Sei sulla pagina 1di 9
LA MULATA DE CORDOBA HISTORIA DE UN PESO ALLABAS ehosaios nto Ofiio, segin 1a tamosn heh rulata de Cérdoba) trad 10 desile Ia villa de este non bre & Méxieo, Seguramente aguel sitio no ebi6 pareest rm albergne de delicias& 1a neva Medea, pes estar en é asponorse, Mas como do sayo era persona eomodide y atenta (los que eono: wen de trato i Ios brajos asegaran quo no todos tieuen estes buones partidas), aquiso, antes de salir del hospedgje, dav ‘vio & los senores de ensa, Para esto resol: vi6 aptoveshar la primera opasién en que viniese algano de ellos & su eal Sonor sloside, yqué le falta & ese nn: vio? dijo nn dia la braja, al honrat ete agucllas ciwweles, seal un brqncello que eon enrhén habs di Ofiio, A ese bar Te falta que and si-vd lo quiere, dijo la encanta- mo! replioé sorprendido el ale lijo Ia heehiesrn, y diciendo y ha- endo, de wn salto eateiae on el nario, ¢ al, jah portentos do a beajeria!t ‘oy fuga como na visiba, desaparecid A pasajera, de los ojos del atonito mini Nada volvis la por agin lempo on México; mas al a hbo notieia de que en su ineal habia a odo el Pact cas horas di México a Manila: cierto que le majer eauninaba sprisa Los demondgrafas mexiennos no haben logrado después do ea époea vastront © paradero de la bruja: su expedici6n 4 as Filipinas era lo tltimo que de ellase sabi, Y ostafel y peregrine historia, habia que Jado incompleta, Afortnualamente pode mos ahora ministrarles materia, par aie rr unenpitalo & su biogratia, y quit no seni el menos nella se ea Es, pies, era de Ch Joba viviaha dua vive aun al prosout no d tros al saber mend ‘aya iapareedrsele la oshe menos espera ln alguna espantable visio de bruja « fos encendidos como, fuego, aletas rugo- fas de marvidlago, & koreajadas en una ; or la chimene asa malignos di Proeam A ao la Hep, von dsoomaa sgn Inte brajeria que desea on quien hablaba, Tenfa ésta un peso for teen la mauo, y jt: ; Por enén. tos dues hata pas peso re eostaria trabajo adivinarlo, dijo la C obesa, ¥ aun hacer qe el mismo peso no» To dijers. ;Quieres que ponga manos & Ia brat “Por Dios, que seria cosa de ver, lee testé su interloentor, que wn peso hablara ¥ que compusiera él mismo sa historia Pues lovers al momento —La maga tomé el peso, promancis sobre del eierta palabras eabalistiens, y como si étas lela Diesen introducido algiin mal espirita, pu J magia blanes no aleanea & tamafio pi Aigio, el peso se solté hablando, Yo te ordeno, por In virtad que teng Aijo la hochioera, qne refleras euanto te hu pasado desde qno fuiste aenfiado en la ensa de moneda, -Obede220, contests una vor que sain do dentro dol peso, algo parecida, segén icon, & la que oy6 el estadiante D. Cleo: fas Pérez Zambullo Ia pobre diablo cajuelo do | ape sacs al doma en que Te tenfa enjaniado un mal bieho de qaimien fen Madrid; obedezeo: alguna vex hs tenido ya que hneerlo cou 1é queme seed més grato mostrar mi ree 0 Ins hellas hijasde se eomsorte. Vas. {ola historia de este peso, qne ahora ‘ann misina cosa eonmige, eomo 10 son tno poras veces Ios pesos y Jos dinblos. Aten én, pes: ya comient0. sido y lamante, objeto de unt oiisin y del tierno eariao de enantos re a Casa de Moneda de Méxi Navidad, y fa Hevado en con: jeciontos noventa y nuevo her rnios & Ia morada de nuestro primer No pareefia sino que & tn en erjaicial. 6 vergonaoo que seid en eobarnos aera. in hacer tn v fread aque nso da poreoni my golesinas de las de Noshe Buona oe n ir &ln fuerta comezin que le tno olt en nn teada 2 ropa. De eli {Gen une poterosa are de ervo acer wo f t } se Jn enal of corer 5 pasado del mismo metal, y temt queda alt sepa ao para toda la eternidad. No fué, sin embargo, do esa manera porque aadando dias se me tres por un letea al desouento (ini amo era igetln Aiesizo en eontar 3 descantar); Ia ual a-debia conduit & casa dentro de viento mino un mayor mimero de deados mos Bate almaconiste. no se pareeta al miner pues nos profesaba el mis