Sei sulla pagina 1di 10

Libro El Líder Que Sirve - Capítulo 2 - Alejandro Marchesán

2009

¿Qué es el Coaching?

Al comenzar este capítulo, el cual tratará con la consideración de una práctica emergente como es el Coaching, nos parece enriquecedor traer a nuestra lectura una historia narrada por Mencio 1 , pensador y filósofo chino.

Historia de Mencio

Mencio relata la siguiente historia. Al llegar a su casa al anochecer, un campesino les dice a sus hijos: “hoy he trabajado mucho, estiré los brotes de mi campo”. Estirar los brotes de un campo entero, uno tras otro, tallo por tallo, es evidentemente, agotador. Cuando los niños van a ver el campo, se encuentran con que todo está seco. Este es el ejemplo de lo que no hay que hacer, nos dice Mencio. El hombre quiere que las plantas afloren y tira de los brotes. Quiere llegar más rápido al efecto, en función de un objetivo fijado, y al hacerlo arruina el efecto, porque lo ha forzado. Quiero que las plantas afloren y estiro los brotes. Con la intención de acelerar el brote, actúo directamente sobre él y voy en contra del proceso que está en marcha; he contrarrestado, he impedido la posibilidad de que el efecto suceda sponte sua, puesto que, obviamente, el desarrollo del brote estaba implicado en la situación: estaba en el grano que se encontraba en la tierra. En lugar de pretender y fatigarme, sólo bastaba explotar el potencial: dejar madurar. Entonces, hay que evitar dos escollos, nos dice Mencio. Por un lado, intervenir estirando el tallo para obtener “directamente” el brote, sin respetar el proceso espontáneo del crecimiento, es decir, impidiendo madurar el efecto; y por el otro, quedarme en el borde del campo mirando crecer las plantas … sólo esperando que broten. Entonces ¿Qué hacer …? Lo que cualquier campesino sabe: ni estirar los brotes, ni mirarlos crecer; sino dejar que las cosas sucedan (el proceso) ¡¡sin descuidarlas!!. Mencio dice: se debe preparar la tierra, escardar alrededor del brote; cuando se trabaja la tierra, cuando se la airea, se favorece el brote. Hay que cuidarse tanto de la impaciencia como de la inercia. Ni voluntarismo, ni pasividad: cuando se secunda el proceso de crecimiento, se saca provecho de las propensiones de la obra y se las lleva a su plenitud. 2

Entrenador del desempeño

Ni estirar de lo brotes, ni mirarlos crecer. Una preciosa historia e interesante reflexión que Mencio nos regaló hace ya miles de años. Reflexión que aparece como una puerta de simple entendimiento para (mediante el pensamiento metafórico) comenzar a asociar y comprender esa práctica emergente llamada coaching, cuyo compromiso pasa precisamente por la valoración y respeto de los procesos. Ni el apresuramiento, ni la pasividad carente del accionar responsable. Al plantear la idea de entrenamiento (coaching) en el marco de una relación acordada entre un coach (entrenador) y un coachee (entrenado), el coaching posee, inherentemente, una base y un

1 Pensador chino (c. 372-c. 289 a. C.), uno los principales representantes de la escuela confuciana

Libro El Líder Que Sirve - Capítulo 2 - Alejandro Marchesán

2009

trasfondo conceptual metafórico. En la definición de términos, tenemos entonces al coaching como práctica, el coach como el entrenador y el coachee como quien es asistido para llevar a cabo el proceso de entrenamiento. ¿Entrenamiento de qué o en qué? El coaching es una disciplina holística, integradora y sistémica, la cual observa y considera a la persona como un sujeto-actor que se compone en o con distintos ámbitos. Al citar la noción sujeto-actor, nos referimos a la distinción que hace Bernardo Blejmar al decir:

”hay un actor responsable de la acción al tiempo que este actor se constituye como sujeto […] “¿Desde donde gestiona ese sujeto-actor? Desde sus competencias técnicas: su saber y saber hacer […] Desde sus competencias genéricas o transversales: conversaciones, escucha, inteligencia emocional y desde el sujeto que está siendo” 3

El sujeto, quien siendo persona, adopta un determinado rol, padre, hermano, hijo, jefe, empresario, político, etc. Es la misma persona que, denominada y reconocida sujeto, puede asumir diferentes roles y constituirse como un determinado actor. La diferencia entre Jorge y Gerente de Producción es la distancia entre el sujeto que Jorge es y el rol de gerente que lo presenta como un actor diferente al presidente (rol) de la empresa en que trabaja.

