Sei sulla pagina 1di 5
De la Historia de Onteniente, pueblo hermano de Caudete. SIGLO XV Este es el siglo de la invencion de a imprenta, fundéndose en Valencia la primera de Espatia en el afio 1474, Es el dltimo siglo de la Edad Media y en él termina la dominacién musulmana sobre territorio espafiol yse descubre América, Los reinos de Aragén y Casila se unen y comienza esa misi6n ecuménica ue lleg6 a convertimos en la primera potencia del mundo. También se difundié la numeracién ardbiga y fueron expulsados de Esparia los judios. ‘Con Martin {el Humano comienza este periodo y el primer privilegio que obtiene Ontinyent es el del ‘mercado semanal,firriado por el Rey en Valencia con fecha 15 de diciembre de 1406 (ver Pergamino correspondiente en el A.M.O,). Viene de lejos, pues, ese mercado de los lunes que ain celebramos. En este siglo hubo representacién procesional del "Misteri del Rei Herodes"’ algo que por circunstan- clas desconocidas (seguramente por falta de asigna- cién numeraria), dejé de representarse y a nosotros solo lleg6, como resto de aquello, lo que en mi nifiez llamabamos “ia degolla” en la procesién del Viemes Santo En al resumen de Cortes y Parlamentos a los ‘que asistiésindico de Ontinyent, incluidoen esta obra, pueden verse los celebrados en este siglo de los que tengo noticia. Existe copia notariada, por Luis de Pertusa y dos més, de un pregén del rey Martin | dando licencia para el libre trénsito de los habitantes del Reino de Valencia porla frontera con Castilla haciendo franqu- cia de la guia y del pago de sels dineros por libra (pergamino con fecha 2.de agosto de 1407, A.M.O.) Hay también en nuestro Archivo Municipal un Jegafo con asuntos variados conteniendo cartas fecha- das desde 1408 2 1447 y dirigidas al Justicia de ‘Ontinyent por otras autoridades. ‘Seria muy interesante una investigactén a fon- do de los libros de “Actuacions del Justicia, etc.” de este siglo, ya que el sabor localista de sus contenidos merecen, sin duda, una monografia muy aleccionado- ra sobre el ambiente social de entonces. Muere Martin el Hurano el 29 de marzo de 1410 sin descendencia directa y como consecuencia dello se rompe a sucesién dinéstica, La soberania de la familia de Jaime 1, nuestro fundador, queda inte- rrumpida al no ser elegido como sucesor el Conde Jaime de Urgel bizieto, por linea directa varonil, de Alfonso el Benigno; lo que le daba la preferencia técnica y legal entre los varios pretendientes que surgieron para ocupar el trono, El que al fin lo ocupé fue su mas directo e importante competidor don Femando de Antequera, hijo de la reina de Castilla Eleonor hermana de Martin el Humano y por ello sobrino del difunto Rey aunque no por linea varonil Se dividieron las opiniones y la nobleza de Ara- gon y Valencia, junto con el clero, apoyaron cast und- himemente al de Antequera, siendo la clase popular de -147- estos dos reinos y practicamente toda Catalurialos que se decidieron por el de Urgel. No poseo datos de a quien apoyé Ontinyent en esta contienda, aunque re- sulta presumible lo hiciese al de Urgel con preferencia, Hubo enfrentamientos belicosos entre los dife- rentes partidarios y la lucha civil se fue encrespando, por lo que intervino eficazmente el cismatico Papa Pedro de Luna, atin reconocido como Pontifice de la Iglesia Catblica por la Confederacion Aragonesa bajo ladenominacion de Benedicto XIll en pleno Cisma de Cccidente. La labor de pacificacion del “Papa Luna” cristali26 al conseguir se hiciese la eleccién del sucesor ‘de modo pacifico convocsndose el lamado *Compro- miso de Caspe", que en 28 de junio de 1412 hizo peblica la eleccién del de Antequera, el cual rein6 con el nombre de Femando | De los nueve compromisarios que intervinieron enlaeleccién (tres por Aragén, tres por Valencia y tres por Catalufia), siete