Sei sulla pagina 1di 31
L a editorial Alfaguara Infantil y Juvenil se une a la celebración mundial del “Día
L a editorial Alfaguara Infantil y Juvenil se une a la celebración mundial del “Día
L a editorial Alfaguara Infantil y Juvenil se une a la celebración mundial del “Día

L a editorial Alfaguara Infantil y Juvenil se une a la celebración mundial del “Día Roald Dahl”, que conmemora el nacimiento de este genial y que­ rido autor.

Durante los meses de septiembre, octubre y noviembre, todos los países de habla hispana estaremos promoviendo la exploración de la obra de Roald Dahl dentro y fuera de las aulas y apostaremos por la difusión de su extraordinario legado literario. La celebración estará marcada por una serie de eventos y actividades especiales para realizar en familia y en la escuela.

El 13 de septiembre, que ha sido declarado como el “Día Roald Dahl”, será el centro de estas celebraciones y, a partir de esa fecha, la comunidad lectora y las institu­ ciones educativas llevarán a cabo gran parte de las actividades promovidas desde las webs oficiales.

Más información en: www.roalddahlday.info y www.leeresunbuenplan.es

actividades promovidas desde las webs oficiales. Más información en: www.roalddahlday.info y www.leeresunbuenplan.es
actividades promovidas desde las webs oficiales. Más información en: www.roalddahlday.info y www.leeresunbuenplan.es
actividades promovidas desde las webs oficiales. Más información en: www.roalddahlday.info y www.leeresunbuenplan.es
actividades promovidas desde las webs oficiales. Más información en: www.roalddahlday.info y www.leeresunbuenplan.es

El que no cree en la magia nunca la encontrará.

El que no cree en la magia nunca la encontrará. Una autobiografía es un libro que

Una autobiografía es un libro que una persona escribe sobre su propia vida y está por lo general lleno de todo tipo de detalles aburridos.

es un libro que una persona escribe sobre su propia vida y está por lo general
R oald Dahl nació en Llandaff (País de Gales, Reino Unido), el 13 de septiembre
R oald Dahl nació en Llandaff (País de Gales, Reino Unido), el 13 de septiembre

R oald Dahl nació en Llandaff (País de Gales, Reino Unido), el 13 de septiembre de 1916. Sus padres eran noruegos emigrantes, eligie­ ron el nombre de Roald en honor al explorador del Polo Sur, Roald

Amundsen, considerado héroe nacional de Noruega. La tragedia marcó su vida desde niño. Cuando tenía 3 años una hermana murió de apendicitis y un mes después murió también su padre de neumonía. Su madre tuvo que cuidar a los cuatro hermanos y a dos más de la primera esposa de su padre. Hasta los 9 años asistió a la Escuela de la Catedral de Llandaff, ahí tuvo su primer contacto con el rígido sistema educativo de la época que sería retratado en muchos de sus libros. En 1925, entró interno al colegio inglés St. Peter’s, donde practicaban una disciplina feroz y los castigos corpo­ rales eran frecuentes: “nos pegaban por hacer todo lo que era natural que hicieran unos niños como nosotros”. A los 13 años es enviado a otro internado, Repton, una escuela pública en la que las palizas “eran más feroces y frecuentes todavía”. Durante su

infancia y adolescencia viaja todos los veranos a Noruega con la familia, y más adelante
infancia y adolescencia viaja todos los veranos a Noruega con la familia, y más adelante
infancia y adolescencia viaja todos los veranos a Noruega con la familia, y más adelante
infancia y adolescencia viaja todos los veranos a Noruega con la familia, y más adelante
infancia y adolescencia viaja todos los veranos a Noruega con la familia, y más adelante

infancia y adolescencia viaja todos los veranos a Noruega con la familia, y más adelante explora Terranova. En 1934, pese a los ruegos de su madre porque fuera a la uni­ versidad, comenzó a trabajar en el Departamento Oriental de la Shell Oil Company, la multinacional petrolera. Él sólo quería viajar y conocer el mundo. Tres años más tarde la compañía lo envía a Tanzania (África Oriental). Cuando empieza la Segunda Guerra Mundial se enrola como piloto de la RAF (Real Air Force) en Nairobi. Está a punto de morir en Libia en un aterrizaje for­ zoso pero, tras pasar seis meses hospitalizado, se reincorpora a la fuerza aérea inglesa en Grecia, luego en Palestina. Lamen­ tablemente, para él que adoraba volar, las secuelas de su acci­ dente lo obligan a retirarse. Desde 1942 sirve como agregado aéreo adjunto en Washing­ ton. Y aquí empieza la leyenda del escritor infantil más popular en el mundo anglosajón. El escritor C.S. Forester le pide que cuente sus experiencias de guerra para que él escriba un artícu­ lo para el Saturday Evening Post. Roald responde por escrito y el

texto es tan perfecto que se publica tal cual. “¿Sabía que era usted

escritor?

En 1943, publica su primer libro infantil Los Gremlins, los de­ rechos fueron adquiridos por Disney pero nunca hicieron la pe­

lícula (no confundir con el film de Joe Dante, Gremlins de 1984).

