Sei sulla pagina 1di 163
JARDIN MEDITERRANEO HUGO LATYMER EL JARDIN MEDITERRANEO Unos pinos contra un cielo azul, unos geranios de color carmesi en macetas de terracota y paredes encaladas que parecen arder por su cubierta de buganvilla son imégenes que evocan, para muchos de nosotros, la esencia del Mediterraneo. Pero 6 tas son s6lo unas pinceladas del cuadro entero. En este volumen innovador y tinico, Hugo Latymer desvela la diversidad extraordinariamente rica de arboles, arbustos, plantas de flor y cactus que prosperan en las Tegiones con veranos calurosos y secos, € inviernos templados y lluviosos. Su sabiduria y entusiasmo se transmiten a través de las descripciones de més de 300 plantas, la mayoria facilmente obtenibles en buenos viveros de las regiones mediterraneas; arboles del Paraiso con fragantes flores de lilas en primavera, retorcidos algarrobos de color verde oscuro y bellos lirios trepadores de flor roja. Muchos de los temas se ilustran con soberbias fotograffas en color, tomadas especialmente para este libro. Aparte de ser una valiosa referencia, esta seccién del libro sirve un propésito del todo practico, La informacién codificada al principio de cada anotacién permite que el jardinero tome las decisiones acertadas ante la seleccin, posiblemente abrumadora, de plantas que ofrecen los. viveros. Tanto si su jardin es s6lo un patio de algunos metros cuadrados como si lo forman varias hectareas de una ladera escalonada, encontrar igualmente una gran riqueza de ‘ideas sobre plantas, llenas de color e interés, para llenar macetas, guiar sobre pérgolas, cubrir terrenos dificiles o bien cultivar como ejemplares destacables. Hugo Latymer también sugiere una gran variedad de disefios de jardin, estimulando siempre al. lector para que encuentre soluciones imaginativas, e insistiendo en la idea de que los jardines son principalmente para disfrutarlos, El autor se basa en sus veinte afios de experiencia de jardinerfa en la isla de Mallorca. EL JARDIN MEDITERRANEO EL JARDIN MEDITERRANEO HUGO LATYMER Fotografias de Niccold Grassi BLUME Dedicado a Jinty ES UN LIBRO BLUME ‘Titulo original: ‘The Mediterranean Gardener ‘Traduceién: ‘Ana Mirem Correceién técnica de la edicién espaitola Josep M. Panareda, catedritico de Biogeografia, Universidad de Barcelona ‘Coordinacién de la edicién espafiola: Rita Schnitzer, © 1990 Frances Lincoln Limited © texto: Hugo Latymer 1990 © 1995 Naturart, S.A. de Ia ediciGn espanola Barcelona Es un libro BLUME Impreso en Grafos, S.A., Arte sobre papel, Barcelona CONTENIDO Introduccién 6 Elclima8 JARDINES MEDITERRANEOS Seleccionar un estilo 12 Jardines de patio 14 Jardines de terraza 17 Jardines secos de bajo mantenimiento 20 Jardines sobre terrazas de tierra 23 Jardines con agua 25 ELEMENTOS DEL DISENO Pavimentos y superficies duras 30 Césped y plantas tapizantes 34 Muros, setos y pérgolas 37 Instalaciones con agua 42 Recipientes y arriates elevados 46 Seleccién de plantas 51 PLANTAS PARA JARDINES MEDITERRANEOS Anotacién aclaratoria sobre los cédigos 56 Arboles 58 Palmeras, falsas palmeras y cycas 78 Arbustos 84 Trepadoras 104 Perennes 115 Anuales 124 Bulbos, cormos, tubérculos y rizomas 129 Cactus y crasas 135 LOS TRES FUNDAMENTOS Riego 140 Tierra 147 Sombra 147 Cémo seleccionar las plantas apropiadas 150 Bibliograffa 153 Indice 154 Agradecimientos 160 6 ELJARDIN MEDITERRANEO INTRODUCCION ‘Ya en 1924, la Sra. Martineau se quejaba de que «aunque han habido muchos libros de botinica sobre la flora me- diterrénea, la sabiduria espareida de los horticultores de la Riviera... nunca se ha recopilado en un manual préctico». El libro que ella escribi6, Gardening in Sunny Lands, corrigié admirablemente esta deficiencia. Sin embargo, Ja prdctica de la jardinerfa ha progresado mucho en los Ailtimos sesenta afios y son todavfa pocas las gufas préc- ticas referidas a la extensa y popular regiGn mediterra- nea, En este libro he intentado Menar este vacto, ofre- ciendo asesoramiento sobre la préctica de la jardinerfa y recopilando apuntes sobre el tema de las plantas para uso de aquellos que viven o visitan las regiones favore- ccidas por yeranos ealurosos y secs, e inviernos tem- plados y Huviosos. Quizds el mayor cambio que ha ocurrido desde los tiempos de la Sra. Martineau sea la migracién estival desde climas mds frescos a climas mas céllidos. Hace se- senta affos la gente, como las golondrinas, se trasladaban al Mediterraneo exclusivamente durante los meses de inyierno, Cuando la Sra, Martineau escribié su libro, le preocupaba la apariencia del jardin entre Navidades y Semana Santa. Nadie en sus cabales, pensaba ella, con- siderarfa la posibilidad de permanecer en esta regién du- rante el temible calor del verano, si hubiera manera al- guna de evitarlo. Entre sus tiempos y los nuestros, se ha experimenta- do un cambio total. Los actuales disefiadores de jardines planifican vivas exhibiciones estivales de adelfas, bu- ganvillas c hibiscos, y se interesan mucho mis por los ar- bustos que florecen en verano y otofio de lo que lo ha- cfan sus antecesores, quienes daban preferencia a los bulbos, los almendros y las mimosas en sus jardines de invierno y primavera. Las palmeras son hoy en dfa un ele- ‘mento principal del jardin mientras que en 1924, la Sra. Martineau escribié, «En muchos de los jardines més nue- vos, las palmeras se estén arrancando para venderlas 0 quemarlas. Atin hay demanda para ellas, pero un jardi- nero asiduo rara ver estard dispuesto a dedicarles el te- reno que ocupan>. Por otra parte, la forma esencial del jardin medite- -ineo no ha cambiado mucho. Los margenes herbice- 0 apenas se encuentran, aunque se pueden cultivar con facilidad un gran niimero de plantas herbéceas. La jar- dinerfa en el sentido inglés de la palabra —formar un jar- din con muchos tipos de plantas diferentes— nunca se ha popularizado. El upico jardin mediterréneo sigue siendo esencialmente arquitect6nico: agua, muros, minos, escalones y esculturas son sus componentes prin- pales. Al seleccionar plantas de jardin para recomendar, me he centrado generalmente en aquellas plantas que es- tin disponibles en los viveros locales. Para dar una oportunidad a los mas aventureros de adentrarse en el reino de lo inusual, también he incluido algunas vz dades mds ex6ticas que se pueden cultivar fécilmente a partir de semilla. Sin embargo, aunque hay interés y a ve- ces hasta satisfaccién en experimentar con variedades poco conocidas, es importante reconocer que las plan- tas que mejor crecerdn bajo las condiciones que usted tiene, son aquellas que podra ver en los montes y lugares silvestres de su propio entorno, y no Jas especies im- portadas que requieren una dedicacién esforzada para tener éxito, Romero, jara, retama, lentisco, madroiio y otras plantas autéetonas, son especies perfectamente adaptadas a su jardin, las que sobrevivirén sin riesgo todo el verano y le recompensaran con su vigor si se les da un poco de abono y un riego ocasional durante la se- quia. Este libro es, hasta cierto punto, un élbum de recortes que recopila los apuntes de otras personas, puesto que La mayor parte de lo que se aprende en esta existencia de- riva de las experiencias de los demds. En general, el aprendizaje se ve dificultado por el hecho de que se pue- den encontrar opiniones completamente opuestas sobre cualquiera tema; por esta raz6n, quiz, el arte de vivir es saber tomar una decision correcta entre muchas con- tradicciones. Donde mi experiencia sobre un tema ha sido escasa, mis decisiones han sido guiadas por los li- bros que cito en la bibliograffa. EBL JARDIN MEDITERRANEO 7 8 ELJARDIN MEDITERRANEO EL CLIMA A grandes rasgos, este libro se ocupa de los jardineros que residen en regiones cdlidas y templadas, que experi- mentan cuatro meses de clima veraniego caluroso y casi totalmente seco, ¢ inviernos Iuviosos, pero soleados, con temperaturas minimas anuales entre 2°C y -6 °C. Aparte de las regiones costeras del Mar Mediterraneo, dichas condiciones se producen en algunos lugares de California Central y Meridional, en la parte occidental de la Provincia del Cabo de Sudafrica, en algunas re- giones de Australia Meridional, Occidental y Oriental, y en parte de la costa de Chile. Ya que cualquier definici6n crea, por fuerza, limites concretos en lo que realmente son gradaciones suaves de clima, las fronteras siempre serdn bastante arbitrarias Sin embargo, una de las maneras mas précticas de defi- nir las fronteras climaticas es por la distribuci6n de plan- tas autéctonas que sirven de «indicadores». La planta que mis se suele utilizar para definir las condiciones mediterréneas es el olivo; pero el olivo resiste tempe- raturas de hasta -10 °C, muy por debajo del minimo que suele experimentar la mayor parte de la costa me- diterrdinea. Probablemente nos sea mas dtil pensar en términos de las zonas mas célidas donde erece la na- ranja: tos naranjos no toleran una temperatura minima por debajo de los -6° C. Es importante reconocer que la altitud tiene un efec- to significativo sobre la temperatura, Una ascensién de 200 m de altitud se refleja en una disminucién de 1° C cn la temperatura ambiental. Por esta razén, incluso los {jardines situados en altitudes relativamente menores pue~ den registrar temperaturas que, a lo largo del afio, son de 2.a3°C més frescas que en lugares s6lo un poco aleja- dos. Las temperaturas bajas pueden facilitar el cultivo de algunas plantas que no toleran bien el calor del verano, pero la diferencia de estos pocos gradlos se nota con ma- yor agudeza en la tolerancia hacia las temperaturas mt- nimas de invierno. Hay muchas plantas que soportan sin perjuicio una helada ocasional de -1 °C, pero sin embargo mueren a -4 °C, En Malaga, por ejemplo, encontrard jardines al lado del mar, que experimentan heladas muy excepcionalmente, mientras que en las sierras s6lo unos kilémetros hacia el interior, las temperaturas descien- den varios grados bajo cero durante el invierno. Adin asf, en un clima mediterréneo suele ser la sequi y no el frio To que amenaza a la vida vegetal. Afortu- nadamente, es posible en gran medida alivi diciones secas mediante el riego; por lo menos es po- sible para aquellos que tienen un buen abastecimiento de agua. Por un bnen abastecimiento me refiero al que no de- saparecerd justo cuando mas se necesita —en pleno ve- rano— y que esté, ademis, relativamente libre de sales disueltas, las cuales, incluso en soluciones débiles, son daftinas para las plantas. En muchas zonas costeras, el in- cremento del consumo de agua debido al turismo a oca- sionado la entrada de agua de mar en Jos acufferos y ha aumentado la salinidad hasta unos niveles que pocas plantas pueden aceptat. El agua que ha sido tratada para desalinizarla también es demasiado rica en sodio y di culta el crecimiento normal de las plantas. Si no tiene al- ternatiya al agua un poco salada, deberd escoger plantas que estén especialmente adaptadas a las condiciones sa- linas del litoral marino, y dar preferencia a aquellas que también resistan la sequtfa. Si, por otra parte, usted est decidido a tener un jardin con césped verde, abundante follaje y brillantes flores, tendré que disponer de una fuente de agua pura y un sistema eficiente para aplicar- acon regularidad y economia (las opciones bésicas para métodos de riego se describen en las paginas 140-149). Sin un abastecimiento adecuado de agua pura, tendra grandes dificultades para crear un jardin que se vea ver- de en el verano, ya que todas las plantas que resisten na- turalmente las sequias largas reposan en esta época del aio y se quedan, normalmente, bastante secas y griséceas. En el caso de una sequfa extrema, algunas caducifolias perderdn todas sus hojas, de la misma forma que los ér- boles de clima frfo sobreviven a los efectos deshidra- tantes de las heladas y el viento soltando sus hojas en in- vierno, El almendro, por ejemplo, es parcialmente caduco en verano: florece en el inviemo tardio e inmediatamente crea follaje para crecer lo suficiente antes de que las ho- jas se marchiten por el calor del verano. La humedad atmosférica es otro factor de gran im- portancia, aunque no solemos tomarla en cuenta, qui z4 porque no la vemos. Hay lugares en el mundo (las cimas de los montes en las islas Galipagos, por ejem- plo) donde apenas Hueve, pero existe una vegetacin exuberante debida al alto grado de humedad, Durante tun verano mediterréneo no sélo hay poca lluvia, sino que también Ja humedad del aire es muy baja. Un gran riimero de especies autéctonas de las regiones con sequfa estival, y bastantes que provienen de otros sitios, pose- en estrategias para sobrevivir durante los meses secos: las plantas anuales sencillamente se mueren una vez.han es- parcido sus semillas; otras se mantienen reducidas en forma de bulbos, rizomas 0 cormos, y otras desarrollan pelos en las hojas 0 cortezas gruesas que reducen la eva- poracién, Una consecuencia de este comportamiento natural de Jas plantas, y una de las earacteristicas que distinguen, Ja jardinerfa mediterrdnea, es la «segunda primavera». Ya que se pueden producir heladas bien entrados los primeros meses de primavera, y rapidamente las sigue el calor del verano, la verdadera primavera se concen- tra, a menudo, en poco mas de un mes. En el otro extremo del aio, sin embargo, hay un perfodo largo, entre la He- gada de las primeras Iluvias y el primer frio severo del invierno, en que las condiciones son excelentes para el, crecimiento de las plantas. vo en el caso de los drboles y arbustos de hoja ca- duca, se experimenta casi tanto crecimiento en esta 6po- ca como en la primavera. Los rosales florecen, los na- ranjos maduran su fruta; muchas plantas estén ocupadas, creciendo y floreciendo hasta bien entrados los meses de invierno. Por esta raz6n, el principio de otofio es una época que exige dedicacién; es el momento de ta plan- tacién de diversas plantas y del abono, ademas de la poda de aquellos drboles y arbustos que no se han rega- do durante el verano y atin estén en estado de reposo. Ora caracteristica notable de la jardinerfa en climas secos es el cultivo de plantas en maceta. En regiones donde llueve con més frecuencia, las plantas sembradas, en tierra abierta prosperardn sin mucha atencidn, En con- diciones de verano seco, todas las plantas, excepto las mis resistentes a la sequia, necesitan riegos frecuentes, y la cantidad de agua, escasa y cara, necesaria, incluso en un jardin pequefio, es considerable. El uso de recipientes, li- mitando el volumen de tierra que necesita riego, reduce tanto el consumo de agua como el trabajo de regar. Aunque la sequ‘a estival sea el principal factor deter minante de la seleccién de plantas a cultivar, hay otras condiciones que limitan. El frfo invernal elimina todas las plantas tropicales y, salvo en algunos lugares selec: {os, aquellas plantas subtropicales que no aguantan una helada. Otro factor significativo es la intensidad de la luz solar, Muchas plantas se marehitan al sol directo, lo que hay que tener presente al seleccionar plantas, espe- ELCLIMA 9 cialmente para las partes del jardin que quedan plena- mente expuestas al sol cuando esté en su zénit, al me- diodfa. Los fuertes vientos que dominan en muchas dreas de clima mediterrineo secan tanto el follaje de las plantas como la tierra, y pueden romper fas ramas de los arbo- les aunque estén bien desarrollados. Si su jardin sufre vientos fuertes, deberd plantar una barrera de arboles para proteger los lados expuestos. El clima puede afectar la calidad del suelo en otras formas. La sequia estival impide la formacién del hu- mus y la microflora que afiaden riqueza al suelo. En al- gunas zonas este problema se ha agravado por el exce- sivo pastoreo, con