Sei sulla pagina 1di 193
DDDD ERECHOSERECHOSERECHOSERECHOS REALESREALESREALESREALES TEORÍATEORÍATEORÍATEORÍA YYYY CASOSCASOSCASOSCASOS

DDDD ERECHOSERECHOSERECHOSERECHOS REALESREALESREALESREALES

TEORÍATEORÍATEORÍATEORÍA YYYY CASOSCASOSCASOSCASOS PRACTIPRACTIPRACTIPRACTI COSCOSCOSCOS

DAVIDAVIDAVIDAVI DDDD SANSANSANSAN--ELOY--ELOYELOYELOY &&&&

LAURALAURALAURALAURA GOMEZGOMEZGOMEZGOMEZ

2013 /2014
2013
/2014

ÍNDICE

TEMA 1.- LOS DERECHOS REALES……………………………………………………………… 3

TEMA 2.- LA POSESION…………………………………………………………………………

21

TEMA 3.- LA USUCAPION………………………………………………………………………

39

TEMA 4.- LA PROPIEDAD……………………………………………………………………….….49

TEMA 5.- ACCESIÓN, OCUPACIÓN, HALLAZGO Y TESORO………………………… ….61

TEMA 6.- LA COMUNIDAD DE BIENES………………………………………………………….73

TEMA 7.- LA PROPIEDAD HORIZONTAL……………………………………………………… 83

TEMA 8.- LOS DERECHOS REALES GOCE –ADQUISICIÓN…………………………….

98

TEMA 9.- LOS DERECHOS REALES DE GARANTÍA…………………………………… … 130

TEMA 10.- EL DERECHO REAL DE HIPOTECA………………………………………………141

TEMA 11.- EL REGISTRO DE LA PROPIEDAD …………………………………………….…160

TEMA 12.- LOS EFECTOS DEL REGISTRO………………………………………………

…177

TEMA 13.- PROPIEDADES ESPECIALES………………………………………………

….…185

TEMATEMATEMATEMA 1.1.-1.1.--- LOSLOSLOSLOS DERECHOSDERECHOSDERECHOSDERECHOS REALESREALESREALESREALES

1.

EL DERECHO REAL: CONCEPTO, CARACTERES Y CONTENIDO

 

2.

LA

DISTINCIÓN

ENTRE

DERECHOS

REALES

Y

DERECHOS

DE

CRÉDITO.

FIGURAS INTERMEDIAS

3. CLASIFICACIÓN DE LOS DERECHOS REALES

4. LA AUTONOMÍA PRIVADA EN LA CREACIÓN DE LOS DERECHOS REALES. EL

PROBLEMA DEL NUMERUS CLAUSUS O NUMERUS APERTUS DE LOS DERECHOS

REALES

5. ADQUISICIÓN Y TRANSMISIÓN DE LOS DERECHOS REALES.

LA TEORÍA DEL TÍTULO Y EL MODO

6. EXTINCIÓN Y PÉRDIDA DE LOS DERECHOS REALES

1. EL DERECHO REAL: CONCEPTO, CARACTERES Y CONTENIDO

Para llegar al concepto de Derecho real, la doctrina responde con diversas teorías, ya que legislativamente no se posee ninguna definición o concepto, aunque se contraponga reiteradamente al derecho de crédito en la legislación positiva. A diferencia del derecho de crédito, el derecho real no es una relación jurídica entre personas ni exige un comportamiento por parte de alguna de ellas.

CONCEPTO DE DERECHO REAL es un derecho que otorga a su titular un poder directo sobre una cosa, que le permite extraer de esa cosa una utilidad sin la intermediación de un 3º.

Dentro de los derechos reales distinguimos:

- Derecho reales plenos: titular conserva plenos poderes sobre la cosa, la propiedad es el máximo derecho real que existe.

- Derechos reales limitados: limitativos del dominio, su contenido es más reducido que

la propiedad. Antiguamente se les llamaba derechos reales en cosa ajena. La existencia de los derechos reales limitados exige explicar cuál es la relación que se da entre la propiedad y los derechos reales limitados (usufructo, uso, prenda…).

Entre las CARACTERÍSTICAS de los derechos reales encontramos:

- INHERENCIA O INMEDIATIVIDAD: Alude a la noción del derecho real, que se ve en

él un poder directo e inmediato que se ejerce sobre la cosa y que genera una relación directa con la misma sin necesidad de la cooperación de un 3º.

Nos indica la posesión real de la cosa, el titular satisface directa e inmediatamente su interés mediante el ejercicio de sus poderes sobre la cosa. Pero no significa que la persona tenga la posesión material de la misma.

* En el derecho de crédito el interés de una persona se satisface por la prestación que otra realiza en su favor (el obligado), necesitando la cooperación de este tercero. “ius distraendi”: si el deudor no cumple, el acreedor exige enajenación forzosa para cobrar con la garantía hipotecaria.

- CARÁCTER ABSOLUTO (oponible erga omnes): Se puede hacer valer, incluso coactivamente, contra todos. El titular puede impedir que cualquier sujeto se interponga sobre la cosa.

* En el derecho de crédito sólo se puede hacer valer frente al sujeto obligado a cumplir la prestación, es decir, sólo son oponibles entre las partes.

-REIPERSECUTORIEDAD: Hecho por el que el derecho real sigue o persigue a la cosa. El derecho real es susceptible de ser lesionado por cualquier tercero y su titular puede ejercer acciones para recuperar el bien. Ej: soy propietario de un bien y me lo roban; sigo siendo su propietario y puedo ejercitar una acción reivindicatoria para recuperarlo. También se da esta característica en los derechos reales limitados, aunque en este caso la reipersecutoriedad alude a que estos derechos siguen a la cosa con independencia de quien sea su propietario.

* En derecho de crédito, la lesión solo puede provenir exclusivamente por la persona concreta y determinada del deudor al no cumplir su prestación.

EL CONTENIDO del derecho real: sus facultades y prohibiciones de disponer:

Como todo derecho subjetivo, el derecho real está constituido sustancialmente de facultades que el ordenamiento jurídico atribuye al titular, siendo éste el conjunto de deberes, cargas y obligaciones que deriven de la titularidad del poder.

A) FACULTADES:

Pueden ser específicas de algunos derechos reales o genéricas de todos ellos.

1- Facultad de realización directa del interés: El titular es investido de la facultad que le permite una realización directa de su interés sin necesidad de ninguna prestación de alguien para ello. Esta facultad es variable dependiendo de la naturaleza del derecho real:

- Derechos de uso y disfrute: facultad de uso y goce de la cosa + derecho a poseerla.

- Derechos de garantía: pudiendo realizar el valor de la cosa gravada por los

procedimientos legalmente establecidos a fin de cobrar, pudiendo existir posesión de la

cosa por el acreedor (prenda, anticresis) o no haberla (hipoteca).

2- Facultad de exclusión: Tiene 2 aspectos:

- Preventivo: la posibilidad de poner la cosa en condiciones que evite la puntual

intromisión o perturbación de terceros. - Represivo: Conjunto de medidas tendentes a poner fin a una perturbación o lesión que se ha consumado ya.

PREVENTIVO

388Cc: propietario cerrar sus fincas o heredades 384Cc: propietario o titular derecho real a proceder al deslinde La acción de mantenimiento en la posesiónperturbación o lesión que se ha consumado ya. PREVENTIVO REPRESIVO PETITORIAS reivindicatorias (restitución de

REPRESIVO

La acción de mantenimiento en la posesión REPRESIVO PETITORIAS reivindicatorias (restitución de cosa,

PETITORIAS reivindicatorias (restitución de cosa, ocupas)

DECLARATIVAS confesorias o negatorias (declaraciones derecho)

3- Facultad de oponer la titularidad real El derecho real es oponible ante terceros (oponibles erga omnes), han de tolerar el ejercicio de los poderes y facultades que constituyen su contenido Respetar el sucesor de la propiedad el usufructo o la servidumbre

4- Facultad de persecución o reipersecutoriedad: Atribuye a su titular la posibilidad legalmente protegida de perseguir o ir a buscar la cosa donde quiera que esté y quien quiera que sea la persona que la detente. Propietario puede reclamar que su derecho sea reconocido mediante:

- una acción declarativa frente a quien la desconozca

- acción reivindicatoria para obtener la restitución de la cosa de quien la detenta indebidamente

- acción confesoria para ser reconocido frente a cualquiera en cada momento que ostente la propiedad.

5- Facultad de disposición: Posibilidad que tiene un titular de enajenar, ceder o transferir su derecho a terceros, o de autolimitarlo constituyendo derechos menores (constituir un usufructo sobre finca de su propiedad) o extinguirlo mediante la renuncia o bien por la muerte de usufructuario “principio de elasticidad del dominio”, por la que vuelve a tener plenos poderes en el dominio.

6- Facultad de preferencia o prioridad “prior tempore potior iure”: Afirmación de que para los derechos reales vale la regla que entre varios concedidos de la misma naturaleza por un mismo titular sobre la misma cosa y eventualmente incompatibles entre ellos, el adquirido anteriormente prevalece y excluye al adquirido posteriormente. La antigüedad de los derechos a efectos de resolver la colisión se mide por la fecha en que se hubiera llevado válida y eficazmente a cabo el acto constitutivo, aunque atendiendo también a la publicidad del RP cuando producen efectos frente a terceros.

¿Pueden existir varios derechos reales sobre una misma cosa simultáneamente? La existencia de un Derecho Real, no impide la constitución de otro posterior de la misma o de distinta naturaleza.

- Misma naturaleza: se aplica la regla “prior tempore potior iure”, de manera que el

derecho más antiguo es preferido al más moderno y lo excluye mientras subsiste. Los derechos posteriores serán incompatibles pero no desaparecerán, sino que quedarán expectantes, pendientes de la desaparición del derecho preferente. Jesús sobre su piso constituye primero un usufructo a favor de “Abderahim” y otro posterior a favor de “Alfonso”. Abderahim tiene un pleno disfrute y el de Alfonso permanecerá expectante mientras el primero subsiste. Ahora bien si con Abderahim lo constituye en documento privado y el de Alfonso lo hace en documento público, se considerará más antiguo el de Alfonso pues la fecha del documento privado no produce efectos frente a 3º.

- De distinta naturaleza: por suponer cada uno de ellos utilizaciones diferentes o

diversos servicios (servidumbre de paso y después otra acueducto sobre misma finca). En estos casos la compatibilidad es completa y por tanto plenamente válidos, ahora bien, en caso de colisión o limitación por el derecho posteriormente constituido, se aplica también el principio de la preferencia del derecho más antiguo: los derechos posteriores no pueden perjudicar a los derechos anteriores.

1/1/2000 USUFRUTO 5/2/2001 HIPOTECA

los derechos anteriores. 1/1/2000 USUFRUTO 5/2/2001 HIPOTECA ejecución sobre la propiedad, debiendo ser vendida

ejecución sobre la propiedad, debiendo ser vendida respetando el derecho real de usufructo

B) PROHIBICIONES DE DISPONER:

La prohibición de disponer engloba todas las limitaciones que sufre el titular de un derecho real en su facultad de disposición. En algunos casos el titular del derecho subjetivo de carácter real no puede utilizar su facultad de disposición sobre el mismo, pudiéndose prohibir de manera total o bien de manera parcial. Se le permite vender la finca pero no donarla Cabe incluso someterla a determinados condicionamientos si quiere disponer Local no se podrá vender a persona que vaya a instalar ciertos negocios

Las prohibiciones de disponer nacen… 1- DE LA LEY: el Cc sólo regula las prohibiciones de disponer en las adquisiciones a título gratuito: testamentariamente y donaciones con clausula de reversión. Testamentariamente: admite su eficacia siempre que no supere los límites fijados en el 781Cc en las “sustituciones fideicomisarias” (Juan testa a favor de su hijo Pepe el cual cuando tenga 60 años pasará a su hermano menor), pero declara nulas las prohibiciones perpetuas. Donación con cláusula de reversión: por la cual por una condición el bien vuelve a la propiedad del 3º.

La Ley Hipotecaria ha regulado el acceso al RP de las prohibiciones de disponer, necesario para su publicidad y oponibilidad a tercero, concediéndolo a las impuestas por testador o donante “en actos o disposiciones de última voluntad, matrimoniales, donaciones y demás actos a título gratuito” y negándolo para los no gratuitos (salvo que sirvan para asegurar su cumplimiento: hipoteca o garantía real) Si título de prohibición estaba inscrito: negocio que lo contradiga nulo y RP cerrado Si título no estaba inscrito: negocio eficaz, que habrá que observar si 3º conocía o no la prohibición para la indemnización de daños y perjuicios.

2- DE AUTORIDAD JUDICIAL O ADMINISTRATIVA: las decreta dentro de las facultades legales que pueden tener al respecto.

las

prohibiciones de disponer en las donaciones y testamentos, debe concluirse que los negocios jurídicos onerosos se interpreta como que es materia dejada a la “libre autonomía de la voluntad” de los interesados, debiendo respetar en todo caso el art

3-

VOLUNTAD

DE

LOS

PARTICULARES:

Dado

que

el

Cc

sólo

conoce

1255Cc.

La prohibición de disponer en actos o negocios jurídicos onerosos, no es en principio oponible ante 3º, cuyo incumplimiento origina la exigencia de indemnización de daños

y perjuicios, pero el 3º no se verá afectado en su adquisición (salvo que la conociera).

2.2.2.2. LALALALA DISTINCIÓNDISTINCIÓNDISTINCIÓNDISTINCIÓN ENTREENTREENTREENTRE DERECHOSDERECHOSDERECHOSDERECHOS REALESREALESREALESREALES YYYY DERECHOSDERECHOSDERECHOSDERECHOS DEDEDEDE CCCCRÉDITO.RÉDITO.RÉDITO.RÉDITO. LASLASLASLAS FIGURASFIGURASFIGURASFIGURAS INTERMEDIASINTERMEDIASINTERMEDIASINTERMEDIAS

- La doctrina clásica distingue dentro de los Derechos patrimoniales, los Derechos Reales y los de Crédito. Cuyas diferencias expresamos ya en pag.4.

- Pero la distinción entre Derecho Real y de Crédito no es puramente científica o

dogmática, sino que es utilizada por el Código Civil, donde existen una porción de normas de las cuales se extraen abundantes CONSECUENCIAS JURIDICAS:

Según el medio de adquisición y transmisión

- En los Derechos Reales (art 609Cc): se exige por medio de los contratos de tradición

“traditio” o entrega de la cosa, lo que no ocurre tratándose de derechos personales.

- Crédito (1905Cc): el acreedor en una relación jurídica por la que tiene derecho a que

se le entregue una cosa, no adquiere ningún derecho real hasta que sea entregada, teniendo hasta entonces derecho a una prestación simplemente.

Según la forma de los actos y contratos

- En los Derechos Reales (art 1280.1ºCc): con carácter general a los actos y contratos constitutivos, transmisivos, modificativos o extinción de derechos reales sobre inmuebles, se exige escritura pública.

- Crédito: en estos no se aplica.

En lo que afecta a terceros y publicidad:

- En los Derechos Reales (art 606Cc): los títulos de dominio u otros derechos reales

sobre bienes inmuebles, que no estén debidamente inscritos o anotados en RP, no perjudican a terceros.

- Crédito (art 9RH): no inscripción de obligaciones o derechos personales, sin perjuicio de la inscripción de garantías reales o anotaciones para su efectividad (hipoteca, embargo).

En materia procesal:

Las acciones personales y las reales se rigen por distintas normas sobre la competencia judicial para conocer sobre ellas (art. 52.1 LEC).

Prescripción adquisitiva o usucapión:

- En los Derechos Reales (art 1930/1940Cc): El dominio y los derechos reales pueden

adquirirse por prescripción adquisitiva ordinaria o extraordinaria.

- Crédito: desconociéndose la prescripción adquisitiva de los derechos personales o de

crédito.

Prescripción extintiva:

Diferente régimen jurídico en orden a la prescripción de uno y otro tipo de derechos.

- En los Derechos Reales (art 1962/1963Cc): 6 años muebles y 30 sobre inmuebles.

- Crédito (art 1964Cc): en las acciones personales, 15 años como norma general.

ACCIONES REALES

personales, 15 años como norma general. ACCIONES REALES MUEBLES (1962Cc) 6 años INMUEBLES (1963Cc) 30 años

MUEBLES (1962Cc) 6 años

INMUEBLES (1963Cc) 30 años REG.PROP

ACCIONES

6 años INMUEBLES (1963Cc) 30 años REG.PROP ACCIONES HIPOTECARIAS 20 años (1964Cc) PERSONALES 15 años

HIPOTECARIAS 20 años (1964Cc)

PERSONALES 15 años (regla general del 1964Cc)

B) FIGURAS INTERMEDIAS --- “IUS AD REM”: Su concepto aparece en la Edad Media para explicar algunos supuestos típicos de los feudos y los beneficios eclesiásticos. El derecho sobre los bienes del feudo o del beneficio “ius in re”, sólo lo adquiere el feudatario o el clérigo beneficiario cuando el señor ha realizado la “investidura” o el superior clérigo han efectuado “la colación” del beneficio. Mientras que no se realicen estos actos formales, que le daría “ius in re”, sino que sean tan solo simbólicos, tienen un “ius ad rem”. En la doctrina medieval está en esa situación quien “tiene un título que le da derecho para adquirir la cosa determinada, cuando todavía no ha adquirido dicha cosa mediante la necesaria adquisición de la posesión de la misma”.

--- DERECHO REAL “IN FACIENDO”: Sujeto propietario gravado con un derecho real, teniendo la obligación de realizar prestaciones de hacer o no hacer o de dejar hacer. Un ejemplo se contempla en el art 533Cc, el cual impone al dueño del predio sirviente la obligación de hacer, dejar hacer o le prohíbe de hacer algo en relación con la servidumbre

--- OBLIGACIÓN PROPTER REM: Son las que generan a cargo del obligado un auténtico deber de prestación (= q relación obligatoria). Su particularidad se halla en que el sujeto pasivo de esa obligación se individualiza por su posición jurídica: titular del derecho real sobre una cosa, siendo el que en cada momento ostente esa posición el obligado a ejecutar la prestación. En materia de servidumbre (599Cc) que el dueño del predio sirviente se obligue, al constituirse la misma, a costear las obras necesarias para su uso y conservación. Estamos ante una obligación, que tendrá como sujeto pasivo a quien sea dueño de la finca (no Juan o Pedro como personas individualizadas, sino el que reúna la cualidad de dueño del predio sirviente, sea quien sea).

--- LAS CARGAS REALES (CENSOS): Es una variedad de las obligaciones propter rem. Se entiende por carga real un gravamen que pesa objetivamente sobre un fundo, por el que cualquier propietario del mismo está obligado a realizar prestaciones positivas en favor del dueño de otro fundo o de una persona determinada. Se diferencian de las propter rem, en que las cargas reales producen acción real sobre la finca gravada y las propter rem someten al deudor en caso de incumplimiento a las responsabilidades genéricas del 1911Cc, es decir, contra su patrimonio. En nuestro Derecho Civil censos de los arts. 778 y 1604.

- Consignativo: pago obedece a la recepción de un capital o adquisición del dominio

- Reservativo: propiedad con pago a plazos en obras benéficas o pensiones periódicas

- Enfitéutico: propiedad semiplena (cesión del propietario del dominio útil)

3.3.3.3.

CCCC LASIFICACIÓNLASIFICACIÓNLASIFICACIÓNLASIFICACIÓN DEDEDEDE LOSLOSLOSLOS DERECHOSDERECHOSDERECHOSDERECHOS REALESREALESREALESREALES

DERECHOSDERECHOSDERECHOSDERECHOS REALESREALESREALESREALES A) PROVISIONALES POSESIÓN: La posesi ón es una

A)

PROVISIONALES

POSESIÓN: La posesi ón es una situación de hecho, si un tercero d emuestra que es propietario, el derecho de posesión cede ante el suyo (de ahí que sea provisional).

B)

DEFINITIVOS

En esta categoría se encue ntran los derechos reales plenos y los limita dos.

B1) PLENOS PROPIEDAD: Es el de recho real por excelencia, su prototipo. Es el que significa el máximo grado de pode r sobre una cosa que se reconoce a su titula r, el dominio. PROPIEDAD ORDIN ARIA La regulada en Cc (véase tema 4)

r sobre una cosa que se reconoce a su titula r, el dominio. PROPIEDAD ORDIN ARIA

PROPIEDAD SEPAR ADA art 396Cc y LPH (tema 7)

Un edificio, urbanización o finca que tiene una parte privada (el domic ilio) y otra parte

que

llevan a la copropiedad d e elementos comunes. Cada piso es un obje to autónomo de

de uso común como las z onas comunes de la finca (ascensor, rellan o, tejado,

)

propiedad, pero vinculado

obligaciones de mantenim iento sobre esas zonas comunes en una pro porción regulada

al resto. Cuando compramos un piso, adq uirimos también

por la Ley de Propiedad Ho rizontal.

B2) LIMITADOS Frente a la propiedad se colocan los derechos reales limitados, derechos fraccionarios o derechos en cosa ajena “iura in re aliena”.

- Cuando se habla de derechos reales limitados, lo que se quiere decir es que son

limitados ellos mismos frente a la ilimitación relativa del dominio. La propiedad presenta mayores y más amplias posibilidades de ejercicio (uso, disfrute, consumición,

disposición) los cuales DR limitados reciben solo alguna de esas facetas de la propiedad

y a su vez limitan, comprimen o impiden el libre ejercicio de la propiedad no otorgando el pleno poder sobre el objeto.

- También se llaman derechos en cosa ajena, presuponiendo la propiedad y que además

esa propiedad deba pertenecer a otra persona. Nuestro derecho no conoce DR limitados sobre cosa propia, porque cuando la titularidad de la propiedad y de un DR limitado recaen sobre la misma persona, se produce la extinción por consolidación del DR

limitado.

Atendiendo a la función económica que cumplen, podemos distinguir entre:

1- DERECHOS REALES DE GOCE: Su función es proporcionar a su titular la utilización o explotación, total o parcial de un bien ajeno; así como, en algún caso, de la adquisición de los frutos que producen. Dentro de los DR de goce:

Recaen sobre muebles o inmuebles: usufructo, uso y habitación

1.1- Usufructo (467Cc): Derecho de usar y disfrutar una cosa ajena sin dañarla. Obtiene

todas las utilidades de la misma, incluso los frutos de ésta, menos la propiedad, siendo este un derecho vitalicio (se extingue con la muerte del titular del usufructo salvo que se pacte un plazo más corto por adjudicarlo a un fin concreto).

1.2 - Uso (524Cc): Es un usufructo a la medida del usuario. Sería un usufructo limitado, permite la obtención de los frutos en función de las necesidades del usuario.

1.3- Habitación (524 y 822 Cc): Uso en el que no hay fruto, sólo se tiene derecho al uso, no al disfrute. Se considera que la habitación es una modalidad de uso, aunque sólo puede recaer sobre bien inmueble. Se regula en caso de discapacitados (822Cc).

Recaen sobre inmuebles: servidumbre, censos, superficie, sobre/subedif y x turnos 1.4- Servidumbres: derecho real sobre cosa ajena que atribuye el derecho a obtener una utilidad parcial de una finca ajena. Es el único derecho real junto a la propiedad que es indefinido o perpetuo. “Una finca es esclava de otra”. La servidumbre básicamente es parcial, una finca es sierva de otra. En las personales quien tiene derecho de servidumbre no es otra finca sino una persona, es la servidumbre personal.

Servidumbres prediales: lo normal

Servidumbres personales: las permitidas en 531Cc.

1.5- Cargas reales o censos: distintos en la forma de constitución (véase pag.9)

1.6- Superficie: derecho a edificar en suelo ajeno y hacerse dueño de lo edificado. Esa propiedad superficiaria es temporal, tiene un límite de tiempo porque en la medida que eso está gravando su propiedad, el propietario querrá recuperar la totalidad de los derechos. La duración de este derecho no puede ir más allá de 99 años, lo edificado entonces pasará a ser propiedad del dueño del suelo.

1.7- Sobreelevación (vuelo): derecho a edificar sobre un edificio, construyendo nuevas plantas o pisos. En este derecho que tiene que estar en propiedad horizontal si hubiera ya varias plantas, y si fuera la primera vez hubiera que constituirlo (cada individuo es dueño de una planta, y el que ha hecho la casa tiene derecho a sobreelevación). La diferencia con el derecho de superficie es que las plantas que se hagan posteriormente serán de propiedad perpetua del que edifica. Cuando se haya construido eres propietario definitivo de lo que has construido, sin existir limitación temporal.