Dominios que componen al sujeto-actor

En una primera mirada de lo que damos en llamar los “grandes títulos” que componen a este sujeto-actor, podemos citar al:

- Dominio Lingüístico -Dominio Biológico Corporal -Dominio Emocional -Dominio Espiritual

Si bien, como ya lo mencionamos, el coaching es una práctica sistémica que busca integrar los diferentes dominios del ser y hacer humano, su crecimiento ha permitido y generado -como suele suceder en otras disciplinas o ciencias- la posibilidad de avanzar en el estudio, desarrollo y práctica más específica de algunos de los dominios mencionados. Así entonces, en la oferta del coaching como práctica, encontramos pensadores, coaches y formadores de coaches, los cuales trabajan más sobre lo lingüístico que sobre los otros dominios, otros poniendo el énfasis en lo corporal y emocional. Y también podemos observar a quienes, separando el trasfondo de valores espirituales de las prácticas religiosas, han realizado importantes avances y propuestas para integrar el ámbito espiritual desde el coaching con el propósito de mejorar el desempeño y el rendimiento de las personas y lo que éstas hacen. Es necesario reconocer que el uso de la palabra “coach” como entrenador deportivo es previa a la noción de coach como entrenador personal u organizacional. Lo que hoy conocemos como “Coaching Ontológico”, el cual deriva asistiendo a personas y organizaciones, tiene su antecesor en el

3 Blejmar B, “Gestionar es hacer que las cosas sucedan”, Pág.32, Ediciones Novedades Educativas, Buenos Aires, Marzo 2005

Libro El Líder Que Sirve - Capítulo 2 - Alejandro Marchesán

2009

entrenador de un atleta o un equipo deportivo. Entonces ¿Cuál es la diferencia sustancial, palpable, visible entre un coach deportivo (llamado también “director técnico”) y un coach ontológico asistiendo personas, equipos y organizaciones para alcanzar determinados resultados? La diferencia está en que el coach deportivo se aboca al “resultado técnico”, es decir, a la performance directa de la persona o equipo. Es un trabajo donde el entrenador se enfoca más en “el frente” de la persona, permitiéndole ser un mejor “actor” y así alcanzar resultados para ganar más y mejor. Es un mejor “saber” para un mejor “hacer” y así obtener mejores resultados. El coaching ontológico incorpora como distinción la idea de “ser” y mediante un proceso de asistencia basado en la pregunta y diferentes prácticas, trabaja en “el fondo” de la persona para incidir de manera integral en “el frente”, esto es el ámbito de la acción humana, algo así como agrandar, estirar y empoderar el “ser” … para poder más en el “hacer”. Como suele suceder al emerger una disciplina o practica nueva, existe el riesgo de que el uso del término se transforme en un genérico. Por ejemplo, suele escucharse de una persona hacia la otra “gracias por hacerme de psicólogo y escucharme …” ¿Qué se está planteando en este comentario? La asociación entre psicología y “poner la oreja”. Si bien un psicólogo escucha y la capacidad de escuchar aparece como una de las competencias más destacadas (al menos debería serlo) de su práctica profesional, el desempeñarse como psicólogo no pasa exclusivamente por escuchar, así como el ser un coach ontológico no pasa solamente por enseñar a otra persona “algo” que le permita hacer mejor. Sin ir muy lejos … Hoy vemos a coaches en concursos televisivos entrenando específicamente en lo técnico para bailar mejor, para cantar mejor, para … mejor y ganar. Pues bien, un coach ontológico, aunque comprometido con el “hacer mejor”, se diferencia y va más allá de ese trabajo en “el frente” para obtener un resultado. Podríamos plantear entonces un supuesto que desde el coaching dice: “Diferente persona supone diferentes acciones y diferentes acciones suponen diferentes resultados”.