lo cual la tierra casi no tiene alimento vegetal. Sin embargo, los suelos de este tipo a menudo reaccionan magnificamente a las aplicaciones de abono completo. Recuerde, también, que muchas regiones secas tienen suelos alcalinos, en parte por su estructura geolégi pero también porque la sequta inhibe la descomposicién de la materia orgdnica; esta descomposicién vegetal au- menta la acidez en regiones IJuviosas. En consecuencia, la informacién que aparece en este libro esté dirigida hacia la jardineria sobre suelos calcdreos. Sin embargo, no se han ignorado del todo las plantas acidéfilas, ya (que, por supuesto, se pueden cultivar en macetas o en can- teros elevados, siempre que éstos contengan tierra pre~ parada especialmente para ellas. CREAR UN CLIMA MEDITERRANEO En regiones mas frias, se puede crear artificialmente una aproximacién a las condiciones mediterraneas en un in- vernadero sin mucho gasto ni molestias: sélo hace falta ‘mantener temperaturas diurnas altas y humedad baja en ‘verano, y proporcionar la calefaccién justa como para im- pedir las heladas en invierno, La humedad baja en vera- noes especialmente importante, ya que la capacidad para resistirel frfo no s6lo depende de la severidad de las he- ladas, sino también del estado vegetativo de la planta, El crecimiento rapido y tiemo que producen las condicio- nes hiimedas tiene pocas posibilidades de resistir un lar~ g0 perfodo de frio en invierno JARDINES MEDITERRANEOS Como respuesta a las exigencias particulares de la jardinerfa en climas con veranos calientes y secos, e inviernos templados y lluviosos, han surgido una gran, variedad de soluciones de disefio atractivas y précti- cas. La mayoria demuestran un compromiso exitoso entre las necesidades del jardinero —o de hecho, de cualquiera que ha de disfrutar del jardin— y las plan- tas que estén bajo su cuidado. Han evolucionado durante siglos de experiencia de jardinerfa como las soluciones mas précticas y agradables a los problemas de proporeionar sombra, —principalmente para seres humanos— y agua — principalmente para plantas—, durante los meses de calor y sequia estival. Naturalmente, cada individuo tendré un plante- amiento diferente al crear un jardin, Pero al plani- ficar su jardin, recuerde que mantenerlo no debe convertirse en una tarea pesada, sino en un entre- tenimiento placentero. Antes de comenzar, clarifi- que el uso que le dara y cuanto tiempo dedicaré tanto al disfrute como al mantenimiento de su va- lioso espacio exterior. Frescas terrazas construidas alrededor de fuentes con suaves cascadas, patios con azulejos bajo la sombra moteada de una parra, colinas escalonadas que se han dejado silvestres, con la dulce fragancia, de jara y romero, o sembradas de cactus y crasas re- sistentes a la sequia, son soluciones que agradan, al ojo, estimulan al intelecto y refrescan al espiri- tu, Las siguientes péginas exploran una variedad de estilos y planteamientos. 12. JARDINES MEDITERRANEOS SELECCIONAR UN ESTILO Los dos grandes estilos de jardin de la regién occidental del Mediterréneo han tenido un impacto inmenso sobre el disefio. El primero, el arabe alcanza su expresién mas sublime en los jardines de la Alhambra de Granada y del Alcazar de Sevilla, y se basa en el jardin islamico tradi- cional. En éste, el jardin se divide en cuatro con canales de agua —representando los cuatro Rios de la Vida—, cre- ando un disefio en cuatro partes que ha tenido eco en los. jardines de todo el mundo occidental. El estilo lleg6 a Espafia con los drabes desde Africa del Norte. El segundo estilo, de concepto totalmente diferente, pertenece al Renacimiento italiano, que enfatiza el equi- librio y la proporcién. Llenos de estatuas, balaustradas impresionantes, terrazas, escalinatas, fuentes y estan- ques, estos jardines son draméticos y formales. Mientras que el estilo arabe es fntimo, disefiado para el uso de las personas, sin esculturas 0 adornos, el jardin renacentista italiano esta hecho para asombrar, para ad- mirar y maravillar a quien lo contempla. Ambos estilos se han adoptado y adaptado en pafses mucho més alld de la regin mediterrénea. La influencia islAmica, por ejem- plo, es evidente no sélo en los jardines de! Taj Mahal, sino también, a través de los conquistadores espafioles, en Jos jardines de Sudamérica. La influencia de los grand: jardines italianos Hleg6 primero a Francia, donde se evi deneia mucho en Versalles, y luego a Inglaterra, donde se puede ver, por ejemplo, en los jardines de Powis Castle en Gales. La influencia italiana también es apa- rente en los jardines relativamente recientes de Blake House, en California Los jardineros actuales rara vez. pueden permitirse el gasto que implica emular los florilegios del Alto Rena- cimiento italiano, aunque los elementos de este estilo son evidentes en los detalles —fuentes, esculturas, ador- ‘nos— que decoran los jardines del mundo entero. El es tilo érabe es mucho mas accesible y prictico. Aqui ve- mos la manifestacién terrenal del Jardfn del Parafso que Jes promete el Cordn a los fieles: un lugar donde la «sor bra extensa», las «fuentes de agua corriente> y los «ires- cos pabellones» oftecen deleite y refresco. jardin tradicional ishimico es evidemte en la colocacién de los caminos sdoquinados que Ie’ una fuente central el en el patio del Palac las Duefas en Sevill El patio es una forma muy antigua de jardin, Tzquierda: El Jardin Italiano en Blake House ion, California, pirado por un jardin cen Frascati, cerca de Roma. Los jardines de Blake House «taducen> con (0 los principios del diseno italiano de jardines al contexto del Nuevo Mundo, SELECCIONAR UN ESTILO. 13 egante, pero poco exigente érgola de un, wrdfn en Barbara sea n elemento principal de disefio por sf solo, La geometria del camino pavimentado con ladrillos complements las Kineas fuertes y escult6ricas de las yueas. 14 JARDINES MEDITERRANEOS JARDINES DE PATIO Los patios separados y las divisiones cerradas con setos, muchas veces sin relacién entre ellos y sin una organi- zacion obvia, son tipicos de los jardines drabes en el sur de Espafa, Reflejan la influencia de un pueblo desérti- co para el cual los pequeiios espacios cerrados —aunque s6lo fuesen una tienda— proporcionaban un grato refu- gio, a salvo del calor y los peligros de un vasto e inhés- pito desierto, ‘Similarmente, en las regiones mediterréneas de Europa, el Oriente Medio y el oeste de los Estados Unidos, los pa- tios proporcionan privacidad y sombra, un sosiego cuan- do el calor del sol de mediodia es implacable. El contraste entre este refugio y el calor y polvo del paisaje circun- dante se hace atin mas delicioso si se introduce el agua. Burbujeando en un bol, cayendo en cascada desde una, pequefia fuente, reposando profunda, oscura y quieta en tun pozo central o sencillamente reflejando el patio que Iarodea, la mera presencia del agua refresca el espiritu. Cuando disefie su jardin, pues, tenga en cuenta las ventajas de crear un oasis cerrado y sombreado. Segu- ramente lo afiorard en el calor bochornoso de pleno ve- rano, Un dea asf es relativamente asequible de crear y muy facil de mantener, Tampoco requiere mucho espa- cio. Por ejemplo, usted puede pavimentar una zona tan pequeiia como 5 m? y rodearla con un seto de ciprés. Agujerce el seto para hacer entradas arqueadas y co- logue un par de bancos cémodos dentro. Afiada, si lo desea, un arbusto de flor cultivado en maceta y un pe- guefio estanque elevado (vea la pagina 42). Puede hacer una infinidad de variaciones sobre este tema, encerrando el patio con un muro en vez de un seto, y utilizando el muro como soporte para alguna planta trepadora de vivos colores. Cree un disefio interesante de rayuelas 0 ladrillos para el suelo (encontraré algunas ideas para ello en las paginas 30-33) y escoja, de la vas- a gama disponible de muebles de jardin, el estilo mas apropiado a su ambiente: puede ser hierro forjado, ma- dera o uno de los excelentes plisticos modernos. Si el efecto general es harmonioso, ya verd usted como se re~ tira a reposar en este lugar tranquilo con mucha mas fre- cuencia de la que jams imagin6, Si su jardin es lo suficientemente grande, podria con- siderar dividirlo en unas cuantas Areas diferentes e indi- vidualizadas, cada una encerrada con muros o setos. Pue- de conseguir una gama de efectos, dependiendo si usa sombrias especies perennifolias, como el ciprés, 0 es- pecies que florecen, tales como el durillo, y si crea es- pacios rigidamente geométricos 0 con fluidas curvas — desde una formalidad impactante hasta una encantadora informalidad, Intente que cada drea individual sea distinta, para que se experimente una sensacién de novedad y de sorpresa al pasar de una a otra, Puede darle a cada una de estas da- rn un resultado aceptable cuando se riegan de esta for- ma, pero darin un resultado mucho mejor si se tratan como con flores plumosas de un ro- sado saturado, apifiadas sobre las puntas de las ramas. Araucaria heterophylla A30mE15m-4°Csre ‘Comtinmente conocido como el pino de Ia isla de Nor- folk, este drbol perennifolio se cultiva a menudo en ma- ccetas, y es una planta interesante para la decoracién de interiores o terrazas. El recipiente limita el crecimiento de las rafces y lo mantiene a una altura razonable. Sem- brado como especimen de exterior creceré hasta formar tun drbol muy grande cuyas ramas simétricas en hileras parecen casi como si se hubieran podado en esa forma. Crece bien bajo la influencia de vientos oceénicos, pero sino se riega ni se abona, suele rebrotar desde cerca del tronco, perdiendo su apariencia escultural. Arbutus unedo A6mE6m-9°Cslc4 EI madrojio es un bello siempreverde pequefio con pa- niculas de pequefias flores blancas o rosadas que apare- cen a finales del otofio, a la vez. que la cosecha de bayas omamentales rojas berrugosas. Aunque son comestibles, son demasiado secas y tienen demasiadas semillas como para parecerse mucho a los fresones que le dan su nom- bre en inglés. Con la edad, Ia apariencia tupida de la ju- ventud da lugar a una apariencia retorcida que es muy atractiva. E] Arbol resiste mal el trasplante, asf es que si ARBOLES 61 Ailanthus altissima usted desea cultivar uno, obtenga un ejemplar joven cul- tivado en maceta, Arbutus andrachne es wn &tbol algo més alto y més an- cho, y hay un bello cruce entre los dos, con el tronco rojo, llamado A. x andrachnoides. Betula Los abedules necesitan condiciones de crecimiento fres- cas y lluviosas, Sin embargo, B. albosinensis (y su subes- pecie B. albosinensis septentrionalis), junto con B. pen- dula, crecer& bien en regiones més célidas si se siembra en las esquinas més frescas y hiimedas del jardén. Brachychiton Estas plantas extrafias, a menudo Ilamadas «drboles bo- tella», tienen troncos grotescamente hinchados. Aunque normalmente se clasifican como plantas desérticas, cre- ‘cen mejor en condiciones calurosas y hiimedas, tales como las que disfrutan en el nordeste de Queensland, su lugar de origen, Alli, dejan caer sus hojas y florecen en medio del verano, y también pueden perder sus hojas a causa del firfo en los meses de invierno. 62 PLANTAS PARA JARDINES MEDITERRANEOS Los braquiquitos se adaptan facilmente a la sequia, principalmente porque tienen una raz principal grande, {que crece hasta muy abajo para alcanvar la humedad en las profundidades de la tierra, Prosperarsin en una pos cién calurosa y soleada, pero necesitan estar plantados en tierra profunda, que no tenga piedra justo debajo. Se deberan regar bien hasta principios del verano, y luego no se han de regar la primavera siguiente. Hay dos especies disponibles que, a menudo, podemos encontrar en los parques pablicos. Brachychiton acerifolius A1SmE10m-3°Cs53 Este drbol tiene grandes hojas parecidas a las del arce y flores rojas que llegan a cubrirlo del todo algunos afios. ‘Como el Brachychiton populneus, que es mas pequefio y tiene hojas como las del dlamo y flores blanco-verdo- sas, crece rapido, vive bastante tiempo y se puede tras- plantar a principios de verano o cultivar a partir de se- milla, Tenga cuidado con los pelos de las vainas: puede pincharse y causarle irritacién en la piel. Los braqui quitos pertenecen, por cierto, a la misma familia que las plantas que producen los extractos arométicos para la Coca-Cola y el chocolate, Callistemon viminalis A7TmESm-5°Cnre3 Este es un bonito drbol pequefio de porte llorén, que pro- duce flores en forma de cepillo cilfndrico, de un color gra- nate fuerte, durante la mayor parte de los meses de ve- rano, Como mejor crece es con bastante agua, y detesta el viento y la sequfa, Se debe podar cuando es joven; si no se poda, es posible que caiga bajo su propio peso. Catalpa bignonioides A10mE1S5m-9°Cop2 Lacatalpa indiaes atractiva, caducifolia y muy Gtil como Arbol de sombra, plantado cerca de la casa, En primavera, las rainas, de un alcance extenso, se cubren de grandes hojas en forma de corazén, sobre las cuales aparecen paniculos erguidos de flores mayoritariamente blancas, similares a las del castafio, pero menos compactas que és tas. No es resistente ni a la sequfa ni al viento, y necesita suelo profundo con riegos ocasionales durante el vera no, Mientras crece, pode las ramas inferiores hasta que haya formado un tronco de unos 3 m de alto. Cedrus libani atlantiea A30mE30m-9°Cs1 Tanto éste, el cedro del Atlas, como el cedro del Hima- laya, C. deodara, son esencialmente arboles de grandes altitudes que prefieren condiciones de crecimiento fres- cas y hiimedas. En climas secos, erecen mas lento, y las aicfculas son muchisimo més cortas que en su hébitat na- tivo. Atin asi, los cedros estén entre los géneros mas po- pulares para plantar en lugares péblicos, Donde quiera que usted vea un ejemplar robusto de cedro del Atlas tenga por seguro que se ha plantado en una buena pro- fundidad de tierra compacta, con un subsuelo hiimedo, Se han desarrollado numerosos clones diferentes del C. libani atlantica y la mayorfa de los viveros ofrecen una seleccién tanto del color del follaje como de formas. Celtis australis A25mE20m-8°C sp Un magnifico drbol caducifolio resistente a la sequia, el almez esté emparentado con el olmo, pero tiene un tro co liso y se parece més a una vieja haya gris, No se ha de podar mas de lo absolutamente necesario, y se le ha de permitir desarrollar su propia forma natural, que con- siste en un tronco relativamente corto con varias rami masivas que emergen de su extremo superior. Cultivado de esta forma, no se parte y es lo suficientemente ro- busto como para aguantar vientos fuertes, Las flores son tan pequefias que casi no se pueden ver, y los frutos, ne gros-marr6n, més pequefios que el hueso de una cereza y dulces, a veces son consumidos por los nifios, El rbol suelta semillas con demasiada libertad y es demasiado grande para la mayorfa de los jardines. Ceratonia siliqua A8mE10m-5°Cs1 EL algarrobo es un rbol de gran valor econémico que se cultiva extensamente, El 4rbol, un siempreverde oscuro, hemisférico con el troneo retoreido (y a menudo hueco) de color bermejo, forma vainas verdes cambiando a ma- 1r6n en otoiio, a lo largo de todas las ramas, Estas vai- nas tienen diversos usos hoy en dia en las industrias alimenticias y del plastico, pero en el pasado, propor- cionaban un valioso alimento para el ganado vacuno y Jas ovejas, al igual que para los seres humanos en mo- mentos de hambruna. Son dulces y alimenticias, pero si mastica una, legaré a la conclusién que, cuando San Juan se alimenté del fruto de este érbol en el desierto, pro- bablemente apreciaba mis la miel silvestre que estas al- garrobas. En la antigtiedad, las semillas también se usa- ban como pesas, y se piensa que el sistema de pesar las piedras preciosas y el oro en «quilates» se