Sei sulla pagina 1di 8

CURSO BÁSICO DE COSMETOLOGÍA FACIAL

I. Aspectos generales: la piel

Principales definiciones.

Cosmetología y estética: es el conjunto de técnicas y tratamientos utilizados

para el embellecimiento del cuerpo.

Cosmetología facial: especialidad terapéutica del rostro, comprende el

tratamiento de pieles sanas. La especialización y estudios avanzados permiten el tratamiento de pieles enfermas.

Cosméticos: productos que se utilizan para la higiene y mantenimiento de la

belleza del cuerpo y el rostro.

Antisepsia: método que consiste en combatir o prevenir padecimientos

infecciosos destruyendo los microbios que los causan. Implica la eliminación o inhibición de la proliferación de microorganismos en tejidos vivos o líquidos corporales mediante el uso de antisépticos.

Asepsia: conjunto de procedimientos científicos, destinados a preservar de

gérmenes infecciosos el organismo, aplicados principalmente a la esterilización del material quirúrgico.

Exfoliación: tratamiento cosmético por medio del cual se logra la eliminación

de células muertas de la capa externa de la piel.

Hidratación: es el proceso por medio del cual la sangre aporta agua a la piel,

junto con el oxígeno y los nutrientes, durante el pasaje desde los vasos hacia los tejidos.

del

medio exterior, ya sea en forma natural o artificial, al usar distintos preparados a base de agua y productos químicos

Humectación:

es el proceso por medio del cual

la piel toma humedad

Limpieza: procedimiento por medio del cual se eliminan impurezas de la

superficie de la piel, con el auxilio de productos especialmente diseñados.

Tonificación: es la acción de aplicar el tónico, loción ligeramente astringente, que coadyuva con la limpieza facial, refresca y vitaliza, gracias a las maniobras que se usan para su correcta aplicación.

La piel. Definición y características.

Es el órgano más extenso del cuerpo, abarca toda la superficie corporal. Nos permite mantener una relación con el medio externo que nos rodea, gracias a sus funciones de protección, regulación y transformación.

Está formado por tres capas bien definidas la epidermis, la dermis y la hipodermis.

En su estructura cada capa contiene células que permiten a la piel cumplir con sus diversas funciones, por ejemplo, en la epidermis, la capa mas externa encontramos células llamadas queratinocitos, que constituyen una barrera impermeable para casi todas las sustancias, debido a la forma como se encuentran agrupadas, como celdas apretadas formando una especie de muro. Se regenera cada 2 meses y su función es mantener la piel hidratada, así como de protegernos de la radiación solar.

La epidermis a su vez, está conformada por capas sucesivas:

a. Capa basal o germinativa, conformada por células denominadas melanoncitos,

responsables de la fabricación de la melanina que nos dan el color o pigmentación. Y también encontramos en esta capa, células encargadas de los antígenos, es decir,

relacionadas con el sistema inmunológico y de la defensa del organismo.

b. Capa espinosa, está encima de la anterior, sus células se unen a las de la capa

basal formando una verdadera armadura.

c. Capa granulosa, está formada por un grupo de células que tienen como función

producir la queratina.

d. Capa córnea, constituye la parte de la piel que esta a la vista, está en constante

renovación por cuanto está formada de células muertas, aunque este proceso llamado descamación no es perceptible en estados normales. Esta capa recubre todo el cuerpo con

excepción de las mucosas: labios, boca, vulva, etc.

La dermis: aproximadamente tiene un espesor de 4 milímetros, en ella se encuentra comprendido todo un sistema de fibras y células rodeado de una sustancia conocida como sustancia fundamental. En esta capa se encuentran los capilares, las terminaciones

nerviosas, glándulas sebáceas y sudoríparas. Se pueden distinguir tres zonas: la dermis profunda, la dermis media y la dermis superficial, pero no son capas, ya que se encuentran entrelazadas entre si.

En esta capa se encuentran las fibras que dan la tersura a la piel, las fibras de colágeno, elastina y reticulita, y diferentes tipos de células del sistema inmunológico.

Hipodermis: es la capa más profunda de la piel. Se conoce también con el nombre de tejido celular subcutáneo o panículo adiposo. En su constitución se hallan gran cantidad de adipositos (células grasas), dispuestos en lóbulos, separados entre sí por haces de fibras colágenas y elásticas que reciben el nombre de trabéculas. La grasa forma un tejido metabólico muy activo que además protege al organismo proporcionándole amortiguación y aislamiento térmico.

Tipos de piel.

Existen varios tipos de piel, podemos diferenciar tres tipos básicos:

Piel seca: sus características más resaltantes son: poros finos, aspecto opaco,

propensa a presentar signos de agrietamiento. Es una piel que presenta falta de hidratación y de humectación, por lo que los tratamientos deben incluir, productos de uso tópico y la ingesta de nutrientes y mucha agua. Es el tipo de piel que más tendencia a envejecer tiene.

Piel grasa: es una piel que presenta signos claros de exceso de grasa, brillo y

aspecto aceitoso. Los poros tienden a obstruirse, lo que amerita mucha disciplina a la hora de la higiene. Requiere el uso de productos no grasos, además de llevar hábitos alimenticios sanos, bajos en grasa. Es una piel con tendencia al acné.

Piel normal: es el tipo de piel por excelencia, hidratada, humectada, tersa, con

una tonicidad espectacular, responde maravillosamente a una rutina diaria de mantenimiento.

