Sei sulla pagina 1di 29
“Hh ideria =? y Petite GEOERAF irs 5. LA POBLACION DE ist Y LA REVOLUCION INDUSTRIAL POR MEFS Seis dif exper I importancs de lnGevlocn indesaen 1a historia demogréfica. A su amparo se produjeron cambios fundamen- tsles en le conducte demogrilica, en Ja dissribucién de la poblacidn, en Ja estracrara ocupstional, ep el volumea relative de Jes pablaciones rurales y urbanas, y en los fuentes djsponibles para el estudio de le blacién| Dishos Gambios fron tan{caizales cus los vejs sistemas fe andliss resulan a veces inaplicables: El vino nuevo puede hacer estallar las viejos borellas. Sin embargo, v puesto gue Jos principales cambios erisinedos por Je revohicién indusital se hen visto refcjador en la cambiante demograia de las sociedades industiles, le demogre fia histéria constitave un mado adecvado de penetret en e] estudio de muchos aspectos de esa exttaordinaria serie de cambios intenrele cionados que denominaros revolucién industrial. CARACTERISTICAS DE.LA REVOLUGIGN sNDUSTAIAL sroaccién nepativa entre ciortas variables cconémices y demogrificas)era wn Gasgo distintiva de todas las core dades preindustriales, aquejede),poF defnicién (de una incapackiad vo fal pc eng rin coved Ge erent preps) Durante la Gevoizcién indostrah la tnica de esas relaciones varid, vigadose esti intezelasiones negatives sustituides pos otras posiivas en algunos sectoresimpostanves del entramado toial)Como ejemplo de retroaccin,pasitiva dentro de un gector de dicho Entramado, con fideremos el faodelo de le Sigura 5.1) gue not muestra effect del épido crecimlanto de Londres sobre le economia y la sociedad inglesa POBLACIGN ¥ REVOLUCIGN INDUSTRIAL 147 el siglo vata) El diagrame{ muestra también lo esteechos que eran Jos Jans existentes enire los eambies demogribces, econémicos y socio- 1Bpicos dorante ese ptiodo) Dado que todas las relaciones de diagrama son postivas no ha Jugar coloca, como la figura 4.1, signos winds» o «menos» en las fee chas que seialan as conexiones, La nica dsticién que se bace es enue relaciones recirocas (sefaladas con dos flechts, uoa en cada direceidn) y aguas otras gue se dan en una sela dizeecién. As! por ejemplo, el ctscimienio de Londres promovié mejoras en los medios dle tsosporee (estimalando en gran medida el desarrollo de Ia aave- zacidn costera) y a st ver dichss mejores facilvaron el ulterior reci- aiento de la cisdad. De abt Jas flches que entran y salen de la c&- sile 5. Pero aun cuando las mejoras en los trensporces(casilla 5) es fisslaton el cambio agricola (cals 2) al aumeatar el tamafio del aercado «| que cada campesino podia acudir, no hey, en este caso, feche indicadora de reciprocidad. A veces, Je nuseacia de fecha io: icadora en aquellos casos en que se indica uma conexién eo un slo sentido, puede parecer arbitrzia pero no es que impligue uoa fala total de cualquier efecto reciproco, sino tan solo que éte es de im portncia mucho menor que la relaciin indicada, En este modelo se den slempre, por supueso, zeleciones seciprocas indccrat a craves de caminos més large. Este(godelo tsata de representar algunos resultados de un hecho demogralicw masivo: al gigantesco crecimieoto de Londres duzanie dos sigs awit y xvart] En 1650 era sta ya una ciudad de 330.000 Inbitantes,epronimadalnente y, a pesar de las inmensas pérdidas hu smanas debides a's peste de 1655 y a ta interrupcidn que en su desa xrollo supuso ] gran incendio acaecido al aio siguiente, hacia el so 1700 era uns de las mayores ciudades de Europa con ta poble «iin de casi 950,000 habitantes. Hacia 1800 esta cfza era de 900.000 y Loneres eta coble que Paris, su ms cercana competidora, Ya en 1650 el 7 por 100 de Jn poblacién inglesa, més o menos, vivie en Londees: cien ais ms tade asta cifta era del 11 por 100 (en esta ‘tm fecha Paris representaba cl 2 por 100, eproximadamence, de |a poblacidn toi francesa) Agunes cludades del mundo clsico, aun) siendo mucho foés pequeta’, tuvieron un efecto nocivo sobre. las economies locales} pudiendo con zaxén ser tachadas de (arésitos) En l caso de (Londsed sin embargo, fu erecimiento beneficié mucho & la 148 HISTORIA ¥ POBLACION REVOLUCION INDUSTRIAL t + 4 | | lous Mercado || jen at aa nacional | } [feemeno | a En eal ome ft | | 4 | | ° Nuevas: 5 Z formas dol | frovtrese| | | teropor a ssa | || ae 7 t 7 eel 4 am fag i om Hl oo, eSeie feats q ie l (CRECIMIENTO DE LONDRES Fron 5.1 Crecimiento de Londres y la revolucién industrial en Inglaterra economia y dio un empuie importante a le tonsformacign genetal de Ie socieded ingless.) 1No consituye este capitulo un examen completo de les reacio 1. Wrigley, 1567 PostaciSe ¥ arvoLUciéN INDUSTRIAL 4s ses desertas en el model sélo se pretende ilustinr In naturaleza de tuna scuacin ce rtroaccidn positive. En consecuen- is nicamente se descrbinin en detalie algunos aspects del m Cabe encontrar un excelente ejemplo de(setoaccidn positiva) sk twaciéa de tan alta isyportancia estratéica Fara la revolucién indus- tril en Loglaterre—{gn el efecto del crecimiento de Londzes gobre Ja agriculeara inglesa. A megida que crecfa, Londres esa cantidad cada yee mayor dd{alimentos. Esto prodvjo cambios Tucionerios en las priticas Sgziolas, al principio] solamente en. un radio limitedo en toro a la ciodad, y luego, a’principios Wel s- glo av, en una gran parte de Inglaterra. medida que aumentaba el ndimero de campesinos que se vefan