Sei sulla pagina 1di 7

La Torre Grande o de Buxarron y la Torre de Bogarra de Caudete

Ya hemos dicho que al abandonar Meca, sus pobladores se diseminaron por los lugares de los alrededores, entre ellos, Almansa, existiendo la posibilidad de que un reducido numero de ellos se estableciera en el "Cerro del águila" (donde se alza el Castillo), donde por sus características, es de suponer que siempre ha existido algún grupo poblacional.

Tan atractivos como la roca del Castillo, aunque menos adecuados para la defensa (cosa que tampoco se hacia imprescindible en aquellos tiempos), eran los rincones de San Benito (con restos romanos abundantes), la Rambla de Los Molinos (ya mencionada por P.París), Sugel, Jodar, Los Pozuelos, Botas y la zona clave de El Campillo, donde se encuentra la finca denominada en la actualidad "Torre Grande", que originariamente se llamo Buxarron o Bujarrón, y que es la protagonista de este capitulo.

Fuster Ruiz, en su libro ASPECTOS HISTÓRICOS, ARTÍSTICOS, SOCIALES Y ECONÓMICOS DE LA PROVINCIA DE ALBACETE (Valencia, 1.978, pag.289), refiriéndose a la población de Almansa, cita los primeros privilegios que le fueron concedidos a esta población, concretamente por Alfonso X.

"El 15 de abril de 1.262 -dice- para repoblar estas tierras, se les daba `a todos los

christianos pobladores de la villa de Almansa`

aquellas franquezas que han los pobladores christianos del concejo de Requena en todas sus cosas`. Sin embargo -añade- este fuero de Requena no debía ser muy efectivo, y dos años mas tarde, el 9 de octubre de 1.264, el mismo rey concedía a los cristianos de Almansa `porque el lugar se pueble mejor`, el fuero y franquezas que tenia el concejo de Cuenca. Al mismo tiempo les concedía la propiedad de varios territorios: `el heredamiento que dizen el Hondon del Almugron y la alqueria que dizen Borjaharon con todos sus términos. Esta ultima alquería -termina diciendo- era la Bugarra

caudetana, antigua Bigerra de los romanos.

`Que

ayan aquel mismo fuero et

Ignoro las fuentes de información del amigo Fuster pero debo señalar que se equivoca al afirmar que Buxarron (o Borjaharon) es la antigua Bigerra caudetana

Vayamos por partes:

Sobre el emplazamiento de la Bigerra romana existe una gran confusión, que voy a tratar de esclarecer, (o, por lo menos, puntualizar).

En primer lugar, es posible que en la citada finca almanseña haya existido una población romana, pues son muy frecuentes los restos de cerámica que se encuentran al labrar los bancales circundantes a la misma, así como la existencia de unos antiquísimos pozos, con otros detalles que veremos después.

Al lector -como a mi- le intrigara el por que eso de "Bugarra caudetana" si la alquería no pudo ser nunca de Caudete, puesto que Alfonso X se la dio a Almansa apenas reconquistada de los árabes.

El canónigo Lozano, cuya opinión se recoge en la CRÓNICA DE LA PROVINCIA DE ALBACETE, de Roa Erostarbe, dice:

"Caudete fue fundada por los moros sobre las ruinas de la antigue Bigerra, posteriormente Bugarra, aldea de 80 a 100 vecinos en 1.488, y hoy despoblado a media legua de dicha Villa de Caudete". No hay que ponerse nerviosos; se trata de un error de los muchos que este hombre cometió, (por aquello del que mucho abarca, poco aprieta). Es obvio que si la aldea tenia en 1.488 cerca de quinientos habitantes (80 a 100 vecinos), Caudete no pude ser edificado sobre sus ruinas, puesto que ya existía desde mucho antes.

