Sei sulla pagina 1di 3

La comunicación y las nuevas tecnologías:

Es una paradoja notable de la sociedad de la información que las


tecnologías hagan posible grandes volúmenes de información, aprendizajes
continuos y a distancia, junto a sociedades que siguen siendo
subdesarrolladas, limitadas en recursos económicos y educativos.

La comunicación y las nuevas tecnologías han cobrado interés y vigencia


desde que se puso de manifiesto que la comunicación, elemento constitutivo de
lo social, es base estratégica para el logro de objetivos en actividades
educativas, culturales, políticas, económicas y que las nuevas tecnologías de
información y comunicación (basadas en circuitos integrados, satélites de
comunicación, redes de telecomunicación y la computadora), no sólo
revolucionan los medios de comunicación, los innovan y modifican, sino que
dan lugar a un nuevo sistema de comunicación e información social, generan
grandes volúmenes de información, la guardan en bancos de información, en
bases de datos y lo hacen con tal rapidez que se modifica y vuelve obsoleta en
poco tiempo; de modo que su aprovechamiento y conversión en conocimiento
exige que se haga, también, de manera rápida.

Para aprovechar el potencial de la comunicación, de las nuevas tecnologías,


de la información que se genera, se requiere que nos formemos, capacitemos y
aprendamos a aprender de una forma independiente a aquella en que se
modifica y evoluciona la tecnología. Estos condicionamientos surgidos de la
comunicación y nuevas tecnologías plantean la necesidad de que todos
seamos sujetos alfabetos informáticos, sujetos que sepan desempeñarse en la
sociedad de la información.

Como sujetos alfabetos informáticos, debemos conocer sobre la


comunicación, sobre la información y su manejo, sobre las nuevas tecnologías,
su uso y aplicación en los diferentes campos de la actividad humana y social.

El manejo de la información exige saber cómo generarla, cómo buscarla,


cómo valorarla y evaluarla a partir de las características de las fuentes, a fin de
asegurar su pertinencia, utilidad, objetividad, vigencia, actualidad, validez. Y
exige saber registrarla, documentarla y almacenarla, organizarla, interpretarla,
transformarla y hacerla transparente, para generar con ella conocimiento o
comunicarla a fin de que sea base de buena toma de decisiones

Actualmente, existen muchas fuentes de información y medios de


comunicación; entre ellos, terminales telefónicas, cuya red está creciendo a un
ritmo del 10%, no en términos de teléfonos móviles, que crecen a un 30% o
40%, Internet está creciendo a un ritmo de 80% o 100% desde 1998 y sigue
creciendo al mismo ritmo. Posiblemente más allá del 2010, más de la mitad de
la población mundial estará presente en Internet, es decir, que dentro de seis
años Internet tendrá una dimensión comparable a la de la infraestructura
telefónica existente en el mundo.
Debido a su avasallador avance, se podría decir que Internet no constituiría un
simple medio de comunicación más en el mundo, ya que diariamente éste
abarca además a la televisión, la radio y la telefonía celular, lo que lo constituye
un medio de comunicación versátil y múltiple. De hecho, hoy en día se pide que
Internet transporte vídeo, telefonía y otras formas de información; el sonido, por
ejemplo.
Han pasado los años, la Red tiene mucha más capacidad y se puede
transmitir sonido de mayor calidad, y hoy día hay unas 8.000 cadenas de radio
que transmiten por Internet. El sonido ya no viaja por el aire sino por la Red,
todo girará en torno a los protocolos de Internet: la televisión, la radio, la
telefonía, con esto no se quiere decir que estos medios desaparezcan, todo lo
contrario, aumentarán y serán transportados por Internet.
De la misma forma, la telefonía celular se está apoyando en el protocolo WAP,
un estándar promovido por Nokia, Ericsson, Motorola y Unwired Planet y al que
se han sumado más de 200 empresas en todo el mundo, que permite la
conexión de las redes GSM con Internet. Esto permite acceder a Internet por
medio del teléfono celular, en cuanto a los contenidos, serán tantos como los
que se puedan encontrar en la Red: noticias, información meteorológica, bolsa,
telebanca, reserva, telecompra, etc.
De acuerdo a lo anterior, se podría decir que los medios de comunicación
actuales, refiriéndonos exclusivamente a Internet, sí cumplen un proceso de
interacción o transacción básico en la comunicación, desempeñando además
los objetivos de ésta señalados por Verlo, es decir, Internet logra que el hombre
se comunique influyendo intencionalmente en los otros a través de la emisión
de diversos tipos de información. Y como esta intención es inconsciente,
siempre existiría la comunicación, lo que hace alusión además al primer axioma
de la Teoría de la Comunicación Humana de Watzlawick, el que plantea que
existe una imposibilidad de no comunicarse, “dado que no existe nada que no
sea conducta, cualquier interacción implica un compromiso con el otro y una
definición de la relación; aún el silencio o la inmovilidad constituyen una forma
de comunicación

Si bien el Internet es el exponente de las nuevas tecnologías actuales,


aplicando las definiciones anteriores en las últimas épocas, siempre han
existido nuevas tecnologías, de tal manera que lo que ahora es común para
nosotros, hace 50 o 100 años fue nueva tecnología para nuestros padres o
abuelos.

La televisión a mediados de los años 50 fue lo mejor del siglo XX, al igual
que la computadora personal al final del siglo, por citar dos ejemplos, que
constantemente están evolucionando y desarrollando alternativas inmersas en
el mercado.

• Comunicación, Tecnología y Nuevas Tecnologías

Con los antecedentes de la comunicación y de la tecnología el llegar ya el


siglo XVIII la comunicación garantiza la continuidad entre la producción y el
consumo, desarrollando las encuestas y los sondeos de opinión pública. Esta
claro que si se quiere aumentar la producción es necesario saber que
tendencias hay en los consumidores. Estamos ya entrando a la relación entre
comunicación y tecnología. Ya no solamente la tecnología de la empresa
fabricante, sino la tecnología aplicada a la comunicación. Cada uno necesita
mayor mercado y consumo. Al finalizar el siglo XX la comunicación por medio
de la tecnología ha ganado el carácter de motor de la economía y de la
sociedad.

Transportándonos ya a la realidad actual, el ejemplo más palpable de la


relación entre comunicación y tecnología es el Internet, la famosa red de redes
que ha revolucionado el fin de siglo, presentando innumerables opciones para
el nuevo milenio.

Pero regresemos otra vez a los datos históricos: el telégrafo fue el mejor
invento tecnológico-comunicacional-informativo de la época. Los cronistas,
periodistas o reporteros de los escasos periódicos ya no tenían que enviar por
correo sus extensas notas relativas a un suceso, que eran leídas por el público
varios días más tarde de lo ocurrido, eso sin tomar en cuenta que para que
llegara el periódico de una ciudad a otra deberían pasar otros tantos días, sino
semanas y hasta meses, desactualizándose notablemente la información.
También gracias al telégrafo se desarrolló la famosa y todavía utilizada
estructura piramidal para la redacción de las notas informativas. El desarrollo
de la cámara fotográfica fue la desilusión de los pintores de la época, pero fue
la salvación de los medios impresos que eran sabanas y sábanas de texto
corrido. El aparecimiento y desarrollo de la radio y radiodifusión fue la mejor
manera de llegar al público y en lugares muy lejanos. El resto lo de la televisión
y demás medios y formas de comunicación hasta hoy en día, ustedes ya los
conocen