En 1948, aparece Sometime Never, y mantiene una exitosa ca­ rrera como escritor de cuentos fantásticos para adultos, llenos de humor negro y vueltas de tuerca, que aparecerán en revistas como Harper’s, Playboy y The New Yorker. Escribió más de se­

,

le escribe Forester al naciente autor.

como Harper’s , Playboy y The New Yorker . Escribió más de se­ ” , le
como Harper’s , Playboy y The New Yorker . Escribió más de se­ ” , le
como Harper’s , Playboy y The New Yorker . Escribió más de se­ ” , le
senta cuentos y se han publicado numerosas colecciones, muchas de ellas después de su muerte.
senta cuentos y se han publicado numerosas colecciones, muchas de ellas después de su muerte.

senta cuentos y se han publicado numerosas colecciones, muchas de ellas después de su muerte. Tras la publicación de James y el melocotón gigante, en 1961, es cuando empieza a adquirir notoriedad como autor de libros para niños. En 1964 Charlie y la fábrica de chocolate se convierte en un bestseller mundial. Se multiplica su fama como escritor infantil. A partir de ahí, todos son éxito tras éxito (las fechas corresponden a las primeras ediciones en inglés):

El dedo mágico (1966), El Superzorro (1970), Charlie y el gran ascensor de cristal (1973), Danny el campeón del mundo (1975), El enorme cocodrilo (1978), Los Cretinos (1980), La maravillosa medicina de Jorge (1981), El Gran Gigante Bo- nachón (1982), Cuentos en verso para niños perversos (1982), Las brujas (1983), ¡Qué asco de bichos! El Cocodrilo Enorme (1984), La Jirafa, el Pelícano y el Mono (1985), Matilda (1988), Puchero de rimas (1989), Agu Trot, (1990), Los mimpins (1991) y El vicario que hablaba al revés (1991). La mayoría de sus libros han sido ilustrados, desde 1978, por Quentin Blake, elegido personalmente por Dahl: “Creo que es el mejor ilustrador de libros infantiles que hay en el mundo en este momento”. En 1984 editó dos libros autobiográficos para adultos. En Boy (Relatos de la infancia) cuenta su niñez y adolescencia, y en Volando solo, sus años como piloto en la Segunda Guerra Mundial. Dahl se casó dos veces. Su primera esposa fue la actriz Patricia Neal con la que tuvo cinco hijos. Se divorciaron en 1973. Diez años después se casó con Felicity Ann Crosland, quien solía ser la mejor amiga de su pri­ mera esposa. Vivió los últimos años de su vida en una granja de Bucking Hamshire trabajando infatigablemente. Murió en Oxford, Inglaterra, el 23 de noviembre de 1990, a los 74 años de edad. Su amplia labor altruista, poco conocida, en los campos de la

neurología, la hematología y la alfabetización, ha continuado tras su desaparición a través de la
neurología, la hematología y la alfabetización, ha continuado tras su desaparición a través de la
neurología, la hematología y la alfabetización, ha continuado tras su desaparición a través de la
neurología, la hematología y la alfabetización, ha continuado tras su desaparición a través de la
neurología, la hematología y la alfabetización, ha continuado tras su desaparición a través de la

neurología, la hematología y la alfabetización, ha continuado tras su desaparición a través de la Roald Dahl Foundation. El diez por ciento de los derechos de autor de todas sus obras van tanto a esta fundación como al Roald Dahl Museum and Story Centre, que se dedica a fomentar la lectura y la escritura. Charlie y la fábrica de chocolate alcanzó desde su publicación gran éxito en todo el mundo, y siguen vendiéndose cientos de miles de ejemplares al año. La mayoría de sus obras se han ido convirtiendo con el paso del tiempo en éxitos globales. La edición china de esta primera obra fue la mayor impresión co­ nocida: dos millones en la primera tirada. Otro ejemplo, Matilda, el penúltimo libro del escritor, rompió todos los récords de ventas en el Reino Unido con más de medio millón de copias vendidas en seis meses. Desde la muerte de Roald Dahl, sus libros han mantenido su enorme popularidad. El total de ventas en el Reino Unido ronda los 30 millones, con más de un millón de copias vendidas al año. En Estados Unidos, ha sido un éxito rotundo ya que los libros de Dahl es­ tán alcanzando ahora el estatus de bestsellers. En una encuesta realizada el Día Mundial del Libro de 1999, entre 15.000 niños norteame­ ricanos de 7 a 11 años, Matilda fue votado como el libro infantil más popu­ lar. Charlie y la fábrica de Choco- late, Los Cretinos y El Gran Gigan- te Bonachón aparecieron también entre los diez primeros.

la fábrica de Choco- late , Los Cretinos y El Gran Gigan- te Bonachón aparecieron también

Los adultos son criaturas llenas de caprichos y secretos.

Los adultos son criaturas llenas de caprichos y secretos. Una vida se compone de un gran

Una vida se compone de un gran número de pequeños sucesos y de un pequeño número de grandes sucesos.

y secretos. Una vida se compone de un gran número de pequeños sucesos y de un
E n 1955 Dahl comenzó su relación con el cine cuando Alfred Hitchcock hizo una
E n 1955 Dahl comenzó su relación con el cine cuando Alfred Hitchcock hizo una

E n 1955 Dahl comenzó su relación con el cine cuando Alfred Hitchcock hizo una versión cinematográfica de su cuento “Cordero asado” (en Relatos Escalofriantes). En 1968 participó en el guión del film musical

Chitty Chitty Bang Bang, de Ken Hughes, y también, en 1967, escribió el guión de Solo se vive dos veces de la serie de James Bond.

Muchos de sus cuentos han sido adaptados a la televisión con desigual fortuna, pero su contacto con el cine ha producido algunos éxitos no­ tables aunque el autor nunca estuviera del todo satisfecho con las ver­ siones realizadas. A continuación detallamos las películas basadas en sus libros que han llegado a la pantalla y los premios y nominaciones recibidas.