Continuando con la opinión del Sr. Lozano, también refiere este, que: "en 1.355, el Concejo de Alcaudete, hoy Caudete, compro la Vega de Bugarra a doña Berenguela Garcia y a N. Lopez, y que en 1.483, con motivo de cierto pleito declararon los testigos ser propios de Caudete las alquerías de Bugarra y Oliva". "El cronista Sr. Blanch - agrega Roa Erostabe en nota aparte- al ocuparse del partido judicial de Alcaraz, incurre en el grave error geografico e histórico de atribuir a Bogarra de dicho partido los sucesos y noticias que aquí consignamos como concernientes al Bugarra (antes Bigerra) que con Caudete formaba a últimos del próximo pasado siglo una sola población,

enclavada hoy en el partido judicial de Almansa queda también rectificado este error".

Ya en nuestro articulo sobre Bogarra

Veamos, pues, lectores, esa rectificación.

"BOGARRA.- Villa por real concesión de Felipe II, según vimos durante nuestra breve visita a la misma, en la correspondiente carta de privilegio que se custodia en su archivo municipal. Su termino confina al N. y O. con el de Alcaraz, E. Ayna y S. Yeste y Elche de la Sierra. Registrando además obras de escritores competentes y mas o menos autorizados, hallamos, entre otros libros, en la Crónica de Albacete, compuesta por don Narciso Blanch e Illa lo siguiente acerca de Bogarra, que leímos con asombro y extrañeza:

Esta villa se denomino antiguamente -dice en el capitulo II, pagina 11 de dicha obra- Bigerra bastitana. Se cree con fundamento que estaba unida a la villa de Caudete, a juzgar por la multitud de cimientos y argamasas, hormigones y gruesas paredes que se han descubierto desde una población a otra, formando en su consecuencia una gran ciudad. Aunque solo se encuentran en el termino de dichas villas monedas imperiales, se supone a Bigerra fundada mucho antes de la invasión de las huestes del pueblo rey, o sea unos 300 años antes de Jesucristo. En el siglo XVIII se hallaron un oso de piedra disforme sobre un zócalo, urnas cinerarias, armas antiquísimas y algunas alhajas de oro, viniendo a comprobar la remota antigüedad que se da a dicha población.

Las memorias del tiempo de los godos nos presentan una población con el nombre de Bigastrum, a cuya iglesia se traslado el obispo de Cartagena, y aunque es dudosa su situación, se cree fundadamente ser la actual Bogarra.

Después de conquistada esta a los moros, por don Jaime de Aragon, en 1.240, la dio en posesión a los caballeros de Calatrava, quienes 3 años mas tarde la restituyeron a Castilla, siendo el infante don Alfonso señor de Villena y Bogarra. En 1.355 el concejo de Caudete compro la vega de Bogarra a doña Berenguela Garcia y a N. Lopez. En 1.483, con motivo de cierto pleito, declararon los testigos ser propias de Caudete las alquerías de Bogarra y Oliva En 1.446, por decreto de las Cortes se vendió a Onteniente la torre y lugar de Bogarra, frontera de Castilla, designando por linderos a

Villena, Yecla y Almansa. En 1.483, Bogarra era ya población de 80 a 100 vecinos, y se le daban por mojones, además de Almansa y Villena, a Biar, Fuente la Higuera y Caudete". Esto dice el Sr. Blanch, y si bien en otros puntos de su obra no deja de ser atendible su dictamen y a el nos atuvimos en mas de una ocasión, aquí necesita plena rectificación y vamos a establecerla pronto. En primer termino, choca y no poco a cualquiera que conozca ligeramente la carta geográfica de la provincia de Albacete el que se intente presuponer, no ya con fundamento, como quiere Blanch, pero ni siquiera remotamente, que la villa de Bogarra estuviera en tiempos antiguos unida con la de Caudete formando ambas una gran ciudad. No habría sido chica, en efecto, si fuese verosímil tamaño dislate geográfico. puesto que aquella se halla no lejos de Paterna por el lado de Alcaraz, casi lindando con Andalucia, y Caudete esta mas allá de Almansa, tocando casi Alicante. En segundo lugar, es otro error, si bien mas disculpable que el anterior, tomar como hace el mismo cronista y con el Cortes, por cuna de Bogarra la antigua ciudad ciudad episcopal de Begastro o Bigastrum, celebre en los concilios de Toledo, que Ambrosio de Morales situaba en lugar próximo a Cazorla, Gaspar de Escolano en San Gines (cuatro leguas S.E. de Orihuela), el licenciado Francisco Cascales en lo que hoy es la capital de Murcia, cuyo nombre suponía era el de aquella ciudad en tiempos de los godos, el P. Flores entre Orihuela y Murcia y el canónigo Don Juan Lozano, al que siguieron Hervas y Cean-Bermudez, en el moderno Lugar-Nuevo, sobre la margen derecha del Segura. El feliz hallazgo, en fecha no lejana, de la parte superior de un ara inscriptiva, con caracteres de la época augustana, contrastando con otras muchas inscripciones de la misma época, que recogieron los eruditos murcianos Don Martín Ambel y Fr.P. Manuel Ortega y estudio el Sabio Hubner, descubiertas como aquella a dos kilómetros de Cehegin, en el Cabezo de la Muela, vino a echar por tierra, gracias a la penetración critica del insigne literato y académico Sr. Fernandez Guerra, todas aquellas quiméricas conjeturas de tan sesudos escritores encaminadas a determinar el verdadero sitio de la memorable capital de la Deitania, y lo transporto a la citada villa de Cehegin, en el antiguo reino de Murcia. Dice así la inscripción:

IOVI OPTIMO MAXIMO R P BEGASTRESI VM RESTITUIT

Jovi Optimo Maximo Republica Begastresium restituit -A Jupiter Maximo restituyo este simulacro y templo la Republica de los Begastrenses`. Y puestos ya a rectificar errores, diremos también que no es asimismo admisible el aserto del señor Blanch relativo a la venta a Onteniente de la torre y lugar de Bogarra. Esto y todo lo anteriormente expuesto por el mismo autor, queda ya rectificado, es no solo aceptable en principio sino hasta verosímil y sentaría bien refiriéndose a la antigua población de Bugarra, que existió en las inmediaciones de Caudete, según consignaremos en su respectivo articulo; pero la suposición de Blanch no puede en manera alguna atribuirse a un simple error material por el cambio de una letra al escribir Bogarra, toda vez que dicho autor hace referencia a la Bigerra Bastitana, del partido de Alcaraz, en al articulo de esta ciudad.

Por los años 539 de la fundación de Roma -agrega Roa Erostarbe- los cartaginenses sitiaron por algunos días Bigerra, pero acosados por los romanos, hubieron de levantar el cerco.

También con evidente error, según lo expuesto, el citado cronista dice que:

"Después de trasladada a Bigastrum, la Bigerra de los romanos y hoy Bogarra, la silla de Cartagena, el celebra Wamba señalo por aledaños a la nueva diócesis los pueblos de

Putialia (Utiel), Abula (Albacete), Senta (Segura) y Nisdenium (Villanueva)

"

En el capitulo dedicado a Caudete, Roa Erostarbe cita a Escolano y Viciano, quienes, en la CRÓNICA DEL REINO DE VALENCIA, dicen "En el año 1.429 rompía guerra el rey don Juan II de Castilla a don Alonso V de Aragon y que habiendo sitiado y combatido a Caudete, le tuvo en su Corona hasta el año 1.436 que hicieron las paces y se restituyeron un rey a otro cuanto se habían quitado en dicha guerra, y en ese tiempo

dice Viciano le usurpo Villena a Caudete un pedazo o manga de termino

termino lo formaban o constituían los antiguos términos de Bugarra y el Alorin o Alforin; el de Bogarra fue restituido por los Reyes Católicos, quedando el otro sin sentencia definitiva y así continua todavía". Como el lector habrá advertido claramente, los autores antiguos no sabían por donde andaban y lo que es peor, confundían a todos los que venían detrás y se fiaban de sus estudios, titulación o "solvencia"

Dicho

Según el diccionario de Madoz, en 1.879, se descubrieron en las tierras de labor de la finca `La Alboraya`, unos sepulcros de piedra, de grandes dimensiones, que contenían dos momias humanas que debieron pertenecer en vía a personas de gran estatura, casi gigantescas y dos ánforas antiquísimas.

