Sei sulla pagina 1di 346

·

·

.- -.,

;~ ~i9tp~4a _ de la . foto _grqfía

"

,

.

-

.

:

.

- ,'

.

,-

~

--

.

.

"'

.ff."

l

*

.*

¡

.

.

.

'Í'

.'

.

BeaumontNewhall -

.

-

i.

.,.

.~

.

-

-

.-

-

'

;

, ,,"

.

¡-

;'1

,, '

.~

,~í:"

.

.

-

.

,

-

-

-

.

.-.

--

'"

,,'

,-

"

"

-

-

"

--

·- ,

.-

FOTO GG RAFiA

- _------ ----- -

-

-------'---

,

.'

!.'

'.'

,

'.

,"o/.

,

.~.

.,;

~.; .

'X

.,.,.

-

'~.

~.

.'

~

"

.

,

"

.'.

-

.'

.,

"

"

,.

-:

,

', .

,

'

:-

,

."

.~.

.;.;.

-

"

Beaumont Newhall (1908-1993) destacado autor, profesor, conferenciante y erudito, ría decirse que casi inventó la "historia de la fotografía" como tema especial de su p lu- ictividad, Ingresó en el Museum of Modern Art de Nueva York, en caráct er de bibliot e - J, al ihicio de los años treinta, poco después de la fu ndación del mism o; en 1937, el d i-

or dEt-éste;'Alfred Barr, le invitó a mOht:lr una exposición : la primer'il gran retrospect iva re el1 rte' de'.la fotografía, que casI se a2~rcabaa sus cien años deexistencia, El co nsi- ,nte catálogo ilustrado para esa muestra fue la base d e est a Historia de /a Fotografía, el impulsor decisivo d e dos d e los cent ros de estudios fotog ráficos m ás respetados de idos Unidos: el Departamento Fot ográfico del M useum o f M odern Art y la George tman House de Rochester (Nueva York) de la que fu e no mb rado conservador en 1948 1 la cual ejerció la d irección entre 1958 y 197 1, cargo al q ue renunc ió post eriorm ente i dedicarse a la investi gación, a la enseñanza y a sus propias obras, Además de esta

aria de /a Fotografía y de inn umerables artículos , f ue

au t or de otros libros co m o Th e

luerreotype in America, Frederick H. Evans, La tent /mage, Airborne Cam era y M asters 'hotography,

'

--- --

-

[; i

"

¡

, i

,.

,

,.

~ ,

;

-

'

.

.

~istoria de' la fotografíq' ,

.'

,

/

.

,

,

.'

'

.

.,

,

- -- --~. -------~,-' -

-historia de la fotografía

Beaumont ~ewhall,l'JoP- ¡c¡S]

,

üWlVlJ(SlfID •••
üWlVlJ(SlfID •••
historia de la fotografía Beaumont ~ewhall, l'JoP- ¡c¡S] , üWlVlJ(SlfID ••• FOTO'GGHAFfA .' / / I
historia de la fotografía Beaumont ~ewhall, l'JoP- ¡c¡S] , üWlVlJ(SlfID ••• FOTO'GGHAFfA .' / / I

FOTO'GGHAFfA

.'

/

/

I

,

15

g

02-

TilUlo original The Hiltary of Photograph, {Tom 1839 lO lhe Premu (Compleuly Rtvised And EnlargeJ Edition)

Versión castellana de Homero Alsina Thevener Revisión general por joaquim Romaguera i Ramió

Diseño de la cubierta de Estudi Coma

KEscribir la historia de la fotografía antes de NewhalJ~ de Aooc McC.uley pub licado originalmeme por Tarlor &'. Francis Led., Abingdno, Oxfo rdshi rc.

Versión castellana de Coro Acarnu

2' edición, l' tirada, febrero 2002

2' edición, 2' tirada, novie mbre 2002

Ninguna parte de esta publicación, in duid o el diseño de la

cub iert a,

puede rcprQducicsc, alm acenarse o transmitirse de ninguna forma,

ni por ningun medio, sea éste elecuónico, químico, medoi,o, ó pt ico, de grabación o d e fo tocopia, sin la previa aUlOrinción esc rita por parte de

la EditoriaL La Editorial no se pronuncia, ni exp reo;a ni implícitamente,

respe.:to a la exactitud d e la info rmación contenid a en este libro,

razón por la cual

no puede asumir ningún tip n d e res ponsabili dad en caso de error u omisión.

e The Mu seu m of Modcrn Art, New York. 2001 y para la edición castellana

Ed itorial GUSla vo Gi li, SA,

Barcdona, 2002

Prinud in Spain

ISBN 84 - 2)2-1883 - 7 De p ós ilo legal B. 42 .878 -2002 Impresión: ¡ngoprint. SA, Barcelona

-'

i

-'

,

I

_ 1

i

,

"

1

j

I

j

I

-l

J

J

~

¡

I

J

J

ÍNDICE PREFACIO 7 1 - LA DIFIcIL IMAGEN 2 - INVENCIÓN 13 9 3 -

ÍNDICE

PREFACIO

7

1 - LA DIFIcIL IMAGEN

2 - INVENCIÓN

13

9

3 - EL DAGUERROTIPO, EL ESPEJO CON MEMORIA

4 - CALOTIPO, EL LÁPIZ DE LA NATURALEZA

5 - RETRATOS PARA MILLONES

59

43

27

6 - FOTOGRAFIA y ARTE

73

7 - . UNA NUEVA FORMA DE LA COMUNICACIÓN .

85

8 - LA CONQUISTA DE LA ACCIÓN

117

9 - FOTOGRAFIA PICTORIALlSTA

141

10 - FOTOGRAFIA DIRECTA

167

11 - EN BUSCA DE LA FORMA

12 - VIS IÓN INSTANTÁNEA

199

217

13 - FOTOGRAFIA DOCUMENTAL

235

14 - FOTOPERIODISMO

15

- EN COLOR

269 -

249

16 - NUEVAS DIRECCIONES

281

APÉNDICE , ESqUBIR LA HISTORIA DE LA FOTO GRAFIA

ANTES DE NEWHALL

NOTAS

315

BIBLlOGRAFfA

327

INDICE DE CONCEPTOS

fNDICE ONOMÁSTICO

300

333

335

-

PREFACIO

D~sd~ el año 1839 la fotografía ha sido un medio vi-

tal para la comunicación y la expresión. El crecimiento

de esta contribución a las anes visuales es el tema de

este libro . Es la historia de un medio expresivo más que

de una técnica, y ese medio aparece viSto con 10$ ojos

de quienes a través de los años han luchado para domi-

narlo, comprenderlo y amoldarlo a su propia visión. La fotografía es a la vez uml ciencia y un ane, y am- bos aspectos aparecen inseparablemente ligados a lo

largo de su 1Sombroso ascenso, desde ser un sustitutO pan la habilidad manual hasta ser una forma anística independient;. La tecnolog1a de la fotografía aparece considerada en este libro hasta donde afecta al fotógra- fo. No se ha formulado empero ningún intento de ex- plicar la teoría científica del proceso fotográfico. Ésta es la quinta edición, revisada y ampliada, de un texto publicado inicialmente en el catálogo ilustrado de la exposición FotograJÜl: 1839-1937, que organicé en 1937 para el Museo de Arte Moderno de Nueva York. Corresponde agradecer aquí a la J ohn Simon Gug- genheim Memorial Foundation, que me otorgó dos be- cas; a la Universidad de Nuevo México por su apoyo a través de años de investigación y redacción; al Museo de Arte Moderno y a John Szarkowski, director de su Departamento de Fotografía: confío que el libro sea una prueba mis de su sabio consejo a través de tantos -años. Por el permiso para utilizar materiales sujetos a dere- chos, quedo en deuda con los autores y editores que se mencionan en Agradecimientos. Por el permiso para reproducir fotografías quedo agradecido a fotógrafos,

coleccionistas, museos y asociaciones históricas que se mencionan en los respectivos epígrafes. Debo agrade- cer en particular al Internacional Museum of Photo - graphy, de la George Eastman House, Rochester (Nueva York), por haber puesto a disposición la consi- derable selección de fotografías que ¡·ntegra su valiosa colección. Los siguientes historiadores, fotógrafos, coleccionis- tas y conservadores de museos han compartido genero- samente sus conocimientos conmigo, y por ello quedo

sumam~nte ·agradecido .a H. J. P. Arnold, Jam es Bor-

coman, Peter C. Bunn el!, Van Deren Coke, Amy Conger, Arno ld H . erane, Jam es L. Eny eart, He lmut Gernsheim, Arthur T. Gill, Sarah Greenough, André J ammes, Fritz Kempe, Susan Kismanc, Valerie L1oyd, Bernd Lohse, Harry H . Lunn Jr ., Jerald C. Maddox, Weston J. Naef, Davis Pratt, "joel Snyder, Roben A. Sobi eszek, Karl Steinorth, David Travis, Lamberto Vi- taJi, Harold White. La edición de este libro estuvo a cargo de Susan Wei- ley y su diseño fue realizado por Sfeven Schoenfelder. Su producción fue supervisada por Tim McDonough y Susan Schoenfeld. Para ellos y para sus co legas en el Departamento de Publicaciones, mi profundo agrade- cimiento. Y por su comprensión, su confianza y su apoyo, de- dico este libro a IJ!i esposa, Christi.

BEAUMONT NEWHALL

Santa Fe (Nuevo México), abril de 1982

7

¡ -, J J J j J .U n Método Mu y' curioso de dibujar
¡
-,
J
J
J
j
J
.U n Método Mu y'
curioso de dibujar cu alqu ie r P erspectiva d e la man e ra m ás n atur.tJ , s in obs e rvar
las Reglas ". T extO
de Lil Práctica de l
J
Perspu tiva, o Un M¿todo Faci1 de R eprese,ltar ÚJs
Objetos
NalHrales Según l4s Regllll s de {¡z Perspectiva, c:s,ritO originalm ente e n francés por un jesu ita de París
y
publicado en Lond res por Tb o Sorles y Joho Boyles, MDCCXXVI.
J ean Oubreuil, el autor no mencionad o, explica que en este grabado, A es un cristal que se ajusta en
el mu co BG, y E
es una p aJeta aj ustable. con una minú sc ula m irill a ni h parte superior, que encaja
en [a base BD
de su instrumento. · El dibu jante (F) t raza sobre la ventana (G) las
• T odos saben
có mo tomar , o copiar, lo que aparece uí en el cristal ., señala el
lín eas de lo que: ve.
jesuita, quien con -'
d
u ye:
Lo mejor es dibuj ar la s Líneas y Fi guras
sob re el C ri s tal, co n Pluma y Tinta ; lue go, humed e -
J
ciendo ligeramente la parte
trasera del C ri sta l,
y ex tend iendo una
H o ja de Papel húmeda sobre el
lad o que conriene el Di se ñ o; frot an d o o presio nand o levemente el Papel con la Mano, todo el
Dibujo se imp rimid. o transferid. del Cristal al
en algo posibl e y fieil •.
Un poco de P riet ;ca co nvertirá este MétOdo
,
J
•
•

/

1 • LA DIFICIL IMAGEN

-, .

Los retratos con cámara se realizaron desde finales

del Renacimiento. El principio de la cámara es conoci-

do durante mucho tiempo: la luz que penetra por un

agujero minúsculo, desde la pared de una habitación

oscura,

tida de lo que haya en el exterior. El uso de la camera obscura para la prOducción de retratos no se pranieó sin embargo hasta un siglo después de que la perspecti- va geométrica lineal fuera concebida por Leon Bauista Alberti y por sus colegas florentinos Fitippi Brunelles- chi y Donara Bramante. La teoría en que se basaban sus reglas disicas de la perspectiva era que los rayos de luz procedentes de los objetos son recibidos por el ojo en el vértice de un cono o piramide visual. E l plano de la imagen es así una sección vertical de esa pirámide visual, cosa que Alberti, en su libro Sobre la Pintura (1435), comparó con una ventana:

lo que h20go cU1ndo pinto . Ante todo. dihujo un rec·

Os diré

tingulo en 120 superficie de lo que he de pintar del t20maño que preciso, aJ que considero como una ventana 20bierta por 120 que se v e el t e ma 20 pintar. 1

fonn a sobre la pared opuesta una imagen inver-

Pronto se descubrió que la ventana teórica de Alberti podía convertirse en una ventana real, simplemente al dibujar sobre un vidrio colocado verticalmente mien· tras se mira desde un punto situado en el lado opuesto. En 1525, Albrecht Durero ilustró el uso de tal recurso para el retratO, y anOtó que ello era "bueno para todos aquellos que desean reali%.ar un retratO de alguien pero que no están seguros La ventana de Albeni puede ser reiterada por la ima- gen ~e una cámara cuando los rayos de luz que pene- tran por el orificio son recibidos sobre un plano veni~ cal. La primera descripción de la cámara oscura, como elemento auxiliar del dibujante, fue hecha por Giovan- ni Battista Delia Pana, en su libro Magiae Natura/is (1553).) Quince años después, Daniello Barbara, pro· fesor de la Universidad de Padua y autor de un Tr~tado sobre la Perspectiva, demostró que se podía obtener una imagen más brillante colocando una lente en ellu~ gar del orificio de entrada.