1.8- Subedificación: derecho a edificar por debajo de la rasante (garajes, sótanos). Es el mismo derecho que la sobreelevación pero al contrario. El propietario puede constituir estos dos últimos derechos cuando quiera, aunque lo normal es hacerlo antes.

1.9- Aprovechamiento por turno: atribuye al titular la facultad de disfrutar con carácter exclusivo, durante un periodo específico de cada año consecutivo o alternativo, un alojamiento susceptible de utilización independiente y con el mobiliario adecuado al efecto, así como de la prestación de servicios complementarios. Su disfrute no abarca las alteraciones del alojamiento ni su mobiliario. El periodo anual de aprovechamiento no podrá ser nunca inferior a 7 días seguidos pudiendo los turnos tener la misma duración. La duración del régimen será superior a 1 año e inferior a 50 años, a contar desde la obligatoria inscripción en el Registro de la Propiedad.

2- DERECHOS REALES DE GARANTÍA: otorgan a su titular la facultad de enajenar la cosa afectada, mediante los trámites legalmente establecidos al efecto, para obtener el valor de la misma. Son derechos de garantía porque, mediante ellos, se asegura el cumplimiento de una obligación, de que es acreedor el titular del derecho real. Se les llama derechos de realización del valor porque su contenido esencial es el ius distraendi (poder jurídico dirigido a enajenar un bien de una manera forzosa, se hace en una pública subasta y con el dinero obtenido se paga la deuda).

Recaen sobre muebles:

2.1- La prenda (1863Cc): Para constituirla, el deudor tiene que entregar la posesión del objeto. El acreedor adquiere la posesión de la cosa y así se crea la garantía en bienes muebles (si no, sería de fácil desaparición del patrimonio por parte del deudor). Lo más común son los empeños de oro y joyas, Monte de Piedad

2.2- Prenda sin desplazamiento posesorio: se puede dar en prenda algo sin ceder la posesión. Se constituye solamente sobre muebles sin entregar la posesión cuando estos bienes son susceptibles de identificación. Un coche, taxi, camión, rolex.

2.3- Hipoteca mobiliaria: se aplica el esquema de la hipoteca a bienes inmuebles, pero aplicado a bienes muebles. Son bienes muebles pero que se pueden registrar en un registro especial distinto del RP, el Registro de Bienes Muebles.

Recaen sobre inmuebles:

2.4- Hipoteca: de obligatoria inscripción en el RP. El deudor no se desprende de la posesión, pero en el asiento en el RP limita sus facultades. Ej.la casa está hipotecada.

Hipoteca directa: pido dinero al banco para comprarme una casa.

Hipoteca inversa: soy propietario de una casa libre de cargas, y para compensar mi baja pensión, le vendo la casa al banco, recibiendo pasta y dejándome en usufructo vitalicio en esa casa.

2.5- Anticresis: es una prenda de inmuebles. El acreedor se queda con la posesión de la finca fructífera, entonces se paga el préstamo con los frutos de la finca. En la práctica esto no se da. Lo que sí se emplea es el pacto anticrético que se une a la hipoteca, se hace una hipoteca pero se pacta que si no se pagan los vencimientos el banco tiene la opción de empezar a explotar la finca para cobrar la deuda y los intereses hasta el momento del embargo y la posterior subasta pública.

3- DERECHOS REALES DE ADQUISICIÓN:

Estamos ante un tipo de derechos reales discutidos por la doctrina, por su polémica en torno a la naturaleza real o no real de estas figuras 3.1- Derecho de tanteo y de retracto: Por virtud de los derechos de tanteo y retracto se confiere por la Ley a la persona que se encuentra en una determinada situación jurídica (arrendatario, enfiteuta, colindante, comunero…) la facultad de adquirir una cosa cuando su propietario ha decidido venderla. Son simples facultades de disposición, que determinan la posibilidad de decidir la configuración de la situación jurídica. Esta facultad de adquirir una cosa determinada cuando:

- Tanteo: Facultad de adquirir una cosa con preferencia sobre 3º en las mismas condiciones, determinada cuando su propietario ha decidido venderla - Retracto: posteriormente a cuando la ha enajenado efectivamente a un 3º

En ambos casos, el titular de estos derechos puede hacerlos efectivos no solo contra la persona a quien el propietario ha enajenado la cosa, sino también frente a los sucesivos adquirientes de la misma.

3.2- La opción de compra: El titular de la opción tiene la facultad de adquirir la cosa objeto del contrato de opción pagando el precio pactado con el concedente. La opción no otorga un derecho inmediato y directo, y además no puede hacerse valer frente a un tercero adquiriente (salvo inscripción registral). En caso de incumplimiento deberá abonar la correspondiente indemnización por daños y perjuicios. Actualmente la Ley permite la inscripción en el RP de las opciones de compra de bienes inmuebles cuando en el contrato aparezca:

1) Convenio expreso de las partes 2) Precio estipulado para adquisición de la finca 3) Plazo para la ejecución de la opción, máximo de 4 años.

4.4.4.4. LALALALA AUTONOMÍAAUTONOMÍAAUTONOMÍAAUTONOMÍA PRIVADAPRIVADAPRIVADAPRIVADA ENENENEN LALALALA CREACIÓNCREACIÓNCREACIÓNCREACIÓN DEDEDEDE LOSLOSLOSLOS DERECHOSDERECHOSDERECHOSDERECHOS

REALES.REALES.REALES.REALES. ELELELEL PROBLEMAPROBLEMAPROBLEMAPROBLEMA DELDELDELDEL NUMERUSNUMERUSNUMERUSNUMERUS CLAUSUSCLAUSUSCLAUSUSCLAUSUS OOOO NUMERUSNUMERUSNUMERUSNUMERUS AAAAPERTUSPERTUSPERTUSPERTUS

DEDEDEDE LOSLOSLOSLOS DERECHOSDERECHOSDERECHOSDERECHOS REALESREALESREALESREALES

Trata de determinar cuál es el juego de la autonomía privada en la creación de los derechos reales. ¿Pueden existir otros derechos reales atípicos, distintos a los ya vistos? Históricamente este problema ha tenido dos soluciones:

Numerus apertus: la autonomía privada puede crear los derechos que quiera Numerus clausus: Los derechos están tasados y no hay más que los que determina la ley. En el derecho español el Cc guarda silencio al respecto. La doctrina mayoritaria acepta la solución del numerus apertus, cabe la posibilidad de que la autonomía privada pueda crear derechos reales innominados o atípicos. Argumentos:

El Cc no contiene ninguna prohibición de que los particulares puedan crear nuevos derechos reales, ni tan siquiera existe en él, un precepto que establezca una lista de los derechos que son derechos reales, ni abierta ni cerrada.

A tenor literal del art.2 2º de la Ley hipotecaria En los Registros expresados en el artículo anterior se inscribirán: Los títulos en que se constituyan, reconozcan, transmitan, modifiquen o extingan derechos de usufructo, uso, habitación, enfiteusis, hipoteca, censos, servidumbres y otros cualesquiera reales”.

Art. 7 del reglamento hipotecario Conforme a lo dispuesto en el artículo 2 de la Ley, no sólo deberán inscribirse los títulos en que se declare, constituya, reconozca, transmita, modifique o extinga el dominio o los derechos reales que en dichos párrafos se mencionan, sino cualesquiera otros relativos a derechos de la misma naturaleza, así como cualquier acto o contrato de trascendencia real que, sin tener nombre propio en derecho, modifique, desde luego, o en el futuro, algunas de las facultades del dominio sobre bienes inmuebles o inherentes a derechos reales.”.

Es un problema más teórico que práctico porque la jurisprudencia de la Dirección General de Registros y del Notariado, sumamente vinculante en la materia, se muestra favorable a la inscripción cuando se crea un derecho real distinto de los legales,

mostrándose a favor del “numerus apertus”, y aún más cuando se trata en materia de urbanismo, nuevas necesidades económicas como “la multipropiedad” (regulada en Ley 42/1998), pero pone muchas cortapisas para la inscripción, exigiendo:

1º La figura creada ha de reunir los requisitos típicos de los derechos reales (poder directo e inmediato) 2º Que no contradiga el orden público (orden público económico) 3º Necesaria la perfecta descripción del objeto gravado y del derecho que pretende inscribirse 4º Cumplirse los requisitos de forma exigibles para el acceso al Registro (escritura pública) 5º Necesidad específica de tutela jurídica, a través de la creación del derecho real de los intereses de las partes.

- Derechos de goce se pueden crear derechos reales atípicos (con régimen jurídico distinto). - Derechos de garantía no se permite la autonomía de la voluntad, manteniéndose un rígido “numerus clausus”. - Derechos de adquisición y cargas reales se permiten perfectamente cuando guardan paralelismo o semejanza con los tipificados legalmente.

5.5.5.5. LALALALA ADQUISICIÓNADQUISICIÓNADQUISICIÓNADQUISICIÓN YYYY TRANSMISIÓNTRANSMISIÓNTRANSMISIÓNTRANSMISIÓN DEDEDEDE LOSLOSLOSLOS DERECHOSDERECHOSDERECHOSDERECHOS REALESREALESREALESREALES LALALALA TEORÍATEORÍATEORÍATEORÍA DELDELDELDEL TÍTULOTÍTULOTÍTULOTÍTULO YYYY ELELELEL MODOMODOMODOMODO

I. MODOS DE ADQUIRIR LOS DERECHOS REALES Art. 609 Cc: La propiedad se adquiere por la ocupación. La propiedad y los demás derechos sobre los bienes se adquieren y transmiten por la ley, por donación, por sucesión testada e intestada, y por consecuencia de ciertos contratos mediante la tradición. Pueden también adquirirse por medio de la prescripción”.

Modos de adquirir la propiedad y los demás derechos reales:

1.

La ocupación: modo originario de adquirir la propiedad. Los derechos reales “in re aliena” no pueden adquirirse por ocupación así como tampoco los bienes inmuebles, puesto que debe mediar otro negocio jurídico. Distinto es el caso de los bienes muebles que sí pueden serlo.

2.

La ley.: juega un proceso de creación de derechos reales aunque con ámbito bastante limitado. Servidumbres que legislador obliga a construir, usufructo legal al cónyuge viudo

3.

Donación: Contrato traslativo por el que se transmite automáticamente la propiedad

4.

Sucesión mortis causa: testada o intestada, específico fenómeno de la transmisión por causa de muerte de un patrimonio (herencia).

5.

Por consecuencia de ciertos contratos mediante la tradición.

6.

Prescripción adquisitiva: la usucapión, modo originario.

II. CLASIFICACIÓN DE LA ADQUISICIÓN

Adquisición originaría (ocupación bienes muebles, usucapión): aquella que hace adquirir la propiedad independientemente de cualquier otra persona y por tanto, necesariamente libre de toda carga. Derecho adquirido nace nuevo, no existe derecho del anterior titular. Normalmente suele coincidir con el nacimiento porque al ser independiente a la titularidad anterior es que no existía la adquisición la ocupación. Hay casos en que se puede adquirir derecho ya nacido por el mero transcurso del tiempo fijado en la ley la usucapión

Adquisición derivativa (Ley, sucesión, donación o contrato traslativo): Los que hacen adquirir una propiedad fundada en un precedente derecho que tenía otra persona y, por tanto, sujeta a las mismas características, facultades, cargas, … que presentaba el dueño precedente. Hay una relación jurídica entre el anterior titular (transmitente o causante) y el nuevo titular (adquiriente o causahabiente) en relación a esa relación el primero cede o pierde el derecho y el segundo lo adquiere.

Adquisiciones especiales (a non domino): La dinámica del dominio y de los derechos reales se asienta sobre el principio básico: “nemo plus iura ad alium…”, por la cual nadie puede transferir la titularidad de un derecho real que no tiene, ni tampoco constituir a partir del dominio, otros derechos reales de contenido menor (usufructo, servidumbre,…), nada se adquirirá en semejante situación.

La protección a la apariencia de titular, crea una protección jurídica y del comercio de los bienes, que tutela la confianza y expectativas puestas por terceros en determinadas situaciones con sacrificio del titular verdadero. Los requisitos para la adquisición por un no propietario “non domino”:

1º- Ha de tratarse de una adquisición que se realiza como derivada o procedente de un nom dominus (transmisión de inmueble por quien no es propietario). 2º- La adquisición ha de realizarse a título oneroso 3º- El adquiriente ha de tener buena fe (subjetiva: creer en poder del transmitente o ignorar su falta + objetiva: situación de apariencia razonable) La protección que se dispensa a 3º que reúna estas condiciones se regulan:

o

Bienes muebles: art. 464 CC

o

Bienes inmuebles: art. 34 Ley hipotecaria.

III. LA TEORÍA DEL TÍTULO Y EL MODO La llamada teoría del título y el modo, tradicional en nuestra doctrina jurídica e inspiradora de regulación en nuestro Cc, nace de una interpretación causalista del sistema romano.

“La traditio” por sí sola no sirve para transmitir el dominio, sino va precedida de un negocio jurídico antecedente que justifica la transmisión.

Es necesario pues: CONTRATO ANTECEDENTE + TRASPASO POSESORIO - “Titulus” Contrato antecedente, causa remota o “iusta causa” - “Traditio” Traspaso posesorio, causa próxima o modo de adquirir.

Si únicamente existe “titulus”, habrá una simple relación con puro valor obligacional. Si únicamente “traditio” no fundada en titulus, habrá traspaso posesorio pero no verdadera transmisión de la propiedad.

La teoría del título y el modo es aplicable a la transmisión de la propiedad y los demás derechos reales. Excepto:

i. La hipoteca que requiere otro requisito más: la inscripción en el registro de la propiedad.

ii. Las servidumbres negativas que no exigen el modo ya que no se pueden poseer.

IV. LA TRADICIÓN La tradición consiste en la entrega material de la cosa transmitida, que hace el “tradens al accipiens” y que éste acepta. Pero la entrega por si sola es un acto incoloro, que puede obedecer a múltiples fines (adquirir la propiedad, custodia, préstamo de uso, ect). Por ello, es usual la afirmación de que ha de ir acompañada de la voluntad de transferir y adquirir el dominio o derecho real. La entrega o traditio por sí sola no sirve para trasmitir el dominio, para que la traditio pueda producir la transmisión del dominio se necesita un negocio jurídico antecedente que sirva de justa causa para la transmisión.

La tradición se mueve en 2 planos: el personal y el real.

Personal: la obligación que la ha de preceder

Real: traspaso posesorio real, simbólico o ficticio que produce la adquisición del dominio o del derecho real

A) ENTRE LAS FORMAS DE TRADICIÓN:

En nuestro Cc hay que acudir básicamente:

Art. 438Cc determina las formas de adquirir la posesión. Arts. 1462/1463/1464Cc referidos al cumplimiento por el vendedor de su obligación de entrega de cosa vendida.

Las formas de tradición serían:

a) Traditio real: efectiva entrega material de la cosa. Puede ser el paso de mano a mano tratándose de muebles, o la ocupación material si son inmuebles. Hay entonces la denominada “puesta en poder y posesión”. Art 1462.1ºCc: “Se entenderá entregada la cosa vendida, cuando se ponga en poder y posesión del comprador.

b) Traditio simbólica: Cuando la transmisión del dominio no va ligada al traspaso

material de la posesión de la cosa, sino a la entrega de una cosa accesoria en la que queda simbolizada la principal. Dos casos regulados en Cc:

La entrega de llaves del lugar o sitio en que se hallen almacenados o depositados los muebles, si se trata de la entrega de estos. Referido a muebles pero ningún problema en admitirlo en inmuebles:

Art 1463Cc: “Fuera de los casos que expresa el artículo precedente, la entrega de los bienes muebles se efectuará: por la entrega de las llaves del lugar o sitio donde se hallan almacenados o guardados…”

La entrega al adquiriente de los títulos de pertenencia de bienes incorporales y extensivo por la jurisprudencia a los corporales:

Art 1464Cc: “Respecto de los bienes incorporales, regirá lo dispuesto en el párrafo segundo del artículo 1.462. En cualquier otro caso en que éste no tenga aplicación se entenderá por entrega el hecho de poner en poder del comprador los títulos de pertenencia, o el uso que haga de su derecho el mismo comprador, consintiéndole el vendedor.

c) Acuerdo de las partes: En relación con la tradición de bienes muebles:

Art 1463Cc: “…y por el solo acuerdo o conformidad de los contratantes, si la cosa vendida no puede trasladarse a poder del comprador en el instante de la venta, o si éste la tenía ya en su poder por algún otro motivo.

i.

Traditio brevi manu (entrega con la mano corta): el adquirente ya tiene la posesión de la cosa. De arrendatario pasas a propietario.

ii.

Traditio longa manu (traditio con la mano larga): si la cosa vendida no puede trasladarse a poder del comprador en el instante de la venta, porque son difíciles de transportar.

iii.

Constitutum possessorium (constituto posesorio): El transmitente va a seguir manteniendo la posesión, pero con otro título. De propietario pasas a arrendatario.

d) Otorgamiento de escritura pública: Aplicable a bienes muebles e inmuebles:

Art 1462.2º Cc: “Cuando se haga la venta mediante escritura pública, el otorgamiento de ésta equivaldrá a la entrega de la cosa objeto del contrato, si de la misma escritura no resultare o se dedujere claramente lo contrario”.

e) Tradición de bienes incorporales: Para esos bienes, el 1464 se remite a 1462.2º y subsidiariamente admite como formas de entrega el uso que el derecho haga el adquiriente con consentimiento del “tradens” y la entrega por este a aquel de los títulos de pertenencia.

B) TRADICIÓN VS INSCRIPCIÓN La inscripción no altera la teoría del título y del modo. Al registro hay que ir ya siendo propietario (es decir ir teniendo ya el título y el modo). De tal forma que si lo inscribes pero te falta el modo, no adquieres la posesión sólo por haberte inscrito (no somos propietarios). La inscripción no altera la forma de adquirir, al registro hay que ir con una transmisión consumada, hay que ir con el título y el modo. Para ir al registro se tiene que haber hecho una escritura pública (los escritos privados no entran al registro). En la mayor parte de los casos cuando yo inscriba ya tendré la traditio porque tendré la traditio instrumental. Para los casos en que no tenga el modo, la idea básica es que la inscripción produce la tradición. En conclusión la inscripción no suple a la tradición.

6.6.6.6. LALALALA EXTINCIÓNEXTINCIÓNEXTINCIÓNEXTINCIÓN YYYY PÉRDIDAPÉRDIDAPÉRDIDAPÉRDIDA DEDEDEDE LOSLOSLOSLOS DERECHOSDERECHOSDERECHOSDERECHOS REALESREALESREALESREALES

1- Pérdida de la cosa: Es causa de extinción del derecho real, pero para que se

produzca este efecto la pérdida ha de ser total. Una pérdida parcial no supone más que una modificación objetiva del derecho real, que continúa existiendo sobre la parte subsistente de la cosa. Es indiferente que la perdida haya sido fortuita, negligente o dolosa. Si un tercereo destruye la cosa por negligencia o dolo, sujeto obligado a indemnizar daño y perjuicio producido, pero derecho real queda extinguido. También hay pérdida de la cosa cuando ésta queda inapta para servir a su destino económico, así como cabe también la “pérdida o destrucción jurídica del derecho”.

2-

Consolidación:

cuando

se

extingue

el

consolidación. Se da en 3 supuestos:

derecho

real

limitado

se

produce

la

Concurren en la misma persona el titular del derecho real de propiedad y el derecho real limitado, se extingue el derecho real limitado por consolidación.

El derecho real se extingue cuando en la misma persona se da la cualidad de titular dominical y de titular del derecho real que lo grava.

Cuando fallece la persona titular del derecho real vitalicio que grava la propiedad o en su caso, termina la obligación temporal que recae sobre ella.

Nadie puede ostentar un derecho real sobre su propia cosa, pues cuando se puede obtener de la cosa su más amplia utilidad no se justifica que otro título autorice a obtener una utilidad más reducida “teoría de la elasticidad del dominio”.

La consolidación no puede operar en perjuicio de terceros. Si el derecho real está gravado con otro derecho real, aquél frente al titular de éste, subsistirá como si la consolidación no se hubiese producido (art. 107.1º L.H)

3- Renuncia: Negocio jurídico unilateral por el cual el titular de un derecho subjetivo lo extingue espontáneamente. La renuncia no necesita para su efectividad el conocimiento ni el consentimiento de la persona favorecida. - Si eres titular la cosa deviene nullius (en España pasa a ser patrimonio del Estado). - Si proviene de derecho limitado recobra el dominio su plenitud al desaparecer el derecho real en que se habían concentrado (consolidación).

La renuncia para ser eficaz, no ha de perjudicar a terceros, al igual que consolidación, subsisten frente a ese tercero los derechos que recaían sobre el derecho renunciado.

4- Abandono: es una forma de renuncia que se caracteriza por la desposesión de la cosa. El ánimo de renunciar o abandonar, puede tenerse después de la perdida de la posesión como coetáneamente con el hecho de dejar de poseer. Cuando tiras un libro porque estás harto ya de él. El abandono del titular del derecho de propiedad, no supone la extinción de los derechos reales limitados constituidos sobre él.

5- Revocación: Hay revocación de la propiedad cuando, en virtud de un cambio de voluntad del que transmitió la cosa, permitido por la ley, la misma vuelve a su patrimonio. Se requiere una primera voluntad positiva de transmitir el dominio y la efectiva transmisión. Mediante la revocación se destruye la enajenación. No son casos de revocación de la propiedad la nulidad ni la anulabilidad.

6- Expropiación forzosa: La expropiación forzosa por motivos de utilidad pública e interés social lo mismo recae sobre la propiedad que sobre otros derechos o intereses legítimos. Pierdes la titularidad a cambio de una indemnización.

