Sei sulla pagina 1di 14
Seix Barral Biblioteca Breve Pedro Lemebel Hablame de amores Perruno sodomal Y (gon perritos afirulados que se llaman Candy, >. ‘Wendy, Mini, Mona, Luli, Clvel 0 Grace, y se les ve 2 coquectos arebolados con cintas de mofiasen e pelo 0 collares diamantinos al cogote moviendo el rabo mien- tras pasean por el parque con su amo gay. Algunos se ven como pequetias motas de algodén en los brazos dpilados que acunan al perro como virgenes muscu losas de un canino sodomal. ‘A simple vista las mascotas de los homosexuales asi milan gestos y contorsiones de sus duets batiendo el pelo rcién lavado en la tibieza del sol. Algunos lucen tun mechén violeta, un mohicano verde, un rulo albi- no en la cabeza teida al igual que sus amos, quienes los peinan, fos escarmenan, los encrespan, los alisan como si fueran peluches Barbies. Una ola de ternura se aprecia en los ojos de fas locas cuando se reieren 2 sus mascotas, hablan de ellos como de nifios jugueto- ‘nes que le rasguftan la felpa del slln; que la Puki se comié una corta de yerba y anduvo todo el dia como ‘urada, oye, daba tanta risa. Que el Mao se puso a lamer un papelill de jale que alguien dejo por ah y quedé como perro de yeso. Que el Justin cuando le da por aullar, oye, es insoportable, por e30 no puedo poner a Madonna. Se cree travesti y mueve la colta al comps de la misica, que te digo, es casi human, lo ‘quiero tanto, no sé qué haria si. sif, Los ojazos del pertito también se ponen vidi cuando su duefio lo acaricia y le cuenta que el exa del sida le salié cero posiivo. ¥ en esa ennotiva y rendona complicidad, el amo gay deposita todas ‘Atoda hora seve este paseo perruno por el bai todas las razas con pedigt. Foxtrrieres educados q paran la pata en la pierna de la loca que grit Susy, me mojaste el pantalén Ona Sée2, cochina neses con las uias pintadas olfareando l ¢omasol en la mural, Chihuahuas con cara de vestidos con capastefdas. por las manas calizas es friolenta la Shangai, pasa resfriada. En este 2oolégico perruno_no_cabe callejetos, no se ajustan a a estética del mundo “Hr quiltrje urbano, que recorte la city sin amo y amor, se dispersa libre carreteando vagabundo por calles con-su destino pulguiento. Uno los ve jeando en la basura del mercado o cruzandbo loss foros haciéndose los cvilizados, pero al cae la se rednen como manada brava en las sombras dl que. Alguna vez, con una amiga, los vimos reui cn la mafia pata mala que los cobija. Pasamos ju a cllos y alguno nos grufé desconfiado, Decris tuna loca fashion en cortisimo short, envuelta en. perfumes para espantar zancudos. Parece que i dancing a alguna disco. La jauria olfates el divino y se le fue encima ladrando, mordisqueando las das piernas de solirium. Era teroriico ver a esce 1a loca brincando, tratando de defenderse de los tes caninos dindoles tarascones. Tiataba de esqui saltando como langosta, pero los quileos enfur la tenfan acorralada. Nos miramos con mi ami sin pensarlo, fuimos en su auxilio gritando: Qué pasa, mierda Y parece que nuestro grito fue tan dréstico que Ja jauria se sousts perdigndose en la nouhe. La pobre loca tenfa las pantortllas sangrando, le pasamos un pafiuélo aconsejéndole que fuera al hospital a pones se una inyeccién antirrdbiea. Pero sino les hice nada, decia lorando, a En fin, la loca y su perro, El perro y su loca for man una dupla homogénea, cai incestuosa, que en su dlislocado enamoramiento comparten el invierno de la soledad. La mayoria solo cultiva razas finas, pero en Ia adopcién de un animalio el corazén egélatra del ‘mundo gay se vuelve generoso al dare su amor a una criatura indefensa. Y aunque la mascota forme parte dl decorado 0 del look arribista de condesas perreras, la emocién se desborda cuando la Puky se enferma, Entonces la loca no se compra el perfume Calvin Klein y la lleva como una guagua al veterinario, hablindole despacito, mientras le peina el jopo, diciéndole con los ojos luviosos: Ay, mi nif, site pasa algo, abandono cf tratamiento del sida para que