Sei sulla pagina 1di 40
Dirección Editorial Srio. Evangelización Rev. Samuel Sánchez Armenta Coordinador de Escritores Rev. Esaú Mejía

Dirección Editorial Srio. Evangelización Rev. Samuel Sánchez Armenta

Coordinador de Escritores Rev. Esaú Mejía García

Coordinador de Edición Eleuterio Uribe

Diseño Editorial Erika Lizette Orozco Díaz

Revisión Ortográfica Zamyra F. Montoya Q.

Derechos Reservados Serie 37 para Jóvenes

Impreso en Garland, TX. Primera Edición 2014

Publicado por Mesa Directiva General Iglesia Apostólica de la Fe en Cristo Jesús

Paz de Cristo jóvenes:

Estimados amigos y hermanos; Paz de Cristo…

Que bendición poder saludarlos nuevamente y darles la más cordial Bienvenida a nuestra nueva serie titulada: Hogar Dulce Hogar.

En esta ocasión nos adentraremos en la vida y fe (elementos inseparables) de los hogares que sirven a Dios, este asomo lo haremos con la intención de conocer su esencia, así mismo descubrir aquellos elementos que los llevaron a convertirse en iconos bíblicos, en ejemplos positivos para las familias en la actualidad.

Las familias están en el corazón y en el plan de Dios. El apóstol Pablo lo entendió así cuando escribió a nuestros hermanos en Filipos diciendo; Por esta razón me arrodillo delante del Padre, de quien recibe nombre toda familia en el cielo y en la tierra. (Fil. 3.14-15) Nuestro Dios en su revelación al hombre se manifiesta (entre otras maneras), como nuestro Padre Eterno, nos brinda así, una imagen completamente familiar. De allí se desprenden acciones y actitudes en Él, como Creador, Proveedor, Protector, Tierno, Compasivo, Perdonador, además de que también Corrige y Disciplina, entre otros cuidados que pudiéramos mencionar que Él tiene hacia su familia.

Todo cuanto existe Dios lo creó en familia. Su anhelo es mirar

a éstas saludablemente prosperadas, para lograrlo les ha compartido

múltiples bendiciones, las cuales al conocerlas y practicarlas en el hogar hacen posible que el Reino de Dios se establezca en la tierra.

En esta nueva serie veremos como las familias alcanzadas por la revelación y gracia de Dios, deben convertirse en un manantial de

salud para muchos hogares, quizás estos ahora agonizan al desconocer

el

propósito y la voluntad eterna de Dios el Padre para ellos, No obstante,

Él

quiere darles un Nuevo Nombre, los quiere Adoptar como sus Hijos.

La misión de la Iglesia hoy, es que al ser Investida del Poder de lo Alto, vayamos a los hogares a transformar en bendición sus tristes realidades. Pues un día; “Todos los términos de la tierra se acordarán y se volverán al SEÑOR, y todas las familias de las naciones adorarán delante de ti”. (Salmos 22.27 NBLH) Vamos pues con fe y alegría a Dar de Gracia lo que de Gracia hemos recibido.

Con sincero amor en Cristo, Mesa Directiva General de la IAFCJ (Secretaría de Evangelización).

de Gracia hemos recibido. Con sincero amor en Cristo, Mesa Directiva General de la IAFCJ (Secretaría

3

SERIE 37 PARA JÓVENES

LECCIÓN 1:

HOGAR DULCE HOGAR

“Dios te bendecirá mucho. En el seno de tu hogar comerás y disfrutarás de lo que ganes con tu trabajo. Nunca en tu mesa faltará comida. He aquí que así será bendecido el hombre que teme a Jehová” (Parafraseado). Salmos 128: 2-4

INTRODUCCIÓN:

Muchas veces podemos confundir el término hogar con casa, vivienda o habitación, pero no son iguales. Alguien podría tener una hermosa casa llena de lujos y construida con los más costosos y mejores materiales, pero no tener un hogar. Aquel joven podrá llegar a su casa llena de tecnología y comodidades buscando ser escuchado, o queriendo recibir un abrazo de su familia y nunca tenerlo. O también puede darse el caso de aquel joven que llega a su casa, construida tal vez de madera y con muchas carencias económicas, y quizá no encontrar la comida más deliciosa, pero sí encontrar el alimento que su alma y corazón necesita: la cobertura y el amor de sus seres queridos.

Empecemos por definir hogar: Se usa para designar a un lugar donde un individuo o grupo habita, creando en ellos la sensación de seguridad y calma. La palabra hogar proviene del lugar donde se encendía el fuego, donde alrededor se reunía la familia para calentarse y alimentarse.

Para muchos, el hogar no es un lugar físico, sino las personas a donde pertenecen; suele ser donde se encuentra tu familia o el lugar donde está tu corazón. Nos damos cuenta que un hogar va mucho más allá que el simple espacio físico donde vives, es donde te cuidan, alimentan y te aman. Hogar es ese lugar cuando quieres ir en medio de los problemas, es ese lugar

es donde te cuidan, alimentan y te aman. Hogar es ese lugar cuando quieres ir en

4

HOGAR DULCE HOGAR

al cual acudes cuando necesitas ser escuchado, pero también es

ese lugar donde compartes tus alegrías y triunfos, es cuando llegamos a ese lugar y podemos decir desde lo más profundo de nuestro corazón: “Hogar, dulce hogar.”

1. LA IMPORTANCIA DE TENER UN HOGAR.

Fuimos creados por Dios como seres sociales y todos necesitamos de un hogar; no importa si te has dado cuenta o no, fuimos hechos para disfrutar de un hogar en cualquiera de los escenarios en que desarrolle nuestra vida. Necesitamos ser alimentados física, emocional y espiritualmente, y ese alimento tan importante para nuestra vida lo encontramos en un hogar.

El hogar refuerza tu seguridad, porque ahí hay quienes ponen su confianza en ti y te dicen que tú puedes alcanzar el éxito, también te inyecta calma para poder tener descanso en esos momentos difíciles de la vida, es donde tus necesidades son satisfechas, donde te sientes amado y valorado. Estás con ese grupo de personas que te hacen sentir único y especial, que te dan la mano cuando caes y te animan a seguir adelante.

¿crees que alguien puede vivir sin todo

esto? Yo creo que no. Es de suma importancia tener uno, o en su defecto tratar de encontrar un hogar.

Ahora dime

Éste puede ser la familia, siendo acompañado por tus padres y hermanos; también puede ser la iglesia, ese grupo

de personas que creen y piensan igual que tú, adorando y sirviendo juntos a Dios, pero también los amigos, ya que en ellos encontramos el consejo oportuno cuando más lo necesitamos.

Y sin lugar a dudas, mi hogar favorito es estar en la presencia de Dios: ahí lo encuentro todo.

2. LAS VENTAJAS DE TENER UN HOGAR.

El salmista declara una gran bendición para aquellos que encuentran un hogar: “Dios te bendecirá mucho” (Sal. 128:2). Ésta es una ventaja de tener un hogar: contar con una gran bendición de Dios. Disfrutarás de las ganancias de tu trabajo

es una ventaja de tener un hogar: contar con una gran bendición de Dios. Disfrutarás de

5

SERIE 37 PARA JÓVENES

y

siempre habrá alimento en tu casa. Cuando crecemos bajo

la

cobertura de un hogar hay una gran bendición de Dios, hay

provisión en abundancia y alimento para nuestro cuerpo y nuestra alma.

Cuando se vive lejos de casa, puedes reconocer aun más las ventajas que tiene el estar en tu hogar; lejos podrás experimentar la ayuda de un desconocido, pero no el abrazo de un padre. Puedes tener un lugar dónde dormir, pero tal vez no tendrás un lugar dónde descansar, y podrías estar bajo un techo pero sentirte sin protección.

Te puedo hablar de las ventajas de quienes viven en

un hogar, porque me ha tocado estar lejos de él y he sentido

la necesidad de estar ahí. Éste te da refugio en medio de las

tormentas y alimento en los momentos de escasez; en un

hogar encuentras vendas para tus heridas y pomada para tu corazón, además de protección y compañía; eres escuchado

y comprendido, pero también corregido e instruido. Cuando encuentras un hogar también encuentras una cobertura espiritual indispensable e irremplazable.

3. CUANDO NO TENEMOS UN HOGAR.

La tendencia es cada vez más preocupante: miles y miles de jóvenes hoy en día viven sin un hogar, es decir, su vida carece de amor, protección, valor y acompañamiento.