Willy Wonka y la fábrica de chocolate , Mel Stuart, Paramount Pictures (EEUU, 1971) 1971:
Willy Wonka y la fábrica de chocolate , Mel Stuart, Paramount Pictures (EEUU, 1971) 1971:
Willy Wonka y la fábrica de chocolate , Mel Stuart, Paramount Pictures (EEUU, 1971) 1971:
Willy Wonka y la fábrica de chocolate , Mel Stuart, Paramount Pictures (EEUU, 1971) 1971:
Willy Wonka y la fábrica de chocolate , Mel Stuart, Paramount Pictures (EEUU, 1971) 1971:
Willy Wonka y la fábrica de chocolate , Mel Stuart, Paramount Pictures (EEUU, 1971) 1971:
Willy Wonka y la fábrica de chocolate , Mel Stuart, Paramount Pictures (EEUU, 1971) 1971:
Willy Wonka y la fábrica de chocolate , Mel Stuart, Paramount Pictures (EEUU, 1971) 1971:

Willy Wonka y la fábrica de chocolate, Mel Stuart, Paramount Pictures (EEUU, 1971) 1971: Nominada al Oscar por mejor canción original

1971) 1971: Nominada al Oscar por mejor canción original Danny el campeón del mundo , Gavin
1971) 1971: Nominada al Oscar por mejor canción original Danny el campeón del mundo , Gavin

Danny el campeón del mundo, Gavin Miller, Walt Disney (EEUU, 1989)

campeón del mundo , Gavin Miller, Walt Disney (EEUU, 1989) BFG (El Gran Gigante Bonachón) ,

BFG (El Gran Gigante Bonachón), Brian Cossgrove, Cossgrove Halls Films (U.K., 1989)

Miller, Walt Disney (EEUU, 1989) BFG (El Gran Gigante Bonachón) , Brian Cossgrove, Cossgrove Halls Films
Las Brujas , Nicolas Roeg, Warner Bros y Lorimar Film (EEUU, 1990) James y el
Las Brujas , Nicolas Roeg, Warner Bros y Lorimar Film (EEUU, 1990) James y el
Las Brujas , Nicolas Roeg, Warner Bros y Lorimar Film (EEUU, 1990) James y el

Las Brujas, Nicolas Roeg, Warner Bros y Lorimar Film (EEUU, 1990)

, Nicolas Roeg, Warner Bros y Lorimar Film (EEUU, 1990) James y el melocotón gigante ,
, Nicolas Roeg, Warner Bros y Lorimar Film (EEUU, 1990) James y el melocotón gigante ,

James y el melocotón gigante, Henry Selick, Walt Disney (EEUU, 1996) 1996: Nominada al Oscar por mejor banda sonora original comedia o musical. 1997: Premio Mejor Largometraje Festival Annecy

o musical. 1997: Premio Mejor Largometraje Festival Annecy Matilda , Danny de Vito, Tristar Pictures y
o musical. 1997: Premio Mejor Largometraje Festival Annecy Matilda , Danny de Vito, Tristar Pictures y

Matilda, Danny de Vito, Tristar Pictures y Jersey Film (EEUU, 1996) 1996: Premio Sección oficial largometrajes a concurso, Festival de Sitges

Charlie y la fábrica de chocolate , Tim Burton, Warner Bros. y Village Roadshow Pictures
Charlie y la fábrica de chocolate , Tim Burton, Warner Bros. y Village Roadshow Pictures
Charlie y la fábrica de chocolate , Tim Burton, Warner Bros. y Village Roadshow Pictures
Charlie y la fábrica de chocolate , Tim Burton, Warner Bros. y Village Roadshow Pictures
Charlie y la fábrica de chocolate , Tim Burton, Warner Bros. y Village Roadshow Pictures
Charlie y la fábrica de chocolate , Tim Burton, Warner Bros. y Village Roadshow Pictures
Charlie y la fábrica de chocolate , Tim Burton, Warner Bros. y Village Roadshow Pictures
Charlie y la fábrica de chocolate , Tim Burton, Warner Bros. y Village Roadshow Pictures

Charlie y la fábrica de chocolate, Tim Burton, Warner Bros. y Village Roadshow Pictures (EEUU, 2005) 2005: Nominada al Oscar por mejor vestuario, nominada al Globo de Oro por mejor actor de comedia o musical (Johny Deep); cuatro no­ minaciones a los premios BAFTA, incluyendo mejor vestuario y efectos especiales

BAFTA, incluyendo mejor vestuario y efectos especiales Fantástico Sr. Fox, Wes Anderson, Twentieth Century Fox
BAFTA, incluyendo mejor vestuario y efectos especiales Fantástico Sr. Fox, Wes Anderson, Twentieth Century Fox
BAFTA, incluyendo mejor vestuario y efectos especiales Fantástico Sr. Fox, Wes Anderson, Twentieth Century Fox

Fantástico Sr. Fox, Wes Anderson, Twentieth Century Fox Animation, etc. (EEUU, 2009) 2009: Dos nominaciones al Oscar por mejor película de animación y mejor banda sonora, Premio Annie al Mejor Guión y tres nominaciones más, nominada al Globo de Oro por mejor film de animación, 2 nomi­ naciones a los Premios BAFTA por mejor película de animación y por música, Premio NBR al Logro Especial, y Premio de la Aso­ ciación de Críticos de Los Ángeles como Mejor Largometraje de Animación

