuando llegue a su celda y coloque su traje en la bolsa de lavandería". Aburrida, la mujer miró hacia atrás Kellie hacia la próxima presa novata y gritó: "¡Siguiente!"

Kellie captó la indirecta y dio un paso hacia adelante, agarrando su pila de ropa, con el polvo de la bolsa haciéndola estornudar varias veces en rápida sucesión. Se quedó tan lejos de las otras nuevas presas como le fue posible en la zona de recepción. Por lo menos sus padres, mortalmente avergonzados por su arresto y posterior juicio, habían pagado hasta el dinero de la fianza, lo que le permitía pasar felizmente poco tiempo tras las rejas. Hasta ahora.

Había habido algunos del tipo hablador en el micro a la cárcel del Condado, pero ella no era una de ellas. ¿Por qué perder el tiempo hablando con criminales? Había permanecido callada, absorbida por el feo paisaje y los pequeños copos de nieve que se pegaban a la ventana y se fundían.

El guardia a la espera de las prisioneras continuó con su monologo. Su voz era monótona, aburrida y se sabía cada palabra de memoria. "Blue Ridge tiene dos alas de viviendas. Máxima seguridad tiene a ochenta mujeres. Recen que nunca vean el interior de ese edificio. Seguridad media, el paraíso al que han sido asignadas, tiene ciento sesenta mujeres. Las infracciones a las reglas penitenciarias causarán que una de cuatro cosas sucedan: uno, la pérdida de privilegios. Los privilegios incluyen ser autorizados a trabajar, tomar clases, participar en la visita diaria y tener más de una hora al día fuera de su celda. La segunda consecuencia al violar las reglas de la prisión es el tiempo en régimen de aislamiento".

La prisionera negra detrás del plexiglás se rió entre dientes. "Eso sería el hoyo, patitos. Ustedes no querrán terminar ahí".

El guardia golpeó el plexiglás con su bastón, pero no parecía especialmente molesto por la interrupción. "Tres, traslado al pabellón de máxima seguridad".

Kellie sentía entumecida como las palabras rodaban sobre ella. No podía creer que estaba aquí, no podía creer que el jurado la había encontrado culpable, no podía creer que de alguna manera esto se había convertido su vida. Dios, ella seguiría matando por un whisky con soda y de una manera rápida, indolora para hacer que todo esto desaparezca.

"Además de los dos edificios de viviendas", el guardia hablaba, "hay una cafetería, un centro de trabajo, un jardín, un gimnasio, y, por supuesto, el patio de ejercicios. Hay reglas para cada edificio y el área que se publican en los tablones de anuncios y en la documentación en sus maletas".

Se volvió hacia las mujeres que aguardaban.

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

"Apréndanlas". Él golpeó ligeramente su bastón contra su palma. "Vivan por estas". Smack. Esta vez un poco más fuerte. "Y todos vamos a llevarnos muy bien". ¡Smack! Él ladeó la cabeza. "O no".

El rostro sombría del guardia y su bastón brillante con su asa trillada, no dejaron dudas en Kellie de cuál sería la cuarta, tácita, consecuencia de romper las reglas.

"Holloway, estás en la celda

"El

guardia dio un rápido vistazo a la de papel en la mano

y negó con la cabeza. "Catorce-cien-B con Mally". Él resopló. "Eres afortunada".

Se detuvieron en la puerta de la celda y cuando Kellie no se movió, él le dio un empujón. "Bienvenida al primer día del resto de tu miserable vida".

Kellie se tragó una maldición como ella rebotó con la pared. El guardia se rió y siguió caminando mientras escoltaba otra nueva prisionera al final del bloque de celdas.

gruesa.

Ella entró en la celda con el corazón en la garganta. Sus palmas estaban sudando y estaba un poco mareada ante la perspectiva de lo que iba a encontrar en el interior.

La

puerta

estaba

hecha

de

una

hoja

de

metal,

no

barras,

y

era

Kellie dejó la puerta abierta cuando entró. Le habían dicho que debía cerrar y bloquear detrás de ella. Estúpido, lo sabía, pero no podía evitarlo, el temor de que ella había sido arrastrada aquí porque el presidente del jurado había dicho esas palabras de odio, subieron a la superficie a una velocidad alarmante. Ella resopló con fuerza, deseando que las lágrimas no llegaran. Años. Dios, oh, Dios. Podría estar aquí durante años. ¿Qué has hecho conmigo, Cindy?

Aturdida, miró a su alrededor. La cárcel del condado había sido un pozo negro sucio de humanidad, pero siempre se había consolado a sí misma por el hecho de que su estancia

allí sólo sería por un corto tiempo. Pero esto

esto era su nuevo hogar.

La celda de dos y medio por tres metros estaba pintada de un azul pálido y mantenía un conjunto de literas con sábanas blancas y mantas de color crema. Había un escritorio de metal con un banco de metal unido, y una cómoda de seis cajones en el extremo de la habitación. Muy por encima de la cómoda había una pequeña ventana con barrotes que permitía filtrar un poco de luz natural en la celda. Curiosamente, la habitación olía un poco a virutas de madera, aunque todos los muebles que parecían ser de metal o de plástico duro. Un cuadro con marco de plástico de una niña de cabello oscuro, algunas novelas rústicas hechas jirones, y el hecho de que la litera de abajo alguien se había acostado, eran la única evidencia de que alguien vivía en la habitación.

"Me puedo imaginar a mi compañera gorila ahora", murmuró.

Kellie comenzó a buscar en su bolso y sacó una remera y unos jeans. Se sentó en la litera inferior y exhaló con cansancio, tapándose la cara con las manos.

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

"La cama de abajo es mía y me afeité las piernas ayer, así que no voy a ser una gorila de nuevo hasta el final de la semana".

La cabeza de Kellie se sacudió de lado para encontrar una figura en la puerta. Una mujer que parecía estar de unos treinta años con el cabello mojado de color marrón rojizo y una tez rubicunda, ella estaba allí de pie, luciendo muy irritada. Tenía una toalla de baño sobre sus hombros bien tonificados y una delgadez de aspecto de fuerte constitución acentuada por una cintura delgada y los muslos bien formados que se forzaron en los confines de sus jeans azules. Físico de un ciclista. Los ojos de Kellie se sintieron atraídos por los bordes de un espeluznante tatuaje verde que se asomaba desde la manga de su deslumbrante remera blanca.

La desconocida era unos buenos ocho centímetros más baja que Kellie, con un metro setenta y dos, pero de alguna manera se las arregló para ser totalmente imponente, llenando toda la celda con su presencia desde la puerta. Kellie al instante decidió que aunque su expresión era sólo un poco demasiado duro y vigilada para que cualquiera pudiera llamarla bonita, había algo innegablemente interesante sobre su cara.

"Tierra a novata". Agitó la mujer. "¿Todavía estás ahí?"

"Lo… lo siento", Kellie murmuró con preocupación, rompiendo su apreciación. "Probablemente has escuchado que poco aconsejable gorila comentario

Quiero decir" Ella tragó saliva audiblemente, con el temor pasando a través de

ella. "Sólo lo siento. Mi nombre es Kellie Holloway".

yo no

"Lorna". Lorna ladeó la cabeza, que se encrespa el pelo húmedo en la nuca de su cuello.

Ella dimensionó a Kellie y suspiró, al parecer, determinando que ella no era una amenaza física. Experiencia, Kellie al instante dedujo, había sido la malvada maestra de esta mujer.

"Si lo sientes, entonces ¿por qué sigues sentada en mi cama?"

Kellie se puso en pie y fue rápidamente a la parte posterior de la celda, agarrando su bolsa de ropa para sí misma.

Lorna en silencio ingresó lentamente.

Kellie cerró los ojos contra una repentina oleada de claustrofobia. O tal vez era el hecho que había estado más de dos días sin beber. A pesar de las acusaciones de su ex novia, no se había considerado así misma una alcohólica, sólo una bebedora social activa. Pero ahora ya no estaba tan segura. Añadir una persona más al pequeño espacio la ponía enferma.

"Uh oh. No te ves tan caliente", Lorna observó ligeramente.

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

Kellie tragó saliva, su mirada parpadeando desesperadamente por toda la habitación. Incluso los presos necesitaban un lavabo e inodoro, ¿no? Lorna se frotó la cabeza con la toalla. "Puedes dejar de mirar, no va a salir un inodoro debajo de las literas. ¿Durante la orientación no te dijeron que éstas eran celdas secas?"

Kellie realizó un par de respiraciones profundas calmar sus nervios. La voz de la mujer era un poco más de lo que había esperado en base a su tamaño, pero no era desagradable.

¿el guardia balbuceando una y otra vez es lo que considera mi orientación?"

Ella forzó una sonrisa y trató de no sentir el sudor frío goteando que serpenteaba por su espalda. "¿Y qué es una celda seca? ¿Una en la que no sirven alcohol con el servicio de habitación?"

"Umm

Lorna asomó la cabeza fuera de la celda. "¡Hey, Roscoe, mierda gorda!", gritó. "¡Buen trabajo orientando a los novatos!"

Se giró hacia Kellie y colocó su toalla sobre la estructura de la cama para que se seque. "Princesa, puedes conseguir cualquier cosa, desde el alcohol a Oxy y de vuelta al chocolate de Hershey de nuevo con el dinero suficiente. Pero las celdas secas significan que tenemos duchas y aseos compartidos".

Kellie dio un paso tentativo hacia adelante, y hacía todo lo posible para no lucir aterrorizada. Ella frunció el ceño al ser llamada princesa, pero no estaba dispuesta a corregir a la mujer que tenía delante. ¿Era su nueva compañera de cuarto una asesina serial? ¿O tal vez una pirómana o una abusadora de niños? Un escalofrío hizo su camino por su espalda. Las posibilidades eran infinitas y todas eran malas.

"No tienes que tenerme miedo", Lorna le dijo simplemente. "A menos que me hagas

y se

estremeció. "Puedes sentirte cómoda arrinconándote en la esquina". Lorna hizo un gesto

con la barbilla. "Puedes usar el banco para quitarte un peso de encima".

enojar, claro". Entonces atrapó la ampliación inconsciente de los ojos de Kellie

Kellie respiró hondo e hizo todo lo posible para mantener la mirada de la mujer más pequeña, que era intensa y preocupada al mismo tiempo. "No voy a estar aquí el tiempo suficiente para preocuparme. Mi abogado dice que va a apelar y--"

Lorna entornó los ojos. "Muy divertido. Tú-". Se detuvo cuando vio la mirada ofendida

en el rostro de Kellie que, evidentemente, le dijo que no estaba bromeando acerca de su

apelación. "Uh

Olvídalo".

"¿Qué ibas a decir?"

"Nada".

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

"Sí, lo hacías". La ira de Kellie comenzó a subir. Durante meses, la policía, e incluso su propio abogado la habían tratado como si la información para darle era la estrictamente necesaria. Y ella no tenía por qué saber. No podía soportarlo durante otro segundo. "¡Maldita sea! ¿Qué era?"

Lorna se encogió de hombros. "Tu abogado te dijo que no te acostumbraras demasiado a estar aquí, ¿verdad?"

"See".

Kellie

¿Entonces?"

levantó

la barbilla. "Él

tiene

razón,

yo no pertenezco a

este

lugar.

"Y la razón por la que no debes estar demasiado cómoda es porque él estaría haciendo el papeleo para tu apelación en este mismo momento, ¿no? Y dijo que no te preocupes, porque tu apelación sería sólida como una roca".

La ansiedad comenzó a girar en el vientre de Kellie. "Él debe tener una buena base para la apelación. Yo no pertenezco aquí", insistió desafiante, así como su confianza comenzó a flaquear.

"Entonces serás una de las poquísimas". Lorna parecía que era culpable del delito por el que había aterrizado aquí y nunca se había molestado en hacer nada sobre eso.

Kellie realmente no quería oír el resto de lo que tenía que decir a esta mujer. Ya estaba acertando demasiado. ¿Podrían haber tenido el mismo abogado? No quería creer que ella podría haber caído tan fácilmente. Pero de alguna manera ella no pudo evitar decir:

"Continua

Me estabas hablando de la cosa del abogado".

"¿Estás segura?"

"Más que segura".

"Apuesto a que tu abogado también te dijo que no esperaras saber de él por un tiempo, porque iba a estar muuuy ocupado trabajando en tu apelación duramente para tenerla".

La boca de Kellie se abrió. Eso era exactamente lo que el hombre le había dicho cuando estaban arrastrando sus pies fuera de la sala, la palabra culpablecontinuaba resonando en sus oídos.

Lorna le dirigió una mirada compasiva. "La misma historia, diferente día. Todas hemos estado allí y todas estamos todavía aquí". Ella se sentó en la cama y estiró las piernas con un gemido. "Así que también podrías tomar asiento".

Le tomó Kellie unos minutos, pero finalmente consiguió sus nervios bajo control para caminar de regreso a la mesa de metal en la que dejó su bolso y comenzó a rebuscar en éste con movimientos cortos e irritados. "Sin duda, me dieron algunas medias blancas gigantescas para que combinen con mis jeans de mal gusto y la remera blanca".

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

Lorna resopló suavemente. "Voy a verlo como un rechazo de Los De Afuera", murmuró. Lorna hizo una mueca como Kellie pasó. "Las duchas y los baños están fuera de la puerta y a la derecha, al final del bloque". Ella arrugó la nariz. "Las duchas solamente se abren dos veces al día, durante treinta minutos. Tienes veinte minutos para que terminen hoy y entonces tendrás que esperar hasta mañana".

Kellie discretamente se olfateó y oyó un débil, "Vete al infierno, Mally", a la deriva de nuevo en la celda como el guardia que presumía ser Roscoe caminaba.

"Ugh". Ella había tenido sudor nervioso todo el día, el micro a la prisión había olía como una combinación de olor corporal y huevos podridos, y este era su segundo día en su overol naranja fosforescente.

"Umm

¿Así que puedo ir a ducharme ahora mismo?"

Lorna se recostó en su litera con las manos detrás de la cabeza. Ella dejó que sus ojos se cerraran y a un suave suspiro de escapar de sus labios. "Siéntete. Por favor".

"¿Mally?" ¿No es así como el guardia la había llamado?

Uno de los ojos de Lorna se abrió de golpe y Kellie fue tomada por sorpresa por la rabia cruda que vio allí. "No te he dicho que me podías llamar así. Y ahora tienes dieciocho minutos para asearte".

Tambaleándose por el cambio repentino de comportamiento de Lorna, Kellie no dijo una palabra más. Abrazando toda su bolsa en sí misma, se marchó fuera de la celda y hacia lo desconocido.

***

Lorna Malachi había comenzado a dormitar cuando sintió un fuerte golpeteo en la pared de la celda.

"¿Dónde está la nueva?"

Lorna suspiró y abrió los ojos para encontrar a Roscoe y Chul, un pequeño guardia asiático que era generalmente agradable cuando no estaba con Roscoe, de pie en su puerta.

"¿Qué?", respondió ella aturdida. "¡Oh, vamos! ¡Ustedes pisotearon mi maldita celda la semana pasada!"

"Nadie estará buscando en tu celda, Mally. A menos que tengas algo que ocultar, eso es". Miró a su alrededor, con la esperanza de ver algo claramente fuera de lugar. "¿Algún

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

contrabando aquí tal vez?" Él arrancó el cajón de su escritorio y lo puso boca abajo, derramando su contenido sobre el suelo de cemento.

"No sólo eres un bastardo, también puedes besar mi culo irlandés".

"¿Dónde está Holloway?" Chul preguntó mientras se apoyaba en la pared de la celda, ignorando al otro guardia y con el lápiz que posándolo en la punta de la bota.

"Está en la ducha, quitándose el mal olor de uno de sus micros". Lorna dirigió una mirada gélida hacia Roscoe. "Eso todavía está permitido, ¿verdad? Quiero decir, si no se ducha"Ella arrugó la nariz,"… terminará oliendo como tú".

Chul se rió.

El calor invadió las mejillas de Roscoe. "Siempre tiene que ser una sabelotodo, ¿no?" Dio un paso hacia adelante enojado y tomó su cachiporra.

"Yo…"

"Sabes que las duchas están permitidas", dijo Chul, interrumpiendo a Roscoe y suspirando mientras se interpuso entre él y Lorna. "No empiecen los dos con su mierda. Casi termino mi turno y estoy demasiado cansada para lidiar con esto".

La relación entre Roscoe y Lorna se remontaba a los días en los que Lorna estaba en el ala de máxima seguridad. Le había llevado años a ambos mudarse a media seguridad. La diferencia era que Lorna se había adaptado fácilmente al ambiente más relajado, pero después de casi seis años, Roscoe todavía tenía un camino imposiblemente largo por recorrer.

Chul le dio Lorna una mirada de advertencia y ella respondió con una mirada contrita por su cuenta.

"Vamos, Roscoe". Chul se apartó de la pared con un gemido, y luego sacudió las manos fuera de los pantalones. "Vamos a buscar a Holloway".

Lorna se sentó y se frotó la cara. "¿Qué necesidad tendría ella? No podría ya estar en problemas, ¿verdad?" Pero incluso mientras decía esas palabras, sabía que no era cierto. Los problemas seguían a algunas personas como su propia sombra. Y después de sólo una breve reunión, ella sospechaba que Kellie era una de esas almas desafortunadas.

"Ella debía estar en la puerta de al lado con Murano". Chul se rió entre dientes, feliz de tener la oportunidad de provocar al hombre mayor. "Parece que Roscoe olvidó sus lentes hoy y asignó a tres de nuestras nuevas residentes a las celdas equivocadas".

"No te preocupes, voy a ir por ella", dijo Roscoe, con su repentina sonrisa lindando con una mirada lasciva.

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

"Yo iré". Lorna se puso de pie, con visiones de la última vez que vio a Roscoe en el baño. La memoria repulsiva invadió su mente y le hizo sentir ganas de vomitar. Recordó fácilmente los pantalones del uniforme gris de Roscoe alrededor de sus tobillos, su gran barriga sacudiéndose con cada empuje, gruñendo mientras bombeaba dentro y fuera de una reclusa desventurada, que hacía una demostración de fingir que estaba disfrutando lo que estaba sucediendo. "Me dirigía abajo a las duchas de todos modos".

Roscoe hizo un resoplido de protesta, pero Chul lo agarró por la muñeca y empezó arrastrarlo de la celda. "Gracias, Lorna." Él dio un golpe a la ligera el pecho de Roscoe. "Vamos, a dejar esto con Holloway para el siguiente turno. Ella puede estar en la litera en esta celda esta noche y vamos a revisarla en la puerta de al lado por la mañana. Mientras que se presente, estamos cubiertos".

Roscoe desaceleró e hizo una parada, claro que no quería ir a ninguna parte, salvo al cuarto de baño.

"Además",

Chul

insistió,

oportunidad de comerlas".

"Joo-Eun

me

envió

magdalenas

hoy

y

no

he

tenido

la

Roscoe se quejó en una sarta de blasfemias, pero se dejó distraer a favor del mejor postre de Joo-Eun.

El pasillo estaba vacío y Lorna se acercó al baño con una creciente sensación de temor. Debería haber estado llena justo antes del cierre. En cambio, estaba de lo más quieta y silenciosa, como una tumba, y pronto se dio cuenta de por qué. Había una mujer solitaria de pie fuera de la celda más cercana a las duchas. Ella estaba vigilando.

"Mierda". Lorna aceleró el paso y voló más allá de la mujer corpulenta que se suponía que estaba custodiando la puerta. Ella irrumpió en la celda y se detuvo el arrastre en la escena ante ella.

Dos mujeres rodeaban a Kellie, que estaba medio desnuda y se inclinaba sobre el escritorio. Un agarre firme en el cabello de Kellie sostenía su cabeza con fuerza contra el metal. Amordazada y luchando salvajemente, Kellie gritó y lanzó gritos apagados como la mano de la mujer más alta desapareció entre sus piernas.