Cerrad las persianas y puertas, hasta que no entre lUlo alguna en la cámara excepto por en lente , y del lado opuesto soSte- ned una hoja de papel, que moveréis hacia adelante o hacia atrás hasta que la escena aparezC20 con mayor nitidu. Allí, en el papel, aparecerá toda 120 imagen, tal como es, con sus dis·

2

t:lrlcias, sus colores, sus sombras y sus movimientos, las nu- bes, el centelleo del agua, los pájaros en vuelo. Si el papel se

deja firme, se podrá

roa, darle sus sombras, reproducir los colores de! natural. 4

-dibujar toda 120 pe rspectiva con una plu.

La cámara o s;cura, que al comienzo fue una habita - ción lo bastante grande como para que el artista entrara en ella, resultó inútil hasta que se hizo portátil. En los siglos XYII y xym se colocó una lente al extremo de una caja de dos pies de largo [poco más de 60 cm], mientras que el otro extremo quedaba cubierto con un vidrio esmerilado o semiopaco. La imagen procedente de la leme llegaba hasta el vidrio y podía ser vista desde fuera de la cámara. Un modelo perfeccionado, semejante a la moderna cámara reflex, colocaba el vidrio sobre la su- perficie horizontal superior de la caja, adonde la ima- gen llegaba mediante un espejo colocado en un ángulo de 45°. Tenía la ventaja de que la imagen no quedaba invertida y el dibujante podía calcarla, colocando un papel fino sobre el vidrio. Pero había un problema. Los artistas exigían que las cámaras estuviesen dotadas de lentes que produjeran imágenes conformes a las leyes de la perspectiva. La imagen formada por una lente simple --como pudiera serlo un vidrio de aumento-- es circular y con forma de plaw; no 20parece nítida cuando es recibida en una su- perficie plana. Combinando dos lentes, hechas con seg· mentas de arco de radios diferentes, se podía obtener un campo razonablemente liso. Y utilizando lentes de

distintas distancias focales, el ángulo de visión podía hacerse estrecho para 10$ retratOs y amplio para los pai- sajes. En el siglo XVIII las cámaras oscuras mejoraron lo suficiente para que se convirtieran en equipamiento ha- bitual de dibujantes. El conde Francesco Algarotti de- dica un C20pítulo ·a la cámara oscura en su Sopra la Piuu· ra (1764): . Los mejores pintores modernos italianos han aprovechado considerablemente este recurso, y de otra manera no habría sido posible que representaran

las cosas con tanta naturalidad

~

.

r---La fotografía es básicamente una manera de fijar la

la acción que la luz

, ejerce sobre sustancias sensibles ante ella. Los antiguos

, habían ya observado que la luz cambia la naturaleza de

I muchas sustancias. La clorofila de la vegetación se hace verde ante la luz, o los tejidos coloreados palidecen.

Cieru.s sales de plata, .especialmente los haluros, que-

. imagen de la cámara, utili:r

ando

9

,

, Un3 cámara oscura. Se dibuja la imagen formada por La lente (B) y. ren eja

Un3 cámara oscura. Se dibuja la imagen formada por La lente (B) y. ren eja da por el espe jo (M) sobre el crista.l (N). De A.

GanOt, Traiti élimentairt de physiql<c (Pans. 1855)

dan radicalmente aheradas por su exposición a la luz: se ¡ibera un elemento combinativo, dejando una pl at a me- tálica y pura que, como no está pulida, es oscura.

- ---Este fenó~eno fue observado por el naturalista al e- mán Johann-Heinnch Sc hul ze en 1727, mientras ¡oten- taba repetir un experimento realizado por el alquimista Christoph-Adolph Balduin, para producir una sustan- / cia luminiscente. En 1674, Balduin había descubierto

1- que J2 tiza (carbonato de calcio) disuelta en el agua re-

gia (ácido nítrico) formaba un compuesto (el nitrato de calcio) que era delicuescente, es decir, que absorbía prontamente el polvo del aire. Pensó que destilando esa mezcla ·podría atrapar al Weltgeút, o Espíritu Univer- sal. Por azar observó que el residuo qu e quedaba en la ret orta calentada brillaba e n I~ oscuridad, incluso des- pués de enfriars e, y lo denominó phosphorous o fósfo-

~Ol qu e signifi ca el «portador de lu z

El agua regia usada por Schulze en su repetición del experimento de 8alduin era impú'ra: contenía plata. Cuando disolvió tiza en ella. produjo una combinación de nitrato de calcio y de carbonato de calcio. Para su asombro. ese compuestO se tornó de un púrpura oscu- ro al ser expuesto a los rayos solares. Pero cuando fue

expuesto al calor del fuego, el compuesto no re alizó tal

que la reacción. había sido

cambio, y Schulze d ed ujo

causada por la luz más que por el calor. Para probar esa deducción, ll enó una botella de vidrio con la mezcla de

tiza, plata y ácido nítrico. Cuando informó sobre este experimento. relató lo siguiente:

Rec ubrí la mayor parle del vidrio con un material oscuro, dejando libre una pequeña part e pan la entrad a de la luz:. A

menudo

go corté cu idadosamente con un cuchillo afilado esas panes entimadas. Froté con ce ra , sobre un vidr io, el papel así perfo-

rado. Al poco rato los r_ros del so l,

de las partes pe rforad:l.s en el papel, escribie ron

frase .sobre el precipitado .de tiza., de forma tan exact"a y nítida que muchas personas se monTaron ,uriosas ante el experi - mentO. pero, ignorando ~u natural eza, aprov echa ron la oca- sión para atribuir el fenómeno a alguna clase de truco. 6

escribí nombres y frases com pletas en el papel y lue-

al llegar al vidrio a través

cada palabra O

10

Ese compuesto sensib le a la luz fue denominado por

Schulze como escotóforo (<<portador de la oscuridad,.). El hallazgo fue publicado por él en las actas de 1 Aca- demia de Filósofos Naturales de Nuremberg, en 1727,

b

lugar de lo fosforoso, o Un Notable Experi memo so-

bre la acción de los ra yos del so l,

Algunos químicos

comen">:aron a repetir el experimento de Schulze, que se

divulgó en Europa. Al termin

r el siglo XVIII, el medio

de atrapar la difícil imagen de 1 cámara oscura existÍ

Descubrimiento de lo escotoforoso en

jo

el título

.1

ya

en form

latente.

El incentivo hacia la elaboración de una técnica prác-

tic

pasó a ser estimulado por una demanda de cuadros

e imágenes que no tenía precedentes y que fue formula- da por la ascendente clase media a finales del siglo

XVlll. Se requerían reprodu cciones en cilmidad; tras la invención de la litografía y tras la revitalización del gra- bado en madera, las imágenes pudieron ser multiplica-

das casi

l infinito. L'Encyclopédie de Diderot y D'A-

lemben ---ese símbolo inteleclUal de la Edad de la Ilus-

tración, publicad il entre 1751 y 1765-- estaba profusa- mente ilustrada con imág enes qu e mostraban al detalle diferentes artes y oficios. como la encuadernación, la

forja de un ancla,

la construcción de viviendas' y otros

temas. Significativamente, el artículo sobre óptica in- cluía la imagen de una cámara oscura. La clase media quería retratos; en sus manos se colocaron los disposi- tivos mee.ánicos que eliminaban la necesidad de una prolongada preparación artística, con lo que cualquiera

prolongada preparación artística, con lo que cualquiera j j j I JEAN FOUQUET , Retrato de

j

j

j

I

JEAN FOUQUET , Retrato de GilitJ-Loui¡ Chrhien, invtntor del foionotrAzo, ca. 1792. Fisionotrazo, George Eastman House (Nueva York)

Dibujando con una "cámara lúcida~. De V. Chevalier, Notict sur l'uugt d t ilI ¡;htJmb,~ cLsirt (París. 1834)

podía convenirse en un dibujante, si no en un pintor. La silhouttte o silueta sólo requería la capacidad de tra- z~r el borde de un a sombra¡ el fisionotrazo, inventado

bre y función, podía ser fácilmente transportada y era muy utilizada por los viajeros. Con ella Basil Hall do- cumentó sus viajes por Estados Unidos; en su' Prefacio

por GilIes-Louis Chritien en 1786. no pedía mucho más del principiante, con la ventaja de que se producía

a

Fort:y Etchings Madt with the Camera Lucida in North AmericlZ in 1827 and 1828 (Edimburgo, 1829)

una plancha en miniatura de cobre grabado y así se po-

elogió a ese instrumento, que liberaba al aficionado «de

dían imprimir duplicados. El perfil del modelo queda-

la

triple penuria de la Perspectiva. la Proporción y la

ba traHdo mediante un visor móviC. comunicado con un estilete que registraba a escala reducida cada movi-

Forma,., concluyendo que aunque Wollaston, su in- ventor. no hubiera dt$Cubierto el "Camino Real hacia

miento. marcando la tinu sobre un a plancha d e cobre. la cua l era después grabada. El instrumento se hizo in- mensamente popular; sólo 600 retratos con el fisiono-

el Dibujo~, cuando menos "había triunfado tn pavi· mentar el camino ya conocido Pero para muchos aficionados tal "pavimento,. no

trazo se exhibieron en el Salón de París de) 797. Luego

era suficiente. Hasta la camaTa lucida requería cierto

Hvret de St.-Mimin llevó su fisionotrazo ~ Estados

mínimo de habilidad para el dibujo

En

[Oda la historia,

Unidos e hizo con il "más de 800 retratos. incluyendo

el

aficionado exp erimt ntal se ha negado siempre a acep-

notables parecidos con los próceres nacionales. . - - Otro sustitutO mecánico de la habilidad artística fue

tar sus propias limitaciones o las dificultades que res- tringen al profesional. La fiebre por obtener la ·realidad

la camera lucida, diseñada en 1807 por William Hyde Wollaston, un cientifico inglés . Se extendía liso el papel

seguía sitndo alta. La ayuda física que daban la camara oscura y la c.:!maTa lucida había actrcado tanto a los

del dibujo. Sobre él se colocaba un prisma de vidrio,

hombres a una cop ia precisa de la naturaleza ya

satisfa-'

suspendido al nivel del ojo mediante un brazo de bron-

cer la demanda genera l por la rtalidad, que no

podían

ce. Mirando a travis de un orificio en el borde del pris- ma, el operador podía ver al mismo tiempo el objeto a

ya aceptar la intrusión del lápi7. para llenar ese vacío . Sólo el lápiz de la naturaleza podría servir. La misma

dibujar y el papel de dibujo, con lo que su lápiz queda-

idea ardió en

mtnt t s distintas

y $t inició la carrera hacia

ba o ri entado por esa image n virtual. La camara lucida,

el

descubrimiento: conseguir

que

la lu z misma

fijara la

que sólo se parecía a la oscura por su similitud de nom-

imag~n en la cámara, sin tener que dibujarla a mano.

- - -- --------- -----------

11

--

--

 

,

 

-,

I

LOUtS-¡"CQUES-M"NOt OAGUEIUI.E, Bodtgón, l8} 7. Daguerrotipo, Société Fnn~aise d e Photograph ie, París

 

<

I

I

j

I

I

,

 

-'

 

,

'

 

-

• rn

rn

,

2 . INVENCION

.,

La primera persona ,que intentó registrar la imagen de la cámara valiéndose de la acción de la lu z fue Tho- mas W:edgwo~~ hijo de un famoso ceramista ingUs.

Estaba familiarizado con la camera obscNTa, utilizada en alfarería para hacer bocetos de casas de campo. con los que se decoraban los platos. Y conocía también el

descu brimiento de Schulze sobre la sensibilidad a la luz

que mostr:¡ban las sales de plata. Poco antes de 1800 co menz ó sus experimentos, se nsibilizando papel o cue- ro con nitrato de pbta ; encima col~caba objetos planos

o transparencias pintadas y exponía el conjunto a la

luz. Su amigo'Sir Humphrey Davy describió ese proce- so en los Journals of the Royal lnstitutum de 1802:

El p¡pd blanco, o -el

cuero blanco, humed ecido con una $Olu -

ción de nitrato de plata, no experimenta cambio alguno si se

lo mantiene en un si tio oscuro, pero cuando es expuesto a la

lu ~ diurna, cambia r á pid a m e nt e de colo r, y tr as pasar por di-

versas tonalid ad es de casi en negro

Cuando la sombra de alguna figura es proyectada -!obre la superficie así preparada, la parte oculta permanece blanca y las alfas se convienen rápidamente en negras.

Para copiar cuadros sobre el vidrio, la solució n debe se r

ap licada sob re cuero, y en este caso reacciona más rápidamen-

te que cuando se utiliza papel . 1

gris y de marrón se convierte, a la larga, "

• .

.