NBR al Logro Especial, y Premio de la Aso­ ciación de Críticos de Los Ángeles como
NBR al Logro Especial, y Premio de la Aso­ ciación de Críticos de Los Ángeles como
NBR al Logro Especial, y Premio de la Aso­ ciación de Críticos de Los Ángeles como
NBR al Logro Especial, y Premio de la Aso­ ciación de Críticos de Los Ángeles como
NBR al Logro Especial, y Premio de la Aso­ ciación de Críticos de Los Ángeles como
NBR al Logro Especial, y Premio de la Aso­ ciación de Críticos de Los Ángeles como

No importa lo que usted sea o parezca, mientras alguien lo ame.

importa lo que usted sea o parezca, mientras alguien lo ame. Se trata de dejar en

Se trata de dejar en ridículo a los adultos ¿sabe usted? Es algo inofensivo pero a los niños les encanta.

lo ame. Se trata de dejar en ridículo a los adultos ¿sabe usted? Es algo inofensivo
El Superzorro (1970) Había una vez un valle, tres granjas, tres malvados granjeros y un
El Superzorro (1970) Había una vez un valle, tres granjas, tres malvados granjeros y un
El Superzorro (1970) Había una vez un valle, tres granjas, tres malvados granjeros y un
El Superzorro (1970) Había una vez un valle, tres granjas, tres malvados granjeros y un

El Superzorro (1970)

Había una vez un valle, tres granjas, tres malvados granjeros y un bosque. Y en él don Zorro, doña Zorra y sus cuatros zorritos viven tranquilamente hasta que los granjeros se obsesionan con darles casa.

Don Zorro, con gran astucia, será capaz de enfrentarse con éxito a los vicios y malas costumbres de algunos humanos.

¡Qué asco de bichos! El Cocodrilo Enorme (1978)

“El cerdo, “El cocodrilo”, “El león”, “El escorpión”, “El oso hormi­

guero”, “El erizo”, “La vaca”, “La rana y el caracol”, y “El bicho de

mi tripa” son nueve cuentos en verso, que junto con “El Coco­

drilo Enorme”, conforman este volumen lleno de humor.

drilo Enorme”, conforman este volumen lleno de humor. Voy a buscar un niño para mi desayuno.

Voy a buscar un niño para mi desayuno. Podrás oír cómo crujen Sus huesos uno a uno

La Jirafa, el Pelícano y el Mono (1985) Una disparatada historia llena de fantasía con
La Jirafa, el Pelícano y el Mono (1985) Una disparatada historia llena de fantasía con
La Jirafa, el Pelícano y el Mono (1985) Una disparatada historia llena de fantasía con
La Jirafa, el Pelícano y el Mono (1985) Una disparatada historia llena de fantasía con
La Jirafa, el Pelícano y el Mono (1985) Una disparatada historia llena de fantasía con
La Jirafa, el Pelícano y el Mono (1985) Una disparatada historia llena de fantasía con
La Jirafa, el Pelícano y el Mono (1985) Una disparatada historia llena de fantasía con
La Jirafa, el Pelícano y el Mono (1985) Una disparatada historia llena de fantasía con
La Jirafa, el Pelícano y el Mono (1985) Una disparatada historia llena de fantasía con

La Jirafa, el Pelícano y el Mono (1985)

Una disparatada historia llena de fantasía con per­ sonajes simpáticos y situaciones inverosímiles que nos muestran la vida desde el lado positivo, donde cada uno encuentra su lugar.

desde el lado positivo, donde cada uno encuentra su lugar. Conseguirás que estemos contigo cuando abras

Conseguirás que estemos contigo cuando abras de nuevo este libro. ¡Siempre estaremos aquí éstos y yo! Pues no hay libro que sea aburrido si están dentro de él tus amigos, ¡La Jirafa, el Pelícano y Yo!

Agu Trot (1990)

Este el último libro de Dahl publicado en vida, y na­ rra la tierna historia de amor de dos personas de la tercera edad y de nada menos que 140 tortugas.

El señor Hoppy vivía en un pisito en lo alto de un elevado edificio de cemento. Vivía solo, y ahora que estaba jubilado se encontraba más sólo que nunca. En la vida del seño Hoppy había dos amores. Uno eran las flores que cultivaba en su balcón…

más sólo que nunca. En la vida del seño Hoppy había dos amores. Uno eran las
más sólo que nunca. En la vida del seño Hoppy había dos amores. Uno eran las
más sólo que nunca. En la vida del seño Hoppy había dos amores. Uno eran las
Los mimpins (1991) Billy vive junto a un bosque que le han prohibido visitar. Pese
Los mimpins (1991) Billy vive junto a un bosque que le han prohibido visitar. Pese
Los mimpins (1991) Billy vive junto a un bosque que le han prohibido visitar. Pese
Los mimpins (1991) Billy vive junto a un bosque que le han prohibido visitar. Pese
Los mimpins (1991) Billy vive junto a un bosque que le han prohibido visitar. Pese
Los mimpins (1991) Billy vive junto a un bosque que le han prohibido visitar. Pese
Los mimpins (1991) Billy vive junto a un bosque que le han prohibido visitar. Pese

Los mimpins (1991)

Billy vive junto a un bosque que le han prohibido visitar. Pese a la orden precisa de su madre, un día decide internarse entre los ár­ boles. ¿Encontrará monstruos horribles o un mundo maravilloso?