Todos los seres humanos estamos en búsqueda de un hogar; cuando no te sientes escuchado, amado y valorado, nuestra alma grita dentro de nosotros por encontrarlo. Todos

nosotros estamos diseñados para vivir en grupos sociales y ser aceptados, sin un hogar nos sentimos perdidos y no tenemos un rumbo o una dirección a dónde dirigirnos. Cuando carecemos de un hogar nos podremos sentir rodeados de mucha gente, pero

la

realidad es que nos sentimos solos; pasamos desapercibidos,

y

muchas veces incomprendidos sintiéndonos rechazados

provocando grandes heridas en nuestras emociones y en nuestro corazón.

veces incomprendidos sintiéndonos rechazados provocando grandes heridas en nuestras emociones y en nuestro corazón.

6

HOGAR DULCE HOGAR

Muchos de nosotros pretendemos no necesitar un hogar, creemos que podemos solos sin necesitar la ayuda de los demás, pero en realidad lo único que estamos logrando es que crezca en nuestro interior un vacío cada vez más grande, soledad, depresión, angustia y muchas veces hasta pensamientos de suicidio.

Personas con desorden de personalidad, alcohólicos, ladrones, homicidas y delincuentes son por lo general hombres y mujeres que no tuvieron la fortuna de crecer en la cobertura y bajo el cuidado de un hogar. Crecer y vivir sin un hogar puede traer a tu vida consecuencias muy peligrosas.

CONCLUSIÓN:

para

encontrar tu hogar, ese lugar donde puedas encontrar un refugio, donde puedas ser alimentado y valorado.

Te

invito

a

que

inviertas

el

tiempo

suficiente

Es muy importante para cada uno de nosotros poder vivir, crecer y desarrollarnos bajo la cobertura de un hogar de bendición. En tu hogar encontrarás descanso para tu alma y protección para tu corazón.

Busca tu lugar de refugio, haz de cada área de tu vida un hogar de bendición, con tu familia, en tu iglesia y con tus amigos. Te aseguramos que Dios habrá de bendecirte en toda tu vida, y sin lugar a dudas tú también serás de bendición para muchos más.

Con las lecciones que veremos en esta serie queremos guiarte en tu camino al hogar, que sepas que perteneces a un lugar donde te aman y puedas ser quien eres.

Sigue adelante, no te desanimes, acércate a la presencia de Dios y pronto podrás decir: al fin llegué a mi hogar, mi dulce hogar.

no te desanimes, acércate a la presencia de Dios y pronto podrás decir: al fin llegué

7

SERIE 37 PARA JÓVENES

LECCIÓN 2:

EXTRANJEROS

“Por la fe habitó como extranjero en la tierra prometida como en tierra ajena, morando en tiendas con Isaac y Jacob, coherederos de la misma promesa; porque esperaba la ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Dios” Hebreos 11:9-10

INTRODUCCIÓN:

¿Qué pasaría si un día descubres que todo lo que valoras en esta tierra, ya sea desde la iglesia donde asistes hasta el celular que tanto quieres, así como tu cuerpo y seres queridos se consumirán y desaparecerán? Y sucederá, porque nada de esto es más valioso en el lugar en el que vives, es decir, tu planeta. ¿Esto no cambiaría la percepción de tu mundo? En otras palabras, ¿cómo seguir considerando importante algo que está destinado a consumirse porque simple y sencillamente no es más valioso que lo eterno?

¿No suena absurdo invertir tanto amor y afecto en algo que no vale la pena? Pero, detengámonos un momento, no digo que la familia no sirve, que deberíamos quemar la iglesia o deberíamos tener en poco cosas esenciales como tener una casa, un trabajo, pareja, etc., sino que esto no es el fin de todas las cosas, y ¿sabes por qué?, porque no eres de este mundo, por lo tanto todo lo que hay en esta vida no es lo que verdaderamente importa y vale la pena. Si tu hogar fuera este mundo, si tu existencia sólo se viera limitada a estar unos años en este planeta hasta que murieras, entonces el fin de todas las cosas es obtener y disfrutar todo lo que puedas antes de morir, pero esa no es una verdad, la verdad es que en este mundo sólo estás de paso, eres un extranjero, y por mucho que te afanes no te llevarás nada, es por eso que no deberías estimar como algo

paso, eres un extranjero, y por mucho que te afanes no te llevarás nada, es por

8

HOGAR DULCE HOGAR

verdaderamente valioso lo que en esta tierra está, porque no eres de este mundo.

1. EN EL MUNDO, PERO NO EN EL MUNDO.

“Yo les he dado tu palabra; y el mundo los aborreció, porque no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. No ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del mal. No son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad. Como tú me enviaste al mundo, así yo los he enviado al mundo” (Jn. 17:14-18).

Todo aquel que viene a Cristo es una nueva criatura (2 Cor. 5:17), lo que también significa que su naturaleza carnal y humana es transformada y se convierte en participante de la naturaleza divina (2 P. 1:4). Éste es el punto del porqué ya no pertenecemos a este mundo desde el momento en que aceptamos a Cristo; nuestro hábitat y nuestra naturaleza ya no son los mismos de antes, pues hemos sido transportados a un Reino superior (1 P. 2:9).

Jesús lo sabía, y es por eso que intercede por todos aquellos que vendrían a Él por la predicación del Evangelio. Él sabía que el mundo nos aborrecería, pero no seríamos quitados de este mundo aunque ya no pertenezcamos a él, porque fuimos enviados como Él para anunciar la verdad. Jesús nunca dijo que seríamos quitados de este mundo para evitar las tribulaciones, sino que estaríamos en él, pero no seriamos de él ni nos conduciríamos conforme a las leyes y preceptos de este mundo, sino por las de nuestro nuevo mundo: el Reino de Dios.

2. NO AMEN AL MUNDO.

“No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo. Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre” (1 Jn. 2:15-17).

del mundo. Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de

9

SERIE 37 PARA JÓVENES

Cuando nuestro corazón se desvía y empezamos a dar más prioridad a lo secundario de este mundo, como empezar a vivir para nuestros propios deseos y realización personal, el amor del Padre se empieza a secar en nuestro interior y nos sucede lo que a la iglesia de Éfeso: “dejamos nuestro primer amor”.

La vida de alguien en cuyo interior se ha secado el amor por Dios corre mucho peligro, porque si ama más a este mundo y lo que le ofrece, dejando por un lado el amor de Dios, la presencia del Padre no estará en él; y estando separados de Dios, nada podemos hacer.

Esto no significa que aspirar a terminar la universidad, tener un empleo y querer tener mejor posición económica sea malo, es simplemente que no es el fin de tu amor. Pero, ¿qué pasaría si vieras tu carrera profesional, tu trabajo, el presentar un examen, el aumento de puesto o salario, tu noviazgo, tu ministerio, etc., como una ofrenda al Dios que te puso en este mundo? ¡Sin duda esto es darle sentido a las cosas! Porque todo lo que hagamos, sea de hecho o de palabra, debemos hacerlo para Dios. Estamos en este mundo para publicar su gloria y expresar el amor de Dios.

Nuestras vidas en este mundo deberían estar completamente enfocadas en exaltar a Dios con todo lo que hacemos. A pesar de que somos muy jóvenes deberíamos estar conscientes de que no nos pertenecemos, de que no nos hicimos a nosotros mismos, y que no es ni para el mundo ni para nosotros la alabanza de nuestras vidas, sino para el Dios que nos puso en este mundo.

3. UNA ASPIRACIÓN INTERNA DE LO ETERNO.

Cuando Dios llamó a Abraham de su tierra, le indicó prácticamente que dejara todo lo que tenía, y así lo hizo. Dios le prometió una tierra y una gran descendencia que muchos años después se concreta como la nación de Israel. Lo asombroso

prometió una tierra y una gran descendencia que muchos años después se concreta como la nación

10

HOGAR DULCE HOGAR

aunque tenía muchísimo dinero, oro,

plata, ganado y sirvientes, siempre decidió vivir en tiendas y no en palacios o casas, aun cuando en su tiempo los hombres ricos ya vivían de esta forma, ¿por qué? Porque Abraham sabía que él era un extranjero y en cualquier momento Dios le podía decir que se moviera del lugar donde estaba, y tenía que estar listo para obedecer, pues sabía que por su condición de extranjero la tierra donde vivía no era su patria. De esto aprendemos lo siguiente:

de este hombre es que

No te conformes a este mundo: Pablo decía esto en Romanos 12 a fin de “no ser moldeados” por el mundo, de tal manera que terminemos viviendo como él. La influencia del mundo está en tu escuela, en las calles, en los medios de comunicación y por todas partes, pero tú no te hagas como él. ¡No te conformes al entorno donde estás!

