Sei sulla pagina 1di 32

ROCK BLUES JAZZ

José L. de Navas

INDICE

INTRODUCCION

3

PROGRESION BLUES

5

COUNTRY BLUES

7

EJERCICIO RITMICO

8

UP BEAT

10

BALADA ROCK

12

JAZZ ROCK

13

ESCALA BLUES

15

EJERCICIOS CON ESCALAS BLUES

18

HELLO BLUES-UNO

25

PLANIFICACION DIGITAL

27

HELLO BLUES - DOS

28

HELLO BLUES-TRES

29

© Copyright 1984. José L. de Navas. Publicado por Ediciones Hal Leonard, S.A. Barcelona. Distribución Exclusiva: Music Distribución, S.A. Apartado de Correos 23.135, Barcelona.

Dep. Legal B-9104-84

1

Distribución Exclusiva: Music Distribución, S.A. Apartado de Correos 23.135, Barcelona. Dep. Legal B-9104-84 1

MANO DERECHA Clave de Sol

MANO DERECHA Clave de Sol Clave de Fa MANO IZQUIERDA Compás de cuatro tiempos Cada tiempo

Clave de Fa MANO IZQUIERDA

MANO DERECHA Clave de Sol Clave de Fa MANO IZQUIERDA Compás de cuatro tiempos Cada tiempo

Compás de cuatro tiempos Cada tiempo vale 1 / 4 de compás

de cuatro tiempos Cada tiempo vale 1 / 4 de compás Redonda vale 4 tiempos entran

Redonda vale 4 tiempos entran 1 en un compás

Blanca vale 2 tiempos entran 2 en un compás

Negra vale 1 tiempo

entran

4 en un compás (1en cada tiempo)

Corchea

vale 1/2 tiempo

entran

8 en un compás (2en cada tiempo)

Semi­

corchea

vale 1/4 tiempo

entran 16 en un compás (4en cada tiempo)

Tresillo vale 1/3 tiempo

entran 12 en un compás (3en cada tiempo)

2

INTRODUCCION

El motivo de la gran popularidad que ha conseguido la «música BLUES» en nuestro tiempo es, principalmente, que tiene la habilidad de sumergir al intérprete y al que la escucha en un estado de optimismo dentro de una envoltura pesimista.

Según podrá ver más adelante, en las progresiones blues el plano ar­ mónico es básicamente mayor. Es decir, el acompañamiento que se to­ ca con la mano izquierda en el teclado está compuesto por Acordes Mayores.

Por otro lado, la línea melódica, que se toca con la mano derecha, se ejecuta en modo menor (escala blues), con lo que se proyectan sutile­ zas con naturaleza de transición, que resaltan sobre la acompasada es­ tabilidad de los acordes mayores de la mano izquierda.

Los BLUES son, digamos, un estilo de composición más que una for­ ma. Tienen una estructura armónica fácil, con la que nos sumergen en un ambiente en el que se puede liberar nuestro espíritu creativo a su alrededor.

Por ello, cuando más adelante ya se encuentre familiarizado con sus estructuras, el blues le abrirá las puertas para aprender a improvisar y pasearse libremente sobre el teclado.

W.C. Handy fue el primer compositor importante de música blues, componiendo en el año 1914 los «St. Louis Blues».

3

A continuación, con este libro le expongo unas nociones y ejercicios

iniciales para que pueda llegar a comprender y tocar blues. También, y muy importante, para que sepa «escuchar» blues.

A partir de estas nociones básicas podrá sofisticar sus interpretaciones

sin límite, por el método que han utilizado y que siempre utilizarán los

músicos de jazz: escuchando y estudiando a los grandes intérpretes.

Desde ahora le recomiendo, si no lo tiene ya, que compre un cassette o disco de algún terceto o cuarteto con pianista que interpreten blues clásicos, preferentemente no muy rápidos, melódico lento. Pregúntele

al vendedor de la tienda de discos.

Los blues son un derivado de las canciones del Ragtime Negro en Esta­ dos Unidos a principios de siglo, y sus grandes intérpretes normalmen­

te ya los tomaban con el biberón. Vaya escuchándolos y déjelos que

corran por sus venas.

Su primer objetivo será conocer bien las formas de blues más sencillas

y empezaré por explicarle el desarrollo de la mano izquierda con acor­ des mayores.

Las siguientes explicaciones y ejercicios están pensados para que su estudio avance en una dirección programada. Estudie los ejercicios or­ denadamente y apréndaselos de memoria. No pase al siguiente ejerci­ cio hasta que no sepa el anterior correctamente de memoria. Más vale poco, limpio y bien que mucho y mal.