Y, sobre todo, mirad con ojos siempre muy atentos al mundo que os rodea, porque los más grandes secretos están siempre escondidos en los lugares más insospechados y aquellos que no creen en lo mágico nunca descubrirán las cosas mágicas.

El dedo mágico (1966)

Una niña de ocho años tiene un don increíble: posee un dedo mágico con el que apunta a cualquier persona que ha llegado a irritarla, transformándola de la manera más inimaginable.

La señora Gregg se despertó. Y cuando vio al señor Gregg allí de pie en el suelo, ella también gritó. ¡Ahora era un minúsculo hombrecito! Quizás era tan alto como el asiento de una silla, pero no más. ¡Y donde habían estado sus brazos, ahora tenía un par de alas de pato!

alto como el asiento de una silla, pero no más. ¡Y donde habían estado sus brazos,
Los Cretinos (1980) El señor y la señora Cretino son dos personajes mu­ grientos y
Los Cretinos (1980) El señor y la señora Cretino son dos personajes mu­ grientos y
Los Cretinos (1980) El señor y la señora Cretino son dos personajes mu­ grientos y
Los Cretinos (1980) El señor y la señora Cretino son dos personajes mu­ grientos y
Los Cretinos (1980) El señor y la señora Cretino son dos personajes mu­ grientos y
Los Cretinos (1980) El señor y la señora Cretino son dos personajes mu­ grientos y
Los Cretinos (1980) El señor y la señora Cretino son dos personajes mu­ grientos y
Los Cretinos (1980) El señor y la señora Cretino son dos personajes mu­ grientos y

Los Cretinos (1980)

El señor y la señora Cretino son dos personajes mu­ grientos y miserables que sólo existen para hacerse la vida imposible mutuamente. Pero pronto todo eso va a cambiar y recibirán su merecido.

Si una persona tiene malas ideas, empieza a notarse en su cara. Y cuando esta persona tiene malas ideas cada día, cada semana, cada año, su cara se va poniendo cada vez más fea hasta que es tan horrible que apenas puedes so- portar el mirarla.

Las brujas (1983)

Las brujas de todo el mundo, bajo la apariencia de señoras corrientes, están celebrando su convención anual. En ella deciden aniquilar a todos los niños. Pero el protagonista de esta historia y su abuela consegui­ rán vencerlas gracias al ratonizador mágico.

Una bruja de verdad es sin duda la más peligrosa de todas las criaturas que viven en la tierra. Lo que la hace doble- mente peligrosa es el hecho de que no parece peligrosa.

todas las criaturas que viven en la tierra. Lo que la hace doble- mente peligrosa es
todas las criaturas que viven en la tierra. Lo que la hace doble- mente peligrosa es
todas las criaturas que viven en la tierra. Lo que la hace doble- mente peligrosa es
Cuentos en verso para niños perversos (1982) Una particular revisión de cuentos clásicos en la
Cuentos en verso para niños perversos (1982) Una particular revisión de cuentos clásicos en la
Cuentos en verso para niños perversos (1982) Una particular revisión de cuentos clásicos en la
Cuentos en verso para niños perversos (1982) Una particular revisión de cuentos clásicos en la

Cuentos en verso para niños perversos (1982)

Una particular revisión de cuentos clásicos en la que Ce­ nicienta acaba “casada con un señor que hacía mermelada”, Blanca Nieves hace autostop, los tres osos se comen a Rizos de Oro y Caperucita Roja se hace un abrigo con el lobo y ¡con los tres cerditos!

“¡Si ya nos lo sabemos de memoria!”, diréis. Y, sin embargo, de esta historia tienes una versión falsificada, rosada, tonta, cursi, azucarada, que alguien con la mollera un poco rancia consideró mejor para la infancia

La maravillosa medicina de Jorge (1981)

La abuela de Jorge es insoportable, una vieja desagrada­ ble y muy molesta. Por eso Jorge le prepara una medicina muy especial con desternillantes consecuencias.

-Algunos de nosotros -siguió la vieja- tenemos fuego en la len- gua, chispas en la tripa y brujería en las puntas de los dedos… Algunos de nosotros sabemos secretos que te pondrían los pelos de punta y harían que los ojos se te salieran de las órbitas…

James y el melocotón gigante (1961) El pobre James se queda huérfano y va a
James y el melocotón gigante (1961) El pobre James se queda huérfano y va a
James y el melocotón gigante (1961) El pobre James se queda huérfano y va a

James y el melocotón gigante (1961)

El pobre James se queda huérfano y va a vivir con sus insufri­ bles tías que lo castigan y explotan sin compasión. Un extraño personaje le da unas semillas de las que nace un gigantesco melocotón que será el inicio del más increíble de los viajes que cambiará por completo y para siempre su vida.

viajes que cambiará por completo y para siempre su vida. Veremos quizá al monstruo de la

Veremos quizá al monstruo de la nieve, el de muchas cabezas: treinta y nueve. El que estornuda y tiene tantos mocos que cinco mil pañuelos le son pocos.

y tiene tantos mocos que cinco mil pañuelos le son pocos. Matilda (1988) Aunque su padres
y tiene tantos mocos que cinco mil pañuelos le son pocos. Matilda (1988) Aunque su padres

Matilda (1988)

Aunque su padres la consideran una inútil, Matilda, es una niña genial, lee muchísimo y tiene asombrosos conocimien­ tos. Al entrar por fin a la escuela se las verá con la terrible señorita Trunchbull, una maestra cruel que odia a los niños.

