Sei sulla pagina 1di 18

Los nombres

04 Mayo 2008

Génesis 2:23

Juan Carlos Hoy San Mateo

Génesis 2:23 Dijo entonces Adán: Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne; ésta será llamada Varona, porque del varón fue tomada.

Nada más entrar en el Génesis, en el relato de la creación del mundo, se nos dice que Dios puso a la luz el nombre de día, y a las tinieblas el nombre de noche; al firmamento, lo llamó cielo, a la parte acuática del mundo la llamó mar, y a la seca, tierra. Estos son los primeros cinco nombres básicos.

Esas cosas se llaman así porque Dios les puso el nombre. En el capítulo segundo, es ya el hombre el que se dedica a poner nombres. Dios, que formó de la tierra todos los animales del campo y todas las aves del cielo, los condujo ante el hombre para ver cómo los llamaba y para que todo animal viviente tuviera por nombre aquel con que le llamara.

No es irrelevante, ni mucho menos, que Dios dé al hombre la facultad de poner nombres, y que la Biblia dedique dos largos versículos a explicarlo.

No nos da los nombres de los animales, que se sobreentiende que quedaron todos denominados en aquel momento, y que desde

entonces tienen el nombre que les puso Adán; sí en cambio, el de

la mujer que formó de una de sus costillas: Esta vez sí, es hueso

de mis huesos y carne de mi carne, por eso se llamará varona, porque del varón ha sido tomada.

Más adelante, le cambia el nombre al ser expulsados del paraíso:

Y el hombre (Adán) llamó a su mujer Eva porque fue madre de

todos los vivientes.

Dios, en los inicios vemos que no pone el nombre de Adán, sin embargo la etimología de Adán significa, Aquel que es de la tierra, o aquel que es hombre o también significa tierra rojiza.

De esta manera miramos que desde el inicio El hombre siente la necesidad de identificarse con un elemento designador concreto:

un antropónimo o nombre propio de persona.

Los Nombres

1 de 18

Los hebreos daban nombre a sus hijos según la primera cosa que decía el padre al verlos; los romanos tenían tan pocos nombres propios que cuando se les acababan daban a sus hijos nombres de números: Quintus, Sextus, Septimius, Octavius, Nonius, Decius, etcétera.

El Cristianismo extendió la costumbre de usar nombres hebreos bíblicos, litúrgicos y de virtudes morales, y de utilizar una ceremonia específica para imponer los mismos, denominada bautismo; los pueblos celtas y germánicos por el contrario señalaron en sus nombres las virtudes relacionadas con el mérito guerrero y extendieron este tipo de nombres por Europa-

Durante las invasiones bárbaras del siglo V. El Concilio de Trento (siglo XVI) consagró la costumbre de adoptar nombres de santos de la religión católica, con lo que se redujo mucho la riqueza en el surtido de los nombres y se extinguieron muchos que eran muy antiguos (Elfa, Brianda, Violante, Mencía).

El antisemitismo de los religiosos desacreditó también nombres que poseían connotaciones hebraicas, como Efrén o Ephraim. En la actualidad el nombre propio de los hijos se suministra al Registro civil, y puede cambiarse por motivos justificados ante un juez.

El nombre de una persona (antropónimo) consta de un nombre de pila y de uno o varios apellidos según las costumbres de cada idioma y país. El nombre de pila lo dan los padres a los hijos cuando nacen o en el bautizo (pueden ser diferentes, ya que el primero cuenta a efectos civiles y el segundo a efectos religiosos). De ahí la expresión "de pila", que procede de "pila bautismal".

En cambio, el apellido o nombre familiar, comúnmente el del padre o el del padre y el de la madre (aunque en algunos países se puede invertir el orden, o cuando se contrae matrimonio cambiar uno por el del cónyuge o adoptar en exclusiva el del cónyuge), pasa de una generación a otra.

La palabra apellido procede del latín y tiene el mismo origen que "apelación", es decir, "acto de llamar".

Hasta la Edad Media comprendida entre los siglos V y XV, se usaban únicamente los nombres de pila. Para diferenciar a dos personas con el mismo nombre se añadía una indicación relativa al

Los Nombres

2 de 18

lugar en que la persona vivía, al trabajo que realizaba, o a cualquier otro rasgo característico.

Así, a dos personas con el nombre Fermín, se las distinguía, por ejemplo, llamando a uno Fermín, el molinero y a otro Fermín, el de la fuente. Cuando se instituyeron los apellidos esta costumbre se mantuvo, motivo por el cual existen todavía en la actualidad apellidos como Molinero o Lafuente.

En español son muy frecuentes los apellidos terminados en "ez", como Gómez, Hernández, Martínez, Rodríguez.

