Sei sulla pagina 1di 1

Era sabado dos de noviembre

del ao dos mil trece


Y en el edificio de los juzgados
aparecio un olor a muerte.
Cansada de cargar
con borrachos e indecentes
Ana se alisto a salir hacia el poniente
Ya de salida a la flaca se encontr
que con voz profunda pronunci
"el cementerio requiere
abogados competentes
que conozcan bien las leyes
y del trato a delicuentes"
"He Preguntando en los estrados
de cada uno de los juzgados
por fin alguien me di razn
del futuro abogado
que se ir conmigo al panten"
"No, no, no" Ana le grit
si llevarme quiere usted
a mi escritorio la enviar
y una cita le dar
pues estoy en una audiencia
que seguro se prolongar
es asunto contencioso
en materia familiar.
Miles de formas Ana le hizo firmar
Y a la flaca hizo esperar
Enojada la tilica
ya no pudo aguantar
Y Ana se dispuso llevar
finalmente la huesuda
a un abogado encontr
que cumpli con los requisitos
que desde el inici busc.
Sorprendida y muy contenta
al panten la huesuda se retir
Ya con su abogada el contrato firm
Ahora Ana la defiende
Y el panten lleno de almas esta
que esperan un lugar
donde descansar.