TEMATEMATEMATEMA 2.2.-2.2.--- LALALALA POSESIONPOSESIONPOSESIONPOSESION

1.1.1.1. LALALALA POSESIÓN:POSESIÓN:POSESIÓN:POSESIÓN: CONCEPTO,CONCEPTO,CONCEPTO,CONCEPTO, FUNCIONESFUNCIONESFUNCIONESFUNCIONES YYYY NATURALEZANATURALEZANATURALEZANATURALEZA

2.2.2.2. CLASESCLASESCLASESCLASES DEDEDEDE POSESIÓN:POSESIÓN:POSESIÓN:POSESIÓN:

A)A)A)A) POSESIÓNPOSESIÓNPOSESIÓNPOSESIÓN NATURALNATURALNATURALNATURAL YYYY POSESIÓNPOSESIÓNPOSESIÓNPOSESIÓN CIVILCIVILCIVILCIVIL B)B)B)B) POSESIÓNPOSESIÓNPOSESIÓNPOSESIÓN ENENENEN CONCEPTOCONCEPTOCONCEPTOCONCEPTO DEDEDEDE DUEÑODUEÑODUEÑODUEÑO YYYY ENENENEN CONCEPTOCONCEPTOCONCEPTOCONCEPTO DISTDISTDISTDISTINTOINTOINTOINTO DELDELDELDEL DEDEDEDE DUEÑODUEÑODUEÑODUEÑO C)C)C)C) POSESIÓNPOSESIÓNPOSESIÓNPOSESIÓN MEDIATAMEDIATAMEDIATAMEDIATA YYYY POSESIÓNPOSESIÓNPOSESIÓNPOSESIÓN INMEDIATAINMEDIATAINMEDIATAINMEDIATA D)D)D)D) EJERCICIOEJERCICIOEJERCICIOEJERCICIO PERSONALPERSONALPERSONALPERSONAL DEDEDEDE LALALALA POSESIÓNPOSESIÓNPOSESIÓNPOSESIÓN YYYY EJERCICIOEJERCICIOEJERCICIOEJERCICIO POPOPOPORRRR OTRO.OTRO.OTRO.OTRO. ELELELEL SERVIDORSERVIDORSERVIDORSERVIDOR DEDEDEDE LALALALA

POSESIÓNPOSESIÓNPOSESIÓNPOSESIÓN E)E)E)E) POSESIÓNPOSESIÓNPOSESIÓNPOSESIÓN DEDEDEDE BUENBUENABUENBUENAAA FEFEFEFE YYYY POSESIÓNPOSESIÓNPOSESIÓNPOSESIÓN DEDEDEDE MALAMALAMALAMALA FEFEFEFE F)F)F)F) POSESIÓNPOSESIÓNPOSESIÓNPOSESIÓN JUSTAJUSTAJUSTAJUSTA OOOO NONONONO VICIOSAVICIOSAVICIOSAVICIOSA YYYY POSESIÓNPOSESIÓNPOSESIÓNPOSESIÓN VICIOSAVICIOSAVICIOSAVICIOSA OOOO INJUSTAINJUSTAINJUSTAINJUSTA

3.3.3.3. SUJETOSSUJETOSSUJETOSSUJETOS YYYY OBJETOOBJETOOBJETOOBJETO DEDEDEDE LALALALA POSESIÓNPOSESIÓNPOSESIÓNPOSESIÓN

4.4.4.4. ADQUISICIÓN,ADQUISICIÓN,ADQUISICIÓN,ADQUISICIÓN, PÉRDIDA,PÉRDIDA,PÉRDIDA,PÉRDIDA, CONSERVACIÓNCONSERVACIÓNCONSERVACIÓNCONSERVACIÓN YYYY RECUPERACIÓRECUPERACIÓRECUPERACIÓRECUPERACIÓNNNN DEDEDEDE LALALALA POSESIÓNPOSESIÓNPOSESIÓNPOSESIÓN

5.5.5.5. EFECTOSEFECTOSEFECTOSEFECTOS DEDEDEDE LALALALA POSESIÓN:POSESIÓN:POSESIÓN:POSESIÓN:

A)A)A)A) PROTECCIÓNPROTECCIÓNPROTECCIÓNPROTECCIÓN DELDELDELDEL ESTADOESTADOESTADOESTADO POSESORIPOSESORIO:POSESORIPOSESORIO:O:O: LASLASLASLAS ACCIONESACCIONESACCIONESACCIONES POSESORIASPOSESORIASPOSESORIASPOSESORIAS B)B)B)B) PRESUNCIONESPRESUNCIONESPRESUNCIONESPRESUNCIONES POSESORIASPOSESORIASPOSESORIASPOSESORIAS

C)C)C)C) ELELELEL ART.ART.ART.ART. 464464464464 DELDELDELDEL CÓDIGOCÓDIGOCÓDIGOCÓDIGO CIVILCIVILCIVILCIVIL D)D)D)D) LALALALA LIQUIDACIÓNLIQUIDACIÓNLIQUIDACIÓNLIQUIDACIÓN DELDELDELDEL ESTADOESTADOESTADOESTADO POSESORIOPOSESORIOPOSESORIOPOSESORIO

1.1.1.1. LALALALA POSESIÓN:POSESIÓN:POSESIÓN:POSESIÓN: CONCEPTO,CONCEPTO,CONCEPTO,CONCEPTO, FUNCIONESFUNCIONESFUNCIONESFUNCIONES YYYY NATURALEZANATURALEZANATURALEZANATURALEZA

El título 5º del libro II del Código civil (artículos 430 a 466) se dedica a la normativa de la posesión. Concepto de posesión: “la tenencia material de la cosa, siendo esta posesión una situación de hecho protegida por el ordenamiento jurídico, atribuyendo ciertas consecuencias a la misma y protegiendo al poseedor independientemente de que sea el titular o no de la cosa”.

El titular de un derecho que recae sobre una cosa, realiza determinados actos que constituyen la puesta en ejercicio de su derecho. La posesión de la cosa se presenta, por tanto, como el prius (antes) de tal ejercicio, pues ante todo, es necesario poseer dicha cosa. Por tanto, la posesión es un señorío de hecho sobre la cosa, un poder de hecho que se ejerce sobre ella.

Funciones de la posesión: La posesión cumple con una función de protección de statu quo (o estado actual). El fenómeno posesorio se encuentra en la especial forma de tutela jurídica que tradicionalmente se denomina “tutela interdictal” (arts. 441 y 446 Cc). En la nueva LEC son acciones para retener o recuperar la posesión simplemente (art 250.1.4º) que se ejercitan por procedimiento sumario en un juicio verbal. En el interdicto no se enjuicia si el que lo interpone es el legítimo propietario o sólo ostenta un derecho real sobre la cosa, por ello si el legítimo propietario quiere recuperar su cosa tendrá que interponer una acción reivindicatoria que se tramita por juicio ordinario. Art 441Cc: En ningún caso puede adquirirse violentamente la posesión mientras exista un poseedor que se oponga a ello. El que se crea con acción o derecho para privar a otro de la tenencia de una cosa, siempre que el tenedor resista la entrega, deberá solicitar el auxilio de la Autoridad competente”. Art 446Cc: Todo poseedor tiene derecho a ser respetado en su posesión y, si fuere inquietado en ella, deberá ser amparado o restituido en dicha posesión por los medios que las leyes de procedimiento establecen”.

1- Tutela interdictal: quien se está comportando respecto de una cosa ejerciendo el señorío sobre ella, aun cuando en realidad no tenga derecho sobre la misma, tiene el de ser amparado frente a cualquier perturbación o despojo que provenga de 3º, sin necesidad de alegar ni probar que él es el dueño o que tiene derecho sobre la cosa, sino simplemente que se encontraba en la tenencia de la misma. Por la misma razón, el perturbado o despojado tiene derecho de amparo (acciones reivindicatorias)

2- Función de legitimación: determinados comportamientos sobre las cosas permiten que una persona considerada como titular de un derecho sobre ella y pueda ejercitar en el tráfico jurídico las facultades derivadas de aquél, así como que 3º puedan confiar en dicha apariencia.

Art 448 Cc: El poseedor en concepto de dueño tiene a su favor la presunción legal que posee con justo título y no se le puede obligar a exhibirlo”.

Y

en el artículo 464 se recoge la regla clásica posesión vaut titre (la posesión equivale

al

título), estableciendo como principio general que la posesión de bienes muebles

adquirida de buena fe equivale al título.

En consecuencia, diríamos que la función legitimadora es la situación jurídica que legitima a una persona en virtud de la apariencia para ejercitar el derecho que dicha apariencia manifiesta o pública o permite a los 3º confiar en ella.

3- Conversión por usucapión: la posesión cumple con el efecto de la posibilidad de su conversión en dominio o en el derecho real de que es manifestación exterior mediante la usucapión. La relación fáctica que ha durado el lapso de tiempo señalado por la ley es el soporte imprescindible de tal instituto, bien en usucapión extraordinaria (no se necesita título alguno), bien en usucapión ordinaria (se purga el vicio o defecto del título en cuya virtud hemos adquirido la propiedad o derecho real sobre una cosa).

En primer lugar, la posesión es una situación de hecho, es la detentación de una cosa. Pero además, la posesión es un derecho en doble sentido:

- Ius possesionis: La simple posesión confiere al poseedor el derecho a seguir poseyendo frente al que le quiera privar de la posesión (ius possesionis). Este derecho se tiene con independencia de si se tiene o no derecho a poseer. Es decir, si un sujeto es el poseedor pero no el propietario y el propietario quiere recobrar la cosa, el poseedor tiene preferencia sobre la cosa frente al tercero ante el juez.

- Ius possidendi: la posesión también es un derecho que se tiene cuando concurre el oportuno título. Hay que destacar el ius possidendi, que es el derecho a poseer. Este derecho lo tiene, generalmente, el propietario, arrendatario, usufructuario, etc., es decir, el titular del derecho real. El ius possidendi habrá que ejecutarlo judicialmente, ya que si se intenta ejecutar directamente, el poseedor podrá ejercer judicialmente el ius possesionis para mantener el statu quo.

Por tanto, la posesión es un derecho subjetivo, tanto si se trata de ius possesionis como

si se trata de ius possidendi. En cualquier caso, el ius possesionis es un derecho real

porque es un poder directo e inmediato sobre la cosa, que además es ejercitable frente a todos. Sin embargo, es un derecho provisional, porque la posesión no es eterna, tarde o temprano se terminará

2.2.2.2. CLASESCLASESCLASESCLASES DEDEDEDE POSESIÓNPOSESIÓNPOSESIÓNPOSESIÓN

I. POSESIÓN NATURAL Y POSESIÓN CIVIL

Art430 Cc: Posesión natural es la tenencia de una cosa o el disfrute de un derecho por una persona. Posesión civil es esa misma tenencia o disfrute unidos a la intención de hacer la cosa o derecho como suyos”.

Para SAVIGNY, que estableció la Teoría Subjetiva, para que pueda existir posesión es necesaria la concurrencia de dos elementos:

- El corpus: que es la tenencia material de una cosa y la posibilidad física de ejercer una influencia inmediata sobre ella y de excluir toda influencia extraña.

- El ánimus: que es la voluntad de tener la cosa para sí. (ánimus rem sibi habendi; ánimus domini).

Se separan dos clases de posesión según el “animus del poseedor”: si se tiene o no intención de hacer la cosa o derecho como suyos. No es que para la posesión natural no se requiera ningún animus, lo que ocurre es que la presencia de un animus cualificado hace a la posesión civil. La doctrina y la jurisprudencia entiende que “la intención de hacer la cosa o derecho como suyos” se refiere al “animus domini”, es decir, “la intención de hacer la cosa como suya”. La intención o animus es un hecho interno, de difícil prueba, que se puede objetivizar por el resultado del título por el que se adquirió la posesión.

La distinción entre posesión natural y posesión civil carece de consecuencias en orden a su protección, ya que todo poseedor está legitimado para la interposición de los interdictos defensores de la posesión. Sin embargo, si las tiene en orden a la adquisición del dominio por prescripción adquisitiva o usucapión (ordinaria o extraordinaria), ya que han de asentarse necesariamente sobre la posesión civil.

II. POSESION EN CONCEPTO DE DUEÑO Y DISTINTO DEL DUEÑO

Art 432Cc: La posesión en los bienes y derechos puede tenerse en uno de dos conceptos: o en el de dueño, o en el de tenedor de la cosa o derecho para conservarlos

o disfrutarlos, perteneciendo el dominio a otra persona”.

Efectivamente, se puede ser poseedor porque se es dueño o propietario, pero también se puede ser poseedor en un concepto distinto del de propietario, por ejemplo, como arrendatario o usufructuario. Cuando se posee una cosa, por tanto, se puede poseer en conceptos distintos. Si nos fijamos únicamente en la posesión de cosas, lo que el art.432 viene a decir es que, es poseedor únicamente quien posee como dueño, y los demás que eventualmente pudieran tener poderes sobre la cosa para conservarla o disfrutarla (el usufructuario, arrendatario, etc.) son meros tenedores de la misma.

Sin embargo, la distinción entre poseedores y tenedores de la cosa es infecunda en gran medida, porque tanto unos como otros están protegidos por las acciones posesorias. Además, es inocuo calificar de meros tenedores de la cosa a los que ejercen sobre ella derechos más limitados que la propiedad, pues los titulares de derechos reales, con fundamento en esa tenencia precisamente, pueden llegar a adquirirlos por usucapión de la misma manera que el poseedor como dueño puede llegar a adquirir el dominio a través de ese instituto jurídico de la usucapión (artículo 1940 y 1941 CC).

III. POSESION MEDIATA E INMEDIATA

Esta distinción no se encuentra como tal en nuestro Código Civil, sino que proviene de la reiterada jurisprudencia del Tribunal Supremo, cuya base positiva para la distinción se halla en el artículo 432Cc, afirmando que estas 2 clases de posesión pueden concurrir respecto de la misma cosa.

- Posesión mediata: la ostenta la persona que posee por mediación de un 3º (poseedor inmediato) el propietario- arrendador de una finca

- Posesión inmediata: la ostenta la persona que se encuentra en una posesión directa con la cosa, por estar ligada con una relación jurídica con el poseedor mediato arrendatario de esa finca El propietario-arrendador de la finca (poseedor mediato) está gozando de la posesión de la casa de alguna manera, ya que recibe las rentas generadas por el arrendamiento, mientras que el arrendatario (poseedor inmediato) ostenta la posesión directa de la cosa mediante una relación jurídica como es la institución del arrendamiento (STS 22 febrero 1955, 22 marzo 1962, entre otras).

La distinción de ambas posesiones ha generado algunos problemas. Claramente, el poseedor inmediato está legitimado para pedir la tutela de su posesión frente a los ataques de tercero porque es un poseedor. Sin embargo, se cuestiona si el poseedor mediato podrá también ejercitar las acciones posesorias frente al tercero que ataca la posesión inmediata. Asimismo se ha discutido la posibilidad de que se defiendan ataques o despojos entre uno y otro poseedor.

IV. EJERCICIO PROPIO DE LA POSESION Y POR MEDIO DE OTRO

Atendiendo al modo en que se ejerce la posesión:

-Art 431Cc: La posesión se ejerce en las cosas o en los derechos por la misma

persona que los tiene y disfruta, o por otra en su nombre.

Es clara la disociación entre el tener y ejercer. El que tiene la posesión puede ejercer:

- por sí el poder de hecho sobre la cosa

- pero también por otra persona, en nombre de aquél, podrá ejercer ese poder

Existe disputa doctrinal acerca de este asunto:

- Un sector de la doctrina opina que en virtud del artículo 439, la posesión puede adquirirse por la misma persona que va a disfrutarla, por su representante legal o por su mandatario e igualmente esta posesión será ejercida en las cosas y derechos por la persona que la disfruta, por su representante legal y por su mandatario. Por tanto, el

que ejerce la posesión no sería un verdadero poseedor, sino una persona que realiza actos posesorios por otro. - Otro sector doctrinal, han extraído del precepto del 431Cc, la figura del servidor de la posesión, propia del Código civil alemán. El servidor de la posesión supone que entre el que ejerce la potestad de hecho sobre la cosa y otra persona media una relación de dependencia o subordinación, de tal manera que debe seguir las instrucciones u órdenes de ésta referentes a la cosa. Ese servidor posee en provecho exclusivo del poseedor. Ej.: el chófer de mi coche es mi empleado, pero cuando está haciendo actos materialmente posesorios es indudable que yo sigo poseyendo mi coche, porque el chófer es el instrumento a través del cual yo poseo. En suma, el servidor de la posesión es el ejecutor material de la posesión que otro tiene, pero nunca puede ser considerado jurídicamente poseedor. Es un mero instrumento humano al servicio del poseedor. El estatuto jurídico del servidor de la posesión es básicamente negativo, ya que sólo nos dice quién no es poseedor. Mientras las cosas estén en manos del servidor de la posesión se han de considerar a todos los efectos jurídicos como si estuvieran en las del poseedor. En resumen, el artículo 431 CC engloba dos figuras:

-

La del representante del poseedor.

-

La del servidor de la posesión: Cabe destacar la proximidad de esta figura con la del poseedor inmediato, ya que en ambos casos están ligados con el poseedor mediato por medio de una relación jurídica y las respectivas posiciones están jerarquizadas. Sin embargo, en el caso del servidor la relación es más personal, ya que hay en ella un deber de obediencia a las instrucciones.

V.

POSESION VICIOSA Y POSESION TOLERADA

Esta clasificación de la posesión se relaciona íntimamente con art. 444Cc, que preceptúa:

- Art 444Cc: Los actos meramente tolerados, y los ejecutados clandestinamente y sin conocimiento del poseedor de una cosa, o con violencia no afectan a la posesión”.

En virtud del citado precepto, la clandestinidad y la violencia viciosa la posesión. También el 441Cc prohíbe que la posesión se adquiera con violencia “En ningún caso puede adquirirse violentamente la posesión mientas existe un poseedor que se oponga a ello”. Los actos posesorios fundados en ellas no modifican la condición del poseedor en que se encontrara el anterior ni se extingue, salvo en el caso del artículo 460.4º:”el poseedor puede perder su posesión por la posesión de otro, si la nueva posesión hubiese durado más de un año aún contra voluntad del antiguo poseedor”, precepto no aplicable a la clandestinidad por su carácter oculto que impide una rápida reacción, lo que sí es posible cuando la posesión es violenta, la cual desde el momento que cesa la violencia se purga el vicio, pudiéndose crear a partir de ese momento, una posesión nueva que, si ha durado más de un año producirá la perdida de la antigua posesión.

Posesión tolerada: cuando el poseedor lo es por la mera tolerancia del dueño, o del

poseedor anterior. Posesión clandestina: cuando esa posesión está oculta, de manera que el poseedor

despojado no sabe que ha sido despojado de su posesión. Posesión violenta: es la que se adquiere o mantiene por medio de violencia física irresistible o moral o coacción. En este caso el artículo 460.4 CC dice que se puede perder la posesión por la posesión de otro, aún contra la voluntad del antiguo poseedor. Por tanto (dice nuestro profesor), cuando uno empieza a poseer con violencia, no se convierte en verdadero poseedor hasta que pasa un año. Es decir, durante el año se podría hablar de dos poseedores: el poseedor despojado, que lo será de una posesión incorporal por lo que puede interponer un interdicto contra el despojante, y el poseedor violento, que no es realmente un poseedor durante ese año.

Estas clases de posesión tienen suma importancia en relación con una de las funciones de aquel instituto: servir de base para la adquisición por usucapión. La posesión que habilita para esta usucapión ha de tener determinados condicionamientos:

Además de posesión civil y a titulo de dueño, a que la misma debe ser para aquella finalidad, en concepto de dueño. A tenor del 1941Cc exige además que sea “pública y pacífica” y el art. 1942Cc agrega que “No aprovechan para la posesión los actos de carácter posesorio, ejecutados en virtud de licencia o por mera tolerancia del dueño”.

Por tanto, podemos llegar a la conclusión de que los artículos 1941 y 1942 vienen a decir lo mismo que el artículo 444, es decir, que la posesión pública equivale a la posesión no clandestina; la posesión pacífica equivale a la no violenta; y la posesión tolerada equivale a los actos ejecutados en virtud de licencia o por mera tolerancia.

EL art 1942Cc no solo comprende los actos tolerados como el 444Cc, sino también los ejecutados en virtud de licencia del dueño. En tal licencia cabe englobar aquellas situaciones que aun siendo posesorias no habilitan a la usucapión (no por un vicio de la posesión, sino porque no se poseerá a titulo de dueño).

VI. POSESION DE BUENA Y DE MALA FE

Hasta ahora nos hemos referido a la posesión como un señorío de hecho ejercido sobre

una cosa, prescindiendo de si existe o no un titulo en el poseedor del que emane su derecho a aquella posesión, o que tal poseedor crea que existe.

Al hablar de posesión de buena o mala fe el panorama varía, ya que hay que conectar necesariamente la posesión que se ejerce sobre una cosa con el titulo que deriva el derecho al ejercicio posesorio. Art 433Cc: Se reputa poseedor de buena fe al que ignora que en su título o modo de adquirir exista vicio que lo invalide. Se reputa poseedor de mala fe al que se halla en el caso contrario”.

Pero el art 1950 Cc en relación con la usucapión:

Art 1950 Cc: La buena fe del poseedor consiste en la creencia de que la persona de quien recibió la cosa era dueño de ella, y podía transmitir su dominio”.

Aplicando las normas de la buena fe, la creencia (o ignorancia del vicio) siempre tiene que ser excusable. Si el poseedor ha podido salir del estado de creencia (o ignorancia) con el empleo de una diligencia media, no hay duda de que posee con mala fe. De la literalidad del 435 Cc, podemos deducir que la buena fe es requerida durante todo el tiempo que dura la posesión:

Art 435Cc: “La posesión adquirida de buena fe no pierde este carácter, sino en el caso y desde el momento en que existan actos que acrediten que el poseedor no ignora que posee la cosa indebidamente”.

Hay que señalar, de todos modos, que según jurisprudencia del Tribunal Supremo, no basta un simple cambio de ánimo interno para que la posesión de buena fe se transforme. Se necesitan actos que hagan patente el cambio, ya que como dice STS de 16 de marzo de 1966, “la buena o mala fe son estados de conciencia íntimos del sujeto, a los que no se puede llegar sino a través de sus manifestaciones externas”.

3.3.3.3. SUJETOSSUJETOSSUJETOSSUJETOS YYYY OBJETOOBJETOOBJETOOBJETO DEDEDEDE LALALALA POSESIÓNPOSESIÓNPOSESIÓNPOSESIÓN

I. SUJETO DE LA POSESIÓN El poseedor puede ser tanto una persona física como una persona jurídica. Art 38 Cc: las personas jurídicas pueden adquirir y poseer toda clase de bienes”.

Además, cabe que el sujeto de la posesión sea plural, es decir, que más de una persona tenga con animus domini una misma cosa o disfruten de un mismo derecho. Esta figura se da en materia de comunidad de bienes (art.392 Cc) y es reconocida por el artículo 445 como un supuesto en que la posesión se admite en más de una persona. Sin embargo, no se regula en absoluto la situación, por lo que habrá que acudir a las normas de los artículos 392 y ss (véase comunidad romana; en tema 6.1).

II. OBJETO DE LA POSESIÓN Con arreglo a los términos literales de nuestro Código Civil, tanto las cosas como los derechos son susceptibles de posesión. Art 437 Cc: “Sólo pueden ser objeto de posesión las cosas y derechos que sean susceptibles de apropiación”.

Por otro lado, el artículo 430Cc señala que la posesión natural es la tenencia de una cosa o el disfrute de un derecho por una persona. Por tanto, en realidad, la posesión que consista en el “disfrute de un derecho” no es siempre algo contrapuesto a la posesión de cosas, porque no hay duda de que para que se disfrute el derecho en muchos casos se necesita la posesión de la cosa. La posesión

de la cosa reflejará el derecho, es decir, los poderes que de hecho se ejercitan sobre la cosa darán la imagen del derecho. El usufructuario disfruta de su derecho real de usufructo a través de la posesión de la cosa usufructuada, que reflejará, mediante el señorío sobre ella, el derecho real.

¿Qué derechos son susceptibles de posesión? Por la propia naturaleza de la misma, solo los que consientan un ejercicio reiterado sobre una cosa apropiable, así se explica que el art 437 considere como objeto de la posesión “los derechos susceptibles de apropiación” Pero admitir su posibilidad no significa atribuir los mismos efectos. Cabe que sea defendida mediante acciones posesorias (art 250.1.4ºLEC), pero no que su posesión sirva de base para la usucapión, pues solo el dominio y demás derechos reales son aptos para ella. Derechos de crédito no usucapión, derechos reales sí

4.4.4.4. ADQUISICIÓN,ADQUISICIÓN,ADQUISICIÓN,ADQUISICIÓN, PÉRDIDA,PÉRDIDA,PÉRDIDA,PÉRDIDA, CONSERVACIÓNCONSERVACIÓNCONSERVACIÓNCONSERVACIÓN YYYY RECUPERACIÓRECUPERACIÓRECUPERACIÓRECUPERACIÓNNNN DEDEDEDE LALALALA POSESIÓNPOSESIÓNPOSESIÓNPOSESIÓN

IA. ADQUISICIÓN DE LA POSESIÓN La posesión requiere la existencia del corpus y del animus. El corpus representa el señorío de hecho sobre la cosa, siendo la conciencia social la determinante de su calificación o existencia. Art 438 Cc: La posesión se adquiere por la ocupación material de la cosa o derecho poseído, o por el hecho de quedar éstos sujetos a la acción de nuestra voluntad, o por los actos propios y formalidades legales establecidas para adquirir tal derecho”.

Por tanto, son tres los modos legales para detectar la presencia del corpus:

1º- La ocupación material de la cosa o derecho poseído. 2º- La sujeción de la cosa o derecho poseído a nuestra voluntad. 3º- Los actos propios o formalidades legales que existan para adquirir tal derecho.

- Los dos primeros prácticamente vienen a ser uno mismo, ya que no hay duda de que la ocupación material implica también la sujeción a la voluntad del poseedor de la cosa ocupada. Con la expresión ocupación material del derecho poseído, es obvio que un derecho no puede ser susceptible de aprehensión material como una cosa corpórea, habiendo que interpretar que, el Código Civil se refiere al ejercicio directo sobre la cosa que es objeto de aprehensión del poder correspondiente al derecho objeto de posesión. Usufructuario adquiere la posesión de su derecho de usufructo cuando ejercita materialmente sobre la cosa usufructuada el señorío de hecho que le consiente su derecho

- El tercer medio señalado en el artículo 438 es el de la adquisición de la posesión por los actos propios y formalidades legales para adquirir tal derecho.