Estas terminaciones indican que un antepasado tenía como nombre de pila, en este ejemplo, Rubén o Fermín, y que a sus hijos se les denominaba antiguamente Felipe, hijo de Rubén o Bartolo, hijo de Fermín.

En otras lenguas ocurre lo mismo. Así, los prefijos "Mac" o "Mc" escoceses significan "hijo" (por ejemplo, "MacPherson" es hijo de Pherson) El prefijo "Ben" hebreo significa "hijo" (por ejemplo, "Ben Hur" es hijo de Hur) La terminación "-sen", "-son" y "-sohn" en alemán y "-sen" y "- son" en los idiomas escandinavos expresan lo mismo (por ejemplo, "Petersen" es hijo de Peter (Pedro), "Mendelssohn" es hijo de Mendel.

Los niños aprenden antes su propio nombre, que es como le designan los demás, que el concepto de yo. Por eso es frecuente que se designe a sí mismo con su nombre propio, pues es así como se siente designado o llamado.

Si no tuviéramos conceptos y lenguaje tendríamos que dar a cada objeto y situación un nombre, lo que haría muy difícil la comunicación objetiva y compleja tal y como la tenemos los seres humanos.

Según Albaigués, los nombres más antiguos proceden del pueblo judío. Más tarde de los griegos clásicos y de Roma. El cristianismo recoge y entremezcla estas distintas fuentes y utiliza las lenguas griega y latina para la formación de sus nombres específicos, que aplican a sus mártires y que hoy ocupan la mayor parte de los santorales.

Los Nombres

3 de 18

Por eso, reservamos el nombre propio para la designación de aquellos objetos que tienen especial relevancia en nuestro mundo, empezando por los nombres de las personas, que constituyen el elemento más significativo de los nombres propios, los antropónimos que trataré a continuación.

El nombrar al hijo o a la hija con el nombre del padre o de la madre es una costumbre que ha trascendido a través de los siglos, y poco se ha hecho por evitarlo, y, es que en realidad no hay nada de malo el llamar a nuestros hijos, con el nombre nuestro o de algún familiar o pariente, esa era un acostumbre que incluso data de los tiempos bíblicos.

Miremos Lucas 1:57-61 Cuando a Elisabet se le cumplió el tiempo de su alumbramiento, dio a luz un hijo. 58 Y cuando oyeron los vecinos y los parientes que Dios había engrandecido para con ella su misericordia, se regocijaron con ella. 59 Aconteció que al octavo día vinieron para circuncidar al niño; y le llamaban con el nombre de su padre, Zacarías; 60 pero respondiendo su madre, dijo: No; se llamará Juan. 61 Le dijeron: ¿Por qué? No hay nadie en tu parentela que se llame con ese nombre.

Aquí se rompió la costumbre en la familia de Zacarías, al no llamar a su hijo Zacarías, a pesar de que algunos ya le comenzaban a llamar así al recién nacido: Zacarías, como su padre, este pasaje parece que esta describiendo a nuestra propia familia, porque cuando nace un hijo nuestro, aunque muchas veces ni siquiera hemos pensado en el nombre, los familiares o conocidos, llámense suegros, abuelos, tíos, primos, ya tienen el nombre para nuestro hijo, y le comienzan a llamar como nos llamamos nosotros.

Ante esta situación de llamar Zacarías al hijo de Zacarías, Elisabet tiene que intervenir y decir, No, se llamará Zacarías, se llamará Juan. 61 Le dijeron: ¿Por qué? No hay nadie en tu parentela que se llame con ese nombre.

Esto en ninguna manera quiere decir que la madre es la que escoge el nombre, aunque pudiera escogerlo.

Lo que sucedió, es que este matrimonio había recibido indicaciones especiales de parte de Dios, de que ese hijo debería llamarse Juan; Lucas 1:13 Pero el ángel le dijo: Zacarías, no temas; porque tu oración ha sido oída, y tu mujer Elisabet te dará a luz un hijo, y llamarás su nombre Juan.

Los Nombres

4 de 18

Ese nombre tenía un significado especial, por el desempeño que Juan iba a tener en esos tiempos, Juan significa; Dios es Benigno o Dios es propicio.

Esta generación del Nuevo Testamento, comenzaba a salir precisamente en época de Zacarías de un letargo espiritual, en la cual Dios no se había ya revelado a su pueblo, por un periodo de aproximadamente 400 años, que se le llamó el periodo Intertestamentario, en el cual no había revelación, profecía, visión. Un completo silencio por parte de Dios hacía su pueblo, y cuando rompe el silencio lo hace a través del profeta Zacarías que “curiosamente” significa Dios se acuerda, Dios se ha acordado.