Oh, Cristo. Lorna quería dar la vuelta y ocuparse de sus propios asuntos. Realmente lo hacía. Pero, se dio cuenta, con cansancio, que no habría nadie más para ayudar a la nueva mujer. Nadie se molestaría. Era ella o nada.

Lorna dio una patada en el conjunto de literas, haciéndolos Clank con fuerza contra las paredes de hormigón. "¿Qué carajo está pasando?"

Tomadas por sorpresa, ambas mujeres dieron unos pasos lejos de Kellie, tan lejos como la habitación se lo permitía. Kellie voló a posición vertical, y en lugar de enloquecer, como

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

lo esperaba Lorna, fue hacia la mujer más cercana a ella, atrapando su hombro con un puñetazo salvaje.

La mujer se tambaleó hacia atrás, con las manos volando hacia donde había sido golpeada.

"¡Hey!" Recuperando el equilibrio, se precipitó hacia delante sólo para ser detenido en seco por una mirada fulminante de Lorna.

"No lo hagas, Laverne", Lorna advirtió, con la adrenalina surgiendo a través de ella y a punto de crisparse. "Váyanse de aquí mientras todavía puedan cargar a esa puta inútil aun en pie por la puerta con ustedes". Pero sabía que no se desharía de Katrina Nowak, la líder de las zorras, tan fácilmente.

Cuando Laverne vaciló, Lorna agarró a Kellie por los hombros y la atrajo hacia sí. "¿Estás bien?" Cuando Kellie no le contestó, le dio un firme sacudón, esparciendo gotas de sangre por todas partes. "Dije, ¿estás bien?" Su voz y actitud firme obligaron que los ojos grises salvajes de Kellie se centraran en ella.

La nariz de Kellie estaba sangrando, deformada y ella estaba temblando como una hoja. "Yo só… sólo quería una ducha". Sus ojos se llenaron de lágrimas. "Estoy nonono está bien".

"Hace tiempo que no nos vemos, Mally. ¿Qué carajo te crees que estás haciendo en mi celda?"

El cerrado acento del sur, asquerosamente familiar arañó los nervios de Lorna, recordándole tiempos más oscuros cuando lo escuchaba diariamente. El vello en la parte posterior de su cuello se erizó y un rayo de odio al rojo vivo, sin contaminar por la piedad o la compasión, la atravesó. Ella luchó por mantener la compostura.

"Vístete", Lorna le ordenó Kellie suavemente, con la culpabilidad arremolinándose en la boca de su estómago. Mi culpa. Jesús, dejar que viniera aquí sola en su primer día fue una estupidez. Debería saberlo mejor. "Y vuelve a mi celda".

"Creo que necesito un médico", dijo Kellie con voz nasal, con una mano en el puente de la nariz. Los ojos grises petrificados se lanzaron hacia las otras mujeres, que ahora "

estaban rondando alrededor como leopardos que se mueven hacia una matanza. "Yo

Lorna se limitó a mover la cabeza, sus ojos nunca dejando a Kellie. Ella acarició la mejilla de Kellie, sintiendo las lágrimas calientes correr por encima de su mano. "Vete ahora".

Katrina dejó escapar un suspiro de frustración, con la voz en un rugido peligroso. "Esto no es de tu incumbencia, Mally".

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

Furiosa, Lorna giró hacia Katrina, una prisionera desgarbada y alta con características nórdicas heladas y una sonrisa cruel. "Estoy en mis asuntos, perra. Oí que vendrías a máxima seguridad, pero no podía creer que la administración era tan tonta. Si estás aquí, ¿quién está manejando el infierno?" Por el rabillo del ojo, vio a Kellie remover en el banco donde había dejado su bolso y darle un tirón a una remera. Apresúrate.

La expresión de Katrina era seca. "Que chica tan divertida". Lorna simplemente cruzó los brazos sobre su pecho y esperó. "Parece que te equivocaste de administración", comenzó Katrina. "Nunca fuiste muy buena juzgando a las personas. Constantemente te decepcionan, ¿no?"

Fue una decisión instantánea. "¿Sabes quién es esta mujer?" Lorna exigió, señalando a Kellie y moviéndose directamente en frente de Katrina para hacer que los ojos de la morena entraran en pánico. Ella amplió su postura y centró su cuerpo sobre sus pies, haciendo una nota para ir por la nariz primero.

Katrina parecía confundida. "Ella es nueva. Y--"

Con ojos ardientes, Lorna se hizo a sí misma tan notable como sólo ella sabía. "Ya la reclamé. Ella es mi compañera de celda y es mi familia ahora".

La boca de Kellie se abrió y sus manos ocupadas se congelaron. "¿De qué estás hablando?", ella chilló, demasiado confundida y aterrorizada como para guardar silencio. Su mirada se desvió hacia la puerta. "¡Guardias!" Gritó desesperadamente. "¡Ayuda!"

La mujer junto a Laverne palideció y miró nerviosamente alrededor de la celda. "Mierda. Yo me voy de aquí".

"¡Cállate!" Tanto Katrina como Lorna le gritaron Kellie al unísono.

Katrina dio un paso adelante y Lorna la detuvo con una mano firme. "No la toques", dijo en voz baja que venía directamente de su intestino.

La mandíbula de Katrina se tensó y sus manos en forma de puños. "Estás mintiendo, Mally. Parece que mi nueva amiga ni siquiera está de acuerdo que es una de las tuyas. No debes ser muy persuasiva". Katrina quitó con su brazo la mano de Lorna. Lorna se limitó a levantar una ceja y esperó. "¡No me digas que de repente tienes antojo de concha! No has cambiado demasiado de opinión desde que éramos compañeras de celda".

Lorna empujó su cara más hacia el espacio personal de Katrina. "Eres una puta enferma", susurró con disgusto. "Siempre lo has sido".

"Aprendí de la mejor". Katrina dijo suave y guturalmente. "¿No te acuerdas? Cortamos nuestros dientes de leche de los reclusas sabrosas como ésta".

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

El estómago de Lorna se tambaleó ante la amarga veracidad de esa declaración. Su corazón estaba bombeando al doble de ritmo y mantuvo a Laverne en su visión periférica. Una patada en el estómago o entrepierna y ella no sería un problema. "No pareces comprenderme, idiota. La novata no tiene que aprobarlo o incluso hablar sobre lo que yo decida. ¿A quién le importa lo que dice? Ella es mi familia ahora. Está bajo mi protección. ¡Manos fuera!"

Los ojos de Katrina se volvieron rendijas. "Hay una diferencia entre ser de tu familia y querer que no la tenga, Mally. Eso no es jugar limpio".

La cabeza de Lorna bruscamente fue hacia un lado. "¡HAZ LO QUE DIJE y vuelve a mi puta celda!" Pequeñas gotas de saliva volaron de su boca mientras rugía, con sus ojos destellando peligrosamente.

Kellie saltó de la celda en nada más que su remera manchada de sangre y ropa interior. Se deslizó en los pisos húmedos en la salida, golpeando su cadera contra la baldosa. Dejó escapar un grito silenciado, pero no se detuvo mientras se arrastraba el resto del camino hasta la puerta y buscó a tientas la manija.

Oyó más gritos y luego una pelea en erupción detrás, pero a ella no le importaba. Corrió tan rápido como pudo, con los silbidos siguiéndola como hizo su camino de vuelta a la celda de Lorna. ¿No hay ningún guardia en este sitio? Azotó la puerta tras de ella y se pasó una mano temblorosa por el cabello. "Oh, Dios. Oh, Dios". Su nariz todavía sangraba lentamente y su piel sintió el recuerdo del tacto de Katrina.

Se sentó en la litera de abajo, utilizando el dobladillo de su remera para detener el flujo de sangre. Antes de que tuviera la oportunidad de hacer otra cosa, Roscoe entró en la celda.

"El bloque de celdas es un hervidero", dijo arrastrando las palabras lentamente, notando la nariz y la veteada lágrima en el rostro ensangrentado de Kellie. No parecía sorprendido, pero él no parecía feliz. El guardia suspiró. "¿Mally te hizo eso?"

Kellie apartó la mirada y negó con la cabeza, el movimiento que causa la nariz a palpitar aún más.

La impaciencia y un nivel impactante de la ira invadieron su voz. "Protegerla no va a hacer nada por ti".

"No la protejo". El temperamento de Kellie estalló. ¿Dónde estaba él cuando ella lo necesitaba? "No fue ella. Fue--"

"¡Guarda tu aliento!", espetó. Roscoe luchaba por sostener su voz suave y torpemente se acercó para darle al brazo de Kellie una palmadita comprensiva. "Sé que eres nueva. Así que permíteme comentarte las cosas. Mally es un huevo podrido. Pero todo lo que tienes

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

que hacer para asegurarte que ella sea castigada por herirte es decirme lo que pasó". La confianza llenó su sonrisa. "Y me aseguraré de que ella obtenga exactamente lo que se merece".

¿Estaba sordo? "Pero ella no me tocó".

Sus fosas nasales. "Por supuesto que lo hizo. Dejó su celda para encontrarte, ¿no?"

"Tal vez", ella comenzó vacilante, sintiéndose confundida. "No sé".

Por un breve segundo consideró decir que había sido Lorna quién la había asaltado. Seguramente eso significaría que el guardia las separaría para siempre. Ella no quería ser parte de alguna extraña familia de convictos de Jerry Springer. Pero algo en la expresión ansiosa de Roscoe le preocupaba.

"¿Y bien?" Él golpeteó un pie que parecía demasiado pequeño para ir con el resto de su enorme cuerpo. "No tengo todo el día. Las luces se apagarán muy pronto".

"Umm

Ella no me tocó", Kellie finalmente repitió.

"Bien", dijo él, claramente irritado y sin hacer un muy buen trabajo de ocultarlo.

Comenzó a moverse alrededor del escritorio. "Si ella no lo hizo, ¿quién lo hizo? Es una pena, una cara bonita como la tuya ya está como mercancía estropeada". Su mirada viajó por su cuerpo y se acomodó entre sus piernas durante varios largos segundos antes de

que finalmente se alejara. "¿Qué otra cosa está

lastimada?"

De repente, Lorna apareció en la puerta fundida entre la luz y las sombras. Su boca estaba sangrando letárgicamente y un rasguño espeluznante corría desde su ojo hasta la barbilla y dividía su mejilla.

Los ojos de las mujeres se encontraron y Lorna negó lentamente con la cabeza, en silencio pronunciando: "No lo hagas".

Complicada, Kellie se mordió el labio.

"¿Holloway?" Repitió Roscoe, pronunciando su nombre mientras se movía por la habitación.

Durante un largo segundo, Kellie estuvo en el filo de la navaja. La expresión de Lorna no cambió, pero sus ojos gritaron una advertencia que Kellie encontró incapaz de ignorar.

"Yo… yo, um. Sólo tropecé, eso es todo". Correcto. Incluso este idiota no va a creerme eso.

Roscoe golpeó el escritorio de metal con la mano abierta, con la cabeza sacudiéndose hacia los lados violentamente. "¡Mentira!"

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

Los ojos de Lorna brevemente se cerraron como con alivio, luego se acercó hasta el final en el interior, dándole la espalda al guardia mientras iba campante por delante de él. "¿Estás aquí para poner a Holloway en su nueva celda? ¿Qué te tomó tanto tiempo?"

La mirada de Roscoe hizo un agujero en la espalda de Lorna mientras se movía a su bolsa de lavandería y miró dentro. Su boca se movió, pero no salió ningún sonido durante unos segundos. Luego se hizo un ademán desdeñoso. "Ella va a ser mudada cuando esté

bueno y malditamente listo". La frustración se filtró en su voz. "Tal vez mañana, tal vez no.

Sé lo mucho que disfrutas teniendo compañeras".

Kellie no tenía idea de lo que estaba pasando, pero a pesar de la declaración anterior de Lorna, parecía indicar que ella era una suerte de propiedad bizarra que le interesaba, irse

a cualquier lugar con Roscoe se estaba convirtiendo rápidamente en una opción igualmente inquietante. Mejor quedarse.

"Bien, Holloway", Roscoe comenzó con sorna, "si quieres ser la perra de Mally"

La espalda de Lorna se enderezó.

"… Eres bienvenida. Eso sí, no me vengas llorando cuando te deje algo peor que una hemorragia nasal". Él se fue furioso.

Lorna se inclinó sobre la mesa, apoyando las manos en el frío metal mientras su cabeza

se hundió. Kellie estaba tan enojada como estaba asustada. "¿Por qué no querías que le dijera el guardia lo que pasó? ¡Ya viste lo que me hicieron!"

Con visible esfuerzo, Lorna se apartó de la mesa. "Esta no es realmente tu primera vez, ¿verdad?", le preguntó con voz cansada.

"Tengo los dientes un poco demasiado largos para ser virgen, ¿no te parece?" Kellie dijo con voz cortante. "Además, esa mujer Katrina no llegó tan lejos. Aunque no por falta "

Ella dejó la frase inconclusa, su

de intentos. Si no hubieses pateado la litera y garganta se constriñó alrededor de las palabras.

bien

"Quiero decir, tu primera vez en la cárcel", Lorna aclaró gentilmente. Se llevó la mano a los labios. "Maldita sea". Ella dejó escapar un silbido. "Eso duele".

Ella se dejó caer en la cama junto a Kellie, que se escabulló tan lejos de ella como pudo. Lorna parecía picada por el movimiento. Kellie olisqueó un par de veces, alegre de que su nariz palpitante finalmente había dejado de sangrar. Aunque estaba bastante segura que estaba rota.

"Sí", finalmente pronunció. "Soy virgen de prisión". Sabía que su voz era áspera, iracunda. Ira contra la persona equivocada, pero no podía evitarlo. "Como si no pudieras decirlo".

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

Las cejas de Lorna se fruncieron. "¿No has visto alguna vez alguna película de prisión?"

"No".

"¿Nunca

hablaste

con

un

pariente

que

hubiera

salido

recientemente

de

ahí?

¿Tíos? ¿Primos? ¿Tu padre?"

Kellie parpadeó. Lorna había hecho su pregunta, como si ella no pudiese creer que la respuesta podría ser no. En vez de ofender a esta mujer volátil nuevamente, ella se decidió por murmurar: "No soy cercana a mi familia".

Lorna miró a Kellie como si fuera un extraterrestre. "¿Ni siquiera un novio que--?"

Kellie la miró con los ojos inyectados en sangre. "Dije que nunca he conocido a ningún convicto y no sé qué hacer, ¿de acuerdo? ¡Hasta hace unos meses, mi vida no era más que una mala canción de Loretta Lynn! Además, después de diez minutos ya estaba en problemas. Eso debería decirte algo", Kellie gesticuló ampliamente. "Nada de esto es culpa mía". Ella parpadeó un par de veces, con la realidad derrumbándose sobre ella y un toque de desesperación invadió su voz. "Yo… yo no sé cómo voy a pasar por esto".

"Encontrarás una forma", Lorna corrigió ligeramente, girando rápidamente más en la litera y apoyándose contra la fría pared. "Pero hay algunas cosas que necesitas aprender".

"Pero ¿cómo puedo aprender sin perder la vida en el proceso?"

Lo sé". Lorna miró como si quisiera decir algo más, pero no

podía. "Mira, la cosa más importante de saber es que nunca, nunca, delates a un preso a un guardia. Nunca".

"Lo harás. No es fácil

"¿Incluso cuando tratan de violarme?", preguntó sin rodeos Kellie.

"Incluso cuando tratan de matarte".

Las manos de Kellie se apretaron en puños frustrados. "¡Pero no deberían ser asesinos de máxima seguridad!"

Lorna sonrió sombríamente. "Puede ser. Pero cuesta tres veces más albergar a un convicto en máxima seguridad que lo que lo hace en mediana seguridad. El Estado sólo tiene cierto dinero. Así que incluso lo peor de lo peor puedes encontrarte en el camino aquí mismo con el tiempo. Y tuviste la mala suerte de conocer a una de las peores hoy".

Los ojos de Kellie parpadearon sobre Lorna. Ella sintió un cosquilleo desagradable de atracción hacia su salvadora. "¿Solo una?"

Lorna se erizó. "Vete a la mierda, Holloway. Estaré feliz de dejar que averigües las cosas por ti misma". Ella cruzó los brazos sobre su pecho y miró hacia otro lado, con los

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

ojos en llamas. "Tener cualquier compañera de cuarto es un dolor en el culo perra de entrada es no es algo que voy a soportar".

Pero una

Kellie se estremeció ante las duras palabras. "Yo

decirlo de esa forma. No sé lo que estoy diciendo. Estoy

favor". Necesito toda la ayuda que pueda conseguir.

"

Ella tragó. "Lo siento. No quise Sólo tienes que continuar. Por

Pero Lorna esperó hasta Kellie estaba literalmente retorciéndose. "Los guardias siempre están dando vueltas por aquí, pero como lo encontraste fuera hoy, no están en todas partes. Tienes que vivir con las otras mujeres, no tanto con los guardias. Los reclusos exterminar a las ratas, incluso las que sólo están asustadas o que simplemente están diciendo la verdad. Punto".

Kellie se quedó boquiabierta. "¿Me matarían?"

Lorna se encogió de hombros bien tonificado. "Lo intentarían".

Kellie cerró los ojos, sintiéndose más cansado y sucio de lo que se había sentido antes. Y eso era bastante. Necesitaba un trago por el largo camino para aliviar esta pesadilla. "Jesús".

Lorna no había hablado tanto con alguien en años y, a pesar de que ella era una extraña, no era desagradable. Kellie envolvió sus brazos alrededor de sí y comenzó a balancearse.

Lorna frunció el ceño y estudió a la mujer a su lado. "Drogas estúpidas, ¿eh?"

"¿Qué?"

"¿Qué estás dejando?"

Kellie olisqueó y desvió la mirada. "No sé lo que quieres decir".

Lorna inclinó la cabeza. "Oh, sí que lo haces. Estás desintoxicándote. Entonces, ¿cuál es? ¿Drogas o alcohol?"

"¡Indudablemente no estoy desintoxicándome! ¿Parezco una drogadicta adicta al crack o una borracha apestosa para ti? No estoy desintoxicándome".

Lorna le dirigió una mirada mordaz. "No lo haces, ¿eh?" Ella agarró la mano de Kellie, que temblaba como una hoja y la sostuvo en alto para inspeccionarla. "Podrías engañarme".

Kellie tiró de su mano de nuevo.

Otro encogimiento de hombros. "Bien. Así que usted no estás en abstinencia. Supongo que sólo te ves cómo alguien que sí". Lorna miró a Kellie con un ojo cómplice.

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

Inesperadamente, su mano salió disparada y agarró la barbilla de Kellie para que pudiera mover su cara de lado a lado mientras la examinaba. "Droga, creo".

"Tal vez sólo veo como alguien que fue condenada erróneamente, cuyo rostro fue golpeado, ¡y que casi fue violada!" Kellie dijo con los dientes apretados. Pero lo que realmente quería hacer era gritar con todos sus pulmones. Quería golpear a esta mujer. O tal vez sacudirla a unos centímetros de su vida. Pero cuando ella se miró las manos, temblaban tan mal que no podría haberlo hecho si lo intentara. Las metió debajo de sus axilas y le susurró: "Cristo".

"¿Por cuánto tiempo?" Lorna preguntó con una voz tan de hecho que Kellie se olvidó mentir.

"Un poco más de dos días".

Lorna dejó escapar un largo suspiro, con la esperanza de que Kellie no tuviera DT 5 . Tratar con alguien que se sentía como mierda sobre una tostada era una cosa, las alucinaciones, sin embargo, la asustaban como la mierda. Luchó consigo misma por un momento antes de decir: "Hay medicamentos en la enfermería que podrían--"

"Así que", Kellie la interrumpió con voz nasal, cambiando de tema a algo igual de deprimente. "¿Soy tu perra como el guardia dijo?"