Mucho más que el deseo de ayudar

Cualquiera puede ser un coach … pero no cualquiera lo es. Un coach es mucho más que alguien deseando ayudar a otros. Es una persona que ha elegido construirse como tal en su manera de ser y en las competencias requeridas, con el propósito de facilitar procesos de coaching. Como entrenadores deportivos o coaches para alcanzar un determinado resultado se trabaja en el marco de las acciones que se toman. El coaching ontológico da un paso más profundo en el trabajo con la persona que realiza la acción con el fin de darle sustentabilidad al sujeto-actor. Compartiendo una primera idea acerca del coaching, podemos decir que es la práctica o disciplina donde una persona asiste a otra en un proceso de entrenamiento y agregamos en el decir de Leonardo Wolk“de aprendizaje […] a través del cual

el coacheado transforma el tipo de observador que es, abriéndose a nuevas

posibilidades de acción” 4 . Esta primera idea nos muestra al coach como un

4 Wolk, L, Coaching: el arte de soplar brasas, GAE, 2003

Libro El Líder Que Sirve - Capítulo 2 - Alejandro Marchesán

2009

“entrenador del aprendizaje y el desempeño”, entrenamiento que comienza en la consideración y aprendizaje ontológico de la persona. ¿Qué significa “consideración y aprendizaje ontológico” Al respecto, la contribución de Rafael Echeverría es esencial a la hora de componer un trasfondo y un respaldo conceptual a la práctica del coaching y particularmente el coaching ontológico. Echeverría da un paso hacia delante de aquella noción tradicional y clásica de “ontología”, la cual se refiere al término que los “antiguos griegos acuñaron para significar la comprensión general del ser en tanto tal” 5 En este paso hacia adelante, Echeverría vincula la ontología con la propuesta del filósofo alemán Martín Heidegger, quien relaciona a la ontología

con lo que denominó el Dasein, o la “forma particular de ser que somos los

seres humanos”. Esta relación lleva a Echeverría a pensar la ontología como una función de la interpretación que, como seres humanos, hacemos de lo que significa ser humano. El pensar la manera de ser como una función de la interpretación que tenemos de ser humanos, posibilita considerar que la interpretación la realiza un determinado tipo de observador quien expresará tal interpretación mediante el recurso del lenguaje humano. Por ejemplo, quien dice “los latinos somos muy apasionados” está definiendo una ontología de lo que “ser latinos” significa, y lo expresa a través de su lenguaje. Otro observador del “ser latino” podría considerarlo “irresponsable” y entonces expresaría una “manera de ser” diferente al primero, aunque ambos hablen del mismo sujeto, en este caso el “ser latino”. En su composición entre ontología – interpretación y lenguaje, Echeverría trae una nueva comprensión acerca de los seres humanos que él ha denominado “la ontología del lenguaje” 6 , trabajo de referencia esencial a la hora de llevar adelante un proceso de coaching ontológico, donde los tres postulados básicos enunciados por él, son:

1. Interpretar a los seres humanos como seres lingüísticos

2. Interpretar al lenguaje como generativo

3. Interpretar que los seres humanos se crean a sí mismos en el lenguaje y a través de él. 7

El coaching ontológico se apoya en la ontología del lenguaje y, dada la comprensión de sus tres postulados básicos, especialmente en el poder generador y transformador del lenguaje. El mismo Heidegger definió al lenguaje como “la morada del ser”, este “ser” que se construye y re-construye en el uso del lenguaje. Como menciona Echevarría “el lenguaje no es inocente. Toda

proposición, toda interpretación, abre y cierra determinadas posibilidades en la vida, habilita o inhibe determinados cursos de acción”. Si usted, su equipo o su

organización están siendo asistidos (o acompañados) por un coach ontológico, éste llevará a cabo ese proceso haciendo uso del lenguaje, ya sea en un ámbito conversacional como también en otros ámbitos, ya que, como lo vimos en párrafos anteriores, otros dominios del ser humano inciden en qué tipo de observadores somos y cómo nos desempeñamos en calidad de tales. La parte corporal o biológica, emocional y aún espiritual hacen al tipo de persona que

5 Echeverría, R, Ontología del Lenguaje, Dolmen Ediciones, Santiago de Chile, 1997, pag.28

6 Echeverría, R, Ontología del Lenguaje, Dolmen Ediciones, Santiago de Chile, 1997, pag.30

Libro El Líder Que Sirve - Capítulo 2 - Alejandro Marchesán

2009

estoy siendo y, desde esa manera particular de ser, se abren o cierran posibilidades para ciertas acciones las cuales dan lugar a los resultados obtenidos en el ciclo de la vida.