votaron por el castellano Fernan- do, uno porel de Urgely otto se abstuvo, Los compro- misarios por Valencia fueron Fray Vicente Ferrer (luego canonizado santo), su hermano Bonifacio y el doctor en derecho “En Pere Bertrén”. Existela general creencia de que fue la influencia de Fray Vicente Ferrer la que decidio el asunto de la elecci6n del castellano, estandode acuerdo con la particular opinién del “Papa Luna”. Lo que resulta evidente es que con tal eleccién diose firme paso para la futura unién del Reino de Castila con la Confederacién Catalano-Aragonesa, Nocabela menor duda de a vision politica que entrario esta decision con miras de futuro, y de su gran importancia, pues, atn hoy, continda tenlendo sus detractores y defensores. Este modo de nombrar sucesor a la corona, sin la decision de las armas, constituy® una evidente novedad y un desconocido, avance democrético en aquellos tiempos. En agosto de 1412 entré en Zaragoza el nuevo rey Femando I de Antequera y posteriormente se sublevo Cataluria en favor de Jaime Conde de Urgel, con la ayuda de Navarra e Inglaterra. Vencido el de Urgelen Balaguer el 31 de octubre de 1413, fue preso yllevado al castillo de Xativa donde recibié muy malos tratos, acabando asesinado: Asi comenz6 definitive- ‘mente en la Confederacion la dinastia de los Trastama- ra castellanos. Fernando | murié alos 36 afios en 2 de abril de 1416 y le sucedié su hijo Alfonso Ill el Magnénimo, Hasta las cortes convocadas en Valencia de 14172 1418, nuestro pueblo continué pignorado ala familia Artes, Volvié otra vez a la realeza tras el pago de la deuda correspondiente. Esta deuda alcanzé la uma de sesenta y seis mil sueldos, mas atorce mil por majoras realizadas, que vinieron a redimir los tercios sobre el diezmo de Ontinyent y Biar que disfrutaba Pedro de Artes (0 Dartres, como selee en otras partes) Existen dos cartas sobre pergamino del rey Alfonso Ill de Valencia, en nuestro A.M.O., fechadasambas ¢l 22 de marzo de 1418, que hablan de este asunto y de la confirmacién de privilegios concedidos por reyes ante- riores. Una de ellas va dirigida a su hermano Juan (luego reinarta como Juan Il), Gobernador General del Reino de Velencia_y menciona los privilegios otorga- dos en 1341 y 1370, por los cuales no pueden ser separadas de la Corona las villas de Ontinyent y Biar. Este cargo de Gobemador General del Reino de Valencia fue el que dio origen, posteriormente, al Virreinato del mistno titulo, En esta misma fecha de 22 de marzo de 1418, en virtud de real privilegio del Serenisimo Rey D. Alfonso Ill de Valencia y V de Aragén, llamado “El “Magnénimo" fue establecida en Ontinyent la celebra- cién de la feria anual durante quince dias partir del 19 de setiembre. ‘Afonso Ill fue un monarca que los ontientinos debemnos recordar con carifio y al que podia dedicarse una calle. Fue un verdadero protector del estado lano ¥y promotor-conservador de nuestra legislacién foral Ontinyent no soto le debe el privilegio della feria sino, también, su decidido apoyo al sistema de insaculacién para la eleccion de los cargos municipales, sistema fantos afios seguido en nuestra Villa y que se describe en otra parte de esta obra. Este Rey, que casi siempre residié en sucorte de Népoles, favorecié mucho al Reino de Valencia en correspondencia a que su dinastia no fue tan mal recibida aqui como en Cataluria. Valencia paso a ser la ciudad més importante de la Confederacién yalcan- 2 el cénit en su cultura, floreciendo en ella el siglo de oro de la literatura de nuestro idioma vernsculo. Continuando su tradicion de plaza fuerte yfron- teriza los Jurados de Ontinyent, en 1425, consiguie- ron el permiso de imponer tasas y sisas o repartos alos vvecinos ycontribuyentes, con el fin de recaudar fondos para la reparacién y consolidacién de las murallas. En 