Wedgwood quedó desalentado cuando tales «graba- dos al so l,. demostraron no ser permanentes. No en-

co ntró form a de quitar su sensibilidad a las zonas no expuestas del papel o cuero preparados. Sólo al conser- var los resultados en la oscuridad podía imp edi rse que

se volvieran totalmente neg ros; los mos traba así furti- vamente, a la luz de una vela. Q uedó también desalen-

registrar la i~agen de la

cám ara -«el primer objetivo de Wedgwood en s us in-

vestigaciones

sobre el tem a,., es!=ribió Davy- conduje-

ro n al fracaso. El nitrato de plata, como a hora lo sa be- mos , es sensitivo a la luz sólo en presencia de sustancias orgáni cas, co m o el papel o el cu ero, pero a UD as í su sensibilidad es débil si se la compara con la d e otros com puestos, como el cloruro de plata. La mala salud o bligó a Wedgwood a abandonar ouos expe rimentos, y todo lo que queda de ell o es la descrip- ción hecha por Davy, quien concluyó: «Para que el pro ceso sea ta n útil co mo elegante, sólo falta un mét O- do de impedir que las panes no sombreadas de la deli-

tado cuando sus intentos de

neació n queden coloreadas al ser expuestas a la luz dd día, Joseph-Nicéphore Niepce, de Chalon-sur-Saone, en

el centro de Francia,

ejemplo de su trabajo con la cámara qu e ha perdurado

bas ta hoy parece d~tarde 1827, sus canas no dejan du-

había conseguido fijar la imagen de la cáma-

ra, un;\ década antes. Nie pc e y su hermano Claude ~ran unos entusiastas inventores. Habían patentado una máquina de com-

d a de que

más éxito. Aunqu e el único

tuvO

; bu st ión interna , movida medi ante la explosión intermi-

I tente d e polvo de licopodio , a la que dieron el nombre ~d e Pyréolophore j con ella mo vie ro n una barca contra la

: co rriente del río Saone. Cuando se inició la liwgrafía en

Francia, en 1815, Niepce pr o pu so que las pesadas y , mo les tas piedras Solenhofen utilizadas por su inventor

Senefelder fueran reemp laz.ad as por placas de

metal. Para sus experimentos necesitaba dibujos, pero

como tenía poca habilidad artística concibió la idea de

: hacerlos mediante

:bió a su hermano en Londres ----<.londe intentaba pro- ' mover el Pyréolophore- sobre los res ultados que ob- :~uvoal utili z ar papel sensibilizado po r cloruro de plata:

la luz . El 1. 0 de abril de 1816 escri-

';

Aloys

Los experime nt os que he hécho hasta aho n. me ll evan a cre er

habr~ de t riunfa r, en CUantO se refiere a su pero debo co nseguir todavía fijar 10 $ colores;

eso es lo que me ocupa en este momento, y es sum ament e

difícil. 1

que mi proceso efecto principal,

Pocos días después d esc ri bió a s u camara como _una suerte de ojo artificial, simplemente una pequeña caja cuadrada, de seis pulgadas de lado [poco más de 15 cm]

se r alargado y que

donde se co lo ca un tubo que puede lleva un vidrio lenticular,

Rompió la len te y tuvo que hacer una nueva cámara, mis p equeña d e tamaño -u na pulgada y cuano de lado

cm}-, porque la única o u a lente que microscopio so lar y, en co nsec uencia,

de poca distancia foca l. E I5 de mayo de 18 16 esc r ibió a '

su hermano:

[poco mis de 3 poseía era de su

3

Coloqué el jaula de [os

de acuerdo al proceso que conoces, querido amigo, y vi en el papel blanco toda la pane de la j;]]ul;]] que puede ser vista desde ' la ventana y una débil im;]]gen de los marcos de la ventana, los

aparato en pájaros y a

la

la

hab it ación donde trabajo, frente a la ve ntan a abie rr a. Hice el Cllperimento

~.~ - -------- --------

13

--- -

-.-

-.- IS C BRIOT, Retrato de Georges d'Amboise, ca rd enal J arzo- bispo de Reims,

IS

C BRIOT, Retrato de Georges d'Amboise, ca rdenal J arzo-

bispo de Reims, Francia, ca . 1650. Grabado, colección Van Deren Coke, San Francisco

ca . 1650. Grabado, colección Van Deren Coke, San Francisco JOSEPH-NICÉPHORE NIEPCE, Copia del grabado del

JOSEPH-NICÉPHORE NIEPCE, Copia del grabado del cardenal

d'AmboiJt, 1826. Heliografia, Science MlUeum, Londres

que estaban menos iluminados que los objews exteriores

Est e es s610 un intentO muy imperfecw

pintar de esta manera me parece casi demostr:a.da

habías previsto ha ocurrido. El fondo del cuadro el negro y los objetos blancos, es decir, más iluminados que el fondo.·

Esta es una descripción precisa de un negativo. Si Niepce hubiera sido· capaz de hacer copias de esos ne- gativos, habría invertido nuevamente los tonos, con 10 que se corresponderían a las luces y somb ras del natu- ral. Pero no pudo descubrir la forma de hacerlo, y co- menzó a busc.ar una s ustancia que ante la lu z se hiciera más pálida y no mas oscura. Sus experimentos fueron infructuosos. Luego encontró una especie de asfalto, denominado betún de Judea, que era sensible a la luz. La sustancia era utilizada por los grabado res para recu-

bri r las pl acas de cobre an t es de dibujar en ellas; servía como base para proteger a la placa cua ndo las líneas marcadas por el dibujante eran carco'midas por el ácido.

El betún era normalmente so lubl e en aceite de

se endurecía al ser expuesto a la luz y era insolub le en acei t e. Niepa hizo copias de grabados, aceitandolos y

poniéndolos en contacto con la placa sensibilizada. Su hijo Isidore recordó que en 1826 su padre

UntÓ sobre una placa de peltre, bien pulida, un poco de betún de Ju dea disuelto en ;u;:eite de Dippel ". Sobre ese barniz

La posibilidad de

Lo que tú

lavanda,

"'Joh.1lnn Konrad Dippel (1673 - 1734), quimico alemán, prepa - ró un .1Iceite cuntivo, destilando huesos de .1InimaJes.

colocó el grabado a

el conjunto a la luz. Tras un pino más o menos largo, según

la intensidad de

te que, poco a poco, hizo aparecer la imagen, hasta entonces

invisible.

Tras estas diferentes operaciones, lo colocó en un agua más

o menos acidul.llda, para gra~arlo.

Mi padre envió ena placa a Lemaitre [el grabador

Auguscin-Franc;ois Lemattre), pidiéndole que tuviera la genti-

leza de grabar el dibujo con mayor profundidad. Lem.utre accedió cortésmente al pedido de mi padre. Realizó varias pruebas del retratO del cardenal D'Amboise

Las líneas impresas del grabado rechazaban la luz; el

papel blanco permitía su paso. De esta manera la mayor parte del betún quedó insoluble, pero el que estaba di- rectameme por debajo de las lineas siguió siendo solu- ble y podía ser quitado por el aceite de lavanda. El me-

tal descubieno quedaba entonces grabado para fonoar una placa de impresión. Esta placa, que representa un grabado del siglo XVII -dibujado por Isaac Briot, sobre Gcorges d' Amboise, cardenal y arzobispo de Reims-, todavía existe. Con ella se tiraron excelentes copias hasta el año 1870. Esta invención pasó a la historia. Fue la primera en- tre las tecoicas fotomecánicas que pronto habrían de revolucionar las artes gdficas, eliminando la mano del hombre en la reproducción de im:ágenes de todo tipo. Es la más importante de las con tribu cio nes hechas por

Niepce, porque supo nía un principio

co para las técnicas futuras: el distinto grado de endure-

reproducir, que era tras lúcido, y expuso

1.11 luz, sumergió la placa en un liquido solven-

5

que se hi zo bási-

14

.J

J

-

I

-1

I

I

I

j

I

,

.J

CImIento que provoca la luz sobre una base, la cual

con tro lará

imagen. Además de la producción de placas grabadas, Niepce ' utitizó su técnica del betún para hacer positivos direc- [Os sobre placas de metal y también de vidrio. Después de la exposición lavaba en solvente la placa recubierta

de betún, lo que dejaba descubierta la p laca en aquellos

sitios en que había incidido Ia.Juz. Luego

ca, boca abajo, sobre una caja abierta que contenía yo-

do. Este elemento se hace gaseoso a la temperatura am-

biente, con lo que sus vapores osc urecían la 'placa en las zonas so mbrías. Más adelante Niepce procuró registrar la imagen de la cáma ra con sus placas de betún. Encontró escaso éxi- to, a juzgar por el único ejemplo que parece haber per- durado: una vista desde una ventana superior de su casa

Le Gras,., en la aldea de Saint - Loup de Va-

renne, cerca de Chalan sur-Saóne. Esta placa, que aho- ra obra en poder d e la Colección Gernsheim de la Uni- versidad de T exas (Austin), muestra los marcos de la ventana abieen y las construcciones de la granja. Se afirma que la exposición duró unas ocho horas; el sol, en ese plazo, al viajar de este a oeste, ilum inó am-

bos lados de los edificios, destruyendo la distribución inicial d e la luz. La imagen es.tá invertida lateralmente:

izquierda y derecha se trasponen, como en un espejo. Esta placa de peltre no tiene fecha, pero otros datos señalan que es de 1827. Una imagen más lograda, reali- zada en vidrio, que muestra una mesa pues ta an.tes de una comida, fue obsequiada en 1890 a la Société Fran- ~aise de Photographie por un integrante de la familia Niepce. Allí los objetos -una botella, un cuchillo, una cuchara, una taza con plato, una copa de vino, un trozo de pan- quedan bien definidos, con semitonos, pun- tos brillantes y las sombras que arrojan. La imagen existe solamente en una tosca reproducción del Boletín de la entidad; la placa original de vidrio desapareció misteriosamente de la colección, poco después de su

ll egada, La fecha de

producción de este bodegón no ha

d e campo

ponía.la pla-

el grabado como contrapartida exacta de la

sido determinada. En 1827 Niepce viajó a Londres para visitar a su her- mano Claude, que estaba enfermo; llevó consigo la imagen de la granja y ouas heliografías, como denomi - nara él mismo a ese proceso. De camino se detuvo en París, donde visitÓ al pintor Louis-j ~cques-Mandé Da-

guerre, quien estaba realizando investigaciones orienta- das al mi smo punto: captura r la imagen de la cámara mediante .Ia acción espontánea de la luz, Daguerre era un artista del teatro; se habia especiali- zado en pintar escenarios para la Ópera y para sa las

populares. En el momento d e la

su socio Charles-Marie Bauton eran propietarios del Diorama, un teatro construido para exhibir enormes cuadros de 46 por 72 pies [aproximadamente 1-4 por 22

visita de Niepce, él y

JOSEf'H-N ICÉPHORE

NIEPC¡¡¡"

VUt4 Msde 51' ~nta1Ul en Le

Gras, ca. 1827. Heliografía, co lea:ió n Gernsheim, Humani- hes Research Center, University of Texas, Austin

Aunque la imagen puede ser visa claramente si se sostiene la

placa a cieno ingulo contra la lut., o si se hace reflejar la lut. en ella mediante un canón blanco , para aumentar el ~ntns~ le, la foto presentÓ las mayores dificultades para su reproduc~ ción, dado que la placa es tan brillante como un espejo, mien-

tras la imagen es bastante

P. B. Watt, del Laboratorio de In vestigaci6 n de la Kodak,

Debemos agradecer aquí a

quien tras mue,has pruebas superó con éxito el difícil proble- ma de reproducir esta foto .• - Helmut y Alison Gemshei m,

Photograpbic lounuJ,

mayo de 1952

ca. 182 7. Heliogra-

fía, hoy inexistente . De A. Davanne y Mauriee Bucquet, Le

Musit ritrosptctif de la photographit: ti I'E;rposition Univme-

J/e Je 1900 (París, 19(3)

JOSEPH-NlcirnORE NIEPCE, Mesapuesta,

metros] de tipo ilusionista. Una gasa teatral semitrans- parente estaba adherida de ambos lados; al cambiar la

lu z de delante por

luces superiores y ventanas de suelo a techo detrás del

escenario, un a imagen

ta, Para producir tales cuadros, Daguerre y Bouton hi-

cier on uso frecuente de la cámara oscura, co n el fin de

asegura.r

con este instrumento lo que llevó a Daguerre hacia la

la de atrás, ajustando cortinas en las .

parecía disolverse en otra distin-

una correcta perspectiv ~, y fue su familiaridad

-- -

15

------------------------ -

r

í \ -'- l i , I 1 ~ I , . ., , '.
í
\
-'-
l
i
,
I
1
~
I
,
.
.,
,
'.
,
,
.
1
·
I
,
"
·
\
1
j
i
.'
1
1
,
,
,
I
."
I
LOUIS-JACQUES-MANDÉ DAGUERRE, Do~ vistas dtl 80ulevard du Temple, París, r~alizada~ el mismo dLt, ca. 1838 .
Daguerrotipos, Bayerisches Nationalmuseum, Munich
J

$amuel F . B. Morse, pintor e inventor norteamericano, estaba en París cuando la Academia Francesa de Ciencias dio a conocer la noticia del proceso ideado por Daguerre, e invitó a este a presenciar una demostración de su telégrafo eléctrico. A su vez, Daguerre invitó a Morse a ver sus daguerrotipos. Muy impresionado, Mane escribió una ex tensa ca rta a su h ennano, quien, como director del Observer de Nueva York, la publicó en su edición del 19 de abril d e 1839 . Algunas de sus frases:

_Anteayer, día 7 [de marzo de 1&39], visité a Daguerre, en sus habitaciones del Diorama, para ver estos admirables resultados.

