Sei sulla pagina 1di 7

© algaida editores, S. A.

1
1
Cuéntamelo todo
Cuéntamelo todo

1. Introducción

El título de la unidad que abre el libro, Cuéntamelo todo, es una invitación al ejercicio de la narra- ción y del diálogo por parte del alumnado. Se sugiere así la formación de un ambiente de apertura y confianza en esta unidad inicial (que coincide con el comienzo del curso, compañeros nuevos, etc.) que propicie el intercambio de ideas y la libertad de opiniones, al tiempo que se introduce el género narrativo protagonista de la lectura inicial no solo de esta primera unidad, sino también de las siguientes.

La lectura inicial tiene una especial importancia por lo que supone como abertura del libro de texto de Lengua castellana y literatura. Al presentarnos un fragmento de las aventuras del estudian- te y mago Harry Potter, se abre todo un mundo de fantasía e imaginación para los alumnos que se adentran en el universo literario —y los entusiasma porque se reconocen en el mismo— y de este modo se impide que se produzca un rechazo inicial a la materia por presentar elementos ajenos a su propio mundo, amén de facilitar la labor del docente y de constituir el comienzo de una línea de narrativa literaria que se continúa en los temas inmediatamente siguientes.

La sección Nos comunicamos , por tanto, está dedicada al estudio del texto narrativo y algunos de sus elementos más importantes, a saber narrador, estructura y personajes como tipología textual .

En la sección de Lengua se introducen los elementos constitutivos de la lengua como código co- municativo, haciendo hincapié en los elementos propios de la comunicación y los diferentes tipos de lenguaje, verbal y no verbal. De este modo el alumnado aprende a valorar la importancia de saber usa correctamente el código de su propia lengua y de reconocer que todas las lenguas constituyen códigos que sirven para comunicarse y poseen sus propios elementos.

En la sección de Literatura tratamos la cuestión del lenguaje literario, para conocer sus rasgos prin- cipales e ir haciendo un camino que inicie a los chavales en el aprendizaje de reconocer los textos literarios y su lenguaje.

En la sección Vamos a escribir tratamos la construcción de un texto para aprender los conectores principales que podemos usar en la comunicación diaria oral y escrita y la ortografía de las palabras homónimas y las reglas de acentuación, importantes para ir avanzando en este camino. Finalmente, iniciamos el repaso de palabras comodín, con el fin de aumentar el caudal léxico del alumnado.

Como novedad, incorporamos unos ejercicios que ayudan al aprendizaje y adecuación de las com- petencias básicas a la vida cotidiana y que presentan situaciones diarias y ya por último, en la sección Repasa la unidad , proponemos un texto con preguntas sobre el mismo de tipo práctico que repasan todo lo aprendido, lo que se completa con unos Esquemas de la unidad que recogen los contenidos teóricos más importantes de la misma.

Propuesta didáctica por unidades

© algaida editores, S. A.

2. Claves didácticas de la unidad

• La primera sección (Lectura inicial) presenta un fragmento del libro Harry Potter y la piedra filoso- fal, que inicia una serie de lecturas narrativas de carácter fantasioso e imaginativo que se continúa en las lecturas iniciales de los temas siguientes. Se pretende suscitar el interés del alumnado hacia el género narrativo y sobre todo potenciar a través del mismo la capacidad de imaginación y de relatar de modo oral u escrito textos narrativos de manera adecuada. Las actividades que siguen guían al alumnado en el plano comprensivo y promueven tareas relacionadas con la expresión oral y escrita, así como con el enriquecimiento del vocabulario.

• La sección Nos comunicamos (sobre tipología textual) presenta los rasgos principales del texto narrativo: estructura, puntos de vista, y tipología de los personajes. Se ofrecen las claves que per- miten comprender y explicar científicamente la tipología de un texto con el que, empíricamente, el alumno ya ha tenido un contacto muy intenso (competencia en comunicación lingüística).

• La sección de Lengua dedicada a la comunicación (verbal y no verbal) profundiza en el proceso comunicativo y presenta los elementos que lo constituyen. Pretende hacer ver que la comuni- cación es un fenómeno muy amplio sometido a numerosas reglas relacionadas con la cortesía, la adecuación, la presencia, el control de los gestos, etc. Se propone un enfoque científico sin olvidar las consideraciones de uso pragmático de los elementos comunicativos ( competencia en comunica- ción lingüística).