Lorna hizo una mueca y se dejó distraer. "Yo no quiero o necesito una perra".

Kellie continuó directamente como si Lorna no hubiera hablado en absoluto. "Dios, ¿cómo puedo ser perra de la prisión de alguien en mi primer día?", gimió miserablemente. "Mi vida es un mal cliché. Si tan sólo mi hombre hubiera escapado también podría hacer una película sobre mi vida en la semana". Rápidamente se frotó los brazos. "Trataría de escapar si tuviera un lugar dónde ir".

"Las cosas en las que me meto…" Lorna murmuró en voz baja. "Mira, claramente eres una perra". Ella dio Kellie una mirada directa. "Pero tú no eres mi perra. Y lo más importante, no lo eres de Katrina".

Cuando Lorna dijo el nombre de Katrina su voz destilaba tanto odio que Kellie tragó saliva. Ella miró la otra mujer con cautela. "Pero dijiste--"

"Yo sé lo que dije". Lorna se volvió hacia ella. "¿No lo entiendes?" Ella negó con la cabeza un poco, tratando de recordar lo que el mundo real era. Había pasado tanto tiempo. "Estabas a punto de convertirte en propiedad de Katrina a menos que pudieras valerte por ti misma". Se rascó la barbilla. "Y, sin ofender, pero no te veías como si pudieras defenderte".

5 DT: Es la abreviatura de Delirium Tremens, los norteamericanos son muy dados a abreviar todo.

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

Kellie se miró a sí misma. Su remera estaba cubierta de sangre, su cabello parecía que había estado en un túnel de viento, apestaba, y todavía estaba en ropa interior. "No jodas. Realmente no tengo mucho de luchadora".

La piel debajo de sus ojos ya estaba empezando a cambiar de color púrpura y su visión era un poco borrosa. Y la nariz le dolía.

Lorna ociosamente examinó la piel magullada y rota en sus propios nudillos. "Mira, me sentí mal por enviarte a las duchas sola en tu primer día y no quería que Katrina tuviera la satisfacción de reclamarte". Ella negó con la cabeza un poco, obviamente, tan sorprendida por lo que había hecho como Kellie. "Así que te reclamé como parte de lo que es mío".

"¡Dijiste que yo no era tu perra!" Kellie dijo desesperadamente. Era evidente que no podía confiar en esta loca mujer violenta.

"Cállate".

"Pero--"

"¡Por Dios santo, cállate y escucha!"

De mala gana, Kellie se mordió la lengua y se sentó sobre sus manos. Tuvo que balancearse arriba y abajo un poco detenerse a sí misma de hablar.

Lorna entornó los ojos ante la expresión resentida de Kellie. "No estaba bromeando cuando dije que esperaba Roscoe te mudara a otra celda. ¡Dios! Tienes un problema de audición y ya me está molestando".

"Creo que

nunca

voy a

ser

votada

como

rotundamente. "Estoy apabullada".

la

‘Convicta

más popular’",

dijo

Kellie

Lorna parecía como si en parte quisiera estrangular a Kellie, mientras que la otra parte quería reírse. Kellie contuvo el aliento. Finalmente, una sonrisa reacia torció en la esquina de la boca de Lorna.

"¿Me estabas diciendo?", dijo Kellie con cortesía exagerada, sabiendo que ya había presionado su suerte más allá de lo prudente con esta mujer volátil.

"Que seas parte de un clan de alguien de aquí que significa algo. Significa protección y pertenencia y la mayoría de las mujeres respetan eso porque eso es todo lo que tenemos. Creamos nuestras propias familias. No es una cosa sexual". Lorna le aseguró a toda prisa. Entonces ella hizo una mueca. "Bueno, al menos no lo es conmigo. Tenemos todo tipo de relaciones creadas que tienen un significado especial aquí. Hermanas, primas, esposas, incluso abuelas".

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

Kellie se frotó la frente rudamente. "Declaraste tu propiedad sobre mí como una posesión", dijo con vehemencia, incapaz de contenerse. "Yo no soy un pedazo de carne".

Lorna se rió. "Por supuesto que lo eres. Todas lo somos aquí. Lo que es importante es que tienes el poder de aferrarte a lo que es tuyo".

Sus cejas saltaron. "¿Y tú tienes el poder?"

Lorna estiró las piernas y bostezó. "Estás aquí, ¿no?"

Kellie se restregó los ojos, sin poder creer lo mucho que había cambiado su vida durante la última hora. Pero al menos Lorna no parecía empeñada en la violación. "Así que, ¿quién más está en este clan nuestro?"

Lorna le dio una cansada y pálida sonrisa. "Hasta el momento sólo nosotras. Ahora ve a hacerme un poco de café y salsa, perra. Y sal de mi cama". Ella estaba bromeando e imitando la voz de alguien más con claridad.

Valientemente, con poco entusiasmo, Kellie le siguió el juego. "Vete al carajo, vaga. Me sentaré y sangraré donde me plazca". Ella se tocó cuidadosamente la nariz con dedos temblorosos, cruzando sus ojos mientras trataba de evaluar los daños.

"Ah". Lorna sonrió. "Somos como una familia real ahora". Pero su sonrisa se desvaneció antes de que hubiera terminado de decir las palabras. Se lamió los labios, haciendo una mueca ante el sabor metálico de la sangre. "¿Quién necesita el resto del mundo, eh?"

El

labio inferior de Kellie tembló y le susurró: "Yo".

La

vulnerabilidad sombría de la respuesta empujó las fibras de sensibilidad de Lorna.

Algo que no había ocurrido en un tiempo muy largo. Puso una mano cautelosa sobre el brazo de Kellie, y la respiración de Kellie detuvo. Sus ojos se encontraron y sostuvieron entre sí por segunda vez esa noche. Kellie fue repentinamente consciente de la calidez de la palma de Lorna. Así como de la gran bondad humana inesperada que sentía tan bien que llevó lágrimas a sus ojos por enésima vez ese día. Dudaba que hubiera sido tan amable si se hubieran invertido sus posiciones. Por primera vez en muchos años, se sintió avergonzada de su propio egoísmo, y muy inalterable naturaleza.

"No voy a lastimarte". Lorna miró su mano como si no fuera suya con el ceño fruncido, y ella tímidamente la quitó. "Katrina te lastimará si tiene la chance. Pero yo no". Su voz se rompió y ella se alejó, avergonzada. "Yo no soy como él", pronunció con voz apenas audiblemente.

A pesar de la declaración ferviente de Lorna, la tensión entre ellas disminuyó y

convirtió en algo tolerable. Kellie no creía que Lorna supiera que había dicho eso último en voz alta. Y quién era ‘él, Kellie decidió, en realidad no importaba. "Te creo", se oyó

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

susurrar en cambio. No tenía ni idea de por qué esas palabras eran tan importantes para Lorna, pero estaba claro que eran.

"Bien". Lorna asintió una vez, recuperando rápidamente la compostura después de tragar duramente. "Tanto como podamos arreglarlo". Con más ternura de la que Kellie esperaba, Lorna examinó su rostro. "Tu nariz seguro que está quebrada", murmuró, levantando la barbilla de Kellie hacia arriba como continuó una vez más. "Podrías ir a la enfermería, pero nadie te conoce y me temo que comenzarían los rumores y denuncias sobre quién te golpeó".

"Oh", dijo Kellie con tristeza. "No había pensado en eso. ¿Así que me tengo que quedar con cara de jugador de hockey ahora?" Sus dientes comenzaron a castañetear como el deseo de su cuerpo de beber algo se intensificó y la conmoción de lo que acababa de suceder se asentaba.

"¿Quieres que trate y la apriete?", preguntó Lorna, dejando caer su mano a su lado. "Tu nariz, quiero decir. Soy buena en eso".

Inesperadamente, ella sonrió, y Kellie casi se quedó sin aliento al ver desvanecerse a sí mismos en el rostro ahora juvenil de Lorna.

los años

"Entonces podemos volver al baño y lavarte un poco en el fregadero."

"¿El baño?" La voz de Kellie se llenó de pavor. Tendrían que pasar por la celda de Katrina al llegar a determinado lugar. Por otra parte, resguardarse durante años no parecía ser mucho una opción.

La cara de Lorna se endureció de nuevo. "Las duchas están cerradas y Katrina no va a utilizar esos baños. A partir de ahora, ella estará usando los del otro lado del bloque de celdas".

"¿Cómo lo sabes?"

Lorna casi gruñó. "Confía en mí, lo sé".

¿Tengo alguna opción? "¿Puedes enderezar mi nariz de nuevo?" Kellie con cautela tocó la piel hinchada, sintiendo el cartílago deforme.

Lorna la miró especulativamente. "Puedo probar. Arreglé la mía hace unos años".

Ella enderezó los hombros y levantó la barbilla, un poco inconscientemente, en respuesta a la apreciación de Kellie como la morena la miraba una vez más. Tenía una nariz linda, levemente respingada, que Kellie consideró bastante atractiva.

"¿Eres doctora?"

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

"Absolutamente", dijo Lorna seriamente. "Y astronauta, científica y jefe india en mi tiempo libre".

Los labios de Kellie se curvaron en una sonrisa falsa. "Sabía que eras una doctora, por tu maravilloso trato al paciente".

"Con estas tarifas, ¿qué esperabas? Pero si quieres a alguien, puedo referirte a la enfermera en la celda catorce-oh-cuatro-A. Desafortunadamente, ella prescribió veneno para ratas a su último paciente".

Ríete o nunca dejarás de llorar. "Uhh arreglarlo, ¿será doloroso?"

"Terriblemente, Princesa".

No es sorprendente que voy a dejarla pasar. Si

Kellie se colocó en la cama para que Lorna tuviera fácil acceso. Se echó a reír con inquietud, orando esto no fuera tan estúpido como temía que sería. "¿Te he mencionado que soy vanidosa?"

"¿Te he mencionado esto era realmente va a doler?" Lorna puso cuidadosamente sus dedos a cada lado de la nariz de Kellie. Estaban benditamente fríos contra su piel caliente.

Kellie palideció, con su coraje flaqueando rápidamente. "Tal vez no deberías--"

Con el sonido del chillido de Kellie, Lorna quebró rápidamente la nariz doblada a su sitio. "Demasiado tarde".

"¡Argh!" La sangre de nuevo comenzó la fluir de la nariz de Kellie mientras ella gritaba.

Entonces las luces parpadearon.

"Uh, oh".

Kellie se quedó inmóvil, con las manos cubriendo su nariz y su boca. "Uh d'oh, ¿QUÉd?" Nerviosa, miró a su alrededor. ¿Qué más puede pasar?

"Eso significa que los baños ya han cerrado y las luces se apagarán en tres minutos".

"Pero…" Kellie hizo un gesto enojado hacia su cara y a la desesperadamente manchada remera. "Pensé que íbamos a lavarnos".

"Yo también".

Lorna comenzó a rebuscar en uno de sus cajones. Por encima del hombro le arrojó una caja de plástico, que obligó a Kellie a atraparla torpemente en el aire o ser golpeada en la cabeza con esta. Kellie se quedó mirando la caja de toallitas húmedas como Lorna

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

comenzó a quitarse su remera. Sus ojos fueron irresistiblemente atraídos por la espalda delgada de Lorna y el tatuaje intrincado en su bíceps.

"Mejor que te apresures", Lorna le dijo, agarrando una remera limpia de un cajón diferente y rápidamente empujándola por su cabeza. Su cabello estaba un poco rizado ahora que estaba casi seco.

Kellie comenzó a limpiarse su rostro a toda prisa, haciendo su mejor esfuerzo para no llorar. Su nariz se sentía más recta, pero estaba completamente dormida y ella estaba bastante seguro de que no debía haber sucedido.

Hubo un chasquido fuerte desde la puerta como se bloqueó lo que había estado sosteniendo la puerta abierta. Unos segundos más y Chul pasó por la habitación, con sus botas haciendo clic sobre el suelo con cada paso rápido que daba. Echando un vistazo en el interior vio dos cuerpos y cerró la puerta con tanta rapidez que Kellie apenas lo vio.

Agarró otra toallita y se apresuró a limpiarse la barbilla pegajosa, contenta de que no podía oler la sangre.

Luego la habitación se volvió negra.

Kellie contuvo el aliento nervioso. De la nada, una mano cálida se posó en su hombro y dio un respingo. La mano le dio un suave apretón.

"Está todo bien", Lorna prometió en silencio. "No es tan oscuro como parece. Tus ojos se ajustarán".

La puerta de la celda hizo clic de nuevo y luego un cerrojo pesado se deslizó en su lugar. Kellie se sacudió ante el sonido. "¿Es eso…?"

"Cerrado hasta la mañana," Lorna confirmó en voz baja, "sí".

Kellie lanzó una exhalación temblorosa. Sus entrañas temblaban y se sintió aún más enferma de lo que había estado hace unos minutos. La habitación estaba a oscuras, era

Quiero

estrecha y, de repente, el calor era insoportable. No puedo respirar. "Supongo

decir, supongo que te acostumbras al sonido de cierre cada noche, ¿eh?" Las palabras sonaron tenues incluso a sus propios oídos.

Lorna miró a la parte posterior de la celda y arriba, hacia la pequeña ventana que permitía que trozos de luz de la luna se colaran en la habitación.

Ella dio un paso hacia delante, colocándose en la luz plateada, y dejando que cayera sobre su rostro. Luego se giró, suspiró y compartió la verdad al desnudo. "No".

Capítulo 2

La noche siguiente…

Un gemido despertó Lorna de un sueño muerto. Ella parpadeó en la oscuridad, dolorosamente recordó su labio maltrecho cuando se lamió sin pensar. "Ouch".

Otro gemido.

Hubo un momento de confusión como Lorna se sentó. "¿Meg? Ya voy. No tengas miedo".

"¿Eh?"

No era Meg. Alguien más. Ugh, odio ese sueño. La mente de Lorna susurró: ¿Cuál era el nombre de esa mujer nueva? Ah, sí. "¿Estás bien ahí arriba, Princesa?", murmuró con cansancio, lanzando su brazo sobre su cara.

Las camas se movieron un poco como Kellie gimió débilmente. "No".

Lorna dejó escapar un largo suspiro y se dio la vuelta para estirar sus piernas sobre el lado de su cama. Como se puso de pie, escuchó el golpeteo lluvia contra el grueso cristal de la pequeña ventana. El destello ocasional de un rayo iluminó la celda. "¿Que está mal? ¿Te duele la nariz? Tengo una aspirina en mi neceser".

Kellie estaba acurrucado en una bola miserablemente temblequeante.

Lorna puso una mano en su hombro y su mano fue instantáneamente empapada por sudor frío. Mierda. "¿Holloway?"

Ninguna respuesta.

"¿Kellie?" Esta vez fuertemente.

Lorna le dio una sacudida vacilante y Kellie rodó sobre su espalda, con su cuerpo retorciéndose cada cierto tiempo. Incluso en la débil luz, Lorna pudo ver que estaba pálida y que su nariz estaba terriblemente hinchada. Sus estridentes ojos eran incoloros.

El rostro de Kellie se contorsionó por el dolor. "Mi es… estómago duele".

Lorna suspiró y apoyó la frente contra el colchón de Kellie. Su voz era tranquila, en deferencia a las paredes finas y a las mujeres que dormían en las celdas a su alrededor. "Lo sé. Tienes que ir a la enfermería".

Ella miró por encima del hombro. El reloj marcaba la una.

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

"No puedo creer que la perra de mi ex tenía razón". La voz de Kellie temblaba. "Realmente necesito un trago". Ella cerró los ojos. "Si tan sólo pudiera tener uno. Sólo uno, estaría bien".

Lorna archivó la información sorprendente sobre que la ex de Kellie era una mujer y simplemente asintió con la cabeza. "Aguarda. Tengo algo para beber".

Kellie se disparó, parpadeando aturdida mientras su cabeza daba vueltas. "¿En serio?", preguntó con impaciencia. "¡Gracias a Dios! Voy a pagártelo de alguna manera. Juro que lo haré".

Lorna revolvió el último cajón de la cómoda. Después de unos segundos, ella extrajo dos botellas de plástico altas, de entre una pila de remeras. La temblorosa mano de Kellie salió disparada y agarró la botella, inmediatamente comenzó a abrir la tapa. Un segundo más y la botella estaba en sus labios.

"¡Mierda!" Ella se atragantó un poco y se limpió la barbilla mojada con el dorso de la mano. "¡Me engañaste! ¡Esto es agua!"

Lorna retorció el tapón de la botella y bebió un largo sorbo. "Nunca dije que era el alcohol. No bebo ese veneno", dijo después de beber unos tragos.

Entonces volvió a su cómoda sólo para regresar con dos pequeñas pastillas blancas en la mano. Lorna se las entregó a Kellie e hizo un movimiento para asustarla.

"Vamos, toma unos tragos más, luego voy a llamar a los guardias y voy a ir a la enfermería por alguna droga real. Si grito lo suficiente, pasarán con el tiempo". Ella suspiró y añadió en un murmullo:" Espero".

"¿Y todo el pabellón escuchará?"

"See, supongo".

Kellie tomó otro sorbo de agua, arrugando la cara como si estuviera bebiendo gasolina. "Si le gritas a los guardias y me llevas al médico, ¿qué evitará que la gente piense que eres "

la soplona? Ohh

Ella se tambaleó hacia delante, con los brazos sosteniéndose en su vientre.

Lorna hizo una mueca. "Calambres, ¿eh? ¿Y tu cabeza está palpitando también?"

Kellie tragó saliva y cerró los ojos. "¿Cómo lo sabes?"

Lorna casi decidió no contestar, pero de alguna manera la oscuridad prestó una nota de intimidad a la conversación, y se encontró dispuesta a compartir un poquito de su historia con esta extraña. "Cuando era una niña, mi madre solía dejar de beber cada dos años más

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

o menos. Nunca lo logró más que por unas pocas semanas". Ella hizo una pausa y se encogió de hombros.

"Yo sabía los síntomas". Lorna ofreció Kellie su mano, pero ella no se movió. "Te ayudaré a caminar", aclaró un poco impaciente. "Los guardias seguro que no lo harán".

"¿Qu… qué pasa con lo que las otras internas piensen de ti?"

Irritada, Lorna negó con la cabeza. "Me importa una mierda lo que piensen de mí. Todas me conocen, y además, puedo cuidar de mí misma, por si no lo has notado".

Pero la voluntad de Kellie estaba resuelta. "Pero ig… igual, podría ser peligroso para las dos, ¿no?" Ella miró directamente a Lorna.

no sé". Lorna hubiera dicho 'no' ayer, pero con Katrina en el pabellón las cosas se

habían vuelto completamente más complicadas. Lorna levantó las manos. "Tal vez", admitió a regañadientes, con los dientes restregándose juntos.

"Yo

Kellie devolvió su botella de agua y acunó su cabeza en sus manos. "Entonces m… me quedo aquí. Justo aquí". Ella continuó balanceándose hacia adelante y hacia atrás. "Además", dejó escapar una risa dolorosa, "si estás en peligro, ¿cómo podrías protegerme?"

Lorna se puso una mano en la cadera. "¿Qué te hace pensar que voy a continuar protegiéndote?"

Kellie dejó de hablar durante unos segundos y apretó los dientes para no gritar de dolor.

"¿Cómo se vería si una de 'las tuyas' fuera herida después de haber hecho una gran escándalo al reclamarme? Estoy segura que todo el mundo lo sabe ya. No, necesitas para mantener un ojo en mí. Al menos por un tiempo". Kellie gimió de nuevo, con su estómago dando bandazos con violencia. "Quizá vaya a la enfermería. Si alguien me mata mientras estoy allí en… entonces no voy a sentirme así nunca más". El sudor caía de su frente.

Lorna dejó las botellas sobre la mesa. "No vas a morir".

La sonrisa de Kellie fue helada. "No estés tan segura. Ha… hay más de una forma de pelar un gato".