No te acomodes en este mundo: La gente se prepara

todos los días para una mejor vida, trata de tener un mejor carro, una mejor casa y mejor vida como si este mundo fuera nuestro hogar y en él quedáramos para siempre; pero la verdad es que se debería preparar para una mejor muerte. Cristo nos enseñó

a morir, más que a vivir, somos peregrinos que sólo vamos de paso por este mundo y no podemos acomodarnos en él como

si nos fuéramos a quedar para siempre. ¡No te acomodes donde

estás!

No eres de este mundo: Encontramos al escritor de Hebreos diciendo de Abraham: “Habitó como extranjero”. ¿Sabes por qué? Él sabía que el mundo no era su hogar, es por eso que Abraham nunca construyó una casa con fundamentos terrenales, sino que decidió vivir en tiendas que fácilmente eran movidas; quería estar listo y sin limitantes para ir a donde Dios le dijera. Porque aunque construyera un gran palacio, y por muchos fundamentos que pusiera, se acabaría y movería en algún momento. Pero su aspiración más profunda e interna era por lo eterno, por una ciudad y patria mejor con fundamentos eternos, hecha por las manos de Dios. ¡No vivas donde estás!

lo eterno, por una ciudad y patria mejor con fundamentos eternos, hecha por las manos de

11

SERIE 37 PARA JÓVENES

CONCLUSIÓN:

Años después de Abraham encontramos al apóstol Pablo diciendo esta asombrosa declaración acerca del poder de Cristo en la cruz: “Por eso, ante Dios ustedes ya no son extranjeros. Al contrario, ahora forman parte de su pueblo y tienen todos los derechos; ahora son de la familia de Dios” (Ef. 2:19; TLA).

Cuando Cristo murió en la cruz nos compró con su sangre, por eso todos aquellos que creemos en Él, hemos sido transportados a un Reino y mundo sobrenatural. Ya no somos de este mundo.

“Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra” (Col. 3:2).

No importa cuán bello sea este mundo, el mundo no es tu hogar.

cosas de arriba, no en las de la tierra” (Col. 3:2). No importa cuán bello sea

12

 

LECCIÓN 3:

HASTA EN LAS MEJORES FAMILIAS

 

“Por lo tanto, esforcémonos por promover todo lo que conduzca a la paz y a la mutua edificación” Romanos 14:16, NVI.

INTRODUCCIÓN:

Me encanta ver imágenes de monumentos especta- culares como la Torre Eiffel, la Torre de Pisa, la Estatua de la Libertad o las bellas construcciones como el Coliseo Romano, los rascacielos en la ciudad de Nueva York o las majestuosas pirámides en Egipto, obras dignas de ser fotografiadas y ponerse en un portarretrato.

Pero lo que no alcanzamos a ver de estas majestuosas obras es sumamente importante: sus bases o cimientos, y es gracias a estas bases que alguna obra arquitectónica no se vino abajo al poco tiempo de haber sido terminada; estos cimientos tienen muchos años sosteniendo estos monumentos

y

lo seguirán haciendo durante muchos años más. Nadie sabría

de ellas si no fuera por la fuerza que proporcionan para darle sostenimiento.

En la vida es igual, pues hay bases sobre las cuales una sociedad debe estar fundamentada. Si ésta es débil, lo que

se levante sobre ella será poco duradero o simplemente se desmoronará al pasar el tiempo. La base de nuestra sociedad es

la

familia.

Hace cientos de años, el imperio romano, el cual gobernaba grandes territorios se vino abajo y desapareció completamente. ¿Y por qué pasó esto? ¿Por qué un imperio que pareciera invencible terminó en ruina total? Los historiadores dicen que una de las causas fue la destrucción de la familia.

 
 

13

SERIE 37 PARA JÓVENES

La familia es importante para Dios y Él siempre la ha querido usar, por eso la colocó en su plan perfecto. Es en la familia donde nos formamos como personas, y donde se nos inculcan los valores necesarios para ser gente de bien; es también la base de nuestra formación como individuos. Si la base está sólida, entonces no habrá problema en poder levantar un buen monumento sobre ella; pero si la base carece de fuerza, entonces lo que construyamos sobre ella puede traer serios problemas.

Es aquí donde nuestra sociedad está sufriendo; podemos ver en las noticias que la delincuencia sube de tono día tras día, que las calles no son seguras, y el panorama es triste. La clave está en la base: la familia. Si somos capaces de restaurar el núcleo podremos salvar lo demás; si somos capaces de hacer de nuestra familia un verdadero hogar, donde podamos encontrar refugio, paz, confianza, ayuda y valores, entonces estaremos poniendo bases sólidas para nuestras vidas; estaremos cumpliendo el anhelo de Dios restaurando su plan.

1. EL HUBIERA NO EXISTE.

¿Qué pasaría si hubieras nacido en una familia diferente a la tuya?, creo que alguna vez todos nos hicimos esta pregunta. Sucedía cuando mirábamos que el papá de algún amigo le regalaba el último juguete de moda y entonces pensábamos:

“ojalá él fuera mi papá”, simplemente guiados por la ilusión de poseer algo mejor a lo que, según nuestro criterio, teníamos nosotros.

Para empezar tenemos que dar gracias a Dios por la familia en la que estamos; puedo leer el pensamiento de alguien que tiene esta idea: “Es que tú no conoces la situación por la que yo he pasado, por eso te es fácil decir eso”. Sé que todos pasamos diversas circunstancias, algunos habrán tenido la ausencia de alguna pieza clave en su formación como su madre o padre. Otros fueron formados bajo mucha necesidad económica, donde pasaron o pasan aún momentos de hambre. Quizá otros no carecían de comida pero sí de amor y

económica, donde pasaron o pasan aún momentos de hambre. Quizá otros no carecían de comida pero

14

HOGAR DULCE HOGAR

de atención. Lamentablemente otros pueden argumentar que han sido maltratados en ese lugar donde debería de haber una “familia”, un “hogar”; también pudiéramos describir durante muchos minutos y horas las situaciones particulares de cada uno de los reunidos hoy, pero debemos dar gracias a Dios aun en medio de todo ello. ¿Por qué? Por principio de cuentas, nunca hubieras podido venir al mundo y existir si no hubiera sido por los genes que tus padres aportaron para que hoy tú pudieras leer o escuchar todo esto. Sólo así Dios podía crearte, ya que tus padres poseían el ADN necesario para que tú pudieras formarte. Creo que a pesar de todo podemos dar gracias a Dios por ello.

No dudo que en muchos casos, la formación pudo o debió haber sido mejor; pero no hay nada peor que maldecir la realidad que se tiene. Perdemos más tiempo pensando en lo que no debió ser que en lo que debe ser; perdemos tiempo envidiando lo que los otros tienen en lugar de luchar por nuestros propios logros. No perdamos el tiempo pensando en qué pasaría si yo estuviera en “aquella” familia, mejor demos gracias a Dios por la bendición de tener la nuestra y esforcémonos por ser esos agentes de cambio dentro de nuestro hogar, esas bases que ayuden a hacer de nuestras familias unos hogares de bendición.

No importa cuán difícil escuches esto, soy testigo de muchas familias que fueron transformadas para bien por un miembro que puso su empeño y dejó que Dios entrara en su vida y en la de su hogar. ¿Qué quieres para tu familia? ¿Te gustaría que fuera un lugar mejor? Tú puedes comenzar a hacer ese cambio.

2. ADOPCIÓN.

Me encanta Dios, y es que Él nunca nos deja sin respuesta, no nos deja en un callejón sin salida para que nos las arreglemos solos, Él siempre junto con el problema da una salida; sólo que en ocasiones estamos tan cegados por la oscuridad de la dificultad que no somos capaces de ver la luz y

salida; sólo que en ocasiones estamos tan cegados por la oscuridad de la dificultad que no

15

SERIE 37 PARA JÓVENES

de voltear a nuestro alrededor y entender que Jesús tiene algo mejor para nosotros.

Como mencionábamos en el punto anterior, entendemos que aquí puede haber personas que tienen una familia, pero que se sienten solas a pesar de eso. Se sienten abandonados de cariño, de atención, de formación y de sustento; tal vez te ha tocado batallar con un hogar donde nunca ha existido la unidad, donde siempre hay gritos en lugar de consejos, llantos en lugar de risa, y regaños en lugar de guianza. Dios tiene algo mejor para ti.