E inician las buenas nuevas, ya no nada más para Israel, el pueblo

escogido por Dios, sino también para usted y para mí, las cuales se confirman cuando nace Jesús, nombre que significa “Salvador” o Dios es salvación, o Emanuel que significa “Dios con nosotros”.

Este nombre de Jesús o Joshua que es lo mismo, no se le ocurrió

a José, ni a María, si no que al igual que Juan, es revelado:

Mateo 1:20-21 Y pensando él en esto, he aquí un ángel del Señor le apareció en sueños y le dijo: José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque lo que en ella es engendrado, del

Espíritu Santo es. 21 Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados.

Como miramos, los nombres bíblicos tienen un significado especial en el idioma original, y revelan algo del carácter o naturaleza, vida o ministerio de los personajes bíblicos.

En ocasiones un nombre bíblico en castellano, incluye dos o más nombres distintos en el idioma original, hebreo o griego. Por ejemplo:

El nombre de Abel que significa, “Aliento”, “Vapor” o “Prado”

Es bueno que las parejas que piensan tener hijos y lo mismo que los jóvenes para cuando ellos se casen, sepan la importancia de saber escoger algún nombre para sus hijos, no que a veces se le pone cada nombrecito, que para que les cuento.

¡Pobres

necesitan.

de

los

hijos! Es tan

feo su

nombre,

Los Nombres

5 de 18

que ya

ni apodo

Tantos nombres tan hermosos, y con significados tan especiales que hay, pero parece que algunos padres no sabemos escoger, ya que incluso a algunas personas se les nombra con algún nombre de las estaciones del año, como llamarle a una hija “Primavera”, a otros o a otras se les llama con nombres de animalitos, como son:

Gaviota, Alondra, Paloma, Delfino, Tiburcio.

A otras más se les llama; Estrella, Marisol, a otras más se les

llama como el signo del zodiaco e incluso a algunas y algunos se les

llama con nombres dedicados a deidades paganas.

Y algunos más incluso le ponen el nombre de su equipo de futbol o

beisbol. Imagine que a la pobre niña le registran con el nombre de

“América”, no le están dando opción de usar su libre albedrio de irle al equipo que ella quiera.

Para algunos el darle el nombre a un bebé es algo problemático, sin embargo para otros no, ya que por quedar bien con el pariente rico le ponen el mismo nombre, aunque su nombre no tenga nada de rico. Como llamarle: Artimidoro, Ulfulfio, Floripondio, Clodoveo, o Sindulgo, o como la tía rica, Etelvina, Erculinda, Riveralda, Burgodofora, Eleuteria, o Crocasia.

207-Vida

Nuestro nombre es algo que poseemos, y que los demás usan más que nosotros.

377-504

Cada persona tiene varios nombres:

Aquel que recibe al nacer, el que consiguen por si mismos por la manera en que viven y por lo que hacen, otro que adoptan como suyo propio y el del apodo.

Los apodos, generalmente, son adquiridos de generación en generación, a consecuencia del lugar de procedencia, de las características físicas más peculiares, labores profesionales o situaciones y comportamientos curiosos y ocasionales que pueden originar la imposición de uno de estos motes. Vienen, en muchos casos, a sustituir al nombre original.

Familias enteras son conocidas por el apodo; tanto que, en ocasiones, se desconoce la identificación personal. ¿Quién no ha escuchado algún sobrenombre en su pueblo?

Los Nombres

6 de 18

Por ejemplo a la chismosa del pueblo, le apodan la “Bisagra” y cuando uno pregunta el porqué, se nos dice que porque siempre está en la puerta o en la ventana.

A la persona que no sale del hospital le llaman: “La Algebra” que

porque está llena de operaciones.

Al político corrupto le llaman: El “Aloe” porque cuanto más investigan más propiedades le encuentran.

Al bebedor, le llaman: La “Asistencia perfecta” Lunes vino, martes vino, miércoles vino.

O

el “mosquito de manicomio” chupa a lo loco.

Al

flojo

le llaman:

“El

Best Seller” que porque siempre está

agotado.

 

O

el campeón de natación; ocho horas nada y las demás descansa.

Al

vanidoso le llaman: “Caballito de mar” que porque se cree potro

y es un pescado.

O quien tiene la sangre muy pesada le llaman: El “Puente roto”

porque nadie lo pasa.

O el “terapia intensiva” No lo pueden ver ni los parientes.

Y así podemos seguir citando apodos, que van de acuerdo a la manera de vivir de algunas personas, pero otros nada más se los pusieron por pasatiempo, o por el físico.