No había ni una pizca de burla en la voz de Kellie y una ola de inquietud se apoderó de Lorna. "¿Qué significa eso?"

"Nada".

"¿Qué significa eso?", repreguntó Lorna dureza. "¿Otra forma de pelar un gato?"

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

Kellie miró hacia arriba, luciendo un poco confundida. "¿Qué? ¡Es sólo un dicho!"

Lorna se colocó justo delante de Kellie. "Ni siquiera pienses en matarte aquí", dijo de manera franca. "Ni siquiera pienses en ello".

Kellie se apretó los lados de la cabeza. "Sólo estaba bromeando", protestó inútilmente. "Dios".

La cara de Lorna era muy seria. "No sonó así para mí".

Hubo un largo silencio lleno sólo con los sonidos de truenos a lo lejos y dos mujeres de respiración. Los segundos pasaron hasta Kellie dijo: "Bueno, yo es… estaba bromeando". Esta vez ella pudo encontrarse con la mirada de Lorna.

Lorna lanzó un suspiro tembloroso. "No deberías bromear sobre cosas así".

"Ahora no es un buen momento para un sermón". Kellie le enseñó los dientes como un perro rabioso. "Yo no necesito otra madre".

"¡Y yo no necesito volver a mi celda para encontrar un cadáver apestoso colgando del marco de la cama!" Lorna replicó. "¡No te atrevas a hacerlo, Holloway!" Ella hizo un puño "

Sus ojos revolotearon de ida y vuelta

con sus manos. "No te atrevas a hacerlo o yo para pensar en una amenaza adecuada.

o te

"¿Me matarás?" Dramáticamente, Kellie se mordió el nudillo y dejó que sus ojos se abrieran como platos. "Oh no. Eso no".

"Muy gracioso".

"Y yo no apesto".

"¿Entonces lo que huele a cadáver de animal?"

Con cada fibra de su ser Kellie quiso negarlo, pero incluso con la nariz rota ella podía decir que Lorna tenía razón.

"Mañana. Voy a limpiarme mañana. De verdad".

"Hemos tenido los internos que no se lavaran antes. Si los guardias no te manguerean, las otras presas lo harán. Y no será bonito".

"Simplemente no tengo ganas hoy, ¿de acuerdo?" Ella se frotó las sienes y luego sus manos se dispararon a su estómago. "¿Lorna?"

Lorna consideró brevemente subirse a la cama y tirar de las mantas sobre su cabeza. "¿Alguna vez te callas? Realmente estoy empezando a lamentar el hecho que sepas mi nombre".

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

"¿Sentir ganas de vomitar es uno de esos síntomas que conoces tanto?"

Los ojos de Lorna se agrandaron. "¡Mierda!" Ella quitó de la papelera de plástico debajo de su escritorio, metiendo en esta la barbilla de Kellie.

Kellie comenzó a lanzar sus entrañas.

Lorna pasó de un pie al otro, sin saber muy bien qué hacer. Cada vez que su madre caía en esa etapa, rompería los platos contra la pared para sentirse mejor. Luego se iría a la cama y esperaría que Meg y Lorna recogieran los vidrios rotos y limpiaran el vómito. Al día siguiente empezaría a beber de nuevo.

Torpemente, Kellie intentó empujar el cabello de su cara, pero algunos mechones se escaparon. El movimiento quitó a Lorna del pasado, incapaz de vela luchar, quitó las manos de Kellie y las reemplazó con las suyas, levantando el cabello fuera del camino. Suave y grueso, justo como se veía.

Ella trató de bloquear lo que estaba viendo, oyendo y oliendo, pero no sirvió de nada,

revolvió su propio estómago. La sangre no era un problema. Huesos rotos, tatuajes prisión

y altercados escandalosamente violentos que enviarían a la mayoría de mujeres a irse a

las montañas o a un asilo, ella podía manejarlos. Pero un poco de vómito, y su estómago comenzó a dar vueltas y batirse como un corcho en el mar.

Le llevó una eternidad, pero finalmente Kellie se quedó con sólo una arcada seca ocasional. Y finalmente, terminó con incluso eso y dejó la papelera para descansar sobre sus piernas extendidas.

Ella inclinó la cabeza hacia atrás, sus ojos cerrados en la miseria más absoluta. "Dios".

Lorna lanzó suavemente el cabello de Kellie y dejó que su mano fuera a descansar en la frente de Kellie. La piel estaba resbaladiza y húmeda. Ella utilizó el dobladillo de su

remera para limpiarla con ternura. Kellie abrió los ojos, pero no se movió para no detener

la atención compasiva.

Lorna se dirigió hacia el escritorio con un suspiro de alivio. Ella comenzó a quitarse su remera otra vez.

"Debes ser una buena madre", dijo Kellie con voz ronca, deseando poder ver la cara de Lorna para calibrar su reacción.

Lorna resopló. "¿Por qué dices algo así de loco?"

Kellie se preguntó si hablaba en serio. Lorna le había dado más atención en la última hora de lo que nadie nunca en toda su vida. Esperó, pero rápidamente se dio cuenta de que la pregunta de Lorna era genuina. Kellie lánguidamente un gesto hacia la mesa donde había visto una foto de una niña.

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

"Tu hija tiene tus ojos".

"Aquí". Lorna le devolvió la botella de agua y se sentó frente a ella, con la espalda contra la pared opuesta. "No dudes en quedártela", bromeó con voz débil. "Y esa no es mi hija, ella es mi hermana".

"Mmm

"

Kellie se puso la botella en la mejilla. "Una gran diferencia de edad".

"No es tan grande como parece". Un amargo suspiro salió. "La foto es queda. "Es vieja".

"

Todo lo que me

Kellie esperó a oír más, pero sólo estaba ligeramente curiosa y cuando Lorna dejó de hablar, no insistió en el tema. Ella bebió con avidez, luego se trasladó la botella fría a la frente. "Lo siento. Sé que es tarde. Debes estar cansada".

"Estaré bien".

"Voy a hacer mi mejor esfuerzo para estar tranquila, para que puedas descansar un poco", Kellie prometió, apenas capaz de hablar por los golpes en su cabeza. Ella trató de levantarse, pero Lorna se inclinó y la sujetó con una mano.

"Me quedo con la litera de arriba esta noche".

La expresión de Lorna no admitía desacuerdo. "Si te quedas en el cemento te morirás, así que puedes usar mi litera, si quieres".

"Gracias a Dios", dijo Kellie. "No creo que pueda subir por la escalera".

La frente de Lorna se arrugó. "¿Entonces por qué la ofreciste?"

"¿Reglas de etiqueta de vómito?"

"La Señorita Modales 6 se mearía en sus pantalones con orgullo". Lorna arrancó sábanas húmedas de Kellie, entonces hábilmente subió la escalera en la cabecera de la cama, asegurándose de acostarse en la manta y no directamente sobre el colchón hecha jirones.

Kellie se apoyó contra el marco de la cama, el frío suelo había enfriado sus piernas hasta los huesos, pero no le importaba. "No soy normalmente todo un problema".

Lorna quitó la funda de almohada de Kellie luego puso la almohada sobre su cabeza y la mantuvo allí. "¿Lo prometes, princesa?", murmuró en el colchón.

Kellie envolvió sus brazos alrededor de sí y ahogó un gemido cuando sus calambres regresaron como venganza. Ella no hizo comentarios sobre lo que parecía ser su nuevo

6 O “Miss Manners” es una experta en etiqueta y comportamiento social estadounidense, su nombre real es Judith Martin.

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

apodo. La habían llamado mucho peor personas que la conocían mucho mejor. "En realidad no. No".

Lorna se rió en voz baja, un gesto que era partes iguales de diversión y preocupación. "De alguna manera lo sabía".

Capítulo 3

Un par de días después…

Eran las siete y cuarto de la mañana y con sueño, las reclusas gruñonas se alineaban fuera de sus celdas con Chul y una guardia femenina que Kellie no había visto anteriormente hacer el recuento. Una vez que todas fueron contabilizadas, llegó el momento de los anuncios.

"Como ustedes sabrán", Chul comenzó con tono aburrido, "hoy es el día llamada telefónica, con las horas de visita justo después".

Hubo algunos aplausos apagados y para sorpresa de Kellie, unos gemidos también. Supongo que no a todo el mundo le gusta enterarse de las cosas en casa. Chul y la guardia femenina, cuyo cabello se colocó en un montón salvaje de gruesas trenzas que le recordaban a Kellie a Whoopi Goldberg, llevaba una pequeña bolsa de dinero de lona. Los guardias comenzaron en el otro extremo del bloque y empezaron a hablarle a cada reclusa.

Lorna se inclinó levemente y le susurró: "¿Se puede llamar por cobrar?"

Kellie se mordió el labio. No creía que la secretaria de su abogado aceptase una llamada por cobrar. "No".

"Está bien, entonces pagarás por adelantado las llamadas de larga distancia. Vienen con incrementos cada treinta minutos".

Kellie asintió. Eso debería ser suficiente tiempo para ver cómo iba su apelación.

"Si vas a hacer llamadas o tener un visitante a comer primero, luego te escoltarán a la zona de recepción".

"¿El sitio donde me dieron mis encantadoras vestimentas presidiarias?"

Lorna arqueó una sonrisa. "Exactamente. Y como están Chul y Elaine, ellos te llevarán hoy, tendrás que pagar la tarifa de teléfono real".

Una sensación de pesadez se instaló en el pecho de Kellie. "¿Cuánto es la de larga distancia? Eso siempre fue incluido en mi plan de celular. No tengo idea de cuánto son los cargos por minuto, pero tengo ocho dólares".

"Media hora cuesta treinta dólares".

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

"¿Qué diablos?" Kellie chilló con incredulidad. Se sentía como si hubiera dado un puñetazo en el estómago. "¡No me puedo permitir eso!" Cómo han caído los valientes. Yo solía pagar más que eso por el vino de la cena.

Las internas alrededor de ellas empezaron a reírse y sólo se calmaron por una severa mirada de la mujer guardia. Nadie quería perder sus privilegios de hoy.

Chul se dirigió a Lorna e intercambiaron saludos amistosos con la cabeza.

"Hola, Elaine", Lorna dijo a la gran guardia femenina cuyo pecho estaba rebosante de debajo de su apretado uniforme gris. Sus pechos eran casi del tamaño de Roscoe. "Cuánto tiempo sin verte".

Elaine Johnson sonrió, sus grandes dientes blancos destellando de manera impresionante. "Hey, Lorna. Hubo un puesto inesperado, así que estuve trabajando en la parte de mínima seguridad de la valla durante los últimos meses". Ella pulió sus uñas contra su uniforme.

"Oh, que suertuda. ¿Se rumorea que es el paraíso?"

Elaine miró a su alrededor, a los muros de hormigón tristes. "¿En comparación con esto?" Su amplio cuerpo se estremeció cuando se rió entre dientes. "Oh sí. Tienen televisión por cable en todas las celdas, y nuevos equipos de gimnasia del año pasado. Y escucha esto" Ella le dio un codazo a Lorna con complicidad. "Tres mujeres de alguna peluquería de Barston vienen en una vez al mes para cortarles el pelo. Incluso venden champús de lujo y jabón cuando vienen. Las mujeres los devoran".

Lorna dejó escapar un silbido. "Eso es mejor que las echadas de la escuela de belleza que tenemos. Y buen champú, ¿eh?"

"Absolutamierda. Esa cosa podría vender bien aquí".

Las mujeres intercambiaron miradas de complicidad. "Suena grandioso".

Kellie se comprometió a preguntarle a Lorna lo que significaban esas miradas más tarde. Chul se colocó delante de Kellie y abrió la boca para hablar.

"Espera", dijo Lorna.

La mirada de Chul se deslizó hacia un lado. "¿Sí?"

"Yo umm

Necesito una tarjeta telefónica hoy".

"¿Lorna Malachi quiere una tarjeta?" Su voz se quebró al final como si fuera un adolescente sorprendido.

Elaine la miró fijamente, sin moverse.

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

Lorna buscó dos billetes de veinte dólares del bolsillo delantero de sus jeans azules. La cantidad máxima de dinero en efectivo que a un recluso se le permitía mantener en su celda o en su persona era de diez dólares, pero el costo de las llamadas telefónicas solo dictaba que esa norma era imposible de cumplir. "Sólo porque nunca he hecho una llamada antes, no significa que no pueda", dijo, irritada por sus caras de asombro. "Una mujer puede cambiar de opinión".

Kellie se volvió hacia su compañera de celda y se quedó junto a los guardias. ¿Nunca hizo una llamada? ¿Nunca?

Lorna entornó los ojos hacia todos ellos y empujó su mano. "Sólo dame la maldita tarjeta, ¿quieres?"

Elaine fue la primera en recuperar sus sentidos. Metió la mano en la bolsa del dinero, pero vaciló. "Pensé que estabas ahorrando para cuando finalmente te fueras".

Lorna cruzó los brazos sobre su pecho, sin decir una palabra más.

"Diosss. No te malhumores. Aquí está tu vuelto". Elaine sacó dos de cinco y se los entregó a Lorna.

"Oye, Elaine, no puedo creer lo que Lorna está diciendo". Chul señaló a sus nalgas casi inexistentes. "Rápido, echa un vistazo a mi culo".

Sin pensarlo, Elaine miró su trasero. Lo cual, por supuesto, parecía el mismo de siempre. Cuando Chul se echó a reír, se dio cuenta de que había sido atrapada en uno de

sus chistes favoritos

de nuevo. Ella arrugó la cara y gimió. "No hay monos alados". Ella

negó con la cabeza. "Deja de tratar de ser gracioso y dale a la mujer la tarjeta". Luego golpeó el antebrazo delgado. "¡Sabes que odio mirar tu culo flaco!"

Elaine se giró hacia Lorna y agitó las cejas. "Bien por ti, chica". Ella bajó la voz. "Haz que cualquiera a quién estés llamando te hable sucio. Por lo menos te ayudará a obtener valor de tu dinero".

El ceño de Lorna se desvaneció y sus ojos adquirieron un ligero brillo. "Gracias por el consejo".

"Las instrucciones y fecha de caducidad están en la parte posterior de la tarjeta", dijo Elaine.

Riendo, Chul se trasladó hacia Kellie. "¿Una tarjeta para ti también, novata? Debe haber alguien a quién tengas ganas de decirle lo horrible que es este lugar. Luces demasiado como una delincuente abusada". Hizo un gesto hacia su magullado rostro melancólico.

Entre la desintoxicación y su encuentro con Katrina, Kellie sabía que ella tenía un aspecto tan bueno como la muerte putrefacta.

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

Kellie suspiró. De acuerdo con la información que le dieron en prisión, un nuevo trabajador podría ganar cinco dólares con noventa centavos al mes. O si ella pasaba algunas pruebas ridículas, que en realidad tenía que pagar para tomar, ella podría ser tutora de otras reclusas en temas de educación básica o habilidades de trabajo y ganar desde doce a cuarenta centavos la hora. No era de extrañar el mercado negro prosperaba dentro de Blue Ridge.

"No hay tarjeta hasta el verano, me temo", dijo ella con tristeza.

Chul se encogió de hombros. "Haz lo que quieras".

Cuando los guardias terminaron de recoger el dinero, Elaine se apoyó contra la pared y repitió las palabras que decía cada semana: "Las personas con visitas, un paso adelante". Alrededor de un tercio de las mujeres se formaron en línea, a continuación, se presentaron por detrás Chul, que las condujo a la cafetería. Elaine bostezó, mostrando un par de muelas doradas. "Aquellas que utilizan el teléfono, un paso adelante". Eso dejó sólo media docena de mujeres en la parte trasera.

Al final del bloque, Kellie vio a Katrina. Cuando la pasaron, sin embargo, no se sorprendió que no tuviera a nadie para visitar o llamar. Pero ¿por qué Lorna todavía estaba de pie junto a ella?

Lorna le dio Kellie un suave empujón y presionó la tarjeta de teléfono en su mano. "Ve a hacer tu llamada. Usted no será capaz de descansar hasta que hable con su abogado y sabe lo que está pasando".

"Pero, ¿qué hay de ti?" Las cejas de Kellie se juntaron. "¿Por qué harías eso?"

La ceja de Lorna se crispó. "Esto es por mí. Estoy cansada de escuchar que te quejes que no has oído de tu abogado todavía".

Kellie no iba a tragarse eso. "Lorna"

Lorna miró hacia abajo y tragó un par de veces. "Mira, no tengo a nadie a quien llamar. Bien podrías tomarla".

Con Elaine a la cabeza, la segunda línea de la mujer comenzó a moverse.

Kellie quería preguntarle a Lorna acerca de su familia, la chica de la foto, o tal vez algunos amigos que tenía en el exterior. Tenía que haber alguien, ¿no? Pero no hubo tiempo. En cambio, ella aceptó el regalo inesperado con tanta gracia como pudo reunir. Hacía unos segundos, Kellie se había sentido como si una nube oscura la había mantenido en sus garras durante tanto tiempo que estaba lloviendo sobre ella otra vez. Pero ahora

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

"Gracias", dijo con sinceridad, tirando de Lorna en un rápido abrazo y dando a su espalda una palmada un poco torpe, muy consciente de que el cuerpo de Lorna se había endurecido con el contacto.

Lorna dio un paso atrás y le hizo un gesto hacia adelante. "Vete. ¿Y, Princesa?"

Kellie corrió para alcanzar a la parte de atrás de la línea. "¿Sí?", preguntó.

"Si tu abogado te habla sucio, mantenlo para ti misma, ¿de acuerdo?"

Kellie sonrió. Su abogado tenía setenta y cinco años de edad, calvo como una bola blanca, y estaba bastante segura que tenía un pene, algo que lo descalificaba para todas las cosas románticas o sexuales en el libro de Kellie.

"De ninguna manera", respondió ella mientras caminaba hacia atrás. "Voy a compartir cada detalle escabroso para que pueda devolverte tu dinero".

Desde los extremos opuestos de la sala, sus ojos se encontraron y los rostros de ambas mujeres se relajaron en sonrisas.

El corazón de Kellie revoloteó. Algo estaba sucediendo.

Capítulo 4

Un mes después…

"¿Por qué todo el mundo está apurado?" La mirada de Kellie revoloteaba alrededor de la cafetería. "¿Están todas de camino a vomitar?" Ella dio un paso a un lado como dos mujeres corrieron más allá de las puertas de la cafetería.

Haciendo su mejor esfuerzo para no vomitar, ella apartó el plato.

La habitación tenuemente iluminada fue pintada de color rosa monótono y casi tan deprimente como las comidas que se servían allí. Sólo tenían quince minutos para comer y si los guardias las oían pronunciar una sola frase, ellos podían sacarlas de la habitación. Si hablaban, eso significaba que habían terminado de comer.

Los ojos de Lorna brillaron. "¿No te gusta la carne salteada sobre una tostada?" Ella se levantó y tomó su bandeja. Había renunciado desde hace tiempo a disfrutar del sabor de la comida y ahora comía cada bocado por puro hábito. Se habían ido incluso sus legumbres y gelatina de frutilla.

Kellie se estremeció y dejó caer su tenedor en la enorme piscina de salsa de color marrón-gris que cubría un montón de algo más que era de color marrón. "No pude dejar de notar que no la llamaste bife en pedazos en pan tostado, lo que sería desagradable en sí mismo".

Lorna le dio Kellie una mirada de reojo, como se presentaron en la parte posterior de una línea para colocar las bandejas en una cinta transportadora. "Tienes que comer". Un paso adelante. "Estás adelgazando demasiado".

Kellie le dio a sus jeans un tirón rápido hacia arriba. Estaban seriamente caídos. "La comida y yo no llegamos a un acuerdo todavía". Entonces se dio cuenta del surco en la frente de Lorna y añadió rápidamente, "pero me siento un poco mejor". Y lo estaba. Su piel estaba todavía inusualmente pálida, y ella estaba teniendo problemas para dormir por las noches, pero después de casi un mes en este lugar, sus calambres estomacales estaban finalmente desapareciendo. Por desgracia, habían sido reemplazados por una sed persistente que era casi más de lo que podía soportar.