afectados por Ia demanda del rereado, Jos métodos agzeolastadiionales empezaron a desaparecr, se serebraron nuevas cosechas, se acentué) el proceso de(cercar Jos campos y se re tess aljgecs 2 reer aga smenios més baratog signiicabad Slarios reales més altos) dé abi Is flecha a la casilla 6) (Bara asegutar y ampliar los aprovisionamientos, Jos comerciantes ingleses)de care, fruta, aves, etc, ¢ fueron intere: sendo cada veo més en las condiciones de prodvccién € insufaron ci: pital y experiencia comercial s las unidades de preduccin, El proce- ro(estimulé fuertemente la tansformacién de Ta sgricol seguré a Londres el abastecimaiento de ali -mentos barshos) Cada paso de este proceso hacfs més fcil el siguiente El conjunto de las casilas 8, 9 y 10 del disgrame refieja Gambios sociales estrechamente relacionados, Romper con lag actitudes atea- @re. y adoptar actitudes y valores «racionaless}signiice poner (uy énfass ene) triunfo personal que en las stuationes heredad or otta parte dear de aceptar los modos de conducteestablecidos ¥ que eran seg"ides sin replicar simplemente porque existan desde hue mucho tiempo; zecmplazar Ia costume por el conrato ¥ sobre todo cansierar los aruntos econémicos més como motivo de efleuo 1 Beside cust a ls circonseancias cambiantes que come campo para €l ejerccio de derechos establecidos y el cumplimiento de cbliguco- es traicionales, todo elo supoata el auge de ouevos grupos sociales gue no sosribian Jos valores de las Elites de le sociedad tradicional. Cx capicidad y el talento} ya no se dpsplazan segrin Joe canales socia Tes estabecidos de antiguo, sino que(gueden ser absorbidos por aque. ios gropos, cuyas actividades hacen embiat a la sociedad) Los(gein des aracionales» conducea) asimismo(@ nuevos hfbitos de consumo, 150 LISTORIA ¥ PORLACIGN tadas 4 Ja costombre o alas leyes suntuatics, Lafera del const rasa esté ya a la woelta de Ja exquina (y las(ouenss necesidades rnuevos puestas de trabajo} de abi la Heche eatre las casillas 10 y 6). No es preciso insisic 6 que el Gecimiento de Londres facilis y fue al mismo tiempo faciltado por Ir mejora en los servicios comer ciales y en los transportes y el desarzolla de un mercado general na ional)(casilas 1, 4 5). Tanpoco son de extafar las. relaciones pucsids de relieve en Ia casa 3 (cambios en las fuentes de maverias pprimas] dado lo escrito anteriormente {véase pp. 60-62). EKerecimien- to de Londres tuvo mycho que ver con al desarcollo, en Tnglater, de Ja industrie miner (ana sexta patie, eprosimadamente, de lis exttaccones torales deearb6a)de!reino era embarcada rambo « Lon- des desde las mines 8 Tyne’y Wear en al siglo xvmu, y este tice ‘empleaba a la mitad de le flota de} puis). Tantas cosas eran las que se hellaben supeditadas a] crecimiento de la industria carbonera que exte estimulo resulté importante, Asimismo, (de no haber contado con carba en cantidad para sustituir a le madera, los gastos)tento Ge los hogares domésticos) come de mmuchas(de lat indostria’ de la “capital hubieran aumentad® y quieé Jes bubieran impedida continaar smanteniéndare, Finalmente, le coil 7 —eoodiciones demogrdficas adecuadas— sefsla una sitdacién en i que la(poblaciéa, cuando Ja renta real smumente, a9 crece con igual rapide vomo decrece cuando se invierte Ja tendeacid(situacién de retroucién negativa tipica de Jz mavozia de las sociédages preindustriales}. Esto podis cous oboe Ia(fe- axl furd uly ot ein les ese poco one cae Ja zenta teal abcendia: pefo) pods ssimismo deberse « la caistencia de(Sonas con tasas de sored) exeepionalment{ at donde un superdvit de entierros venia » contrapesar a aquellas Stas 2onas don- de ge producfan mis nacimientos que defunciones. Loni ers usa, dudhd exremadsmenre istlibea a pelacpie el Siglo xvmt, por Io cual precssba de wna iomigracion neta anual de 8.000 2 10.000 personas para contrapesir el superévit de entie sos y poder asi seguir greciendo, Su crecimiento eoatinvado sirvié de freno al)erecinienso Ge Ia poblacion inglesa en conjuats) con Jo cual evité 1 apstieén de-us ciclo «malthusianon de acontecimientos. La case 7, asi como la 10, esté conectada, por tanto, a In caslle 6 (salatios reales més alzos) en el modelo crmuland la clases inferiores as supecoce, al no eta ya zs i f POBLACION Y REVOLUCIN INDUSTRIAL a1 Todas lss(relacional) puestas de relieve en las calls nemeradas, fooibuyeron de form: clsecta o indizeeta a producir en Inglaterra la zevolucién industrial (en realidac{eren parte importante de Ia revo- Jucise industrial), intensifcdndose & medida que progresaba dicha revolucién} De agut siguiente serie de flechas que conectan les casilas numeradas con 1: cesila grande situada en la parte superior del diagrams. El modelo represents, por supuesto, tan s6lo una frac: ciéa. del total complejo sJe cambios que se estuban produciendo en- tonces (En otros sectore) del fenémeno total se presentaron obsticu Jos saucho més dilfciles “le superar (o, por dectlo de ota forme,(la retoacci6n negativa era mas evidente) ‘Aunque el papel desempefiado pov Londres en la promecién de Js sevolucida industrial ‘ve, a Ja vez, interesante ¢ importante, no za esta In raz6a principal para incluir en este capitulo al modelo espoest en ln figura 3, Dicho modelo a do preventado pout roporcions wn ejemplo de una serie de relaciones que pueden aye Ti noo eciird rarer bs nites comes dela preindostrial, y porque ‘lustre