eordisl afecto y 5 ereia muy honrado de te ompabia, El de Ia letra descontada tavo que hacer me pasar, bien contra su. yolnutad, 6 poder de un médieo, que, por cierto metidp en casa de la persona de u dado enfermo, obligé & mi amo & pa tuna fuerie sama de pesos.. Entre ellos iba dor de mi; y pooas veces en el dis mn vida me he ereldo tan estatado ‘como entonees, pues realmente fat precio Bl diseipulo de Galeno me entregé 4 us quidem, y-éste & un tervero, quien ane 6 G-cieria casa, donde vilo que hasta en tonoes no habia visto; ana buena porciGn ex uma labor aes oeupadas seviamente en unl 1e_perniviosa tenis. v9 pore ques -wnelta ‘do extanyagant dose wx buen 9 erudito ais todos? Pero sige (qDénide habia Tei a Indulgeacia wr ann le queda no pe oyéndole, que a Apenas mi aio. tomé asionto entre 1 parroquianos, euando yo vol6 desnsiman parroqu A m files del montero, y entré lnego ental taciou y movimiento, que mndécien veces ie sitio en el breve espacio de dos horns. {me fa8 imposible eonceer & mis due 3, en Jo enal nocreo haber perdido gra vine por tltimo & dar al bolsilo de (0 que tenia por oficio cesante, quiero de Gare donde, a0 enieg® sin ond aig, auyqued pe Ta meer volualad Cai tli: "D. N,N. deer. por do peo Dodo que, el buen mereader haya tenido deapués quo sentat pavidad Senfa muy largo refeis todo To quo me ood aldo qu fui de las guras de D Yo raves ol pals en too rm tizgciones, ssrendo de precio & ide, earch 6 ln onteria do os hom ir, haber dejado de trabajar; ofieio peu Tiar do Méxieo que geaso n0 le hay en otra parte del mando, y que tal vex costar traba- jp entender sl que no haya nacido en esta Feliz tierra de promisién, El eaballero e te me traslad quel mismo dia al talego riente sus cuentas; y del casero pasé feliz vents & Ja tas manos de wna santa ° dome win rozgants y nstroso, me destiné con ofra gente mennda ‘te mi familia & servir de obsequio, pues obre tin amo do flores, & sn padné pred ador. Esto mo traslads & nua tienda, en ‘nyo eajén 6 cepo aeababa yo de ener, exam dodo rondin se enteé alli wn D, Comodo, amigo intino do mii amo, y sin més salud 440 aqui por oro, allé por viento, detraudado nicireumlognios, dijo é éste: “Déme va presto una onza que he menester.”” No teu 0 or0, 1 mereader. Paes annque sea plata, repli’ su fatima amigo, No hay sino dove pesos, prounneis en tono tibio el ign ceasiones, escatimado, prodigadc ‘nanea empleado con eordura. Ea pobla: io, en despablado, en. In ciudad, en el cor- tijo, uy & menndo he ido & dar adonde no indonos entre sus manos & Albin, y easi nauea he pertenecido & legit fos que estibamos en el eajén, Vengan, di- jo resneltamente 1 pedidor, y me queda Vd. Gdebor enateo. Mi ato, 0 poeo sor mo dueio. Aqui me veia atrapado por la Tocuacidad de un ribula, allé. por Ios em- brollos de un exrinl, seullé por la tira rates do-un bravo depositerio adoruado del singular talento de-quedaree bajo'ouenta'y ravi con euanto ai le confab, sacar ademis dendores & los deo. Sol dia yuigio quisiers citar como testig {vilgame Platén! y qué de coans podré cor tificar. A pocos dé los infinitos amos que he tenido dejaré de sacar los colores al rostro Por romate de mis largos viajes fai @ dar otas mengandas debe de haber): eu hhondo taloge de un avaro, quo'no tenia otto placer on Ia vide quo" allogar mach gent ‘mi fammilio, contarnos con mano, examiingrnos uno & uno frmos para no ver ms del dig eu ua vigjo ates, sobve enya tapa podfir eserihirse lo que leyé el Dant sohve la puerta de! inflern En efecto, yo ta habia auaés de aquel «0 ‘suerte que & mi amo le 2 fa 2s Ws sbbrino’ eyo (lenguax’ mondasex le“euponian pareutesco mis cereano)-fu6 su heredero, y se propuso dar pronta liber tad & cunts eaativos tenia encareelados 1 Veto del tf, Porn oxen volé yo tun tieidar de modista; la cual me trnsladé 4 manos de cierto empleado de adviana en un puerto, de donde fai € dar é las dv un al simo petsouaje en In corte, quien me paso las de tuna