Aquí se engloban una serie de supuestos heterogéneos en los que una persona está investida de la cualidad de poseedor que son:

- La tradición (véase págs. 17/18): es un requisito necesario para adquirir el dominio y derecho reales. La traditio o entrega de la cosa supone adquisición en el accipiens, y puede darse cumpliendo los actos y formalidades legales que no llevan consigo contacto físico con la cosa.

- La adquisición por ministerio de la ley: se da cuando es una disposición legal la que inviste a una determinada persona de la condición de poseedor, sin necesidad de aprehensión material o corporal. El supuesto típico es el de la aceptación hereditaria.

- La adquisición judicial de la posesión: se logra a través de los procedimientos regulados en la LEC. Mediante juicio verbal el tribunal puede poner en posesión de los bienes a quien haya adquirido por herencia, sino estuviesen poseídos por nadie a titulo de dueño o usufructuario (250.1.3ºLEC). Al expediente de jurisdicción voluntaria “posesión judicial cuando no proceda interdicto de adquirir” cuando no proceda adquirir por título hereditario (art 2056 y ss RD3/1881 de LEC).

IB. CAPACIDAD PARA ADQUIRIR LA POSESIÓN Respecto a la capacidad para adquirir la posesión, en el fenómeno posesorio se requiere siempre un “animus” mínimo, que es la voluntad de poseer, el querer ejercitar sobre la cosa el poder de hecho propio de la posesión. Están capacitados para adquirirla los que tengan capacidad de entender y querer. Art 443Cc: Los menores y los incapacitados pueden adquirir la posesión de las cosas; pero necesitan de la asistencia de sus representantes legítimos para usar de los derechos que de la posesión nazcan a su favor”.

Este precepto no restringe la capacidad de los menores e incapaces a un determinado modo de adquisición genéricamente, pero la limitación de su capacidad de obrar impide que puedan adquirir utilizando determinados medios como:

- la adquisición hereditaria: aceptación de la herencia realizarla sus representantes - adquisición judicial: por no poder comparecer en juicio Art 439Cc: “Puede adquirirse la posesión por la misma persona que va a disfrutarla, por su representante legal, por su mandatario y por un tercero sin mandato alguno; pero en este último caso no se entenderá adquirida la posesión hasta que la persona en cuyo nombre se haya verificado el acto posesorio lo ratifique”. * estamos ante una regla general de ratificación, con sus efectos retroactivos

IC. ADQUISICIÓN HEREDITARIA: LA POSESION CIVILÍSIMA Art 440 Cc: “La posesión de los bienes hereditarios se entiende transmitida al heredero sin interrupción y desde el momento de la muerte del causante, en el caso de que llegue a adirse la herencia. El que válidamente repudia una herencia se entiende que no la ha poseído en ningún momento”. La jurisprudencia del TS ha declarado reiteradamente que en nuestro derecho se produce a favor del heredero la llamada “posesión civilísima”, que es la que se adquiere

por ministerio de la ley y que tiene lugar en el momento de la muerte del causante sin necesidad de aprehensión material de la cosa. Esta clausula es solo aplicable al heredero y no a los legatarios de cosas determinadas (882 y 885Cc). Esta civilísima no limita su alcance únicamente a los bienes que el causante poseía de manera directa o inmediata, sino que alcanza también a los que poseía por mediación de sus criados, dependientes, administradores, arrendatarios, ect. El heredero pues, no comienza una nueva posesión de las cosas hereditarias, sino que sustituye al causante en la que tenía.

II. EXTINCIÓN O PÉRDIDA DE LA POSESION El art 460Cc enumera las causas por las que se pierde la posesión, que son:

A) ABANDONO DE LA COSA

Esta causa de pérdida de la posesión obedece a que no puede existir entonces posesión, porque ni se ejercita un señorío sobre la cosa, ni se tiene voluntad de ejercitarlo. Por tanto, falta tanto el corpus como el animus. El abandono implica una voluntad abdicativa que debe exteriorizarse colocando a la cosa en circunstancias de las que socialmente se deduzca su desapoderamiento. El abandono no se presume y deberá probarse por todo aquel que esté interesado en su existencia. La confesión del propio poseedor no será suficiente para probar el abandono si perjudica a otros sujetos.

B) CESIÓN HECHA A OTRO POR TITULO ONEROSO O GRATUITO

Se trata de una cesión de la posesión como consecuencia o derivación de un previo título oneroso o gratuito, es decir, una cesión casualizada. El título ha de ser traslativo de la propiedad. Si el propietario que está poseyendo la cosa la da en arrendamiento, no hay duda de que habrá una cesión de la posesión a título oneroso, pero no ha perdido la posesión de la misma (artículo 432). Quedará como poseedor mediato, mientras que el arrendatario será el inmediato.

C) DESTRUCCION O PÉRDIDA TOTAL DE LA COSA

La destrucción o pérdida total de la cosa extingue la posesión pues no es posible ejercer

el señorío sobre ella. La posesión de la cosa mueble, sin embargo, no se entiende perdida mientras se halle bajo el poder del poseedor, aunque éste ignore accidentalmente su paradero (artículo 461 CC). Se entiende que no hay pérdida de la posesión hasta que la cosa haya pasado a poder de un tercero, pues mientras desconocemos su paradero no sabemos si está bajo nuestro poder o no.

D) QUEDAR LA COSA FUERA DEL COMERCIO Por lo que respecta a la pérdida por quedar la cosa fuera del comercio hay que entender que se refiere a una privación de la comercialidad sobrevenida por un cambio en el ordenamiento jurídico.

E) POR LA POSESIÓN DE OTRO

La posesión de otro a la que alude el precepto debe ser una posesión incompatible con la que pueda perder el poseedor actual. Esta posesión, si es contra su voluntad, debe

durar más de un año, lo que significa que el antiguo poseedor tiene la consideración de poseedor a todos los efectos legales durante el año. Por esto, puede ejercitar los interdictos para el restablecimiento de su estado posesorio y si estaba usucapiendo la cosa, no se interrumpe la usucapión (artículo 1944 CC). Si el antiguo poseedor recupera “conforme a derecho” la posesión indebidamente perdida, se entiende para todos los efectos que puedan redundar en su beneficio que la ha disfrutado sin interrupción, según indica el artículo 466 Cc.

5.5.5.5. EFECTOSEFECTOSEFECTOSEFECTOS DEDEDEDE LALALALA POSESIÓNPOSESIÓNPOSESIÓNPOSESIÓN

I. PROTECCION DEL ESTADO POSESORIO: ACCIONES POSESORIAS

Art 446Cc: Todo poseedor tiene derecho a ser respetado en su posesión, y si fuere inquietado en ella deberá ser amparado o restituido en dicha posesión por los medios que las leyes e procedimiento establecen. La protección posesoria, por tanto, se confía a medios judiciales y no a la propia autoridad del poseedor. El ordenamiento jurídico repudia la violencia tanto para el mantenimiento como el restablecimiento del estado posesorio (art 441Cc). Los medios judiciales de defensa posesoria en la Ley de Enjuiciamiento Civil de 1881 eran unos procedimientos sumarios llamados interdictos, que tenían por objeto el cese de la perturbación que sufría el poseedor, manteniendo la situación posesoria del mismo, o la recuperación de una posesión de la que había sido despojado. Se denominaban interdictos de retener y de recobrar, respectivamente. La nueva Ley de Enjuiciamiento Civil del año 2000 ha derogado dichos procedimientos. En la actualidad, sigue siendo un procedimiento sumario en cualquiera de las modalidades y las acciones tienen un plazo especial de caducidad. Art 439.1 LEC dice que “no se admitirán demandas que pretendan retener o recobrar la posesión si se interponen transcurrido el plazo de un año desde el acto de perturbación o el despojo”. La sentencia que ponga fin al juicio no producirá los efectos de cosa juzgada. Además, la nueva Ley de Enjuiciamiento Civil concede la tutela posesoria sumaria de la tenencia o de la posesión de una cosa o de un derecho, recogiendo las opiniones de la doctrina.

A) LEGITIMACIÓN ACTIVA La legitimación activa es amplísima. El artículo 466 Cc la concede a todo poseedor. Está legitimado activamente todo poseedor, aunque sea clandestino o violento, y ello tanto frente a terceros como frente al poseedor que sufrió la violencia o clandestinidad, si en lugar de acudir a los medios judiciales para la protección de su situación posesoria emplea las vías de hecho. El que su posesión no haya durado un año no es impedimento. Es cierto que el poseedor antiguo no ha perdido mientras tanto su posesión (art. 460.4), pero esto sólo quiere decir que conserva la tutela posesoria, aunque no haya nueva posesión hasta que transcurra aquel plazo.

También está legitimado el heredero que sucede mortis causa en la posesión de su causante (artículo 440), contra la perturbación o despojo que puede sufrir antes de que tenga en su poder efectivo los bienes hereditarios. La legitimación activa presenta alguna problemática en relación con el artículo 432. Dado que tanto el poseedor mediato como el inmediato son poseedores, su legitimación es clara frente al tercero causante de la perturbación o despojo. Del mismo modo, y en tanto que son poseedores, ha de afirmarse su legitimidad activa frente al otro (poseedor mediato versus inmediato y viceversa). Además, ni el Código civil ni la Ley de Enjuiciamiento Civil señalan excepción alguna, por razón del demandado, que limite la protección interdictal.

B) LEGITIMACIÓN PASIVA

Las acciones posesorias han de dirigirse contra el autor de la perturbación o despojo, o

bien contra quien dio las órdenes o instrucciones para ello. Así se entendía bajo la vigencia de la LEC de 1881 y no hay impedimento legal para seguir entendiéndolo.

C) LA ACCIÓN PUBLICIANA

Debe su nacimiento al derecho romano, y traducida al derecho moderno, la jurisprudencia, sobre todo mediante sentencia 13 enero de 1984, la afirma como doctrina emanada del Artículo 445 del Código civil en el que se alude a una controversia sobre la posesión o propiedad como cuestiones distintas. Esta jurisprudencia ha admitido la acción publiciana como defensa del poseedor con mejor derecho a poseer, dirigida a la tutela posesoria y corresponde al poseedor contra quien posea de peor derecho o contra el mero detentador y no contra el que sea propietario.

II. PRESUNCIONES POSESORIAS

A) PRESUNCIÓN DE BUENA FE

El artículo 434 presume la buena fe en todo poseedor. Esta presunción es iuris tantum, por lo que incumbe a la carga de la prueba al que afirma la mala fe. La doctrina parte en materia posesoria de una separación entre el poder de hecho que se ejerce sobre una cosa y el título o derecho de donde emana aquel poder. La posesión adquiere relevancia en la fase del poder de hecho. Pero si tenemos en cuenta que la posesión de buena fe es siempre posesión que se ejerce sobre una cosa en virtud de un

título que tenemos, y de donde deriva la posibilidad de ejercicio, es lógico proclamar que con la presunción de buena fe el legislador presume también implícitamente que todo poseedor tiene un título que poseer.

La prueba de mala fe radicará:

1º En que el poseedor conocía el vicio que invalida el título o modo por el que adquiere el derecho que le da la posesión de la cosa (artículo 433). 2º Si cuando se adquiere la posesión en virtud de aquel título hubiese buena fe, la mala fe sobrevenida requiere que se pruebe que existen actos que indican que el poseedor no ignora que posee indebidamente (artículo 435).

B) PRESUNCION DE CONTINUIDAD DEL CONCEPTO POSESORIO:

LA INTERVENSION DE LA POSESION Art 436Cc: se presume que la posesión se sigue disfrutando en el mismo concepto que se adquirió, salvo prueba en contrario. Por tanto, quien en virtud de un contrato de arrendamiento o de la constitución de un derecho real de usufructo, etc., adquiere la posesión de una cosa, se presume que en el momento actual sigue siendo poseedor de la cosa en el mismo concepto en que la adquirió, es decir, arrendatario, usufructuario, etc. Sin embargo, el poseedor puede intervertir el título que posee. El poseedor intervertirá su título originario cuando con posterioridad a la adquisición de una posesión conforme al mismo, posee en concepto distinto al que adquirió. Por tanto, la interversión requiere un ánimus. Pero este ánimus no debe quedar reducido al interior del poseedor, sino que tiene que quedar expuesto al exterior el hecho de que está poseyendo en un concepto distinto. Además, los actos del poseedor deben ser inequívocos. Sin embargo, los actos equívocos pueden servir para la interversión, si son acompañados de manifestaciones de voluntad explicativas en el sentido de la contradicción. No pagar o no desalojar porque el arrendatario dice que él es el propietario de la cosa Los actos deben ser públicos en el sentido de que deben de poder llegar al conocimiento del que sufre las consecuencias de la interversión. Por último, debe advertirse que la interversión de la posesión, como excepción al artículo 436 CC ha de ser probada por quien la alega. Además, el dueño no pierde la posesión de la cosa hasta que transcurra 1 año (460.4 CC), por lo que durante ese año puede ejercitar las acciones correspondientes a la defensa de su posesión.

C) PRESUNCIÓN DE LEGITIMIDAD POSESORIA

Art 448Cc: El poseedor en concepto de dueño tiene a su favor la presunción legal de que posee con justo título y no se le puede obligar a exhibirlo”. El poseedor en concepto de dueño goza de una presunción de legitimidad de su posesión, el Código Civil se refiere a que el poseedor animus domini, es decir, el que se comporta respecto a la cosa como propietario, ha adquirido el dominio de la misma mediante un título que el ordenamiento jurídico juzga hábil para este fin y le dispensa, además de la exhibición del documento en que plasma el título. Por tanto, la posesión hace presumir el justo título y por tanto no es necesario exhibirlo, correspondiendo la prueba final al que afirma en contrario.

D) PRESUNCION DE CONTINUIDAD EN LA POSESION

Art 459Cc: El poseedor actual que demuestre su posesión en época anterior, se presume que ha poseído también durante el tiempo intermedio, mientras no se pruebe

lo contrario”. Por tanto, se supone que cuando has estado poseyendo durante un tiempo y eres poseedor actual, también has estado poseyendo en el momento intermedio.

Por otro lado, el artículo 466 señala que el que recupera, conforme a derecho, la posesión indebidamente perdida, se entiende para todos los efectos que puedan redundar en su beneficio que la ha disfrutado sin interrupción.

La base para la aplicación de ambas presunciones es una posesión actual.

E) PRESUNCIÓN DE POSESION DE BIENES MUEBLES DENTRO DEL INMUEBLE QUE SE POSEE Art 449Cc: La posesión de una cosa raíz supone la de los muebles y objetos que se hallen dentro de ella, mientras no conste o se acredite que deben ser excluidos”.

Significa que el hecho de que se acredite ser el poseedor del inmueble en cualquier concepto, implica que se es poseedor de todos los bienes muebles que hay dentro del inmueble, salvo exclusión expresa.

La jurisprudencia entiende que los muebles a los que afecta la presunción posesoria son

los que tienen por principal destino el amueblar o alhajar las habitaciones, es decir, interpreta el artículo 449 con la restricción del artículo 446. Propietario alquila su casa, la cual contiene muebles, el arrendatario es poseedor de los muebles salvo clausula o anexo expreso incluido en el contrato de arrendamiento

III. EL ART. 464 CODIGO CIVIL: POSESIÓN DE BIENES MUEBLES

Art 464.1º Cc: “La posesión de los bienes muebles, adquirida de buena fe, equivale al título. Sin embargo, el que hubiese perdido una cosa mueble o hubiese sido privado de ella ilegalmente, podrá reivindicarla de quien la posea.

- Concepto de “privación ilegal”:

1. Sistema germánico hurto o robo (tesis restrictiva)

2. Sistema romanista disposición contra la voluntad de su verdadero dueño

A la tesis restrictiva (privación ilegal= hurto o robo) inclina el valor de la seguridad

jurídica y el punto de vista gramatical. La privación ilegal hace pensar que la ilegalidad debe haberse producido en el acto por el cual el propietario reivindicante fue privado o desposeído de la cosa, lo que no ocurre en los casos de abuso de confianza, en que la

entrego voluntariamente (dándola en comodato).

LA JURISPRUDENCIA EN TORNO AL 464CC El TS ha mostrado durante una dilatada época predilección por el sistema romano (tesis extensiva) declarando: “aun cuando el arrendamiento, comodato o aparcero, transmita por medio de una venta u enajenación la cosa que no tiene a titulo de dueño, conserva este su dominio, partiendo de que nadie puede ser privado de sus bienes sin haber sido previamente oído y vencido en juicio, principio aplicable a los muebles”. Así pues, la <privación ilegal> no es interpretada como hurto o robo exclusivamente. Basta con que el poseedor de la cosa sin título de dominio la transmita a un tercero para que el propietario pueda reivindicarla. Posteriormente, la doctrina se ha inclinado por la dirección germanista (tesis restrictiva), afirmando que “la equivalencia entre el titulo y adquisición de buena fe significa titulo de dominio, haciendo irreivindicables las cosas muebles, dando al

termino sustraer como privación ilegal un sentido restrictivo circunscrito a los casos de hurto y robo, en seguridad del tráfico de bienes muebles, en el que, como excepción de los susceptibles de publicidad registral”. El TS ha declarado que quien adquiere de un transferente que aparenta una titularidad legitima derivada del propietario de la cosa, está protegido si adquiere de buena fe.

EL ART. 464 Y SU RELACIÓN CON LA USUCAPIÓN 1º- Poseedor no es de buena fe Queda sujeto a la reivindicación del verdadero propietario. Ha de ejercitar este la acción en el plazo de 6 años (1962Cc). El poseedor podrá alegar en su defensa la prescripción extintiva de la acción, bien que él ha poseído ininterrumpidamente durante 6 años.

2º- Poseedor de buena fe la cosa la había perdido el propietario o fue ilegalmente privado de ella. Ha de ejercitar este la acción en el plazo de 6 años (1962Cc). El poseedor demandado excepcione su prescripción extintiva o que la haya adquirido por usucapión ordinaria (1955.1º), aquí no necesitará justo titulo, solo la posesión continua de 3 años, ya que aquí la posesión equivale al título.

REGLAS ESPECIALES

- REIVINDICACIÓN DE COSAS COMPRADAS EN VENTA PÚBLICA

Art 464.2º: Si el poseedor de la cosa mueble perdida o sustraída la hubiese adquirido de buena fe en venta pública, no podrá el propietario obtener la restitución sin reembolsar el precio dado por ella. El reembolso del precio, como carga del propietario reivindicante, es una medida de protección del tráfico, pero este propietario dispondrá de una acción de enriquecimiento sin causa contra el vendedor que realizo la indebida transmisión.

- REIVINDICACIÓN DE COSAS EMPEÑADAS EN MONTE PIEDAD

Art 464.3º: Tampoco podrá el dueño de cosas empeñadas en los Montes de Piedad establecidos con autorización del Gobierno obtener la restitución, cualquiera que sea

la persona que la hubiese empeñado, sin reintegrar antes al Establecimiento la cantidad del empeño y los intereses vencidos.

- REIVINDICACIÓN COMPRAS EN TIENDAS, FERIAS Y BME

Art 464.4º: En cuanto a las adquiridas en Bolsa, feria o mercado, o de un comerciante legalmente establecido y dedicado habitualmente al tráfico de objetos análogos, se estará a lo que dispone el Código de Comercio. El propietario tendrá derecho de los objetos vendidos para ejercitar las acciones civiles o criminales que puedan corresponderle contra el que los vendiere indebidamente.

IV.

LIQUIDACION DEL ESTADO POSESORIO

Se regula en los artículos 451 a 458 del Código Civil, conteniendo una serie de normas destinadas a regular el destino de los frutos y el régimen de gastos y mejoras cuando se liquida el estado posesorio, cuando el poseedor ha de entregar la cosa “al que le hubiese vencido en su posesión”.

La normativa distingue entre buena o mala fe del poseedor.

A) LOS FRUTOS

-- Poseedor de buena fe hace suyos los frutos percibidos mientras no sea interrumpida legalmente la posesión (art 541). El Código Civil se refiere a la figura

del propietario, pero como el poseedor puede haber poseído en concepto distinto, la

norma ha de extenderse en el sentido de que el poseedor de buena fe hace suyos los

frutos en la medida en que sea facultado por su título.

- Los frutos naturales e industriales se entienden percibidos desde que se alzan o

separan (artículo 451, 2º).

- Los frutos civiles se consideran producidos por días y pertenecen al poseedor en

proporción. El fruto civil es la renta o contraprestación que se recibe como consecuencia de haber establecido una relación jurídica sobre la cosa (un arrendamiento

o un usufructo). Por tanto, al poseedor le pertenece en realidad un derecho de crédito

que le permite exigir la contraprestación pactada cuando llegue el vencimiento

Con respecto a la duración de la percepción de los frutos por el poseedor de buena fe, el

CC dice que dura hasta que no sea interrumpida legalmente la posesión. El Tribunal

Supremo considera que la interrupción legal equivale a la interrupción civil a efectos de

la usucapión y no siempre ha de ser tratado como poseedor de mala fe.

- Puede ocurrir que existan frutos naturales o industriales pendientes. El artículo 452

concede al poseedor el derecho a que se le resarzan los gastos que hubiere hecho para su producción, y además a la parte del producto líquido de la cosecha proporcional al tiempo de su posesión, prorrateándose las cargas del mismo modo entre los dos poseedores. Por otro lado, al propietario de la cosa se le faculta para conceder al poseedor de buena fe la facultad de concluir el cultivo y la recolección de los frutos pendientes, como indemnización de la parte de gastos de cultivo y del producto líquido

que le pertenece. El poseedor de buena fe que no quiera aceptar esa concesión, perderá

el derecho a ser indemnizado de otro modo.

-- Poseedor de mala fe el tratamiento es distinto. Está obligado a abonar los frutos percibidos y los que el poseedor legítimo hubiera podido percibir (art455). El abono de los frutos, tanto por el poseedor de mala como de buena fe es pago de una deuda de dinero equivalente al valor de aquéllos, pero cabe exigir la entrega de los que se encuentran todavía in natura. En cualquier caso, el poseedor no puede alegar que los ha adquirido por usucapión.

B) LOS GASTOS

- Gastos necesarios: (art. 453). Son los referentes a la conservación de la cosa, incluidos por los realizados para la producción de frutos. Se abonan a todo poseedor. Se abonarán estos gastos incluso al poseedor vencido que no hace suyos los frutos.

- Gastos útiles: o mejoras. Se abonan únicamente al poseedor de buena fe. El que le haya vencido en su posesión puede elegir entre satisfacer el importe de los gastos o abonar el aumento de valor que por ellos haya adquirido la cosa (incluyendo la revalorización monetaria por causa de la inflación).

- Gastos de puro lujo o recreo: estos gastos no se abonarán a ningún poseedor. Sin embargo, se le concede al poseedor el ius tollendi, o derecho a retirar los adornos u objetos en que esos gastos se hayan invertido, siempre que la cosa no sufra deterioro y el poseedor legítimo no ejercite una facultad de adquisición de los mismos (arts. 454 y 455). En este último caso habrá que abonar al poseedor de buena fe el importe de lo gastado (más la revalorización monetaria) y al poseedor de mala fe el valor que tengan en el momento de entrar en la posesión.

- Derecho de retención del poseedor de buena fe: el artículo 453 faculta al poseedor de buena fe para retener la cosa hasta que se hayan abonado los gastos útiles y necesarios.

C) RESPONSABILIDAD POR DETERIORO O PÉRDIDAS Poseedor de buena fe, dice el artículo 457 CC que no responde del deterioro o pérdida de la cosa, fuera de los casos en que se justifique haber procedido con dolo. Esta excepción se refiere al poseedor que, sabiendo que la cosa ha de restituírsela a otro de mejor derecho, la daña o destruye intencionalmente. En este caso, evidentemente, poseerá de mala fe. Aún a pesar de que el poseedor de buena fe no responde de la pérdida o deterioro a no ser que se justifique que ha obrado con dolo (inversión de la carga de la prueba), deberá restituir aquello en que se ha enriquecido por esa pérdida o deterioro, pues es el sustitutivo, en su patrimonio de lo que se perdió o dañó

Poseedor de mala fe, el artículo 457 CC le hace responsable del deterioro o pérdida en todo caso, y aún de los ocasionados por fuera mayor cuando maliciosamente haya retrasado la entrega de la cosa a su poseedor legítimo. La responsabilidad por pérdida o deterioro se concreta en el valor de lo perdido o deteriorado y de la ganancia que haya dejado de obtener el poseedor legítimo. Es decir, se indemnizan los daños y perjuicios con arreglo a los artículos 1101 y 1106 del Código Civil. La fijación de la cuantía de los daños se situará en el día en que recaiga la condena definitiva a la reparación o, en su caso, a aquel en que se liquide en período de ejecución de sentencia, según jurisprudencia del Tribunal Supremo. Por último, si el deterioro o pérdida se hubiese producido por caso fortuito aunque las cosas se hubiesen encontrado en manos del poseedor legítimo, no habrá lugar a la responsabilidad del artículo 457.