Por ejemplo, al morenito le dicen el Africano, a otro le dicen el

Siete Cabezas, el de cabellitos parados: el Erizo, el Pata Gorda,

el Patas de Hilo, el Bolillo, el Musgo, el Vampis, el Drácula, la

Pantera Rosa, el Gran Osito, el Frankestein, el Chuki, el hijo del diablo, el Bizco, el Chimuelo, el Cabeza de Rodillo, el Mongol, el

Flaco, el Lombriciento, el Zotaco, el Pecas, y no terminaría de nombrar tantos y tantos apodos, con los cuales suelen nombrarse

a las personas, y a veces es tan fuerte el apodo, es tan famoso,

que muchos ni siquiera conocen su verdadero nombre.

Como apenas que fui

lastimaduras, y ¿Cómo se llama? Pregunté, y me dicen el “Nopalito” y ahí andamos mi esposa y yo buscando al famoso nopalito, y es tan conocido que aun los niños nos daban razón de él, más no su verdadero nombre, pero cómo va uno a llegar a alguna casa a

a

visitar a

una persona que arregla

Los Nombres

7 de 18

preguntar, ¿aquí vive el nopalito? hasta que una señora, al preguntarle nos hizo favor de darnos su verdadero nombre.

Por favor, no se pongan apodos, hay personas, principalmente niños, que son muy lastimados por ponerles un sobrenombre, haciendo referencia a algún defecto o discapacidad, tengo un primo que sufrió un accidente con una maquina de tortillas, la cadena le trituro y desprendió tres dedos de la mano, dejándole con únicamente dos dedos en una mano, e inmediatamente sus “Amiguitos” le comenzaron a apodar el “Cuernos” “El Mocho” o “El Seven” yo veía el sufrimiento, las lágrimas y la impotencia que esto le causaba, ¿Imagine cómo creció? ¡Odiando a todos ellos!

Cuando ustedes niños vean a alguna persona, cualquiera que está sea, con algún problema físico o emocional, no hagan comentarios hirientes y mucho menos se burlen, porque pueden llegar a tener hijos así.

Nombres

Recordemos, En los tiempos antiguos era costumbre del pueblo bautizar a los niños con el nombre del abuelo o del santo del día. Por eso algunos nombres dados a niños en ese tiempo, hoy son:

Adelvina, Ágape, Bernardina, Belarmino, Cuasimara, Delfilia, Fulgencio, Krizia, Hildegarda, Onésimo, Petronila, Probo o Teodosia.

Roberto Faure, autor del Diccionario de nombres propios (Ed. Planeta), cree también que hay una tendencia al cambio, que se vislumbra desde los años 70, y explica que "hoy en día los nombres tradicionales son cada vez más escasos entre los niños".

Durante los primeros 50 años del siglo XX -explica-, los nombres masculinos más utilizados eran José, Francisco, Juan, Antonio, Manuel, Miguel, Pedro o Ramón y para las mujeres María del Carmen, María Dolores, María de las Mercedes o María del Pilar. Los padres entonces no se complicaban la vida y solían recurrir a los nombres "más comunes, más normales, o mejor dicho más normalizados, reflejo de una época en que imperaba el respeto por la 'norma' y la falta absoluta de imaginación y originalidad. Hoy en día esto ha cambiado totalmente".

Hoy en los tiempos modernos de la gran tecnología, los nombres que se están colocando a los niños recién nacidos van por el mismo

Los Nombres

8 de 18

o peor camino. Ya hay hoy niños que llevan el nombre de: Excel, Eudora, Yahoo, Ford, Tsunami y Mitch. Aunque parezca increíble, ya hay personas que así se llaman.

Hijo.com

un mejor mañana

Un padre, programador de oficio y apellidado Zhao, un informático chino aficionado a navegar en la red Internet, solicitó en el registro civil de Xian, en el centro del país, que su hijo reciba el nombre de ".com", indicó que había decidido que el apelativo completo de su hijo fuera zhao.com (en China, el apellido va delante del nombre), similar al de una página web. "Así, el nombre de mi hijo dice algo sobre la ocupación de su padre, y lo hace original y especial",

Zhao además argumentó que, "com" suena en mandarín de manera muy parecida a "kang" palabra que en chino significa "saludable y seguro", sin embargo se quejó de que por ahora la policía local no ha aceptado registrar oficialmente a su hijo como zhao.com.

No es la primera vez que un chino intenta poner un nombre relacionado con Internet a su hijo, ya que en meses pasados otro registro civil del país, rechazó la solicitud de un padre de llamar a su hijo con el símbolo informático "@" (arroba).

El padre, apellidado Wang, declaró que quería llamar a su hijo así no sólo por su afición a la red de redes, sino porque en chino este símbolo suena de forma parecida a la frase "le amo".

Al momento de escoger el nombre para un hijo se consideran muchas cosas, su significado, que ya lo lleve algún familiar o amigo, que suene bien y no se preste para una grosería o sobrenombre, pero creo que este chino fue todavía más lejos, quiere que el nombre de su hijo revele su ocupación y su oficio, que sea original y especial.