• La sección Literatura dedicada a los estudios literarios presenta las características principales del lenguaje literario, haciendo hincapié en que se trata de un lenguaje especial y que, por tanto, se debe aprender a distinguir entre denotación y connotación (competencia literaria).

• La sección Vamos a escribir tiene un triple enfoque: a) la composición textual (coherencia y cohesión), b) Ortografía , y c) Léxico . En esta primera unidad se proponen cuestiones relacio - nadas con la composición textual, se recuerdan las reglas de acentuación, las palabras homó - nimas y se hacen ejercicios de estilo basados en las llamadas palabras comodín .

• Se incorpora asimismo los ejercicios de la sección Con la palabra puedes que inciden en el desa- rrollo de las competencias básicas del alumno, ejercicios que parten de los contenidos estudiados en la unidad y que sirven para comprobar cómo a través de supuestos propios de la vida cotidiana el alumno ejercita sus competencias.

• En la sección Repasa la unidad proponemos un texto (en este primer caso, del cuento de Italo Calvino «La leyenda de Carlomagno») con preguntas sobre el mismo de tipo práctico que repasan todo lo aprendido, lo que se completa didácticamente con unos Esquemas de la unidad que sin - tetizan los contenidos de las secciones referidas a lengua y literatura de la unidad a través de dos esquemas sinópticos que serán útiles a la hora de repasar el estudio de la unidad.

Unidad 1

3. Actividades de atención a la diversidad

A) Actividades de refuerzo

Nombre:

Apellidos:

 

Curso:

Grupo:

Fecha:

/

/

1
1

Lee el siguiente texto y realiza las actividades que se sugieren a continuación:

 

De cómo el protagonista de este relato obtiene permiso para participar en un magnífico abordaje.

—¡Llamadme Ismael! ¡Me llamo Ismael! ¡Me llamo…!

—Cualquiera tiene derecho a un nombre con to- das las de la ley, ¿no? —empezó otra vez Ismael, tratando de aparentar mucha seriedad—. Y a que nadie se lo escamotee, ¿no?

Pero no pudo seguir, porque las carcajadas de los piratas lo ensordecieron todavía más que antes.

 

Un montón de risotadas interrumpió aquellos gritos:

—¡Se llama Ismaeeelll! —se burló un pirata con la pata de palo y tremendamente despeinado.

—¡Se llama Ismaeeelll! —aulló otro al que le fal- taban tres dedos y siempre se rascaba el cogote

se hurgaba la nariz con un garfio que guardaba en el bolsillo de sus pantalones.

—¡Se llama Ismaeeelll! —vociferó un tercero que, por el olor a berza cocida que despedía, era sin duda el cocinero del barco.

y

—¿Por qué me escamoteáis el nombre? Tururú —cantaron todos a una, desafinando de forma in- tolerable. ¡Tengo derecho a un nombre con todas las de la ley! ¡Oh, sí! ¡Tralará! ¡Con todas las de la leyyy! ¡Úa, úa! ¡Yeeeeee !

Y

mientras unos cantaban, otros se pusieron en

—¡Se llama Ismaeeelll! —chillaron todos los pira- tas a coro.

pie e inventaron unos pasos de baile que rápida- mente fueron secundados por el pirata violinista de a bordo.

Era un jueves por la mañana, y los jueves por la

mañana nunca había demasiado que hacer a bor- do del Nebraska. Los piratas solían reunirse a es- tribor y se dedicaban a remendar sus camisetas,

Ismael, entonces, hizo un mohín. Notó cómo las

pestañas se le humedecían y abrió la boca para

lanzar su más sentido sollozo

 

Pero no: si solta-

a

jugar a las cartas o a recordar antiguas andan-

ba una sola lágrima, alguien empezaría a llamarlo

 

zas en algún puerto de mar. Pero aquel jueves en concreto les pareció más divertido meterse un rato con Ismael. Sabían lo fácil que resultaba bur- larse de él, porque enseguida se ofendía y arru- gaba la nariz de una manera tremenda.

«Llorón» con todas las ganas. Vacilaba aún res- pecto a la actitud a tomar, cuando Sinhuesos, el pirata más voluminoso del barco, tropezó y cayó provocando un gran lío de brazos y de piernas, sables, patas de palo y pelos despeinados. La algarabía que se organizó fue escandalosa. Aun- que apretó los dientes con todas sus fuerzas para evitarlo, al muchacho le entró la risa.