4

PROGRESION DE BLUES

La característica musical más fuerte que poseen los blues es justamen­ te la estructura armónica que desarrollará con la mano izquierda, la PROGRESION DE BLUES. Es decir, el patrón de una sucesión de acor­ des que se va repitiendo.

Estas progresiones normalmente constan de 8, 12 ó 24 compases, sien­ do la forma de doce compases la más usual.

Vea a continuación cómo sería una progresión blues de doce compases en la escala de C(do), que se denomina nota TONICA de esta progre­ sión:

C(do), que se denomina nota TONICA de esta progre­ sión: Esto quiere decir que con la

Esto quiere decir que con la mano izquierda deberá llenar:

4

compases de 4 tiempos con acordes de la tónica

C(do)

2 compases de 4 tiempos con acordes de la subdominante F(fa)

2

compases de 4 tiempos con acordes de la tónica

C(do)

1

compases de 4 tiempos con acordes de la dominante G(sol)

1

compases de 4 tiempos con acordes de la subdominante F(fa)

2

compases de 4 tiempos con acordes de la tónica

C(do)

para completar un ciclo de esta progresión blues, según verá a conti­ nuación, y volver a empezar otro ciclo. Así, sucesivamente, variando la mano derecha, hasta que decida parar.

5

Para este primer ejercicio, escrito en la página siguiente, he escogido como progresión blues la misma combinación de acordes l-IV-V por ser la más usual.

Observe en el dibujo inferior los acordes que utiliza con la mano izquier­ da para llenar los cuatro tiempos de cada compás respectivamente. Vea cómo el quinto dedo le indica en qué compás está tocando y el se­ gundo dedo le muestra el tiempo.

Vea cómo el quinto dedo le indica en qué compás está tocando y el se­ gundo

6

Empiece practicando este ejercicio sólo con la mano izquierda, a ritmo lento, encadenando (repitiendo) la progresión varias veces. Practique sólo con la izquierda hasta que pueda subirla y bajarla fácilmente por los acordes de memoria y sin cometer equivocaciones aunque esté distraído. Observe el teclado, que es donde está produciendo la músi­ ca.

Más adelante, cuando ya conozca el ejercicio con ambas manos, es­ cuche el diferente efecto sonoro que consigue con la mano derecha en E b (Mi b ) si lo utiliza como tercera menor de C (do) o si lo utiliza como séptima de F(fa), según puede escuchar en el quinto compás del ejerci­ cio.

COUNTRY BLUES

(do) o si lo utiliza como séptima de F(fa), según puede escuchar en el quinto compás

7

EJERCICIO RÍTMICO

Este segundo ejercicio es muy importante, porque es un ejercicio casi gimnástico para poner el cuerpo en marcha y acostumbrarlo a un movi­ miento rítmico específico.

Según puede ver en el dibujo inferior, el movimiento de los dedos tiene poca complicación: Octavas con la mano izquierda y tres acordes, res­ pectivamente, para la mano derecha.

La importancia radica en conseguir el movimiento acompasado de am­ bos brazos con el cuerpo para producir este ritmo, sin tener necesidad de aplicar tensión con su consiguiente cansancio. Vea cómo el brazo izquierdo tiene un movimiento de tensión/distensión debido al cual al principio se cansará mucho. Insista hasta que pueda encadenar la progresión unas cuatro veces sin cansarse.

En el diagrama inferior en la página siguiente, he trazado dos líneas gráfico-melódicas imaginariamente emitidas por cada mano cuando presionan sobre el teclado. Observe el paralelismo que debe procurar mantener con sus manos cuando todos los dedos al unísono marcan los tiempos.

Observe el paralelismo que debe procurar mantener con sus manos cuando todos los dedos al unísono

8

9

9

UP BEAT (ap bit)

Una de las características de la música moderna de hoy en día, general­ mente derivada del rock and roll, es la de acentuar el «up beat» (golpe alto) del compás

Cuando cuenta en compás de cuatro tiempos, como que empieza a contar por el primero, la tendencia natural le llevará a acentuar los tiem­ pos uno y tres.

natural le llevará a acentuar los tiem­ pos uno y tres. Vea cómo cada tiempo puede