El salmista David lo sabía y por eso escribió y dijo:

“Aunque mi padre y mi madre me dejaran, con todo, Jehová me recogerá” (Sal. 27:10), Dios quiere ser tu hogar. El mismo pasaje bíblico pero en otra versión (TLA) dice: “Mis padres podrán abandonarme, pero tú me adoptarás como hijo”. ¡Dios quiere adoptarnos!

La adopción es un acto jurídico en virtud del cual alguien adulto toma como propio a un hijo ajeno, lo escoge, ¡Dios me escoge! Él quiere adoptarte; si no encuentras un hogar en tu familia hoy Dios te extiende sus brazos y te invita a formar parte de la suya. Si la familia en la que te encuentras está muy bien, ha sido de bendición para tu vida, de igual manera Él te extiende los brazos para que formes parte de este maravilloso hogar.

“Ustedes no fueron los que me eligieron a mí, sino que fui yo quien los eligió a ustedes…” (Jn. 15:16 TLA).

3. LA FAMILIA DEL FUTURO

El tiempo no se detiene. Nos encantaría que algunos momentos fueran eternos, así también que otros pasaran sumamente rápido; la realidad es que el tiempo sigue su curso, y hagas lo que hagas, no se detendrá.

Un día nos llegará la responsabilidad y obligación de hacer nuestra propia familia, de unirnos en amor y juntos dar

Un día nos llegará la responsabilidad y obligación de hacer nuestra propia familia, de unirnos en

16

HOGAR DULCE HOGAR

vida a otros seres a los que llamaremos hijos; una familia, una base. ¿Cómo te gustaría que fuera tu familia? ¿Quieres una familia unida y amorosa o una desintegrada y conflictiva? Sé que todos deseamos tener lo mejor, y para ello es importante entonces que pongas unas buenas bases para que ese edificio se mantenga en pie.

¿Cómo hago para que la familia que me toque formar

esté sólida, fuerte y llena de valores? Sencillo, déjale los planos de construcción al mejor ingeniero sobre familias que existe en el universo: Dios. Déjale a Él el control, desde con quién vas

a unirte en matrimonio, hasta qué carrera van a estudiar tus

hijos. Él ha creado monumentos hermosos en el firmamento, verdaderas obras de arte en lo alto de una montaña, así que nadie mejor que Él para diseñar; acude hoy mismo a su oficina, está al alcance de una oración.

CONCLUSIÓN:

Dios tiene un plan para las familias. Es la base de un desarrollo sano para cualquier individuo, pero el mundo ha modificado este núcleo y muchas cosas se han deteriorado. Ha

llegado la desintegración, el maltrato, la soledad y el descuido, y se han apoderado de este proyecto que hoy Dios quiere rescatar

a través de ti. Tú puedes ser un agente de cambio en tu familia para convertirlo en un buen hogar.

No tardes más entrando en comparaciones de “qué familia es mejor”, la tuya es especial. Hoy Dios acude a ti con los brazos abiertos, diciéndote que aunque todos te abandonen, aun nuestros seres más queridos o quienes deberían ver a nuestro favor, Él siempre estará contigo y quiere que en un futuro, cuando te toque formar tu propia familia, puedas acudir

a Él para ayudarte a tener bases fuertes para un mejor mañana.

cuando te toque formar tu propia familia, puedas acudir a Él para ayudarte a tener bases

17

SERIE 37 PARA JÓVENES

LECCIÓN 4 :

LA IGLESIA, MI HOGAR

“Y la multitud de los que habían creído era de un corazón y un alma; y ninguno decía ser suyo propio nada de lo que poseía, sino que tenían todas las cosas en común” Hechos 4:32

INTRODUCCIÓN:

Desde un principio, la idea de Jesús fue que la iglesia se convirtiera en el hogar de muchos, una familia extendida con personas que se amaran y se cuidaran los unos a los otros. Este lugar llamado iglesia tiene todas la características que un hogar debe tener.

Ahí encuentras tu alimento espiritual al escuchar la Palabra de Dios, y también el alimento emocional al sentir la presencia de Dios dentro de tu corazón, donde te sientes amado y aceptado. La iglesia es el hogar donde Dios mismo es nuestro Padre, y Él ejerce un liderazgo perfecto donde su amor reina sobre todas las cosas.

¿Sabes lo que se siente estar en un buen hogar? La iglesia de Cristo te produce ese mismo sentimiento, ésta te abraza de tal manera que tu corazón es restaurado, tu seguridad es afirmada y te llenas de paz. La iglesia es eso, personas que se saben hijos de Dios y manifiestan las características de este Padre que es todo amor. Es el hogar que Dios estableció en la tierra para que muchos se puedan refugiar y alimentar en él, y sobre todo sentirse amados, es el vivo reflejo de un verdadero hogar. No podemos pretender ser un hogar si Dios no reina y si su amor no llena todo lo que hacemos; hagamos de cada una de nuestras iglesias un hogar de bendición para nuestras vidas.

amor no llena todo lo que hacemos; hagamos de cada una de nuestras iglesias un hogar

18

1. UN HOGAR DE AMOR.

HOGAR DULCE HOGAR

Lo más importante en un hogar es el amor, no hay cosa que sea más trascendente e indispensable que esta virtud. De ahí se desprenden todas la demás características que

conforman un verdadero hogar. Lo más hermoso de todo esto

es que Dios es amor, y si Él es quien está en la iglesia, la principal

característica de ella será, por lo tanto, el amor. La misma Biblia dice en el evangelio de Juan 13:35: “Si se aman de verdad, entonces todos sabrán que ustedes son mis seguidores”. Así como dice este versículo, el mundo reconocerá que somos la familia de Dios al ver que nos amamos unos a otros. Todo pasará, las lenguas, la profecía, los congresos, la música, los edificios, pero sólo el amor es para siempre. La primera carta a los Corintios capítulo 13, deja más que claro que el amor fue, es y será lo más importante.

En la iglesia, tu hogar, podrás encontrar el amor de Dios

a

través de tus hermanos en Cristo. A pesar de ser tan diferentes

y

diversos, es maravilloso poder llegar a ese hogar llamado

iglesia y sentir el amor y el abrazo de Dios en cada uno de ellos,

y poder cantar y adorar a Dios en una misma sintonía. Como

dice la Escritura en 1 Corintios 1:10: “… en una misma mente y en un mismo sentir”.

2. UN HOGAR DE COMUNIÓN.

La Palabra de Dios nos muestra en el libro de los Hechos cuál era la manera de vivir de los primeros cristianos.

“Los seguidores de Jesús compartían unos con otros lo que tenían. Vendían sus propiedades y repartían el dinero entre todos.

A cada uno le daban según lo que necesitaba.

días iban al templo y celebraban la cena del Señor, y compartían la comida con cariño y alegría. Juntos alababan a Dios, y todos en la ciudad los querían. Cada día el Señor hacía que muchos creyeran en Él y se salvaran. De ese modo, el grupo de sus seguidores se iba haciendo cada vez más grande” (Hch. 2:45-47).

Además, todos los

Dios

podemos vivir una vida de comunión y compañerismo unos con

Es

asombroso

ver

cómo

los

que

creemos

en

podemos vivir una vida de comunión y compañerismo unos con Es asombroso ver cómo los que

19

SERIE 37 PARA JÓVENES

otros, teniendo en común todas las cosas y partiendo el pan con alegría y sencillez de corazón.

Si algo valioso puedes encontrar en el hogar llamado iglesia es unidad y compañerismo. La Palabra de Dios nos dice que cuando estos dos elementos se juntan, unidad y compañerismo, ahí envía el Señor bendición y vida eterna.

“No hay nada más bello ni más agradable que ver a los hermanos vivir juntos y en armonía” (Sal. 133:1 TLA).

“Ahí envía Jehová bendición y vida eterna” (Sal. 133:3).

3. CONSTRUYAMOS EL HOGAR.

La Iglesia la hacemos todos los que hemos creído en Dios, pero la convertimos en un hogar cuando cada uno aporta su granito de arena haciendo equipo con los demás. La Iglesia es ese lugar donde encontramos a personas con una misma pasión y un mismo deseo: servir a Dios con todo nuestro corazón. La Palabra de Dios en el libro de los Hechos 4:32 nos dice: “Y la multitud de los que habían creído era de un corazón y un alma; y ninguno decía ser suyo propio nada de lo que poseía, sino que tenían todas las cosas en común”.