la muerte nos leve juntitas.. para no separarnos més : La insoportable levedad ws CCertamente que reconstruir la historia de la ho- foous ‘mosexualidad en Chile significa bucear en el océano oscuro de su clandestinidad. Tal ver trae de reilar #524 sus minimos gestos, desflecados, rezagadas o utilizados 9 por el poder de curno, la democracia de turna y en tlkima instancia por los propios protagonistas de su esta. Aun asi, pesar del oscurantismo que aureola su esxistencia, hay antecedentes y sucesos que posibilita- ron el desplazamiento de sus demandas. Gestos inau- sgurales que trazaron una linea discontinua expresada eno politico, lo cultural, lo social y otros mbitos mas Aandnimos que escapan a lo piiblico. Pero més ali de revelar nombres conocidos o figuras importantes que hhan practicado el vijooficio anal, hay hechos que en- rmarcan la memoria como signos entre los eles se de- sarrola su dificil sobrevivencta. El primero sefiala una cruzen el Pacifico, La matan- 1a efectuada durante el gobiemno de Ibificr, bajo la ley de descontaminacign moral que se aplicé en contra de ‘prosttutas v homosexuals, los que eran levados a alta maren barcos dela Armada, y alli arrojados alas aguas sin mds trimites. Por cierto, este dramitico hecho no fue publicitado, como muchos otros que la memoria retiene a pesar de su dolorosa marca y que se tans ten de labio a oreja en un murmullo que manticne a fiote el brilloazulado de los cadiveres. EI segundo acontecimiento se refiere a la pit rmanifestacién publica de la homosexualidad fuacrza politica efectuada en la plaza de Atinas de tiago, frente ala catedral, durante el gobierno de de. Uno de sus protagonistas recuerda: ~Si-estave, peo no ue una marcha, fue una re ‘sponténea que salié de repente. Se junt6 un ge gente del ambiente y comenzaron a dar vueltas en no a la plaza. Me parece que fue el primero se aio de la Unidad Popular. No eran muchos, haber sido cerea de cincuenta. —Hubo represin? Claro, llegaron los carabineros del Grupo que era un equipo de Fucrzas especiales dest controlar cualquier manifestacién ajena al gobi ~aY dnde esabas ei? Mira, la verdad es que yo siempre he tenido cl do, asf que no me acerqué mucho. ~£Te hactas la lesa? “Algo ast qué paso después? Bueno, se llevaron a un montén en las micros Grupo Mévil, y dentro las locas seguian grtan ime asusté mucho y me ui Fue publicitado? —Harto, casi en todos los diarios. El Puro Chile «que decia: «Los maricones se comaron el centro», Este histrico meeting pasa a formar parte del t sito gay en este terrtorio, Probablemente, sus of nizadores hubiesen transformado esta protesta en accién fundante de la homosexualidad chilena de mediar el golpe de Estado que sumergié todo ‘emancipatorio en las gasas negras de la represién, Después, en pleno aucoritarismo, alguna gente de rl depostacin, Ese ese caso de un bailain coma a que fue relegado al nore, y antes de partir supo que el campo de concentracién estaria frente all mar, y lo primero que agar fue su taje de bafo. Ast como «ste, hay otros casos que no tuvieron la misma suerte y aparecen menstsuanda la larga lista de desaparecidos, doblemente ausentesal sabers entre murmullos de pa- sillo su negada condicién. También, este doble silencio recuetda aun militate del MIR que fue expalsado del smovimienco y después de transitar por otras coletivi- dades de inquieeda, fue amecrallado por boinas negras del ejcito. Pero mis allé de estos y otros casos similares, mis alld de ks torturas y atropellos a travesti efectuados por bosofbia miata homadstaduran edo cn forma tan crucnca y organizada como en Argentina © Brasil, donde se implementaron aparatajes especiales < aniquilamiento como la Triple A y sus masivas ma- tanzas de travestisen la carretera Al parecer, los mil ‘ares chilenos hicieron la vista gorda y utilizaron como camel lbersarin el einsina de las locas en Jos paseos caranales, como se traduce en una entrevista de la revista Cancel ano 89. =Quées un homo en Chile? Un drama, pero ni tanto, Se dio