deriva del nombre original de este sirbol, Aparte de su fascinante historia, el algarrobo haré un buen seto si se poda con regularidad. A menudo encon- trard un polvo terroso marrén oscuro, formado por ma- dera descompuesta, dentro del tronco de un Arbol maduro. Algunos suponen que este polvo tiene cualidades casi mgicas como mantillo y abono, y se puede mezclar con Ceratonia siliqua el resto de la tierra en su jardin. Las plantas parecen s frir con frecuencia los ataques de un moho oscuro que mancha ligeramente el follaje y debilita al arbol Cercis siliquastrum ATmETm-9°Csp2 Es un drbol pequeiio y espectacular, cuya apariencia ha de provocar la creacién de leyendas. En primavera, antes de aparecer las hojas, las ramas se cubren de ramilletes de flores ptirpura, de tipo guisante, que se pueden comer en ensaladas o frituras. No es facil obtener clones nombrados, ni tan siquie- ra cepas seleccionadas por su color, ya que los rboles se cultivan a partir de semilla, y los resultados no siempre son satisfactorios debido al cambiante color de tas flo- res. Es imposible saber que tipo de flores produciré una plantula, a menos que seleccione una planta que ya ten- ga flores. Las plantas cultivadas en macetas se han de tras- plantar en primavera, y a veces tardan uno o dos afios en establecerse. Aunque el arbol de Judas, o algarrobo loco se puede valer por sf solo bajo todas las condiciones ra- Olea europaea (izquierda) y Cercis sitiquastrum (derecha) zonables, usted conseguira mejores resultados con un poco de riego y una ligera sombra Citrus La familia de los cftricos incluye algunos de los érboles perennifolios pequefios ma losos que se puedan encontrar en el mundo entero. Son bellos en todas Las épocas del afio, pero especialmente en invierno y pri- mavera, cuando se cubren de frutas deliciosas o de fra~ gantes flores blancas. Su nica desventaja es que son sensibles al frio y las enfermedades. Las variedades de imonero y naranjo especialmente seleccionadas para producir fruta, son todas injertadas para mejorar su re- sistencia a la enfermedad, Como una medida adicional, Ja mayorfa de los pafses tienen leyes que prohiben la im- portaci6n de plantas cftricas. Consulte a un vivero sobre as variedades mas apropiadas para sus condiciones. Todos los eftricos gustan del suelo hiimedo pero ex- tremadamente bien drenado. Las rafces se extienden més alld de la circumferencia formada por las puntas de las ramas, raz6n por la cual usted deberd formar dos cercos de tierra para el riego, el primero a 30 cm del tronco, y el otro a | m més alld del aleance de las ramas. Lene de mara 64 PLANTAS PARA JARDINES MEDITERRANEOS agua el espacio entre los dos cercos cada diez. dias des- de principios de primavera hasta mediados del verano, reduciendo la frecuencia a una vez.cada tres semanas, no Ilueve, durante el resto del affo. El agua no se ha de encharcar por mas de unos pocos minutos, asf es que rnunea le eche mds de lo que la tierra pueda absorber ré- pidamente. El rbol depende parcialmente de las raices superficiales, con lo cual debe evitar cultivar demasia- do profundamente dentro de un érea equivalente al do- ble del alcance de las ramas. Siembre al principio de la primavera y asegdrese que el rbol joven no se seque en ningdin momento durante Jos primeros dos veranos. Los Arboles establecidos han de recibir un abono general alto en nitrégeno desde fi- nales de invierno hasta prineipios de oto. Aplique un poco cada vez, ya que una concentracidn alta de sales en Ja tierra sera dafina. Por la misma raz6n, los eftricos nunca se desarrollan plenamente cerca de la costa, Las condiciones alcalinas obligan a la aplicacién de quelatos de hierro. Los drboles grandes se pueden trasplantar en pleno verano. Si lo hace, ponga gran atencién al riego. Citrus aurantifolia A4mE4m-I°Cop! La lima es la menos resistente de los eftricos. Sin em- bargo, la variedad que se cultiva en California, «Bears Scedless», es supuestamente tan resistente como el limén. Citrus aurantium: A6mESm-6°Corl El naranjo amargo, o de Sevilla, es una variedad reco- nocida y no s6lo una planta cultivada de cualquier semilla de naranja. Los frutos rojo-naranja se utilizan para hacer mermelada y licores tales como el Curagao. Se puede cultivar como 4rbol ornamental, 0 podarlo para formar tun sefo o una mampara alta si las plantas se siembran se~ paradas entre sf por una distancia equivalente a dos ter- cios de la altura que usted desea que alcancen, Citrus limon ASmE4m-3°Cop1 Los limoneros son menos resistentes que los naranjos y aguantardén muy poco las heladas, aunque no les importa tanto el viento, Dan fruto y flor la mayor parte del aiio. x Citrofortunella microcarpa (x C. mitis) A4mE3m-7°Cop1 EB] calamondin es de los eitricos mas resistentes y uno de Jas mas atractivos. Los frutos se pueden usar para mer- melada, y las flores son muy fragantes. Es un buen cftrico para el cultivo en maceta y como arbusto ornamental. Citrus x paradisi A6mE7m-3°Cop2 La fruta grande, amarilla, del pomelo madura justo an- tes de mediados del verano, pero sélo en las regiones con veranos largos y calurosos darn buenas cosechas. Citrus reticulata A4mE5Sm-5°Cop2 La mandarina madura temprano, y las frutas, pequefias, dulees y faciles de pelar, a menudo se pueden cosechar al principio del invierno, Hace un érbol pequefio y re- dondo, densamente revestido de hojas pequeias y osct ras, que florece a finales de la primavera, Citrus sinensis A4mE4m-5°Copt Este es el érbol que produce la naranja dulce y, por su portancia econdmica, se han criado docenas de varieda- des diferentes, cada una con sus propias necesidades par- ticulares, Los productores especializados podrdn asesorar sobre los clones que maduran en diferentes fechas y me- jor se adaptan a los suelos y al clima local. Las varieda- des que mas comdnmente se cultivan son Jas Washing- ton Navel y la Valencia, que maduran en pleno inyierno y a finales de la primavera, respectivamente. Cupressus Algunas personas son grandes amantes de las coniferas, mientras que otras les tienen una cierta antipatia, Cier- to es que muchas coniferas no son apropiadas en zonas de clima seco, y las colecciones multicolor de coniferas enanas usualmente se ven fuera de lugar incluso en z0- nas templadas donde el clima les sucle agradar més. Las coniferas se han de utilizar con cautela. No vale Ja pena sembrar ninguna de tas muchas variedades de Chamaecyparis lawsonia, los lamados cipreses «fa sos», ya que no toleran el calor intenso, Por otra parte, el verdadero ciprés, 0 Cupressus sempervirens, es un ér- bol distinguido, autéctono del Mediterraneo y adaptado al clima, al igual que el C. macrocarpa, el ciprés ameri- cano, en California, ‘Todos los cipreses mencionados a continuacién forman buenos setos ademas de drboles aislados. Cuando los pode, no corte mids alld de la base del crecimiento del aio en curso. Se puede retocar el drbol en otoiio, pero ct quier poda importante se ha de realizar en pleno verano, Las méquinas cortadoras y las podadoras se han de ‘mantener afiladas y se deben sumergir frecuentemente en una solucién fuerte de lejfa, para evitar la propagacién de Jaenfermedad de cancro producida por el hongo Coryneum (Seridium cardinaie), al cual todos los cipreses, en espe- ial C, macrocarpa y C. sempervirens, son susceptibles. Cupressus arizonica AlOmESm-9°Csre Una variedad de este érbol, usualmente vendida como « y «Kaizuka»— son més pe- quefias y més aptas para jardines, «Keteleeri» forma un cono verde-azul y produce minésculos frutos del mismo color, mientras que «Kauzuka» tiene un porte retorcido. J. scopulorum «Blue Heaven» y J. scopulorum «Sky- rocket» son estrechos drboles piramidales de un color azul plateado que Hegan a los 6 m. ‘Todos resisten la se- quia y gustan de un suelo bien drenado y alcalino. Koelreuteria bipinnata A10mE12m-7°Core3 Se dice que este drbol require un suelo libre de cal, pero crece bien en los suelos alcalinos de Mallorca, y r- pidamente forma un bonito rbol caducifolio de tama- fio medio, tan ancho como alto. Las grandes espadices de pequeitas flores doradas que aparecen a finales del ve- rano, son seguidas por vainas color rojo apagado en for- ma de linterna china. Las vainas varian en la intensidad de su colorido entre un frbol y otro, pero los mejores cjemplares son muy vistosos. K. paniculata, la jabone- rade China, es quiz4 més conocido, pero presenta vai- nas marrones, menos espectaculares. Ambos crecen r- pidamente de semilla y florecen cuando atin son jévenes. Son érboles ideales para el patio o el eésped. Mejoran con riegos ocasionales, especialmente cuando son jévenes. Lagerstroemia indica A7TmE6m-3°Ch13 E] arbol de Jupiter es un bellisimo érbol pequefio, o gran arbusto caducifolio, con grandes racimos de pequeiias flo- res arrugadas que duran todo el final del verano hasta bien entrado el otofio. La gama de colores de las flores va desde el blanco, pasando por el rosado y el malva, al rojo y el violeta. Tiene una apariencia exquisita cuando se forma como drbol, con su corteza lisa, manchada de marrén, gris y rosado, El nuevo crecimiento en prima- vera tiene color bronce y en otofio los tonos de las ho- Jas son amarillos y rojos. Resiste la sequia hasta cierto unto, pero se desarrolla mejor si se le riega abundante- mente y con alguna frecuencia. Cualquier sefial de clo- rosis se puede corregir con quelatos de hierro, Lagunaria paterson Al2mE9m-3°Csre2 Este Arbol perennifolio de tamafio medio a veces se lla- ma, en inglés, e! hibisco de las islas Norfolk, y se cono- ce en California como el érbol primula. Ambos nom- bres exageran un poco sus habilidades florfferas, que son buenas pero no sobresalientes. El otro nombre cali forniano, el «érbol pica-vacas», parece tener més rel vancia, ya que la vaina esté llena de pelos irtitantes. Ti ne hojas verde-gris y rece répidamente, siendo estrecho en su juventud y ensanchéndose con la madurez. Las flores son de un blanco ligeramente rosado y descolo: do, y de unos 5 cm de didmetro. Es muy apropiado para las zonas costeras, ya que resiste el viento y la sal, y también aguanta bien el calor y la sequia. Laurus nobilis A12mE10m-7°Cstcl laurel se ha cultivado desde la antigiledad y es miem- bro del club bastante selecto de drboles perennifolios no, coniferos. Es acomodaticio, y se adaptard a la mayorfa de suelos y condiciones; no necesita riegos en verano y ti ne considerable resistencia a 1a sombra y al salitre de la costa, Esta adaptabilidad se extiende a una gama titil de formas: se puede podar para hacer una pequefa esfera de sélo 75 cm de alto, o dejarlo como un atractivo érbol pequefio, y crearé un buen seto de casi cualquier tamaiio. Es uno de los mejores arbustos para romper una e tensi6n larga de pared. Aparte, proporciona un ingre- diente esencial del houquet garni del cocinero. El laure! florece a finales del invierno, los racimos de flores ama- rillas a lo largo de las ramas son muy vistosos, como también lo son las bayas que los siguen. Aut6ctono del Mediterraneo, el laurel era muy apre- ciado por los antiguos griegos y romanos, siendo la planta que se utilizaba para coronar a los héroes y los poetas. Laurus nobilis ARBOLES 71 Magnolia grandiflora A30mE20m-9°Colc3 Originario del Sureste de los Estados Unidos, M. gran- diflora es un magnifico arbol perennifolio con enormes hojas gruesas verdes y brillantes, usualmente rojizo-ma- rrdn en su envés. En verano, cuando abre sus enormes flo- res blancas y fragantes, es muy bello. Las flores son se- guidas por cApsulas lefiosas que forman el fruto, parecido alla pifia de pino en su apariencia, que se agrietan por to- das partes para mostrar las semillas escarlatas. Aunque ¢ un arbol muy distinguido, es diffcil hacerlo prosperar. Le gusta el aire htimedo y se desarrolla bien en la costa. Necesita una buena profundidad de tierra htimeda con buen drenaje, y se beneficia de acolchados orgénicos re- partidos alrededor de las rafces. Una aplicacién ocasio- nal de quelatos de hierro ayudaré a mantenerlo denso y saludable, Sus rafees son poco profundas, asf es que no pase demasiado cerca del drfol con cultivadoras a motor. Melia azedarach A10mE 10m-9°Csr2 Conocido como cinamomo, acederaque, drbol del paraf- 50, lila de la China, o rosariera, este es un drbol resistente caducifolio, de répido crecimiento, que aguanta la se- quia y necesita pocos cuidados, Se usa mucho como ér- bol de calle en el sur de Europa, y es un drbol de som- bra atractivo para jardines grandes. Sus fragantes flores lilas aparecen en primavera, a la vez que comienzan a abrir las hojas pinnadas verde oscuro; en invierno las ramas desnudas se adornan de racimos abiertos de bayas las, con semillas estriadas. Vale la pena sembrar M. azedarach en lugares diff les, Resiste los suelos alcalinos y tiene pocas desventa- Magnolia grandiflora 72 PLANTAS PARA JARDINES MEDITERRANEOS. Melia azedarach jas, aparte de producir chupones y esparcir muchas se~ millas fértiles. La autosiembra se ayuda con los péjaros a quienes les gustan los frutos —aunque para los ani- males y los humanos son yenenosos. Las ramas son que- bradizas y se pueden romper si hay viento, Metrosideros excels A20mE24m-2°Cole2 En castellano, el nombre comin de este perennifolio es Arbol de hierro. En inglés, es «arbol de Navidad de Nue- va Zelanda> —donde la Navidad ocurre en pleno vera- no, que es cuando aparecen los racimos de flores rojo os- curo, tupidos, peludos y parecidos a los del eucalipto. Si se deja crecer naturalmente, M. excelsus forma un arbusto retorcido y maderoso. Sin embargo, se le puede dar for- ma de drbol que puede legar a los 20 m. Tiene rafces aé- reas colgantes y madera muy dura. M. excelsus creceré con bastante facilidad, aunque lentamente, cuando se cultiva a partir de semilla. El ere- cimiento juvenil es verde oscuro y brillantemente lustroso, Después de unos dos affos, éste da paso al follaje adul- {o, verde-gris, que es muy resistente a los vientos de mar uso al salitre. Aunque prefiere manga arenosa, acep- taré la sequia y los suelos mas pesados. Crece bien, y flo- .