Los libros la trasportaban a nuevos mundo y le mostraban perso- najes extraordinarios que vivían unas vidas excitantes. Viajó por todo el mundo, sin moverse de su pequeña habitación de aquel pueblecito inglés.

Charlie y la fábrica de chocolate (1964) Charlie es un niño muy humilde que vive
Charlie y la fábrica de chocolate (1964) Charlie es un niño muy humilde que vive
Charlie y la fábrica de chocolate (1964) Charlie es un niño muy humilde que vive
Charlie y la fábrica de chocolate (1964) Charlie es un niño muy humilde que vive
Charlie y la fábrica de chocolate (1964) Charlie es un niño muy humilde que vive
Charlie y la fábrica de chocolate (1964) Charlie es un niño muy humilde que vive
Charlie y la fábrica de chocolate (1964) Charlie es un niño muy humilde que vive

Charlie y la fábrica de chocolate (1964)

Charlie es un niño muy humilde que vive con sus pa­

dres y abuelos. Su sueño es conocer la fábrica de cho­ colate de Willy Wonka que está frente a su casa. Podrá hacerlo junto a otros cuatro niños que encarnan los típicos pecados infantiles: gula, apatía, pereza, pre­

sunción

se fije especialmente en él.

Su manera de ser hará que el señor Wonka

Sólo una vez al año, en su cumpleaños, lograba Char- lie Bucket probar un trozo de chocolate. Toda la familia ahorraba su dinero para esta ocasión especial, y cuando llegaba el gran día, Charlie recibía de regalo una choco- latina para comérsela él solo.

de regalo una choco- latina para comérsela él solo. Charlie y el gran ascensor de cristal
de regalo una choco- latina para comérsela él solo. Charlie y el gran ascensor de cristal

Charlie y el gran ascensor de cristal (1973)

Charlie, junto a su familia, toma posesión de la fábri­ ca de chocolate. Cuando el señor Wonka les muestra las instalaciones en el Gran Ascensor de Cristal, este sale disparado y entra en órbita. Aventuras espaciales y enloquecedores peligros se suceden en esta conti­ nuación del mayor éxito de Dahl.

en órbita. Aventuras espaciales y enloquecedores peligros se suceden en esta conti­ nuación del mayor éxito
en órbita. Aventuras espaciales y enloquecedores peligros se suceden en esta conti­ nuación del mayor éxito
en órbita. Aventuras espaciales y enloquecedores peligros se suceden en esta conti­ nuación del mayor éxito
Danny el campeón del mundo (1975) Danny se siente orgulloso de su padre y piensa
Danny el campeón del mundo (1975) Danny se siente orgulloso de su padre y piensa
Danny el campeón del mundo (1975) Danny se siente orgulloso de su padre y piensa

Danny el campeón del mundo (1975)

Danny se siente orgulloso de su padre y piensa que es el mejor que podía tener, hasta que una noche descubre su gran secreto. Pero, pese a todo, Danny está firmemente decidi­ do a ayudarle.

Y dentro del bosque un pelotón de ojeadores pagados empezaría a dar gritos y a varear la maleza para que faisanes salieran del bos- que en dirección a las escopetas que los esperaban… y mira tú qué pena… ¡no habría ni un solo faisán en ninguna parte! ¡Y la cara del señor Hazell se pondría más roja que una remolacha cocida!

El Gran Gigante Bonachón (1982)

Aquella noche Sofía no lograba dormir. A pesar de estar prohi­ bido levantarse en el orfanato, saltó de la cama para cerrar las cortinas. Entonces vio horrorizada cómo un gigante se acercaba por la calle. Era el Gran Gigante Bonachón, que la envolvió en una sábana y se la llevó al país de los gigantes.

-Las pesadillas son algo tremendo -dijo Sofía-. Una noche tuve una, y desperté bañada en sudor. –Pues con ésta, te dispirtarías gritando –explicó el GGB-. El sueño que hay ahí dentro te pondría los dientes de punta, y te castañetea- rían los pelos y, por último, la sangre se te cobrintiría en caram - bámbanos de hielo, y tu piel acabaría arrastrándose por el suelo…

la sangre se te cobrintiría en caram - bámbanos de hielo, y tu piel acabaría arrastrándose
la sangre se te cobrintiría en caram - bámbanos de hielo, y tu piel acabaría arrastrándose
la sangre se te cobrintiría en caram - bámbanos de hielo, y tu piel acabaría arrastrándose
Boy (relatos de infancia) (1984) Boy es el relato de la infancia de Roald Dahl.
Boy (relatos de infancia) (1984) Boy es el relato de la infancia de Roald Dahl.
Boy (relatos de infancia) (1984) Boy es el relato de la infancia de Roald Dahl.
Boy (relatos de infancia) (1984) Boy es el relato de la infancia de Roald Dahl.
Boy (relatos de infancia) (1984) Boy es el relato de la infancia de Roald Dahl.
Boy (relatos de infancia) (1984) Boy es el relato de la infancia de Roald Dahl.
Boy (relatos de infancia) (1984) Boy es el relato de la infancia de Roald Dahl.

Boy (relatos de infancia) (1984)

Boy es el relato de la infancia de Roald Dahl. Momen­ tos familiares maravillosos se mezclan con otros más tristes, y aventuras llenas de peligro siguen a otras desternillantes. La pérdida de su padre y su hermana, el gran complot de los ratones, los castigos en el colegio y el paseo que casi le cuesta la nariz son sólo algunos de los inolvidables episodios de este libro lleno de aventuras.