gentil hui, sobre Ia enal S. E. hacia lover oro, como Jipiter sobre la honrada a de: Emrydiee, Esto especifico que sn éxito ensples hac siglos el padte dioses y vey de los hombres, no be igioea virtad pare que cada dia-es wayor su efleasiny ¥ quod tatters de los vitos genetosos gana y me 1a de eondieién con los alos. Yo lo-sé Mi ama Ja but paeho en o, et abono de laxgas cuent 364 — al puerto en conducta, y puesto alli on un Dugas que en sesenta diss me trasladé & Enropa, al pais de ventura para el dinero, a la tierra de civilizn que seres oro Gplata para r nes. No referiré lo que alli me acontecis qe fueron muchas y peregrinas aventaras porque deseo llevar 6 la mayor de todas, y ‘que pocos de mis deudos podrén contar aber, el haber vuelto a la patria: bien e verdad que traje una forma diversa de la quo habia llevado y que, como muchas de lnspersonas que rotornen de Europa & Amé rica, volvi bien brunido, Iuciendo mucho y pesando pooo. Bs el easo, que después de habar eorrido por innumersbles duefios, ea en manos de un fabrieaute de Paris, quien sprovechando la divisibilidad infiita do la materia, me distribuyé 4 mi y d otros po wermanos inios en las. varias piceas de un elegante necesor que cortis todo por de plata pura y de buena ley. Cada uno de no. sottos representaba alli lo que no era, y nos etribnia wn valor treinta. veces mayor Gel que en efecto toniamos: ; ilagros d Ja industria! Ufano, puos, con esta feliz rasformnciin, bien eoloeado en una pre ~ 385.— 28 arquita de eaoba embatida y baruizn y acompatiada de mil lindas brajerias ‘que formaban el aparato del neceser, volvi 4 Méxieo después de alganos atios de au senola, y tuve Ia suerte, no muy rara é la verdad, dono tropezar en aduana ni gat ta, Vingen do todo eontasto de vistas y al: cabaloros, subi hasta la capital y fai pre venta 4 Ia espestacién del publico en. una gran tionda do moreerin, calle de. «El pr cio de cuatrocientos fuertes que mi amo puso al neceser, retrajo 4 uaa multitad d que todo ol dia se legaban al mos: rador 4 esaminar Is preciosa albaja. Mas, ‘or “limo, cierto litigante, cays pleito acababa do votarse, mubo de. adquiriraos para manifester su geatitud 4'uno de-los ceees, ag toafano que 20 podia frie wi el uombre de cabesho, si bien 0 onforme al dosto Molina, paoden ros es eu maestea do su re qqne Jes Tina ad 36 qué pen lunbia perdido e — 86 — L regalo sobre un poderoso Infete de cro: ‘ba, donde por algén tiempo estavo siendo sino de los mejores adornos del eseritorio. Mas andundo ains, In falta de page’ y la eseasea de litigantes ageadecilos, lo oblig’ 4 deshaoctse wna tras otra de casi todas los Dreseas que en «poem do ids ventura haba oummalado en oasa, Llegéle sa horn al veser, y uo tan bien vendido somo la pritm ra vez, pasd al vetvete de uns elegant» seno- rita, a quien sus padres pusieron essa por age en aq ‘ncendido lnan torcha del himenoo, No fuinos allan mue blede simp itorio del magistrado, aes unestro ano ponta en movimiento cada das Ins pie sas del abundante neeeser para despachim 0 foilet?, ccupacién la mis grave de cua ss Uenaban el bien exapleado curso de sn ida. Con, esto uso continuo, couel aban san y-dasenido de-amos y etiados, la bella alhaja em ates de tiempo; y trum 1 om mis de a mitad de sas dijes y piozes i . da do povalacin In de us quo aun quedabs Jandonos en sfecto brascamente, redujo 4 su antigno valor lo que el hébil fabrican te de Paris habia sabido maltiplioar oon prodigio: volvimos, pues, digo, la plata faue alli babia, & lo quo antes. éramos, tangs pooos pesos y nada mis; de la misma saezte que tn pronanciamiento bien logra do reduee 4 61 primero ¥ desv los héroes que habia ¢ smientofanterior Restituido (Ja forma hitén! dijo en este punto la braja r pasos de algnien que legaba, no iendo qua todos fueson testigus de sus El espiritu ensarrado. en el peso, obede K Ie satal de silencio, y Ia pieaado pla quedé tan muda como el dia que salié sie In casa de Moueda