¥ en Zonas susceptibles a las he- ladas se cultiva como arbusto para invernaderos.. Olea europaea E1 olivo existe en tres formas muy diferentes, todas cllas perennifolias y resistentes hasta -8 °C: el drbol cultiva- do, nudoso, a veces muy antiguo, que produce las acei- unas que se comen o se prensan para extraer aceite; el olivo silvestre con hojas puntiagudas, més estrechas, y frutos pequefios y sin valor; y el ocasional arbolito que casi no se puede reconocer como olivo, denso y con sélo unos centimetros de altura. Los olivos viejos parecen lucir mejor en un claro seco, espaciados entre ellos unos 10 m, Un ejemplar aistado so- bre un rico eésped, 0 mezclado con arbustos y perennes cn flor, se vera fuera de lugar. Se pueden trasladar fécil- mente, y si el érbol esta preparado adecuadamente, se pue- de plantar en casi cualquier 6poca del aio, aunque es mejor hacerlo a principios de la primavera, Parkinsonia aculeata A7TmE10m-4°Csre3 En un lugar soleado y un elima eflido, éste forma un bonito y resistente arbolito perennifolio, Las hojas mi- ndsculas sobre largas nervaduras centrales proyectan una sombra ligera, y aparecen delicadas flores amarillas tocadas de naranja, desde primavera hasta otono. No ne- cesita riego y erece bien en suelos alcalinos. Paulownia tomentosa A15mE15m-7°Cor2 Este drbol de sombra grande y caducifolio, tiene espec- taculares flores violeta tipo dedalera, que hacen capullos gordos en otofio y se abren en primavera a medida que se desdoblan las hojas. Las hojas en forma de coraz6n alargado pueden ser muy grandes y densas en un drbol saludable y vigoroso. Sin embargo, P, tomentosa puede ser diffeil de cultivar: necesita tierra profunda y fértil que no sea demasiado caleérea y algo de humedad en las raices, especialmente cuando es joven, Si el drbol jo- ven se corta radicalmente, producird hojas enormes en los gruesos brotes anuales. Esta poda se puede realizar cada afio 0 cada dos aiios, aunque el Hamativo efecto del fo- Ilaje se obtiene a expensas de Ia floracién, Persea americana Al0mE 12m-4°Chre Actualmente el aguacate se cultiva mucho comercial- mente, y mucha gente ha cultivado arboles a partir de s millas. Aunque éstos Hegan a formar atractivos érboles Pinus halepensis de sombra, s6lo las plantas injertadas producen buena fru- ta. El principal requisito de este perennifolio es tener un drenaje perfecto: necesita riegos frecuentes, pero sin que el suelo quede demasiado mojado. No le gustan los sue- Jos alcalinos, pero crecerd en ellos si se le da una dosi de quelatos de hierro de vez en cuando. El abono rico y orgénico se agradece mucho. El Arbol en sno sufriré causa del frfo en ninguna regién donde erecen los na- ranjos, pero algo més de una helada leve mataré las flo- res. Hay muchas variedades («Hass es una de las me- jores) y hay diferentes bases de injerto para distintas condiciones. Si desea obtener fruta, consulte su vivero so- bre la mejor opeién para su area Pinus En general, a los pinos les gusta el sol y un buen drena- je, pero, salvo destacadas excepciones descritas a conti- nuacién, no soportan los extremos de calor o sequia. La mayorfa crecen mejor con un riego profundo ocasional, No son féciles de trasplantar excepto desde macetas 0 sue- los poco profundos restringidos, y ain asf es mas segu- ro moverlos a principios de otofio. Se puede aplicar un ARBOLES 73 bono bajo en nitrégeno en los suelos ma son pobres, mejor no aplicarlo, Todos los pinos del Mediterriineo sufren los estragos de Thaumetopea pityocampa, la oruga procesionaria, contra la cual aiin no existe ningtin remedio ficil. Cuan- do las orugas nacen en el verano forman feos nidos telaraiosos en el drbol, que seguidamente proceden a deshojar. Luego marchan por el rbol en una fila india largufsima, No las toque, pues estan cubiertas de pelos irritantes, y el tinico pdjaro que se las come es Ia abubi- lla o upupa. Si es posible, pode las ramas donde hay ni- dos y destrityalos. Pinus canariensis A25mE 15m-8°Csre E] pino canario es un érbol erecto, desgreiiado pero ele- gante, con agujas largas un poco grises, que crecerd en Ja mayoria de climas eétidos. Es un drbol itil que, con, tun poco de riego, crecerd répidamente en los primeros afios. Aceptard una poda muy severa. Pinus halepensis A20mE15m-7°Csre El pino de alepo crecerd en cualquier tipo de suelo. Ne- is pobres; sino 74 PLANTAS PARA JARDINES MEDITERRANEOS cesita poca agua o alimento y puede aguantar una ex- posicién extrema al viento o la sal. Por esta raz6n, se ven a menudo ejemplares viejos y retoreidos creciendo cen paisajes donde no prospera ningtin otro drbol. Si quie- re un drbol alto, elimine las ramas ms bajas a finales del invierno para estimular el crecimiento vertical. Pinus pinea A25mE25m-9°Core El pino pifionero, o pino «parasob»; se Hama asf por su caracteristica forma semiesférica, limine las ramas mas bajas a finales del inviemo si quiere que asuma esta for- ma y eree una copa densa y sombreada. El crecimiento temprano es rapido y no hay ninguna ventaja en pagar mais por una planta grande, ya que una pequefia probable- ‘mente habré crecido igual de bien después de algunos aitos. De hecho, este érbol eventualmente se hace de- masiado grande para todos los jardines salvo los mas extensos, Sin embargo, los ejemplares jévenes son igual de atractivos que los adultos maduros. EI pino pifionero gusta de un suelo profundo y arenoso y alguna humedad en las rafces, y produce las semillas comestibles que se conocen como pifiones. Pittosporum tenuifolium ASmE25m-7°Cnpe No sélo es un excelente seto © pequefio firbol de sombra ideal para las zonas costeras, sino que sus pequeins hho- jas de bordes ondulados, sobre ramitas negras, son tam- bién ideales para arreglos florales Pittosporum tobira A8mE8m-7°Core Cuando es joven, éste es un arbusto de inestimable va- Jor con hojas lustrosas verde oscuro, Con el tiempo, se convierte en un pequefio drbol con hojas pequefias ver- de-gris y mucho carfcter. En ambas etapas produce flo- recitas blancas fragantes en ramilletes densos, en la pri- mavera, Bs indiferente al viento de mar y a la mayoria de las enfermedades, excepto los iifidos y la cochinilla, ‘aunque se desarrollard mejor con el riego ocasional, pue- de aguantar un perfodo de sequfa. Si quiere contener el crecimiento, pode las ramas indeseadas, pero no corte in- discriminadamente. Platanus x acerifolia A30mE25m-9°Csr4 Este drbol es resistente a la sequfa, imparcial en cuanto al suelo, crece répido y vive mucho tiempo, se puede cortar cuuantas veces quiera, y se puede trasplantar con cualquier tamafio. También puede soportar la contami- nacidn atmosfériea, El plitano es atractivo en todas las estaciones. En pri- mavera, las hojas verde palido se desdoblan contra el Prunus serrulata tronco manchado en marrén y blanco; en verano brinda tuna sombra moderada y extensa; en otofio las hojas cam- ian a varios tonos de marrén dorado; y en invierno las ramas estén lenas de grupos de vainas esféricas de se- millas, con tallos argos. Eliminando las ramas préxi- ‘mas al extremo superior del tronco y realizando una ope- racién de poda similar en las rafces, se puede trasplantar un Arbol maduro, incluso uno con el tronco de | m de did- metro, Si se mantiene bien regado durante un par de afios 11 su nuevo sitio, pronto sera un drbol grande otra vez. Una ver establecido, el pitano resistiré la sequfa, pero crecera mejor si se le riega ocasionalmente. Populus alba A20mE20m-9°Csre EL Alamo blanco toma su nombre del color de la corteza yel envés de sus hojas. Su resistencia a los vientos de mar Je dan un valor inestimable como érbol de barrera. Es bue- no en suelos calizos, y aguanta la sequia, aunque crecé ré més con algo de agua, La tinica desventaja es que pro- duce gran cantidad de chupones desde Las rafces, sobre todo alrededor de un érbol cortado, La forma columnar, Punica granatum P.alba «Pyramidalis» (todavia se suele vender bajo el vie- jonombre de P. bolleana) es un arbol ttil para destacar. Prunus cerasifera «Pissardii> A6mE6m-9°Copl Este cerezo de flor, popular y de ficil cultivo, proporeiona una atractiva exhibicién de flores rosadas contra follaje color rubs, que luego se hace marrén-ptirpura apagado, pasando por rojo granate. Los cerezos japoneses deri van de P. serrulata, cuyas flores desde el blanco al rosa profundo, son insuperables en abundancia, Prunus duleis A8mE8m-9°CspI El almendro se cultiva en todo el Mediterraneo, en lugares con suelos profundos y bien drenados, mucho calor en verano y ninguna helada tardfa que pueda dafiar los fru- tos. Ofiece las primeras flores de la primavera. Son 0 bien blancas o bien rosa muy palido en la mayoria de las, variedades frutales, pero también rosa intenso en algu- has otras. La mayorfa son auto-estériles, por lo que se han, de sembrar dos variedades diferentes juntas. ARBOLES 75 Punica granatum ASmE4m-7°Cop La fruta de la granada es mas semilla que pulpa, pero vale la pena sembrar el drbol por su valor omamental, El color rojo-bronce del nuevo follaje primaveral y los ama- rillos Limpios de las hojas que mueren en otofio son una delicia, Este érbol también tiene flores bellas, aunque no abundantes, a principios del verano. Las siguen las gran- des frutas redondas de vivos colores. P. granatum nana es una variedad enana que crece hasta 1 m de altura, ‘También existen formas omamentales de flor doble, en varios colores, que no producen fruta. Las plantas se pueden podar para formar setos, y aunque son de hoja ca- duca, tienen suficientes ramitas para hacer efecto de ba- rera, incluso en inviemo. Las granadas toleran (incluso necesitan) calor veraniego y condiciones alcalinas. Aun- que crecerdn sin necesidad de regarlas, mejorardn si se Jes da un riego profundo de vez en cuando. Quercus ilex. A20mE20m-9°Csle La encina es un majestuoso Arbol perennifolio que fue muy comdn en la naturaleza en las regiones mediterré- neas, pero el alto valor de su. madera redund6 en tals muy extendidas. Aunque resiste la sequia del verano, solo se desarrolla bien en las regiones donde hay sustanciosas I vias invernales. Las hojas brillantes tienen el envés gris lanoso, y son muy diversas en forma y tamafio, de ma- nera que existe una oportunidad de selecionar clones para su utilizacién en el jardin, Las encinas sufren los ataques de un hongo que co- mienza a afectar a los Arboles a medida que legan a la madurez, y les da una apariencia caracterfstica de tener Jas ramas desnudas. La aplicacién de un fungicida, 0 bien pulverizado sobre el follaje o bien regado sobre las rafces, parece conseguir una mejorfa, Una variedad tie- ne bellotas dulces y comestibles que se pueden tostar y saben algo similar a las almendras. Robinia pseudacacia A25mE20m-9°Csre2 La falsa acacia es un drbol caducifolio muy bonito que proporciona una sombra ligera y produce abundantes ra- cimos de flores blancas y fragantes a mediiados de la pri- mavera. Ya que produce chupones y semillas libremen- te, y puesto que tanto los chupones como las plintulas son espinosas y dificiles de eliminar, probablemente sea mejor dejarlo en los margenes mas silvestres de su jar- din, La variedad Namada «Bessoniana» es un poco més pequefta y tiene ramas sin espinas, mientras que «Fri- sia» tiene follaje de un rico amarillo. Otros clones po- seen flores atractivas, rosadas o puirpura brillante, 76 PLANTAS PARA JARDINES MEDITERRANEOS Sophora japonica Salix x sepulcratis «Chrysocoma» A15mE15m-9°Core Para ser una planta que usualmente se asocia con el agua, este sauce caducifolio hibrido y sus progenitores, S, alba y S. babylonica, crecen inesperadamente bien bajo con- diciones secas, aunque en este caso forman drboles de slo Ja mitad de las dimensiones habituales, Necesitan rie~ gos ocasionales y creceran mas rapido y a un mayor ta- matio si se les mantienen las rafces himedas. Es acon- sejable sembrarlos bastante apartados de la casa, ya que tienen raices voraces que buscan el agua implacable- mente y con frecuencia tapan los desagiies. La forma natural del arhol se puede mejorar entuto- rando el tallo principal con una fuerte estaca hasta que Hegue a una altura de 4m, antes de dejarlo arquearse para crear su caracterfstico porte Hlorsn. S, babylonica pe- Kinensis «Tortuosa» (sin, S. matsudana «Tortuosa») es un Arbol pequeiio y estrecho, bastante resistente a la sequia y con ramas contorsionadas y retorcidas que le dan una silueta atractiva en invierno y son titiles para arreglos florales, especialmente cuando aparecen las yemas. Schinus molle AI2mE15m-6°Cspe4 Este pequefio arbol perennifolio es facil de cultivar, re- sistente a la sequfa, libre de enfermedades, fuerte y muy atractivo de una manera disereta, con su plumoso folla~ je llorén, paniculas sueltas de pequefias bayas rojas y, con cl tiempo, un tronco retorcido, casi como el de un olivo, Fl sabor pronunciado a pimienta que tienen sus semi- Ilas es responsable de su nombre comin, «el falso pi- mentero». Los tinicos puntos en su contra son su creci- miento lento, el color amarillo-verdoso del follaje y la necesidad de sembrar varios drboles si quiere obtener una buena cosecha, aunque el drbol es, de hecho, bisexual. Es completamente resistente a la sequia gracias a su sis tema radicular muy potente y de gran alcance, pero éste puede causar problemas con desagiles y paredes. Tam- bién suclta una gran cantidad de hojarasca que deja la tie~ ra dcida alrededor suyo, y por tanto inaceptable para ‘muchas plantas. Prospera con el calor, y las temperatu- ras por debajo de cero le hardin perder sus hojas. Sophora japonica Al5mE 15m-9°Csr4 Este drbol caducifolio oriental es resistente a la sequia y al calor y proporciona una buena sombra, Las inflores- cencias, tipo guisante de olor, no son muy vistosas; lo son ‘mis las vainas del fruto, parecidas a judas, que son ama- rillas con constricciones entre las semillas, y llegan a cubrir el drbol. La variedad mas comuin es S. japonica -« y U. parvifolia «True Green», y caducifolio en otros, dependiendo de Ia genética y el grado de frio invernal 78 PLANTAS PARA JARDINES MEDITERRAI Phoenix canariensis destaca imponente sobre un Agave americana en un jardin de Mentén. PALMBRAS, FALSAS PALMERAS Y CYCAS. 79) PALMERAS, FALSAS PALMERAS Y CYCAS Aunque a menudo se les llama palmeras a los tres gru- pos, son plantas diferentes y sin relacién entre sf. Las verdaderas palmeras, miembros de la familia de las pal- maceas, se pueden dividir en dos grupos: las plumosai con hojas pinnadas sobre una nervadura central, y en alguna de las cuales una de las mitades de la hoja se di- vide en folfolos: y las palmeras abanico llamadas asf por sus hojas palmeadas con venas o folfolos que radi- an de un punto central, como los dedos de una mano. Las cyeas son plantas primitivas cuyos parientes ma cercanos son las confferas, y que a menudo se asemejan alas palmeras plumosas. Las falsas palmeras pertenecen ala familia de los agaves y tienen hojas largas y estre- cchas que forman penachos en la punta de las ramas. El trasplante de todas estas plantas requiere cuidado, pero no es dificil. Los principales problemas son el trans- porte y asegurarlos en st sitio con soga o alambre. En primer lugar, sdlo se han de mover en verano. Cuando se trasplantan, sus rafces mueren, y por lo tan- to han de tener suficiente calor como para producir nue- vas rafces antes de la legada del frfo, Segundo (y en esto, se diferencian de todos los arboles), les beneficia plantarlas hasta 1 m més profundo de lo que estaban an- Arecastrum romanzoffianum (ahora correctamente Syagrus romanzoffiana) Al2mE8m-4°Cor La palmera reina merece ser utilizada més de lo que se suele hacer, ya que crece con rapidez. y tiene una forma plumosa y gracil que da un efecto tropical y proyecta una sombra ligera. Es Gtil para jardines mas bien pe- queiios, patios o alrededor de piscinas, y se ve bien en gru- pos (plantada con 4 m de distancia entre ellas). Evite las ubicaciones expuestas a vientos fuertes. Muchos viveros ‘venden esta palmera bajo cl nombre de Cocos plumosa. Beaucarnea recurvata ASmE4m-5°Cslc Esta espectacular palmera falsa, con su base hinchada y su penacho plumoso, parece que venga de otro planeta; in embargo, la planta llamada nolina, o en inglés «cola de poney», es sorprendentemente tolerante de los cli- ‘mas continentales. Si recibe pleno sol, un buen drenaje y riegos s6lo ocasionales en verano, deberd resistir por tes de ser trasplantadas, Tercero, deberd dejar las hojas atadas en la corona, para protegerla, durante un afto des- pués de plantar la palmera. Las verdaderas palmeras slo tienen un punto de crecimiento, la corona, y si és muere, muere el drbol entero. Finalmente, usted ha de sujetarel érbol de manera que la parte inferior del tronco no se mueva dentro de la tic- rra, pues si lo hace, las nuevas raices camosas se rompe- rin por la fricci6n y el érbol no arraigard, Un collar de me {al ajustado al tronco proporciona un medio efectivo para anclarlo, Pidale a un herrero que se lo haga, Ha de ser slo un poco més grande que la circumferencia del tronco, y se ha de tomar la medida a un tercio de la altura por de- bajo de la corona, y formar dos mitades que se puedan jun- tar con tuereas. El herrero deberd soldarle cuatro aros a los cuales usted podri fijar cable de alambre grueso 0 fi- nas varas de metal, que se sujetardn a puntos de fijacién apropiados en el suelo 0 en paredes adyacentes. Si colo- ca cuffas de madera dentro del collar, ligeramente golpe- adas para encajarlas, el collar no rozaré el tronco; en todo caso, éste no es tan susceptible a ser dafiado como lo es a capa de crecimiento tierna, el cdmbium, que yace jus- to dentro del tronco de un érbol. Jo menos hasta -5 °C. Es una excelente planta de inte- rior o de maceta si no se le riega excesivamente, y con el tiempo llega a ser un residente extraordinario del jar- din Chamaerops humilis A4mE15m-9°Cor El palmito crece de modo silvestre en la zona occiden- tal del Mediterrineo, En lugares secos y rocosos nunca sobrepasa una estatura enana, pero en cultivo puede Ile- gar a 5 m. A menudo crece en grupos que son vistosos en el jardin, aunque cada palmera tarda afios en crecer; por esta raz6n, es raro encontrar ejemplares grandes es- ponténeos, ya que los jardineros impacientes los han trasplantado sin suficientes controles. Se puede distinguir del Trachycarpus fortunei por sus tallos de hoja llenos de ptias. Otras variedades populares de palmeras abanico in- cluyen especies de thrinax y coccothrinax, a menudo ‘con hojas de un verde-azul plateado. 