Empezar a vernos de manera integral

Los coaches ontológicos operan especialmente en el dominio del lenguaje, escuchando y conversando ya sea con el coachee o el equipo, para intervenir en el tipo de observador que está siendo y las acciones que éste realiza como actor. Un coach, entendiendo la incidencia de los diferentes dominios mencionados, es conciente que, como ser humano, se está en presencia de un sujeto biopsicosocial, es decir, una persona que integra cuerpo y biología, psicología y relación sistémica en el escenario de la socialización que forma parte. La propia ciencia médica ha avanzado en la consideración de una especialidad que aborda una atención sistémica del paciente con una propuesta “integradora de visiones parciales” 8 . En tal sentido, el Dr. Abdala, haciendo referencia de la psico-neuro-inmuno-endocrinología, nos abre una apasionante ventana a través de la cual mirar y comprender el incomparable beneficio para el ser humano, cuando los sistemas principales del organismo están en equilibrio y funcionan adecuadamente. Al respecto el Dr. Abdala menciona que

“estos cuatro sistemas del cuerpo humano se integran en un todo, como perfectos y sincrónicos engranajes de relojería, y se comunican entre sí a través de diferentes mensajeros químicos y nerviosos […].Cuando alguno de los sistemas se altera, inexorablemente repercute en y afecta a los restantes. Y quizás lo más importante a tener en cuenta: con frecuencia se puede alterar uno de estos cuatro sistemas, pero los cambios no se exteriorizan en él, sino en alguno de los otros restantes”

Entonces, desde la medicina también podemos observar que el hombre es un ser que requiere integración, funcionamiento sincronizado y comunicación entre sus partes. En los mismos pasos, el coaching aparece como una práctica enfocada en la construcción del sujeto-actor, en equilibrio, integrado, comunicado y productivo. Para poder acompañar el proceso de entrenamiento y aprendizaje, se requiere en el coach habilidades personales, competencias técnicas y un marco metodológico que le permita hacerse cargo (desde lo humano y lo profesional) de los compromisos que asuma. Si, por ejemplo, el coach es organizacional será necesario que su entrenamiento haya contemplado competencias que no son necesarias en un proceso de coaching personal, como por ejemplo una formación en psicología organizacional, desarrollo del capital humano, teoría y gestión organizacional, construcción de equipos, pensamiento sistémico.

Coach ontológico y social

Un coach, tanto personal como organizacional, opera en la construcción de sentidos y para esto, una vez más, utiliza el lenguaje para tal construcción,

8 Abdala, E N, Psiconeuroendocrinólogo.Prof. Titular de Psiquiatria.USAL.

Libro El Líder Que Sirve - Capítulo 2 - Alejandro Marchesán

2009

integrando los diferentes dominios que constituyen al sujeto-actor, equipo u

organización. Si bien el coaching no es una técnica, como disciplina emergente

y en construcción, es portador de un conjunto riguroso de distinciones,

prácticas y metodologías de intervención, que lo presentan como una poderosa profesión, cuya demanda creciente, lo propone como una adecuada y efectiva

respuesta a los desafíos sociales contemporáneos. Un coach es una determinada manera de “ser servicio y compromiso” con el otro. Un coach, para quien lo esencial es la valoración del ser humano, lo cual

se expresa en el servicio, el compromiso, la acción elegida y los resultados que

generen en el otro una manera de ser y hacer que lo complete y, especialmente, lo satisfaga. Entendiendo el desarrollo anterior y en especial la virtud integradora del coaching, proponemos la dimensión del “coaching ontológico y social”. Un coach que, haciendo uso de la ontología del lenguaje y en especial del poder generador y transformador del lenguaje, complementa su propuesta con rasgos propios de la natural socialización del sujeto-actor que asiste, consigo mismo y con otros. Para que esto ocurra, será entonces necesario (y responsable) formarse en las distintas miradas y competencias que hacen a las ciencias humanas y sociales, que van, por ejemplo, desde la lingüística hasta la educación emocional pasando, entre otros aportes, por la comunicación, el aprendizaje transformativo y aquellos rasgos y aportes que fortalezcan la propuesta para expandir y potenciar el desarrollo de la persona, equipo u organización que es asistida humana y profesionalmente. En este sentido y desde lo social, es compromiso del coach, nutrirse y hacerse de la mirada y las competencias que le permitan ser la mejor posibilidad para quien o quienes han confiado en su intervención. Encontramos útil en este momento mencionar lo que el coaching no es, comparándolo con otras ciencias o disciplinas que, si bien son altamente útiles, se distinguen del coaching por su propósito y manera de operar. Lo primero que destacamos es que el coaching no es un proceso donde se vaya a “curar” algo, y tampoco se trata de asesoramiento ni tratamiento psicológico alguno. En resumen podemos ampliar diciendo que:

No es Teaching (Enseñar)

En este ambiente la agenda está marcada por el instructor o maestro.