Ninguna de estas cosas es importante, pero todas causaron en mí una impresión tan viva que ya nunca he sido capaz de quitármelas de la cabeza. Cada una de ellas, tras un lapso de cincuenta y a veces hasta sesenta años, ha permanecido bien grabada en mi memoria. (…) Todas son verdad.

bien grabada en mi memoria. (…) Todas son verdad. Volando solo (1986) Viajes por el continente
bien grabada en mi memoria. (…) Todas son verdad. Volando solo (1986) Viajes por el continente

Volando solo (1986)

Viajes por el continente africano, el terrible accidente cuando era un piloto de combate de la Segunda Guerra

Mundial

Roald Dahl nos introduce en los aconteci­

mientos más fascinantes de una vida marcada por la aventura.

Cuando se apagaron las llamas y el desierto quedó a os- curas, una pequeña patrulla, compuesta por tres valientes soldados se arrastró desde las líneas británicas para ins- peccionar el accidente. No pensaron ni por un momento encontrar más que un fuselaje quemado y un esqueleto cal- cinado y se quedaron atónitos cuando llegaron a mi cuerpo, que aún respiraba, que yacía en la arena.

Los secretos más grandes se ocultan siempre en los lugares más inverosímiles.

Los secretos más grandes se ocultan siempre en los lugares más inverosímiles. Un poco de magia

Un poco de magia puede llevarte muy lejos.

Los secretos más grandes se ocultan siempre en los lugares más inverosímiles. Un poco de magia
Conoció el código infantil y éste no radicó en vetar maldades adultas o compor­ tamientos
Conoció el código infantil y éste no radicó en vetar maldades adultas o compor­ tamientos

Conoció el código infantil y éste no radicó en vetar maldades adultas o compor­ tamientos violentos. Creó personajes grotescos, unió fantasía y realidad y conci­ bió historias que, según la imaginación de cada quien, pueden pasarle a cualquier pequeño. Roald Dahl es como un Hans Christian Andersen moderno. Su literatura infantil traspasa las fronteras de lo tradicional y eso, como a Andersen, lo llevó al éxito. Despojó de tabúes sus historias para niños utilizando a veces un lenguaje coloquial. Porque, en una palabra, fue un escritor honesto. Como los de Andersen, sus personajes son novedosos y complejos y además tienen esa virtud de criticar a la sociedad (como en Charlie… y Matilda). Unió el folclor de las leyendas noruegas con la imaginación (Las brujas), algo que hizo Andersen con las danesas. Y usó a los niños como protagonistas, casi siempre. O bien, la mente de un niño (inteligente) para narrar.

Livio Ávila (Vanguardia de Coahuila, 2010)

Características de la obra de Roald Dahl Tanto Las brujas como la mayor parte de sus narraciones infantiles se desarrollan a partir de un problema que rompe el curso natural de la vida del protagonista y que se soluciona con un final feliz, al igual que el planteamiento de los cuentos populares. Así, el niño protagonista (desconocemos su nombre) de Las brujas tiene que hacer frente a la tragedia de la muerte de sus padres y a los problemas que esto acarrea, además de luchar contra las brujas. Pero, al final, gracias al esfuerzo y a la superación de las dificultades se llega a un desenlace feliz, en el que los buenos triunfan y los malos reciben su castigo a modo de un final catártico para el lector. También como en la literatura popular, se establece una dicotomía entre héroes y villanos. En nuestro caso el héroe es el niño y las brujas las villanas, a las que finalmente vence.

La influencia de Lewis Carol y Charles Dickens La influencia del autor de Alicia en el país de las maravillas queda patente por un lado en el uso del humor y la sátira, incluso cuando se trata de una narración de terror como en Las brujas, hasta el punto de hacer reír a los lectores. Por otra parte, hay ciertas similitudes entre las me­ tamorfosis de Alicia y lo que les sucede al protagonista y a Bruno, que se convierten en ratones. Se trata, en realidad, de cambios físicos, ya que los personajes siguen hablando y pensando igual que antes, como humanos. Se han convertido en animales que hablan. Incluso se llega a situaciones absurdas, como el caso de la niña desaparecida que reaparece en el cuadro de los patos y va creciendo. Dahl fue lector en su infancia de Dickens y probablemente esta sea otra de

las razones por las que le gusta crear personajes infantiles huérfanos como el niño de
las razones por las que le gusta crear personajes infantiles huérfanos como el niño de
las razones por las que le gusta crear personajes infantiles huérfanos como el niño de

las razones por las que le gusta crear personajes infantiles huérfanos como el niño de nuestra historia, igual que Oliver Twist.

Humor en adultos-opresores y niños-oprimidos Otra característica recurrente en sus textos infantiles es presentar a los adultos como seres

opresores, ridículos, crueles, despiadados, en contraposición a los niños indefensos, valientes,

inteligentes, bondadosos

creando así una división clara entre valores negativos y positivos.

Se trata de un recurso que tal vez sea una de las claves, entre muchas otras, del éxito de sus narraciones entre los niños.