80 PLANTAS PARA JARDINES MEDITERRANEOS Chamaerops humilis (al fondo) y Brakea armata (primer término a la derecha) Chrysalidocarpus Intescens A6mE3m-2°Chr La palmera bambi, que forma un grupo de troncos, es muy apropiada como elemento de decoracién, de creci- miento répido, para una terraza protegida. Los troncos eventualmente llegarin a los 20 cm de didmetro. Las ra ces necesitan humedad durante su crecimiento, Por esta raz6n, no siempre resulta bien cultivarla en maceta, pero prosperard sembrada en un agujero en el pavimento. Las heladas quemardn algunas de las hojas pero si no son severas, no afectarén su crecimiento. Le gusta una lige- rasombra y hace mucho tiempo que es una planta de in- terior, pero, tristemente, se utiliza poco en el exterior. Cordyline austr: A8&mE4m-7°Cspe Esta falsa palmera parece una versién frondosa de una yuea, al igual que C. indivisa, con hojas suaves de has- ia I mde largo. Es una excelente planta singular y es rata, resistente y facil de trasplantar. C. australis se ra- mifica mAs que C. indivisa. Tiene hojas més estrechas (alrededor de 50 cm), se encuentra con mAs frecuencia y ¢s quizd més Gtil para jardines que C. indivisa, Crece bien en recipientes, en jardines de cactus rocosos y de- sérticos, y tolera las condiciones costeras. C, australis co- mienza a ramificarse, una vez ha florecido, a una altura de 3 m o asf. Pero se puede estimular la ramificacién antes, cortdndole el punto de crecimiento cuando ta plan- tas joven, algo que no se puede hacer con una palme- ra verdadera Cycas revoluta A3mE2m-8°Cole La palmera de sagt es una cycas primitiva de creci- miento muy lento. Después de muchos afios formaré un tronco y eventualmente la planta llegard a parecer una pe- quefia palmera. Es resistente, pero prefiere tierra huime- da y orgiinica més bien ligera, aire hiimedo y un poco de sombra. En sus primeros afios la palmera de sagd pue- de ser una excelente planta de maceta grande, que pro- porciona un espectacular punto focal, con sus atractivas hojas producidas en aros anuales. Phoenix La palmera datilera, Phoenix dactylifera, se parece no- tablemente a la palma de coco y tiene las mismas a ciaciones atractivas: los oasis en el desierto y el calor del sol. Ya que se pueden trasplantar incluso cuando han, Hegado a su tamaiio adulto, las palmeras datileras ofre- cen a los jardineros de climas célidos y secos los medios, para crear efectos tropicales inmediatos. P. canariensis, Ja palmera canatria o timara, y P. dactylifera, que produce los datiles comestibles, se diferencian en que la prime- ra es mucho més pesada y més robusta, con un tronco més, grueso y una corona mds densa. De hecho, con una al- {ura eventual de 15 m y un ancho de 13 m, la palmera ca- naria es demasiado grande para la mayorfa de jardines. Los folfolos de la palmera canaria, emergiendo de la nervadura central de la hoja, casi se tocan entre sf y son verde profundo, mientras que los folfolos de la palmera datilera estin bien separados y son verde-gris. Las dos especies se hibridizan con facilidad, y muchas de las palmeras que se ven son intermedias entre las dos. Se ‘mantiene cerca del suelo mientras crece su corona de frondes. Cuando la corona ha Hegado a su tamaiio defi- nitivo, quizas después de unos cinco o seis afios, el tron- ‘co comienza a crecer hacia arriba a un ritmo de unos 30. cm al afio. En las bases de los frondes mayores hay fo- Ifolos modificados que forman pinchos afilados; las he- ridas que causan tardan mucho en curarse. La palmera datitera miniatura, P, roebelenii, es més gra- ciosa que las mencionadas, aunque no es tan resistente. yeas revoluta masculina en flor PALMERAS, FALSAS PALMERAS Y CYCAS. 81 Cyeas revoluta, Euphorbia candelabrum eryrhraca (derecha) Otra palmera plumosa, la palmera de Yatay, Butia ca- pitata, con su elegante follaje verde-azul sobre un rol relativamente grande, también es muy popular. Phoenix dactylifera A20mE6m-5°Cspe La palmera de datiles comestibles s6lo produce frutos ade- cuadamente cuando el verano es realmente caluroso: en todo caso, usted necesitaré comprar variedades esp. cialmente seleccionadas para conseguir una cosecha ex tosa, y éstas son dificiles de encontrar. Atin asf, la esp. cie es atractiva y es una buena elecci6n si usted vive cerca del mar, ya que es muy resistente al salitre. ‘achycarpus fortunei A8mE3m-9°Cslcl La palmera china es ta més resistente de todas —sobre vivird a temperaturas de -17 °C una vez aleanzada la madurez, Creceré hasta 15m pero rara vex sobrepasard Jos 8 men climas secos. Cuando es adulta, tiene un tron- ‘co que se distingue por su esbeltez, con un penacho es- férico de hojas en forma de abanico, encima. El tron 82 PLANTAS PARA JARDINES MEDITERRANEOS Yucca aloifolia aumenta de diémetro con la altura y esté cubierto de pelo, negro fibroso que, en China, se usa para hacer soga y tela, Washingtonia filifera A18mESm-8°Core y Washingtonia robusta A30mE5Sm-5°Csre ‘Ambas son grandes palmeras en abanico. La primera (la palmera abanico del desierto) se usa como decoracién en el Mediterréneo, mientras que la segunda (la pal- mera abanico mexicana) se usa en California. De hecho, W. robusta aparenta ser la menos robusta de las dos, ya que posee un tronco fino que crece hasta una altura enorme, pero es especialmente resistente a Ia sal. Las hojas viejas de ambas cuelgan del tallo y se mantendrén ‘como una densa marafia de paja que usted puede dejar © hacer eliminar. Ambas crecen deprisa si se siembran 1elo permeable y se les da abundante agua y abono. ens Yucca Estas plantas desérticas y semi-desérticas con hojas en forma de espada destacan por sus grandes racimos de bellas flores blancas crema en forma de campana: son de apariencia pesada y encerada, y contrastan con las, duras hojas que a veces acaban en ptia. Las hojas se eri- ¢gen en forma de roset6n, o bien directamente desde el sue- PALMERAS, FALS ‘S PALMERAS Y CYCAS. 83 Yucca gloriosa loenel caso de YY. filamentosa, flaccida y recurva, 0 des- de una estructura ramificada parecida a un Arbol, que puede llegar a los 8 m. Todas son plantas excelentes para dar sustancia a un jardin de cactus. Hay formas variegadas de ¥. aloifolia y ¥. gloriosa, y formas de flor rosada de ¥ filamentosa, tales como «Rosenglocke». Quiz la yuca mas espectacular sea la ¥. whipplei, que tarda varios afios en llegar al tamafio necesario para florecer, y muere tras producir semillas. Yucca aloifolia ASmE2m-7°Csicl fa yuca crece lentamente y normalmente es de porte erguido, pero a veces asume una forma mas horizontal; sus hojas acaban en pitas afiladas y peligrosas (se pue~ den cortar con podadora). Es pintoresca sembrada en grupos y produce grandes racimos de flores color crema palido en verano. Las hojas muertas se pueden quitar, Yucca elephantipes A8mESm-5°Csicl La yuca sin espinas, de crecimiento répido, forma mag- nificos grupos con miltiples ramas, Los troncos se hin- chan en el punto de contacto con la tierra, pareciéndos al pie de un elefante —de ahf el nombre latino. Las rf- ¢gidas hojas son mds grandes que las de ¥. aloifolia y no tan afiladas. Las flores se producen con abundancia en primavera. Aunque esta yuca aguantard la sequfa, mejo- rarf si se riega, siempre y cuando tenga un buen drengje. 84 PLANTAS PARA JARDINES MEDITERRANEOS, ARBUSTOS Es posible hacer un jardin atractivo, variado y facil de mantener, basado casi enteramente en los arbustos. Mien- tras que no todo el mundo tiene espacio para un érbol, la mayorfa de los jardineros tienen espacio para sembrar unos cuantos arbustos pequefios. ¥ un jardin de arbus- {os requiere, por lo general, mucha menos mano de obra que uno basado en plantas herbAceas. Una proporcién alta de los arbustos apropiados para un clima célido y seco florecen en primavera y luego re- posan durante el agotador calor del verano, Varios de ellos producen frutas de atractivos colores més entrado el afio, y muchos son perennifolios, con lo cual, en pri- mayera, otofio ¢ invierno, el jardin nunca queda sin it terés. Sin embargo, si quiere mucho color veraniego en Abelia x grandiflora A25mE3m-9°Cor3 Este arbusto semi-perennifolio de hojas pequefias es muy bonito, facil de cultivar y tolerante. Los tallos arqueados se llenan de pequefias trompetas rosa palido en verano y otofio, y las estrellas rojizas de las bracteas permane- cen, afiadiendo color en invierno, cuando el follaje sue- le estar jaspeado de bronce. Crece bien tanto a pleno sol como en sombra ligera, necesita riegos ocasionales en ve- rano y forma un buen seto pequeio. También prospera- ren maceta en una tierra bastante rica y permeable. P6- delo después de la floracién, cortando algunas ramas Acca seltowiana un jardin de este tipo, tendra que tas anuales entre los arbustos, El sistema radicular de un arbusto no es tan extenso como el de un arbol, y aquellos arbustos que no resisten a equa dependen de riegos cuidadosos y bastante fre- cuentes, En un clima cétido, los riegos abundantes sue- len promover el crecimiento répido y a menudo largui- rrucho, asf es que es necesario despuntar las plantas en Jos puntos de crecimiento, con frecuencia, para fomentar un crecimiento corto y maderoso, y mantener un arbusto compacto y bien formado. Los duefios de patios que tienen tiempo para propor- cionar riegos frecuentes, encontrardin que muchos ar- bustos crecen bien en recipientes grandes. smbrar algunas plan- selectivamente para conservar su elegante porte, Se pue- de propagar con facilidad con esquejes del tronco del mis- ‘mo aio, cortados a mediados del verano, La variedad va- riegada «Francis Mason» se acomoda a pleno sol, y «Edward Goucher tiene flores mas intensamente rosadas. Acca sellowiana sin, Feijoa sellowiana A6mE6m-7°Cspe2 La guayaba de pifia, un perennifolio brasilefio Hega, con alguna lentitud,a formar un arbusto grande o un peque- ‘fo 4rbol con hiojas pequefias 0 medianas, color gris-ver- doso. A finales de la primavera produce grandes canti- ddades de flores con prominentes estambres rojos y pétalos comestibles blanco-rosados. Estas son seguidas por fru- tas ovoides de buen paladar, que son mejores si provie~ nen de plantas seleccionadas ¢ injertadas, y que se han de comer sélo una vez que se hayan caido, Después de la floracién, se puede podar severamente para darle la for- ‘ma deseada. Parece prosperar tanto en sequia como en humedad extrema, Otra ventaja es que prosperara como planta de primera linea en jardines de la costa, Atin ast, no es una de las plantas mis faciles de establecer. Aloysia triphylla A2mE3m-4°Cor ‘La hierba luisa (ocasionalmente se sigue vendiendo como Lippia citriodora) es un arbusto herbéiceo semi-peren- nifolio, o un 4rbol muy pequeito fleno de tocones, de porte estirado y larguirucho, con largas hojas finas que despiden un fuerte olor a limén. Estas se pueden usar para la cocina y para aromatizar bebidas frfas. ARBUSTOS 85 Choisya ternata forma un el 86 PLANTAS PARA JARDINES MEDITERRANEOS, Atriplex halinus Atriplex camescens A2mE25m-9°Cspe El «arbusto de sal» de California es un arbusto perenni- folio de follaje plateado o gris-plateado, Como indica su nombre comin, resiste la sal y es una excelente pri- mera linea de defensa contra vientos salados y salitre. A. semibaccata, el «arbusto de sal» australiano, es de por- te més bajo, llegando a unos 30 cm, y es un buen arbus- {o tapizante bajo estas condiciones. A, halimus, el «arbusto de sal» europeo, llamado orzaga 0 osagra, aleanza unos 1,5:m y, al igual que los otros dos, es resistente a la se- quia y al fuego, Rebrotard incluso si se llega a chamus car, Crecen mejor si se les riega ocasionalmente; para setos, se ha de dejar un espacio de 1,2 m entre plantas, Azaleas Las azaleas dan buenos resultados en zonas de hume- dad relativamente alta en verano. Existen plantas como por ejemplo los hibridos Southern India, entre ellos aza- ea «Brilliant» y la familia «Imperial», seleccionados especialmente para resistir el calor, Sin embargo, estas variedades no se pueden conseguir ffcilmente en Euro- pa. Aunque en Europa las azaleas de interior son plan- tas populares de floracién en invierno y primavera, no pa~ recen sobrevivir mucho tiempo. Si usted les puede proporcionar las condiciones que les gustan, es decir: tierra permanentemente hiimeda, pero ligera, orgéinica, suelta y dcida, puede que le apetezca asumir el reto —si no, deberd estar preparado para una decepcién, Bambi La forma ligera, aireada y elegante del bambé tiene un aspecto muy atractivo cerca de un edificio o dentro de un patio. Las rayas verticales formadas por los tallos de bambi y su follaje verde claro, fracturado, romperin la monoton‘a del pavimento, de unas paredes lisas ¢ in- cluso la ciega béveda azul del cielo de verano. Los bambiis se pueden mover cuando tienen 4-5 m de alto para lograr un efecto inmediato, pero asegtirese, al comprar especimenes grandes, que todas las cafias es- tén verdes y que no hayan perdido hojas. Si las plantas se han almacenado demasiado tiempo o si no han teni do el riego adecuado en el vivero, empezardn a morirse répidamente. Cuando se siembran en una bordura 0 un recipiente, las plantas de bambdi han de recibir abono y riegos generosos y regulares, y pueden suponer proble- mas de riego, particularmente en pleno verano, una ves establecidas. Algunos de los tallos pueden mori en el frio del invierno pero al llegar la primavera, aparecersn bro- tes nuevos que emergen como esparragos gigantes des- de las raices; si no aparecen nuevas hojas verdes en los tallos viejos, puede talarlos y utilizarlos para cafias de pes- car o estacas para plantas. Los bambiis mas populares y mas comunes son Phy- Nostachys aurea y P. nigra, de tallos amarillos y negros respectivamente, y Sasa palmata con hojas mis largas y anchas, que emetgen del tallo como los dedos de una mano. Los tres crecen bien en recipientes, si se les da s ficiente agua, pero sembrados en tierra abierta son muy invasores, especialmente S, palmata. Todos pueden aguantar temperaturas muy bajas. Berberis Hay mas de 500 especies e hibridos de agracejos, muchos de los pueden prosperaren jardines sevos y calurosos, ade- mis de ser bonitos por sus flores y frutos. EIB. shunbergii, caducifolio, y sus formas de hojas rojas son las berberis més comunes, Las dos especies descritas a continuacién son especialmente ttiles y de répido crecimiento, y son apropiadas para todas las ubicaciones, incluyendo los jardines costeros, Berberis julianae A2mE15m-9°Csre Este arbusto semi-perennifolio muy espinoso, de porte principios de verano s azules, y 10s co- fe la sequia, pero erguido, produce