Apenas había puesto su bandeja hacia abajo cuando Lorna tiró de su brazo.

"¡Apúrate!"

"¿Por qué estamos apu--? ¡Hey!" Ella se tambaleó un paso como Lorna la tironeó un poco más fuerte.

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

"Podremos salir a la calle hoy". Pasaron en torno a dos mujeres mayores que le dieron

a Lorna un guiño respetuoso a su paso. "¡La primera vez desde antes de Acción de Gracias!", dijo, con la voz llena de emoción juvenil.

"No podemos salir a la calle. Nos congelaremos. ¡Todavía hay nieve en el suelo!" Kellie puso una mano en la fina sudadera de color azul marino, idéntica a la que Lorna llevaba.

"No importa". Ellas se quedaron al final de una línea que serpenteaba alrededor de una esquina ciega. "El calendario y el director nos dicen cuando saldremos a la calle. No la madre naturaleza". Rebotó hacia arriba y abajo un poco, mirando por encima del hombro a la mujer frente a ella.

Kellie sonrió. "Estas muy excitada, ¿verdad?"

"¿Cómo lo sabes?" dijo Lorna inexpresiva.

Kellie arrastró los pies hacia adelante varios pasos, con su sonrisa estirando los músculos que se sentían profundamente fuera de uso. "No lo puedo imaginar".

Lorna sonrió y movió las cejas y Kellie fue golpeada por lo atractiva que era. Ni perra,

ni tramposa, ni bonita en una especie de página central, no era el tipo de mujer por la que

Kellie estaría generalmente atraída en absoluto. En estudio de sus contradicciones, había

algo extrañamente convincente sobre Lorna que era a la vez inquieta y segura al mismo

tiempo. Y luego estaba su sonrisa

Podía, alternativamente, hacer que las rodillas de

Kellie se pusieran débiles con su esplendor y su corazón doliera por tristeza.

Kellie se rió cálidamente ante el entusiasmo rampante de Lorna.

"Eres ardiente", murmuró, con una nota de sorpresa y agradecimiento pasando levemente. Luego el color repentinamente desapareció del rostro de Kellie tan rápidamente que se sintió un poco mareada. Jesucristo, ¿dije eso en voz alta?

Lorna gimió. "Duh".

"¿Duh?" Kellie repitió, aturdida. Ellas avanzaron un paso más. "¿Así que estás de acuerdo?"

Lorna le dirigió una mirada divertida. "¿Por qué no habría de hacerlo? Es cierto".

"Bien

"

Kellie frunció el ceño. "Lo es. Pero" ¿Cuán presumida es ella?

"Simplemente no en la cama".

Los pies de Kellie se congelaron y su boca se abrió. "¿Qué?", dijo ella un poco más fuerte de lo que había querido.

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

"Yo dije, no soy ardiente en la cama", Lorna repitió lentamente, como si Kellie fuera una niña sorda.

"¿No?",

dijo

Kellie

débilmente,

disgustada

consigo

misma

por

estar

vagamente

decepcionada. "Eso es realmente más de lo que quería saber".

"Oye, ¿qué te pasa?" Lorna le dio un codazo en el estómago. "¿Esa carne en pedazos te derritió el cerebro o algo así?"

Kellie negó con la cabeza un poco. "Estoy sorprendida de escuchar que estás de acuerdo, eso es todo". Ella dejó escapar un suspiro poco malhumorado. "La mayoría de las personas no son tan francas". ¡O arrogantes!

"Bueno, la mayoría de las personas no duermen en una celda de hormigón con la temperatura girada en casi nada. ¡Si lo hicieran, estarían usando medias en a la cama también!" Lorna se defendió acaloradamente.

Kellie se limitó a mirarla.

La frente de Lorna se arrugó. "Eres muy rara a veces, ¿lo sabías?"

Ramona 7 , la mujer de la celda de al lado, estaba de pie directamente detrás de la pareja y comenzó a reírse, causando que Kellie se girara y burlara en general.

"Hey, Ramona". Lorna levantó la barbilla hacia Ramona y le dio un saludo de desconcertante, pero agradable. "Ya que de repente estás obsesionada con la temperatura, Kellie, pensé que te gustaría saber que no te vas a congelar". Luego señaló hacia el frente de la fila que se estaba moviendo demasiado despacio para su gusto. "¡Dense prisa ya, vaquillonas! ¡Todas ustedes usan tamaño doble XL!"

Un coro de risas mezcladas con algunos insultos ahogados resonó en el pasillo. Pero la fila comenzó a moverse un poco más rápido.

Doblaron una esquina y Kellie estaba de pie delante de una mesa con Chul y Roscoe. Aburrido, Roscoe le lanzó una ligera chaqueta de polyester. Era hinchada y tenía algunas manchas y lágrimas toscamente cosidas, pero olía a jabón de lavanda.

"Siguiente", Roscoe gritó con voz ronca, mirando a la derecha sobre la cabeza de Lorna. Lorna dejó escapar un suspiro de alivio.

"Vamos", instó a Kellie. "Ahora".

"Ella necesita un abrigo también", dijo Kellie, incapaz de mantener la irritación en su voz. Estaba empezando a odiar a ese hombre.

7 Nota: ¡Una latina que no es María! ¡Iupí!

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

Roscoe sonrió, mostrando los dientes manchados de tabaco. "¿En serio?"

"Sí".

"No,

no lo necesito", Lorna rápidamente

añadió,

tirando de la

manga

de Kellie.

"Vámonos."

"No, Mally, ella tiene razón". Roscoe se levantó y su gran barriga empujó el montón de abrigos adelante varios centímetros. "Podrías demandarme si te resfrías. No me gustaría que te enfermaras". Su voz destilaba sarcasmo.

"Oh, hombre". Chul se frotó las sienes y parecía que quería aporrear a Roscoe. "¡No otra vez! Aquí" Tomó una chaqueta para dársela a Lorna.

"No", Roscoe gruñó, sosteniendo la mano de Chul.

Lorna hizo todo lo posible para mantener sus emociones bajo control. Ella estaba perdiendo un tiempo precioso en exterior. "Large".

Roscoe le entregó Ramona una chaqueta como si Lorna ni siquiera estuviera allí. "Siguiente".

"Dije, large", Lorna entre dientes, añadiendo un renuente, "Por favor", al final.

En un explosivo movimiento violento, Roscoe empujó una chaqueta en sus manos y la empujó hacia adelante con todas sus fuerzas. "¡Dije siguiente, Mally! ¡Saca tu culo fuera!"

Lorna se agitó hacia delante, con su brazos moviéndose, casi cayendo de bruces cuando Kellie la atrapó. Ella se dio la vuelta para hacer frente a Roscoe, su pecho subía y bajaba rápidamente.

Los ojos de Chul crecieron y murmuró: "Oh, mierda".

"No", dijo Kellie rápidamente, agarrando la remera de Lorna y haciendo todo lo posible para tirarla hacia la puerta. Podía sentir las oleadas de ira vertiéndose como agua cayendo en una cascada. "Quiero ir afuera". Y esto está fuera de control.

Su pulso comenzó a martillear como cada reclusa al final contuvo la respiración para ver qué iba a suceder.

"Por favor, Lorna". Kellie se preguntó si aquí, delante de tantos otros, Lorna estaría dispuesta, o incluso podría ceder y dejar que se saliera con la suya.

Las miradas de Roscoe y Lorna se cruzaron aceradas y frías. Pero después de varios segundos de tensión, Lorna permitió que Kellie la llevara lejos.

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

"Idiota", murmuró sombríamente, mirando sobre su hombro una última vez como Roscoe se echó a reír. "¡Ungh!"

"No dejes que te afecte", dijo Kellie en lo que esperaba fuera una voz más suave que la aterrorizada. "Tienes un abrigo, ¿no? Vamos". Se puso en movimiento, poniendo distancia entre Lorna y Roscoe lo más rápido que pudo. "Creo que incluso está soleado en el exterior".

Y por primera vez, Kellie abrió las grandes puertas de metal que conducían al patio de

la prisión.

Una ráfaga de aire frío y fresco teñida con el aroma de los pinos y el agua les dio la bienvenida. Uno de los lados del patio se enfrentaba el ala de máxima seguridad, una cerca de al menos cuatro metros y medio de altura, enrollada anillo tras anillo de alambre de púas filoso separaba los dos mundos. Los lados restantes del patio lindaban a los campos de hojas perennes junto con los primeros indicios de hierba de primavera comenzando a mostrarse a través de las pequeñas manchas de nieve blanco cegador. Y más allá de todo, penetrando un cielo azul cobalto, estaban las montañas.

Kellie se había enterado de que el patio era uno de los lugares más peligrosos de la cárcel. Los grupos de mujeres, la mayoría divididas por color o raza, se agrupaban alrededor de varios tablones o en el equipo recreativo.

Kellie respiró hondo y gimió de placer inesperado ante la explosión de la luz y derroche de color que hace su estrabismo y la sonrisa. "¡Dios, no recordaba que se sentía tan bien estar fuera!"

"Lo sé", Lorna acordó suavemente.

Y lo hacía de una manera que pocas personas podían, Kellie se dio cuenta.

Sus zapatillas crujieron sobre la grava mientras entraban más en la construcción y Kellie se colocó su abrigo, agradecida por la escasa protección contra la brisa fresca. Ella inclinó la cabeza hacia el sol, y permitió que sus rayos se absorbieran en su rostro.

"Lorna, esto es tan…"

Cuando miró a la otra mujer, tuvo que poner su mano sobre su boca para no reírse fuertemente. Unos buenos quince centímetros de los brazos de Lorna estaban colgando de una chaqueta al menos dos talles más pequeños. Tan pequeña, de hecho, que no podía cerrar la cremallera.

"¡Ese imbécil de Roscoe me da un tamaño adicional más chico cada año!" Ella se quejó, dando a Kellie una mirada patética.

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

Kellie mantuvo su mano plantada firmemente en su lugar y se dijo a sí misma que Lorna no parecía graciosa.

"Pero si me pongo más ropa que esto", Lorna tiró de la sudadera que estaba en capas sobre una remera blanca, "me cocino toda la mañana".

"¿Qué sucede entre tú y Roscoe?" La nariz de Kellie ya empezaba a gotear por el aire frío y ella olisqueó un par de veces. "No parece que ame nada más que molestarte".

La mirada de Lorna se dejó caer a sus zapatillas. "Roscoe y yo podemos remontarnos atrás".

La curiosidad de Kellie se despertó y se movió un poco en previsión de aprender algo nuevo. "¿Remontarse dónde?"

Lorna hizo un gesto hacia el patio de máxima seguridad. "Todo el mundo tiene cosas en su pasado de las que no quiere hablar". Ella miró hacia Kellie. "¿No?"

La intensidad en los ojos de Lorna dejó a Kellie sintiéndose un poco fuera de balance.

"Yo… yo

Por supuesto".

Lorna se relajó un poco. "No iba a golpear Roscoe, ni nada. A pesar de lo que se podría pensar, no estoy loca".

Kellie le dio una mirada cautelosa y con gracia permitió que Lorna cambiara de tema. Por ahora. "Sé que no te conozco muy bien, pero me pareció como si estuvieras a punto de explotar como una ojiva nuclear".

Lorna esbozó una pequeña sonrisa. "Mientras que eso es siempre una posibilidad, es más probable que le hubiera gritado y terminado en el hoyo durante un par de días".

"¿Días?" Kellie sabía que los guardias tenían que mantener el orden, pero días de confinamiento en solitario sólo por gritar le parecían un poco excesivos.

Lorna asintió lentamente y envolvió sus brazos alrededor suyo, metiendo las manos bajo sus axilas. Inconscientemente, ella se movió un poco más cerca de Kellie.

"¡Estás temblando!" Kellie quería envolver a esta mujer en su abrigo y acurrucarse más cerca de ella. Una sensación de calor presionó a través suyo ante la sola idea. Whoa. "¿No puedes volver a entrar y conseguir una chaqueta que te ajuste? Roscoe ya ha hecho su broma".

A continuación, el último grupo de internas, seguido por Chul y Roscoe, salió del edificio. Chul cerró la puerta detrás de él. "Olvídalo", dijo con desaliento.

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

Lorna aspiró una gran bocanada de aire y sonrió a pesar de que ella parecía ridícula y ya era miserablemente frío. "Está bien". Su voz era firme. "Voy a hacer lo que hago todos los años".

"¿Qué es eso?"

"Ojalá que un rayo golpease a ese bastardo de Roscoe directamente entre los ojos".

"No creo que eso sea un deseo válido, pero

"

Kellie inclinó la cabeza hacia atrás y

contempló el cielo azul claro. "No es probable que se haga realidad".

"Entonces voy a tener que conformarme con jugar a la pelota". Lorna hizo un gesto hacia una cancha de baloncesto con diez mujeres ansiosas agrupándose en torno a una mujer que lanzaba al aire en una pelota de baloncesto. Las otras presos ya se habían desplegaron a diferentes partes del jardín que tenía una dispersión de mesas de picnic de madera, una pequeña pista de tierra, algunas barras para levantar, y una cancha de voleibol sorprendentemente bien conservada que se fue llenando rápidamente.

"¿Juegas? Un poco de ejercicio probablemente te hará bien".

El ojo de Kellie captó las montañas a la distancia. Ella nunca había sido una persona del aire libre, nunca había acampado y rara vez visitaba el parque en la ciudad. Pero repentinamente, la cerca de púas entre ella y los árboles le daba ganas de echarse a llorar. Ella quería estar allí. Quería estar en cualquier lugar salvo aquí. Kellie se inclinó ante la sensación en su cintura, como si alguien le hubiera dado un puñetazo en el estómago.

Lorna tocó suavemente el brazo. "¿Kellie?"

Con esfuerzo, Kellie hizo a un lado el dolor en el pecho y se enderezó. "Lo siento. Apesto en todas las cosas deportivas". Los vellos de la nuca de su cuello repentinamente se levantaron y su mirada viajó por todo el patio.

Las otras internas e incluso los guardias las estaban viendo.

"¿Qué están haciendo?", le dijo en voz baja, sintiéndose como un escarabajo en un microscopio.

Lorna saltó arriba y abajo varias veces para bombear algo sangre caliente a través de sus piernas. "Creo que nos están mirando para ver si voy a hacer algo sobre la forma en que me arrastraste lejos de Roscoe y para ver si me quedo con tu chaqueta". Ella frunció el ceño. "Idiotas".

Kellie parpadeó un par de veces. "¿Están esperando qué?" ¿Lorna en realidad le había hecho eso a otra persona? "¿Por qué harías…?"

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

"No es tan difícil de entender, Kellie", dijo Lorna con paciencia mientras se metió las manos en los bolsillos de los jeans. "Haz como que somos perros. Soy alfa. Eso significa que tengo el mayor trozo de carne. Y, tú como no-alfa, obtienes la basura". Ella abrió los brazos e indicó su abrigo de tamaño infantil. "Y esto es basura".

Parte de Kellie tenía ganas de reír por la cara de Lorna. ¡Ella no tomaba las sobras de nadie! Y, sin embargo, una gran parte se dio cuenta que Lorna estaba muy seria y que los papeles que estaban jugando aquí, ya alineados o no con la forma en que se sentía en su interior, no eran un juego.

"No debería haber tratado de alejarte de Roscoe", dijo en voz baja.

"Por favor, no te disculpes". Los labios Lorna se tensaron. "Me alegro de que no "

Ella hizo una pausa, buscando las palabras

exactas. "Bueno, ha pasado mucho tiempo desde que a alguien le importara lo que me sucede".

quisieras verme hacer algo estúpido. Es

"Lorna, me importas". Y era la verdad. A pesar de que había tenido poca experiencia valiosa con amigos, Lorna parecía que sería una buena idea, y la consecuencia inesperada fue que la hizo querer ser buena de vuelta.

"Escucha", Kellie comenzó tímidamente, con la esperanza que no hubiera leído completamente mal a su compañera de celda. Pero era difícil no sentirse conectada a una persona que había sostenido su cabello fuera mientras vomitaba sus tripas y no se apartó cuando se sentía de lo peor. Dios, ella deseaba Lorna fuera gay. "Sé que necesito más ayuda que otros, pero eso no significa que no podemos ayudarnos mutuamente. Creo que en este lugar es bueno que alguien mire tu espalda, ¿no?"

La sonrisa de Lorna se estiró su rostro y arrugó la piel alrededor de los ojos azules del color del océano al atardecer. "Absolutamente".

Por un segundo, Kellie estuvo estupefacta, no tanto por lo que Lorna había dicho, sino por el aumento de la reacción de su corazón de hacer a esta mujer feliz, aunque sólo fuera por un instante. Esto era algo nuevo y no estaba segura de sí era desconcertante o maravilloso.

Sacudiéndose un poco, enderezó los hombros y dio el siguiente paso, lo que significaba tragarse su orgullo. Tardó más de un trago, pero finalmente puso sus manos en la cremallera de su propia chaqueta. "Puedes tomar mi abrigo".

"No". La mano de Lorna salió disparada para detenerla. "Sólo por el hecho que los otros piensen que lo haré o que debería hacer eso, no tienes que hacerlo". Ella apretó la mano de Kellie gentilmente y la miró bajo las pestañas gruesas, con la incertidumbre escrita por toda su cara. "¿Está bien?"

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

Una ráfaga de viento sopló un mechón de cabello de Kellie a su cara y de repente, Lorna se acercó con la otra mano y suavemente lo metió detrás de la oreja de Kellie. Las yemas de los dedos calientes rozaron su oreja fría y Kellie jadeó un poco ante el gesto inesperadamente íntimo.

Lorna dejó caer lentamente la mano. Kellie estudió su rostro, pero la cara de Lorna estaba cerrada. Ella seguía siendo un enigma.

Lorna metió las manos en el bolsillo y se encogió de hombros. "Creo que voy a jugar a la pe… pelota. Sólo tenemos cuarenta y cinco minutos más".

Pero ella no se movió. Kellie realmente no quería estar sola, pero ni siquiera podía atrapar una pelota de baloncesto y Lorna estaba obviamente deseando ir.

Esta es tu vida ahora. No puedes pegarte a ella como una lapa a cada segundo o ella va a enloquecer y zanja. Entonces, ¿dónde estarás? "Diviértete". Ella hizo todo lo posible para sonreír tranquilizadoramente. "Voy a caminar por la pista y estirar las piernas".

Lorna exhaló, visiblemente aliviado. "Genial", dijo ella, todavía un poco torpe. "Sé que esto va a sonar racista, pero mantente alejada de las mujeres negras".

Plumas del cuello de Kellie subieron. "Pero--"

Lorna levantó una mano. "No te conocen. Y eso significa que no confían en ti. Eso podría cambiar con el tiempo, pero por ahora, respétalas y mantente alejada de ellas".

Las cejas de Kellie levantaron brevemente. "¿Es respetuoso ignorarlas por completo?"

Luciendo entre divertida y preocupada, le dijo Lorna: "De verdad estás tan verde como un arbolito, ¿no es así? Permíteme darte las reglas Fisher-Price de la relaciones del patio de la prisión".

Kellie entornó sus ojos, pero la escuchó.

"No las mires. No te sientes en esos bancos". Hizo un gesto. "Ni siquiera camines cerca de ellas. Esos son los suyos. No entables una conversación con Janelle. Ella es la flaca, pequeña afro con un tatuaje en su cuello. Ella es su líder".

Kellie arrugó la cara. "¿La que tiene el tatuaje de una araña en red? Grotesco. La recuerdo de la cafetería".

Lorna asintió con aprobación. "Bien. Estás prestando atención. Janelle en realidad es bastante agradable, pero no hables con ella a menos que ella te hable primero". La esquina de su boca se curvó. "Los malos modales se reflejarían mal en mí y entonces me vería obligada a disciplinarte".