(Guía de Lectura de Las brujas, Biblioteca d´Alfara del Patriarca, 2011)

a a
a
a

Cuando Roald Dahl se mudó a Great Missenden en Buckinghamshire, en 1965, constru­ yó una pequeña cabaña para escribir. La familia de Dahl ha mantenido la cabaña casi intacta desde que el autor murió, pero incluso durante su vida era bastante oscura,

destartalada y muy básica. Nadie podía entrar a ella, excepto Dahl y no se le permitía

nadie limpiarla tampoco, estaba impregnada de olor a tabaco y el suelo cubierto

de virutas de lápiz y cenizas de cigarrillo. La soledad de su cabaña alimentó la creatividad de Dahl; escribió todos sus cuentos para niños dentro de estas pequeñas paredes. Así describió Dahl el poder del lugar:

“Te conviertes en una persona diferente, no eres más un hombre ordinario que se pasea y cuida a sus hijos. Que come meriendas y hace cosas tontas, entras

un mundo completamente diferente. Yo personalmente cierro las cortinas de la

habitación para no ver a través de la ventana, y coloco una pequeña lámpara que alumbre mi tablero. Todo lo demás en tu vida desaparece quedando absorto en un pe­ dazo de papel. Te conviertes en otra persona por un momento. El tiempo desaparece por completo. Podrías comenzar a las nueve de la mañana y la próxima vez que mires al reloj, cuando empieces a sentir hambre, ya es la hora del almuerzo. Y no tienes la menor idea de que han pasado ya tres o cuatro horas. ”

(10 Estudios. Bibliotecas de hombres famosos, sinembargo.mx.)

Gran parte de aquello que se consideraba literatura infantil no había sido escrito para niños, como Las mil y una noches o las recopilaciones de los hermanos Grimm. Sin embargo en tiempos del barroco, cuando una risueña autocrítica inunda muchos textos en el marco de un sistema económico­político que se dirigía a su descomposición, aparecen textos para adultos que in­

el marco de un sistema económico­político que se dirigía a su descomposición, aparecen textos para adultos
ciden en lo heroico­cómico­maravilloso y que serán leídos por niños y jóvenes dejando de lado

ciden en lo heroico­cómico­maravilloso y que serán leídos por niños y jóvenes dejando de lado el aspecto de sátira social y gozando en cambio con lo fabuloso, con la aventura. En el siglo XX con los aportes de las diversas corrientes psicológicas se reconocen las peculiarísimas características de la niñez. El niño no es un proto­adulto, no es un adulto pequeño, es un niño. Sin desconocer que es a los adultos a quienes en principio competiría crear los textos de literatura para niños pues, aunque existen autorizadas opiniones que sostienen lo contra­ rio, en palabras de Sánchez Lihón: “Toda literatura exige una mentalidad imbuida de ciertas categorías culturales gran parte de las cuales constituyen una tradición, lo que adecua una percepción capaz de captar todas las intenciones que son dadas en un signo y en códigos más o menos determinados” Una literatura para niños con un concepto moderno de respeto al niño, a través de la cual su lector implícito es decir el niño (y el adulto en tanto que fue niño y como persona, capaz de goce estético) sea quien se conozca y reconozca a sí mismo e iníciese en los placeres que el arte proporciona. Es esta la literatura que realizó Roald Dahl y la que realiza Jorge Eslava. Sus lectores se identifican con personajes infantiles que, como ellos, ven a los adultos como seres injustos [la abuela de Jorge (La maravillosa medicina de Jorge) los padres de Matilda (Matilda) y un largo etcétera, en los textos de Dahl, o en Eslava: el padre de Pedro (El maromero) y los aldeanos (La niña de la sombra de colores) entre otros], que los agreden moralmente (Dahl: los tíos de James, en James y el melocotón gigante, Eslava: los aldeanos, en La niña de la sombra de colores) y física­ mente (Dahl: la sádica directora de escuela en Matilda, Eslava: El padre de Pedro en El maromero, la bruja en Las torres del castillo) y a quienes muy en lo íntimo de su ser desearían castigar (por eso la recurrente fantasía infantil, mencionada por diversos psicólogos, de morir y ver a sus pa­ dres sufrir arrepentidos por el mal supuesto o real que le hicieron. Castigos que se hacen reales en las obras de ambos autores (en Dahl en casi todos sus textos, en Eslava sobre todo en La niña de la sombra de colores, El maromero y Las torres del castillo, en menor medida La loca de las bolsas y El volador invencible, donde el metafórico castigo consiste en ganarle el partido de fútbol a los soberbios miembros del equipo de mayores.

(La influencia de Roald Dahl en la literatura para niños de Jorge Eslava, José Alejandro Valencia­Arenas)

La vida de un escritor es un verdadero infierno comparada con la de un empleado.
La vida de un escritor es un verdadero infierno comparada con la
de un empleado. El escritor tiene que obligarse a trabajar. Ha de
establecer sus propios horarios y si no acude a sentarse a su mesa
de trabajo no hay nadie que le amoneste. Si es autor de obras de
ficción, vive en un mundo de temores. Cada nuevo día exige ideas
nuevas, y jamás puede estar seguro de que se le vayan a ocurrir.
Dos horas de trabajo dejan al autor de ficción absolutamente
exhausto. Durante esas dos horas ha estado a leguas de distancia,
ha sido otra persona, en un lugar distinto, con gente totalmente
distinta, y el esfuerzo de volver al entorno habitual es muy grande.
Es casi una conmoción. El escritor sale de su cuarto de trabajo como
aturdido. Le apetece un trago. Lo necesita. Es un hecho que casi todos
los autores de ficción beben más whisky del que les conviene para su
salud. Lo hacen para darse fe, esperanza y ánimo. Es un insensato el
que se empeña en ser escritor. Su única compensación es la libertad
absoluta. No tiene quien le mande, salvo su propio espíritu,
y eso, estoy seguro, es lo que le tienta.