Hay un camino ya recorrido y marcado para recorrer por el instruido o alumno/discípulo.

Se enseñan distinciones, comportamiento con una importante carga de éxito basada en la autoridad y prestigio del maestro.

Es la clásica capacitación.

No es Counseling (Aconsejamiento)

El counseling es una habilidad usada para corregir o prevenir problemas de comportamiento.

Está diseñado para ayudar a otro a examinar las condiciones, actitudes, sentimientos, percepciones y patrones de comportamiento que pudiesen estar impidiendo el desempeño eficaz en el trabajo y/o causándole problemas al empleado.

Libro El Líder Que Sirve - Capítulo 2 - Alejandro Marchesán

2009

Poder aconsejar con competencia y temporalidad es la llave.

No es Mentoring (Educador)

El término “mentoring” deriva de la antigua Grecia. Ulyses eligió a Mentor para guiar a su hijo mientras él estaba afuera en sus viajes épicos. Él no quería que Mentor tomase su lugar como padre, pero sí que usase su sabiduría y sensibilidad para dirigir y respaldar a su hijo mientras crecía.

Todo el mundo es por momentos mentor (educador) y por otros mentee (educando).

El mentor conoce mejor que el mentee la empresa o el oficio. El papel del mentor consiste en guiar mostrando, explicando, indicando lo que se debe o no hacer.

El principio del aprendizaje estriba en seguir el modelo del mentor.

El mentoring inventa el futuro basado en la experiencia y la sabiduría de un tercero.

Los mentores están reconocidos como expertos en su materia.

El mentoring suele centrarse más específicamente en el ámbito profesional en términos de ascenso laboral.

No es Consultoría (Asesoramiento)

En la consultoría, el “consultor” es un asesor, un experto en un determinado ámbito. Después del análisis y diagnóstico de la situación, formula sus recomendaciones.

El principio es recibir una evaluación o diagnóstico de la situación, una especie de “peritaje técnico”, así como asesoramiento para mejorar o resolver una situación.

La consultoría suele implicar la superación de una situación de escaso rendimiento mediante la resolución de un problema concreto.

No es Psicoterapia (Psicoanalistas Existencialistas)

El termino psicología proviene de las palabras griegas psyche (alma) y logos (estudio), y revela que la definición en sus orígenes, se refería al estudio del alma.

La psicología es el estudio científico del comportamiento y de los procesos mentales.

Un estudio científico implica el uso de herramientas tales como: la observación, la descripción y la investigación experimental para reunir información y luego organizarla. Según Freud (padre del psicoanálisis) éste es:

Un método para la investigación de procesos mentales prácticamente inaccesibles de otro modo.

Un método, basado en esta investigación, para el tratamiento de los trastornos neuróticos.

Libro El Líder Que Sirve - Capítulo 2 - Alejandro Marchesán

2009

Una serie de concepciones psicológicas adquiridas por este medio y que en conjunto van en aumento para formar progresivamente una nueva disciplina científica. 9

El comportamiento incluye, aquellas acciones que pueden ser observadas con facilidad.

Los psicólogos pretenden en su estudio, no solo describir el comportamiento, sino explicarlo, predecirlo y por ende modificarlo para mejorar la vida de la gente y de la sociedad en general.

Los psicoterapeutas tienden a centrarse en la resolución de asuntos y sufrimientos pasados (psicoanalistas) y presentes (existencialistas), su incidencia es histórica-futura y la exploran en profundidad.

La psicoterapia aborda las disfunciones, tanto vagas como específicas y trata las cuestiones clínicas de los pacientes/clientes.

Suele centrarse en sentimientos asociados al pasado (psicoanalistas)

En la psicoterapia se supone que el terapeuta “es el supuesto saber” que tiene las respuestas a las preguntas de su paciente. (psicoanálisis)

Explora la resistencia y la transferencia negativa.

Usualmente trabaja profundizando en un solo tema.

Apunta al ¿por qué? de las cosas.

El existencialismo apunta más al “para que” de la conducta.

“Una Gestalt abierta es una necesidad insatisfecha o un asunto inconcluso y mientras permanece así impide la aparición de nuevas gestalt, dificultando además el continuum del ciclo de la experiencia” (existencialista) 10

Suele comenzar por el pasado para modificar el presente.