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

Los ojos de Kellie se estrecharon, pero Lorna simplemente miraba hacia la derecha de nuevo.

"No pienses que no lo haría, Princesa".

Kellie levantó las manos en el aire. "Bien".

"Las reclusas negras no están de pie juntas por coincidencia, ya sabes. Hay poder en lo numeroso".

"¿Son una pandilla?" La mirada cautelosa de Kellie se deslizó hacia un lado. Nunca había visto a todas las mujeres del ala de mediana seguridad de Blue Ridge a la vez. Incluso en la cafetería comían por turnos, con base a sus asignaciones de celdas y de trabajo. Pero ahora que las había visto como un gran grupo, ella se estremeció ligeramente, deseando no haberlo hecho.

"¿Ellas? Nah. Sólo se agrupan. Las bandas negras son más comunes en el norte del estado, en las instalaciones de los hombres. Lo mismo con los mexicanos. No, es que las mujeres por los bancos de pesas sean insignificantes aspirantes a miembros de pandillas". Los labios de Lorna se achicaron. "Son putas que no paran de buscar problemas. Ellas controlan la mayor parte del comercio ilegal que pasa aquí y en máxima seguridad". Su voz bajó una octava. "Mantente alejada de ellas también, Kellie. Lo digo en serio".

Kellie se giró para ver a un grupo de mujeres blancas que estaban acurrucadas juntas. Un escalofrío le recorrió la espalda, instalándose fría y duramente en la boca de su estómago. Katrina era una de ellas.

Pero incluso mientras Lorna le estaba diciendo que se mantenga alejada de Katrina, podía ver que había algún tipo de conexión entre su compañera de celda y la mujer rubia. El ambiente que despedían era algo parecido a una familia disfuncional. Lorna y Katrina se despreciaban claramente entre sí. Pero eso no cambia el hecho que un hilo delgado, pero muy real, parecía atarlas juntas. Horripilante.

"No tienes que decírmelo dos veces. Ellas ni siquiera sabrán que estoy aquí. ¿Podré al menos caminar la pista?"

"Si hay mujeres que se han emparejado, están caminando a lo largo del perímetro manteniendo un ojo en los guardias, ten cuidado. Eso es una señal de que van a crear problemas a alguien dándole caramelos blandos".

Kellie le dio una mirada en blanco.

"Ese es un argot de prisión para cualquier golpe o dos de una paliza", le explicó Lorna.

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

"Hey". Kellie secretamente hizo un gesto hacia una mujer que estaba de pie tan cerca como cualquier preso se atrevía de la valla que separaba máxima y mínima seguridad. "¿Qué está haciendo?"

"Señas".

Kellie frunció el ceño. Tenía un primo que era sordo y lo había visto hablar con las manos cuando eran niños, pero estos movimientos exageradamente torpes no parecían ser familiares en absoluto. "Eso no es lenguaje de señas".

"Claro que lo es. Es que no es cualquier idioma que verás en el mundo exterior. ¿Ves?" Lorna levantó la barbilla en dirección del patio de ejercicios de máxima seguridad. "Es la forma en que ella habla con la pequeña chica en el banco de allí".

Kellie siguió la mirada de Lorna hacia una rubia lavada tan delgada que parecía que el viento podría soplarla a lo lejos. Ella observó los gestos del par señalando con entusiasmo hasta que un guardia corrió hacia la mujer en el patio de enfrente y la arrastró dentro de la prisión por la piel del cuello.

"¿Qué estaban diciendo?", se preguntó en voz alta.

Hubo una larga pausa.

Kellie se volvió. "¿Lorna?"

Lorna apartó la mirada de la mujer abatida que estaba trotando lejos de la valla como

de alguna manera privado, a

pesar de que ella y cualquier otra reclusa que no fuera ducha sabría lo que estaba

pasando.

si, por alguna razón, no quisiera decirle a Kellie. Parecía

"¿Estaban haciendo un negocio de drogas o algo así?" Habrían violado claramente alguna regla al hablarse la una a la otra.

Lorna suspiró. "Te amo". Su mirada se desplazó a Kellie. "Eso es lo que se decían la una a la otra".

Inexplicablemente, Kellie sintió un nudo en la garganta. "Oh".

Lorna trotando a la cancha, con el choque de manos de algunas de las mujeres mientras entraba en escena. Una mujer alta que estaba rebotando la pelota fue hacia Lorna.

"¿Podría esa puta estar de pie más cerca?" Kellie murmuró, de repente mal humor.

Las internas se dividieron en equipos sin decir una palabra y Kellie decidió que debían haber jugado juntas muchas, muchas veces.

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

"Está bien, a la pista". Ella comenzó a alejarse, haciendo todo lo posible para mantener la cabeza en alto y no apartar la mirada de las otras reclusas que pasaban. No demuestres que tienes miedo, Lorna le había dicho en sólo su segundo día en el Blue Ridge. Incluso cuando te estés cayendo a pedazos en el interior, sé fuerte en el exterior.

La pista estaba un poco accidentada, pero ella tenía razón, estirar las piernas se sentía bien. Estaba a mitad de camino alrededor de la segunda vuelta cuando escuchó que la llamaban por su nombre.

"Hey, chica

Kellie, espera". Ramona fue trotando a su lado.

Ramona era pequeña, tal vez un metro sesenta y cuarenta y cinco kilos libras empapados de sudor. Pero ella era pequeña como Lorna, tenía una presencia que desmentía su tamaño. Su cabello rizado estaba estilizado en un nudo que Kellie consideró poco menos que una tragedia; pero su cara redonda era abierta y amable y sus labios carnosos estaban casi siempre curvados en una sonrisa.

"Es un bello pero frío día para estar fuera, ¿no?" Su acento mexicano era tan fuerte y picante como la salsa, pero después de años de la contratar trabajadores del sur de la frontera, Kellie no era demasiado mala en descifrar el Spanglish que era tan común en Blue Ridge.

Kellie inclinó la cabeza hacia atrás, sintiendo el sol en su rostro de nuevo. Sé amable, se advirtió. ¿Y qué si no tienen nada en común? Por lo menos alguien te está hablando, ella no se ve como si quisiera lastimarte. "Es genial".

Ramona pareció relajarse un poco. "¿Cómo va?"

"Bien", Kellie se permitió a escondidas dar un vistazo rápido a través del patio y de la cancha de baloncesto, justo a tiempo para ver a Lorna fallaba un disparo desde la línea de tiros libres.

Ramona se subió el cuello de su chaqueta. "A pesar de que estás justo en la puerta de al lado, no te veo demasiado. ¿Has estado aquí qué, unas semanas ya?"

Kellie sabía exactamente cuántos días, cuántas horas, y si ella chequeaba su reloj, el número de minutos que había estado en este lugar. Pero dudaba que Ramona quisiera mucho detalle. "Es correcto".

Ramona miró a los círculos oscuros bajo los ojos de Kellie con amistosa preocupación. "No te escucho vomitar más a la noche. ¿Estás haciéndolo un poco mejor, ?"

Avergonzada, se apretó el estómago de Kellie. "¿Has oído eso?"

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

Ramona hizo un sonido suave cacareo. "No eres la primera mujer en desintoxicación

aquí, chica. No hagas como que te esconderás debajo de una roca. Deberías haberme visto

mi primera vez aquí".

Había sido entrenada para no entrometerse, pero ella no fue quien sacó el tema. Así

que

"¿Has estado aquí más de una vez?"

". Esta es mi segunda vez. Hace un año dentro del níquel". Le dio a Kellie una mirada triste. "Mi libertad condicional no fue tan buena, ¿sabes?"

Kellie no lo sabía, pero ella asintió educadamente de todos modos.

"Entonces, ¿cómo es que la estás pasando realmente?"

Incapaz de contenerse, Kellie levantó las manos en el aire. "¿Cómo diablos crees? Esta

es la cárcel

Pri-sol

¡es terrible! ¡Apesta!"

Ramona soltó una gran carcajada que estaba fuera de toda proporción con su tamaño diminuto. Y después de un arrebato de mal humor o dos, Kellie se unió.

"Por supuesto que apesta", dijo Ramona. "¿Cómo te pareció que sería? Esto no es un

umm

¿Cómo se dice? ¿Prisión Country Club?"

Kellie comenzó su tercera vuelta y sus ojos fueron atraídos a la fila tras fila de alambre

de púas de aspecto maligno. "No. No lo es".

"Pero podría ser peor", Ramona le recordó como ella corrió a su lado. "Podrías estar

solo y ser parte de la familia de Lorna". Se mordió el labio inferior, quedando pensativa durante unos segundos antes de añadir: "Ha estado sola demasiado tiempo. Por lo menos

yo recibo cartas y visitas de mi Eduardo y mis hijos. Ella no tiene a nadie. Pero ahora

ambas tienen a alguien. Son ambas unas afortunadas 8 ".

Al parecer el español de Kellie no era tan bueno como ella pensaba 9 . Pero se las arregló para atrapar unas cuantas palabras. "¿Somos suertudas?"

Ramona le dio una palmada en la espalda al pasar un par de caminar muy lento, las mujeres mayores. "¡Sí! Es bueno que compartas la cama de Lorna. Ella tiene mucho respeto".

Kellie se detuvo, ante la decisión de dejar que los demás piensen lo que

quieran. Cuanto más cerca creyeran que estaba de Lorna, mejor. "Tienes razón. Sería

mucho peor estar sola".

"Nosotras no

"

8 Nota: en realidad dice, y cito textual: “Usted es ambas mujeres afortunadas”. Ajá, los odio a todos. 9 Nota: ¿No me digas? ¡De dos no hacemos una, chicas!

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

Complacida, Ramona asintió. "He conocido a Lorna desde que ella vino de máxima. Incluso en ese entonces era buena conmigo. Hoy vi cómo trataste de protegerla de ese cabrón de Roscoe. Lo hiciste bien. Es agradable verla feliz".

"¿Crees que Lorna es feliz?", preguntó Kellie, sabiendo que sonaba sorprendida. ¿Quién realmente podría ser feliz aquí?

"¡Claro! Esta es la segunda gran diferencia en su vida aquí".

Kellie desaceleró de manera que su zancada más larga se unía a la de Ramona. "¿Qué quieres decir? ¿Y cuál fue la primera?"

"Nuh uh". Ramona movió su dedo. "La primera es su historia que contar. Pero eres la segunda. La vi hablando contigo". Ella se encogió de hombros. "Lorna y yo, nos decimos hola, a veces terminamos en el mismo turno de limpieza del baño, y a veces ella me pregunta sobre mis hijos y esposo. Pero nunca he visto a nadie que hable con ella por más "

Hizo un movimiento en sus labios como si ella los

de un minuto o dos. Es amable, pero estuviera cerrando y lanzando la llave.

"Mmm. ¿Tal vez no tiene mucho que decir?"

"Tal vez", Ramona se permitió dubitativa. "O tal vez no ha encontrado a la persona adecuada con quien hablar". Entonces sus grandes ojos oscuros comenzaron abrirse con alarma. "¡Mierda!"

El corazón de Kellie comenzó a latir con fuerza. "¿Qué?"

"Hola". La voz helada provino detrás de Kellie y envió un escalofrío por su espalda. "¿Qué estás haciendo tan lejos de tu protectora?" Katrina, que llevaba un abrigo de cuero suave y una bufanda, rodeada por mujeres, con su pandilla de amigas flanqueándola. Ella le sonrió a Kellie.

"Será mejor que salgas de aquí", Ramona añadió con valentía, con su mirada parpadeando hacia la cancha de baloncesto en el extremo opuesto del patio. "A Lorna no le gustará que estés con su mujer".

"¡Me importa una mierda lo que a Mally le guste o no!" Katrina dijo entre dientes, con su cara retorciéndose de furia repentina. "Y ella no es su mujer". Ella dio Kellie una mirada condescendiente. "Mally no te gusta de esa forma, ¿verdad?"

Kellie solo quería apartarse de sus ojos.

"Shoo", Katrina hizo un movimiento espantando a Ramona quien se reunió con los ojos preocupados de Kellie por una fracción de segundo antes de girarse y lanzarse como una bala fuera del cañón. "Ustedes también", instruyó a su pandilla, que se quejó sobre caminar al otro lado de la pista para nada, pero obedecieron casi tan rápido como

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

Ramona. "Kellie y yo tenemos asuntos privados que atender". Ella extendió la mano y pasó los dedos por la piel suave en la mejilla de Kellie. "¿No?"

Kellie golpeó la fuerte mano lejos. Oh Dios. ¿Dónde está Lorna? ¿O los guardias? "¡Quita tus inmundas manos de mí!"

"Tsk. No voy a lastimarte". La voz de Katrina era suave como la seda. "Empezamos con el pie equivocado antes. Las cosas pueden ser diferentes ahora. Deberías saber, Holloway, que soy algo más que una prisionera promedio".

"¿Lo eres?"

"¡Absolutamente! Te puedo decir que eres un buscavidas que hará lo que sea necesario para ganar". Ella señaló con el pulgar en su propio pecho. "Esto es lo necesitas para tener éxito aquí. Yo soy así también. Codearse es el nombre del juego. Los buenos chicos salen fuera del camino". Su rostro era serio. "De hecho, sueño con las cosas que puedo hacer aquí, sobre todo contigo a mi lado".

Kellie la miró como si estuviera loca. "¿Se supone que debo creer esa mierda?"

Katrina sonrió con aire de culpabilidad como una niña pequeña que estaba tratando de salir de problemas por ser linda. "Haría las cosas mucho más fáciles para ti si lo hicieras".

El estómago de Kellie se revolvió ante la idea de pasar un minuto más en la presencia de esta vil mujer. "Aléjate de mí antes que llame a los guardias".

Katrina se rió. "¿Mi buen amigo Roscoe?" Ella dio un paso más cerca de Kellie. "Le gusta ver, ya sabes. Aquí te coges a los guardias u a otra reclusa. Y no te he visto con los

guardias

me estás visitando".

Estoy segura que no le importaría que lo llamara a mi celda una noche mientras

Kellie giró su nariz. "Preferiría morir".

Katrina frunció los labios. "No se necesita nada tan dramático como eso. Pero", ella se encogió de hombros, "no importa. Vendrás con el tiempo". Estudió el rostro de Kellie por unos segundos. "Y sólo para demostrarte que no hay resentimientos entre nosotras, tengo un regalo que me gustaría darte".

"Ya

intentaste

darme

tu

regalo,

¿recuerdas?"

repulsión. "Y no lo quise entonces tampoco"

Cada

palabra

fue

teñida

de

pura

Ella trató de avanzar, pero Katrina bloqueó su camino una vez más, deleitándose con claridad ante el aumento de la angustia de Kellie. Katrina movió su dedo índice hacia Kellie.

"Este es un regalo diferente. Y no has oído lo que es todavía".

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

A pesar de su miedo, Kellie fue directo a la cara de la mujer más alta. "No quiero nada de ti. ¿Cuántas veces tengo que aclarar eso?"

"¿Ni siquiera un trago?" Katrina la tentó dulcemente. "Sin costo para ti". Ella le guiñó un ojo. "Por los viejos tiempos".

Kellie palideció.

"Te imaginé una dama del escocés. ¿Estaba en lo correcto?" Su voz dejó en claro que ella estaba segura. "Tengo un poco en mi celda. Y no son cosas baratas tampoco. Se trata de malta pu…".

La lengua de Katrina serpenteó y lentamente se lamió los labios, como si acabara de tomar un trago satisfactoriamente largo. Las rodillas de Kellie sentían débiles.

"Es tan rico y suave. ¿Recuerdas la cálida sensación en tu boca y el puro placer cuando se desliza en tu garganta, recostándose en tu estómago y luego se filtra en tu sangre?"

Cada célula en el cuerpo de Kellie gritó: ¡Sí! Sin su permiso, su boca comenzó a hacerse

agua. "Yoyo" Cerró los ojos y se giró. Dios. Valdría la pena. ¿Cuánto podría lastimar un

trago? No voy a perder el control de nuevo. "Yo no sonaba convincente a sus propios oídos.

Yo no lo quiero". Pero ella ni siquiera

Katrina la miró con una expresión de conocerla y con una mano tierna, levantó la barbilla temblorosa de Kellie. "Sí, lo haces", dijo suavemente. "Entiendo lo que necesitas. Lo puedo ver en tus ojos y yo puedo dártelo".

Kellie tragó saliva. "¿Pue… puedes?"

"Eso es lo que se me da bien", dijo Katrina, tranquilizadoramente y en calma. "Darle a la gente lo que necesita. Aliviar su sufrimiento".

Kellie sacudió su barbilla lejos, haciendo todo lo posible para no dejar escapar que fueran abajo con Katrina aquí y ahora por esa botella.

"Está bien", admitió con voz temblorosa: "Yo la quiero". Con los ojos fijos ardiendo sobre Katrina. "La quiero tanto que estoy dispuesta a hacer casi cualquier cosa para conseguirla".

Katrina sonrió como un gato de Cheshire, su pelo que agita pálida en la brisa alrededor de su cabeza. "Entonces--"

"Casi".

La sonrisa comenzó a tambalearse.

"Y pasar incluso cinco segundos con una basura sucia como tú no se acerca a calificar".

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

Ella sonrió al ver la expresión de asombro en el rostro de Katrina. No esperabas eso, ¿verdad, perra?

Las manos de Katrina salieron disparadas y agarró los bíceps de Kellie, los dedos fuertes cavando como la tiró casi sobre ella.

Kellie dejó escapar un grito silenciado, pero se tranquilizó rápidamente cuando el agarre de Katrina se tensó y se volvió doloroso. Sus puntas de los pies apenas tocaban el suelo y sus cuerpos se estaban tocando a lo largo. Ella podía oler la carne en pedazos en el aliento de Katrina y su estómago dio un vuelco.

"¿Crees

salvajemente.

que

estás

mejor

con

Mally?"

Katrina

espetó

con

sus

ojos

brillando

Kellie aún no se atrevía a respirar y ardientes lágrimas brotaron antes de que pudiera detenerlas.

"¿Lo haces?" Katrina le dio sacudida violenta.

"¡Sí!" Kellie chilló entrecortadamente.

"Piensa de nuevo". La boca de Katrina estaba tan cerca de Kellie que sus labios casi se tocaban. "Ella es dos veces más mala de lo que yo podría llegar a ser. Estás durmiendo en la madriguera de la serpiente, a centímetros de sus colmillos, ¿y crees que estás a salvo? ¡Eres una maldita idiota! No sabes en lo que te has metido, novata".

Kellie levantó la barbilla desafiante. "Sí, lo hago".

"¿En serio?" Katrina bajó la voz a un ronroneo malvado. "¿Te dijo que ella es un asesina a sangre fría?"

Los ojos de Kellie se agrandaron.

Katrina la apretó aún más y Kellie se mordió el labio, no queriendo darle a Katrina la satisfacción de verla llorar. Sus manos se sentían como si se estuvieran siendo pinchadas por millones de diminutas agujas cuando empezaron a entumecerse.

"¿Acaso Mally te dijo que le gustaba matar? ¿Cómo sabe la sangre caliente?"

"¡Estás mintiendo!"

"¿Cómo sintió la sangre deslizándose entre los dedos?" Otra sacudida cruel. "¿Mmm?"

"¡No!" Kellie cerró los ojos e inclinó la cabeza hacia atrás, luego la arrojó de golpe hacia delante, con lo que chocó con fuerza contra la frente y la nariz de Katrina.

La mujer mayor cayó como un saco de papas y ambas cayeron al suelo, aturdidas.

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

Kellie siseó de dolor. "¡Dios!"