El compartir lo que tenemos genera lazos de unidad tan fuertes, que es de esa manera cuando llegamos a tener todos un solo corazón, un mismo sentir; nosotros construimos este hermoso hogar llamado iglesia. Dios, nuestro Padre, nos dejó los principios prefectos para poder levantar en la tierra el hogar donde muchos puedan encontrar amor, comunión, una enorme familia de fe y restauración para sus vidas, pero sobre todo un hogar donde puedan encontrar el perdón de sus pecados y la salvación que Jesucristo ofrece para sus almas.

Créeme, en la iglesia encontrarás amigos que son como hermanos, líderes que son como padres y un Dios lleno de amor que promete estar contigo todos los días hasta el fin del mundo.

líderes que son como padres y un Dios lleno de amor que promete estar contigo todos

20

HOGAR DULCE HOGAR

que

Dios

nos

ha

otorgado, la Iglesia, nuestro hogar.

CONCLUSIÓN:

No estás solo, Dios dejó en esta tierra a su Iglesia para ser la extensión de su esencia, para que a través de ella te sientas como en casa. La Iglesia es ese lugar donde puedes encontrar algo nuevo para tu vida, es el hogar donde puedes desarrollar tu diseño y expresar junto con tus hermanos lo más precioso que Dios nos dejó, su gran amor.

Construyamos

juntos

el

hogar

Hay un nuevo hogar para ti, un lugar donde podrás encontrar la presencia de Dios a través del abrazo sincero de tus hermanos; un lugar donde descubrirás el verdadero significado del compañerismo y la amistad.

Las puertas de la iglesia están abiertas para ti, donde podrás adorar y cantarle a nuestro maravilloso y poderoso Dios. Jesús está con los brazos abiertos y la iglesia, tu hogar, te dice:

¡Bienvenido a casa!

maravilloso y poderoso Dios. Jesús está con los brazos abiertos y la iglesia, tu hogar, te

21

SERIE 37 PARA JÓVENES

LECCIÓN 5 :

COMO EN CASA

“…el dulce consejo de un amigo es mejor que la confianza propia” Proverbios 27:9, NTV.

INTRODUCCIÓN:

A lo lejos se escucha música suave de arpa, es el hijo de Isaí, un pequeño que desde antes de nacer fue llamado David. Tan desconocido que para ubicarlo tenían por fuerza que nombrar a su padre. – ¿David?, ¿cuál David? – ¡Ah! El hijo de Isaí de Belén; sin embargo él disfrutaba lo que hacía: cuidaba ovejas. Era el mejor cuidador de ovejas del mundo (aunque nadie lo reconocería por eso), pero Dios tenía un plan diferente para él. Fue ungido como rey, sin entender realmente lo que significaba ser “ungido” ni lo que sería “ser rey”, sin preguntas él inclinó su cabeza para ser llamado rey de Israel, aunque eso sucedería muchos años después.

Mientras tanto, en casa del único y actual rey de Israel llamado Saúl, crecía un niño llamado Jonatán, y él no cuidaba ovejas. En aquel tiempo se escuchaba mucho mejor “Jonatán hijo de Saúl”, que “David hijo de Isaí” No había comparación, David el hijo de un desconocido habitante de Belén, y Jonatán hijo del rey de Israel; pero Jonatán no fue ungido como rey. ¡Cómo de que no! – Podríamos decir –, si todos sabemos que el hijo de un rey hereda la corona, ¡siempre ha sido así aquí y en China! Esto ha sido motivo de guerras en otros pueblos: el hijo del rey defendiendo su corona porque un desconocido quiere usurpar su trono; pero en este caso no fue así, algo lo cambió

todo

algo llamado amistad.

Ambos crecieron y cada uno siguió su camino, pero llegó el tiempo de conocerse. David, lleno de valor enfrentó a un gigante al cual derrotó en el nombre de Dios. Saúl lo observó, lo

de conocerse. David, lleno de valor enfrentó a un gigante al cual derrotó en el nombre

22

HOGAR DULCE HOGAR

mandó llamar y asombrado de su valor lo dejó viviendo con él

dentro del palacio. Fue ahí donde David “el ungido rey” conoció

a Jonatán, “el hijo no ungido del rey” quien “…entabló con

David una amistad entrañable y llegó a quererlo como a sí mismo”

(1 S. 18:2, NVI).

Jonatán supo que David sería el rey y no tuvo problema alguno para aceptarlo, es la amistad lo que provocó tal cercanía entre dos seres, que no hubo lugar para la envidia, el coraje y ningún otro sentimiento negativo. Una amistad tan grande que podrían incluso dar su vida el uno por el otro; Jonatán salvó a David de ser asesinado por su padre el rey (1 S. 19:1-2). Es aquí donde nace la pregunta: ¿Qué hubiese pasado con David sin Jonatán?

I. SALVANDO VIDAS.

David fue librado de la muerte varias veces por su amigo Jonatán. Una de las bendiciones más grandes de tener amigos verdaderos es el apoyo que entre ellos existe; una sola palabra, consejo o exhorto de un amigo puede salvarte de las consecuencias de una mala decisión. Por tal motivo Salomón escribe: “…el dulce consejo de un amigo es mejor que la confianza propia” (Prov. 27:9).

Conocer a Dios es conocer al amigo perfecto. Dios anhela una amistad contigo a tal grado que exista una confianza plena de ti hacia Él. Entre humanos se llama confianza, entre tú y Dios esa confianza se llama fe.

David, así como muchos otros personajes de la Biblia fueron llamados amigos de Dios, y Él, entregado fielmente a esa amistad salvó sus vidas una y otra vez. ¿Quieres un amigo perfecto? Dios está dispuesto a serlo para ti. Sólo necesitas obedecer sus estatutos (Jn. 15:14).

Imagina a David ignorando las instrucciones de Jonatán

cuando le dijo que huyera pues el rey lo buscaba para matarle,

la historia hubiese sido aterradora. Obedecer los mandamientos

le dijo que huyera pues el rey lo buscaba para matarle, la historia hubiese sido aterradora.

23

SERIE 37 PARA JÓVENES

de Dios es aceptar que Él sabe cosas que nosotros no sabemos, que Él conoce la mejor versión de nosotros mismos y sabe qué debemos hacer para lograr vivirla, así evitarás disgustos, así le permitirás a Dios salvar tu vida. “El dulce consejo de Dios, es mejor que confiar en nosotros mismos”.

II. EL ARTE DE ELEGIR AMIGOS.

Dios planeó nuestra vida para vivir en sociedad. Todos necesitamos de esas personas que nos hacen esta vida más ligera, a lo largo de ella entran y salen personas de nuestra historia dejando huella en nuestro corazón. Son amigos, y los amigos son bendiciones.

¿A quién puedo llamar amigo? Es importante que como jóvenes sepamos elegir a nuestros amigos dentro de todas las personas que nos rodean a diario.

Tomando en cuenta que todos los humanos somos imperfectos, necesitamos saber tres cosas: primero que Dios te ha elegido para que vivas apartado para Él, imitándole y viviendo según sus estatutos, que es la mejor manera de vivir. Segundo, que existirán personas que te ayuden a acercarte a Dios, te aconsejarán y estarán al pendiente de lo que necesites durante el camino, aprendiendo junto contigo a vivir conforme al corazón de Dios.

Por último, toma en cuenta que: “Las malas compañías corrompen las buenas costumbres” (1 Cor. 15:33), en otras palabras, habrá personas que posiblemente consideres tus amigos pero ellos te hacen cambiar de parecer, y no para bien precisamente. Muchas personas han cambiado su manera de pensar por un mal consejo o por convivir con personas con ideologías inspiradas en malas experiencias o falsas teorías. No pierdas la cercanía con esas personas pero en vez de ser cambiado por ellos, aconséjales que al igual que tú, ellos también busquen de Dios.

esas personas pero en vez de ser cambiado por ellos, aconséjales que al igual que tú,

24

III. COMO EN CASA.

HOGAR DULCE HOGAR

Los amigos tienen la habilidad de hacerte sentir como en casa, ¿qué sería de la vida sin amigos? Jesús tenía amigos cercanos, la casa de Lázaro y sus hermanas era visita obligada si Jesús pasaba por Betania, su ciudad, y Jesús se sentía como en casa al estar con ellos.

Lloró por las palabras desconfiadas de las hermanas de su amigo al pensar que no había llegado a tiempo en la enfermedad de Lázaro, y que por esa razón su amigo murió. Se alegró con el milagro y una sonrisa nació en su rostro al ver a sus amigos reunidos una vez más, incluso después de la muerte.