Y, en efecto, Ismael, que precisamente esa ma - ñana a las nueve y nueve minutos cumplía nueve años, nueve meses y nueve días, cruzó los brazos

© algaida editores, S. A. Material fotocopiable autorizado.

El

capitán Narval, que permanecía en su camaro-

malhumorado, arrugó la nariz de una manera tre- menda y cerró la boca.

Razón no le faltaba para protestar, de eso que no quepa duda. Desde la noche en que, siendo apenas un bebé, apareció metido en una ces- ta y cubierto de mantas, rotando sobre las olas

te trazando rutas y consultando cartas de nave- gación, y que desde hacía un buen rato fingía ig- norar el confuso y enmarañado griterío que tenía lugar sobre su cabeza, se sintió obligado, por fin, a salir y poner orden en cubierta.

del mar, los piratas le habían puesto decenas de motes: Milagro había sido el primero, por lo de su extraña forma de llegar al barco; luego vino Sindientes; más tarde, Piernascortas; después,

«Con semejante tripulación —pensó, muy dis- gustado—, ¿quién en su sano juicio podría sacar adelante barco pirata alguno? ¡Por la lengua del ahorcado! —gruñó para sus adentros—. Como esto siga así, tendré que enviar de inmediato una queja oficial al novelista que escribe esta historia».

Llorón y Pelorrojo, Pelo pincho, Pinchorrojo lista sería interminable.

La

Unidad 1. Cuéntamelo todo

© algaida editores, S. A. Material fotocopiable autorizado.

Y es que, tanto Ismael como el resto de los pira-

tas del barco, incluido su capitán, eran seres muy especiales: eran los personajes de un libro.

—¡Sí! ¡Los personajes de un libro! —susurraba

a menudo el capitán Narval, brújula en ristre y

con la mirada brillante clavada en el horizonte—.

¡Vive Dios que eso somos y que esa es nuestra principal dignidad, nuestra grandeza!

Esto fue lo primero que aprendió Ismael a bor- do del Nebraska. Antes, incluso, que a fregar la

cubierta, a coser botones sin que los hilos se en- redaran por completo o a preparar un delicioso besugo a las mil hierbas. Como al resto de los miembros de su tripulación, el capitán le había explicado el asunto con todo detalle. De hecho, habló, disertó, divagó durante dos horas sobre

el tema, fingiendo que no se enteraba de que al

muchacho se le abría la boca y se le empañaban

los ojos de sueño:

—Y en resumen —concluyó aquel día, ignoran- do también el último y descomunal bostezo de Ismael—: hay gente que nace en el mundo real

y en cambio otros, como tú y como yo, somos

personajes de cuento.

A Ismael nunca le había interesado demasiado

aquella cuestión, la verdad. Vivía tan acostum- brado a la idea de que su existencia tenía lugar

en las páginas de un libro, que le daba lo mismo. No pertenecía a una mala historia, al fin y al cabo:

sus orígenes eran muy misteriosos; había crecido sobre las rodillas de piratas fuertes y aguerridos, que, aunque se burlaban a veces de él, lo adora- ban; cada mañana al despertar, su primera visión eran olas y espuma de mar; y disfrutaba, además, de la presencia y el carisma del capitán Narval. A cualquiera le hubiese encantado compartir unas líneas de su vida con aquel mítico personaje por muy filosóficas, intrincadas y oscuras que fueran

a veces sus palabras. Ismael sabía que podía con-

siderarse un chico afortunado… cuando pasaba por alto las pullas, los motes y las carcajadas bur-

lonas.

Precisamente aquel día, después de salir a cu- bierta y de dar cuatro voces para arreglar el des- barajuste causado por su tripulación, el capitán Narval apartó a un lado a Ismael:

—Creo que ha llegado tu momento —dijo, pro- nunciando muy serio estas palabras.

En honor a la verdad, el capitán Narval mostra- ba siempre compostura y severidad. Durante las fiestas a bordo, por poner un ejemplo, tan solo

él se abstenía de bailar el zapateado marinero o

de sacar la lengua y hacer imitaciones como los demás.

Ismael intentó disimular su emoción. Notó, sin embargo, cómo subía la temperatura de sus ore- jas y cómo algunos de sus tiesos pelos se ponían más de punta todavía. Aquellos instantes consti- tuían un episodio fundamental en su vida de per- sonaje de cuento. El muchacho sabía que incluso el más pendenciero y socarrón de los piratas as- piraba a escuchar tan enigmática frase en algún momento de su existencia.