El suelo estaba frío contra su trasero y por unos segundos el mundo le daba vueltas. Con esfuerzo, trató de rodar arriba sobre sus rodillas, pero cedió rápidamente y se conformó con sentarse en el frío de nuevo en su trasero. Su cabeza latía al ritmo de su corazón y ella parpadeó un par de veces, tratando de ver los dos cuerpos que se acercaban rápidamente en el foco.

Katrina fue la primera en ponerse en pie. Miró a Kellie con intención mortal, una delgada línea de sangre goteaba de su frente y nariz, que ahora estaba doblada en un ángulo gracioso. Su boca se torció de rabia. "¡Puta! ¡Voy a matarte!"

"¿Katrina?" La voz provenía de detrás de ella y como Katrina se dio la vuelta, fue golpeada en el lado de su cabeza con una pelota de baloncesto que viajaba a una velocidad impresionante. La fuerza del golpe la tiró directamente de sus pies y ella cayó de espaldas con un fuerte "¡Uff!" Como el aire escapó de sus pulmones.

Entonces cálidas manos ahuecaron las mejillas de Kellie y comenzaron a acariciarla. "¿Estás bien?"

Kellie cerró y abrió los ojos un par de veces, oyendo el sonido estridente de silbatos de la policía en el fondo. Se frotó los ojos con el dorso de sus manos que seguían hormigueando. La luz del sol iluminó el cabello de Lorna, poniéndolo de un color otoñal rojizo. Las comisuras de sus labios se curvaron hacia arriba. Oh, qué bonito. "¿Lorna?"

Lorna se dejó caer de rodillas directamente en frente de Kellie. "Sí, soy yo".

Visiblemente molesta, suavemente pasó las manos por los brazos de Kellie, luego por las piernas, para ver si estaba herida.

"Lo siento". Ella sacudió la cabeza con furia. "Esa perra no tenía una navaja o algo así, ¿verdad?" Empujó hacia arriba la chaqueta de Kellie. "No. No hay sangre", balbuceó, tirando abajo la chaqueta. Luego levantó los ojos y vio el huevo de gallina que se formaba en la frente de Kellie. "Mierda".

Los hombros de Kellie se hundieron con alivio. "Hombre, me alegro de verte".

"No deberías". Lorna estaba echando humo. "Fui a jugar y perdí la noción de todo lo demás. Lo siento mucho".

"Está bien. ¿Ganaste?"

"¿Qué? ¡No sé!"

Ella levantó cuidadosamente la cabeza de Kellie. Rozando suavemente sus dedos sobre un gran chichón que ya estaba de color púrpura e hizo una mueca de simpatía.

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

Un sonido de lamento fuerte provocó que ambas mujeres mirasen de reojo a Katrina, que estaba hecha una bola en el suelo, con las manos ensangrentadas presionando su frente y nariz. ¿Había estado haciendo ese sonido desde que cayó al suelo?

"¿Le diste un topetazo con la cabeza y rompiste su nariz?", preguntó Lorna, con los ojos muy abiertos por la sorpresa. "¡Santa mierda!"

Kellie asintió lentamente y se estremeció ante la sensación punzante que la hacía sentir como si su cabeza fuera a explotar. Pero esta vez, cuando ella trató de concentrarse, pudo ver claramente a su compañera de celda y a Ramona, nerviosa de pie justo detrás de ella, pasando de un pie al otro. "Katrina se lo merecía".

Los ojos de Lorna se estrecharon peligrosamente. Si las miradas mataran, Katrina estaría tomando su tridente y afilando sus pezuñas y cuernos. "Diablos, sí, se lo merecía. Y más".

Katrina fue finalmente capaz de pararse en sus piernas temblorosas al igual que sus amigas se presentaron junto con Chul y un jadeante Roscoe, que parecía como si estuviera a punto de tener un derrame cerebral tras correr por el patio.

Aliviada que los guardias le estaban prestando atención a Katrina por el momento, Kellie le preguntó: "Entonces, ¿cuán llena de mierda estoy?"

La pregunta sonó muy infantil y Lorna reprimió una sonrisa indulgente. "Semi- profunda. Lo que pasó hoy se extenderá como pólvora y cada prisionera lo sabrá esta noche". Ella tomó las manos de Kellie, frunciendo el ceño ante su frialdad, como las inspeccionó por lesiones. "¿Qué se siente ser una chica dura?"

"Mayormente asustada, Lorna", dijo Kellie desigualmente. "No me siento tan dura".

"Sé exactamente lo que quieres decir", Lorna murmuró, haciendo todo lo posible para hacer una sonrisa alentadora. "Pero ese será nuestro pequeño secreto. La mayoría lo pensará dos veces antes de molestarte ahora, Princesa". Había una nota inconfundible de orgullo en su voz. "Lo hiciste bien".

"Gracias a Dios por los pequeños favores". El humor de Kellie se animó un poco.

"Después está Katrina". Lorna hizo una mueca. "Ella va a querer matarte sólo para mantener su reputación. Ahora nos odia a ambas y ella es un enemiga peligrosa, Kellie".

La sonrisa de Kellie se evaporó.

Una serie de blasfemias en tono alto hizo que ambas mujeres saltan. "Y Roscoe está enojado", dijeron al unísono.

Kellie sintió una punzada dolorosa en la frente. "¿Acaso esto está tan mal como duele?"

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

"Déjame ver". Lorna comprobó el moretón y luego las pupilas de Kellie para ver si eran del mismo tamaño. Tranquilizada, empujó la cabeza de Kellie a su pecho en un abrazo sorpresivo. Luego levantó los ojos y contempló el patio, asegurándose de que toda mujer interesada pudiera ver exactamente lo que estaba haciendo. "Tienes un buen golpe. Pero continúas siendo la mujer más bonita en el patio".

Los oídos de Kellie se animaron ante las palabras pronunciadas en voz baja, pero Lorna no parecían ser consciente que lo había dicho en voz alta.

Lorna metió la cabeza de Kellie debajo de su barbilla y le acarició suavemente el cabello con manos temblorosas. Ella puso sus labios cerca de la oreja de Kellie. "¿Sientes ganas de vomitar o mareo?"

Kellie hizo un balance de sí misma, y decidió que a pesar que dolía, que había estado en un montón de situaciones menos cómodas. "No".

Lorna exhaló con fuerza. "Entonces es probable que tu campana reverbere. Es un asco, pero deberías estar bien."

"¿Qué te va a pasar?", preguntó Kellie, sin moverse un centímetro lejos de Lorna, cuyo nombre actualmente estaba siendo ofrecido en blasfemias que Roscoe despotricaba.

"Nada que no valga diez veces más". El tono cálido de la voz de Lorna le dijo a Kellie que ella estaba perdonada por meterse en problemas.

Pero su corazón se hundió cuando se dio cuenta de que esta vez su compañera de celda iba a terminar pagando justo junto con ella. Lorna parecía como contenida con Kellie estando justo donde estaba, por lo que ninguna mujer hizo un esfuerzo para moverse. Los guardias las arrastrarían dentro de muy pronto.

"Confía en mí". Ella sonrió con desenfado. "No he estado tan divertido en el baloncesto en un año".

Ambas mujeres resoplaron suavemente, cada una disfrutando de la cercanía, aunque ninguna estaba dispuesto a hablar de ello por el momento.

Kellie dejó que el calor del cuerpo de Lorna alejase el frío. "Estamos en problemas, ¿eh?"

"Oh, sí, Princesa," Lorna susurró en el oído derecho de Kellie. "Un gran problema. Si no me ves por unos días, sigue con Ramona, ¿de acuerdo?"

Pero en ese segundo, bien envuelta en el abrazo protector de su amiga, Kellie no quería arruinar el cálido resplandor que parecía brotar de su vientre al pensar en el futuro. Por una vez, el presente era más que suficiente.

Capítulo 5

Un mes después…

"¿Qué hemos hecho para merecer esto otra vez?"

Kellie sumergió su trapeador en un cubo de agua turbia. Apoyó la frente contra el mango, sus músculos protestaban esta mano de obra no familiar. Ella y Lorna se encontraban en la sección de duchas, y pese a las circunstancias mucho más oscuras, la habitación irresistiblemente le recordaba sus días de escuela secundaria e instalaciones escolares.

Estaban casi por apagar las luces y ellas todavía estaban trabajando duro. Chul estaba sentado junto a la puerta de las duchas, leyendo una revista mientras esperaba pacientemente a que las mujeres concluyeran su tarea.

"Este no es un castigo".

Kellie tarareó su acuerdo. Ella había conseguido su primer probada de pena después de su altercado con Katrina, perdió sus privilegios de patio durante dos semanas, y pasó el tiempo limpiando de grasa la cafetería y el urinario en la sala de descanso de los guardias, entre otras tareas escogidas.

Katrina, por el contrario, no había recibido castigo alguno. Después de una conversación privada con Roscoe que lo dejó sonriendo durante dos días, ella había logrado convencerlo que había sufrido bastante. Después de todo, había necesitado cuatro puntos de sutura.

Entonces estaba la pobre Lorna, que de alguna manera había sido catalogada como la instigadora de todo. Había pasado una semana entera en el hoyo.

Kellie había estado echando humo por la injusticia de todo. Pero Lorna, que había surgido de su incomunicación inusualmente tranquila y un poco más introspectiva, había tomado todo con calma relativa, asegurándole a Kellie que cuando ella había ido en su ayuda sabía exactamente lo que estaba haciendo. La falta de respeto de Katrina hacia su familia no podía dejarse sin resolverse, había explicado en serio, o de lo contrario cada Jane y Juanita pensarían que estaban maduros para la cosecha. Lo que fuera que eso significara.

"Esto es la limpieza y era nuestro turno", continuó Lorna. "Deberíamos contar con Ramona y Dusty para ayudarnos, pero están enfermas". Ella fregaba el desagüe del baño con un estropajo desgastado. "Maldita sea la gripe se extiende por el edificio".

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

Kellie consideró la larga serie de guantes de goma que cubrían sus manos. "Por favor, Dios, permite que lo evitemos. Si no me arrojas de nuevo, será demasiado pronto".

Lorna

le

dirigió

una mirada comprensiva. "Te

embargo. Eso lo puedo decir".

sientes un

poco

mejor

ahora

sin

El color había vuelto al rostro de Kellie y los círculos oscuros debajo de sus ojos no eran tan pronunciados. Incluso el nudo en su frente, que había hecho que luciera como un unicornio mutante durante unos días se había ido.

Kellie hizo todo lo posible para sonreír. "Creo que no voy a morir después de todo". A pesar de que no sonaba segura de ese hecho al cien por ciento. Lo que Katrina le había

no está bien, supongo. Pero, lo creas o no,

ofrecido aún la perseguía. "Todavía me siento

es más fácil lidiar con lo que siento sin tener que lidiar con los altibajos que vienen con la

bebida también".

"¿De verdad?"

"¡Diablos no! ¡Beber hace todo mejor! ¡Es genial!"

Lorna se echó a reír y Kellie sintió el aire dejar su pecho a la vista. Cuando Lorna sonrió una sonrisa natural, no la sarcástica o reacia que aparecía más a menudo, ella era realmente hermosa.

Una verdad innegable se instaló en el interior de Kellie.

Quiero besarla. ¿Qué está mal conmigo? Katrina dejó perfectamente en claro que Lorna es hetero. Ella nunca me querría de un modo romántico.

Kellie se distrajo a sí misma tirando de la fregona al cubo con agua y moviéndose a la esquina de las duchas. Había una mancha de color marrón que lentamente venía de arriba y era más fácil no pensar en lo que sea que fuese esa cosa vil cuando podría considerar la risa atractiva de Lorna en su lugar.

"Supongo que has tenido una empleada para hacer esto en tu casa", dijo Lorna ausente, con la cabeza inclinada mientras realizaba su tarea.

Kellie frunció el ceño. "Tuve a alguien que entraba dos veces a la semana para limpiar. Pero tengo serias dudas que estuviera en sus manos y rodillas como tú lo estás".

Lorna levantó una ceja desafiante. "¿No crees que haya algunas personas honestas en la clase trabajadora que realicen sus labores?"

"Nadie que yo conozca realiza un día honesto. Puede ser que trabajen duro para lo que quieran, pero inferir la honestidad en sus acciones sería un poco exagerado".

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

Lorna hizo un gruñido evasivo. Su cabello estaba húmedo en las sienes y una línea de sudor goteaba por su barbilla. "Lo que sea".

Un destello de irritación se apoderó de Kellie. "Yo no era una millonario, ni nada. Estaba cómoda". Se quitó los guantes sudorosos con un chasquido fuerte. "La razón por la que sé que mi ama de llaves no trabajaba tan duro no es porque creo que todos los trabajadores son perezosos, sino porque no hay nada en toda mi casa estuviera tan limpio como el desagüe que acabas de terminar de fregar".

Lorna se puso de pie y desenroscó la tapa en una enorme botella de lejía. Ella comenzó a rociar el líquido por el suelo. "Tener un ama de llaves suena bastante rico para mí. Debe costar un montón de dinero poder pagarle a alguien para hacer las pequeñas cosas que la mayoría de la gente simplemente hacen por sí misma".

El pecho de Kellie apretó en su recorrido cuando Lorna la vio. Ella estaba lejos de ser una diva consentida. "Cuando lo pones de esa manera me haces sonar como si yo fuera una rica indolente. Mi dinero estaba atado en mi negocio y yo trabajaba al menos catorce horas al día, seis o siete días a la semana". Indignada, agregó, "¡Duramente me sentaba para comer bombones!"

Lorna se encogió de hombros. Ni siquiera estaba segura de lo que era un bombón. "Si tú lo dices".

Kellie olisqueó. "Lo hago".

Lorna chasqueó suavemente la lengua y sacudió la cabeza. "Suena como si alguien le gusta tener la última palabra", dijo ella con voz cantarina.

"¡Que no!"

"¡Que sí!" Espetaron a unísono.

Dos pares de ojos centelleantes se encontraron y ambas se echaron a reír. Cuando terminaron de reír todavía se estaban mirando la una a la otra. Lorna sintió el calor en ascenso en sus mejillas e, inestable, desvió la mirada durante unos segundos para recomponerse. Una sensación desconocida de atracción bailó a través de su torrente sanguíneo. Cuando volvió a mirar, Kellie estaba trabajando de nuevo y silbando tranquilamente.

Las mujeres continuaron limpiando en relativo silencio durante unos minutos hasta que Kellie se armó de coraje y dijo: "Hey".

La cabeza de Lorna se levantó en cuestión y empujó un mechón de cabello grueso de su cara con el antebrazo.

"Gracias".

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

Los ojos de Lorna se abrieron un poco. "¿Por qué?"

por todo hasta ahora". Kellie quería hacer más para expresar su gratitud, pero

no sabía por dónde empezar. Debe ser sencillo y al grano. "No sé lo que habría hecho si no

hubieras detenido a Katrina. Yo--"

"Sólo

Lorna la desestimó con la mano y se centró en su lavado. "No te preocupes por eso".

"No estoy preocupada", Kellie insistió. "Sólo estoy tratando de ser amable".

"¿Por qué?"

Kellie comenzó a contar hasta diez en voz baja. Ella sólo logró hasta tres. "Este es el tipo de conversación que hace que mi presión arterial suba. ¡Estoy siendo amable porque estoy agradecida!"

Lorna miró hacia arriba para ver si Kellie le estaba tomando el pelo. Pero, para su placer y sorpresa, no había ni rastro de suficiencia en la expresión de Kellie, sólo un poco de exasperación. "Habrías aprendido esas cosas sin mí. Habrías aprendido de la manera difícil, pero todavía hubieras aprendido". Ella volvió al trabajo.

Kellie sonrió con ironía. "La forma más dura duele. En caso de que no lo hayas notado, estoy en máxima evitación del dolor".

Lorna sopló un mechón húmedo de cabello de su mejilla con una fuerte bocanada de aire. "En serio. No vayas a pensar que lo sabes todo ya", advirtió en un tono semi-serio.

"No lo haré". Kellie atravesado su corazón. "Esto es bonito. Me refiero a sólo hablar".

Lorna respondió sin pensar. "Lo que es realmente agradable es estar solas juntas".

Los ojos de Kellie se abrieron un poco.

en nuestro

negocio que en los suyos. Me gusta no tener la tentación de golpear sus oídos por escuchar, eso es todo". Ella se encogió de hombros, luciendo como si quisiera meterse en

un agujero en alguna parte y morir. "Eso es lo que quise decir acerca de estar a solas contigo".

La reacción no se perdió para Lorna. "Ellos parecen más interesados en mi

"Oh". Kellie realizó una sonrisa plástica. Ella luchaba para no golpear los oídos de Lorna. Es una cosa era no interesarse por ella. No era como que no hubiera ocurrido antes, especialmente con las mujeres heterosexuales no disponibles, del tipo que sabía que no deberían interesarle, pero que de alguna manera se las arreglaban para romperte el corazón de todos modos. Pero era otra cosa totalmente distinta era ver como si prefiriera masticar veneno para ratas antes que considerar la idea de que podría tener beneficios estar solas y juntas.

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

"Mi primera impresión era errónea", dijo Lorna repente. "Puede ser una buena oyente cuando quieres".

Su rostro era tan apologético que Kellie no pudo evitar perdonarla en el acto. Ugh. Me doy ganas de vomitar a mí misma. "Estoy trabajando en eso", dijo un poco tímida. "Pero

¿Te has dado cuenta de que en su mayoría hablamos de lo que está sucediendo en el mundo?"

umm

Una vez que se habían puesto cómodas juntas, Lorna había salpicado a Kellie con preguntas sobre todo, desde lo que pasó con el príncipe y la revolución a lo que era de usar un teléfono celular. Al parecer, era ocasional pero restringido el acceso a Internet y televisión, que Lorna rara vez se molestaba en ver de todos modos, no eran suficientes para mantenerla a la altura de los tiempos.

"O hablamos de cosas que te ayudarán a averiguar cómo ser una mejor convicta".

Lorna sonrió. Le gustaba hablar de esas cosas. La hacía sentir conectada tanto a Kellie y

a las poblaciones fuera de los muros de Blue Ridge.

"Pero nosotras nunca hablamos de ti".

La sonrisa de Lorna desapareció. "¿Así que?"

Kellie retorció torpemente su trapeador para secarlo y vació el contenido de su cubo por el desagüe en el centro de la habitación. "¡Dios, esto es repugnante!"

Lorna recogió todos los productos de limpieza a excepción de un solo trapeador y la botella de lejía y los llevó a un pequeño armario situado en el vestuario al lado de las duchas. Abrió la puerta con una llave que había estado usando en un cordón negro alrededor de su muñeca y comenzó a incluirlos en puntos especialmente marcados que representaban todo.

 

"Así que

"

Kellie continuó, agarrando su fregona un poco más fuerte. "Quiero saber de

ti

también".

Un alto muro de privacidad de concreto de metro ochenta separaba las dos habitaciones y a las mujeres, a pesar de que podían escucharse fácilmente entre sí cuando hablaban.

"Nosotras no hablamos casi nada acerca de tu vida en el exterior tampoco, Kellie".

"Eso es sólo porque no preguntas más. Me encanta hablar de mí. Ha sido mi tema favorito la mayor parte de mi vida. Pregúntale a cualquier persona".

Lorna podía escuchar el sonido del tirón de los zapatos en la ducha de Kellie mientras se movía por la habitación. "Yo respeto tu privacidad".

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

Respeto. ¿Quién hubiera dicho que esa palabra era tan fuertemente utilizada en la cárcel? "No es una falta de respeto a querer saber acerca de la persona con la que estás viviendo".

Lorna colgó un trapo en un gancho de plástico en el interior de la puerta del armario. "No olvidemos que no estamos viviendo juntas por elección, Kellie".

Picada, Kellie repente sintió como una tonta. Apretó su mandíbula fuertemente y se alejó. No iba a dejar que Lorna hiriera sus sentimientos por tercera vez.