Están rea li ~ados sob r e una superficie metálica, lo s e j e mplos

principale s tienen unas 7 x 5 pulgadas [a proxim a damente 18 x t3

cm] y se asemejan a los grabados de aguati nta, porque están en un simple claroscuro y no en colores. Pero es inconcebible la exquisita minucia d e su delineación. Ninguna pintura o grabado se le ha ap rox imado. Por ejemplo, en una vi sta de la caUe, se puede percibir un signo distante y el ojo llega a advertir que en ese signo hay lineas de letras, pero tan pequefia.s que no se podrían

leer con la simple m irada. Con ayuda de una poderosa lente, que aumenta 50 veces, cada letra aparece clara y distintamente legible, como también la.s minimas grietas y lineas en las paredes de los edificios o en los pavimentos de las calles. El efec!O de la lente sobre el cuadro se asemeja en sumo grado al del telescopio frente a la naturaleza. Los obje!Os móviles na quedan impresos en la imagen . El Boulevard, que está continuamente lleno con un torbell ino de peatones y de carnujes, estaba perfectamente,solitario, exceptuando a una pe rso na qu e se hacía lustrar las botas. Sus pies estaban ob ligados, desde luego, a quedar estacionarios durante un ralO: uno sobre la caja del limpiabotas, el ot ro sobre el suelo . En

co nsecu enci a, las

botas y las pi ernas quedaron bien definidas, pero la persona aparece sin cuerpo ni cabeza, porque se movían _

,.

1

.J I

1

I J

¡ I

,

,

,

!

I

I

J

expenmentaCiOn fotográfica. Se trabajos de Niepce a través del

Chev alier, quien le proveía d e lentes y le informó que también Niepce era cliente suyo. Niepce informó de la visita a su hijo Isidore, en una

carta fechada 2-4 de setiembre de 1827:

había en terad o de los óptico Charles.- Louis

He tenido frecuenteS y prolongadas emrevislas con Daguerre.

y la

convt:rución sobre el tema que nos interesa es realmente in-

terminable

ni me diera tanto placer como el Diorama. Fuimos gl'fiados en ello por Daguerre, y pudimos contemplar, con toda comodi-

dad, 10$ magníficos tableal4x aJli expu es tos

rior a los dos paisajes pinlados por Daguerre: uno de Edim -

burgo, a la luz de la luna, durante un incendio; el otro es una ald ea suiu, donde se ve hacia abajo una ca lre muy ancha, freme a una momaña de enorme altura, cubierta por um, nieve

eterna. Estas represemaciones so n tan

detalle, que uno llega a creer que está viendo la naturaleza rústica y salvaje, con toda la ilusión qu e puede aportar el en- c¡¡mo de los colores y I¡¡ magia del claroscuro. La ilusión es tan grande que uno se siente temado a dejar la buuca, pase ar- se al ai re libr e y subir a la cim¡¡ de La monuna . Te aseguro que no hay la menor exageración de mi parte, porque lo s objetos so n, o parecen ser, de tamaño natunl. 6

real es, hasu el ínfimo

Nada hay supe-

Nada he visto aquí que me impresionara tantO

Vino a vernos ayer. La reunión se prolongó tres horas

Niepce visitó en Londres a Francis Bauer, un horti- cultor, integrante de la Royal Photographic Society, quien le urgió a que comunicara sus experimentos a esa c ulta or~a ni zació n. La Sociedad se negó, sin embargo,

a aceptar ninguna comunicación que no aclarara ' la for-

ma de l proceso, y Niepce se negaba a revelar su técnica.

Dio a Bauer las el paisaje de

y la copia de un aguatinta, realizada sobre un escenario pintado por Daguerre para la pieza teatral Elodu, que debió haber ejecutado expresamente para Oaguerre co-

mo demostración. También entregó a Bauer el manus- crito de una descripción del proceso, texto que se pro- ponía publicar. Desalentado por la falta de interés que Inglaterra mostró por la heliografía, además del empeoramiento en la salud física y mental de su hermano, Niepce re-

gresó a Francia en 1829 resuelto

que él denominó puntos de vista, con

de copiar a la naturaleza con la mayor fidelidad,

tableció también su correspondencia con Daguerre. Es- te hombre de teatro le aconsejó postergar el libro pro- puesto: _En lo que se refiere a su intención de publicar su método, debe haber forma de obtener un gran lucro con él, anles de la publicación, aparte del honor que la ' invención le reportará, pero para ello hace falta un gra-

do de perfección que sólo se podrá obt ener tras algunos años, 7 Lemaítre, su grabador de París, criticó uno de

los «puntos de vista

tradictorias que el sol provocaba durante tiempos de

exposición excesivamente largos. Niepce replicó:

placas que llevaba coos,o , ~c1uyendo

granja, el retrato del cardenal O ' Amboise

a concen trarse en lo

el único objeto

Res-

de Niepce por las sombras con-

--- - -

17

---- - ---------- ---

1

Ser i a n «esu io

lenr! un a cá mara tan perfecta co mo la de Daguerre; de oua

JI objelO, sin alc:anur -

10 nun ca

amab les o[ertas de ayuda, cuando me pro pu so cooperJr con- migo para perf«cionar mi proceso heliográfico. ~

urJ ndo a contestar sus

Lamenubl e me nte me U imposible e~"iur1o

mJn era , es taré condenado a acercarm e

Por tanlO, me eSfoy apr es

El 4 de diciembre de 1829, Nrepce y Daguerre fir* marOn un· acuer.do de sociedad que debía durar diez años. Sólo cuatro transcu~rieron y Niepce falleció en Cha lon 2su-r - Sa 6ne.

Daguerre condnuó solo. Aunque Isidore Niepce sustituyó a su padre en la sociedad, no hizo contribu- ción alguna, pese al continuo requerimiento de Oag ue- rre. La información sob re sus experimentos secretos trascendió. Al comentar una muestra de Diorama lla- mada El valle de Goldau (1835), elJournal des Artisces se ñaló que Daguerre ::-~

.encontró un método para r«¡bir, en una pl aca por él prepa - rada, la ima gen producida"por la camera obsc ra, con lo cual

un retrato, un paisaje o una image~ de.cua lquier tipo, proyec- tada sobre esa placa mediante la camera obscura común, d e;a

mis perfeclO

de los dibujos. Una preparación aplicada a la imagen la con- serva durante un periodo indefinido. Quiús la ciencia físic;a no haya ofrecido nunca una maravilla comparable a ésta.'

"Iti su imprefión, en la l. y sombra, y así reali u el

El anuncio fue un poco prematuro, a juzgar por una carta al director de la revista, publicada al año si- guiente:

Dudo de que Dag\l erre haya ob tenido los resu ltad().'l comple-

lo probable

habrí a tenido que ha cer un ál-

bum nocturno, ocultando sus res ultados dentro de sobres ne -

gros y mostrándolos sólo an te la lul. de la lun a. 10

En 1837 Daguerre hizo una fotografía muy lograda:

lOS que se es qu e 10$

le at ribuy en. Si as í hubier a ocu rrido

hubiera exhibido

un bodegón con figuras de yeso, una botella recubierta de mimbre, un dibujo enmarcado y una tela. Esta asombrosa fotografía es rica en detalles y muestra una

amplia gama de tonos entre la lu z ab und ante y la so m- bra, COn .un convincente realismo en su texlUra, su con- torno y su volumen. Aun existe, firmada y fechada, en la colección de la Société Fran~aise de Ph otographie en París. Como el ejemplo más antiguo de lo que Dague - rre pasó a llamar daguerrotipo, muestra las posibilida- des de un nuevo medio grifico que habría de revolucio- nar la creac ión de imigenes. El daguerrotipo fue realizado en una hoja de cobre,

recubierta de plata, con un tamaño

gadas [aproxi mad am e nre 16, 5 por 21,S

d e 6,5 por 8,5 pul - cm]. Como Da-

ta, reconvirtiéndolo en p ina, se gún la intensid ad d e esa luz . M ás ta rd e Daguerre colocaba la placa expuesta, en

la qu e no hab ía imagen visibl e, sobre una caja que con-

tenía

ama lgama con la plata ante s reducida y la imagen se

hacía visible. La placa era después bañada en una so lu - ción concentrada de sal común (cloruro de sodio), lo que provocaba que el yoduro de p lata, en la parte na

relativamente insensible a una posterior

mercu rio calentado; sus gases formaban una

·cxpuesta, -fuera

acción de la luz. Finalmente, la placa era lavada en agua

y se la dejaba secar. El resultado era un registro de las luces de la imag en, en una am"algama helada y blancuzca de mercurio. Las sombras quedaban representadas por la superficie es- pejada y comparativamente descubierta de la placa; cuando se miraba a ésta como reflejo de un campo ne- gro, la imagen aparecía en positivo . Dague~re planteó ahora un nuevo contrato a su socio Isidore Niepce. Dejó en claro que consideraba como

propia su invención, y accedía a transferirla a la socie-

dad,

lamente el nombre de Daguerre; si n embargo, sólo po- drá ser publicado simultáneamente con el primer pro- ceso, con el fin de que el nombre de Joseph-Nicéphore Ni"epce pueda figurar siempre, como es debido. en esta i~vención, El contrato concluía con detalles sobre un plan para vender espeéificaciones téc nicas de los di- feremes procesos, ofreciendo 400 suscripciones a mil francos cada una. Isidore firmó sin mucho entusiasmo el contratO, que consideraba un insulto al recuerdo de su padre, y creyéndolo injusto si no deshonesto. Pero ~n verdad

D aguer re tenía razón en considerar al nuevo proceso

como propio. Si Nicéphore Niepce supo alguna vez de

la sensibilidad del yoduro de plata ante la luz , no exis-

ten pruebas de que haya hecho uso de tal propiedad

química; para él, las emanaciones del yodo le eran úti-

le s a fin de oscurecer el peltre descubierto de sus helio-

grafías, y su única obra existente su pon ía una reacción fotoquímica enterameme distinta. Daguerre impri mi ó un folleto que describía su in- vemo en términos general~s y anunció la venta próxima de las especificaciones técnicas . Pero el plan fue aban-

donado por consejo de Fran~ois Arago, conocido hombre de ciencia, director del Observatorio de París, secretario perpetuo de la Academia de Ciencias, miem-

bro de la Cámara de Diputados en el Gobiern o francés .

a condición de que ese nuevo proceso ll evara so-

11

guer re desc ribiera d espués s u técnica , pulía diad o

pla-

La propuesta de Arago e ra nada menos que la

co mpr a

teado de la placa, hasta que quedara brillante como un

directa por el Estado de ambos procesos, e informó a

espejo y químicamente limpia. La sensibilizaba al co lo-

Daguerre que

convoc aría a ese efecto una

reunión de la

carl a invertida sobre una caja que COntenía partículas de

Academia.

yodo, c uyos gases

se combinaban con la plata, forman-

El periódico

Gazette de Trance publi có

en s u edición

do en la s uperfi Cie un yoduro de plata, que es sensib le a la luz. Luego colocaba la placa en un a cámara. La luz que formaba la im agen ó ptica reducía el yoduro de pla-

18

del6 de enero de 1839:

Anunciamos un import ante descubrimiento de

nuestro famoso p i ntor del Di o rama. Est C" descubrimiento par-

Dlguure,

I

, I -,

1

,

,

.J

,

J

1

famoso p i ntor del Di o rama. Est C" descubrimiento par- Dlguure, I , I

I

,

iJ

J

I

.

i

,

J

j

ticipa de lo prodigioso. Altera coda!); las teOrlas científicas so- bre la lu z. y la ópúca, y ll e gará a revoluc ion a r el arte del di -

bujo. Dagu erre ha encontrado la mUIera de fijar las Imágenes que aparecen por si solas en la camera obJcura. con lo que ya no son reflejos efímeros de los objetos, sino su impresión fija y duradera, h. cual, tomo una pintura o un grabado, puede ser

apartada d e la presencia

Imagin ese la fidelidad de la imagen natural, reproducida en

la cimara, y ag réguese a ella [a obra de los uyos del sol que

fijaR la im~en, con toda su gama de lu ces fuertes, de.sombr:as

y de semitonos, y se tendrá así una id ea de los bellos dibujos

que Daguerre ha mostrado Los señores Arago, Biot y Humboldt'l han verificado la autenticidad d e eSte descubrimiento, que suscitó su admin-

ción, y Arago lo hará conocer en pocos días a la Academia de Ciencias El bodegón, la arquitectura.: ésos so n 10$ triunfos del apara- to que Daguerre quiere denominar, traS su propio nombre,

[sic]. Una araña muert a, vista en el mi -

croscopio solar, liene tan fino detalle en el dibujo que se pue- de estudiar su anatOmía con O sin una lente de aumento, igual

que en la naturalez.a: ni un fil;unentO ni un conducto, por tenUes que sean, deja de ser. seguido y examinado. Viajeros:

pronto podréis adquirir, quids a un costo de algunos cientos

de francos, el aparato inventado por Daguerre, y podréis traer

a FrmCÍ;a. los más hermosos monumentOS y paisajes del mun-

do entero . Verti$ cuán lejos de la. verdad do::! D ague rolipo [sic)

estin vuestros lápices y pinceles. Pero que no desesperen el

dibujante y el pinto r; los resu ltados de

linto a su obra y en muthos ca!);os no pueden reemplnarla. Si quisiera buscar algo que se asemejara a los efectOs obteni- dos por o::! nu evo proceso, diría que se aproximm a los graba- dos en to bre o a los de m e Z%ormta: mucho mas a estOS ülti- mas . En cuanto a su verdad, están por sobre todo

La reunión tuvo lugar el día siguiente y fue informa-

Daguerr e son algo d is-

como el Daguerotipo

de esos objetos.