Jesús era tan amigable que antes de cualquier milagro, fue a una boda a la cual fue invitado. Jesús transmitió el valor de la amistad a sus discípulos, quienes aprendían de Él la unidad entre ellos y la amistad entre ellos y Dios.

Dios nos creó para vivir en compañía, y nos dio la sabiduría para elegir a nuestros amigos. Normalmente las elecciones no son difíciles, pues de pronto llegan, entran a tu vida y en cualquier lugar te hacen sentir como en casa.

CONCLUSIÓN:

El mejor amigo que puedes conocer es Dios; Él sabe qué es lo que necesitas en el momento exacto, sus consejos son mejores que confiar en ti mismo. Sabe qué necesitas y qué debes evitar, y espera que le obedezcas sencillamente porque conoce la mejor versión de ti.

Te observa a diario, sabe cuándo corres peligro y te protege; así mismo Dios nos regala la bendición de contar con amigos en este planeta, y que sus consejos nos alienten a acercarnos a Dios y vivir bajo su voluntad.

Aunque los amigos usualmente llegan inesperadamente, necesitamos sabiduría para elegir quiénes pueden llamarse amigos y quiénes podrían poner en peligro nuestra vida. Es el

sabiduría para elegir quiénes pueden llamarse amigos y quiénes podrían poner en peligro nuestra vida. Es

25

SERIE 37 PARA JÓVENES

arte de elegir amigos. Jesús nos enseña el significado perfecto de la amistad; Dios nos creó para vivir en sociedad, convivir unos con otros y estar unidos, pero sobre todo, su máximo propósito es que seamos llamados amigos suyos, amigos en los cuales Él pueda depositar su confianza plena, e incluso platicar sus planes con nosotros antes de llevarlos a cabo. Así es Dios, el inventor de la amistad.

plena, e incluso platicar sus planes con nosotros antes de llevarlos a cabo. Así es Dios,

26

LECCIÓN 6 :

SU PRESENCIA ES MI HOGAR

“Bienaventurados los que habitan en tu casa; perpetuamente te alabarán” Salmos 84:4

INTRODUCCIÓN:

Ésta es quizás la historia que más le duele recordar. Él tenía una promesa, un reino que tomar, fue ungido por Dios mismo, pero todo parecía tan contrario; el rey lo buscaba para matarle, pero afortunadamente contaba con su mejor amigo, quien no pudo acompañarle más pues era hijo de quien había puesto precio a su cabeza; triste, asustado y hambriento huyó.

Llegando a casa del Sacerdote Ajimélec en Nob, tuvo que mentir; sus temores, la soledad y el hambre lo estaban consumiendo. –Dame de comer –susurro débilmente apoyando las manos en sus rodillas doblado por el cansancio, –Lo que tengas es bueno–. Le fueron entregados los panes consagrados,

y el hambre le hizo pasar por alto los estatutos divinos. Había

sólo algo más grande que su apetito

su temor. –Necesito una

lanza o una espada –exclamó tartamudeando, –Olvidé tomar la mía de tan urgente que es el encargo del rey–. Su mirada estaba perdida como la mirada de todos aquéllos que mienten para

salvar su vida. Algo pasa con David, no es el mismo que pelea en

el nombre de Dios, ahora miente. Luego lo vemos

¿fingiendo

demencia? ¡Increíble! Nuestro futuro rey tirando saliva fingiendo estar loco para salvar su vida (1 S. 20-22).

Eso no es todo, una fría y sucia cueva es su nuevo hogar. Solo, y recordando los buenos tiempos en los que solía tocar el arpa cuidando a sus ovejas, los buenos desayunos acompañado de su familia, la victoria contra el gigante… sólo recuerdos. En esta ocasión estaba totalmente solo, ¿o no? Con voz quebrada

la victoria contra el gigante… sólo recuerdos. En esta ocasión estaba totalmente solo, ¿o no? Con

27

SERIE 37 PARA JÓVENES

y ojos brillosos humedeciéndose poco a poco, y entre sollozos

comienza a cantar una canción que repite una y otra vez durante toda esa fría y oscura noche: “A ti clamo, Señor, y te digo: Tú eres mi refugio; tú eres todo lo que tengo en esta vida” (Sal. 142:5, DHH).

Tú eres mi refugio, tu presencia es mi hogar, eres todo lo que tengo en esta vida, las últimas palabras de un enfermo desahuciado que ha aprendido a confiar en Dios; los gemidos de una madre cristiana al perderlo todo; el llanto de un hombre de Dios cuyo hogar está a punto de derrumbarse. Todos repiten esta canción llena de esperanza:“Tú eres mi refugio, tu presencia es mi hogar”.

I. CONFIANZA PLENA.

Dios es experto en salvar vidas, restaurar familias y sanar corazones quebrantados. Él nunca olvida una promesa, sin embargo, sabe esperar; nuestra recompensa, su presencia.

Su recompensa, nuestra confianza. En la vida habrá momentos en los que no se vea el final del camino, todo parece tan oscuro

y triste como la cueva “hogar” de David; hemos tomado tantas

decisiones incorrectas que nuestro presente se ha vuelto un

cúmulo de terribles consecuencias. Dios nos promete que todo estará bien, tenemos un llamado pero será en el tiempo de

Dios

a su manera.

Que Dios utilice nuestras tristezas para hacer un milagro no quiere decir que Él las haya provocado. Dios es especialista en rescatar vidas, no en crear problemas. “Todo buen regalo, todo don perfecto procede de Dios” (Sal. 1:17); lo contrario a eso procede de nuestras malas decisiones. Luego de una vida decidiendo lo incorrecto llega Dios a dar una oportunidad más, nos hace ver que su llamado es mejor, que el guión que escribió para nuestra vida es mucho mejor al que estamos viviendo actualmente.

No ves la respuesta pero Él la tiene; la espera es agobiante, pero Dios trabaja en ti, quiere lograr tu confianza plena en Él, que su presencia sea tu hogar cuando no tengas ningún otro refugio.

en ti, quiere lograr tu confianza plena en Él, que su presencia sea tu hogar cuando

28

HOGAR DULCE HOGAR

II. SOLEDAD, TEMORES Y OTROS COMPAÑEROS INDESEABLES.

Noticieros informan sobre miles de suicidios en lo que

va del año, la mayoría de ellos dejando sorprendida a su familia,

pues no se lo esperaban. Familiares confiesan no tener idea del porqué se tomó esa decisión: “Siempre se veía tan sonriente, tan amigable”, dicen.

La soledad no siempre tiene que ver con caras tristes

y amargadas, muchas veces está en rostros sonrientes, en

personas educadas y amables; personas que entre los demás fingen una felicidad de la cual no son dueños. La tristeza llega en el momento en que todos se retiran, –Después de todo –sutilmente te dice, –no hay mucho porqué sonreír, no hay mucho porqué vivir–.

Sólo Dios y tú saben cuál es tu situación actual: tristeza, temores, inseguridades, depresiones, recuerdos, entre otras cosas que pueden estar ahogando tu corazón. Los amigos están ausentes, también la familia, incluso la iglesia, todos parecen haberse ido, pero aún hay algo esperándote para darte descanso en esa cueva: su presencia, Dios mismo convirtiéndose en un hogar en el que puedas habitar.

III. DULCE COMPAÑÍA.

–Dios nunca duerme –le decía su madre al pequeño Carlo– Él siempre tiene tiempo para acompañarte, no importa la hora; la luz se apagaba y Carlo dormía tranquilo.

Dios nunca se ausenta, David al parecer estaba solo en este problema, sin amigos, sin familia, sin futuro… ¿sin Dios? Por un momento lo pensó, se puede notar por su falta de confianza ya que cambió la frase de: “No vengo contra ti con espada” por ésta otra: “¿Tendrá una espada por ahí que le sobre?”, y cambió el: “Vengo contra ti en el nombre de Dios” por el: “Me haré el

loco para que no me agarren”. Al parecer David se sentía sin Dios,

pero Dios estaba ahí

en el valle, en Nob, en Gat, en la cueva, y

no me agarren”. Al parecer David se sentía sin Dios, pero Dios estaba ahí en el

29

SERIE 37 PARA JÓVENES

nunca se fue de su lado, sólo esperaba y con palabras apenas audibles le decía: “Vuelve tu confianza a mí”. David recordó que la misericordia de Dios es más grande que su falta de fe y cantó, no cualquier canción, él cantó una de las más bellas canciones, y la letra estaba llena de debilidad pero a la vez confianza.