smuy bien las zelaciones, tpicamente sstrechas, entte los elementos demogrésicos, socoléyicos y econémi- cos en ] proceso de cambio. Pero esio, aun cuundo puede eclarar lo que fue le zevoluciém indstrial, nos dice poco acerea de los cx rcteristicos cambios demogrificos que tavieron Tuger en os palses que Ja suftieron. ¥ de esto es de lo que vamos ahora s ocuparnos. (Canbios pewocRAri00s DE INGLATERRA Con fecvenia se subrayaLpoportanca dels historia deme «2 inglesa de cara a le sevolucién industri) en dicho pais, aconte init ete gur dene un epecal inane Titers, ps fae Speccisient: Candela: prddoye par basen ez Reyiaiiey paatae, por ejemplo, que el auge demogrdico que se registra en Inglaeera a partir del ao 1759, mas 0 menos, fue debido a los cambios econé- Inicos ocasionados por los primetos pesos de la revolucién industrial, pero también hay quicn piensa que el crecimiento comenzé antes de que 1s revolucién industrial empezara a ponerse en marcha. Unos consideran, que dado que el crecimiento demogréfico fue lento hasta fechas tardies, se prodojo una fuerte escaser de mano de obra que cstimuls la reacién de méquinas que sealizasen operaciones antetior- 152 HISTORIA ¥ POBLACION mente manseles, Otros piensan que la presido demogrifica fue cae sa principal de la ersciente demenda de viviendas durante ese pesio- doy que fue esto lo que, al estimular Je construceién, contribuys ‘en gran mocida a cetimular el crecimiento econémico, Si bay algo claro en Ja marafia de Gelaciones entre los cambios demogrifios, econdmicos y sociales acecudos durante la sevalucicn industrial inset) et «ug Teele inmposible sostener una eoncepcisn simplista de las faismas\ Su) caracteristiea Gomplejded se hace evi- dente si tenemos presente Ii historia de ots paises durante exe po riodo y si recordamps Ie diversidad de casos en la propia Inglaterra En(psimer luggt) hay quien ba dado por supuesto, con excesiva fecilidad, que les Gisas de crecimiento demogréfico en la Inglaterra del siglo xvi eran) en cierca medida, @xcepcioneles) Results impli- itg}en mucho de lo que ha sido escrito al respecto due eK{lentisimo crecimier J poblacién inglese durante le primera mitad de) di- cho eiglo et normal ea Ja Europa de su tiempo, y que Ja aceleraciSn gue tevo Leger durante la segynéa mitad n0 se produjo de smodo paralelo en los restantes paises) La tybla 5.1 muestra sin que . lo desacertade de tal suposicigg En algunos paises earopeod el ze dmnlento demogriico Sane ai rue ay a ¢ e pcmmgepene pegged phe eee mers ag Tas, 7) tala (la sso sarlde a daa pbcharsente‘en es oni ams dejadas de aguellas donde se producia un cambio econsémico zi pido) En machas partes de Europa se daban tasas de crecimiento tan sleas'come las de Inglaterry,asimismo, en muchos paises se produlo sana aceleracién de la casa de crecimiento hacla Je mitad del siglo. $i comparammos estos datos con fos de la tabla 512 veremos que com trariamente a Jo que sucle suponerse, las (tosa8 de crecimento, no_ cambisron mucho, durante el siglo xrx. Inglaterra) sin embargo( se descacé del sels te Garante la primere mitad del siglo xix) periodo en que da ¥6¥olucién hacia sentir de modo pleno su im- picio en el pals, y en que no habla afectado atin, al menor en ‘prado comparable, la mayoria de los demés patses} Quiz quepa reetifist una o dos de ls cifras de Ia tabla 5.1. Lx’ tsa de creci- rmiento demogritico de Hungria, en el periodo 1754-1789, en part- cla, 0s sospechosemente elt, pero con zodo y « la vista de eta tabla, no cabe dudar de lz estrecho similitud de las tendencias re sistrades ex Ingleterre y en e] continent, | es | ! I | POBLACION ¥ REVOLUCKEN INDUSTRIAL 453 ido ctecimiento demogrifico en zongs rurales de agricul sca naltonal se srlogs danni lo ud Bowe 16 71819 1a poblacidn de Pomerania, por ejemplo, crecié mis ripidamente que cl total combinado de Arsberg y Disseldorf (que incluye el Rub), como nos indica In tabla 5.2, Tan sélo en el ilhimo perfodo com prendido en la tabla —1849/1855—, cuando el crecimiento indus- tail ex y en torno a los yacimientos carbonfferos del Ruhr habia ab Tanta 5.1 Crecimiento demogyéico en le Europa det siglo XVII (en miteres) Tglatera Prasia y Gales Francis tale Sues Wrttberg Oriental 17005826 1800011500 340400 10 1450 i740 20.000 an 1750, 6.140" 3740" 1800 9.156 25.000 18.000 2.347 6608 Pomerania Silla Austria ——“Bohemie —Himagria 1700 202.000 120 1740 303 1.100 1750 13608 19408 53,0008 1800 soo 2000" 188829228 8.500! Tee poscenvales de crecimiato anual Inglera 1701-2801 Prusis Oziewtal 1700-1800 Gales 1751-1801 Francis 1700-1789 Pomersnis 1740-1800 1740-1789 Silesia 4740-1804 alia 1700-1800 Austria A754 1789 Svccia 17489-1800 Bohemia 5756.1789 Wartiemtere 27401800 Honerie 17541789 Nota; #1701, = 1751; = 1789; @ = 1749; J = 1804, 4270 Fuuncrs: Reinhaed y Armenesué. 1961, pp. 166, 193, 175, 179 y 200; Deane y Cale, 1562, p. 6, cable 2 154 HISTORIA Y POBLACIGN Tass 5.2 Crecimienio demogéjico en des xonas aleranes en la primere mitad del siglo XEK(poblacion en millares: tase; porcentuaer de crecimiento por a0} Prov, Pomezania Reg-Bez. Arbors Diseldort fo Poblaciéo Porcentje__Poblacién Porcentaje 1816 6 968 1822 1 268 1.037 136 151 2 143 13 138. 