1429, con el fin de derrocar al Condestable de Castilla y favorito de Juan Il D. Alvaro de Luna, Alfonso Ill de Valencia declaré la guerra a Castilla Hubo acciones bélicas de esta guerra en Biar y Villena, por lo que es de suponer que algunos ontifientinos tomarian parte en ellas. La paz se hizo en agosto de 1430. Durante la primera mitad de este siglo se llevar ron a cabo dos importantes obras que alectaron muy favorable mente a Ontinyent y también se confirmé la ampliacién de su término particular con la villa de *Capdet" (Caudete), y el caserio de Bugarra. Las d: Obras mencionadas fueron: La construccién del cami- no carretero desde Gandia a Ontinyent, por acuerdo de las dos villas ante el notario Pedro de Belza en 9 de diciembre de 1432, y la construccién del “Almudi” 0 casa de compra y venta de granos dependiente del Concejo Municipal, que sirvié para evitar especulacio- nes y favorecer, por tanto, al elemento popular. La construccién del “almudi” corresponde al afio 1436 y existe pergamino en A.M.O. en que la Reina Maria da licencia al Balle para que se construya. En cuanto al camino carretero de Gandia a Ontinyent se prolongé luego hasta Castila y, posteriormente a la unién de ésta con la Confederacién, pasé a ser el camino directo de Madrid al puerto natural mas préximo del Mediterraneo que era Denia. Con la incorporacién de Caudete y Torre de Bugarra alcanzé nuestro término su mayor amplitud ya que tenia el del actual Agullent. Respectoa Caudete existen en A.M, O. cinco pergaminos que van de 1442 2 1458. El Rey habia pignorado esta Villa por la cantidad de treinta y tres mil sueldos a un setabense que se llamaba “Joume Ferrer” ycomo no le vino bien al Rey el desemperiarla, recurrié a Ontinyent que pagd la deuda y pas6 a ser el nuevo seftor de Caudete, Con esta operacién de la que se firmaron capitulos que pueden leerse en uno de los mencionados pergami- nos, consiguié el monarca que aquella Villa, en plena frontera de Castila,fuese protegida y defendida por e ppoderoso Ontinyent. La venta le hizo, en realidad, el hermano del Rey como Gobemador General 0 Virrey de Valencia y fue confirmada por el Monarca en la ciudad de Napoles en agosto de 1446. Como Caudete disfrutaba desde 1427 del privilegio de no ser separa- da de la Corona, siempre qued6 claro que. seria revertida a la realeza tan pronto ella pudiese pagar su empefo. El titimo pergamino del A’M.O. que habla de Caudete lleva fecha de 8 de junio de 1458 y concede la recuperacién de esta villa en las condicio- nes indicadas, con la promesa de no separar ninguna villa real de la Corona de Aragon. Va firmado y tubricado por el Rey en Napoles y fecha indicada.. En dlafio 1444 no habia quien quisiese desem- pefiar el cargo de Justicia en Ontinyent, debido al Corto sueldo que se le asignaba; fue puesto en conoci- miento del Rey este caso y él contest mandando que ‘se aumentasen cincuenta sueldos a los trescientos cin- cuenta que cobraba hasta entonces.(A.M.O. pergami- no del referido afio), Otro pergamino del A.M.O. , notariado y avala- do por testigos, es una carta orden a todos los lugares xy pueblos del Reino de Valencia, dependientes o per- tenecientes al real patrimonio, donde Juan de Navarra {hermano del Rey), da el mandato en forma muy clara, firme y taxativa para que no obedezcan ninguna orden que no emane de su autoridad. Va firmado en Valencia a 1 de julio de 1446. En los iltimos dias de abril o primeros de mayo de 1455 llegé a Ontinyent la noticia de la eleccién como Sumo Pontifice del Cardenal Alfonso de Borja, que fue denominado Papa Calixto Ill. Es de suponer, aunque carezco de documentos que lo prueben, que aqui, al igual que en Valencia, Xativa y otros sitios del Reino de Valencia, se celebrarian actos religiosos en prueba de regocijo, ya que un valenciano, y nacido tan cerca