Sei sulla pagina 1di 4

HERNANDEZ FERNANDO Y SANCHO JUANA MA.

LA ORGANIZACIÓN DE LOS CONOCIMIENTOS ESCOLARES EN:


PARA SABER NO BASTA CON SABER LA ASIGNATURA
BARCELONA EDITORIAL: PAIDOS 1993
Pp. 101-125

FICHA DE TRABAJO

La organización actual de los conocimientos que se dan en el aula, no tiene que ser únicamente con el orden que estos
deban llevarse ni tiene que ver únicamente con aspectos didácticos que el maestro pretenda implantar en su aula, sino
mas bien con lo que marca la currícula, es decir lo que es necesario que el maestro enseñe y el alumno aprenda.
Abordar la temática tiene un sentido prioritario en el aula, ya que siguiendo el orden que nos muestra la currícula
podemos llegar a las metas y propósitos de enseñanza establecidos al inicio del curso.

La interrelación de las materias con las actividades hace que el alumno tenga una visión jerárquica y poco a poco
construya unos modelos de valores y actitudes derivadas. Bajo la premisa mencionada anteriormente es necesario tener
una organización de los conocimientos por disciplinas. La consideración de que la organización del conocimiento por
disciplinas académicas era algo natural sirvió de caldo de cultivo para su implantación en los diseños y desarrollos del
currículum desde entonces hasta el presente.

Existe otra forma de organización del currículum por actividades e intereses dentro de esta las preferencias de los
alumnos son la base para la selección de los objetivos y contenidos educativos.

También hay otra forma de organización del currículum que se da por temas o proyectos de trabajo y en este pueden
establecer proyecto que guíen el curso partiendo de los intereses del alumnado aunque se topa con que es de una
aplicación muy compleja a seguir y difícilmente se llegan a los resultados deseables de los proyectos.
Existen diferentes concepciones de la globalización, que se reflejan en la práctica escolar, la primera es la globalización
como consumo sumatorio de materias y de informaciones. La globalización como interdisciplinariedad, la globalización
como estructura psicológica de aprendizaje, dentro de cada una existen distintas perspectivas que solo convergen en
que tienen una repercusión en la manera en cómo se da la educación dentro del aula y la forma en que se establece el
currículum.

HERNANDEZ FERNANDO Y SANCHO JUANA MA.


LA ORGANIZACIÓN DE LOS CONOCIMIENTOS ESCOLARES EN:
PARA SABER NO BASTA CON SABER LA ASIGNATURA
BARCELONA EDITORIAL: PAIDOS 1993
Pp. 183-208

FICHA DE TRABAJO

La importancia que tiene la evaluación en el proceso enseñanza-aprendizaje siempre ha existido, a un profesor no le


sirve de nada tener un diseño de currícula si no sabe con parámetros cual ha sido el nivel de aprendizaje en sus
alumnos, normalmente para realizar una evaluación se realiza como un examen, el procedimiento de los exámenes
caracteriza a los sistemas educativos cuyo contenido se basa en el adiestramiento técnico-especializado y cuyo control
es racional-burocrático. Aunque muchos autores han afirmado que el fracaso de los alumnos en los resultados de las
pruebas aplicadas no se debe tanto a un no aprendizaje sino mas bien a un mal diseño de los exámenes que arrojan
resultados indeseables. Los exámenes han sido para los alumnos a lo largo de su vida académica algo que no muestra
la realidad del aprendizaje obtenido por un alumno, en un estudio realizado por Vidal (1984) mencionaba un testimonio
que un examen sirve solo “para competir con sus compañeros” como esta afirmación existen muchos puntos de vista
que hacen a la prueba y el diseño de la misma como una forma obsoleta para cerciorarse si se han cumplido con los
objetivos de aprendizaje.

En la lectura de Fernando Hernández se propone una secuencia educativa para erradicar las pruebas escritas, ya que
teniendo un seguimiento del proceso de la currícula se pueden tener mayores avances y productos. Existen ciertos
aspectos del currículum relacionados con la evaluación, s propone que se deben evaluar en clase la participación de los
alumnos, la realización de trabajos, tareas, investigaciones, actividades, dinámicas no únicamente concentrarse en
evaluar un examen escrito. Antes también de aplicar una prueba debe realizarse una evaluación “inicial” que
diagnosticara la situación real de los alumnos en un momento determinado , para si saber con que fuerzas y debilidades
se encuentran los alumnos, esto para poder aplicar técnicas y estrategias para poder contrarrestar las debilidades y
poder llegar a cumplir las metas y a abarcar la currícula.

WHEELER D.D. LA EVALUACION EN:


EL DESARROLLO DEL CIRRÍCULUM ESCOLAR
TRAD. CARMEN ARAGO LOMEZ
MADRID Y AULA XXI ED. SANTILLANA 1985
Pp. 287-308

FICHA DE TRABAJO
La etapa final del currículum es la evaluación basada en la medición y en la valoración. La evaluación nos permite
comparar las conductas reales de las conductas esperadas y llegar a aciertas conclusiones sobre esta comparación con
vistas a la acción futura.

Existen 3 términos utilizados en la evaluación y que son de suma importancia. La evaluación: es juzgar si los cambios
efectuados son deseables o no. Valoración: Término que designa el proceso de investigar investigar un determinado
grupo. La medición: hay que recordar que existe una escala ordinal para las calificaciones.

La continuidad, dentro de la evaluación se debe llevar un orden de secuencia aunque también es importante el feedback,
el ciclo de pasos hacia adelante y hacia atrás se puede repetir hasta alcanzar la meta total.

La evaluación también debe tener como característica la coherencia y la comprensibilidad, no hay que ser rígidos en
cuanto a la evaluación por que debemos tomar en cuenta las habilidades, capacidades, entorno y otras variables que
tienen los alumnos, como seres humanos y poseedores de características propias.

La validez de los contenidos esta inseparablemente unido a los objetivos educativos a su gradación de importancia y al
carácter de la tabla de especificaciones derivada de ellos. Existen distintos tipos de validez: La validez concurrente o de
nivel: se refiere a la proporción en que la conducta e licitada por el test corresponde a algún criterio externo que existe
en el repertorio de conductas del alumno.

La validez predictiva: La cual está relacionada con el grado de la puntuación está asociada con la conducta futura.

La validez del constructo: se demuestra poniendo de manifiesto que las puntuaciones de los test pueden servir para
hacer inferencias con la teoría en la que se basa el test puesto que esta teoría se deriva de los mismos cuerpos de
doctrina que se utilizan para programar el proceso del currículum.