1840 1.056 164 1340 89 189 2198 Tal 189 438 3895 3289 123 1639 161 Fonte: Sestitik des Deutschen Reichs, Erste Relne, XSVIT (julie), Ubezsich T, «Bevslkerong der Deutscheo Stexten und cher grseren Verwil: fuopaik fe der Beanung aor Zee der jedemalgen Volkan se 1a canzado ve su plen tito, loge el encode Ib zona ocidentl ‘Mtsonncamente ub dverecade sper al dela epell —po fumenteaptola— Enve 1816 7 1849 le pblade comer cn an 45 por 100 ea la fona erent, ep un 34 por 100, tan fle, cn a cealenal Sin la vlvla de seguridad que sonia el moviniene dele bial, Soernamente baci las rande cidades buoeett tas comerciales de la conea carbone del Rubs, y extrnaaete foci le snas de coloiacdn de Ames del Nore dal Sut de Austell, oe problemes demogedieee de aquloe secoes Ge Ale: ania cn los que la poblacién rural se multiplicabe tan sépidarnente dhrnte los sigs ny ax hubetan sido Getamente greet» i hubiem secede insviuble un rejuie de seveccee elendons {reas € mape 3) Pero Alemanig no constizaa une excepeidn dentro de Ja tendem cia normal: orras(gonas de Eoropa sin industsia moderna presemtan ttn de pasinentodemerdleo gud puede, sn expertise clea eC en compar cone putsanterizes) En No POBLACION ¥ REVOLUCIGN INDUSTRIAL 135 Mans 3 Pomerasis, Arasberg 7 Disseldor} 1s frontes de Alomanis os a de 1914 ruega, por ejemplo, la tasa de crecimiento aleanz6 2 ptincipios de siglo una cifra tope que, en gran parte, se mantuvo luego, Las tases durante el siglo x1x fusron casi dobles de las que se dicron en el siglo xvi, periodo a su ver, de répide crecimiento. Hasta la dé. ‘ads 1860 ‘no se produje en Noruege ningin cambio importante en le estructura ocupacional tradicional, y, pese 2 haberse producido importantes adelante en Is productivided de Je tierra dentro atin dei esquema tzadicional (de mado particular con la introduccién de Ia petata), aqui también hubiera sido inevitable una crisis a no ser por el ripido crecimiento de le industrie maderera noruega y el intenso Gxodo de noruegos hacis Estados Unidos. 1a Gegund consideraciin ve nos ayuderd subrayar la divers 156 HISTORIA ¥ POBLACION Thats 53, Crecimiento demogritico ex Noruegs 1735-1865 (poblacién en millares; ‘tases porcentuales de crecimiento por aio) Pollaiéa — Porcentje Tas 616 3743 oz 099 4755 a 076 3765 70 on 75 vat 023 78s 730 oe 1093 33 0465 1805 883 038 3815 905 ons 1825 10a ual 1835, 1187 a3 1845 1319 os 1855 1480 11s 1885 1702 140 Furxre: Drake, 1965, p. 108, ebla 2,7 p. 130, ble 1 dad de Jos cambios demogricos en tiempos de Ie revolueiéa indus: sl en cro cen, (am prolonged J pa Resa esencial reconocer que en 3: primeras décadas de la revolocidn dustrial, en Inglaterra y en o1r0s paises, los cambios econdmicos cons- timyeroa fenémenos puramente locales 0, todo lo més, rexionaes Las estructoras et $Hlos{modos de vids feeron sevelu bades, al peincipio an sslo(c peguetas zones) Con el tempo, a totalidyg de cade pils acabé entrando en el procéso) pezo la levadura terdé (itias décadag en afectar « todo el plan, pues los cambios de tmogtdcos locales fueron, 2 menudo, resultado de situaciones excl sivamente Tocales. Considerar solamente conjuntos nacionsles pede Hewas, por tanto, a grandes errores, La crondlogia del cambio vino a ser ssimismo loca. Ea la historia demogrtia el carbo répido scr 26 de forma may variable sepin les zonss —como ocutzié en Ie hi tsa del cambio industrial, y so desarollo en escala lo suiciente- | | POBLACION ¥ REVOLUCIGN INDUSTRIAL 137 spente grande como pare afectat 2 Jot conjuntos sacioales, se pro- doje, mucho mis taxde gue los primeros cambios locales, Sin embar- golen un andlisis a excels local, soa] igualmentc éificiles de encom gaa ielaciones simples entre Jos cambios exonémicos y demogrdicos. Quiek quepaatsbuic la subitsaleracin del equlibrio etre banismos y extirros en, pongamos por caso, Worcestershire 0 Lancashire, Ia evoluccn cue se estaba produciendo en ls eccnomas locales, Pexo mis diffe hacer esto mismo en una parroguia como Hartland don- Geel cambio fue tan profando y tempyano (empené hacia 1750) como 0 muchts otras zona: industiales. (Harland estaba alcjeda de Jos pesueos centros donde se daba el nyevo precimicato industil. Su Buse econdmics)nd empez6 a cambiar) sina muchos afos después de fs sibite aparicén de un superivit sutancal de bautismos} Tampoco se produjo en lt zone ringia eambio revoluconario en les medios de tansporte al que pudiera achacarse Ja accién « distancia de las ruevas fuergs de dessiolio industrial. Vicbo(smuckos casos como el de Harland) y extg hecho face, a su vez, mis gficd de aceptar Is ‘opinida de gue el@aciente éesazollo indastial Srovoedé cambios de- mogidficos incluso ex zonas ceeanas a los sueves eentros industria iPro ey pec du mis ere de vos bie ea eo Je hatalided y mortlided antes de intenta integraros en sodelos de cambio demogidico durante la revolved industrial LA DEMANDA DE MANO DE OBRA Y BL CAMBIO DEwoGRATICO Pero antes de entrar en una desctipeiéa més detallada de tos cambios en Ja mortalidad y fecundidad que tuvieron lugar durante —e inmediatamense después de— Ia revolucién industrial, sesulea conveniente detenerse brevemente en la considevacién de wne(‘pauta, guya existencia © impoctancia suele aducirse « Ja hora de-explicas el fexecimien:o demogrdico acelerado: Se trata de la idea de que Gon, al desarrollo econsmien crece también Iz demands de meno de ob:a} Jo cual cause un gle en Ia fecundidad que da oxigen, a su vez, a a cobra adicional reqoeria (prodociendo as ly demanda sx propia ofer- ta), A cate respecto han sido propuesta arias explicsciones} pero todas pretentan dificltades de interprotactén, Una ver més #1 né- rmero de vatlables a considerar es ingente, esi como le compleided Gel scontooer histétco. 