Nerviosa, Lorna cerró los ojos. El repentino silencio en la habitación era ensordecedor y sintió el peso de su error. Se alegró por la pequeña privacidad que la pared le daba. "Mi… mierda", ella balbuceó, sintiendo como si hubiera estado allí tanto tiempo que no tenía modales en absoluto. "No quise decir eso de la forma en que sonó. No sé lo que me pasa hoy". Ella se golpeó a sí misma en la frente. "Es como si, de repente, se me trabara la lengua y no puedo decir lo que realmente quiero decir".

"Lo que sea", Kellie refunfuñó entre dientes.

"No es lo que sea. Lo siento". Lorna se apoyó contra la pared y sacudió la cabeza. "En cierto modo, eres mi compañera de celda por elección. Si pateara e hiciera un escándalo a las personas adecuadas, se darían cuenta que deberías estar al lado y probablemente Roscoe u otro guardia sacaría su culo pesado y te mudaría. No he hecho eso porque--"

"¿Porque no quieres lidiar con Roscoe?" Kellie aventuró en un tono hastiado, fregando las esquinas de la habitación.

"No", Lorna corrigió con firmeza. "Porque me gusta el alojamiento contigo. Eres inteligente y diferente de la mayoría de las mujeres aquí. No me preocupa que vayas a robar mi ropa interior".

El rostro de Kellie arrugó. "¿Alguien realmente hace eso?"

"Ah, sí, y eso no es lo peor que han robado. ¿Sabías que los tampones pueden tener un valor de mercado negro más alto que los cigarrillos bajo las circunstancias correctas?"

Por un momento, Kellie se olvidó de limpiar. "¡Este lugar es barbárico!"

"No me digas, Sherlock. ¿Ahora estás llegando a esa conclusión?"

Ella cruzó los brazos sobre su pecho. "Si eres tan feliz alojándote conmigo y hablando conmigo, ¿por qué deseas que no estuviéramos manteniendo esta conversación?"

Lorna gimió. "Jesús, ¿eres siempre tan difícil?"

"Sí".

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

"Haz una pregunta estúpida", murmuró, entornando los ojos hacia ella. Luego, en voz más alta, ella gritó por encima del muro. "¿Qué hay que quieras saber sobre mí?" Otra gota de sudor, esta vez transmitida por los nervios y no por trabajar, se desvaneció por su mejilla. Estaba a punto de eliminarla cuando vio los guantes sucios que llevaba puestos y se detuvo. Se quitó los guantes y los tiró en un cubo vacío. "Confía en mí, soy más que aburrida".

Kellie tosió ante la sensación de ardor causada por el olor creciente de la lejía. "Tenemos que darnos prisa y terminar aquí, Lorna. O terminaremos con daño cerebral. Y apuesto a que no eres aburrida".

Lorna resopló en silencio. "Esa es una apuesta que perderás".

"Uh huh", dijo Kellie burlonamente. "No importa". Ella se apoyó en su fregona por un momento. "Claramente yo no soy la que tiene miedo de discutir cosas personales".

Lorna levantó una ceja ante el tono condescendiente. "Bueno, ¿qué quieres saber?"

"No, no. Olvídalo. Si no confías en mí lo suficiente como para decirme, lo entiendo", Ahora Kellie sentía un poco culpable. Sabía Lorna se retorcería sobre lo que acababa de decir y sospechaba que era el camino para llegar a la información que quería. ¿Un poco de manipulación inofensiva entre amigos realmente es tan mala? "Si estás avergonzada de algo acerca de ti misma", Kellie continuó, "y no quieres decirme, entiendo eso también". Una astilla de culpa, una emoción tan extraña que se sentía misteriosa, la asaltó. "Realmente me gustaría". Entonces se dio cuenta de que estaba empezando a creer en su propia mierda. Excelente. Demasiada manipulación. "No me digas nada, ¿de acuerdo?", dijo con tanta sinceridad como alguien que estaba a punto de salirse con la suya podría reunir. "Apenas nos conocemos y yo--"

"Jesucristo, Kellie. Sólo tienes que preguntar". Ella terminó en el armario y jugueteó con impaciencia con la cerradura oxidada. Chul tomaría la llave a su salida.

"Quiero saber por qué estás adentro".

Lorna se sacudió ante las palabras de Kellie. Ella no esperaba eso. Kellie asomó la cabeza en el vestuario, con su cabello largo desplazándose por encima del hombro mientras miraba Lorna cautela.

"Está bien, tú lo has querido." Lorna respiró firmemente. "¿Conoces esas etiquetas en colchones? Las que dicen: 'No las quite bajo pena de ley'? Bueno, siendo la rebelde que soy--"

"Lorna", Kellie entornó los ojos, "¡lo digo en serio!"

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

Lorna tomó la fregona de las manos de Kellie, empapada con lejía, luego dio la habitación un último toque de limpieza, pasando por todas las duchas en adelante, una por una, para lavarla con lo último de lejía rápido.

Ella dijo con un suspiro profundo, "No aquí, ¿de acuerdo? ¿Podemos hablar de nuevo en nuestra celda?"

Kellie asintió. "Bueno. ¿Eso quiere decir que estamos listas para irnos?"

"Sí. Enjuagar es el último paso".

Después de tomar los guantes de Kellie, Lorna escondió rápidamente la fregona con los otros artículos de limpieza y volvió a entrar en las duchas. Ella tiró de su remera y el sujetador en un rápido movimiento, dejando al descubierto su torso desnudo al aire cálido y húmedo.

Como Lorna dejó caer la ropa en el suelo húmedo, captó Kellie mirándola, los labios entreabiertos, con la mirada fija.

"¿Que estas esperando?"

Kellie se lamió los labios, sintiendo un ligero flujo de sangre que había tomado un giro repentino hacia el sur. Lorna usualmente se vestía y desvestía en la intimidad de la oscuridad y de alguna manera ellas nunca estaban en el baño a la misma hora exacta. Este fue un gusto raro.

"No importa". Kellie suspiró y se despojó de su ropa en un tiempo récord.

Ella comenzó a enjuagarse, estremeciéndose un poco como el agua caliente golpeó su piel. El agua caía en cascada por la cabeza y después de unos segundos su cuerpo ajusta al calor y suspiró de placer, ya que cayó contra de la parte baja, en su dolor de espalda.

Kellie se permitió a sí misma una buena mirada lasciva a lo largo de Lorna que hizo que sus dedos se doblaran. Ella nunca podría actuar con su lujuria, pero no había nada de malo en mirar. De hecho, no sería la única. Se había dado cuenta que Lorna parecía haber atrapado más de un vistazo femenino.

Una gran masa blanca de espuma serpenteaba por el cuello delgado de Lorna, en los firmes pechos y el estómago musculoso para desaparecer entre sus piernas y ella casualmente lo quitó. Kellie tuvo que morderse el labio inferior para no gemir. Ningún ser humano había querido ser un poco de burbujas más de lo que ella lo hacía en ese preciso momento.

Lorna estaba casi terminado de enjuagar su cabello cuando su mirada siguió a Kellie. "¿Tengo algo?" Ella se miró a sí misma a través de una nube de vapor, arrastrando una

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

mano por su estómago y sobre su pecho para dejar a un lado la espuma para ver lo que fuera que Kellie encontraba tan fascinante.

Kellie casi se desmayó al verlo. Pero de alguna manera se las arregló lo suficiente para

es una cosa difícil

plantar una expresión neutra, casi inocente en su cara. "Es tu tatuaje de no notar".

Lorna se movió ligeramente mientras miraba hacia abajo, en su brazo, con disgusto. "Odio la maldita cosa y quisiera poder cortarlo".

Kellie la miró con los ojos muy abiertos. "Eso es un poco extremo, ¿no?"

"¡Vamos, señoras!" Chul gritó, golpeando en la puerta. "Las luces se apagan en diez".

"Vamos". Lorna apresuradamente cerró su agua, con sus dedos mojados deslizándose en el pomo y corrió por el vestuario. "Si no estamos en nuestras habitaciones antes que las luces se apaguen nos las harán pagar duramente".

***

"¿Entonces por qué estás aquí en el Blue Ridge?" Kellie ladeó la cabeza hacia un lado. "¿Qué crimen te ha mantenido aquí durante tantos años?"

La mandíbula de Lorna se movió, pero mantuvo la boca bien sujeta cerrada.

"¿Estás avergonzada por lo que sea que hiciste?" Kellie aventuró, sin prestar la menor atención al guardia que se extendió por su celda, apenas rompiendo su paso mientras miraba el interior y rápidamente siguió su camino.

"No".

"¿Lo harías de nuevo?"

Lorna se sentía como si el aire hubiera sido eliminado de ella. "No haces preguntas fáciles, ¿verdad?" Ella se rió un poco nerviosa.

"¿Bien?"

"No quiero arruinar mi vida de nuevo. Pero en las mismas circunstancias haría".

"Dijo Katrina

"

Kellie tragó. "Ella me dijo algunas cosas sobre ti".

Lorna se enderezó.

No sé lo que

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

"Algunas cosas me asustaron", Kellie continuó con honestidad. "Mucho".

"¿Qué?" Lorna exigió, ira adornando su rostro y llenando en cada línea pequeña como una máscara de piedra. "¿Qué dijo exactamente esa puta busca pleitos?"

Kellie tragó audiblemente, pero mantuvo la voz firme. "Que eres una asesina. Y que yo no estaba segura en ninguna parte cerca de ti".

Lorna se congeló de nuevo, una mezcla de furia y miedo corría por ella.

"Pero yo no le creí", Kellie añadió rápidamente, incapaz de alejar el pequeño fragmento de duda que se había instalado en su mente. "Al menos no lo intenté".

El aire salió de los pulmones de Lorna. Oh, Kellie, a veces la verdad es la peor de todas. "

Ella levantó una mano y la dejó caer. "No soy una loca mujer violenta. No

"Yo solo

quiero lastimarte o a cualquier otra persona".

Las luces se apagaron y la puerta se cerró y bloqueó.

Agradecida por la distracción momentánea Lorna dijo: "Eso realmente te asusta, ¿verdad?"

"Es extraño". Kellie se frotó la piel de gallina que había surgido en sus brazos desnudos. "¿No te molesta?"

Lorna asintió con seriedad. "¿Molestarme? Sí. ¿Asustarme? Ni en un montón de años. ¿Quieres saber algo mi primera compañera de celda me dijo que me hizo sentir mejor?"

Atentamente, Kellie se inclinó hacia delante. "Por favor".

"Cuando se cierran las puertas en la noche, no pienses en ello como que estamos siendo encerrados".

Kellie parpadeó. "¿No?"

"No", Lorna acordó con complicidad. Ella hizo un gesto hacia el pasillo. "Piensa en ello como el encierro del resto de los criminales".

"Eh". Kellie se rascó la barbilla. "Yo

Supongo que sí funcionaría".

Lorna estaba un poco orgullosa de sí misma. No era fácil consolar a alguien cuando no había casi nada de comodidad sobre su situación. "Bien--"

"Eso sólo me lleva a la pregunta: ¿Con quién estoy encerrada aquí?’ Siento como si Katrina supiera algo importante". Kellie buscó la cara de Lorna en la oscuridad, sin saber si reconocería la verdad de la mentira. "Siento como si estuvieras ocultando algo de mí".

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

Las fosas nasales de Lorna se abrieron. "No te debo ninguna explicación, Kellie. Mi pasado es privado".

"¡No quiero tu maldita biografía! Sólo quiero un poco de tranquilidad. No eres una asesina del hacha o algo así, ¿verdad?" Lorna ni siquiera respiraba. "¿Verdad?" Kellie preguntó de nuevo con creciente alarma.

Un suspiro fue liberado y Lorna se pasó una mano temblorosa por el cabello. "Por supuesto que no soy una asesina del hacha". Un hacha y un enorme cuchillo de carne son dos cosas totalmente diferentes, ¿no? "Katrina simplemente tiene una boca enorme y está tratando de asustarte para meterte en su cama. Olvídate de ella".

Kellie ladeó la cabeza hacia un lado, con los ojos entrecerrados. "¿Por qué?"

"¿Por qué? ¿Qué?"

"¿Por qué le importaría si estoy en su cama?"

Lorna dio Kellie una mirada como si estuviera loca. "¿Te has mirado en el espejo últimamente, Princesa?"

Una sonrisa brilló dentro y fuera de la cara de Kellie. "Agradezco el cumplido, pero Katrina no se queda atrás. Mi conjetura es que ella podría tener a la mayoría de las mujeres aquí, incluso sin intimidarlas para hacerlo. Ella no me necesita. Y después de lo que pasó en mi primera noche aquí, ella no puede pensar que iré de buena gana".

"Está bien", Lorna permitido. "Si ella puede hacerme daño enloqueciéndome o enloqueciéndote, mejor que mejor. Simplemente disfruta jodiendo a la gente. A mí en particular".

"¡No puedo sacar lo que Katrina dijo de mi mente!" Kellie miró con tristeza hacia la pared del fondo. "No fue sólo lo que dijo, sino la forma en que lo dijo". Ella se estremeció ante el recuerdo. "Asesina". Tragó un par de veces y reunió su coraje. "Tengo pesadillas sobre que me asesinas mientras duermo".

Un dolor hueco dividió el pecho de Lorna y se volvió a su lado para hacer frente a la pared de hormigón fría como se tapó los oídos con las dos manos. Lorna se quedó en silencio en su estrecha litera, con lágrimas la puesta en común detrás de ella.

"Tú primero".

"Te diré por qué estoy aquí, pero pensé voz de Lorna fue inusualmente vacilante.

así, por qué no vas primero, ¿de acuerdo?" La

"Umm

"

Kellie se empujó a sí misma a una posición vertical.

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

"Está bien". Podía oír Lorna moverse más cerca del borde de la litera encima de ella. "¿Quieres que toda la historia o simplemente la lista de condena?"

Los ojos de Lorna se abrieron un poco. "¿Hay una lista?"

"Una corta, sí". Kellie admitió, riéndose un poco ante la sorpresa en la voz de Lorna. Luego hizo una pausa antes de decir: "Sabes, nunca pensé que esta sería mi vida".

Lorna soltó una risa suave pero hastiada. "No creo que ninguna de nosotras soñara con ir a la cárcel cuando éramos niñas, Kellie. No recuerdo haber jugado con la Barbie ‘convicta’".

Manteniendo las cosas tan ligeras como sean posible. Está claro que está asustada por algo. "Incluso Barbie no se vería bien en rayas horizontales negras. Y estas zapatillas terribles. ¡Un ultraje!"

"Concuerdo. Aunque el lindo pero llorón Ken haría una puta de prisión perfecta".

Lorna parecía tan encantada por esa perspectiva que Kellie se rió suavemente. "Si tú lo dices. Cuando te dije que no creía que esta sería mi vida, es porque tenía un plan estando en casa. Un plan real". Ella sonrió un poco al recordar. "Estaba en el papel y todo. Tenía una casa grande y un Jaguar convertible, color rojo sangre, de época, que era lo suficientemente dulce para hacer a los hombres adultos llorar de envidia y a las rubias calientes derretirse como la manteca".

"Hombres llorando y rubias sexy chorreando por todas partes", dijo Lorna pensativa, una sonrisa de medio lado se encrespó en sus labios antes de lentamente desaparecer. "¿Eras feliz?"

"¡Tenía todo lo que siempre había querido! ¡Tendrías que estar en coma para no ser feliz en mi situación!"

"¿Eso un sí?"

Nerviosa, Kellie espetó lo único que se le ocurrió decir. "¡Yoyo tenía un plan!"

"O-kay", dijo Lorna vacilante. "Supongo que eso significa que sí".

Kellie apretó los dientes, pero su frustración desapareció cuando el silencio entre ellas se alargó. "No estoy segura", dijo finalmente. "Pensé que lo era. Yo… traté de serlo. Pero mirando hacia atrás, mi novia solo quería un pase libre al dinero y yo estaba tan estresada todo el tiempo que empecé a beber para relajarme. Una copa después del trabajo se convirtió en dos. Luego de dos se convirtieron en tres". Ella hizo una mueca. "Dejé de contar después de que empecé a pensar en términos de lo llena o vacía que estaba la botella".

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

"Esa es probablemente una mala señal", dijo Lorna inexpresiva.

algo".

Ella frunció el ceño mientras consideraba su vida desde adentro hacia afuera, y no al revés, por primera vez. No era tan bonita como ella pensaba que sería. "No tenía tiempo para familiares y alejé a mi familia durante tantos años que casi ninguno de ellos quiere tener nada que ver conmigo. Estuve tan ocupada trabajando para llegar a donde quería que el viaje apestó".

"¿Lo crees?" Kellie resopló. "Estaba trabajando de día y noche. Lo necesitaba

"¿Familia y amigos no estaban en el plan?"

Kellie cerró los ojos, con un sentimiento sombrío atravesándola. "No, realmente no. Érase una vez, hace un millón de años, pensé en asentarme. Tal vez incluso adoptar un bebé o algo así. Pero luego me di cuenta de lo mucho que tomaría una familia de mis recursos, por lo que lo taché de mi lista a favor de una piscina y más redes".

"Kel, tu plan apesta a mierda".

Kellie explotó con sorpresa estallando en risas. Encantada por una franqueza preciosa que había encontrado un par de veces en su vida, sonrió ante el uso del diminutivo de su nombre. Nadie la había llamado Keldesde que estaba en la escuela primaria. "Supongo que lo hacía. Pensé que sabía dónde iba". Su mirada revoloteó por la habitación a oscuras. "Y mira donde terminé".

"Mmm

Tu vida dio un rodeo", dijo Lorna pensativa, y por un momento Kellie se

preguntó si estaba hablando de ella o sí misma.

"Un desvío de treinta meses".

Las cejas de Lorna saltaron. "¿Una sentencia de dos años y medio de duración?"

"Elegible con libertad condicional en dieciocho meses, con el tiempo de servicio y buen comportamiento, pero estoy divagando. Bueno, volvamos a mi E! True Hollywood Story 10 ".

"¿Eh?"

"Olvídalo. Las cosas iban de mil maravillas en casa cuando el dinero empezó a desaparecer de los libros". Ellas nunca habían hablado de esta forma y se sentía mejor de lo que Kellie jamás hubiera creído. A pesar de que detestaba los hechos, abriéndose con alguien la hacía sentir un poco más ligera. "Era la propietaria mayoritaria de una empresa que compraba propiedades privadas y comerciales y la alistaba para nuevos desarrollos".

"¿Qué significa eso?"

10 Obviamente, es un programa de televisión por si no saben, que habla de las celebridades.

“Tiempos difíciles” de Blayne Cooper Scribd y XWPColección (Facebook)

Kellie pensó de vuelta en su trabajo; a ella nunca le gustó la forma en que la verdad absoluta sonaba. Pero se vio obligada a admitir que, si alguna vez habría una noche de verdades absolutas, o lo más cercana a ésta, sería en ese momento.

"Esto significa", dijo Kellie, "que yo contrataba cuadrillas de demolición para aniquilar cualquier cosa entre mí y una muerta pieza plana de basura. Probablemente soy responsable de la mitad de los centros comerciales feos, llenos de tiendas de un dólar y los salones de uñas baratos en el estado. Pero, de vez en cuando me gustaba comprar una propiedad de mierda, por lo general algo que fuera objeto de una ejecución hipotecaria reciente, y poner un poco de saliva y esmalte en ésta, entonces revenderla por un beneficio obsceno a corto plazo".

"Eso se llama flipping 11 , ¿verdad?" Lorna estuvo repentinamente excitada. "He visto algunos programas de televisión sobre eso. ¡He leído un libro también!"

"¿En serio?" Kellie parpadeó un par de veces en la oscuridad. "¿Por qué?"

"Debido

a

mi

trabajo

aquí,

por

supuesto,

y,

bueno

"

"Hablaremos de eso más tarde. Continua".

Lorna

hizo

una

pausa.

"Está bien, así que si valía la pena, me gustaba hacerlo. Pero esa era la excepción de la regla y no era