El ideal de todo padre es perpetuarse en sus hijos, pero las cosas no siempre se dan como se desean y padres frustrados y desesperados abundan por millones, y a veces ponen cada nombrecito a sus hijos, que para que les cuento.

Los nombres más raros que existen acá en Latinoamérica son:

Abellana, All, América, Linex, Candy, Confesora, Conmemoración,

Los Nombres

9 de 18

Erpagita, Herculiana, Maybelline, Ofrenda, Peggy, Sony, Sostenes, Summer, Tecla. Tiburcia, Tilde, Ustreberta, Zayonara para las niñas. Y muchos niños se llaman: Admin, Aval, Benjur, Edad, Faro, Primo, Procopio.

Muchas personas han sufrido en la escuela o lugares públicos cuando tienen que pronunciar sus nombres colocados por sus padres. ¿Qué pueden hacer? Poco, a menos que quiera pagar algunas monedas a algún abogado.

Ahora bien, a pesar del nombre que tengamos, no nos preocupemos, aun hay esperanza de remediarlo, si usted quiere hacerlo en esta vida, lo puede hacer, nada más que le va a costar algún dinerito, y tiene que hacer muchos trámites principalmente si ya es mayor de edad, o tiene otra opción, esperar que el Señor nos lo cambie.

Hay una promesa en la Biblia, Dios nos dará un nuevo nombre cómo símbolo de una identidad celestial.

De seguro que de ese nombre jamás nos avergonzaremos.

Mientras tanto, demos gracias por el que tenemos y vivamos para Dios, ya que nuestra verdadera identidad está en Él que nos dará un nuevo nombre, pero esto será en la vida eterna, y es gratuito:

Apocalipsis 2:17 El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venciere, daré a comer del maná escondido, y le daré una piedrecita blanca, y en la piedrecita escrito un nombre nuevo, el cual ninguno conoce sino aquel que lo recibe.

Así que si llegamos a tener un nombre medio rarito, no nos de pena decirlo, sabemos que se nos dará uno nuevo, no invente otro nombre que no es el suyo, es que, me da pena decirlo ¿pues, cómo se llama? Zoila y ¿Cómo se apellida? Vaca del Corral, ¿y usted? Margarita Flores del Campo, Deltransito, Cerbula, ¿y, usted? José Luis y ¿Cómo se apellida? Lamata Feliz. Emiliano Salido del Pozo, Abundio Verdugo, Román Calavera Calva, o como el ex procurador; Cabeza de Vaca.

O como aquel que se llama Agustín Cabeza Compostizo, o Teodosio Guerrero Paz, Victoria Grande Segura. O Marcos Tirado de la Fuente. Herencia Malpartida, Armando Torres, Venancio Ponte Alegre. Rigoberto Rubio Moreno,

Los Nombres

10 de 18

Guadalupe Pintor Paredes Rojas, Rosa Espinoza Del Prado, o Zoila Guerra. Angustias del Amor.

Aunque usted no lo crea, hay nombres que jamás debieron ponerse a los hijos.

Nombres Pablo

Cuando la niña llegó al mundo, más de veinte años atrás, fue la alegría de toda la familia. Esperaban una niña, y vino una niña. Todos agradecieron a la

clásica cigüeña el haberles hecho ese hermoso regalo. En seguida,

le

buscaron un nombre.

Y

hallaron un nombre de mujer. Parecía sonoro y singular, exótico

y

eufónico.

El padre y la madre de la niña la anotaron en el Registro Civil de Cauquenes, en el sur de Chile. Y con todo orgullo la llamaron Lesbiana Ampuero Concha.

Claro, con el paso del tiempo el nombre que parecía suave y bonito se convirtió en un término horrible.

Y la joven Lesbiana (de nombre nada más), se acogió a las leyes

en vigencia en Chile, y cambió su nombre a Viviana. De ahí en adelante lució con orgullo un nombre verdaderamente

bonito, femenino, eufónico y poético.

A veces se producen casos singulares con los nombres que se les

ponen a los niños. De ahí que haya chiquillos flacos y debiluchos

que se llaman Hércules o Robustiano, varones tacaños y avaros que llevan el nombre de Generoso, y otros que son crueles e insensibles y sin embargo se llaman Clemente.

El caso de Viviana Ampuero Concha fue uno especial. No se sabe cómo le cayó encima el nombre de Lesbiana que hoy en día, con la depravación sexual general que sufre la sociedad, es un nombre infamante.