158 HISTORIA ¥ POBLACION aso aus ans (guns demar ace ano de cin ase) traduciéndose en uo{alza"de los salarios de ios obreros en las auevas zones industries) cl a esperar que esto tendiese 1 Gcbajdr ls'edad en quellos horaltes conttaian matrimonio) La separacién temporal centre cada generaciGn es demasiado grande, por supueste, pare que tuna mayor demanda de mano de obra pueda sot completamente ta tisfecha, a corto plaao, mediance un aumento de Ja fecundidad, Los recién nacides han de esperar casi veinte ails para poder sumarse ‘lt mane de obra adults, Pero up acusado descenso en la edad me dla de los hombres al caserse, si va acompatada de una reducciéa similar en ls edad de sus esposas, puede originar, siempre y cuando los dems fectores no sufran cambios, un aumento en la fecundidad y dar origen a une aceleracién del cxecimieato demogeéSeo, Y existen pruebas de que Iz edad media femening al contraet matzimonio «xa efectivamente beja en las zonas'en que la deranda de mano de obra rpasculine fer’ alta, En Jas zonas cerboseras, por ejemplo, sole sex ééte ef caso, 9 especialmente en Jas cuencos cerboneras industziles del Ruhr. La tabls 5.4 muestra que en Amsberg, y en compariciéa con oiras zonas de Alemania con diference estructura ocupacional, Jas mujeres se casaben, en 1880, 2 edades muy temprance (Arasberg tenia una gran industria pesada y carbonera; Pomeranie era, primer dialmente, una provincia agrical; Berlin, Ie expitl, ena sobre todo us centro administrative) Estas estaisticas pueden, sin embargo, inducir a error salvo que se tenga también en cuenta Ie ratio entre hombres y mujeres inclu dios en Jos gropos de edad wcasaderosn. En las zonas on que se daba tuna fuerte demanda de mano de obra maseulina adulta, se daba ai pmo normalmente, a caus del efecto de Ja fomigrecion) un noorio. “superivic de hombres jévenes respeeto de mujeres jévenes} lo cual hacia a su vex que el porcentaje de estat) limas que/se cazaban pronto! aumentara agudamente, Y esto podis ocurtir aun cuando la eded de los hombres al contraer matrimonio variase poco. Tanio las tases genereles de fecundided femenina como el tamato de Ie familia podlian puts aumentar a causa de wn desequiltbrio de este tipo entre fl nimezo de personas de eads sexo, sin gue ello prucbe necesazs. renie que €) efecto habia sido exectamence lo que 4 primers vista parece, Si el aumento de matrimonias tempranos, entre les mujeres e dichas zonas, quedaba compensado por ana’‘disminucién de’ les probabilidades de,cassrse Jes mujeres de las negiones de donde pro- | POBLACION ¥ REVOLUCIGN INDUSTRIAL 159 : Tama 54 1 Proporcién de mujeres casadas en Alemanis en 1880 (para une poblaciin total femenine de 1.000) Gripes de edad 1s19 2024 2525 5034 3539 4044 Aemsberg 2 57} Tel 900922824 Pomeranie iy 258 a8 628990 Bestin Ie 224 STL 76583662 Fume: Wesley, 1951, n. 144, able 40 cediaila emigracién mascoline'(dado que agut el equlibrio entre los Sexot gxedaba roto, aunque en sentido opuesto), entonces el’ efecto total dé! los cambios sobre Ia fecundidad de Ja poblacién considerads ex su conjunto seria muy Bgero, ¢ inchiso quizé més bien negativo que positive, Pero toda este argumentaridn, desde los niveles de salarios hasta el matrimonio temprano, es demssiado Burda para ser aceptada sin tng considerable amplaciSn. Ea en realidad el(ambien- te fotal en ue los hombres y las mujeres vivied, mds que el simple nivel salazial o, inclasc, que tna combinscién entre nivel selarial y especiativas de empleo. 10 que inal sobte Jas decisones al con- traer matrimonios’ Resulta signifcativo, por ejemplo, que tanto en Francia como en Alemania las tasas de fecundidad marital y general fueran bastante bajes en las grandes ciudedes buroctéticas ¥ comer ales, en al siglo xne, y bastante altes en las zonas industrales; sin cembargo, resultaria dificil sostener que en wna de dichas 20nas los Sngresos personales fueran muy inferiores y en las restantes mov superiores a Te media neciona. Dor supest, ext razominiento bsedo ene (Semanda de mano de obra adulta\no tiene su origen en los cambios’ de los niveles st Iniales, sino que se ve ofectada/también(por el hecho, de que muchos ‘hombres} en las nuevas “otgpniis, se velar{liberades de las restrccioned inherenses al,éRéme de aprendizaje teedicional —qud en el pasadd(retrsaba el matcimonio. Tampoco tenfa\ys que espera! para exserse « heredar cers) Ademés, en muchad de las moevas ‘cupaciones, (por ejemplo en Iz mineris del carbéa} el hombre(al- 160 BUISTORA ¥ PoaLAcrés Tanta 53 Taras de jecundidad general y mortal en Francia y Prasia becis 1880 Francis (1860-1682) Prosia (18752881) eat Fed. Rea ni nce ee lam Indies Nowe 347 260 Arnbeng 204381 Doneidet Ist (Grandes S Sikds Sem 59150. Reln, 38 ass Humbug M6 Zi ec 1 Be Pee Nera: Fenn rl lo desc po af vn 10 mujeres entre 15444 aioe. Ferundidad marital sel total de hijos legiamos os ido, por af 2 ede 1.000 muierer casas eats 1544 oesre: Wesley, 1963, 7.153, table 24, y po M4, table 39. canzaba 51 méximo poder adqusitivo en Ja flor dem eid. No tty pues ya motivo para posponer su matzimonioy No hey dude que estas coasideraciones son de peso y que, com juntamente, pueden explicar algunos de Jos cambios sucgidos en los ‘sos ceatrimoniales y en Ja