Vea cómo cada tiempo puede dividirlo en dos golpes de medio tiempo cada uno, uno abajo y el otro arriba. Pruebe con la mano según el dibu­ jo a continuación y cuente:

con la mano según el dibu­ jo a continuación y cuente: ahora, suprima contar los números

ahora, suprima contar los números de arriba substituyéndolos por la conjunción «y» acentuándola y obtendrá.

por la conjunción «y» acentuándola y obtendrá. Haga una prueba práctica para verlo realmente, Animo, mejor

Haga una prueba práctica para verlo realmente, Animo, mejor si se po­

ne de pie. Primero cuente 1, 2, 3, 4 varias veces libremente con un po­

co de ritmo. Luego cuente 1 y 2 y 3 y 4,

dando un golpe al suelo con el pie en los números de abajo y una buena

según el dibujo anterior,

palmada con ambas manos cuando cuente los «y» de arriba.

10

Observe la viveza que automáticamente adquiere el ritmo cuando cuenta acentuando las palmadas en el «up beat» cómo por ejemplo:

acentuando las palmadas en el «up beat» cómo por ejemplo: Todos los ejercicios de este libro

Todos los ejercicios de este libro son para tocarlos sin pedal. Además, es conveniente que compre un metrónomo, a ser posible uno de los que marcan cada cuatro tiempos con una campanita para que cuando estudia le mantenga dentro de una pauta.

Al principio, sin darse cuenta, debido a nervios y tensión, mientras practica irá aumentando su velocidad y el estudio se le convertirá mucho más difícil.

En efecto, aunque le parezca extraño en jazz, el metrónomo es un buen compañero para mantenerse dentro del ritmo mientras estudia tocando solo.

Una vez, cuando empezaba a comprender música, le pregunté a un amigo mío y buen pianista: «¿Qué es lo que hace falta para poder tocar bien jazz al piano?». Sin pensarlo ni un segundo me contestó: «Tocar acompañado de un buen contrabajo».

Ciertamente tenía toda la razón, ahora bien, como que no todos tienen la suerte de ser amigos de un contrabajo ni de disponer de él en todo momento, cuando usted se siente frente al teclado para tocar blues, piense que con la mano izquierda deberá crear un ambiente como si fuera un músico al contrabajo y con la mano derecha expresar frases como si fuera otro músico al piano.

Cada mano por su lado, pasean y conversan juntas encontrándose y separándose en buena armonía dentro de un ritmo.

11

BALADA ROCK

BALADA ROCK En el 4º ejercicio en la página siguiente observe cómo utilizando la mis­ ma

En el 4º ejercicio en la página siguiente observe cómo utilizando la mis­ ma mano izquierda, que ya aprendió en el ejercicio anterior, desarrolla la mano derecha de una manera más viva. Después de la invitación en el compás sube la mano a una octava más alta, donde permanece cuatro compases hasta que luego vuelve a bajar a la octava del medio y así llega al final.

12

JAZZ ROCK

JAZZ ROCK 13

13

Este 5º ejercicio es básicamente un ejemplo de transposición donde he transpuesto la misma melodía del cuarto ejercicio tocada en la escala de C(do) a la escala de su quinta G(sol). Observe cómo solamente ne­ cesita añadir un acorde nuevo en el 11º compás: D(re), quien a su vez es la quinta de G(sol).

cómo solamente ne­ cesita añadir un acorde nuevo en el 11º compás: D(re), quien a su

14

ESCALA BLUES

Llegó el momento de que conozca la escala blues. Utilizaré para el ejemplo como tónica la tecla C(do) según puede ver a continuación:

tónica la tecla C(do) según puede ver a continuación: Observe que es una escala de seis

Observe que es una escala de seis notas, y una manera fácil de locali­ zarla es visualizar el acorde menor séptima de la nota deseada (tónica) y añadirle los dos semitonos por debajo de la quinta: 4 + 2 = 6.

15

Seguramente habrá notado, escuchando melodías blues, que cuando la mano derecha sube y baja por el teclado tocando escalas blues utiliza muchas más teclas que la mano izquierda que está marcando el tiem­ po.