flores amaril seguidas de frutos negros con mati Berberis julianae prefiere algan riego, y crea un seto atractivo e impene- trable si se siembran a | m de distancia entre ellas. Berberis x ottawensis «Superba» tiene costumbres de crecimiento similares. Con su follaje rojo-purpireo y bayas rojas, es un arbusto duro, util como seto denso. Brugmansia suaveolens sin. Datura suaveolens A35mE25m-3°Chr Los estramonios tienen hojas lurgas, puntiagudas y pe- Judas de aspecto algo siniestro. Pero sus flores en forma de trompeta, largas y colgantes, son bellas. Dobles 0 sencillas de boca, y en esta especie blancas, se producen abundantemente y despiden un dulce aroma. Sin em- bargo, toda fa planta es muy venenosa. Aunque una he- Jada leve le cause serios dafios, el tocén y las ramas le- fiosas volverdn a brotar. Buddleia davidii A4mE4m-9°Care3 Este arbusto de porte bastante abierto, s lio, permite conseguir un efecto brillante con rapidez. El primer ramillete largo de flores de cada rama es el mds grande, pero apareceriin otros en las axilas inferio- res que florecerin a continuacién, especialmente si se climinan las flores muertas. Aunque resiste la sequfa, mejora con un poco de agua, y se le puede dirigir para formar un arbolito esténdar con rapidez. El crecimiento ARBUSTOS 87 Brugmansia suaveolens no deseado se puede recortar en otofio 0 puede podar a principios de Ia primavera, tanto como quiera, para co seguir flores mas grandes. Los esquejes arraigan con fa- cilidad, Hay diversas variedades que se han seleccion: do porel color de las flores, como «Black Knighb> (violeta profundo), «Opera» (malva intenso con el centro ama- rillo) y «White Profusion» (blanco). Una nueva raza en: na de floracién abundante, incluyendo «Nanho Petite Indigo» y «Nanho Petite Plum» es excelente como plan- ta de bordura o en arriates laterales contra las parede: Buxus microphylla japonica A1SmE15m-9°Col El boj comtin, B. sempervirens, y su variedad para re- bordes, «Suffruticosa», no estardn cémodos en zonas se- cas y calurosasa, raz6n por la cual se debe utilizar B. m crophylla japonica en su lugar. Crece lentamente pero formard un buen seto podado a cualquier altura entre 20 my 1,5 m, sembrado a 25 cm de distancia entre plan- tay planta, También se puede usar para hacer form: ornamentales y se puede cultivar en maceta. Caesalpinia gi A3mE2m-9°Colc3 La inflorescencia es un grupo de flores leguminosas ama- rillas con largos estambres rojos. Atin asf, el efecto es inu- sual y ligero, y luce sobre todo contra un fondo oscuro. 88. PLANTAS PARA JARDINES MEDITERRANEOS Elarbusto es caducifolio, pero no produce ni flores ni ho- {jas hasta la Hegada del calor; luego florece sin parar. Callistemon Estos arbustos 0 drboles pequefios son robustos y re- sisten calor y sequfa, aunque donde mejor crecen es en tierra hiimeda. Les gusta un suelo ligero, profundo y arenoso, y aceptardn piedra calcérea —aunque es ne- cesaria alguna dosis ocasional de quelatos de hierro, es- pecialmente cuando la planta es joven, ya que el ereci- miento joven sucle ser especialmente propenso a las clorosis. Nunca elimine las inflorescencias muertas, ya que el nuevo crecimiento emerge de la punta de la vie~ ja flor. Esta especie grande, robusta y de ficil cultivo produce espectaculares espigas escarlatas en forma de escobillas de unos 15 em de largo, especialmente al principio de ve- ano, pero también espordcicamente el resto del aiio. La especie se llama «citrinus» por su fragancia a limén, C. speciosus forms un arbusto grande con racimos rojo bri- llante, algo mas pequefios que los de C, citrinu Caesalpinia gilliesti Camellia La camelia necesita un suelo rico, dcido y orgénico con, mantillo de hojas o turba, y se ha de mantener siempre himedo. Protéjala de ta sequedad ambiental, especial- mente del viento seco, que tiene un efecto deshidratan- te, y asegure que reciba buena luz, aunque indirecta. Las camelias se cultivan bien en grandes recipientes, donde fiicilmente se les puede proporcionar la tierra éci- dda que requieren. Las variedades de Camellia sasanqua son las mas adecuadas para las condiciones mediterraineas; todas necesitardn quelatos de hierro adicionales si las hojas empiezan a amarillear. Entre las mejores varieda- des se encuentran «Bert Jones», «Mine-no-yuki» (sin «White Doves»), «Yuletide» y el hibrido «Flower Girl», Carpenteria californica A3mE3m-6°Colc los Estados Unidos se le llama «anémona arborea», este arbusto muy fino, autéctono de una pequefia zona de California. Ex especialmente bello a mediados del verano cuando las flores blancas tipo jara, con un cen- tro prominente formado por anteras doradas, cubren toda Ja planta. En otras épocas del afio es un perennifolio muy Util. Se puede cultivar a partir de semilla con facilidad, pero la calidad de las flores serd variable, y en cambio los esquejes arraigan bien y son fiables, La planta crecerd mejor en un lugar que no sea demasiado caluroso 0 $0- Teado y, aunque necesita un buen drenaje, nunea se debe permitir que se seque. Vive relativamente poco tiempo y una ver plantado, no se ha de molestar, Se dice que la yariedad «Ladhams Variety» es especialmente vistosa. Cassia Los miembros de este gran grupo de arbustos © peque- fios drboles producen flores de todos los tonos de ama- rillo. Las especies que se relacionan a continuaci6n son Jas mejores para los jardines que sufren algtin grado de helada. Todas crecen hasta unos 1,5 m-2,5 mde altura y necesitan riegos ocasionales. Cassia alata A2mE3m-2°Cope Este arbusto caducifolio tiene ramos erguidos de flores doradas bastante grandes y un porte abierto, algo plano por encima, C. artemisioides aleanzaré 1,5 m y tiene un porte mds estrecho. Su follaje plumoso gris-verde se cu- bre de nubes de flores amarillo azutre a principios de primavera. Crece mejor si se le mantiene algo seco. Es resistente hasta los -6 °C. C. leptophylla llega a formar tun pequefto arbol siempreverde de porte extendido, con flores grandes amarillo prolundo en pleno verano. Resiste las heladas hasta -4° C. C, marilandica, que es ain més resistente (hasta -7 °C), es un pequefio arbusto brefioso ARBUSTOS 89 Cupressus sempervirens crea un fondo majestuoso para un Ceanothus (centro) y un Viburnum (primer término) que en verano produce grupos de flores amarillas con anteras parpura. Ceanothus Este género de arbustos de floracién azul erece bien a ple- no sol y, con buen drenaje, necesitan poca agua en ve~ rano y son buenos para sembrar cerca del mar. La mayorfa florecen a principios de primavera y tienen una vida cor- ta, de cinco a diez aos, pero erecen répidamente. Los ceanotos toleran bastante la cal, pero frecuente- mente dan sefiales de clorosis y necesitan quelatos de hierro. Un mantillo orgénico, aplicado con moderacién, ayuda a contrarrestar la alcalinidad del suelo y propor- 0 «Pink Cloud». Lantana, hibridos AlmE2m-1°Cspc3 Estas plantas, que son perennifolias s6lo sino hay hela- das, son muy populares por su floracién continua en vi- vos colores durante verano y otofio. Si hay un grado de helada en invierno se pueden mantener bajo control. En algunos climas calurosos, sin embargo pueden ser muy Lantana hibrido invasoras y se consideran malas hierbas peligrosas, ya que las bayas son venenosas. Las cabezas de flor individua les, multicolor, suelen ser un poco chillonas, pero tam= bién existe una buena variedad dorada y otra muy boni- ta de color blaneo, Sdlo necesitan riego si estin sufriendo ‘a causa de Ja sequia, y nunea en invierno. Lantana montevidensis, A70cmE2m-4°Cspe Este hibrido rastrero de Lantana (sin L. sellowiana 0 L. delicatissima) destaca como planta tapizante fécilpara terraplenes secos, Si el suelo se seca, la planta se hard inactiva, pero rebrotard y floreceri de nuevo al regarla, Echa raices facilmente y trepa por todas partes. Si se irriga, se hace muy invasora, por tanto tenga cuidado de no sembrarla al aleance de un rociador de irrigacién Ligustrum El género de los aligustres posee bayas venenosas y raf- ces voraces, pero es resistente y titil para setos 0 para crear vollimenes arquitecténicos. Hay dos aligustres pe- rennifolios que vale la pena sembrar: L. japonicum, muy itil para setos, formas ornamentales, fondos 0 elemen- tos substanciosos en cualquier parte del jardin, incluso si éste es costero. Como mejor crece es en sombra par- cial, y llegaré a una altura de 3m y una extensién simi- lar, «Texanump> es ta mejor variedad. L, lucidum Mega a un tamafio mucho mayor, hasta unos 9 m de alto y una extensin de 7 m. A menudo se utiliza como Arbol, pero se puede mantener pequefio cor- téndolo para hacer un seto sustancioso 0 un arbusto re- dondo. Es féeil y répido de cultivar, pero los frutos que caen manchan y las semillas germinan en abundancia. joniastrum monopetalum Al5SmE1,2m-6°Csic3 Una de las mejores plantas para la costa, este arbusto tie~ ne hojas resistentes, un poco erguidas, torcidas, gr doso que se estrechan cerca de Ia base. En verano produce flores pirpura palido, Resiste el suelo pobre, la falta de agua y las tormentas marinas, y acepta bien la poda. ver- Lippia citriodora véase Aloysia triphylla Lycianthes rantonnetii sin, Solanum rantonneti A2mE2m-4°Car3 Este arbusto de crecimiento bastante suelto tiene folla- je ligero y pequettas flores pentagonales, planas, de un intenso color azul-pirpura. Se le puede dirigir para for- mar un pequeio drbol esténdar, una trepadora sobre una pared, o un arbusto redondo. Su larga temporada de flo- raci6n y su crecimiento saludable, pero controlable, ha- cen de él una eleccién popular para jardines urbanos. Mahonia aquifolium AlmE1m-9°Cspe2 ‘La mahonia es una excelente planta perennifolia que pro- duce chupones y crece bien debajo de un érbol o en otros lugares oscuros y problematicos. Las hojas lustrosas, con pequefios pinchos, tienen tonos rojos. En primavera apa recen grupos de pequefias flores fragantes, doradas, en for- ‘ma de campana, seguidas por frutas comestibles azul- negras, muy apreciadas por los pdjaros. Entre las variedades fiables con denominaciGn se encuentran «Apo- lo» y «Smaragd. Mahonia lomariifoli A4mE2m-7°Cspel Este pariente oriental de la mahonia norteamericana es un perennifolio erguido magnifico, con hojas espinosas agrupadas densamente al extremo de las ramas verti les. Es titi] para lugares estrechos y sombrios. Los gru- pos arqueados de flores fragantes, en es} cas, aparecen en invierno sobre las «cafias». Les siguen bayas azul-negras muy apreciadas por los pdjaros. Melaleuca Este género australiano de arbustos, o pequefios arboles, tolerard casi todas las condiciones adversas. Todos pro- ducen flores en forma de racimo, en varios colores, y muchos son buenos sujetos para jardines secos. Como ere- cen fiicilmente de semilla, el aficionado puede experi- mentar, seleccionando entre las 150 especies. M. lina- riifolia crece bien en California, donde se cultiva como rbol pequeiio, con flores blancas en verano y una cor- teza atractiva que se desprende del tronco. Melianthus major A3mE2m-4°Cor2 Este arbusto omamental de féeil cultivo y crecimiento r- pido, es stil para crear interesantes efectos de follaje. Tiene grandes hojas pinnadas gris-verde, muy vistosas, produce flores rojizas a principios de primavera, y se domina con la poda Myoporum laetum A8mE8m-5°Csre Aunque esta planta se usa en Mallorca para hacer una pan- talla répida, su popularidad en Europa no se ha extendi- do mds allé de la isla. Sus pequeftas flores blancas y fru- {os ptirpura no son muy impactantes, pero su rapidez de crecimiento, facilidad de propagacién, resistencia a la sequfa y condiciones costeras, aceptacién de la poda, aunque sea severa, y su atractivo follaje lustroso, verde oscuro, son cualidades muy a su favor. El myoporum e mas apreciado para setos y pantallas en California, don- de la variedad «Carsonii» es la predilecta, ARBUSTOS 97 Myrtus communis A3mE35m-9°Cspe fa planta es un perennifolio compacto, resistente a la sequia y en gran parte al calor, que se puede usar para ha- cer setos de casi cualquier tamano o bien dejar que for- me un gran arbusto denso o pequeio drbol. Las peque- fias hojas son arométicas. Las flores, que aparecen en primavera, son seguidas por bayas azul-negras. A veces cl follaje se ve afectado por un moho gris, pero aparte de esto, la planta es muy facil de cultivar, siempre que el dre- naje sea bueno y el riego escaso. Se ha sembrado en jar- dines desde hace por lo menos 2000 aiios, a menudo po- dada en forma de s Hay diversas variedades, en su mayorfa dificiles de localizar, algunas con hojas va- gadas, como M. communis «Variegata», otras natu- ralmente enanas, como M. communis tarentina, Nandina domestica A25mE15m-9°Col Lanandina es un elegante arbusto perennifolio que se pa- rece al bambi y forma, como éste, grupos de tallos. Bi realidad, es miembro de la familia de los berberis y, como ellos, tiene follaje tintado: el crecimiento joven es rosado y rojo, y estos colores regresan en otofio e in- vierno. Las paniculas de pequeftas flores blancas, en ve- rano, producen bayas rojas que se hacen mAs abundan- tes una ver la planta se ha establecido y ha formado un Resiste la sequtfa, pero seré mucho més Myrtus communis 98 PLANTAS PARA JARDINES MEDITERRANEOS Nerium oleander fuerte si se le riega adecuadamente, El principal enemi- go de esta planta es el viento frio y, por tanto, el mejor lugar para ella es cerca de un muro que la proteja. Tam- bign sufre de la clorosis con facilidad pero se puede cul- tivar en suelo dcido, en un recipiente, y es una buena planta de interior si hay suficiente luz. Nerium oleander ASmE4m-7°Csre3 Esta planta perennifolia, junto con el hibisco y Ja bu- ganvilla, constituye uno de los soportes principales de Ja jardineria de climas secos. Las adelfas a menudo se encuentran creciendo silvestres en los lechos secos de Jos rfos, donde al principio del verano pueden encontrar agua subterrénea. Esto nos permite adivinar algunas ch ves para su cultivo, ya que florecen y crecen mejor si se plantan a pleno sol, se mantienen bien regadas hasta mediados del verano y de ese momento en adelante, s6lo se les da algtin riego ocasional. Si se deja crecer na- turalmente, la adelfa formard un arbusto de multiples tallos, pero es fécil dirigirlo para formar un hermoso ‘rbol pequetio de aspecto muy atractivo para el cultivo cn jardineras, Se dice que es mejor arran Jos chupones que puedan emerger de la base de tas dirigidas como arbolito. Hay muchas variedades reconocidas, pero las més co- munes son una doble color rosa con jaspeado blanco en Ja flor, una sencilla color fuchsia, una semi-doble rojo os- curo, una rosada muy pélida con el centro rojo, una ama- rilla («lsle of Capri»), una rosa crema que crece débil- mente («Cameum Flore Pleno» sin, «Mrs. Roeding») y una blanea («Album» sin, «Soeur Agnes»). También hay una variedad de hojas variegadas en amarillo y flores dobles rosadas («Splendens Foliis Variegatis»). Las va- riedades «Calypso», «Hardy Pink» y «Hardy Red» re- sisten mejor el firfo que las otras variedades. Su tinico defecto es que todas sus partes son muy ve- nenosas. Si quema sus ramas u hojas, tenga cuidado de no inhalar el humo. Ha de vigilar la presencia de una cochinilla que constituye una plaga muy comin en esta planta. A vec indica una cierta aps riencia cenicienta de las hojas, causada por un hongo que crece sobre los exerementos de los insectos. El in- secticida sistémico suele ser efectivo contra esta plaga. 