A cambio de nombre, cambio de personalidad. En la Biblia tenemos muchos casos de cambio de nombres para denotar una nueva personalidad y destino. Jacob, que significa «suplantador» o «engañador», fue cambiado a Israel, que significa «Príncipe de Dios». No nos preocupemos, si tenemos algún nombre rarito, por cierto en Venezuela Según el borrador de un proyecto que espera entrar

Los Nombres

11 de 18

en vigor, los registradores civiles no permitirán a los padres, tutores, representantes, etc. bautizar a sus niños con nombres extravagantes o de difícil pronunciación en el idioma oficial.

También estarán prohibidos los nombres derivados de sus padres que puedan generar confusión sobre la determinación del sexo, así como las combinaciones que tradicionalmente hacían de los nombres paternos como Luistina (Luis y Cristina) o Marberto (María y Alberto).

En el estado de Zulia, región famosa pos los extraños nombres de las personas, ya se les acabó los originales, pues ya no podrán llamar a sus niños con nombres derivados de palabras en inglés como Yesaidu (Yes I Do), Air Jordan, Súperman o Makgiber.

Principalmente el mexicano es un experto en nombres y

sobrenombres, y no digamos el de acortar los nombres usando apócopes casi para todos, el apócope significa cortar o suprimir algunas letras de algún nombre. Por ejemplo:

A Verónica se le dice Vero. Agus: Agustín Andy: Andrés, Andrea.

Álex, Ale: Alejandro/-a, Alejo/-a, Alexander.

Adri: Adrián, Adriana. Beto: Alberto, Humberto, Roberto Cata: Catalina, Ceci: Cecilia, Chabe, Chabela: Isabel Isa, Lalo:

Eduardo/Bernardino Lean: Leandro. Leo: Leonardo, Leopoldo. Lili:

Lilian, Liliana. Mari: María. Mati Matías Mayito: Mario. Nata Natalia. Neto: Ernesto.

A casi todo le quitan, vete a “Teolo” a “Cuati” a “Peri” a “Tepo”

Coyote” ¿a dónde vas? A la “farma” al “merca” a la “pana” a las “Tortis” a la “zapa” “ama” “apa” “abue” “compa” “tele” “compu” vete a comprar los “chescos”. ¿Nos costará mucho trabajo, el decir los nombres completos?

Dejemos a un lado los apócopes, y regresemos a los nombres que nos pusieron, tenga la seguridad que nuestros padres no quisieron fastidiarnos con llamarnos con el nombre que hoy ostentamos, a lo mejor en aquellos entonces eran los nombres de moda, o nos los pusieron por honor al difunto. Si tenemos un nombre medio raro llevémoslo con gracia, que cuando lo pronunciemos nosotros seamos los primeros en sonreír. Además recordemos que no es tan importante el nombre, si no el uso que le demos a ese nombre.

Los Nombres

12 de 18

Sin embargo, para no pasar a perjudicar a futuras generaciones, que les parece si somos más cuidadosos en escoger los nombres, ahora, si a usted en particular le gustan los nombres raros para llamar así a un hijo, póngaselo, ¡está en su derecho! Nada más permítame informarle lo que significan algunos nombres, por ejemplo; Filomeno, así se le llama a un pajarillo dentirrostro, también llamado zonzo, es más o menos parecido al cuervo.

Para que no pongamos nombres raros a los hijos tenemos que mirar primeramente la selección o elección del nombre.

Dios, nos puede revelar el cómo llamar a nuestros hijos, aun antes de que estos sean engendrados, pero no tiene porque hacerse ley, no me voy a aferrar a ponerle nombre al hijo hasta que Dios me lo revele, no vaya a suceder que el hijo ya tiene ocho años y no tenga nombre, pretextando que Dios, no se lo ha revelado.

Son contados en la Escritura los nombres que Dios reveló a los padres antes que nacieran los hijos. Por ejemplo miramos a Ismael, Génesis. 16-11 Isaac, Génesis 17-19 Juan, Jesús. Estos nombres fueron revelados antes de que nacieran, no después.

Esto nos enseña que antes de que nazcan los hijos ya se deben tener algunos nombres.

Tenga por lo menos dos o tres nombres de varón y de mujer. Cuando esté el bebé en el vientre no platiqué con el diciéndole:

Haber ¿Cómo está mi Jorge? Porque a lo mejor es Georgina, y no le diga ¿cómo esta mi Danielita? Porque a lo mejor resulta Danielito”.

Entre ambos padres se platica del futuro nombre que podrían llevar los hijos, y sin comenzar a pelear, “es que yo quiero que se llame como mi bisabuelo” y ¿cómo se llamaba tu bisabuelito? Herofilo Etelvino, nada más porque el bebé aun no nace, si no seguro que hasta el reclama.