TEMATEMATEMATEMA 3.3.-3.3.--- LALALALA USUCAPIONUSUCAPIONUSUCAPIONUSUCAPION

1.1.1.1. CONCEPTO,CONCEPTO,CONCEPTO,CONCEPTO, NATURALEZANATURALEZANATURALEZANATURALEZA JURÍDICAJURÍDICAJURÍDICAJURÍDICA YYYY FUNDAMENTOFUNDAMENTOFUNDAMENTOFUNDAMENTO DEDEDEDE LALALALA

USUCAPIÓNUSUCAPIÓNUSUCAPIÓNUSUCAPIÓN

2.2.2.2. CLASESCLASESCLASESCLASES DEDEDEDE USUCAPIÓNUSUCAPIÓNUSUCAPIÓNUSUCAPIÓN

3.3.3.3. SUJETOSSUJETOSSUJETOSSUJETOS DEDEDEDE LALALALA USUCAPIÓNUSUCAPIÓNUSUCAPIÓNUSUCAPIÓN

4.4.4.4. OBJETOOBJETOOBJETOOBJETO DEDEDEDE LALALALA USUCAPIÓNUSUCAPIÓNUSUCAPIÓNUSUCAPIÓN

5.5.5.5. REQUISITOSREQUISITOSREQUISITOSREQUISITOS GENERALESGENERALESGENERALESGENERALES YYYY ESPECIALESESPECIALESESPECIALESESPECIALES DEDEDEDE LALALALA USUCAPIÓUSUCAPIÓUSUCAPIÓUSUCAPIÓNNNN

6.6.6.6. EFECTOSEFECTOSEFECTOSEFECTOS YYYY FUNCIONAMIENTOFUNCIONAMIENTOFUNCIONAMIENTOFUNCIONAMIENTO DEDEDEDE LALALALA USUCAPIÓNUSUCAPIÓNUSUCAPIÓNUSUCAPIÓN

7.7.7.7. LALALALA RENUNCIARENUNCIARENUNCIARENUNCIA AAAA LALALALA USUCAPIÓNUSUCAPIÓNUSUCAPIÓNUSUCAPIÓN

8.8.8.8. LALALALA USUCAPIÓNUSUCAPIÓNUSUCAPIÓNUSUCAPIÓN LIBERATORIALIBERATORIALIBERATORIALIBERATORIA

1.1.1.1.

CONCEPTO,CONCEPTO,CONCEPTO,CONCEPTO, NATURALEZANATURALEZANATURALEZANATURALEZA JURÍDICAJURÍDICAJURÍDICAJURÍDICA YYYY FUNDAMENTOFUNDAMENTOFUNDAMENTOFUNDAMENTO

Nuestro Código Civil configura la prescripción como un modo de adquirir “el dominio y los demás derechos sobre bienes” en el artículo 609, y en el artículo 1930.1ºparrafo Cc: “Por la prescripción se adquiere, de la manera y con las condiciones determinadas por la Ley, el dominio y demás derechos reales”. Al mismo tiempo, en 1930.2º párrafo Cc: “que por la prescripción se extinguen los derechos y acciones de cualquier clase que sean”. - la prescripción adquisitiva o usucapión es un modo de adquirir el dominio y los derechos reales mediante su posesión durante un tiempo legalmente establecido y según los requisitos legales necesarios. - Prescripción extintiva la que provoca extinción de derechos y acciones.

Por su regulación en el libro V título XVIII de Cc, en su Capítulo 1º contiene disposiciones generales a ambas, pero posteriormente las divide en 2 capítulos independientes, parece que estamos ante 2 instituciones distintas que nunca interfieren entre sí, cosa que realmente no es cierta, ya que como veremos, el juego de la prescripción adquisitiva impide la de la extintiva.

En lo referente a la naturaleza jurídica de la usucapión, existe una discusión acerca de si la usucapión es un modo de adquirir originario o derivativo de la propiedad. Parece que actualmente es un modo originario, pues el derecho adquirido no deriva del anterior titular. Esto está claro en la usucapión extraordinaria, pero en la ordinaria no está tan claro:

- Respecto a la prescripción extraordinaria, sólo se exige la posesión sin ningún otro requisito, se trata de un modo originario de adquisición. - Con relación a prescripción ordinaria, con buena fe y justo título, es más difícil conocer o determinar la naturaleza jurídica. En general, se entiende como un modo originario de adquirir la propiedad, es decir, se encuentra desconectado del propietario anterior.

Por tanto, concluimos que se trata de un modo originario de adquirir la propiedad y los derechos reales porque no se funda en un derecho del anterior titular, sino que el adquiriente lo hace de manera autónoma.

Encontramos 2 teorías que se han buscado como fundamento de la usucapión:

Fundamentación subjetiva dice que el fundamento de la usucapión se encuentra en la renuncia o abandono tácito del anterior titular, al no haber realizado actos de defensa de su derecho frente a la posesión continuada de otro. En la actualidad esta teoría es rechazada ya que bastaría con que se demostrase que el propietario nunca tuvo voluntad de renunciar para que no se diera la usucapión. Incluso se habla de “una sanción por negligencia”.

Fundamentación objetiva (la que debemos de seguir), en la cual el fundamento está en dar certeza y seguridad a las relaciones jurídicas consolidando las titularidades aparentes y sin ella nadie estaría a cubierto de pretensiones sin fundamento o extinguidas de antiguo, poniendo un límite a las pretensiones tardías para no colocar en una situación de indefensión al demandado, que pudiera ser que con el transcurso del tiempo haya ido debilitando o perdiendo los medios probatorios y de defensa que en caso de un tiempo razonable hubiera podido disponer.

2.2.2.2. CLASESCLASESCLASESCLASES DEDEDEDE USUCAPIÓNUSUCAPIÓNUSUCAPIÓNUSUCAPIÓN

Cabe distinguir:

Usucapión ordinaria y extraordinaria. - Ordinaria: Es la que se da en favor de un usucapiente en el que concurre la buena fe en su adquisición y un justo titulo. - Extraordinaria: se funda exclusivamente en la posesión y no requiere ni buena fe ni justo titulo.

Usucapión mobiliaria e inmobiliaria El régimen jurídico de la usucapión es distinto según se refiera a muebles o inmuebles, encontrando la mayor diversidad en los plazos de posesión, los cuales son menores en el caso de bienes muebles debido a la mayor celeridad del tráfico de estos.

 

USUCAPION

 

MUEBLES

 

INMUEBLES

 

ORDINARIA

 

3

10 (presente) o 20 (ausente)

EXTRAORDINARIA

6

 

30

3.3.3.3. SUJETOSSUJETOSSUJETOSSUJETOS DEDEDEDE LALALALA USUCAPIÓNUSUCAPIÓNUSUCAPIÓNUSUCAPIÓN

Art 1931 Cc: “pueden adquirir bienes o derechos por medio de la prescripción las personas capaces para adquirirlos por los demás derechos legítimos”.

Se trata de una disposición de mera referencia, que impone la aplicación de los principios generales sobre la capacidad para adquirir. Así pues, la norma es puramente negativa y en realidad lo que está diciendo es que no existe ninguna limitación especial en materia de usucapión. En el Código Civil no hay regla sobre una capacidad específica de adquirir.

Debemos tener en cuenta que el presupuesto de toda usucapión es una posesión; luego no puede haber duda de que las personas capaces de adquirirla lo son también para usucapir, aunque para usar los derechos que nazcan en su favor de esa usucapión necesiten de sus representantes legales si son menores o incapacitados (art 443Cc).

- En principio tiene capacidad para usucapir cualquier persona, ya sea física o

jurídica en virtud del artículo 1931 del Código Civil. La capacidad necesaria para adquirir por usucapión es la que se necesita para adquirir por posesión: querer o entender.

- Cualquier titular de un derecho puede llegar a perder el derecho por usucapión de

otro, tenga o no capacidad de obrar, sea persona física o jurídica (art 1932 Cc). Solamente quedarían a salvo a las personas impedidas para administrar sus bienes el derecho para reclamarla contra sus representantes legítimos cuya negligencia hubiese sido causa de la prescripción. Esta regla no es solo aplicable a personas físicas, sino también a los órganos de las personas jurídicas que no han impedido la prescripción adquisitiva de los bienes de aquellas.

- En el caso de usucapión a favor y en contra de la herencia:

Art 1934Cc: “La prescripción produce sus efectos jurídicos a favor y en contra de la herencia antes de haber sido aceptada y durante el tiempo concedido para hacer inventario y para deliberar”. Esta situación se conoce como “herencia yacente” (periodo desde la muerte del testatario hasta la aceptación del heredero), en la que la sucesión está abierta por la muerte de una persona pero los herederos no han aceptado todavía, puede producirse la usucapión.

- Relativo a la comunidad de bienes:

Art 1933Cc: “La prescripción ganada por un copropietario o comunero aprovecha a los demás”. Como requisito se exige que el comunero haya poseído en beneficio de la comunidad para que la usucapión ganada aproveche a todos. Distinto es que el comunero posee para sí y no para la comunidad, en cuyo caso estamos ante una interversión de su posesión que le habilitara para usucapir para sí y no para la comunidad.

4.4.4.4. OBJETOOBJETOOBJETOOBJETO DEDEDEDE LALALALA USUCAPIÓNUSUCAPIÓNUSUCAPIÓNUSUCAPIÓN

De manera general podemos decir que todos los derechos reales (propiedad y derechos reales limitados) son susceptibles de ser adquiridos por usucapión, siempre que puedan ser objeto de una posesión hábil (así, por ejemplo, no es posible respecto de los derechos de crédito).

El Código Civil señala en arts. 1957 y 1959 referidos a los inmuebles, que la usucapión es un modo de adquirir el dominio y los derechos reales.

Sin embargo, en base al artículo 1955 referidos a los bienes muebles solo habla del dominio y por tanto surge la duda de si cabe o no usucapión de derechos reales sobre bienes muebles. No siendo esa la intención del legislador, parece ser que sí la reconoce el Código para los bienes muebles junto con la usucapión del dominio, ya que no cabe

duda de que existe o puede existir posesión de un bien mueble que no sea en concepto de dueño, sino en concepto diferente, reconociendo el dominio en otra persona. Cuestión aparte es que los derechos reales sobre las cosas muebles sean más reducidos que los existentes sobre las cosas inmuebles, pues quedan reducidos prácticamente al usufructo y la prenda.

- Los derechos reales usucapibles son de manera específica: el usufructo, el uso, la

habitación y las servidumbres (arts. 468, 528, 537 y 538 del Cc). De manera general, las servidumbres en cuanto son derechos reales, son susceptibles de ser adquiridas por prescripción adquisitiva o usucapión, pero solo las aparentes y continuas (539Cc: necesario título para continuas no aparentes y las discontinuas sean o no aparentes).

- También aunque expresamente el Cc no lo contempla, cabe la posibilidad de usucapir:

Derecho de superficie

El censo enfitéutico (art 1605Cc): dominio dividido entre útil y el directo

El derecho de prenda

- No se pueden usucapir los derechos reales de hipoteca, en cuanto que no entraña

posesión y es un derecho de constitución registral (Hipoteca Inmobiliaria o Hipoteca

mobiliaria y Prenda sin Desplazamiento).

- Entre las cosas susceptibles de usucapión, “son susceptibles de prescripción todas las cosas que están en el comercio de los hombres”, entendido esto como la posibilidad legal de que una cosa sea objeto del tráfico o comercio jurídico. - Los bienes de dominio público no son prescriptibles (art 132.1CE). - Los títulos nobiliarios son susceptibles de usucapión por un uso y disfrute de 40 años.

5.5.5.5. REQUISITOSREQUISITOSREQUISITOSREQUISITOS GENERALESGENERALESGENERALESGENERALES YYYY ESPECIALESESPECIALESESPECIALESESPECIALES

A) REQUISITOS GENERALES:

Tanto para la usucapión ordinaria como para la extraordinaria se requiere la posesión de las cosas por el usucapiente. Esta posesión debe reunir los requisitos del 1941:

Art 1941Cc: “La posesión ha de ser en concepto de dueño, pública, pacífica y no interrumpida”.

1. En concepto de dueño: consiste en que hay que ser un poseedor en concepto del titular (de la posesión) del derecho real que se va adquirir en virtud de la usucapión. (No es equivalente a posesión en concepto de propietario).

2. Pública: que no sea clandestina sino pública.

3. Pacífica: exige que no se haya adquirido ni se mantenga con violencia.

4. No interrumpida: es decir, continuada.

Los supuestos en los que se puede interrumpir la posesión son por interrupción natural o

por interrupción civil/jurídica.

Interrupción natural: se da, según indica el artículo 1944 del Código Civil, cuando por cualquier causa se cesa en la posesión por más de un año (según el artículo 460.4 del Código Civil: el poseedor podrá perder su posesión por la posesión de otro por más de un año). Ni el abandono, ni la cesión de posesión por título oneroso o lucrativo, ni la perdida, destrucción o el quedar la cosa fuera del comercio necesitan del plazo superior al año, y en estos casos hay interrupción natural porque cesa la posesión.

Interrupción civil o jurídica: regulada en los arts.1945- 1948 Cc, se produce por:

Citación judicial hecha al poseedor, aunque sea mandato de Juez incompetente. Se piensa en una demanda admitida a trámite que ha de versar sobre posesión o dominio de la cosa cuestionada. Cuando cae sentencia condenatoria, la interrupción se retrotrae al momento de la interposición de la demanda.

Acto de conciliación: siempre que dentro de 2 meses posteriores de su celebración, se presente ante el Juez la demanda sobre posesión o dominio de la cosa cuestionada.

El reconocimiento por parte del usucapiente del derecho como titular:

Art 1948 Cc: “cualquier reconocimiento expreso o tácito que el poseedor hiciere del derecho del dueño interrumpe asimismo la posesión”. El Cc no exige que se cese de poseer para que el reconocimiento tenga efecto, ni exige que la declaración sea expresa ni tampoco recepticia dirigida al dueño.

La usucapión iniciada o en curso no puede llegar a su final, pero no se excluye que el poseedor puede comenzar a usucapir de nuevo. No se abre un paréntesis temporal en el fenómeno con relevancia del tiempo transcurrido hasta la interrupción suspensión de la usucapión” Cc no lo reconoce.

B) REQUISITOS ESPECIALES:

Son aquellos que sólo son necesarios para determinados supuestos (se aplican sólo a algunos tipos de usucapión). Así:

USUCAPION ORDINARIA Art 1940Cc: “Para la prescripción ordinaria del dominio y demás derechos reales se necesita poseer las cosas con buena fe y justo título por el tiempo determinado en la ley”.

USUCAPION INMOBILIARIA ORDINARIA

A) JUSTO TITULO - Art 1952Cc: “Entiéndase por justo título el que legalmente baste para transferir el dominio o derecho real de cuya prescripción se trate”.

El usucapiente debe haber adquirido en virtud de titulo que tenga virtualidad para producir ese efecto, si bien la adquisición del derecho no se ha dado, sino exclusivamente de la posesión.

El único vicio que purga la usucapión ordinaria es la adquisición de un no-propietario. - Art 1953Cc: “El título para la prescripción ha de ser verdadero y válido. Verdadero: tenga una existencia real, se excluye un titulo putativo, los títulos absolutamente simulados y en el caso de los de simulación relativa podrá ser verdadero el que se oculta bajo la simulación. Valido: Debe bastar para transmitir el derecho si el transmitente fuera propietario, no valiendo un titulo nulo, en contra si es válido un titulo anulable, ya que produce sus efectos hasta que no se declare su nulidad y en todo caso en el plazo de 4 años o que el negocio se haya confirmado. - Art 1954Cc: El justo título debe probarse; no se presume nunca

B) BUENA FE

Art 1950Cc: “La buena fe del poseedor consiste en la creencia de que la persona de quien recibió la cosa era dueño de ella, y podía transmitir su dominio”. No puede ampararse nunca en que el error podía haber sido evitado con una diligencia normal, adecuada a las circunstancias del hecho.

C) TIEMPO

Conforme al art. 1957Cc, se requiere la posesión durante 10 años presentes y 20 entre ausentes. Para que se considere presente el titular del derecho real tiene que vivir en España (ya que en otro caso se hace difícil conocer quien está poseyendo) y para que se considere ausente el titular del derecho real (usucapido cuando lo sea) tiene que vivir

“en el extranjero o en ultramar” Cuando el sujeto ha estado presente todo el tiempo no hay problema. El problema surge cuando el sujeto está un tiempo ausente y otro presente, en cuyo caso el tiempo que se cuenta es el que ha estado presente. Al respecto se ha establecido que:

o

Cada dos años de ausencia se reputarán como uno para completar los diez de presente (artículo 158.2)

o

La ausencia que no llegue al año entero y continuo no se tomará en cuenta, (art. 158.3Cc), es decir, como si no se hubiese ido.

USUCAPION MOBILIARIA ORDINARIA

Art 1955 1º párrafo: “El dominio de los bienes muebles se prescribe por la posesión no interrumpida de tres años con buena fe”. Exigiría buena fe, justo título y tres años de posesión, cumpliendo los requisitos correspondientes. Debe resaltarse que, siguiendo la tesis romanista, si hay buena fe el artículo 464 del Código Civil presume la existencia del justo título (pues dice que “la posesión de los bienes muebles, adquirida de buena fe, equivale al título”).

USUCAPION EXTRAORDINARIA

USUCAPION INMOBILIARIA EXTRAORDINARIA

Art 1959Cc: “Se prescriben también el dominio y demás derechos reales sobre los bienes inmuebles por su posesión no interrumpida durante treinta años, sin necesidad de título ni de buena fe, y sin distinción entre presentes y ausentes, salvo la excepción determinada en el artículo 539”.

Por tanto, sólo exige la intención de poseer como dueño por un plazo de 30 años (o titular del derecho real a usucapir) no es bastante, hay que traducirla en actos. (+ 1941Cc: con los requisitos necesarios ya vistos para ello: en concepto de dueño, pública, pacífica y continuada).

USUCAPION MOBILIARIA EXTRAORDINARIA

Art 1955 2º párrafo: “También se prescribe el dominio de las cosas muebles por la

posesión no interrumpida de seis años, sin necesidad de ninguna otra condición”.

En relación con la usucapión mobiliaria (ordinaria y extraordinaria):

Art 1956Cc: Las cosas muebles hurtadas o robadas no podrán ser prescritas por los que las hurtaron o robaron, ni por los cómplices o encubridores, a no haber prescrito el delito o falta, o su pena, y la acción para exigir la responsabilidad civil, nacida del delito o falta.

6.6.6.6. EFECTOSEFECTOSEFECTOSEFECTOS YYYY FUNCIONAMFUNCIONAMIENTOFUNCIONAMFUNCIONAMIENTOIENTOIENTO

Los efectos de la usucapión se producen tan pronto concurran los requisitos necesarios para ello, pero queda a la autonomía de la voluntad del usucapiente oponerlos frente a quien le discute la propiedad o derecho real adquirido (la usucapión puede ser renunciada por el usucapiente).

La usucapión tiene efectos retroactivos: extiende sus efectos a la fecha del comienzo de la posesión; por tanto, se reputa titular del derecho desde que empezó a poseer de manera hábil para la usucapión (significa por tanto que cuando una persona se convierte en propietaria, se simula la ficción como si hubiese sido propietaria desde que empezó a poseer).

Ello implica que:

1)

Los actos realizados por el anterior titular durante el tiempo de la posesión hábil

2)

para la usucapión quedan sin efecto. Los actos realizados por el usucapiente antes de que se consumase la usucapión quedan confirmados, ratificados.

La usucapión no puede ser apreciada de oficio por un juez, es decir, aunque se produce automáticamente, el juez sólo puede apreciarla a instancia de parte. Por lo tanto, el favorecido por la usucapión lo tiene que alegar y podrá hacerlo por la vía de acción, es decir, demandando ante el juzgado para realizar la consecuente reclamación (como por ejemplo, ejercitando la acción confesoria) o de excepción ante la demanda del verdadero propietario, pues ya el usucapiente es el propietario y le excepciona este derecho (por ejemplo; frente a la acción reivindicatoria).

7.7.7.7. LALALALA RENUNCIARENUNCIARENUNCIARENUNCIA AAAA LALALALA USUCAPIÓNUSUCAPIÓNUSUCAPIÓNUSUCAPIÓN

Art 1935 Cc: Las personas con capacidad para enajenar pueden renunciar la prescripción ganada; pero no el derecho de prescribir para lo sucesivo. Entiéndase tácitamente renunciada la prescripción cuando la renuncia resulta de actos que hacen suponer el abandono del derecho adquirido.”

Permite que toda persona con capacidad para enajenar pueda renunciar a la usucapión ganada (de manera expresa o tácita, mediante actos concluyentes que hacen suponer el abandono del derecho adquirido); pero no al derecho de adquirir por usucapión en el futuro, ya que ello supondría que con la voluntad privada se pudiese derogar el orden público económico contenido en las leyes.

La capacidad de enajenar que se requiere para la renuncia a la prescripción no debe hacer pensar que estamos ante una enajenación, pues el renunciante no enajena o transmite nada a nadie. Debe interpretarse como sinónimo de capacidad de disposición referida al derecho de objeto de usucapión. Se ha establecido que cuando se renuncia a la usucapión ganada, esta renuncia debe entenderse como renuncia a hacer valer los efectos de la usucapión, ya sea por vía de acción o de excepción. Es decir, se renuncia a convertirse en propietario, lo que hará que el anterior titular siga siendo propietario. (Si se renunciase al derecho adquirido por la usucapión, la cosa pasaría a convertirse en una res nullius, no tendría propietario).

Para evitar que la renuncia de la usucapión que perjudique a terceros, el 1937 está dedicado a recortar los efectos de la renuncia a la prescripción. Art 1937Cc: “los acreedores y cualquier otra persona interesada en hacer valer la prescripción, podrán utilizarla a pesar de la renuncia expresa o tácita del deudor o propietario”. (Se entiende que la norma es aplicable tanto a la prescripción extintiva como adquisitiva). Tal norma, supone además que los titulares de los derechos reales constituidos por el usucapiente seguirán gravando la cosa aunque el versus dominus se oponga por considerar que, al renunciarse a la usucapión, ha sido propietario desde el comienzo de la misma y él no los ha constituido.

8.8.8.8. LALALALA USUCAPIÓNUSUCAPIÓNUSUCAPIÓNUSUCAPIÓN LIBERATORIALIBERATORIALIBERATORIALIBERATORIA OOOO ““USUCAPIO““USUCAPIOUSUCAPIOUSUCAPIO LIBERTATISLIBERTATIS”LIBERTATISLIBERTATIS”””

Se plantea el problema de si cuando se produce la usucapión del dominio, se extinguen

o no los anteriores derechos reales limitados que gravaban dicho dominio. Para su

solución, hay que atender a la clase de posesión anterior (es decir, la que da lugar a la usucapión). Entendemos que no se extinguen cuando el usucapiente se ha comportado como propietario de una cosa gravada, y viceversa. Se dice, en consecuencia, que si el usucapiente ha poseído como libre de cargas la cosa, la usucapión del dominio produce también la usucapión de esa libertad, es decir,

el usucapiente adquiere al mismo tiempo aquellos derechos reales que la gravan

(no impuestos por él), y que se extinguirán por reunirse en un mismo titular el dominio y los derechos reales que lo gravan o lo limitan. La usucapión liberatoria se refiere por tanto, a los casos en que el propietario de una finca está poseyendo la cosa como si no existiesen derechos reales limitados sobre ella, como si fuese una finca libre. En base a ello adquirirá la propiedad libre, como ya hemos mencionado.