En la página siguiente he escogido unos ejemplos para mostrarle algu­ nas de las manera más usuales de organizar las notas para ambas ma­ nos presentándoselas en forma de ejercicios, ilustrados en el dibujo in­ ferior:

Mano derecha Mano izquierda
Mano
derecha
Mano izquierda
Observe cómo la mano derecha utiliza dos o tres notas, según sea el ejercicio, por
Observe cómo la mano derecha utiliza dos o tres notas, según sea el
ejercicio, por cada nota de la izquierda y en el último ejemplo empieza
por arriba y desciende.
Vea cómo la mano izquierda es igual para todos los ejercicios, los cinco
dedos en las cinco primeras notas de la escala blues. Si lo desea puede
convertirla en mayor substituyendo por E(mi). Pruebe y es-
cuche la diferencia.
Estos ejercicios son muy interesantes porque darán fuerza a sus dedos
adquiriendo seguridad y agilidad. Acostumbrará a ambas manos a
mantener una sincronización aunque estén realizando movimientos
distintos. En muy poco tiempo, cuando ya los tenga por la mano en
una escala, verá cómo los mezcla de oído sin problema obteniendo to­
nadillas blues de cosecha propia.

16

*C DO

*C DO *Para facilitar su lectura estas escalas blues están escritas en modo dórico 17

*Para facilitar su lectura estas escalas blues están escritas en modo dórico

17

EJERCICIOS CON ESCALAS BLUES

Vea a continuación cómo he apli­ cado a las demás escalas dos de los ejercicios expuestos en la página anterior y se las presento organiza­ das según el círculo de quintas, co­ mo puede observar en el dibujo a la derecha.

quintas, co­ mo puede observar en el dibujo a la derecha. En los siguientes ejemplos, además

En los siguientes ejemplos, además le indico, sobre el dibujo-teclado la escala mayor y el acorde mayor séptima correspondiente a cada nota. Si desea mayor información sobre el teclado vea otro libro mío editado por esta misma editorial: ACORDES SOBRE EL TECLADO - CONOZ­ CALOS DE OIDO.

Escala Mayor

Escala Blues

mío editado por esta misma editorial: ACORDES SOBRE EL TECLADO - CONOZ­ CALOS DE OIDO. Escala
mío editado por esta misma editorial: ACORDES SOBRE EL TECLADO - CONOZ­ CALOS DE OIDO. Escala
mío editado por esta misma editorial: ACORDES SOBRE EL TECLADO - CONOZ­ CALOS DE OIDO. Escala

18

19

19

20
20
21
21
22
22
23
23

De las doce escalas blues expuestas en las páginas anteriores, lógica­ mente hay escalas más cómodas para tocar que otras, más complica­ das y que se utilizan menos. Antes de pasar a los siguientes ejercicios quiero mostrarle con el dibujo inferior el motivo por el que he escogido la nota Ada) como tónica, además de por ser ésta una de las escalas más cómodas y usuales.

Mirando el teclado, si considera las teclas blancas como el llano y las teclas negras como las cúspides, en su campo de trabajo, topográfica­ mente hablando, las escalas blues, acordes de séptima y de menor sép­ tima de las tónicas Ada) - D(re) y E(mi) son idénticas respectivamente, por lo que se tocan con igual digitación e imaginación visual de tecla­ do.

Con estas ilustraciones intento ayudarle a identificar el movimiento de sus dedos topográficamente organizado, lo que, con la práctica, le ayudará a transponer o localizar acordes durante sus improvisaciones. No se conforme mirando los dibujos, compruébelo sobre su teclado.

o localizar acordes durante sus improvisaciones. No se conforme mirando los dibujos, compruébelo sobre su teclado.

24

HELLO BLUES - UNO

HELLO BLUES - UNO 25

25

Esta serie de ejercicios HELLO BLUES está preparada para paulatina­ mente enseñarle a combinar, ya dentro de una progresión blues, los ritmos y las escalas de los ejercicios anteriores. Es muy importante que antes de empezar esta serie, primero practique bien los ejercicios de la nota Ada) en escala blues, pág. 19, utilizando la digitación que indico, con lo que adquirirá una pulsación-swing adecuada.

Para poder explicarme mejor y ayudarle a ver cómo puede programar fácilmente una progresión blues cuando se siente frente al teclado para improvisar, en la página a su derecha he esquematizado una planifica­ ción digital para el movimiento de las teclas según los doce compases de la progresión del ejercicio anterior, Helio Blues Uno.

Observando el dibujo, imagine que el esquema de planificación digital pudiera deslizarse en sentido ascendente por debajo del dibujo-teclado y, como los rollos de las antiguas pianolas, accionar las teclas tocando el ejercicio anterior.

Esta ilustración le ayudará a adquirir una nueva visión global de la progresión blues y ahora vea cómo el pianista imaginario planificaría mentalmente esta progresión:

1 º Escoge una escala blues en la que va a tocar (este caso A (la)) con lo que, a partir del momento en que empiece a tocar, la mano izquierda se pondrá en marcha y deberá marcar los tiempos automáticamente sin tener que pensarlo, vea de nuevo pág. 19.