«¡Por fin!, ¡por fin!, ¡por fin! —pensó, alboroza- do—. ¡Por fin podré participar en mi primer abor- daje!».

Pues a eso se refería el capitán, a la prueba de

fuego que podría consagrarlo como uno de los piratas más famosos y admirados de la literatura.

Y como ocurría bastante a menudo, el corazón de

Ismael brincó de alegría pensando en la suerte que tenía por ser uno de los protagonistas de una

novela de aventuras tan estupenda.

Durante toda aquella mañana, un cosquilleo le recorrió el cuerpo de la cabeza a los pies. Primero

iba hacia arriba, desde el último extremo de sus uñas sucias al de sus pelos rojos y tiesos. Y a la in- versa: desde el último extremo de sus pelos rojos

y tiesos hasta el de sus uñas sucias. Ismael puso

a punto su tirachinas especial. Se engalanó con

su mejor camiseta y sus pantalones menos zurci- dos. Anudó su pañuelo más limpio bien fuerte en el cuello. Peinó y repeinó su melena con raya al medio y todo. Incluso se enganchó un aro en la nariz para lograr un aspecto más fiero, aunque no tardó en quitárselo, pues, como descubrió casi de inmediato, complicaba en exceso hechos tan vulgares como el de olisquear en la pota del co- cinero o sonarse.

Solo después de un rato cayó en la cuenta de que aquellos preparativos estaban muy bien; mejor que bien, requetebién, pero… ¿qué barco iban a abordar si no aparecía ni uno en muchas millas a babor?

Este detalle lo desilusionó un poco al principio. Luego, lo impacientó. Más tarde, lo puso de un humor espantoso. Por último, cuando los días transcurrieron impasibles y tuvo que lavar su ca- miseta y zurcir otra vez sus pantalones, Ismael se deprimió profundamente. Los otros piratas, cuando lo notaron, se preocuparon tanto que in- cluso abandonaron su costumbre de ejercitar su ingenio y chancearse de él.

Todo lo contrario:

—¿Tienes frío, Ismael? —preguntaba uno, y le traía su propia manta.

—Pareces cansado, Ismael —decía otro, y le qui- taba el plumero de las manos, continuando con

Unidad 1

© algaida editores, S. A. Material fotocopiable autorizado.

la limpieza que el muchacho había emprendido en los camarotes.

—¿Quieres pescar, Ismael? —interrogaba un terce- ro, y le dejaba su arpón para que probase suerte.

Y rezaba para que nadie tuviera la ocurrencia de bautizarlo con ese nuevo apodo.

Belén Alonso de sAntiAgo

El libro de Ismael, Anaya

a) Comenta los procesos comunicativos contenidos en el texto que acabas de leer. Identifica los ele- mentos de la comunicación existentes.

b) Interpreta las siguientes expresiones del texto y propón a continuación otras alternativas:

• ¿Por qué me escamoteáis el nombre?

• Ismael, entonces, hizo un mohín…

• ¡Vive Dios que eso somos y que esa es nuestra principal dignidad, nuestra grandeza!

• En honor a la verdad, el capitán Narval mostraba siempre compostura y severidad.

c) Comenta las características del texto. ¿Se trata de un texto literario? ¿Por qué decimos que es narrativo?

d) Selecciona los ocho términos que te hayan resultado más desconocidos o difíciles, y elabora las co- rrespondientes fichas léxicas.

2
2

Actividad permanente: elaboración de murales literarios o presentaciones digitales por parejas. Se centrarán en los principales temas y géneros estudiados, y se alternarán pequeños fragmentos seleccionados con frases clave que reflejen las características principales de la época literaria. Los murales podrán ilustrarse con dibujos o fotografías.

Unidad 1. Cuéntamelo todo

B) Actividades de ampliación

 

Nombre:

Apellidos:

 

Curso:

Grupo:

Fecha:

/

/

1
1

Lee atentamente los tres microcuentos que siguen. Se trata de un subgénero narrativo apropiado para los tiempos actuales, en los que se carece a menudo de tiempo para leer; por otra parte, tiene muchas posibilidades expresivas por su condensación.