12

da

por

la

Academia

en ' su

publicación

oficial,

la ·

Cómpte-rendu des Séances de l'Académie des Sciences;

una versión inglesa de ese informe apareció en la Lite- rary Gazette del 19 de enero. La noticia del invento de Daguerre asombró a Wi- lliam Henry Fax Talbot, u.n hombre de ciencia inglés, matemático, botánico, lingüista, erudito en los clási- cos, porque con toda independencia había inventado una técnica que le pareció idéntica a la de Daguerre.

colocado ante un dilema

Luego escribió que estaba'

poco acostumbrado (de escasos paralelos en los anales

de la ciencia)

,1} y se apresuró a publicar su obra y a

aducir a~~_ ~a .~rioridad en

la invención.

Talbot había nacido en Melbury (Dor~t- Inglaterra) en 1800. Heredó la Lacock Abbey, una hermosa pro- piedad cercana a la ciudad de Bath. Como muchos otros integrantes de la clase terrateniente. fue .educado

en Harrow y en la Universidad de Cambridge, donde recibió en 1826 el doctorado en Artes. Para entonces ya había colaborado en revistas científicas con textos so- bre matemáticas y física, y en 1832 fue elegido miem- bro de la Royal PhotOgraphic Soáety, la mayor enti-

'"J ea n-B aptiste Biol y Alexander van Humboldt, conocidos

hombres de ciencia y miembros de la Academia de Ciencias,

a. qui e nes Arago pidió apOyo.

la Academia de Ciencias, a. qui e nes Arago pidió apOyo. WILLTAM, HENRY FOX TALaDT. Ejemp14r

WILLTAM, HENRY FOX TALaDT.

Ejemp14r botánico, 1839. Di-

bujo fotogénico,

Sala

de Impresión, Universidad de Leiden ,

Países Bajos

dad cientÍfiCa de Inglaterra, equivalente a la Academia de CienciaS en Francia. Su d escubrimiento de un sistema fotográfico se pro- dujo de manera casi accidental.

En los prim eros día!); del mes de octubre de 1833 (recordaría

más tarde] me entr etenía en [as adorables orillas del lago de

Como, en halia, haciendo bocetos con la (amera lut:ida de

Wollaston, o mejor, debo decirlo, intentando realiz.arlos, pe-

Tras varios intentos infruc-

tuOSOS dejé de lado el instrumento y llegué a la conclusión de que su uso requería un conocimiento previo del dibujo, que lamentablemente yo no poseía. Pensé entonces en probar de nuevo un mélodo que había intentado muchos años antes . ESle método era utiliz.ar una (amtra obS(i<Ta y proyectar la imagen de los objelos sobre una hoja de papel colocada en su foco: imágenes mágicas, creaciones de un momento, desona- das a esfumarse rápidamente. Fue durante estas reflexiones que se me ocurrió la idea: qué hermoso sería si se hiciera posi- ble que tales imágenes naturales fueran impresas en forma du - n.den y quedaran fijas sobre el papel. L~

ro con el menor éxito posible

Tan pronto como regresó a Inglaterra ese otoño,

T albot comenzó a experimentar.

Mojó el papel con una solución débil de sal común (cloruro de sodio) y, una vez seco, con una solución concentrada de nitrato de plata. Estos elementos quí- micos se combinaron formando cloruro de plata, una sal sensible ala luz. e insolubl e' en el agua, que quedaba dentro d~ la eStructura del papel. Colocó una hoja ve-

------

19

getal, una' pluma, un trozO de encaje, en co ntacto·con el papel así preparado, y expuso éste a la luz solar. Gra- dualmente el papel se oscu recía donde la opacidad del obje~t o no protegía de la luz a la superficie. El resulta do era así una silueta blanca contra el fondo oscuro del

som-

papel ennegrecid o, que él ll amó shadowgraph [

brografía,.]; hoy ll amaríamos a eso un a imagen en ne- gativo. Ya el 28 de febrero d e 1835, Talbot describió cómo podría hacerse u~aimagen 'en positivo de esa o tra en negativo. Apuntó en su cuaderno de notas:

En el proces9 de Forogeoia O Sciagrifico (del griego: ski4. o

somb ra), si el p pel es transparente, el prim er d ibujo puede

se rvir como objelO, produciendo un se~undo dibujo en el que

luces y sombras qued

rían invertidas. 1

Antes de que esto pudiera lograrse, el negativo debía

decir, debía queda'r insensible a la ac- la luz . Esto fue conseguido por Talbot,

ser

ción ulterior de

lavando el"papel con una solución concentrada de sal o con yoduro de potasio, tratamiento que provocaba que las sales de plata no alteradas quedaran relativa pero no

completal{lente

propiedades se debe a que las sales de plata difieren considerablemente en su sensib ilid ad ante la luz, según la forma en que se las produce. Si se agrega una solu-

ciÓn concentrada de sal a una so lución débil de nitrato

de plata, el cloru ro de plata resultante es mucho menos sensible a la luz que lo que ocurre co n una sol ucióJ¡. débil de sal, a pesar de que sean idénticas en su es[ruc~" tura química. La técnica de "conservación" de Talbot río fue permanente, 'y muchos de los primeros experi- mentos fijados con una so lución concentrada de sal se han desvanecido: algunos de ellos tan co~pletamente que sólo la firma de Talbot, en tinta, da pr xba de que la hoj a blanca contuviera antes una imagen . Pero, por

lo menos, su proceso estabi li zaba esos

nicos,., has ta el grado en q ue pudieran ser vistos a la luz

del día e impresos como positivos. Talbot comenzó entonces a utilizar su invento para

registrar las im ágenes producidas por la cámara. La pri- mera que utilizó, según después recordara, fue . una caja grande, donde la imagen era proyectada hacia un

vidrio co locada en el

fijado ,.; es

inse nsibles a la luz. Este camb io en sus

dibujos fotogé-

extremo a través de una le nte

de

Ot ro extremo

una tarde de verano, dejó so lam ente la impresión de las luces más (uenes sobre el papel. Pero con cámaras pe- queñas, dotadas de lentes de diámetro bastante grande,

obtuvo un . éxito mejor, consiguiendo

como

podría ocu rrir con la obra de un artista liliputiense". 17

hora en el Museo de la

Ciencia, en Londres . Es un negativo, que no llega a tener una pulgada de lado [aproximadamente 2,5 cm] de una ventana con persianas en Lacoc k Abbey. La montó nítidamente sobre una tarjeta y escribió debajo:

Una de ellas es conservada

perfectas, pero extremadamente pequeñas. tal

u. Una exposic ión de una hora. durante

imágenes muy

Ventana de persianas (con la Camera Obscura), agos~

20

to de 1835. C uando fue hecha, los cuadrados de vidrio, que eran aproximadamente 200, ptídian ser contados

con ayuda de una lente,

, las llamaba

su mujer- que, en días de verano, exponía frente a la

- las llevaba al interior para abrirlas. Un a vez abiertas, en cada una había un a ilflagen en miniatura d e los objetos 'ante los-que había sido expuesta, T albo: dejó de lado es tos experimentos, que 'com - prendió eran incompletos, y comenzó a trabajar en su

libro, Hermes, or CIanical and Antiquarian Research.

PensÓ entonces que quizás en algún momento poste- rior habría d e perfeccionar su proceso fotogénico para el dibujo y lo presentaría a la Royal Society. No parecía tener demasiada prisa. pero tampoco no debía perder tiempo. Envió muestras de su trabajo a la Royallnsti - tUlion, en Londres, donde fuero n mostradas a los miembros durante la habitual sesiÓn nocturna de los

viernes, el 25 de enero de 1839. Incluía n :

f1ores y hojas; un dibujo de encaje; figur :u tomadas de vi-

abadía. "Tras una media hora

de cámaras d e caja -

Talbot poseía una colección

las reunía y

pequeñas ratoneras

escribió-,

lB

drio pintado; un paisaj e de algunas imágenes formadas

un troz:o de madera muy aumentado, que mostraba poros de dos clases, unos mis pequeños y numerosos qu e los otros. Otro boceto microscópico, mostrando la retícula en las alas de un insecto. Finalm ente, varias imágenes, qUI: representan la arquitectu- ra de mi casa de campo, todas ellas hechas en el verano de

Venecia copiado de un grabado; por el Microscopio So lar , como

1835.

y creo que éste es el pr imer ejemplo registrado de una casa que haya pil)udo su propio retrato. 19

El 29 de enero, T albot

escribió cartas idénticas a los

académicos Arago, Biot y Hum boldt. diciendo que formulaba un reclamo de prioridad sobre Daguerre al fijar las imágenes de la cámara oscu ra y la subsiguiente

conservación de la imagen para que pudiera resistir la luz del 50 1 E I 31 de enero se le yó en la Royal Sociery el texto de Talbot, titulado .Un Informe sobre el Arte del Dibujo Fotogénico, o el Proceso mediante el cual Se Obtiene que los Objetos Natura les se Delineen por sí mismos

E ra una descrip-

ción gene ral de los resultados que habia obtenido. Los detalles técnicos, suficientemente específicos para que cualquier otra persona pudiera repetir esos resultados, dieron lugar a un segundo texto, leído el 20 de feb rero. Mientras los procesos de Talbot y Daguerre eran to- davía secretos, el astrónomo y hombre de ciencia Sir John F. W. Herschel , co n su característica curiosidad intelectual y su vigor, se dispuso a solucionar el proble- ma en fo rm a independiente. En su cuaderno de notas,

sin la Ayuda del Lápiz de un Artista,

20

que ahora se conserva en el Museo de Cienc ia de Lon- dres, escribió:

29 de enero [1839]. Experimentos inrenudos durante los últi - mos días, tras haber oído hablar del Jtcret de Daguerre, y que

inrenudos durante los últi - mos días, tras haber oído hablar del Jtcret de Daguerre, y

J

J

l

,

,

1

-,

,

J

\

,

Tres

requisitos; 1) Papell{loy sensible; 1) C.imara muy perfecta; J)

Medio de contrarrestar la acción ulterior. l l

Igual que Talbot, sensibilizó el papel con sales de plata. De su cámara, nada sabemos. Su método de «contrarrestar la acción ulterio r,. de la luz fue una con-

que el

hiposulfito de sodio disolvía las sa les de plata; ahora,

en

compuesto químico para fijar sus fotografías.

Probé hiposulfito de sodio para impedir la acción de la luz, lavando todo el cloruro de plata u Otras sales de plata. Funcio-

na perfectamente. Papeles .expuestos a la luz en una mitad y protegidos de e11:!. en la Otra mitad por un cartón, cuando fue - ron retirados de la luz solar se lavaron con hiposulfito de so- dio, luego con agua pura, a continuación secados y expuestos nu eva.mem e. La mitad oscura quedó-oscura, la mitad blanca quedó blanca, tras cualqu ier exposición, como si hubieran si-

1839. registró el. éxito de su intemo ,. utiliz.ando-.-ese

tribución fundam ental. Había nOtado en 1819

Fax Talbot h~ obt e nido también algo de la misma clase

do pintados en sepia solucionado por ahora.

. Así el problema de Daguerre queda

El producto químico es conocido hoy como tiosulfa- lO de sodio, pero los fotógrafos lo siguen llamando

hipo

,.

.z.2

'

Talbot visitó a Herschel ello o de febrero y aprendió esa técnica de fijación. ·La describió, con el consenti- miento de Herschel, en una carta publicada en la

Compu-rendu

de la Academia de Ciencias. 2 } Dague-

rre la adoptó de inmediato. Cas i todos los procesos fo-

tográfi cos subsig ui entes se apOy:1ll en el descubrimien- to de Hecschel. Éste, que era en buena medida un lin-

para

reemplazar a la ~xpresión un poco rebuscada de «di-

bujo fotogénico,. que utilizara Talbot, así como las pa-

labras «positivo", y «negativo

Tales palabras pronto fueron

r~-revertida adoptadas universalm~nte.

güista, propuso también la palabra «fotograHa

copia

para

copia

r~vertida" y

Los

materiales y los aparatos para ~jecutar los proc~­

Los materiales y los aparatos para ~jecutar los proc~­ Anónimo, Un grabado de cabeza de Cristo,

Anónimo, Un grabado de cabeza de Cristo, Hlp~rp"tsta Jobre

hoja de roble, 1839 . Dibujo fotogé nico, colección FoxTalbot, Th~ Royal Photographic Society, Bath (Inglaterra)

~lIas, la más original fue ideada por d escocés Mungo Ponton; en lugar de hacer la sensib ili zación con un~ sal d~ plata, utilizó el bicromato de potasio, un producto químico mucho más barato. Los brillantes cristales anaranjadol de este compueStO químico (que ahora es conocido ",mbién como dicromato de pousio) son

normalment~ sol u b l~s en e l agu~. Al exponerlos a la

lu z, se [Ornan a un gris amarronado y se convierten ~n insolubles. Simplemente, Ponton espolvoreó sob re el

sos de Talbot apareciero n rápidam~nte en el m~rcado.

papel una

so lu ción saturada de bicromato d~ potasio,

La firma Ackerman & Co., que era ~n Londres la prin-

dejó secar

el papel .y lo uülizó para hacer «so mbrogra-

cipal impresora y la proveedora de «Colores y Requisi- tos para el Dibujo,., anunció en abril una Photogenic

fías

papel durante su ~xposición, aparecía ~n naranja sobre

La silu~ta de lo que se había co locado sobre el

Drawing BOl: [caja de dibu¡'o

fmogénico], qu~ no era

un fondo marrón. Para fijar la imagen, Ponton lavaba

una cámara, sino un estuche que contenía productos químicos para sensibilizar el papd y un {oll~tode ins- trucciones para hacer copias de contacto. En el mismo

el bicromato naranja todavía soluble. La demostración realizada por Ponton -la solubilidad diferencial del bi- cromato de potasio, según la acción por la luz- res.ultó

mes, el Magazine 01 Science publicó facsími l~ s d e tres dibujos fotogénicos, que no habían sido hechos en pa-

pel, sino en madera de boj,

Eran « somb r o-

sensibilizada por ~l proceso

d~ Talbm y lue go grabada a mano

grafías" de do s clas~s de plantas y de un fragmento de encaje. Este uso novedoso de la fotografía, que elimi-

naba la necesidad de qu e el

dibujante trabaj ara sobre el

bloque de madera, para ser proseguido por el grabador,

no fue cultivado hasta la década de 1860, cuando evolu-

cionó la artesanía de l grabado

Se iniciaron variaciones a la técnica de Talbot, entre

4

en madera.

ser de la mayor importancia en la producción de placas

fotoquímicas para la industria de la impresión. Este uso fue pronosticado por Ponton cuando presentó su técni-

ca a la Society oE Aru of Sc o tland,

presando la esperanza de que su proceso «pudiera ser considerado de utilidad práctica al ayudar a la opera- ción de la litog

En mayo, Arago invitó a Herschel y a otros hombres de ciencia británicos para que inspeccionaran en París los resultados de Daguerre. Allí Herschel quedó tan impresionado que manifestó a Arago ; "Debo comuni·

e l 25 d~ mayo , ~x ­

2~

21

Allí Herschel quedó tan impresionado que manifestó a Arago ; "Debo comuni· e l 25 d~

,o

.