Además de estos tres tipos básicos, también observamos dos tipos más que vienen a ser las pieles mixtas, estas pueden ser con tendencia a secas o con tendencias a grasas.

Pieles mixtas con tendencia a seca: aspecto áspero, poros dilatados, normal en

la zona t (frente, nariz y barbilla).

Pieles mixtas con tendencia a grasa: tiene aspecto húmedo y brillante en la

zona t (frente, nariz y barbilla).

II. Equipo básico

Se requiere un kit básico de productos de reconocida calidad, que sean libres de fragancia y totalmente hipoalergénicos, para cada tipo de piel:

Limpiadora

Desmaquillante de labios y ojos

Tónico

Exfoliante

Humectante.

Debemos tener a disposición el siguiente material:

Kit de toalla y bandana.

Envases de vidrio o porcelana para contener agua.

Torundas de algodón o esponjas especiales (opcionales).

Palillos con punta de algodón.

Cepillo facial (opcional).

Frasco atomizador con agua.

Guantes (opcionales).

Un recipiente para desechos.

Otro aspecto importante es nuestra vestimenta, la cual debe ser también adecuada, preferiblemente usaremos una bata en colores claros, zapatos cómodos, no debemos usar ni pulseras ni relojes, tampoco es recomendable que usemos cadenas o collares largos. Debemos mantener nuestro cuerpo libre de objetos colgantes que puedan entorpecer nuestra labor.

Si usamos perfume, preferiblemente que sean fragancias suaves.

El cabello deberá estar perfectamente recogido.

En caso de usar lentes, asegurarnos de que no se vayan a deslizar mientras estamos trabajando.

III. Limpieza facial básica

Paso a paso de una limpieza facial básica:

Paso 1. Desmaquillaje y limpieza: Comenzamos primeramente por observar si los ojos y labios están maquillados o si hay restos de maquillaje.

1. Comenzamos por los ojos: colocamos debajo del parpado superior, papel tisú, le pedimos a la cliente que abra y cierre el parpado, colocamos el papel debajo, evitando que moleste el interior del ojo y procedemos de la siguiente manera: con un palillo de punta de algodón, le impregnamos de desmaquillante y vamos pasando poco a poco, por las pestañas, comenzando desde el extremo interno hacia el externo. No se realiza ninguna presión, se hace un movimiento suave de barrido, varias veces y por ultimo se retira el papel tisú.

2. El desmaquillaje de los labios se realiza de la manera siguiente: se impregna una torunda de algodón en desmaquillante, y comenzamos desde la comisura hacia el centro del labio, con un movimiento suave circular hacia arriba, se repite tantas veces como sea necesario hasta retirar totalmente el lápiz labial.

3. Finalizado el

desmaquillaje de ojos y labios,

aplicamos seguidamente la

limpiadora desde la zona del cuello hacia el rostro, con masajes suaves pero enérgicos, siguiendo la forma y dirección de los músculos faciales, de abajo hacia arriba.

4. Retiramos con algodón y agua,

arriba.

Paso 2. Tonificación.

siempre comenzando desde el cuello hacia

Aplicamos el tónico, de la siguiente manera, impregnamos una torunda de algodón con un poquito de agua y luego con el tónico, procedemos a pasarlo por el rostro con pequeños toquecitos, abarcamos toda la superficie facial, comenzando desde el cuello hasta la frente. El tónico nos permite limpiar cualquier resto de desmaquillante y de limpiadora.

Paso 3. Exfoliación.

La exfoliación consiste en aplicar en el rostro un producto especialmente formulado para remover las células muertas de la capa externa del rostro.

Se aplica con movimientos suaves pero enérgicos desde la zona del cuello hacia arriba hasta llegar a la frente.

También podemos utilizar el cepillo facial, con movimientos circulares y hacia arriba.

Se masajea por unos minutos y luego se retira con algodón impregnado de agua.

Para facilitar el retiro del exfoliante, rociamos el rostro y cuello con auxilio del frasco atomizador, emulsionamos y pasamos el algodón con agua.

Paso 4. Humectación.

El paso final, una correcta humectación del rostro, con una hidratante específica para el tipo de cutis que estamos tratando.

Se

aplicará

generosamente,

desde

la

zona

del

cuello

hasta

la

frente,

con

movimientos suaves que permitan que el producto penetre en su totalidad.

IV. Eliminación de deshechos

Cuando estamos realizando una limpieza facial, se genera mucho material de desecho, es importante contar con un envase apropiado, que colocaremos cerca de nuestra camilla o nuestra silla de trabajo, con su debida bolsa plástica.

En el caso de que algún material caiga fuera del envase, no debemos recogerlo hasta no haber finalizado todo el proceso de limpieza, a fin de evitar contaminación.

Se recomienda vaciar el envase cada vez que se finalice una limpieza.

IV. El léxico de la cosmetología

Cada profesión desarrolla su propio léxico y la cosmetología no se queda atrás, a continuación una pequeña lista de expresiones que normalmente se usan y la forma en que lo expresa una profesional de la cosmetología:

Expresión común

Esta crema no huele a nada

Esta base tapa bastante

La piel esta aguada

Te la echas todos los días

El efecto es rápido

Este tónico cierra el poro

Tengo tapado los poros

Esta crema le cuida la cara

Léxico de la cosmetóloga

Esta crema es libre de fragancia

Esta base tiene amplia cobertura

La piel esta fláccida

Te la aplicas diariamente

Es de efecto acelerado

Este tónico ayuda a minimizar el poro

Tienes obstruidos los poros

Esta crema le protege de los agentes externos