fecundidad durante Ja revolcién indus- trial, Pero una vez més Ie historia demogrdfca alemane del siglo wnt ‘nos pone de relieve los peligros inherentes a toda generalizaaén. La tobla 5.6 muestza que en 1880 habio mis hombres cacados en Jos srupos de edad j6venes en Prsa oriental regia alejada, moral y nada préspera— gue en las 2onas agricolas mis ries, situadss mis a oesie, como Hannover 0 Minster, o, icluso, que en las nuevas 20 nas industrisles como Disseldonf, Atnsberg o Aquisgrin (la provincia © Regierungsbecirk: no constituye una medida muy exicta dado que fo €s «purer en cuanto a estructura ocupacional, pero esio empafia tan solo, sin boresas totalmente, lo dfeenlt sedaldae). Dede sto ser debido, en parte, a la cxistencia de un superivit muy gran- de de mujeres en Prasis orieatal, pero n0 por ello deja de ser un POBLACION ¥ NEVOLUCION INDUSTRIAL 161 2 Tana 56 f Go Proporcién de hombres carador en Alemania en 1880 (pane tiie poblacén total matculine de 1.000) Grpos de edad 1349 2024 2529 303435394046 Prosa Oniental 2 9 5 By BM OD “Hannover 2 7 439 733 850 B94 Minden. 2 8 487 70874903 Amberg 1 91 485763 86183 Minster 1 42 3R 608765 DH Diiseldont 2 8 452 736 BET ‘Aguisgrén 14 M5 610 T4796 Fumise; Weiler, 1961, pp. 43.245, ale 40 hecho sugestivo dado gue fa ratio de los sexos suele tener normel- mente mucha menos infuencia sobre Ia edad en que los hombres con- traen matzimonio, que sobre aguella en gue Jo hacen las mujeres. Existen buenas razones para creer gue, en a Alemania de aque) tiem- po, el factor individual més importante fuers la confesién religiosa En las zonas protestantes (Prosia oriental, Hannover y en menot gta do Minden y Arnsberg) en eonjunto se contraia matrimonio proato; cn las cavdlias (Mises, Aquisgeén y en menor grado Disseldorf) tarde, Es cierto, por supuesto, que incluso ex zonas donde la ter- dencis matzimonial globsl se vio relativamente poco afectade por Is demands de mano de obse y por los niveles salarsles, Jas Guetiacio- facs econémicss tuvieroa un gran efecto sobre los cambios 2 coco plizo. A corto plazo las tas matsimoniales mostraron, por ejemplo, ‘una neta tendencia e variar en sentido inverso respecto del precio el pan. Se he sugerido a veces la existencia de oto vincalo entre el creck ricnto industrial y Ja existencia de wna alte fecundidad: y ex que, tuna gren demanda de mano de obra infantil aumentaba) la(fecundl- dad pues csa demenda propércionabe los padres un fuerte incen- tivo pars tener familias numerosas} Claro que esta afirmacién no implica necesariamente un cambio en le edad de caserse, sino que 182 isronta ¥ POBLACION supose simplemente cna/disminucin del intervalo medio entre naci- rientos la cual pods, por s{ sola e independientemente de cualquier cambio tn la edad de casas, elevar corsidersblemente la fecundidad Este razonamiento se base en el hecho de que‘al desempefiar los ni fos un empleo remurerado a eded muy ceraprana|(en Inglaterra, « Drincipios del siglo xtx, ls hilaruras de algodén empleaban frecuen emente a nos de 8 0 9 afios, y a ves hasta de 5 0 6) lospadres podian esperar que contcibuyeran a los ingresos familiares tae slo ‘unos pocos afos de dependencia) Pero este implice a su ver que ‘previamente n0 se habia dado este caso y que las sportaciones de kos hijos que trabajeban compensaban amplismente, o por lo menos as Jo creian, Los continuos gastos hechos per los padies —en ropa y alimentos—. Ambas suposiciones requieren unt més sblida fondementacién ue la que ban recibido eo ef pasado. En los! tiempos preindustria Jes] vo{ hijo podia también consttuie un benefit econémico para la familia en conjunto, aur) cuando no fecibiera pego en efectivo| a uno por ello. Los hijos, desde tierna edad, podisn ayudar al padre en eltabajo dele terrae « 1a maze en los quchaceres domésticos, y los ingresos rotsles de la familia aumeotaban en ambos supuestos, ‘0 algunos casos incluso en la misma medida en que lo hacian con 4) salario de Jos hijos que trebejaban en Sibricas 0 minas. Los salarios de los nifios!erai séle, por supvesto, une draccién de los co:respon- dlienses a los adultos, especialmente en sus efos mds jSvence y podia muy bien ocartir gue hasta alcanzar los 12 0 13 afios 20 viniera un aifo a ganar amucho més de Jo que s1 mantenimiento costaba s sus padres, po: fo que hasta alcanzar esta edad seguiré siendo una carga seis No debemos olvidar gue uns. familia sumeross}sspania no sdlo ss altos gestosfamilisres semana tres semana sino tambiéa(mayoreg 30, sronta ¥ ropLacisy Tanta 58 Mortaidad infil on Francia y Prasa (por cade mil necidot vivos) —— Fraoca Varin “Hembce Praia Vast Heb, 3860-1862, 182 15418609802, , 23st 43850.1882 18} 155 1879:1881 28188, 1990.1902 159132 1899-1901 22 gs 3906-1911 i154 eee Fuze: Ensor, 1936, pp. 35 y 127 coiben Is enorme miseria en que st encontrabun sumergidos los que vivlen en Tos barzios obreros asi come Ia gran mortalided en todas Jas edades. Seria sin embargo tan arriesgado basar en estos bechos | « impresiones une eGrmacién seleride al efecto de la revolucign in dustriel sobre Jn morealidad, como suponer que lis condiciones que soncurtieron en la Europa pecindustrial durante las crisis demogek- ficas periddicas eten tipicas de los tempos preindustricles en general, va que lo que sucedia entences concenttado en un determinado peri Go de tiempo relativamente breve, se repetia mfe tarde paso en ciertas