Sei sulla pagina 1di 3

UNIDAD IX LA DESCONCENTRACION ADMINISTRATIVA.

NOCIONES GENERALES.

La desconcentración es una de las formas de organización administrativa:


modo de estructurar los entes públicos en su dependencia con el jefe del
ejecutivo. Implica una manera de diluir el poder y la competencia en los
subordinados para despachar asuntos.

Los entes desconcentrados forman parte de los órganos centralizados; por


lo tanto, no llegan a tener personalidad jurídica propia. Esta ausencia de
personalidad es la nota característica y diferenciadora de ellas, junto con su
autonomía técnica.

LA DESCONCENTRACIÓN Y SUS VARIANTES.

Según nuestro sistema administrativo, la desconcentración puede ser por


materia o por territorio. Para Maurice Bourjol, los tipos de desconcentración
son: vertical, horizontal y por servicio. Ya hemos visto que no debe
confundirse con la delegación de facultades, la descentralización
administrativa o la reubicación física de oficinas gubernamentales.

Desconcentración en estricto sentido o funcional. Consiste en una forma de


organización administrativa en la cual se otorgan al órgano desconcentrado,
por medio de un acto materialmente legislativo (ley o reglamento)
determinadas facultades de decisión y ejecución limitadas, que le permite
actuar con mayor rapidez, eficacia y flexibilidad, así como de tener un
manejo autónomo de su presupuesto, sin dejar de existir el nexo de
jerarquía con el órgano superior.

Desconcentración vertical. En este caso, la competencia conferida al


desconcentrado está integrada por asuntos cuyo despacho correspondió
anteriormente al superior jerárquico, quien ve así reducidas sus facultades
de ejercicio directo en determinado ámbito competencial. Ese
desplazamiento de competencia ha de ser de un órgano a otro, de lo
contrario, si fuera de funcionario a funcionario, estaríamos en presencia de
la delegación de facultades y no ante la desconcentración.

Desconcentración regional. En esta categoría, el ente desconcentrado ejerce


competencia sobre un determinado territorio, para atender los asuntos que
inicialmente le correspondían al órgano central; por ejemplo, las
delegaciones de diversas secretarías en los estados.

Desconcentración horizontal. En este tipo de desconcentración, el órgano


centralizado, por disposición jurídica, ha trasladado a entes con igual
jerarquía, asuntos de su competencia original, para ser atendidos en cierta
circunscripción territorial. Tal sería el caso de las distintas oficinas regionales
de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, como las delegaciones
regionales de la tesorería de la federación y las administraciones fiscales
regionales.
Desconcentración federal mexicana. Existe gran confusión para delinear la
desconcentración administrativa, tanto por lo relativamente nuevo del
término en derecho mexicano como por su incorrecto uso por la ley y algún
escritor, pero lo determinante es que no poseen personalidad jurídica propia
y es secundario que la vigilancia o intervención del ente centralizado en
ellos sea tenue o intensa.

CARACTERÍSTICAS DE LOS ÓRGANOS DESCONCENTRADOS.

Como características de los entes desconcentrados podemos indicar:

1. Forman parte de la centralización administrativa.

2. Mantienen liga jerárquica con algún órgano centralizado (secretaría,


departamento o procuraduría).

3. Poseen cierta libertad para su actuación técnica.

4. Debe ser un instrumento de derecho público (ley, reglamento,


decreto o acuerdo) el que los cree, modifique o extinga.

5. Cuentan con competencia limitada a cierta materia o territorio.

6. No poseen personalidad jurídica propia.

AUTONOMÍA TÉCNICA Y FINANCIERA.

La libertad de acción o autonomía técnica que poseen los órganos


desconcentrados es la nota específica de ellos. Se trata de una autonomía
operativa y para ciertas decisiones, pero la política general y las directrices
globales son definidas por el órgano centralizado.

El organismo desconcentrado tiene pues, cierta autonomía a la que se llama


técnica, que significa otorgarles facultades de decisión (limitadas) y cierta
autonomía financiera presupuestaria.

Invariablemente el organismo desconcentrado depende de un órgano


central, de la Presidencia, de una Secretaría de Estado, tiene cierta
autonomía; pero si no es con el acuerdo del órgano del que depende, no
podrá llevar a cabo decisiones trascendentales.

Se considera que la autonomía financiera no se da, ya que están incluidos


en el presupuesto del ente central al que pertenecen. Tampoco cuentan con
ingresos y patrimonio propios, en caso de recaudar ciertos ingresos, éstos
deben concentrarse en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

PROCEDIMIENTO DE CREACIÓN Y EXTINCIÓN.

En el Derecho mexicano, los órganos desconcentrados son creados


mediante leyes, decretos, reglamento interior o por acuerdos; sin
determinarse por qué motivo algunos son creados por leyes, otros por
decretos, dentro de un reglamento interior o incluso por simple acuerdo del
Ejecutivo Federal.

A manera de ejemplo de cada uno de estos casos antes referidos, tenemos:

Órganos desconcentrados creados por ley: Instituto Nacional de


Antropología e Historia, órgano desconcentrado dependiente de la
Secretaría de Educación Pública, fue creado por ley, publicada en el Diario
Oficial de la Federación el día 3 de febrero de 1939.

Órganos desconcentrados creados por Decreto: Comisión Nacional del


Agua, órgano desconcentrado dependiente de la Secretaría de Agricultura y
Recursos Hidráulicos, creado el 16 de enero de 1989 por decreto del
Ejecutivo Federal.

Órganos desconcentrados creados por reglamento interior: Instituto


Nacional de Ecología, órgano desconcentrado dependiente de la Secretaría
de Desarrollo Social, fue creado en el Reglamento Interior de dicha
Secretaría (Diario Oficial de 4 de junio de 1992).

Órganos desconcentrados creados por acuerdo: Instituto Mexicano del


Transporte, órgano desconcentrado jerárquicamente subordinado a la
Secretaría de Comunicaciones y Transportes, fue creado por acuerdo del
Presidente de la República, publicado el día 15 de abril de 1987 en el Diario
Oficial de la Federación.