suave, no sé pero 4 cstos milicos no les dio con nosotros, nos dejaron piola, como arreglos florales. ~Adlara. -Fuimos parce del cartel democritico del régimen, Si esté leno de topless y maricones, zcémo va a ser dicadura? | una cueca descalza sobre un mapa de Sudameérica le | de vidrios. De esta forma, en los afios grses después del 73 siguieron funcionando discotecas como el Fausto; Iue gies pata gays aeynmodalos y pivclives al égimen que bailaban en los espejos a puerta cerrada y con toque: de queda, sofindose Sissy emperatrz escoltada por las sables de la soldadesca. ‘Asi, siguen corsiendo los afios, sin que el tercer de= sco manifcste su descontento 0 adhesin con las viet mas de las bora. ¥ solamente en los ochenta se for cl primer colectivo lsbico feminista, Ayuquelen, ara del asesinato de Ménica Briones, ultimada a golpes la plaza Italia. Y en el 87 aparece el colectivo de politico homosexual Yeguas del Apocalipsis, que danl cara de perfil en los medios de oposicion. Cabe recat dar la intervenci6n al acto de candidatura presidenci de Patricio Aylwin, donde se desplep6.un Lienzo @f deca: «Homosexuales por el.cambio»,o la performat ce de 1989 en la Comisién de Derechos Humane Estos dos colectivos que levantan la vor en dictad +a son los primeros sintomas que compen el silenei con acciones publicas y rayados que se firman con. nombre proscrito. Una serie de declaraciones crea aumésfera aperturista que en noviembre del 91 da aque se realiceel Primer Encuentro Nacional en Cot cexpeién, De esta forma, la eausa homo ha impulsado aires organizativos en los noventa. Asi, han floreci ‘muchos grupos que se van sumando al grito cont la oprsin. Especialmente en provincia donde se produce la capital en las mismas earas compungi ‘que piden libertad. Recortan el su, el colectivo Lea lesbianas y el grupo homosexual Ser en Concepcién “También en Calama, dos locas calamefas esperan carta sle Santiago, como en Valparatso, Valdivia y otras eiu- dades donde se van juntando de poco, dea dos y seis hhastasaltar el gueto y transformarse en cabos sueltos ‘de una clipsis politica que gira en torno ala capital. — “Aci, en Santiago, en 1990, aparece el grupo Mo- vilh, integrado por un numeroso contingente de ho- rmosexuales y una lesbiana, para que no se note. Esta agrupacién convocé a una marcha el 4 de marzo en lcontexto del aniversario de Informe Rettig. Un dia ‘en que los familiares de los detenidos desaparecidos preguntan una vez més por el destino ausente de los ‘cuerpos. Dias antes, el Movilhcité a una eonferencia de prensa lamando a lesbianas y homosexuales a mar- char por sus derechos. Se entendia est lamado como adhesin ala marcha Rettig, como solidaridad con las victimas de la dictadura. Pero el campanazo piblico hizo que la noticia de la manifestacién gay Menara los titulaes,echndole tierra a la demanda contra la im- ppunidad. Por cierto, este grupo habia tenido reunio- res con los organizadores del acto para sumar las vo- es trizadas al eco de la justcia. Ciertamente sesuleaha. -complicada cruzar el cema de los desaparscidas con, la demanda homosexual, por eso se lleg6 al acuerdo de que estos tiltimos iciana la cola, no por colas, sino iis bien para aplacar el escindalo. Y tampoco lleva- sian leyendas demasiado alusivas, solamente un cartel poético y un bosque de trngulos rosa. Pero a falta de leyendas de identificacin, las caras travesti maltrata- dasporel aeicey la cosmética de rasnoche, fueron un tratado completo de la homosexualidad chilena que atravesé la pantalla. Un flashazo de pelos oxidados y alguna silicona triste bajo el chaleco de canutén q expuso su parte mas déil al asedio periodistico. ‘Asi, al son de vicjas consignas, parti este wen destino por la Alameda ance la mirada indiferente los transetintes que se preguntaban sobre este dsl que invertia duclo por color, Como sila protestatuvi ra que maquillarse de circo teatro para ser més efet ‘Una paloma gigantesca gualeteaba sobre las cabezas has locas con su mensaje de paz y amos, mientras