Se enfocan en la historia que el paciente cuenta.

Los psicoterapeutas atienden psicopatologías.

Y finalmente, en este capítulo tan relevante para comprender la sustancia y la propuesta del coaching como disciplina de desarrollo humano, presentamos un conjunto de ideas fuerza, las cuales componen el armado de propósito del coaching, como así también el de un coach como líder que sirve.

Qué es coaching

Jim Selman nos dice: “El coaching no es aconsejar, counseling, mentalizar, supervisar, o intervenir sicológicamente. El coaching es un paradigma diferente, un contexto distinto para que las cosas sean logradas” 11

Como hemos desarrollado con cierto detalle, coaching no es psicoterapia, si bien culmina siendo terapéutico ya que genera una mejor calidad de vida para quienes atraviesan el proceso. Como todas las terapias, apunta a un “mejor vivir” complementando su intervención con el compromiso de incrementar la productividad global de la persona. En resumen:

9 Diccionario de Psicoanálisis Laplanche y Pontalis. Ed.Labor 1981

10 Gestalt para Principiantes- Sergio Sinay- Pablo Blasberg- Ediciones Era Naciente 1995.

11 Seminario Internacional “Crisis o Posibilidad”, Buenos Aires, Septiembre de 2002

Libro El Líder Que Sirve - Capítulo 2 - Alejandro Marchesán

2009

El coaching es una disciplina basada en la elección (compromiso), el poder como capacidad de acción y la superación del coachee.

Es una nueva disciplina que nos acerca a la obtención de objetivos, permitiéndonos un decidido desarrollo personal y profesional basado en el fenómeno del compromiso.

Es un sistema de preguntas que se realiza desde la aceptación del otro y el no juzgamiento.

Es una relación donde el coach asiste al coachee para pensar de una manera diferente mientras lo acompaña y sustenta en el proceso de transformación y obtención de resultados.

El coach es un especialista en liderazgo, comunicación (vinculada a un lenguaje generativo) y relaciones productivas basadas en la confianza y el valor de la palabra.

El coach vive en el terreno de las preguntas y procura, en un contexto de responsabilidad y “darse cuenta”, evocar las respuestas en el coachee.

Opera con el objetivo de que crezca la imagen del coachee, mejore la comunicación que mantiene y profundice sus relaciones.

¿A quien le puede beneficiar un proceso de Coaching?

Al que tenga una meta o un objetivo sin concretar.

Al que esté abierto a la transformación, el crecimiento personal y profesional.

Al que está buscando una oportunidad para crear futuro.

Al que está frenado en algún área de su vida.

Al que quiera encontrar el propósito de su vida y dar sentido a lo que hace.

Al que esté dispuesto a “apostar” por si mismo.

Al que quiera más y mejores resultados.

Al que simplemente desee como logro, completarse o estar en paz consigo mismo

Resumen de los principios en los que se basa el Coaching Ontológico y Social

Práctica que se basa en considerar a los seres humanos como seres lingüísticos, basada en la teoría de la ontología del lenguaje. Desde allí considera que:

o

No sabemos cómo son las cosas, sólo sabemos cómo las observamos.

o

Sólo podemos operar en el mundo que podemos observar.

o

Si bien actuamos desde la persona que somos, podemos ser de acuerdo a la forma en que actuamos.

o

Las acciones generan entonces … el ser que somos.

o

El lenguaje es acción y a partir de él podemos crear nuestra “realidad” y la del entorno.

Libro El Líder Que Sirve - Capítulo 2 - Alejandro Marchesán

2009

Considera a cada persona como sujeto social y como tal, es asistido desde los aportes de las ciencias humanas y sociales, en especial la comunicación, el aprendizaje sistémico y la construcción de relaciones productivas. o Desde la socialización, nos desenvolvemos en el marco de sistemas organizacionales a los que pertenecemos, sin embargo, a través del compromiso y la acción podemos transformar dichos sistemas.

Coaching es sobre todo … una manera de ser que ofrece el Coach

Su manera de ser se basa en la plena aceptación, en una escucha sensible y un claro compromiso a la transformación y la obtención de resultados que completen al coachee. El Coach asiste, acompaña y facilita el proceso del coachee … nunca juega … nunca pasa a la acción que realiza el coachee ya que en ese caso deja su rol de coach para ser partner (socio). Coaching no es Partnership Un coach es un líder que sirve ya que entiende al decir de Ghandique en el servicio está el néctar de la vida.