1 que cortar s plan- Olearia Las plantas de este género son arbustos de tamafio me- dio a grande, usualmente con flores tipo margarita, blan- cas, pero a veces azules, rosadas 0 pirpuras. Vienen de Nueva Zelanda o el sudeste de Australia donde la hu, medad es relativamente alta. Sin embargo, O. x haastii, O. «Henry Travers», 0. semidentata y O. traversit cre cen todas bien, aunque quiz flor sol con riegos moderados. Son resistentes a los vientos, marinos y por tanto son titiles en jardines costeros. Osmanthus delavayi A2S5E3m-9°Co12 Emparentado con el olivo, este atractivo arbusto peren- nifolio tiene hojas ordenadas verde oscuro y flores blan- cas y fragantes en primavera. Se puede podar para dar- le forma, y preferird algo de sombra, pero es propenso a laclorosis. 0. heterophyllus «Variegatusy es similar pero con hojas como un acebo variegado. Crece hasta unos 4 m, con un ancho similar, y es apropiado para setos. Perovskia atriplicifolia A12E1,2m-9°Cor3 Este arbusto verde-gris, plumoso, produce flores azul-la- vanda durante la segunda mitad del afio. Se puede pro- pagar facilmente mediante los chupones y pléntulas que aparecen alrededor de la planta, pero si ha logrado cn- contrar la variedad mejorada «Blue Spire» sera mejor nitarse a usar los chupones. Photinia serrulata A10mE8&m-9°Cop2 Todos los hibridos y variedades de esta especie peren- nifolia tienen mucho encanto por su forma; sus verdes hojas lustrosas van desde rojo cobrizo hasta rojo bi llante, y a veces escarlata en inviemno. Tienen grandes cabezuelas planas de flores blancas en primavera, se guidas por bayas rojas, Las variedades de la especie oriental 2. glabra, como «Rubens», y del hfbrido P. x fra- seri, como «Indian Princess», «Birmingham», «Robusta» y «Red Robin» son de colores vivos y resisten las hela- das. Todas necesitan sol 0 sombra ligera, riegos modera- dos y un buen suelo, que puede ser alcalino. En invierno se les puede podar para darles cualquier forma y tamafio. Pistacia lentiscus A4mE3m-7°Cspe El lentisco, un arbusto 0 pequefto drbol perennifolio, es uno de los componentes mas caracteristicos del ma- quis, el matorral bajo que coloniza las regiones secas sin cultivar en toda la zona mediterranea. Tiene algunas lades excelentes que se han de tomar en cuenta, ARBUSTOS 99 Piutosporum tobira Por supuesto, es completamente resistente a la sequia y se desarrollaré perfectamente en la costa. No le moles- tala poda y puede formar un excelente seto. El follaje ti ne bonitos tonos de rojo en otofto, y las plantas femeni- nas producen pequefias bayas que cambian de color de rojo a negro. Si usted estd convirtiendo en jardin el terreno tre alrededor de su casa, conserve con cuidado todos los lentiscos, abdnelos, riéguelos y pédelos en forma de se- miesferas u otros relieves formales. P. terebinthus es si- milar, pero llega al doble del tamaiio que P, lentiscus. Lannuez del pistacho viene de P. vera que también es de facil cultivo, pero para ello necesitard plantas femeninas de clones seleccionados y un polinizador masculino, Ives- Pittosporum Los miembros de este itil género de arbustos y peque- fios drboles perennifolios se originan principalmente en las antfpodas. La mayoria tiene flores fragantes y casi to- dos se pueden usar para proporcionar color y masa. Son bastante resistentes a la sequfa pero mejoran mucho su -ga ocasionalmente. 100 PLANTAS PARA JARDINES MEDITERRANI Pittosporum tobira , que es mucho més fuerte y amarga que la verdadera manzanilla, hecha con las flores blancas tipo margarita de Chamaemetum nobile después de secadas. Schefflera arboricola sin, Heptapleurum arborico- 25m-2°Cop El Srbol «sombrilla> es una planta de interior muy sa- tisfactoria ya que prospera bajo casi cualquier condi- cin. Aunque se dice que le gusta el riego y la humedad abundante, creceré sin ninguno de los dos. También se dice que no aguanta las heladas, pero sobrevivird a una corta y ligera helada, Prefiere algo de sombra, pero to- Jera el sol directo. Existe una amplia gama de varieda- des, algunas de hojas variegadas y otras de porte com- acto y hojas pequefias, Pruebe una de las primeras para ‘Tupidanthus caluypiratus (vea Schefflera arboricola) aligerar un lugar de sombra profunda en exterior y una de las segundas para hacer una pequefia masa de follaje al fondo, El Tupidanshus calypiratus es de ta milia y tiene una apariencia similar, aunque es menos conocido; constituye un arbusto mas ancho y denso. Solanum rantonnetii yéase Lycianthes rantonnetii Sparmannia africana ASmE4m-1°Chrl Este arbusto algo basto, camnoso y peludo, puede llegar al tamajio de un drbol, pero necesita ser rejuvenecido periddicamente mediante una poda severa. El tilo de sa- 16n crece répidamente, ocupando espacio en el jardin, y florece en invierno si esté en un lugar célido. Streptosolen jamesonii ALS mE1,5m-2°Cor3 Puede ser un arbusto perennifolio de porte ligero, muy vistoso, con una altura de hasta 1,5 m, 0 bien un trepa- dor desgarbado del doble de altura si se le dirige por una pared o pérgola. Es una planta bonita, gran parte del afio cubierta de pequeitas y Hamativas flores en forma de tcompeta, en amarillo-naranja y rojo-naranja, Crece me- jora pleno sol siempre que se le riegue ocasionalmente, Es tierna y una helada la matard hasta el suelo, pero siempre rebrota fiablemente, Syringa Para producir flores en abundancia, la mayorfa de las li- Jas necesitan frfo en invierno, el grado del cual varfa con laespecie e incluso la variedad, El lila comiin, S. vulgaris, no estd realmente c6modo en climas célidos, aunque la forma pirpura se puede encontrar en jardines donde so- brevivird en la sombra con riegos generosos, especial- mente en primavera. Los hibridos de California, como S. vulgaris «Angel White», «Blue Skies» y «Lavender Lady», no necesitan las heladas invernales, pero gene- ralmente no se encuentran en los viveros de Europa. Syringa laciniata A2mE2m-9°Cop2 E1 lila de hoja dentada es uno de los arbustos més boni- tos para climas de inviemnos suaves. Se ha cultivado en Irdn durante muchos cientos de affos, pero hay algunas dudas en cuanto a sus orfgenes y los del S. x persica, que €s muy similar; de hecho, el primero se vende a menu- do como variedad del segundo. Las hojas de S, lacinia- 1a estan profundamente divididas en: muchos segmentos estrechos, mientras que las de S. x persica usualmente no son divididas. Las fragantes flores lila aparecen li- bremente en los extremos de las ramas a mediados de primavera, siendo més oscuras en S. laciniata, que es quiz mejor como planta de jardin. Templetonia retusa A15mE2m-5°Cspel Aunque vive poco tiempo, este arbusto perennifolio se carga en invierno y principios de primavera de flores tipo guisante de color rojo-coral profundo, Los arbustos se pueden podar para hacer un seto bajo, y las ramas cortadas sirven para arreglos florales. El arbusto aguan- lard el salitre y suelos arenosos. Aunque crece sobre suc~ Jos calcéreos en Australia, puede necesitar quelatos de hie~ ro si se cultiva en suelos muy alcalinos. ‘Teucrium fruticans A2mE2m-8°Csre La olivilla es un til arbusto de hojas grises, de porte abierto por naturaleza, pero tolerante a la poda, que esti- mula.en él una forma més densa, No necesita suelos ri- cos ni mucho riego y se desarrolla bien en las zonas costeras. Las flores labiadas color azul aparecen du- rante la mayor parte del afio y tienen un azul més intenso en la variedad «Azureumy. Viburnum Este es un género muy stil de arbustos de jardin y vale Ja pena cultivarlos casi todos por su tolerancia al calor seco, aunque los vibumnos crecen mejor si se les da un rie~ ‘go adecuado y un suelo rico. ARBUSTOS 103 Teucrium fruticans creciendo a través de Laurus nobilis Viburnum x carlcephalum A2S5mE2m-9°Cor2 ste hfbrido produce grandes grupos de fragantes flores blancas céreas a finales de primavera, y hojas grisiiceas, urnum suspensum A25mE25m-5°Cop1 De una manera discreta y sofisticada, éste es uno de los mids bellos entre todos los perennifolios. Lafragancia se derrama de los pequefios racimos de flores blancas tintadas de rosa a finales de invierno, y éstas se con- vierten en bayas rojo brillante antes del principio del ve- ano. Viburnum tinus A25mE2m-9°Csrel Este arbusto aguanta la sombra ligera o moderada, pero florecerd mejor si se siembra a pleno sol. Los racimos pla- nos de fragantes flores blancas se producen durante todo el inviemo seguidos de bayas pirpura. Forma un buen seto y los esquejes de madera semi-madura, cogidos en verano, arraigan fécilmente La variedad « Ale2m-S°Cnre Los tallos arqueados de este atractivo perenne siempre- verde de porte rastrero estin cubiertos de penachos de ho- jas estrechas de 2-3 cm de largo. Las plantas mayores pro- ducen flores rosadas seguidas de bayas rojas. Si se riega y se abona, es una planta resistente y menos exigente en cuanto al suelo que la mayorfa de las plantas, TREPADORAS 105 106 PLANTAS PARA JARDINES MEDITERRANEOS La buganvilla es una atractiva planta tapizante Asparagus setaceus Alc6m-3°Cnpe El fino follaje tipo helecho de la esparraguera de ador- no es el compaiiero fiel de los claveles en ramilletes y oja- les. Es una buena trepadora de follaje siempreverde con un delicado efecto ligero contra una pared blanca Beaumontia grandiflora Alc 10m-2°Cnr3. Las grandes flores fragantes en forma de bocina, de co- Jor blanco, y sus hojas lustrosas verde oscuro hacen de cesta planta un sujeto soberbio que vale la pena cultivar, Nevesita una buena tierra rica y riegos generosos, Sin embargo sucumbird si hay alguna helada, Bignonia cherere véase Distictis buccinatoria Bignonia violacea AleSm-6°Co13 Este peremnifolio de forma compacta y ordenada (sin, Clytostoma caltistegioides) tiene flores azul-ptinpura y lus- trosas hojas verdes. Es un poco lento de crecimiento. Bougainvillea Ale 15m-3°Csre3 Con sus fuertes colores, su fuerte crecimiento y su re- sistencia a la sequia, los malos tratos y los insectos, la Bougainvillea «Apple Blossom» buganvilla ofrece un efecto exdtico facil de obtener. La costumbre natural de la buganvilla es trepar por los arboles, aunque rara vez se siembra de esta manera en los jardines. Se usa con mucha més frecuencia para cubrir paredes, donde con el tiempo se extender sobre una zona amplia y desarroltard un tronco grueso. Pero las espinas que usa para sujetarse en los arboles no le sirven de nada sobre una pared lisa, y es esencial proporcio- narle un sistema de gufas de alambre, bien atornillado y fijado con tacos. El crecimiento natural de la planta es ha- cia arriba, por tanto asegtirese de dirigir las primeras ramas en sentido horizontal, bastante abajo en la pared. ‘También puede cultivar la buganvilla como arbusto, dirigiéndolo por una estaca de la altura deseada antes de fijar los extremos de las ramas arqueadas al suelo, Con este comienzo, formard un montfculo enorme que con el tiem- po alcanzaré los 3 m de alto y el doble de ancho. Si desea revestir un terraplén seco, se puede dirigir la buganvilla para hacer una alfombra de vivos colores. Sigmbrela a intervalos de 2 m y vaya sujetando las ramas al suelo a medida que crecen, Incluso es posible formar un seto 0 barrera impene- trable de buganvilla, tensando alambre acerado entre so- portes fuertes y dirigiendo las plantas para cubrirlo, La estructura ha de ser realmente resistente o un viento fuer- te la aplanard, Esta planta del todo versitil fue recolectada en Suda- mérica por el boténico francés Philibert Commerson, quien acompaiié al Baron Louis de Bougainville en su circumnayegacién del mundo a mediados del siglo die~ ciocho. Desde entonces, la planta se ha extendido hasta casi todos los jardines de zonas tropicales y templadas célidas del mundo. Las formas modernas de color son t bridas y aparecen en todos los tonos pertenecientes al lado rojo del espectro, desde rosa hasta magenta pro- fundo, a menudo con matices dle azul. B. x buttiana «Mrs. Butt» es un puro carmesf oscuro, sin ningtin toque de azul; B. x buttiana «Practoria» es beige; B. x buttiana «Alba» y B. spectabilis «Alba plena» son blancas; una variedad —«Mary Palmer»— tiene ramas separadas de flores magenta-rosa y blanco en la misma planta, Bougainvillea glabra «Sanderiana» es una de las mas resistentes, y posce un tono un poco violento de azul-ptir- pura. Para conseguir tonos atractivos de rosa, pruebe 0 bien B. «Apple Blossom» o bien «Miss Manila», Las buganvillas no erecen bien en situaciones expue tas, con mucho viento, y sufririn dafios si hay heladas; pero una vez establecidas, la mayorfa se recuperaréin. Las plantas se pueden renovar cada afio tomando esquejes verdes en verano. En invierno, los esquejes lefiosos suelen arraigar si se les da calor fuerte desde abajo y hormonas de enraizamiento. La plantacién se deberd realizar en verano, cuando las condiciones son 6ptimas. No deje desintegrarse el cepellén de raices, ya que la planta odia que se le molesten las rafces. Abo- ne y riegue a fondo durante los meses de calor, pero en invierno no proporcione abono ni agua adicional, si estd en exterior, y sélo riéguela ocasionalmente si esta en interior. La buganvilla crece répidamente al ritmo de 2 mal affo, y cuando haya aleanzado el tamaito desea. do, reduzca el abono y el agua casi hasta cero. Di mente moriré a causa de Ia sequia una vez establecida. Pode tan severamente como quiera en el verano, después de la floracién, Campsis x tagliabuana «Madame Galen» Ale7m-8°Cop3 Este es el menos agresivo de los tres campsis que se pue- den encontrar habitualmente en los viveros. Se trata del elegante, aunque algo chillén, véstago de C. radicans y C. grandiflora, que produce grandes flores en forma de trompeta, color rojo-naranja. Todas las especies de camp- sis son auto-adherentes ya que desarrollan raices aéreas con las cuales sujetarse, «Madame Galen» necesita algo de ayuda ya que tiene raices aéreas algo escasas. C. ra- dicans tiene atractivas flores trompeta rojas, pero crece agresivamente y produce muchos chupones. C. grandi- flora es menos exuberante y sus flores color naranja pro- fundo y rojo, tipo trompeta, son un poco mds grandes. ‘TREPADORAS 107 Campsis grandiflora Las tres proporcionan una cubierta efectiva para pa- redes, vallas y pérgolas y florecen a finales del verano. Crecen mejor a pleno sol y se han de podar a principios de primavera antes del comienzo del crecimiento nuevo, Clematis Ale3m-9°C hI Los miembros trepadores de este género viven en ma- torrales 0 bosque bajo, con sus rafces en la sombra fres- ca de sus competidores y sus hojas y flores tumbadas sobre ellos a pleno sol. Ubfquelos, pues, con sus raices en un lugar fresco y hiimedo, pero sus cabezas a pleno sol —en la base sombreada de una pared, por ejemplo— para que puedan florecer encima y caer en cascada por ¢1 otro lado, Una de las mejores maneras de cultivarlos 5 hacerlos trepar sobre un arbusto 0 Arbol pequeifo. Las clematides necesitan suelos bien drenados pero ricos; por tanto deber’i mezclar turba y harina de hueso con la tierra de! sitio donde fas va a plantar. Si se trata de plantar una pléntula cultivada en maceta, cave un hueco profundo para las raices, de tal forma que la su- perficie de la tierra de la maceta quede unos 10 em por debajo del nivel del suelo. Mantenga las rafces siempre hiimedas y aliméntelas una vez es rfa de tipos caducifolios tendrén un aspecto desgarbado en invierno. Las clematides se dividen en dos los hi- 108 PLANTAS PARA JARDINES MEDITERRANEOS bridos de flores grandes, muchos de ellos derivados de C. viticella y C. lanuginosa, y las diferentes especies Los hibridos tienen flores planas en colores puros ¢ in- tensos, pero no son féciles de cultivar porque es diffcil asegurar que nunea se sequen ni se calienten las r Ene los ms satisfactorios se encuentran «mest Mark- han», un buen rojo, «Lord Nevill», azul profundo, «Nelly Moser», malva palido con una raya central rojo-malva, y «The President», azul de medianoche. Todos estos hi- bridos se pueden podar después de la floracidn. A