Y como a la esposa no le gusta, dirá “esta re-feo” mejor si es niña le llamaré como mi abuelita y ¿cómo se llamaba tu abuelita? “Arcadia Nipomucena” para no discutir, ni Herofilo, ni Arcadia, ni el que viene en el calendario, ¿Por qué no mejor se escoge un nombre bíblico? Si es que usted así lo decide.

Los Nombres

13 de 18

Ahora bien el escoger un nombre bíblico, no significa que le vamos a poner cualquier nombre que viene en la escritura, porque en la Biblia vamos a encontrar nombres con significados no convenientes, nombres buenos e incluso algunos de ellos chistosos,

Si ya se le puso algún nombre no conveniente ni hablar. Cada nombre tiene su significado, miremos algunos nombres que no tienen nada de edificante:

Abisag; Padre de error 1er. Lib. Reyes 1:3 Acán; Turbación, perturbador, torcido Josué 7:1 Ahitofel; Locura, hno. De insensatez 2do Lib. Samuel 15:12 Atalía; Afligida por Jehová. Balac; Devastador. Balaam; uno de sus significados es destrucción. Beelzebú; Señor de las moscas. Caifás; Depresión, piedra. Cozbi; Nombre de mujer significa falso. Núm. 25:15 Dalila; Languideciendo. Diotrefes; sustentado por Júpiter educado por Zeus, soberbio, maligno. Doeg; temeroso, tímido, ansioso. Het; terror.

Todos estos hicieron honor a su nombre viviendo en contra de Dios. Miremos otros más:

Gerson; significa expulsión. Sesbasar; adorador del fuego. Icabod; sin gloria. Isboset; hombre de vergüenza. Mefiboset; que destruye, vergüenza. Nabal; Insensato. Jacob, o Jacobo; Suplantador. Rebeca; Tender lazo, lazo corredizo y no precisamente de tendedero. Rebeca fue la que aconsejo a su hijo Jacob, que hiciera trampa, tendió lazo. Jared; Descenso. Jareb; contencioso. Zorobabel; nacido en Babilonia, confusión, esparcido. Lea; Fatigada, lánguida. Maaca; opresión. Mara; amargura. María, amargura rebelión, aunque este nombre ha sido interpretado de diferentes maneras, una de ellas también es “rolliza, niña deseada, la amada.

Los Nombres

14 de 18

Miza; terror, temor. Son nombres que aunque vienen en la Escritura, no debemos ponérselos a los hijos, pero si a usted le gusta alguno, lo puede hacer.

Hay nombres en la Escritura con significado muy curioso:

Acsa; significa brazalete para el tobillo. Caleb; perro impetuoso. Bimhal; circuncidado. Reuma; (no la del padecimiento) Elevada. Cusi; Negro, Keren Hapuc; Cuerno de maquillaje. Débora; Abeja, Avispa. Jobab; aullando. Dibri; Locuaz. Levítico 24:11 Priscila; Anciana. Dodo; cariñoso. Jueces 10:1 Naharai o Nacor; roncador Esaú; Velludo. Gn. 25:25 Sefora; pájaro o gorrión. Faros; una pulga. Nehemías 3:25 Har Hur; Inflamación fiebre. Esdras 2:51 Harbona; el que acarrea asnos. Hamor; Asno. Harufam; chato. Nehemías 3:10 Hasem; Gordo. 1er Crónicas 11:34 Imer; hablador. Itamar; Isla de palmeras. Jael; Cabra montes. Jueces 4:17 Kelita; enano Esdras 10:23 Pedro; piedra.

El nombre tal vez hasta se oiga bonito, pero ¿qué le está diciendo en realidad? Pero, también hay nombres como:

Aarón; que significa iluminado, ilustrado. Abdiel; siervo de Dios. Abiatar; padre de abundancias. Abigail; padre de gozo. Ana; gracia. Berenice; que trae la victoria. David; amado. Ariel; León de Dios. Eliseo; Dios es salvación.

Los Nombres

15 de 18

Ester; estrella. Eunice; victoriosa. Gamaliel; recompensa de Dios. Isaí; Jehová existe. Juan; Jehová es benigno. Aristóbulo; mejor consejero.

Algunos prefieren el nombre de Caín que fue un asesino, que el de Aristóbulo. Y, es que a veces se escogen nombres “malos” o de un significado ridículo o de un significado deprimente.

Como por ejemplo; Job, Un varón justo temeroso de Dios y apartado del mal, su nombre significa; aborrecido, perseguido. Buzi, el padre del profeta Ezequiel significa; despreciado.

También encontramos nombres de un significado hermoso, en hombres malos:

Absalón; significa padre de paz, pero no hizo honor a su nombre. Amnón significa fiel, pero el deshonro a su hermana. Adonías; otro nombre hermoso que significa; Dios es mi Señor, pero él también se sublevó contra su padre. Vasti; que significa hermosa, pero se rebeló contra el rey. Aman; significa magnifico grandioso, pero él se complacía en hacer el mal a tal grado de querer eliminar a los judíos.