Sin embargo, y por lo que respecta a la usucapión ordinaria, aquella conclusión debe someterse a revisión, pues tal usucapión requiere siempre la existencia de un título justo. Si éste indica el gravamen del dominio por un usufructuario, el usucapiente no podrá adquirir la libertad de usucapir el dominio sino cuando se cumpla el plazo de usucapión extraordinaria referida a ese usufructo, ya que entonces no se necesita título sino posesión exclusivamente, y no puede adquirir la libertad por usucapión ordinaria porque no tiene título para poseer la cosa con esa libertad. Cuestión distinta es si en el justo título no consta la existencia del gravamen. No hay inconveniente en esta situación en el que usucapiente adquiera la libertad del fundo por medio de la usucapión ordinaria, su título le habilita para poseer como libre de toda carga o gravamen y con esta característica adquirirá por el trascurso del tiempo. [Es importante destacar que la aplicación de la usucapión liberatoria a los bienes inmuebles requiere matizaciones contenidas en el artículo 36 de la Ley Hipotecaria]

REGLAS SOBRE EL CÓMPUTO DEL TIEMPO DE LA USUCAPIÓN

1º- Accesio possessionis” poseedor actual puede completar el tiempo necesario

para usucapir, uniendo el suyo al de su causante (suma de 2 posesiones: legatario/intervivos + poseedor actual) 2º- Poseedor actual que lo fuera en época anterior, ha poseído en tiempo intermedio salvo prueba en contrario 3º - El día que comienza a contarse el tiempo se tiene por entero, pero el último debe cumplirse en su totalidad.

TEMATEMATEMATEMA 4.4.-4.4.--- LALALALA PROPIEDADPROPIEDADPROPIEDADPROPIEDAD

1.1.1.1. LALALALA PROPIEDADPROPIEDADPROPIEDADPROPIEDAD ENENENEN ELELELEL CÓDIGOCÓDIGOCÓDIGOCÓDIGO CIVILCIVILCIVILCIVIL YYYY ENENENEN LALALALA CONSTITUCONSTITUCONSTITUCONSTITUCIÓNCIÓNCIÓNCIÓN

2.2.2.2. CONCEPTOCONCEPTOCONCEPTOCONCEPTO YYYY CARACTERESCARACTERESCARACTERESCARACTERES DELDELDELDEL DERECHODERECHODERECHODERECHO DEDEDEDE PROPIEDADPROPIEDADPROPIEDADPROPIEDAD

3.3.3.3. SUJETOSUJETOSUJETOSUJETO DELDELDELDEL DOMINIODOMINIODOMINIODOMINIO

4.4.4.4. OBJETOOBJETOOBJETOOBJETO YYYY EXTENSIÓNEXTENSIÓNEXTENSIÓNEXTENSIÓN VERTICALVERTICALVERTICALVERTICAL DELDELDELDEL DOMINIODOMINIODOMINIODOMINIO

5.5.5.5. ELELELEL CONTENIDOCONTENIDOCONTENIDOCONTENIDO DELDELDELDEL DERECHODERECHODERECHODERECHO DEDEDEDE PROPIEDADPROPIEDADPROPIEDADPROPIEDAD

6.6.6.6. LALALALA PROTECCIÓNPROTECCIÓNPROTECCIÓNPROTECCIÓN YYYY DEFENSADEFENSADEFENSADEFENSA DELDELDELDEL DOMINIODOMINIODOMINIODOMINIO

7.7.7.7. LÍMITESLÍMITESLÍMITESLÍMITES YYYY LIMITACIONESLIMITACIONESLIMITACIONESLIMITACIONES DELDELDELDEL DOMINIO.DOMINIO.DOMINIO.DOMINIO. LASLASLASLAS PROHIBICPROHIBICPROHIBICPROHIBICIONESIONESIONESIONES DEDEDEDE

DISPONERDISPONERDISPONERDISPONER

8.8.8.8. LASLASLASLAS RELACIONESRELACIONESRELACIONESRELACIONES DEDEDEDE VECINDAD:VECINDAD:VECINDAD:VECINDAD: LIMITACIONESLIMITACIONESLIMITACIONESLIMITACIONES LEGALESLEGALESLEGALESLEGALES DELDELDELDEL

DOMINIODOMINIODOMINIODOMINIO PORPORPORPOR RAZÓNRAZÓNRAZÓNRAZÓN DEDEDEDE LALALALA VECINDADVECINDADVECINDADVECINDAD DEDEDEDE FINCASFINCASFINCASFINCAS YYYY LASLASLASLAS SERVIDUMBRESSERVIDUMBRESSERVIDUMBRESSERVIDUMBRES

1.1.1.1.

LALALALA PROPIEDADPROPIEDADPROPIEDADPROPIEDAD ENENENEN ELELELEL CÓDIGOCÓDIGOCÓDIGOCÓDIGO CIVILCIVILCIVILCIVIL YYYY ENENENEN LALALALA CONSTITUCIÓNCONSTITUCIÓNCONSTITUCIÓNCONSTITUCIÓN

La propiedad privada o derecho de propiedad es un tema que excede de la esfera de los juristas, siendo objeto de estudio de ramas tales como la filosofía, la economía, la política, etc. Una definición legal de la propiedad estará siempre influida por el ambiente histórico en que se formula, por ello, cualquiera que fuere la ideología que inspire una regulación positiva de la propiedad, ha de concretarse ante todo en una definición técnico-jurídica.

PROPIEDAD EN EL CODIGO CIVIL

- Recepción de los ideales revolucionarios franceses comienza a operar en España a

principios del siglo XIX y dejara reflejo en la legislación de la propiedad

- La legislación desamortizadora, al disponer la venta pública de los bienes de “manos

muertas” (Iglesia, Municipios, ect), no llegando nunca a ser derogadas expresamente.

- La política liberal se propuso como objetivo el liberalismo agrario, desvinculación de la propiedad y desaparición de las propiedades colectivas (propiedad aristocrática y

noble a propiedad burguesa).

Toda esta lenta evolución, dio paso a la propiedad que a fines del siglo cristaliza nuestro Código Civil 1889, cuyas características más notables:

1- En nuestro Cc, un agrarismo fundamental: propiedad de la tierra y propiedad destinada a su explotación agrícola. Frente a la propiedad rustica, urbana e industrial son algo parecido a extraño o especial 2- Signo liberal-individualista de la propiedad: Escasas propiedades colectivas tras desamortización y muy pocas propiedades nacionales o nacionalizadas (enumeración bienes dominio público en 339Cc). 3- Absolutismo de la propiedad: La propiedad llega hasta el cielo y hasta lo más profundo de la tierra. Art 350Cc: es propietario de la superficie, por superficie todo lo que está sobre o por encima de la tierra Art 358Cc: propietario del suelo se hace propietario de lo adherido al suelo. 4- Defensa del statu quo: frente a la dinámica de las transformaciones económicas, incluso frente a aquellas actividades que pueden generar una creación de riqueza y de utilidad social. Chungo el tema para usufructuarios y arrendatarios, quienes no tienen derecho a indemnización por las mejoras y ostentan solo el derecho a retirarlas y siempre que no estropeen el mobiliario (487, 1579Cc). 5- Propiedad del Cc es una propiedad sometida al régimen de plena libertad de comercio: suprimir trabas y obstáculos que impidan su libre tráfico (781 y 785Cc).

PROPIEDAD EN LA CONSTITUCIÓN

En la Sección 2º del Capítulo II “Derechos y libertades”:

- Art 33.1 CE: “Se reconoce el derecho a la propiedad privada y a la herencia”.

Es un derecho <a> la propiedad privada, es decir, la propiedad privada se entiende como un bien o ventaja que ha de ser accesible a todos, dentro del actual estadio político del valor a la libertad, si bien de libertad económica.

- Art 33.2CE: La función social de estos derechos delimitará su contenido, de acuerdo

con las leyes”. Ha de estar sujeto a una función social, lo mismo que el derecho de herencia. Dice que estos derechos se delimitaran su contenido, de acuerdo con las leyes, las cuales establecerán sus límites de su extensión o intensidad, o las cargas, deberes y obligaciones que el propietario ha de cumplir por razón de su titularidad y en aras del bien común. Por función social debe entenderse, que se encuentra subordinada al interés general con fundamento en el art 128.1CE: “Toda la riqueza del país en sus distintas formas y sea cual fuere su titularidad está subordinada al interés general”.

- Art 33.3CE: “Nadie podrá ser privado de sus bienes y derechos sino por causa justificada de utilidad pública o interés social, mediante la correspondiente indemnización y de conformidad con lo dispuesto por las leyes”. TC dice que la propiedad es como un derecho subjetivo, delimitado por cuanto cede

para convertirse en un equivalente económico, cuando el bien de la comunidad legitima

la expropiación.

cuando el bien de la comunidad legitima la expropiación. EXPROPIACIÓN FORZOSA UTILIDAD PÚBLICA INTERES SOCIAL

EXPROPIACIÓN

FORZOSA

UTILIDAD PÚBLICA INTERES SOCIAL

EXPROPIACIÓN FORZOSA UTILIDAD PÚBLICA INTERES SOCIAL indemnización JUSTIPRECIO - Art 53.1CE: “ Los derechos y

indemnización

JUSTIPRECIO

- Art 53.1CE: Los derechos y libertades reconocidos en el Capítulo II del presente

Título vinculan a todos los poderes públicos. Sólo por Ley, que en todo caso deberá respetar su contenido esencial, podrá regularse el ejercicio de tales derechos y libertades que se tutelarán de acuerdo con lo previsto en el artículo 161,1 a)”

A todo ello, la CE incluye el derecho de propiedad dentro de la Sección 2ª del Capítulo

II, esta ubicación es importante para el TC en cuanto de ella se extrae la consecuencia

de un mayor o menor rigor de protección a tenor del Art 53 CE, donde por no estar

incluido entre los derechos fundamentales, no se puede recurrir en amparo (preferencia

y sumariedad), pero si tiene reserva de Ley ordinaria (sobre el contenido esencial, que

deja margen al reglamento para su regulación siempre que este no sea un reglamento independiente o extralegem). En palabras del TC, esencial se refiere a la parte que “es absolutamente necesaria para que los intereses jurídicamente protegidos, que dan vida al derecho, resulten concreta y efectivamente protegidos”.

2.2.2.2. CONCEPTOCONCEPTOCONCEPTOCONCEPTO YYYY CARACTERESCARACTERESCARACTERESCARACTERES DELDELDELDEL DERECHODERECHODERECHODERECHO DEDEDEDE PROPIEDADPROPIEDADPROPIEDADPROPIEDAD

El señorío del hombre sobre las cosas es una de las claves de la historia de la Humanidad. La apetencia de poder, el apetito de dominación es uno de los motores de la historia del hombre sobre la tierra, y de ello la influencia en la definición legal de propiedad, que está siempre influida por el ambiente histórico en que se formula. Nuestro Cc, influido por la codificación napoleónica, define la propiedad:

Art 348Cc: “La propiedad es el derecho de gozar y disponer de una cosa, sin más limitaciones que las establecidas en las leyes.

para

El

propietario

tiene

acción

contra

el

tenedor

y

el

poseedor

de

la

cosa

reivindicarla.

Esta definición influida también por la época liberal, ha de concretarse ante todo en una definición técnico-jurídica. En el plano estrictamente jurídico-civil se define el derecho de propiedad como aquel derecho subjetivo que atribuye a su titular el poder jurídico más amplio que el ordenamiento jurídico permite sobre una cosa. Los glosadores lo definían como ius pleno in res coporali(derecho pleno sobre la cosa corporal). Puede decirse que el propietario tiene las facultades de goce y disposición más amplias sobre el objeto (sin decir hasta donde llegan), debiendo conectar igualmente con la abstracción que significa la remisión a las limitaciones establecidas en las leyes.

El derecho de propiedad es un derecho real, reuniendo, por tanto, todas sus características. Las características o notas del derecho de propiedad son:

- AMPLITUD O VOCACION DE GENERALIDAD: Es un derecho que comprende, en

abstracto, todas las facultades jurídicamente posibles sobre una cosa. Esta generalidad determina que la propiedad se presume siempre libre de cargas y de limitaciones lo que por ello, todos los derechos reales limitados que restringen la propiedad tienen que ser probados por quien las alegue; mientras no se pruebe se presume propiedad es libre.

- ABSTRACCIÓN: El derecho de propiedad es concebible con independencia de las

facultades singulares que integran su contenido. El dominio sigue siendo dominio con independencia de las facultades concretas que puedan faltarle al propietario porque se les haya cedido a un tercero.

- ELASTICIDAD.- Es elástico el derecho de propiedad porque conserva su naturaleza esencial con independencia de que sus facultades estén reducidas, limitadas o excluidas. En cuanto desaparecen o aparecen los derechos reales limitadores, el derecho de propiedad vuelve a expandirse/comprimirse y a recuperar la integridad de las facultades comprimidas en caso de desaparición del Derecho real limitador. Por lo tanto, el contenido de la propiedad puede variar a lo largo del tiempo.

- PERPETUIDAD: Es el único derecho subjetivo que en principio está llamado a durar

perpetuamente (entendiendo perpetuo en el contexto del ser humano), siguiendo existiendo el dominio sobre la cosa mientras la cosa no se destruya (puede existir un cambio de titular sobre la cosa, pero no desaparecerá la propiedad). Aquí se puede ver una distinción con el usufructo, el cual es vitalicio.

3.3.3.3.

SUJETOSUJETOSUJETOSUJETO DELDELDELDEL DOMINIODOMINIODOMINIODOMINIO

Como todo derecho subjetivo, el derecho de propiedad tiene una estructura compuesta por el sujeto, el objeto y el contenido.

Entre los artículos del Cc que dedica a la regulación de la propiedad no se contiene ninguna norma específica relativa a los sujetos, por lo que habrá que aplicar en este punto el régimen general sobre la capacidad jurídica y sobre la capacidad de obrar (capacidad de obrar exigible para adquirir la propiedad).

- Pueden ser propietarios tanto las personas físicas como las jurídicas:

Art 38Cc: ““Las personas jurídicas pueden adquirir y poseer bienes de todas clases, así como contraer obligaciones y ejercitar acciones civiles o criminales, conforme a las leyes y reglas de su constitución”.

- Puede ser propietario una persona única o pluralidad de personas:

El propietario también puede ser una única persona o una pluralidad de sujetos. En este último caso, estaremos ante la comunidad de bienes:

Art.392 Cc: Hay comunidad cuando la propiedad de una cosa o de un derecho pertenece pro indiviso a varias personas”.

(Estado,

municipios, CCAA, Universidades…). Cuando el derecho de propiedad pertenezca a una persona pública éste se puede establecer por medio de dos regímenes jurídicos distintos, dependiendo del tipo de bien (demaniales o patrimoniales)

-

Pueden

serlo

también

las

personas

privadas

(particulares)

o

pública

- Aunque los extranjeros gozan en España de los mismo derechos civiles que los españoles, algunas normas especiales limitan su capacidad para adquirir propiedades inmobiliarias, ya sean personas físicas o jurídicas (excepto nacionales de la UE). Por necesidad de defensa nacional se fijaran en la Ley y Reglamento unas zonas en las que se juzga convenientemente prohibir, limitar o condicionar la adquisición de la propiedad y demás derechos reales por personas físicas o jurídicas de nacionalidad o bajo control extranjero, con arreglo a Ley 1975. Estos estarán sujetos a autorización militar, así como también lo estarán las sociedades españolas cuyo capital pertenece en proporción superior al 50% a personas físicas o jurídicas extranjeras.

4.4.4.4.

OBJETOOBJETOOBJETOOBJETO YYYY EXTENSIÓNEXTENSIÓNEXTENSIÓNEXTENSIÓN VERTICALVERTICALVERTICALVERTICAL DELDELDELDEL DOMINIODOMINIODOMINIODOMINIO

I. OBJETO DEL DOMINIO

cualquier

tradicionalmente cosas corporales.

- “Propiedades especiales”: por analogía puede hablarse de dominio sobre bienes

inmateriales (propiedad literaria, artística, científica o industrial). Debate doctrina sobre

si es derecho de propiedad vs derecho de monopolio de explotación.

y

-

Son

siempre

cosas

materiales:

cosa

susceptible

de

apropiación

Los bienes objeto de propiedad privada habrá de ser, susceptibles de apropiación. Art 338 Cc distingue el dominio público de la propiedad privada. Art 339Cc dominio público los destinados al uso público y los que pertenecen

privativamente al Estado, sin ser de uso común, y destinados a algún servicio público o

a el fomento de la riqueza nacional.

Cuando tales bienes dejan de estar destinados al servicio público (desafectación), pasan

a formar parte de los bienes del Estado y quedan sujetos al régimen general de la propiedad.

II. EXTENSIÓN VERTICAL DEL DOMINIO ¿Hasta dónde se extiende la propiedad? ¿Arriba hasta tanto como el cielo, y abajo cubre

el subsuelo? Extensión vertical del dominio.

A la hora de delimitar el objeto de la propiedad:

- el objeto de la propiedad en los bienes muebles está claro

- el objeto con los bienes inmuebles:

Art. 350 Cc: El propietario de un terreno es dueño de su superficie y de lo que está debajo de ella, y puede hacer en él las obras, plantaciones y excavaciones que le convengan, salvas las servidumbres, y con sujeción a lo dispuesto en las leyes sobre

Minas y Aguas y en los reglamentos de policía. “

La doctrina más moderna postula una extensión objetiva del dominio que este limitada por el punto al que alcance la posibilidad de utilización y el interés razonablemente tutelable del propietario, idea que domina hoy en la práctica. Subsuelo para excavar o construir un túnel no se expropia al propietario. Espacio aéreo propiedad sometida a una considerable legislación administrativa

Limitaciones importantes las servidumbres, leyes de Minas, leyes de aguas (a partir de 1985 todas las aguas son de dominio público y el que tiene un manantial solo tiene el derecho de aprovechamiento) y los reglamentos de policía.

5.5.5.5.

ELELELEL CONTENIDOCONTENIDOCONTENIDOCONTENIDO DELDELDELDEL DERECHODERECHODERECHODERECHO DEDEDEDE PROPIEDADPROPIEDADPROPIEDADPROPIEDAD

En cuanto al contenido del derecho de propiedad, el art. 348 CC reconoce tres facultades principales del mismo:

i. FACULTAD DE GOCE.- Facultad en virtud de la cual el propietario puede

gozar y disfrutar de la cosa –ius utendi y ius fruendi-. No es una facultad exclusiva del propietario, sino que otros titulares de derechos reales también la ostentan (p. ej:

usufructuario). Pero en el caso del propietario, ésta propiedad le permite decidir el

destino económico de la cosa (poder de destinación). Implica también el derecho a hacerse propietario de los frutos que da la cosa.

FACULTAD DE DISPOSICIÓN.- Comprende la realización de toda

suerte de actos jurídicos que tengan trascendencia jurídico-real. Tampoco es una propiedad exclusiva del propietario, la diferencia está en que el propietario a través de dicha facultad puede crear derechos reales limitados. Incluye los actos dispositivos que tienen como objeto transmitir la propiedad a otra persona o constituir derechos reales limitados a su favor.

ii.

Los actos que el propietario realiza en virtud de este poder de disposición son:

o

Enajenación y transmisión del derecho.

o

Actos de gravamen (actos por los que se constituye un derecho real limitado).

o

Renuncia (por mi voluntad unilateral desisto y dejo de ser titular del derecho).

el

propietario puede ejercer una acción jurídica frente a un tercero poseedor destinada a recuperar la cosa sobre la que ostenta el derecho de propiedad.

iii.

FACULTAD

REIVINDICATORIA.-

En

virtud

de

esta

facultad,

6.6.6.6. LALALALA PROTECCIÓNPROTECCIÓNPROTECCIÓNPROTECCIÓN YYYY DEFENSADEFENSADEFENSADEFENSA DELDELDELDEL DOMINIODOMINIODOMINIODOMINIO

Como en todo derecho subjetivo, al titular del derecho de propiedad la ley le confiere una serie de acciones judiciales tendentes a protegerla y a reprimir las violaciones o perturbaciones de que pueda ser objeto.

La acción dominical por excelencia es la acción reivindicatoria, a la cual acompaña un cortejo de acciones menores, dirigidas a encauzar otros posibles intereses del propietario (distintos del de recuperar la cosa de quien indebidamente la tiene).

I.

LA ACCIÓN REIVINDICATORIA

Art 348 Cc: “El propietario tiene acción contra el tenedor y el poseedor de la cosa para reivindicarla”. Acción que compete a un propietario no poseedor (único legitimado) contra quien posee la cosa indebidamente.

Es una acción de condena y de carácter restitutorio con ella se trata de imponer al demandado la condena a un determinado comportamiento de dar o restituir la cosa. Es una acción real, pues es derivada de una acción real y ejercitable erga omnes.

CONDENA

CONDENA RESTITUCION DE LA COSA LIQUIDACION DEL

RESTITUCION DE LA COSA

LIQUIDACION DEL

PROSPERA

RECLAMADA AL DEMANDADO

ESTADO POSESORIO

ESTADO POSESORIO

Si no pudiera restituir el demandado pagará la correspondiente indemnización

Los requisitos de la acción reivindicatoria son:

a. Dominio del actor: el actor debe probar su dominio, en aplicación de los principios generales sobre la carga de prueba. El dominio debe estar fundado en un título adquisitivo + tradición (compraventa, permuta, Se exige además la “probatio diabólica” habría de probarse que era verdadero propietario porque el que se lo transmitió era también propietario por título valido de adquisición del dominio, que a su vez lo fue del mismo modo por el anterior propietario. La doctrina y jurisprudencia la han suavizado ya que admiten que puede fundarse:

- por prueba de una posesión continuada durante los plazos necesarios para la usucapión (demostrar transmisiones del dominio validas hasta Max 30 años) - por posesión inmemorial: posesión constante de la cosa sin que haya memoria de lo contrario. El actor está obligado a probar que lo adquirió y es condición inexcusable, ya que sino el demandado debe ser absuelto, aunque no posea título. El actor no está obligado a probar que lo adquirió y que ahora reivindica le sigue perteneciendo (adquisición se presume que sigue continuando salvo prueba en contrario cuya carga corresponde al demandado). El título del dominio no tiene que ser un título escrito necesariamente, siendo posible demostrar aquel por cualquier de los medios de prueba admitidos en derecho, aunque a tenor del 38.1º Ley Hipotecaria, se presumirá que existen y pertenecen a su titular los derechos reales inscritos en Registro Propiedad, cuya incidencia lleva a una inversión de la carga de prueba por parte del demandado que tendrá que tirar abajo la legitimidad de su título inscrito en el asiento del Registro. La constancia en los libros catastrales tiene un mero efecto de prueba indiciaria.

b. Posesión del demandado: debe ser actual e indebida. - Actual: Cuando la acción se ejercita contra persona que poseía en el momento de iniciarse el proceso, pero que después deja de poseer en trance de ejecución de la sentencia, ya se entenderá restituida la cosa y la condena será por indemnización de daños y perjuicios.

- Indebida: cuando posee sin título que justifique su posesión. Si el demandado es un

poseedor a título de dueño, es necesario discernir cual título es válido o eficaz, porque los 2 no pueden serlo al mismo tiempo. La jurisprudencia exige para el éxito de la reivindicación que previa o conjuntamente se inste a la nulidad del título del actor (y si estuviera inscrita en RP, que solicite la cancelación de la inscripción correspondiente).

c. Identificación de la cosa. Consiste fundamentalmente en reclamar cosas concretas y determinadas, nunca genéricas, siendo una cuestión de hecho en la que son admisibles todos los medios de prueba, consistente en:

- una perfecta descripción de la cosa objeto de la reclamación del demandante

- confrontación con la cosa poseída por el demandado

- comprobación de la identidad de tal cosa con aquella que aparece descrita o mencionada en los títulos del actor y en su caso, del demandado

II. LA ACCIÓN DECLARATIVA DEL DOMINIO.

Acción dirigida a que se declare que el actor es propietario de la cosa frente al que niega

o discute esa titularidad. Son necesarios los requisitos “Prueba del dominio del actor e Identificación de la cosa”, pero no que el demandante se halle en la posesión. La legitimación pasiva corresponde, a los que nieguen o contesten simplemente que el derecho es de aquel.

III. LA ACCIÓN NEGATORIA. Existen dos conceptos sobre esta acción:

o Restringido: Acción negatoria que compete al propietario de una cosa para defender la libertad de su dominio y que se declare la ausencia o inexistencia de gravámenes sobre él, y que se ejercita contra el que pretenda ser titular de tal derecho real que gravaría su propiedad.

o Más amplio: Esta es la acción negatoria que compete al propietario dirigida a que cesen las perturbaciones de hecho de su derecho de propiedad. Tengo una casa y debajo hay una discoteca: el ejercicio de esta acción iría orientada a que nieguen el derecho de la discoteca a hacer ruido o producirme cualquier molestia.