El patito feo

El patito feo, después de tanto sufrir, se miró en el espejo de las aguas y se vio convertido en un bello cisne. El hijo del granjero gritaba alborozado que tenían el más hermoso cisne de los contornos. Orgu- lloso, el ex patito feo pensó que sus problemas terminaban. Pero no era así, pues vino el granjero, lo miró ceñudo, murmuró que los cisnes no se comen, y lo echó a patadas del estanque.

El vencedor

El poderoso Doberman atacó al raquítico perrito callejero y lo dejó maltrecho y sangrante. No lo mató porque apareció el dueño, le colocó el dogal y la cadena, y se lo llevó para atarlo al poste de siempre. Allí cautivo, el Doberman sentía en la boca el gusto de la sangre, y era amargo. El perrito se arrastró

hasta el arroyo, dejó que el agua lavara sus heridas, y bebió. Y el agua era dulce, porque tenía el gusto de la libertad.

Extremos

El nieto y el abuelo, sentados en el verde césped, veían pasar el tren, como de juguete, allá en el fondo del valle. El abuelo, que había venido de muchas partes y estaba llegando al destino, se preguntaba:

«¿De dónde vendrá?» El nieto, que aún tenía que andar todos los caminos, se preguntaba: «¿Adónde irá?»

 

Mario HAlley MorA

 

Cuentos, microcuentos y anticuentos, en http://cervantesvirtual.com/servlet/SirveObras/07980629769072784494457

a) ¿Son literarios los microcuentos anteriores? ¿Por qué?

b) ¿Qué nos quiere decir el autor en cada uno de estos textos?

c) Busca las palabras que no hayas entendido, incorpóralas a tus fichas de léxico y sustitúyelas por un sinónimo.

© algaida editores, S. A. Material fotocopiable autorizado.

d) Siguiendo el modelo de estos tres microrrelatos (basados en la paradoja), prueba a escribir tú uno.

e) ¿Crees que estos relatos tan breves sirven solo para divertir al lector?

 
2
2

Actividad permanente: elaboración de murales literarios o presentaciones digitales por parejas. Se centrarán en los principales temas y géneros estudiados, y se alternarán pequeños fragmentos seleccionados con frases clave que reflejen las características principales de la época literaria. Los murales podrán ilustrarse con dibujos o fotografías.

Unidad 1

4. Prueba de evaluación

 

Nombre:

Apellidos:

   
 

Curso:

Grupo:

Fecha:

/

/

1
1

Los procesos comunicativos pueden verse obstaculizados por numerosas circunstancias. El escaso dominio de una lengua (por parte de un compañero extranjero), ¿en qué situaciones habituales de habla puede afectarle? Imagina que has de enseñar a tu nuevo compañero fórmulas para desenvol- verse en un español correcto en las siguientes situaciones:

 

a) Presentarse formalmente a un compañero de clase.

 

b) Saludar a un compañero de clase.

c) Saludar a un desconocido.

d) Preguntar la hora y el día.

e) Pedir agua en un bar.

f) Preguntar por la oficina de correos más cercana.

 

g) Pedir a un compañero de curso superior que te enseñe la biblioteca.

h) Negarse cortésmente a comprar un paquete de pañuelos en un semáforo.

i) Solicitar a un profesor que vuelva a explicar algún aspecto de la unidad.

j) Felicitar a un desconocido por un premio recibido.

k) Felicitar a un familiar por haber tenido un nuevo hijo.

l) Invitar a un compañero a visitar tu casa.

2
2

Cuando sea posible, dramatizad las situaciones y construid una conversación con sentido.

 
3
3

Tipos de estructura narrativa y puntos de vista narrativos.

 
4
4

Elementos que intervienen en el proceso de la comunicación.

5
5

Analiza los elementos que intervienen en los siguientes procesos de la comunicación:

 
 

a) Juan estrecha la mano de Abel.

b) Luisa comenta una novela por teléfono con Marta.

 

c) Pedro guiña un ojo a su hermano.

6
6

Lee el siguiente texto y señala su género literario. Justifica tu respuesta.

 
 

Romance sonámbulo

© algaida editores, S. A. Material fotocopiable autorizado.

Verde que te quiero verde.

Verde viento. Verdes ramas. El barco sobre la mar

 

y

el caballo en la montaña.

 

Con la sombra en la cintura ella sueña en su baranda, verde carne, pelo verde, con ojos de fría plata.

Verde que te quiero verde. Bajo la luna gitana, las cosas le están mirando

 

y

ella no puede mirarlas.

 

Federico gArcíA lorcA