Así, que como vemos hay muchos nombres de los cuales se puede echar mano, escoja alguno, investigue su significado y ya que estén seguros que así quieren que se llame, póngaselo, y a la salida de la maternidad inmediatamente regístrelo y mande a hacer unas diez actas de nacimiento originales, ya que le van a servir para muchas cosas, Kínder, primaria, secundaria, preparatoria, universidad, pasaporte, para el casamiento, para la defunción. Etc. etc.

No esperen a que nazca el hijo, para comenzar a buscar el nombre, búsquelo con dos años de anticipación, para que cuando nazca le llame por su nombre.

Es válido cualquier nombre menos el de Jesús, o el de Jehová, Ya que es un nombre sobre todo nombre.

Suele ocurrir que a veces los nombres tienen cierta influencia sobre quien se les pone, por ejemplo el de Jacobo que significa suplantador usted sabe lo que hizo.

Los Nombres

16 de 18

Mefi-boset que significa vergüenza, y cuando David lo mandó a llamar el dijo: ¿Quién es tu siervo, para que mires a un perro muerto como yo? 2do. Libro de Samuel 9:6-8 Y vino Mefi-boset, hijo de Jonatán hijo de Saúl, a David, y se postró sobre su rostro e hizo reverencia. Y dijo David: Mefi-boset. Y él respondió: He aquí tu siervo 7 Y le dijo David: No tengas temor, porque yo a la verdad haré contigo misericordia por amor de Jonatán tu padre, y te devolveré todas las tierras de Saúl tu padre; y tú comerás siempre a mi mesa. 8 Y él inclinándose, dijo: ¿Quién es tu siervo, para que mires a un perro muerto como yo?

Si ya tiene un nombre que no le gusta no se lo cambie, y si se lo

quiere cambiar, hágalo legalmente, pero no haga como en ciertos lugares, que de pronto a Roberto ya le llaman Judas, y a Judas

ya no le llaman así, si no Salomón y a Rosario ya no le llaman

Rosario, sino Dorcas, dizque, porque Dios les dijo que se lo cambiaran, ahora si Dios le dijo que se lo cambiará ¿Por qué no lo hace de manera legal?

En la Biblia efectivamente encontramos sobrenombres, pero jamás

encontramos una orden directa de Dios, para que nosotros nos los

cambiemos.

Encontramos que Abram, (padre exaltado) Dios le cambió el nombre por Abraham (Padre de una multitud) pero había un propósito en ello.

A Sarai, que significa libre

princesa.

lo

cambió a

Sara, que significa

Saulo o Pablo, se dice que probablemente llevaba los dos nombres; Saulo, que significa pedido, Y Pablo que significa; pequeño. ¿Recuerda 1era. Corintios 15:8-9? y al último de todos, como a un abortivo, me apareció a mí. 9 Porque yo soy el más pequeño de los apóstoles, que no soy digno de ser llamado apóstol, porque perseguí a la iglesia de Dios.

De manera, que hay que quedarnos con nuestro nombre, y no demos uno falso, como cristianos no debemos mentir, y tampoco

permitir que nos llamen por otro nombre que sabemos que no es el nuestro, porque miente tanto el que dice, como el que acepta.

Y, redundo en ello, si Dios, le dijo que se lo cambiara, hágalo

legalmente.

Los Nombres

17 de 18

Para concluir, en esta vida podremos llevar el nombre de un rey, de un tramposo de un noble, o de un guerrillero, un nombre tal vez con un significado nada grato, pero no importa tanto el nombre, sino el uso que le demos.

Todos los seres humanos, sea cual sea el nombre que se nos haya puesto en la cuna, llevamos un nombre genérico que nos iguala a todos: «pecadores».

Y como pecadores estamos privados de la gloria de Dios.

Pero cuando nos convertimos a Cristo, cuando lo recibimos como nuestro único y suficiente Señor y Salvador, el nombre se nos cambia a «hijos de Dios».

Y con el cambio de nombre recibimos una nueva personalidad que

es mucho mejor.

Lesbiana, homosexual, sodomita, pederasta, borracho, calumniador, mentiroso, asesino: Son todos nombres horribles. Todos ellos pueden ser cambiados. Con Cristo, « ¡lo viejo ha pasado, ha llegado ya lo nuevo!» 2da. Corintios 5:17.

Que ya no digan “ahí viene el terror de la casa” Si no que digan:

Ahí viene la bendición de la casa”, a pesar de que nos llamemos Zoila Vaca del Corral o Margarito del Campo Verde.

Pastor: Juan Carlos Hoy Romero

Los Nombres

18 de 18