En 1.960, se encontraron también mas de 20 piezas de gran escultura ibérica y en 1.961, en el paraje denominado `Capuchinos`, en las inmediaciones de la población, cinco piezas arqueológicas, entre las que destacan la cabeza de un toro de piedra caliza arenisca y la que ya se ha hecho famosa `Cierva de Caudete`, cuyas dimensiones son 75 cm. de largo, 74 de altura y 25 de grueso.

Se ha supuesto que este yacimiento pudo haber sido el santuario y la antigua necrópolis de Bigerra.

Tambien en la llamada `Cueva Santa`, fue hallada una vasija de barro, incompleta, decorada con impresiones de valvas de moluscos

Por mi parte, y gracias a la colaboración del gran aficionado local Miguel Peralta, componente del Grupo Torre Grande, dedicado a la recuperación o descubrimiento de yacimientos arqueológicos en la comarca almanseña, me fueron mostradas las ruinas de la Torre de Bugarra, que se encuentran a unos dos kilómetros del casco urbano de Caudete.

fueron mostradas las ruinas de la Torre de Bugarra, que se encuentran a unos dos kilómetros

En el mismo bancal y en los de las cercanias se encuentran a flor de tierra multitud de fragmentos cerámicos (desmenuzados por las labores agrícolas), tanto romanos como árabes.

La certeza del emplazamiento que proporcionan los restos cerámicos y la propia estructura de las ruinas, no descarta mi hipótesis de que la apertura del Puerto fuese la clave de la ruina de Meca; al contrario, puede fortalecerla, dado que en nuestro Buxarron se dividen los caminos que van a Valencia y Alicante (de allí a Caudete- Bugarra hay muy pocos kilómetros) y se convirtió en enclave estratégico de control de ambas rutas, tanto en los fines económicos como en los bélicos.

He de confesar que, en principio, acepte como buenas las palabras del amigo Fuster identificando nuestro Bexarron con la Bigerra de Caudete, dado el enorme parecido de su nombre, su situación y su proximidad.

Hoy se conoce a la Torre de Buxarron como "Torre Grande", acaso por la misma causa que el palacio del antiguo Conde de Cirat -o Sirat- se identifica como "Casa Grande", ya que fueron del mismo propietario.

Nuestra Torre, en su faceta arquitectónica esta incrustada -o ha sido arropada- entre un grupo de edificaciones mas modernas dedicadas a la agricultura, lo cual compone un extraño conjunto en el que destaca, rozando el absurdo, la vetusta silueta de la torre.

De construcción cuadrangular en piedra de sillería y de marcado estilo medieval, la Torre se muestra truncada o mutilada por las conveniencias o concesiones económicas mas que por el paso del tiempo.

Sus otrora altivas almenas han sido cercenadas y su terraza cubierta por un prosaico tejado que le proporciona una grotesca figura de novio con boina.

Su antiguo cometido de guardar caminos y vigilar fronteras, desapareció acaso con el paso de las tropas victoriosas de Felipe V, tras la victoria de Almansa.

Aquellas guarniciones de mosquetes y arcabuces que tal vez montasen guardia custodiando a los incógnitos prisioneros que se consumian en las oscuras mazmorras subterráneas (que todavía se conservan), se desvanecieron como fantasmas en el pasado.

Su función actual es la de granero, palomar y almacén de trastos viejos.

Dos torreones redondos de mediados del siglo XVIII le sirven de vana escolta; y a esto hay que añadir algunas construcciones dedicadas a vivienda, almacenes, etc, que configuran la catástrofe arquitectónica.

Sobre su puerta, la Torre conserva las huellas de un gran escudo de armas esculpido en la piedra, al parecer destruido durante la revolución de septiembre.

En el Archivo Municipal se encuentra un documento muy interesante relativo a esta Torre, que voy a transcribir en parte. Dice:

VISTA Y RECONOCIMIENTO DE LAS HITAS Y MOJONES DEL COTO Y HEREDAMIENTO DE LA TORRE PROPIO DEL MAYORAZGO DE Dn. ALONSO DE PIÑA, QUE POSEE EL EXCMO. SOR. CONDE DE SIRAT Y VILLA FRANQUEZA, VEZZINO DE VALENCIA.