I

,

j

J

J

I

.J

 

J

WILLI"M HENRY FOX TALBOT, Lacock Abbey, 1839. Dibujo fotogénico, The Merropolitan Muscum of An, Nueva York. do por Talbot al botánico italiano Antonio Be rtolini el 21 de agosto de IS39

Envia-

 

I

 

.

,

 

J

 

J

car ie que frente a estas T albot no produce sino

canta diferencia entre ambos productos como la que

hay entre la luna y el sol

No es exagerado Ilamarla~ milagrosas. Ciertamente ex:ceden

IOdo lo que yo hubiera podido concebir dentro de lo que ca-

bía esperar razonableme nte . El

ce muy escaso frente a la riqueza y la deliculeu de la ejecu-

ción, donde toda gr.aduación de luz y sombra es dotada de una suav idad y una fidelidad que coloca a toda la pintura a

di stancia inconmensurab le. Sus tiempoJ son asimi smo

muy breves. En un día luminoso, alcanzan tres minutos. En una palabra. si puede usted disponer de algunos días, lo mejor que puedo recomendarle es que Vl'ngtJ y v eta:. ¡Disculpe eSta ebu llición! .17

una

obras maestras de Daguerre, cosas vagas y nebulosas. Hay

,.

.2(, Escribió a Talbot:

grabado más minucioso pare-

Arago renovó sus esfuerzos para obtener una ayuda gubernamental a favor de Daguerre y Niepce. El 2 de mayo escribió al Ministro del Interior, con el resultado de que se formuló una propuesta a Daguerre y a Niep- ce; como recompensa de Otorgar al Estado el derecho a publicar sus invenciones, se les otorgarian generosas sumas anuales y vitalicias. Los socios accedieron y se redactó un pt-oyectO de ley, que se presentaría a ambas cámaras legislativas del Gobierno. Seis de los daguerrotipos de Daguerre fueron ex- puestos el 7 de julio en la Cámara de Diputados. La LiteTtJry Gazette informó en su edición del 13 de fuljo:

Había vistas d e tres calles de París, del interior del eSNdio de Daguerre y un grupo de bustos del Museé des Antiques. La extraordinaria minucia de esos múltiples detalles --co mo se observa en las vistas callejeras y panicul:umente c;.n la del Pont-Marie- fue muy admirada. Los mú leves efectos acci- dentales del sol, los botes, la mercancia en las orillas del no, los objetos mú delicados, los pequeños guijarros I>ajo el agua. los diferentes grados de transparencia que provocan; todo

aparece rep{oducido con increíble precisión.

El asombro se

hizo considerablemente mayor, sin embargo, cuando al apli. car el m icroscopio se descubrió una gran cantidad de detal les,

con tal extrema mmucia que la mejor vista no podóa haberlos

apr«iado con sólo la mirada norm al,

principalmente en el fo -

llaje de los árboles. En.la vista del estudio, todos los pliegues

de las coninas y los efectos de luz y sombra así rroducidos, aparecen expuestos con una maravillosa verdad. 1

Tras escuchar un informe por. Arago, la Cámara de Diputados aprobó la ley el 9 de julio por 237 votos contra 3. El proceso fue demostrado porflaguerre a la Cámara de los Pares, el 2 de agoStO; su VOtO fue tam - bién afirmativo, por 92 a 4. El proy ecto se convirtió en ley al ser fi r mado por el rey Luis Felipe, el7 de agosto. Se pidió a Arago que hiciera públicos los detalles técni- cos en una reunión conjunta de la Academia de Cien- cias y la Academia de Bellas Artes, celebrada en el Pala- cio del Instituto. Un testigo ocular, Marc-Antoine-Augustine Gau- din, relata que

eI Palacio del In stitu to cu riosos en la memorable

cuando el proc eso co n dos horas de

fue finalmente divu lgado . Aunqu e ll egue antelación, fui e)(pu lsado como muchos

fue invadido por un enjambre de reunión del 19 d e agosto de 18 39,

-

otcos de la sala principal. Estuve aJerta ¡untO co n la multitud, Olnte lo que pudiera ocur rir fuera. En cieno momento llega un hombre eX~ltado; ~s rodeado, se l e hac e n pregunlas, y contes- ta con un aire de sabelotodo que el betún de Judea y el accite

de lavanda son el secreto. Se multiplic a n las preguntas, pero

como él no sabe nada mas, qu edamos reducidos a hablar del betún de Judea y del aceitc de lavand a. ProntO la multitud

rodea a un recién llegado, mis inquietO qu e el

dice sin más comentario que se trata de yodo y mercu rio Finalmente la espera h a terminado , el secreto se ha divul·

gado

Pocos días después, las tiendas de óptica se ll enaban de afio cionados que jadeaban por conseguir aparatOS de daguerroti-

pos, y po r todos lados las cámaras se enfocaban sobre los ed i- ficios. Todos quería!) registrar el panorama qu e se veía desd e su ventana, y ~ue afo~tunado aquel que con su primer intento pudo consegulf una Silueta de techos recortado s COntra el cie-

lo . Todos entraron en h

una vez y atTa las tejas y los ladrillos de esas chimen eas, se asombraron al ver la argamasa que había entre un ladrillo y

Otro; en una palabra: la técnica era tan nu eva que hasta la placa más pobre aportaba una indescriplible alegría.)Q

anterior. Nos

tasi$ frenle a las chimenca s , COlltaron

Daguerre escribió un folleto de 79 páginas, HÍJlori-

que el description du procédé du Daguérreotype et du

Diorama, que apareció en más de treinta ediciones, tra- ducciones y resúmenes.)1 Enumerar sus sitios de publi· cación equivale a trazar la difusión del dague rrotip'o por el mundo: Amsterdam, Barcelona, Berlín, BOStOD, Copenhague, Dublín, Edimburgo, Génova, G raz., Ha- lle, Hamburgo, Karlsruhe, Leipúg, Londres, Madrid, _Nápoles, Nueva York, París, Filadelfia, Posnen, Qlle- dlinburg, Roma, Saint-Gall, San Petersburgo, Estocol- mo, Stuttgart, Tokio, Viena, Varsovia. El documento contenía el informe de Arago ante la Cámara de Dipu- tadqs, un registro de las medidas ;doptadas por el Go-

bierno, una descripción de la heliografía de Niepce, los

detalles técnicos del proceso d el daguerrotipo.

Estaba ilustrado con dib1:ljos a escala sobre la cámara y el equipo de procesami~nto. Las instrucciones eran tan

completas que cualquier persona podía obtener que un fabricante de instrumentos le construyera el aparato, así como obtener después algún éxito si seguía cuidado- samente las instrucciones de Daguerre. Daguerre había hecho un acuerdo con su cuñado, Alphonse Giroux, para la construcción de un conjunto de cámaras y ac.cesorios. Las cámaras fueron hermosa-

mente hechas en madera, con lente s por C hevalier, el óptico de París que había provisto de ellas a Niepce y a Daguerre en sus primeros experimentos. Se trataba de

ac romáticos, de una distancia focal de t 6

pulgadas, con una apertura que hoy denominaríamos f/16. * Cada camara ostentaba un adornado rótu lo a un

exactos

teleobjetivos

""Número que se obtiene dividiendo la distan cia foca l de una lente por su mhim o diámetro . Todas las lentes de un mismo número conf! forman imagene$ de igua l brillo so bre un mi s- mo motivo. Este sistema d e marcación de lent es, iniciado cn

co mo norma interna cional en el

Cong re so Int ernacional de Fotografía qu e tu vO lug ar e n Pa -

el siglo XIX, fue ado Plado

rís en 1900.

-------- - -- --- -

23

· ~;s • ~~ "
·
~;s
~~
"

HIl'POLYTE BAYAR.D. Bodegón, ca.

2.

1839. Po sitivo di r eclO sobre P¡¡pel, Socié l é F ran~aise de Pholographie, París

_l

J

!

-"

1

J

I

-,

_1

J

_1

J

J

J

HIPPOl YTE BA YARD, A»torTttrato como de »n hombre ahoga. do. 1840. Positivo directo sobre

HIPPOl YTE BA YARD, A»torTttrato como de »n hombre ahoga.

do. 1840. Positivo directo sobre papel, Société Fran~aise de Photographie, París

costado. donde se leía (en francés ):

Ningún aparatO queda garantiudo a menos que posea

la firma de Daguerre y el sello de Giroux

quedó a la venta en París, al día siguiente de la publica·

ción del folleto, e inmediatamente fue exponado a otros países. Talbot estaba en Birmingham, asistiendo a una reu· niÓn de la Asociación Británica para el Progr~o de la

Ciencia, poco despu és de que se hubiera revelado el proceso de D aguerre. Llevó consigo una colección de sus dibujos fotogénicos, que exhibió. El 26 de agosto dio a Jos integrantes de la reunión una charla sobre el daguerrotipo. Manifestó que durante mucho tiempo había estudiado la sensibilidad del yoduro de plata ante la luz, pero que la creyó muy débil para qu e tuviera

alguna

-seña ló- fue la de que una débil imagen

aumentada, provocada y reforzada, en un momentO pos terior, sometiendo la placa a los vapores del. mer c urio _o }2 La publicación de los procesos fotOgrificos de Tal· bot y de Daguerre aparejó que surgiera una serie de personas que reclamaron prioridades. Entre ellas, los dos casos más convincentes procedieron de Brasil y Noruega.

El

Daguerrotipo.

El equipo

utilidad . practica; la contribución de Daguerre

podía ser

H ercules Fl ore nce. un francé s que vivía en Brasil, adujo que ya en 1832 había realizado fotografías con una camara y con co pias de co ntacto . Sus apuntes, es· eritos entre 1833 y 1837, contienen cl aras descripciones de su técnica y - lo qu~ es todavía más notable-, Flo. rence había utili zado la palabra pholographje por lo menas dos años antes de que He rsc hel sugiriera a Tal·

bot el uso de photography. Existen cop ia s

de con tacto ,

sobre- u·tt diptrona , así asm a fót'ulo-s para -eñvi·ses· far:

macémicos, que fueron h echos por Fl orence antes de 1837, pero no parece haber perdurado nada de su tra- bajo con la camara. Hans Th0g er Winth er, un abo gad o noruego, propi e- tario de un taller de impresión litografi ca y también

editor de libros, adujo que en 1826 había tenido la idea de fijar la imagen d e la cámara, utili zando materiales sensibles a la lU2, y que había conseguido hacer positi- vos directos, antes de que se con oc iera el proceso de

Daguerre. Sin embargo,

sus ex perim entos no han sido

aún encontrados. El más desafortunado de los pioneros fue H ippolyte Bayard, un empleado del Ministerio de Finanzas en Francia, ·quien expuso trei nta fotografías en Paris el 14 de julio de 1839. Su método era original: un papel de cloruro de plata era expuesto a la lu z hasta que se tor- nara oscuro. Luego era sumergido en una solu ción de yoduro de potasio y colocado en la cámara. La luz. te- 'ñía el papel , en proporción a su acci ó n , y así obtení a positivos directos , cada uno de los cuales era ejemplar único.

espectacular publicación sobre el daguerroti -

po, la obra d e Bayard quedó totalmente dejada de lado. El mismo Rayard comentó sus desgracias con una foto- grafía fechada en 1840. Se le ve allí semides nudo , recli- nado sobre una pared co mo si estuviera muerto. Al dorso de esea copia escribió:

El cuerpo que veis aquí es el de Mansieur Bayard

La Aca -

demia: el Rey Ytodos aquellos que han visto sus imiÍgenes las han admirado, igual qu e vosotros. La admiración le reponó prestigio. pero no le dio un chavo. El Gobierno, que tanlO

dio a Daguerre, dijo que nada en absoluto fodría hacer por Bayard, y el infortunado decidió ahogarse .)