IV. ACCIÓN DE DESLINDE Y AMOJONAMIENTO

(Sólo se da en los inmuebles). Traslado procesal de las facultades sustantivas de deslinde y amojonamiento: la acción de deslinde va dirigida a obtener la separación o individualización de la finca; la acción de amojonamiento va dirigida a que se permita establecer marcas de separación.

Este deslinde/amojonamiento se puede realizar mediante acuerdo de todos los interesados, en un procedimiento de jurisdicción voluntaria regulado en LEC (sin oposición de los colindantes interesados) o bien, en un juicio declarativo.

7.7.7.7.

LÍMITESLÍMITESLÍMITESLÍMITES YYYY LIMITACIONESLIMITACIONESLIMITACIONESLIMITACIONES DELDELDELDEL DOMINIO.DOMINIO.DOMINIO.DOMINIO. LASLASLASLAS PROHIBICIONPROHIBICIONPROHIBICIONPROHIBICIONESESESES DEDEDEDE DISPONERDISPONERDISPONERDISPONER

Existe una distinción entre los límites y las limitaciones de la propiedad, aunque en la práctica es difícil distinguirlos. El límite: es la frontera del derecho, se refiere a las restricciones que afectan de modo general a todos los propietarios de una categoría de objeto. Los límites tienen carácter de generalidad, es decir, aplicables a todos los derechos de propiedad que recaen sobre la misma categoría de cosas. Marcan el régimen ordinario de la propiedad y determinan el contenido normal del derecho (aquí hay que acudir también a la función social). El contenido esencial del derecho es el núcleo irreductible del mismo. Los límites, en teoría, no hay que probarlos, sólo hay que invocar la norma que los establece, principio “iura novit curia”- el juez conoce el derecho.

Además de los límites legales, la propiedad, como todo derecho subjetivo, tiene unos límites genéricos (limitaciones): abuso de derecho y ejercicio de mala fe (obligan a la concreción en cada caso de lo procedente o no de las actuaciones del propietario).

La limitación: se habla de limitación para aludir a determinadas restricciones al poder de concretos propietarios que se encuentran en una determinada situación y que reducen el ámbito de facultades que sería normal (bien sean facultades de goce o de disposición). Normalmente las limitaciones aluden a los derechos reales limitados y las servidumbres.

Esta distinción entre límite y limitación es importante en la medida en que el Código Civil enumera una serie de servidumbres legales que, en realidad, son límites que afectan a todo propietario por igual y que se incluyen con el fin de evitar conflictos de vecindad. P.ej: el art.582 CC (servidumbre de vistas y luces) o el art. 452 CC (facultad de concluir el cultivo y recolección de los frutos pendientes) Las limitaciones sobre el uso o goce no generan siempre derechos reales de servidumbre a favor de otros sujetos beneficiados por la limitación. Las limitaciones legales del dominio y servidumbres no son términos idénticos en todo caso y circunstancia. En la servidumbre real hay un gravamen de un predio en beneficio de otro predio, un fundo sirviente y un fundo dominante (art 530Cc), en cambio en otras, las limitaciones del dominio afectan a todas las propiedades por igual. Si yo no puedo abrir una ventana que tenga vistas rectas a la finca de mi vecino a menos que haya 2 metros como mínimo de distancia entre la pared que se haga y su propiedad (o 60cms en oblicuo), es evidente que mi vecino no tiene ningún derecho real sobre mi finca porque tanto mi propiedad como la suya están sujetas a la misma limitación.

También las limitaciones legales pueden consistir en el otorgamiento de unas facultades

adquisitivas preferentes a ciertas personas (derechos reales de adquisición), que limitan la facultad dispositiva del propietario, ya que este no es libre de enajenar a quien quiera:

- Tanteos legales: El titular de este derecho goza de facultad preferente de poder adquirir por el precio que otro de y con preferencia a él, en caso de enajenación de su propietario

- Retractos legales: El titular de este derecho goza de facultad de poder subrogarse en el

lugar del adquiriente cuando aquella enajenación se ha efectuado.

8.8.8.8. LASLASLASLAS RELACIONESRELACIONESRELACIONESRELACIONES DEDEDEDE VECINDAD:VECINDAD:VECINDAD:VECINDAD: LIMITACIONESLIMITACIONESLIMITACIONESLIMITACIONES LEGALESLEGALESLEGALESLEGALES DEDEDEDELLLL DOMINIODOMINIODOMINIODOMINIO PORPORPORPOR RAZÓNRAZÓNRAZÓNRAZÓN DEDEDEDE LALALALA VECINDADVECINDADVECINDADVECINDAD DEDEDEDE FINCASFINCASFINCASFINCAS YYYY LASLASLASLAS SERVIDUMBRSERVIDUMBRSERVIDUMBRSERVIDUMBRESESESES

La vecindad o contigüidad de los predios impone una serie de limitaciones a sus titulares para hacer posible el mejor ejercicio de sus derechos. Se denominan relaciones de vecindad al conjunto de normas que con esa finalidad las regulan. Una cuestión que no resuelve el código es hasta qué punto el propietario de una finca está obligado a tolerar las inmisiones que provienen de la finca ajena. Se entiende por inmisión la penetración en propiedad ajena de sustancias o fuerzas que se propagan por medios naturales y tienen consecuencias dañosas o molestas.

Importante que desde la antigua teoría (teoría de la inmisión) siempre se ha prohibido en todo caso los actos de emulación: no está permitido el ejercicio del derecho de propiedad cuando se hace sin utilidad del propietario y con el único propósito de dañar

o molestar al vecino.

Con ello, se dejaría sin solución una gran cantidad de supuestos en los que se detecta utilidad, ausencia de ánimo doloso, pero productores de graves perturbaciones para la propiedad ajena (vecindad con instalaciones industriales, con locales nocturnos,…).

Actualmente, hay dos teorías que se pronuncian sobre esta cuestión:

Ihering, criticando la teoría de la inmisión, elaboró la teoría de la normal tolerancia(código italiano). Se deben de prohibir todos los influjos que se inicien en el fundo vecino, y se deben permitir los que se inicien en el fundo del que los realiza y prosiguen en el del vecino (ruidos), siempre que no sean nocivos a las personas o cosas en medida superior a la normal tolerancia.

Stolfi elaboró un criterio distinto, la doctrina del “uso normal” (códigos portugués y alemán). Afirma que todo derecho debe ser ejercitado según su destino y en modo normal, con tal de que no ocasionen a los demás un daño apreciable. A fin de fijar la normalidad del uso, habrá que tener en cuenta el estado general de las costumbres y de las relaciones sociales que varían según el tiempo y los lugares, naturaleza de las fincas y que el aprovechamiento que se haga de ellas sea el habitual.

La solución española, a falta de criterio específico, la cuestión se resuelve mediante la aplicación de “la doctrina del abuso de derecho” (art 7.2Cc): limites dados por la norma jurídica, por las costumbres o por el criterio de la tolerancia normal. Esta doctrina es fruto de la conjunción de varios artículos del Cc, de los que se pueden extraer reglas:

o

El artículo 590Cc nos dice: “Nadie podrá construir cerca de una pared ajena o medianera pozos,[…], sin guardar las distancias prescritas por los reglamentos y usos del lugar, y sin ejecutar las obras de resguardo necesarias, con sujeción, en el modo, a las condiciones que los mismos reglamentos prescriban.” Por tanto los vecinos por ser vecinos tienen que tener algunas limitaciones

o

El artículo 1908Cc en sus números 2 y 4 se refiere a la responsabilidad extracontractual por daños causados por “humos excesivos que sean nocivos a las personas o a las propiedades”; y por “las emanaciones de cloacas o depósitos de materias infectantes, construidos sin las precauciones adecuadas” (teoría inmissio)

o

Finalmente, el artículo 7.2 Cc establece que la Ley no ampara el abuso del derecho o su ejercicio antisocial; de manera que cuando se sobrepasan los límites normales del buen ejercicio de un derecho, con daño para tercero, nace la responsabilidad que dará lugar a la correspondiente indemnización y a la adopción de las medidas judiciales o administrativas que impidan la persistencia en el abuso (se acerca a la teoría del uso normal).

Una vez determinado que se está ante una inmisión ilícita, el Código Civil prevé que ésta pueda repelerse por la vía de la acción negatoria. Por lo general, esta acción pretende negar que otra persona tiene un derecho real limitado sobre la propiedad de quien la ejerce, pero también se puede utilizar en el caso de inmisiones. El contenido de la misma es el cese de la actividad inmisoria y que se abstenga de realizarla en el futuro.

Finalmente, está relacionado con este tema el derecho de uso inocuo que hace referencia al hecho de que el propietario de una finca no puede impedir las utilizaciones de su propiedad por parte de terceros que no le impliquen ningún perjuicio y, sin embargo, beneficien al tercero. P.ej: el espigueo que es la recogida de los deshechos que se quedan abandonados tras la cosecha.

TEMATEMATEMATEMA 5.5.-5.5.--- ACCESIÓN,ACCESIÓN,ACCESIÓN,ACCESIÓN, OCUPACIÓN,OCUPACIÓN,OCUPACIÓN,OCUPACIÓN, HALLAZGOHALLAZGOHALLAZGOHALLAZGO YYYY TESOROTESOROTESOROTESORO

1.1.1.1. LALALALA ACCESIÓN:ACCESIÓN:ACCESIÓN:ACCESIÓN: IDEAIDEAIDEAIDEA GENERALGENERALGENERALGENERAL YYYY CLASESCLASESCLASESCLASES

2.2.2.2. PRINCIPIOSPRINCIPIOSPRINCIPIOSPRINCIPIOS RECTORESRECTORESRECTORESRECTORES DEDEDEDE LALALALA UNIÓNUNIÓNUNIÓNUNIÓN OOOO INCORPORACIÓNINCORPORACIÓNINCORPORACIÓNINCORPORACIÓN DEDEDEDE COSASCOSASCOSASCOSAS

3.3.3.3. LALALALA ACCESIÓNACCESIÓNACCESIÓNACCESIÓN INMOBILIARIAINMOBILIARIAINMOBILIARIAINMOBILIARIA ARTIFICIALARTIFICIALARTIFICIALARTIFICIAL OOOO INDUSTRIALINDUSTRIALINDUSTRIALINDUSTRIAL

4.4.4.4. LALALALA CONSTRUCCIÓNCONSTRUCCIÓNCONSTRUCCIÓNCONSTRUCCIÓN EXTRALIMITADAEXTRALIMITADAEXTRALIMITADAEXTRALIMITADA

5.5.5.5. LALALALA ACCESIÓNACCESIÓNACCESIÓNACCESIÓN INMOBILIARIAINMOBILIARIAINMOBILIARIAINMOBILIARIA NATURALNATURALNATURALNATURAL

6.6.6.6. LALALALA ACCESIÓNACCESIÓNACCESIÓNACCESIÓN MOBILIARIAMOBILIARIAMOBILIARIAMOBILIARIA

7.7.7.7. LALALALA OCUPACIÓN:OCUPACIÓN:OCUPACIÓN:OCUPACIÓN: CONCEPTO,CONCEPTO,CONCEPTO,CONCEPTO, NATURALEZANATURALEZANATURALEZANATURALEZA JURÍDICAJURÍDICAJURÍDICAJURÍDICA YYYY OBOBOBOBJETOJETOJETOJETO

8.8.8.8. ELELELEL HALLAZGOHALLAZGOHALLAZGOHALLAZGO

9.9.9.9. ELELELEL TESOROTESOROTESOROTESORO

1.1.1.1.

LALALALA ACCESIÓN:ACCESIÓN:ACCESIÓN:ACCESIÓN: IDEAIDEAIDEAIDEA GENERALGENERALGENERALGENERAL YYYY CLASESCLASESCLASESCLASES

El derecho de accesión viene definido en el artículo 353 del Código Civil. Según este precepto, la propiedad de los bienes da derecho por accesión a todo lo que ellos producen, o se les une o incorpora natural o artificialmente. Suele considerarse un modo de adquirir la propiedad pero hay que tener en cuenta, en primer lugar, que el art. 353 CC engloba dentro de la accesión un fenómeno que en realidad no se considera como tal. Dice que la propiedad por accesión de los bienes da derecho a todo lo que éstos producen (en realidad se entiende que no estamos ante accesión propiamente dicha porque lo que sucede es que el propietario tiene la facultad de percibir los frutos que produce la cosa que es de su propiedad, por ello simplemente es una facultad, no accesión).

Lo que se entiende por accesión en sentido propio es la adquisición de la propiedad de una cosa que se une a otra cosa. En realidad la accesión es una forma de solucionar el conflicto que se presenta cuando dos cosas pertenecientes a distintas personas se unen.

El derecho de accesión supone la preexistencia de una cosa a la que se une o incorpora otra. La unión o incorporación implica la aparición de una cosa nueva que impide el retorno a su ser y estado de las que la componen. Esto se debe a que en los preceptos siguientes al artículo 353 se indica que siempre que pueda retirarse la cosa unida o incorporada, el propietario de ella tiene derecho a hacerlo, y esto procede cuando no perezca, o se destruya o menoscabe la cosa que se ha formado en virtud de dicha incorporación o unión.

El Código Civil contiene una serie de reglas (de carácter supletorio) que varían según se produzca la unión de cosas muebles (accesión mobiliaria) o una de ellas sea inmueble (accesión inmobiliaria). También se distingue entre accesión artificial (edificación, plantación o siembra) y accesión natural (sólo en el caso de la modificación de los predios por obra de las aguas).

2.2.2.2. PRINCIPIOSPRINCIPIOSPRINCIPIOSPRINCIPIOS RECTORESRECTORESRECTORESRECTORES DEDEDEDE LALALALA UNIÓNUNIÓNUNIÓNUNIÓN OOOO INCORPORACIÓNINCORPORACIÓNINCORPORACIÓNINCORPORACIÓN DEDEDEDE COSASCOSASCOSASCOSAS

Suele decirse que, en relación con la accesión hay una serie de principios rectores:

- Buena fe. La persona que lleva a cabo el acto de unión o incorporación desconoce el carácter ilícito de su acto.

- Acessorium sequitur principale (lo accesorio sigue a los principal). Es decir, la

propiedad del objeto resultante la adquiere el propietario de la cosa principal. El problema es que en la práctica puede resultar difícil saber qué es lo principal.

- Superficies solo cedit. Significa que el propietario del suelo adquiere todo lo

que al suelo se une o incorpora. Este principio resulta de la aplicación del principio de acessorium sequitur principale a la tierra. Esta regla supone por tradición que el suelo tiene más valor que lo construido, aunque actualmente esto no tiene porque ser así, ya que puede ocurrir que el valor social y económico de la construcción sea superior al valor del suelo, que estaríamos ante lo que la jurisprudencia considera una inversión del principio de “superficies solo cedit”, dada apropósito de las construcciones extralimitadas (pág 65) cuando el que construye lo hace de buena fe sobre parte de la propiedad ajena. Aquí se valoraría como principal el edificio y como accesorio el suelo, diciendo que para que se aplique esta regla la mayor parte tiene que estar en suelo propio y sólo una parte pequeña en suelo ajeno. Es necesario que el dueño del suelo invadido no se haya opuesto a la construcción, porque dejaría de haber buena fe.

3.3.3.3. LALALALA ACCESIÓNACCESIÓNACCESIÓNACCESIÓN INMOBILIARIAINMOBILIARIAINMOBILIARIAINMOBILIARIA ARTIFICIALARTIFICIALARTIFICIALARTIFICIAL OOOO INDUSTRIALINDUSTRIALINDUSTRIALINDUSTRIAL

El conflicto de intereses entre el que edifica, planta o siembra y el dueño del suelo donde lo hace es solucionado por el Código Civil bajo la idea de que el suelo es lo principal y, en consecuencia, por virtud de que lo principal sigue a lo accesorio atribuye un papel rector en la situación a su propietario. El art. 358 establece que lo hecho en suelo ajeno pertenece al dueño del mismo en relación con lo establecido en los artículos siguientes. Consecuentemente, el Código presume que las obras, plantaciones o siembras han sido hechas por él y a su costa, mientras que no se pruebe lo contrario (art. 359). Al destruirse esta presunción, pueden darse cinco hipótesis con diferente solución:

A) BUENA FE DEL TERCERO O INCORPORANTE (art. 361 CC) La buena fe del tercero es una creencia basada en un error excusable sobre el dominio del suelo, pues cree que le pertenece, o sobre el alcance de su título, que cree facultarle para obrar como lo ha hecho. De acuerdo con el artículo 361, la buena fe ha de existir en el momento de la construcción, siembra o plantación (S. de 27 de noviembre de 1984). En esta situación, se atribuye al dueño del suelo un derecho de opción entre hacer suyo lo construido, plantado o sembrado, previa la indemnización de los artículos 453 y 454, u obligar al que construyó o plantó a la compra del suelo, o al que sembró a pagar la renta correspondiente (renta del arrendamiento). El principio de que lo accesorio sigue a lo principal no da lugar a que el dueño del terreno se haga automáticamente propietario de lo accesorio.

En tanto no se ejercite la opción la situación jurídica queda de la siguiente manera: de un lado, el tercero es un poseedor de buena fe del terreno ocupado, y de otro, el tercero ostenta un dominio sobre la obra, plantación o siembra, pero no sobre aquel terreno. Habrá, en suma, una concurrencia de dos derechos de propiedad.

La adquisición de lo construido, plantado o sembrado está condicionada al pago de la indemnización (“previa”), cuyo quantum deberá fijarse con arreglo a lo dispuesto en los artículos 453 y 454 por remisión expresa.

En cuanto a la capacidad para ejercitar la opción, se requiere la precisa para realizar actos de administración si se opta por adquirir la obra, y la necesaria para los actos de disposición si se opta por la venta del terreno. Si opta por que se le pague la renta en la hipótesis de siembra, debe tener capacidad para celebrar un contrato de arrendamiento.

B) MALA FE DEL TERCERO O INCORPORANTE (art. 362 CC)

Aquí obra con todo vigor el principio de accesión, y el dueño del suelo hace suyo, sin ninguna obligación de indemnizar, el resultado del trabajo ajeno (art. 362). No obstante, el artículo 363 le permite exigir del tercero, y a su costa, la reposición del suelo a su estado primitivo, siendo del tercero lo que resulte de dicha operación. Por otro lado, el tercero comete un acto ilícito al invadir la propiedad ajena por lo que los daños y perjuicios que se originen de su actuación deben ser reparados (art. 1.902).

C) MALA FE DEL TERCERO Y DEL DUEÑO DEL SUELO

La mala fe del dueño del suelo reside en la falta de una tempestiva oposición a la obra no obstante serle conocida. Se trata, pues, de una conducta omisiva que es juzgada como aquiescencia: haberse ejecutado la obra, a su vista, ciencia y paciencia (art. 364).

Se establece aquí una compensación de culpas, ordenándose que la situación jurídica se regule como si el tercero hubiese obrado de buena fe.

D) BUENA FE DEL TERCERO Y MALA FE DEL DUEÑO DEL SUELO

No regula expresamente esta opción el Código Civil. Parece procedente la aplicación del artículo 361, en cuanto que no distingue si el dueño del suelo tiene o no mala fe, sin perjuicio de la reparación de los daños y perjuicios que no queden cubiertos por las indemnizaciones preceptuadas.

no queden cubiertos por las indemnizaciones preceptuadas. E) EMPLEO DE MATERIALES AJENOS - Regula este supuesto

E) EMPLEO DE MATERIALES AJENOS

- Regula este supuesto el artículo 360, cuando es el dueño del suelo quien los utiliza al

realizar, por sí o por otro, plantaciones, construcciones u obras. Cuando la restitución puede hacerse sin menoscabo de la obra, el dueño de los materiales conserva su derecho y puede retirarlo. Mas, cuando ello no es posible, ese dueño los pierde y los hace suyos el dueño del suelo, consumándose así una pérdida del dominio, y el ex dueño de los materiales sólo tiene un derecho de crédito dirigido a obtener el abono de su valor, y una pretensión de indemnización de daños y perjuicios, para el caso de que hubiese habido mala fe. - Cuando es un tercero el que utiliza los materiales ajenos para construir en terreno de otro, el artículo 365 preceptúa que si es de buena fe, el dueño del terreno deberá responder de su valor subsidiariamente y en él solo caso de que el que los empleó no

tenga bienes bastantes. Pero no tendrá lugar esta responsabilidad subsidiaria si hay mala fe al construir y se utiliza la facultad del artículo 363. Además, se aplican las siguientes reglas (art 365 relacionado con 360 y 361):

1º- El titular de los materiales tiene derecho a retirarlos siempre que por ello no se menoscabe o perezca la obra del tercero. 2º- Caso contrario, tendrá derecho a que se le abone su valor por el constructor, respondiendo de esta obligación el dueño del suelo. Además, interviniendo mala fe en su utilización, aquél responderá de daños y perjuicios. 3º- La responsabilidad del dueño del suelo opera en función de que, por razón de las normas sobre la accesión se haga propietario de lo construido, plantado o sembrado. Cesa su responsabilidad si exige la demolición de la obra o arranque de la plantación o siembra, porque entonces no hay enriquecimiento suyo. 4º- El artículo 365 se refiere exclusivamente a las relaciones entre dueño del suelo y titular de los materiales. Si en función de su responsabilidad los ha abonado el primero, le queda contra el que los utilizó una acción de repetición, que se traducirá en una rebaja de lo que haya de pagar para hacerse dueño de lo plantado, sembrado o edificado.

4.4.4.4. LALALALA CONSTRUCCIÓNCONSTRUCCIÓNCONSTRUCCIÓNCONSTRUCCIÓN EXTRALIMITADAEXTRALIMITADAEXTRALIMITADAEXTRALIMITADA

Trata de determinar cuál es el juego de la autonomía privada en la creación de los derechos, Según doctrina del Tribunal Supremo, cuando el edificio construido únicamente en parte del suelo ajeno posee un mayor valor e importancia que el suelo invadido, se invierte el principio de superficies solo cedit. Se estima entonces que el edificio es lo principal y el terreno lo accesorio.

En este caso, se otorga al constructor la facultad de adquirirlo mediante el pago de su precio, aunque habrá de abonar además el quebranto o menoscabo económico que repercuta sobre el resto de la segregación que haya de efectuar en suelo ajeno, como consecuencia necesaria del principio de equidad.

El Tribunal Supremo ha determinado también que, dado que el condenado es el edificante, si éste ha venido vendiendo los pisos y locales del edificio a terceros, éstos son compradores de buena fe, no edificantes, exentos de responsabilidad. Este criterio es aplicable si la construcción es indivisible, por lo que en otro caso, en concreto en el de las plantaciones y siembras, rigen las normas sobre accesión normal. La jurisprudencia sobre construcciones extralimitadas presupone que el edificante es de buena fe. Por tanto, si el constructor obrara de mala fe, entrarían en función los artículos 362 y 363 a favor del dueño del suelo de buena fe, aunque habría que tener en cuenta siempre el principio de la equidad. Si concurriese mala fe en ambos sujetos, cabría una aplicación de la doctrina general sobre la construcción extralimitada por analogía de la situación con artículo 364.

de la doctrina general sobre la construcción extralimitada por analogía de la situación con artículo 364.

5.5.5.5.

LALALALA ACCESIÓNACCESIÓNACCESIÓNACCESIÓN INMOBILIARIAINMOBILIARIAINMOBILIARIAINMOBILIARIA NATURALNATURALNATURALNATURAL

Es tradicional incluir dentro de la teoría de la accesión el estudio de la ordenación jurídica de los problemas a que da lugar la mutación originada en los predios por obra de las aguas en general, y así lo hace el Código Civil.

Aluvión. Se denomina aluvión al arrastre de tierra, légamo y otras sustancias que el curso normal de un río lleva consigo, y que provoca erosión en unas tierras y sedimentación en otras. Según el artículo 366, el acrecentamiento pertenece al predio que lo recibe.