Don Juan Lopez Garcia, Administrador, y Procurador General del Excmo. Señor Conde de Sirat y Villafranqueza, Grande de España, vecino de la Ciudad de Valencia, consta de mis poderes por los que con la debida solemnidad exibo, y que pido de me debuelban alargandose certificacion del extremo con cerniente a Pleytos, ante V. parezco y como mejor proceder declaro, sin perjuicio de cualquier otro que competa. Digo: Que su Excia. mi principal, en calidad de poseedor del Mayorazgo fundado por Do. Alonso de Piña, le compete y disfruta entre otros bienes, la torre que se denomina BUXARRON, y una dehesa cerrada y amojonada junto a la misma sito todo ello en el termino de esta Villa, a dos leguas de su población.

Por los notorios abusos que se experimentaron en lo antiguo, de que diferentes vecinos de esta Población, y de otras partes, con oposición a los Reales Privilegios concedidos a los Dueños de dicha Dehesa, introducían y apacentaban sus Ganados dentro de sus limites, aprovechándose de las Yerbas, agua, y demás que hay, y corre dentro de ella:

Se recurrió a la Real Cancillería de Granada por el entonces poseedor de la misma don Alonso de Piña, a fin de cortar todos estos abusos, y que se exigiesen las correspondientes penas a los que entrasen sus ganados en dicha Dehesa y Torre, que havia sido un Coto pribativo y prohibitivo, cerrado y amojonado con sus limites, y mojones que la tenían señalada: Y en efecto que dos sentencias conformes de vista y revista dadas con audiencia del Ayuntamiento, Justicia y Regimiento de la Villa y el Sr. Fiscal se definió en todo lo pretendido por el referido don Alonso, declarando de ser Privativo, prohibitivo dominio las citadas Torre y Dehesa con todos sus pastos, Leña, y frutos que produce, y de las aguas que corren por ellas; deslindandose y amojonandose en su virtud con fijación, y levantamiento de los correspondientes Mojones, para cortar progresivas disputas en lo venidero.

Assi corrieron las cosas desde el año 1.651 en que recayo la Sentencia de Revista hasta

8 de junio de 1.693 en que por los reiterados excesos que se advertian, contrarios todos alo resuelto en aquella Solemne Executoria se acudio de nuevo a dicha Real Chancilleria por el procurador de don Miguel Catala, poseedor entonces de la referida Dehesa y Torre, que obtuvo Decreto para que en consecuencia dela ya executado la Justicia de esta Villa hiciese guardar la referida Dehesa, admitiendose las denuncias que se pussiesen contra los que introduxeran qualquier especie de ganado a pacer, y a beber las aguas, y quien quebrantase los Mojones, exigiendoles la multa y demas, que

El Ayuntamiento almanseño, según el documento relacionado,

nombro dos peritos y efectuó el reconocimiento de la finca, señalando y reconociendo

los mojones de sus linderos. El documento en cuestión se completaba con un plano o dibujo del emplazamiento de la propiedad, que es preciso incluir en este trabajo.

fuese correspondiente"

Para explicar mejor mi teoría sobre las variantes de los itinerarios es preciso que dibuje

Para explicar mejor mi teoría sobre las variantes de los itinerarios es preciso que dibuje a grandes rasgos el mapa de la zona partiendo de Meca, porque desde las ruinas de esta ciudad hasta Bonete, además de Alpera, (de la que hablaremos después), existe una aldea llamada El Carrascal, con innumerables huellas de haber sido habitada, no solo de forma esporádica, sino como asentamiento estable, como demuestran las fotografías de estas ruinas, que los expertos dirán en su momento si son de tipo romano o ibero- romano, pero que de cualquier modo vienen a reforzar y sustentar la idea del itinerario "Norte" o por encima del Mugrón.

a reforzar y sustentar la idea del itinerario "Norte" o por encima del Mugrón. Escrita por

Escrita por Luis Albertos Martinez