Afonunadamente, Bayard continuó viviendo, pata hacer bellas fotografías en las que utilizaba tantO la téc- nica de Daguerre como la de Talbot. Ambos método s llegaron a hacerse muy practicos y reinaron supremos en todo el mundo durante casi dos décadas.

Con la

25

1

ISAAC

UGUSTUS WETHERIIY, Autorretr~to con .,na cámara de J.,.guerrotipo , ca. 18 55. Gelalino-

J

J

J

J

,

I

bromuro sob r e d neg ativo or iginal. Th e Library of Cong r ess, W as h iuglOn, O .e.

=

=

3 • EL DAGUERROTIPO: EL ESPEJO CON MEMORIA

El proceso dd daguerrotipo pareció al comienzo exce- sivamente complicado, yel gobierno francés ordenó a Oaguerce que hiciera demostraciones en público. lo que preocupaba a la gente de París era el gasto: la cáma- ra y el eq uipo de procesamiento costaban 400 francos, que era casi un sueldo mensual, mientras Oaguerce re · cibía una anualidad de 6.000 francos. Y se quejaban de

que el

cieron cámaras más pequeñas y menos costosas. Las

aparato era demasiado abultado. Pronto apa re-

pl3cas para esas cámaras fueron fabricadas por plateros, en medidas '{ue llegaron a ser internacionalmente acep-

tadas:

Placa completa

114x140 mm

165x216 mm

6,5 x8,5

2

pulgadas

Media placa

Un r;uartO

Un sexto

Un novenO

4,5 x5,5

3,25x4,25 pulgadas

2.75x3,25 pulgadas

pulga.das

83x.l08 mm

70x83 mm

51 x 64 mm

x2,S pulg~u

Ocasionalmente se utilizaron placas gigantescas o de doble tamaño, pero rara vez fu eron estandarizadas. Los primeros daguerrotipos eran principalmt:nte de temas de arquitectura, ya que el tiempo de exposición, dentro de la técnica de Daguerre, era tan prolongado que no se podía tomar a personas. Pocos días después del 19 d~ agosto -fecha en que el proceso se hiciera públic~ la revista Le Lithographe publicó una lito- grafía hecha sobre un daguerrotipo, con la catedral de Notre-Dame en París. Aun siendo tosca, la copia indi- ca un uso imponante del nuevo invento: era un sustitu- to del dibujo al natural. Las copias de daguerrotipos, impresas mediante las técnicas gráficas convencionales, . se hicieron rápidamente populares. Entre 1840 y 1844 se publicaron en París 114 vistas de paisjljes, como la serie Excurswns daguemenne5. 1 Los dag uerrotipos confeccionados en Europa, en el Medio Oriente y en América, para el editor N.M.P. Lerebours, fueron afa- nosamente conseguidos y luego transferidos a placas de cobre. mediante el proceso de aguatinta. Se agregaron figuras y tráfico urbano, imaginativamente dibujado en el estilo romántico. por un intento de agradar al públi- co, que deploraba el aspecto despoblado de los prime- ros daguerrotipos. Entre los primeros que llevaron esos daguerrotipos a Lerebours estaba un canadiense, Pierre-Gustave Joly de Lotbinihe. Ya en octubre de 1839 había es tado en Grecia, donde realizó varias imágenes con la Acrópolis

de Atenas . Su aguatinta en las Excursions daguerrien- nes, hecha sobre su daguerrotipo del Propileo, es una imagen asombrosa, bañada en luz, rica en detalles, sor- prendentemente moderna en sentimiento. Después viajó a Siria y Egipto, donde encontro a otro operador enviado por Lerebours. Era Frédéric Goupil-Fesquet, un francés que viajaba por el Medio Oriente con el pin- tor Horace Vernec, quien escribió desde El Cairo al cónsul francés: "Estamos daguerrotipiando como

leones

2 Con ellos se reunió J oly de Lotbinihe y par-

tieron juntos en una expedición que remontó el Nilo, para producir la primera documentación fotográfica sobre Egiptp. Lerebours acreditó a H. L. Pauinson, de Newcasde- upon-Tyne, con una vista de las cataratas del Niágara, probablemente la más antigua que se haya hecho sobre un tema tan fotografiado; sobre él nada sabemos, ex-

cepto la escasa nota que acompaña a la placa: «Este dis - tinguido daguerrotipista aficionado es uno de los pri-

Otro

meros que se dedicaron a este arte en América

operador anónimo ejecutó una hermosa placa del Krem- lin en Mo scú bajo la nieve. Muchos de los daguerroti- pos originales, igual que los nombres de sus realizado-

res , se han ya perdido; sin duda fueron destrozados por los grabadores. Sin embargo, las aguatintas de las Ex- cursions daguerriennes conservan en grado notable la

peculiar

tlaridad y el claroscuro d e las fotograIías. La

Edinburgh Review, al elogiar la publicación en 1843, escribió que esas imágenes «nos dan en verdad la im- presión real de las diferentes escenas y de los monu- mentos, en un momento detenninado del tiempo, bajo las luces existentes del sol y de la atmósfera_o J

Otros viajeros registraron en daguerrotipo lo que

vieron. Un

Baptiste~Lo{¡is Gros, re alizó fotografías de Bogotá (Colombia) mientras estuvo allí como encargado de Asuntos de su país; continuó haciendo daguerrOlipos

cuando fue enviado a Grecia como embajador francés.

El ar queólogo Jos e ph -Phi liben Girault d e

zo má s d e un millar de placas. entre 1842 y 1844, sob re ~rquitectura ára~ en el Oriente Medio. En el segundo

viaje, que realizara para explorar ruinas precolombinas en América Central, durante 1841, John Llo yd Ste- phens llevó consigo un equipo de daguerrotipo, con- fiando utilizarlo para complementar los regIStrOS que

·diplomático fran cés, el barón Jean-

Prangey hi ~

27

------------ -

I'IERRE-GUSTAVE JOLY DE LOTlIINIERE, El Propileo m Aunas. Grabado al aguatinu sobre un daguerrotipo realizado

I'IERRE-GUSTAVE JOLY DE LOTlIINIERE, El Propileo m Aunas. Grabado al aguatinu sobre un daguerrotipo realizado en 1 839, de N. M. P. Lerebours, Excurriom daguernennn (Pad$, 1841-1842)

Frederick Catherwood estaba dibujando con la ayuda de la cámera lúcida; lamentablemente, no tuvO éxito. Aunque los daguerrotipos de arq uitectura y de im- portantes lugares lejanos se hicieron populares, el pú- blico quedó desilusionado, porqu e la invención no cumplió las promesas que suponía su primer anuncio. «Ha suscitado algu na sorpresa - lee mos en el Ache- naeum de Londres, fechado el 26 de octubre de 1839-, que tras la ansiosa y natural curiosidad del pú- blico respecto al descubrimiento de Daguerre. mientras se trataba de un sec retO, se dedique 'ahora tan esc;tSo

interés al tema». Un motivo de ello fue que, a pesar de la acción aparentemente generosa del gobierno francés, que ofrecía el proceso del daguerrotipo «gratis para tO-

USted desea hacer un retrato de su esposa. Le fija la cabeza con un ocas ional collar de hierro, pan. consegu ir la indispen -

sable inmo vilidad

cua ndo obtiene el retralO, éste no representa a su esposa. Es el

Le apu ma la cámara hacia el rostro, y

loro de la casa, o la tetera, o algo peor.

En oc tu bre, Alfred Donné mostró a la Academia de Ciencias un retrato de mujer, cuyo rostro estaba em- polvado de blanco. No debió tenee ixito, porque en

abril de 1840 J ean-Baptisre-Franc;ois Soleil escribió en

las esperanzas desper-

tadas por la obtención de retratos no han sido aún cum-

plidas

en que los ojos estin abiertos y la actitud y el rostro

sean naturales".~

No si hasta ahora de ningún retrato obtenido

su manual de instrucciones que

dos

(a lout te monde )

, el inventor solicitÓ y obtuvo

Samuel F. B. Mane, pimor e in ventor norteamerica-

exteriores, sobre el tec ho de un edificio, a pleno sol,

una

patente en In glaterra. OtrO motivo más importante

no, y uno de los primeros que en Amé rica utilizó el

fue que

el p roceso no satisfizo al comienzo la demanda

proceso del daguerrotipo, intentó hacer retratoS en

pública por el retrato. El mismo Daguerre se desalentÓ de poder obtene r retratos con su invención, dado el tiempo de exposi -

ciÓn que se requería , lo cual condujo a que la revista

Nueva York durante el otoño de 1839. Su es posa y su hija posaron «de diez .a vei nte minu lOS - recordó- en

con los ojos cerrados» . s Manifestó que su co labor ador,

satíri ca Le Charivari formu lara una propuesta en su

edición del ,}O de agosto de 1839:

28

J oh n William Drape r, estaba haciendo retratos

casi

a.1

mismo t iempo». Alexander S. Wolcott y John Johnson

•• >

!

J

1

J

_1

~

j

I

adujeron que en Nueva York y en octubre habían he-

cho «perfiles en miniatura

tentada de su propia invención, donde había un esp~jo cóncavo en sustitución de las lenteS. Los resultados

, utilizando una cámara pa-

di e ron a1 comienzo r e almente miniaturas , porque : Id '"

placas sólo tenían tres octavos de una pulgada cuadrada

[aproximadamente, un cuadrado de poco menos de 1,2

cm de lado)' Pocos meses despu~s los hacían en un ta-

- m~~ode 2 x i,s' p~liadas'{aProxim:idám~~te5 x'i 'cmJ-

e inauguraron un estudio que el New York Sun, en su

edición del 4 de marzo de 1840, denominó «la primera

galería para retratos en daguerrotipo

metaltlrgico llamado Robert Cornelius abrió un estu-

dio en Filadelfia, a comienzos de 1840. Se habia intere-

sado por el prOceso del daguerrotipo cuando ~ste llegó

a América. A un periodista que le entrevistó en 1893 narró que su primer retratO había sido de sí mismo. «Advertirá usted que la figura no está en el centro de la

placa. El motivo es que yo esta ba so lo , corrí hasta po-

nerme frente a la cámara

pué ,s que no l;Ile había colocado en el centro.,.' En Lon-

dres, Richard Beard importó la cámara Wolcott desde América y en marzo de 1841 inauguró un estudio abierto al público: el primero en Europa. Rápidamente se hizo popular. Para aumentar la ilumin~ción. estos primeros estu- dios del retrato reflejaban con espejos los rayos del sol. POS;1r era una penuria, porque la luz, pese a ser inter- ceptada por una hilera de botellas llenas de vitriolo azul, tenía un brillo encegador. Una de sus I}'íctimas recordó que se había sentado

y no pude saber hasta des-

Un operario

durante ocho minutos, con el sol resplandecieme sobre su rOStro y con lágrimas que se deslizaban por sus mej illas mientt2S el operador paseaba por la habitación, con el reloj en la mano, diciendo cada cinco segundos el tiempo transcurri-

do, huta que se secaron las fuentes de sus ojos.'

Mientras fueron necesarios esos actos de heroísmo,

los retratistas no podían confiar en un apoyo popular.

Hadan falta mejoras radicales en la técnica. El mismo

Daguerre no hizo mucho por perfeccionar su invento.

Retomó nuevam ente el pincel que utilizara

nógrafo y pintó un ábside imaginario i\ la iglesia de

Bry-s ur-Marne. Falleció en

Al finalizar el año 1840 se habían h echo tres progre-

sos técnicos considerables. En primer lugar, una lente

mejorada ---que formaba una imagen 22 veces más bri- llante que la de Daguerre- fue puesta en ve nta en 1840

por Peter-Friedrich Voigtlander de Viena. 8 Con la no- menclatura de hoy, se la denominaría una flJ,6. Fue diseñada por }osef-Max Petzval, a sugerencia de An-

Euingshausen, un profesor de Ma-

dreas Freiherr vor

como esce-

es a aldea en 1851.

temáticas y Física de la Universidad de Viena, que esta- ba en París cuando se anunció el daguerrotipo, apren-

dió su proceso con el mismo Daguerre y lo llevó des-

pués a Austria. Esas lentes se hicieron inmediatamente

~AR6N

JEAN-BAPTl STE-LOUIS G ROS,

Callt del ObstT'flatorio,

Bogotá (Colombitl), 18-42. Daguerrotipo, colecciÓn privada

Gros anotó en el dor so de la montura: « 11 en punto de la

espejo paralelo . Bromuro de yodo .

mañana. Tomado con un

47 segundos

populares en Europa y en América¡ durante los prime- ros diez años de fabricación se vendieron más de ocho

innumerables imitaciones fu eron puestas

mil, mientras

en venta como «lentes alemanas_o En segundo lugar, la sensibilidad d e las placas ante la luz fue aumentada cuando la superficie yodada fue re- cubiena por otras sustancias halógenas, apane del yo- duro. La idea ya había surgido en muchas personas, y también fue probada por Otras muchas, pero está claro que quien primero publicó un métode práctico fue John Frederick Goddard, profesor de Óptica y de Ciencias Naturales en la Adelaide Gallery de Londres¡9

d esp ués que la placa plateada fuera sometida a vapores de yoduro, se repelÍa la operación con bromo, bien so-

lo o

---() SU$lancia rapida, como la llamaron los daguerroti- pistas-, combinado con las lentes de Petzva l, hi7.o completamente posible ejecutar retratos en menos de un minuto. En 1841, George W. Prosch, un noneame- ricano que fabricaba inStrumentos y era daguerrotipis- ta, señ al ó que con la sustancia rápida había conseguido reducir el tiempo de exposición desde 4 minutos a 25 segundos. 10

en co mbinación con cloro. El

uso de tal acelerador

- -

---

-

-

-

-- ---------

29

ROBEf!.T CORNELlUS, AutQrrrtrato, 1839.