se cauchaba: «justicia, queremosjustician, en una in rencia de actores y escenografia. Un revoltijo de desteiidas por la exposicién de la pena contrastaba Jas carastravests, coloreadas por el rubor de e 1a ealle de civil y marchando. Mis bien, haciendo simulaero de la marcha con la risa frgil de la loca tz.en vitrina, Quizds, l recuerdo de los tacoaltos quebraba el paso, desentonando el de frente mar en perfil amargo que torcia a fla. Quizds, este sea el i punto que enlace los dos temas. Es posible que el up teatrero de ls travestis que aparecieron en pri plana sobre las foros calcinadas de las victimas de la presién,fueran la pigina a color que cubri el bk negro de los retratos esfunados en la historia. Qu solamente en este imaginario se unan las mismas ‘mandas de cuerpos ausentes como dice Francisco sas, escritor: Los cruces son necesatos si hay redes arman una misma zona de dolos, un mismo justicia, Pero el problema se produce cuando los h sexuales no tienen muertos visibles. Seguramen ausencia de los propios muertos dela gesta gay Ja trizadura entre las dos onganizaciones y la util :morbosa de los medios de comunicacién que cor politica de destape van tapando otros asuntos qh ‘memaria se obstina en no olvidar Tal ve, silos gays y lesbianas hubieran adherido con sus propios mértires, -sLbuso de Iii ola cata destizada de Minica Dein: | nes, Seguramente esta pluma enlutada hubiera everti- | ddo.en gesto inescrupuloso de la prensa. ' Después de tanta impunidad, sta protesta se archi- va en los kérdex de Televisién Nacional como propa- ‘ganda para dar una cara demoeritica, pero demacrada por la pose coliza. Seguramente, este acontecimiento hace historia junto a la marcha del setenta, pero un halo sucio no permite visuaizar los cuerpos estancados, nel fondo del ocfano. Esta politica de publcitarse da Ia cara que se espera en el Chile de hoy. Pero la tnica cara pablica de la homosexualidad chilena es el bofe marchito qu ri ‘un_marica, Esa cara, maquillada de moretones, se ar- chiva con otras earas que manchan el espejo neolibe- ral de la pantalla, Por cierto, cabe preguncarse: ;Qué cs dar la cara frente al ojo voraz del sistema? ;Acas0 docit soy asi y qué, no forma parte del sistema que cextrae el misterio empelorando al entrevistado? Siem- pre frente a los focos de identificacién el homosexual ‘comparece, y el comparecer es un asunto judicial. Un asunto de culpa y confesién donde la verdad despelleja al inculpado, Pareciera que los homosexuales, en estos reportajes,estuvieran obligados a posaren la vittina de |s cpimpasia wiblra. Ast fueran objecos de especult-_ a burguesa ola pluma escandslosa con que adornen sas vidas. Sobre todo cuando el tema revolotea de boca cen boca, del reportaje al manoseo puiblico que aucori- za, acon, comprende o censura las petcas negras del efinter. Como silos homosexualesnecesitaran de ‘estas piadosas acogidas para ejercer el derecho a la p piedad del cuerpo. Habria que preguntarse también: ,Por que march reiterando el gesto milic de la dominancia? Sieve cn dia la misma orgénica partdista, la misma jerag vertical y toralizante que excluyé de la lucha polit a los homosexuales?;Acaso el proyecto de liberai «que partié en los setenta no sucumbi6 en O10 p despuds que se consiguieron los cambios legales? posible preguntarse, homosexuales: ,Y qué mis? Pareciera que una vez abierto el proceso hacia ‘organizacién de los homosexuales chilenos, os pro gonismos, los escarmenados politicos y adosami partidarios, dejan un vacio de ireverencia copado la propuesta de legaldad para aparearse sin conflicta Jos azahares eunucs dela pareja gay. Pareciera que vez conseguida la bendicién gubernamental, los h AA parecer, en la organizacién estaria el control de ‘minorias fichadas por el ordenamiento, Por ci picrde el cuerpo politico en esta danza complac donde el sindicalismo homosexual desfilaen la pasa que le acomoda la demoeracia. Entonces, se debi revinar esas maniobras de insercin. Quizés im el gesto obeecado, reconocer que