songs restrngides. [Durante —y después de— la revoluciéa industrial la amptitud de Ja Biicuacisa,de las tasas de mortalidad queds limitadal si bien, pro bablemente,(a0 to hizo asf la amaplis gama era que’ se daber en Jas zocas so¥ial y econgmicaente difeentes) Cabe ineliso pensat coe(Gus se exancar Esl cell impaty sae pa volucion industrial sobrd la mortalided dependd pues, en muy gran socdid, lela forma en que se delimte dl dyes de coudioy| Ex lat shal e ios buros visor de Lille se eiben Ie condibes de vide quizé més miserables y morelferas de toda Francie en le € de Te plese expansién de [x snduaia cel del Nowe, peo Ie te ble 59 nos muestra que la esperanen de vida para el departammente fen su conjuato exa escatamente infesor a la correspondiente a los epariamentos sgricolas de Aisne y Somme —en los que eabla he. ber esperado un indice de salubridad sustancialmente superior, y gue ers muy présima 2 la cifre medi nacional, El Iejano y atzasado de- POBLACION ¥ REVOLUCION INDUSTRIAL 175 ‘Tama 59) Esperanza de vida en ol momento de nscer en Francis 4 finales de! siglo XIX (en aos) None Aisne Vain” Hembra Verda Hembra 7861 484i. a6 446 1881 4430 426 475 7 1901 446 48,1 466 508 Somme Finisene Funes Vain Hoobs Vanda Heres Verda. Hembra aia 4a 34 373 4a 43 1881 aos 4a 23 308 als a9 1901 42 43 25 456 ASA 489 Force: Wrigley, 1961, p. 99, tabla 2, partamento bretén de Finisterre, pese « ser totalmente rural, ea no- tublemente menos salodable E] depertamento del Norte comprendia la propia ciudad de Lille, el complejo textil de Roubaix-Tourcoing, el centro de mamufacturas el Jno de Acmentizes, las mines de catbdn y las siderary tas a Valenciennes, que e0 conjunto constituyen ne panoréanica csi completa de le estructura seupstional existente en los primeros tiem- pos de le revolucién industial, Resularfa insostenible afrmar que In zona descrita por Zale en Germinal presentaba un notable indice de salubrided en comparaciéa con Ja cotalidad de las zones indus ales, y sin embargo el efecto sotal de dicho indice sobre las es petanzas de vida consespondientes al departamento en conjunio ive sy leve |" Quiad sex mis scertado decir que esta(alta mortalidad. se debéa [mise urbniacin que «in nduteilaciéa Las andes adades crm, en efect, laz que alcanzaban cifras de mortalidad mas clevades. | Mucllas\de elles ‘n0 eran, fundgmentalmente, centros industriales sino | administrativos © comesciales| Paris, Berlin, Marsella y Liverpool z i [eo | t | t | { { | | 176 HISTORIA ¥ Postactén ‘eran ciudades todas, que presentabén altas zasas de mortalidad y be jeepers dw pars gen a ed 7 dren slo Gerla paces br aco a revolucién industrial Br gran parse lalmortalidad seguia estado en funcign de Ia densidad) si bien hora en” un contexto distinto) Donde Inbiagende ends, supine ee ea sidades de poblaciGn y elevados indices de superpoblacién que dabaz Iogr# gus ce proposes enermesalcienes Fegan fae expels iin y van Foe se a infgccios : (Ee eee terme ele) 5 an can oo am ee ‘ntcleos de poblacién en tore a las minas, ‘fabricas, ‘agence meas 1S eat) eta eos 2 ade tas era, «menudo, solprendentementd baja) La tabla 5.10 mauesta tuza de edad de Ia poblacién en las zonas industriales pade quizds, en genera), haber contribuido a ello, pero, por otro Jado, las tasas de natalidsd en ésas cran mucho més altes y la mottalidad infantil cons. | Tama 5.10 de 1.000 en ef Rubr, 1894-1896 (las tases de natalided hire parénsesis) | | i Tbe de mii» mda oe ne pba led Aanaberg —Disseldoef —Aguingtéa Monster Zonas industisles . 20,6(44,4) 2031402) 222083) 22,513) Otras z0nas 19,6335) 206048) 21,8323) 217047) | Furwre: Wrigley, 1961, p. 122, cabia 3. eéa més exacta de Ja mortalidad habia de sevelar una esperanza de POBLAGION Y REVOLUCION TIDUSTRIAL 7 si ac Sih pve J en sae = Bxpeciencias recientes nos demvestran que pueden ebtenetse enor fap mejores en la esperanza de vide y en el aivel de mottlidad,co- espondieate a todas las edades, cna lajsola Gxcepei6a de lis més svamadas, in ningin cabio dristico es os recursos econdatcos de i'sgciedad con slo dsponer de vénicessenitarss y mécicas moder bs |La expecansa de vida aument6 en un solo afio —1946/1947— en Celkin en casi diez afios (de 42,2 afios a 51,8)! 0 se, sprosims- dameate Jo mismo que « todo Jo largo del sigio xix europe, a causa ela virtual ecadicacdn de ls malatia y de los progres alcanzados Ja lucha conta otras enfermedades comientes praia ls medice- setoy moderns. No fue basta los ties aioe del ilo ay cuam- do in coniribycién de ls ediina a Ja disminugién de la motalidad Tp a slenay ecidenteinporanci egadoss enon Wan om prentn muchb mis efecrva y profunds de las formas de ransmisién de las enfermedades infecciost, lo cual sopuso el poder obtener me- iamenios y vacunes efcaces 'y otras medidas terspéuticas pre veatives. Un poco antes ya se babia valorado le importancis de les taeidasanisepriess en ios hospitals, y| nto ‘ontoccon I genet Hzacién del us0 de anestéscos y de los avances de Jas séonies que gies bablan ya reducido dristicamente la morttided en muchos casos) Por primera vex resulié perfectapente claro que el remedio 2 thejor que la enfermedad, Pero la (obtencién de conociientos amis exacios foe Jental Incluso en Ja década 1890 Creighton, autor de in espléncida Histdry of epidemics in Briten wtlizaba en ceasio fue un lenguaje que recordaba 2 HlipSceates, por ejemplo, cuando, reftiéndose «le peste, escibie que se trataba de eun tis del suelo, © una enfermedad mucho més maligne que el vfus debida precisa. woente a la fermentacién subtersioea de materia: animales comep. these? Dorante(s mayor parie del siglo xnx las mejors en la salud cons ieee ees riqueza) Ambos ian! de la amano, Les lasas espetficas de mortalidad por edades del siglo x13) ceagtitayen uno de Jos mis importantes y grdfics testimonids en fat vor(de fas ventsjas econdmicas que trajo la revolucién industrial y & Population (1964), p. 973 9. Geighton, 1891, vol. T, p. 171 ve HISTORIA ¥ POBLACION que aleanzaron a Ig masa de la poblacén ¢ peter del ripido creci ‘miento demogrfco| La relacién, existence de antiguo, entree) amen to de Ja presign dethogedica y el descenso de la renta real pr capita, aque mareé tan profundamente ls histori europes prcindustral foe finalmente rota gracias a que catbiarop las fuentes de las que dulan 4a sigueua de hombres y nasiones, La €apacidad produciva de la so cise puto —y To Huo ret Gon mis capider gue lt poblaco nes, de modo que ef crecimiento demogrfico dejé de ser irreconci- Liable con una prosperidad individual creciente: Ni le fecuncidad mi Ja mortalided dependieron ya, en adelante, de le densidad al modo ralthusiano, y aln observable entce las distntas especies salves Los puntos esenciales de este razonamiento se han repetido ya su: | fcientemente como para que ses neceario volvemnas a extender aqul sobre cls. Las vijt cooomias preindurils se vison sempre ufecacias por el hecho de cue Ja produccién de Je cai toalidad de las principales meteris primes industries, asf como de Jos alimen- (os, provente dele cera (véase péginas 60°62) no siendo la mayoria de les veoes posible aurentarla mis que a cambio de una cisminucidn de los sendizientos marginale. Esto solia ecurrit tanto si se ponian en cultivo tierras nuevas pero més pobres como si se cultivabe més imensamenze Ia tierca ya en uso, lo cual s su vee reducia las rentas resles (pudiendo acarrear asimismo otros inconvenientes, tales como el gpa lel yl erin ante la revoluciéa industrial y como quiera que las{econo- suas siguieron Jhopinel ewadat det aliproblema de la disminucién de los readimientos marginales fe 16 sulto}de dos formes. Una primeza soluién consistié en la titice me- ners ce burr Ia ley de bronce de los rendimientos marginales deere cientes: la apaicidn de“huevos inventos, de mejares téonicas, de un mejor sprovechamieato de Ja vera, de una mano de obra mi éspece- Yzada, etc\Es dif! ezpresar esto cuantiativamente en feche tan tem rang, peso resuia interesanse observer que ua, cfleulo hecho re clentemente # he demostrado que les siete octavas partes del aumento per capita de la producivided, y por tanto de las rentas reales, que se produjo en Is segande mitad del siglo en los Estados Unidos, pueden ser azribuldss con major motivo al ingenio humane que 2 un aumento del capital invert. Las exmbios en las prices agt- 10, Selow, 1957, p. 320 sadose en las mateias primes scadas de lates) POBLACION ¥ REVOLUCISN INDUSTRIAL 179 clas, ya aludides anesiormente (wéase piginas 1664167) no supusie fon fan s6lo ua simple aumento de le productvidad agricola. Por el feontrcio el prozreso téeaco posterior ha ido alejando repetidamente @l punto en que surpen los rendimjentos decreciemtes. El revultado © que cada acre de tiers inde hoy mucho mis que hace siglo y ‘nedio aunque emplea slo une parte de le mano de obta que se requetia enteness, En niimeros redondos, ls agricaltores britinicot proporcionan hoy la mitad de los alimentes que precisa una poblacién 42 55 millones pai a no ser ef ncmero total de personas eapleadas co Js tierra més que de 800.000, sprosimadamente, En 1801 era por dl contario necsaeia una fueize de trabajo de algo mis del doble (2,7 millones)" pura atender les necesdades alimentiias de una po bliciéa de 70,5 millones solamente. Aun cuando las comparasiones de produetviced entre fechas tan Tejanas sean rara vex satisiethas, 4 deduecién evidente de que boy cada hombre que tmabaja la ti rma produce cinco o seis veces més alimentos que sus predecesores Ge principios de) siglo xx resulta, ciertamente, infraestimada puesto que no tiene en cxents el aumento, tanto en calidad como ea cent dud de los alimentos que hoy se consumen per cepts. Y ot tanto podtla dectse, nor supuesto, respecto de las agriculraras de otzo: pulses guropeos : . ir colonizaciéa de nuevas tiertes ultsamazina’) proporciond unt segunda via de eszape ante el problems de los rendimientos margins Jes decrecientes, ext ta Jz soluciéa exteasiva del viejo problema, De esta manera pod ssirismo obtenerse una produecidn mayor sin ‘riginar up aumento de los costes de produccisn de cada unidad, En efecto, (ala mejare en los tansportes y cada nueva méquina inven: tadecob vistas a @aitnuire] esfuero requesido por lt agricolora Ficietos que los alimentos y las dems materies primas agticolas re stasen cada ver ms baratos. ‘Los(ambios en la industia)foeron atin (nds especteculares)que ok spins} aucasa Petal ses orgue be concenttaron en zonas limita cuyo aspecto tor ressleé redigalmente alterado, En la industria se produjeron|en muchos ca- Sos[rendimientos marginales crecientes,'ya que a medida que aumen- tubs Je demande podian ser adoptados medios més efcsces de pro- Gucci6e em gran eicala} Con el eropco de la fuera hidréclica y del AM, Deane y Ose, 1962, 2 148.