Avulsión (art. 368 CC). La avulsión es una brusca mutación de tierras por efecto de una fuerza extraordinaria. Por los efectos de la fuerza del río se produce un arrastre de terreno de la finca A y lo deposita frente a la finca B. La ley dice que ese trozo de terreno, que se puede identificar, pertenece al propietario de la finca A; si no se puede identificar estamos ante un aluvión. Si la corriente arranca y transporta árboles, el artículo 369 autoriza a sus propietarios a reclamarlos en el plazo de un mes del dueño de la heredad a que van a parar, transcurrido el cual, éste adquiere su propiedad. En caso de reclamación, habrán de abonarse los gastos ocasionados para recogerlos o ponerlos en lugar seguro.

Cauce abandonado. Preceptúa el artículo 370 que los cauces de los ríos abandonados por variar naturalmente el curso de las aguas, pertenecen a los dueños de los terrenos ribereños en toda la longitud respectiva a cada uno. Si el cauce separaba heredades de distintos dueños, la nueva línea divisoria correrá equidistante de unas y otras.

Variación del curso de un río. Dice el artículo 372 que cuando en un río navegable y flotable, variando naturalmente de dirección, se abre un nuevo cauce en heredad privada, el cauce entrará en el dominio público. El dueño de la heredad lo recobrará siempre que las aguas vuelvan a dejarlo seco. Debe interpretarse que se refiere a todas corrientes, continuas o discontinuas.

Terrenos descubiertos o inundados. Según el artículo 367, no se adquieren los terrenos descubiertos por la disminución natural de las aguas por los dueños de las heredades confinantes con estanques o lagunas, ni se pierden los que se inunden en las crecidas extraordinarias.

Formación de islas. Las islas que se formen en los mares adyacentes a las costas de España y en los ríos navegables y flotables, pertenecen al Estado, dice el artículo 371 del Código Civil. El artículo 5 de la Ley de Costas de 1988 completa este precepto, precisando que son las islas que estén formadas o se formen por causas naturales. En cambio, para las que se formen por sucesivas acumulaciones de arrastres superiores en otros ríos, el artículo 373 preceptúa que pertenecen a los dueños de las márgenes u orillas más cercanas, o los de ambas márgenes si la isla se hallase en medio del río,

dividiéndose entonces longitudinalmente por la mitad. Si se forma hacia ambas márgenes, será por completo dueño de ella el de la margen más cercana. Las islas formadas cuando la corriente de un río se divide en brazos dejando aislada una heredad o parte de ella, son del propietario de la misma (art. 374).

Accesiones marítimas. Están reguladas en la Ley de Costas de 29 de julio de 1988 y su Reglamento de 1 de diciembre de 1989.

6.6.6.6. LALALALA ACCESIÓNACCESIÓNACCESIÓNACCESIÓN MOBILIARIAMOBILIARIAMOBILIARIAMOBILIARIA

Art 357 Cc: “cuando dos cosas muebles, pertenecientes a distintos dueños, se unen de tal manera que vienen a formar una sola”. La jurisprudencia del Tribunal Supremo señala que el todo formado ha de ser inseparable, o bien que la separación produzca un grave detrimento, o bien que si se distinguen las cosas, no pueden separarse volviéndolas al estado primitivo sin perjudicar su naturaleza. Por tanto, si las cosas unidas pueden separarse sin detrimento, no existe accesión y los dueños respectivos tienen la facultad de exigir la separación conforme establece el artículo 378.

I. CRITERIO LEGAL

El Código Civil distingue si las cosas unidas son separables o no:

- si son separables sin detrimento: cada propietario tiene la facultad de pedir la

separación (art. 378.1º).

- Si no son separables: sigue el principio de que lo accesorio sigue lo principal, y es necesario establecer los criterios sobre la accesoriedad:

determina

atendiendo, en primer lugar, al destino económico de las cosas. El Código califica como accesoria la cosa que se une a otra para su adorno, uso o perfección (art.376). El artículo 378.2º introduce una corrección al criterio del artículo 376 diciendo que “cuando la cosa unida para el uso, embellecimiento o perfección de otra, es mucho más preciosa que la cosa principal, el dueño de aquélla puede exigir su separación, aunque sufra algún detrimento la otra a la que se incorporó”. Por tanto, el dueño de la cosa accesoria tiene facultad para destruir los efectos producidos siempre que no ocasione daños a la otra o que éstos sean de escasa importancia. (Se entiende preciosa como sinónimo de valiosa). 2º Valor pecuniario de la cosa: en defecto del criterio anterior, se sigue el del valor pecuniario. Es principal, dice el art. 377: “el objeto de más valor y si lo tienen igual, el de mayor volumen”. En la pintura y escultura, escritos, gravados y litografías: se considerará accesoria la tabla, el metal, la piedra, el lienzo o el pergamino. (artículo 377.2º) Sin embargo, deberá aplicarse por analogía el criterio del párrafo 2º del artículo 378, para evitar resultados absurdos (por ejemplo, el empleo de un papel rarísimo para hacer un dibujo deleznable).

Destino

económico

de

las

cosas:

la

relación

de

accesoriedad

se

II.

UNIÓN POR EL DUEÑO DE LA COSA PRINCIPAL

Si ha actuado de buena fe, hace suya la cosa indemnizando al de la cosa accesoria su

valor (artículo 375).

Por el contrario, si ha obrado de mala fe, el dueño de la cosa accesoria puede optar entre que se le pague su valor o que la cosa de su pertenencia se separe aunque para ello haya que destruir la principal. En ambos casos habrá lugar a la indemnización de daños y perjuicios (artículo 379). La mala fe no destruye el juego inicial del principio de que lo accesorio sigue a lo principal, sino que faculta para destruir sus efectos.

Si también ha existido mala fe en el dueño de la cosa accesoria, se regirá la situación jurídica por las reglas de la unión de buena fe (artículo 379.3º).

III.UNIÓN POR EL DUEÑO DE LA COSA ACCESORIA Si en la unión no ha habido mala fe, se aplica el principio rector de que pierde la propiedad en beneficio del propietario de la principal, indemnizando éste su valor (artículo 375).

Sin embargo, si ha obrado de mala de, pierde la cosa incorporada sin ningún derecho de reclamar su valor y, además, ha de indemnizar al dueño de la cosa principal los perjuicios que haya sufrido.

Si también ha existido mala fe en el dueño de la cosa principal, se determinarán los derechos respectivos de la forma dispuesta para el caso de haber obrado de buena fe (artículo 379.3º).

IV. CONTENIDO DE LA INDEMNIZACIÓN

Como norma supletoria de cualquier acuerdo entre las partes sobre el importe del valor de la cosa que hubiere de satisfacerse, se determina que la indemnización consista:

Art 380 Cc: “… puede exigir que ésta consista en la entrega de una cosa igual en especie y valor, y en todas sus circunstancias, a la empleada, o bien en el precio de ella, según tasación pericial”. Esta regla no sustituye a la totalidad del contenido de la obligación de indemnizar los daños y perjuicios, tan solo abarca el referido a la pérdida de la cosa.

V. CASOS ESPECIALES

A) MEZCLA O CONFUSIÓN: donde los objetos originarios de igual o diferente especie no pueden separarse sin detrimento, y ordena que se constituya una comunidad de bienes sobre el todo cuando la mezcla ha sido hecha por voluntad de los dueños o por casualidad, teniendo cada uno un derecho proporcional atendiendo al valor de las cosas mezcladas o confundidas (381Cc). Si cabe la separación cualquier podrá pedirla. Esta norma se aplica cuando la mezcla se ha hecho de buena fe por voluntad de uno solo. Si la mezcla se hace de mala fe (art. 382, p.2º CC), el que la ha hecho pierde la cosa de su pertenencia y queda obligado al pago de indemnización a la otra parte.

Aunque el Código Civil no lo diga expresamente, la mala fe de ambos propietarios hará surgir la comunidad de la que hablamos. B) LA ESPECIFICACIÓN: tiene lugar cuando una persona pone su trabajo sobre material ajeno y la convierte en una cosa distinta. Se distingue según el especificante (autor de la obra) sea de:

Buena fe (art. 383, p.1º CC). El especificante adquiere la obra resultante pero tiene que pagar el valor de la materia. Por excepción, si esta es más preciosa que la obra en que se empleó o superior en valor, el dueño podrá, a su elección, quedarse con la nueva especie, previa indemnización del valor de la obra, o pedir indemnización de la materia (art. 383, p. 2º CC).

Mala fe (art. 383, p.3º CC). El propietario de la materia tiene una opción:

Hacer suya la obra no pagando el trabajo realizado.

Pedir que se le pague el valor del material más la indemnización de daños y perjuicios. No prevé el Código el supuesto de que haya mala fe interviniente por el dueño de la materia, entonces, es posible considerar al especificante como de buena fe. La indemnización de la materia consistirá, a falta de acuerdo de las partes, en la entrega

a su dueño de una cosa igual en especie y valor, y en todas sus circunstancias a la empleada, o bien el precio de ella, según tasación pericial (art. 380 CC).

7.7.7.7. LALALALA OCUPACIÓN:OCUPACIÓN:OCUPACIÓN:OCUPACIÓN: CONCEPTO,CONCEPTO,CONCEPTO,CONCEPTO, NATURALEZANATURALEZANATURALEZANATURALEZA JURÍDICAJURÍDICAJURÍDICAJURÍDICA YYYY OBJETOBJETOBJETOBJETOOOO

La ocupación es un modo de adquirir originario ya que el ocupante no deriva su título de ningún transmitente. La ocupación es un modo de adquirir la propiedad, pero no permite adquirir otros derechos reales.

Nuestro Código Civil conoce la ocupación como modo de adquirir el dominio y lo incluye en el artículo 609 CC. El artículo 610 CC dice: “Se adquieren por la ocupación los bienes apropiables por su naturaleza que carezcan de dueño, como los animales que son objeto de caza y pesca, el tesoro oculto y las cosas muebles abandonadas”.

Por tanto, la ocupación es un modo de adquirir el dominio de cosas apropiables por naturaleza que no tienen dueño, ya sea porque nunca lo tuvieron (res nullius), ya sea porque han sido abandonadas (res derelictae). Recordemos que los inmuebles vacantes pertenecen al Estado por lo que no cabe adquirirlos por ocupación.

Esto plantea problemas con las cosas perdidas, ya que no carecen de dueño y, en ese caso, la propiedad no se adquiere por ocupación ya que el que encuentra la cosa debería actuar como presupone el art. 615 CC que regula el hallazgo.

Por ello el ámbito de aplicación de la ocupación es bastante restringido, y se da fundamentalmente en el caso de animales salvajes o domésticos. Hay que tener en

cuenta, sobre los animales de caza y pesca, que hay una legislación específica sobre estas materias.

La cosa debe estar dentro del tráfico jurídico y ser susceptible de sujeción al poder del ocupante. La adquisición del dominio se produce por la aprehensión material o por la sujeción al señorío de la voluntad del ocupante de las cosas que el ordenamiento jurídico considera susceptibles de ella. Por tanto, se basa en la toma de posesión y debe existir siempre a una voluntad de tener la cosa en nuestro poder.

La capacidad para adquirir por ocupación se reconoce en los menores de edad e incapacitados, por extensión del artículo 433 CC. Sin embargo, un sector de la doctrina opina que, aunque no se necesita la misma capacidad que para celebrar un negocio jurídico, si se requiere al menos la capacidad de entender, ya que la ocupación implica un animus adquirendi (Picazo no está de acuerdo, porque la adquisición de la propiedad es obra de la ley, no ex voluntae).

Los bienes que pueden ser objeto de ocupación están enumerados en el artículo 610 CC a modo de ejemplos:

La caza y la pesca: el artículo 610 enumera la caza y la pesca como modo de adquirir animales por ocupación, aunque el artículo 611 dice que se este derecho se regirá por leyes especiales. Esta legislación se caracteriza por la fuerte intervención de la Administración.

El enjambre de abejas: el artículo 612 dice que el propietario de un enjambre de abejas tendrá el derecho a perseguirlo sobre el fundo ajeno, indemnizando al poseedor de éste el daño causado. Si estuviere cercado, necesitará el consentimiento del dueño para penetrar en él. Cuando el propietario no haya perseguido, o cese de perseguir el enjambre dos días consecutivos, podrá el poseedor de la finca ocuparlo o retenerlo.

Las palomas, conejos y peces: el artículo 613 dice que las palomas, concejos y peces, que de su respectivo criadero pasaren a otro perteneciente a distinto dueño, serán propiedad de éste, siempre que no hayan sido atraídos por medio de algún artificio o fraude. La palabra criadero denota el levantado por la mano del hombre con el intento de explotar los animales susceptibles de aprovechamiento, pero en modo alguno los criaderos naturales (una charca).

Objetos arrojados al mar o que el mar arroje: el artículo 617 se remite a lo dispuesto por leyes especiales en cuanto a los derechos sobre estos bienes. En general, sólo cabe ocupación de las cosas abandonadas en la mar o arrojadas por ella en la costa que sean productos de la misma mar.

8.8.8.8.

ELELELEL HALLAZGOHALLAZGOHALLAZGOHALLAZGO

Los artículos 615 y 616 del Código Civil regulan el régimen jurídico del hallazgo de cosas muebles, dentro de la normativa de la ocupación.

a. En virtud del artículo 615.1º, quien encuentre una cosa mueble, que no sea tesoro, debe restituirla a su antiguo poseedor. Si no se conociera quién es, se dispone la obligación de consignarla inmediatamente en poder del alcalde del pueblo donde se hubiese encontrado (por tanto, no hay obligación de averiguar quién es). El alcalde, por su parte estará obligado a conservar la cosa y publicar el hallazgo en la forma acostumbrada.

b. La cosa ha de conservarse y custodiarse hasta dos años después de la segunda publicación. El Código Civil ordena que se anuncie el hallazgo durante dos

domingos consecutivos.

c. Si no puede conservarse sin deterioro o sin hacer gastos que disminuyan su valor notablemente, se venderá en pública subasta después de que hubiesen pasado ocho días desde el segundo anuncio sin presentarse dueño. Y entonces en lugar de la cosa, será el precio pagado el que queda depositado.

d. Si al cabo de dos años no se ha presentado para reclamar la cosa el dueño, se

adjudicará la cosa al hallador o el precio obtenido en la subasta, en su caso. Si se presenta, se le entregará al dueño, el cual deberá recompensar al hallador. Tanto el dueño como el hallador, en su caso, estarán obligados a abonar los gastos que

hayan podido realizarse para la conservación de la cosa.

Antes del transcurso de dos años, el hallador tiene una serie de derechos: (derechos eventuales son de naturaleza patrimonial, transmisibles y embargables):

1- el derecho a adquirir la propiedad de la cosa o el precio obtenido en subasta: la condición que perfeccionará la adquisición del hallador es que no se presente el dueño durante esos dos años 2- el derecho a la recompensa: la condición que perfeccionará la recompensa es que el dueño se presente. El derecho a la recompensa está establecido en el artículo 616 Cc. Según el precepto, el propietario que se presentare a tiempo está obligado a abonar al que hubiese hecho el hallazgo la décima parte de la suma o el precio de la cosa encontrada. Cuando el valor del hallazgo excediese de 2000 pesetas, el premio se reducirá a la vigésima parte en cuanto al exceso. La cuantía de la recompensa se estima siempre como la mínima. Si el dueño ofrece una mayor, deberá tomarse ésta y no la legal.

Por último, cabe señalar que el hallazgo se diferencia de la ocupación. La ocupación procede cuando la cosa, ya sea por su naturaleza o por las circunstancias en que se encuentra, se presume res nullius o abandonada. En cambio, el hallazgo recae sobre cosas que no poseen estas características (ser nullius o estar abandonada). Es por esto por lo que todo el que encuentre y tome posesión de una cosa mueble que razonablemente pueda reputar perdida debe cumplir con la obligación del art 615Cc.

9.9.9.9.

ELELELEL TESOROTESOROTESOROTESORO

El tesoro está sometido a un régimen especial en el Código Civil. El artículo 610 dice qué es susceptible de ocupación y el artículo 614 que el que por casualidad descubriere un tesoro oculto en propiedad ajena, tendrá el derecho que le concede el artículo 351. Por ello, se adquieren por ocupación las cosas muebles que carecen de dueño siempre que no hayan sido escondidos porque si no estamos ante un tesoro.

Art 352Cc: “Se entiende por tesoro, para los efectos de la ley, el depósito oculto e ignorado de dinero, alhajas u otros objetos preciosos, cuya legítima pertenencia no conste”.

Esta ignorancia puede ser del depósito, o del lugar de su emplazamiento. La jurisprudencia del Tribunal Supremo suele tener en cuenta su antigüedad.

- Que su legítima pertenencia no conste quiere decir que ya no sea posible saber quién es el dueño, pero no que sea nullius. El Tribunal Supremo ha declarado que la falta de constancia de la legítima pertenencia se da también cuando es conocida la identidad del dueño originario, pero la excesiva lejanía en el tiempo haga prácticamente imposible (por las intermedias transmisiones hereditarias) conocer quiénes son los sucesores del referido dueño originario.

- El tesoro pertenece al propietario del terreno en que se halla, aunque no es requisito necesario que se encuentre “enterrado” en el terreno.

Si el descubrimiento se hizo por casualidad en un terreno ajeno o en propiedad del Estado, la mitad de su valor será para el descubridor. Por tanto, según jurisprudencia del TS, se establece una copropiedad. Sin embargo, si no lo halló por casualidad, la totalidad del valor será para el propietario del terreno donde se encontrara.

Si el objeto donde se descubrió está sujeto a derechos reales a favor de personas distintas del propietario, sus titulares no se colocan, a los efectos de recibir el valor del tesoro, en el puesto del propietario, a excepción de la enfiteusis.

Como el tesoro se adquiere por ocupación, en virtud del artículo 610 CC, no basta haberlo visto o percibido, sino que es necesario su toma en posesión o la sujeción a la voluntad del descubridor, como cualquier objeto mueble abandonado.

Por último, se le reconoce al Estado (artículo 351.3º CC) el derecho de adquirir el tesoro por su justo precio cuando los efectos descubiertos sean interesantes para las Ciencias y las Artes, que se distribuirá por mitad entre el propietario y el descubridor. La expropiación forzosa de estos objetos está sometida a la legislación de expropiación forzosa. La legislación administrativa sobre el patrimonio histórico-artístico se encuentra en los artículos 40 a 45 de la Ley 16/1985, fundamentalmente.

TEMTEMATEMTEMAAA 6.6.-6.6.--- LALALALA COMUNIDADCOMUNIDADCOMUNIDADCOMUNIDAD DEDEDEDE BIENESBIENESBIENESBIENES

1.1.1.1. LALALALA COMUNIDADCOMUNIDADCOMUNIDADCOMUNIDAD DEDEDEDE BIENES:BIENES:BIENES:BIENES: CONCEPTOCONCEPTOCONCEPTOCONCEPTO YYYY TIPOSTIPOSTIPOSTIPOS

2.2.2.2. PRINCIPIOSPRINCIPIOSPRINCIPIOSPRINCIPIOS RECTORESRECTORESRECTORESRECTORES DEDEDEDE LALALALA COMUNIDADCOMUNIDADCOMUNIDADCOMUNIDAD DEDEDEDE BIENESBIENESBIENESBIENES

3.3.3.3. ELELELEL CONTENIDOCONTENIDOCONTENIDOCONTENIDO DEDEDEDE LALALALA SITUACIÓNSITUACIÓNSITUACIÓNSITUACIÓN DEDEDEDE COMUNIDADCOMUNIDADCOMUNIDADCOMUNIDAD

4.4.4.4. LALALALA EXTINCIÓNEXTINCIÓNEXTINCIÓNEXTINCIÓN DEDEDEDE LALALALA COMUNIDAD.COMUNIDAD.COMUNIDAD.COMUNIDAD. LALALALA DIVISIÓNDIVISIÓNDIVISIÓNDIVISIÓN DEDEDEDE LALALALA COSACOSACOSACOSA

COMÚNCOMÚNCOMÚNCOMÚN

5.5.5.5. LALALALA SITUACIÓNSITUACIÓNSITUACIÓNSITUACIÓN DEDEDEDE MEDIANERÍA:MEDIANERÍA:MEDIANERÍA:MEDIANERÍA: NATURALEZANATURALEZANATURALEZANATURALEZA YYYY RÉGIMENRÉGIMENRÉGIMENRÉGIMEN

JURÍDICOJURÍDICOJURÍDICOJURÍDICO

1.1.1.1.

LALALALA COMUNIDADCOMUNIDADCOMUNIDADCOMUNIDAD DEDEDEDE BIENES:BIENES:BIENES:BIENES: CONCEPTOCONCEPTOCONCEPTOCONCEPTO YYYY TIPOSTIPOSTIPOSTIPOS

El Código Civil regula la comunidad de bienes en el Título III “De la comunidad de bienes” del Libro Segundo “De los bienes, de la propiedad y de sus modificaciones”. Art 392Cc: hay comunidad cuando la propiedad de una cosa o un derecho pertenece pro indiviso a varias personas”.

Existe comunidad de bienes en el derecho de propiedad (copropiedad o condominio); en cualquier otro derecho sobre una cosa que pertenece a varias personas (propiedad de un derecho); también hay comunidad cuando se encuentra en cotitularidad no un derecho subjetivo aislado, sino un patrimonio o un conjunto de bienes o una masa patrimonial.

En el caso de la puesta en mano común de ciertos bienes para cumplir determinadas finalidades (formación de una Sociedad) aquí hay sociedad y no comunidad, ya que el propietario del todo, es la persona jurídica y no existen titulares diferenciados.

Históricamente la comunidad de bienes se organiza en torno a dos esquemas:

COMUNIDAD ROMANA O POR CUOTAS.:

Sistema que tiene su origen en una concepción individualista, en la cual se da preeminencia al derecho individual y la situación de comunidad es algo incidental, transitorio y desventajoso: hace que deba facilitarse el camino para la desaparición de este estado, otorgando a cada comunero la posibilidad de salir inmediatamente de él en cualquier momento mediante la acción de división “actio communi dividundo”. Impone el reconocimiento de un ámbito de poder exclusivo sobre la parte o porción de derecho ostentado en común (cuota). La propiedad es total sobre el conjunto de bienes o derechos, pero por cuotas disponibles. La regulación fundamental de nuestro Cc sigue el esquema de la comunidad romana:

reconocimiento de cuotas, plena propiedad de cada codueño sobre ellas y libre ejercicio de la acción divisoria (arts. 392 y ss).

COMUNIDAD GERMÁNICA O EN MANO COMÚN:

Parte de la concepción del mundo con preeminencia de la colectividad sobre el individuo. La comunidad es permanente, estable y ventajosa para cumplir ciertos fines económicos. No cabe la acción de división, por lo que, no existen cuotas (en caso residual de existir, en ningún caso determinan un derecho exclusivo del comunero sobre ellas). No se le reconoce a cada comunero la posibilidad individual de pedir la división. La doctrina ha afirmado que nos encontramos ante la idea de comunidad germánica en:

- régimen de gananciales en matrimonio

- comunidad hereditaria (desde la muerte hasta la partición)

- las comunidades vecinales y aprovechamientos comunales (Ley 55/1980, de 11 de noviembre, de montes vecinales en mano común.).

Se entiende que únicamente lo serían plenamente los dos últimos supuestos, ya que aquí los sujetos disfrutan los aprovechamientos colectivos unidos por el vínculo de ser vecinos del pueblo, número de titulares indeterminado y variable, el disfrute se hace sin delimitación precisa faltando la idea de cuota y la participación de cada comunero es inalienable y la comunidad indivisible.

Lo importante es la relación: OBJETO PLURALIDAD DE SUJETOS La comunidad de bienes nace cuando el derecho u objeto es adquirido por varias personas automáticamente –nace sin contrato-, bien de origen legal (varios herederos) o negocial (mediante negocio jurídico entre varias personas).

2.2.2.2. PRINCIPIOSPRINCIPIOSPRINCIPIOSPRINCIPIOS RECTORESRECTORESRECTORESRECTORES DEDEDEDE LALALALA COMUNIDADCOMUNIDADCOMUNIDADCOMUNIDAD DEDEDEDE BIENESBIENESBIENESBIENES

1º- El principio de autonomía privada: Los contratos, acuerdos o convenios entre los comuneros constituyen la ley fundamental y el estatuto regulador. Las normas legales tienen el valor de dispositivas, puesto que rigen solamente “a falta de contratos o disposiciones especiales” (art.392Cc), aunque hay algunas normas no dispositivas.