Confesó entre otras cosas su angustia, su depresión, su coraje y su debilidad, para luego repetir una y otra vez: “Tú eres mi refugio, tú eres todo lo que tengo en esta vida”. Sólo eso estaba esperando Dios, una adoración genuina en medio de una circunstancia tan abrumadora, una fe inquebrantable; Él estaba ahí, nunca se fue. Dios nunca duerme.

CONCLUSIÓN:

Luego David compuso otra canción: “Bienaventurados los que habitan en tu casa”, alegrándose de ser uno de ellos, un hijo de Dios que en algún momento vivió lejos de su Padre aun después de conocerlo, pero eso se quedó en el recuerdo. Hoy su vida está llena de confianza plena en Dios; las tristezas, temores y otros compañeros indeseables se han ido y vive experimentando la compañía de Dios aun en los momentos más oscuros y solitarios de su vida. Aceptó el regalo del perdón, le entregó su confianza a Dios y todavía repite: “Tú eres mi refugio, tu presencia es mi hogar”.

del perdón, le entregó su confianza a Dios y todavía repite: “Tú eres mi refugio, tu

30

LECCIÓN 7 :

EL HOGAR DE DIOS

“El cuerpo de ustedes es como un templo, y en ese templo vive el Espíritu Santo que Dios les ha dado…” 1 Corintios 6:19

INTRODUCCIÓN:

La Biblia enseña que nuestro Dios es muy grande

y glorioso, es el Dios Altísimo. Dios es tan grande que no hay nadie como Él; no hay ningún ser en todo el mundo que se

le pueda comparar, Él no solamente es poderoso, sino que es todopoderoso, es omnisciente (o sea que sabe todas las cosas)

y omnipresente (está en todo lugar). Dios está lleno de amor,

gracia y verdad; es tan grande que su gloria es sobre todas las

naciones y aun sobre los cielos.

En su mano sostiene el universo el cielo es su trono y la tierra es el estrado de sus pies, ¿logras comprender su grandeza? Puedes observar esta grandeza en las obras maravillosas que Él ha hecho; la Biblia nos enseña que Él es el creador de todas las cosas, es tan grande que creó el mundo de la nada, eso sí es ser poderoso.

“Los cielos fueron compuestos por la palabra de Dios, siendo hecho lo que se ve, de lo que no se veía” (Heb. 11: 3).

Dios no es sólo el creador del mundo, sino también el sustentador del mundo, Él lo sostiene de tal manera que puede seguir existiendo.

“Tú eres el único Dios verdadero. Tú hiciste el cielo y las estrellas, y lo que está más allá del cielo. Hiciste la tierra, los mares y todo lo que hay en ellos. Tú das vida a todo lo que existe, y las estrellas del cielo te adoran” (Neh. 9:6 TLA).

y todo lo que hay en ellos. Tú das vida a todo lo que existe, y

31

SERIE 37 PARA JÓVENES

Su gloria llena la tierra, su poder sorprende al mundo, su amor nos enamora cada día.

En estos pequeños párrafos podemos darnos una idea acerca de lo asombroso y maravilloso que es nuestro Dios, sin embargo hay una pregunta que en esta lección queremos hacerte, ¿cuál es el hogar de Dios? ¿En dónde es que habita?

1. LAS CASAS DE DIOS.

A lo largo de la historia nuestro Dios ha elegido algunos

lugares específicos donde decide mostrar su gloria y donde decide habitar, lugares que se han convertido en los espacios donde se comunica con su pueblo, en otras palabras ha tenido lugares que se han convertido en su hogar. Estos lugares han logrado que todo el poder de Dios, toda su inmensidad, toda su gloria se refleje a la humanidad.

A continuación hablaremos de dos de ellos.

EL TABERNÁCULO. Dios habló con Moisés y le dijo que quería una casa especial para Él. Le dio todas las instrucciones de cómo construir esa casa; le dio las medidas y le explicó qué materiales deberían utilizar.

Podemos imaginar la alegría de los que vivieron en ese tiempo al pensar que iban a construir una casa tan especial para Dios; la casa tenía un nombre muy peculiar: el Tabernáculo (o la Tienda del Encuentro). ¿Qué era el Tabernáculo? Éste era un templo portátil en el cual Dios estaba en medio de su pueblo y lo guiaba través del desierto.

El Tabernáculo fue una vivienda visible de Dios en la

tierra; Dios quería estar en medio de su pueblo y quería estar en continua relación con ellos. El pueblo de Israel sabía que Dios estaba con ellos porque su presencia se manifestaba por medio de una nube que cubría el Tabernáculo durante el día,

estaba con ellos porque su presencia se manifestaba por medio de una nube que cubría el

32

HOGAR DULCE HOGAR

y una columna de fuego durante la noche. Cuando la nube o

la columna de fuego se levantaban, el pueblo se alistaba para seguirles. Por medio de este Tabernáculo Dios los enseñó a depender de Él en todo momento.

EL TEMPLO DE SALOMÓN. Este templo era majestuoso, estaba ubicado en Jerusalén en el monte Moriah.

El templo construido por Salomón era muy hermoso, adornado, y costoso. La Biblia indica que más de 330,000

trabajadores fueron empleados en el proyecto, entre ellos 30,000 habían sido enviados por Salomón a Líbano por materiales de construcción. De éstos, 70,000 eran cargadores y 80,000 eran canteros en los montes. Además de los trabajadores del pueblo de israel, habían también 153,000 extranjeros quienes ayudaron.

El proyecto era de tanta magnitud que requirió 3,600 capataces;

sin embargo, durante la construcción del templo, la Biblia dice: “Ni martillos, ni hachas se oyeron en la casa, ni ningún otro instrumento de hierro“ (1 R. 6:7).

Delante del templo había un pozo grande de agua que contenía cerca de 20,000 galones de este líquido, y fue adornado con muchas flores talladas.

Sin embargo este templo fue destruido 3 veces por diversas circunstancias, y el pueblo de Israel se quedó sin un lugar dónde adorar a Dios.

La pregunta del millón de dólares es: si ya no había tabernáculo ni templo, ¿en dónde habitaría Dios? ¿Cuál sería el lugar donde haría su hogar?

EL HOGAR DE DIOS. Hay algo que te va a sorprender: Dios, el todopoderoso tiene una casa favorita, tiene un lugar que lo puede llamar su hogar, ¿y sabes?, no está hecho ni de barro, ni de cemento, ni

de acero, no es un edificio ni un tabernáculo, no tiene bancas,

ni sillas.

no está hecho ni de barro, ni de cemento, ni de acero, no es un edificio

33

SERIE 37 PARA JÓVENES

Lo que dice la Palabra de Dios en 1 Corintios 6:19 es algo sorprendente: “El cuerpo de ustedes es como un templo, y en ese templo vive el Espíritu Santo que Dios les ha dado…” ; es decir, Dios decidió habitar en nosotros, tú y yo somos llamados templos del Espíritu Santo.

Qué privilegio tan grande nos ha dado Dios que su Espíritu y su presencia vivan dentro de nosotros. La grandeza de Dios, su majestuoso e increíble poder, su perfecto y puro amor está dentro de nosotros porque Él así lo decidió.

Las decisiones de Dios son perfectas; cuando Él decidió venir al mundo escogió nacer en un humilde pesebre en lugar de una gran mansión; Jesús decidió morir en una cruz y derramar toda su sangre para darnos salvación, y todo esto me parece asombroso.

Pero que Dios haya decidido habitar dentro de nosotros, que somos tan imperfectos y tan frágiles me llena de alegría, y me emociona saber que Dios vive dentro de nosotros; sin embargo, esta bendición también implica un compromiso y una responsabilidad muy grande.

¿Qué puedo hacer para mejorar la casa de Dios? Tenemos que cuidar nuestro cuerpo y también cuidar nuestra imagen, de tal modo que cuando alguien nos voltee a ver, pueda notar la presencia de Dios en nosotros.

Que nuestras acciones reflejen el carácter de mansedumbre de Jesús y también el infinito amor de Dios. Él te ha escogido a ti para que reflejes su amor y lleves su mensaje de salvación a todas partes.