Oaguerrotipo, .:colecci6n delfia

privada,

Fila-

1839. Oaguerrotipo, .:colecci6n delfia privada, Fila- En tercer lugar, los tonos del daguerrotipo fueron

En tercer lugar, los tonos del daguerrotipo fueron enriquecidos dorando la placa, lo cual fue. una inven-

ción del francés Hippolyte-Louis Fiz.eau . Tras bañar la

co locándo la horizon-

talmente sobre una débil llama, y se le dejaba caer enci- ma una solución de cloruro de oro, «dando más inte n - sidad a las partes de luz de la imagen ,., como escribió Fizeau, explicando:

placa en hiposulfito, la calentaba

Se ha disuelto la plata y se ha precipitado el oro sobre la plata,

y (ambien sob re el mercurio, pero con resul! ados muy dife-

rent es . La plata, que por su pulido forma las par t eS oscuras de

la imagen, qu eda hasta cierto puma amarronada por la delga-

da capa de o ro que la cubre, con lo que se produce una mayo r

las partes negras; por el con tnri o, el mercu rio forma de glóbulos infinitamente pequ eños for-

ma los blancos- aumenta en fuena y en brillo, al amalgamar -

se con cl oro, co n lo cual se produce un mayor grado de fija-

ción y un notable

aumento de la imagen . ll

intensidad en --que bajo la

Esta operación tenía la ventaja adicional de que la deli cada superficie del dag uerrotipo -que Arago había comparado a un ala d e ma riposa- se hacía men os frágil . Tan pronto como se obtuv ieron esos avances técni- cos, se abrieron estudios retratistas en casi lOdos los

JO

puntOS del globo. Su cantidad sería difícil d e estimar. Sus propietarios provenían de una amplia variedad de oficios y profesiones: en dos semanas casi cualquier persona podía conseguir la suficiente solvencia técnica para iniciar su negocio. La producción fue enorme. No · abunda n las estadísticas, pero en Estados Unidos que-

dó oficialmente registrado, en el estado de Massachu- setts, que en el año previo al l. " d e junio de 1855 se habían realizado 403.626 daguerrotipos . 12 Una ga lería de Nueva York se jactó de hac er de trescien tos a mil retratOs por día. Toda clase de personas posó ante la cámara; gracias a que la producción era compa rativamente barata, las je- rarquías financie ras importaron muy poco. Hombres y

mujeres

y que de Otra manera habrían sido olvid ados, han dej a- do impresos s us rasgos en la placa plateada, a la que Oliver WendelJ Holmes, médico norteamericano, hombre de letras y fotógrafo aficionado, llamó «el es - pejo con memoria

Casi todas esas personas eran colocadas contra un fondo liso, habitualmente oscuro pero a veces claro. Los fondos pintados no eran frecuentes. L a ilumin a~

célebres, igual que ci udad anos de menor fama,

Il

,

J

I

-.

J

1

,

J

J

J

J

J

~

,

¡

Anónimo, A,,,dimj~. ca. 1845. Daguerrotipo, George Eastman House, Rochester (Nueva York)

---------

) 1

----------------

, J EAN-BAI'TISTE SA IIATlEfl- BLOT, Maru Sabati~,.-Blol y SI< nit- tlll, 1843. Daguerrotipo, Gcorgc

,

J EAN-BAI'TISTE SA IIATlEfl- BLOT, Maru Sabati~,.-Bloly SI< nit-

tlll, 1843. Daguerrotipo, Gcorgc (Nuevlo York)

Easlman H o use, Roc heste r

Gcorgc (Nuevlo York) Easlman H o use, Roc heste r Anónimo, La Sra. Joseph Elisha Whitman

Anónimo, La Sra. Joseph Elisha Whitman y SI< hijo, ca. 1854.

! Daguerrotipo, Society for the Preservar ion of New Englmd Anriquities, Boston

ción era difus!i' provenía de una claraboya y a veces también de venu.nas laterales . El retrato de "tres cuar-

tos

Los mejores retratos en daguerrotipo son directos y penetrantes, lo que se debe en parte a la completa au- sencia de retoqu e, el cual , si se exceptú a una d eli cada

tonalidad, no habría sido permitido por la frágil super-

ficie. Pero quizás fue de mayo r importancia la limita- ción aparente que suponía el largo tiempo de exposi- ción. Era una tarea difícil ser dagu erro tipiad oi había que co laborar con el operador, porque uno no sólo se forzaba a quedarse quieto durante medio minuto. sino

tam bién a mantener una expresió n nat u ra l. Si el aspi- nmte se movia, la image n quedaba arruinada; si no po- día ad op ta r una expresión cómoda a pes ar de la inco-

modidad, el resultado se ria

tan forzado que equi valía a

un fracaso. La enorme demanda por ret ratos de fa milia .se deb ió en b uen a medida a la alta se nsibil idad q ue frente a la

mu erte tuVO el siglo X IX , cuando era muy aha la tasa de

fue el más popular .

mona lidad,

pu b li cita rio pasó a ser el cupl é que decía .C onserva la

sombra, don de la

Casi todo

dagu er rotipista se manifestó dispuesro a hace r retratos póstumos. Los daguerrotipos terminados eran protegidos por cristales, en est uches fo rrad os de terciopelo , q ue al 00-

turaleza imite, lo que la Natu raleza hizo

especialmente en los menores. El slogan

susta ncia se esfuma/Deja que la Na-

mien zo eran si milare s a las caj it as de cuero que se utili - zaban para pinturas en miniatura . Los primeros es tu- ches eran de diseño sencillo, con motivos decorativos, tanto geométricos como flo rales, en su pane exterior. Otros estuch es más bara tos se hacían con ca n ó n, es -

tampado con adornos.

A mediados de la década de

1850 se presentaron en América .los estuches de plásti- co, hechos de as errín , goma laca y un pigmen tO negro o

marrón, que se ap retaban con broches de ac ero . Estos

estuches, llamados

basados en cua-

a menud o

, mu y elabo rados y con bajorrelieves,

Union

Cases

eran-

dros populares, como Washington Crossing the Dela-

ware de Emmanuel Leut ze, o co n litog rafí as de C urrier

o de Ives. En Europa los daguerrotipos eran también

enmarcados con carton es de passe -pa rto ut y vidri os pintados. A veces la firma del artista se inscribía direc- tamente en la placa, o aparecía el nombre del estudio en

la parte interior del estuche, pero una gran mayoría de

los ret ratos carece n

En s u mayor parte, los daguer rotipos reflejan el estilo de un periodo, más que el de un ind iv iduo. y la atribu- ció n personal se hace imposible ante la carencia de do- cumentación. Se conoce por su nombre a cientos de daguerro tipistas, y existen lam bién miles de daguerro- tipos, pero só lo en raros casos puede estudia rse la ob ra documentada de un arti sta indi vid ual. Muchos de los mejores re trat Os franceses fu eron h e- chos por ] ean-Baptiste Sabatier- Blot, un pintor minia-

de indicación· so b re su prod uctor.

32

J

J

!

. J

I

J

• I

,

.1

J

J

J

.~

I

turista qu ~ Il~gó a ser discípulo

Su retrato del inventor es un o de los mejores, y los daguerrotipos que hi zo de su familia son retratos her- mosa mente comp uestos y sensibles, que muestran, por su pose y detalle, la expe riencia d el pinto r. Los ret rató's '

«académic<:ls" - las modelos desnudas-, posados y daguerrotipados para diversos anistas, se hi cieron po-

pulares, y 'a, me nudo poseían una Alemania' se ' produj o una-gran·

mente en Hamburgoj los principales re trati stas de es ta ci udad fueron Ca rl - Ferdinand Stdzner, qu~ abr ió su es tudio en 1842, y H ermann Biow, qu ien se especializó

en daguerrotipos de gran tamaño y en retratos de con- temporáneos fam osos. como Alexander van Hum-

y am ig o de Daguerre.

intrínseca belleza. En

activid ad,

partic ulal"-- '

en h alia. En Duroni reali-

zó varios daguerrotipos de Milán, co n equ ipos y mate-

riales que había importado de Francia; en 1840, Loren- zo Suscipi y J OM Alexander EUis hi ciero n vistas de

Roma. El

Alessando Manzoni. realizó un raro retrato de la espo- sa d el no velisl:a. se ntada fren te a una ventana. En Ingla- terra, l os principal es r e tr a ti stas fueron A nt o ine-J ean~

pintor Stefano Stampa, hijo adopt ivo de

boldt. También existió mucha actividad noviembre de 1839, el óptico Alessa ndro

Fran'iois Claudet -quie n aprendió el p roceso con Da - gu erre y poseía una licencia para usar la patente- y

Richard Bea rd . Fueron seguidos por John Jabez Edwin Mayall, que llegó a Londres desde 'Filadelfia. Entre todos los p aíses, Estados Unidos fue el que adoptó .el d aguerrotipo con mayo r entusiasmo , y se lu - ció con su práct ica. En el oto ño de 1839, el francés Fran'iois Gouraud llegó a Noneamerica con daguerro - t ipos ejecutados por Daguerre y por él mismo. ' que

eran, muy s uperi ores en calidad

'D ra per 'Y de 'ms"'Otros ploneros ··n·Ot1eaméfica·nos,"'No ' -- - -

a la obra de Mors e. d~

lo Gouraud exp uso esas imágenes en N ue va York,

Bastan y Providence, sino

an te públi cos co nsiderab les,

y vendió aparatOs imponados desde París .

El ingenio yanqui pronto aportó mejoras mecánicas, La t edio sa tarea de lustrar placas, hasta ,?bte ner un gran pulimento, fu e hecha a máquina . John Adams Whip - p ie, de Boston , instaló en su galería una máquina a va-

por que

ba a los clientes que esperaban turno y hacía girar una

lustraba placas, ca lentaba el mercurio, ventil a-

qu e hi zo demostraciones ofre ció enseñanza privada

somb rilla dorada junto a la puerta principal. Se agregó más plata a la s placas mediante e l ect ró li sis: una té c ni c a.

luego ini¡;iad a en Francia como

el " proc eso norte ame ri-

cano" . El reconocimiento internacional llegó rápi da -

men te a

Edward Anthony y su socio enviaron a Daguerre algu-

los daguerrotipisus noneamericanos. C uando

a Daguerre algu- los daguerrotipisus noneamericanos. C uando HE RM ANN BIOW, Altxander 'VD" Humb oldc,

HE RM ANN BIOW, Altxander 'VD"

Humb oldc, 1 847. Daguerro-

tipo, Museum fur Kuns! und Gewerbe, Hamburgo

847. Daguerro- tipo, Museum fur Kuns! und Gewerbe, Hamburgo JOHN WERCE, Joh" Freden'ck Goddard, fotógrafo

JOHN WERCE, Joh" Freden'ck Goddard, fotógrafo ¡nglb, ca.

l8S0. Copia a

tivo de $U propio daguerrotipo, colección Beaumo nt New-

hall, Santa Fe

3J

la a1bümina realizada por Werge sobre un nega -

- - - -----

---

STEFANO STAMPA, Teresa Som, segunda esposa del nO'Velúta

italiano Ale5Sandro Manzoni, '1852. DlIguerrotipo,

Nazionale di $tudi Manzonillni, Milán

Centro

nos retratos que habían realizado en su g31ería de Nue-

va

Es con gran satisfacción que expreso el placer que me han proporcionado vuestros d¡aguerrotipos. Certifico aquí que es- tos cuadros están, por su ejecución, entre los más perfectos que yo haya visto. Me siento halagado de que mi invención aparezca difundida po r artistas tales en un país extrmjero; eso me reportll un gran

honor.10

York, el 'in ventO r replicó:

En ' -t 848, Charles Richard Meaae visitó 11 Daguerre e hizo siete retratos del inventor. Y en'lll Gran Exposi- ción de Obras de la Industria, rea lizada en el Crystal Palace 'de tondres en 1851, los norteamericanos obtu- vieron tres de las cinco medallas concedidas a dague- rrotipos. Horace G reeley, director del New York Tri- bune, escribió desde Londres: «En dllguerrotipos pare- ce admilido que derrotamos al mundo, si se consideran la excelencia y el bajo costo -en tOdo caso, Inglaterra no se acerca a una comparllción-, y nuestros dague-

15 John J a-

rrotipistas hacen aquí un gran espectáculo,

bez Edwin Mayal! produjo una serie de placas en tama-

ño mayor (10,5 X 13,5 pulg3das; aproxim2damente 27

X 34 cm ) sobr e el Crystal Palace y su exposición, y

de ellas fueron publicadas en un libro de T allis, H útory

and Descriptwn o[ the CrySlaL Palace and the Exhibi-

!ion o[ the WOrLd '5 lndustry, juntO a 42 placas con d a- guerrotipos de Beard y otras 40 de anónimas . La firma editora, John Taltis & Ca. , seijaló:

~1

A fin de que los grllbados sean fieles transcripciones de Jos