Sei sulla pagina 1di 8
ae 1922 1923 1924 1924 1924 1925 1925 1923 1932 11938 [1938 258 Elo Neu masoquismo» (1924), «La pétdida de realidad en la neurosis y Ia psi cosisy (19242) «Nota sobre la “pizarra magica» (1925). iam (19255). tar en fa cultura, capitulos VI, VIE y VHT (193 Esquema del psicoandlisis, capitalos 1, TE, IV, jones clementales sobre psicoand ism (19408),] Un caso de aranoia que contradice la teoria psicoanalitica (1915) Nota introductoria j del eFrbre at Rets> (19088), FB So oles 1235.) 263 esa timider vergonzota que hobria sido Ia actitud indicada hacia un oyente extrafio. Estaba toda absorbida por el hechiza de esa aprensiGn aue sw vivencie le habia provocado. Desde heela afios era a se desempediaba en un cara ign de ella y con el beneplécito de sus jefes. incalaciones amozosas con hombres; damente junto a una madze anciana, cuyo tinico s alla, No tenia hermanos, y el padce habia muerto hact ims tiempos un empleado varén de Ia fa aproximedo, un hombre muy ec a no pogo rhusar pat por clrcans nada de al dad. Le expuso por una enseguida inguitid al amigo p le dijo que probablemente venta del pequetio reloj que estaba peso yo me tomaré Ja libertad de apuotar nfs adelame algo sobre esta parte de su informe. Cuando abandond la cosa, se topd ademés en Ia escalera con dos hombres que al verla se secreteaton algo. Uno de ios desconocidas levaba un objeto eavuslto, como un cofre Elencuent casa, se forié ‘sia combinacién: haber sido en le imagen. Desde ese momento no Pi suspicacia hacia el amado; ca con la demanda de una cxpi bién con reproches, Pero se mostré insccesibie a lo ramentos que él le hizo, con los que sustentaba la sinceridad 264 atos y fo infundado de la sospecha. Por tltimo abogado, fe conté su vivencia y le encregs las a salz de ese asunto hab el sospechado, Después pade yo echar un vistazo a algunas de esas cartas: me hicieron la mejor impr be ‘era el lamento por ef hecho de 4 ‘moso y tierno pudiera destruirse a causa de ess tificarme por haber hecho calpado, Pero el caso tenia para mf un meramente disgnéstico. En la haba aseverado que ef paranoico se debate contra un & zo de sus tendencias homosexuales, lo que remi Jeccidn aarcisista de objeto. Ademés, se ha {gue el perseguidor en ef fondo era el amado o al gue miento de fa parazois mos como de valider u ‘que, a consecuencia de pleno si pueden teclemar iea no faltaban, por casos en que 19 s¢ creia perseguido por ale Gel otro sexo, pero una cosa era eer acerca de esos fas0s, ¥ Tenerlos enfrence y verlos. Lo que yo y tis amigos helsfamos podido observat y analizar con ide} vinculo de Ta partnoia con ido To contradecta de ‘era evidentemente ca tesis se get for renal 4 iciindose persuadir por es p se de parte del abogado cotta sslide que en pti cordé cud a menudo se habia icos por no haberse ccupado de ellos con ' raiz de Jo cual Ja avezigua ‘ra imposible forcnular ese y-con todas las circuns- to de la paciente, cue seguia mostrando su d mbién en mi ayuda d jovea en su casa un ‘ccurrié a perturbacié habia anudado su sospecha; en su comunica ccultedo, omitido, esa primera visita 9 fad anda importante le habfa sucedida. E: gue entonces no habia pasado nada Uamativo, Siguiente. La seccidn de le gran em ida por una anciana dama a quien descr estas palabras: «Tien cabelios blancos como mi madzen. Es- ‘uada a que esta anciana jets la tratara con gran has veces la fastidiase, y se juzgaba ven emplead, este se presenté en las oficinas pare comunicar 4 1a ancisna dame alguna cosa d mientras hablaba coa esta en vor bal to la cerveza de que Lo que acakamos de averiguer pone término, en primer lugar, ¢ la dude sobre by : Ge Is sospeche, dad se advierte que fa jefa de cabll C05 eS US co de la madre; que supuestamente teal. No creo en absoluro que se ayera el tictac dei 20 ruido alguno. La situaciéa en que ella se encontral ba uns sensacién de «toc we» 9 de latido en el Exto fue, entonces, lo gue con posterioridad se proyects luers, como percepcién de un objeto exterior. Algo pot en en el suefio. Una de imis pacientes forms una ver de un breve suetio de despertar, ue no habia caso de obtener ocurrencia sueio decia: «Hacen toc toce, y ella se Uamado a la puerta, pero [2 noche ante tado sensaciones penosas de poluciones y ahoca instalaren sexual, Habfen hecho «toc te» en el 2 En el caso de nuestra paranoica, yo remplazaria el faido contingente por idéntico proceso de proyeccién, No puedo garantizar, desde [uego, que dado lo fugar de nucstco eenocimiento tia ance la compulsive situa informe sincezo de pero la contraccida con sa aserto de gue no heb . genicales. Y en el rechazo resultanse def hombre, junto a Ia conciencis motaly cambién le insatisfeccién ravo, sin duda, sx paz. Shore regresemos al llamativo hecho de que la enferma se defienda del amor al hombre con ayuda de uaa formacién elirante paranoica. La clave para comprenderlo es proporcio nada por la génesis de este delisio. Originariamente esteba iigido, seqiin nos era licito esperaz, coatza Ia mujer, per0 ahora, sobre el terreno de la para é de la mujer al hombre e 5 TVEsse un ibn ob pelanatcie al Ja paral guide pesmance 020 tambiga al mismo sexo) sobre las que zecey ciga de amor antes de la trasmudaciéit parancica, Pero 1 afeceiSn neurética no lo excluye; muestra obscrvacién podria set partdigmética para muchas otras. Ademés de !a por resla general ball jado @ las mismes, ps rehusado y puede susticuir a madte y hermaoa por o Y como en estos estd ausente [a objecion de Ia sura, la elecciGn de tales personas susticati le deviene conciente, Junto a los fendmenos de ese avance aut 1 nuevo terreno, conquistado las mais de se intenta desde era con la formaciéa i, Ja lucha prosigue muchas veces aun a. En ambos bandos emer- ‘que la continan, EI sin- lecer al estado anterior. A menudo se ensayan vias valor al sintoma, procurendo reconguistar con y denegaco Estas cizcunstancias arrojan {uz esclarecedora sobre una tesis uaa pecaliar inerela ps ién fundamental ‘puesta al cambio de la neurosis. Es no es genética, ine sola rogteco 7 ala secuperacién que no se apacig fracén de Sse pes panto ertida de esta inercia especial, ella se revela como fn exierio- Ezacién de unos enlace, empranamente establecidos y muy les de desatar, de pulsiones con impresiones y con los 10s dados en estas; en virtud de esos enlaces se deravo oe < i De guerra y muerte. | Temas de actualidad (1915) :