prin- cipios de la primavera corte cualquier tallo que haya muerto en inviemno, hasta Hegar a la madera sana Clematis armandii Ale 8m-9°Ch12 Las largas hojas de esta trepadora perennifolia son pun- tiagudas y colgantes y lucen grandes grupos de flores blancas a principios de primavera, Si se desarrolla bien con el suelo y la situacién, se hard rampante, pero es mejor no podarla demasiado. Clematis montana Ale7 m-9°Ch12 Esta vigorosa trepadora caducifolia florece profusamente en primavera, Las mejores variedades son la C, monta- na rubens, rosado palido, y el rosa intenso «'Tetrarose>. ‘Todas tienden a formar una enorme masa enredada, pero el crecimiento se puede aclarar radicalmente después de Ja floracién. Todas son buenas para pérgolas o emparra- dos y para la parte de arriba de muros 0 sobre drboles. Distictis buccinatoria Ale 12m-4°Core2 ‘También conocido como Phaedranthus buccinatorius 0 Bignonia cherere, este robusto y yoluminoso perenni- folio de répido crecimiento produce abundantes flores en forma de boeina que abren de un color rojo-naranja, con el cucllo amarillo, y maduran a un color rojo-parpura, Desde finales de primayera hasta finales de verano es una trepadora espectacular con follaje ordenado y atrac- tivo, Escalaré paredes sin ayuda; otros soportes han de ser fuertes, pues una estructura ligera no resistiria el peso, Cuando es joven, déle abundante abono y agua. Cuando haya erecido lo suficiente reduzca el suministro de ambas cosas y pédela para mantenerla ordenada, Doxantha unguis-cati véase Macfadyena unguis-cati Ficus pumila Alc 10m-4°Cor Esta planta empieza creando un delicado trazado tipo espina de pez con sus pequefias hojas redondeadas y puede acabar engullendo un edificio con sus hojas adul- tas elipticas de unos 8 cm, Este siempreverde perenne es una de las higueras mds resistentes al frfo y es una de las pocas trepadoras auto-adherentes, pero tiene rafces enor- memente agresivas, Hedera La hiedra es una de las plantas tiles de la natura- Jeza, aunque muchos la consideren una mala hierba. Esta trepadora fiable, densa, ordenada, de raices profundas, es efectiva contra la erosién y no causa problemas, Produ- ce raices a medida que crece y es auto-adherente sobre paredes. Es idénea para cubrir elementos que ofenden la vista y es una atractiva planta tapizante para el suelo. Es excelente para sujetar terraplenes contra la erosién del sue~ lo, pero también formard un seto si se dirige sobre un en- tramado. Sin embargo, necesita agua en verano. Las ove~ jas y las cabras la consideran una exquisite, Generalmente no hard dafio a los arboles, siempre que permanezca en el tronco y no sofoque las hojas. No obstante, suprime el crecimiento de algunos drboles mediante sus hormonas, y es particularmente dafina para los tejos. La hiedra también mantendré una casa templada y seca, si se limita a las paredes, pero puede levantar las tejas del techo y se ha de podar por debajo del alero para impedirlo, Tam- Clematis armandii «Snowdritt» bign separard los ladrillos si el mortero que los une no est en buen estado. En su estapa juvenil, la hiedra trepa vigorosamente y tiene hojas lobuladas. Al llegar al extremo superior de su soporte, la planta madura y se hace fértil; las hojas en- tonces casi no tienen I6bulos, y se producen pequefias flo- i as de frutos. Los esquejes co- stidos de las formas adultas, que producen frutos, formarén arbustos redondos que no regresan a la forma trepado- ra. Los tipos més comunes son los siguientes. Hedera canariensis Alc 20m-9°C En H. canariensis «Gloire de Marengo» las hojas son de color crema pilido en los margenes, pasando por gris-ver- doso hasta Hegar a un centro verde oscuro. Los tallos son carmesf apurpurado. Hedera colchica Alc 30m-9°Cor Esta es la hiedra mas grande con hojas de hasta 15 cm de ancho y mas de 25 cm de largo. Hay tres formas comu- nes: A50cmE 15 cmo2 Este lino de flor carmesf es una planta anual, pero ere- ce bien y esparce tantas semillas que se puede considerar como planta perenne, Siembre las semillas a principios de otojio en el lugar donde ha de florecer. «Rubrum» tie~ ne un aspecto especialmente bueno si se siembra for- mando extensiones naturales en jardines silvestres. Lobularia maritima A 1S cmE 40 cmn 1,2 La lobularia es una planta muy adaptable que forma monticulos cubiertos de flores fragantes, Los hibridos modernos son enanos y compactos y vienen en una gama de colores que incluye el blanco puro, pirpura y rosado, Crecen ficilmente de semilla, florecen en menos de seis semanas después de la germinacién, y con riegos oca- sionales continuarén en flor hasta las primeras heladas; en zonas de climas benignos, la lobularia es perenne. Petunia (hibridos F1) A30cmE 45 cmne2,3 La planta més popular para arriates de verano es facil de cultivar, feliz.a pleno sol, y tolera un poco de sequedad en las rafces, Se produce en una amplia gama de flores lisas, venadas, estrelladas, con bordes contrastados, con centros claros, y dobles en casi todos los colores; selec- clone los colores con mucha cautela para que no queden discordantes. Sufre de clorosis, sobre todo si se le riega abundantemente, por tanto sea generoso con los quela- tos de hierro y abone regularmente. Despunte los brotes, de crecimiento después de sembrar en exterior y sie pre que la planta esté languirucha, para estimular la flo- ANUALES 127 De izquierda a derecha: petunias, pensamientos y bocas de dragén raci6n, En éreas libres de heladas las petunias se pueden cultivar como anuales de floracién invernal. Phlox drummondit A25cmE25cmo3 Estas pequeiias anuales llenas de colorido se usan como plantas de arriate en la India —prueba de que aguantarsin, el calor y el sol. Las pléntulas no aceptan bien el tras- plante, pero el flox se puede cultivar bien de semilla. Des- punte los brotes de crecimiento y corte las cabezuelas de flor marchitas para estimular una floracién continua, Primula (hibridos F1) (Primula coman y primula) A40emE 30 cmh1 La primula (Primula x polyantha) y ta primula coméin (Primula vulgaris) tienen un comportamiento muy si- milar cuando se cultivan como plantas anuales. En teo- . fa primula tiene un ramillete de flores sobre un tallo tinico, mientras que la primula comin tiene un ramille- te que emerge directamente de la corona de la planta. Sin embargo en lugares con temperaturas invernales de mais de 20° C, la primula comin forma estructuras flo- rales como la Primula x polyantha. ‘Como plantas de arriate, ambas se han de plantar en cl jardin a principios de primavera o incluso finales de invierno, Prefieren lechos lnimedos en la base de muros que les den sombra, ya que aunque aceptaran el sol recto, no se hariin grandes ni durardn tanto. En teorfa am- bas son perennes, pero el calor y Ia falta de humedad que supone el verano las suele vencer. Sin embargo, aun- que uno piensa en la primula comin, como planta pro- pia de los mérgenes sombreados de bosque y bancales ‘mojados de la pradera, si se les cultiva como anuales, cre- cen sorprendentemente bien en climas célidos. Salvia splendens A30cmE 75 emne3 ‘Aunque esta planta es ms conocida en su forma escar- Jata brillante, también hay variedades en una mezcla de plirpuras, lavandas y salm6n, Las variedades modernas se ramifican mucho desde la base y duran més. Puede sembrar semillas desde finales de invierno hasta princi- pio de primavera, pero las pequefias plantas no se han de sembrar en el jardin hasta que no haya riesgo de heladas. ‘Tagetes (hibridos FI para T. erecta) Los clavelones estan entre las plantas mds cultivadas de todas las anuales de verano para arriates. Son baratos si se siembran a partir de semilla, se cultivan facilmente y florecen todo el afio. Vienen en dos tipos. Los basados en 7. erecta, el clavel6n, tienen cabezas enormes de flo- res dobles sobre plantas entre 30 cm y 80 cm de alto. Los tipos de porte ms bajo, basados en T: patula, la da- masquina, son de entre 15 em y 45 em de altura con flo- 128 PLANTAS PARA JARDINES MEDITERRANEOS Maravillas res sencillas o dobles, ms pequefias, a menudo con mar- cas color ladrillo, y més abundantes. Las mutaciones y Jos hibridos estan borrando estas diferencias. Verbena A 20 cm E60 em 02,3 ‘Aunque son perennes de vida corta en dreas sin heladas, es mejor tratar a las verbenas de jardin como anuales. Son idéneas para lugares mds bien secos, incluyendo terra- plenes rocosos y muros de terraza. También son apro- \das para macetas y arriates elevados y vienen en dos tipos —erguidos y extendidos—, ambos con racimos de flores en colores muy vivos de blanco o piirpura, gene- ralmente con el centro blanco. Prosperan a pleno sol tienen una larga época de floracién y resisten la sequi Viola Los boténicos incluyen a los pensamientos, las violas y las violetas todas juntas en este género. Aunque la mna- yorfa son te6ricamente perennes, s6lo se puede tratar a las violetas como tales. Incluso cuando se cultivan en sombra hiimeda, los pensamientos y las violas sufren demasiado a causa del calor y la sequedad del verano y ‘es mejor tratarlas como anuales. ‘Viola x wittrockiana (hibridos F1) A20 mE 35 cmh | El pensamiento es la planta de arriate basica para in- vierno y primavera, Las pléntulas se pueden sembrar enel jardin antes de que muestren ninguna flor, desde mediados de otofio en adelante. Les gusta la tierra rica mas bien himeda y la sombra ligera, aunque no les molesta el sol directo hasta que la intensidad se empieza Pensamientos a incrementar a partir del principio de Ia primavera, s nuevas variedades Fl representan una gran mejoria en cuanto a la cantidad, duracién y tama de las flores y estén disponibles en la mayorfa de los colores, lisos, man- cchados de negro 0 con caras bicolor y tricolor. La sombra prolonga la temporada tanto al principio como al final y resulta en plantas mas grandes y mayor abundancia de flores, Cuando el calor va en aumento, las flores se hacen mais pequefias hasta que son tan insignificantes que es mejor sustituirlas con nuevas plantas para el verano. Zinnia A75 cm E40 cmh3 No hay otra planta anual que ofrezea tal variedad de efecto, color y tamaiio en tan corto plazo. Puede encon- trar variedades enanas que crecen hasta 30 cm de alto y gigantes que crecen hasta 1,2 mde alto en una seleccién amplia de formas y colores de flor. Las zinias crecen ré- pidamente a partir de semilla y necesitan el trasplante al jardin antes de la floracién para formar buenos espect- menes. La semilla germina en 5 dias y las plantas flore- cen dentro de seis a ocho semanas, Para obtener floracién continua, siémbrelas en sucesién desde finales del in- vierno hasta mediados del verano, La semilla F1 es cara, tanto para las variedades enanas como para las altas, pero no necesitara muchas plantas para conseguir un buen efecto, y el porcentaje de semillas que germinan es alto. Las zinias agradecen un riego semanal y bastante abono, Intente mantener seco el follaje para evitar el mil- diu, que en todo caso logrard atacar las plantas al final de la temporada, a menos que usted tenga una suerte ex- trema o Jas pulverice frecuentemente con fungicida. BULBOS, CORMOS, TUBERCULOS Y RIZOMAS_ 129 BULBOS, CORMOS, TUBERCULOS Y RIZOMAS Las plantas que se desarrollan a partir de bulbos, cor- ‘mos, tubérculos o rizomas son de un valor inestimable nel jardin de bajo mantenimiento. E tin disefiadas para mantener las plantas en estado de re- poso durante perfodos no favorables al crecimiento, y de comida para ayudarles a comen- zat de nuevo cuando yuelvan las condiciones buenas. Ya ‘que muchas plantas de este tipo son nativas de regiones calurosas y secas, descansan —y por tanto no necesitan agua— durante la sequia estival, que es el perfodo de ad- versidad. Aunque necesitan poca atencién, se les ha de procurar un buen abono, preferiblemente con una mez- cla orgénica de larga duracién que sea baja en nitroge: no, cuando se empiecen a ver los brotes y de nuevo cuan- do las hojas hayan llegado a su maximo desarrollo, Esto permitird que los bulbos repongan sus reservas. Si no se les abona bien, la mayorfa de los bulbos —el narciso, por is estructuras es- almacenar reserva Agapanthus cjemplo— se iran empobreciendo lentamente, cada vez més, y finalmente dejardn de florecer. Si se les nutre y se les deja solas, para que el follaje se marchite natural- mente, crecerdn y se multiplicarén. Los bulbos son excelentes flores de maceta, Siém- brelos bien espesos para conseguir un buen efecto, casi tociindose entre sf. Como regla general, se han de sem- brar al doble de su propio alto, en otras palabras: la pat te superior del bulbo ha de estar cubierta por una pro- fundidad de tierra equivalente a su propia altura. Después de sembrar a principios 0 mediados de otofio, deje las ma- cetas al exterior, debajo de una capa de arena hiimeda, Elimine la arena cuando se empiecen a ver los brotes, pero no entre los bulbos en casa hasta que estén bien forma- dos los capullos de flor. Manténgalos regados hasta que muera el follaje; la mayorfa de tipos se pueden sembrar luego en el jardin, donde se cuidarén solos. 130. PLANTAS PARA JARDINES MEDITE] Amaryllis belladonna Agapanthus AimE1m-6°Chre3 Aparte de ser muy ornamental, el agapanto muy til, ya que es robusto, saludable, de vida larga y poco exigente, Es espectacular cuando florece y resulta excelente para jar- dineras, ademas de ser una de las pocas flores que cre- ce bien a la sombra y entre las rafces de los drboles, Para obtener los mejores resultados, los bulbos se han de sem- brar en tierra rica mezclada con turba o mantillo de ho- as, en una situacién ligeramente sombreada, La tierra se ha de regar bien durante el verano pero se ha de mante- ner seca durante el invierno. Florece mejor si las rafces Hlenan del todo la maceta donde esta sembrada, o bien si hay muchos ejemplares apifiados en la tierra del jardin, donde las macollas de impresionantes tallos erguidos se beneficiardn si se dividen cada seis a ocho aos. Las dos especies siempreverdes cultivadas comtinmente son A. africanus y A. praecox orientalis. La primera es re- lativamente pequefia, y crece hasta unos 60 cm, mientras, que la segunda alcanza 1,5 my es mAs gratificante, si us- ted tiene suficiente espacio para ella. Ambas especies se venden a veces como A, mbellatus. También hay una forma blanca, A. praecox orientalis «Albus» (dificil de ‘encontrar en forma de bulbo), una enana llamada «Peter Pan» y una semi-enana llamada «Queen Anne», que es ‘caducifolia, Todas erecen bien de semilla, pero tardan tres afios en madurar, Divida las macollas o siembre nuevos bulbos a finales de verano o principios de otofio, cor- tando las hojas a la mitad de su largo a la vez. No per- mita que las rafces se sequen en esta etapa. Puede ser {que los bulbos trasplantados no florezean el primer aio. Amaryllis belladonna ‘A 50-80 cm 30-45 em -7°C 14 Este bulbo de larga duracién se naturalizard bien en cli- mas calurosos y secos y produciré un bello grupo de fra- gantes flores rosa-plateado en forma de trompeta sobre un tallo alto a finales del verano, antes de aparecer las ho- jas. Los bulbos se han de mantener secos durante el ve- rano, pero puede anticipar las Iuvias otofiales comen- zando a regar y abonar un poco, antes de su llegada, A medida que crecen las hojas después de la floracién, se hhan de aumentar los riegos y el abono. Siembre los bul- bos, con su cuello a nivel del suelo, en una tierra ligera, rica y orgénica, y deje que se apifien para que produzcan mejores flores. Anemone coronaria A 50-25 em E 10-1Sem-7°C spe 1 Tomando en cuenta el colorido de sus flores y la facili- dad de su cultivo, es sorprendente que esta planta pe- renne de floracién primaveral no sea més popular, sobre todo la linea de flor sencilla «