- Con la mano derecha empieza tocando una zona de ritmo de varios compases que le salen con facilidad; mientras, tiene tiempo para pen­ sar lo que va a hacer con la mano derecha sobre la escala blues por el teclado.

3º - Decide bajar escaladamente a otra zona de ritmo, más baja en el teclado, donde de nuevo tiene tiempo para pensar: ¿subir o bajar?

4º y 5º - Finalmente sube y baja por otra zona escalada, siempre en es­ cala blues de Ada), para finalizar en una zona de ritmo que, si lo desea, le permite empalmar fácilmente con el principio volviendo a empezar.

26

27

27

HELLO BLUES - DOS

HELLO BLUES - DOS 28

28

HELLO BLUES - TRES

HELLO BLUES - TRES 29

29

Según ya le digo al empezar el libro, es importante que aprenda los ejercicios de memoria para de esta manera familiarizarse con los soni­ dos directamente sobre el teclado.

Poco a poco, no es tan difícil acostumbrarse a tocar de memoria. Pien­ se que, en el fondo, interpretar música es enseñar a la mente a contar sin que se dé cuenta de que está contando.

La próxima vez que escuche algún buen pianista interpretando jazz, observe cómo usted, sin darse cuenta, mueve la cabeza en un balan­ ceo rítmico dentro del movimiento general de la melodía.

ceo rítmico dentro del movimiento general de la melodía. Pues bien, mientras practica los ejercicios anteriores

Pues bien, mientras practica los ejercicios anteriores deberá procurar mantener limpia y sin tropiezos esa continuidad sobre el movimiento general. Durante el desarrollo de las progresiones habrá partes que le saldrán muy bien hasta que siempre tropieza en un mismo punto en el que duda y rompe esa continuidad:

en un mismo punto en el que duda y rompe esa continuidad: Esa duda normalmente proviene

Esa duda normalmente proviene de que no sabe bien lo que debe de hacer con una de las manos y se equivoca de teclas cuando quiere combinarla con la otra mano. Los siguientes pasos que le expongo le ayudarán a superar estas dudas concentrando su atención en el punto problemático.

1. —Cuando se equivoca, pare su ejercicio y averigüe con cual de las manos se equivoca.

2. — Practique esa parte cada mano separadamente y en especial la que ya le salía bien.

3. —Mientras de nuevo practica el ejercicio, un poco antes de ese mo­ mento donde siempre duda, prepárese mentalmente ya para dirigir su mirada a esa zona problemática.

30

4. —Cuando llega el momento difícil, piense solo en mirar esas notas dudosas y olvídese completamente de la otra mano que ya va sola.

Una vez superado el punto problemático, realizará estos pasos sin dar­ se cuenta dentro del desenvolvimiento fluido de sus interpretaciones.

Ya está llegando al final del libro, por lo que me gustaría dar un pe­ queño repaso a lo que le he expuesto para que pueda obtener el máxi­ mo rendimiento.

Al principio, después de captar el concepto y la cadencia de la progre­ sión blues, pase a los ejercicios rítmicos que le ayudarán a ponerse en movimiento. Practíquelos hasta que le salgan automáticamente, así en el futuro se convertirán en zonas de seguridad que le proporcionarán tiempo para pensar durante sus interpretaciones.

Los ejercicios en escala blues son básicos porque le familiarizarán con las estructuras topográficas blues y le darán libertad a sus manos, ade­ más de adquirir una buena pulsación-swing. Recuerde que una digita­ ción correcta es muy importante para toda clase de música.

Acostúmbrese a tocar los ejercicios sin necesidad de tener el libro enfrente, utilícelo sólo para aprender. Con la serie Helio Blues es mejor que empiece por aprender cada uno de los tres ejercicios individual­ mente de memoria. Luego acostúmbrese a enlazar y combinar las tres progresiones a voluntad, utilizando el método de planificación digital imaginando una visión de conjunto.

Cuando ya se sienta muy seguro tocando en una escala entreténgase a transponer a otra de las escalas que le sugiero y descubrirá muchas cu­ riosidades del teclado que le ayudarán a familiarizarse con su instru­ mento.

Como despedida me gustaría decirle que daré por alcanzado el objetivo de este libro el día que usted, cansado de tocar de memoria estos ejerci­ cios, se lance al campo de la improvisación navegando por los mares de su propia libertad musical.

31