Sei sulla pagina 1di 3

¿Y DE LA REFORMA EDUCATIVA (RES) QUÉ SE ESPERA?

La implantación de reformas desde el escritorio no es lo que México necesita


para resolver los problema y el rezago educativo.

PROF. JOEL NEGRETE HERNÁNDEZ

La educación presupone no solamente la mera adquisición o apropiación de valores y


bienes culturales, es también un proceso muy complejo que tiene características muy
importantes como fenómeno de tipo social. Lo es así, que por lo tanto la educación ha
tenido como fin primordial la formación integral de seres humanos en un contexto de
independencia, democracia y justicia, fomentando todas las potencialidades del ser
humano y de los cuales el mexicano también desarrolla con sus particularidades y sus
propias características. De ahí se infiere que el proceso educativo es muy complejo, 1 y
durante muchos años que hemos trabajado en educación se han realizado muchas y
variadas reformas educativas, sin embargo, algunas no han tenido buenos resultados,
desde nuestro particular punto de vista.

En esta ocasión, nos referimos a los dos últimos modelos educativos implantados en
2
nuestro país: El Programa para la Modernización Educativa y El Programa de Desarrollo
Educativo,3 por mencionar los más recientes.

En este primer momento hablaremos del Programa para la Modernización de la


Educación en México, que fue supuestamente, el conjunto de estrategias aplicadas a la
transformación de la educación en nuestro país, con el propósito de dar respuesta a los
requerimientos y necesidades imperantes en ese entonces que eran: ampliar la cobertura
actual del servicio educativo, descentralizar la educación para que cada entidad federativa
se hiciera cargo de su propia educación en la misma entidad y, por último, una revisión de
los planes y programas de estudio para la educación básica. Esto fue (conjetura que nos
hicieron creer) lo que el SNTE [Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación], los
maestros, las autoridades educativas y padres de familia, demandaban y exigían en

1
Este planteamiento también lo hace Paulo Freire en su obra Pedagogia da Autonomia. Saberes necessários á práctica
educativa, Paz e Terra, São Paulo 2002, Coleçao leitura. Escrito para estudiantes de la cultura brasileña, pero que al
final de cuentas están inmersos en la misma problemática que la de nuestro país por ser una nación que pertenece a
los países latinoamericanos y que está clasificado como un Estado subdesarrollado.
2
Documento Acuerdo Nacional para la Modernización de la educación básica, 19 de mayo de 1992.
3
Programa de Desarrollo Educativo 1995-2000. Diario oficial de la Federación del 31 de mayo de 1995.
aquella época en el ámbito educativo4. De lo cual, considero que no tuvo el impacto que se
requería en esos momentos.

El Programa para la Modernización de la Educación en México se llevó a cabo a partir


del periodo presidencial de Carlos Salinas de Gortari (1988-1994), se realizó la aplicación
de una reforma económica en México, para la supuesta modernización del país. Desde
luego, el fenómeno educativo no se vio ajeno a este mismo proceso. Por lo tanto, desde el
año de 1989 y hasta 1994, por conducto del Secretario de Educación Pública de ese
entonces Ernesto Zedillo Ponce de León,5 se intentaron aplicar esas estrategias dentro de
la educación. Se pensaba en cubrir las necesidades de un Estado moderno inmerso en un
contexto mundial, que obligaba a la nación a dar pasos hacia una verdadera
transformación económica y social.

El Programa para la Modernización de la Educación en nuestro país, tenía la


intención de orientar la realización de diferentes metas propuestas, donde se harían
cambios dentro del Sistema Educativo Nacional, lo cual no sucedió. Cambios que tenían la
tarea de crear las condiciones más apropiadas, con la finalidad de poder realizar el
proyecto de modernización de la educación en México, cosa que nunca llegó a darse.

Con este acontecimiento de significativa importancia para el país, se continuó hacia


el camino del Proyecto Nacional de modernizar la educación en México. Quedando de esta
manera sentadas las bases para la aplicación de otro programa que dio en llamarse:
Programa de Desarrollo Educativo 1995-2000. Obteniendo magro resultados.

En 20 años de brega, se intento sanear al sistema educativo mexicano, poco o casi


nada importante se logró a nivel nacional. La asignación de un presupuesto patético para
educación básica, con el cual no se puede atender un servicio digno, dos secretarios de
educación que nunca entendieron el nuevo modelo educativo, cambios de nombre en
algunas asignaturas dentro el mapa curricular, también nuevos programas de estudio para
otras asignaturas de nivel de secundaria (que nosotros lo percibimos como un retroceso a
modelos anteriores), estrategias incongruentes para desarrollar las mismas asignaturas, y
en fin, lo que todo profesor en servicio conoce, un sistema educativo con la carencia de
transformaciones estructurales, pedagógicas, políticas y sobre todo económicas. Son
algunos de los factores que impide que nuestro país tenga un anhelado avance educativo
4
Hacia un nuevo modelo educativo. Modernización Educativa 1989-1994, SEP-CONALTE, 1991, p. 22.
5
Ernesto Zedillo Ponce de León fue Secretario de Educación Pública en la época del llamado Salinismo y relevó a
Manuel Bartle Díaz en dicha secretaría, posteriormente ocupó la presidencia de la República mexicana del 1 de
diciembre de 1994 al 30 de noviembre de 2000.
en términos reales. Cuando no es atendida eficazmente la educación básica, en cualquier
país en vías del desarrollo como el nuestro, cuando no hay la existencia de escuelas de
educación normal en cantidad y calidad formadoras de los futuros docentes, cuando los
maestros no ganan lo suficiente como para preocuparse sólo de atender su función como
profesor, cuando todas aquellas personas que tienen la facultad de tomar decisiones
(funcionarios educativos y dirigentes sindicales) no son capaces de vislumbrar el problema
que nos atañe a todos por igual, cuando no existe la suficiente gente y departamentos de
investigación para la educación básica que intente cubrir las necesidades educativas de la
población mexicana y asimismo, propongan modelos educativos propios de una cultura
latinoamericana. Entonces, no esperemos que el nombre estridente de una reforma
educativa resuelva el mal endémico de nuestra educación básica.

Por último y a manera de conclusión comentaré que la RES no empezó muy bien
que digamos, primeramente en la modalidad de Secundarias Técnicas, en los programas
de la asignatura de Historia iban a dejar fuera a la época prehispánica, ésta no había sido
contemplada en los nuevos programas de estudio. En lo que respecta a las Tecnologías,
como ya es bien sabido, no había programas de estudio y se empezó la reforma con los
anteriores programas, en la actualidad en septiembre de este año apenas se intentan
aplicar dichos programas en 1º grado de educación Secundaria Técnica. La reforma inicial
tenía como nombre la RIES [Reforma Integral para Educación Secundaria], cambio de
nombre a RES, justificando que la actual reforma educativa no iba a ser integral. De esta
forma no se debe poner en marcha una reforma, es algo muy serio para estar
experimentando sobre el camino. Quizá los resultados los veremos hasta que concluyan
las primeras generaciones que han recibido su educación desde el nivel básico hasta una
carrera profesional, hasta entonces sabremos si la RES, fue efectiva o si resulto peor que
las reformas educativas que le antecedieron. Solamente que en educación, ya será muy
tarde si queremos hacer correcciones, porque habremos formado a un tipo de hombre que
obedeció a determinados intereses. A esto le denominamos el curriculum oculto que
subyace dentro de los Planes y programas de estudio. En México nos encontramos
indefensos ante esto, por la misma política educativa que se aplicó y se sigue
desarrollando en la actualidad.