CONCLUSIÓN:

La casa favorita de Dios somos nosotros, toda su grandeza, todo su poder y su señorío, la majestuosidad del Rey de Reyes y Señor de Señores habita dentro de nosotros.

grandeza, todo su poder y su señorío, la majestuosidad del Rey de Reyes y Señor de

34

HOGAR DULCE HOGAR

Y todo esto, no sólo es para presumirlo y sentirnos orgullosos, es para que hagamos la diferencia donde quiera que vayamos, que transformemos nuestra sociedad a través de su poder y su amor, que llevemos esperanza al que no tiene y que transmitamos su Palabra que ha depositado en nosotros. Reflejemos su amor a cada instante y llevemos su presencia a todas partes, recuerda que Dios habita en ti.

en nosotros. Reflejemos su amor a cada instante y llevemos su presencia a todas partes, recuerda

35

SERIE 37 PARA JÓVENES

LECCIÓN 8 :

EL CASTILLO DE LAS NUBES

“Todo lo hizo hermoso en su tiempo; y ha puesto eternidad en el corazón de ellos, sin que alcance el hombre a entender la obra que ha hecho Dios desde el principio hasta el fin” Eclesiastés 3:11

INTRODUCCIÓN:

Todos tenemos ese suspiro en lo profundo del corazón que nos hace desear ir al cielo, seamos cristianos o no, aspiramos a estar allí. La mayoría de la gente que dice no creer en Dios, al final de sus días trata de convencerse de que, ya sea que se llame cielo o no, hay un lugar de descanso, un lugar donde no existe el dolor, donde, aunque no termina todo, es un lugar especial donde nuestro corazón descansa.

Es como si lo profundo de nuestro corazón llamara a otra profundidad, pero mayor. San Agustín decía: “Nos hiciste, Señor, para ti, y nuestro corazón está inquieto hasta que descanse en ti”, es decir, nuestro corazón está en busca de satisfacer esa necesidad de pertenencia, de identidad, como si supiera desde su primer latido que lo que nosotros conocemos como “hogar”, no lo es. Otro genial escritor, el gran C.S. Lewis dijo: “Si encuentro en mí deseos que nada en esta tierra puede satisfacerme, la única explicación lógica es que fui hecho para otro mundo, el cielo.” ¡Asombroso!

Partiendo de esto, es quizás el hecho de que las mayores aspiraciones y sueños de las personas que parecen inalcanzables sean representadas como “castillos en las nubes”, porque nuestra tendencia siempre es hacia arriba, queremos ir al cielo, queremos lo eterno.

1. CORAZONES INSATISFECHOS.

El pecado es rico y placentero ¿cierto? Nadie se siente vacío o mal cuando está pecando, de hecho pecamos porque hacerlo nos causa placer, y está en la naturaleza del hombre

o mal cuando está pecando, de hecho pecamos porque hacerlo nos causa placer, y está en

36

HOGAR DULCE HOGAR

hacer todo aquello que le es placentero. Con el pecado tratamos de llenar ese vacío existencial del latido del corazón; el pecado incluso provoca alegría, ¿no es así como te sientes cuándo te vengas de alguien o cuando haces tu voluntad? Porque para ser más exactos, el pecado podría definirse como: “hacer mi voluntad

y no la de Dios”, así que, en conclusión podemos decir que pecar causa placer y alegría… pasajera.

El problema del pecado no es al momento sino después, cuando reaccionamos luego de mentir o cuando nos vengamos de alguien. Es allí cuando reconocemos que aunque hubo placer y alegría de momento, seguimos vacíos y el corazón sigue latiendo por algo mayor.

Por eso Dios le decía a Israel:

“¿Acaso alguna nación ha cambiado sus dioses, aunque ellos no son dioses? Sin embargo, mi pueblo ha trocado su gloria por lo que no aprovecha. Espantaos, cielos, sobre esto, y horrorizaos; desolaos en gran manera, dijo Jehová. Porque dos males ha hecho mi pueblo: me dejaron a mí, fuente de agua viva, y cavaron para sí cisternas, cisternas rotas que no retienen agua” (Jer. 2:11-13).

En el afán de satisfacer la sed por algo superior, por aquello por lo que su corazón late, dejaron a Dios, y aunque bebieron agua, ésta no les quito la sed; esta agua se secó y se

salió de sus cisternas rotas. Lo mismo pasa con los jóvenes hoy en día, siguen buscando satisfacer el anhelo que está en su corazón,

si poder conseguirlo.

2. ¿POR QUÉ EL CIELO ES CIELO?

Entonces, ¿por qué queremos ir al cielo? Porque allí nos encontraremos con Dios en todo su esplendor, porque allí ya no es una manifestación o una interpretación personal de lo que suponemos es Él. El cielo es cielo porque allí esta Dios, el infierno es infierno porque allí no está Dios. El mayor sufrimiento del infierno y lago de fuego es vivir una eternidad separada de Dios.

Nuestra atracción, fascinación y profundo anhelo de ir al cielo, no se trata del oro de la calles, del mar de cristal, de lo extravagante de los seres vivientes, del canto de millares, o

no se trata del oro de la calles, del mar de cristal, de lo extravagante de

37

SERIE 37 PARA JÓVENES

de las mansiones que Dios construyó para nosotros, sino de encontrarnos con Dios, nuestro corazón lo sabe, y por ello late.

“Ahora vemos por espejo, oscuramente; mas entonces veremos cara a cara. Ahora conozco en parte; pero entonces conoceré como fui conocido. Y ahora permanecen la fe, la esperanza

y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el amor” (1 Cor.s 13:12-

14).

Nuestro corazón sigue esperando ese momento de encuentro, donde ya nada nos sea oculto y borroso, donde todo termina; pero el amor, el Dios que es amor, permanecerá para siempre inconmovible y podremos contemplarle y estar con Él. Porque el cielo es cielo, porque Dios está allí.

3. MI CASTILLO EN LAS NUBES.

Entonces, ¿por qué busco algo más sublime, mayor, eterno y no quedo satisfecho con nada aquí en la tierra? ¿De dónde viene ese deseo? Porque Dios puso eternidad en nuestro corazón, y en su profundidad sabe que la tierra no es mi hogar, y que la eternidad sí lo es, allá en el cielo, al lado de Dios, ese es mi castillo en las nubes al que aspiro.

Ese pedazo de eternidad que está en nuestro corazón es jalado por la eternidad que está en Dios, es eso lo que nos convence de que hay algo mejor, de que esto no puede ser todo, que hay vida después de la muerte. Ese pedazo de eternidad es como un chip que nos dicen que tenemos un dueño, y que nada en esta tierra nos dejará satisfechos hasta que lleguemos a nuestro hogar, el cual es el cielo. Juan lo describe de la siguiente manera: “Vi un cielo nuevo

y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron,

y el mar ya no existía más. Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido. Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y Él morará con ellos;

y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios.

Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas

pasaron. Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son

estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me

38

HOGAR DULCE HOGAR

fieles y verdaderas. Y me dijo: Hecho está. Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al que tuviere sed, yo le daré gratuitamente de la fuente del agua de la vida. El que venciere heredará todas las cosas,

y yo seré su Dios, y él será mi hijo. Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego

y azufre, que es la muerte segunda” (Ap. 21:1-8).

“Y no vi en ella templo; porque el Señor Dios Todopoderoso es el templo de ella, y el Cordero. La ciudad no tiene necesidad de sol ni de luna que brillen en ella; porque la gloria de Dios la ilumina, y el Cordero es su lumbrera. Y las naciones que hubieren sido salvas andarán a la luz de ella; y los reyes de la tierra traerán su gloria y honor a ella. Sus puertas nunca serán cerradas de día, pues allí no habrá noche. Y llevarán la gloria y la honra de las naciones a ella. No entrará en ella ninguna cosa inmunda, o que hace abominación y mentira, sino solamente los que están inscritos en el libro de la vida del Cordero” (Ap. 21:22-27).

Esto es por lo que late nuestro corazón, por estar allí, en ese lugar donde fuimos concebidos y formados por las manos del Creador, ansiamos estar con Él, y que Él sea nuestra luz eterna, nuestro templo, nuestro todo, ya no más manifestaciones, lo queremos ver en todo su esplendor para que nuestro corazón esté quieto y repose; porque el cielo es nuestro hogar, o mejor dicho: ¡Dios es nuestro hogar!

CONCLUSIÓN:

Nunca olvides que esa insatisfacción que sientes ni la

religión puede llenar; incluso el sentirte extranjero y ajeno en

como si no pertenecieras a él, se debe a que en tu

corazón Dios puso una eternidad que te recuerda día con día que tu hogar no está aquí, que no fuiste hecho para esta tierra, que eres eterno, y que tu ciudadanía está en los cielos y para allá es a donde vas.

este mundo

¡El cielo es nuestro bello y eterno castillo en las nubes! ¡El cielo es nuestro hogar!

allá es a donde vas. este mundo ¡El cielo es nuestro bello y eterno castillo en

39

SERIE 37 PARA JÓVENES

SERIE 37 PARA JÓVENES 40

40

Interessi correlati