de Ontinyent, acababa de ocupar la cabecera de la Iglesia Catélica, En el “Llibre de memories de diversos sucesos e fets memorables e de coses senya~ lades de la Ciutat e Reane de Valencia, amb introduc- cié | notes de Salvador Carreres Zacarés", puede leerse e! tipo de fiestas y regocijos que se hicieron en ‘Valencia por dicho motivo. Enel mismo “Llibre de memories etc.” se lee en la pagina 597: “A 29 del mes de juny, dit any (1455), -148- fon canonigat en la Esglesia de S, Pere de Roma lo alorios Pare nostre Sent Vicent Ferrer per nostre Sant Pare Papa Calise, alias micer Alonso de Borla, de la uta de Xstiva.” Como puede apreciarse, tener Papa y Santo valencianos fue cosa de pocos dias. Elaio 1464 nos trae a elevaciGn a la categoria de Plebania dela parroquial iglesia de Santa Marfa. Ver Ja monografia que sobre nuestra laesia Arciprestal se Incluye en esta obra. Alfonso Il de Valencia y V de Aragon murié en 27 de Junio de 1458 ye sucedié su hermano Juan I. Durante el reinado de este timo, alls pore! 1466, so separaron las bailias de Ontinyent y Biar que hacia tiempo eran desempetiadas porla misma persona, En 1467 hubo peste en nuestro pueblo Tocante 2 malestar civil o criminal, ademas de Jas uchas porla sucesion del trono, ena primera parte de este siglo, tenemos en A.M.O. un pergamino con Ja copia de una carta del Rey Martin dirgida al Virrey Femando Lopez de Luna, para que se tomasen medi- es contra ls alborotadores que turbaban la tranquil ded del Reino, contralos cuales pedian remediolas po- blaciones de Alzira, Ontinyent y Xativa, Recomienda l asesoremiento de unos juristas para no lesionar los fuer0s y privilegios con las medidas que se adopiasen. La copia va firmada en Perpiian a 13 de diciembre de 1446 y ests notariada por Bemardo Segul y dos més. Debemos tener en cuenta que en tiempos de Martin hhubo disensiones y luchas entre familias valencianas ademis de los corrientes alborotadores y ciminales Huboguerracivilen el reinado de Juan Ildebida al trato que dio a su primogénito el Principe de Viana, 2 quien privé de sus derechos leitimos a la corona de Navarra y también a la de la Confederacién, Los catalanes se levantaron en armas para delender los derechos de Principe, el cualacabé muriendo envene- nado. Luego de su muerte siguié la lucha a la que se unleron los valencianos dirigidos por Jaime de Ara- gn, hijo del Duque de Gandia que acabo derrotado y preso en el castlo de Xativa donde murié. Luego de la muerte del Principe de Viana el Rey nombrd heredero de la Corona Aragonesa a su segundo hijo varén Femando, fruto de su segundo matrimonio. En 1479, tras a muerte de su padre, comenzd el reinado de Femando tl lamado El Catdlico, siendo uno de los primeros actos de su reinado el presidir las Cortes que se convocaron en Valencia este mismo afi, Alcasar Femando con Isabel se motvé la unidad de la monarquia espatiola. Femando el Catélico fue uno de los reyes més sagaces que ha tenido Espafa, ‘Sagaz, en sus vertientes de mafioso, avisado, pruden- te, previsor, “politico” einteligente. Cualquierestudio- 50 que quiera comprobar lo que digo solo tiene que investigar en los archivos y dejar un tanto de lado la serie de t6picos que siempre nos han querido hacer fragar desde la escuela primayia 2 la universidad. El ensalzar al rey Femando, en el sentido que lo hago, no es més que hacer justicia a unas dotes personales arteramente slenciadas por elafén de quienes siempre eron fantasmas por todas partes, Lacosa comenzé con aqualla primitva frase de apaciguamiento del “Tanto monta, monta tanto..." continu con a invencién de! “Isabel empené sus joyas para financiar el viaje de Colén”; prosiguié con memeces como la de decir que la almohada donde descansa la cabeza de Isabel, en la tumba de Granada, esti mas aplastada que la de Femando porque tenia ‘més cerebro que él y por ello le pesaba més la cabeza; hha permanecido con esa actitud constante en toda clase de alusiones y comentarios que intentan hacer creer que si América se descubrid se debe, solo y exclusivamente a la reina Isabel: Pues, no, sefiores, no fue ast América fue descubierta porque Femando e Isabel (hasta ahora siempre fue Isabel y Femando), lo decidieron asi, y lo decidieron no porque Isabel diera ‘en pignoracién sus joyas al valenciano Luis de Santan- ‘gel, que era entonces tesorero de Aragén y fue el que hizo volver a Col6n junto can él al Campamento de Santa Fe, sino porque este banquero de ascendencia judia, unto con el genovés Francisco Pinelo, adelant6 Jos fondos necesarios para tal empresa. Las Joyas de Isabel nada tuvieron que ver en todo ello, ya que estaban emperiadas en Valencia, por la cantidad de ‘50,000 florines de oro empleados para la carnparia de Baza y Grenada, desde el afio 1489. El valenciano Luis de Santangel tuvo fe en el proyecto de Colén y dinero para poder llevarloa cato, Este personaje tiene calle dedicada en Valencia como reconocimiento @ su actuacion en el asunto, pero ignoro si se acuerdan de él en algin otro lugar de Espana. Existen documentos que pruetian todo lo ante- rlormente dicho, documentos bien conocidos por los investigadores y mejor silenciados por los que escribie- ron los libros de texto para la ensefianza, Nada de lo dicho anteriormente debe tomarse ‘como menosprecio o desdoro a la personalidad pol tica y humana de la gran reina Isabel, debemos admiraria por su valia sin la necesidad de inventar t8picos que solo sirven para falsear la verdad hist6rica yperjudicar, al descubrirlos, el destacado mérito de tan gran Reina. En cuanto a Femando el Catélico aport6 a esta unién llamada Espafia, el espiritu expansionista ya ‘puesto en préctica en el Mediterraneo por sus antece- sores y también el humanismo adquirido por ellos en Italia y preferentemente en la corte napolitana; todos sabemos que este humanismo fue la base del Renaci- miento. Delvaler politico del rey Femiando dan buena fe sus tratos, tanto con los reinos colindantes como con el poderoso papado de aquellos tiempos; consiguié casi siempre lo que se propuso, lo quele acredité como excepcional diplomatico. Deberos tener en cuenta ‘que Femando sobrevivi6 alsabel yan se volvié a casar con dofia Germana de Fotx, de la que tuvo un hijo que murié temprenamente, Imaginando los recelos exis- tentes tanto en Castila como en a Confederacién ylos Intereses no confesados de algunos influyentes en ambos reinos, podernos pensar en la cantidad de buen tacto y discernimiento que tuvo que desarrolar este -149- monarca para que aquella unién de Espatia no se fuera al traste, luego de desaparecida la reina Isabel. Como reflexion solo propongo penséis el porqué figura Felipeel Hermoso como rey de Espati, siendo marido de su hija Juana y habiendo muerto antes que Feman- do, que nunca renunci6 a los derechos adquiridos por su casamiento con Isabel Dejando ya este comentario de ambientacién y relvindicacién, muy apropiado para que cada cual ssaque sus conclusiones, continuamos con detalles de nuestra historia local. [~ _Eltérminode Caudete y Torre de Bugarrale fie ] devuelto graciosamente por Ontinyent a Femando el Caidlico, que habia iniciado la recuperacién para la ‘Corona de cuantas enajenaciones o pignoraciones de villas reales existian, Las rentas de todas ellas, segura- ‘mente, eran necesarlas para la campafia congulstado- ra y asi, en 9 de marzo de 1489, se fimaron las ‘capitulaciones de pacto en se que devolvié a la Corona la vila de Penyiscola, en manos entonces de la Orden Militar de Montesa: Por falta de numerario (ya hemos mentado el emperio de las joyas de Isabel en este ao), ‘el Rey pidio ayuda alas villas de Ontinyent, Biar, Aol,